Murphy's aporía: Un Análisis de los espacios del deseo estructurado como ausencias en Samuel Beckett Murphy's

Por Wendy Foster [. . .] Deseo del hombre encuentra su sentido en el deseo del otro, no tanto porque la otra es la clave para el objeto deseado, como porque el primer objeto del deseo es ser reconocido por los otros (Lacan, Lengua de Autonomía 31 ). El deseo, en Samuel Beckett Murphy's, es el éxtasis de la diferencia. Murphy's existencial búsqueda de "lugar", para el siempre aplazado ya "conexión", se caracteriza, de forma significativa, por su implicación en un discurso de la ausencia. La noción de ausencia de Murphy, sin embargo, implica el movimiento paradójico, o oscilación, entre los momentos nodales de presencia. La ausencia, aquí, es la aporía que existe, o más bien subsiste, entre y dentro de sí mismo y "otros" y, tal vez lo más particular, entre el idioma y el deseo. El desplazamiento de "presencia" en el texto de Murphy funciones, principalmente, como una exploración de los límites de significado y de los espacios en los que se encuentra sentido. Para Murphy, este sentimiento de ausencia como el momento más allá de informar a la Ostensiva de la superficie real [Nota 1] se encuentra en la fantasía de los "otros". Es importante que el lector del primer encuentro con Murphy es en el contexto de la servidumbre: "Él se sentó desnuda en su silla mecedora-desnudó de teca, no garantiza a crack, urdimbre, retráctiles, se corroen, o creak por la noche. Es su propia , Nunca lo dejaron. La esquina en la que se sentó frente a curtained del sol [...]. Bufandas Siete celebrada en posición de él "(1-2). Murphy se identifica en términos de los espacios de los objetos a los que está vinculado. Él, o más bien, su cuerpo, está, literalmente, objetivado como parte integrante de la presidencia a través de la cual él llama la definición. Murphy, aquí, es la "no-yo" - objectum - «lo que no es mí." Hay un sentido de estabilidad situado en el otro-objeto que es, significativamente, ausente en Murphy. La silla-mecedora, para que Murphy se limita a sí mismo, funciona como el garante de su identidad esencial. El lenguaje, aquí, sirve una doble función. En primer lugar, el idioma de obras descriptiva, sin embargo, también es, en este pasaje, el lenguaje de promoción - la lengua del deseo socializado. Es este muro de los interlocutores sociales que enfrenta alternativamente Murphy y retrocede de todo el texto. Las funciones sociales como un discurso paralelo a Murphy's fantasía de los "otros", intrusively funcionamiento, las "imágenes y sonidos" de que "los detenidos se le encomiendan en el mundo al que pertenecían, pero no él, como él espera con cariño" (2) . Murphy construye, para sí mismo, un límite existencia en la que la frustración de incorporación social está mediada a través del placer (jouissance) adquirida en su trascendencia imaginada: Él se sentó en su silla de esta manera porque le dio placer! En primer lugar, se dio su cuerpo por placer, que aplacó su cuerpo. A continuación, se le establecidos libre en su mente. Para no fue hasta su cuerpo fue apaciguado que podía venir vivo en su mente, tal y como se describe en la sección seis. Y la vida en su mente le dio placer, tal placer que el placer no era la palabra (2). Murphy sitúa su sentido de sí mismo en el espacio de la fantasía. El cuerpo, por Murphy, es un lugar de reclusión, una extensión social de la oca en el que la libertad se

consigue, irónicamente, a través de su antítesis. Esta libertad en el parto es la paradoja existencial del auto en el que "[...] El hombre está condenado a ser libre. Condena, porque él no creó a sí mismo, sin embargo, en otros aspectos es libre, porque, una vez arrojado al mundo , Es responsable de todo lo que hace "(Sartre 41). La inutilidad fundamental de la existencia social es la aporía Murphy. Murphy en su búsqueda de que "la reunión de los extremos" contiene, en el centro de su ser, una intrínseca falta o nula. Para Murphy, esta laguna de sí mismo figura, conceptualmente, Neary en la noción de la "Apmonia". La oscilación entre la ausencia y presencia en el texto las obras, indicationally, para marcar Murphy sobre el estado de disyuntiva esencial. Murphy es fundamentalmente fuera de paso con el resto del mundo. Él está dividido, des-conectado. Para Murphy, el "gran mundo" a partir de la cual él es irrevocable alienados se define por el mantra de "quid pro quo". El mundo moderno sugiere, a Murphy, la contingencia de las conexiones humanas, y por lo tanto, la mercantilización, comercial o público de sí mismo. Este sentido de contingencia está focalizada en la relación de Murphy con Celia en el que la abyecta funcionamiento del deseo se juega: "La parte de él que odiaba craved de Celia, la parte que él amó shrivelled en el pensamiento de ella" (8) . Celia, al igual que el cuerpo, es necesario y repelente a Murphy. Murphy es, paradójicamente, definida por, y borradas a través de su conexión a Celia y sus intentos de "hacer un hombre" fuera de él. La noción de la "toma" de Murphy es libre referentially textualized. Significado, ya que se produce en el entorno social, se deshace de convertirse en un ejercicio de redundancia - que la ausencia en presencia Murphy que se asocia con el "gran mundo". La apertura de la sección dos, la catalogación de Celia, se indica la reducción de sí a su más mínima descriptores. La identidad es una cuestión de los inventarios cuantificables, o componentes esenciales que son, sobre todo, disociarse de cualquier sentimiento de intimidad. Existencia, en el socio, esté sujeta a su capacidad de ser "extraída", en su sentido textual del "resumen", o "expurgada, acelerado, mejorado y reducido" (12). La contracción del auto se considera en términos de la lengua de producto o mercancía, la evaluación descriptiva de que es en última instancia, quitarle todo sentido. El discurso de la "nueva y mejorada", aquí, las funciones de deslegitimizar el sujeto social al exponer sus fundamentales absurdo. Lengua y deseo actuar para revelar, en sus excesos, la inconmensurabilidad de la libre y "otros" como mediada por ya través de los interlocutores sociales. En el espacio del "gran mundo" Murphy se ve privada de cualquier tipo de organismo. Él es actuado y hablado a través de su captura dentro de objetivación - Celia del ultimátum, la profecía Suk, el "objetivo" de Miss Counihan, et al. El lenguaje y las necesidades de la "gran mundo" no son el suyo, pero las fuerzas a que Murphy es sometido pasivamente. Suk del oráculo Murphy es la "orden de la vida-," un retorno a las leyes de los interlocutores sociales que articula Murphy's aporetic de negociación externa, el espacio público. Aquí, la vida es diagramado, determinista y rígida, en marcado contraste con Murphy la exposición de su "poca" o mundo privado que es el flujo y la indeterminación. Murphy's refugiarse en su "pequeño mundo" es un rechazo de la responsabilidad que está vinculado a la libertad ya la existencia, una responsabilidad que es, sin embargo, ubicado en Celia: " 'Yo soy lo que hago', dijo Celia" (37), un expresión que Sartre se hace eco de la afirmación de que "[a] el hombre está implicado en la vida, deja su impresión sobre él, y fuera de que no hay nada" (48). Lo que está en cuestión para Sartre, y de Celia, es la integridad de lo real, o la social. El deseo, aquí, es un sitio de ausencia, de "[...] Como un hombre decepcionado sueño, como miscarried esperanzas, como las expectativas vano" (Sartre 48). Deseo tan sólo puede ser logrado a través de la

unificación de sí mismo y "otros", un proceso que siempre está ya implicado en diferido y en la formulación de la falta que es el tema que desee-. Murphy's instancia es la alienación a través de su incapacidad para construir sentido desde el social, o incluso a la, por el contrario, obtener el significado de "gran mundo". Para Celia, hay una fundamental ruptura de sentido e identidad en sus comunicaciones con Murphy: Se sentía, como ella se sintió tan a menudo con Murphy, spattered con palabras que fueron muertos tan pronto como sonaba; cada palabra borrado, antes de que tuviera tiempo para hacer sentido, por la palabra que vino próximo, así que al final ella no saber lo que se había dicho. Era como música difícil de escuchar por primera vez (40). La futilidad del lenguaje para comunicar significado apunta a que la brecha entre las importaciones de intención y, en última instancia, el vacío o la insignificancia de la propia enunciación. Celia de la necesidad de someter a Murphy y sus palabras a un tipo de orden normativo de significado es subvertido por el carácter temporal de la fase oral. Para Lacan, la noción de "palabra" en sí es una "presencia de ausencia," la transposición de la cosa a un lenguaje fundamentalmente hace que el verdadero ausente. "Proceso de sustitución que se produce confunde y oscurece la real (Lacan, Lengua de Autonomía 39). Del mismo modo, es decir, como una función de los interlocutores sociales, es deconstruido por Murphy el uso del lenguaje lo que hace" monstruosa propuesta [s] "(Beckett 40) que existen en contra de las normas de sentido (en su instantiation como un cuerpo compartido de los conocimientos acordados). Para Murphy, significado social, al igual que con el deseo socializado, se ha domesticado a un estado de modelo regularidad, a una especie de fijeza dogmática que se cristalizó, textualmente, en Suk el oráculo y espacialmente en Neary del ciclo inútil de la barra de heces en torno al cual "[. ..] Se sentó durante todo el día, se desplazan lentamente de un taburete a otro hasta que había terminado el circuito de los contadores, cuando él comenzaría todo de nuevo en la dirección contraria "(56). Neary del "circuito", como la exposición física de Murphy a la incapacidad de proporcionar un contexto verbal de significado, que articula paradoja fundamental de móviles inmovilidad que es la vida dentro de los límites del "gran mundo". El problema del sujeto dividido, como es el caso de Murphy, es decir, esencialmente, una cuestión de idioma, ya que, "[...] Es el idioma en que la expectativa de cumplimiento y que se pongan en contacto" (Wittgenstein I.445, 131). Este acto de unificación informa Murphy's deseo de hacer una "conexión", para hacer los dos "extremos se encuentran." El punto de contacto, sin embargo, entre el lenguaje y el deseo expone la aporía fundamental en su centro. El cumplimiento del deseo existe como un punto de vista puramente lingüístico de intercambio entre las "expectativas" y su realización. El deseo, o respecto, aquí, está sujeta a una "virtual" cuyo cumplimiento es siempre la actualización ya cerrado con el tema: "La humanidad es un bien con dos cubos', dijo Wylie,« un bajando por cubrir, los otros próximos hasta que se vacíe "(58). El moderno es libre desposeídos de ambos y el deseo, ya que tanto deseo ser y permanecer en el objeto deseado y, en consecuencia, como falta en el tema. Esta noción de lo esencial, frustrado la naturaleza del yo social es una producción del perpetuo aplazamiento del deseo: No es la frustración de un deseo de este asunto, pero la frustración de un objeto en que su deseo es alienada y que el más elaborado es, la más profunda la alienación de su jouissance se convierte para el sujeto. La frustración en una segunda eliminará, por

tanto, y de tal manera que aun cuando el tema de volver a su forma en su discurso hasta el punto de reconstituir la imagen de preparatoria a través del cual el sujeto hace de sí mismo un objeto de lograr un plantean ante el espejo, no podía posiblemente estar satisfechos con ella, ya que incluso si él logró su semejanza más perfecta en esa imagen, sería la jouissance de la otra que iba a hacer que se reconoce en él (Lacan, Lengua de Autonomía 11-12). El movimiento hacia el "otro" que el tema instantiates es ritualized en el texto de Murphy. El deseo, en Murphy, para convertirse en otro, para ser-objeto, para escapar de la realidad de su "sin fondos" libre es un proceso de dislocación que siempre está más allá de realización. La inutilidad de actuar con el deseo, Wylie sugiere que a través del ejemplo de la siempre vacío cubo, que niega la posibilidad de cumplimiento, se articula, textualmente, a Murphy a través de los espacios en que los órganos se encuentran. En particular, la dispersión de sí mismo puede ser rastreada a través de Murphy diferentes "casas". Desde su ambivalente doored "jaula" en West Brompton a su idealizado en el desván de los motivos sanitarium, existe una creciente sensación de confinamiento y una mayor problematización del cuerpo. Murphy inicial de "jaula" es de por sí público, siempre existe el peligro de intrusión - que, al igual que Murphy's libre dentro del estado social, está condenada. La "jaula", es la antigua casa de una prostituta, cuyo cuerpo es un espacio público en esa compleja forma de que la habitación en sí es tanto públicas como privadas. La puerta se cuelga fuera de sus bisagras, hay la pretensión de que la intimidad es siempre amenazado, como ya es el cuerpo de la prostituta. El elusiveness de "casa" se hace hincapié, además, por Murphy y Celia de la "habitación" en "Cervecería Pentonville Road entre la prisión y la Metropolitana mercado de ganado" (63). Hay, en esta "habitación", un elemento esencial del estado en betweeness y abjection que marca Murphy la asociación del cuerpo con los interlocutores sociales. Murphy's abandono de su cuerpo a las funciones disciplinarias que compiten de la prisión y el mercado de ganado informa a su presentación a las mundanas a la vida domesticada. Este contexto de la institucionalización ofrece diferentes formas en que a ambos el control y utilizar el cuerpo, los procesos que se localizan en Celia la asunción de autoridad sobre Murphy: "Aquí se entró en lo que Celia llamó la nueva vida. Murphy se inclina a pensar que la nueva vida , Si se trata en absoluto, llegó más tarde, y luego a uno sólo de ellos "(64). Irónicamente, es aquí, en este espacio que se define a través de Celia del deseo de socializar Murphy que Celia logra una especie de identidad con Murphy y su rechazo del "gran mundo". Celia se convierte en un voyeur de la vida que, vista a través de la "pequeña ventanilla única" de la sala, se convierte en "condensada", una fragmentaria apperception que se reduce aún más y singularized a través de los efectos de su ampliación de la vista a través de la ventana para ver a través de " medio cerrado los ojos. " La contracción de la perspectiva se convierte, por Celia, una especie de refinamiento de la vista que se logra, por otra parte, a través de su rigidez del punto de vista: No había mucha luz, la sala de lo devorado, pero ella mantuvo su rostro convertido a lo que hay. La pequeña ventanilla única condensada sus cambios, como medio de los ojos cerrados ver los matices de los tonos de valores, a fin de que nunca fue tranquila en la habitación, pero el oscurecimiento óptico y en un lento parpadeo amplia que pasó todo el día, óptico contra el oscurecimiento que fue su fin. A la luz de la peristalsis, vermífugo su camino en la oscuridad (66).

Celia sentidos, aquí, perciben indistintamente. De hecho, hay un proceso fundamental de m é connaissance en el trabajo en el que la vista es detenido fonéticamente. La complexification de la experiencia sensorial está vinculada a Celia del deseo emergente "para una exquisita depravación, que se desnuda y obligada" (67). Celia del sentido de los límites entre su auto y el mundo exterior se hayan disuelto. Su autonomía está mediado a través de las gradaciones de la luz ya través de ella la apropiación de Murphy's rocking-chair, su constituyente a objetos universo. Las nociones de interior y espacios exteriores, aquí, al igual que con Murphy, se ven perturbadas por medio de la alienación de sí mismo a partir de su contexto social. Existencia, por Murphy y, cada vez más, por Celia está vinculada a la idea de marginalidad y, en particular, con espacios de marginalidad. Murphy en su búsqueda de un ideal "espacio verde" en lugar de que su cuerpo se convierte en una búsqueda de escapar de la "proliferación maligna" de las zonas urbanas. Murphy anhela para "[a] ny clod antiguo de la conocida Inglés césped [...] En la que podría tumbarse, dejará de tener en cuenta y entrar en los paisajes donde no había chandlers y no residencial exclusiva de cáncer, pero sólo a sí mismo la mejora de todos los conocimientos "(79). Hay una especie de ironía romántica referencia al tropo poético de "Arcadia" o que "Bower de gozo" que es siempre ya imaginaria. Para Murphy, el espacio del parque representa una disyuntiva espacio de pureza - disyuntiva porque es, esencialmente, un paisaje de "cultivo", tanto naturales como no naturales, al mismo tiempo. Este paisaje del parque, a los deseados de espacios de presencia, es decir, sin embargo, imposible. Hay, para Murphy, único Lincoln's Inn Fields: "El ambiente allí era foul, un miasma de las leyes" (79). En ausencia del ideal, Murphy, "se asienta" para ese lugar que "era mejor que ninguno" (79). La "ley", aquí, es un regulador del deseo, distinguido, sobre todo, de la tentación de la "Ley" para que Murphy se dibuja como un lugar de libertad en régimen de servidumbre. Murphy's implicación en la noción de la "Ley" es una consecuencia de su inmersión en la fantasía, en el sistema cerrado de su "pequeño mundo": "Contrariamente a lo que el sentido común noción de fantasizing como una indulgencia en el alucinante realización de los deseos prohibidos de la Ley, la narrativa phantasmic etapa no la suspensión de la transgresión de la ley, sino el acto mismo de su instalación ". La idea, por el contrario, de la "ley" es el "derecho del hombre", la "ley de la lengua" a partir de la cual huye Murphy. El ideal de Derecho, que se encuentra en la silla-mecedora, la buhardilla, y el MMM es manchado, se convierte en "ley" en su socialización. Murphy's acto de "hacer hacer" con los recursos sociales de los que tiene acceso a "[...] No implica la asunción por el tema de la insignia de los otros" (Lacan, É crits 264), como ocurre en la fantasía de su identificación con los pacientes de la MMM, más bien acerca de la condición de que el sujeto tiene que encontrar la que constituye la estructura de su deseo en la misma brecha abierta por el efecto de los significantes a los que vienen a representar el Otro para él, en la medida en que su demanda está sometida a las mismas "(Lacan, É crits 264). Llegados a este punto en el texto, Murphy está trabajando subversivamente dentro de las estructuras de los interlocutores sociales a la que está vinculada a través de Celia del ultimátum . Murphy's estrategias para hacer frente a las estructuras sociales de reglamentación se suelen construir en asociación con el cuerpo. El cuerpo, por Murphy, es un cómplice de los interlocutores sociales. De vacaciones por lo tanto, se deriva de la capacidad de manipular el cuerpo, a su vez contra las consecuencias sociales de alguna manera. Murphy's artimaña con el té, su "defraudar" de una segunda taza, o "tazas aproximadamente 1,83" (84) articula "su mérito como un pequeño triunfo de las tácticas

de cara a los más temerosos odds" (82). Murphy's retiro para el espacio del parque después de hacer su nominal, o más bien simbólico, gesto hacia la búsqueda de trabajo es la misma táctica evasiva - una subversión de las "leyes" que rigen la responsabilidades mundanas. Murphy es "heroico" en el sentido de que Michel de Certeau resume en la práctica de la vida cotidiana, un producto de la cultura del "hormiguero" en el que hay una "erosión y la denigración del singular o la extraordinaria" (de Certeau 1). Este nuevo "anti-héroe", significativamente, es decir, como sugiere Murphy para nosotros, por escrito, no el escritor en su socialización. Él responde con precisión el espacio del "gran mundo": El "nadie" o "todos" es un lugar común, un topos filosófico. La función de este carácter general (everyman y nadie) es formular una conexión universal entre ilusoria y frívola producciones escriturales y la muerte, el derecho de los demás. Él juega a cabo en el escenario la definición misma de la literatura como un mundo y del mundo como la literatura (de Certeau 2). Murphy es "everyman" y singular. Es tal vez "excepcional" en su reconocimiento de las estrategias sociales que han co-optado por su identidad. De Certeau del análisis de la textualization del "hombre común" habla, adecuadamente, a la relación de Murphy con un lenguaje social y, por tanto, un mundo, donde se encuentra, sobre todo, mal colocado. Es significativo el hecho de que Murphy's y elaboración de pasar a su "pequeño mundo" se realiza a través de la figura de Austin Ticklepenny, "Pot Poeta / Desde el condado de Dublín" (84). Ticklepenny Sin embargo, "[e] l merest peón en el juego entre Murphy y sus estrellas" (85) instantiates los vínculos entre la metáfora del juego, sobre todo el juego de ajedrez, Murphy y la interacción entre su "pequeño" y "grandes" mundo, así como que representa, literalmente, la mediocridad, o la insuficiencia del lenguaje, en su función como un instrumento social, para hablar en nombre de Murphy. Social lenguaje es, a Murphy, lo que viola su "pequeño mundo", de la misma manera que Ticklepenny "olla poeta de Dublín," invade Murphy's desván y es confundida por lo que las experiencias allí. Murphy's Ticklepenny hipótesis de la "función" en el Magdalen Mental Mercyseat sirve para describir la ruptura entre Murphy y los interlocutores sociales. Ticklepenny del temor es el deseo de Murphy. Su prisión es el santuario Murphy, Murphy's "casa". La MMM es, por Murphy, un paralelo, en la vida real, del espacio de su mente, de su "pequeño mundo": Murphy la mente de la foto a sí misma como una gran esfera hueca, herméticamente cerrado al universo sin. Este no es un empobrecimiento, ya que excluye nada que no contienen en sí. Nada nunca ha sido, es o sería en el universo fuera de él pero ya estaba presente como virtual, o real, virtual o real en aumento, real o virtual en la caída, en el universo en su interior (107). Murphy's universo de la mente es alienante y alienado y la libre creación. Su mente es "bodytight", "un sistema cerrado, con sujeción a ningún principio del cambio, sino que sus propios, autosuficiente e impermeable a las vicisitudes del cuerpo" (109). Del mismo modo, "[e] l Magdalena Mental Mercyseat sentar un poco fuera de la ciudad, idealmente situado en su propio terreno en el límite de dos condados" (156). El sanitarium es, al igual que la mente de Murphy, al mismo tiempo marginados e institucionalizado. Ambos espacios están "sujetos a la regla", tanto encarnar una especie

de "desorden ordenado" y, tal vez lo más importante, sirven como el loci para la gestión de la fragmentación de sí mismo, en su abyecta asociality. Murphy's avanzar en el ideal de la MMM marcas de su problemática rechazo de Celia y su "triunfo" sobre él. Inicialmente, la perspectiva de la MMM funciona como un compromiso entre la voluntad de Murphy y su compromiso con Celia. Irónicamente, a su vez, Celia es la incapacidad de hacer uso de la palabra que inicia Murphy's decomiso de su pacto: "Me arrastra esta ronda Warren," dijo Murphy, con la última escoria de resentimiento, "día tras día, granizo, lluvia, aguanieve, nieve, SOG, me refiero a la niebla, hollín, y supongo bien, mi breeches caerse con un fourpenny vomitory, en busca de su trabajo. Por fin, me parece, se encuentra conmigo, estoy medio muerto con el abuso y la exposición, estoy en un marasmo, no demora un momento, sino que procede a rastrear de nuevo a recibir su felicitación. Usted dice 'Oh' "(138). Celia del retroceso en un pre-espacio lingüístico, provocado por la muerte del "viejo chico", y su concomitante alteración de su rutina diaria, las funciones de cortar su "conexión" a Murphy. Como señala Beckett, "duelo" es una acción que es sobre el "sí mismo" (136). Así, Celia se retire de Murphy señales de la propia falta que se encuentra en el centro de Murphy la voluntad de su "pequeño mundo" - la aporía de conexión, la imposibilidad de hacer los dos extremos se encuentran. El fracaso de la relación intersubjetiva, es decir, aquí, el fracaso de la lengua de manera adecuada a cerrar la brecha entre el deseo y libre, a real-IZE el tema como "todo" en la construcción de esa conexión. Murphy's partida de Celia promulga un proceso de aplazamiento en los parodic simulación de presencia desempeñado por los jóvenes en la calle. Celia relojes, desde el espacio de la ventana, Murphy "[...] Multiplicado por su burlesco mucho tiempo después de su propios ojos pudo ver él no más" (143). La duplicación de esfuerzos, aquí, de Murphy's simultánea real y la virtual ausencia presencia, como los simulacros, prefigura la oscilación entre lo real y lo imaginario, como la tensión de ser, en Murphy's juegos de ajedrez con el Sr Endon. Murphy, al igual que Celia fijado antes de su ventana, promulga, dentro de los límites espaciales de la MMM, que "la ventana de la fantasía" en el que el "objeto" de la mirada "pierde su rigidez" como el "sujeto" (el observador) [se convierte en más rígidas] atrapados por la vista que él ve, petrificado con fascinación, encadenada a su voyeuristic punto de vista, mesmerized por el escenario de fantasía que ha construido a sí mismo "(Zupan i…… 48). Este deseo de totalidad, a través de la asunción de imaginar este deseo ya que se encuentra dentro de la fantasía se convierte en objeto, por Murphy, la clave de la identidad de ambos y "hogar". El espacio de la MMM Murphy ofrece no sólo el imaginario de seguridad de un autocontenidos, sino un espacio en el que Murphy es capaz de localizar a sí mismo "históricamente". El desván habitación en el MMM para proporcionar funciones de Murphy con un sentido del espacio-temporales continuidad - se trata de un pasado vinculado a la memoria el "ahora", de nuevo, que presentan falta: "Hace menos años, entonces al cuidado de recordar, al mismo tiempo en el primer cianosis de la juventud Murphy había ocupado un desván en Hannover "(161-162). El desván en el que se mueve Murphy, por motivos de la MMM, fue, así como "[...] Una verdadera buhardilla, no la mitad, pero dos veces tan bueno como el de Hanover, ya que la mitad tan grande" (162). Hay un sentido en que, por supuesto, del "desván" como un romántico tropo - un espacio de creatividad en el que el artista-poeta trabajo en el aislamiento de la vida

cotidiana mundo. Murphy es, pues, incorporarse en la "literariness", o "fictionality" del espacio como un ideal. El desván, ahora contenidos en los objetos dentro de los cuales Murphy focalizes su deseo - incluida la silla mecedora-y el tablero de ajedrez - se convierte en uno de los puntos de Lacan de capiton, o "puntos de anclaje", lo que indica la elisión del significado "en virtud de "El poder del significante. Para Lacan, como es el caso de Ferdinand de Saussure, hay, aquí, una "polifonía" en el trabajo, indicando "todo discurso que se ajusta a lo largo de los varios pentagramas de una partitura" (Lacan, É crits 154), que es , Un funcional no linealidad que es intrínsecamente musical: "MMM fue de repente por la música, música, música, en brillante, brevier y Canon, o algunos de esos tipográficos gritar, si la suave compositor sería tan amable" (236). Como continúa Lacan, "[t] es en efecto, no significa que la cadena no tiene, como si se adjunta a la puntuacion de cada una de sus unidades, toda una articulación de los contextos pertinentes suspendido 'vertical', por así decirlo, desde ese punto "(É Crits 154). El lenguaje, y la MMM, ya que está implicada en los procesos de significación, es polivalente, sugerentes de posibilidades, de connotaciones. Tanto Beckett y Murphy están sugiriendo sentido como un "registro", o registros, más allá de la denotativo, la conexión lineal entre palabra y cosa, significante y significado. Murphy's objetos de deseo, en otras palabras, son inherentemente imaginativo en su representación de ese escurridizo "armonía" que puede "no mezclar" en "el corazón de Murphy" (Beckett 4). Hay un absolutismo en el objeto-el espacio en sí mismo y de que es a la vez indicativo de la función de limitar el "gran mundo" y, al mismo tiempo, una expresión de su potencialidad: "Skinner's como la cabina de la MMM y aquí la batalla más feroz estragos, siempre que se le podrían exigir, entre los psicóticos y psiquiátricos puntos de vista "(165). El sentido de la aporía que existe en el sentido es el espacio, aquí, Murphy, que trata de ocupar. El espacio interior de la MMM corresponde a la variante de los "puntos de vista" que definen el esquema dialéctico de uno mismo y los demás, públicos y privados. Al igual que el "Descartes linóleo" que "a tierra" Murphy y de vida de Celia "," o la "luz" y "oscuro" regiones de la mente de Murphy, las "células" de la MMM función oppositionally a la larga, recta, o "lineal "Pasillos a través de la cual el" gran mundo ", en forma de médicos, enfermeras y guardias, a pie. Murphy's identificación con los pacientes y sus espacios, es el resultado de esta división del yo, de la distancia que se establece, discursivamente, entre los "psicóticos" y los "trastornos psiquiátricos," entre el "habla" y el "orador" : [. . .] Los pacientes fueron descritos como "corte" de la realidad, desde el rudimentario bendiciones de la realidad del laico, f no del todo, como en los casos más grave, entonces en algunos aspectos fundamentales. La función del tratamiento fue de salvar el abismo, traducir el que sufre de su propio pernicioso poco dungheap privado al glorioso mundo de las partículas discretas, en la que sería su inestimable prerrogativa, una vez más, pregunto, amor, odio, deseo, y se regocijan en aullido una manera razonable y equilibrada para el confort propio con la sociedad de los demás en la misma situación (177). El movimiento a través de tratamiento es uno de los pedidos de la caótica. El flujo, aparentemente naturalizados, desde un estado de indiferenciación a la del particular. Murphy asume que positionality complejo de traductor y la traducción a su entrada en la MMM, como una "consciente" acto.

La ecuación reduccionista y no entre la "conciencia", y el estado de la subjetividad y la "vigilia", o como es conceptualizado simbólicamente en el concepto de "luz", puede, sin embargo, estar debidamente extendido a un examen de Murphy's distintas, y binaristic , La experiencia de la MMM durante el "día" cambio de paradigma, en contraposición a la noche. Murphy elige la fantasía de identificación con los pacientes, mientras que, significativamente, al mismo tiempo, desechando la realidad de que se trata de una elección appropriative: La cuestión, por lo tanto, como cariñosamente simplificado y pervertido por Murphy, establecer entre nada menos fundamental que el mundo grande y el pequeño mundo, decidida por los pacientes en favor de este último, se reavivó por los psiquiatras en nombre de la antigua, en su propio caso sin resolverse. De hecho, era sin resolver, sólo en los hechos. Su votación ha sido emitidos. "Yo no soy de la gran mundo, soy de la poca mundo" era un viejo con abstenerse Murphy, y una condena, dos condenas, la negativa en primera. ¿Cómo se debe tolerar, y mucho menos cultivar, el fiasco de ocasiones, habiendo una vez vi la beatífica ídolos de su cueva? (178) Murphy's elección consciente a "unirse" al "Microcosmos" es filosófico. En realidad, Murphy forma parte del "gran mundo" - por lo tanto, los dos extremos siguen sin resolverse, desconectado. Irónicamente, es el deseo de Murphy para la conexión que inicia su falsa identificación con los pacientes de la MMM, y de sus espacios. Él ve en ellos una legitimación de su autonomía que, en un sentido esencial, completa él. La derivación de la coherencia de los demás es, sin embargo, aporetic - una fantasía. El MMM traza el espaciales coordenadas de Murphy del deseo. Los pacientes' acolchada células representan el lógico Murphy telos de la libertad en régimen de servidumbre. En las células, es un prisionero de la nada: Las almohadillas sobrepasado, con mucho, todo lo que ha sido incluso capaz de imaginar en el camino de interiores Bowers de gozo. Las tres dimensiones, ligeramente cóncavo, son tan exquisitamente proporciones que la ausencia del cuarto apenas se sienten. La oferta de ostras luminoso gris de la tapicería de neumáticos, amortiguación cada pulgada cuadrada de techo, paredes, piso y puerta, prestado color a la verdad, que uno era un prisionero de aire. La temperatura era tal que sólo la desnudez total que podía hacer justicia. Ningún sistema de ventilación parece disipar la ilusión de vacío respirable. The compartment was windowless, like a monad, except for the shuttered judas in the door, at which a sane eye appeared, or was employed to appear, at frequent and regular intervals throughout the twenty-four hours. Within the narrow limits of domestic architecture he had never been able to imagine a more creditable representation of what he kept on calling, indefatigably, the little world (181). The pads represent Murphy's turn inward, his re-invention of self as "Microcosmos." This "monad" is, however, incomplete. The "shuttered judas," or observation window, is figured, quite literally, as a betrayal of private space. The invasion of the surveying, institutional eye, the "sane eye," within which social meaning is contained, is here profane. The context of the MMM as a repository for the "dispossessed" self is foregrounded by the subordination of the objectified body of the patient to the gaze of authority -- a gaze which is, importantly, disembodied. Murphy "misses" the compromised nature of his "bower of bliss" because he is fundamentally alienated from its reality. The "bower of bliss," as we know from Spenser's The Faerie Queene , is the space of the body, of the sensual pleasures of the

body, allied spatially to the garden of Adonis. The disjunction that Beckett draws is a function of the process of inversion that Murphy instantiates through his retreat into the imaginary. Murphy follows the "shadows" of the real, the "beatific idols" that inhabit his platonically inspired "cave." The patients, as idols, occupy the frozen space of the fantasy as "statues": [The] paradox of moving statues, of dead objects coming alive and/or of petrified living objects, is possible only within the space of the death drive which [ . . . ] is the space between two deaths, symbolic and real. For a human being to be 'dead while alive' is to be colonized by the 'dead' symbolic order; to be 'alive while dead' is to give body to the remainder of Life-Substance which has escaped the symbolic colon- ization ('lamella'). What we are dealing with here is thus the split between A and J, between the 'dead' symbolic order which mortifies the body and the non-symbolic Life-Substance of jouissance (Zizik 89). The breakdown of subjectivity here indicates the breakdown of language and meaning within the social. Murphy employs the literary "place" of the "bower of bliss" deconstructively. The "bower of bliss" is both mis-placed, here, as well as functionally indicative. In Spenser, the bower is, in the end, destroyed. The conceit of the bower as it is employed by Murphy is thus both a narrative presence and absence, "[a]n huge eternall Chaos , which supplyes/ The substances of natures fruitfull progenyes" (Spenser III.VI.36, 471). The bower, the object of Guyon's quest, as "home" is the object of Murphy's, is the locus of jouissance , but it is also the space where the "mind," Guyon's self-restraint, ostensibly triumphs over the desires of the body: But all those pleasant bowres and Pallace braue, Guyon broke downe, with rigour pittilesse; Ne ought their goodly workmanship might saue Them from the tempest of his wrathfulnesse, But that their blisse he turn'd to balefulness: Their groues he feld, their gardins did deface, Their banket houses burne, their buildings race, And of the fairest late, now made the fowlest place (II.XII.83, 381). What is striking, here, is the physicalized passion embedded in the act of destroying the bower. Guyon, the representative of social order and ethical community makes the sacred "foul," and profane through his aggressive response to the "idea" of the bower. Murphy's utilization of the metaphor of Spenser's corrupted paradise is curious, his "place" within its allusion ambiguous. There is a sense that the "bower of bliss," for Murphy, is located, more specifically, in the image of the chess board. The effect of contracting, or folded, space within the text of Murphy makes this notion of "re-placement" interpretively attractive, however, it is, itself, subject to the process of doubling that occurs in the oscillation between the virtual and the real that defines Murphy's fragmented self. Initially, the games of chess that are played out between Murphy and Mr. Endon work towards a kind of idealizing of Murphy, reinforcing his identification with the patients and his construction of "home" and "connexion" within the MMM: Murphy would set up the game, as soon as he came on in the morning, in a quiet corner

of the wreck, make his move (for he always played white), go away, come back to Mr. Endon's reply, make his second move, go away, and so on throughout the day. They came together at the board but seldom. One or two minutes was as long as Mr. Endon cared to pause in his drifting, longer than Murphy dared snatch from his duties and the vigilance of Bom. Each made his move in the absence of the other, inspected the position with what time remained, and went away. So the game wore on, till evening found it almost as level as when begun (187). Murphy, here, is the initiator of the game. The board exists as the point of connection, the node of presence in which the extremes meet, if only momentarily. The static nature of the game, in which "neither player would have lost a piece or even checked the other" (187-188) constructs, for Murphy, a sense of permanence of "place," and kinship with the patients that is individuating . Within the chess game, Murphy believes he has found a sense of "always," a stable identity-formation through which he is able to come to being. Murphy's movement to the object-universe of the chess board is prefaced, significantly, by his rejection of Suk's oracle. This rejection articulates Murphy's adoption of his own private system. For Sartre, this is an act of responsibility: "The existentialist does not think that man is going to help himself by finding in the world some omen by which to orient himself. Because he thinks that man will interpret the omen to suit himself" (41). What is at issue, for Sartre, is the idea that man must take responsibility for his own self-creation. Similarly, Murphy concludes: Between him and his stars no doubt there was correspondence, but not in Suk's sense. They were his stars, he was the prior system. He had been projected, larval and dark, on the sky of that regrettable hour as on a screen, magnified and clarified into his own meaning. But it was his meaning. The moon in the Serpent was no more than an image, a fragment of a vitagraph (183). Suk's oracle becomes, within the text of Murphy , a kind of metonymic appearance of the normalized self. The oracle functions as a contract for a false socialization, a decoy "signpost" which points towards the "conditions" which will, ostensibly, produce a sense of "home." This entry of Murphy into the social, through Suk's oracle, results in his increasing sense of fragmentation, a fragmentation that is interpreted by Murphy as the imposition or an external order of meaning upon his body. Murphy's discarding of Suk results in his construction of an alternate, private self and language -- a discourse of the "other" -- in which he seeks to find "identity" in the sense of "connexion." Murphy's process of self-objectification is an attempt to incorporate himself back into the "other." His construction of self as a "projection," "dark" and "larval" that becomes "clarified," articulates the direction of the split self towards unification with the "other." This assumption of unity is an essential impossibility, a "misrecognition." Murphy's construction of an identification with his "wards" is mediated by his very real position of authority over them as "caretaker." His position both inside and outside the social apparatus indicates Murphy's ultimate and incommensurable alienation from the objects of his desire. Murphy's move to the night shift at the MMM functions to instantiate a distance-effect, severing his illusion of "connexion" and placing him within the position of the abhorred "judas eye." In the day, Murphy's fantasy of a constructed oppositionality between himself and the doctors, wardens and visitors allowed him to imagine a relationality with the patients:

He could mix with them, touch them, speak to them, watch them, imagine himself one of them. But in the night of Skinner's there were none of these adminicles, no loathing to love from, no illusion of caress from the world that might be. It was as though the microcosmopolitans had locked him out (240). For Murphy, within the comprehension of his misrecognition, "[. . .] there was nothing but he, the unintelligible gulf and they. That was all. All. ALL" (240). In this moment of abject self-awareness, Murphy sees himself seeing himself . The aporia, in which Murphy's essential self is located, is made manifest. There is a severing of community that occurs with Murphy's apprehension of reality that functions, as well, as a disruption of desire: "Once we move beyond desire -- that is to say, beyond the fantasy which sustains desire -- we enter the strange domain of drive : the domain of the closed circular palpitation which finds satisfaction in endlessly repeating the same failed gesture" (Zizik 30). Murphy perceives the gap which alienates himself from the "other." He can no longer possess the non-specularity of the "other," his fantasy of being a "dark," "larval" projection -- a shadow that seeks to mimic the perceived essence of the "other" -- is illusory. Murphy, isolated from the private spaces of alterity that indicate "otherness," begins to fail. The final game of chess between Mr. Endon and Murphy initiates both the closure of the text as well as the closure of Murphy himself. Space, in this sequence, achieves a kind of geometricization that emphasizes Murphy's new, subjectivised positionality. First, there is the "line" of the gaze in which Murphy operates as spectator -- his eye trained through the "judas shutter" upon Mr. Endon. The narrative and visual space is here focalized on a folding in of surfaces. The chess board is set up on the surface of Mr. Endon's bed, the space, effectually, of his body, and it will be, upon the surface of the board itself, that Murphy will be played out: Murphy switched on the thousand candles, shot back the judas shutter and looked in. A strange sight met his eye. Mr. Endon, an impeccable and brilliant figurine in his scarlet gown, his crest a gush of vivid white against the black shag, squatted tailor-fashion on the head of his bed, holding his left foot in his right hand and in his left hand his right foot. The purple poulaines were on his feet and the rings were on his fingers. The light spurted off Mr. Endon north, south, east, west and in fifty-six other directions. The sheet stretched away before him, as smooth and taut as a groaning wife's belly, and on it a game of chess was set up (241). Mr. Endon is the locus of agency in this game, a subversion of the gaze that is directed upon him. Here, Mr. Endon controls what Murphy sees. The space of the game, and its initiation is directed by Mr. Endon, Murphy is, significantly, excluded from the process. The constituting dialectic is, here, inverted. Murphy is exposed to the implications of his closed system, that turn in which the subject is identified by his "other." It is only through the mediation of the unconscious that the subject escapes that drive , or endless, repetitive oscillation between presence and absence, activity and passivity. Murphy's quest for a transcendent identity and space in and by the other is recognized, through the final game of chess, as an impossibility: "Following Mr. Endon's forty-third move Murphy gazed for a long time at the board before laying his Shah on his side, and again for a long time after that act of submission" (245). The notion of the recognition of loss is key here. Murphy's quest for "home," for "self" was prefaced by an originary sense of loss, that jarring splitting of the "I" to which Murphy refers throughout the text.

The chess game acts out Murphy's fundamental ontological anxiety, ending in a reconfirmation of the essential deferment of the coherent self: "Neary's big blooming buzzing confusion or ground, mercifully free of figure" (245). Murphy's virtual death on the surface of the chess board is, like his disappearance from Celia's view through the window, multiplied as a series of effects. The arcane, "shorthand" exposition of the exchange of moves between Murphy and Mr. Endon represents a kind of specialized language that is selectively glossed. The practice of reading, here, institutes the dilemma of "choice" that Murphy faces. If one chooses to read the section "hypertextually," that is, non-linearly, the gloss works to double, as a simultaneous action, Murphy's "fall." Reading linearly does not efface the doubling effect but it works, instead, to create a spatio-temporal regress as opposed to, in the nonlinear reading, replicating Lacan's notion of the "vertical," or musical, register of meaning, Saussure's ".." Whichever reading function is adopted, the effect serves as the neutralization of Murphy's desire. The commentary, which operates as a "supplement" to the list of moves points to the essential incompletion of the primary narrative, the aporia which confronts Murphy. Freedom, through identification with the other, is made unavailable to Murphy. There is, within this loss, a subsequent collapse into nothingness, an "irredeemable" deterritorialization of the subject in flight from his self: [. . .] he dropped his head on his arms in the midst of the chessmen, which scattered with a terrible noise. Mr. Endon's finery persisted for a little while in an after-image scarcely inferior to the original. Then this also faded and Murphy began to see nothing, that colourlessness which is such a rare postnatal treat, being the absence (to abuse a nice distinction) not of percipere but of percipi. His other senses also found themselves at peace, an unexpected pleasure . Not the numb peace of their own suspension but the positive peace that comes when the somethings give way, or perhaps simply add up, to the Nothing [. . .] (246). There is a severing, in Murphy's realization of his loss, of the intersubjective link that bound him in identity to the patients of the MMM Murphy's absence is, of percipi , the ability of the senses to "feel," to "take in," as distinguished from percipere which is its literal "sense" of gathering or harvesting. There is, here, a deadening of effect, a radical separating of the self from context. It is significant that Murphy's absence of connotation, of percipi , relates to the notion of principles or rules ( perceptorum ) in which both his self and the game are subject. The chess game, in its replication of Wittgenstein's notion of the "language-game," is a mode of representation that renders Murphy powerless. The rules of the game, suspended in Murphy's fantasy are, in their reinstitution, a signal of Murphy's inability to escape his socialization. Murphy, like the game, is subordinated to the rule-bound nature of the system, of the "big world." The awareness of the "limits" of the language-game is the awareness of the limits of the social subject to adequately define itself in the presence of the other. [ Note 2 ] Murphy, exposed as an imposter in the private world of the patients, is confronted with his own essential finitude through Mr. Endon. Mr. Endon is revealed as the site of Murphy's desire, the site of "Law" through which Murphy's fantasy is "checked." Murphy's recognition of "the Nothing" is [. . .]the clear alienation that leaves to the subject the favour of stumbling upon the question of its essence, in that he cannot fail to recognize that what he desires presents itself to him as what he does not want, the form assumed by the negation in which the

méconnaissance of which he himself is unaware is inserted in a very strange way B a méconnaissance by which he transfers the permanence of his desire to an ego that is nevertheless intermittent [. . .] (Lacan, Écrits 312-313). This "intermittence," that oscillation between presence and absence, is implicated in the simultaneous "fading" of both the subject and of enunciation. Murphy's dissolution is this radical fragmentation of the subject from the language through which it is constituted. Murphy can no longer see himself seeing himself in the object of his desire: "'the last at last seen of him/ himself unseen by him/ and of himself'" (Beckett 250). Murphy, having exhausted the linguistic possibilities of his "nothingness" is, appropriately, "erased" from both the text and the scopic regime that maintains the production and self-sufficiency of desire. Murphy's subsequent death in the garret assumes a kind of "resolution." His body, bound to the rocking-chair, marks the conditions of his absence -- the notion of perpetual return and of that meeting of the extremes which is realized in his death. Murphy's achievement is the confrontation of the void of the self and that elusive "freedom" which is "the freedom of that light and dark that did not clash" (252), the harmony of the collapse into essential self -Murphy's aporia. Notes Note 1: I use the term "real" here, and throughout this paper, not in the Lacanian sense of the register of the "Real" as it intersects with the "Imaginary" and "Symbolic" orders, but in the sense of "reality" unless otherwise indicated. Note 2: For a more complete explication of the relation of the language to the game, and in particular to the game of chess, see Ludwig Wittgenstein, Philosophical Investigations , sections 47, and 58 of "Part I" especially. Works Cited Beckett, Samuel. Murphy . New York: Grove, 1957. de Certeau, Michel. The Practice of Everyday Life . Trans. Steven Rendall. Berkeley: University of California Press, 1984. Lacan, Jacques. The Language of the Self: The Function of Language in Psychoanalysis . 1956. Trans. Anthony Wilden. Baltimore: Johns Hopkins UP, 1981. -----. Écrits: A Selection . 1966. Trans. Alan Sheridan. New York: WW Norton, 1977. Sartre, Jean-Paul. Essays in Existentialism . 1965. Ed. Wade Baskin. New Jersey: Carol, 1999. Spenser, Edmund. The Faerie Queene . Ed. Thomas P. Roche, Jr. New York: Penguin, 1987. Wittgenstein, Ludwig. Philosophical Investigations . 1958. Trans. GEM Anscombe. Second

Edition. Oxford: Blackwell, 1999. Zizik, Slavoj. The Plague of Fantasies . New York: Verso, 1997. Zupancic, Alenka. APhilosophers' Blind Man's Bluff." Gaze and Voice as Love Objects . Eds. Renata Salecl and Zizik. sic .1. Durham: Duke UP, 1996. 32-58. Return to Beckett Papers Email Wendy Foster