Arias 1 Teoría Literaria II  Federico Arias Wolfgang Bongers  lunes 22 de febrero de 2010 Roland Barthes: muerte, sujeto y autor   El uso de la metáfora de la muerte tiene una influencia que precede al texto de Barthes 

señalando su historia en la muerte como negatividad (Blanchot) y la muerte del sujeto (Foucault),  ésta última siendo la que guarda una relación de parentesco más cercana con lo propuesto por  Barthes. La muerte del sujeto implica desplazar la individualidad romántica y moderna fuera del  centro   en   contra   de   toda   la   tradición   filosófica   empezada   por   el  cogito  cartesiano.   La   libre  determinación   del   sujeto   se   diluye   en   la   multiplicidad   de   discursos   que   lo   toman   como   un  resultado y no como un punto de partida y articulador autónomo del lenguaje. En este contexto,  la muerte del autor señala además una ausencia de un centro hermenéutico que haga posible el  alcanzar   un   anclaje   de   sentido   en   una   causa   última   externa   al   texto.     El   texto   de   Barthes  desarrolla, de esta manera, las consecuencias que una concepción del texto que radicalice este  descentramiento tenga que tomar en cuenta para plantear el rol del crítico como una respuesta a  esta indocilidad textual. En primer lugar la pregunta sobre quién es el que habla en un texto es referida al texto  mismo: la intransitividad, es decir, la cualidad de la escritura de hacer referencia sólo a la ya que [e]n cuanto un hecho pasa a ser relatado, con fines intransitivos y no con la finalidad  de actuar directamente sobre lo real, es decir, en definitiva, sin más función que el  propio ejercicio del símbolo, se produce esa ruptura, la voz pierde su origen, el autor 

Arias 2 entra en su propia muerte, comienza la escritura (2) Esta intransitividad será la que Barthes elogie en otro lugar como la virtud de lo que “sacude lo  que existe sin llegar a preformar lo que aun no existe” ( “Literatura y Significación” 224).  Dentro de las características de la textualidad que hacen imposible que la escritura sea  reducida a una   voz autorial única está la intertextualidad, la que considera al texto como un  recopilación infinita de citas. Esto tiene por consecuencia que “el escritor se limita a imitar un  gesto   siempre   anterior,   nunca   original”   (5).   La   concepción   romántica   de   la   escritura   que  pretendía encontrar en el autor la fuente del genio y de la invención absoluta se topa con la visión  que coloca a la cita no a la manera de una estrategia discursiva sino como el fundamento mismo  de la discursividad.  Junto con esto encontramos la influencia de Derrida y la  differánce,  el infinito juego y  desplazamiento de las estructuras significantes sin jamás lograr fijar el sentido en un 'significado  trascendental'. Como “las palabras no pueden explicarse sino a través de otras palabras, y así  indefinidamente”   (5),   tampoco   se   puede   pretender   situar   al   autor   a   modo   del   mencionado  'significado trascendental' sino que simplemente constituye un eslabón más de la infinita cadena  de significantes.  La écriture, sin embargo, efectúa su gesto de rebeldía en la que “se entrega a una actividad  que se podría llamar contrateológica, revolucionaria en sentido propio, pues rehusar la detención  del sentido, es, en definitiva, rechazar a Dios y a sus hipóstasis, la razón, la ciencia, la ley.” (6)  La escritura al volverse sobre sí misma y mostrarse renuente a ser fijada a un  sentido propio  rechaza en este gesto la existencia de una verdad totalizante que busque fijar un centro en función 

Arias 3 del cual la escritura y, en general, la verdad pueda ser determinada. El lector, de esta manera, retoma la responsabilidad de asignar un  sentido a los textos. La  indistinción entre un texto primario y un texto secundario que lo comenta y que ha sido tomado  como el punto de partida de   una crítica a la teoría de la muerte del autor (Bruke 210) es la  condición necesaria de una teoría que privilegia la 'autonomía' del lector. Al hacer un texto  escribible, la crítica de ese texto se convierte a su vez en un otro texto interpretable y así,  ad  infinitum: el lector es el espacio mismo en que se inscriben, sin que se pierda ni una, todas las citas  que constituyen una escritura; la unidad del texto no está en su origen, sino en su destino,  pero este destino ya no puede seguir siendo personal: el lector es un hombre sin historia,  sin biografía, sin psicología; él es tan sólo ese alguien que mantiene reunidas en un mismo  campo todas las huellas que constituyen el escrito (7) La lectura es así el espacio de libertad abierto por la escritura para obligar al lector a unificar una  interpretación propia, pero no personal: sin historia, sin biografía, sólo una recopilación de los  trazos del sentido. La radicalidad del planteamiento de Barthes recae en la anulación completa de en lo que  Foucault podríamos llamar una “función del autor” con lo que se marca, en este gesto, el paso en  la obra de Barthes desde el estructuralismo a un postestructuralismo radical. La constatación de  este cambio saca a relucir un desplazamiento estratégico desde la crítica de la ideología a la  crítica   del  signo  (Stafford  187)  que  debe  ser  vinculada  en   la  obra  completa  del   'autor'   a  su  relación con la posición crítica. Si el Barthes de  Mitologías  proponía la desmistificación del  significado ideológico aparejado a ciertas formas de representación como estrategia retórica de  resistencia, el Barthes postestructuralista propondrá un cambio radical en dicha estrategia. La 

Arias 4 posición de Barthes en torno a las consecuencias políticas de la crítica de la ideología, es decir, la  necesaria toma de posición y la implantación de una 'Mitología política' propia lo hacen, en su  último periodo, desviarse hacia 'lo Neutro', el posible escape a la oposición binaria entre la doxa  y la para­doja en el establecimiento de otra oposición binaria en la que la oposición a la violencia  constituya el otro término. Es así como en El placer del texto observamos la crítica a la extrema  derecha y a la extrema izquierda tanto por el olvido del cuerpo, refugio inalienable y punto de  partida de la escritura, como por la incapacidad de salir de este binarismo. La pregunta que es necesario hacerse frente al 'giro' barthesiano es cuanta fidelidad queda  del compromiso del 'primer Barthes' frente a la política y la crítica a las maneras de la pequeño  burguesía. Si bien, como ha sido notado por algunos comentaristas (Giordano 37), la distinción  de Barthes entre el acto literario y la institución literaria es legible en términos políticos en el  sentido de proponer una escritura (écriture) acrática que se oponga en una contraefectuación  discursiva a los lenguajes del poder, la capitalización política de dicha perturbación en el campo  del sentido por una crítica cuyo único compromiso es con la necesaria ausencia de compromiso,  resulta, en el ámbito de lo político propiamente tal, una táctica completamente estéril.

Arias 5 Bibliografía Barthes, Roland. “La muerte del autor.” Web. 20 May 2010. ­­­. “Literatura y significación.” Ensayos Críticos. Barcelona: Seix Barral, 1983. Print.   ­­­. Lo Neutro: Notas De Cursos Y Seminarios En El Collège De France, 1977­1978. Buenos  Aires: Siglo Veintiuno Eds, 2004. Print.   Burke, Seán. The Death and Return of the Author: Criticism and Subjectivity in Barthes,   Foucault and Derrida. 2º ed. Edinburgh: Edinburgh University Press, 1998. Print.   Giordano, Alberto. Roland Barthes: Literatura Y Poder. Rosario: Beatriz Viterbo, 1995. Print.   Stafford, Andy. Roland Barthes, Phenomenon and Myth: An Intellectual Biography. Edinburgh:  Edinburgh University Press, 1998. Print.  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful