You are on page 1of 16

UNIVERSIDAD DE VALPARAÍSO

FACULTAD DE MEDICINA
ESCUELA DE PSICOLOGÍA
CÁTEDRA DE PSICOPATOLOGÍA Y PSIQUIATRÍA I

TRASTORNO ESQUIZOAFECTIVO

PROFESOR:
WALTER LIPS

ALUMNAS:
MARIA PIA ANDRE
MARIA PAZ MARIN
MARIA DE LOS ANGELES PINTO
MARIA ISABEL QUINTANILLA
ERIKA SUZARTE

VALPARAÍSO, 7 DE MAYO DE 2008


HISTORIA
George H. Kirby en 1913 y August Hoch en 1921 describieron a pacientes con
síntomas mixtos de esquizofrenia y trastornos afectivos. Como estos pacientes no habían
seguido el curso deteriorante de la dementia precox, Kirby y Hoch los clasificaron en el
grupo de las psicosis maníaco-depresivas de Emil Kraepelin.
En 1933, Jacob Kasanin introdujo el término trastorno esquizoafectivo para
designar un trastorno del estado de ánimo. Los pacientes con este trastorno también se
caracterizaban por un inicio brusco de los síntomas, a menudo en la adolescencia. Los
pacientes tendían a tener un buen nivel de funcionamiento premórbido y, con frecuencia, un
factor estresante específico antecedía al inicio de los síntomas. Las historias familiares de
estos pacientes solían tener un trastorno del ánimo. Como el concepto amplio de
esquizofrenia de Bleuler había eclipsado al concepto más restrictivo de Kraepelin, Kasanin
creyó que estos pacientes sufrían algún tipo de esquizofrenia. Desde 1933 hasta
aproximadamente 1970, los pacientes con síntomas similares a los descritos por Kasanin
fueron clasificados indistintamente de trastorno esquizoafectivo, esquizofrenia atípica,
esquizofrenia remitente y psicosis cicloide, términos que ponían de relieve su relación con
la esquizofrenia.
Alrededor de 1970, dos hechos produjeron un giro desde la visión del trastorno
esquizoafectivo como una variante de la esquizofrenia a verlo como un trastorno del ánimo.
Primero, el carbonato de litio demostró su eficacia y su especifidad tanto por el trastorno
bipolar como para algunos casos de este trastorno. Segundo, un estudio realizado
conjuntamente en Estados Unidos y Reino Unido, publicado en 1968 por John Cooper y sus
colaboradores, demostró que la variación en el número de pacientes clasificados como
esquizofrénicos en Estados Unidos y en el Reino Unido era el resultado del mayor énfasis
que en Estados Unidos se daba a la presencia de síntomas psicóticos como criterio
diagnóstico para la esquizofrenia.

DEFINICIÓN
Es una afección mental que provoca problemas tanto de psicosis como del estado de
ánimo. Psicosis significa que una persona experimenta una pérdida de contacto con la
realidad y puede tener alucinaciones (escuchar voces o ver cosas que no están presentes) y
delirios (creencias fijas y falsas). Entre los problemas del trastorno del estado de ánimo se
pueden mencionar un estado de ánimo muy alto o muy bajo con perturbaciones del sueño,
cambios en la energía y en el apetito, concentración dispersa y un desempeño diario pobre.

Trastorno esquizoafectivo según CIE-10 F25

Trastornos episódicos en los cuales tanto los síntomas afectivos como los
esquizofrénicos son destacados y se presentan durante el mismo episodio de la enfermedad,
preferiblemente de forma simultánea o al menos con pocos días de diferencia entre unos y
otros. No es clara aún su relación con los trastornos del humor o afectivos y con los
trastornos esquizofrénicos típicos.

Las personas que sufren episodios esquizoafectivos recurrentes, en particular


aquellos cuyos síntomas son de tipo maníaco más que de tipo depresivo, generalmente se
recuperan completamente y sólo rara vez desarrollan un estado defectual.

Criterios diagnósticos según CIE-10

- Trastorno esquizoafectivo:
El diagnostico del trastorno esquizoafectivo debería hacerse solo cuando las
manifestaciones de ambos tipos de síntomas, esquizofrénicos y afectivos, son claras y
destacadas y se presentan simultáneamente o con un plazo de pocos días de uno y otro,
dentro del mismo episodio de la enfermedad, y cuando, como consecuencia de lo anterior el
episodio de enfermedad no satisface las pautas ni de esquizofrenia ni de episodio depresivo
o maniaco. El diagnóstico no debería aplicarse a aquellos enfermos que presentan síntomas
esquizofrénicos y afectivos solo en diferentes episodios de la enfermedad.
Es frecuente, por ejemplo, que los esquizofrénicos presenten síntomas depresivos
tras un episodio psicótico (ver F20.4, depresión postesquizofrénica). Algunos pacientes
presentan episodios esquizoafectivos recurrentes, los cuales pueden ser de tipo maníaco,
depresivo o mixto. Otros presentan uno o dos episodios esquizoafectivos intercalados entre
episodios maníacos o depresivos típicos. En el primer caso el diagnóstico adecuado es el de
trastorno esquizoafectivo. En el segundo, la aparición de un episodio esquizoafectivo de
forma ocasional no invalida el diagnóstico de trastorno bipolar o trastorno depresivo
recurrente si el cuadro clínico es típico en otros aspectos.

Trastorno esquizoafectivo de tipo maníaco


F25.0
Trastorno en el cual los síntomas esquizofrénicos y los maníacos son destacados en
el mismo episodio de enfermedad. La alteración del humor es generalmente en forma de
euforia acompañada de aumento de la estimación de sí mismo e ideas de grandeza, pero a
veces son más evidentes la excitación o irritabilidad, acompañadas de un comportamiento
agresivo y de ideas de persecución. En ambos casos existe un aumento de la vitalidad,
hiperactividad, dificultades de concentración y una pérdida de la inhibición social normal.
Pueden estar presentes ideas delirantes de referencia, de grandeza o de persecución, pero se
requieren otros síntomas más típicamente esquizofrénicos para establecer el diagnóstico.
El paciente puede insistir, por ejemplo, en que sus pensamientos están siendo
difundidos o interceptados, o que fuerzas extrañas están tratando de controlarlos, o puede
referir oír voces de varias clases, o expresar ideas delirantes extrañas que no son sólo de
grandeza o de persecución. Se requiere a menudo un interrogatorio minucioso para
establecer que el enfermo está realmente experimentando estos fenómenos mórbidos y no
sólo bromeando o hablando de forma metafórica. Los trastornos esquizoafectivos de tipo
maníaco son con frecuencia psicosis floridas con un comienzo agudo, pero la recuperación
completa suele tener lugar en pocas semanas, a pesar de que el comportamiento esté
alterado de un modo llamativo.

Criterios diagnósticos para el trastorno esquizoafectivo de tipo maniaco:

Debe existir una exaltación marcada del humor, o una exaltación menos evidente
del humor acompañada de irritabilidad o excitación. Deben hallarse claramente presente
dentro del mismo episodio, por lo menos 1 y preferiblemente 2 síntomas característicos de
la esquizofrenia.
Incluye: psicosis esquizoafectiva de tipo maniaco y psicosis esquizofreniforme de
tipo maniaco.
Trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo

F25.1

Trastorno en el cual los síntomas esquizofrénicos y depresivos son destacados en el


mismo episodio de enfermedad. La depresión del humor suele acompañarse de varios
síntomas depresivos característicos o de trastornos del comportamiento tales como
inhibición psicomotriz, insomnio, pérdida de vitalidad, de apetito o de peso, reducción en
los intereses habituales, dificultades de concentración, sentimientos de culpa, de
desesperanza e ideas de suicidio. Al mismo tiempo o dentro del mismo episodio están
presentes otros síntomas típicamente esquizofrénicos.

La persona afectada puede insistir, por ejemplo, en que sus pensamientos están
siendo difundidos o interceptados, o en que fuerzas extrañas están tratando de controlarlo.
Puede estar convencido de estar siendo espiado o de ser víctima de un complot que no se
justifica por su comportamiento, o de oír voces que no son únicamente despectivas o
condenatorias sino que hablan de matarlo o comentan entre ellas su comportamiento. Los
trastornos esquizoafectivos de tipo depresivo suelen ser habitualmente menos floridos y
alarmantes que los episodios esquizoafectivos de tipo maníaco, pero tienden a durar más y
el pronóstico es menos favorable. Aunque la mayoría de enfermos se recuperan
completamente, algunos desarrollan con el tiempo un deterioro esquizofrénico.

Criterios diagnósticos del trastorno esquizoafectivo de tipo depresivo:


Debe aparecer un humor depresivo marcado, acompañado a lo menos por 2
síntomas depresivos característicos o de trastorno del comportamiento enumerado en el
episodio depresivo. Además deben hallarse dentro del mismo episodio por lo menos 1 y
preferiblemente 2 síntomas típicamente esquizofrénicos.
Incluye: psicosis esquizoafectiva de tipo depresivo y psicosis esquizofreniforme de tipo
depresivo.
Episodio Depresivo:
- disminución de atención-concentración
- perdida de confianza en si mismo y sentimientos de inferioridad
- ideas de culpa y de ser inútil
- una perspectiva sombría del futuro
- los pensamientos de actos suicidas o de autoagresiones
- los trastornos del sueño
- perdida del apetito

Trastorno esquizoafectivo de tipo mixto F25.2

Criterios diagnósticos trastorno esquizoafectivo de tipo mixto:


Codificar aquí trastornos en los cuales los síntomas esquizofrénicos coexisten con
los de trastorno bipolar, episodio actual mixto.
El paciente ha padecido en el pasado por lo menos un episodio hipomaniaco,
maniaco, o mixto y en la actualidad presenta una mezcla o una sucesión rápida de síntomas
maniacos, hipomaniacos y depresivos.
Incluye la esquizofrenia cíclica, psicosis mixta esquizofrénica y afectiva.

CARACTERÍSTICAS DIAGNOSTICAS DSM-IV


La característica esencial es un periodo continuo de enfermedad durante el cual se
presenta en algún momento un episodio depresivo mayor, maniaco o mixto (criterio A)
simultáneamente con síntomas que cumplen el criterio A con la esquizofrenia.
Además durante el mismo periodo de enfermedad ha habido ideas delirantes o
alucinaciones, durante al menos 2 semanas, sin síntomas afectivos acusados (Criterio B).
Finalmente, los síntomas afectivos (alteración del estado de ánimo) están presentes durante
una parte sustancial del total de la duración de la enfermedad (criterio C). Los síntomas no
deben ser atribuibles a los efectos fisiológicos de alguna sustancia (Ej. Cocaína) o
enfermedad médica (Ej. Hipertiroidismo). (Criterio D). Para cumplir los criterios del
trastorno esquizoafectivo, las características principales deben presentarse dentro de un
único periodo continuo de enfermedad. “periodo de enfermedad”: se refiere a un periodo
de tiempo durante el cual el sujeto sigue presentando síntomas activos, o residuales de la
enfermedad psicótica. Para algunos sujetos este periodo, puede prolongarse durante años e
incluso décadas. Se considera que un periodo de enfermedad ha terminado cuando el sujeto
ha estado completamente recuperado durante un intervalo de tiempo significativo y ya no
muestra ninguno de los síntomas significativos del trastorno.
La fase de la enfermedad con síntomas afectivos y psicóticos simultáneos, se
caracteriza por cumplir totalmente los criterios para la fase activa de la esquizofrenia (ej.
Criterio A) como para un episodio depresivo mayor, un episodio maniaco o un episodio
mixto. La duración del episodio depresivo mayor debe de ser al menos 2 semanas: la
duración e los episodios mixtos o maniacos debe ser al menos de 1 semana. La duración
mínima de un trastorno esquizoafectivo es de 1 mes. Una característica esencial de un
episodio depresivo mayor es la presencia de humor depresivo o una marcada disminución
del interés o de la capacidad para el placer (para cumplir el criterio A del trastorno
esquizoafectivo, el episodio depresivo mayor debe incluir un humor depresivo franco). La
fase de la enfermedad en que sólo hay síntomas psicoticos se caracteriza por ideas
delirantes o alucinaciones que duran al menos 2 semanas.
El criterio C para el trastorno esquizoafectivo especifica que los síntomas afectivos
que cumplen los criterios para un episodio afectivo deben estar presentes durante una parte
sustancial del periodo completo de enfermedad. Si los síntomas afectivos aparecen solo por
un periodo breve de tiempo, el diagnostico es esquizofrenia y no trastorno esquizoafectivo.
Criterio A en esquizofrenia: síntomas característicos: dos o más de los siguientes, cada
uno de ellos presentes durante una parte significativa de un periodo de 1 mes:
1) ideas delirantes
2) alucinaciones
3) lenguaje desorganizado
4) comportamiento catatónico o gravemente desorganizado
5) síntomas negativos, por ejemplo, aplanamiento afectivo, alogia, abulia

Episodio depresivo mayor: presencia de 5 ( o mas) de los siguientes síntomas durante un


periodo de 2 semanas, que representan un cambio respecto a la actividad previa; uno de los
síntomas debe ser 1) estado de animo depresivo o 2) pérdida de interés o de la capacidad de
placer. Otros síntomas:
1) estado de animo depresivo la mayor parte del día, casi cada día según lo indique el
sujeto o la observación realizada por otros (ej: llantos)
2) disminución acusada del interés o de la capacidad del placer en todas o casi todas
las actividades.
3) Perdida importante de peso si hacer régimen, o aumento de peso, o perdida o
aumento de apetito
4) Insomnio o hipersomnia casi cada día
5) Agitación o enlentecimiento psicomotores
6) Fatiga o perdida de energía
7) Sentimientos de inutilidad o de culpa excesiva o inapropiada. Auto reproches o
culpabilidad por el hecho de estar enfermo.
8) Disminución de la capacidad para pensar o concentrarse o indecisión
9) Pensamientos recurrentes de muerte , ideación suicida recurrente sin un plan
especifico o una tentativa de suicidio
Episodio depresivo maniaco:
a) Un periodo diferenciado de un estado de ánimo anormal y persistentemente
elevado, expansivo o irritable, que dura al menos 1 semana.
b) Durante el periodo de alteración del estado de animo han persistido 3 o mas de los
siguientes síntomas ( 4 si el estado de animo es sólo irritable)
1) Autoestima exagerada o grandiosidad
2) Disminución de la necesidad de dormir
3) Mas hablador de lo habitual, verborreico
4) Fuga de ideas o experiencia subjetiva de que el pensamiento está acelerado
5) Distraibilidad
6) Aumento de la actividad intencionada o agitación psicomotora
7) Implicación excesiva en actividades placenteras que tienen un alto potencial para
producir consecuencias graves (Ej. indiscreciones sexuales, inversiones económicas
alocadas)
Episodio depresivo mixto:
a) se cumplen los criterios tanto para un episodio maniaco como para un episodio
depresivo mayor ( excepto en la duración) casi cada día durante al menos 1 semana
b) La alteración del estado de ánimo es suficientemente graves par provocar un
importante deterioro laboral, social, o de las relaciones con los demás, o para
necesitar hospitalización con el fin de prevenir daños a uno mismo o a los demás, o
hay síntomas sicóticos.
c) Los síntoma son debidos a los efectos fisiológicos directos de una sustancia ni a
enfermedad medica
Subtipos

Tipo bipolar: Es aplicable si forman parte el cuadro un episodio maniaco o un episodio


mixto. También puede presentarse un episodio depresivo mayor.
Tipo depresivo: Es aplicable si únicamente forman parte del cuadro episodios depresivos
mayores.
RELACION DE LOS CRITERIOS DEL DSM-IV CON EL CIE-10
La definición de trastorno esquizoafectivo que aparece en el DSM-IV y en la CIE-
10 difiere respecto a su relación con el trastorno del estado de ánimo con síntomas
psicóticos. Para el DSM-IV, este trastorno del estado de ánimo debe diagnosticarse siempre
que los síntomas de tipo psicótico, independientemente de su naturaleza, aparezcan
exclusivamente en el transcurso de una alteración del estado de ánimo.
En cambio, la definición de trastorno esquizoafectivo que aparece en la CIE-10 es
mucho más amplia, ya que incluye casos en los que aparecen ciertos síntomas psicóticos
específicos (p. ej., eco, inserción, robo o transmisión de pensamientos, delirios de control o
pasividad, voces que expresan un comentario actual, conversación desorganizada,
comportamiento catatónico), aparezcan o no en el transcurso de alteraciones del estado de
ánimo. Por lo tanto, muchos casos que según el DSM-IV deberían diagnosticarse como
trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos no congruentes serían considerados,
a la luz de los criterios de la CIE-10, como trastorno esquizoafectivo.

EPIDEMIOLOGÍA
La prevalencia a lo largo de la vida del trastorno esquizoafectivo es de menos de
1%, oscilando posiblemente entre el 0,5% y el 0,8%. No obstante, estas cifras son
estimaciones, ya que los distintos estudios han utilizado diferentes criterios diagnósticos. El
la práctica clínica suele usarse un diagnóstico preliminar de trastorno esquizoafectivo
cuando el especialista no está seguro del diagnóstico definitivo.
Diferencias entre sexo y edad:
La literatura en la que se describen diferencias en cuanto a sexo y edad para estos
pacientes es limitada, pero algunas observaciones preliminares pueden replicarse en
estudios posteriores. El tipo depresivo del trastorno esquizoafectivo puede que sea más
común entre la gente mayor que entre los jóvenes, y el tipo bipolar puede ser más común en
los adultos jóvenes que en los adultos más mayores. La prevalencia parece ser menor entre
los hombres que entre las mujeres, en particular las mujeres casadas; la edad de inicio para
las mujeres es más tardía, como ocurre con la esquizofrenia. Es probable que los hombres
con este trastorno muestren una conducta antisocial y que su afecto esté notablemente
aplanado o que sea inapropiado.
ETIOLOGÍA
Se desconoce la causa de este trastorno, pero existen cuatro modelos conceptuales.
El trastorno esquizoafectivo puede ser la expresión simultánea de una esquizofrenia y un
trastorno del estado de ánimo. El trastorno esquizoafectivo podría ser un tercer tipo de
psicosis, que no esté relacionada ni con la esquizofrenia ni con el trastorno del estado de
ánimo. Lo más probable es que este trastorno esté compuesto por un grupo heterogéneo de
trastornos que reúnen las tres primeras posibilidades.
Diferentes estudios diseñados para explorar estas posibilidades han examinado las
historias familiares, los marcadores biológicos, la respuesta a un tratamiento a corto plazo y
la evolución a largo plazo. La mayoría de los estudios han considerado a los pacientes con
este trastorno como un grupo homogéneo, pero investigaciones recientes han estudiado de
forma separada los tipos bipolar y depresivo de trastornos esquizoafectivos. Aunque
muchos de los estudios familiares y genéticos realizados sobre este trastorno y sobre los
trastornos del estado de ánimo están basados en la premisa de que son entidades
completamente separadas, algunos datos indican que la esquizofrenia y los trastornos
afectivos podrían estar genéticamente relacionados. Parte de la confusión que se desprende
de los estudios sobre pacientes con trastorno esquizoafectivo refleja la no distinción
absoluta entre los dos primarios. Por tanto, no debe sorprender que los estudios realizados
con familiares de estos pacientes arrojen resultados incongruentes. No se encuentra mayor
prevalencia de esquizofrenia entre familiares de pacientes esquizoafectivos, tipo bipolar; en
cambio, entre los familiares de los pacientes esquizoafectivos tipo depresivo, se observa un
mayor riesgo para la esquizofrenia que para los trastornos del ánimo.
Según el tipo de trastorno esquizoafectivo estudiado, puede hallarse una mayor
prevalencia de esquizofrenia o trastornos del ánimo entre los parientes de los pacientes. La
posibilidad de que el trastorno esquizoafectivo sea una entidad independiente de la
esquizofrenia y de los trastornos afectivos, no está avalada por la observación de que sólo
un pequeño porcentaje de los familiares de estos pacientes sufran también este trastorno.
Como grupo, los pacientes con un trastorno esquizoafectivo tienen mejor pronóstico
que los pacientes esquizofrénicos, y peor pronóstico que los pacientes con un trastorno
afectivo como grupo, estos pacientes responden al tratamiento con litio y no presentan un
curso deteriorante.
Consolidación de los datos
Una conclusión razonable que puede desprenderse de los datos es que los pacientes
con este trastorno forman un grupo heterogéneo: algunos sufren esquizofrenia con síntomas
afectivos prominentes, otros sufren un trastorno del ánimo con síntomas prominentes de
esquizofrenia y un tercer grupo presenta un síndrome clínico distinto.

1MANIFESTACIONES CLÍNICAS
Los signos y síntomas de este trastorno son todos los de la esquizofrenia, de los
episodios maníacos y de los trastornos depresivos. Los síntomas de esquizofrenia y del
trastorno del ánimo pueden presentarse a la vez o en diferentes fases. El curso puede variar
desde constantes exacerbaciones y remisiones hasta deterioro progresivo a largo plazo.
Además suele presentarse con anosognosia.
Muchos investigadores y clínicos han especulado sobre los síntomas psicóticos
incongruentes con el estado de ánimo; el contenido psicótico (alucinaciones o delirios) no
concuerda con el ánimo del sujeto. En general, la presencia de este tipo de síntomas en un
trastorno del estado de ánimo es probable que sea un indicador de mal pronóstico. Esta
asociación es posible que también sea cierta para los trastornos esquizoafectivos, aunque
los datos disponibles hasta el momento son muy limitados.
Sintomatología Esquizofrenia
1) Síntomas positivos:
a- Alucinaciones (auditivas, cenestésicas, olfatorias, visuales)
b- Ideas delirantes
c- Comportamiento extravagante (vestido y apariencia, comportamiento sexual, social,
agresivo, agitado y conductas repetitivas).
d- Trastornos formales del pensamiento (descarrilamiento, tangencialidad, incoherencia,
ilogicalidad, circunstancialidad, presión del habla, distraibilidad, asociaciones fonéticas).
2) Síntomas negativos (éstos son menos agudos en TEA)
a) Pobreza afectiva.
b) Alogia.
c) Abulia-apatía.
d) Anhedonia-insociabilidad.
e) Atención.
Sintomatología trastornos del ánimo
a) Inestabilidad del estado del ánimo con la existencia de muchos períodos de depresión y
euforia.
b) Disminución de la vitalidad o de la actividad.
c) Insomnio
d) Pérdida de confianza y estimación de sí mismo o sentimiento de inferioridad.
e) Dificultad para concentrarse y ansiedad.
f) Aislamiento social.
g) Pérdida de interés o satisfacción por actividades sexuales.
h) Menor locuacidad de lo habitual en el sujeto.
i) Pesimismo sobre el futuro o cavilaciones sobre el pasado.
j) Sentimientos de desesperanza o desesperación.
k) Labilidad emocional.

DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL DSM-IV


A menudo es difícil distinguir el trastorno esquizoafectivo de la esquizofrenia y del
trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos. En el trastorno esquizoafectivo tiene
que haber un episodio afectivo simultáneo con los síntomas de la fase activa de la
esquizofrenia, los síntomas afectivos deben estar presentes durante una parte sustancial de
la duración total de la alteración y las ideas delirantes o alucinaciones deben mantenerse
durante al menos 2 semanas en ausencia de síntomas afectivos acusados. Por el contrario,
los síntomas afectivos en la esquizofrenia tienen una duración relativamente breve respecto
a la duración total de la alteración, sólo se presentan en las fases prodrómica o residual, o
no cumplen totalmente los criterios para un episodio afectivo. Si los síntomas psicóticos se
presentan exclusivamente durante períodos de alteración afectiva, el diagnóstico debe ser
trastorno del estado de ánimo con síntomas psicóticos. En el trastorno esquizoafectivo los
síntomas no deben atribuirse a un episodio afectivo si son resultado de los síntomas de la
esquizofrenia (ej. trastorno del sueño causado por las alucinaciones auditivas, pérdida de
peso debida a la creencia de que la comida está envenenada, dificultad para concentrarse a
causa de la desorganización psicótica). La pérdida de interés o de la capacidad para el
placer es frecuenta en los trastornos psicóticos no afectivos; por tanto, para cumplir el
criterio A de trastorno esquizoafectivo, el episodio depresivo mayor debe incluir un
marcado estado de ánimo depresivo.
Puesto que la proporción de síntomas afectivos y psicóticos puede cambiar en el
curso de la alteración, el diagnóstico adecuado para un determinado episodio de la
enfermedad puede cambiar de trastorno esquizoafectivo a esquizofrenia. El diagnóstico
también puede cambiar en diferentes episodios de enfermedad separados por un período de
remisión.
Es frecuente que los trastornos del estado de ánimo, especialmente la depresión, se
presenten durante el curso del trastorno delirante. Sin embargo estos cuadros no cumplen
los criterios para el trastorno esquizoafectivo, porque en el trastorno delirante los síntomas
psicóticos se limitan a ideas delirantes no extrañas y, por tanto, no cumplen el Criterio A
para el trastorno esquizoafectivo.
Si no se dispone de información suficiente respecto a la relación entre los síntomas
psicóticos y los afectivos, el diagnóstico más adecuado sería trastorno psicótico no
especificado.
Es importante añadir que los pacientes tratados con esteroides, las personas que
abusan de anfetaminas y fenciclidina, y algunos pacientes con epilepsia del lóbulo temporal
son especialmente propensos a presentar de forma concurrente síntomas afectivos y de
esquizofrenia. A partir de esto se desprende que las enfermedades médicas y el consumo de
sustancias pueden presentarse con síntomas psicóticos o afectivos diversos. Se diagnostica
trastorno debido a enfermedad médica, delirium o demencia cuando hay datos en la
historial clínica, la exploración física o las pruebas de laboratorio que indican que los
síntomas son un efecto fisiológico directo de una enfermedad médica específica. El
trastorno psicótico inducido por sustancias y el delirium inducido por sustancias se
diferencian de la esquizofrenia porque se estima que una sustancia (ej. una droga, un
medicamento o la exposición a un tóxico) está relacionada etiológicamente con los
síntomas.
CURSO Y PRONOSTICO
El trastorno esquizoafectivo no tiene una edad fija de inicio, pero podemos decir
que en general se manifiesta en la edad adulta. El pronóstico de los pacientes con trastorno
esquizoafectivo se encuentra entre el de los pacientes esquizofrénicos y el de los pacientes
con un trastorno del ánimo. Los datos indican que los pacientes con un trastorno
esquizoafectivo, tipo bipolar, tienen un pronóstico similar al de los pacientes con trastorno
bipolar I, y los pacientes con un trastorno esquizoafectivo tipo depresivo tienen un
pronostico semejante al de los pacientes esquizofrénicos.
Existen además ciertas variables que son indicadoras del mal pronóstico:
- mal funcionamiento premorbido
- inicio insidioso
- ausencia de factores precipitantes
- predominancia de síntomas psicóticos (en especial síntomas negativos o
defectuales)
- inicio temprano
- curso sin remisiones
- historia familiar de esquizofrenia.
Lo contrario de todas estas características sugiere un buen pronóstico.
TRATAMIENTO.
El tratamiento para las personas que padecen del trastorno esquizoafectivo, posee
tres principales modalidades: la hospitalización, medicación e intervenciones psicosociales.
En cuanto a los medicamentos, los usados con mayor frecuencia son los, antidepresivos,
antimaniacos, el litio y/o otros estabilizadores del estado de ánimo, los cuales si no logran
controlar los síntomas, se reemplazan por antipsicóticos (ideales para un control del
paciente a corto plazo). Los pacientes con un trastorno esquizoafectivo tipo bipolar serán
tratados con litio, carbamacepina, valprotato o alguna combinación de ellos si cada una de
estas sustancias por separado no es efectiva. Los pacientes con un trastorno esquizoafectivo
de tipo depresivo deberían recibir antidepresivos y terapia electroconvulsiva antes de
determinar su falta de respuesta al tratamiento antidepresivo.
Para poder realizar las intervenciones psicosociales, es ideal trabajar con una
psicoterapia, para que el paciente pueda aprender más sobre la enfermedad, para fijarse y
trabajar hacia las metas de él y para administrar sus problemas diarios.
Dentro del tratamiento, existen algunas medidas que la persona puede tomar para
maximizar su recuperación son:
- Aceptar que se tiene una enfermedad prolongada.
- Identificar los puntos fuertes y las limitaciones.
- Fijar metas claras y realistas.
- Planear una rutina diaria regular, uniforme y predecible.
- Hacer del hogar lo más silencioso, quieto y relajado posible.
- Identificar y reducir el estrés.
- Trabajar hacia una relación activa y de confianza con el personal que participa en el
tratamiento.
- Tomar la medicación regularmente, según la receta.
- Identificar las señales tempranas de una recaída. Hacer una propia lista de advertencias
tempranas.
- Participar con un grupo de personas con las cuales se sienta cómodo.
- Evitar las drogas.
- Comer una dieta equilibrada.
- Conseguir suficiente descanso.
- Hacer ejercicios regularmente.
- Acepte contratiempos esporádicos.
- Después de una recaída, regresar de nuevo lenta y gradualmente a las responsabilidades.
Para confrontar una recaída, durante un período sano, el paciente y el terapeuta
deben hacer un plan escrito sobre qué hacer si aparecen señales de recaída. También puede
participar un amigo o miembro de la familia. El plan debe incluir:
- Señales específicas de advertencia de la recaída.
- Un convenio para llamar al terapeuta de inmediato cuando las señales de advertencia de la
recaída aparezcan.
- Un convenio para notificarles a los amigos y miembros de la familia que pueden ayudar a
reducir el estrés y la estimulación.
- Una lista de maneras específicas de cómo reducir el estrés y la estimulación y de cómo
aumentar la estructura.