You are on page 1of 8

qwertyuiopasdfghjklzxcvbnmqw

ertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwert
yuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyui
Republica Bolivariana de Venezuela

Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior

opasdfghjklzxcvbnmqwertyuiopa
Instituto Universitario de Tecnología Industrial

Dr. Rodolfo Loero Arismendi


sdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasdf
ghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfghj La Guaira

klzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklz
Cátedra: Curriculum

Prof.: Perozo Iris

xcvbnmqwertyuiopasdfghjklzxcv
Ministerio del Poder Popular para la Educación
bnmqwertyuiopasdfghjklzxcvbn
Superior

mqwertyuiopasdfghjklzxcvbnmq
wertyuiopasdfghjklzxcvbnmqwer
tyuiopasdfghjklzxcvbnmqwertyu 28/05/2010

iopasdfghjklzxcvbnmqwertyuiop
asdfghjklzxcvbnmqwertyuiopasd
fghjklzxcvbnmqwertyuiopasdfgh
jklzxcvbnmqwertyuiopasdfghjklz
xcvbnmrtyuiopasdfghjklzxcvbn
La finalidad última de la educación siempre ha sido promover el crecimiento de los
seres humanos. La disyuntiva básica del concepto de educación se produce entre los que
entienden que el resultado de este proceso es debido a un desarrollo interno de la
persona, y los que lo conciben como el resultado de un proceso de aprendizaje, en buena
medida externo a la persona.
Los exponentes de estas ideas se expresan en dos corrientes: el enfoque cognitivo-
evolutivo, (Piaget) que considera que la educación debe tener como meta última
promover, facilitar o, como máximo, acelerar los procesos naturales y universales del
desarrollo; y el enfoque alternativo, (Kohlberg) que considera que la educación debe
orientarse más bien a promover y facilitar los cambios que dependen de la exposición a
situaciones específicas de aprendizaje.
En opinión de Coll, aunque ambas posturas encierran parte de verdad, ambas parten de
un planteamiento incorrecto de entender las relaciones entre aprendizaje y desarrollo al
considerarlas prácticamente como si fueran independientes. Los primeros se atribuyen
casi en exclusiva a una dinámica interna a la persona y los segundos a una presión
externa.
Las investigaciones antropológicas y transculturales de Cole y Scribner (1973)
concluyen en los siguiente: por una parte constatan la universalidad de las capacidades
cognitivas básicas (Piaget) en todos los grupos cultuales estudiados. Aunque matizando
que, existen diferencias en la manera de utilizar dichas capacidades en situaciones
concretas de resolución de problemas y que éstas diferencias están relacionadas con los
tipos de experiencias educativas (Kohlberg).
Todo parece sugerir que hay unos universales cognitivos, pero que su puesta en práctica
efectiva va a depender de la naturaleza de los aprendizajes específicos que favorecen las
experiencias educativas.

Fases del Curriculum

Existen dos fases claras en relación al currículo: una fase de diseño curricular y otra
fase de desarrollo curricular. La primera fase hace referencia a la explicitación teórica
de las intenciones educativas -qué enseñar, qué aprender- y del plan de acción a seguir
para alcanzar esas intenciones. Esta explicitación teórica va a ser la que oriente la fase
de desarrollo curricular o fase en la que se pone en práctica lo diseñado. Siendo muy
importante que la puesta en práctica esté orientada por
lo diseñado, no lo es menos el hecho de que la puesta en
práctica replantee el diseño teórico: o confirmándolo o Aguilera Nayua
haciendo ver la necesidad de modificarlo
Ceballos Bárbara
López Bervelyn
Instrumentos que regulan el Iriarte Mary Olga
Desarrollo del Curriculum Olaizola Rosgrey
Los principios del curriculum están definidos en la constitución de la
Republica Bolivariana de Venezuela de 1999, donde establece una
educación integral para todos y todas.

Articulo Nº 3 de la Constitución de la Republica Bolivariana de


Venezuela:

Establece la educación y el trabajo como procesos fundamentales


para la constitución de la sociedad.

Artículo 3. El Estado tiene como fines esenciales la


defensa y el desarrollo de la persona y el respeto a su
dignidad, el ejercicio democrático de la voluntad
popular, la construcción de una sociedad justa y
amante de la paz, la promoción de la prosperidad y
bienestar del pueblo y la garantía del cumplimiento de
los principios, derechos y deberes consagrados en
esta Constitución.
La educación y el trabajo son los procesos fundamentales para
alcanzar dichos fines.

Artículos Nº 102 y 103 de la Constitución de la Republica Bolivariana


de Venezuela:

En ellos se visualiza algunas características y principios

Artículo 102. La educación es un derecho humano y


un deber social fundamental, es democrática, gratuita
y obligatoria. El Estado la asumirá como función
indeclinable y de máximo interés en todos sus niveles
y modalidades, y como instrumento del conocimiento
científico, humanístico y tecnológico al servicio de la
sociedad. La educación es un servicio público y está
fundamentado en el respeto a todas las corrientes del
pensamiento, con la finalidad de desarrollar el
potencial creativo de cada ser humano y el pleno
ejercicio de su personalidad en una sociedad
democrática basada en la valoración ética del trabajo
y en la participación activa, consciente y solidaria en
los procesos de transformación social consustanciados
con los valores de la identidad nacional, y con una
visión latinoamericana y universal. El Estado, con la
participación de las familias y la sociedad, promoverá
el proceso de educación ciudadana de acuerdo con los
principios contenidos de esta Constitución y en la ley.
Artículo 103. Toda persona tiene derecho a una
educación integral, de calidad, permanente, en
igualdad de condiciones y oportunidades, sin más
limitaciones que las derivadas de sus aptitudes,
vocación y aspiraciones. La educación es obligatoria
en todos sus niveles, desde el maternal hasta el nivel
medio diversificado. La impartida en las instituciones
del Estado es gratuita hasta el pregrado universitario.
A tal fin, el Estado realizará una inversión prioritaria,
de conformidad con las recomendaciones de la
Organización de las Naciones Unidas. El Estado creará
y sostendrá instituciones y servicios suficientemente
dotados para asegurar el acceso, permanencia y
culminación en el sistema educativo. La ley
garantizará igual atención a las personas con
necesidades especiales o con discapacidad y a
quienes se encuentren privados de su libertad o
carezcan de condiciones básicas para su incorporación
y permanencia en el sistema educativo.
Las contribuciones de los particulares a proyectos y
programas educativos públicos a nivel medio y
universitario serán reconocidas como desgravámenes
al impuesto sobre la renta según la ley respectiva.

Artículos 81, 29 y 32 de la L.O.P.N.A

Se establece el desarrollo de recibir educación a los niños (as),


jóvenes, adolecentes y adultos (as) con compromisos.

Artículo 81. Derecho a participar. Todos los niños y


adolescentes tienen familiar, comunitaria, social,
escolar, científica, cultural, deportiva y recreativa, así
como a la incorporación progresiva a la ciudadanía
activa.

El Estado, la familia y la sociedad deben crear y


fomentar oportunidades de participación de todos los
niños y adolescentes y sus asociaciones.

Derecho a participar libre, activa y plenamente en la


vida

Artículo 29. Derechos de los Niños y Adolescentes


con Necesidades Especiales. Todos los niños y
adolescentes con necesidades especiales tienen todos
los derechos y garantías consagradas y reconocidas
por esta Ley, además de los inherentes a su condición
específica. El Estado, la familia y la sociedad deben
asegurarles el pleno desarrollo de su personalidad
hasta el máximo de sus potencialidades, así como el
goce de una vida plena y digna

El Estado, con la actividad participación de la


sociedad, debe asegurarles:
a) Programas de asistencia integral, rehabilitación e
integración;
b) Programas de atención, orientación y asistencia
dirigidos a su familia;
c) Campañas permanentes de difusión, orientación y
promoción social dirigidas a la comunidad sobre su
condición específica, para su atención y relaciones con
ellos.

Artículo 32. Derecho a la Integridad Personal. Todos


los niños y adolescentes tienen derecho a la integridad
personal. Este derecho comprende la integridad física,
síquica y moral.

Parágrafo Primero: Los niños y adolescentes no


pueden ser sometidos a torturas, ni a otras penas o
tratos crueles, inhumanos o degradantes.

Parágrafo Segundo: El Estado, la familia y la sociedad


deben proteger a todos los niños y adolescentes
contra cualquier forma de explotación, maltratos,
torturas, abusos o negligencias que afecten su
integridad personal. EL Estado debe garantizar
programas gratuitos de asistencia y atención integral
a los niños y adolescentes que hayan sufrido lesiones
a su integridad personal.

Articulo 121 De la Constitución de la Republica Bolivariana de


Venezuela:

El derecho que tiene los pueblos y comunidades indígenas y


afrodecendientes a una educación
Artículo 121. Los pueblos indígenas tienen derecho a
mantener y desarrollar su identidad étnica y cultural,
cosmovisión, valores, espiritualidad y sus lugares
sagrados y de culto. El Estado fomentará la valoración y
difusión de las manifestaciones culturales de los
pueblos indígenas, los cuales tienen derecho a una
educación propia y a un régimen educativo de carácter
intercultural y bilingüe, atendiendo a sus
particularidades socioculturales, valores y tradiciones.

Artículos 107, 108 y 111 De la Constitución de la Republica


Bolivariana de Venezuela:
El derecho que tienen los niños (as) a ser formados en educación
ambiental
Artículo 107. La educación ambiental es obligatoria en
los niveles y modalidades del sistema educativo, así
como también en la educación ciudadana no formal. Es
de obligatorio cumplimiento en las instituciones
públicas y privadas, hasta el ciclo diversificado, la
enseñanza de la lengua castellana, la historia y la
geografía de Venezuela, así como los principios del
ideario bolivariano.
Artículo 108. Los medios de comunicación social,
públicos y privados, deben contribuir a la formación
ciudadana. El Estado garantizará servicios públicos de
radio, televisión y redes de bibliotecas y de informática,
con el fin de permitir el acceso universal a la
información. Los centros educativos deben incorporar el
conocimiento y aplicación de las nuevas tecnologías, de
sus innovaciones, según los requisitos que establezca la
ley.
Artículo 111. Todas las personas tienen derecho al
deporte y a la recreación como actividades que
benefician la calidad de vida individual y colectiva. El
Estado asumirá el deporte y la recreación como política
de educación y salud pública y garantiza los recursos
para su promoción. La educación física y el deporte
cumplen un papel fundamental en la formación integral
de la niñez y adolescencia. Su enseñanza es obligatoria
en todos los niveles de la educación pública y privada
hasta el ciclo diversificado, con las excepciones que
establezca la ley. El Estado garantizará la atención
integral de los y las deportistas sin discriminación
alguna, así como el apoyo al deporte de alta
competencia y la evaluación y regulación de las
entidades deportivas del sector público y del privado,
de conformidad con la ley.
La ley establecerá incentivos y estímulos a las
personas, instituciones y comunidades que promuevan
a los y las atletas y desarrollen o financien planes,
programas y actividades deportivas en el país.

Artículos 15 y 38 de la L.O.P.N.A

Garantiza los derechos que tienen todos 8as) a una educación


integral.

Artículo 15. Derecho a la Vida. Todos los niños y


adolescentes tienen derecho a la vida.

EI Estado debe garantizar este derecho mediante


políticas públicas dirigidas a asegurar la sobrevivencia y
el desarrollo integral de todos los niños y adolescentes.

Artículo 38. Prohibición de Esclavitud, Servidumbre y


Trabajo Forzoso. Ningún niño o adolescente podrá ser
sometido a cualquier forma de esclavitud, servidumbre
o trabajo forzoso.

Artículos 55 y 81 de la L.O.P.N.A

Establece la corresponsabilidad de la familia, la comunidad y el


estado en la educación

Artículo 55. Derecho a Participar en el Proceso de


Educación. Todos los niños y adolescentes tienen el
derecho a ser informados y a participar activamente en
su proceso educativo. El mismo derecho tienen los
padres, representantes o responsables en relación al
proceso educativo de los niños y adolescentes que se
encuentren bajo su patria potestad, representación o
responsabilidad.

El Estado debe promover el ejercicio de este derecho,


entre otras formas, brindando información y formación
apropiada sobre la materia a los niños y adolescentes,
así como a sus padres, representantes o responsables.
Artículo 81. Derecho a participar. Todos los niños y
adolescentes tienen derecho a participar libre, activa y
plenamente en la vida familiar, comunitaria, social,
escolar, científica, cultural, deportiva y recreativa, así
como a la incorporación progresiva a la ciudadanía
activa.

El Estado, la familia y la sociedad deben crear y


fomentar oportunidades de participación de todos los
niños y adolescentes y sus asociaciones.