Concepto, contexto, contenido.

Bernard Tschumi

Concepto versus Contexto(s) No hay arquitectura sin concepto —una idea general, un diagrama o un esquema que da coherencia e identidad a un edificio. El concepto, no la forma, es lo que distingue a la arquitectura de la mera construcción. Sin embargo, no hay arquitectura sin contexto (excepto para la utopía). Una obra arquitectónica está siempre situada o “en si¬tuación”,

localizada en un sitio. El contexto puede ser histórico, geográfico, cultural, político o económico. No es nunca sólo un asunto visual, o lo que en los años 80 y 90 se llamaba “contextualismo”, con cierto conservadurismo estético implícito. Dentro de la arquitectura, el concepto y el contexto son inseparables. Frecuentemente, también, están en con¬flicto. El concepto puede negar o ignorar las circunstancias que lo rodean, mientras que el contexto puede oscurecer o difuminar la precisión de una idea arquitectónica. ¿Debería prevalecer alguno de estos dos términos so¬bre el otro? La historia de la arquitectura abunda en deba¬tes entre los partisanos de la tabula rasa —el concepto— y aquellos del genius loci —el contexto— o, dicho de otro mo¬do, entre conceptos genéricos y específicos. La respuesta puede descansar no en el triunfo de uno sobre otro, sino en explorar la relación entre ambos. Como punto de par¬tida, es útil ver tres maneras básicas que tienen de relacio¬narse contexto y concepto: 1. Indiferencia: donde una idea y su situación se igno¬ran absolutamente entre sí —un tipo de collage accidental en el que coexisten pero no interactúan. El resultado pue¬den ser tanto yuxtaposiciones poéticas como imposiciones irresponsables. 2. Reciprocidad: donde el concepto y el contexto interac¬túan muy cercanamente, complementándose, pareciendo mezclarse en una entidad continua sin fracturas. 3. Conflicto: donde se hace chocar estratégicamente el concepto con el contexto, en una batalla de opuestos que los obliga a negociar su propia supervivencia. Estas tres estrategias son válidas como aproximaciones ar¬quitectónicas. Seleccionar la adecuada para un proyecto dado es parte del concepto. Si estamos de acuerdo en que concepto y contexto invariablemente están relacionados, la pregunta que sur¬ge es si un concepto puede contextualizarse o, viceversa, si un contexto puede conceptualizarse. Contextualizar el concepto significa adaptarlo a las circunstancias de un si¬tio o situación política particular. Conceptualizar el con¬texto significa transformar las idiosincrasias y restriccio¬nes particulares de un contexto en la fuerza que empuja el desarrollo de una idea arquitectónica o concepto, algo no muy diferente de la táctica del practicante de judo que utiliza la fuerza de su oponente para su propia ventaja. Concepto versus Contenido ¿Qué pasa entonces con el contenido? No hay espacio ar¬quitectónico sin algo que tenga lugar ahí: no hay espacio sin contenido. La mayoría de los arquitectos empiezan con un programa, es decir, una lista de requerimientos del usuario que describe el propósito del edificio. En va¬rios momentos de la historia de la arquitectura, se ha afirmado que el programa o la función pueden ser gene¬radores de forma, que “la forma sigue a la función” o, qui¬zás, que “la forma sigue al contenido”. Para evitar entrar en discusiones acerca de la forma per se o de la forma con¬tra el contenido, la palabra forma se reemplaza, aquí, por concepto. ¿Se puede sustituir la fórmula “la forma sigue a la función” por “el concepto sigue al contenido”? Sin embargo, el concepto de un edificio puede pre¬ceder a la inserción del programa o el contenido, ya que un contenedor neutral puede alojar numerosas actividades. Del mismo modo, un elemento programático puede exacerbarse o tematizarse de tal modo que se convierta en el concepto del edificio. Por ejemplo, en el Museo Guggenheim de Nueva York, Frank Lloyd Wright toma un ele¬mento implícito del programa —el movimiento a través del edificio desde la entrada a la salida— y lo transforma en un concepto en forma de rampa continua que, final¬mente, caracteriza al museo. El hecho de que la configu¬ración de la rampa derive o no de la tipología de un esta¬cionamiento es algo secundario en relación al concepto general que determina al edificio.

El ejemplo anterior sugiere que la relación entre contenido y concepto, como aquella entre concepto y con¬texto, también puede ser de indiferencia, reciprocidad o conflicto. Se puede guisar al aire libre —indiferencia—, en una cocina —reciprocidad— o en el baño —conflicto—, o podemos usar una bicicleta en una plaza —indiferen¬cia—, un velódromo —reciprocidad— o en una sala de conciertos —conflicto. Un programa o contenido puede ser también utili¬tario o simbólico. Las relaciones de indiferencia, recipro¬cidad o conflicto se aplican en cada caso. Por ejemplo, un memorial se puede hacer con agua, árboles y luz, o puede ser un club nocturno, con cuerpos que bailan y sonidos estridentes. Por tanto, el contenido puede calificar o des¬calificar a los conceptos. Contenido versus Contexto(s) ¿Qué hay de la relación entre el contexto y el contenido? Debates sobre los usos apropiados para cierto lugar se dan, comúnmente, fuera de la arquitectura, es decir, en la sociedad en general. La construcción de un aeropuerto en una reserva ecológica o de un centro comercial en un cen¬tro histórico son ejemplos familiares de polémicas yuxta¬posiciones entre contexto y contenido. Sin embargo, tales yuxtaposiciones pueden llevar a cuestionar conceptos so¬ciales o arquitectónicos, como son, por ejemplo, las lí¬neas militares construidas dentro de túneles en los Alpes suizos durante la Segunda Guerra o el gran centro co¬mercial construido bajo el Louvre, en París. En otras pa¬labras, un santuario para aves puede construirse en un parque, o no; una tienda en un centro comercial, o una alberca en el océano. Las relaciones entre contenido y con¬texto pueden ser, de nuevo, de indiferencia, reciprocidad o conflicto. Hechos versus interpretaciones Aunque los arquitectos, por lo general, distinguen clara¬mente lo dado —el contexto— y lo concebido —el concepto—, la relación no es tan simple. En vez de algo dado, el contexto es algo definido por el observador del mismo modo que un hecho científico recibe influencia del obser¬vador. Los contextos son enmarcados y definidos por con¬ceptos, del mismo modo que la afirmación contraria es cierta. El contexto no es un hecho; es siempre resultado de una interpretación. El contexto de un preservacionista no es el mismo que el de un industrial. El primero ve el habitat para peces donde el segundo ve el potencial para instalar turbinas que provean energía para miles. El con¬texto es comúnmente, ideológico y, por tanto, puede ser calificado o descalificado mediante conceptos. Una genealogía de conceptos La historia de la arquitectura no es tan diferente de la his¬toria de la ciencia. Es una historia de formas de conceptualización. Elaborar conceptos significa empezar con preguntas o problemas que, comúnmente, se apoyan en conceptos anteriores, pero que no presuponen la existen¬cia de una solución o respuesta específica. A través de esta historia, los arquitectos han estado fascinados con tentaciones de utopía y universalidad, principalmente, por conceptos que puedan aplicarse, sin cambios, en cualquier situación o cultura. De ahí nuestra obsesión con geometrías ideales, modelos matemáticos y arquetipos sociales. Esto se aplica tanto a la era digital como se aplicó a la analógica. Si uno quiere reconstruir la genealogía de los conceptos arquitectónicos, encontrarí¬amos sin duda que la arquitectura está llena de presu¬puestos no cuestionados, incluyendo aquellas ideas pre¬concebidas que disimulan territorios prohibidos o no autorizados, reprimiendo nuevas invenciones y descubri¬mientos. Esta genealogía incluiría una lista de conceptos generales como orden, estructura, forma, jerarquía y otros específicos como basamento-en medio-arriba o planta libre. Aún más importante, puede descubrir otra histo¬ria en la que los conceptos derivan,

simplemente, de los contextos a los que se dirigen. Mostraría también que los conceptos evolucionan mediante su confrontación con el contexto y/o el contenido. Sin la visión genérica que proporcionan los concep¬tos, ningún conocimiento objetivo sería posible; sin em¬bargo, sin la especificidad impuesta por los contextos y los contenidos, el mundo se vería reducido a la regla rígi¬da y predecible de un marco conceptual. Una genealogía de los conceptos puede, por tanto, mostrar un registro de contaminaciones a la pureza de los conceptos dado el desorden de sus contextos, donde conceptos y contextos chocan de formas en apariencia impredecibles y, con todo, estratégicas. Proyectos Los proyectos ilustrados aquí exploran distintos temas de¬lineados con anterioridad. En el proceso de hechura de es¬tas obras, raramente se trató de un conjunto de recetas. A veces, un proyecto se desarrolló a partir de una idea con¬ceptual o de una estrategia específica. En otras ocasiones, la estrategia fue delineándose mientras luchábamos con las exigencias funcionales o relativas al sitio ligadas a una cuestión particular de diseño. Al trabajar en estos pro¬yectos distintos, encontramos que los conceptos podrían calificar o descalificar a los contextos, tanto como los con¬textos pueden calificar o descalificar a los conceptos. He tratado de documentar las distintas exploraciones y los descubrimientos ocasionales, organizando los proyectos en seis categorías que describen distintas relaciones entre concepto, contexto y contenido. Indiferencia táctica Aquí, tres proyectos se originan en un concepto para el cual el entorno genérico no juega casi ningún papel. Al contrario, los conceptos para estos edificios exploran el potencial de la arquitectura como envolvente, quitando énfasis en nociones compositivas como fachadas o arti¬culaciones, manteniendo las relaciones entre concepto y contexto a un nivel táctico de indiferencia. Los proyectos en Angouleme y en Ginebra adoptan un acercamiento similar: plegando una hoja de dos dimensiones para aco¬modar una variedad de actividades no relacionadas nece¬sariamente entre sí. Todos los objetos se instalan libre¬mente en su situación. Reciprocidad y conflicto El concepto de envoltura autónoma se mantiene como fuerza primaria que empuja a los proyectos, pero se le hace interactuar con el contexto de modos calculados. La relación entre la cubierta y el contexto es a veces recípro¬ca, como en la sala de conciertos Zenith, en Limoges, o puede ser contradictoria, como en el Centro Carnegie de Ciencia, en Pittsburg. En Limoges, la reciprocidad se con¬sigue tomando el concepto de la sala de conciertos de Rouen, una envoltura de doble curvatura, y transforman¬do sus materiales en relación a la nueva localización: una ecología forestal. En el Centro Carnegie de Ciencia, donde lo viejo y lo nuevo se sobreponen en una condición que recuerda al centro de arte de Le Fresnoy, la creación de un espacio intersticial cambia la relación, aparentemente contradictoria, entre contexto y concepto en una recipro¬cidad inesperada. Contextualizando el concepto Aquí, la estrategia es contextualizar un concepto arquitec¬tónico. Una idea a priori se adapta a un medio específico. En el caso del Centro de Medios Electrónicos y Arres de Troy. Nueva York, donde el concepto decisivo —la idea de una cubierta mínima doble que envuelve un intrincado programa y su circulación— se maximiza sacando ventaja de su contexto, una cuesta empinada. De manera similar, en San Pablo, la híbrida geometría curvilínea de la nueva torre del museo responde a las condiciones particulares del sitio del proyecto.

Conceptualizando el contexto Invirtiendo la proposición anterior, aquí el contexto se impone. Las condiciones complejas del sitio y del progra¬ma exigen que el contexto y el contenido sean entendidos y atendidos. Como el contexto no puede ignorarse o elu¬dirse, debe conceptualizarse. El concepto ataca directa¬mente, por tanto, los requerimientos contextúales vol¬viéndolos a su favor. Por ejemplo, en el diseño del Museo de Arte Africano, localizado en el distrito para el desarro¬llo de parques especiales, en Nueva York, se lleva hasta el extremo el reglamento de la zona. El resultado es una caja de vidrio que cumple con el código y aloja una geometría irregular prohibida por el mismo. El Centro Atlético en Cincinnati da la vuelta a las condiciones locales al propo¬ner la noción de un relleno conceptual o una forma libre contextual. El contexto del Nuevo Museo de la Acrópolis en Atenas incluye al Partenón en la cima, a otras ruinas arqueológicas en la base y a los mármoles de Elgin en su interior, así como un reglamento extremadamente rigu¬roso. Aquí, las complejidades preexistentes se tornan un argumento conciso. Para estos cuatro proyectos, conceptualizar el contexto es la estructura dominante. El contexto volviéndose concepto En el campus para Niza, el contexto se conceptualiza al extremo: el proyecto transplanta, literalmente, el entormo “natural” a las fachadas del edificio, adoptando una es¬trategia de camuflaje. El contexto se transforma en el con¬cepto del proyecto, ¿o era al revés? En Niza, concepto y contexto son intercambiables. Gran escala: conceptos volviéndose contextos También exploramos cuatro proyectos urbanos de gran escala. Por su misma escala, cualquier concepto urbano se vuelve su propio contexto. Sin embargo, en estos proyec¬tos, el contexto original da ímpetu a la elección del con¬cepto. Mientras que la investigación para el Ground Zero de Nueva York estuvo, sin duda, influida por las emocio¬nes en torno al 11/9. El proyecto se inició con un concepto urbano: la idea de que la densidad y el dinamismo son partes constitutivas fundamentales de una ciudad del si¬glo XXI. En el proyecto para la Fabrica 798, en Beijing, el concepto es una polémica acerca del contexto. El nuevo desarrollo flota sobre la vieja ciudad, permitiendo que se conserve el barrio existente. Teoría, práctica y la ciudad Estos proyectos sugieren que la actividad de la arquitec¬tura es menos hacer formas que investigar conceptos y la consiguiente materialización. En tanto la sociedad evo¬luciona, su arquitectura anuncia o responde a esta evolu¬ción generando nuevos conceptos, cuestionando y reem¬plazando los viejos y obsoletos. En este proceso puede ser benéfico, aunque no fácil, que los arquitectos rechacen los métodos predeterminados y los dogmas a priori, los cá¬nones académicos y las tipologías historicistas. El pen¬samiento arquitectónico tiene poco que ver con la reli¬gión: no se trata de imponer sistemas de creencias, como parece haber sido el caso durante gran parte del siglo XX. La arquitectura se parece a una gran ciudad con¬temporánea, donde no predomina ningún sistema sobre los otros sino que, al contrario, las tensiones inherentes y las diferencias llevan a alternativas y, a veces, nuevos mo¬dos de acción. Nuestras investigaciones sugieren que los conflictos, confrontaciones y contaminaciones entre con¬cepto, contexto y contenido son parte de la definición contemporánea de la cultura urbana y, por tanto, de la arquitectura. La teoría es una práctica, la práctica de los conceptos. La práctica es una teoría, la teoría de los conceptos. Traducción: Alejandro Hernández Gálvez

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful