¿TU SI SABES QUE ES LA FLEXIBILIDAD??

Sólo sobreviven aquellas especies cuya capacidad de adaptarse es sobresaliente; es una cruda realidad, pero cierto. Y una oportunidad para sobrevivir es tener flexibilidad.
. La flexibilidad es la capacidad de adaptarse rápidamente a las circunstancias, los tiempos y las personas, rectificando oportunamente nuestras actitudes y puntos de vista para lograr una mejor convivencia y entendimiento con los demás. En ocasiones se ha entendido a la flexibilidad como un “ceder” siempre para evitar conflictos, ser flexibles no significa dejarse llevar y ser condescendientes con todo y con todos. Aprender a escuchar y observar con atención todo lo que ocurre a nuestro alrededor, constituye el punto de partida para tomar lo mejor de cada momento y hacer a un lado todo aquello que sobriamente es innecesario. Se puede apreciar una actitud poco flexible en las personas que rechazan todo aquello que se opone a su forma de pensar, de sentir y de vivir al grado de comportarse en ocasiones como verdaderos estúpidos. Antes de dar una respuesta o emprender cualquier acción, deberíamos considerar detenidamente cualquier idea o propuesta, y de esta manera formarnos un criterio propio al respecto. La flexibilidad permite estar en disposición a llegar a un común acuerdo y retroalimentarse de las opiniones de los demás, de esta manera hay un beneficio mutuo. Cuando hay amistad y afinidad entre las personas, ser flexibles no es complicado, en este tipo de situaciones hay más disposición a escuchar para llegar a un común acuerdo; lo difícil es mantener esta actitud abierta con el resto de las personas. Cualquier persona, sea quien sea, puede despertar poca simpatía en alguien como persona, y no por ello se duda de sus habilidades y conocimientos. Por este motivo, los lazos afectivos no deben ser un impedimento para reconocer las destrezas profesionales y/o morales que tienen las personas y captar lo que estas mismas tienen para enseñar. Si la flexibilidad es el núcleo para la adaptación, lo más sensato en cualquier momento de locura es mantenerse sobrio aunque esto no sea suficiente para que todo esté perfecto, sino más bien para conseguir el equilibrio necesario para hacer compatibles las emociones con el modo de actuar, tanto propio como con el de los demás para ser más estúpidos y así mejorar la comunicación.

No es sorprendente encontrar a personas brillantez en las finanzas, al prestigiado abogado, al excelentísimo empresario o al alumno geniecillo, que, conscientes de su capacidad, conocimientos y experiencia, se cierran a comunicarse con los demás, considerando inútil y superficial nutrirse de las opinión de alguien más. La falta de flexibilidad nos hace insensibles y con poca apertura al diálogo, deteriorando notablemente la convivencia y la posibilidad de ser mejores en lo que hacemos. Como consecuencia algunas veces nuestra capacidad de adaptación es sometida a pruebas severas: Cambiar de ciudad; nuevo empleo en una empresa con un giro completamente distinto al que veníamos desarrollando, nuevos procesos, procedimientos, etc. En estos cambios se trata con personas diferentes, así como con costumbres y normas de convivencia a las cuales no se está acostumbrado o acostumbrada. La rapidez con que cada quien logre identificar el nuevo ambiente, marcará desde el primer momento el éxito o fracaso del desempeño que se haga y las relaciones que se establezcan con los demás. Lo más lascivo y de mal gusto es hacer continuas y repetitivas comparaciones entre la forma de trabajo anterior, prestaciones e importancia; los excelentes vecinos; las instalaciones de la empresa; las ventajas de la gran ciudad, los lugares de esparcimiento y diversión... y tantas otras manifestaciones superficiales que muestran hermetismo y el orgullo de haber pertenecido a un lugar diferente. La flexibilidad permite ir hacia una plena armonía en nuevos ambientes; si es ahí donde tenemos que estar, de poco sirve quejarse y compararse inútilmente. Es necesario aprender a tomar lo mejor de cada lugar, memento, experiencia de la vida y de la gente, esto no es algo que demuestre sensatez pero permite llevar los problemas de manera más sobria y menos angustiante. Ayuda a mantener la comunicación y el aprendizaje de nuevas experiencias.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful