You are on page 1of 32

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias

RECOMENDACIONES PARA ESTABLECER ÁREAS SEMILLERAS DE MEZQUITE EN BAJA CALIFORNIA SUR
Rigoberto Meza Sánchez Francisco Piña Puente Esteban Osuna Leal

CENTRO DE INVESTIGACIÓN REGIONAL NOROESTE CAMPO EXPERIMENTAL TODOS SANTOS

Publicación Electrónica Núm. 1

Agosto de 2007

DIRECTORIO

INSTITUTO NACIONAL DE INVESTIGACIONES FORESTALES, AGRÍCOLAS Y PECUARIAS Director General DR. PEDRO BRAJCICH GALLEGOS Coordinación de Investigación, Innovación y Vinculación DR. SALVADOR FERNÁNDEZ RIVERO Coordinación de Planeación y Desarrollo DR. ENRIQUE ASTENGO LÓPEZ Coordinación de Administración y Sistemas LIC. MARCIAL A. GARCÍA MORTEO

CENTRO DE INVESTIGACIÓN REGIONAL NOROESTE Director Regional DR. ERASMO VALENZUELA CORNEJO Director de Investigación Regional DR. MIGUEL CAMACHO CASAS Director de Administración Regional LIC. JOSÉ SILVA CONSTANTINO Director de Coordinación y Vinculación en B.C.S. M.C. MANUEL GUSTAVO CHÁVEZ RUIZ

CAMPO EXPERIMENTAL TODOS SANTOS Jefe del Campo Experimental M.C. MANUEL GUSTAVO CHÁVEZ RUIZ

RECOMENDACIONES PARA ESTABLECER ÁREAS SEMILLERAS DE MEZQUITE EN BAJA CALIFORNIA SUR

M.C. Rigoberto Meza Sánchez Q.B.P. Francisco Piña Puente Ing. Esteban Osuna Leal
Investigadores del Campo Experimental Todos Santos

Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias Centro de Investigación Regional Noroeste Campo Experimental Todos Santos La Paz, B.C.S., México. Agosto de 2007

COMITÉ EDITORIAL DEL INIFAP EN B.C.S. M.C. Manuel Gustavo Chávez Ruiz Presidente M.C. Jesús Navejas Jiménez Secretario Ing. Erasmo Gutiérres Pérez Vocal Ing. Esteban Osuna Leal Vocal M.C. Rigoberto Meza Sánchez Vocal Derechos reservados ©. Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias. Progreso No. 5 Barrio de Santa Catarina; Delegación Coyoacán C.P. 04010 México, D.F. www.inifap.gob.mx

Publicación Electrónica Núm. 1 La Paz, B.C.S., México Agosto de 2007

INIFAP-Campo Experimental Todos Santos Edificio SAGARPA Módulo “C” C. Durango y Blvd. Luis Donaldo Colosio Col. Emiliano Zapata La Paz, B.C.S., México. CP-23070 Tel: (612) 122 9018 Fax: (612) 128 6320 E-Mail: meza.rigoberto@inifap.gob.mx

CONTENIDO
Pág. INTRODUCCIÓN 4

IMPORTANCIA DE LAS ÁREAS SEMILLERAS

6

METODOLOGÍA PARA ESTABLECER ÁREAS SEMILLERAS Elección de Especies Localización y Selección del Sitio Delimitación del Área Semillera Selección y Caracterización de Árboles Protección del Área Semillera Manejo Forestal del Área Semillera

9 9 15 16 18 21 22

CONSIDERACIONES FINALES

26

INTRODUCCIÓN
El mezquite se encuentra en una gran variedad de suelos y climas; existen 44 especies ampliamente distribuidas en las regiones áridas y semiáridas de Asia, África y América; 40 son de América y en México se encuentran nueve especies, de las cuales tres se distribuyen en el estado de Baja California Sur. Las áreas de mezquite deben aprovecharse bajo una estrategia de manejo integral ya que producen importantes cantidades de madera para productos primarios y procesados, forraje y resguardo para el ganado y la fauna silvestre, protección a cuencas hidrológicas y potencial para actividades de recreación y ecoturismo. En México se ha considerado al mezquite como un recurso forestal de importancia económica debido a que su madera es fuerte y durable, buena para la fabricación de muebles, puertas, ventanas, pisos, mangos para herramientas, postes para cercos, como leña y para la elaboración de carbón, que tiene una demanda nacional e internacional principalmente en los Estados Unidos de Norteamérica. Los frutos y flores del mezquite son consumidas por el ganado doméstico y la fauna silvestre, estimando producciones de 4 a 10 toneladas de fruto por hectárea; su contenido de proteína varía de 9.2 a 18 por ciento y se puede utilizar de 15 hasta 40 por ciento en la elaboración de raciones para la alimentación de ganado.
4

El mezquite es una fuente importante de néctar y polen para la producción de miel de abeja de alta calidad; en plantaciones de la India se han cosechado cerca de 300 toneladas de miel por año y en el proceso de extracción se obtuvieron alrededor de 15 toneladas de cera. Asimismo, en el sur de Arizona se estimaron mayores benéficos económicos con la producción de miel y madera en el mezquital, que si este se utilizara para el pastoreo del ganado. Además, la goma de mezquite puede sustituir a la goma arábiga, de importancia en la industria de bebidas, alimentos y farmacia; el mezquite de la especie glandulosa es el más importante en Norteamérica. En mezquites de la India se han obtenido producciones de 300 toneladas de goma con un promedio de 40 gramos por árbol por año; en San Luis Potosí la producción varía de 5 a 40 gramos por árbol, con un potencial en esa región de 360 toneladas por año. En el Estado, las áreas de mezquite se han utilizado en los municipios de La Paz, Comondú y Loreto con el fin de elaborar carbón con la madera de los mezquites Prosopis articulata (mezquite amargo), P. palmeri (mezquite palo fierro) y P. glandulosa (mezquite glandulosa), además en la producción de leña para uso doméstico y para el pastoreo del ganado en las zonas de explotación; siendo estas actividades, alternativas de ingresos económicos para las familias que habitan estas zonas. Este aprovechamiento ha tenido un impacto no cuantificado en los mezquitales, que hace necesario la
5

rehabilitación y mejoramiento de algunas áreas mediante el establecimiento de plantaciones; con esto surge la necesidad de contar con semilla suficiente y de buena calidad de las especies adaptadas a las condiciones ambientales de la región. Por lo tanto, el propósito del presente documento es contar con una guía para el establecimiento de unidades de producción de semilla de mezquite con el fin de apoyar las actividades inherentes a los procesos de reforestación.

IMPORTANCIA DE LAS ÁREAS SEMILLERAS
En los últimos años, las plantaciones forestales se han incrementado considerablemente en nuestro país, sobre todo con el Programa Nacional de Reforestación (PRONARE) de la CONAFOR, el cual tiene como objetivo asegurar el establecimiento de una nueva cobertura forestal en bosques, selvas y en zonas áridas y semiáridas, de acuerdo con el potencial de cada zona y a las necesidades de los habitantes, con el fin de lograr el beneficio social y ambiental de las poblaciones rurales. Los trabajos de reforestación que promueve el PRONARE tienden a cubrir dos aspectos: a) La protección y restauración de ecosistemas para minimizar los efectos de la pérdida de recursos, y b) La producción de bienes y servicios como apoyo al bienestar económico de la población rural del país.
6

Actualmente ProÁrbol es el principal programa de apoyo al sector forestal del Gobierno Federal, es un esquema para combatir la pobreza, recuperar la vegetación forestal e incrementar su producción. En el proceso de reforestación mediante el establecimiento de plantaciones forestales, la semilla, es el principal insumo para la producción de planta de buena calidad y el primer paso de este proceso, es asegurar el suministro de la semilla de la especie a plantar. Para asegurar el abastecimiento de semillas, se puede recurrir a diferentes fuentes como:

Recolección General.
La colecta se hace en donde exista material, lo único que interesa es tener la cantidad suficiente de semilla, sin considerar las características genéticas.

Recolección en Áreas Naturales.
Son áreas que no han recibido ningún tratamiento previo para mejorar la producción de semillas y que se han manejado de igual forma que el resto de las áreas de aprovechamiento, pero que tienen un elevado porcentaje de árboles deseables (los mejores).

Recolección en Áreas Semilleras.
Son áreas seleccionadas por la calidad de su arbolado, en donde se eliminan los individuos indeseables para
7

evitar su cruzamiento con los mejores árboles y permitir su desarrollo para mejorar la producción de semilla tanto en cantidad como en calidad.

Recolección Semilleros.

en

Huertos

Es una plantación de árboles genéticamente mejorados, aislada para evitar cruzamiento con individuos inferiores del exterior, manejada en forma intensiva para la producción frecuente de semilla, abundante y fácil de cosechar. Actualmente para el caso de mezquite y de la mayoría de las especies forestales en el estado, sólo se tendría la posibilidad de contar con las dos primeras opciones. Con el fin de avanzar en la selección y mejoramiento del germoplasma forestal que habrá de abastecer a los programas de producción de planta y de establecimiento de plantaciones forestales, el PRONARE propuso promover y apoyar el establecimiento de Unidades Productoras de Germoplasma Forestal con la participación de la Red Mexicana de Germoplasma Forestal, los Comités Estatales de Reforestación y los productores dueños y poseedores de los predios forestales.

8

METODOLOGÍA PARA ESTABLECER ÁREAS SEMILLERAS
Un Área semillera, es un área bien delimitada dentro de un bosque natural (mezquital) o de una plantación, la cual contiene los mejores árboles de la zona. En esta área, los árboles menos deseables deben ser eliminados para evitar su cruzamiento con los árboles seleccionados, con el fin de dejar espacio para el crecimiento y desarrollo de los mejores individuos y estos puedan incrementar su producción de frutos y semillas. En términos generales, para seleccionar y establecer un Área semillera se deben considerar y seguir los siguientes pasos: • • • • • • Elección de Especies Localización y Selección del Sitio Delimitación del Área Semillera Selección y Caracterización de Árboles Protección del Área Semillera Manejo Forestal del Área Semillera

N Elección de Especies.
Las áreas semilleras por definición deben ser de una sola especie, esto facilita el cruzamiento entre los árboles al eliminarse las otras especies arbóreas. En caso de dejar otras especies en el área (dos o tres), se recomienda que estas no sean compatibles para evitar los problemas relacionados con la hibridación.
9

En el caso de mezquite, es probable que en algunas áreas del estado pudiera haber una mezcla de mezquite amargo y el glandulosa, de ahí la importancia de reconocer las especies que se encuentren en cada sitio con potencial para la producción de semilla. Para ello, se hace una breve descripción para el reconocimiento de las especies de mezquite presentes en Baja California Sur.

Mezquite Amargo Tallos. Árbol pequeño de más de 5 metros de alto,
con espinas en pares de hasta 3 centímetros de longitud.

Hojas. Las hojas son un par de pinnas (rara vez dos
pares) de hasta 6.5 centímetros de longitud, tienen de 6 a 20 pares de foliolos de 2.5 a 12 milímetros de longitud y de 1.2 a 3.5 milímetros de ancho, la distancia entre foliolos es menor que su ancho.

Flores. Las flores son racimos y miden de 4 a 9
centímetros de largo, de color amarillo.

Fruto. El fruto es una vaina delgada, seca y
amargosa, de color amarilla o con tinte violeta, mide de 10 a 24 centímetros de largo y 5 a 8 milímetros de ancho, tiene márgenes ondulados, los segmentos miden de 1 a 1.8 centímetros de largo con constricciones de 1 a 5 milímetros de ancho; las semillas son elípticas de 7 a 8 milímetros de longitud de color pardo.
10

Se reporta que el mezquite amargo, en condiciones de cultivo, tolera el riego con agua de mar; esta cualidad en conjunto con su buen crecimiento, su tolerancia a heladas ligeras y su capacidad para fijar el nitrógeno al suelo le dan un buen potencial para la producción de biomasa en las regiones áridas.

Figura 1. Flores, hojas y frutos de mezquite amargo.
11

Mezquite Glandulosa Tallos. Árbol pequeño que alcanza una altura de más de 9 metros; tiene espinas grandes de hasta 4.5 centímetros de largo, solitarias a veces en pares, algunos árboles tienen pocas espinas. Hojas. Tiene un par de pinnas (rara vez dos pares) de
6 a 17 centímetros de largo, con 8 a 20 pares de foliolos, de 15 a 22 milímetros de longitud que es de 7 a 9 veces su ancho y generalmente están espaciados de 5 a 6 milímetros de separación.

Flores. Las flores están en un racimo de 5 a 14
centímetros de largo.

Fruto. La vaina es linear y aplanada, mide de 10 a 25
centímetros de longitud y de 1 a 1.5 centímetros de ancho y 0.5 centímetros de espesor, de color paja cuando maduran; es derecha o algo curvada; las vainas contienen 5 a 18 semillas ovaladas, pardo lucientes de 5 milímetros de ancho, 7 milímetros de largo y 2 milímetros de espesor.

12

Figura 2. Flores, hojas y frutos de mezquite glandulosa.

13

Mezquite palo fierro Tallos. Árbol pequeño con muchas ramas y de copa aplanada, llega a medir más de 8 metros de alto; el tronco puede tener de 1 a 3 metros de largo y alcanza un diámetro de 45 centímetros; la corteza es gris o púrpura oscura, despegándose en tiras largas; las ramas son espinosas, las espinas son derechas y en pares, miden de 0.5 a 3.5 centímetros de largo, caen con la edad. La madera púrpura oscura es muy dura, de ahí el nombre de “palo fierro”. Hojas. Las hojas tienden a agruparse sobre brotes
cortos a lo largo de la rama. Tienen un sólo par de pinnas de 2 a 3 centímetros de largo; los foliolos son de 3 a 10 pares a lo largo de la pinna, miden de de 4 a 8 milímetros de longitud y son de cierta forma ovoide.

Flores. Las flores son espigas densas de 2 a 6
centímetros de longitud.

Frutos. La vaina puede ser derecha o en forma de
hoz, casi redondeada a aplanada y quebradiza; miden de 5 a 12 centímetros de longitud y alrededor de 1 centímetro de ancho. Las semillas son numerosas y lisas, de 5 a 7 milímetros de largo.

14

Figura 3. Árbol, hojas, flores y frutos de mezquite palo fierro.

N Localización y Selección del Sitio.
Mediante recorridos de campo en las zonas de distribución y/o aprovechamiento del mezquite, con la participación de los productores locales que son quienes tienen el conocimiento del monte; se deben de ubicar y seleccionar los mejores sitios que tengan los mejores árboles. La selección se hace considerando el desarrollo del mezquital con potencial para una buena producción de semilla y la calidad de los árboles; además se debe contar con la superficie suficiente que garantice un área mínima para la producción de semilla, la cual debe localizarse en lugares accesibles para facilitar las labores de manejo y la colecta de frutos, de preferencia con topografía plana.
15

Figura 4. Área de mezquite amargo en la zona de Las Pocitas en B.C.S.

N Delimitación del Área Semillera
Dependiendo de las necesidades de semilla, el tamaño del área semillera dependerá de la producción de la especie y del número de árboles por hectárea. La producción se determina por el número de frutos, número de semillas por fruto y por el número de semillas vivas por árbol; para esto, es conveniente realizar un muestreo para hacer las estimaciones. Por razones de costo y producción, se recomiendan áreas semilleras de una superficie entre 9 a 16 hectáreas para contar con una adecuada proporción de superficie de recolección.
16

Actualmente existen herramientas de libre acceso como el Google Earth ® con imágenes de muy buena resolución para el estado, que puede ser de gran utilidad para ubicar y delimitar las áreas semilleras. La delimitación del área semillera será conformada por un área central de producción y un área periférica de protección y aislamiento (Figura 5). El área de producción es en donde se colectará el fruto (semilla) de mezquite y es en donde se aplicarán los tratamientos forestales necesarios para estimular la producción de frutos y semillas. El área de protección sirve como una barrera para frenar la contaminación de polen de fuentes externas no controladas y puede ser de unos 100 m de ancho; no se aplican los tratamientos forestales, ni se colectan frutos.

Figura 5. Delimitación de un área semillera en la zona de Las Pocitas, B.C.S.
17

N Selección y Caracterización de Árboles
Las áreas semilleras se basan en el principio de selección, por medio del cual el hombre obtiene ventajas al escoger de manera directa, aquellas características que le proporcionan los mayores beneficios. Se sabe que en otras especies de árboles forestales, este procedimiento tiene la ventaja de producir semilla genéticamente mejorada en un lapso de tiempo corto (dos años), además de certificar su origen en cuanto a la localidad, la especie y la fuente parental materna; con ganancias genéticas del 10 a 20%. Los trabajos al respecto, consisten en seleccionar y marcar árboles sobresalientes en los que se colectará la semilla; en el caso de mezquite, por encontrarse en una situación de aprovechamiento frecuente, es conveniente utilizar entre dos o tres caracteres de los más importantes; ya que si se hace una selección muy rigurosa es probable que no se encuentren muchos árboles deseables. Las características de los árboles que se pueden considerar son:

G Vigor de árboles.
Se sugiere seleccionar árboles vigorosos, de buena talla en cuanto a altura y cobertura aérea; descartar aquellos árboles viejos y decadentes, los que se encuentren suprimidos bajo la copa de los árboles más grandes, y los individuos inclinados y caídos.
18

G Sanidad de árboles.
Es conveniente seleccionar árboles sanos, que no tengan problemas por el ataque de plagas, enfermedades o muy afectados por plantas parásitas como el muérdago; ya que cuando se hace la selección de árboles sanos en áreas infestadas, esta característica puede ser transmitida a los árboles descendientes y tener esa ganancia genética de resistencia.

G Floración de árboles.
Es deseable tener árboles de abundante floración, ya que en otras especies de mezquite se ha observado un alto porcentaje de flores abortadas, con ello, una baja producción de frutos, lo que impacta negativamente en el potencial de producción de semilla en los árboles. El criterio de selección de árboles en cuanto a su floración, debe tomarse en cuenta para clasificar árboles pre-seleccionados hasta su presencia. Para tener una caracterización cuantitativa de los árboles seleccionados, es conveniente hacer algunas mediciones de sus dimensiones, entre las cuales se pueden considerar las siguientes y que se muestran en la figura 6.

V Altura de los árboles.
La altura de los árboles se mide de la base del árbol al ras del suelo, hasta la parte mas alta de su copa.
19

V Cobertura de los árboles.
De la copa de los árboles, se mide la longitud del diámetro mayor (de extremo a extremo) y la longitud del otro en forma perpendicular a este; con esta información podemos conocer el área de la cobertura aérea y el diámetro promedio de la copa.

V Área basal de los árboles.
A unos 30 cm sobre el nivel del suelo, se miden los diámetros del tallo de los árboles (similar a la medición en la copa); de esta forma, podemos conocer el área basal de cada árbol y el diámetro basal promedio de su tronco.

V Fuste limpio de los árboles.
Si se considera de importancia es conveniente la medición de la longitud del fuste limpio de los árboles, midiendo de la base del tallo hasta la parte en donde se inicia la ramificación; pudiendo incluir el diámetro medio de esta porción del tallo. Con esta información, se pueden hacer las estimaciones para la obtención de los promedios para las variables de altura, cobertura área y basal, diámetros promedio de cobertura aérea y basal, longitud de fuste limpio y volumen de madera; incluyendo esta variable para la porción de ramas principales, sólo si se considera necesario.

20

Para realizar estas mediciones es conveniente mencionar que existen diferentes herramientas como cintas, flexómetros, estadales, clinómetros para que con la ayuda de los prestadores de servicios técnicos especializados y los programas de apoyo correspondientes del sector oficial, se facilite el trabajo de campo y se complemente con los trabajos de gabinete, para contar con las características de la zona de producción del área semillera.

Figura

6.

Esquema para caracterizar semilleros de mezquite.

árboles

N Protección del Área Semillera
Es conveniente que el área seleccionada para la producción de semilla quede excluida del uso por el ganado doméstico (bovinos, caprinos, equinos, etc.), ya que el ganado pude tener un efecto negativo en la
21

producción de vaina y semilla. Por ello, el establecimiento de un cerco para la protección contra el ganado debe ser una prioridad; además de una adecuada vigilancia para tratar de mantener el ganado fuera de estas áreas. Asimismo y aunque no es frecuente la presencia, el área debe de protegerse en contra de los incendios forestales, esto mediante el establecimiento de brechas de acceso que pudieran servir como brechas cortafuego, así como eliminar restos vegetales o su inmediata incorporación al suelo.

N Manejo Forestal del Área Semillera
Las prácticas de manejo a considerar en el área semillera, se orientan a mejorar el potencial productivo de semilla de los árboles, entre las principales prácticas que se pueden aplicar en las áreas semilleras de mezquite, se encuentran las siguientes:

I Aclareo del Área Semillera.
Las prácticas de aclareo en el área semillera de mezquite, consisten en eliminar aquellos árboles que no reúnen las características de vigor y sanidad deseables para considerarlos como productores de semilla. En el aclareo se deben eliminar todos los árboles enfermos, plagados, viejos y decadentes, los que se encuentren suprimidos bajo la copa de los árboles más grandes, y los individuos inclinados y caídos (Figura 7).

22

Los propósitos de esta práctica es dar mayor espacio para un mejor crecimiento de los árboles semilleros para incrementar la producción, reducir al máximo la competencia y/o interferencia que puedan causar los árboles indeseables en contra de los árboles productores y evitar el cruzamiento que pudiera haber entre los árboles indeseables y los seleccionados como productores de semilla.

Mezquital natural sin tratamiento

Extracción de árboles no desados

Zona de producción con los árboles seleccionados

Figura 7. Esquema para el aclareo de áreas semilleras de mezquite.

23

En los mezquitales es frecuente encontrar árboles de edad diferente, por lo que aquellos árboles jóvenes que se encuentren entre los espacios vacíos de los árboles semilleros y que no interfieran con la copa de éstos, se deben dejar en pié, si se observan con buenas expectativas para ser árboles semilleros, asimismo para dar protección al sitio; ya que con frecuencia los mezquitales se encuentran sobre los cauces de arroyos intermitentes, que en la época de huracanes incrementan considerablemente su caudal.

I Poda de Árboles Semilleros.
Esta práctica, consiste en conformar los árboles semilleros de mezquite al mejorar su estructura mediante la eliminación de ramas secas, muy plagadas o infestadas por alguna enfermedad o muérdago, ramas con ángulos de inserción muy abierto, muy delgadas y ramas caídas.

Figura 8. Poda en árboles semilleros de mezquite.
24

Un árbol de mezquite con muchas ramas, utilizará la mayoría de sus recursos en el mantenimiento de su estructura; al disminuir la densidad de ramas mediante la poda antes de la floración, los árboles de mezquite utilizarán estos recursos para mejorar su vigor y para incrementar la producción de flores, frutos y semillas, mejorando la producción del área semillera; esto mismo puede ocurrir en los árboles jóvenes con menores necesidades para su mantenimiento. En los trabajos de aclareo y podas, se puede obtener madera que debe utilizarse para la construcción del cerco de protección, así como para su uso como leña combustible, incorporando el resto de las ramas al suelo para su protección y posterior descomposición.

I Reducción de Competencia.
Debido a la caída de hojas y a la fijación del nitrógeno, bajo la copa de los árboles de mezquite se forman las llamadas islas de fertilidad, que son áreas ricas en nutrientes y materia orgánica, con mayor capacidad de retención de humedad en el suelo, con una temperatura ambiental mas confortable y una radiación solar de menor intensidad en relación a la que se presenta en los espacios abiertos afuera de las copas de los árboles. Generalmente en estos sitios (islas) se llegan a establecer una diversidad de plantas arbustivas y herbáceas que pudieran competir o interferir con los árboles semilleros por los recursos de agua y nutrientes del suelo. Por ello, es conveniente su eliminación o corte a unos 10 cm sobre la superficie del suelo e incorporar sus restos en los espacios abiertos.
25

Abajo de los mezquites, se llegan establecer muchas especies de cactáceas como biznagas, viejitos, cardones y garambullos que pueden encontrarse en algún estatus de protección especial en la NOM-029; por ello, es conveniente apegarse a la normatividad de la SEMARNAT y contar con un programa para su trasplante a la zona de protección del área semillera; especies de cactáceas como la choya se deben eliminar, sobre todo como seguridad de las personas en los trabajos de recolección de frutos. Es importante señalar que la eliminación o corte de arbustos y hierbas, sólo se debe realizar en las zonas bajo la copa de los árboles semilleros; aquellos que se encuentren fuera de la copa se deben dejar en pié, con el fin de mantener la protección del sitio.

CONSIDERACIONES FINALES
Si en algunas zonas del estado, las áreas de mezquite no reúnen las características en cuanto a las dimensiones para la conformación del área semillera, pero las características del arbolado son adecuadas como fuente de producción de semilla; es conveniente que en estos sitios se haga la selección de los árboles siguiendo los mismos criterios de buen vigor, sanos y de buena producción de flores; en caso necesario aplicar los tratamientos de poda y eliminación de competencia de los árboles. Se sugiere seleccionar un mínimo de 25 árboles por localidad con una distancia entre ellos mayor a los 50 m, evitando seleccionar árboles aislados. La
26

experiencia de los productores locales es muy valiosa en la localización de los árboles sobresalientes, por ello, es conveniente su participación en estos trabajos de campo. Por lo general la floración y la fructificación de los mezquites varían de un año a otro; y durante un mismo año, de un árbol a otro en la misma zona. Algunas de las variaciones que ocurren en la fructificación se han atribuido a diferencias en el grado de atracción de las flores para los insectos. En mezquites, un bajo porcentaje de las flores produce frutos y solamente unos pocos pueden producir semillas vivas; una polinización inadecuada y los daños causados por los insectos son las mayores causas de esta baja proporción. Se estima que menos de un 3 por ciento de las flores producidas por árboles de mezquite maduros, inician el desarrollo del fruto y sólo la tercera parte o la mitad de ellas producen posteriormente un fruto; éstos requieren aproximadamente tres meses para madurar y están expuestos a fuertes ataques por insectos. No obstante, por las condiciones que prevalecen en México y en especial en el estado de Baja California Sur, el establecimiento de áreas semilleras es un tratamiento que debe ser prioritario para la obtención de semilla de buena calidad para las especies de mezquite o cualquier otra especie forestal de importancia; ya que es uno de los medios más económicos para obtener semilla mejorada para el establecimiento de plantaciones productivas y de
27

protección en las áreas de producción o en sitios sujetos a programas de rehabilitación. Por otra parte, en términos generales, la Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y su Reglamento de nuestro país, menciona que los productores pueden hacer uso de los recursos forestales y al mismo tiempo los compromete y apoya con el fin de preservar esos recursos para las generaciones futuras. En el Artículo 170 del Reglamento se estipula que para realizar actividades de recolección de semilla forestal para reforestación y forestación con fines de conservación o restauración, se necesita la presentación de un aviso mediante un formato que expide la SEMARNAT. Este formato de acuerdo a la Comisión Federal de Mejora Regulatoria (COFEMER) es una ficha para un trámite obligatorio con la homoclave SEMARNAT-02-004; el trámite es gratuito y no requiere respuesta; sin embrago, la Secretaría informará de algún requerimiento faltante.

28

El presente trabajo lo realizó el INIFAP-CIR Noroeste, Campo Experimental Todos Santos en La Paz, B.C.S. en el proyecto con registro PRECI No. 1426441F “DESARROLLO DE UNA METODOLOGÍA RURAL PARA APROVECHAR EL POTENCIAL PRODUCTIVO DE GERMOPLASMA DE TRES UNIDADES DE MANEJO FORESTAL (UMF) EN EL SEMIÁRIDO, TEMPLADO Y TROPICAL”. AGRADECIMIENTOS Al CONACYT y a la COANFOR por el financiamiento del proyecto. A los productores forestales por su interés y colaboración. Al C. Pilar Cota Ruiz por su apoyo en los trabajos de campo.

Diseño del documento M.C. Rigoberto Meza Sánchez

Revisión Comité Editorial del INIFAP en B.C.S.

Tiraje Publicación Electrónica en formato PDF

El contenido de esta publicación podrá ser reproducido total o parcialmente con fines de divulgación, siempre que se den los créditos correspondientes a los autores, al Campo Experimental Todos Santos, al Centro de Investigación Regional Noroeste y al Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias.

CONSEJO NACIONAL DE CIENCIA Y TECNOLOGÍA

COMISIÓN NACIONAL FORESTAL