© EdikaMed S.L. • www.edikamed.

com

El transporte intrahospitalario del enfermo crítico
F. Sánchez Morán, M. Cubedo Bort, J. Madero Pérez, L. Mateu Campos, R. Abizanda Campos
Servicio de Medicina Intensiva. Hospital General de Castelló

NIVELES DE ASISTENCIA AL ENFERMO EN SITUACIÓN CRÍTICA
La medicina intensiva se define (1) como aquella forma de asistencia cuyo objetivo es la atención a los llamados pacientes críticos, entendiendo como tales aquellos pacientes que, como consecuencia de enfermedad o traumatismo, se hallan en situación de riesgo vital real, o potencial, con fracaso de la integridad funcional de uno o más de los sistemas orgánicos básicos. Este concepto asistencial se ha asociado indebidamente al concepto de las UCI o unidades de cuidados intensivos, entendiendo como tales unas determinadas instalaciones hospitalarias donde la concentración de recursos, personal y equipamientos permiten que este tipo de asistencia se realice con las máximas garantías de efectividad. Sin embargo, esta concepción restrictiva basada en el «lugar» deseable, óptimo, pero no excluyente, representa una limitación de las posibilidades que ofrece la propia medicina intensiva. Williamson definió, en 1979 (2), las características que definen la aparición de una nueva especialidad: demanda social y profesional de ésta, cuerpo de doctrina que la ampara y un conjunto de habilidades y técnicas que permitan aplicarla. Desde esta perspectiva se defiende que el campo de aplicación de la medicina intensiva se halla dondequiera que se encuentre el paciente que hemos definido como crítico. Otra cosa equivaldría a limitar las posibilidades ofertadas a los pacientes en función del acceso o no a una determinada «instalación». La práctica ha asumido este concepto, desde el momento en que se habla de UCI-móvil para referirse a la forma de transporte sanitario primario o secundario encaminado a garantizar la asistencia a los pacientes críticos fuera del ámbito de las UCI. Estas consideraciones deben realizarse en paralelo al concepto de estructuraciones de ni-

que ha abordado distintos enfoques del problema: evaluación. pero puede ser homologado al de asistencia crítica extra-UCI. No obstante. es interesante revisar la evidencia aportada por el grupo de HSRO (Health Services Research and Outcomes) de la ESICM-Grupo de investigación sobre evaluación y resultados (7) y las reco- . y a este respecto son múltiples los esquemas de distribución de aplicación de recursos que pueden consultarse. que se han definido como «la capacidad de expandir la capacidad y experiencia de los cuidados intensivos a todo el hospital y a todos los pacientes en situación de riesgo» (8). MODELO DE ASISTENCIA EXTRA-UCI Planteamiento de indicaciones El reconocimiento de aquellas situaciones extra-UCI que pueden representar un riesgo vital para el paciente y un compromiso más o menos inmediato para su supervivencia. A continuación describimos tanto las causas.L. y dentro de esta estructuración de capacidades y su aplicación. lo que debe primar es la similitud de enfoque de la cuestión asistencial. detección y asistencia a los efectos adversos posoperatorios aparecidos en planta. han sido reiteradamente documentadas por la bibliografía disponible. ya identificadas. CONCEPTO DE OUTREACH O ASISTENCIA EXTRA-UCI El outreach ha alcanzado un significado. que apoyan la existencia del modelo de outreach como algunos ejemplos de efectividad ligada a su puesta en práctica. ACTUALIZACIÓN 2005 veles de asistencia al paciente crítico. los efectos que ha tenido la puesta en marcha de un plan de outreach sobre la mortalidad y la morbilidad. Este término no resulta fácil de traducir al castellano en una sola palabra. de asistencia extra-UCI (habitualmente mediante la detección precoz de la situación de inestabilidad con o sin compromiso vital) de pacientes que se hubieran deteriorado más en sus posibilidades de supervivencia de no haber recibido una asistencia más temprana que la que habitualmente se hubiera producido (6. 7). la mayor parte de ellos ligados a recomendaciones institucionales de las sociedades científicas de medicina intensiva o crítica (3-5). Este tipo de asistencia también se ha denominado MET (Medical Emergency Teams o equipos médicos de emergencia). se desarrolla el concepto de outreach (6).© EdikaMed S. aceptado por todos.edikamed. circunstancias desencadenantes (10. íntimamente ligada al concepto no localizado (UCI) de asistencia al paciente crítico. debe decirse que su implantación no está tan generalizada como debiera estar. aunque la evidencia (tozudez de la realidad) parece recomendar una progresiva aceptación de los planteamientos que representa. • www. Es de destacar el esfuerzo realizado por el grupo australiano (modelo de medicina intensiva muy similar al español en sus planteamientos.com 202 MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. pero con independencia de las «diferencias». Estos niveles de asistencia han sido definidos de distintas formas. Este concepto de modelo asistencial basado en la superación de unas barreras físicas estructurales (las UCI) tiene unas indicaciones precisas y una logística propias. 11) y otros aspectos complementarios. ya que es evidente que no todos los pacientes en esa situación requieren el mismo tipo e intensidad de asistencia. formación –contenidos y duración– y puesta en práctica) coordinado por Bellomo (9). Respecto a las indicaciones que justifican la puesta en marcha de un sistema estable de asistencia crítica extra-UCI.

(15). después de definir la función primordial de los MET como «identificar rápidamente a los pacientes en situación de riesgo vital. (13).edikamed.© EdikaMed S. El segundo añadió (2003) que la implementación del sistema MET se traduce en una disminución de los reingresos en UCI (en la misma estancia hospitalaria) de pacientes previamente trasladados desde UCI a unidades convencionales. afirma que el resultado (mortalidad) obtenido tras la implementación de los MET es mejor que el registrado previamente. Lee y cols. (16) acerca de la detección y corrección de lo que denominan CE (critical events). Así. como ilustración. sino que los profesionales especialistas en medicina crítica (los «intensivistas».L.) que por su complejidad no pueden realizarse en UCI. concebidos no sólo como respuesta a una situación de parada cardiorrespiratoria (PCR) establecida. Efectividad de los equipos móviles de emergencia (MET) La primera duda que podría plantear una nueva forma de práctica asistencial sería cuestionar su efectividad: ¿justifican los resultados el incremento en inversiones. la publicada por Buist y cols. intervenciones. que atribuye a los MET la función decisoria de la puesta en marcha de órdenes de DNR (no intentos de resucitaciónreanimación cardiopulmonar). en situación de riesgo vital. no puede verse restringida a una determinada ubicación específica como son las UCI. En el mismo sentido se pronuncian Bristow y cols. También es conveniente enfatizar la frecuente presencia de experiencias procedentes del modelo australásico (Australia y Nueva Zelanda). tanto como consecuencia de probables paradas cardiorrespiratorias como por otras causas con alto riesgo asociado». que se ve reforzada por el papel determinante de racionalización (no económica) de esfuerzos asistenciales. (17). junto a la cama del enfermo y que no por ello tienen que ser obviadas dadas las ventajas que plantea su realización en cada caso. etc. ya que esto redunda en un beneficio directo para el paciente concreto y una más efectivas en la prestación asistencial. (14) y Ball y cols. • www. La experiencia en este campo es amplísima y baste citar. personal y equipos que exige la puesta en práctica del outreach? La respuesta a esta pregunta se encuentra contrastada y documentada en la bibliografía disponible. sino también como forma de detectar la situación de peligro inminente para la supervivencia y puesta en marcha de las medidas correctoras adecuadas. Estas experiencias tienen que ver con la actividad de equipos volantes de resucitación cardiopulmonar (RCP). El primero afirmó (2000) que la puesta en marcha de un MET no sólo disminuye la mortalidad hospitalaria sino que además reduce el número de ingresos en UCI procedentes de planta. técnicas exploratorias. como forma de superar las limitaciones físicas que represen- . tan las UCI si se conciben como lugar exclusivo de atención al paciente en situación de riesgo. Esos mismos argumentos podrían utilizarse al plantear determinadas actuaciones (procedimientos.com EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO DEL ENFERMO CRÍTICO 203 mendaciones de la Sociedad Británica de Medicina Intensiva (12). médicos y enfermeras) deben asumir la responsabilidad de la atención a estos pacientes en otros ámbitos de actuación. Transporte del enfermo crítico Ya hemos argumentado que la asistencia al paciente crítico. descrito por Kenward y cols. Los equipos volantes de RCP Sería injusto no dar la importancia debida y merecida a las que fueron las primeras experiencias de asistencia crítica extra-UCI puestas en práctica en los hospitales.

El traslado asistido de pacientes críticos desde el extrahospital al hospital ya se ha abordado en otro lugar de este mismo libro (18). no debe ser asumido. del traslado de pacientes críticos desde el ámbito extrahospitalario al hospital (18). para proporcionar la solución más adecuada a cada caso. hasta este momento. ACTUALIZACIÓN 2005 Se trata de una cuestión de análisis riesgobeneficio y no muy distante. pero el hecho es que las recomendaciones para el transporte de enfermos desde las UCI. ha sido analizado por nuestro grupo en otras publicaciones (23). ya sea dentro del mismo hospital o a otra institución. el transporte intrahospitalario de enfermos. y el traslado intercentros de pacientes en situación de riesgo. real o potencial. Estas recomendaciones constituyen una auténtica check list de los equipos precisos para garantizar un transporte medicalizado de este tipo.com 204 MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. en la medida de lo posible. en situación crítica. Desde este conjunto argumental. no sólo los condicionantes técnico-instrumentales del equipamiento necesario. la dotación humana mínima imprescindible y las circunstancias de riesgo que deben ser previstas. RECOMENDACIONES PARA EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO Podría considerarse que esta forma de entender las cosas es fruto de una actualización. reconsideraciones o actualizaciones de las publicadas anteriormente (19-21). hemos realizado el siguiente estudio. sino que también establecen consideraciones sobre la forma y el modo de realizar estos traslados. a otras instalaciones hospitalarias. ya habían sido abordadas mucho antes. y preocupados por el control de nuestra propia actividad. Todas estas formas de asistencia encajan a la perfección en el concepto de outreach tal como ha sido definido.edikamed. asociado a un cierto riesgo por el hecho de abandonar el «ambiente protector» de la UCI. NUESTRA EXPERIENCIA Transporte asistido (UCI-móvil) intrahospitalario La decisión de trasladar a un paciente crítico. debe asentarse en una cuidadosa e individualizada valoración de los beneficios potenciales del traslado frente a los riesgos potenciales. constituye una forma de asistencia crítica extra-UCI. También en España existe un esbozo de esas recomendaciones. en este capítulo. • www. Si. . La responsabilidad de que esta movilización se haga con todas las garantías posibles es del especialista. el riesgo de una movilización intempestiva. la indicación está bien ra- zonada y el posible beneficio supera el riesgo. con el máximo de garantías para el paciente.L. conceptualmente. ¿Está indicada la movilización del enfermo fuera de la UCI cuando el beneficio que se puede obtener del procedimiento diagnóstico o terapéutico planteado puede no ser útil en ese caso? Si la respuesta es no. el paciente debe ser movilizado. por cualquiera de las causas que justifiquen este traslado. en su actual presentación. por el contrario. y abordan. y desde esta perspectiva de proporcionar los beneficios de la capacidad asistencial de la medicina intensiva o crítica fuera de las instalaciones habitualmente asociadas a su práctica. publicado hace cierto tiempo (22).© EdikaMed S. cualquiera que sea el motivo. Tanto es así que las guías o recomendaciones sobre los criterios y condiciones en este tipo de traslados son. de una nueva forma de entender la problemática asistencial. ingresados ya en UCI.

La documentación médica debe incluir las indicaciones y motivos del traslado y el estado del paciente desde el momento en que se abandona la unidad de origen. por protocolo de funcionamiento interno. Cuando se prevé que el procedimiento será de larga duración. o al menos enfermería-enfermería. el proceso del traslado debe ser organizado y eficiente. la necesidad del traslado debe ser cuestionada. Los pacientes críticos presentan mayor riesgo de morbilidad y mortalidad durante el transporte. seguridad.L. — Equipo necesario para el transporte: el material que debe acompañar a cada paciente. debería rea-lizarlo personal preparado y especializado. La provisión de este cuidado adicional puede requerir que el paciente sea trasladado a otro departamento diagnóstico. con la presencia de.. equipo y monitorización. así como una fuente de oxígeno de . Esto permite una utilización más racional del personal y de los recursos. — Comunicación y coordinación pretransporte: si a la llegada del paciente a otro servicio es otro equipo el que asume el tratamiento y la responsabilidad del paciente. cualquier traslado de un paciente crítico. el cuidado del paciente puede transferirse a un equipo del servicio receptor si hay acuerdo entre ambas partes. la participación de personal cualificado y la selección y disponibilidad de material adecuado. Dado que el transporte de pacientes críticos fuera de las UCI es potencialmente complejo. En nuestra unidad cualquier traslado que afecte a un paciente crítico cuenta siempre. — Personal acompañante: es recomendable que al menos dos personas acompañen al paciente crítico durante un traslado.© EdikaMed S.edikamed. Si el cuidado del paciente no es transferido. la continuidad en el cuidado del paciente exige la comunicación médico-médico. el personal que efectúa el transporte debe permanecer con el paciente hasta el retorno a la UCI. sin excepción. ej. También es necesario el equipo para el manejo de la vía aérea. tanto el personal que realiza el traslado como el material deben garantizar la seguridad del paciente y anticiparse a cualquier necesidad que pudiera presentarse. celadores) deben ser advertidos de la hora a la que se va a llevar a cabo el traslado y del material necesario para el mismo. Cuando sea factible y seguro para el paciente. Antes de realizar el traslado. tanto intrahospitalario como interhospitalario. Estos riesgos pueden minimizarse y los resultados mejorar con una cuidadosa planificación. Es más. evitando demoras en la atención del paciente y esperas en lugares inadecuados por el mayor riesgo para el propio paciente. la realización de pruebas diagnósticas o procedimientos simples en pacientes inestables o potencialmente inestables a menudo puede llevarse a cabo a la cabecera del paciente en la propia UCI. y que al menos uno de ellos esté entrenado en el manejo de la vía aérea y en soporte vital avanzado. al menos. Si el procedimiento diagnóstico o la intervención que se proyecta realizar es poco probable que modifique el plan terapéutico establecido o el resultado del paciente. para revisar la situación del paciente y el plan terapéutico. Durante el transporte no debe producirse ninguna brecha o fallo en la monitorización o en el mantenimiento de las funciones vitales del paciente.com EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO DEL ENFERMO CRÍTICO 205 El traslado de pacientes críticos dentro del mismo hospital desde la UCI a otro servicio suele realizarse para ofrecer un cuidado adicional al que el paciente estaba recibiendo. debe incluir como mínimo un monitor de presión arterial (o manguito estándar de presión arterial). El médico responsable se hace cargo del traslado. el servicio receptor debe confirmar que está preparado para recibir al paciente para que la prueba diagnóstica o el procedimiento terapéutico se lleve a cabo de forma inmediata. de tamaño adecuado para cada paciente. a un quirófano o a una UCI especializada. De manera idónea. • www. personal. pulsioxímetro y monitor cardíaco/desfibrilador. Para esto deben respetarse cuatro puntos: comunicación. un médico entrenado en dichas situaciones. bien de tipo técnico o instrumental. Otros miembros del centro (p.

sin exclusión. ACTUALIZACIÓN 2005 elevada capacidad que asegure el suministro durante el tiempo del traslado más 30 minutos de reserva. Si no es posible mantener al paciente de manera segura con la nueva modalidad.com 206 MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. En estos casos deben probarse métodos ventilatorios alternativos antes del traslado. Pueden existir situaciones especiales que justifiquen la medición intermitente del gasto cardíaco.L. así como de batería suficiente para el traslado. como mínimo. monitorización electrocardiográfica continua. En muchos hospitales. realizado a partir de la información recogida prospectivamente. En este caso. Tanto en adultos como en niños. deben individualizarse en cada caso. El material necesario para el traslado debe incluir adrenalina y antiarrítmicos. sin embargo. • www. además. — Monitorización durante el transporte: todo paciente crítico que requiere un traslado debe recibir.edikamed. éste debe disponer de alarmas de desconexión y de presión elevada de la vía aérea. deben reevaluarse los riesgos y beneficios del traslado. Las baterías de todos los equipos deben estar completamente cargadas y asegurar su funcionamiento durante todo el transporte. el paciente precisa métodos ventilatorios o dispositivos no disponibles en la unidad de destino. de un hospital universitario de referencia. los ventiladores mecánicos portátiles han ganado popularidad en este campo. En ocasiones. Desde hace unos años. Para pacientes dependientes de ventilación mecánica. los pacientes pediátricos comparten instalaciones para diagnóstico o tratamiento con pacientes adultos. durante el transporte de pacientes pediátricos debe disponerse de un equipo completo de resucitación pediátrica con su medicación correspondiente. Esto incluye. Estudio de campo. el mismo nivel de monitorización básica durante el transporte que cuando se encuentra en la UCI. Si se va a emplear un ventilador de transporte. en prevención de la aparición de arritmias cardiacas o parada cardiorrespiratoria. por defecto suelen usarse concentraciones de oxígeno del 100 %. pulsioximetría continua. Debe asegurarse también el suministro de fluidos intravenosos y la medicación administrada de manera continua (habitualmente por bombas de infusión dependientes de baterías). la posición del tubo endotraqueal debe revisarse y asegurarse antes del traslado. Ámbito El estudio se realizó en un servicio de medicina intensiva. de la monitorización continua de la presión arterial. medición periódica de la presión arterial y frecuencias cardíaca y respiratoria. Por motivos prácticos. el servicio destino debe disponer del equipo óptimo capaz de asegurar un soporte ventilatorio equivalente al que recibía en la unidad de origen. dicha concentración debe individualizarse en cada caso.© EdikaMed S. Debe asegurarse la existencia de un arsenal más completo de agentes farmacológicos a lo largo de la ruta de transporte y en el servicio receptor. como sedantes y analgésicos narcóticos. presión arterial pulmonar o monitorización de la presión intracraneal. que también deberá estar disponible en el área de destino. la ventilación con bolsa autohinchable es el método más utilizado durante el transporte intrahospitalario. capnografía. Pacientes y métodos Diseño Se trata de un estudio descriptivo retrospectivo. de la presión de enclavamiento de la arteria pulmonar o de la presión intracraneal. El servicio cuenta con una UCI con 15 camas para . Algunos pacientes pueden beneficiarse. ya que son más fiables para administrar el volumen minuto prescrito y las concentraciones de oxígeno deseadas. con acreditación docente. Otras medicaciones. y reconfirmar la ade- cuación de la oxigenación y de la ventilación. para asegurar así la tolerancia del paciente al nuevo método y su estabilidad durante el traslado. Además.

observamos también una diferencia significativa entre ambos grupos. el 10. frente al 18. 150 trastornos del ritmo (3. La media de edad fue de 61 años. sexo. días de estancia en UCI (LOS.6 % del total).55 % de los traslados). aunque fue mayor en los trasladados. • www.2 ± 6. así como los procedimientos asistenciales llevados a cabo en la UCI. no suele tener una complejidad comparable a la de otras patologías.05. Si analizamos la gravedad mediante MPM0. mayor en el grupo de pacientes que precisaron traslado por algún motivo durante su ingreso en UCI (32 ± 28 frente a 22. Así pues.L. con un resultado en el análisis estadístico p menor de 0.5 días. se excluirán en el análisis posterior).1 días del global de la muestra. Sin embargo. La estancia hospitalaria media preUCI del período analizado fue de 2. El motivo de ingreso .52 %).0®.3 días de los trasladados frente a 5. independientemente del motivo que lo originara. el 11.05. Estudio estadístico Para el análisis estadístico se utilizó el programa SPSS/PC 11. traumatismo craneoencefálico en 157 pacientes (3. se identificaron 2. una patología de origen médico. Esto mismo se repite al analizar la gravedad mediante SAPS 2 (35 ± 16 puntos en el grupo de trasladados frente a 23 ± 18 puntos del global de la muestra) y su índice pronóstico (IPSAPS 2 de los traslados 24 ± 25 frente a 18 ± 18 del global).8 % fueron reingresos.7 % restante cirugía no urgente.1 % de quirófano.1 ± 15). el 15. el 30. fue.075 pacientes (46. el 1 % de reanimación posanestésica. requirió mayores cuidados y generó ma- Método Las variables recogidas fueron: edad. La mayoría de los ingresos (53 %) procedían del servicio de urgencias.55 % del total) patología coronaria (pacientes que. probabilidad de muerte (MPM0 y el IP SAPS 2). en un 82. no fue estadísticamente significativa (34 ± 9 puntos frente a 33 ± 10 puntos del global). La carga de trabajo al ingreso medida por NEMS.© EdikaMed S.5 % de otro hospital y el 0. De los ingresos de origen quirúrgico (17.5 ± 13. se han descartado los pacientes coronarios (634. precisaron traslado asistido por personal de la UCI durante su estancia en nuestra unidad.441 pacientes. aceptándose un nivel de significación de p < 0.36 %) y el 1.27 ± 10. Período El período analizado es el transcurrido entre enero de 1999 y agosto de 2003 (56 meses). nivel de gravedad (SAPS 2).9 % fueron cirugía urgente y el 6. identificando a aquellos pacientes que. Comparando la estancia en UCI de los pacientes que precisaron traslado frente al global de la muestra fue de 8.75 % del total) que cumplían esta condición. Resultados De los 2075 pacientes que precisaron traslado durante su estancia en UCI. el análisis se realizó con 1. Así.9 % de otra UCI.7 % de sala de hospitalización.com EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO DEL ENFERMO CRÍTICO 207 pacientes críticos y una unidad de cuidados intermedios con 4 camas. El 68 % de los pacientes eran varones. El diagnóstico de ingreso fue.edikamed. con una diferencia estadísticamente significativa sobre el global de la muestra (242 ± 357 frente a 161 ± 201 puntos) (tabla 1). motivo de ingreso (IRS 1. De todo ello se deduce que el subgrupo que precisó traslado durante su ingreso estaba compuesto por pacientes con procesos más graves. como ya se comentó anteriormente.4 % de los casos. Pacientes Se recogió información de los 4. length of stay).458 ingresos consecutivos realizados durante el período de estudio. carga asistencial por el sistema NEMS (el primer día –NEMS 1 –y durante toda la estancia –NEMS T–).0 de Frice®). habitualmente. la carga de trabajo total durante el ingreso fue mayor en el subgrupo de pacientes trasladados. cuyo traslado. en 634 casos (30.

7 ± 8.27 ± 10.1 32 ± 28 22.edikamed.5 ± 8 9..com 208 TABLA 1.4 8. ACTUALIZACIÓN 2005 Variables cuantitativas correspondientes a los traslados realizados Global (traslados/ todos) 1999 2.L.3 9. El 56 % de los pacientes trasladados precisaban aislamiento de la vía aérea mediante tubo endotraqueal.6 ± 25.2 38 ± 28 38 ± 17 28 ± 27 35 ± 8 289 ± 413 2000 2. drenaje ventricular). Monitorización de los pacientes trasladados 95 90 90 75 13 63 6 80 % % % % % % % % ECG PNI SatO2 tc RR PIC Catéter arterial Swan-Ganz/PiCCO Foley PNI:presión arterialno invasiva. monitorización invasiva (catéter arterial.3 7.6 35 ± 29 36 ± 17 25 ± 26 36 ± 9 279 ± 397 2001 2 ± 5.3 ± 0. MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. El tiempo medio empleado fue de 42.9 minutos (mínimo 10 minutos y máximo 180).5 (mínimo 1 y máximo 3). todo ello en paralelo. SwanGanz) y no invasiva. terapias de depuración extrarrenal (hemodiálisis.3 ± 6.8 ± 13. al riesgo inherente del traslado Asimismo. el mismo porcentaje que los traslados que se realizaron con pulsioximetría. en referencia a manejo de la vía aérea (IOT/traqueotomía.1 ± 15 35 ± 16 23 ± 18 24 ± 25 18 ± 18 34 ± 9 33 ± 10 242 ± 357 161 ± 201 yor carga de trabajo que el global de pacientes.3 ± 4.6 29 ± 28 33 ± 16 21 ± 24 35 ± 8 208 ± 331 2003 2. El resultado del análisis del personal que intervino en los traslados fue el siguiente: número de médicos 1. 1 enfermero/a por traslado y 1. VMC.3 5. hemofiltración). evaluamos la calidad de los traslados realizados en nuestra unidad. nutrición enteral o parenteral y perfusiones continuas (fármacos vasoactivos o anticoagulantes).3 29 ± 26 34 ± 15 21 ± 22 27 ± 10 231 ± 366 2002 1. El 63 % eran monitorizados en la UCI mediante catéter arterial. • www. tc: transcutánea. Para ello se recogió información en 200 traslados consecutivos acerca de los procedimientos llevados a cabo en la UCI en los pacientes trasladados.2 ± 0. en el 95 % de los pacientes se monitorizó el ritmo cardíaco mediante electrocardiograma continuo. La frecuencia respiratoria fue controlada en el 75 % de los traslados (tabla 2). el 49 % del total en ventilación mecánica controlada y PEEP en el 44 %. y proporcional. En el 90 % de los traslados se monitorizó la presión arterial de manera no invasiva.5 ± 13. RR: frecuencia respiratoria. drenaje pleural). Ninguno de ellos se realizó con desfibrilador.© EdikaMed S.1 ± 15.9 ± 13. presión intracraneal.5 8.8 ± 9. frente al 42 % que recibían oxigenoterapia con mascarilla.5 6. monitorización de la presión intracraneal (catéter de PIC.2 ± 6. Referente a la monitorización. .8 31 ± 29 34 ± 17 23 ± 24 37 ± 9 205 ± 279 Los PreUCI días Los UCI días MPM0 días SAPSII días IP SAPSII días NEMS I días NEMS T días 2.9 ± 14.5 celadores (mínimo 1 y máximo 3). PiC. el TABLA 2.

Nuestro estudio se ha llevado a cabo únicamente en pacientes adultos. idéntico porcentaje que los que recibían morfina en perfusión continua. Se precisaron.© EdikaMed S.3 ± 1. El 62 % eran portadores de sonda nasogástrica y en el 3 % el paciente portaba drenaje pleural (tabla 3). No hubo ninguna parada cardiorrespiratoria ni ningún fallecimiento en los traslados incluidos en el estudio.2 Vías de depuración renal continua 6% Nutrición parenteral 11 % . Sin embargo. en una encuesta llevada a cabo en 1990 para comprobar el cumplimiento de las recomendaciones de la Asociación Americana de Pediatría (AAP). En to- TABLA 3. varían en función de la institución hospitalaria. extubación accidental. El 20 % de los pacientes llevaban dopamina en perfusión continua. El 11 % recibían nutrición por vía parenteral y el 80 % de los trasladados llevaban sonda urinaria. Discusión Los traslados intrahospitalarios. oclusión del tubo endotraqueal o agotamiento del aporte de oxígeno. servicio clínico y gravedad del paciente. el 30 % de los pacientes recibían propofol en perfusión continua. entre las que se incluía que el traslado debía incluir entre el personal responsable un médico de al menos tercer año de residencia. Medicación de los pacientes trasladados Dopamina Dobutamina Noradrenalina Nitroglicerina Heparina sódica Propofol Midazolam Morfina Remifentanilo Relajación Otros 20 2 14 9 17 30 16 30 2 3 10 % % % % % % % % % % % de oxígeno) o fallo de los cables del monitor o en la señal del pulsioxímetro. nitroglicerina en el 9 % o dobutamina en el 2 %. 2. Existen pocos estudios que analicen los traslados intrahospitalarios. El 16 % de los trasladados estaban sedados con midazolam. y los existentes se centran fundamentalmente en la adecuación de la monitorización del paciente y del apoyo ventilatorio.2 bombas por traslado. Centrándonos primero en el personal que participó en los traslados. en lo concerniente a equipo y personal. frente a noradrenalina en el 14 %. y el 6 % llevaban una vía para depuración extrarrenal. Tratamiento de los pacientes trasladados IOT 56 % Pleurevac® 3% Sonda nasogátrica 62 % Ventimask/VTT 42 % Ventilación mecánica controlada 49 % Presión positiva teleespiratoria 44 % Bombas de infusión continua 2. En lo referente a medicación.3 ± 1. sólo un 28 % de los hospitales que respondieron que realizaban transporte de pacientes pediátricos cumplían esta recomendación (24). como pérdida de acceso venoso. Un 3 % de los traslados se realizaron con el paciente relajado. el 13 % catéter de monitorización de PIC o drenaje ventricular. Tampoco se registró ningún deterioro en la fisiología del paciente relacionado con la enfermedad atribuible a la movilización durante el traslado (empeoramiento de la hipoxemia o hipotensión). El 17 % de los trasladados recibían anticoagulación en perfusión continua con heparina sódica (tabla 4).com EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO DEL ENFERMO CRÍTICO 209 6 % portaban catéter arterial pulmonar o del sistema PiCCO. En los traslados del estudio no se registró ningún efecto adverso atribuible a los cuidados del paciente.L. de media. mientras que el remifentanilo se empleó en el 2 % de los traslados.edikamed. • www. en más del 30 % de los traslados hubo alguna complicación relacionada con el agotamiento de las baterías del equipo de monitorización (sin afectar al aporte TABLA 4.

ACTUALIZACIÓN 2005 dos los traslados. además de un número variable de celadores en función de la complejidad del transporte (número de bombas de infusión continua. El hecho de que todos los efectos adversos fueran de tipo «técnico» conduce a pensar en la falta de previsión del médico responsable del traslado (comprobar el estado de las baterías antes de abandonar la UCI) y en la necesidad de renovar un material tan necesario como usado en la práctica de esta unidad.L. el responsable era un residente (de tercer año de residencia de cuidados intensivos o superior) y en un 45 % se trataba de un médico adjunto. De hecho. y en este caso el beneficio potencial del traslado (p. y reconocimiento de arritmias y soporte vital avanzado. y ninguna relacionada con el deterioro del estado general del paciente (ninguno precisó incremento del aporte de oxígeno o de las dosis de fármacos vasopresores durante el traslado). De manera genérica. el equipo incluía un miembro del personal de enfermería de la UCI con experiencia en el manejo del paciente crítico. • www. ej. de cualquiera de las dos categorías mencionadas anteriormente. En la mayor parte de los traslados participó más de un médico.com 210 MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. además del médico responsable. incluido el aislamiento de ésta mediante intubación orotraqueal. el médico responsable estaba entrenado específicamente en el manejo de la vía aérea.© EdikaMed S. si bien el número de detectadas es importante. En ningún caso. a radiología para una prueba diagnóstica) no representaría en realidad tal beneficio. todas ellas relacionadas con fallos de la monitorización (agotamiento de baterías y desconexiones de cables de derivaciones y pulsioxímetro).. Sin embargo. se registró un 31 % de complicaciones.9 y el 66 %. Del análisis de estos datos podemos inferir. y a menudo la valoración de las complicaciones aparecidas durante los traslados son un factor de confusión derivado de la selección de pacientes. (25) de casos y controles no se encontraron diferencias significativas en lo relativo a efectos adversos (relacionados con el equipo o fisiológicos) en pacientes críticos durante el traslado comparado con una población simi- lar de sujetos en una UCI. salvo cuando el servicio destino era el quirófano. En todos los casos. oclusión del tubo endotraqueal o agotamiento del aporte de oxígeno. en el estudio de Hurst y cols.edikamed. la responsabilidad del paciente fue transferida a un equipo del servicio destino en los transportes para realización de pruebas diagnósticas. sólo al ingreso. como comentamos en el apartado anterior. o bien que éstos se demoran hasta que el estado del paciente garantiza la adecuada tolerancia. En un 55 %. extubación accidental. en primer lugar. De manera general. servicio destino. datos que . Como vemos. Los datos referentes a gravedad no recogen la información respecto de ésta en el momento del traslado. Así. podemos dividir los efectos adversos durante el transporte de pacientes críticos en dos grandes categorías: problemas relacionados con el cuidado del paciente (pérdida de acceso venoso. sí se recogió la monitorización y el equipo acompañante durante el transporte. objeto del traslado y procedimiento que se debe realizar en el destino). apreciamos un elevado número de pacientes dependientes de ventilación mecánica (49 %) y un número aún mayor (56 %) de pacientes con vía aérea asegurada con tubo endotraqueal. por lo que no podemos categorizar los traslados atendiendo a este concepto. En nuestro estudio. desconexión de las derivaciones del monitor o fallo de la batería del equipo de monitorización) y deterioro de la situación del paciente. la tasa de complicaciones registradas en estudio nuestro no es superior a la publicada por otros autores. que la ausencia de deterioro de la fisiología del paciente se debe a una correcta política de traslados de nuestra unidad. permaneciendo en todo momento el equipo de transporte al lado del paciente y responsabilizándose de éste. oscilan entre el 5. las tasas de efectos adversos publicadas en los diferentes estudios. La mayoría de los estudios no diferencian entre estas dos categorías.

com EL TRANSPORTE INTRAHOSPITALARIO DEL ENFERMO CRÍTICO 211 ofrecen una idea de la complejidad del traslado. si bien la mayoría precisaron durante el transporte al menos dos bombas de perfusión continua. que en un porcentaje importante de los pacientes intubados (12. el servicio destino contaba con respiradores para proporcionar ventilación mecánica. en referencia a la ausencia de complicaciones. incluyendo intubación. si bien esto no disminuye la complejidad del traslado ni debe. frecuencia respiratoria y monitorización electrocardiográfica continua. en cada transporte. con el arsenal completo de fármacos de reanimación y tratamiento de arritmias. CONCLUSIONES El transporte intrahospitalario de pacientes críticos es una labor técnicamente compleja para el personal y potencialmente peligrosa para el paciente. en cuanto a personal. pulsioximetría. No obstante no se detectaron complicaciones relacionadas con la ventilación mecánica. por lo que no cabe comparar los resultados estudio con aquellos en los que se compara ventilación mecánica frente a ventilación con bolsa autohinchable. No se recogió el estado del paciente.L. según los datos aportados por diferentes estudios reduce. esto es. muy estrictas. • www. por lo que desde la salida de la UCI hasta el retorno a ésta la ventilación mecánica se realizó mediante el respirador de transporte. material y monitorización necesarios. por lo tanto. El responsable del traslado de pacientes críticos dentro del hospital debe ser un profesional del enfermo crítico. El apoyo ventilatorio debe realizarse. con ventilación mecánica con un respirador de transporte ciclado por tiempo y con volumen constante.5 %) se había iniciado ya el destete. No hay datos de una mayor incidencia de alteraciones del equilibrio ácido-base. El material de transporte disponible en nuestra unidad cuenta con un equipo preestablecido (kit) de transporte con todos los fármacos necesarios para llevar a cabo reanimación avanzada y tratamiento de arritmias. ni la mortalidad en las horas siguientes al traslado. En todo paciente crítico deben monitorizarse. Más que recomendable es obligado que el médico responsable del traslado esté instruido en el manejo de la vía aérea. episodios de hipotensión o muerte en las horas siguientes al traslado. mediante respiradores portátiles de transporte. De esta manera aseguramos una ventilación más ajustada a la pautada en la UCI y un aporte de oxígeno adecuado a las necesidades del paciente. y en determinados casos puede resultar interesante la monitorización del gasto cardíaco o de presiones de enclavamiento. dos fármacos en perfusión continua. en los pacientes que lo precisaban. y según los protocolos de nuestra unidad esto implica. Su éxito. Si bien esto encarece los costes de transporte. un intensivista. . y se deduce. presión arterial (invasiva o no). si es posible. los servicios destino contaban. en ningún caso. Al menos el 30 % de los pacientes recibía una medicación en perfusión continua. depende de una cuidadosa e individualizada planificación ajustada a los protocolos del servicio y la institución. al menos.© EdikaMed S.edikamed. y en soporte vital avanzado. Esta discrepancia obedece a que no todo paciente intubado requiere ventilación mecánica. además. En ningún caso. En cada traslado deben respetarse unas normas mínimas de seguridad. y de haberlo precisado. Todos los pacientes ventilados mecánicamente se encontraban bajo efectos de la sedación. En ningún caso fue necesario su uso. la tasa de complicaciones derivada de la movilización del paciente. variaciones de la temperatura corporal. Nuestro estudio se ha realizado. servir de excusa para relajar las medidas de vigilancia durante el transporte.

• www. 33: 582-585. Bellomo R. por la British Intensive Care Society. Hillman K. y cols. 24. Nueva York. Shaikh L. Weil MH. Bishop G. A clinical model for health service research -the medical emergency team. Reig R. Daffurn K. Sibbald WJ (eds). 2002.© EdikaMed S. Hillman KM. Springer Verlag. En: Tinker J. Guidelines for the transport of the critically ill adult. Pediatr Emerg Care 1990. Runcie CJ. Wallace (eds). Pesqueira E. mobilization time. 61: 257-263. McCloskey. 171: 22-25. Guidelines for the inter. Med J Aust 1999. Intensive Care Society Standards. 23. Abizanda R. Pollack MM. Critical care: standards. Chey DT. A prospective before-and-after trial of a medical emergency team. por la British Intensive Care Society. 21. 11. New Cork. 3. Whiteley S. ACTUALIZACIÓN 2005 Bibliografía 1. Bellomo R.com 212 MISCELÁNEA DE SITUACIONES DE EMERGENCIA. 15. 19. Reports. Goldsmith D. Critical care today. in HSRO PG course en Berlín. Intensive Care Society Standards. Bellomo R. Brit Med J 2002. Effect of the critical care outreach team on patient survival to discharge from hospital and readmission to critical care: non-randomized population based study. Subdirección General de Coordinación Administrativa. Bristow PJ. Transporte intrahospitalario del paciente crítico. deaths and intensive care admissions: the effect of a medical emergency team. precisa contraseña). 173: 236-240. Med J Aust 2000. 25. 18. Buist MD. Cost and complications during inhospital transport of critically ill patients: a prospective cohort study. Belenguer A. y cols. Londres. Evaluation of a medical emergency team one year after implementation. Hillman KM. Goodhill D. Stenhouse C. Intensive Care Society.hsro-esicm. Intensive Care Society. y Task Force of ESICM. Resuscitation 2004. Browne DRG. En: Morton NS. y cols. Chen J.and intrahospital transport of critically ill patients. 6: 1-3. Castle N. 20. Bernard SA. y cols. J Trauma 1992. Análisis estratégico de una nueva forma de prestación asistencial. Postoperative serious adverse events in a teaching hospital: a prospective study. Cunningham M.asp (consultado 2/12/2004. y cols. Brown D. Instituto Nacional de la Salud. 18: 199-200. Uchino S. J Crit Care 2003. Principles of safe transport. Londres. 13. 14. Recognising clinical instability in hospital patients before cardiac arrest or unplanned admission to intensive care. Russell S. Anaesth Intensive Care 1995. y cols. Kirby M. audits and ethics. En: Abizanda R. Londres.org/index1. Buist MD. Ferdinande P. Hodgetts T. Goldsmith D. En: Roca J. Uchino S. Warren J. y cols. Barcelona (en prensa). Churchill Livingstone. Pediatric critical care transport survey: team composition and training. Minimal requirements for intensive care departments. 16. Hurst JM. 32: 256-262. Noc M.edikamed. A pilot study in a tertiary-care hospital. actualización EDIKA MED. Prospective controlled trial of effect of medical emergency team on prospective morbidity and mortality rates. Goodhill D. 1998: 11-22. Gray A. BMJ 2003. O'Riordan B. 176: 216-218. 6. 1997. 4. Williamson J. guidelines and recommendations of the ESICM. Med Intensiva 1999. Una reacción ante una afirmación. La cuestión de los traslados desde otros centros y la «calidad» de los resultados. Madrid. 5. 7. 2002. London & Oxford Univ. 17. Burton PR. 9. Stabilization and transport of the critically ill. Transporte del paciente crítico. Uchino S. The medical emergency team. McHugh P. Sánchez F. evaluación y gestión de los servicios de medicina intensiva. 8. y cols. 91: 774-777. Mateu L. (coord). Arnold. Bisbal E. Crit Care Med 2004. 1997: 31-48. Moore GE. Med J Aust 2004. 324: 387-390. Miscelánea de situaciones de emergencia. EDIKA MED. Press. por la British Intensive Care Society. Guidelines for the introduction of outreach services. Berlin. Ministerio de Sanidad y Consumo y Sociedad Española de Medicina Intensiva. Effects of a medical emergency team on reduction of incidence of and mortality from unexpected cardiac arrests in hospital: preliminary study. y cols. Jarmolowski E. Barcelona. 23: 120-126. Outreach. 327: 1014-1019. and mode of transportation. Ball C. Geriartric medicine: whose speciality? Ann Int Med 1979. 2002. 10. 23: 183-186. 12. Ruiz J (eds). Goldsmith D.L. Medicina Intensiva. 179: 283-287. http://www. 2. Intensive Care Society Standards. 32: 916-921. 2005. . Lee A. Williams S. 22. 1996: 3-10. Med J Aust 2002. Guía para la coordinación. Intensive Care Society. Crit Care Med 2004. Rates of in-hospital arrests. Kenward G. Levels of critical care for adult patients.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful