TEMA V: AUTOINFORMES A. INTRODUCCIÓN B. CLASE DE VARIABLES C. CONDICIONES DEL AUTOINFORME D. TIPOS DE AUTOINFORMES E.

CALIDAD DE LOS AUTOINFORMES Lectura: Buela-Casal, G. Y Sierra, J.C. (1997). Manual de evaluación psicológica: fundamentos, técnicas y aplicaciones. Madrid: Siglo XXI. Cap. 14. A. INTRODUCCIÓN - Un autoinforme se define como una auto-observación que el sujeto realiza de su propia conducta (conductas manifiestas, fisiológicas y encubiertas). Hay que contrastar esta información. - En el caso de las conductas manifiestas y fisiológicas son contrastables mediante otras pruebas. - Encubierta: a. paralelismo entre distintos autoinformes que evalúan un mismo contenido cognitivo y b. correlatos entre lo cognitivo y otras modalidades de respuesta fisiológicas y motoras. CRÍTICAS DESDE LA PERSPECTIVA CONDUCTUAL: - la información que se obtiene tiene carácter subjetivo. Se deben utilizar pruebas que permitan obtener unas medidas más objetivas. - Garantía psicométrica: no hay validez externa. 3. Evaluación de rasgos de personalidad: (obtiene críticas) para incrementar la calidad de los autoinformes (Fernández Ballesteros, 1992): a. Como técnica de evaluación. Se recomienda qeu los autoinformes se utilicen como primer procedimiento de recogida de información, sobre todo, en las conductas motoras o fisiológicas. b. Los autoinformes sobre eventos cognitivos sean considerados como datos cognitivos y que además esta información se contraste con otro procedimiento de autoinforme. c. Evitar predecir conductas motoras a partir de conductas cognitivas o vicebersa. d. Garantías psicométricas de los test. B. CLASES DE VARIABLES 1º. Rasgos, dimensiones o vs de personalidad qeu se pueden medir a través de los autoinformes: - la conducta autoinformada se considera indicadora de un atributo psicológico que está presente en distinta medida por todas las personas. - Procedimientos de medida indirecta de un atributo. Las críticas se refieren a esto, lo importante no es la conducta que se evalúa sino la intererencia que se hace. - Pruebas son muchas y difieren en la estrategia utilizada para construir la prueba. Hay estrategias racionales, empíricas y factoriales:- Estrategias racionales: los ítem que se incluirán en el autoinforme se seleccionan según la teoría del creador del test; el instrumento más conocido dentro de esta modalidad es la hoja de Datos Personales de Woodworth.

Estrategias empíricas: selecciona los ítems según su relevancia para distinguir entre grupos de sujetos que difieren en el criterio. Por ejemplo el MMPI. - Estrategia factorial: los test se elaboran analizando factorialmente las correlaciones existentes entre una amplia base de ítem de personalidad. Ejemplo EPI, 16-PF. - Diseños intersujeto: todos los autoinformes que evalúa rasgos de personalidad están basados en diseños intersujetos,, es decir, que la puntuación que se obtiene al pasar estas pruebas es necesario compararlos con los de su grupo de referencia. - Los ítems están formulados desde la generalidad. - Modelo biomédico y diferencialista (centrado en las características individuales) son característicos de los autoinformes. - El objetivo fundamental es predecir a un nivel de probabilidad el comportamiento. Para ello se utiliza en el contexto de la orientación, selección y en el médico la clasificación. 2º. Apoyada por el modelo conductual está la evaluación del estado (especificidad de la conducta): STAI (Inventario de ansiedad estado-rasgo). - La muestra de conducta está referida a una situación concreta. - Se utilizan para evaluar dimensiones específicas (ansiedad, hostilidad...) (siempre como estado). 3º. Las que hacen referencia a los repertorios clínicos-conductuales y se utilizan para evaluar trastornos psicológicos. - Se evalúan trastornos de conducta (miedos, depresión) en situaciones concretas o referidas a éstas. - Para evaluar se utilizan respuestas cognitivas, fisiológicas y motoras asociadas a trastornos de conducta. - Muestras de conducta en situaciones específicas. 4º. Repertorios, procesos y estructuras cognitivas: autoinformes que evalúan la percepción que el sujeto tiene del ambiente que le rodea (creencias, atribuciones, capacidades imaginativas). Estas vs tienen un papel mediador en ciertos trastornos de conducta (depresión). - Autoinformes dirigidos a evaluar las autoinstrucciones ante las situaciones problema. - Autoinformes construidos para evaluar las estrategias cognitivas que empleamos para resolver una tarea. Lo importante es ver que pasos ha seguido para resolver la tarea. - Dirigidos a evaluar el aspecto motivacional (expectativas ante el futuro y eventos reforzantes para un sujeto). CARÁCTER DE LOS AUTOINFORMES: - Autoinformes donde las respuestas son consideradas o bien como muestras de conducta (situación problema) o bien como indicadoras de supuestos atributos (no se hace referencia a la situación). - Se utilizan: 1) cuando el problema es de naturaleza cognitiva (ideas delirantes); 2) cuando los repertorios cognitivos explican trastornos motores o fisiológicos (hiperactividad) y 3) para evaluar ciertas habilidades requeridas en la intervención (imaginación). C. CONDICIONES DEL AUTOINFORME: FUENTES DE VARIACIÓN 1. Tiempo: momento en el que se produjo el evento sobre el que se informa.

-

-

2. Situación: - Artificial o de laboratorio: modelo cognitivo y evaluación de las estrategias internas mientras se realiza una tarea. Ejemplos son los tests situacionales (se intenta construir una situación lo más parecida posible a la real), role-playing y tareas cognitivas. - Natural: modelo conductual y evaluación de la conducta en el momento en el que produce (autorregistro). 3. Preguntas: tipo de preguntas que se incluyen en los autoinformes: - Estructuradas: están claramente definidas. Varían en función del grado de generalidad. - Semiestruturadas: dos ejemplos son el autorregistro y el termómetro de miedo, muy utilizado en el caso de fobias. La técnica no es totalmente estructurado pero no es no estructurado. Se pueden cambiar las vs a registrar. - No estructuradas: por ejemplo una autobiografía, un tipo de entrevista que no requiere ningún tipo de estructuración, o el Pensamiento en Voz Alta, en la que se pide al sujeto que verbalice lo que quiera. 4. Respuestas: - Abierta: por ejemplo ocurre en la entrevista y el pensamiento en voz alta. - Cerradas: por ejemplo respuestas dicotómicas SI/NO, V/F, etc. Se incluyen en cuestionarios como EPI o MMPI. A veces se aconseja que se utilicen al final de la entrevista. - Escalares: no numéricos y de adjetivos o adverbios. Por ejemplo 0=nada, 1=algo, 0=nunca, 1=a veces. Por ejemplo STAI. - Ipsativas: respuestas según el orden de preferencia. Son menos frecuentes. Por ejemplo Inventario de Preferencias Vocacionales de Kuder. D. TIPOS DE AUTOINFORME 1. Entrevista: - Es el modelo de evaluación más aplicado y se puede aplicar en multitud de contextos desde contextos más aplicados (clínicos, escolares, laborales, etc.) hasta situaciones de investigación. - Tiene un formato flexible y abierto que se adapta a las características de cada caso. - El evaluador tiene un papel importante tanto en la relación con el evaluado como en la interpretación. - Permite evaluar aspectos verbales y no verbales. - Se recomienda su utilización como primera técnica para obtener los primeros datos del sujeto.

Autoinformes restrospectivos: sucesos pasados. Autoinformes del pasado próximo son más fidedignos que los del pasado remoto. Contraste con otras fuentes de información, para que la información sea más fiable. Autoinformes concurrentes: informar de lo que ocurre, la conducta se registra en el mismo momento en el que ocurre. El autorregistro es uno de ellos, en este caso hay que tener en cuenta la reactividad, es decir, el prestar atención a esta conducta hace que ésta pueda cambiar como su duración, intensidad, etc. Esto a veces es positivo pero cuando es negativo se aconseja registrar la conducta posteriormente. Autoinformes futuros o predictivos: el sujeto piensa que va a ocurrir.

Se recomienda que la información obtenida se contraste con otros procedimientos. - Es una técnica de utilización longitudinal, es decir, se puede emplear durante todo el proceso evaluador. 2. Cuestionarios, inventarios o escalas: - son autoinformes estructurales que aparecen recopilados, en forma de un listado. - El sujeto tiene que responder en función de su grado de conformidad u ordenando una serie de elementos. La diferencia fundamental entre las tres técnicas es el tipo de respuestas: - cuestionarios: respuestas dicotómicas o nominales (1=hombre, 2=mujer, por ejemplo). - Inventarios: respuestas nominales u ordinales (ejemplo, 1=bajo, 2=medio, 3=alto, 0=nada, 1=algo). - Escalas: respuestas ordinales o de intervalo (totalmente de acuerdo totalmente en desacuerdo). CARACTERÍSTICAS: a. Son estructurados (preguntas y respuestas). b. Evalúan conductas específicas de antemano. c. Evalúa eventos que ocurren habitualmente. DIFERENCIAS: A. Tipo de estrategia utilizada en la construcción. B. Tipo de respuesta (nominal, ordinal o de intervalo). 3. Autorregistro: es un procedimiento semiestructurado que implica un doble proceso. El primer proceso es prestar atención intencionada a la emisión de una conducta. La segunda tarea es registrar esa conducta. Una vez hecho esto hay que seleccionar algún procedimiento para registrar esa conducta. La conducta se anota en el mismo momento en el que se produce. La ventaja es que la memoria no falla. Pero la desventaja es la reactividad. Se utiliza en situaciones naturales, esto permite evaluar también posibles vs, antecedentes o consecuentes relacionadas con la conducta. Permite evaluar la parte cognitiva de la conducta. TIPOS: A. Autorregistros de lápiz y papel: por ejemplo, autorregistro de la conducta de fumar. B. Contadores de respuesta: son dispositivos que permiten que esa respuesta se registran de forma automática. C. Dispositivos electrónicos: por ejemplo una cámara de video. Este tipo de autorregistros son útiles: - para cualquier tipo de conductas que se registran en el ambiente natural. - Para registrar conductas observables pero íntimas. - Para registrar conductas motoras y/o fisiológicas relacionadas con mediadores internos. 4. Pensamientos en voz alta: procedimiento no estructurado de recogida de información sobre conductas fundamentalmente cognitivas en situaciones de laboratorio. El sujeto habla lo que quiera. Se utilizan para evaluar aspectos cognitivos (internos). se aplica en situaciones controladas porque lo que interesa no es la respuesta que un sujeto da al presentar un estímulo.

-

-

Monólogo continuo: la instrucción que se le d al sujeto es que verbalice sus pensamientos o sentimientos de forma simultánea a la realización de una tarea. Muestras de pensamiento: el evaluador fija los intervalos de tiempo en los que la conducta se va a registrar y le pide al sujeto que verbalice lo que piensa en cada uno de sus intervalos. Se utiliza en tareas complejas que implica otras tareas. Registro de eventos: el sujeto informa al examinador de cuando ocurre una determinada actividad interna que v a ser objeto de evaluación. Es muy similar a un autorregistro pero de conductas cognitivas.

D. CALIDAD DE LOS AUTOINFORMES La calidad puede verse afectada por múltiples fuentes de error. • Fuentes de distorsión: proceden del sujeto evaluado y afectan a gran parte de los autoinformes. - Simulación (falsear las respuestas deliberadamente): fingir una buena o mala imagen. Por ejemplo, el MMPI, EPI... son escalas para identificar la simulación. Siempre que haya un incentivo externo para el sujeto hay que descartar la simulación. Es especialmente importante en el campo jurídico y en el clínico. - Deseabilidad social: el sujeto trata de aparentar una imagen que se considera aceptable desde un punto de vista social. Responde de acuerdo a lo que se considera socialmente aceptable. Actualmente hay escalas dirigidas a captar la deseabilidad. Ésta es muy importante en el ámbito laboral. - Tendencias de respuesta: determinados errores que se cometen cuando se responde a escalas, cuestionarios o inventarios. Errores: * Asentimiento: tendencia a responder si o verdadero independientemente del contenido de la pregunta. * Errores escalares: tendencia a responder en el centro o tendencia a responder en los extremos independientemente del contenido de la pregunta.