P. 1
LA ENSEÑANZA

LA ENSEÑANZA

|Views: 1,902|Likes:
Published by jsegoviadeborba

More info:

Published by: jsegoviadeborba on Jul 31, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/04/2013

pdf

text

original

La finalidad de la formación docente es contribuir al desarrollo y reconocimiento
profesional, personal y social-comunitaria del docente. Esta valoración pasa por
varios aspectos, desde el tema económico hasta la manera cómo se concibe su
rol en la sociedad en que se desenvuelve.

Es primordial que el profesor recupere su status profesional de manera que pueda
responder con mayor autonomía a las necesidades que su tarea profesional le
exige. La formación en servicio se constituye en un deber y un derecho que se
orienta a profesionalizar la carrera, a la investigación y al afianzamiento del rol del
profesor como intelectual crítico y transformador de la realidad en la que vive.

Por lo tanto, la visión actual de la formación docente orienta el desarrollo integral
del mismo, en sus dimensiones: personal, social-comunitaria y profesional:

Dimensión personal

Dimensión social-comunitaria

Dimensión profesional

En nuestro mundo cada vez más globalizado, demanda la preparación de un
individuo que pueda recibir y asimilar cualquier tipo de información en forma
consciente sin que esto afecte en nada a su desarrollo.

Por eso es vital la formación de un individuo con cualidades positivas en su
personalidad, capaz de hacer frente a todas los obstáculos que ocurran a su
alrededor.

La docencia va más allá de la simple transmisión de conocimientos. Es una
actividad compleja que requiere de la comprensión del fenómeno educativo. El
sólo conocer la materia, no aporta los elementos necesarios para el desempeño
de la docencia en forma profesional, es necesario hacer énfasis en los aspectos
metodológicos y prácticos de la enseñanza, así como en los sociales y
psicológicos que van a determinar las características de los grupos de alumnos en
los que va a ejercer su profesión.

La docencia como profesión se ubica en un contexto social, institucional, grupal e
individual, de ahí que un docente no puede desconocer las relaciones existentes
en ninguno de estos niveles, pues no todos los obstáculos a los que se enfrenta el
docente en el aula se originan ahí solamente, sino que son reflejo de un problema
social más amplio que repercute en la institución y por supuesto en el aula en el
momento de la interacción.

6.2. Rol del Docente

Como hemos explicado, es fundamental la formación del docente universitario en
todas las dimensiones de su personalidad, debe estar preparado para enfrentar a
la responsabilidad social de formar a las nuevas generaciones de profesionales.

Sin embargo, en la cotidianidad se sigue demostrando que la práctica docente no
siempre acompaña a los principios teóricos y éticos, es por tanto, necesario
analizar cuánta es la distancia existente entre lo que se desea lograr y los
métodos y procedimientos que se emplean para alcanzar las metas estipuladas.

Los propios docentes, en sus clases magistrales, afirman que su propósito
principal es el de lograr la formación integral del estudiante, desarrollando su
creatividad, estimulando a la solución de problemas desde la aplicación de los
conocimientos adquiridos, la necesidad de un sujeto activo en el proceso de
aprendizaje, sin embargo, la práctica puede continuar en ocasiones un poco
distanciada de estas pretensiones si no se estimula el papel protagónico del
alumno en la búsqueda y construcción de su propio aprendizaje.

Como lo señala José Manuel Ruiz Calleja (1998); sobre los factores que inciden
en el rol docente:

"La dirección del proceso docente educativo es una dirección compartida entre los
estudiantes y el profesor. El profesor es el representante de las aspiraciones
sociales, pero los que van a ser objeto de transformación son los estudiantes y
esto es un proceso no solo consciente sino motivado. Por esa razón los alumnos
tienen que participar activamente en la dirección de su formación."

Teniendo en cuenta dicha afirmación, es de especial importancia determinar con
exactitud el nivel de competencia de sus dirigentes. El docente y el tutor
universitario deben ser una persona competente, lo cual determina a su vez la
esfera en la cual ejerce y realiza sus actividades.

Del docente se espera, en su rol de guía, facilitador o de tutor, que sea capaz de
orientar de un modo particular, personalizado al alumno, permitiendo a su vez
que, en concordancia con la etapa de desarrollo en que este se encuentra,
alcance mayor autonomía en el proceso educativo y de autoformación en general.

Por otra parte, del educando o alumno se espera, como resultado de estas
influencias, una serie de transformaciones que se traduzcan en un ser humano
enriquecido, con nuevas competencias que le permitan un mejor desempeño para
asumir los retos que le esperan en el futuro y para convertirse en diseñador,
hacedor de su propio proyecto de vida.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->