Comunicado de prensa

Madrid, 18-08-2010

Como representantes de las Iglesias evangélicas de la Comunidad de Madrid ante el Gobierno autonómico, y viendo la difusión de una información que afecta a la Iglesia Christ Embassy, miembro de este Consejo, en la que es acusada de que su pastor de manera activa y sus miembros por consentimiento realizaron una agresión a una transexual nigeriana, queremos desmentir los hechos y exponer lo siguiente:

1.- La Iglesia Christ Embassy lleva 10 años abierta y trabajando en Madrid, con su templo situado en
una zona industrial del barrio de Vallecas. Su trayectoria y la de su pastor Antonio Andrés Martín nos merecen todo el respeto y fiabilidad en el relato de los hechos, a los que vamos a referirnos.

2.- No ha existido ningún hecho que apoye –como se ha dicho- que la persona nigeriana que asiste
desde hace un año a sus cultos, después de revelar su condición de transexual, haya sufrido ningún tipo de discriminación, como por ejemplo que se le haya apartado paulatinamente de las funciones que desempeñaba, algo inexacto ya que acudía como asistente y no era miembro de la iglesia.

3.- Es cierto que en el culto del pasado domingo 8 de agosto se produjo una trifulca en medio del
propio acto religioso, pero no como se ha informado. Aunque se ha difundido que “la mujer fue `atacada violentamente´ por un pastor de esa iglesia”, los hechos, según los miembros de la Iglesia y el propio pastor, son que al finalizar el culto se pidió que todos se diesen la mano para una oración final; y una de las personas que estaba al lado del transexual nigeriano (un miembro de la iglesia, no un pastor) no lo hizo, recibiendo de manera inesperada y ante el asombro de todos una serie de golpes con el bolso, sin que en ningún momento respondiese a la agresión salvo el intentar impedir que se le continuase golpeando.

4.- Tampoco es cierto que se tolerase esta situación por parte de la iglesia. Los responsables de
orden de la iglesia intentaron separarlos de inmediato, algo que fue sencillo con el miembro de la iglesia que había sido agredido por la transexual, pero no con ésta, que se resistía a ser alejada del salón de cultos a otra dependencia cercana, que no echada de la iglesia como se ha dicho.

5.- Lamentamos que en contra del rigor periodístico se haya difundido una noticia en la que sólo se
ha usado como fuente a una de las partes. Creemos que este rigor es el que da credibilidad a los medios, y su ausencia facilita una cascada de reacciones que en este caso se fundamentan en hechos que consideramos ajenos a la verdad por todas las razones que hemos expuesto.

6.- Finalmente, ante las condenas y peticiones de castigos por parte de diversos colectivos,
consideramos que es triste este juicio público paralelo que se basa en una información que no está contrastada, y que se aleja del básico principio de la presunción de inocencia, algo que nunca debería ocurrir en un estado de derecho. Dado que existen dos denuncias interpuestas, deberá ser el juez quien dictamine lo que realmente ha ocurrido.

Fdo. Manuel Cerezo Secretario ejecutivo

Fdo. Pablo González Presidente

Consejo Evangélico de Madrid | Pablo Serrano, 7, posterior | 28043 Madrid | Tel. 91 381 89 88 | Fax 91 382 46 24