You are on page 1of 6

CIUDADANO

JUEZ DEL MUNICIPIO SAN FERNANDO DE LA CIRCUNSCRIPCION


JUDICIAL DEL ESTADO APURE.
SU DESPACHO.-

Yo, CARLOS JAVIER SARMIENTO BETANCOURT, venezolano, mayor


de edad, titular de la Cédula de Identidad Nº.-9.597.151 y de este domicilio,
debidamente asistido por el Abogado en ejercicio MARCOS ANTONIO
CASTILLO, inscrito en el Inpreabogado bajo el Nº.36.101 y de este domicilio,
ante su competente autoridad ocurro, siendo la oportunidad legal para
contestar la presente demanda lo hago en los siguientes términos:

De conformidad con lo previsto en el artículo 663 del Código de


Procedimiento Civil y en mi condición de tercera poseedora legítima y única
propietaria del inmueble objeto de este litigio formalmente me opongo al pago
que se me intima, como el que se le intima tambien a la ciudadana SILVIA
JOSEFINA CABELLO POLANCO por los siguientes motivos:
PRIMERO: En atención a lo previsto en el ordinal 1º que se refiere a la
falsedad del documento registrado presentado con la solicitud de ejecución, el
cual demandaré la misma por el procedimiento de tacha debido a que el
instrumento registrado y acompañado como fundamental de esta acción, es
falso en fraude a la Ley a tenor de lo previsto en el artículo 1890 del Código
Civil el cual reza que no podrá hipotecar validamente sus bienes sino quien
tenga capacidad para enajenarlo, esto significa que la persona que pretenda
constituir hipoteca sobre un bien de su propiedad, primero que nada debe
constar en instrumento público registrado que el inmueble es de su exclusiva
propiedad y que con esa condición de propietario tenga la capacidad para
disponer y administrar dicho bien, en esta sintonía el artículo 1.483 del Código
Civil es traído a colasión de manera referencial para alegar a mi favor que la
venta de la cosa ajena es nula, y así como la venta o cualquier otro acto u
administración como el de constituir una hipoteca sobre un derecho ajeno es
tambien nula y en el presente caso es obvio y evidente la mala fe que produjo
la conducta de la ciudadana SILVIA JOSEFINA CABELLO POLANCO, a esta
situación alego a mi favor tambien lo previsto en el artículo 1.346 Ejusdem, con
relación a la nulidad de la hipoteca cuya ejecución se demanda, y digo mala fe
y digo que el documento es nulo doloso y fraudulento motivado a que para el
día 11 de Mayo del año 1.999 en documento público debidamente elaborado
por el Abogado JULIO CASTILLO en su condición de Consultor Jurídico del
Instituto de la Vivienda del Estado Apure, debidamente colegiado en el Colegio
de Abogados de este Estado y debidamente registrado y firmado por el
Registrador Subalterno del Distrito Pedro Camejo ciudadano REGULO
RAMON ALVAREZ , en fecha 12/05/99 y anotado bajo el Nº.-19, Folios del 53
al 54 del Protocolo Primero , Tomo Primero, Segundo Trimestre del citado año,
la ciudadana SILVIA JOSEFINA CABELLO POLANCO me dio en venta pura y
simple el referido y suficientemente descrito inmueble en el presente juicio por
la cantidad de CUATRO MILLONES QUINIENTOS MIL BOLÍVARES
(Bs.4.500.000,oo) que fueron recibidos por su persona en dinero efectivo a su
entera y cabal satisfacción, ese mismo documento fue debidamente firmado
por ambas partes configurándose de esta manera la valides y existencia de un
contrato de compra venta cumpliendo de esta manera lo previsto en los
artículos 1.133, .1135,1.137, 1.141, 1.143, 1.155, 1.159, 1.160 y 1.161 todos
del Código Civil, lo que significa que dicho contrato de venta tiene fuerza de
Ley entre las partes, no pueden revocarse sino por mutuo consentimiento o por
las causas autorizadas por la Ley circunstancias estas que no se han dado en
el presente caso y en ese sentido fue ejecutado el mismo, es decir, en el caso
mío cumplí con mi obligación de pagar el precio en dinero efectivo el cual fue
recibido a la conformidad de la vendedora y esta a su vez cumplió su obligación
de realizar la tradición legal del inmueble, ya que es obvio y evidente que
actualmente vivo junto a mis hijos en el inmueble objeto de este litigio, situación
esta reconocida erga omnes, es decir, no admite ningún tipo de duda, por parte
de los demandantes. En este documento, que anexo y opongo marcado con la
letra "A“ en copia fotostatica, y cuyo original reposa por razones obvias en los
archivos de la Oficina de Administración del Instituto Autónomo de la Vivienda
del Estado Apure (INVAP), situado en el Edificio o Palacio Ejecutivo (antigua
sede de la Gobernación) en el primer piso, se estableció y constituyo a favor de
este Instituto Autónomo una primera hipoteca legal y de primer grado con
motivo de que fue ese organismo oficial quien me otorgara un crédito por la
cantidad de CUATRO MILLONES QUINIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs.-
4.500.000,oo) y garantizando con dicha hipoteca hasta por la cantidad de
NUEVE MILLONES SETECIENTOS MIL CIENTO DIEZ BOLÍVARES (Bs.-
9.700.110,oo) y digo que hubo fraude y dolo e intención mal sana de la
ciudadana SILVIA JOSEFINA CABELLO POLANCO porque el mismo día en
que la misma me vendió el inmueble en litigio y cuyo documento se encuentra
registrado a mi favor, esta de manera apresurada y utilizando argucias y
tácticas indecorosas e ilegales fue y obtuvo otra ventaja económica del
inmueble cuando dio en venta con pacto de retracto al ciudadano OLIVIER
GERONIMO ZERPA MIRABAL, quien es actualmente el accionante y
ejecutante de esta acción, este documento que anexo en copia fotostatica
marcado con la letra “B” fue notariado por ante la Notaría Pública de San
Fernando de Apure en fecha 11 de Mayo del año 1.999 quedando inserto bajo
el Nº.-47, Tomo 28 de los libros de autenticaciones llevados por esa Notaría y
luego posteriormente fue registrado por ante la Oficina Subalterna de Registro
Público del Distrito Pedro Camejo del Estado Apure, en San Juan de Payara,
en fecha 30 de Julio del año 1.999, anotado bajo el Nº.-19, Folios del 61 al 63,
del Protocolo Primero, Tomo Primero, Tercer Trimestre del citado año, todo
esto significa y hace determinar que la conducta asumida por la ciudadana
SILVIA JOSEFINA CABELLO POLANCO es típica y subsumible del delito de
estafa previsto en el artículo 464 con especial referencia al ordinal 1º en
concordancia con el artículo 465 ordinales 3º y 4º del Código Penal a tal efecto
pido a este Tribunal compulse todo estos recaudos para que sean remitidos a
la Fiscalía del Ministerio Público a tenor de lo previsto en el artículo 296 del
Código Orgánico del Proceso Penal ordinal segundo que se refiere a la
obligación del funcionario público de denunciar cuando en el desempeño de su
empleo se impusieren de algún hecho punible de ación pública como en el
presente caso en este caso en perjuicio tanto de mi persona como del
accionante o acreedor quien desde luego con esta situación pasa a ser un
acreedor quirografario y simple, pues en este caso el único acreedor
hipotecario constituido legalmente es el Instituto de la Vivienda del Estado
Apure (INVAP) a este respecto pido al Tribunal se sirva paralizar la causa
alegando a todo evento a mi favor la cuestión previa prevista en el ordinal 8º
del artículo 346 del Código de Procedimiento Civil que se refiere a la existencia
de una cuestión prejudicial que deba resolverse en un proceso distinto
(prejudicialidad penal sobre lo civil); considero prudente alegar esta cuestión
previa y pedir la paralización de la causa ya que de ello depende, es decir, del
resultado que se produzca en la investigación o en la denuncia solicitada, de
ello depende la determinación pasiva del demandado para tener o no tener
cualidad para estar en este juicio y para que se determine que la hipoteca tal
cual como fue concebida a favor del demandante es nula e ilegal.
Por otra parte el segundo motivo en el cual fundamento esta oposición
estriba en el ordinal 5º del citado artículo 663 del Código de Procedimiento Civil
por la disconformidad con el saldo establecido por el acreedor en la solicitud de
ejecución y así observo al Tribunal que solamente esta conforme la cantidad
liquida que representa el capital pues como vera usted ciudadano Juez, bien es
sabido que las mismas en ningún caso podrán exceder al limite del 30% del
valor de lo litigado a tenor de los previsto en el artículo 286 del Código de
Procedimiento Civil y en el presente caso las costas representan mas del 50%
del monto adeudado por la ciudadana SILVIA JOSEFINA CABELLO
POLANCO; en cuanto a los intereses tambien es sabido que cuando se
constituye hipoteca los intereses legales nunca han excedido del 12% anual a
tenor de lo previsto en el artículo 108 del Código de Comercio por ser deudas
mercantiles y en el presente caso no se que formulas utilizo el demandante
para calcular unos intereses en TRESCIENTOS MIL BOLÍVARES (Bs.-
300.000,oo) cuando lo máximo que pudo haber generado por intereses legales
y de mora dicho crédito no sobre pasa los CIEN MIL BOLÍVARES
(Bs.100.000,oo) de manera que este otro motivo de la oposición tambien es
valido, lo que veo con preocupación es que la deudora no ha tomado ningún
tipo de iniciativa para defenderse lo que me hace pensar que esto podría ser
otra táctica fraudulenta de parte de esta ciudadana para perturbarme en mi
posesión y en mi derecho de propiedad con la anuencia del Registrador
Subalterno REGULO RAMON ALVAREZ quien creo es hermano o pariente de
la deudora demanda e intimada lo que constituye otro elemento de mas fuerza
para que se investigue este fraude o estafa continuada que a su vez contribuye
para que se ordene la paralización del presente proceso ya que además en el
presente caso a sabiendas el Registrador y a sabiendas el demandante que
existe una hipoteca legal y de primer grado a favor del Instituto de la Vivienda
del Estado Apure (INVAP) necesaria y forzosamente se tiene que ordenar la
notificación del Representante Legal de dicho Instituto y de la Procuradora
General del Estado por estar en juego intereses públicos del Estado Apure de
manera que sobre este particular pido al Tribunal la reposesión de la causa al
estado de admitir nuevamente la demanda para que notifique a estas dos
personas señaladas.
Finalmente pido que la presente oposición sea admitida, substanciada y
declaradas con lugar con todos los pronunciamientos de Ley.
Es justicia en San Juan de Payara a la fecha de su presentación.

LA TERCERA POSEEDORA Y PROPIETARIA

EL ABOGADO ASISTENTE