Iglesia del Evangelio Completo de Yoido

Orador: Rev. YOUNHUN LEE, Pastor Principal Website: http://spanish.fgtv.com/, Seúl - Corea Sermón dominical: 2010. 1. 3.

Palabra de vida Un nuevo comienzo en la vida
Mt 3:13~17

Antes de que Jesucristo, el Hijo de Dios, comenzara su ministerio público, a los treinta años de edad, lo primero que hizo fue ser bautizado.

1. Jesú s fue bautizado Antes de que Jesús comenzara su ministerio público (Mt 3:13-15), Juan el Bautista preparó el camino para él, mientras bautizaba a la gente en el desierto. Juan el Bautista bautizó a las personas para el perdón de los pecados (Mt 3:5-6, Mr 1:4). El bautismo es un sí mbolo para el perdón de los pecados. Es también un sí mbolo para un nuevo comienzo (Ro 6:4). Al comenzar este nuevo año, deseo que todos nosotros nos apartemos del pecado y de las transgresiones del pasado.

2. El cielo se abrió El cielo se abrió (Mt 3:16) cuando Jesús fue bautizado y salió del agua. Una vez que creemos en Jesucristo, nuestros ojos espirituales son abiertos para que podamos ver el reino celestial. Antes de creer en Jesús, veí amos el mundo sólo a través de nuestros ojos humanos sin ningún conocimiento del mundo espiritual. Este tipo de vida está lleno de desesperación. Pero una vez que creemos en Jesucristo, nuestros ojos espirituales se abren para que podamos ver el cielo y vivir para la gloria de Dios, y con una nueva esperanza.

3. El Espíritu de Dios que descendía como paloma, y se poso en él

El Espí ritu Santo descendió sobre Jesús (Mt 3:16). Cuando creemos en Jesús, el Espí ritu Santo viene sobre nosotros. Nunca podremos creer en Jesucristo, sin el Espí ritu Santo (I Cor 12:3). Una vez que creemos en Jesucristo, se nos promete el ser llenos del Espí ritu Santo en cualquier momento (Hch 1:5, 2:4). Cuando estamos llenos del Espí ritu Santo, nos convertimos en agentes capaces de trabajo para la expansión del reino de Dios (Hch 1:8). Así como el Espí ritu Santo descendió como una paloma, sí mbolo de mansedumbre y humildad, nuestra personalidad debe experimentar cambios cuando recibimos el Espí ritu Santo. Así como el irascible apóstol Juan recibió el Espí ritu Santo y se convirtió en un apóstol del amor, quiero que todos nos llenemos con el Espí ritu Santo y del fruto del Espí ritu (Ga 5:22-23).

4. Las palabras de Dios que vino sobre Jesú s Jesús oyó de Dios que dijo: «É ste es mi Hijo amado; estoy muy complacido con él.» (Mt 3:17). Debemos ser muy sensibles a la voz del Señor. Pido que escuchemos la voz de Dios en nuestras vidas y vivamos una vida guiada por Su Palabra (Salmo 119:105). Seamos completamente obedientes a Su Palabra y que nos convirtamos en los amados que agradan a Dios.

Conclusión Me gustarí que todos creamos en Jesucristo y seamos llenos del Espí a ritu Santo, y hacer un nuevo comienzo en la vida como un hijo amado de Dios. Pido que todos los miembros de la iglesia lleven una vida que agrade a Dios.

Desarrollo del Sermó n
Un nuevo comienzo en la vida Mt 3:13-17 Entonces Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.
14 15

Mas Juan se le oponí diciendo: Yo necesito ser bautizado por ti, ¿y tú vienes a mí a, ? Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda

justicia. Entonces le dejó. 16Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua; y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espí ritu de Dios que descendí como a paloma, y vení sobre él. 17Y hubo una voz de los cielos, que decí Este es mi Hijo a a: amado, en quien tengo complacencia. Jesús el Hijo de Dios vino al mundo, tomando forma de hombre para salvar a toda la humanidad. Jesús es el único camino a la salvación. Al cumplir los 30 años comenzó su ministerio, pero lo primero que hizo fue bautizarse. A través del bautismo del Señor Jesucristo, escudriñemos la lección espiritual que encontramos en este pasaje.

1. Jesú s recibió el bautismo (Jesú s fue bautizado) Antes de que Jesús comenzara su ministerio, Juan el Bautista se encontraba bautizando en el desierto y preparando el camino de Jesús. Mt 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; pero el que viene tras mí cuyo calzado yo no soy digno de llevar, es más poderoso que yo; él os , bautizará en Espí ritu Santo y fuego. El bautismo que Juan ofrecí era el bautismo de arrepentimiento y perdón de pecados. a Mr 1:4 Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. El bautizo significa ser sumergido completamente en el agua. En ese entonces el bautismo encerraba la idea del ritual de purificación. El pecador que se arrepiente delante de Dios llega a bautizarse, porque el bautismo es señal de arrepentimiento del pecador y de su purificación. El motivo por la que las personas de ese entonces recibí el bautismo de Juan era an porque confesaban y se arrepentí de sus pecados y también porque era un ritual an simbólico de la llegada y encuentro con el Mesí as. Sin embargo, cuando Jesús comenzó su vida pública, fue bautizado por Juan el bautista Mt 3:13 Jesús vino de Galilea a Juan al Jordán, para ser bautizado por él.

Si vemos en la Biblia los levitas debí cumplir 30 años para poder servir en le an tabernáculo. Nm 4:3 de edad de treinta años arriba hasta cincuenta años, todos los que entran en compañí para servir en el tabernáculo de reunión. a Jesús como salvador de toda la humanidad y para comenzar su vida publicar debí a cumplir los 30 años y ser bautizado en el rí Jordán. o Lc 3:23 Jesú s mismo al comenzar su ministerio era como de treinta años, hijo, según se creí de José, hijo de Elí a, . Así como a través del bautismo del Señor comenzó su vida pública de Mesí as, también nosotros recibamos el bautismo y como ciudadanos del reino de los cielos vivamos una nueva vida. Ga 3:27 porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos. Despojémonos ahora de nuestras vidas pasadas y como hijos de Dios, como ciudadanos del cielo vivamos alegrando a Dios. El motivo por la que Jesús recibió el bautismo, fue con la firme intención de establecer la justicia de Dios. Mt 3:15 porque así conviene que cumplamos toda justicia Jesús siendo puro y sin pecado recibió el bautismo para demostrarnos de que él vino al mundo en forma de hombre igual a nosotros. Jesús cargo con todo el pecado del mundo y siendo el cordero de Dios (Jn 1:29) se hizo responsable personalmente del pecado de toda la humanidad. He 2:17 Por lo cual debí ser en todo semejante a sus hermanos, para venir a ser a misericordioso y fiel sumo sacerdote en lo que a Dios se refiere, para expiar los pecados del pueblo. Ahora nosotros en el Señor somos nueva criatura. 2Co 5:17 De modo que si alguno está en Cristo, nueva criatura es; las cosas viejas pasaron; he aquítodas son hechas nuevas.

El bautismo expresa ser sepultados y muertos juntamente con Jesús y el de resucitar junto con Cristo a fin de vivir una vida resucitada. Al ser bautizados significa “yo fui transformado”. Mi viejo hombre murió juntamente con Cristo y fue sepultado, pero también en Cristo resucite como una nueva persona. Ahora como nueva persona espiritual vivo confiado en el poder del Espí ritu Santo. Esta fe es la que debemos demostrar ante todo el universo. Ro 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él para muerte por el bautismo, a fin de que como Cristo resucitó de los muertos por la gloria del Padre, así también nosotros andemos en vida nueva. Así como Jesú s se bautizó para establecer plenamente la justicia de Dios, en este nuevo año todos nosotros despojémonos completamente de nuestros pecados,

debilidades y faltas y decidamos vivir para establecer la justicia de Dios, en cumplir su voluntad y para entregarle toda gloria.

2. Los cielos fueron abiertos. Mt 3:16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió luego del agua y he aquí los cielos le fueron abiertos Cuando Jesús fue bautizado y subió del agua los cielos fueron abiertos. Desde el momento que Adán y Eva pecaron, la relación con Dios se rompió, llegó la maldición a la tierra produciendo cardos y espinos y nuestras vidas fue cubierto de desesperación. Sin embargo, por medio de Jesú s los cielos fueron abiertos. La puerta del cielo es la puerta de vida, la puerta de esperanza, la puerta de justicia, la puerta de santidad, la puerta de vida eterna. Para la salvación de la humanidad la puerta del cielo fue abierta. Por lo tanto, el creer en Jesucristo como salvador es volver abrir la puerta cielo que fue cerrada por causa del pecado. Jn 10:9 Yo soy la puerta; el que por mí entrare, será salvo; y entrará, y saldrá, y hallará pastos.

Jesucristo es la puerta del cielo. Al creer en Jesús los ojos espirituales son abiertos y podemos ver y admirar el cielo. El testimonio de Fanny Jane Crosby. Dice asíel himno Cuando en la luche falta la fe, y el alma siente desfallecer, Cristo nos dice: Yo os colmaré de rica gracia, santo poder. Gloria cantemos al Redentor, que por nosotros quiso morir, La santa gracia del Salvador, siempre dirija nuestro vivir. Antes de creer en Jesús no conocí nada del mundo espiritual, solo viví viendo las a a cosas del mundo. Su vida fue impregnada por la desesperación. Después de creer en Jesús los ojos espirituales fueron abiertos, empezó a ver el cielo y a vivir para la gloria de Dios. Vivió una vida junto a Dios. El pandillero Kim Ig Doo En 1874 kim Ig Doo nació en una familia rica. En su pasado habí fracasado en un a examen importante, el padre al ser impactado por la noticia de que su hijo no habí a pasado el examen enfermo y murió. Un amigo salió como garante de una deuda, pero Kim Ig Doo llego a perder toda la tierra que habí heredado. a Con el negocio que habí establecido viajaba constantemente a Pyongyang, sin a embargo, también en este negocio fracaso, pasó una juventud frustrante, dí a dí se a a hundí más en el alcohol, en los juegos y en las mujeres, viviendo una vida libertina, a llegó a ser una persona indeseable. Kim Ig Doo con cada persona que se encontraba en la calle le sacaba dinero por la fuerza. Llegó a ser tan malvado que las personas rogaban diciendo “por favor que hoy no me tope con el tigre Ig Do”. Llegó a ser uno de los pandilleros más famosos de la sociedad, pero en 1900 escucho el sermón del misionero estado unidense W. L. Swalren, la palabra penetro tan profundamente en Kim Ig Doo que en ese momento no dudo en aceptar a Jesús, y empezó a congregarse en la iglesia. Incluso aunque el asistí a la iglesia, siempre se a

encontraba con sus viejos amigos de farra que lo ayudaban a caer en la tentación de la bebida, al terminar la farra de ese dí y al llegar en la casa, se sintió tan desgraciado a porque sintió que fracaso en su nueva vida cristiana, toda la noche se pasó golpeando el pecho y arrepintiéndose de sus pecados. En la madrugada después de haber caí do sobre la cama empezó a sentir una gran bola de fuego sobre su pecho. Se asusto tanto que empezó a gritar es un rayo que me quema, me está fulminando, la madre al escuchar los gritos de su hijo, despertó y vino corriendo junto a él. Eso no es rayo, es el bautismo de fuego, el bautismo del Espí ritu Santo. Desde ese momento fue una nueva criatura. Se cuenta que después de su conversión Kim Ig Doo iba a los sitios en donde habí pegado a las personas y lloraba amargamente, arrepintiéndose del mal a que habí cometido. a Egresó al instituto teológico de Pyongyang y fue nombrado pastor. Al terminar de ayunar por 3 dí en la montaña, tuvo la experiencia que sobre su pecho se as encontraba una gran bola de fuego que no se despegaba de él y escuchaba desde los cielos la voz es Kim Ig Doo, es kim Ig Doo. En ese momento él se dio cuenta que Dios lo llamaba, de tan agradecido que estaba solo lloraba y alababa a Dios. Cuando habí terminado su visita pastoral Kim Ig Doo se habí encontrado con un a a cojo mendigo en la calle. Entonces él pensó curar al cojo como lo habí hecho los an discí pulos de Jesús diciéndole en el nombre de Jesús levántate, por lo cual cargo al cojo y lo llevo en un lugar tranquilo, a una huerta en donde no habí personas. a Kim Ig Doo teniendo toda la escena preparada, le dijo al cojo: mí rame, No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda, tomo de la mano al cojo. En ese momento lo único que se escuchaba era como se rompí los huesos del cojo, entonces el cojo empezó a dar voces, auxilio, sálveme, an me quiere matar, en ese instante el pastor Kim huyó como el viento de ese lugar. El intento de hacer un milagro fallo. Al siguiente dí el pastor Kim se sintió tan incompetente y frustrado por lo que habí a a pasado, tomo su cobija y fue a la montaña a ayudar y a buscar más de Dios, empezó a

orar a Dios pidiéndole más de su poder. En medio de la oración cayó sobre él fuego del Espí ritu Santo y empezó a llenarse de su poder. Con gozo de corazón bajo del monte y el pastor fue a buscar al cojo. Sin miedo, el pastor Kim tomo de la mano del cojo y grito en el nombre Jesús levante. Al decir esto el pastor Kim, el cojo salto y se levanto de su lugar. Este fue el primer milagro que el pastor Kim realizó, después de esto realizó más milagros y liberaciones en su ministerio. El pastor Kim cuando estaba realizando una cruzada de fe, se encontraba un enfermo que por más de 10 años habí perdido la mandí a bula inferior. El pastor Kim empezó a ayudar y orar por 3 dí después de haber terminado, tomo al enfermo y empezó a as, clamar: “Creo, vuelve a pegar la mandíbula inferior de este hermano Señor”, al instante de terminar de decir estas palabras empezó a escucharse como la mandí bula volví a su normalidad. En ese mismo año en el mes de octubre, fue a buscan a dirigir a otra cruzada, ahí se encontraban una niña que por 8 años no podí caminar, a jorobados, leprosos, enfermos de los pulmones, enfermos de la sangre, mas de 20 mil personas fueron sanados por el poder de Dios. El pastor Kim estableció 280 iglesias, hizo estudiar a más de 200 alumnos teologí y a, en la guerra del 6.25 que es el inicio de la guerra entre las dos Corea, fue asesinado por estar predicando la palabra a los comunistas. Kim Ig Doo al creer en Jesús las puertas del cielo, los ojos espirituales fueron abiertos, fue pastor y ahora es un ejemplo de un gran siervo utilizado por Dios. Cuando Esteban estaba siendo apedreado, vio los cielos abiertos y al Hijo del hombre sentado a la diestra de Dios (Hch 7:56). Si vemos en Apocalipsis el apóstol Juan vio varias veces visiones del cielo. ¿Por qué muchos mártires pudieron morir firmes sin tener miedo a la muerte? Es porque ellos vieron los cielos abiertos. Porque cuando vemos los cielos abiertos no caemos en la desesperación ni en el desanimo y podemos caminar valientemente alabando a Dios ante cualquier situación que venga contra nosotros.

Los santos de Dios son aquellos que miran el cielo. Entonces ¿en qué momento se abre las puerta de los cielos? Cuando nosotros confesamos y nos arrepentimos de nuestros pecados es ahí cuando el Señor abre las puertas de los cielos. Así para abrir una puerta cerrada debemos aflojar el picaporte, el cristiano que quiere abrir la puerta de los cielos no debe tener ni un obstáculo entre Dios y yo. ¿Existe alguien pecado que no hayamos confesado ante Dios? Confesemos y arrepintámonos. Cuando confesamos nuestros pecados, el Señor escucha nuestras oraciones y nos responde. 2Cr 7:14 si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra. Comencemos este año nuevo arrepintiéndonos para abrir la puerta de los cielos. También cuando oramos la puerta de los cielos se abre. En el libro de Lucas encontramos registrado el mismo episodio de nuestro texto de hoy. Lc 3:21 Aconteció que cuando todo el pueblo se bautizaba, también Jesús fue bautizado; y orando, el cielo se abrió. En el momento que el Señor recibió el bautismo y oró, la puerta del cielo fue abierto. Jesús a través de la oración en cualquier momento abrí la puerta de los cielos. El a Señor ensenó en las sinagogas, proclamo el evangelio y del reino de los cielos, toda enfermedad sanó (Mt 4:23). Sin embargo, el ministerio más importante del Señor fue la oración. Para el Señor era más importante el encuentro con Dios que con las personas. Antes de trabajar lo primero era la oración. Aunque el Señor era misericordioso con todos los hombres, lo más fundamental y principal era la oración.

En 1de Reyes capitulo 18 encontramos cuando Elí se postro en tierra, puso su rostro as entre las rodillas y empezó a orar fervientemente, las puertas de los cielos que estaban cerradas por 3 años 6 meses empezaron a abrirse y comenzó a llover. Stg 5:17-18 Elí era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró as fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. 18Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto. La oración de fe abre las puertas de los cielos. La oración es el canal por donde se manifiesta el poder de Dios. Al orar la puerta de la oportunidad se abre. Cuando oramos la puerta de la bendición se abre. Cuando estamos desanimados por causa de los problemas, no nos lamentemos, oremos para que se abran las puertas de los cielos. Dios hasta hoy dí a aquel que ora lo adopta como su siervo, le otorga su compañí y a, a cuidado. Por lo tanto diariamente oremos en el Espí ritu Santo. Oremos sin cesar. Oremos con fe y con todo el corazón. No renunciemos antes de tiempo, oremos hasta recibir la respuesta a nuestras oraciones. Experimentemos todos nosotros en que este nuevo año cada vez que oremos se abrirán las puertas de los cielos. Cada vez que obedecemos a la palabra de Dios las puertas de los cielos se abren. El Señor fue obediente a la voluntad de Dios y recibió el bautismo de Juan el Bautista. Mt 3:15 Pero Jesús le respondió: Deja ahora, porque así conviene que cumplamos toda justicia. Entonces le dejó. Jesús es el Hijo obediente de Dios. Estando frente al dolor de la cruz oro diciendo: No se haga mi voluntad sino la tuya Padre (Mr. 14:36). La obediencia es el camino de bendición (Deuteronomio 28) 1Sa 15:22 Y Samuel dijo: ¿Se complace Jehová tanto en los holocaustos y ví ctimas, como en que se obedezca a las palabras de Jehová? Ciertamente el obedecer es mejor que los sacrificios, y el prestar atención que la grosura de los carneros.

El creer en el Señor es ser obediente a su palabra. Cuando nosotros somos obedientes a la palabra de Dios, Dios abre las puertas de los cielos para cumplir su palabra. Cuando escuchamos la palabra decimos Amen, porque creemos, decidamos y demos el paso a la vida de obediencia.

3. El Espíritu de Dios descendía como paloma Mt 3:16 y he aquí los cielos le fueron abiertos, y vio al Espí ritu de Dios que descendí a como paloma, y vení sobre él. a Cuando Jesús fue bautizado en el Jordán por Juan el bautista, el Espí ritu de Dios descendió como paloma. Jesús lleno del Espí ritu Santo cada vez proclamaba la palabra, los demonios eran echados, los enfermos sanados, y los muerto resucitaban, siempre acontecí grande milagros. a Hch 10:38 cómo Dios ungió con el Espí ritu Santo y con poder a Jesús de Nazaret, y cómo éste anduvo haciendo bienes y sanando a todos los oprimidos por el diablo, porque Dios estaba con él. Cuando creemos en Jesús llega a nuestras vidas el Espí ritu Santo. Sin el Espí ritu Santo es imposible de creer en Jesús. Después de creer en Jesú s, debemos vivir toda la vida bajo la guí del Espí a ritu Santo. Por esta razón debemos ser llenos del Espí ritu Santo. Hch 1:5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espí ritu Santo dentro de no muchos dí as. Hch 2:4 Y fueron todos llenos del Espí ritu Santo, y comenzaron a hablar en otras lenguas, según el Espí ritu les daba que hablasen. Cuando somos llenos del Espí ritu Santo recibimos el poder para expandir más el reino de Dios. Hch 1:8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espí ritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.

Cuando somos llenos del Espí ritu Santo todo es transformado. La ley del pecado y de la muerte es solucionada por la ley de la vida. Al ser llenos del Espí ritu Santo desaparece el odio y abunda el amor. Cuando desciendo el fuego del Espí ritu Santo toda enfermedad es sanada. Todo desierto es transformado a tierra fértil. Cuando el Espí ritu Santo es el que controla y dirige el negocio que está por quebrar vuelve a ponerse de pie. Cuando somos llenos del Espí ritu Santo, llega el avivamiento a la iglesia. Expansión de la llama del avivamiento por el misionero Hadi. El 24 de agosto de 1903 se conmemoró con una campaña de oración en la Iglesia Metodista de Nam de la ciudad de Wonsan en la provincia Namgam del sur, la llegada del misionero americano Hadi a Corea, habiendo sido éste anteriormente misionero en China. El misionero Hadi repentinamente confesó su pecado en este lugar. “Yo durante 3 años me he esforzado bastantemente para la construcción y el crecimiento de esta Iglesia pero no he podido obtener frutos espirituales. Pensé que la razón por la cual la iglesia coreana no tiene avivamiento es a causa de los coreanos, sin embargo, me di cuenta que la razón soy yo mismo. Pude darme cuenta y entender que por más que uno se esfuerce y ponga lo máximo de sí mismo, si no tiene el poder, la llenura y la presencia del Espí ritu Santo nada sirve y todo es nulo. Confieso y me arrepiento de mi orgullo, mi arrogancia y la falta de mi vida espiritual”. Luego de esta confesión y del arrepentimiento del misionero Hadi, todos los presentes también confesaron, se arrepintieron de sus pecados y experimentaron la llenura y el poder del Espí ritu Santo. El misionero Hadi compartió con los miembros de la Iglesia Wonsan la llenura y experiencia del Espí ritu Santo que ocurrió durante la campaña de oración y volvió a confesar y arrepentirse de su pecado. Luego de esto, cada vez que habí campaña de a oración y reuniones se sentí la llama del Espí a ritu Santo, todos confesaban y se arrepentí an de sus pecados y de esta forma empezó el Movimiento de

arrepentimiento. Los cristianos confesaban y se arrepentí an de sus mentiras, desconfianzas, abusos, asaltos, alcohol, tabaco, juegos de azar, toda mala obra y empezó y se expandió el movimiento de renovación y regeneración de la sociedad En 1906, durante los dí del año nuevo lunar, la Iglesia Metodista Jeongdong y as Seungdong hicieron Campaña Evangelí stica de Avivamiento y Oración en Seúl, y las Iglesias Namsanhyon, Jangdaehyon, Nammun también hicieron lo mismo en Pyongyang (Norcorea). En verano del mismo año en Pyongyang, se celebró nuevamente otra Campaña Evangelí stica de Avivamiento y Oración, invitando al misionero Hadi por una semana, y después empezaron a invitar a más misioneros extranjeros para hacer más campañas. Esta campaña en Pyongyang duró hasta diciembre de 1906, y finalmente en 1907, en la Campaña de Oración en el Año Nuevo lunar se experimentó un gran y enorme cambio. Los estudiantes de la escuela Soongdeok confesaron y se arrepintieron de todos sus pecados. En 1907, en la Iglesia Jangdae donde serví el anciano Kil Seon Joo durante la a Campaña nocturna, muchas personas se postraban, lloraban, clamaban y se arrepentí ante la presencia de Dios. an Cuando el Espí ritu Santo se manifiesta hay grandes cambios. Viene y se experimenta el avivamiento. Sin embargo, el Espí ritu Santo se manifestó como paloma. La paloma simboliza bondad, pureza, humildad. Al recibir al Espí ritu Santo tiene que haber cambios en la vida de la persona. Juan teniendo un carácter fuerte e impetuoso, luego de recibirle al Espí ritu Santo llegó a ser un Apóstol lleno de amor. Ga 5:22-23 Mas el fruto del Espí ritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley. Por lo tanto, diariamente reconozcamos y demos la bienvenida al Espí ritu Santo y moremos confiados con él. Tengamos una relación profunda con el Espí ritu Santo, caminemos junto con el Espí ritu Santo. Hoy seamos todos llenos del Espí ritu Santo. Desarrollemos en nuestras vidas el fruto del Espí ritu Santo.

4. La palabra de Dios que vino sobre Jesú s. Mt 3:17 Y hubo una voz de los cielos, que decí Este es mi Hijo amado, en quien a: tengo complacencia. Cuando Jesús fue bautizado se escucho una voz de los cielos que dijo: Este es mi hijo amado, en quien tengo complacencia. Era la voz del Padre Dios. ¿Cuál es el significado de esta palabra? Primero, mi hijo amado es igual al cantico del rey que aparece en Salmos 2. Sal 2:7 Yo publicaré el decreto; Jehová me ha dicho: Mi hijo eres tú; Yo te engendré hoy. Cuando Jesú s estaba siendo bautizado por Juan, Dios a través de esta palabra, estaba proclamando y describiendo que Jesú s era su Hijo, el rey de Reyes, y que no era un hombre pecador. Luego tenemos la palabra “en quien tengo mi complacencia” esta misma cita se repite en Isaí 42 en el cántico del siervo. as Is 42:1 He aquí mi siervo, yo le sostendré; mi escogido, en quien mi alma tiene contentamiento; he puesto sobre él mi Espí ritu; él traerá justicia a las naciones. Este es Cristo, siervo de Dios, y como siervo de Dios vino a traer justicia a esta tierra, redención y salvación del pecado a toda la humanidad. Jesucristo es el hijo de Dios, siendo Rey y al mismo tiempo siervo, sufrió, padeció toda tribulación, se entregó como ofrenda viva y se sacrificó por toda la humanidad entregando su vida. La verdad de que Cristo siendo rey y al mismo tiempo siervo, nos muestra que el verdadero rey es un siervo servidor y el siervo quien sirve verdaderamente puede llegar a ser verdaderamente un rey. La persona quien se parece a Jesús es una persona quien sirve. Nosotros también como hijos de Dios, al igual que el Señor siendo rey y vino a servir, tenemos que ser humildes, ser capaces de limpiar los pies de nuestros prójimos, sacrificarnos y servir como lo hizo el Señor y recibir su corona de poder.

Jesús sin tener pecado, vino a este mundo para salvar a toda la humanidad, se humilló haciéndose hombre, se bautizó y cumplió la justicia y voluntad de Dios. Dios tuvo contentamiento en el Señor y abrió las puertas del cielo y envió al Espí ritu Santo, y Jesucristo proclamó realmente el amor de Dios. Por lo tanto, nosotros tenemos que recordarnos de esta verdad, que también somos bautizados en el nombre del Padre, del Hijo y del Espí ritu Santo, que somos sellados por el Espí ritu Santo, somos llamados a ser siervos de Dios, y por eso debemos tener la llenura del Espí ritu Santo y llevar adelante la obra de Dios. Así como el Señor, humillémonos y despojémonos de nuestro propio yo, sirvamos de todo corazón en la obra de Dios y que Dios nos elogie y diga de cada uno de nosotros “He aquí mi siervo, mi hijo eres tú, en quien mi alma tiene contentamiento”.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful