You are on page 1of 71

CANIS ET FELIS N.

o 39

taff
PROGRAMA 1999
N.o 37 (Febrero) Coordinación Editorial:
DIRECTOR:
M. A. García Fernández
MÁRKETING EN LA CLÍNICA Dr. Juan José Tabar Barrios
VETERINARIA Centro Policlínico Veterinario Redactora Jefe:
“Raspeig“
J. Antonio Aguado Ramo San Vicente. Alicante Elena Malmierca

N.o 38 (Abril) Producción Editorial:


DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO Fernando Latorre Margolles
DE LAS PRINCIPALES
DIRECTOR DE LA MONOGRAFíA: Dirección Artística:
ENDOCRINOPATÍAS
Fernando Rodríguez Franco José Luis García Alonso
Jaume Rodón Vernet Dpto. Patología Animal II.
Facultad de Veterinaria Coordinación estudio:
N.o 39 (Junio) Universidad Complutense Isabel Velasco Granados
GERIATRÍA CANINA. (I) de Madrid
Fernando Rodríguez Franco Maquetación e infografía:
COLABORADOES: Beatriz García Martín
N.o 40 (Agosto)
C. Fragío Arnold
AFECCIONES DEL TRACTO Reproducción fotográfica:
E. González Alonso-Alegre
URINARIO INFERIOR DEL GATO Mª Luz Franco Fdez- Conde
C. Jüttner Culebras
Mª Carmen Rodríguez E.M. Martínez de Merlo Correción de textos:
A.M. Mayenco Aguirre
o
N. 41 (Octubre) Marta Martínez Sandoval
L. Peña Fernández
ENFERMEDADES ESPINALES. (I) M.D. Pérez Alenza Composición de textos:
Tomás Fernández A. Rodríguez Alvaro M.ª Dolores Llano García
F. Rodríguez Franco
N.o 42 (Diciembre) A. Sainz Rodríguez Colaboradores:
GERIATRÍA CANINA. (II) M.A. Tesouro Díez Jose Manuel Piñón Cubero
Fernando Rodríguez Franco E. Ynaraja Ramírez Enrique Leiva Hidago

Pasaje Virgen de la Alegría, 14


Teléfono 405 15 95. Fax 403 49 07
e-mail: veterinaria@luzan5.es
http://www.luzan5.es
28027 Madrid

Publicación bimestral. Reservados todos los derechos de edición.


Se prohíbe la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de este número, ya sea por medio electrónico o mecánico, de fotocopia,
grabación u otro sistema de reproducción, sin autorización expresa del editor.
Tarifa de suscripción anual: Mediante cheque bancario adjunto de 6.515 ptas. Mediante contra reembolso de 7.175 ptas.
Ejemplar suelto: 1.650 ptas. (IVAincluido).
Empresa periodística núm. 3.725. Depósito legal: M. 1137-1993 ISSN: 1133-2751 Imprime: EGRAF, S.A.

GERIATRÍA CANINA. (I)


CANIS ET FELIS N.o 39

ndice
STAFF

EDITORIAL

FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO

ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓN EN PERROS DE EDAD AVANZADA

EL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO

TUMORES MAMARIOS CANINOS

PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA

INCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO

CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS

INDICE DE COLABORADORES

37 MÁRKETING EN LA 40 AFECCIONES DEL TRACTO


URINARIO INFERIOR DEL GATO
CLÍNICA VETERINARIA

DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO DE
38 LAS PRINCIPALES ENDOCRINOPATÍAS
41 ENFERMEDADES ESPINALES (I)

39 GERIATRIÍA CANINA (I) 42 GERIATRÍA CANINA (II)

GERIATRÍA CANINA. ( I)
CANIS ET FELIS N.o 39

ditorial

E
N los últimos años hemos vis to cómo ha crecido, de una forma exponencial,
el interés sobre los temas relacionados con la geriatría del perro y del gato,
por parte de la profesión veterinaria dedicada a la clínica de pequeños ani-
males. Este interés se debe a la demanda que los propietarios de pequeños
animales realizan sobre el veterinario clínico con el objeto de mantener y prolongar la
vida de sus mascotas.
Al mismo tiempo que ha aumentado la integración de los pequeños animales como masco-
tas en el ámbito familiar, los propietarios de dichas mascotas son cada vez más conscientes
de prestar las atenciones veterinarias adecuadas. Así, es frecuente, en el desarrollo rutina-
rio de la clínica de pequeños animales, escuchar por parte del propietario cuestiones tales
como ¿qué alimentación debe comer mi perro, que tiene una edad avanzada? o ¿qué
pruebas o chequeo rutinario debería realizar a mi mascota, y con qué periodicidad? o
¿cómo evolucionará la enfermedad de mi perro, puesto que ya tiene una edad elevada? Y
muchas otras preguntas más, todas ellas relacionadas con la geriatría y las enfermedades
más frecuentes que pueden aparecer en esta etapa de la vida.
El envejecimiento no debe ser considerado como un problema patológico, sino que se
trata de un proceso biológico con unas consecuencias en la reducción de la capacidad
de reserva, capacidad de regeneración, capacidad de compensación por parte de
determinados órganos, etc. que finalmente resultan en la producción de enfermedades
que podríamos considerar como características de un animal en su etapa geriátrica.
El abordar y tratar con profundidad todos y cada uno de los aspectos relacionados con
la geriatría canina y sus enfermedades más frecuentes supondría la realización de un
tratado de varios tomos, éste es el motivo por el cual hemos decidido la elaboración de
dos monografías, en las que se incluyan temas y aspectos que consideramos interesan-
tes para el clínico veterinario de pequeños animales.

Fernando Rodríguez Franco


Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria
Universidad Complutense de Madrid

GERIATRÍA CANINA. ( I)
GERIATRÍA CANINA. (I)

M.A. TESOURO DÍEZ1


A. SAINZ RODRÍGUEZ2

1 Dpto. Patología Animal-Medicina Veterinaria. Facultad de Veterinaria de León


2 Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria de Madrid

S
E realiza una breve revisión sobre los factores involucrados en el desarrollo del envejeci-
miento, así como los efectos y consecuencias fisiopatológicas que provoca este proceso
biológico en el organismo. Tales conocimientos nos permiten establecer las bases de un
programa sanitario para perros y gatos viejos. Se hace hincapié en las características
morfológicas y funcionales que presentan estos animales y que determinan una particular
forma de enfermar, lo que debe ser considerado por el veterinario a la hora de atender a un paciente
geriátrico.

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTYO


GERIATRÍA CANINA. (I)

INTRODUCCIÓN la vida; primero en las personas y más tarde en nuestros


animales de compañía.
Actualmente observamos que son cada vez más los
UNQUE, induda-

A
propietarios interesados en mantener y prolongar la

A
blemente, el vida de sus mascotas, incluso conociendo que padecen
e nve j e c i m i e n to enfermedades crónicas e incurables. Todo ello ha moti-
se trata de un vado que el colectivo de animales de compañía que
complejo proce- podríamos considerar como viejos (geriátricos) haya
so biológico aumentado considerablemente. Este segmento de la
que no debe ser considerado como
población canina y felina, que acude a las clínicas vete-
suceso patológico, no es menos cierto
rinarias y que plantea toda una problemática distinta a
que con el paso del tiempo se va a pro-
la que habitualmente estábamos acostumbrados (nue-
ducir toda una serie de fenómenos que
vas patologías, nuevos cuidados y tratamientos, etc.),
actúan como factores perjudiciales
obliga a los veterinarios de pequeños animales a adop-
para el correcto mantenimiento de un
tar nuevos planes de actuación con el fin de mejorar su
buen estado de salud. Es precisamente
calidad y cantidad de vida.
en este periodo, cuando los factores
perjudiciales del envejecimiento se
FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO
manifiestan por una disminución de la
capacidad funcional y por un aumento
de la mortalidad, del que se ocupa la Si bien han sido señaladas distintas teorías sobre las
especialidad de la Medicina denomi- posibles causas del proceso del envejecimiento, toda-
nada Geriatría15. vía no han sido debidamente definidas. Sin embargo,
Como más adelante describiremos, sí se conocen con detalle los principales efectos del
en el proceso del envejecimiento está envejecimiento sobre los distintos sistemas orgánicos;
involucrada toda una amplia variedad trastornos que a su vez van a sumarse como causas en
de factores, tanto endógenos como exó- el propio proceso de envejecimiento, estableciéndose
genos. Los factores endógenos (constitu- un círculo vicioso que conduce a un deterioro progre-
cionales) son decisivos para que se pro- sivo de la salud del animal y que inevitablemente
duzca el envejecimiento, determinando desemboca en su muerte.
una longevidad máxima para cada La muer te natural de un individuo se podría conside-
especie animal. Los factores exógenos rar como el resultado de cuatro causas que pueden
(ambientales y de manejo en el caso de actuar según una secuencia programada: un reloj bioló-
los animales) influyen positiva o negati- gico controlado genéticamente actúa sobre el sistema
vamente sobre la probabilidad de que endocrino alterando los sistemas circulatorio e inmunita-
un individuo alcance la máxima longevi- rio, hecho que a su vez reduce la resistencia a las enfer -
dad fijada para su especie. medades como causas inmediatas de la muerte17.
Precisamente, los avances científi- Como se ha señalado anteriormente, en el proceso
cos, principalmente en el campo de la del envejecimiento está involucrada una amplia variedad
Medicina, y el desarrollo socioeconó- de factores, tanto endógenos como exógenos. Los facto-
mico han permitido conocer y controlar res endógenos son determinantes para que este proceso
mejor los factores exógenos que influ- suceda durante toda la vida, tanto a nivel celular y tisu-
yen negativamente en la duración de lar, como a nivel de toda la economía orgánica en su

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

conjunto. Los factores exógenos van a se acentúan con la edad y, por último, resulta perjudicial
influir en el ritmo y velocidad con que porque conduce inevitablemente a la muerte15.
se produce el proceso del envejeci- No se conoce con exactitud cuál es el mecanismo de
miento, acelerando los cambios involu- actuación de cada uno de los factores endógenos, habién-
tivos y acortando la supervivencia dose establecido distintas hipótesis sobre la fisiopatología
cuando éstos son desfavorables5. A del envejecimiento. En líneas generales, estas teorías se
continuación revisaremos estos dos pueden resumir dividiéndolas en las que interpretan que el
tipos de factores. envejecimiento está programado en el genoma y las que
lo atribuyen a una acumulación de errores causales. Una
Factores endógenos teoría no excluye a la otra y ambas se basan en el desa-
rrollo de mecanismos innegables, por lo que parece lógico
La actuación de los factores endó- pensar que estos dos tipos de mecanismos refuerzan el
genos proporciona al proceso de enve- proceso del envejecimiento.
jecimiento sus principales característi-
cas. El envejecimiento es una propie- Programación genética
dad intrínseca de todo organismo vivo,
que tiene un carácter universal (ya que Según esta teoría, lo mismo que hay genes que dirigen
afecta a todos los individuos), es pro- el desarrollo, existirían otros que, adquiriendo su expre-
gresivo, pues los cambios que conlleva sión en el momento oportuno, inducen a la involución5.
GERIATRÍA CANINA. (I)

Es evidente que cada célula del actúen a través de los sistemas reguladores orgánicos,
organismo tiene una limitación de nervioso, endocrino e inmunitario, sólo este último pare-
supervivencia regida genéticamente, lo ce ser causa del envejecimiento por sí mismo. La teoría
que determina que estos genes del inmunológica del envejecimiento se basa en la propia
envejecimiento, actuando sobre cada involución anatómica y funcional que sufre el sistema
célula o a través de los sistemas regu- inmunitario (timo) después de la madurez sexual y que
ladores (nervioso, endocrino e inmuno- progresa con la edad, lo que conduce con el paso del
lógico), influyan aisladamente sobre tiempo a la presentación de una insuficiente respuesta
los distintos órganos (por ejemplo, la frente a antígenos extraños (inmunodeficiencia) y, sobre
involución de los ovarios al llegar la todo, una tendencia a la agresión de sus propias estruc-
menopausia está programada en la turas (autoinmunidad) 5.
expresión genética) y, conjuntamente, Aunque parece paradójica la coexistencia de estos
sobre todo el organismo otorgando dos tipos de procesos, inmunodeficiencia y autoinmuni-
una longevidad máxima a cada indivi- dad, existe toda una serie de hechos comprobados empí-
duo propia de cada especie animal. ricamente a favor del fenómeno inmunitario del envejeci-
Este fenómeno es más evidente en cier- miento. Tanto la presentación de enfermedades autoin-
tos insectos o peces que mueren inme- munes, tales como lupus eritematoso, artritis reumatoi-
diatamente después de reproducirse. des, etc., como una mayor sensibilidad a los procesos
En los últimos años se han producido infecciosos son características de los animales viejos3.
grandes avances en el conocimiento de
la apoptosis, mecanismo de muerte Acumulación de errores
celular selectiva regulado genéticamen- producidos por el azar
te e implicado en los procesos de dife-
renciación y desarrollo normal de la Estos errores van a afectar a la estructura molecular
célula. Este proceso, que induce selecti- de los distintos componentes orgánicos (ADN, ARN, pro-
vamente el suicidio de la célula a nivel teínas, etc.), lo que significa que pueden surgir mutacio-
individual, es fundamental para contro- nes, defectos bioquímicos, etc. que limitan la función y la
lar tanto el número, como la forma y supervivencia de las células, hecho que a su vez tendría
composición de un tejido u órgano12. un efecto multiplicador sobre el organismo. En este senti-
Actualmente se conocen con cierto do se han sugerido distintas teorías, como la formación
detalle los mecanismos y característi- de enlaces cruzados entre las moléculas de proteínas y
cas morfológicas de esta otra forma de ácidos nucleicos con el paso del tiempo15, como los que
muerte celular, habiendo sido descu- sufren las fibras de colágeno, lo cual explica el mecanis-
biertos genes que regulan e intervie- mo de formación de arrugas en la piel.
nen en este proceso. Falta por descu- También se describe la teoría del acúmulo progresi-
brir el mecanismo por el cual la expre- vo de productos de desecho, que actuarían inhibiendo
sión de toda esta información genética el crecimiento y el metabolismo celular. Las células vie-
conduce a un deterioro progresivo jas acumulan muchos productos anormales que pue-
anatómico y funcional de un ser vivo en den representar un daño molecular. Las reacciones de
su conjunto. las enzimas celulares y su síntesis se hacen cada vez
Entre las hipotéticas posibilidades más lentas, los mecanismos de reparación de las
de que los genes del envejecimiento macromoléculas se vuelven menos eficaces, por lo que

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

las alteraciones que ocurren en ellas que influyen sobre el envejecimiento; todos ellos constituyen
son re p a radas defe c t u o s a m e n te . el medio ambiente y manejo que sufre cada animal en par-
Además del daño celular, las relacio- ticular. Factores externos a los que debe adaptarse para
nes entre las células comienzan a mantener un buen estado de salud y que, frecuentemente,
alterarse, destruyéndose los mecanis- pueden ser causa de enfermedad. La alimentación, la cli-
mos de retroalimentación que regu- matología, las características del entorno, los cuidados,
lan las funciones celulares en el efi- etc., son factores que, aun sin causar enfermedad clínica,
ciente organismo multicelular6. pueden influir desfavorablemente acelerando los cambios
Entraríamos dentro del campo de la en la estructura y función que sufren los distintos tejidos y
patología molecular. Si bien los agen- órganos como consecuencia del envejecimiento.
tes responsables de estos procesos no Entre los factores ambientales, la dieta y la tempera-
son adecuadamente conocidos, algu- tura han sido objeto de algunas observaciones en ani-
nos de ellos podrían actuar en el pro- males de laboratorio. Se ha comprobado cómo el ritmo
ceso del envejecimiento, como los radi- del envejecimiento en las ratas puede disminuirse por res-
cales libres de oxígeno que, por su alto tricción dietética, proporcionando un crecimiento más
potencial reactivo, son capaces de lento en los animales, pero una mayor longevidad. Estos
dañar a todos los componentes de las mismos animales, sometidos a un ambiente de baja tem-
células y las macromoléculas extracelu- peratura, sufren una disminución neta de su longevidad.
lares. Dos hechos comprobados desde Estos resultados confirman la clásica teoría del ritmo de
hace tiempo apoyan esta teoría: los la vida de Pearl (1928) en el sentido de que la duración
agentes antioxidantes, que inhiben la de la vida es inversamente proporcional a la intensidad
producción de radicales libres, retra- del gasto energético15.
san el envejecimiento en animales de En base a esta teoría podrían considerarse las influen-
experimentación 15, y la concentración cias de los factores externos en el envejecimiento de un indi-
de estos agentes antioxidantes orgáni- viduo, acelerando el proceso todos aquellos que provocan
cos, como la superoxidodismutasa, dis- una mayor actividad metabólica en el organismo. Este
minuye con la edad. En la actualidad hecho resulta especialmente evidente en los animales. En
esta teoría ha recobrado un gran inte- patología veterinaria interesa especialmente la fatiga fun-
rés dentro de la Medicina humana, cional consecuente a unos requerimientos excesivos y dura-
siendo objeto de estudio e investiga- deros de producción a los que están sometidos la mayoría
ción el papel de los antioxidantes de los animales domésticos. Cuando se requiere un sobres-
como preventivos del envejecimiento. fuerzo fisiológico se llega con facilidad al agotamiento
patológico, que conduce por lo general a un envejecimien-
Factores exógenos to prematuro, con una incapacidad de producción y dismi-
nución de las defensas naturales frente a todo tipo de enfer-
Aunque el envejecimiento presenta medades4.
la característica de ser un proceso Considerando la interacción de todos estos factores,
intrínseco de la vida, es decir, indepen- podemos definir al envejecimiento como un proceso que
diente del medio externo, no es menos supone cambios morfológicos y funcionales de todos los
cierto que éste influye decisivamente órganos, que conducen a una composición corporal parti-
en su desarrollo. cular y diferente a la que presentaba en periodos anterio-
Muchos son los factores exógenos res, y consecuentemente la coordinación de las funciones y

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

la capacidad de adaptación se ven cada simultánea de disfunciones y lesiones progresivas (cróni-


vez más comprometidos. Todos los siste- cas), en muchas ocasiones con un carácter irreversible. En
mas metabólicos y de regulación orgáni- la tabla I, se resumen los principales efectos que sobre el
ca (nervioso, endocrino, inmunitario) van metabolismo y la fisiología provoca el envejecimiento.
declinando su función con el paso del El conocimiento de estos efectos del envejecimiento y
tiempo14, lo que provoca una menor de sus consecuencias fisiopatológicas, así como el cono-
capacidad para mantener el equilibrio cimiento de las principales enfermedades que padecen
interno del organismo. los animales con edades avanzadas, constituyen el vérti-
La totalidad de los órganos (tejidos y ce de la pirámide de donde se deducen los cuidados y
células) del cuerpo ve comprometida su medidas que se deben adoptar a la hora de confeccio-
función con el paso del tiempo, a conse- nar un programa sanitario, preventivo y clínico, en este
cuencia bien de lesiones directas o bien grupo de animales. Este programa debe contemplar los
provocadas indirectamente por una alte- principales aspectos nutritivos, médicos y quirúrgicos
ración de los mecanismos reguladores. para mantener el mejor estado de salud de este tipo de
El resultado final es la presentación pacientes geriátricos 10.

TABLA I Efectos metabólicos y fisiopatológicos del envejecimiento


(R.T. Goldston, 1995)

• Descenso de la tasa metabólica con una menor actividad y una disminución entre un 30-40% de
las necesidades calóricas.
• Inmunodeficiencia a pesar de un número normal de linfocitos.
• Descenso de la fagocitosis y quimiotaxis, con disminución de las defensas frente a las infecciones.
• Formación de autoanticuerpos y presentación de enfermedades autoinmunes.
• Incremento del porcentaje graso corporal.
• Hiperpigmentación, engrosamiento y pérdida de elasticidad de la piel.
• Hiperqueratosis de las almohadillas plantares y uñas quebradizas.
• Pérdida de masa muscular, ósea y articular con el consecuente desarrollo de artritis.
• Sarro y cálculos dentales, con pérdida de dientes e hiperplasia gingival.
• Periodontitis que produce la retracción y atrofia gingival.
• Atrofia y fibrosis de la mucosa gástrica.
• Disminución del número de hepatocitos y desarrollo de fibrosis hepática.
• Descenso de la secreción de enzimas pancreáticas.
• Pérdida de elasticidad pulmonar, fibrosis pulmonar y mayor viscosidad en la secreción de las
glándulas respiratorias. Disminución de la capacidad respiratoria.
• Tos refleja y descenso de la capacidad espiratoria.
• Pérdida de peso de los riñones, descenso del filtrado glomerular y atrofia de los túbulos renales.
• Desarrollo de incontinencia urinaria.
• Aumento de tamaño de la próstata, atrofia testicular y prepucio pendulante.
• Engrosamiento de los ovarios y fibroquistes y neoplasias en glándulas mamarias.
• Descenso del gasto cardiaco y desarrollo de fibrosis valvular y arteriosclerosis coronaria.
• Acumúlo de grasa e hipoplasia de la médula ósea. Desarrollo de anemia no regenerativa.
• Disminución del número de células del sistema nervioso. La senectud causa perdida del
adiestramiento.

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

Es misión del veterinario no sólo redu- y acústica. Los huesos son más frágiles, la piel más seca
cir el progresivo deterioro de los distintos y menos elástica y se pierden los dientes. Estos animales
sistemas orgánicos provocado por el presentan una mayor predisposición a padecer ciertos
envejecimiento, sino también informar y procesos patológicos, en particular enfermedades dege-
educar a los propietarios con el fin de nerativas, neoplasias y enfermedades infecciosas.
proporcionar la mejor calidad de vida a Los programas de salud geriátricos deben ir dirigidos a
sus animales de compañía, al igual que identificar las modificaciones y la pérdida de función que
debemos ir preparándolos para el día suceden en el envejecimiento e intentar reducir al mínimo la
que falte su mascota. velocidad con que avanzan y, de este modo, mejorar la
cantidad y calidad de vida del animal viejo11. Además, exis-
CONSIDERACIONES TEÓRICAS ten determinadas enfermedades que se presentan prefe-
EN UN PLAN DE SALUD PARA rentemente a estas edades10 (tabla III), y aun en el caso de
EL PACIENTE GERIÁTRICO que no exista predisposición debida a la edad, el animal
viejo, por su menor capacidad de adaptación y compensa-
No resulta fácil determinar cuándo un ción, presenta una menor tolerancia a todos los procesos
perro o un gato es considerado un ani- patológicos, consideraciones que igualmente deben ser
mal geriátrico. Como se ha señalado, contempladas en todo plan sanitario.
tanto los factores constitucionales como Otra complicación en el paciente geriátrico es que, una
los ambientales influyen decisivamente vez que surge un trastorno en un determinado sistema
en la longevidad de cada individuo, sin orgánico, es común que se presenten graves alteraciones
que exista un proceso sincrónico en en otros sistemas u aparatos orgánicos, como consecuen-
todos los sujetos de la misma edad. No cia del problema primario en sí o debido a la terapia. En
obstante, se han estimado valores estos pacientes se deben identificar un sinfín de trastornos,
tanto clínicos como subclínicos, que pueden coexistir, así
medios de edad para perros (según
como las complicaciones y repercusiones que pueden sur-
peso y tamaño de las razas) y gatos en
gir a partir de un problema sencillo7.
los que se han producido los cambios
En este sentido, es importante insistir en que las caracte-
morfológicos y funcionales para ser con-
rísticas anatómicas y fisiológicas de los animales viejos
siderados como animales geriátricos y
imprimen una particular forma de enfermar. Características
por lo tanto presentar una mayor predis-
que siempre deben ser consideradas por el veterinario a la
posición a ciertas patologías asociadas
hora de atender a un paciente geriátrico y que, para finali-
con el envejecimiento8 (tabla II).
Independientemente de la edad cro-
nológica, teniendo en cuenta las carac- TABLA II Estimación de la edad media de
terísticas del envejecimiento y extrapo- los perros y gatos geriátricos
lando los criterios de Medicina huma- (R.T. Goldston, 1989)
na2 a la Medicina canina y felina, estos
animales podrían considerarse como
pacientes geriátricos cuando presen- Perros raza pequeña hasta 10 kilos 11,48 ± 1,85 años
Perros raza mediana entre 10-25 kilos 10,90 ± 1,56 años
ten: una pérdida de fuerza, de resis-
Perros raza grande entre 25-45 kilos 8,85 ± 1,38 años
tencia, de velocidad de reacción, de Perros raza gigante más de 45 kilos 7,46 ± 1,94 años
agilidad, del metabolismo basal, de la Gatos 11,88 ± 1,94 años
actividad sexual y de la agudeza visual

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

TABLA III Enfermedades geriátricas más comunes en perros y gatos


(J.D. Hoskins, 1995)

GERIATRÍA CANINA GERIATRÍA FELINA

Diabetes mellitus Procesos inflamatorios del intestino


Enfermedades de la próstata Diabetes mellitus
Obesidad Lipidosis hepática
Enfermedades cardiovasculares Insuficiencia renal crónica
Enfermedades degenerativas Obesidad
Cataratas Neoplasias
Neoplasias Enfermedades de los dientes
Enfermedades dentales Hipertiroidismo
Queratoconjuntivitis seca Urolitiasis
Hipotiroidismo Anemia
Urolitiasis Hepatopatías
Hiperadrenocorticalismo Enfermedades cardiovasculares
Anemia
Incontinencia urinaria
Hepatopatías
Insuficiencia renal crónica

zar este capítulo, se podrían resumir en cien en un mismo paciente varias enfermedades crónicas,
unas pocas premisas: principalmente de carácter degenerativo. Sin embargo,
como se ha comentado anteriormente, las complicacio-
— Algunas enfermedades son espe- nes que afectan a otros sistemas orgánicos son comunes
cialmente frecuentes. Por ejemplo, los en los pacientes geriátricos.
principales procesos patológicos, El paciente geriátrico, aunque se presente en la con-
causa de mor talidad en el perro viejo, sulta por un problema concreto o particular, puede pre-
son los tumores, y en segundo lugar la sentar otras alteraciones orgánicas (algunas de ellas de
insuficiencia renal. Estas dos patolo- carácter más grave que el motivo de consulta) que el clí-
gías junto con el hipertiroidismo, la dia- nico veterinario siempre debe tener en cuenta e identifi-
betes mellitus, la enfermedad hepática car a la hora de adoptar cualquier procedimiento médi-
y la enfermedad bronquial crónica son co o quirúrgico 9.
los principales procesos patológicos a Es importante delimitar adecuadamente el problema
considerar en el gato geriátrico13. Si patológico primario e identificar los problemas secunda-
bien las neoplasias son menos comunes rios que puedan presentarse, cuya existencia muchas
en el gato viejo que en el perro, la fre- veces puede estar enmascarada y pasar desapercibida.
cuencia con que estos tumores son Por ello resulta imprescindible realizar una exploración
diagnosticados como malignos es con- clínica exhaustiva tanto física como complementaria.
siderablemente más alta en los gatos. — Aunque las manifestaciones clínicas de enfermedad
— No es muy corriente que se aso- son básicamente las mismas en la edad senil que las que se

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

presenten a cualquier otra edad, la dis- eficacia y posible toxicidad de los medicamentos. Esta
minución de reserva funcional y la capa- situación puede exigir modificaciones en cuanto al prin-
cidad para compensar y mantener la cipio activo, dosificación o pauta de administración de
homeostasis, hacen que las agresiones los fármacos en los pacientes geriátricos, de acuerdo con
externas e internas en los pacientes los resultados obtenidos mediante una precisa evalua-
geriátricos, sean peor toleradas y con- ción clínica individual (estado nutritivo, integridad de las
duzcan a una serie de síntomas diferen- funciones hepática y renal, antecedentes patológicos,
tes a los observados en edades anterio- afecciones concurrentes, etc) 16.
res. En general, las manifestaciones clíni- En general, si bien la absorción y la distribución de los
cas en estos animales suelen ser más insi- fármacos puede verse comprometida negativamente en
diosas, inespecíficas y atípicas que en el los animales viejos, debido principalmente a la existencia
animal joven-adulto. de un menor volumen intersticial, una menor vasculariza-
— Por último, debido a la limitación ción y una mayor proporción de grasa corporal, la vida
del metabolismo que sufren los anima- media de los fármacos en el plasma sanguíneo se pro-
les viejos, la elección terapéutica debe longará, dado que en el paciente geriátrico disminuyen
ser especialmente considerada en este las funciones hepática y renal, originando la persistencia
tipo de pacientes, estableciéndose un de concentraciones más altas y aumentando la capaci-
programa de control y vigilancia para dad tóxica de los medicamentos1. En este sentido si se
evitar la presentación de efectos adver- desconocen las pautas específicas en animales viejos
sos a la terapia. para un fármaco en particular, es recomendable usar las
dosificaciones más bajas a los intervalos de tiempo más
Algunos de los cambios asociados prolongados, teniendo en cuenta que se debe valorar
al envejecimiento pueden afectar a la continuamente su eficacia y considerar la supresión inme-
distribución, me tabolismo, eliminación, diata en el caso de observar efectos adversos.

BIBLIOGRAFíA

1. Aucoin D.P. y col. (1995). Drug therapy in 6. Cheville NF. (1994) Introducción a la 12. Lazo PA. (1998) Biología y proyección
the geriatric pet. In: Geriatrics & anatomía patológica general veterina- clínica de la apoptosis. Hematol.
Gerontology of the dog and cat, ria. Ed. Acribia S.A. (Zaragoza). Citocinas Inmunoter. Ter.Cel. 1:1.
Goldston & Hoskins. Ed. W.B. Saunders 7. Foz M y Rubies Prat J. (1987) 13. Mooney CT. (1995) Geriatría. En:
Co. (Philadelphia). Envejecimiento. En: Bases de la medici-
2. Bondia M. (1965). La involución y la seni- na interna: etiología, fisiopatología y Manual de medicina felina. Wills &
lidad: el proceso del envejecimiento. semiología. Carmena y cols. Ed. Toray Wolf. Ed. Acribia S.A. (Zaragoza).
Geriatría. En: Patología General, S.A. (Barcelona). 14. Mosier SE. (1990) Effets systémiques du
Balcells Gorina y col. Ed. Toray S.A. 8. Goldston RT. (1989) Preface. Vet. Clin. vieillissement chez le chien. Le Point
(Barcelona). North Am, 19:1. Veterinaire, vol. 22. Nº spécial “geria-
3. Bouloouis HJ. (1990) Viellissement du 9. Goldston RT. (1995) Introduction and trie”. Septembre.
système immunitaire: Conséquences overview of geriatrics. In: Geriatrics &
chez les carn i vo res. Le Point Gerontology of the dog and cat, 15. Robbins SL.(1975) Patología estructu-
Veterinaire, vol. 22. Nº spécial “geria- Goldston & Hoskins. Ed. W.B. Saunders ral y funcional. Ed. Interamericana
trie”. Septembre. Co. (Philadelphia). (México).
4. Carda Aparici P. (1989) Causas internas 10. Hoskins JD. (1995) Health care pro- 16. Thiebault JJ. (1995) Therapéutique
de enfermedad. En: Patología General gram. In: Geriatrics & Gerontology of médicamenteuse chez le chien et le chat
Veterinaria: I Nosología de Carda the dog and cat, Goldston & Hoskins. âgés. Le Point Veterinaire, vol. 22. Nº
Aparici y Gómez Cárdenas. Ed. Acribia Ed. W.B. Saunders Co. (Philadelphia).
spécial “geriatrie”. Septembre.
S.A. (Zaragoza). 11. Johnson GH. y Mitzner B. (1990)
5. Castro del Pozo S. (1989) Manual de Consultion de l’animal âgé en clientèle. 17. Thomson RG. (1985) Anatomía patoló-
Patología General 4ª ed. Salvat edito- Le Point Veterinaire, vol. 22. Nº spécial gica general veterinaria. Ed. Acribia
res S.A. (Barcelona). “geriatrie”. Septembre. S.A. (Zaragoza).

CAPÍTULO I FISIOPATOLOGÍA DEL ENVEJECIMIENTO


GERIATRÍA CANINA. (I)

F. RODRÍGUEZ FRANCO1
E. YNARAJA RAMÍREZ2

1 Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria de Madrid


2 Effem España Inc. y Cía. Dpto. de Patología Animal II.

Facultad de Veterinaria de Madrid.

L
A alimentación es un factor esencial a la hora de conseguir una buena calidad de vida
y alcanzar la mayor esperanza de vida posible. Además de cubrir las necesidades dia-
rias mínimas en cuanto a las necesidades energéticas o proteicas, son muchas las venta-
jas adicionales que pueden conseguirse gracias a pequeñas, sencillas y muy útiles modi-
ficaciones die téticas. Es tas modificaciones dietéticas tales como puedan ser las modifi-
caciones de los niveles de fibra dietética y el equilibrio entre su porción soluble y la insoluble, la adición
de compuestos con poder antioxidante in vivo, los suplementos que mejoren el estado de la piel y el
pelo, la selección de las fuentes de proteínas más adecuadas y en los niveles más apropiados, así como
la contribución del alimento diario para mantener una buena salud oral y colaborar a la limpieza den-
tal, etc. son útiles y han de tenerse en cuenta en el animal de edad avanzada. Por lo tanto, los pacien -
tes geriátricos tienen unas necesidades específicas que deben considerarse a la hora de administrar una
alimentación determinada, o de seleccionar el producto más apropiado para su alimentación diaria.

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓN EN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

INTRODUCCIÓN mantener a un animal en un nivel de salud adecuado a su


etapa y estilo de vida en un momento determinado. La
cuestión surge ahora y es sencilla; ¿qué alimentos se pue-

L
OS animales se alimentan
den utilizar para proporcionar esta dieta equilibrada y com-
con el fin de conseguir los
pleta adaptada a las diferentes necesidades de distintos
nutrientes y la energía
animales de compañía?
necesaria para mantener
La peor dieta de todas es, sin ninguna duda, la que no es
una vida sana y una
ingerida. La aceptación de los alimentos es esencial para los
buena eficacia reproductora. La alimenta-
fabricantes de alimentos comerciales; es evidente que se
ción de cualquier animal de compañía
trata del primer test a superar y que le indica un primer nivel
debe ser la ocasión ideal para ofrecer
de éxito en cuanto a conseguir que su producto sea capaz
una experiencia placentera tanto a la
de satisfacer las necesidades de sus dos clientes: el propie-
mascota como a su propietario o cuida-
tario y el animal de compañía.
dor, algo que solamente se puede conse-
guir cuando se ofrece una comida que se Los alimentos deben “encajar” en el concepto que tiene
puede conseguir con cierta facilidad, que el propietario de una dieta adecuada, deben estar adapta-
es ingerida por el animal de forma rápida dos a las necesidades del perro y ser adecuados para el
y con muestras de aceptación evidentes y paladar de estos consumidores. La fabricación de productos
que, además, le proporcione a él una que consiguen ser aceptados durante largos periodos de
dieta equilibrada y completa. Una de las tiempo sobreponiéndose a la rutina y la monotonía, requiere
mayores preocupaciones de todos los un elevado nivel de experiencia y conocimientos. Los anima-
propietarios en todos los países y en les, igual que sus propietarios, tienen preferencias individua-
todos los momentos, es mantener a su ani- les, y acomodar las características de los alimentos a estas
mal de compañía en sus mejores condi- preferencias suele exigir complejos estudios con grupos
ciones, en su peso ideal y saludable, numerosos de animales.
para lo cual debemos tener siempre pre- Es curioso el hecho de que la norma general más exten-
sente que su alimentación es uno de los dida obtenida a partir de tales estudios es que, en general,
pilares fundamentales. los perros y gatos eligen los alimentos de mejor calidad o los
Todas las consideraciones de lo que elaborados con las mejores materias primas y que aquellos
podría constituir una dieta adecuada que tiene una calidad más deficiente o están elaborados
deben tener en cuenta la etapa del ciclo con materias primas de peor calidad, pueden ser acepta-
vital en la que se encuentra un animal dos, en algunos casos y a corto plazo, como una novedad
determinado y su estilo de vida o el nivel o una variación interesante, pero a medio o largo plazo, no
de actividad y estado reproductivo en son aceptados por la mayoría de los animales.
cada momento. Cada etapa de la vida Actualmente son muchos millones de animales de com-
tiene unas demandas nutricionales con- pañía los que están siendo alimentados exclusivamente o
cretas y deben ser tenidas en cuenta a la de forma preferente con productos industriales y existe una
hora de establecer una dieta equilibra- obligación ética para los fabricantes de los mismos, refor-
da para cada animal, dieta que podría- zada por las normativas nacionales e internacionales de
mos definir como una combinación de control y regulación, de forma que sean capaces de pro-
ingredientes que es capaz de propor- porcionar las cantidades adecuadas de nutrientes, la cali-
cionar toda la energía (calorías) y los dad mínima suficiente y en la forma más equilibrada para
nutrientes esenciales necesarios para respaldar una vida larga y sana de nuestros animales de

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

compañía. En un sector industrial tan tos, sanos, sin un exceso de trabajo físico diario y en estado
competitivo en la búsqueda de nuevas de reposo reproductivo. Hay que recordar que los animales
materias primas, procesos industriales, de compañía comen para obtener energía y debemos ase-
sabores y presentaciones, para conse- gurarnos de que el contenido en nutrientes de la dieta esté
guir un valor más alto por el coste que equilibrado con respecto a este nivel de energía2.
tienen los productos para los comprado- Por lo tanto, las necesidades nutritivas de un perro varían
res, no puede permitirse que la calidad a lo largo de su vida en función de los parámetros anterior-
de la nutrición ofrecida a los animales de mente mencionados, donde la edad juega un papel impor-
compañía llegue a comprometerse . tante. Esto nos lleva a tener en cuenta que los nutrientes sumi-
Del mismo modo que está ocurriendo nistrados al animal, bien mediante una dieta casera o
en Medicina humana, en Medicina vete- mediante una dieta comercial, deben variar en su proporción
rinaria de pequeños animales, en base a en función de sus necesidades nutritivas.
los cuidados veterinarios tanto preventivos
como curativos de las distintas enferme- ANIMALES DE COMPAÑÍA GERIÁTRICOS
dades, se ha conseguido una importante
evolución que ha permitido que nuestros El paso del tiempo es irreversible e imparable, y el enveje-
animales de compañía consigan cada cimiento inevitable que lleva asociado es la base para que se
vez vivir durante más tiempo, y hoy día es produzcan las modificaciones celulares y bioquímicas estruc-
fácil encontrar perros de más de 15 años turales que son responsables de la disminución de la masa
y gatos que viven hasta 20; por esta muscular y la propia actividad contráctil de estos músculos;
razón, la geriatría, incluyendo la nutrición modificaciones paralelas tienen lugar en el funcionamiento
geriátrica, se ha convertido en un área de del sistema nervioso, las funciones hepáticas o renales y la
creciente interés que todavía evoluciona- actividad cardiaca o la capacidad respiratoria. Los cambios
rá de manera más profunda y completa en el aparato digestivo que se producen en el animal geriá-
en el futuro inmediato. trico son muy importantes y debemos tenerlos en cuenta a la
hora de administrar su alimentación. Así, los principales cam-
LA ALIMENTACIÓN EN LAS bios del perro geriátrico son: alteraciones en la boca (pre-
DISTINTAS ETAPAS DE LA VIDA sencia de sarro, enfermedad periodontal, pérdida de piezas
dentales, hipertrofias e hiperplasias gingivales, etc.) que pue-
Los niveles recomendados de cada den dar lugar a una prensión y deglución inadecuada del ali-
nutriente, incluso del contenido energéti- mento lo que conduce a una disminución del apetito; altera-
co del alimento, tienen una variación indi- ciones en la absorción intestinal (por inadecuadas secrecio-
vidual que en ocasiones puede ser impor- nes tanto gástricas como intestinales) que, unido a alteracio-
tante. Debemos tener presentes siempre nes del peristaltismo intestinal, pueden conducir a importantes
las variaciones intrínsecas ligadas a las desordenes digestivos; alteraciones hepáticas, por reducción
distintas etapas de la vida ya que, en de las funciones enzimáticas, produciéndose una modifica-
algunos casos, los animales ven como ción en las transformaciones metabólicas y en los mecanis-
durante un cierto periodo de tiempo sus mos de detoxicación hepática; alteraciones renales (cuando
necesidades con respecto a un determi- existe una lesión renal o una disminución de su capacidad
nado nutriente se elevan o disminuyen funcional, se pueden producir efectos nocivos sobre el acú-
con respecto a los valores habituales, nor- mulo de metabolitos que no se eliminen correctamente por
malmente calculados en animales adul- esta vía renal); alteraciones cardiorrespiratorias, etc.

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

A pesar de estas modificaciones, el los viejos antes de los 9-10 años, igual que un Caniche o un
proporcionar un alimento adecuado que Fox-terrier, mientras que un Gran Danés o un San Bernardo,
tenga en cuenta las necesidades especí- son claramente viejos y deben ser incluidos como geriátricos
ficas de los animales de edad avanzada, a partir de los 7-8 años de edad.
puede ayudar a los cuidados y manejo
de esta etapa vital. LA ALIMENTACIÓN DEL PERRO GERIÁTRICO

PERRO SENIOR, Las evidencias obtenidas a partir de estudios en seres


PERRO GERIÁTRICO humanos demuestran que el gasto energético en pacien-
tes geriátricos se reduce de forma gradual por dos razo-
Definir cuándo un perro es viejo es nes básicas: en primer lugar, disminuye su nivel de activi-
complejo, más que en seres humanos o dad física, aunque debemos tener presente, al trasladar
en gatos, ya que existen muchas razas y este concepto a animales de compañía, que existen
variaciones y este concepto varía según amplias variaciones individuales en esta modificación. En
el animal que consideremos. Es un hecho segundo lugar, se produce una disminución en la masa
perfectamente conocido que los animales corporal magra (excluyendo el tejido graso) y una dismi-
de razas pequeñas y medianas tienen nución subsecuente en la tasa metabólica basal. Existen
una esperanza de vida, en términos gene- pocas demostraciones publicadas para respaldar esta
rales, superior a la de los animales de hipótesis en animales de compañía, a pesar de lo cual,
razas grandes y, especialmente, los de hay al menos dos estudios (Finke, 1991, Kienzle &
razas gigantes. Por ejemplo, los perros de Rainbird, 1991) que muestran la disminución de la ingesta
raza Beagle no es razonable considerar- diaria de energía en perros cuando aumenta su edad3,5

TABLA I Relación entre la edad y las necesidades diarias de energía en la


ración. (tomado de Kienzle & Rainbird, 1991)

Influencia de la edad en las necesidades de energía de


mantenimiento en Labrador Retrievers

EDAD (años) Kjulios de energía digestible/kg


(peso corporal)0,75

Hasta 1 año 633 ± 28 a (15)


1-2 593 ± 29 a,b (13)
3-7 572 ± 15 b (45)
Más de 7 464 ± 19 c (14)

* Los valores se expresan como media +/- error estándar. Entre paréntesis el número de observaciones realizadas.
Los grupos de edad que no están marcados con la misma letra mantienen diferencias estadísticamente significativas.

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

(tabla I). Estos datos sugieren que, aun- comentado anteriormente, tienden a ver disminuido su
que existen variaciones individuales de apetito y éste es mucho más caprichoso, de forma que es
importancia y relacionadas con la raza, fácil entrar en un estado de malnutrición energética y/o
es la edad el factor que mayor influen- proteica en perros geriátricos alimentados con dietas de
cia tiene en este parámetro. No es, por re st ricción innecesaria.
tanto, gratuito afirmar que los perros Un hecho importante es el estudio de las modificacio-
geriátricos deben recibir una ración con nes de las funciones dige st i vas ligadas a la edad; aunque
menor contenido energético que los haya poca información disponible todavía, hay algunos
animales jóvenes de fo rma que se estudios que han abierto este campo; las funciones diges-
reduzca el riesgo de obesidad en estos tivas de perros sanos de raza Beagle son diferentes entre
animales. animales adultos (de hasta 1 año) y animales geriátricos
Debemos tener presente que la con- (de 10-12 años), comprobándose que las digestibilida-
clusión inmediata no es que el alimento des aparentes de las proteínas, grasas, cenizas y de la
de perros senior deba ser, necesaria- energía, eran mayores para los perros geriátricos que
mente, menos denso en energía, ya que para los jóvenes, independientemente de la dieta que se
estos perros también ven cómo disminu- estuviera utilizando 9. Frente a este estudio, existen evi-
ye su apetito, se hace más caprichoso o dencias contradictorias (como el estudio de Buffington et
se dificulta su alimentación con dietas al. en 1989). Estos autores compararon las digestibilida-
secas que exigen un trabajo dental que des en Beagles de 2-3 años, otro grupo de perros de 8-
puede estar dificultado. Es curioso des- 10 años y un tercero de 16-17 años, encontrando diges-
tacar que en algunas publicaciones se tibilidades aparentemente reducidas en el grupo de más
detallan datos que pueden parecer con- edad, pero sin diferencias estadísticamente significati-
tradictorios: la obesidad es un problema va s 6 . Fi n a l m e n te ot ros estudios, como el de
en un 5% de los pacientes geriátricos, Wannemacher & McCoy, en 1966, demostraron que los
mientras que un 16% de los perros de niveles óptimos de ingesta de proteínas eran mayores
más de 12 años, lo que presentan es para Beagles de 12-13 años que para Beagles de hasta
una situación de peso inferior al normal- 1 año de edad10.
mente recomendable6. Hay que tener Desde el punto de vista dige st i vo, un alimento ade-
siempre presente que la obesidad es la cuado para un animal geriátrico debe tener la cantidad
enfermedad nutricional más frecuente correcta de fibra nutricional y el equilibrio más adecuado
en perros, y que tiene importancia no entre fibra soluble o digestible y fibra insoluble o no-
solo por sí misma sino por las complica- d i ge stible de forma que el tránsito intestinal sea el conve-
ciones que lleva asociadas y la predis- niente, y que exista un medio en la luz del colon favora-
posición que establece para padecer ble para la producción de ácidos grasos de cadena
otras enfermedades. Hay que destacar corta y el crecimiento de bacterias positivas no patóge-
que no es un problema relacionado nas dificultando la formación de compuestos tóxicos e
directamente con la edad y no es nece- impidiendo en cierta medida el desarrollo de bacterias
sario establecer una dieta con un bajo p a tó ge n a s4,7,8.
contenido energético para alimentar La ingesta diaria de proteínas debe considerarse en
perros solamente porque tengan una animales geriátricos desde dos puntos de vista diferentes:
edad avanzada. Precisamente, ade- por un lado, estos perros pueden tener unas necesidades
más, estos perros, como ya hemos diarias superiores a las de los animales sanos; por otro

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

lado, la función renal se modifica en ya que se conocen los beneficios de esta re st ricción en
animales geriátricos y cuando existe ciertas enfermedades relacionadas con la edad y fre-
una lesión renal o una disminución de cuentes entre pacientes geriátricos: insuficiencia cardiaca
su capacidad funcional, una cantidad congestiva o insuficiencia renal crónica respectivamente.
exc e s i va de proteínas en la dieta Pero debemos recordar que no existe evidencia alguna
puede suponer un desafío mayor para de que deban realizarse reducciones de cierta importan-
esta función renal o producir efe c to s cia en el alimento habitual de animales sanos de edad
nocivos sobre el acúmulo de metaboli- avanzada. En cuanto a las vitaminas no existen práctica-
tos que no se eliminen correctamente mente estudios sobre las necesidades diarias en perros
por vía renal. En general se piensa que
geriátricos; la importancia de la vitamina E se destaca en
estas demandas superiores de proteí-
la literatura científica en múltiples ocasiones y junto a otros
nas no deben cubrirse aumentando la
elementos antioxidantes como la taurina, los carotenos o
cantidad de proteínas en la dieta, sino
la propia vitamina C, podrían tener efectos citoprotectores
modificando la calidad de la proteína
en el alimento; mejorar la calidad y y aportar beneficios muy interesantes para retrasar algu-
d i ge stibilidad de las proteínas es una nos procesos de envejecimiento celular y pérdida de fun-
medida más efectiva y más segura que ción (tabla II).
e l evar el contenido proteico de la Un aspecto que debe considerarse en la elaboración
dieta. Para los pacientes geriátricos, las de todo alimento de perros ge ri á t ricos es el estado de
proteínas deben ser suficientes en can- los dientes y encías; el acúmulo de placa bacteriana, cál-
tidad, pero específicamente de alto culos dentales o sarro y la presencia de gingivitis, son
valor biológico y con una digestibili- enfermedades que pueden producir dolor, molestias, hali-
dad pre-cecal muy elevada para redu- tosis, pérdidas dentales y dificultad de masticación. La
cir la formación de metabolitos bacte- corrección vete ri n a ria profesional de tales alteraciones
rianos en el intestino grueso. es pri o ri ta ria, pero el alimento, cuando está correcta-
Habitualmente la tolerancia a los niv e- mente elaborado, puede conseguir promover la mastica-
les de grasa en la dieta no es un factor ción, tener un efecto abrasivo sobre los depósitos de cál-
que se modifique de forma notable en culos y reducir la placa bacteriana. Un cuidadoso dise-
animales geriátricos. Las necesidades ño de la textura, densidad, tamaño y forma de las cro-
diarias de ácidos grasos esenciales se quetas en los alimentos secos, puede ser una ayuda de
mantienen y no parecen modificarse con
inestimable valor ya que manteniendo las cara c te r í st i c a s
la edad.
del alimento ideal, sin modificar el mismo, ni entrar en
Fi n a l m e n te hay que destacar las
dietas específicas, es posible ofrecer un beneficio adi-
modificaciones de las necesidades en
cional a los perros de edad avanzada.
m i n e rales y vitaminas ligadas a la
edad. Actualmente se conoce relativa- La mayoría de las veces, proporcionar un alimento de
mente poco sobre las necesidades en elevada palatabilidad, con características propias para
m i n e rales para animales ge ri á t ri c o s animales de edad avanzada, suministrado en múltiples
sanos. Se puede argumentar que la tomas diarias y con un cierto control sobre las cantidades
ingesta de ciertos minerales como el totales y el peso del animal, será una medida muy efecti-
sodio o el fósforo debe estar estrecha- va para mantener una buena nutrición de estos pacientes
mente vigilada e incluso debe reducirse geriátricos.

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

TABLA II Necesidades mínimas de nurrientes según estudios del Centro


Waltham para la Nutrición y Cuidados de Animales de Compañía.
Se expresan en las unidades indicadas por MJ de energía meta-
bolizable de la ración

Nutriente Unidades Mantenimiento adultos Crecimiento Reproducción


Perro Gato Perro Gato Perro Gato

Proteína g 9,6 15 13 17 13 17

Grasas g 3,3 5 3,3 5 3,3 5


Ácido linoleico g 0,66 0,6 0,66 0,6 0,66 0,6
Ácido araquidónico mg NN 10 NN 12 NN 12

Minerales
Calcio g 0,39 0,39 0,39 0,39 0,66 0,6
Fósforo g 0,3 0,3 0,3 0,3 0,53 0,48
Relación Ca:P 0,5 0,5 0,8 0,8 0,8 0,8
Sodio g 0,04 0,02 0,05 0,12 0,05 0,12
Potasio g 0,3 0,3 0,3 0,3 0,3 0,3
Magnesio mg 23 18 23 18 23 30
Hierro mg 2,4 3,8 4,8 3,8 4,8 6,0
Cobre mg 0,3 0,24 0,3 0,24 0,42 0,3
Manganeso mg 0,3 0,24 0,3 0,24 0,3 0,6
Zinc mg 3 2,4 3 2,4 3 2,4
Yodo mg 0,04 0,02 0,04 0,02 0,09 0,06
Selenio mg 6 4,8 6 4,8 6 6,0

Vitaminas
A UI 245 159 245 159 299 329
D UI 26 24 26 24 30 60
E mg 1,8 1,4 3 1,4 3 4,8
K mcg NI 6 NI 6 NI 6
Tiamina mg 0,06 0,24 0,06 0,24 0,06 0,24
Riboflavina mg 0,15 0,19 0,15 0,19 0,15 0,3
Ácido pantoténico mg 0,66 9,24 0,66 0,24 0,66 0,6
Niacina mg 0,72 1,9 0,72 1,9 0,72 2,7
Piridoxina mg 0,07 0,19 0,07 0,19 0,07 0,24
Ácido fólico mcg 13 38 13 38 13 60
B12 mcg 1,6 0,96 1,6 0,96 1,6 1,2
Colina mg 75 119 75 119 75 119
Biotina mcg NI 4,2 NI 4,2 NI 4,2
Taurina (latas) mg NN 149 NN 149 NN 149
Taurina (seco) mg NN 60 NN 60 NN 60
NN = No necesario.
NI = No imprescindible si se usan ingredientes naturales ya que las bacterias intestinales pueden proceder a su
síntesis en un grado tal que cubre las necesidades normales del animal.

CAPÍTULO II ALGUNAS CUESTIONES SOBRE ALIMENTACIÓNEN PERROS DE EDAD AVANZADA


GERIATRÍA CANINA. (I)

BIBLIOGRAFíA

1. Buffington CA, Branam JE, Dunn GC. Journal os Small Animal Practice, 9: of North America: Small Animal
(1989). Lack of effect of age on diges- 343-355. Practice; 191: 165-185.
tibility of protein, fat and dry matter in 5. Kienzle E, Rainbird A. (1991). 8. Mooney CT. (1991). Problems of the
Beagle dogs. In; Nutrition of the dog Maintenance energy requeriments of ageing cat. The Bulletin of the Feline
and cat, Ed.: Burger, I.H., Rivers, dogs: what is the cor rect value for the Advisory Bureau ; 28 (3): 64-67.
J.P.W. Cambridge, Cambridge calculation of metabolic body weight 9. Sheffy BE, Williams AJ, Zimmer JF, Ryan
University Press: 397. in dogs? Journal of Nutrition, 121:
GD. (1985). Nutrition and metabolism
2. Burger I. The Waltham book of compa- S39-S40.
of the ge ri a t ric dog. Cornell
nion animal nutrition (1993). Oxford, 6. Kronfeld DS, Donohue S, Glickman LT.
Pergamon Press. (1991). Body condition and energy Veterinary; 75: 324-347.
3. Finke MD. (1991). Evaluation of the intakes of dogs in a referral teaching 10. Wa n n e rm a cher RW, McCoy Jr.
energy requeriments of adult kennel hospital. Journal of Nutrition, 121: (1966). Determination of optimal die-
dogs. Journal of Nutrition, 121: S22- S157-S158. tary protein requirements of young
S28. 7. Markham RW, Hodgkins EM. (1989). and old dogs. Journal of Nutrition; 88:
4. Grif fiths CR. (1968). The geriatric cat. Geriatric Nutrition. Veterinary Clinics 66-74.
GERIATRÍA CANINA. (I)

E. M. M ARTÍNEZ DE MERLO

Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria de Madrid

L
A incidencia de neoplasias se incrementa con la edad; por lo tanto, el cáncer constituye
un problema geriátrico. El diagnóstico de los procesos tumorales puede ser complejo, ya
que prácticamente no existen signos clínicos específicos de neoplasia y, por lo tanto, este
proceso debe incluirse en la lista de diagnósticos diferenciales de cualquier patología
que afecte a un animal de edad avanzada. Es necesario definir con exactitud el tipo de
tumor que padece el animal, ya que de su comportamiento biológico depende el pronóstico del pro-
ceso y la elección de la terapia más adecuada. Cuando confirmemos la existencia de un tumor malig-
no con tendencia a metastatizar es esencial, además, evaluar el estado de los órganos diana de estas
metástasis. Los recientes avances en medicina veterinaria permiten que, actualmente, cáncer no sea sinó-
nimo de eutanasia, sino que podamos plantear tratamientos quirúrgicos o quimioterápicos agresivos que
traten de curar o, al menos, paliar los síntomas derivados de la neoplasia; de esta forma, el tiempo de
supervivencia del animal y su calidad de vida pueden incrementarse significativamente.

CAPÍTULO III EL CÁNCER:UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

INTRODUCCIÓN adecuadamente al propietario los factores pronósticos y, por


supuesto, las alternativas terapéuticas que podemos aplicar
(fig. 1).

L
OS recientes avances en
No se conoce con exactitud la razón por la que las célu-
medicina veterinaria en las de los animales geriátricos son más susceptibles a la
pequeños animales han transformación neoplásica. Es probable que se deba a la
supuesto un incremento combinación de varios de los factores que enumeramos a
significativo de sus expec- continuación:
tativas de vida. Este hecho condiciona
que la actividad clínica que realizamos
— El genoma de los animales viejos tiene una mayor pro-
actualmente se enfrente a un elevado
babilidad de haber experimentado las alteraciones genéti-
número de pacientes geriátricos.
cas que causan la transformación neoplásica, ya que sus
Además, los propietarios estrechan cada
células han sufrido un mayor número de ciclos celulares 18.
vez más su relación afectiva con su ani-
— Los mecanismos enzimáticos de reparación de daños a
mal de compañía de forma que ellos mis-
nivel genético están deteriorados en las células viejas 8.
mos favorecen la aplicación de los
— Las células viejas eliminan los radicales libres con mayor
medios diagnósticos y terapéuticos esen-
dificultad; actualmente está plenamente demostrado el papel
ciales para prolongar el tiempo de super-
que juegan estos radicales en la carcinogénesis 8.
vivencia de su mascota.
A pesar de que los procesos neoplási- — Los animales viejos se han visto expuestos con una
cos pueden aparecer en animales de mayor frecuencia a los factores carcinogenéticos13,18, tanto
cualquier edad, la incidencia de los mis- exógenos (físicos, químicos y víricos) como endógenos (die-
mos se incrementa en pacientes geriátri- téticos, hormonales, inmunológicos).
cos. De hecho, numerosos estudios epi- — La denominada “inmunovigilancia antitumoral”, meca-
demiológicos realizados tanto en medici- nismo inmunológico involucrado en la detección y elimina-
na humana como en medicina veterinaria ción precoz de los clones neoplásicos, se deteriora con la
demuestran que uno de los principales edad, así como el resto de los elementos del sistema inmune;
factores que determinan la susceptibili- de esta forma, en los pacientes geriátricos los tumores se
dad al cáncer es la edad13. Salvo esca- desarrollan con mayor facilidad13.
sas excepciones, la relación edad-neo- — Los cambios metabólicos y neurohormonales asociados
plasia puede aplicarse a cualquier tipo con la edad pueden favorecer la carcinogénesis8.
de tumor y a cualquier localización4.
Estos dos aspectos condicionan que el DIAGNÓSTICO DE PROCESOS NEOPLÁSICOS
cáncer sea uno de los principales proble-
mas al que se enfrenta, hoy en día, el En Oncología es esencial realizar un diagnóstico precoz
veterinario de pequeños animales al tra- del proceso neoplásico. En teoría, cualquier tumor es poten-
bajar con sus pacientes geriátricos. Por cialmente curable cuando inicia su desarrollo7. La detección
ello, debemos conocer las normas bási- precoz de un proceso oncológico en medicina veterinaria se
cas que tenemos que aplicar para conse- enfrenta a dos graves inconvenientes: en primer lugar, muchos
guir incrementar la precocidad diagnósti- tumores producen sintomatología clínica cuando están en un
ca, debemos aplicar los métodos diag- estadio avanzado de desarrollo, incluso podemos decir que
nósticos más adecuados para cada caso en fases terminales; además, los síntomas producidos por el
y, finalmente, debemos saber plantear crecimiento neoplásico son muy variados y, en su mayoría,

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

Fig. 1.— Protocolo general de actuación ante un paciente oncológico.

completamente inespecíficos. Realmente, pacientes geriátricos, ya que estos animales pueden presen-
podemos afirmar que existen pocos tar síntomas de otras enfermedades crónicas que enmasca-
hallazgos clínicos compatibles exclusiva- ran los propios del crecimiento neoplásico8; incluso, en oca-
mente con neoplasia16. Por esta razón, el siones, los signos clínicos del tumor se atribuyen, simplemen-
veterinario se enfrenta a un protocolo te, a la “edad avanzada” del paciente.
diagnóstico complejo, que requiere nume- Teniendo en cuenta estos problemas, es esencial que el
rosos diagnósticos diferenciales y la reali- veterinario lleve a cabo una importante labor de información
zación de pruebas complementarias al propietario, destacando aquellos aspectos que permitan
variadas, lo que puede suponer un retraso la prevención y el diagnóstico precoz del proceso neoplási-
del diagnóstico definitivo del proceso co. Es muy importante que los dueños conozcan los factores
tumoral. En segundo lugar, por supuesto, que predisponen al padecimiento de una neoplasia18, como
debemos tener en cuenta el “factor pro- la raza (ej. Boxer), el sexo (ej. tumores mamarios en las hem-
pietario”. Muchas veces los dueños retra- bras o tumores de glándulas perianales en machos), el tama-
san su visita al veterinario, incluso en los ño (ej. tumores de hueso en razas gigantes) e, incluso, la
casos de tumores fácilmente detectables capa (ej. tumores de base de la uña en perros de capa
por su localización (tumores cutáneos y negra). De esta forma, los propios dueños estarán más aten-
subcutáneos) (fig. 2). tos a la posible aparición de un proceso neoplásico.
Estos problemas de diagnóstico se Otro aspecto fundamental relacionado con el diagnósti-
agravan cuando nos enfrentamos a co precoz de las neoplasias consiste en informar a los pro-

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

— Intolerancia al ejercicio o pérdida de resistencia.


— Cojeras persistentes.
— Dificultad para respirar, orinar o defecar.

Un correcto protocolo diagnóstico de los procesos onco-


lógicos incluye cuatro pasos: reconocer que la etiología del
proceso es neoplásica, definir el tipo de tumor, definir la
extensión del proceso y, finalmente, evaluar el estado gene-
ral del animal.

Reconocimiento de
la etiología tumoral

Como ya hemos comentado, el reconocimiento de la etio-


logía neoplásica puede ser difícil. En general, la neoplasia
debe ser incluida dentro de la lista de diagnósticos diferen-
ciales de cualquier patología que presente un animal de
edad avanzada14. Asimismo, debe sospecharse de una neo-
plasia ante procesos que no respondan a los tratamientos
Fig. 2.— Hemangiopericitoma de grandes habituales de síntomas inespecíficos. Los tumores que cursan
dimensiones en la extremidad de con crecimientos fácilmente detectables son relativamente
una perra de 13 años. sencillos de diagnosticar. El problema es mayor cuando el
proceso no es evidente físicamente.
pietarios de la necesidad de realizar revi- En general, los síntomas producidos por un proceso neo-
siones clínicas periódicas a los animales plásico son consecuencia directa del crecimiento tumoral,
de edad avanzada, ya que, en muchas por la insuficiencia funcional del órgano afectado o por pre-
ocasiones, una exploración física comple- sión de la masa sobre estructuras vecinas12; sin embargo,
ta y una evaluación laboratorial rutinaria algunos animales acuden a la consulta para evaluar sínto-
permiten detectar problemas que pasan mas sistémicos producidos por el tumor, no relacionados con
inadvertidos para los propietarios. su localización primaria. Estos síntomas, denominados para-
La Sociedad Veterinaria del Cáncer neoplásicos (hipercalcemia, hipoglucemia, anemia, caque-
define que los principales signos clínicos xia, problemas en la coagulación...) (fig. 3), pueden llegar a
relacionados con neoplasias son los adquirir una importancia fundamental de cara al pronóstico
siguientes12: o al tratamiento, e, incluso, pueden ser tan graves que ame-
— Masas anormales que persisten o nacen directamente la vida del animal3.
crecen.
— Úlceras que no cicatrizan. Definición del tipo de tumor
— Pérdida de peso o apetito.
— Hemorragias por cualquier orificio El punto fundamental del diagnóstico oncológico lo cons-
corporal. tituye la definición del tipo de tumor 16, ya que de este factor
— Olor fuerte y desagradable. depende el pronóstico del proceso y, en la mayor parte de
— Dificultades para comer o tragar. los casos, la elección del tratamiento.

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

La primera aproximación al tipo de


tumor puede llevarse a cabo, si es posi-
ble, con una evaluación citológica. El
diagnóstico citológico nos permite, en
muchos casos, diferenciar entre procesos
inflamatorios o neoplásicos e, incluso,
definir la estirpe y grado de malignidad
de la neoplasia (fig. 4). Es una técnica
muy sencilla de realizar y con escasos
riesgos, pero que exige una interpreta-
ción cuidadosa ya que no está exenta de
limitaciones. Los principales inconvenien-
tes del diagnóstico citológico residen en
la imposibilidad de definir la arquitectura Fig. 3.— Caquexia tumoral consecuente al desarrollo de un
tisular y factores tan importantes en Onco- quemodectoma en un perro de 15 años.
logía como la evaluación de los márge-
nes, la invasión de vasos y linfáticos y las
características del estroma. Además,
podemos obtener muestras no represen-
tativas de la lesión bien por errores en la
realización de la técnica, bien por carac-
terísticas propias del tumor o de la hete-
rogeneidad de la lesión 23.
A pesar de estos inconvenientes, las
técnicas citológicas pueden emplearse
de forma habitual en la clínica para emi-
tir, al menos, un diagnóstico presuntivo15.
El uso de la citología puede ser todavía
más útil en pacientes geriátricos, ya que
es una técnica que, en la mayor parte de
los casos, no requiere anestesia. Puede Fig. 4.— Citología de un sarcoma. Se observan numerosos
realizarse una evaluación citológica de caracteres de malignidad (aumento de la relación
masas externas, ganglios linfáticos e, núcleo:citoplasma, anisocariosis, células multinuclea-
incluso, masas internas. En este último das, mitosis atípicas).
caso, la realización de la técnica bajo
control ecográfico incrementa su seguri- casos, establecer o confirmar el diagnóstico de neoplasia
dad y fiabilidad. mediante el examen histológico de la lesión. Withrow25 expo-
Sin embargo, la evaluación citológica ne perfectamente este concepto: las tres reglas de un buen
nunca puede sustituir al diagnóstico anato- oncólogo son biopsia, biopsia y biopsia. Podemos realizar, si
mopatológico, es decir, a la biopsia; debe la localización del tumor lo permite, una biopsia escisional que
constituir un paso previo y complementario permite conseguir, simultáneamente, un diagnóstico y un trata-
de la misma. Es necesario, en todos los miento. Esta técnica debe realizarse habitualmente en todos

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

los tumores que vayan a requerir una extir-


pación completa, independientemente del
tipo histológico25; en otras ocasiones,
deberá ser necesario realizar una biopsia
incisional; esta técnica deberá ser la de
elección en todos aquellas neoplasias
cuya decisión terapéutica dependa del
tipo específico de tumor25.

Evaluación de la extensión del


proceso tumoral

El tercer punto del protocolo diagnóstico


de los pacientes oncológicos se refiere a la
evaluación de la extensión del proceso. En Fig. 5.— Metástasis pulmonares de un carcinoma mamario en
una perra de 10 años.
tumores malignos con capacidad de dise-
minación deberemos establecer si los órga-
nos diana de metástasis se encuentran afec- Para definir el estadio clínico de un tumor pueden emplear-
tados, ya que este hecho constituye el prin- se numerosos protocolos, pero el más extendido es el sistema
cipal factor pronóstico en Oncología. TNM17 que clasifica los procesos neoplásicos en función del
Deberemos evaluar cuidadosamente los tamaño del tumor primario (T1-T4), la afectación de los gan-
ganglios regionales mediante citología y/o glios regionales (N0-N2) y la presencia/ausencia de metásta-
biopsia y definir, mediante técnicas de sis a distancia (M0-M1). Este sistema puede emplearse en una
diagnóstico por imagen, la presencia o gran variedad de tumores y localizaciones.
ausencia de lesiones compatibles con
metástasis. Aunque la radiología y la eco- Evaluación del estado general del paciente
grafía siguen constituyendo las principales
técnicas de detección de metástasis en
Por último, es necesario evaluar el estado general del
medicina veterinaria (fig. 5), no podemos
paciente oncológico. Este paso es esencial en pacientes
descartar otras como la escintigrafía, la
geriátricos, ya que pueden existir procesos clínicos, relacio-
tomografía axial computarizada o la reso-
nancia magnética nuclear2; lógicamente, el nados o no con la neoplasia, que limiten el uso de una deter-
coste y su dificultad de realización impiden minada terapéutica. Muchos de estos pacientes presentan
la difusión de estas técnicas en la clínica de alteraciones crónicas intercurrentes que pueden incrementar
pequeños animales; sin embargo, su apli- los riesgos anestésicos o las toxicidades de la quimioterapia1.
cación permitiría, no sólo detectar metásta-
sis, sino localizar tumores primarios con PRONÓSTICO
mayor facilidad y exactitud. Actualmente, se
están empezando a emplear estas técnicas Es imposible definir un pronóstico general del cáncer. El
en Medicina veterinaria, fundamentalmente pronóstico está influido por diferentes factores entre los que
ante la sospecha de tumores intracraneales destacamos tres: el tipo de tumor, la localización y extensión
que, por su localización, no pueden ser del proceso y el estado general del paciente. En función del
detectados por ninguna otra técnica2,6. tipo de tumor, podemos definir tres tipos de pronóstico14:

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

— Buen pronóstico en tumores benignos, pronóstico del proceso neoplásico empeora, ya que dichos
en los que el tratamiento suele ser curativo. procesos pueden limitar o incluso impedir la aplicación de
— Pronóstico reservado en tumores medidas terapéuticas adecuadas.
malignos con nula o escasa capacidad Por todo ello, debemos destacar, de nuevo, la necesidad
de diseminación. Estos tumores son agre- de valorar cada paciente y emitir un pronóstico de forma
sivos localmente, pero su potencial metas- individual, considerando todos los factores que puedan influir
tásico es limitado y, por lo tanto, no sue- en el mismo.
len amenazar la vida del paciente. No
obstante, su capacidad de invasión local TRATAMIENTO
limita las posibilidades de curación y son
frecuentes las recidivas del proceso; ade- Al igual que ocurre con el pronóstico, no podemos definir
más, en muchas ocasiones, requieren tera- un tratamiento general del cáncer. Existen varias modalida-
péuticas agresivas que el propietario des terapéuticas y deberemos elegir el protocolo más ade-
puede rechazar. cuado para cada caso, en función del tipo de tumor, locali-
— Mal pronóstico en tumores malignos zación y extensión del proceso, estado general del animal y,
con alta capacidad metastásica o tumores por supuesto, condicionantes relacionados con los propieta-
malignos sistémicos o diseminados. rios. Dentro de las medidas que podemos tomar ante un ani-
mal con un proceso neoplásico debemos incluir, por supues-
La localización del tumor constituye un to, la eutanasia, si así lo consideramos conveniente, pero
importante factor pronóstico, que modifi- queremos destacar la necesidad de que el clínico plantee
ca positiva o negativamente las expecta- todas las posibilidades terapéuticas y dejar que el dueño
tivas de un determinado tipo de tumor. opte por la que considera más apropiada 1.
Podemos citar numerosos ejemplos de La edad, por sí misma, no constituye un factor limitante del
tumores cuyo comportamiento biológico tratamiento oncológico. En general, en los pacientes geriátri-
y, por lo tanto, su pronóstico, depende de cos deben aplicarse los principios básicos de terapia antitu-
la localización del tumor. Entre ellos des- moral7. Sin embargo, el estado general del paciente o la
tacamos el melanoma maligno, el carci- presencia de enfermedades crónicas intercurrentes sí pueden
noma de células escamosas o el mastoci- influir en las medidas terapéuticas. También hay que desta-
toma11,22. Asimismo, existen tumores cuya car que los animales de edad avanzada presentan una
malignidad/benignidad depende, casi reserva fisiológica disminuida, por lo que están más predis-
exclusivamente, de su localización. El puestos a padecer toxicidades consecuentes a un tratamien-
ejemplo más claro lo constituyen los tumo- to. Este problema se agrava en pacientes con disminución de
res intracraneales, que suelen ser histoló- su capacidad de metabolizar fármacos anestésicos o qui-
gicamente benignos, pero deben consi- mioterápicos7.
derarse malignos por la sintomatología Siempre que sea posible, deberemos plantear medidas
compresiva que producen6. terapéuticas encaminadas a la curación del paciente; sin
Como ya hemos comentado anterior- embargo, en Oncología es necesario recurrir, frecuentemen-
mente, el estado general del paciente te, a tratamientos paliativos16, bien por las características
influye de forma determinante en el pro- propias del tumor, bien por las condiciones generales del
nóstico. Si el animal presenta enfermeda- paciente. Estas medidas paliativas pretenden, por supuesto,
des intercurrentes graves, lo cual es fre- incrementar el tiempo de supervivencia, pero sobre todo,
cuente en animales de edad avanzada, el mejorar la calidad de vida del animal.

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

Podemos definir tres modalidades clá- Por supuesto, no debemos olvidar la posibilidad de reali-
sicas de tratamiento oncológico: la ciru- zar cirugías paliativas que permitan, como ya hemos comen-
gía, la quimioterapia y la radioterapia. tado, mejorar la calidad de vida del paciente aunque sin
Actualmente es prácticamente imposible intentar obtener una curación del proceso.
plantear protocolos de radioterapia en
Veterinaria en España, por lo que su uso Quimioterapia
está limitado.
La quimioterapia constituye una alternativa terapéutica palia-
Cirugía tiva (con la excepción del protocolo empleado en el tratamien-
to del tumor venéreo transmisible, que proporciona la curación
La cirugía constituye la principal completa del animal) que se basa en el empleo de fármacos
opción terapéutica en Oncología y, citostáticos a dosis moderadas con el fin de controlar el creci-
actualmente, es la única medida que per- miento tumoral con los mínimos efectos tóxicos secundarios16.
mite la curación del paciente. Es el trata- La quimioterapia está especialmente indicada en tumores
miento de elección en tumores localiza- sistémicos o diseminados, principalmente en tumores del siste-
dos y no metastásicos8. Dependiendo del ma hemolinfático (linfomas y leucemias). También está indica-
tipo y localización del tumor podemos da en tumores malignos con elevado potencial metastásico20.
definir varias alternativas quirúrgicas21,24: En este caso, se administra tras la cirugía agresiva del tumor
primario y tiene como objetivo controlar la aparición de metás-
— Escisión conservadora, limitada a la tasis. Una tercera indicación se refiere a aquellos tumores loca-
cápsula del tumor y a unos bordes míni- lizados en los que por su tamaño o localización es imposible
mos. Es el tratamiento adecuado de tumo- plantear una cirugía adecuada, por lo que se emplea la qui-
res benignos no infiltrativos. mioterapia como tratamiento coadyuvante. En este caso, la
— Escisión con márgenes amplios de quimioterapia pretende disminuir el tamaño tumoral antes de la
tejido sano, apropiada para tumores cirugía o eliminar células residuales después de la misma5.
benignos infiltrantes o tumores malignos Existen numerosos fármacos disponibles para tratar los pro-
con capacidad limitada de invasión. cesos neoplásicos, y generalmente se emplean en protocolos
— Escisión radical de la masa y del com- combinados. Los más empleados en la clínica son ciclofosfami-
partimento tisular completo sobre la que da, clorambucilo, vincristina, doxorubicina, metotrexato, cisplati-
asienta. Es la medida de elección en tumo- no, mitoxantrona, L-asparraginasa y arabinósido de citosina20.
res malignos con elevada capacidad de Cuando se vaya a plantear un protocolo quimioterápico es
invasión local que puede afectar a estructu- necesario tener en cuenta dos factores: en primer lugar, es fun-
ras subyacentes, incluyendo hueso. damental conocer el diagnóstico definitivo del tipo de tumor, ya
que de este aspecto depende la elección de los fármacos qui-
Actualmente, los avances en técnicas mioterápicos más eficaces. En segundo lugar, una vez determi-
quirúrgicas permiten realizar tratamientos nados los fármacos más adecuados, deberemos conocer sus
muy agresivos pero respetando, en la efectos tóxicos con el fin de evitarlos o tratarlos precozmente.
medida de lo posible, una calidad de vida Prácticamente todos los fármacos citostáticos tienen unos
apropiada. Por lo tanto, tan importante efectos secundarios comunes derivados de sus acciones sobre
como las técnicas de escisión del tumor órganos altamente proliferativos como la médula ósea y el epi-
son las técnicas reconstructivas que pue- telio gastrointestinal20. De esta forma, en mayor o menor medi-
dan requerirse21,24. da, los fármacos quimioterápicos producen mielosupresión

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

(neutropenia) y síntomas digestivos que va- va dirigido y el tipo de paciente que lo va a recibir. En general
rían desde anorexia y náuseas hasta vómi- se considera que la edad no es un factor que desaconseje el
tos y diarrea. Pero, además, cada fármaco empleo de quimioterapia8 a no ser que exista una alteración
provoca unos efectos particulares que previa que contraindique el empleo de un fármaco en función
deberemos tener en cuenta en cada caso. de su toxicidad en particular. De esta forma, se recomienda evi-
De todas ellos, por ser las más comunes,
tar el uso de doxorubicina en pacientes cardiópatas o el de cis-
destacamos la necrosis perivascular de los
platino en animales con función renal deteriorada.
fármacos intravenosos, la cistitis hemorrá-
gica que produce la ciclofosfamida, la car- Existen otros protocolos terapéuticos para tratar los proce-
diotoxicidad de la doxorubicina y la nefro- sos oncológicos como la hipertermia19, la terapia fotodinámi-
toxicidad del cisplatino20. ca9 o la inmunomodulación10. Todavía no existen estudios clí-
Por lo tanto, a la hora de establecer un nicos detallados que reflejen la verdadera eficacia de estos
determinado protocolo quimioterápico tratamientos y en la mayor parte de los casos se emplean de
debemos estudiar el tipo de tumor al que forma experimental.

BIBLIOGRAFíA

1. Ciekot PA. 1995. Client counseling for Comp. Cont. Educ. Pract., 15: 809- 18. Owen LN. 1991. Identifying and trea-
cancer: considerations for making a 817. ting cancer in geriatric dogs. Vet.
professional and skillful presentation 10. MacEwen EG y Helfand SC. 1993. Med., 86: 55-66.
of treatment options, risks and thera- Recent advances in the biologic the- 19. Page RL. 1993. Recent advances in
peutic goals. Vet. Clin. North Am. rapy of cancer. Comp. Cont. Educ. hyperthermia. Comp. Cont. Educ.
(Small Anim. Pract.), 25: 19-31. Pract., 15: 909-921. Pract., 15: 781-791.
2. Dennis R. 1991. Diagnostic imaging for 11. Macy DW y MacEwen EG. 1989. 20. Rosenthal RC. 1989. Chemotherapy.
the tumour patient. En White, R.A.S. Mast cell tumors. En Withrow, S.J. y En Withrow, S.J. y MacEwen, E.G.
(ed): Manual of Small Animal MacEwen, E.G. Small Animal Clinical
Small Animal Clinical Oncology.
Oncology. British Small Animal Oncology. Philadelphia. WB Saunders
Philadelphia. WB Saunders Co. pp:
Veterinary Association. pp: 27-79. Co. pp: 156-166.
3. Dobson JM y Gorman NT. 1991. 12. Madewell BR. 1987. Cancer diagno- 63-78.
Paraneoplastic syndromes. En White, sis. En: Theilen, G.H. y Madewell, B.R. 21. Soderstrom MJ y Gilson SD. 1995.
R.A.S. (ed): Manual of Small Animal Veterinary Cancer Medicine (2ª ed). Principles of surgical oncology. Vet.
Oncology. British Small Animal Philadelphia. Lea & Febiger. pp: 3-12. Clin. Nor th Am. (Small Anim. Pract.),
Veterinary Association. pp: 81-86. 13. Madewell BR y Theilen GH. 1987. 25: 97-110.
4. Dorn CR y Priester WA. 1987. Etiology of cancer in animals. En: 22. Susaneck SJ y Withrow SJ. 1989.
Epidemiology. En: Theilen, G.H. y Theilen, G.H. y Madewell, B.R. Tumors of skin and subcutaneous tis-
Madewell, B.R. Veterinary Cancer Veterinary Cancer Medicine (2ª ed). sues. En Withrow, S.J. y MacEwen,
Medicine (2ª ed). Philadelphia. Lea & Philadelphia. Lea & Febiger. pp: 13-25. E.G. Small Animal Clinical Oncology.
Febiger. pp: 27-52. 14. Martínez de Merlo EM. 1996. Philadelphia. WB Saunders Co. pp:
5. Helfand SC. 1990. Principles and appli- Diagnóstico y tratamiento del cáncer 139-155.
cations of chemotherapy. Vet. Clin. en animales geriátricos. Geriatría en 23. Tvedten H. 1994. Cytology of neo-
North Am. (Small Anim. Pract.), 20: Animales de Compañía. Ciencias plastic and inflammatory masses. En:
987-1013. Vete ri n a rias. Consejo General de Willard, M.D., Tvedten, H. y Tornwld,
6. Jeffery N. Y Brearle y, M.J. 1993. Brain Colegios Veterinarios de España. pp: G.H. Small Animal Clinical Diagnosis
tumours in the dog: treatment of 10 265-284.
by Laboratory Methods. Philadelphia.
cases and review of recent literature. 15. Meyer DJ y Franks P. 1986. Clinical
Wb Saunders Co. pp: 321-341.
J. of Small Anim. Pract., 34: 367-372. citology. Mod. Vet. Pract., 67: 440-
7. Kitchell BE. 1989. Feline geriatric onco- 445. 24. White RAS. 1991. Oncologic surgery.
logy. Comp. Cont. Educ. Pract., 11: 16. Morrison WB. 1989. Diagnosis and En White, R.A.S. (ed): Manual of
1079-1084. treatment of cancer in aged animals. Small Animal Oncology. British Small
8. Kitchell BE. 1993. Cancer therapy in Vet. Clin. North Am. (Small Anim. Animal Veterinary Association. pp:
geriatric dogs and cats. J.A.A.H.A., Pract.), 19: 137-154. 113-126.
29: 41-48. 17. Owen LN. 1980. TNM classification of 25. Withr ow SJ. 1991. The three rules of
9. Klein MK. y Roberts WG. 1993. Recent tumors in domestic animals. Geneva. good oncology: biopsy, biopsy,
advances in photodynamic therapy. World Health Organization. biopsy. J.A.A.H.A., 27: 311-314.

CAPÍTULO IIIEL CÁNCER: UN PROBLEMA GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

M.ª D. P ÉREZ ALENZA


L. PEÑA FERNÁNDEZ

Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria.


Universidad Complutense de Madrid

L
OS tumores mamarios caninos constituyen una de las neoplasias más frecuentes en nues-
tro país. Aunque tienen una etiología hormonal y se previene su aparición con la ova-
riohisterectomía antes de los dos años de edad, quedan muchos factores implicados en
la incidencia por conocer. Se caracterizan por su gran variabilidad, tanto clínica como
histológicamente y, por supuesto, en cuanto a su comportamiento biológico. Por ello, es
necesario conocer aquellas variables clínicas e histológicas que ayuden al clínico a predecir el com-
portamiento de es tas neoplasias. Por un lado, las características clínicas sirven para establecer un pro-
nóstico previo y una pauta de tratamiento. Por otro, con la información histológica y clínica se debe esta-
blecer un pronóstico definitivo y un tratamiento postquirúrgico adyuvante si se considera necesario. En
este capítulo se engloban los aspectos conocidos desde hace tiempo, aclarando algunos conceptos e
incluyendo los resultados de los trabajos más recientes en este campo.

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

INTRODUCCIÓN Edad

El riesgo de padecer tumores mamarios aumenta con la

L
OS tumores mamarios edad: a partir de los 6 años aumenta la incidencia y la media
caninos (TMC) son las de edad se sitúa entre los 9 y 11 años. Las displasias apare-
neoplasias más frecuen- cen en animales jóvenes (2-3 años), mientras que el desarrollo
tes en la perra4, espe-
de tumores malignos antes de los 5 años es muy raro.
cialmente en aquellos
países en los que no se practica habi-
Raza
tualmente la ovariohisterectomía a las
perras jóvenes que no se van a cruzar,
Algunos autores han observado una mayor incidencia en
como es nuestro caso. A pesar de esta
razas de caza y una menor presentación en el Boxer y en el
frecuencia tan elevada, existe un gran
chihuahua18. En otros estudios se han encontrado menores
desconocimiento de estas neoplasias; en
incidencias en los animales mestizos que en los de razas
parte motivado por la disparidad de
puras8,16,15. Sin embargo, en un estudio epidemiológico
resultados de algunos trabajos, lo que
reciente no se ha encontrado una predisposición racial29.
hace que muchos conceptos estén equi-
vocados, por ejemplo en cuanto a facto- Probablemente la disparidad de resultados se deba a que
res que influyen en la incidencia; tam- las poblaciones en estudio son diferentes.
bién debido a que son neoplasias que
en general no afectan al estado clínico Sexo
del animal a no ser que existan metásta-
sis a distancia de carácter grave, porque, Afectan principalmente a hembras, aunque también se
en principio, un 60% son benignas, aun- han descrito en machos con una incidencia del 2,5%, siendo
que si no se tratan, con el tiempo se pue- en su mayoría malignos4.
den transformar en malignas; y finalmente
porque son muy variables tanto clínica Antecedentes reproductores
como histológicamente.
En este capítulo se abordan la inci- La aparición de los TMC está bajo influencia hormonal, prin-
dencia, aspectos clínicos, diagnóstico his- cipalmente de estrógenos y progestágenos31. Prueba de ello
tológico, tratamiento y pronóstico, inclu- es el efecto de la castración a edades tempranas: antes del pri-
yendo las aportaciones más recientes. mer celo reduce el riesgo relativo de TMC al 0,05%, entre el
primer y segundo celo reduce esta cifra al 8% y después de los
INCIDENCIA Y FACTORES 2 años al 26%33,10,37. Sin embargo, actualmente la mayoría de
DE RIESGO los autores afirman que la castración en la edad adulta (cuan-
do el tumor aparece clínicamente) no tiene valor ni terapéutico
Los tumores mamarios en la perra cons- ni preventivo3,38,21. Por otro lado, numerosos trabajos ponen de
tituyen un 25-50% de todos los tumores, manifiesto la presencia de receptores hormonales, principal-
siendo la neoplasia más frecuente4. Su mente estrógeno y progesterona25,20,32,6 en tejidos mamarios
incidencia se ha estimado en 260 de normales y en displasias, detectándose en menor medida en
cada 100.000 animales en riesgo8, inci- tumores benignos y en escaso número en tumores malignos.
dencia tres veces superior a la del cáncer Este dato puede explicar la independencia hormonal de la
de mama en la mujer34. mayoría de los tumores malignos; es decir, el efecto de las hor-

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

monas sexuales tiene lugar en las primeras Otros factores


etapas de la carcinogénesis, cuando las
células diana no están bien diferenciadas, Recientemente, se han estudiado otros factores potencial-
si bien en las fases posteriores, de progre- mente implicados en la aparición de las neoplasias mama-
sión tumoral, influyen otros factores de cre- rias, entre ellos, los nutricionales. Así, se ha observado que la
cimiento. En este sentido, se han detectado obesidad en los primeros años de vida favorece su apari-
en TMC receptores de ciertos factores de ción35,29. Además, el consumo habitual de dietas caseras en
crecimiento: hormona de crecimiento (GH), comparación con dietas comerciales, así como el de carne
factor de crecimiento epidérmico (EGF), de vacuno y porcino en lugar de carne de pollo se relacio-
factor de crecimiento transformante (TGF) y na con una mayor incidencia. Por otro lado, en este último
proteína similar a hormona paratiroidea estudio, las perras con tumores mamarios presentaban nive-
(PHRP)23,7. les de retinol significativamente inferiores a los de perras sin
En cuanto a otros factores como gesta- tumores de mama.
ciones y número de las mismas, característi-
cas de los ciclos estrales y pseudogesta- DIAGNÓSTICO CLÍNICO
ciones, hay una gran controversia, en parte
por la disparidad de resultados de los tra- La presentación clínica de los TMC es muy variable.
bajos y también por el error de considerar Pueden aparecer como nódulos de crecimiento lento, bien
como válidos en la perra ciertos factores delimitados, o bien con un crecimiento rápido e invasivo, con
que favorecen la aparición del cáncer de adherencias a los tejidos adyacentes y con otros signos de
mama en la mujer. De hecho, para algunos malignidad. Los tumores malignos tienen capacidad de
autores las perras multíparas tienen menor metastatizar; el órgano diana para las metástasis es el pul-
incidencia de TMC22, mientras que para món y suelen alcanzarlo por vía linfática. A partir del pulmón
otros la incidencia es similar a la observada la neoplasia puede diseminarse por otros órganos.
en nulíparas3,33,9. Con respecto a la pre- Una historia clínica completa que incluya una anamnesis y
sencia de ciclos estrales irregulares, pseu- exploración física así como un estudio radiológico del tórax
dogestaciones y pseudolactaciones en sirve para clasificar a los animales según el estadio clínico24, y
general no se han asociado de forma sig- así plantear un tratamiento y un pronóstico clínico, que poste-
nificativa con la aparición de TMC3,10,21, riormente se completará con el estudio anatomopatológico.
aunque algunos encuentran asociación En la anamnesis hay que obtener información de los
entre pseudogestaciones frecuentes y la nódulos: fecha de aparición, ritmo de crecimiento, tumores
presencia de estas neoplasias5. En cual- de mama previos. Hay que conocer si el animal está castra-
quier caso, si alguno de estos aspectos do, cuándo se realizó la intervención, características de los
favorece la aparición de TMC, esta no celos y si ha recibido tratamientos hormonales (estrógenos y
debe ser una influencia muy importante. progestágenos).
Además, la aparición de estos tumores En la exploración clínica hay que valorar todas las glán-
también se asocia al empleo de produc- dulas, anotando las características de los nódulos: localiza-
tos hormonales, estrógenos y progestáge- ción, tamaño en 3 dimensiones, la adherencia a piel y a pla-
nos (especialmente el acetato de medro- nos profundos y la ulceración. También hay que explorar los
xiprogesterona), con fines supuestamente ganglios regionales, axilares e inguinales superficiales para
terapéuticos (evitar el celo, tratar pseudo- evaluar su posible afectación. Ante la presencia de un
gestaciones, fines abortivos) 31,39,36. aumento de tamaño de los ganglios, se puede emplear cito-

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

logía de los mismos para confirmar su


afectación metastásica. Es necesario rea-
lizar una exploración radiológica del
tórax para determinar la presencia de
metástasis torácicas (fig. 1), ya que los
tumores malignos pueden metastatizar
por vía linfática al pulmón. Otras zonas
pueden presentar metástasis, aunque
menos frecuentemente: hígado, bazo,
riñones, corazón, glándulas adrenales,
piel, huesos, ojos, cerebro (fig. 2).
Con estos datos se establece una
valoración inicial clínica del caso. En este Fig. 1.— Metástasis pulmonares de un adenocarcinoma
sentido son características clínicas de mamario simple.
malignidad: un ritmo de crecimiento rápi-
do y de forma invasiva, con fijación a pla-
nos profundos o ulceración de la piel, un
tamaño tumoral grande, la afectación
ganglionar, la presencia de edema en las
extremidades o cojeras y, por supuesto, la
presencia de metástasis a distancia. Hay
que hacer mención especial a la entidad
clínica denominada carcinoma inflamato -
rio (fig. 3). Este término hace referencia a
las lesiones producidas por ciertos tumo -
res malignos que adquieren una capaci-
dad de metastatización diferente, ya que
se extienden localmente de forma rápida
y muy agresiva, produciendo unas placas Fig. 2.— Metástasis cerebral de un osteosarcoma.
eritematosas, engrosadas y de consisten-
cia firme, con linfedema y ulceración de
malignos) con elevada malignidad histológica y con capa-
la piel, que pueden ser confundidas con
cidad de invasión de los linfáticos de la dermis.
dermatitis o mastitis. La evolución de este
Empleando el estadiaje clínico aceptado por la OMS24
proceso es muy rápida (de días a 2-3
se clasifican los animales en función de su pronóstico clínico
semanas) y cursa con mucho dolor. En
con el fin de plantear un tratamiento. Este sistema se deno-
ocasiones puede aparecer después del
mina TNM, donde T hace referencia al tamaño, N a la afec-
celo, o tras la administración de proges-
tágenos, y puede ser consecuencia de tación de los ganglios regionales, y M a la presencia de
una neoplasia primaria, o bien de una metástasis a distancia. Existen 4 estadios clínicos:
recidiva de un tumor extirpado anterior- I) Local, sin afectación ganglionar ni a distancia.
mente. Histológicamente son tumores II) Local avanzado, con avanzada afectación local (“car-
malignos (suelen ser carcinomas, mixtos cinoma inflamatorio”).

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

III) Regional, afectación en ganglios


regionales.
IV) Metástasis a distancia.

TRATAMIENTO

El tratamiento de elección es quirúrgi-


co y debe realizarse en todos los tumores
clínicamente detectables; si bien después
de la resección quirúrgica se pueden
emplear otros tratamientos adyuvantes
como la quimioterapia.

Tratamiento quirúrgico
Fig. 3.— Carcinoma inflamatorio.
Se llevará a cabo en función del esta-
dio clínico y de las características clínicas glándula. Se utiliza en el caso de nódulos pequeños, no
de los nódulos. Así, en los estadios clíni- adheridos ni ulcerados.
cos II) local avanzado y IV) de metástasis — Mastectomía local. Implica la extirpación del tumor y
a distancia no se recomienda la cirugía. de la glándula afectada. Se realiza en tumores localizados
Únicamente en este último estadio se
en una sola mama y menores de 2,5 cm.
puede realizar una cirugía paliativa, que
— Mastectomía regional. Se emplea cuando están afec-
controle los problemas asociados al
tada varias mamas o cuando los tumores son mayores de
tumor (infecciones, ulceraciones, dolor),
3 cm, puede ser de diferentes tipos, radical o no, según las
que dé mejor calidad de vida, aunque no
características clínicas y la localización en la cadena mama-
sea curativa.
ria (tabla I).
La ovariectomía en el momento de la
cirugía no mejora el pronóstico ni previe- — Mastectomía unilateral completa. Se realiza cuando
ne la aparición de nuevas neopla- están afectadas varias mamas o toda la cadena completa y
sias21,38. Únicamente se puede recomen- los nódulos son mayores de 2,5 cm. Consiste en la extirpa-
dar en animales jóvenes para evitar la ción de toda la cadena mamaria de un lado. Si existen nódu-
aparición de neoplasias benignas, aun- los en la otra cadena, se puede realizar la misma interven-
que no de malignas 31. ción pasadas 6 semanas.
Existen varias técnicas quirúrgicas que — Mastectomía bilateral simultánea. Se trata de la extir-
se practican en función del número de pación de las dos cadenas mamarias en una misma cirugía.
tumores, de las características clínicas de Se recomienda en animales jóvenes.
los mismos (principalmente tamaño, adhe-
rencia y ulceración), y de la afectación Terapia adyuvante
ganglionar1. Éstas son:
Dependiendo del estudio histopatológico del tumor, de la
— Lumpectomía. Consiste en realizar afectación ganglionar y de ciertas características clínicas
una incisión elíptica en la base del tumor, como el tamaño, la adherencia a piel y planos y la ulcera-
extirpando el nódulo sin quitar toda la ción, se puede emplear un protocolo de quimioterapia post-

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

TABLA I Mastectomía regional: modificada o radical en función de las


características clínicas.

Localización Modificada Radical

Tumor glándula 1 Extirpación Extirpación


glándula 1 glándulas 1,2,3

Tumor glándula 2 Extirpación Extirpación


glándulas 1,2 glándulas 1,2,3

Tumor glándula 3 Extirpación Extirpación


glándulas 1,2,3 glándulas 1,2,3,4,5

Tumor glándula 4 Extirpación Extirpación


glándulas 4,5 glándulas 3,4,5

Tumor glándula 5 Extirpación Extirpación


glándulas 4,5 glándulas 3,4,5

quirúrgica. Si con esta información encon- de malignidad intermedia a elevada, dando lugar a un
tramos un riesgo de moderado a elevado aumento de la supervivencia, y manteniendo la calidad de
de metástasis y/o recidiva (por ej: tama- vida en la mayoría de los casos, aunque es necesario con-
ño grande, afectación ganglionar, grado tar con un gran número de animales para poder establecer
de malignidad histológica elevado, deter- conclusiones en este sentido estadísticamente válidas.
minados tipos histológicos: carcinomas
de células escamosas, sólidos, mixtos DIAGNÓSTICO HISTOPATOLÓGICO
malignos) la administración de varios
ciclos de quimioterapia puede aumentar Para establecer un diagnóstico correcto de estas neopla-
la supervivencia. Sin embargo, en tumores sias es necesario hacer un estudio histopatológico, que nos
muy agresivos clínica e histológicamente permite establecer si un tumor es maligno, benigno o si es una
(sarcomas) la eficacia de la quimiotera- displasia; su tipo histológico así como el grado de malignidad
pia es escasa. en el caso de los malignos. El diagnóstico histológico es parte
Se han descrito numerosos protocolos fundamental para establecer un pronóstico, ya que los dife-
de quimioterapia, siendo los productos rentes tipos histológicos de tumores malignos tienen diferente
más empleados la adriamicina, metotre- evolución, aunque ésta depende también de otros factores
xato, vincristina y recientemente la mito- como veremos posteriormente. Los TMC presentan una gran
xantrona. variabilidad histológica que hace problemática su clasifica-
Nosotros empleamos mitoxantrona ción. Esta variabilidad se debe, en parte, a que estas neo-
sola o en combinación con ciclofosfami- plasias pueden presentar una proliferación activa de las célu-
da y vincristina, en animales con tumores las mioepiteliales, lo que se conoce con el nombre de área o

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

tumor “complejo”. Por otro lado, pueden


aparecer tumores de tipo mixto, existiendo
áreas epiteliales o mioepiteliales glandu-
lares con tejidos conjuntivos diferenciados,
como tejidos cartilaginoso y óseo. Debido
a esta complejidad, existen varias clasifi-
caciones histológicas11,12,13. De estas cla-
sificaciones la más aceptada es la de la
OMS13, que actualmente se encuentra en
revisión. A continuación referimos un resu-
men de una clasificación de los TMC
basada en la de la OMS.
Fig. 4.— Displasia mamaria canina: epiteliosis.
Displasias mamarias

Constituyen una forma de crecimiento


benigna, muy frecuentes, aunque pueden
evolucionar a tumores mamarios benig-
nos o malignos. Pueden ser quistes, ade-
nosis, epiteliosis, ectasias ductales, fibro-
esclerosis, ginecomastia e hiperplasias
lobulares (fig. 4).

Tumores benignos

Son más comunes que los malignos. Se


clasifican en adenomas (complejos), papi-
lomas, fibroadenomas, tumores mixtos
benignos (fig. 5), tumores de tejidos blan-
Fig. 5.— Tumor mixto benigno con médula ósea.
dos (lipoma, angioma). Algunos de estos
tipos tumorales si no se extirpan pueden
evolucionar a otros tipos histológicos.
— Tumores mixtos malignos.
Tumores malignos — Sarcomas: fibrosarcoma, osteosarcoma.

— Carcinomas. Puede ser carcinoma Para la valoración de la malignidad de los TMC es nece-
in situ, adenocarcinoma (tubular, papi- sario evaluar criterios histológicos tales como la desorgani-
lar), carcinoma sólido, carcinoma de zación arquitectural, la presencia de tejido óseo y cartilagi-
células fusiformes, carcinoma anaplási- noso y las áreas de necrosis, que no se pueden observar en
co y carcinoma de células escamosas citología, de ahí su escaso valor diagnóstico. Además la pre-
(fig. 6). Es frecuente la presencia de sencia de células mioepiteliales proliferadas jóvenes en
tumores “complejos”. muchos de los TMC, con características similares a células

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

mesenquimatosas indiferenciadas, puede


conducir a errores de diagnóstico.

PRONÓSTICO

Es necesario conocer qué factores sir-


ven para establecer un pronóstico inicial
(clínico) y plantear un tratamiento en cada
caso. Una vez conocido el diagnóstico his-
tológico, es posible establecer un pronósti-
co definitivo más acertado que el mencio-
nado anteriormente. Para que una determi-
nada característica o variable sea consi-
derada con valor pronóstico ha de aportar Fig. 6.— Tumor maligno. Carcinoma de células escamosas.
información que permita predecir la apari-
ción de recidivas (reaparición de un tumor
extirpado en su totalidad) y de metástasis. gestaciones y la edad de la primera, las características de
En estos trabajos, las variables se estudian los ciclos estrales y la presencia de pseudogestaciones, en
en función de la capacidad de predecir el la mayoría de los estudios no se asocian a un determinado
tiempo libre de enfermedad (TLI, tiempo pronóstico9,14,33. Sin embargo, la presencia de ciclos estra-
desde la cirugía hasta la aparición de reci- les cortos y de un bajo número de ciclos estrales por año se
divas y/o metástasis) y la supervivencia ha asociado a un peor pronóstico en algunos estudios28,26.
total (ST, tiempo desde la cirugía hasta la La mayoría de los trabajos afirman que un ritmo (rápido)
muerte del animal). y un tipo de crecimiento (invasivo), así como un tamaño tumo-
A continuación se resume la mayoría ral grande son factores clínicos asociados a un mal pronósti-
de los factores pronósticos conocidos, co2,19,9,16,14,38,28,26. El ritmo de crecimiento es un dato obte-
dando mayor importancia a aquellos que nido en la anamnesis y, por tanto, sujeto a errores. Sin embar-
han demostrado su fiabilidad en estudios go el tipo de crecimiento (invasivo con adherencia a planos
estadísticos multivariantes, en los que se profundos y/o a piel) y el tamaño tumoral, son datos fácil-
establece la influencia de las variables de mente observables por el clínico (aunque este último se con-
forma independiente. firma en el estudio anatomopatológico) y aportan una infor-
mación muy válida. Con respecto al tamaño tumoral, los
Factores clínicos nódulos de 3 cm de tamaño, o superiores, implican una
malignidad superior a los de tamaños inferiores. Además, la
La edad es un factor muy importante presencia de ulceración en la piel adyacente a la neoplasia
para predecir el tiempo libre de enferme- se relaciona de forma significativa, e independiente de otros
dad y la supervivencia total2,14,28,26 y se factores, con un peor pronóstico14,28,26.
ha comprobado que es un factor inde- A pesar de que hay cierta controversia, la mayoría de los
pendientemente asociado a un mal pro- autores indican que la afectación ganglionar confirmada
nóstico14,26. En cuanto a factores repro- histológicamente (estadio regional) se asocia a un mal pro-
ductivos tales como la ovariectomía en el nóstico10,14,38,28,26; aunque otro autor no encuentra dicha
momento del diagnóstico, el número de asociación19.

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

Factores histopatológicos El análisis del ADN con citometría de flujo permite cono-
cer el contenido de ADN y establecer la ploidía de un
Un factor de importancia principal es tumor. Se ha observado que la proporción de aneuploidía
el tipo histológico, pues no todos los tipos (cantidad anormal de ADN) es más frecuente en tumores
de neoplasias malignas tienen la misma malignos (48-62%) que en benignos (14-27%)14,30,27 y ade-
capacidad para recidivar o metastatizar. más se ha asociado a un peor pronóstico en un estudio mul-
Así, se pueden ordenar los diferentes tivariante14. Asimismo, la proporción de zonas nucleolares
tipos según su pronóstico, siendo de teñidas con técnicas de plata (AgNOR) se relaciona con un
mejor a peor: carcinomas in situ, adeno- peor pronóstico17.
carcinomas en general, carcinoma de Por otro lado, la proliferación celular, medida por dife-
células escamosas y carcinoma sólido, rentes técnicas, se asocia a un peor pronóstico: así, la frac-
tumores mixtos malignos y sarcomas. ción de fase S (SPF) medida con citometría de flujo impli-
Como ya hemos comentado, cuando hay ca un peor pronóstico14. La proliferación celular puede
proliferación de células mioepiteliales y valorarse también mediante la detección inmunohistoquí-
por tanto se denomina al tumor “comple- mica de marcadores nucleares de proliferación, que per-
jo”, éste presenta mejor pronóstico que mite establecer la fracción de crecimiento tumoral de
los simples. Los sarcomas son los tumores forma sencilla; así el marcador Ki-67 (fig. 7) se asocia de
de peor pronóstico dando lugar a super- forma independiente y significativa a un peor pronóstico
vivencias muy bajas. en TMC26.
Por otro lado, el grado histológico de Por último, recientemente se ha comenzado a realizar la
malignidad, que se establece valorando el detección de receptores de estradiol (RE) en los TMC con
grado de diferenciación, el grado nuclear, técnicas inmunohistoquímicas, mucho más fáciles que las bio-
el índice mitótico y la invasión de los vasos químicas empleadas hasta entonces para detectar estos
linfáticos, puede aportar información pro- receptores. Es posible que la presencia de receptores de
nóstica. Aunque no se ha comprobado en estradiol en los tumores malignos conlleve un mejor pronósti-
estudios clínicos con seguimiento de los co, pero son necesarios estudios con seguimiento que con-
animales tras la cirugía, en general se firmen estos resultados.
acepta que de los 3 grados que se pue-
den establecer, el grado III se asocia a un
peor pronóstico, el II a un pronóstico reser-
vado y el I a un mejor pronóstico.

Otros factores recientes

En los últimos años, algunas tecnolo-


gías que se aplican en Medicina huma-
na para el establecimiento de un pro-
nóstico y tratamiento adecuados en
pacientes con cáncer, han comenzado
a aplicarse en Medicina veterinaria.
A continuación referimos algunos de Fig. 7.— Inmunodetección del antígeno Ki-67 en un carcinoma
ellos empleados en TMC. sólido mamario.

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

BIBLIOGRAFíA

1. Bellah JR. En Slatter D.: Textbook of Splingberg IB, Hansson K and Montoya A, Misdorp W, Cornelisse
Small Animal Surgery, second ed. Lindgren A. Prognostic factors in cani- CJ. DNA flow cytometry in canine
Philadelpia W.B. Saunders Co., pp ne mammary tumors: a multivariate mammary tumors: the relationship of
347-349, 1993. study of 202 consecutive cases. Vet DNA ploidy and S-phase fraction to
2. Bostock DE. The prognosis following the Pathol 30: 20-27, 1993. clinical and histological features. Res
surgical excision of canine mammary 15. Karayannopoulou M, Kaldrimidou E, Vet Sci 58: 238-243, 1995.
neoplasms. Eur J Cancer 11: 389-396, Dessiris A. Some epidemiological 28. Pérez Alenza MD, Peña L, Nieto AI,
1975. aspects of canine mammary tumors. Castaño M. Clinical and pathological
3. Brodey RS, Fidler IJ and Howson AE. Treatment and prognosis. Bull Helenic prognostic factors in canine mammary
The relationship of estrous irregularity, Vet Med Soc 40: 111-121, 1989. tumors. Ann Ist Super Sanitá 33: 581-
pseudopregnancy and pregnancy to 16. Kurzman ID, Gilbertson S. Prognostic 585, 1997.
the de velopment of canine mammary factors in canine mammary tumors. 29. Pérez Alenza MD, Rutteman GR, Peña
neoplasms. JAVMA 149: 1047-1049, Sem Vet Med Sur Small Anim 1: 25- L, Beynen AC, Cuesta P. Relation bet-
1966. 32, 1986. ween habitual diet and canine mam-
4. Brodey RS, Goldschmidt MH, Roszel JR: 17. Lohr CV, Teifke JP, Failing K, Weiss E. mary tumors in a case-control study. J
Canine mammary neoplasm. J Am Characterization of the proliferation Vet Intern Med: 12, 132-139, 1998.
Anim Hosp Assoc 19: 61-90, 1983. state in canine mammary tumors by 30. Rutteman GR, Cornelisse CJ, Dijkshorn
5. Donnay I, Rauis J, Verstegen J. Effect of the s tandardized Agnor method wit h NJ, Poortman J, Misdorp W. Flow
hormonal history on clinical emergen- p o st fi xation and immunohistologic cytometric analysis of DNA ploidy in
ce of mammary tumors in the bitch- an detection of Ki-67 and PCNA. Vet canine mammary tumors. Cancer Res
epidemiological study. Annal Med Vet Pathol 34: 212-221, 1997. 48: 3411-3417, 1988.
138: 109-177, 1994. 18. Theilen GH & Madewell BR. 31. Rutteman GR. Hormones and mam-
6. Donnay I, Rauis J, Devleeschower N, Veterinary Cancer Medicine, 2nd ed. mary tumour disease in the female
Wo u te rs-Ballman P, Leclerq G, Philadelphia: Lea & Febiger: 1987: dog. An update. In vivo 4: 33-40,
Verstegen J. Comparison of estrogen 326-344, 1987. 1990.
and progesterone receptor expression 19. Misdorp W and Hart AAM. Prognostic 32. Sartin EA, Barnes S, Kwapien R,
in normal and mammary tissues from factors in canine mammary cancer. J Wolfe LG. Estrogen and progesterone
dogs. Am J Vet Res 56: 1188-1194, Natl Cancer Inst 56: 779-786, 1976. receptor status of mammary carcino-
1995. 20. Monson KR, Malbica JO, Hubben K. mas and correlation with clinical out-
7. Donnay I, Devleeschower N, Wouters- Determination of estrogen receptors in come in dog. J Vet Res 53: 2196-
Ballman P, Leclerq G, Verstegen J. canine mammary tumors. Am J Vet Res 2200, 1992.
Relationship between receptors for 38: 1937-1937, 1987. 33. Schneider R, Dorn CR, Taylor DON.
epidermal growth factor and steroid 21. Morris JS, Dobson JM, Bostock DE, Factors influencing canine mammary
hormones in normal, dysplastic and O´Farrell E. Effect of ovariohysterec- tumors de velopment and postsurgical
neoplastic canine mammary tissues. tomy in bitches with mammary neo- survival. J Natl Cancer Inst 43: 1249-
Rec Vet Sci 60: 251-254, 1996. plasms. Vet Rec 142: 656-658, 1998. 1261, 1969.
8. Dorn C A, Taylor DON & Schneider R. 22. Moulton JE. Tumor of the mammary 34. Schneider R. Comparison of age, sex
Survey of animal neoplasms in gland. In: Tumors in Domestic Animals, and incidence rates in human and
Alameda and Contra Costa Counties, 3ed ed. University of California Press, canine breast cancer. Cancer (Phila)
California II. Cancer morbidity in dogs Berkeley, Los Angeles: 518-552, 26: 419-426, 1970.
and cats from Alameda County. J Natl 1990. 35. Sonnenschein EG, Glickman LT,
Cancer Inst 40: 307-318, 1968. 23. Okada H, Nishijima Y, Yoshino T, Goldschmidt MH, et al. Body confor-
9. Else RW and Hannant D. Some epide- Grone A, Capen CC, Rosol TJ. mation, diet, and risk of breast cancer
miological aspects of mammary neo- Immunohistochemical localization of in pet dogs: A case-control study. Am J
plasia in the bitch. Vet Rec 104: 296- parathyroid hormone related protein Epidemiol 133: 694-703, 1991.
304, 1979. in canine mammary tumors. Vet Pathol 36. Stovring M, Moe L and Glattre E. A
10. Fidler IJ, Abt DA, Brodey RS. The bio- 34: 356-359, 1997. population-based case-control study
logical behavior of canine mammary 24. Owen LN. TNM Classification of of canine mammary tumors and clini-
neoplasms. JAVMA 151:1311-1318, tumors of domestic animals, 1ª ed. cal use of medroxyprogesterone ace-
1967. WHO, Geneva 1980. tate. Acta Pathol Microbiol Inmunol
11. Fowler EH, Wilson GP, Koestner A. 25. Parodi AL, Mialot JP, Martín PM. Scandinavica 105: 590-596, 1997.
Biologic behavior of canine mammary Canine and feline mammary cancers 37. Taylor GN, Sahestari L, Williams J,
neoplasms based on a histogenetic as animal models for hormone-depen- Mays WA, McFarland S. Mammary
classification. Vet Pathol 11: 212-229, dent breast tumors: relationships bet- neoplasia in a closed beagle colony.
1974. ween steroid receptor profile and sur - Cancer Res 36: 2740-2743, 1976.
12. Gilbertson SR, Kurtzman ID, Zachrau vival rates. Prognosis in Cancer Res 38. Yamagami T, Kobayashi T, Takahasi
RE, Hurvitz AI, Blak MM. Canine mam- and Therapy 31: 357-365, 1984. K, Sugiyama M. Prognosis for canine
mary epithelial neoplasms: biologic 26. Peña L, Nieto AI, Pérez Alenza MD, malignant mammary tumors based
implications of morphologic characte- Cuesta P, Castaño M. Immunohisto- on TNM and histologic classification.
ristic assesed in 232 dogs. Vet Pathol chemical detection of Ki-67 and PCNA J Vet Med Sci 58: 107 9 - 10 8 3 ,
20: 127-142, 1983. in canine mammary tumors: relations- 1996.
13. Hampe JF & Misdorp W. IX. Bulletin of hip to clinical and pathological varia- 39. Zanninovic P and Simcic V:
the World Health Organization 50; bles. J Vet Invest 10: 237-246, 1998. Epidemiology of mammary tumors in
1974: 111-133. 1974. 27. Pérez Alenza MD, Rutteman GR, dogs. Eur J Comp Anim Pract IV: 67-76,
14. Hellmen E, Bergström R, Holmberg L, K n i p e rs - D ij ks h o o rn NJ, Peña L, 1994.

CAPÍTULO IV TUMORES MAMARIOS CANINOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

A. M.ª MAYENCO AGUIRRE

Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria. Madrid

S
I bien para otras áreas de la Medicina, los perros se consideran «viejos» a una edad de
8 a 10 años, dentro del campo de la reproducción animal debemos empezar a preocu-
parnos a partir de los 4 ó 5 años. Esta edad hace a una perra mala candidata para criar
por primera vez. Por otra parte, es cierto que desde los 7-8 años puede considerarse una
alta incidencia en la irregularidad de los celos, aunque las perras suelen ciclar a lo largo
de toda su vida, a veces los comportamientos del estro son inapreciables. Además, a partir de esta edad
disminuye la fertilidad y la prolificidad. Aproximadamente el 66% de las perras que superan la edad de
9-11 años presentan condiciones patológicas del útero, la vagina y los ovarios incluida una mayor inci-
dencia de neoplasias. También existe una alta incidencia de los tumores de mama, de los que un gran
porcentaje son malignos.

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

REPRODUCCIÓN Y EDAD o silenciosos y en algunos casos parece que se presentan a


(tabla I) intervalos irregulares7. Por otra parte, pueden originarse o
agravarse situaciones endocrinas patológicas como es el
caso de la diabetes mellitus durante el diestro. Se origina por

L
A edad influye de una
un exceso de hormona del crecimiento (GH) de origen
manera muy importante
extrahipofisario debido a que la progesterona, que se secre-
tanto en las característi-
ta durante la fase de cuerpo lúteo, induce una hiperplasia
cas del ciclo estral como
del epitelio ductal de la glándula mamaria donde se produ-
en las posibilidades de
ce y secreta GH4,13.
gestación y cría de la
perra. A pesar de todo ello, la mayor
parte de las perras ciclan a lo largo de — Alteraciones en la cría1,5,7,9: se considera que la mejor
toda su vida. etapa para la reproducción de una perra está entre los 2 y
4 años de edad, es por ello que no se aconseja que perras
— Alteraciones en el ciclo estral: son mayores de 4-5 años de edad sean sometidas a gestación,
mucho más frecuentes en perras que parto y cría por primera vez. Por otra parte, perras que se
superan los 8 años de edad. Muchas de han dedicado durante su vida a la reproducción y cría a
ellas están relacionadas con condiciones partir de los 8 años tienen una importante disminución en la
patológicas del útero y de los ovarios. En probabilidad de concepción por lo que nacerá un menor
otras ocasiones no se trata de hechos número de cachorros por perra. Además hay una mayor
realmente patológicos sino normales en incidencia de muerte fetal (reabsorciones y abortos). El
la edad senil; así, aumenta el periodo de parto de una perra senil puede ser más problemático, ya
intervalo entre celos y muchas veces los que la infiltración grasa de la musculatura debilita las con-
dueños pueden llegar a creer que su tracciones tanto de la pared abdominal como del útero, difi-
perra ya no tiene celos. Esto es debido a cultando la dilatación y la expulsión fetal como consecuen-
que los celos pueden ser poco expresivos cia de un cuadro de inercia uterina primaria. Este proceso

TABLA I Reproducción y edad

Ciclo estral:
— Aumento del intervalo entre celos.
— Mayor presencia de celos irregulares o silenciosos.
— Aumenta la incidencia de patologías del aparato reproductor.
— Alteraciones endocrinas del diestro.

Cría:
— Disminuye la tasa de concepción.
— Disminuye el número de cachorros por parto.
— Aumenta el porcentaje de cachorros muertos al parto y periparto.
— Aumenta el porcentaje de distocias (inercia uterina).

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

dará lugar a una mayor mortalidad de


los cachorros durante el parto. Asimismo, TABLA II Patologías más frecuentes del
hay más mortalidad de los cachorros en aparato reproductor de la
perra geriátrica
los primeros días de vida por una posible
falta de atención por debilidad y can-
sancio de la perra. La mortalidad de los
recién nacidos es mayor en las 2 prime- Ováricas:
ras semanas de vida y parece ser que — Degeneración senil.
— Quiste ovárico.
ésta comienza a aumentar cuando la
— Neoplasias.
madre tiene más de 5 años o ha parido
más de 6 camadas. Uterinas:
— Hiperplasia quística endometrial (HQE)-piómetra.
PATOLOGÍAS MÁS — Neoplasias.
FRECUENTES DEL APARATO
REPRODUCTOR DE LA Vaginales:
HEMBRA GERIÁTRICA (tabla II) — Neoplasias.

Alteraciones ováricas — Quistes foliculares: son comunes en las perras más vie -
jas. Los altos niveles séricos de estrógenos, debido a la
Degeneración senil secreción de estos quistes, pueden causar diversos proble-
mas de tipo hormonal. Estas alteraciones incluyen infertilidad,
A partir de los 13 años y como efecto comportamiento sexual exagerado (mal llamado «ninfoma-
del envejecimiento los ovarios, que nía»), proestro/estro prolongado, dolor abdominal, tumores
aumentaban su peso desde los 4 años, mamarios, hiperplasia endometrial quística y pancitopenia
comienzan a disminuir de tamaño y a aplásica. Para diagnosticar la presencia de quistes folicula-
atrofiarse8. res es útil realizar ecografía, citología vaginal y valoración
de los niveles séricos de progesterona y estrógenos. Se cree
Quites ováricos que estos quistes se desarrollan a partir de folículos que no
han conseguido ovular o que han sufrido atresia. Aunque
La mayor parte de los quistes ováricos estos quistes pueden tener mayor tamaño que un folículo, no
no son funcionales y pueden ser un es suficiente para diferenciarlos. Macroscópicamente, los
hallazgo accidental. Aquellos quistes quistes foliculares tienen unas paredes más gruesas que los
ováricos que sí son funcionales pueden folículos normales y sufren más tensión. La identificación his-
ser una causa importante de infertilidad tológica del quiste está basada en la ausencia de un ovoci-
en la perra. Aunque el tamaño de los to. Hay varias opciones de tratamiento del quiste folicular. Se
quistes raramente supera el de los folícu- puede utilizar en un principio terapia hormonal para intentar
los preovulatorios, la lesión puede variar la luteinización o para inducir la ovulación. Para ello pode-
en tamaño, entre 1 y varios cm de diáme- mos administrar GnRH a dosis de 1-2 µg/kg im cada 24 h
tro. Tanto los quistes foliculares como los por 3 días o también dar HCG ev en dosis de 20 UI/kg una
quistes luteinizados causan importantes sola vez. Si en 3 ó 4 días no cambian los síntomas podemos
problemas clínicos (fig. 1). repetir el tratamiento una vez más; si tampoco funciona pro-

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

cederemos a practicar una OHE (ova-


riohisterectomía). La OHE también se
recomienda en el siguiente anestro si el
A
tratamiento da buen resultado, porque el
problema tiende a repetirse.
— Quiste luteínico o luteinizado: se
observa en las perras más viejas. A diferen-
cia del quiste folicular, las paredes de estos
quistes están total o parcialmente luteiniza-
das. La secreción de progesterona de estos
quistes hace que el útero se vea inmuno-
comprometido, resultando una HQE (hiper-
plasia quística endometrial) con o sin pió-
metra. Un cuerpo lúteo quístico puede dis-
tinguirse de un quiste anovulatorio por la
papila de ovulación que distorsiona el per-
fil del quiste en el punto de ovulación.
— Los túbulos de la rete, localizados en
el centro del ovario de la perra, también
pueden hacerse quísticos. Debido a su
localización y gran tamaño, estos quistes
pueden confundirse con folículos quísti-
cos. Estas dos condiciones sólo pueden
diferenciarse histológicamente.

Neoplasias ováricas1,5,6 B
La incidencia de neoplasias ováricas Fig. 1.— Presencia de quistes foliculares en el ovario. 1A: la fle-
primarias en la perra es baja, aproxima- cha blanca señala la presencia de un quiste folicular.
damente del 14%, siendo más frecuente 1B: se observa una poliquistosis ovárica, formada
en perras de edad avanzada. Pueden principalmente por quistes luteinizados.
afectar tanto al ovario derecho como al
izquierdo y ocasionalmente a ambos. La todos los casos para examinar la presencia de lesiones
sintomatología que ocasionan depende metastáticas que se producen por extensión a las superficies
de las células que los forman. abdominales o por diseminación linfática o histológica a los
En cuanto al diagnóstico la mayor nódulos linfáticos regionales y a la cavidad torácica.
parte de los tumores ováricos, indepen- Realizar un análisis cuantitativo de estrógenos y progestero-
dientemente de su tipo histológico, es tán na (RIA) es de ayuda si se sospecha que son tumores fun-
asociados a distensión abdominal y una cionales por los signos de estro persistente o piómetra. Se ha
masa palpable en la parte craneal o dicho que las concentraciones de estrógenos en el plasma
media del abdomen. Radiografías abdo- de una perra en ciclo varían enormemente entre laborato-
minales y torácicas están indicadas en rios; por el contrario los niveles de progesterona son más

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

seguros y si la perra presenta concentra-


ciones superiores a 2 ng/ml, esto indica TABLA III Neoplasias ováricas
la presencia de tejido luteal o de un tumor
funcional.
La representación clínica de los tumo-
res ováricos caninos se debe al compor- Hormonalmente activas:
tamiento del tumor primario (T), los gan-
glios linfáticos regionales implicados, prin- — Tumor de células de la granulosa.
cipalmente los sublumbares (N) y la pre- — Tumor de células de Sertoli.
sencia de metástasis a distancia (M). — Diosgerminoma.
Los diferentes tipos de tumores ovári -
cos (tabla III) se caracterizan por: Actividad hormonal dudosa:
— Adenoma/adenocarcinoma.
— Adenomas/cistoadenomas: son uno — Cistoadenoma/cistoadenocarcinoma.
de los tumores ováricos primarios más fre-
Sin actividad hormonal:
cuentes en la perra, su tamaño oscila
— Tecoma.
entre 7 y 10 cm de diámetro. Se han — Teratoma/teratocarcinoma.
observado en perras de entre 6 y 14
años, de las que la mayor parte eran nulí-
paras. Los síntomas clínicos pueden ser
distensión abdominal, vómitos y puede y es el más común de los tumores ováricos en el perro. Se
haber dolor a la palpación. En algunos suele diagnosticar entre los 4 y 15 años (un caso en una
casos es concomitante con HQE-pióme- perra de 1 año) y por lo general en perras nulíparas. Suelen
tra por lo que se les supone hormonal- tener entre 0,4 y 10 cm de diámetro. Clínicamente existe dila-
mente activos, pero también es cierto que tación abdominal con masa palpable. Si sus células son fun-
ésta es una enfermedad característica de cionales puede producir estrógenos (distensión vulvar, des-
perras viejas. carga vaginal sanguinolenta, proestro-estro persistente e
— Adenocarcinoma/cistoadenocarci - incluso pancitopenia aplásica), progesterona (HQE-pióme-
noma: suelen aparecer en perras de más tra) o ambos. El 80% de estos tumores no metastatizan de
de 9 años de edad y por tanto se ven fre- modo que la OHE es la solución al problema. El 20% res-
cuentemente acompañados de HQE-pió- tante puede metastatizar por extensión directa en hígado,
metra. Metastatizan alrededor del 50% bazo, riñones, páncreas, adrenales, tracto gastrointestinal y
de los casos y avanzan hacia el omento, útero y vía linfohemática, se disemina a los ganglios linfáticos
ganglios linfáticos sublumbares, hígado y mesentéricos y bronquiales e incluso a las meninges y el
pulmones. Clínicamente se caracterizan cerebro.
por abultamiento del abdomen asociado — Tecoma: se origina en el estroma del tejido ovárico.
a una masa abdominal palpable, ascitis e Sólo se conoce un caso descrito en una perra de 10 años
incluso hidrotórax si existen metástasis en que presentaba depresión, vómitos y anestro desde hacia 18
higado y pulmón. En ocasiones puede meses. A la palpación se observó una masa de 8x10 cm en
advertirse la presencia de hemorragia el lado izquierdo del abdomen que se extrajo quirúrgica-
vaginal persistente. mente. No presentaba metástasis.
— Tumor de células de la granulosa: — Tumor de células de Sertoli: se han descrito 6 casos en
surge de los cordones sexuales del ovario los que las células de los cordones sexuales presentaban las

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

mismas características que los sertoliomas


en los testículos del macho. Las perras
tenían entre 10 y 15 años con signos
variados de estro persistente, descarga
vaginal purulenta (HQE-piómetra), alope-
cia y neoplasia mamaria. Ninguno de los
casos presentó metástasis.
— Disgerminoma: son tumores malignos
que se producen a partir de las células
germinales indiferenciadas del ovario
(comparables al seminoma del macho).
Su frecuencia es del 10% del total de los
tumores ováricos afectando a perras de
entre 5 y 20 años. Tienen crecimiento más Fig. 2.— Disgerminoma ovárico.
bien lento, son unilaterales y pueden
alcanzar entre 2 y 30 cm de diámetro. típicamente las masas incluyen quistes tapizados por pelo y
Aparecen como masas nodulares con bul- epitelio escamoso queratinizado, frecuentemente contienen
tos de color tostado en la superficie, con líquido sebáceo, glándulas sudoríparas, cartílago, grasa,
hemorragia y necrosis. Metastatizan, el fibras musculares, hueso, tejido nervioso, tejido conectivo,
25% de los casos, por extensión al perito- dientes y epitelio glandular. El diámetro de estos tumores
neo, adrenales y riñones y a través de los varía entre 2 y 20 cm. Los signos clínicos pueden caracteri-
nódulos linfáticos mesentéricos al pán- zarse por masa abdominal palpable, pérdida de peso, ano-
creas y al hígado y a los ganglios medias- rexia, vómitos y poliuria/polidipsia. Radiológicamente son
tínicos. Clínicamente, además de una los más fáciles de demostrar por la presencia de tejido óseo
masa abdominal palpable se observa (densidad de calcificación). Generalmente es tos tumores no
descarga vaginal sanguinolenta y ocasio- alteran el intervalo de los ciclos estrales, si bien en las perras
nalmente letargo y anorexia y también pió- más viejas suelen coincidir con HQE.
metra. Pueden coexistir con otro tipo de — Teratocarcinoma: son teratomas indiferenciados que
tumores como: cistoadenoma papilar del contienen tanto elementos embrionarios como maduros. Son
otro avario, múltiples leiomiomas uterinos, mucho menos comunes que los teratomas. Clínicamente mues-
adenocarcinoma de mama primario y sin tran dilatación abdominal, anorexia, pérdida de peso, cojera
metátasis, adenoma adrenal, melanoma lateral en un caso con metástasis ósea y displasia de cuello
maligno metastático, tumor mixto mamario en otro caso de metástasis. Las metástasis aparecen en el
y hemangioma quístico del bazo (fig. 2). omento, ganglios linfáticos regionales, páncreas, pulmones,
— Teratoma (quiste dermoide): apare- mediastino, ganglios linfáticos periféricos, cúbito, olécranon y
cen en perras de entre 4 y 11 años. Son cresta tibial. Tanto los teratocarcinomas primarios como sus
tumores de células germinales que mues- metástasis contienen células de 2 o las 3 capas germinales.
tran diferenciación somática, mas allá del Radiográficamente muestran densidad de calcificación.
ámbito de las células germinales primor-
diales, en masas con las tres capas ger- El verdadero diagnóstico de los tumores ováricos se con-
minales (ecto-, meso- y endodermo). Se seguirá como en todas las neoplasias con el examen histo-
han llamado quistes dermoides porque lógico tras la escisión quirúrgica.

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

El tratamiento de estas neoplasias abortivos y la piómetra, debido a que estamos aumentando


requiere la escisión quirúrgica, recomen- los receptores de progesterona en una perra que está a punto
dándose la OHE ya que algunos de de estar bajo la influencia de esta hormona.
estos tumores pueden ser bilaterales y Tradicionalmente, y según Dow, existen 4 estadios de
porque pueden ser causa de HQE-pió- enfermedad: HQE no complicada, HQE con infiltración de
metra. Además se recomienda la aspira- células plasmáticas, HQE con endometritis aguda y HQE
ción del líquido peritoneal y el lavado de con endometritis crónica (degenerativa).
la cavidad. Dada su baja incidencia hay La piómetra es una enfermedad polisistémica que altera
poca información sobre el tratamiento de no sólo el aparato genital y el urinario sino también la médu-
las metástasis de tumores ováricos. Se ha la ósea (anemia normocítica y normocrómica con incremen-
recomendado la ciclofosfamida a dosis to en la formación de células mieloides) y produce mielopo-
de 2,2 mg/kg pv. una vez al día VO, yesis extramedular del hígado, bazo y glándulas adrenales.
(mientras que el recuento de GB exceda Afecta a 7 perras enteras de 6 años o más (puede con-
los 2.000) en casos de cistoadenocarci- fundirse con granuloma del muñón uterino en perras castra-
nomas y t. de cel de la granulosa pero no das) y no hay predisposición de raza. Aparece entre 1 y 12
hay datos de su efectividad. Igual sucede semanas del principio del estro y la perra puede presentar :
con la trietilentiofosfamida. También se ha depresión y anorexia, descarga vaginal según la dilatación
recomendado la inmunoterapia con una del cérvix, poliuria/polidipsia, distensión abdominal, vómitos
mezcla de toxinas bacterianas (2 años y diarrea, signos de shock séptico en casos avanzados
libre de la recurrencia de un tumor de (taquicardia, taquipnea, perfusión capilar baja, hipotensión,
células de la granulosa). pulso débil, debilidad muscular…).
Así, en el examen físico podemos encontrar: descarga
Alteraciones uterinas vaginal, deshidratación, útero agrandado y palpable. No
suele aparecer fiebre y por el contrario lo que sucede es un
HQE-Piómetra2,3,4,7,8,11 descenso de la temperatura si llegamos a un estado tóxico.
El diagnóstico lo realizaremos por:
El principio de la piómetra es la HQE.
Ésta la presentan la mayor parte de las — Recuento celular: 20.000-100.000 GB/mm3 con neu-
perras de edad avanzada y se produce trofilia (puede ser mayor si el cérvix está cerrado), anemia
por la exposición repetida o prolongada normocítica y normocrómica, hiperproteinemia (>globulinas),
del útero a la progesterona. Si bien no hay urea normal o elevada.
evidencia de elevación de los niveles de — Urianálisis: de proteinuria a densidad muy baja.
progesterona sérica ni de función luteal — Citología vaginal: PMN, bacterias.
prolongada. Por otra parte la administra- — Ecografía: útero aumentado de tamaño en el que pode-
ción de progesterona exógena puede mos valorar el grosor de las paredes y la presencia de quis-
causar piómetra y es más frecuente si pre- tes endometriales y de contenido en la luz del útero (fig. 3).
viamente se administraron estrógenos. No
se ve involucrado el hecho de que la El tratamiento para un animal de edad avanzada no
perra haya sufrido pseudogestación, puede ser otro más que la OHE debido a que ya no es inte-
ciclos irregulares o no haya sido madre. resante su función reproductora y que otras alternativas,
Se ha encontrado una clara relación entre como la PgF2α, además de no ofrecer garantía de curación
la administración de estrógenos como pueden resultar peligrosas, por lo que no son aconsejables.

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

Neoplasias uterinas7,8

Se observan en perras de entre 5 y 12


años y tienen una incidencia muy baja.
Pueden encontrarse tumores de tipo epi-
telial (adenoma, adenocarcinoma) y de
tipo mesenquimatoso (fibroma, fibrosarco-
ma, leiomioma, que es el más frecuente,
leiomiosarcoma, lipoma y linfosarcoma)
(tabla IV).
No hay relación entre la presencia de
leiomiomas y la ocurrencia irregular del A
estro o signos de falsa gestación. Estos
tumores, no obstante, pueden ser más fre-
cuentes en perras nulíparas.
El diagnóstico lo podemos realizar B
como un hallazgo en la OHE o postmor -
tem. También han sido diagnosticadas en
perras con piómetra atribuida a la obstruc-
ción del útero por el tumor, si bien la pió-
metra es común en perras viejas sin tumores.
Los signos clínicos del adenocarcino-
ma dependen del tamaño y forma del
tumor y sus metástasis. Incluyen: ascitis,
anorexia, pérdida de peso, descarga
vaginal purulenta o hemorrágica, vómitos,
constipación, disuria y presencia de masa
abdominal palpable. Fig. 3.— Piómetra. 3A: imagen ecográfica que demuestra la
Nos serviremos de palpación abdomi- presencia de engrosamiento de las paredes del útero
por la presencia de HQE con endometritis; también se
nal (proyección uterina), radiografías torá-
aprecia la presencia de un contenido fluido en la luz
cicas y abdominales y exploración quirúr-
del útero. 3B: aspecto externo del útero con pióme-
gica. También la ecografía es capaz de
tra durante la ovariohisterectomía.
detectar la neoplasia uterina.
El aspecto clínico del útero y los tumo- as abdominales y torácicas antes de una exploración quirúr-
res cervicales involucran los ganglios lin- gica para descartar metástasis. En una perra joven dedica-
fáticos regionales y la presencia de da a la cría puede estar indicada la ablación quirúrgica del
metástasis. Los ganglios linfáticos regiona- tumor sin OHE, pero en perras de edad avanzada carece
les que se ven afectados son los sublum- de sentido. No parece haber muchos datos sobre el éxito de
bares, ilíacos internos y externos y sacros. tratamientos antitumorales en perras con metástasis.
El tratamiento indicado para una neo- El pronóstico es bueno para tumores benignos (leiomio-
plasia uterina en ausencia de metástasis mas,...) y reservado o malo para los malignos cuando hay
es la OHE. Se deben realizar radiografí- metástasis presentes.

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

Alteraciones vaginales:
neoplasias7,8 TABLA IV Neoplasias uterinas y vaginales

Las neoplasias vaginales y vestibulova-


ginales (tabla IV) son las más comunes
Uterinas:
dentro del área genital de la perra, exclu- — Tipo epitelial:
yendo las de mama. Si bien los más fre- • Adenoma/adenocarcinoma.
cuentes son los tumores venéreos transmi- — Tipo mesenquimatoso:
sibles (T VT), és tos no son específicos de • Fibroma/fibrosarcoma.
perras de más de 5 años. • Leiomioma/leiomiosarcoma.
En perras de 5 a 16 años se han des- • Lipoma.
crito leiomiomas. Estos tumores suelen cre- • Linfosarcoma.
cer con más frecuencia a partir del vestí-
Vaginales:
bulo vaginal que de la vagina. La dura- — Leiomioma/leiomiosarcoma:
ción de los signos clínicos se ha dicho • Intraluminal.
que depende de si el tumor es intra- o • Extraluminal.
extraluminal. Los tumores intraluminares
son masas ovoides, firmes y blancas suje-
tas por un pedículo delgado a la pared gestación. También se han descrito leiomiosarcomas en
vestibular. Los extraluminares aparecen perras de más de 9 años, tanto a nivel vaginal como vesti-
como masas perineales de crecimiento bular. Los signos clínicos incluyen inflamación perineal, debi-
lento y cuya sintomatología puede lidad y disuria. Estos tumores rara vez producen metástasis
demostrar tenesmo y disuria. Los leiomio- pero suelen recidivar tras su escisión quirúrgica, en un lugar
mas son menos frecuentes en perras nulí- próximo a su localización anterior. Las posibles metástasis se
paras y no suelen estar asociados a alte- producen en la médula espinal cervical a nivel C3, ganglios
raciones del ciclo o signos de pseudo- linfáticos ilíacos y pulmones.

BIBLIOGRAFíA

1. Allen WE. (1992). Fertilidad y 6. Johnson GH et al. (1989) A geriatric Re p ro d u c t i ve tract diseases th a t
Obstetrícia canina. Ed. Acribia. program in practice. Veterinary Clinics cause infe rtility in the bitch .
Zaragoza. of North America. Small Animals Symposium on infertility in the bitch.
2. Burke (1986). Small animal reproduc- Practice. Geriatrics and gerontology. Veterinary Medicine. Nov. pp 1047-
tion and infertility. 227-283. Lea & 19:1, 155-164 1054.
Febiger. Philadelphia. 7. Johns ton S. (5-7 March, 1993) Canine 11. Morrow DA. (1986). Current therap y
3. Chistiansen (1989). Reproducción en el And Feline Theriogenology Courses. in Teriogenology. Vol 2. 453-567.
perro y en el gato 3-221. Ed. Inter-Vet. University of Georgia. College of Saunders Co. Philadelphia.
Buenos Aires. Veterinary Medicine. USA. 12. Mosier JE. (1989). Effect of aging on
4. Felman & Nelson (1997). Canine and 8. Kenneth McEntee (1987). Reproductive body systems of the dog. Veterinary
feline endocrinology and reproduc- pathology of domestic mammals. Clinics of North America. Small
tion. 399-524. WB Saunders Co. 9. Linde-Forsberg C. (1998). Diagnosis Animals.
Philadelphia. and treatment of dystocia. I EVSSAR 13. Rijnberk A. (1996). Clínical endocri-
5. Fontbonne A. (1996). Faire reproduire Congress. Barcelona. nology of dogs and cats. An illustrated
son chien ou sa chienne. Les clefs d’une 10. Miller-Liebl D, Fay re r- H o s ken R, text. Kluwer Acad. Publishers.
practique reussie. Ed. Maradi. France. Caudle A y Downs M. 1994. Dordrecht. The N etherlands.

CAPÍTULO V PATOLOGÍA DE LA REPRODUCCIÓN EN LA PERRA GERIÁTRICA


GERIATRÍA CANINA. (I)

C. JÜTTNER CULEBRAS
C. FRAGÍO ARNOLD

Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria


Universidad Complutense de Madrid

L
A incontinencia urinaria es la pérdida del control voluntario sobre la micción. Esta patolo-
gía va ganando cada vez mayor importancia en la clínica de pequeños animales, no
sólo por su creciente incidencia en la especie canina, sino porque en muchos casos
puede llegar a representar un verdadero problema de convivencia entre el animal de
compañía y su propietario. Por ello, es interesante conocer las causas que pueden hacer
que un perro viejo desarrolle incontinencia urinaria, con el fin de instaurar un tratamiento adecuado. De
todas ellas, la incontinencia geriátrica y la incompetencia del mecanismo del esfínter uretral, especial-
mente en perros castrados, son las que más frecuentemente afectan a nuestros perros viejos.

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

DEFINICIÓN de reconocer las diferentes formas de incontinencia urinaria


que nos podemos encontrar en el perro geriátrico. Estas dife-
A micción es un proceso
rentes formas se deben a lesiones de la médula espinal y/o

L
de dos etapas que com-
de los nervios periféricos que inervan directamente las vías uri-
prende el llenado pasivo
narias bajas. De esta forma, existen tres tipos de inervación:
de la vejiga y su vaciado
activo. El concepto de — Inervación parasimpática: proviene del nervio pélvico,
continencia implica la exis- que surge de los segmentos de la médula espinal sacra S1-
tencia de control voluntario sobre la mic- S3 (que corresponden a la vértebra lumbar 5). La estimula-
ción, siendo precisamente la pérdida del ción del nervio pélvico provoca la contracción del músculo
control voluntario sobre el proceso de la detrusor de la vejiga (músculo liso que rodea la vejiga). Este
micción lo que se define como incontinen - nervio transmite además impulsos sensitivos desde la vejiga
cia urinaria7,16. y emite ramas que inervan el pene.
— Inervación simpática: es proporcionada por el nervio
IMPORTANCIA CLÍNICA hipogástrico que surge de los segmentos medulares lumba-
res L1-L4 (estos segmentos se corresponden con las vértebras
La impor tancia clínica de esta patolo- lumbares L 1-L4). Las fibras alfa-adrenérgicas predominan en
gía es doble: el trígono, cuello vesical y uretra proximal, y su estimulación
resulta en la contracción de las fibras lisas aquí localizadas,
— La incontinencia urinaria es, en la
formando el esfínter uretral interno. Las fibras be ta-adrenérgi-
mayoría de los casos, inaceptable para
cas se localizan en toda la vejiga y su estimulación resulta en
el propietario, pudiendo ser incluso moti-
la relajación del músculo detrusor.
vo de eutanasia del paciente.
— Inervación somática: el nervio pudendo, que se origina
— Aunque en principio no es una pato-
de los segmentos sacros S1-S3, proporciona inervación
logía que comprometa la vida del animal,
somática, consciente, a la musculatura estriada uretral. Su
puede dar lugar a la aparición de escal-
estimulación resulta en su contracción formándose el esfínter
daduras en la piel de la región perineal
uretral externo. Este nervio emite ramas hacia el esfínter anal
en perras y del abdomen en machos, y
y la región perineal.
por otro lado, predispone a la aparición
de infecciones de las vías urinarias bajas A continuación vamos a describir brevemente como ac-
que pueden complicarse con pielonefritis túan estas vías de una forma integrada para permitir una mic-
ascendentes. ción normal:
A medida que se llena la vejiga, se va incrementando la
Por todo ello, es de gran importancia
presión intravesical, lo que resulta en la estimulación de unos
establecer un diagnóstico correcto, con
receptores localizados en la pared vesical que detectan
el fin de insta u rar un tra ta m i e n to
sobredistensión vesical. Su estimulación se traduce en una
adecuado.
información que viaja por las fibras sensitivas del nervio pél-
vico y a lo largo de toda la médula espinal hasta el tronco
INERVACIÓN DE LAS VÍAS
encefálico, donde se localiza el centro de la micción. La infor-
URINARIAS BAJAS Y FISIOLO-
mación de sobredistensión vesical se integra a este nivel y, en
GÍA DE LA MICCIÓN 7,11,27 (fig. 1)
consecuencia, se manda una respuesta motora que de nuevo
viaja por la médula espinal hasta el núcleo parasimpático, y
Es importante conocer las vías de iner- de ahí hasta el músculo detrusor de la vejiga (por las fibras
vación de las vías urinarias bajas, con el fin motoras del nervio pélvico), lo que resulta en la contracción

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

del mismo (reflejo de la micción). En este


mismo momento se inhiben las fibras alfa-
adrenérgicas del nervio hipogástrico, con
lo que el esfínter uretral interno y las moto-
neuronas del nervio pudendo se relajan,
lo que resulta en la relajación del esfínter
uretral externo. Todo este proceso permite
el vaciado vesical. Existe control voluntario
sobre el reflejo de la micción, ya que las
fibras sensitivas que llevan información de
sobredistensión vesical hasta el centro de
la micción emiten colaterales hasta la cor-
teza cerebral.

CAUSAS DE INCONTINENCIA
URINARIA EN EL PERRO
GERIÁTRICO

La incontinencia urinaria de etiología


adquirida es probablemente la patología
que más frecuentemente afecta a la veji-
ga de la orina y uretra en el perro geriá-
trico28. Las diferentes causas que pueden
producir incontinencia urinaria en perros
viejos se pueden clasificar en:
— Neurógenas:
• Lesiones de motoneurona superior.
• Lesiones de motoneurona inferior.
• Disinergia refleja.

— No neurógenas:
• Incompetencia del mecanismo del
esfínter uretral (IMEU).
• Incontinencia paradógica. Fig. 1.— Inervación de las vías urinarias bajas.
• Incontinencia urgente.
• Incontinencia geriátrica. localizan por delante de los segmentos de la médula espinal
Causas neurógenas sacra S1-S3 (localizados a nivel de la vértebra lumbar 5 en
perros)11. Cualquiera de las siguientes patologías pueden
Lesiones de producir compresión medular en el perro viejo y en conse-
motoneurona superior cuencia incontinencia urinaria: hernia de disco, tumor, trau-
Las lesiones de motoneurona superior matismo, infarto fibrocartilaginoso e infecciones7. La inconti-
son aquellas lesiones espinales que se nencia urinaria se caracteriza por la presencia de una vejiga

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

distendida, resultado de la pérdida del - Fenoxibenzamina: 5-15 mg día.


reflejo de la micción (ya que se interrum- - Prazosina: 0,1 mg/kg/día, dividida esta dosis en tres
pen las vías sensitivas y motoras parasim- tomas iguales (fármaco de elección por ser un bloqueante
páticas). El tono del esfínter uretral externo específico alfa-1).
puede ser normal o estar aumentado, lo • Relajantes de músculo estriado, con el fin de relajar el
que dificulta e incluso imposibilita el esfínter uretral externo y así facilitar el vaciado vesical:
vaciado manual de la vejiga. En las lesio- - Diazepam: 2-10 mg cada 8 h (miorrelajante de
nes de motoneurona superior puede esta- acción central).
blecerse, a partir de la primera semana - Dantrolene: 1 mg/kg cada 8 h (miorrelajante directo).
de haberse producido la compresión
medular, una vejiga automática. Se trata Lesiones de motoneurona inferior
de contracciones vesicales reflejas, invo-
luntarias e inconscientes que aparecen Las lesiones de motoneurona inferior se refieren a aque-
como consecuencia de la reaparición de llas localizadas en los segmentos espinales sacros (es decir,
los reflejos sacros espinales y, como resul- a nivel de L5), caudales a L5 y las que afectan los nervios
tado, el paciente puede mostrar miccio- periféricos de las vías urinarias bajas: lesiones de la médula
nes, pero que en cualquier caso son espinal sacra (tumores), lesiones de cauda equina, lesión
incompletas8. bilateral del nervio pélvico o pudendo postraumatismo o ciru-
El tratamiento indicado en estos casos gía abdominal caudal o pélvica. Las lesiones de motoneuro-
sería el siguiente: na inferior pueden dar lugar a incontinencia urinaria por pér-
dida del reflejo de la micción. La vejiga de la orina aparece
— Eliminar la causa que esté produ- distendida y el animal gotea orina involuntariamente por
ciendo la compresión medular, siempre rebosamiento, ya que el esfínter uretral externo está hipotóni-
que sea posible. co7,14,27. En el caso de que el músculo detrusor de la vejiga
— Mantener la vejiga de la orina vacía no es té dañado, puede haber algo de micción autónoma,
(en estos casos estaría indicado realizar debido a la capacidad intrínseca que tienen las fibras mus-
sondajes uretrales ya que el vaciado culares lisas para contraerse8.
manual de la vejiga es difícil, existiendo El tratamiento debe ir dirigido a mantener la vejiga de la
riesgo incluso de rotura vesical), con el fin orina vacía (en estos casos se puede hacer un vaciado
de evitar el desarrollo de una arreflexia manual), con el fin de evitar una arreflexia del músculo detru-
del músculo detrusor por sobredistensión. sor por sobredistensión, y a la administración de fármacos
— Administración de fármacos: parasimpaticomiméticos que estimulen la contracción del
• Parasimpaticomiméticos, que estimu- músculo detrusor. (Betanecol: 5-15 mg cada 8 h).
lan los receptores colinérgicos del múscu-
lo detrusor, lo que resulta en la contrac- Disinergia refleja
ción del mismo:
- Betanecol: 5-15 mg cada 8 h. La disinergia refleja es una patología que afecta a la fase
• Bloqueantes alfa-adrenérgicos, con de vaciado de la vejiga urinaria. Se caracteriza por una fase
el fin de relajar el esfínter uretral interno y inicial normal de la micción seguida de una disminución e
facilitar así el vaciado vesical (especial- interrupción brusca del flujo urinario durante el vaciado.
mente cuando la lesión se localiza por Afecta principalmente a machos y los signos clínicos que
delante de L 1 o entre L4 y L5): muestran son estranguria/disuria e intentos continuos y pro-

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

longados para orinar, seguidos de la emi- vivo)26 y por exclusión de otras causas de estranguria y disu-
sión de pequeñísimas cantidades de ria10,14. La confirmación del diagnóstico se puede realizar
orina, que puede interrumpirse de forma únicamente mediante el empleo de estudios urodinámicos.
brusca y total10. La incidencia en la clíni- Éstos incluyen el registro gráfico de los cambios de presión
ca de pequeños animales de esta pato- que se suceden dentro de la vejiga durante la fase de llena-
logía es baja y puede clasificarse en disi- do y de vaciado vesical (cistometría) y los que tienen lugar
nergia detrusor-esfínter uretral externo o a lo largo de toda la uretra durante la fase de vaciado (per-
estriado (también denominada disinergia fil de presiones uretral). A pesar de que estas técnicas han
somática) y disinergia detrusor-esfínter ure- sido empleadas en pequeños animales13,18,25, no se usan
tral interno o liso (también denominada de forma rutinaria en la clínica debido fundamentalmente a
disinergia simpática ), en función de si es la dificultad que supone la correcta interpretación de los
el esfínter uretral externo o el interno el datos obtenidos, ya que los resultados pueden estar influidos
que se contrae antes de que se haya por numerosos factores 16,21. El tratamiento tiene como obje-
completado el vaciado vesical10,12. En tivo relajar la uretra sin bloquear la contracción del músculo
resumen, lo que sucede en perros con detrusor7,10,11,12,14.
disinergia refleja es que, cuando intentan
orinar, la vejiga se contrae, sin embargo, Disinergia simpática
el esfínter uretral interno y/o el externo no — Bloqueantes alfa-adrenérgicos:
se relajan6,11. • Prazosina: 0,1 mg/kg/día. Dividir esta dosis en tres
Se han descrito numerosas causas de tomas iguales.
disinergia10: • Fenoxibenzamina: 5-15 mg/día.
Disinergia somática
— Excitación sexual: se ha observado — Relajantes del músculo estriado:
que en algunos casos los episodios de • Diazepam: 2-10 mg cada 8 h.
disuria pueden agravarse en presencia • Dantrolene: 1 mg/kg cada 8 h.
de perras en celo.
— Poliuria/polidipsia. Causas no neurógenas
— Infección de vías urinarias bajas que
puede acompañarse del espasmo de los Incompetencia del mecanismo del esfínter
esfínteres uretrales. uretral (IMEU)
— Cirugías realizadas en el área del
cuello vesical, de la uretra y de la próstata. La incompetencia del mecanismo del esfínter uretral se
— Idiopática: en la mayoría de los casos. refiere a un estado de pérdida de tono del esfínter uretral
interno, que predispone a la aparición de incontinencia uri-
El diagnóstico presuntivo de disinergia naria. Se considera la causa más frecuente de incontinencia
refleja se realiza en base a los signos clí- urinaria en perras adultas, mientras que la incidencia en
nicos, a la exploración física (que en la machos es mucho menor 1.
mayoría de los casos es normal, excepto La etiología de la IMEU es multifactorial, habiéndose des-
la palpación de una vejiga distendida), crito numerosas causas predisponentes:
por observación del animal durante la
micción, midiendo el volumen de orina — Raza: ciertas razas de perros presentan una mayor inci-
residual (normal: 0,2-0,4 ml/kg peso dencia de esta patología: Pastor alemán, Doberman,

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

Rottweiler, Weimaraner, Setter irlandés23 y las causas de incontinencia por estrés es el daño de los mús-
Springer spaniel17. culos del suelo de la pelvis. Los músculos equivalentes en la
— Tamaño: los perros de tamaño perra son el elevador del ano y los músculos coccígeos que
medio y grande presentan una mayor pre- se insertan en la base de la cola y que podrían atrofiarse o
disposición a padecer IMEU 1,17,22. dañarse durante o después de la caudectomía17.
— Sexo: aunque la IMEU puede afectar — Obesidad: algunos perros obesos con incontinencia uri-
tanto a perras como a perros, las hembras naria por IMEU se curan o mejoran clínicamente cuándo
se ven más frecuentemente afectadas23. pierden peso e incluso algunos casos vuelven a recaer en el
— Castración: tanto en hembras2,14,22 momento que vuelven a engordar. Se han barajado diferen-
como en machos1 la castración es un fac- tes mecanismos patogénicos que pudieran relacionar la obe-
tor predisponente de IMEU. En hembras sidad con la IMEU, sin embargo, esto requiere ser estudiado
este hecho parece estar relacionado con con más detalle con el fin de poder considerar la obesidad
el nivel de estrógenos, ya que éstos mejo- como posible factor etiológico de la IMEU17.
ran la contractilidad de la musculatura lisa Sintomatología: Los perros con IMEU presentan inconti-
uretral, la sensibilidad de la inervación alfa- nencia urinaria en situaciones que produzcan un incremento
adrenérgica y la elasticidad uretral17. En el de la presión intraabdominal, como por ejemplo, cuando los
caso de los machos parece estar relacio- animales permanecen en decúbito, cuando ladran o cuando
nado con el tamaño de la próstata: tenien- se van a incorporar 22.
do en cuenta que la posición del cuello El diagnóstico de esta patología se hace fundamental-
vesical está relacionada con el tamaño de mente por exclusión de otras causas de incontinencia urina-
la próstata, los perros con próstatas más ria, ya que, como hemos descrito anteriormente, los estudios
pequeñas de lo normal tenderán a tener el urodinámicos no están al alcance de muchos clínicos, ade-
cuello vesical intrapelviano, mientras que más de presentar ciertos inconvenientes14.
aquéllos con próstatas de tamaño normal El tratamiento puede ser médico o quirúrgico. Dentro del
tendrán el cuello vesical en situación intra- tratamiento médico tenemos las siguientes opciones terapéu-
abdominal. Por otra parte, la próstata pare- ticas7,11,14,35:
ce ejercer cierta presión sobre la uretra — Alfa-adrenérgicos: los fármacos alfa-adrenérgicos esti-
prostática, incrementándose así la resisten- mulan los receptores alfa-adrenérgicos de la musculatura lisa
cia al paso de orina17,29. uretral incrementando el tono uretral:
— Posición del cuello vesical: los perros • Fenilpropanolamina: 1-2 mg/kg cada 12 h.
con el cuello vesical localizado caudal al • Efedrina: 5-15 mg cada 8 h.
borde del pubis (es decir, en situación • Imipramina: 5-15 mg cada 12 h. La imipramina es un
intrapelviana) tienen mayor predisposi- antidepresivo tricíclico con efecto estimulante sobre los
ción a desarrollar IMEU, ya que cual- receptores alfa y beta adrenérgicos, lo que resulta en un
quier situación que se acompañe de un incremento del tono uretral.
incremento en la presión intraabdominal, • Hormonas:
se traducirá en un aumento de la presión - Hembras: dietilestilbestrol 0,02 mg/kg una vez al día
intravesical que puede superar la presión durante 3-5 días. Luego ir disminuyendo dosis y frecuencia
existente a nivel del cuello vesical y uretra de administración según efecto terapéutico. Dosis máxima:
proximal, produciéndose escapes involun- 1 mg/perro/día (dosis superiores inducen mielosupresión).
tarios de orina5,17,29. - Machos: propionato o cipionato de testosterona 2,2
— Caudectomía: en la mujer, una de mg/kg im. La frecuencia de administración debe ajustarse de

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

forma individual. Puede iniciarse con una Éstas pueden clasificarse en hiperplasia prostática benigna,
administración semanal y en función de la metaplasia escamosa, prostatitis y neoplasia prostática. De
respuesta terapéutica incrementar o dismi- todas ellas, las que más frecuentemente vemos en el perro
nuir dicha frecuencia. viejo son la hiperplasia prostática benigna y las neoplasias
En aquellos casos en los que los trata- (especialmente el carcinoma de células transicionales) 31,33.
mientos médicos no hayan dado resulta-
do podemos recurrir a los tratamientos Incontinencia urgente
quirúrgicos, que van dirigidos fundamen-
talmente al desplazamiento del cuello El término de incontinencia urgente se refiere a una situa-
vesical a una posición más craneal dentro ción de incapacidad para controlar la micción debida a una
del abdomen1,20,34, a prolongar la longi- necesidad urgente para orinar. Este tipo de incontinencia uri-
tud uretral mediante técnicas de recons- naria es más frecuente en hembras que en machos24 y se
trucción del cuello vesical19, o bien, a la debe a procesos inflamatorios localizados a nivel vesical
implantación de prótesis9 y administra- y/o uretral, que pueden crear sensación de vejiga llena, lo
ción de inyecciones periuretrales de que estimula el desencadenamiento del reflejo de la micción.
Estos animales pueden mostrar otros signos clínicos, como
teflón3 o de colágeno 4 cuya finalidad es
son polaquiuria, disuria, estranguria y hematuria. La causa
incrementar la resistencia uretral.
más frecuente son infecciones bacterianas y el tratamiento se
basa en la administración de antibióticos15. Las infecciones
Incontinencia paradójica
del tracto urinario pueden dar lugar a la aparición de incon-
tinencia urinaria por dos mecanismos: se interfiere la función
La incontinencia paradójica es conse-
normal del músculo liso, o bien, la inflamación que acompa-
cuencia de procesos obstructivos totales
ña a la infección induce hiperactividad del músculo detrusor,
o parciales localizados a nivel vesical
incrementándose así la presión intravesical y desencadenán-
y/o uretral y que impiden un correcto
dose en consecuencia el reflejo de la micción28.
vaciado vesical14. Como consecuencia
de la obstrucción, la vejiga de la orina se Incontinencia geriátrica
sobredistiende, pudiéndose desarrollar
con el tiempo una atonía del músculo Los perros viejos pueden desarrollar incontinencia urinaria
detrusor (por lesión directa de las fibras como consecuencia de una disminución de la capacidad
musculares o de su inervación, o bien, por vesical, o bien, por una disminución del control físico. Por
la pérdida de las conexiones nerviosas a ello, todos aquellos problemas físicos, en especial las pato-
nivel de la placa neuromuscular)33. logías que cursen con poliuria y aquéllas que produzcan dis-
Dentro de las patologías vesicales esta- capacidad o dificultad del movimiento del paciente, deben
rían incluidas la cistitis, los cálculos vesi- ser evaluados y tratados convenientemente15,24. Por otra
cales y las neoplasias del cuello vesical. parte, los perros viejos pueden presentar cambios de com-
Enfermedades como uretritis, litiasis uretral portamiento con la edad, relacionados con el desarrollo de
y neoplasia uretral pueden dificultar e demencia senil. Dentro de los cambios de comportamiento
incluso impedir el vaciado vesical32. que pueden presentar los perros viejos se incluye la pérdida
Todas las patologías de la próstata que de la capacidad de retención voluntaria de la orina hasta
cursen con un aumento importante del que estos animales son sacados a la calle. Este hecho pare-
tamaño de la glándula pueden ser causa ce estar relacionado con una disminución de la función del
también de incontinencia paradójica. esfínter uretral30.

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

BIBLIOGRAFíA

1. Aaron A, Eggleton K, Holt PE (1996). 14. Gookin JL, Stone EA, Sharp NJ and cat. WB Saunders Company,
Urethral sphincter incompetence in (1996): Urinary incontinence in dogs Philadelphia. pp 269.
male dogs: a retrospective analysis of and cats. Part II. Diagnosis and mana- 25. Lane IF (1996): Feline urodynamic
54 cases. Vet Rec 139: 542. gement. Cont Edu Article 18 (5): 525. procedures. Vet Clin Nor th Am: Small
2. Arnold S (1992): Relationship of incon- 15. Grauer G.F. (1992): Urinary inconti- Anim Pract 26: 423.
tinence to neutering. En: Kirk RW, nence. En: Nelson RW, Couto CG 26. Oliver JE (1987). Disorders of mictu-
Bonagura JD (ed): Cur rent veterinary (ed): Essentials of small animal inter- ration. En: Oliver JE y col. (ed):
therapy XI. Small Animal Practice. WB nal medicine. Mosby-Year Book, St. Veterinary neurology. WB Saunders,
Saunders, Philadelphia. pp 875. Louis. pp 456. Philadelphia. pp 342
3. Arnold S y col. (1989). Treatment of uri- 16. Gregory SP (1996): Urinary inconti- 27. Oliver JE, Lorenz MD (1993).
nary incontinence in dogs by endos- nence. En: Bainbridge J, Elliott J (ed): Disorders of micturation. En: Oliver
copic injection of teflon. JAVMA 195: Manual of canine and feline nephro- JE, Lorenz MD (ed): Handbook of
1369. logy and urology. BSAVA,
veterinary neurology. WB Saunders
4. Arnold S y col. (1996): Treatment of uri- Gloucestershire. pp 42.
company, Philadelphia. pp 73.
nary incontinence in bitches by endos- 17. Gregory SP (1994): Developments in
28. Polzin DJ (1990). The effects of aging
copic injection of glutaraldehyde the understanding of the pathophysio-
on the canine urinary tract. Vet Med
cross-linked collagen. J Small Anim logy of urethral sphincter mechanism
Pract 37: 163. incompetence in the bitch. Br Vet J 85 (5): 472.
5. Atalan G, Holt PE, Barr FJ (1997). 150: 135. 29. Power SC y col (1998): Urethral
Relationships between urethrovesical 18. Gregor y SP, Cripps PJ, Holt PE sphincter mechanism incompetence in
angles and urinary incontinence due (1996): Comparison of urethral pres- the male dog: importance of bladder
to urethral sphincter mechanism sure profilometry and contrast radio- neck position, proximal urethral
incompetence in bitches. J Small Anim graphy in the diagnosis of incompe- length and castration. J Small Anim
Pract 38: 551. tence of the ur ethral sphincter mecha- Pract 39: 69.
6. Blackwell NJ (1993). Reflex dysinergia nism in bitches. Vet Rec 138:58. 30. Reisner I (1991). The pathophysiolo-
en the dog. Vet Rec 132: 516. 19. Holt PE (1993). Surgical management gic basis of behavior problems. Vet
7. Chew DJ, DiBartola SP, Fenner WR of congenital urethral sphincter Clin North Am (Small Anim Pract)
(1986): Pharmacologic manipulation mechanism incompetence in eight Marzo: 207.
of urination. En: Kirk RW (ed): Current female cats and a bitch. Vet Surgery 31. Rogers KS, Walker MA (1992).
Veterinary Theraphy. Small animal 22 (2): 98. Therapy of transicional cell carcinoma
practice. WB Saunders Company, 20. Holt PE (1990): Long term evalua- of the canine bladder. En Kirk RW,
Philadelphia. pp 1207. tion of colposuspension in the treat- Bonagura JD: Current v eterinary the-
8. Chrisman CL (1991): Bladder disten- ment of urinary incontinence due to rapy XI. Small animal practice. WB
tion, dilated anus, and atonic tail. En: incompetence of the urethral sphinc- Saunders Company, Philadelphia. pp
Chrisman CL (ed): Problems in small ter mechanism in the bitch. Vet Rec 875.
animal neurology. 2nd edition. Lea & 127: 537. 32. Scott-Moncrieff CR (1996). Dysuria.
Febiger, Philadelphia. pp 451. 21. Holt PE (1990). Simultaneous urethral En: Bainbridge J, Elliott J (ed): Manual
9. Dean PW, Novotny MJ, O´Brien DP pressure profilometry using micritip of canine and feline nephrology and
(1989): Prosthetic sphincter for uri- transducer catheters in the bitch: A urology. BSAVA, Glouces tershire. pp
nary incontinence: results in three comparison of catheter material. J 18.
cases. JAAHA 25: 4 47. Small Anim Pract 31: 431.
33. Stonehewer J (1997): Differential
10. Díaz Espiñeira MM, Viehoff FW, 22. Holt PE (1985). Urinary incontinence
diagnosis of urinary tenesmus in the
Nickel RF (1998): Idiopathic detrusor- in the bitch due to sphincter mecha-
dog. In Practice 19 (3): 134.
urethral dysinergia in dogs: a retros- nism incompetence: prevalence in
pective anal ysis of 22 cases. J Small re fe rred dogs and retrospective 34. Weber U y col. (1997). Surgical treat-
Anim Pract 39: 264. analysis of sixty cases. J Small Anim ment of male dogs with urinary incon-
11. Frenier SL, Dhein CR (1990): Pract 26: 181. tinence due to urethral sphincter
Uncovering the cause of urinary 23. Holt PE, Thrusfield MV (1993). mechanism incompetence. Vet
incontinence in pets. Vet Med 85: 500 Association in bitches between breed, Surgery 26: 51.
12. Gookin JL, Bunch SE (1996): Detrusor- size, neutering and docking, and 35. White RA, Pomeroy CJ (1989).
striated dysinergia in a dog. J Vet acquired urinary incontinence due to Phenylpropanolamine: An alfa adre-
Internal Med 10 (5): 339. incompetence of the urethral sphincter nergic agent for the management of
13. Gookin JL, Stone EA, Sharp NJ (1996): mechanism. Vet Rec 21: 177. urinary incontinence in the bitch asso-
Urinary incontinence in dogs and cats. 24. Krawiec DR y col. (1995). The urinary ciated with urethral sphincter mecha-
Part I. Urethral pressure profilometry. system. En: Goldston H (ed): nism incompetence. Vet Rec 125:
Cont Educ Article 18 (4):407. Geriatrics & gerontology of the dog 478.

CAPÍTULO VIINCONTINENCIA URINARIA EN EL PERRO GERIÁTRICO


GERIATRÍA CANINA. (I)

E. GONZÁLEZ ALONSO-ALEGRE
A. RODRÍGUEZ ALVARO

Dpto. Patología Animal II. Facultad de Veterinaria


Universidad Complutense de Madrid

E
XISTEN múltiples patologías oculares que pueden provocar ceguera en los animales geriá-
tricos: opacidades corneales extensas, cataratas, luxación de cristalino, uveítis, glauco-
ma y retinopatías. Ante algunas de estas patologías podremos mejorar notablemente la
visión del animal y, por lo tanto, su calidad de vida. En estos casos, el diagnóstico pre-
coz es fundamental. Por ello, es importante saber reconocer dichas alteraciones y las
posibilidades de tratamiento en cada caso.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

INTRODUCCIÓN midriático (tropicamida), siempre que la presión intraocular


no esté elevada.

L
A pérdida de visión es un OPACIDADES CORNEALES EXTENSAS
motivo de consulta bastan-
te frecuente entre los La presencia de opacidades de la córnea puede provocar
pacientes geriátricos. En desde una disminución de la visión hasta una ceguera com-
estos casos los propieta- pleta dependiendo de su extensión. Las causas de opacifica-
rios suelen acudir al veterinario porque ción corneal son muy variadas (ej. degeneraciones, distrofias,
han notado un cambio en la apariencia queratitis, etc.), si bien, en los pacientes geriátricos, hay que
del ojo de su mascota (está más opaco) destacar la distrofia endotelial y la queratoconjuntivitis seca.
o porque el animal se golpea con las
cosas, ya no quiere subir y bajar escale- Distrofia endotelial
ras, etc. En ocasiones, incluso, hay aso-
ciado un cambio en el comportamiento La distrofia endotelial origina la aparición espontánea de
del animal (desde animales que ya no un edema corneal difuso y progresivo debido a la alteración
quieren jugar y están decaídos hasta ani- de las células endoteliales de la córnea, responsables de man-
males que se vuelven más agresivos). tener el estado de deshidratación de la misma29. Aunque el
La presencia de cataratas es una proceso suele empezar siendo unilateral, generalmente se
causa relativamente frecuente de ceguera hace bilateral. Clínicamente se aprecia un edema que suele
en los animales seniles. Si bien, también comenzar en el cuadrante temporal, progresando lentamente
existen otras patologías, que originan pér- hasta afectar toda la córnea provocando la ceguera del ani-
dida de visión en estos pacientes, que mal. Cuando el edema es muy denso, pueden formarse
debemos tener en cuenta: alteraciones pequeñas bullas que, al romperse, originan úlceras corneales.
retinianas, luxación del cristalino, glauco- El tratamiento está basado en la administración de agentes
ma, uveítis y opacidades corneales exten- hiperosmóticos tópicos (ClNa al 5%) con el fin de disminuir el
sas. En ocasiones, varias de es tas patolo- riesgo de formación de bullas, pero no se consigue el aclara-
gías aparecen asocidadas (e.j. cataratas miento corneal. El trasplante corneal constituye la única posi-
y atrofia retiniana, luxación de cristalino y bilidad terapéutica, pero no siempre se obtiene un buen resul-
glaucoma); por ello, es fundamental reali- tado ya que, con el tiempo, el injerto puede opacificarse2,29.
zar una exploración oftalmológica com- Es importante no confundir esta distrofia endotelial con otros
pleta para poder diagnosticar correcta- procesos que cursan con edema corneal difuso (e.j. uveítis y
mente la causa de la pérdida de visión. glaucoma). Por ello es fundamental medir la presión intraocu-
Así, en dicha exploración, además de lar (en la distrofia endotelial no está alterada) y explorar minu-
realizar pruebas de visión (reflejo a la ciosamente el resto de estructuras oculares en busca de signos
amenaza, sorteo de obstáculos con luz y característicos de otras patologías oculares.
en penumbra) y de comprobar los reflejos
fotomotores, no hay que olvidar medir la Queratoconjuntivitis seca (Q.C.S.)
presión intraocular y realizar la prueba de
Schirmer para medir la producción lagri- Los animales viejos están especialmente predispuestos a
mal. Por último, para poder explorar ade- padecer queratoconjuntivitis seca (Q.C.S.)15 probablemente
cuadamente el cristalino y el fondo de ojo debido a procesos inmunomediados que afectan a la glándu-
es necesario dilatar la pupila con un la lagrimal provocando una inflamación crónica12,9. Además,

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

con la edad se produce una atrofia senil de males en los que la prueba de Schirmer inicial fuera inferior a
la glándula lagrimal que origina una dismi- 2 mm, la respuesta al tratamiento puede ser baja dado que
nución progresiva de la producción lagri- las glándulas lagrimales pueden estar prácticamente atrofia-
mal13. Existen algunas razas predispuestas das14. Es importante concienciar a los propietarios de que el
a padecer esta patología, como son el tratamiento debe administrarse durante toda la vida del ani-
Cocker Spaniel, West Highland White mal en la mayoría de los casos.
Terrier, Bulldog Inglés, Schnauzer, York En los momentos iniciales de la terapia, el tratamiento con
Shire y Beagle9. ciclosporina A debe acompañarse de una terapia tópica de
Inicialmente, la Q.C.S. se caracteriza apoyo a base de lágrimas artificiales, antibióticos de amplio
por un exudado mucoso o mucopurulento, espectro para controlar los procesos bacterianos oportunistas y
engrosamiento e hiperemia de la conjunti- de corticosteroides (en ausencia de úlceras corneales) con el fin
va palpebral. A medida que el proceso de mejorar el estado de la córnea hasta que aumente la pro-
avanza se afecta la córnea, cuya superfi- ducción lagrimal. También es adecuado realizar lavados ocula-
cie aparece irregular. Además, hay res con suero fisiológico para evitar el acúmulo de exudados11.
edema corneal, infiltrado inflamatorio, vas-
cularización superficial y puede ser fre- CATARATAS
cuente el hallazgo de úlceras corneales.
En casos más crónicos se producen depó- Las cataratas seniles son bastante más frecuentes en el
sitos cristalinos y de melanina, que pueden perro que en el gato y suelen aparecer a partir de los 6 años
llegar a provocar la ceguera del animal al de edad. Generalmente, estas opacidades del cristalino se
opacificarse la córnea por completo11. visualizan facilmente y suelen afectar principalmente al
Ante la sospecha de una Q.S.C debe- núcleo y a la corteza7 (fig. 1). La causa de este tipo de cata-
remos realizar la prueba de Schirmer, ratas no está clara, aunque se cree que los cambios, propios
confirmándose el diagnóstico cuando la de la edad, en la composición y metabolismo del cristalino,
tira de Schirmer se moja menos de 10 mm contribuyen a su opacificación 9.
en un minuto9. En los animales viejos, sin embargo, son casi más frecuen-
La aplicación de ciclosporina A tópica
es la terapia de elección en estos pacien-
tes. Este fármaco, además de presentar
propiedades inmunosupresoras, estimula
la producción lagrimal mediante un meca-
nismo hormonal. El efecto máximo de la
ciclosporina A tópica se alcanza, aproxi-
madamente, a las 3 horas de su adminis-
tración y disminuye significativamente des-
pués de 12 horas. Por ello, la dosificación
recomendada es cada 12 horas; si bien,
en casos resistentes (como mínimo tras 2
meses de terapia), puede incrementarse a
cada 8 horas. La eficacia del tratamiento
depende fundamentalmente de la produc- Fig. 1.— Catarata nuclear y cortical. Luxación anterior de
ción lagrimal inicial. Así, en aquellos ani- cristalino.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

tes las cataratas secundarias a otros pro- una uveítis facolítica es la presencia de cataratas intumescentes,
cesos oculares (uveítis, glaucoma) o a en las que el cristalino aumenta de tamaño, como consecuen-
enfermedades sistémicas (diabetes melli- cia de roturas de la cápsula anterior por donde se filtran prote-
tus)7. Por ello, ante una catarata, debere- ínas lenticulares23. Además, como consecuencia del aumento
mos realizar un examen oftalmológico y del tamaño del cristalino pueden romperse las fibras zonulares
general concienzudo con el fin de deter- produciéndose una subluxación o luxación del cristalino.
minar la existencia de otras patologías aso- La única posibilidad terapéutica para recuperar la visión es
cidadas que requieran algún tratamiento. la extracción quirúrgica de la catarata, ya sea empleando una
En los gatos viejos la causa más frecuente técnica extracapsular o de facoemulsificación7,21,10. En cual-
de cataratas son las uveítis crónicas9. quiera de los dos casos, el éxito de la cirugía depende en gran
Independientemente de si son primarias medida de la selección del paciente. La edad no debe consti-
o secundarias, las cataratas pueden pre- tuir un freno para la cirugía, siempre y cuando el estado gene-
sentar un estado evolutivo diferente, clasifi- ral del animal sea bueno, pero sí es importante que el propie-
cándose en incipientes (pequeñas vacuolas tario pueda administrar medicación tópica y sistémica al animal
en la corteza, líneas de sutura evidentes, durante 3-6 meses tras la cirugía, en lo cual puede influir el
pequeñas alteraciones subcapsulares), carácter del animal (debiéndose descartar animales agresivos
inmaduras (hay algo de pérdida de visión o excesivamente nerviosos) y la disponibilidad de tiempo del
aunque aún se visualiza el fondo de ojo) y propietario8. La existencia de otras patologías oculares (uveítis,
maduras (el cristalino está totalmente queratitis) o sistémicas pueden suponer un riesgo para el éxito
opaco, el fondo de ojo no es visible y hay de la intervención y es aconsejable retrasar la cirugía hasta que
ceguera)23. Las cataratas hipermaduras dichas patologías estén controladas8. Es fundamental que todo
son aquéllas en las que se produce una animal con cataratas sea sometido a un examen electrorretino-
licuefacción de las fibras del cristalino y la gráfico y ecográfico para detectar posibles patologías del seg-
cápsula anterior del mismo aparece irregu- mento posterior (no visibles por la opacidad del cristalino) y
lar. Raramente se puede producir la resor- que pueden desaconsejar la cirugía de cataratas, como es la
ción completa de la catarata mejorando la degeneración progresiva de conos y bastones o el desprendi-
visión del animal7. Cuando existe este tipo miento de retina21 (fig. 2). Si la elección del paciente ha sido
de cataratas se produce una liberación de
proteínas lenticulares a través de la cápsula
anterior hacia el humor acuoso, donde se
crea una reacción inmunomediada frente a
dichas proteínas originando una uveítis
facolítica, bastante frecuente en los anima-
les viejos. En estos casos habrá que contro-
lar la inflamación presente mediante la
administración tópica de atropina al 1% y
corticosteroides, incluso algunos pacientes
requieren corticoesteroides sistémicos9.
Además, es fundamental medir la presión
intraocular ante la posibilidad de que se ori-
gine un glaucoma secundario7,23.
Otra situación en la que puede existir Fig. 2.— Catarata y desprendimiento de retina.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

adecuada, el éxito de la cirugía de catara- rotura de los ligamentos zonulares que lo sujetan, está rela-
tas es muy alto. El empleo de lentes intrao- cionado con la edad. En estos pacientes viejos suelen existir
culares tras la extracción de la catarata es procesos degenerativos seniles que afectan a las zónulas,
cada vez más amplio, aunque aún existe pudiendo estar asociados dichos procesos a uveítis crónicas
bastante controversia sobre su beneficio en facolíticas o a procesos degenerativos del vítreo. Otra causa
los animales. Un animal sin lente se desen- frecuente de luxación/subluxación de cristalino en los ani-
vuelve muy bien en su entorno, a pesar de males geriátricos es la rotura de las zónulas debido a cata-
la hiperopia postquirúrgica. Lógicamente, la ratas intumescentes o a la contracción de la cápsula en cata-
lente proporciona al animal una visión post- ratas hipermaduras9,10.
quirúrgica más normal, pero se ha asocia- El motivo de consulta cuando existe una luxación/sublu-
do la colocación de lentes intraoculares xación de cristalino puede ser diverso: pérdida de visión
con uveítis crónicas de bajo grado que pue- cuando existe una catarata madura, dolor ocular y edema
den alterar la claridad ocular y la visión9. corneal si aumenta la presión intraocular originando un glau-
Generalmente, ante una catarata, el coma u opacidad corneal, por edema, si la luxación es ante-
motivo de consulta es la pérdida de visión, rior y existe contacto entre córnea y cristalino. En cualquier
pero en ocasiones los propietarios alegan caso, observaremos una alteración de la profundidad de la
un cambio de color en la pupila. En estos cámara anterior (aumentada si la luxación/subluxación es
casos es importante no confundir las cata- posterior o disminuida si es anterior). Normalmente, el des-
ratas seniles con esclerosis nuclear. La plazamiento del cristalino se observa con claridad, apre-
esclerosis nuclear es un cambio fisiológico ciándose el creciente afáquico, a través del cual se puede
del ojo, que se produce a partir de los 6 visualizar el reflejo tapetal (fig. 3).
años de edad, debido a una compresión La luxación/subluxación anterior de cristalino (fig. 1)
de las fibras lenticulares hacia el centro del puede provocar aumentos importantes de la presión intrao-
cristalino a medida que se originan nuevas cular por varios mecanismos:
fibras. Esto produce un ligero endureci-
miento y un incremento en la translucencia — Oclusión del ángulo iridocorneal por desplazamiento
del núcleo del cristalino, pero no implica anterior del cristalino. En este caso la base del iris cierra el
una pérdida de visión y permite la explo- ángulo iridocorneal.
ración oftalmoscópica de la retina7,10. — Oclusión de la pupila por desplazamiento anterior del
Mediante retroiluminación se observa un cristalino, impidiendo el paso de humor acuoso a través de
anillo central más denso (núcleo del crista- la pupila (fig. 4).
lino) rodeado de una zona más brillante — Prolapso del vítreo a través de la pupila, impidiendo el
(corteza del cristalino)25. Es importante flujo de humor acuoso a través del mismo.
diferenciar la catarata de la esclerosis
nuclear, ya que esta última no requiere tra- El incremento de la presión intraocular es menos fre-
tamiento alguno7. cuente en los casos de subluxación/luxación posterior
pero también puede ocurrir por filtración de material
LUXACIÓN DE CRISTALINO vítreo, por lo que siempre hay que monitorizar la presión
intraocular7.
En los animales geriátricos, el despla- El modo de actuar ante una luxación/subluxación de cris-
zamiento del cristalino, ya sea completo talino es variable y depende fundamentalmente del estado
(luxación) o incompleto (subluxación), por del ojo y posición del cristalino:

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

— Subluxación/luxación posterior del


cristalino sin incremento de la presión
intraocular: en estos casos se puede apli-
car un miótico tópico para mantener la
pupila contraída y evitar que el cristalino
se desplace anteriormente. Además, es
necesario monitorizar la presión intraocu-
lar y avisar al dueño de que, ante el más
mínimo cambio en el ojo, debe acudir al
veterinario, debido al riesgo de que se
produzca un glaucoma secundario23. Sin
embargo, hay autores que consideran
que lo adecuado es extraer el cristalino Fig. 3.— Subluxación posterior de cristalino.
subluxado mediante crioextracción (unido
a una vitrectomía anterior). De esta forma
se evita el desarrollo de un glaucoma y
se asegura la visión del animal a corto-
medio plazo (siempre que la retina no
estuviera afectada previamente)3,9. Pero,
debemos tener en cuenta que, en aproxi-
madamente el 15% de los animales ope-
rados, se produce un desprendiemiento
de retina postquirúrgico9.
— Luxación anterior de cristalino: se
recomienda la extracción intracapsular
del cristalino urgentemente ante el riesgo
inminente de que se desarrolle un glau-
coma secundario. Si éste ya existe, se rea-
lizará la cirugía en cuanto se haya con- Fig. 4.— Bloqueo pupilar por luxación anterior de cristalino.
trolado la presión intraocular7. Catarata madura.
— Luxación anterior o posterior aso-
ciado a glaucoma crónico: en estos
casos, en los que existe una ceguera gía, las que se relacionan con la edad son las uveítis facolí-
irreversible debido al glaucoma, suele ticas, a las cuales ya nos hemos referido, y las uveítis secun-
recomendarse la enucleación o evisce- darias a neoplasias uveales.
ración con implantación de una prótesis Dentro de la escasa incidencia de las neoplasias uvea-
intraocular9. les, las más frecuentes en los animales viejos son los mela-
nomas uveales, seguidos de los epiteliomas del cuerpo
UVEÍTIS ciliar28,16. En los perros los melanomas uveales suelen
comenzar como un nódulo, pigmentado o no, que protruye
Aunque las uveítis en los pacientes hacia la cámara anterior y altera la forma de la pupila (fig.
geriátricos pueden tener cualquier etiolo- 5). En los gatos, por el contrario, el melanoma suele ser difu-

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

so, infiltrando el iris progresivamente. En coma puede ser provocado por diversos mecanismos, desde
estos casos el diagnóstico inicial puede la infiltración u obstrucción del angúlo iridocorneal por célu-
ser dificultoso dada la propensión en los las tumorales hasta el bloqueo de dicho ángulo por el iris o
gatos viejos a desarrollar cambios pig- cristalino al ser empujados anteriormente por el tumor28.
mentarios benignos o “pecas” en el iris, Desgraciadamente, en la mayoría de estos casos la terapia
debiéndonos basar en la presencia o no médica para controlar la presión intraocular es ineficaz. Esto,
de uveítis activa9. Pueden existir signos unido al hecho de que, generalmente, estos glaucomas son
típicos de uveítis como miosis, congestión crónicos y, por tanto, existe ya una ceguera irreversible, con-
del humor acuoso, hipotonía, hifema, etc duce a la enucleación o a la evisceración y colocación de
y complicaciones secundarias, principal- una prótesis intraocular.
mente, luxación/subluxación del cristali-
no y glaucoma secundario28.
Los melanomas uveales suelen ser
invasivos localmente, pudiendo infiltrar la
coroides, córnea, esclera (fig. 6) y ángu-
lo iridocorneal, siendo, en este último
caso, fundamental realizar una goniosco-
pia con el fin de determinar el alcance de
la neoplasia. El poder metastásico es
variable: en los perros, la incidencia de
metástasis confirmadas es muy baja1,
mientras que en los gatos es muy alta,
afectando fundamentalmente al hígado y
pulmón5.
También se han descrito diversos
casos de sarcomas en gatos viejos (más Fig. 5.— Melanoma uveal amelánico. Signos de uveítis.
de 12 años) con historias antiguas de
traumatismos o uveítis crónicas6. Dado
el carácter tan agresivo de dichos tumo-
res se recomienda, sobre todo en gatos
jóvenes, la enucleación de ojos con
pthisis bulbi o inflamaciones crónicas20.

GLAUCOMA

Las principales causas de glaucoma


en los pacientes geriátricos ya las hemos
mencionado. Por un lado, debemos tener
presente la posible existencia de una
subluxación/luxación de cristalino7 (fig.
4) y, por otro, la presencia de tumores
intraoculares. En este último caso el glau- Fig. 6.— Melanoma uveal con infiltración de la esclera.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

RETINOPATÍAS pérdida de reflejos pupilares pero, inicialmente, no se apre-


cian cambios oftalmoscópicos en el fonde de ojo. El diag-
Entre las retinopatías que provocan nóstico definitivo se realiza mediante un electrorretinograma,
pérdida de visión en los animales viejos, que es plano. Con el tiempo se pueden detectar cambios
destacan las retinopatías asociadas a oftalmoscópicos propios de una degeneración retiniana: ate-
hipertensión sistémica, la degeneración nuación de los vasos retinianos, hiperreflectividad tapetal y
progresiva de conos y bastones y la una papila óptica pálida. La causa de esta ceguera súbita
degeneración retiniana adquirida aguda. se desconoce. Generalmente, estos perros están sanos, aun-
En los animales domésticos, la hiper- que en ocasiones presentan signos de obesidad, poliuria,
tensión sistémica suele ser secundaria a polidipsia e incremento de cortisol y colesterol séricos.
otras enfermedades como son el síndro- Aunque se han relacionado estos síntomas con un hipera-
me de Cushing, la diabetes mellitus, la
drenocorticalismo, lo más probable es que sean debidos al
insuficiencia renal o el hipotiroidismo22,17.
estrés por la pérdida de visión 4,19.
En estos pacientes hipertensos, la explo-
La degeneración progresiva de conos y bastones (más
ración del fondo de ojo puede poner de
conocida como atrofia progresiva de retina) suele afectar
manifiesto la existencia de vasos retinia-
a perros de mediana edad existiendo predisposición
nos tortuosos y, en casos más graves,
racial en los Caniches y Cockers4. La ceguera se produce
hemorragias retinianas, edema retiniano,
de forma muy lenta y progresiva, empezando por una
papiloedema, hemorragias vítreas e,
menor visión en la penumbra (inicialmente se degeneran
incluso, desprendimientos de retina.
los bastones) que evoluciona a ceguera completa9.
Normalmente, estas lesiones oculares
Oftalmoscópicamente se aprecia una hiperreflectividad
aparecen con presiones arteriales sis tóli-
tapetal inicial y, a medida que progresa la degeneración,
cas y diastólicas superiores a 235 mmHg
los vasos retinianos se van atenuando hasta desaparecer
y 145 mmHg respectivamente en el perro
por completo, la papila óptica aparece pálida y el pig-
y superiores a 200 mmHg y 130 mmHg
en el gato24. El tratamiento consiste en el mento de la zona no tapetal adquiere una distribución irre-
control de la enfermedad primaria y en la gular (fig. 7). Los reflejos pupilares van disminuyendo pro-
administración de diuréticos (hidroclortia-
zida), un betabloqueante (atenolol) y una
dieta baja en sal18. Hay que tener en
cuenta que en algunos de estos casos, la
función visual se mantiene aunque se
detecte una retinopatía evidente26.
La degeneración retiniana adquirida
aguda es causa de una ceguera irreversi-
ble que aparece de forma aguda. Ocurre
con mayor frecuencia en perros de 6 a
11 años de edad27,9, estando predis-
puestos el Schnaucer miniatura y Teckel9.
Los perros afectados presentan una histo-
ria de pérdida de visión en 24 horas o
hasta en 1 mes. Clínicamente hay una Fig. 7.— Degeneración progresiva de conos y bastones.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


GERIATRÍA CANINA. (I)

gresivamente, pero, incluso en fases mación de cataratas secundarias es relativamente fre-


muy avanzadas de la degeneración reti- cuente y, en ocasiones, se le puede atribuir la falta de
niana, los reflejos pueden no desapare- visión incorrectamente4,9. De aquí la importancia que
cer completamente. El electrorretinogra- tiene la realización de un electrorretinograma antes de
ma se va haciendo más plano4,7. La for- plantear una cirugía de cataratas.

BIBLIOGRAFíA

1. Collinson PN, Peiffer RL. Clinical pre- 11. Kaswan RL, Bounous CL. Diagnosis and Ophthalmology. Second Edition. Lea
sentation, morphology and behaviour Management of Keratoconjunctivitis & Febiger, Philadelphia. Pp. 529-575,
of primary choroidal melanoma in sicca. Vet. Med. 539-560, 1995. 1991.
eight dogs. Prog. Vet. Comp. 12. Kaswan RL, Martín CL, Chapman WL. 21. Nasisse MP. Innovations in cataract
Ophthalmol. 4, 158-164, 1993. Keratoconjunctivitis sicca: immunologi- surgery. En: Kirk, R.W., Bonagura,
2. Cooky RL, Dice PF. Corneal Distrophy in cal evaluation in 62 canine cases. Am. J.D. (Ed): Current Veterinary Therapy
the Dog and Cat. En: Small Animal J. Vet. Med. Res. 46: 376-383, 1985. XI (Small Animal Practice). W.B.
Ophthalmology. Veterinary Clinics of 13. Kaswan RL, Salisbury MA, Lothrop Saunders Co. Philadelphia. Pp. 1261-
North America (Small Animal CD. Interaction of age and gender on 1265, 1995.
Practice). 3, 681-692, 1990. ocurrence of canine keratoconjunctivi- 22. Paulsen ME, Allen TA, Jaenke RS,
3. Curtis RC. Lens luxation in the dog and tis sicca. Progress in Veterinary and Ching SV, Severin GA, Hammond T.
cat. En: Small Animal Ophthalmology. Comparative Ophthalmology. 1: 93, Arterial hypertension in two canine
Veterinary Clinics of North America 1991. siblings: ocular and systemic manifes-
(Small Animal Practice). 3, 755-773, 14. Kaswan RL, Salisbury MA, Ward DA. tations. J. Am. Hosp. Assoc. 25, 287-
1990. Spontaneus keratoconjunctivitis sicca, 295, 1989.
4. Curtis R, Barmett KC, León A. Diseases a useful model for human keratocon- 23. Riss RC. Disorders of the Lens. En:
of the Canine Posterior Segment. En: junctivitis sicca: Treatment with cyclos- Kirk, R.W., Bonagura, J.D. (Ed):
Gelatt, K.N. (Ed): Veterinary porine eyedrops. Arch. Ophthalmol. Current Veterinary Therapy XI (Small
Ophthalmology. Second Edition. Lea 107, 1210-1216, 1989. Animal Practice). W.B. Saunders Co.
& Febiger, Philadelphia. Pp. 461-526, 15. Kern TJ. Disorders of the Lacrimal and Philadelphia. Pp. 1119-1125, 1995.
1991. Nasolacrimal System. En: Morgan, 24. Sansom J, Barnett KC, Dunn KA, Smith
5. Day MJ, Lucke VM. Melanocitic neo- R.V. (Ed): Handbook of small animal KC, Dennis R. Ocular disease associa-
plasia in the cat. J. Small. Anim. Pract. practice (2nd Edition). Churchill ted with hypertension in 16 cats. J.
36, 207-213, 1995. Livingstone Inc. New York. Pp. 1053- Small. An. Pract. 35, 604-611, 1994.
6. Dubielzig RR, Everit J, Shadduck JA, 1061, 1992. 25. Smedes SL. Geriatrics ophthalmic
Albert DM. Clinical and morphological 16. Krohne SG, Henderson NM, Richarson disorders. En: Kirk, R.W., Bonagura,
features of post-traumatic sarcomas in RC, Vestre WA. Prevalence of ocular J.D. (Ed): Current Veterinary Therapy
cats. Vet. Pathol. 27, 62-65, 1990. involment in dogs with multicentric XI (Small Animal Practice). W.B.
7. Gelatt KN. The Canine Lens. En: Gelatt, lymphoma: prospective evaluation of Saunders Co. Philadelphia. Pp. 1077-
K.N. (Ed): Veterinary Ophthalmology. 94 cases. Vet. Comp. Ophthalmol. 3, 1080, 1992.
Second Edition. Lea & Febiger, 127-135, 1994. 26. Stiles, J., Polzin, D.J., Bistner, S.I.: The
Philadelphia. Pp. 429-460, 1991. 17. Lane IF, Roberts SM, Lappin MR. prevalence of retinopathy in cats with
8. Gelatt KN, Gelatt JP. Surgical Ocular manifestations of vascular dise- systemic hypertension and chronic renal
Procedures for the Lens and Cataract. ases: hypertension, hyperviscosity and failure or hyperthyroidism. J. Am. An.
En: Gelatt, K.N. & Gelatt, J.P. (Ed): hyperlipidemia. J. Am. An. Hosp. Hosp. Assoc. 30, 564-572, 1994.
Handbook of Small Animal Assoc. 29, 28-36, 1993. 27. Van der Woerdt A, Nasisse MP,
Ophthalmic Surgery. Volume 2: 18. Littman MP. Update treatment of Davidson MG. Sudden acquired retinal
Corneal and Intraocular Procedures. hypertension in dogs and cats. En: degeneration in the dog: Clinical and
Pergamon Vete ri n a ry Handbook Kirk, R.W., Bonagura, J.D. (Ed): laboratory findings in 36 cases.
Series. Pp. 163-210, 1995. Current Veterinary Therapy XI (Small Progress in Veterinary and Comparative
9. Glaze. M.B.: Ophthalmic Disease and its Animal Practice). W.B. Saunders Co. Ophthalmology. 1, 11, 1991.
Management. En: Veterinary Clinics of Philadelphia. Pp. 838-841, 1992. 28. Walde I, Rapp E. Feline glaucoma: cli-
North America (Samll Animal 19. Mattson A, Roberts SM, Isherwood nical and morfological aspects (A
Practice). 27: 6, 1505-1522, 1997. JME. Clinical features sugge st i n g retrospective study of 38 (cases).
10. Glover TL, Davidson MG, Nasisse MP, hyperadrenocorticism associated with Wiener Tierärztliche Monansschrift.
Olivero DK. The Intracapsular. sudden adquired retinal degeneration 79, 309-328, 1992.
Extraction of Displaced Lenses in syndrome in a dog. J. Am. Anim. 29. Whitley RD. Canine Cornea. En: Gelatt,
Dogs. A Retrospective Study of 57 Hosp. Assoc. 28, 199-202, 1992. K.N. (Ed): Veterinary Ophthalmology.
cases (1984-1990). J. Am. An. Hosp. 20. Nasisse MP. Feline Ophthalmology. Second Edition. Lea & Febiger,
Assoc. 1, 77-81, 1995. En: Gelatt, K.N. (Ed): Vete ri n a ry Philadelphia. Pp. 307-356, 1991.

CAPÍTULO VII CAUSAS DE CEGUERA EN LOS PACIENTES GERIÁTRICOS


BIOIBERICA CONDRO VET

INTERVET QUADRISOL

SALVAT ADO-DERM

SYVA INSTITUCIONAL PET