California (y alrededores) Aníbal J. Morillo, MD.

Versión 2010
Advertencia: El servicio de Información Turística Personalizada de PONDO no se hace responsable por cambios de última hora en las descripciones arquitectónicas, de horarios, vías, rutas o veracidad de los datos históricos aquí consignados. En todas las descripciones se enumeran puntos de referencia, que pueden visitarse a fondo o no, de acuerdo al gusto del consumidor («a según»). Los sitios descritos representan lugares de gran interés artístico, histórico, gastronómico, o simplemente visual. Aunque algunos recorridos son ordenados y claros, fácilmente se puede caer en la tentación de salirse del camino y visitar calles alternas, que auguran sorpresas interesantes. Esta guía se debe acompañar de un buen mapa o guía: se consiguen fácilmente y a muy bajo precio, incluso gratis. La mayor parte de la información se basa en la experiencia personal, con información adicional tomada de fuentes diversas. La falta de reconocimiento de dichas fuentes se excusa con el hecho de que la intención de esta guía es la divulgación de información sin ánimo de lucro.
®

San Francisco La ciudad de San Francisco es considerada la más europea de las ciudades norteamericanas. No es muy grande (Casi 900,000 habitantes) y tiene varios sitios que pueden visitarse a pie, con el sistema de transporte público o con los buses turísticos. Muchos recomiendan no alquilar un carro para recorrer la ciudad, pues no suele ser necesario. En muchos hoteles la tarifa de parqueo es de unos US$ 50 por noche, motivo de más para no usar un carro, a menos que lo considere estrictamente necesario, o si lo usa para el último día, si piensa viajar a otras ciudades. Es difícil conseguir parqueo en el centro, también a tarifas altas. En los andenes hay una codificación de colores que indica las zonas donde es prohibido parquear (ROJO) y las pocas áreas donde se puede parquear en algunos horarios muy limitados (10 minutos), además de las zonas donde la grúa se llevará su carro, por lo cual habrá que pagar una multa, además del costo de la grúa. En conclusión, no alquile carro para movilizarse en la ciudad. San Francisco tiene un clima particular, particularmente frío, incluso en verano. Parece que la forma de la bahía y la vecindad de las montañas, hacen que los vietos del Pacífico se conviertan en una densa niebla, que es tan característica de la bahía que muchos alegan que en San Francisco hay tres estaciones: invierno, verano y niebla. Este fenómeno metereológico tan característico del lugar hace que sea necesario contar con más abrigo del que imaginaría necesario para el verano, pues el aire puede ser bastante frío. En este verano

 

1  

(2010) se han reportado en San Francisco temperaturas más bajas que en Anchorage, Alaska. El clima tiene una cita erróneamente atribuida a Samuel Clemens, mejor conocido como Mark Twain: «El invierno más frío que he pasado ha sido un verano en San Francisco». Aunque no se sabe bien el autor de esta original descripción, hoy se sabe que no fue de Mark Twain. La niebla puede ser tan densa que una estructura tan grande como el puente colgante más famoso del mundo (que no es el más largo, ése título ya lo perdió, incluso el puente colgante Verrazano – Narrows en Nueva York, que es igualito, es más largo) puede no verse por estar completamente cubierto de niebla. Uno de los sitios de partida para conocer San Francisco puede ser la plaza Union Square, muy central y cerca a varios hoteles, con grandes almacenes como Macy’s, Saks Fifth Ave, Neiman Marcus y con el almacén principal de Williams and Sonoma, para los aficionados a los utensilios de cocina. Union Square es algo así como el corazón de la ciudad, es una plaza en honor a los Estados de la Unión en la época de la guerra de Secesión. Tiene una estatua sobre un pedestal muy alto, que conmemora la victoria naval del almirante Dewey en Manila, en la guerra contra España en 1898. A diferencia de lo que su nombre sugiere, la plaza no es cuadrada sino rectangular. Está flanqueada por las calles Geary, Powell, Post y Stockton. Sobre la calle Geary se encuentra Macy’s. El lado opuesto corresponde a la calle Post, que es donde está Williams and Sonoma. Los lados más cortos del rectángulo están dados por Stockton y Powell. En la esquina de Post y Stockton está la tienda de Levi’s (la original, basta con fijarse en la etiqueta de sus jeans Levi’s, donde se menciona el nombre de la ciudad. Tienen todos los modelos de jeans que se necesitan y que muchas veces no se consiguen en los outlets). Al cruzar la calle Stockton, se llega a la tienda de Nike, pero estos productos sí se consiguen en los outlets (ver abajo). Muy cerca de allí, caminando por la calle Post, se encuentran tiendas de marca y joyerías y hacia el este, en la esquina de Post y Kearny está la Crocker Galleria, con tiendas de diseñadores.

 

2  

También hacia el este, pero por la calle Geary (la de Macy’s), se puede llegar a Grant Avenue, de allí a la izquierda se llega al barrio chino. La de San Francisco es una de las comunidades chinas más grande fuera de Asia. Son varias manzanas, la calle principal es Grant, que es también la más turística. Stockton corre paralela a Grant, y también muestra ejemplos de la auténtica vida china. Como en la ciudad de Nueva York, el barrio chino linda con el barrio italiano, llamado North Beach. No hace falta buscar una playa allí, pero en una época remota hubo una extensión de la bahía que le dió su nombre. También como en Nueva York, el «barrio italiano» o Little Italy ha sido invadido por otras comunidades, incluyendo los vecinos chinos, pero además indios y latinos. Si a partir de Union Square se sigue por Grant (o por Stockton), después de Post siguen Sutter, Bush, Pine, California, Sacramento, Clay, Washington, Jackson, Pacific y Broadway (10 cuadras). La idea es ir por Grant, para desembocar en Broadway y encontrar, un poco a la derecha, una calle oblicua llamada Columbus, que lleva al centro del barrio italiano, Washington Square. Por la calle oblicua Columbus son tres cuadras más, Vallejo, Green y Union, que es una de las calles que bordea a Washington Square. En esa plaza queda la famosa iglesia de San Pedro y San Pablo (666 Filbert St), de los Salesianos de San Juan Bosco, que llegaron a San Francisco para servir a la comunidad de inmigrantes italianos. La iglesia original fue arrasada por el terremoto-incendio de 1906. La iglesia actual es bien imponente, con sus dos torres góticas y su roseta central, tiene además un famoso altar y varias capillas, con mucho arte religioso de diferentes épocas del arte, incluyendo un fresco de un cristo pantocrátor bizantino, una réplica de La Pietá y otros. Por la influencia italiana, hay varios cafés alrededor de la plaza Washington Square donde es posible degustar cappuccino y espresso «originales». La plaza fue muy conocida en los años 50 por ser sitio frecuentado de los beatniks, el movimiento cultural de escritores como Allen Ginsberg y Jack Kerouac, entre otros. (A este último se le atribuye el haber acuñado el término Beat Generation).

 

3  

Hasta aquí se han recorrido unos dos y medio kilómetros, que no es una gran distancia. Con fines de orientación, volvamos a Union Square. Sobre la calle Geary (la de Macy’s, referencia recurrente por ser fácil de identificar) suelen parar los buses turísticos de diferentes empresas, que hacen recorridos de uno o dos días con la posibilidad de subir y bajar en donde uno quiera, los llamados hop on- hop off. Hay algunos buses anfibios, que entran a la bahía, y otros bastante completos, como el de Supersightseeing tours www.supersightseeing.com/, empresa con la que no existe interés comercial alguno, pero que esta guía turística recomienda por haber sido cliente satisfecho de la misma. Este recorrido, que en un pase de 1 día cuesta USD $ 35.oo por adulto, pasa por Washington Square, Union Square, Fisherman’s Wharf, el Golden Gate y muchos otros sitios, como el barrio Haight/Ashbury, famoso por ser lugar de vivienda de los hippies en los años sesenta. Las casas de esa zona tienen una característica arquitectura victoriana que bien vale la pena visitar. Vale la pena buscar a «las damas pintadas» o Painted Ladies, punto de referencia arquitectónico que por tratarse de seis casas de colores, muy bien conservadas y con la típica arquitectura descrita. Hacia el sur de Union Square, por ejemplo yendo por Stockton en dirección de Geary (la de Macy’s), luego O’Farrell, se llega a Market Street, donde hay más tiendas, como Bloomingdale’s y Nordstrom. Por Market Street a la izquierda se llega a la calle 4, luego la 3a, donde hay enfrentados un almacén de Ross (compras BBB, Bueno, Bonito y Barato) y un Old Navy, ambos diagonales al almacén de Apple. Si se continúa por market, a la altura de la segunda (2nd Street), se encuentra una estación del sistema de metro BART, que puede ser usada para llegar hasta el aeropuerto de San Francisco (SFO), información útil pues al llegar al aeropuerto se puede hacer transferencia gratuita al sistema Air Train, que lleva a las diferentes empresas de alquiler de autos. Los pasajes del metro se compran en unos dispensadores automáticos de complejidad moderada, pero es relativamente fácil encontrar ayuda para comprarlos.

 

4  

Otra vez desde Union Square, la calle faltante es Powell, sobre la que va una de las líneas de carros de cable, viaje indispensable para quien quiere ufanarse de haber estado en San Francisco. Estos tranvías son toda una experiencia, tienen espacio para sentarse, pero también para ir colgado, al mejor estilo de las busetas bogotanas. Algunos de los segmentos del recorrido por Powell son bastante empinados. Los carros son literalmente halados por unos cables y es bien interesante ver las maniobras del conductor, que debe accionar unas palancas para frenar el carro, paradas que a veces son en plena pendiente. Si se tiene suerte, es posible que el carro se «cuelgue» y haya que bajarse y caminar unos metros mientras el carro logra sortear una de estas pendientes. Si se camina por Powell desde Geary, cruzando O’Farrell y Ellis, se llega a Market St, donde hay un kiosko donde se consiguen los pasajes (unos USD$ 4) para un recorrido en un sentido. Allí es fácil ver la fila muy larga de personas que esperan el siguiente carro, y puede verse el ingenioso sistema con el cual dan vuelta a cada carro para que pueda hacer el recorrido en el sentido contrario. Como la fila puede tardar mucho, es bueno saber el truco para una mejor oportunidad de subir al cable. Después de comprar el boleto y de ver el sistema de rotación de los carros, se regresa por Powell hacia Union Square. En Ellis o en O’Farrell se puede subrir al carro que acaba de partir, pues no los mandan completamente llenos, precisamente para que en las siguientes paradas haya oportunidad de subir. Al salir de Union Square, la primera subida es hacia Nob Hill, después hay otra hacia Russian Hill, que linda con North Beach. Una de las calles que se cruza es Lombard, famosa porque tiene un segmento que es conocido como la calle más tortuosa del mundo (Crooked), donde los autos deben bajar en zig-zag por la empinada cuesta. Varios de los recorridos de bus turístico muestran esta calle desde alguna distancia. Este tramo de la línea Powell-Mason recorrido llega muy cerca de Fisherman’s Wharf, otro sitio obligado de visitar en San Francisco. Fisherman’s Wharf es, literalmente, el muelle de pescadores, de donde salían los pescadores a la bahía, pero que se ha ido convirtiendo en un centro turístico

 

5  

de gran actividad comercial, aunque se siguen viendo los barcos de pescadores que salen de allí a traer pescado fresco a diario. El recorrido en el tranvía termina en Taylor. Al bajarse se sigue a pie en el mismo sentido en el que se venía en el carro de cable, pero alejándose hasta encontrar la calle North Point. Allí a la izquierda, se cruza Jones, luego se encuentra el cruce de una calle oblicua, la misma Columbus mencionada en North Beach, luego Leavenworth hasta llegar a Ghirardelli Square donde hay un local de la fábrica de chocolates que la hizo famosa. Es imprescindible probar los helados y los chocolates, se puede además ver el proceso de elaboración del chocolate y entender porqué es tan exquisito. En Ghirardelli Square hay un centro comercial. Por las calles vecinas se puede encontrar la bahía y se puede ver la famosa isla de Alcatraz, y a la derecha el Golden Gate, si la niebla lo permite. Hay recorridos turísticos que incluyen navegar hasta la famosa cárcel de Alcatraz, que tuvo reclusos de la talla de Al Capone. Ese centro penitenciario, famoso por ser casi imposible escapar de allí, es hoy una atracción turística a la que se puede llegar a partir del puerto (Pier 33). Para los interesados, puede ser mejor adquirir los boletos por internet (algo así como alcatraz tours .com), pues las filas para conseguirlos allá pueden ser muy largas. La isla queda a menos de un kilómetro, pero es muy empinada, así que caminarla puede resultar extenuante. Ya se ha mencionado algo del clima, parece (a este servicio de información no le consta) que allí es particularmente frío. Es posible caminar por Jefferson (alejándose de Golden Gate), y encontrar una buena oferta de artículos turísticos, la camiseta estampada, los imanes para la nevera, gorras y mucho más. Muchos de los edificios eran antiguas fábricas o bodegas, hoy convertidos en almacenes y restaurantes diversos. Por esa calle, que es una de las principales del muelle, se llega al Pier 39, donde hay una aglomeración de comercio (como el almacén Lefty’s, especializado en artículos para zurdos), restaurantes y hasta algunos espectáculos callejeros. La caminata por Fisherman’s Wharf, entre Ghirardelli Square y el Pier 39 es de unos dos kilómetros, por terreno plano. En este recorrido, y en otras partes de la ciudad, hay muchos sitios donde es posible alquilar bicicletas para hacer recorridos   6  

diversos, incluyendo unos hacia el Golden Gate, pero ese tramo parece requerir de un nivel atlético muy superior al de este servicio de información, por lo cual no se comenta más al respecto. Cerca al Pier 39 también está el acuario, aunque parece ser mucho más completo el de la bahía de Monterey, a casi dos horas de San Francisco, una buena excusa para alquilar un carro en el aeropuerto (SFO). En Fisherman’s Wharf, cerca al sitio donde se bajó del carro de cable, hay una oficina de Supersightseeing Tours, donde también se puede abordar este tipo de bus, comprar paquetes de uno o dos días para el bus hop on- hop off, o para otros recorridos, como uno más extenso de los principales lugares de la ciudad, que incluso puede extenderse hasta los bosques vecinos, o el de degustación de vinos. Lugares cercanos a San Francisco Este servicio de información turística se permite recomendar el Deluxe Wine Country tour de la misma compañía mencionada, Supersightseeing Tours, que puede adquirirse por internet a USD $65.oo por adulto, precio que incluye servicio puerta a puerta (un bus pequeño recoge en el hotel, por vía electrónica se puede preguntar si hay servicio para un hotel dado, por lo menos para el Marriott Courtyard San Francisco Downtown (299 2nd St, San Francisco, CA 94105) si es posible ser recogido en la recepción. El bus recoge a los inscritos en diferentes hoteles, y se dirige a la oficina mencionada en Fisherman’s Wharf (donde también es posible llegar por su cuenta) para iniciar el recorrido hacia los valles de Napa y Sonoma, se pasa por el Golden Gate y rápidamente se comienza a ver un paisaje campestre semimontañoso, con grandes pastizales de color amarillo, salpicados por el verde de los robles californianos. La visita comienza en uno de los viñedos, donde cada uno es recibido con una lista de cuatro vinos para degustar, y hay algo de tiempo para disfrutar del paisaje. De allí a otro viñedo, con una degustación similar, luego a un lugar donde hay una buena variedad de restaurantes (el almuerzo no está incluido) y otro viñedo más con otro tanto de vinos. En cada lugar hay posibilidades de conocer las vides, los barriles de añejamiento, se reciben explicaciones acerca del proceso de

 

7  

elaboración de los vinos y algunas de las características de los vinos degustados, hay tintos, rosados y blancos, hay secos y dulces, para todos los gustos. También es posible adquirir botellas de vino de diferentes tamaños, accesorios para servir el vino, sacacorchos, empaques de burbujas para proteger las botellas que quiera llevar en su maleta, posa vasos y mucho más. El recorrido dura unas 8 horas, al final lo pueden dejar en el mismo lugar donde lo recogieron. Una buena experiencia de cata de algunos de los vinos californianos. La cruzar el Golden Gate también se llega a una pintoresca ciudad llamada Sausalito, nombre derivado de «saucelito» por la abundancia de sauces (willow tree). Sausalito ha sido comparado con algún pueblo mediterráneo. Un poco al sur, a unas 2 horas por una buena carretera, se puede llegar al Monterey Bay Aquarium, un muy completo acuario donde se puede disfrutar de impresionantes animales, desde los más comunes hasta los más extraños. La entrada al acuario es de unos USD $ 30 por adulto y está abierto entre las 9 de la mañana y las seis de la tarde, aunque puede haber cambios según la temporada. El acuario queda en 886 Cannery Row. Cannery Row fue inmortalizada por el escritor John Steinbeck. Muy cerca, a unas tres cuadras, hay parqueadero público, por ejemplo en el Cannery Row Parking sobre la calle Wave, entre Hoffman Ave y Prescott Ave, o en Cannery Row, sobre la avenida David, entre Foam St. y Wave St. Antes del acuario se puede almorzar en uno de los muchos restaurantes cercanos, algunos con buenas sopas marineras y con vista a la bahía. La colección de especímenes marinos bien vale la pena, pues están exhibidos en acuarios muy bien dispuestos. Después del Acuario se puede ir a un pintoresco pueblito llamado Carmel-by-the-Sea, famoso por la blancura y suavidad de la arena de sus playas. Este pueblo queda a unos 10 minutos del acuario. Algunos de sus sitios de interés son Carmel Beach, Carmel Mission, la sede de una misión evangelizadora española fundada en 1778 y el almacén de dulces Cottage of Sweets, que queda en Ocean Ave & Monteverde St. Recientemente, Cottage of Sweets fue elegido como la mejor dulcería de los

 

8  

Estados Unidos. Muchas calorías por mordisco, con especialidad en diferentes tipos de chocolates. Siempre hay posibilidades de prolongar la estadía en diferenes lugares. Cerca a Carmel hay unas famosas canchas de golf, para los interesados en el tema. La ruta de 17 mllas se llama 17 mile drive, es una carretera con vista al Pacífico, que requiere de peaje.Siguiendo por la costa hacia el sur se encuentra Big Sur, pero si no tiene mucho tiempo disponible y si le interesan las compras en la modalidad BBB, en el camino de regreso a San Francisco puede pasar por un pueblo llamado Gilroy, como a 45 minutos de Carmel, donde queda una sucursal de los Premium Outlets, que en verano atiende entre las 9 AM y las 9 pm. Todas las buenas marcas con muy buenos descuentos. Queda en 681 Leavesley Road, Gilroy, CA. De Gilroy a San Francisco se tarda aproximadamente una hora y media en carro. Yosemite Desde San Francisco es posible visitar el primer parque natural de los Estados Unidos, el Yosemite, palabra indígena que hace referencia a las peleas entre diferentes grupos por conquista esa zona, por su potencial para la extracción de oro. «Ellos son asesinos» es la traducción aproximada de Yosemite. Famoso por las espectaculares vistas naturales, el parque Yosemite fue dibujado por muchos artistas y fotografiado en extenso por el muy importante fotógrafo Ansel Adams, quien recorrió el parque a pie con su gigantesca cámara de gran formato a cuestas, logrando algunas de las más famosas imágenes de las atracciones naturales del parque. Hay formas de quedarse en el parque, tanto en la modalidad agreste para ecologistas, con carpa, cacería y curso de sobrevivencia en condiciones extremas, recordando la presencia de osos Grizzly, pumas y otras criaturas salvajes, pero también hay hoteles con cama, ducha otros servicios más modernos. Cada cual esgoje si quiere quedarse alli, hacer un tour de un día desde San Francisco o llegar en carro con una pausa a mitad de camino, por ejemplo en la ciudad de Fresno, a unas tres horas y media de San Francisco, por la misma vía de Gilroy.   9  

De Fresno, CA a Yosemite hay como 1 hora y 45 minutos, se llega por la entrada Sur, cerca a la estación de información de Wawona. Puede haber aglomeración de carros para ingresar al parque, donde cobran por automóvil que ingresa, algo así como US 20.oo. En la Wawona Information Station se puede tomar un bus gratuito que va a diferentes partes del parque, por ejemplo a la salida del tour Big Trees, un increíble viaje en un vehículo descubierto a través del bosque de secoyas, donde hay oportunidades de bajarse a tomar fotos, caminar al lado de los giganescos árboles o hacer el recorrido a pie, aunque éste es un poco largo. El tour sale varias veces al día, y dura una hora y quince minutos, pero si en alguna de las paradas no alcanza a regresar al tren (que realmente es un par de vagones descubiertos halados por un camión) , puede ser necesario regresar a pie. Hay otro tour interesante, pero mucho más largo, que implica un recorrido en automóvil por entre el parque, que resulta similar al mismo tour. Si se sigue por la carretera por donde se ingresó al parque, se puede apreciar de cerca la naturaleza. Al llegar al túnel, una increíble perforación en una montaña, hay que prepararse para una vista espectacular, llamada Tunnel View, o la vista del túnel, donde es posible parar pues hay un mirador desde donde se puede contemplar un espectáculo natural impresionante. Después de algunos suspiros de incredulidad y de intentos – usualmente fallidos- de obtener imágenes según el Ansel Adams que haya en cada quien, se puede seguir por la carretera hasta llegar a algunos sitios donde es posible almorzar. El recorrido Yosemite Valley Tour incluye el paso por algunos de estos puntos de referencia naturales, las cascadas del velo de la novia (Bridalveil Falls), El Capitán (pronúnciese con acento gringo), un gigantesco bloque de granito que hoy es deleite de alpinistas, el Half Dome, otra montaña cuya forma es casi esférica, como el domo de alguna catedral renacentista. Las cascadas de la escalera (Staircase Falls) y la vista del túnel. Si quiere conocer más a fondo estas maravillas, puede tomar el Tour, que dura unas 3 horas, con explicaciones de cada sitio. El regreso a Fresno es por la misma vía. Este servicio de información turística no contó con suiciente tiempo en el itinerario para conocer en detalle la ciudad de   10  

Fresno, donde no parece haber mucho para ver, excepto quizá los jardines subterráneos de Baldassore Forestiere, un inmigrante de origen italiano que excavó unos espacios y jardines hasta lograr una obra arquitectónica que hoy es considerada digna de visitar. También en las cercanías está el National Sequoia Park, donde están los más grandes ejemplares de estos árboles, incluyendo al famoso General Sherman. Hay formas de visitar el parque en forma rápida o con un recorrido más detallado, pero es común que se requieran unas tres o cuatro horas de visita, que bien pueden valer la pena (no me consta) si se tiene suficiente tiempo en el itinerario. Las Vegas y el Gran Cañón del Colorado Habiendo llegado hasta Fresno y después de visitar Yosemite, es posible visitar la ciudad de Las Vegas. Desde Yosemite hay una vía hasta Las Vegas, pero parece ser un camino poco frecuentado, donde sería difícil conseguir ayuda en caso de algún problema con el automóvil. La vía recomendada es desde Fresno (no desde Yosemite), que es un poco más larga, pero que usa una autopista con bastante movimiento y con mucho más tráfico, que es la ruta que va por Bakersfield, California. Este tramo tarda casi 7 horas. En Las Vegas hay una gran demostración de dinero. Los hoteles son fastuosos, los casinos son gigantescos. Las fachadas pueden incluír réplicas de ciudades como Nueva York o París, Una de las Pirámides de Keops y su Esfinge, en proporciones increíbles. Muchos de esos hoteles ofrecen espectáculos en vivo que también reflejan un alto nivel de exageración. En el Mandalay hay un montaje de la obra El Rey León, en el MGM Grand hay un espectáculo del Cirque du Soleil llamado Ká, altamente recomendable, pero también se recomienda adquirir las boletas desde antes, por internet, pues muchos de los espectáculos ya tienen su boletería agotada, como fue el caso de este servicio de información turística para el espectáculo Ó, el cual parece que es digno de ver. También hay muchas otras presentaciones de comedia, música, magia (David Copperfield y otros) que puede ser interesante buscar.

 

11  

A menos que esté interesado en disfrutar de los excesos de Las Vegas, que incluyen las apuestas, el trago y la prostitución, además de ver la fastuosidad de sus calles y de visitar algunos de los casinos, se puede hacer un recorrido por The Strip, que es la calle principal donde en la noche pueden verse las fachadas iluminadas y la fastuosidad de la ciudad. Cada hotel parece estar en competencia permanente, tratando de superar a sus vecinos en cuanto a la exageración de sus fachadas y fuentes iluminadas. Hay un servicio de monorriel que puede facilitar los desplazamientos entre algunos de los hoteles, es gratis pero sus recorridos no son muy largos, como entre el Excalibur y el Mandalay, entre el Bellagio y el Monte Carlo y entre Treasure Island y The Mirage. Las Vegas puede ser una buena oportunidad para ir hasta el gran cañón del Colorado, otro espectáculo natural al que se puede llegar en helicóptero o en bus. La primera opción, como puede esperarse, es mucho más costosa (este servicio ni siquiera averiguó el precio) y mucho más rápida. La experiencia personal fue con el servicio de Paradise Found Tours (fácil de encontrar en internet). Gracias a la posibilidad de comunicarse por correo electrónico con esa empresa, se puede coordinar la recogida (no atienden a todos los hoteles, pero ofrecen alternativas para quienes preferimos quedarnos en Henderson, NV, a menos de diez minutos de la algarabía de The Strip, con la conveniencia de los servicios del Marriott Courtyard). Como en otros servicios similares, a la hora convenida (7:10 am) puede ser recogido en el parqueadero del Hotel Tropicana y llevado al transporte principal, un cómodo bus de gran tamaño donde comienzan por confirmar el nombre del pasajero y descontar de su tarjeta de crédito el saldo pendiente y por entregarle a cada uno una lonchera de cartón con la merienda del desayuno. El viaje tarda unas 13 horas, incluye el paso por la impresionante represa Hoover y llega al más visitado de los lados del cañón, el lado sur, con una parada técnica que casi todas la vejigas agradecen. Hay algunas empresas que ofrecen paseos al lado norte, de menor desarrollo turístico, y hasta con experiencias más extremas, como caminatas, camping y demás. Hace unos cinco años se construyó el SkyWalk, una plataforma de vidrio que se asoma literalmente al cañón, para quienes quieran experimentar el   12  

vértigo de estar flotando sobre el cañón del Colorado. El Sky Walk también parece estar en una zona de menor desarrollo turístico, por lo cual se recomienda quedarse en el lado sur (como lo que ofrece Paradise Found), donde hay suficiente exposición a esta maravilla natural. El bus lo deja en uno de los miradores, no sin antes entregarle una nueva lonchera reciclable con la merienda del almuerzo. Hay unas tres horas para disfrutar del paisaje, con la posibilidad de caminar por el borde del cañón, visitar un museo o algunas de las tiendas que incluyen toda clase de souvenirs y hasta arte y artesanía local, pero también es posible usar un servicio interno de buses que lo puede llevar a otro de los miradores en el mismo costado del cañón. La luz que se recibe en el verano puede hacer necesario un filtro polarizador para obtener mejores resultados fotográficos, pero aún las cámaras menos sofisticadas podrán obtener buenos registros de este impresionante paraje. El regreso es largo, con la misma escala técnica. Como al regreso a Las Vegas ya está a punto de anochecer (en el verano), ésa puede ser la oportunidad para hacer un recorrido nocturno por las calles de Las Vegas, como el descrito arriba. Anaheim – Los Ángeles – San Diego – Universal City De Las Vegas se puede viajar hacia Anaheim en unas 4 horas y media. Anaheim es la ciudad donde se encuentra Disneyland, el parque original, que tiene justo al frente al California Adventure, otro parque de diversiones de Disney. Muchas empresas de turismo en Colombia ayudan a consguir el CityPass (también se puede conseguir por internet), que es una buena opción, pues incluye las entradas por tres días a los parques de Disney (Disneyland y California Adventure) en la modalidad de park hopper, que significa que uno puede pasar de un parque al otro sin problema, en el mismo día, las veces que quiera. El City Pass también incluye la boleta para Universal Studios, para SeaWorld (en San Diego) y para el mundialmente famoso zoológico de San Diego. La ventaja del City Pass es puramente económica. Si hay interés en esos parques, el ahorro con el City Pass es muy significativo, al compararlo con comprar la entrada en cada uno de los parques mencionados. Los boletos del City Pass tienen validez

 

13  

de casi dos semanas a partir de su primer uso, por lo cual es posible planear el orden en que se quieren visitar los parques. Los parques de Disney se encuentran en Anaheim, muchos de cuyos hoteles se encuentran bastante cerca, algunos incluso a distancia caminable, pero en los hoteles un poco más distantes está la opción del sistema de transporte ART, con pases de uno, tres o cinco días que pueden adquirirse en muchos de los hoteles, y permiten un uso indefinido de los buses que lo pueden llevar desde su hotel (o un punto cercano) hasta Disneyland, California Adventure o Downtown Disney, que se encuentra a la entrada de los parques. La ventaja de usar el sistema de buses o caminar, es que la tarifa de parqueo en la vecindad de los parques puede ser alta, mientras que en su hotel puede ser gratis o a un costo menor. Algunos de los parqueaderos gratuitos para los parques son los más distantes, aunque tienen servicio de trasporte hacia los parques, puede ser casi igual de distante de su hotel. Cada cual usa el sistema que le resulte más conveniente. Para ir a Universal Studios hay que hacer un recorrido de un poco más de una hora, desde Anaheim hasta Universal City, que puede prolongarse si uno quiere hacer un recorrido por Beverly Hills o recorrer un tramo del muy famoso Sunset Boulevard. La calle que tiene las estrellas en la acera, con los nombres de todos sus actores y actrices favoritas, se llama Hollywood Boulevard. En Los Ángeles, se supone que es digno de visitar el Getty Museum. Para ir hasta los parques de San Diego (Sea World y el Zoo), también hay que hacer un recorrido de casi dos horas. San Diego es una ciudad que amerita mucho más que un viaje al zoológico, y en el camino se pueden encontrar playas y cuidades interesantes, así como otros recorridos por las islas vecinas. Google maps puede ser la mejor idea para planear los recorridos. Si se cuenta con la dirección de su hotel o destino (información que también se obtiene por internet), se pueden diseñar las rutas según los planes o conveniencia de cada uno. Un GPS se ha convertido en un elemento esencial para los viajes en carretera por lugares desconocidos. Hay muchos sitios por visitar en California y los estados vecinos, algunos de los cuales no sido posible mencionar en detalle en tan breve espacio, en el que se ha hecho énfasis en el recorrido   14  

experimentado por este servicio de información turística. Como «el turismo es duro», es posible notar el cansancio al avanzar en esta descripción, cada vez menos detallada. Un resumen de lo recorrido puede verse en el siguiente mapa (con los viajes en un sentido y otro, un total aproximado de 3200km):

San Francisco (A), Napa (B), Monterey Bay Aquarium (C – superpuesta por vecindad con D), Carmel (D), Gilroy (E), Fresno (F), Yosemite (G), Las Vegas (H), Represa de Hoover (I), Gran Cañón (J), Anaheim (K), San Diego (L), Universal City (M), Aeropuerto LAX – Los Ángeles (N).

 

15  

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful