¿Qué es el decrecimiento?

“Quien crea que un crecimiento exponencial puede continuar indefinidamente en un mundo finito es un loco o un economista” (Kenneth Boulding, economista)

En el mundo globalizado se ha impuesto la idea, en nuestro imaginario colectivo, de que el crecimiento económico es imprescindible para nuestras sociedades y que con el mismo se consigue aumentar nuestro bienestar personal y calidad de vida, cuando muchos indicadores señalan que, muy habitualmente, no es así. El decrecimiento lleva a la idea de una reducción voluntaria de las dimensiones del sistema económico, lo que implicará una reducción del PIB. La consigna del decrecimiento tiene como meta, sobre todo, insistir fuertemente en abandonar el objetivo del crecimiento por el crecimiento. Sin embargo, no sólo tiene que ver con un desafío a la centralidad de PIB como el objetivo principal de la política, sino que propone un marco para la transición hacia modelos de producción y consumo más reducidos y más sostenibles. El decrecimiento es una corriente de pensamiento político, económico y social favorable a la disminución regular controlada de la producción económica con el objetivo de establecer una nueva relación de equilibrio entre el ser humano y la naturaleza, pero también entre los propios seres humanos. Existe constatación científica de que la conservación del medio ambiente y de las sociedades no son posibles sin reducir la producción económica que es la responsable de la reducción de los recursos naturales (metales, minerales, energéticos, etc) y la destrucción del medio (el agua, la tierra, el aire, la flora y la fauna) y que actualmente está por encima de la capacidad de regeneración natural del planeta; cuestionando la capacidad del modelo de vida moderno para producir bienestar y la imposibilidad de generalizarlo al conjunto de la humanidad. El reto está en vivir mejor con menos. Los partidarios del decrecimiento proponen una disminución del consumo (material y energético) y de la producción controlada y racional, permitiendo respetar el clima, los ecosistemas y los propios seres humanos. Esta transición se realizaría mediante la aplicación de principios más adecuados a una situación de recursos limitados: escala reducida, relocalización, eficiencia, cooperación, autoproducción (e intercambio), durabilidad y sobriedad. Sus defensores argumentan que no se debe pensar en el concepto como algo negativo, sino muy al contrario: cuando un río se desborda, todos deseamos que decrezca para que las aguas vuelvan a su cauce.
1

El decrecimiento tiene que ver con encontrar un camino, una transición, a la justicia social, bienestar y sostenibilidad ecológica. Implica una gama de acciones a nivel individual y colectivo, basadas en un cambio de valores y en la democratización de las sociedades. El decrecimiento tiene que ver con que sea la gente, más que la tecnología, quien decida la dirección de la evolución de la sociedad. Tiene que ver, también, con aportar sentido a la vida humana, qué no está asociada per se con el consumo ostentoso y con el materialismo.

Antecedentes y expansión del Movimiento por el Decrecimiento
El concepto de "decrecimiento" nace durante los años 70 - en parte a través de las tesis de autores como Nicholas Georgescu Roegen o Ivan Illich – al tomar conciencia sobre las consecuencias negativas que, sobre el medio ambiente, ejerce el productivismo de la sociedad industrial (ya sea éste derivada de un sistema capitalista o socialista). Europa latina (Francia, Italia y España) El decrecimiento comienza a tomar gran fuerza en Francia durante los años noventa, con teóricos como Serge Latouche, el ideólogo actual del decrecimiento más reconocido y con una amplia bibliografía (con recientes libros como “Pequeño Tratado del Decrecimiento Sereno” y “La apuesta por el Decrecimiento”) y la conformación de un nuevo partido político llamado PPLD (Partido por el Decrecimiento) con miras a las elecciones parlamentarias. En Italia el movimiento también tiene bastante fuerza y en el resto de países europeos se está extendiendo con gran rapidez, sobre todo, a través de organizaciones ecologistas, cooperativas agroecológicas, sindicatos anarquistas, asociaciones y proyectos de intercambios no monetarios, empresas de economía alternativa... En España están proliferando múltiples organizaciones y redes en torno al movimiento por el decrecimiento, en la actualidad se conocen cerca de una veintena de ciudades y pueblos repartidos por todo el territorio y, recientemente, durante el pasado mes de abril, se celebró el I Encuentro Ibérico de Redes en Red de organizaciones y personas que trabajan por el decrecimiento, la transición, agroecología, economía alternativa, permacultura… y que, tras su finalización, siguen tejiendo alternativas, a través de la plataforma http://redesenred.net Mundo anglosajón En Estados Unidos y Canadá, después del auge a mediados de la década de los noventa de movimientos inspirados en la simplicidad voluntaria como el downshifting; y, ante el surgimiento de nuevas problemáticas como el calentamiento global, la extinción masiva y el cenit del petróleo, se empieza a adoptar también, en esta esfera cultural, el término de Decrecimiento (Degrowth).
2

Por otro lado, en Kinsale (Irlanda), durante 2005 surgió el Movimiento de Transición propuesto por el permacultor Rob Hopkins y, desde entonces, el concepto se ha esparcido rápidamente y para septiembre de 2008 ya eran cientos de pueblos y ciudades reconocidos oficialmente como comunidades de transición en Reino Unido, Irlanda, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Estados Unidos, Italia y Chile. La Transición es definida como la respuesta que las comunidades de personas realiza al declive de la Era Industrial, marcada por el inminente Pico del Petróleo, desde un presente que depende de los combustibles fósiles, el consumo desaforado, la destrucción del Planeta y las desigualdades entre los pueblos, a otra realidad deseable basada en la localización de la producción, el uso de la energía y los bienes que se pueden obtener de manera sostenible de nuestro Planeta, la preeminencia de la colectividad, la recuperación de las habilidades para la vida y la armonía con el resto de la Naturaleza. El Movimiento de Transición, supone hoy el esfuerzo colectivo de más personas cada día, que optan por organizarse para hacer frente al desafío del Pico del Petróleo y el Cambio Climático, desarrollando iniciativas en sus comunidades (barrios, pueblos, islas, vecindarios, ciudades...) con el objetivo de aumentar su capacidad de supervivencia y bienestar, en la perspectiva de los importantes cambios que vamos a vivir en los próximos años, como consecuencia de la decreciente disponibilidad de los recursos energéticos fósiles y la alteración del clima.

Propuestas / Pilares del Decrecimiento

Lxs decrecentistas suelen ver sus aspiraciones como un camino a seguir más que una meta a cumplir, es decir, suelen fijar un decrecimiento de los ritmos de consumo energético y material hasta un nivel que se acople a la velocidad natural de gestión de residuos y producción de recursos para posteriormente continuar con una etapa acrecentista que permita que las personas cubran sus necesidades básicas. A si pues, lxs decrecentistas redefinen el significado del termino sostenibilidad y calidad de vida:
• • •

Calidad de vida no es aquello que está ligado al aumento de consumo de recursos. La sostenibilidad no es sólo cuestión de ecoeficiencia sino de suficiencia humana (simplicidad voluntaria y frugalidad). Únicamente la calidad de vida se asocia a la satisfacción de las necesidades humanas básicas: subsistencia, protección, afecto, entendimiento, identidad, libertad, ocio, participación y creación.

Para algunos como Serge Latouche o Federico Demaria, el decrecimiento pasa por la necesidad de la relocalización y la autogestión saliendo del capitalismo pero manteniendo el mercado. Abogan por un modelo descentralizado que permita la participación de lxs ciudadanxs a nivel local para hacer posible la soberanía energética y alimentaria. Así pues, se
3

trataría de un cambio progresivo, no drástico, de un sistema por otro de forma que no genere una crisis social o de que se tratase de medidas de control centralizado que atenten en contra del humanismo y la democracia (decrecimiento sostenible). Las ocho R's (Serge Latouche)

Revaluar: Se trata de sustituir los valores globales, individualistas y consumistas por valores locales, de cooperación y humanistas (cooperación vs. competencia, altruismo vs. egoísmo, etc.) Reconceptualizar: Encaminado sobre todo a la nueva visión que se propone del estilo de vida, calidad de vida, suficiencia y simplicidad voluntaria (modificando nuestras formas de conceptualizar la realidad, evidenciando la construcción social de la pobreza, de la escasez, etc.).

Reestructurar: Adaptar las estructuras económicas, el aparato de producción y las relaciones sociales en función de la nueva escala de valores, como por ejemplo, combinar ecoeficiencia y simplicidad voluntaria.

Relocalizar: Es un llamamiento a la autosuficiencia local, sustentar la producción y el consumo esencialmente a escala local, con fines de satisfacer las necesidades prioritarias disminuyendo el consumo en trasporte. Redistribuir: el acceso a los recursos naturales y las riquezas, repartiéndolas, sobre todo en las relaciones entre el norte y el sur. Reducir: limitar el consumo a la capacidad de carga de la biosfera y cambiar el estilo de vida consumista por una vida más sencilla con todas las implicaciones que esto conlleva. Reutilizar y reciclar: Se trata de alargar el tiempo de vida de los productos para evitar el consumo y el despilfarro. Tender hacia bienes durables y a su reparación y conservación y reciclando en todas nuestras actividades.

• •

Por otro lado, para Carlos Taibo el decrecimiento se engloba dentro de un movimiento anticapitalista más amplio que aboga por la defensa de la propiedad colectiva y autogestionada al mismo tiempo que se hacen acompañar de medidas que cancelan la ilusión del crecimiento indiscriminado. Advierte de la existencia de eventuales modulaciones del decrecimiento que no se revelan manifiestamente anticapitalistas y declara su alejamiento de esas vertientes. Para Taibo, todo movimiento anticapitalista en el Norte, por necesidad, debe ser decrecimentalista, autogestionario y antipatriarcal.

4

-

Seis pilares (Carlos Taibo):

1) Sobriedad y simplicidad voluntaria; 2) Defensa del ocio frente al trabajo obsesivo y, con ella, del reparto del trabajo; 3) El triunfo de la vida social frente a la lógica de la propiedad y del consumo ilimitado; 4) La reducción de las infraestructuras productivas, de las organizaciones administrativas y de los sistemas de transporte; 5) La rotunda primacía de lo local sobre lo global; y 6) Políticas activas de redistribución de los recursos en provecho de lxs desfavorecidxs y en franca contestación del orden capitalista imperante. Más info: www.decrecimiento.info , http://movimientotransicion.pbworks.com y http://eltransitonecesario.blogspot.com

Antecedentes de la Red por el Decrecimiento en Sevilla
El pasado 17 de septiembre de 2009, se montaron en Sevilla, al igual que en otras muchas localidades de toda España, unas mesas informativas para difundir información sobre distintas alternativas al capitalismo en el marco del decrecimiento. Esta jornada de acción fue promovida por el colectivo Crisi de Cataluña, con motivo del primer aniversario del anuncio público que hizo Enric Durán sobre su expropiación a la banca (más info en www.sincapitalismo.net). Para la realización de este evento, un grupo de personas se autoorganizaron a través de internet y a partir de aquí, se constituyó el colectivo Crisis Sevilla. Al mismo tiempo, otros grupos locales como El Enjambre sin Reina (El Ecolocal), Vallas y Enreaeras, El Tránsito Necesario y Ecologistas en Acción habían mantenido algunas conversaciones con el objetivo de iniciar una red local por el decrecimiento. Finalmente, en el pasado mes de diciembre, el Colectivo Crisis Sevilla convocó un encuentro con Enric Durán de personas y colectivos interesados por el decrecimiento y, a partir de entonces, se generó un grupo, formado por personas y colectivos, con el objetivo de iniciar una Red por el Decrecimiento en Sevilla.

La Red Decrecimiento Sevilla, Transición en Comunidad
Desde entonces, la red se está reuniendo quincenalmente, el primer y tercer martes de cada mes, en el Centro Vecinal del Pumarejo, con la intención de poner en marcha una red de apoyo mutuo para conocer, informar, promover y llevar a cabo iniciativas locales en Sevilla y zonas metropolitanas, afines a los principios del Decrecimiento. Durante este casi medio año de andadura, se han ido estableciendo las bases, acordando un nombre “Red Decrecimiento Sevilla, Transición en Comunidad”, unos objetivos generales, metodología-filosofía de trabajo, manifiesto de principios y tres grupos de trabajo: Mapeo, Comunicación y Formación.

5

Actualmente, el objetivo principal de la red se centra en realizar un mapeo de los recursos locales que están ubicados o prestan servicios en la ciudad de Sevilla y zonas metropolitanas, y que por su actividad podrían ser afines a los principios del decrecimiento, para irlos organizando por distintas áreas como Colectivos Sociales, Alimentación Ecológica, Grupos de Consumo/Autoconsumo, Intercambios no monetarios, Educación, Empresas Alternativas, Transporte, Vivienda, Residuos, Energía, Agua, etc. Durante este mes se quiere lazar la web www.sevilladecrece.net y hasta el día 28 de junio se encuentra abierta la convocatoria para concursar en la creación del logotipo de la Red, enviando tu propuesta al correo reddecrecimientosevilla@sincapitalismo.net. A partir de septiembre, se quiere iniciar una toma de contacto con los recursos mapeados para poner en marcha un proceso participativo de encuentros e intercambios (por áreas temáticas y transversales) a través de diversos soportes (reuniones, foros a través de la web “Sevilla Decrece” -en construcción- y la red social http://redesenred.net por internet…) que pueda desembocar en el I Encuentro por el Decrecimiento y la Transición de Sevilla, en el que poder encontrarnos distintas personas y colectivos de la ciudad para continuar trabajando y aprendiendo de este proceso, así como irnos conectando en red con el objetivo de proporcionar a la ciudadanía de Sevilla: 1) Un lugar de encuentro y conexión local entre aquellxs… que están o quieren estar desarrollando prácticas por el decrecimiento y la transición. 2) Una herramienta de difusión y coordinación de las actividades y acciones desarrolladas a nivel local, así como divulgadora de información relacionada con la crisis ecosocial y las alternativas surgidas desde los movimientos por el decrecimiento y la transición. 3) Una red para conectar, promover y crear grupos de trabajo (temáticos / transversales / autogestionados) y/o llevar a cabo iniciativas locales por el decrecimiento y la transición. 4) Un espacio para promover y compartir experiencias y acciones para el aprendizaje y la formación en acción por el decrecimiento y la transición (agricultura ecológica, bioconstrucción, permacultura, intercambios no monetarios, empresas solidarias y ecológicas, finanzas éticas, energías limpias y renovables, residuos, agua, etc.). 5) Una herramienta de promoción de una nueva cultura plural postmaterialista, postcapitalista, postproductivista… fomentando la creación de redes e intercambios entre distintas personas, colectivos, movimientos, culturas, localidades, regiones, países, etc. Más Info: http://decrecimientosevilla.pbworks.com y http://redesenred.net Contacto: reddecrecimientosevilla@sincapitalismo.net
6

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful