Maiz Enfermedad: Stewart del Maíz o bacteriosis del maíz.

Agente causal: Pantoea stewartii (Erwinia stewartii (Smith) Dye, Xanthomonas

stewartii (Smith) Dowson )
Sintomatología: En una fase en las hojas se observan manchas lineares de color claro a amarillento con los márgenes irregulares u ondulados que se extienden paralelamente a las venas de la hoja. Cuando las lesiones se secan toman un color parduzco. En infecciones avanzadas las plantas pu eden producir inflorescencias de manera prematura las cuales se observan raquíticas. Del mismo modo la bacteria puede llegar a coloniza los haces vasculares de la planta , pudiendo llegar a dañar incluso el olote del maíz e pudiendo llegar a los granos y matarlos . Las variedades de maíz dulce y de maíz harinoso se consideran más susceptibles que las variedades de grano duro. En estos casos las semillas del elote no se desarrollan y por lo tanto mueren sin alcanzar a llenar el grano d e la mazorca. En otra fase de la enfermedad, se presenta una marchitez de las hojas, normalmente más aparente tras la floración. Cuando la enfermedad se encuentra muy avanzada puede llegar a matar toda la lámina foliar predisponiendo a la planta al ataque de otros patógenos, principalmente hongos. Cuando la enfermedad ataca en etapas muy jóvenes del cultivo puede llegar a matar prematuramente a las plantas. Epidemiología: Fue observada por primera vez en Long Island, New York, E.U. Está reportada en Brasi l. China, Canada, Costa Rica, Malasia, México, Puerto Rico, Italia, Guyana, Perú, Polonia, Rusia, Rumania, Tailandia, Vietnam y Yugoslavia. Los altos niveles de amonio y fosforo favorecen la infección por parte de la bacteria ya que aumentan la cantidad de tejidos jugosos y tiernos en los híbridos de maíz dulce que son más susceptibles, a la vez que si se aplica también fertilización con calcio y potasio aparentemente se reduce la susceptibilidad del hospedante. Una vez presente la infección esta se ve favorecida por temperaturas altas. El teocintle (Euchlaena

mexicana) y el zacate grama (Tripsacum dactyloides ) también son susceptibles al
ataque de la enfermedad. El patógeno sobrevive en condiciones adversas de temperaturas bajas y carencia de hospederos en los mayates del maíz (altisas) Chaetocnema pulicaria , otros vectores reportados son: Diabrotica undecempunctata howardi (larvas y adultos), Chaetocnema

denticulata , larvas de Delia platura , Agriotes mancus , Phyllophaga sp. y larvas de Diabrotica longicornis . Estos insectos son diseminadores o reservorios de la bacteria

cuando se establece un nuevo ciclo de cultivo. Por lo que la bacteria penetra fácilmente a través de las heridas causadas por la alimentación de los escarabajos, de ahí hasta llegar a la infección sistémica ocurren la mayoría de los síntomas en las hojas, sin embargo la marchitez se presenta una vez que la bacteria ha taponado los haces vasculares del xilema. La transmisión por semilla es muy baja . La bacteria requiere forzosamente del vector para poder diseminarse rápidamente o para permanecer en periodos de invierno cuando no hay hospederos alternos. Manejo de la enfermedad : La reducción de la incidencia de la enfermedad en terrenos donde el historial del cultivo demuestra que se ha presentado continuamente el patógeno, se debe de basar principalmente en la reducción de fuentes de inoculo primario tales como hospedantes alternos como el teocintle (Euchlaena mexicana ) y el zacate grama (Tripsacum dactyloides ) principalmente o bien detectando plantas de maíz que crecen fuera de la temporada normal de cultivo, pues tanto los hospedantes alternos como el maíz funcionan como reservorios del patógeno. Es recomendable detectar la presencia de los vectores de la enf ermedad, puesto que aun cuando esta se presentase, estos vectores son la principal via de diseminación del patógeno; una vez detectada la presencia de los vectores es recomendable hacer aplicaciones de insecticidas si se observan plantas sospechosas o posi tivas a la infección de Pantoea

stewartii con el fin de evitar la diseminación en el cultivo. El uso de semilla libre de la
bacteria es una medida recomendable, puesto que aun cuando la tasa de transmisión del patógeno por esta via es baja se debe de trata r de minimizar riesgos y evitar importar a la bacteria de otros campos infectados.

Enfermedad: Marchitez y mancha bacteriana (Enfermedad de Goss) Agente causal: Clavibacter michiganensis subsp. nebraskensis. (Corynebacterium

nebraskense )
Sintomatología: Los síntomas son similares a la enfermedad de Stewart del maíz, se observan lesiones discretas (manchas) de aspecto húmedo que corren paralelas a las nervaduras de las hojas ; dentro de estas aparecen manchas de color verde intenso a negro de aspecto húmedo que la diferencian del Stewart del maíz . Conforme avanzan la infección y las lesiones aumentan de tamaño se pueden observar en condiciones de alta humedad relativa la presencia de gotitas de exudados bacterianos, los cuales al secarse dejan un punti to brillante y cristalino. Las lesiones se pueden presentar más severamente en plantas que fueron infectadas desde etapas muy tempranas del cultivo a través de las raíces o bien cuando se han creado heridas a causa de las labores culturales. Las infeccione s más severas pueden llegar a causar marchitez y posteriormente la muerte de la planta. Una infección más tardía puede llegar a presentar en enanismo, manchas en las hojas y varios grados de necrosis foliar que van de coloraciones amarillentas, grises y en ocasiones rojizas con los márgenes irregulares en las lesiones que posteriormente se tornaran de color oscuro. En el tejido vascular se puede observar la presencia de exudados bacterianos de color naranja si este es seccionado transversalmente. Epidemiología: El patógeno inverna en los restos de cosechas presentes en el suelo, sin embargo la fuente de inoculo más común y más eficiente es vía granos infectados. Para iniciar la infección la bacteria requiere de heridas como vía principal de acceso, estas pueden ser causadas o bien por las labores mecánicas o por algunos parásitos (insectos o nematodos). Las plantas jóvenes suelen ser más susceptibles a la infección que las plantas adultas; algunos hospedantes alternos son la caña de azúcar, el teocintle el z acate grama y el sorgo, en los cuales los síntomas son manchas rojizas longitudinales en las hojas. Manejo de la enfermedad : Dado que la via principal de diseminación e inoculación en los cultivos es mediante el uso semilla infectada con C. michiganensis subsp.

nebraskensis , el uso de semilla certificada es una práctica básica para garantizar que
el patógeno no se encuentre presente o se encuentre en un porcentaje demasiado bajo de las semillas y evitar así la infección de todo el cultivo. Se menciona que la bacteria hiberna en restos de cosechas de cultivos anteriores, por lo cual la rotación de cultivos es una practica que favorecería la reducción de la cantidad de inóculo presente en el suelo. Del mismo modo si se han tenido problemas antes con esta

bacteria no se recomienda hacer labores agrícolas de manera mínima puesto que el paso de la maquinaria (escardas, principalmente) puede llegar a provocar heridas que favorezcan la entrada del patógeno; así el control de plagas del suelo (gusanos de alambre y gallina ciega) puede llegar a ser parte de un buen manejo del cultivo, puesto que estos insectos causan lesiones en la raíz de la planta permitiendo la entrada de la enfermedad.

Enfermedad: Mancha bacteriana (Holcus del maíz). Agente causal: Pseudomonas syringae pv syringae. Sintomatología: Se observa la aparición de manchitas redondeadas a elípticas que van de los 2 a los 10 mm de diámetro, comúnmente se presentan en las puntas de las hojas inferiores. En un principio las lesiones son de un color verde más oscuro que el resto de la hoja y de un aspecto húmedo; que posteriormente se tornaran de un color blanco cremoso y eventualmente se secaran y tornaran de un aspecto seco y de color café con bordes rojizos o café claro; cuando la lesión ha avanzado se observa un halo amarillento que las rodea. En algunos casos los síntomas se pueden confundir con el daño por el herbicida paraquat, por lo que es necesario poner atención a la distribución de la enfermedad. Epidemiología: La bacteria inverna en los restos de cultivo de ciclos anteriores presentes en el suelo, cuando se presentan condiciones adversas, la bacteria es capaz de soportar temperaturas inferiores a los 0° C y una temperatura máxima de 51°C, posteriormente cuando se ha presentado un n uevo ciclo de cultivo la bacteria invade a la planta a través de los estomas princip almente, esto sucede cuando las temperaturas y la humedad relativa son altas. Como hospedantes alternos en campos de cultivo de maíz tenemos principalmente al zacate Johns on y algunas variedades de sorgo, otros hospedantes son: Soya (Glycine max), Manzana ( Malus domestica ), Chabacano ( Prunus armeniaca ), durazno ( Prunus persica ), Pera (Pyrus communis), cerezo Prunus avium), ciruelo (Prunus domestica), etc. Temperaturas de 25-30°C, lluvia y corrientes de aire favorecen la proliferación y diseminación de la enfermedad. Manejo de la enfermedad : El manejo de esta bacteria es un tanto difícil por el amplio rango de hospedantes que presenta y también porque es capaz de hibernar en los restos de cultivo de ciclos anteriores. Sin embargo, en la medida de lo posible se debe de evitar crear las condiciones ambientales favorables para que la infección penetre en la planta; esto se puede lograr evitando riegos cuando las temperaturas sean favorables para la bacteria y manejando el espaciado del cultivo para evitar que se formen microclimas de alta humedad en las zonas bajas de la planta que es donde aparecen los primeros síntomas . También se recomienda ampliamente usar semilla certificada para minimizar los riesgos de entrada del patógeno por esta vía. En la actualidad, ningún tratamiento a la semilla ha dado buenos resultados para el control de esta bacteria .

Si se ha presentado antes la enfermedad, se debe de proponer la rotación de cultivos, sin embargo se debe de considerar que el cultivo que se pretenda establecer no sea hospedero de la bacteria, así como integrar perfectamente los residuos de cultivos anteriores en el suelo para acelerar el proceso de descomposició n de estos y con ello reducir la cantidad de inóculo primario.

Enfermedad: Rayado y mancha bacteriana. Agente causal: Burkholderia andropogonis (Pseudomonas andropogonis) Sintomatología: Los síntomas primarios típicos de la enfermedad son lesiones elípticas color ambar a un color olivo de aspecto aceitoso tr anslucidas que tienden a elongarse y unirse conforme avanza la infección. Los primeros síntomas aparecen normalmente en las hojas inferiores , bajo condiciones favorables para la bacteria , que posteriormente puede colonizar las hojas superiores. Las lesiones en etapas avanzadas se tornan necróticas y de color café. Las variedades de maíz más susceptibles pueden llegar a presentar un rayado sistémico de color blanco en las hojas superiores. Ocasionalmente se pude ubicar a la enfermedad concentrada en ciertas áreas del campo de cultivo . Epidemiología: Al igual que otras enfermedades bacterianas las condiciones de alta temperatura, desarrolla mejor con temperaturas de 25-32ºC, y humedad relativa elevada favorecen la infección. La bacteria penetra a través de los estomas cuando las hojas son alcanzadas por el salpique de la lluvia puesto que esta inverna en los restos de cultivo. El zacate Johnson es un hospedante alterno de la enfermedad. Manejo de la enfermedad: Para el manejo de esta enfermedad se recomienda hacer riegos cuando la condiciones de temperatura no sean altas, con esto se evitara que con el salpique la bacteria sea llevada hacia los estomas abiertos de la planta e iniciar así un nuevo ciclo de infección.

Enfermedad: Mancha bacteriana Agente causal: Acidoborax avenae pv avenae (Pseudomonas avenae, Pseudomonas

alboprecipitans )
Sintomatología: Lesiones lineares en las hojas, las cuales se turnan cafés o bien de color gris blanquecino. Dichas lesiones se elongan conforme avanza la enfermedad, los bordes de esta son lisos, la aparición de nuevas lesiones se reduce una vez que el maíz ha emitido las flores. En algunas hojas donde la infección fue temprana se observa cómo el tejido queda hecho jirones. Epidemiología: Esta bacteria ataca a otras gramíneas principalmente Avena sativa, cebada Hordeum vulgare, centeno Secale cereale, millo italiano Setaria italica, sorgo

Sorghum bicolor (L.) Moench, sudan Sorgum sudanense, trigo Triticum aestivum, arroz Oryza sativa, teosinte Zea mexicana. Un clima húmedo y presencia de lluvias
favorecen la infección y la diseminación de la misma, las temperaturas óptimas son de 18-20°C en adelante por lo que en climas tropicales es rara su presencia. La bacteria no sobrevive por periodos largos en el suelo o en restos de cosecha. Manejo de la enfermedad : Su manejo se basa principalmente en la planeación de los riegos, de preferencia programarlos en intervalos cortos para evitar que el follaje de la planta se mantenga húmedo por largo tiempo. Antes de establecer un nuevo ciclo de cultivo se recomienda esperar al menos 30 días e incorporar los restos del cultivo anterior para reducir la cantidad de patógeno en el suelo.

Enfermedad: Mancha chocolatosa Agente causal:

Pseudomonas

syringae

pv

coronafasciens

(Pseudomonas

atrofasciens pv zeae, Pseudomonas coronafasciens )
Sintomatología: Se observa la presencia de la manchas elongadas de color café oscuro de alrededor de 3 cm de longitud, rodeadas de un halo amarillento en las hojas. Dichas lesiones cuando son numerosas y se presentan en los bordes de las hojas dan la apariencia de ser sí ntoma de deficiencia de potasio, sin embargo conforme avanza la infección pueden llegar a unirse formando grandes áreas necróticas que pueden alcanzar la nervadura central. Epidemiología: La mancha ocurre generalmente en cultivos donde hay deficiencia de potasio. Las lesiones en las hojas causadas por labores culturales o bien por el roce entre hojas a causa del viento favorecen la entrada de la bacteria. Manejo de la enfermedad : Una correcta fertilización con potasio reduce las posibilidades de que se p resente la infección en el cultivo. Cuando en ciclos anteriores se ha presentado la infección, l a realización de las labores culturales deben de hacerse lo menos posibles en el caso de que sean mecanizadas (escardas) o manuales (chapeos o limpias con azadó n) para evitar causar heridas en el follaje; para eso se puede recurrir al uso de herbicidas para controlar malezas .

Nombre de la enfermedad: Pudricion bacteriana del tallo. Agente causal: Dickeya zeae (Erwinia chrisantemii pv. zeae ) Sintomatología: Los síntomas más visibles se dan en campo cuando en el cultivo las plantas de maíz se caen repentinamente. En el tallo entonces se puede ver una pudrición de color café oscuro, humeda y suave, además se produce un olor fétido. Las plantas afectadas pueden per manecer verdes por varios días y en el tejido vascular aparenta estar sano; sin embargo una vez que se observa el acame de las plantas la infección está ya bastante avanzada. Epidemiología: La bacteria sobrevive en el suelo como saprofito e invade a la planta a través de estomas, hidatodos y heridas en hojas o tallo. Esta bacteria es común en áreas con alta humedad o bien donde los cultivos son regados bajo sistemas de aspersión, además temperaturas altas de 30 -35°C y una baja circulación del aire favorecen el desarrollo de la infección. Manejo de la enfermedad: Para este caso el espaciamiento entre plantas es de gran importancia, ya que densidades excesivamente altas favorecen condiciones de baja aireación y si aunado a esto los riegos son demasiado pesados y prolongados, entonces se crea un microclima altamente favorable para el desarrollo de la enfermedad, si consideramos que las temperaturas son altas, entonces la enfermedad se desarrollará favorablemente y en corto tiempo. Por lo cual se recomienda hacer riegos en periodos de tiempo cortos para evitar una excesiva humedad del ambiente dentro del cultivo y manejar un correcto espaciamiento de las plantas para favorecer la circulación del ai re entre surcos, con estas acciones se reducen las posibilidades de que se presente la infección.

Bibliografía

Maize diseases. 29-octubre-2009. En la página del CIMMYT http://www.cimmyt.org/english/docs/field_guides/maize/diseases.htm. White, Donald G. 2004. Plagas y enfermedades del maíz. Madrid. Mundi-Prensa

Trigo Enfermedad: Rayado bacteriano y/o pajilla negra. Agente causal: Xanthomonas translucens Sintomatología: Cuando la bacteria ataca las hojas la enfermedad es conocida como rayado bacteriano; los primeros síntomas aparecen como pequeñas manchas húmedas o estrías lineales color café claro. Las lesiones tienden a desarrollarse longitudinalmente entre las nervaduras de las hojas durante las primeras etapas, pero eventualmente se expanden y coalescen, produciendo manchas irregulares de color café grisáceo. En condiciones de alta humedad relativa bajo las lesiones (envés de la hoja) se observan gotita s amarillas de exudados bacterianos. Cuando las gotas se secan dejan pequeños puntitos cristalinos amarillentos y brillantes. La enfermedad se puede hacer sistémica causando lesiones en tallos por lo que se observa un debilitamiento de la planta. Cuando infecta a las espigas la enfermedad se conoce como pajilla negra, se reconoce por las rayas negras que aparecen en las glumas y en las palea y lema del fruto. Usualmente la enfermedad inicia en la parte superior de la lema, conforme avanza la enfermedad las lesiones se unen produciendo un manchado negro de las glumas, lemas y pedúnculos. Se menciona que Pseudomonas striafasciens produce síntomas muy similares a los que causa X. translucens. Epidemiología: La forma principal de transmisión es a través de las semillas ya que la bacteria puede sobrevivir hasta 81 meses en almacenamiento de los granos. Sin embargo la bacteria no sobrevive bien en restos de cosecha o en el suelo, pues su vida media en este último es de alrededor de 57 días. Se menciona que alguno s hospedantes alternos son: Poa pratensis, Festuca arundinacea, F. rubra, Hordeum

leporinum y Medicago sativa . La alta humedad relativa es un factor que favorece el
desarrollo de la enfermedad, la temperatura no es tan determinante puesto que tolera un amplio rango que va de los 15 -30°C. Manejo de la enfermedad : Dado que la principal fuente de inoculo es el la siembra de semilla contaminada, se recomienda utilizar semilla certificada con lo cual se reducen las posibilidades de que se presente la infección. Dado que la bacteria puede sobrevivir alrededor de 57 días en el suelo, es recomendable incorporar los residuos de la cosecha al suelo para favorecer su descomposición y esperar al menos 2 meses antes de establecer un nuevo ciclo de cultivo con cereales s usceptibles a la enfermedad.

El control y eliminación de malezas hospedantes de la enfermedad reduce todavía más las posibilidades que haya reservorios del patógeno para el siguiente ciclo de cultivo. La programación de riegos cortos permite que el follaj e del cultivo no se mantenga húmedo por largo tiempo, con esto las condiciones de desarrollo de la enfermedad no son tan favorables. Además si se sospecha o se ha confirmado que existen plantas infectadas dentro del terreno una vez que el cultivo ya está e stablecido lo mejor es eliminarlas quemándolas ahí donde se encuentran, puesto que si hay presencia de exudados el moverlas dentro del terreno favorecería la diseminación del patógeno, del mismo modo el riego por aspersión una vez que se han detectado plan tas enfermas solo diseminaría al patógeno, por lo cual antes de hacer el próximo riego es preferente eliminar las plantas enfermas.

Enfermedad: Pudrición basal de la gluma. Agente causal: Pseudomonas syringae pv atrofasciens (Pseudomonas atrofasciens ) Sintomatología: De menor importancia que la anterior; afecta principalmente a brácteas florales y el grano, puede ser reconocida por las decoloraciones de las partes inferiores de las glumas que adquieren una tonalidad grisácea clara. El manchado es más marcado en el interior de las glumas y puede extenderse al raquis y los granos de trigo. En presencia de humedad puede haber presencia de exudados bacterianos de color gris blancuzco sobre las lesiones decoloradas. Las pudriciones tempranas causan el arrugado y decoloración de los granos. Epidemiología: La transmisión vía semilla es una de las fuentes de contaminación primaria de los campos de cultivo. La enfermedad se ve favorecida por la presencia de una alta humedad relativa y temperaturas moderadas menore s a los 25°C. La infección puede iniciar en las hojas causando daños menores, sin embargo gracias al salpique del agua la bacteria puede alcanzar la espiga que es donde se observan los daños más severos. Esta bacteria puede infectar al zacate cola de zorra y algunas variedades de sorgo. Manejo de la enfermedad: La eliminación de los hospedantes silvestres (zacate cola de zorra) reduce la posibilidad de tener la fuente de inoculo cuando el cultivo no está presente. El uso de semilla certificada es de gran importancia para reducir la fuente de inoculo primario. La programación de riegos cortos permite que el follaje del cultivo no se mantenga húmedo por largo tiempo, con esto las condiciones de desarrollo de la enfermedad no son tan favorables.

Enfermedad: Tizón bacteriano de la espiga Agente causal: Rathayibacter tritici (Corynebacterium tritici , Clavibacter tritici ) Sintomatología: También conocido como tundu o pudrición amarilla de la espiga. Generalmente esta enfermedad está asociada a las espigas y tiene el aspecto de un lodo amarillo y pegajoso. De las glumas emerge un exudado bacteriano amarillo y pegajoso. Las hojas y espigas sufren una deformación, la producción de grano por lo tanto es pobre o la semilla no es de calidad. Epidemiología: La enfermedad se encuentra asociada al nematodo Anguina tritici, el cual forma agallas en los granos infectados ; aunque se ha reportado su presencia (en asociación) en Asia, Africa y Australia, en EU solo se ha encontrado al nematodo sin estar asociado con la enfermedad . El tizón bacteriano de la espiga se disemina principalmente por semilla , en el suelo o en asociación de semillas con agallas causadas por el nematodo. Los juveniles de Anguina tritici una vez que son liberados en el suelo pueden servir como vectores de la enfermedad para las plantas del próximo ciclo. Manejo de la enfermedad: Puesto que la enfermedad se encuentra asociada al nematodo Anguina titici y este, al igual que la bacteria, a su vez puede dispersarse dentro de la semilla de trigo para siembra, entonces la acción más recomendable es el uso de semillas certificadas, acción con la cual se minimizan los riesgos de importación de la enfermedad a los campos de cultivo. La esterilización del suelo con productos como el metam-sodio o el metam-potasio es ampliamente recomendable si se ha presentado en ciclos anteriores la enfermedad.

Enfermedad: Tizón bacteriano de la hoja. Agente causal: Pseudomoas syringae pv syringae . (Pseudomonas syringae ) Sintomatología: Las lesiones tempranas aparecen como manchas pequeñas, verde decoloradas, humedas que se expanden rápidamente y bajo condiciones favorables producen manchas irregulares de color café amarillen to. Bajo condiciones de alta humedad relativa y temperatura las lesiones producen un exudado bacteriano de color crema. En este caso no hay similitud con X. translucens ni en las hojas ni en las glumas. Epidemiologia: La infección progresa rápidamente en condiciones de alta humedad relativa y temperaturas elevadas , además de que el viento favorece la diseminación del patógeno dentro del cultivo. En este caso la enfermedad penetra a través de estomas, hidatodos y heridas causadas por labores mecánicas y el roce entre las hojas del trigo. La bacteria aislada de maiz, Sorgo, zacate cola de zorra y durazno resulta virulenta al inocularla en trigo. Manejo de la enfermedad: La programación de riegos cortos permite que el follaje del cultivo no se mantenga húmedo por largo tiempo, con esto las condiciones de desarrollo de la enfermedad no son tan favorables. Antes de establecer un nuevo ciclo de cultivo se recomienda esperar al menos 30 días e incorporar los restos del cultivo anterior para reducir la cantidad de patógeno en el suelo.

Bibliografía

Prescott, J. M. 1986. Enfermedades y plagas del trigo: una guía para su identificación en el campo. México. CIMMYT. Zillinsky, Frank J. 1984. Guía para la identificación de enfermedades en cereales de grano pequeño. México, D.F. Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo. Duveiller, Etienne ; Fucikovsky, Leopold ; Rudolph, Klaus 1997. The Bacterial Diseases of Wheat: Concepts and Methods of Disease Management. En la página del CIMMYT. http://www.cimmyt.org/Research/Wheat/BactDisMn99/pdf/BactDisMn99.pdf