You are on page 1of 9

© EdikaMed S.L. • www.edikamed.

com

¿Qué aspectos diferenciales
tienen que considerarse
en una NG
en un paciente pediátrico?
Montserrat Pujol Jover, Antonio Moreno Galdó, Pere Soler Palacín

INTRODUCCIÓN
La neumonía comunitaria (NC) es una pato- de la NC no es habitual en niños pre-
logía muy frecuente en la edad pediátrica, viamente sanos, limitándose a casos de neu-
con una tasa de incidencia en Estados Unidos monía neumocócica bacteriémica y, princi-
y Europa de 4-40 episodios/1.000 niños/año palmente, en niños pequeños con coinfec-
en menores de 5 años, disminuyendo a 7 ca- ciones víricas o con Bordetella pertussis. Se
sos/1.000/año en adolescentes de 12 a 15 considera como grupo de riesgo a los pa-
años. El 40% de estos casos requiere hospi- cientes pediátricos con algún tipo de inmu-
talización. En nuestro medio, los niños con nodeficiencia primaria o adquirida u otras
NC presentan menor comorbilidad previa y enfermedades de base y en ellos se debe
mortalidad (< 1/1.000/año) que los adultos. contemplar la posibilidad de microorganis-
mos oportunistas como agente causal.
Fotocopiar sin autorización es un delito

Se define como neumonía grave (NG) aque-
lla en la que el niño precisa ingreso hospi- En esta revisión no se ha considerado, por
talario, y muy grave si requiere cuidados in- sus características específicas, la neumonía
tensivos. Esta última forma de presentación grave neonatal.

ETIOLOGÍA
Sólo se aísla el agente etiológico en el 40- se trata de coinfecciones, ya sea en el diag-
80% de las NC, y en el 8-40% de los casos nóstico inicial o durante su evolución. Los mi-
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
166 DUDAS EN EL MANEJO DIARIO DE LA NEUMONÍA COMUNITARIA GRAVE

TABLA 1. Etiología más frecuente de NC pediátrica, aunque su incidencia varía en
en niños previamente sanos función de la mayor o menor implantación
de la vacuna antineumocócica heptavalente.
Cabe recordar que no se trata de una va-
Bacterias y micobacterias cuna incluida en el calendario de vacuna-
— Streptococcus pneumoniae ción español, aunque sí recomendada por
— Mycobacterium tuberculosis el Comité Asesor de Vacunas de la Asocia-
— Staphylococccus aureus
ción Española de Pediatría. La vacunación
sistemática frente a Haemophilus influen-
— Haemophilus influenzae tipo B y no tipables
zae ha hecho que este microorganismo prác-
— Moraxella catarrhalis
ticamente haya desaparecido como agente
— Streptococcus pyogenes causal de NC en pacientes correctamente
— Bordetella pertussis vacunados. Otros gérmenes, como Staphy-
lococcus aureus, a menudo deben tenerse
Virus
presentes tras infección por virus influenza
— Virus respiratorio sincitial (VRS) o Streptococcus pyogenes en el curso de
— Virus influenza A y B una varicela.
— Virus parainfluenza 1,2 y, especialmente, 3
— Adenovirus spp Por grupos de edad, cabe destacar que, en
— Metapneumovirus spp menores de 1 año de edad, el agente etio-
lógico más frecuente, especialmente durante
Otros el periodo de octubre a marzo, es el virus
— Mycoplasma pneumoniae respiratorio sincitial (VRS), que puede oca-
— Chlamydophila pneumoniae sionar una NC muy grave per se, con desa-
— Chlamydophila trachomatis rrollo de síndrome de distrés respiratorio agudo
(SDRA) o debido a coinfección bacteriana
(básicamente por S. pneumoniae o H. in-
fluenzae). En niños menores de 4 meses, de-
croorganismos causales más frecuentes en la ben considerarse Chlamydophila trachoma-
edad pediátrica y su distribución por edades tis y B. pertussis como posibles agentes
se muestra en las tablas 1 y 2. Es importante causales. En los niños con más edad, en los
destacar el importante papel de las infeccio- que la etiología se asemeja más a la de los
nes víricas como causantes de NC en la po- pacientes adultos, el microorganismo impli-
blación pediátrica. cado con mayor frecuencia es S. pneumo-
niae, seguido de Mycoplasma pneumoniae y
De entre las bacterias, Streptococcus pneu- Chlamydophila pneumoniae. La infección por
moniae es el patógeno que más frecuente- Legionella pneumophila es poco frecuente
mente ocasiona neumonía en la población en niños previamente sanos.
Fotocopiar sin autorización es un delito

TABLA 2. Etiología de las NC según la edad

Edad Virus Bacterias Mycoplasma/Chlamydophila pneumoniae

> 1 mes-< 2 años +++ + +/–
> 2 años-< 5 años ++ ++ +
> 5 años + ++ +++
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
¿QUÉ ASPECTOS DIFERENCIALES TIENEN QUE CONSIDERARSE EN UNA NG EN UN PACIENTE... 167

CLÍNICA
Los niños presentan, al igual que los adul- ral y posibles complicaciones del tipo de
tos, fiebre, afectación del estado general, neumatoceles, cavitaciones, SDRA o neu-
tos con secreciones de las vías respiratorias monía necrosante. Estas manifestaciones
bajas, aunque, a menor edad, la sintomato- se verán frecuentemente asociadas a in-
logía será más inespecífica. En la explora- fección por S. pneumoniae, aunque tam-
ción, el signo más sensible y específico es la bién se han descrito con otros microorga-
taquipnea. Es importante recalcar que la va- nismos, como S. aureus.
loración de los valores normales de frecuen- En lactantes menores de 6 meses que no
cia respiratoria será diferente a la del pa- han iniciado o no han completado la pri-
ciente adulto y, además, se deberá considerar movacunación frente a este microorga-
en función de la edad. Así pues, se define nismo, B. pertussis puede ocasionar una
taquipnea (según la OMS) si el paciente pre- forma clínica grave de tos ferina que cursa
senta una frecuencia respiratoria > 60 resp./ con hiperleucocitosis y linfomonocitosis,
min en menores de 2 meses, > 50 resp./min hiponatremia e hipertensión pulmonar, po-
entre 2 y 12 meses, > 40 resp./min entre tencialmente letal (la mortalidad llega a
1 y 5 años y > 20 resp./min en mayores de un 70% a pesar de un tratamiento ade-
5 años. Los niños más mayores –como los cuado) y que en la literatura médica, prin-
adultos– pueden referir disnea y dolor torá- cipalmente la francófona, se denomina
cico o abdominal referido por la afectación tos ferina maligna.
de la pleura diafragmática. — Neumonía bacteriana atípica: se define así
a la producida por M. pneumoniae, C.
Aunque los signos y síntomas de la NC pneumoniae o C. trachomatis. Presenta
no son específicos del microorganismo cau- un inicio abrupto de síntomas constitucio-
sal y, por tanto, no se puede establecer nales (mialgia, conjuntivitis, fotofobia) y
una relación directa entre las manifesta- empeoramiento gradual de tos no pro-
ciones clínicas y una etiología concreta, ductiva, sibilancias, erupción cutánea e in-
sí que habrá signos y síntomas que orien- filtrados intersticiales. Son raras las com-
tarán hacia uno u otro grupo de agentes plicaciones paraneumónicas, aunque se
etiológicos: ha descrito la posibilidad de desarrollar
abscesos pulmonares y complicaciones ex-
— Neumonía vírica: inicio gradual, asociado trapulmonares (cutáneas, cerebrales, car-
a sintomatología de vías respiratorias al- diacas, renales y oculares).
tas, auscultación difusa y bilateral. Los in-
filtrados en la radiografía simple de tórax La tabla 3 muestra los procesos que deben
son habitualmente intersticiales. Se ha des- ser incluidos en el diagnóstico diferencial de
crito, al igual que en formas bacterianas la NC en el niño.
atípicas (véase más adelante), su asocia-
Fotocopiar sin autorización es un delito

ción con la presencia de sibilancias, asma
bronquial e, incluso, con el desarrollo de Exploraciones
bronquiolitis obliterante. complementarias
— Neumonía bacteriana típica: puede cursar
con signos de sepsis o infección localizada La realización de pruebas complementarias
en otros órganos. La radiografía de tórax debe ser escalonada y orientada a la sospe-
mostrará, típicamente, ocupación alveolar cha clínica inicial y a la posible aparición de
con presencia a menudo de derrame pleu- complicaciones.
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
168 DUDAS EN EL MANEJO DIARIO DE LA NEUMONÍA COMUNITARIA GRAVE

TABLA 3. Diagnóstico diferencial de la NC el inicio del cuadro. Se limitará a pacien-
en niños tes con patología de base o evolución
tórpida.
— Bronquiolitis — Ecografía torácica: en manos de un radió-
— Insuficiencia cardiaca logo especializado, es la prueba de elec-
ción en el estudio del derrame pleural y sus
— Asma severa complicaciones, permitiendo orientar la pauta
— Neumonitis por aspiración terapéutica a seguir.
— Tomografía computarizada (TC) pulmonar:
— SDRA
se limitará para el estudio de posibles com-
— Enfermedades pulmonares intersticiales plicaciones.
— Tuberculosis
— Hemorragia pulmonar Estudios microbiológicos
— Muestras respiratorias: el aspirado nasofa-
ríngeo es muy útil en niños menores de
Analítica sanguínea 18 meses para la detección de virus, y
debe formar parte del estudio etiológico
— Hemograma: aunque no se ha establecido
de todo paciente con NC en este rango de
un punto de corte exacto para diferenciar
edad. Además del cultivo viral, es útil para
la causa del cuadro neumónico, una cifra
el diagnóstico mediante técnicas de inmu-
de leucocitos totales mayor de 15.000/mm3
nofluorescencia (IF) y reacción en cadena
o menor de 4.000/mm3, con presencia de
de la polimerasa (RCP) de B. pertussis y
neutrofilia y más de un 10% de formas in-
múltiples infecciones virales. Es importante
maduras, sugiere una etiología bacteriana.
tener presente la escasa correlación entre
— Reactantes de fase aguda: ni la proteína C
la presencia de bacterias en nasofaringe y
reactiva (PCR) ni la velocidad de sedimen-
la flora bacteriana del pulmón. El esputo
tación globular (VSG) en fase inicial permi-
es de escasa utilidad en niños de menos
ten distinguir correctamente entre infec-
de 7 años por la dificultad de obtener una
ción bacteriana y viral. La determinación de
muestra adecuada y, además, muchas ve-
procalcitonina (PCT), con una cinética dife-
ces es de poco valor por contaminación
rente, permite un diagnóstico más precoz y
con microorganismos de la vía aérea su-
un mejor seguimiento evolutivo.
perior. Especialmente en caso de sospecha
de infección por micobacterias, se susti-
Estudios radiológicos tuirá por el aspirado gástrico, aunque se
— Radiografía simple de tórax: aunque im- puede plantear realizar un esputo indu-
prescindible para un correcto diagnóstico cido. En el paciente intubado, la muestra
sindrómico, no es específica, ya que los puede proceder de aspirado traqueal, bron-
hallazgos radiológicos son malos indica- coaspirado o de lavado broncoalveolar me-
dores de la etiología, con frecuentes su- diante broncoscopia. En ciertos casos puede
Fotocopiar sin autorización es un delito

perposiciones entre los patrones asocia- ser necesaria la biopsia pulmonar guiada
dos a las diferentes causas. Además, en por ecografía o TC o a cielo abierto, y se
ocasiones puede ser difícil la diferencia- deben realizar estudios anatomopatológi-
ción entre condensación neumónica y ate- cos y microbiológicos completos.
lectasia. En niños sanos y en caso de buena — Muestras en sangre: debe realizarse hemo-
evolución, no se recomienda como con- cultivo ante la sospecha de neumonía bac-
trol evolutivo y, en caso de realizarse, se teriana (a ser posible, antes de iniciar anti-
demorará un mínimo de 6 semanas desde bioticoterapia). Como en el paciente adulto,
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
¿QUÉ ASPECTOS DIFERENCIALES TIENEN QUE CONSIDERARSE EN UNA NG EN UN PACIENTE... 169

TABLA 4. Criterios de ingreso hospitalario

1. Edad inferior a 6-12 meses 5. Complicaciones pulmonares:
2. Enfermedades subyacentes (inmunodeficiencias, — Afectación multilobular
malnutrición, fibrosis quística, cardiopatías) — Derrame pleural

3. Signos de gravedad (convulsiones, inestabilidad — Absceso pulmonar
hemodinámica, dificultad respiratoria, satura- — Pioneumotórax
ción de oxígeno en sangre arterial ≤ 92%, as- 6. Ambiente familiar incapaz de colaborar en el
pecto séptico) tratamiento. Problemática socioeconómica
4. Deshidratación, vómitos 7. Falta de respuesta al tratamiento antibiótico oral

resulta positivo en menos del 10% de los de la enfermedad, con confirmación de
casos, aunque su rendimiento es mayor a seroconversión de IgG a las 4 semanas
menor edad del paciente por la superior in- del inicio del cuadro.
cidencia de NC bacteriémicas. Las nuevas
técnicas de RCP en tiempo real permiten la
detección de ADN de S. pneumoniae, H. Criterios
influenzae, M. pneumoniae, entre otros mi- de ingreso hospitalario
croorganismos. Su utilidad no se limita a
muestras sanguíneas, por lo que se deberá
y en la unidad
valorar su petición de forma lógica según de cuidados intensivos
la sospecha diagnóstica en muestras de ori- pediátricos
gen respiratorio. Así, por ejemplo, en el es-
tudio del líquido pleural se solicitará, ade- Los criterios se describen en la tabla 4. El ni-
más del estudio citoquímico, tinción de Gram, vel de asistencia donde deben atenderse los
cultivo y RCP a estos microorganismos. pacientes viene condicionado por criterios clí-
— Otras muestras: el antígeno a S. pneu- nicos, no por puntuaciones de gravedad que
moniae en orina, a diferencia del paciente no estarían bien definidas en la edad pediá-
en edad adulta, está limitado por la inca- trica. La tabla 5 resume los criterios de in-
pacidad de diferenciar entre pacientes in- greso en la unidad de cuidados intensivos pe-
fectados y colonizados, especialmente por diátricos (UCIP).
debajo de los 5 años, por lo que no se
recomienda de forma rutinaria por de-
bajo de esta edad. Se debe valorar su
TABLA 5. Criterios de ingreso en la UCIP
empleo en otras muestras estériles no
sanguíneas en caso de no disponer de
Fotocopiar sin autorización es un delito

RCP a S. pneumoniae. El antígeno a Le- — FiO2 > 0,5 para mantener saturación de oxí-
gionella spp en orina es la técnica de geno en sangre arterial > 92%
elección para el estudio etiológico de esta — Distrés respiratorio grave
entidad, por la facilidad de realización y
— Signos de agotamiento respiratorio. Respiración
la rapidez en la obtención del resultado.
irregular o apneas
Los estudios serológicos en plasma que-
dan limitados a los casos en que no se — Presencia de shock o fallo multiorgánico asociado
llega a un diagnóstico en la fase aguda
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
170 DUDAS EN EL MANEJO DIARIO DE LA NEUMONÍA COMUNITARIA GRAVE

TRATAMIENTO
No difiere mucho del aconsejado en el pa- ble, favorecer la sedestación, porque puede
ciente adulto, aunque sí incluye algunas ca- mejorar la expansión pulmonar y los signos
racterísticas propias que se describen a conti- de dificultad respiratoria. No está indicada la
nuación de forma esquemática. fisioterapia respiratoria, aunque sí la aspira-
ción cuidadosa de las narinas si están ocupa-
das por secreciones. Evitar antitusígenos y
Medidas generales manipulaciones innecesarias. Si se requiere
Se recomienda antipiréticos-analgésicos para sonda nasogástrica, utilizar la del menor diá-
la fiebre y el dolor pleurítico, y una correcta metro posible. No se indica de forma rutina-
hidratación. Si no hay tolerancia oral o la en- ria la profilaxis contra la enfermedad trombo-
fermedad es grave, iniciar una perfusión de embólica si no son portadores de catéter venoso
mantenimiento intravenosa con restricción central. Colocar un drenaje pleural en caso
hídrica a un 80% de las necesidades basales, de neumonía complicada con derrame im-
una vez corregida la hipovolemia. Controlar portante.
la natremia por la posibilidad de desarrollo
de un síndrome de secreción inadecuada de Tratamiento antibiótico
hormona antidiurética (SSIADH). Administrar
oxígeno para mantener una saturación de Varía según la edad del paciente y la grave-
oxígeno en sangre arterial ≥ 95%. Si es posi- dad del cuadro. La tabla 6 resume las prin-

TABLA 6. Tratamiento antibiótico empírico inicial en el paciente pediátrico con NC

Edad NC grave NC muy grave

4 semanas-3 meses Febril: cefotaxima +/– ampicilina i.v.a Febril: cefotaxima +/– ampicilina i.v.a
Afebril: macrólido v.o. Afebril: macrólido i.v.

4 meses-4 años Bencipenicilina o ampicilina i.v.b Cefalosporinas de 3.a generación i.v.
o
Amoxicilina-ácido clavulánico i.v.c
o
Cefalosporinas de 3.a generación i.v.

Si existe sospecha de NC atípica en mayores de 3 años se añadirá un macrólido v.o. o i.v. según la
gravedad del cuadro
En caso de sospecha de neumonía estafilocócica, se asociará cloxacilina i.v. al tratamiento
(a las cefalosporinas o penicilinas)
Fotocopiar sin autorización es un delito

5 años-14 años Bencipenicilina o ampicilina i.v.b Cefalosporinas de 3.a generación i.v.
o +
Amoxicilina-ácido clavulánico i.v.c macrólido i.v.
o
Cefalosporinas de 3.a generación i.v.
+
macrólido v.o./i.v.

En caso de sospecha de neumonía estafilocócica, se asociará cloxacilina i.v. al tratamiento
(a las cefalosporinas o penicilinas)

a
Ampicilina en caso de sospecha de sepsis neonatal tardía. b Si hay sospecha de neumonía neumocócica. c Si hay sospecha de
sobreinfección respiratoria.
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
¿QUÉ ASPECTOS DIFERENCIALES TIENEN QUE CONSIDERARSE EN UNA NG EN UN PACIENTE... 171

cipales recomendaciones terapéuticas, y en clavulánico i.v., o, en caso de un completa va-
la tabla 7 se especifican las dosificaciones cunación frente a H. influenzae y sin afecta-
para la edad pediátrica de los antibióticos ción grave del estado general, bencilpeniclina
más frecuentemente utilizados. Es impor- o ampicilina i.v. En niños mayores de esta
tante remarcar que, cuando la dosis calcu- edad, la pauta es similar, pero con especial
lada por peso supera la dosis habitual del consideración al empleo de bencilpenicilina o
paciente adulto, será esta última la que se ampicilina i.v. si el cuadro clínico no es grave.
deberá administrar.
En las neumonías neumocócicas confirma-
Es importante tener presente que cualquier das, el antibiótico de primera elección en las
infección en los primeros 3 meses de vida formas graves será penicilina G sódica i.v.,
supone un importante riesgo de infección di- aunque se deberán tener en cuenta los pa-
seminada grave y su posible relación con in- trones de resistencia de S. pneumoniae en el
fecciones de transmisión vertical madre-hijo, medio de trabajo. De todos modos, es infre-
hecho que condicionará una pauta antibió- cuente la presencia de cepas resistentes en
tica específica. infecciones extrameníngeas, por lo que la ad-
ministración de penicilina G sódica a dosis al-
De todos modos, en lactantes de 1-3 meses tas será útil en la mayoría de casos (incluidas
puede presentarse un cuadro –denominado la cepas con sensibilidad intermedia).
«síndrome de neumonitis afebril»– que cursa
con tos, taquipnea, dificultad respiratoria pro- La prescripción de antibióticos con inhibido-
gresiva e infiltrados pulmonares bilaterales res de la producción de betalactamasas (p.
difusos, y que en la analítica pueden presen- ej., amoxicilina-ácido clavulánico) se reservará
tar eosinofilia. Los patógenos causales más para cuadros donde no sea posible la dife-
habituales son C. trachomatis y los virus res- renciación entre NC y sobreinfección respira-
piratorios, debiendo incluirse en el diagnós- toria y, por tanto, se considere necesaria la
tico diferencial también Ureaplasma urealyti- cobertura de H. influenzae y M. catharralis, y
cum, Mycoplasma hominis, citomegalovirus y también en sospecha de cuadro aspirativo.
B. pertussis. En estos casos, se recomienda la
administración de un macrólido. No está indicado el uso de macrólidos en in-
fecciones respiratorias de supuesta etiología
Como tratamiento empírico de elección en ni- neumocócica, debido a las altas tasas de re-
ños de entre 4 meses y 4 años, se recomienda sistencia en nuestros hospitales (hasta un 30-
ceftriaxona, cefotaxima o amoxicilina-ácido 60%). De todos modos, se puede plantear

TABLA 7. Dosificaciones habituales de los antibióticos más frecuentemente utilizados
en el niño con NC
Fotocopiar sin autorización es un delito

Penicilina G sódica: 200.000-400.000 UI/kg/día i.v. en 4 dosis diarias
Amoxicilina-ácido clavulánico: 100 mg/kg/día i.v. en 3 dosis diarias
Ampicilina: 150-200 mg/kg/día i.v. en 4 dosis diarias
Ceftriaxona: 50-100 mg/kg/día i.v. en 1-2 dosis diarias
Cefotaxima: 150-300 mg/kg/día i.v. en 3-4 dosis diarias**
Azitromicina: 5-10 mg/kg/día i.v. en 1 dosis diaria
Levofloxacino*: 10 mg/kg/día i.v. en 1 dosis diaria

* Uso no aprobado en pediatría. ** Dosis máximas en formas muy graves.
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
172 DUDAS EN EL MANEJO DIARIO DE LA NEUMONÍA COMUNITARIA GRAVE

añadirlos al tratamiento con betalactámicos Causas de fracaso
en caso de neumonía muy grave, ya que hay
que tener presente que hasta un 10-30% de
del tratamiento antibiótico
las neumonías neumocócicas pueden asociar
Al igual que en adultos, las causas de fracaso
una infección por M. pneumoniae.
pueden ser debidas a las siguientes circunstan-
cias: diagnóstico alternativo (aspiración de cuerpo
En caso de infección por S. aureus, se deberá
extraño), cobertura antibiótica inefectiva (resis-
plantear la posibilidad de que se trate de una
tencias, infradosificación), desarrollo de com-
cepa resistente a meticilina (SARM) (especial-
plicaciones y/o existencia de patología de base
mente con la emergencia de cepas comuni-
o inmunodeficiencias no diagnosticadas.
tarias en nuestros hospitales). De todos mo-
dos, hasta ahora no se recomienda modificar
la pauta antibiótica empírica ante la sospecha
de una infección por S. aureus, que seguirá Duración del tratamiento
siendo cloxacilina i.v.
Depende del agente causal y de la gravedad
En caso de alergia a betaláctamicos (a poder de la enfermedad. En casos no complicados,
ser, confirmada), se debe plantear una pauta la duración adecuada es de 7-10 días o tera-
antibiótica alternativa. Una opción podría ser pia oral hasta 1 semana después de desapa-
levofloxacino, según la edad en pacientes recer la fiebre. En las neumonías complicadas
graves, aunque su uso no está actualmente se aconseja continuar el tratamiento antibió-
aprobado en pediatría. No se puede descar- tico por vía i.v. 7-10 días después de haber
tar la prescripción de cefalosporinas de ter- cedido la fiebre y el drenaje del líquido, com-
cera generación en pacientes con alergia a plementándolo a continuación con 1 o 2 se-
penicilina, puesto que el riesgo de reacciones manas más por vía oral.
cruzadas es menor del 15%.

En los niños sin patología previa no está indi- Tratamiento de soporte
cada la utilización de betalactámicos anti- respiratorio
pseudomónicos ni aminoglucósidos, ya que
enterobacterias y Pseudomonas spp no son En ocasiones puede ser necesario soporte res-
una etiología esperable. En pacientes con fi- piratorio con ventilación mecánica no invasiva
brosis quística deben cubrirse S. aureus, P. ae- o invasiva. La ventilación de alta frecuencia y
ruginosa y otros gérmenes gramnegativos, la oxigenación con membrana extracorpórea
además de Aspergillus spp y micobacterias no (ECMO) son alternativas a utilizar cuando han
tuberculosas como causa de la neumonía. fracasado las anteriores.
Fotocopiar sin autorización es un delito

COMPLICACIONES DE LA NC EN LA EDAD PEDIÁTRICA
Complicaciones moniae. La TC pulmonar con contraste y la
ecografía-Doppler pueden ayudar a su diag-
parenquimatosas nóstico. En su evolución se asocian con fre-
La neumonía necrosante puede evolucionar cuencia con neumatoceles, que, en la mayo-
favorablemente en el niño con un tratamiento ría de los casos, involucionan espontáneamente
más prolongado. El agente etiológico más re- y no afectan a largo plazo a la función pul-
lacionado con esta complicación es S. pneu- monar del paciente. Si el tejido necrótico está
© EdikaMed S.L. • www.edikamed.com
¿QUÉ ASPECTOS DIFERENCIALES TIENEN QUE CONSIDERARSE EN UNA NG EN UN PACIENTE... 173

adyacente a la superficie pleural, puede pro- Como alternativa preferible a la radiografía
ducirse una fístula broncopleural por rotura en decúbito lateral, se pueden utilizar direc-
de la pleura visceral que puede requerir in- tamente los datos de valoración del derrame
tervención quirúrgica. El absceso pulmonar mediante la ecografía. Si el derrame es < 10
(AP) se localiza preferentemente en los dos mm, procede tener una conducta expectante
lóbulos superiores y el segmento apical de sin toracocentesis; por el contrario, si es > 10
ambos lóbulos inferiores. La técnica diagnós- mm, se realiza ecografía torácica y se valora
tica de elección es la TC con contraste. En efectuar toracocentesis evacuadora, coloca-
función del estado de salud previo del pa- ción de tubo de drenaje o videotoracoscopia
ciente, diferenciaremos entre AP primarios asistida (VATS). Así, se indica la colocación de
(en niños previamente sanos y habitualmente drenaje torácico si en el líquido obtenido me-
causado por S. aureus) y AP secundarios (en diante toracocentesis existe pus, presenta tin-
pacientes con alteraciones neurológicas, mus- ción grampositiva, glucosa inferior a 50 mg/dl
culares o inmunodeficiencias de base y habi- o pH inferior a 7, o si la ecografía muestra la
tualmente relacionados con infecciones por presencia de bandas o tabiques en el líquido
microorganismos anaerobios). El 80-90% de pleural. Este drenaje se mantendrá hasta que
abscesos pulmonares responden a tratamiento el débito del drenaje sea inferior a 25-50
antibiótico. La aspiración terapéutica con aguja ml/día o de 1-1,5 ml/kg/día. De todos modos,
puede acelerar la recuperación y ayudar a debe tenerse presente que, si en la ecografía
identificar la etiología. En los casos refracta- torácica se observan tabiques múltiples com-
rios al tratamiento médico se recomienda un plejos, además del drenaje torácico se reco-
drenaje percutáneo con catéter. mendará la realización de VATS o la instila-
ción de fibrinolíticos en el espacio pleural.

Complicaciones pleurales
Otras complicaciones
El derrame paraneumónico es la complica-
ción más frecuente de la NC. La pauta tera- Presencia de infección metastásica con osteo-
péutica se adecuará en función de su tamaño mielitis y artritis séptica, sobre todo en neu-
y la repercusión sobre la función respiratoria. monías bacteriémicas causadas por S. aureus.

Bibliografía
1. Moreno A. Neumonía comunitaria grave. An Pediatr. 7. Barson WJ. Epidemiology, pathogenesis, and etiology
2003;58 Suppl 1:35-42. of pneumonia in children. www.uptodate.com (13 de
2. British Thoracic Society Standars of Care Comit- agosto, 2007).
tee. British Thoracic Society guidelines for the manage- 8. Barson WJ. Inpatient treatment of pneumonia in chil-
ment of community acquired pneumonia in childhood. dren. www.uptodate.com (8 de febrero, 2007.
Fotocopiar sin autorización es un delito

Thorax. 2002;57 Suppl 1:1-24. 9. Barson WJ. Clinical features and diagnosis of com-
3. McIntosh K. Community-acquired pneumonia in chil- munity-acquired pneumonia in children. www.uptodate.com
dren. N Engl J Med. 2002;346:429-37. (3 de julio, 2007).
4. Langley JM, Bradley JS. Defining pneumonia in cri- 10. Moraga FA. Antibioticoterapia en la neumonía ex-
tically ill infants and children. Pediatr Crit Care Med. trahospitalaria. p. 121-4.
2005;6:S9-13. 11. Mandell LA, Wunderink RG, Anzueto A, Bartlett
5. Stein RT, Marostica PJ. Community-acquired pneu- JG, Campbell GD, Dean NC, et al. IDSA/ATS guidelines
monia. Pediatr Respir Rev. 2006;7:S136-7. for CAP in adults. Clin Infect Dis. 2007;44:S27-72.
6. Colin AA. Pneumonia in the developed world. Pediatr 12. Hoare Z, Lim WS. Pneumonia: update on diagnosis
Respir Rev. 2006;7;S138-40. and management. BMJ. 2006;332:1077-9.