LOS BLOGS EN LAS TAREAS EDUCATIVAS (Por Andrés García Manzano) INTRODUCCIÓN

Una buena parte del alumnado que puebla los centros de Secundaria pertenece a lo que se ha dado en llamar Net Generatión [1] o generación de Internet: Han nacido rodeados de los dispositivos tecnológicos que hacen posible el acceso a las grandes autopistas de la información. Las videoconsolas, los teléfonos móviles y los ordenadores personales, forman parte del paisaje cotidiano de estos adolescentes, conformando un ecosistema digital del que les resulta casi imposible sustraerse. Tienen en las yemas de los dedos – casi literalmente– la memoria de la humanidad y, sin embargo, a día de hoy, no existe evidencia alguna de que todo esto se traduzca en una mejora apreciable del rendimiento escolar. Efectivamente, el uso generalizado de las TIC en tareas educativas puede ofrecer herramientas didácticas más atractivas y próximas al alumnado, reforzando incluso el interés y grado de motivación en determinadas materias, pero lo anterior, aún siendo condición necesaria, no resulta suficiente para aumentar de manera significativa la calidad del sistema educativo. En una institución en la que son más importantes las ideas que los medios materiales y los procesos de aprendizaje que los contenidos curriculares, el acercamiento de Internet a las aulas debe hacerse desde un modelo pedagógico. Es decir, el empleo de las nuevas herramientas tecnológicas ha de estar incluido en un amplio programa de actuación consecuente con las principales teorías en que se asienta el sistema educativo. El enfoque constructivista –fundamento teórico en la mayor parte de las actuales reformas educativas– reclama a los docentes estrategias mediacionales activas, en las que los procesos de construcción del conocimiento sean articulados tanto a nivel cognitivo como social. En el nuevo modelo importa más el cómo enseñar que el qué enseñar. El papel activo del alumno resulta central en la elaboración de las categorías lógicas y estructuras simbólicas que le permitirán elaborar su particular modo de ser en el mundo. Habermas (1989), con su original filosofía crítica de la enseñanza es, a mi juicio, el autor que con más radicalidad incide en la necesidad de convertir al alumno en un “interlocutor cualificado” de lo real, con capacidad para construir sus propios esquemas conceptuales a través de una acción comunicativa y emancipadora, encaminada a la acción. De este modo, la actividad docente ha de equipar al alumno para desenvolverse en un entorno social en permanente proceso de cambio: La formación ya no constituye una etapa definida de la vida del individuo, sino un proceso de adaptación permanente (long-life-learning) en el que las `habilidades´ intelectuales –reflexión crítica, análisis, síntesis, generalización, resolución de problemas– y sociales –negociación, trabajo cooperativo, mediación– importan más que los conocimientos y destrezas. Las concepciones de Internet, como sistema aglutinante de conocimientos (noosfera digital) y lugar privilegiado de encuentro e interacción (ágora, aldea global) entre millones de usuarios, en muchos casos anónimos, hacen de la Red

un instrumento de valor incuestionable –aunque no hegemónico– en numerosas prácticas docentes. Si bien, su uso efectivo como tecnología con verdadero potencial educativo queda sujeto a la correcta elección y uso de las herramientas web que mejor satisfagan los postulados generales del programa constructivista. En este sentido y, como seguidamente veremos, los Blogs (o bitácoras on-line) y las Wikis (o plataformas colaborativas) pueden constituir un buen instrumento didáctico. SISTEMAS CMS Y EDUBLOGS Durante el último año parece haber cuajado con fuerza la Web 2.0. No se trata de una nueva red tecnológicamente revolucionaria, sino más bien de toda una filosofía del ciberespacio (derivada, en última instancia, del movimiento opensource) que devuelve el protagonismo a los internautas y la hegemonía a los contenidos sobre el diseño, proporcionando herramientas de desarrollo sencillas y flexibles que posibilitan un verdadero despegue de proyectos colaborativos. Los portales dinámicos, los agregadores de noticias RSS, los gestores de tags o metadatos, hacen posible la definición de un poderoso concepto del que Richard MacManus y Joshua Porter[2] destacan las seis siguientes características. Me he permitido resumirlas con algunas “licencias” personales: 1. Sistemas de descriptores semánticos o de sindicación de contenidos (RSS) que permiten, mediante lectores de noticias, conocer las modificaciones y nuevas incorporaciones de contenidos de cualquier sitio web. 2. Dispositivos sencillos para el desarrollo de aplicaciones personalizadas, soportados por proveedores de servicios, en muchos casos gratuitos. 3. Sistemas de mezcla, captura, manipulación y difusión de contenidos multimedia en diferentes formatos. 4. Los usuarios toman el control; deciden cuado publicar y cómo hacerlo. La relevancia de la información está determinada por los propios destinatarios de la misma. 5. Construcción de auténticas comunidades sociales. 6. Separación de los elementos estructurales y de diseño de los contenidos que se desean propagar por la red. Existen numerosas plataformas dinámicas orientadas a los usuarios. Suelen estar montadas sobre un lenguaje de programación de red (PERL, PHP) y una base de datos (MySql) que facilitan la creación de dos categorías de portales que, en general, se acomodan a las especificaciones de la Web 2.0: _ CMS (Content management systems) Sistemas para la gestión de contenidos. _ CBS (Community Based Systems) Portales para la creación de comunidades virtuales. Los blogs son versiones sencillas de gestores de contenidos (CMS) que permiten a los internautas poco experimentados la creación de webs de cierta

calidad, eludiendo por completo los tediosos procesos de diseño y programación. En realidad –y aquí radica su fulgurante éxito– cualquiera que sepa navegar y escribir textos en un procesador podrá administrar fácilmente este tipo de páginas. Los cuadernos de bitácora no sólo permiten publicar libremente en la red, sino que organizan y gestionan la información que escriben el autor o autores -pueden ser multiusuario- y los comentarios que envían los visitantes, creando un canal asíncrono, caracterizado por las siguientes cinco ventajas respecto a una página web tradicional realizada en lenguaje HTML: _ Facilidad de uso y versatilidad.- No se requieren conocimientos de diseño web para publicar contenidos, ya que casi todas las plataformas disponen de un sencillo editor de textos y un sistema de administración transparente. Algunos proveedores de servicios blog incorporan, incluso, la posibilidad de enviar textos desde cuentas de correo electrónico y mediante mensajes SMS de teléfonos móviles. Esto refuerza el papel ubicuo del medio así como la total independencia entre el qué y el cómo (contenidos y elementos estructurales). _ Eficiente manejador de contenidos.- Las aportaciones de los usuarios aparecen fechadas y firmadas [3] siguiendo un orden cronológico inverso (lo último que se publica es lo primero que se ve). Se pueden establecer categorías temáticas y apartados y, a menudo, se dispone de un calendario con el que es muy sencillo seguir el flujo temporal de las aportaciones. Cada artículo publicado genera un enlace permanente (permalink) que facilita su localización con buscadores y su vinculación desde cualquier website. _ Interactividad.- Los términos “publicación multiusuario” y “escritura no lineal” forman parte del argot de la red y, como seguidamente veremos, constituyen una de las estrategias con mayor potencial didáctico. Las publicaciones resultantes son vivas e inacabadas; constituyen autenticas invitaciones a la participación que se enriquecen de manera permanente con las aportaciones y comentarios de otros visitantes del blog. Los comentarios quedan anexados a cada artículo por orden cronológico, facilitando de este modo el seguimiento de la secuencia conversacional. _ Gestión de enlaces.- Todo blog dispone de una sección fija, denominada blogroll, en la que el autor suele incluir una lista de bitácoras afines. Esto permite crear una red profusamente intervinculada de páginas cuyo denominador común es la temática o el sentimiento de pertenencia a una determinada comunidad. En definitiva, la blogosfera en acción, expandiéndose y reconfigurándose de manera incesante por los intereses cambiantes de millones de usuarios. _ Sindicación.- Posibilidad de asociar el contenido de otros blogs al nuestro y viceversa, generando una auténtica red virtual de noticias. De este modo se enriquecen y mantienen actualizados los bitácoras, aunque sus autores no escriban nada durante días[4] . _ Elementos multimedia.- Además de texto e hipervínculos, la mayor parte de los gestores de blogs permiten incorporar ficheros de sonido, galerías de imágenes, videoclips, dando lugar a genuinos documentos multimedia.

El uso de blogs con fines educativos se remonta casi hasta los orígenes de estas plataformas CMS[5]. En el panorama internacional se consideran como precursores algunos proyectos educativos como Schoolblogs[6] de Mark Bernstein (1), metablog[7] que recoge numerosas publicaciones y recursos educativos online o Educational Bloggers Network[8], que agrupa a una numerosa comunidad de profesores[9] que emplean con asiduidad los bitácoras y herramientas afines como recurso didáctico. Casi todos ellos realizan sus blogs en la plataforma Manila[10] que, durante los últimos años, ha marcado de algún modo el camino a seguir en el ámbito educativo. En la red se encuentra abundante información sobre las primeras experiencias didácticas en la blogosfera que, aún hoy –y a juzgar por la profusión de enlaces que apuntan hacia ellas– sirven de modelo a numerosos profesionales de la enseñanza. Una de las más estudiadas es la llevada a cabo por Lloyd Nebres (2000) para el programa de la ATDP[11] dirigido a un grupo de estudiantes de Secundaria y cuyo resultado fue la creación de un auténtico “hábitat virtual” en el que los participantes comparten experiencias, cooperan en la resolución de actividades y publican sus propios bitácoras. Incluso ahora, la plataforma creada con la tecnología Manila, guarda la sencilla y fresca estética de los primeros años[12]. En esta y otras muchas experiencias iniciales,importan más los medios y los hábitos que las destrezas y logos intelectuales: Cada alumno, al editar su blog, asume una responsabilidad compartida, nacida del simple acto de observar y saberse observado; de sentirse sometido a escrutinio público. Quizá sin ser plenamente consciente, se involucra en una genuina experiencia grupal fruto del diálogo y la participación, donde se colabora y debate sobre cualquier tema de interés para el grupo en un ambiente de libertad y respeto. Puede que se trate de una sencilla “pedagogía de amiguetes” [13] aunque, a mi juicio, constituye un buen laboratorio donde someter a prueba algunos principios centrales del constructivismo. En el panorama nacional existen proyectos didácticos de notable calidad en el mundo universitario, entre los que me parece obligado destacar los tutelados por Jose Luis Orihuela, desde el Laboratorio de Comunicación Multimedia de la Universidad de Navarra y por Tiscar Lara, profesora de periodismo de la Universidad Carlos III de Madrid. Ambos administran sendos blogs; ecuaderno [14] y tiscar.com [15], profusamente citados en la “blogosfera hispana”. Entre el profesorado de Primaria y Secundaria va cuajando de manera creciente el potencial educativo de los blogs. Si bien, hasta la fecha, casi todos los esfuerzos se deben a la iniciativa particular de grupos profesores que alojan sus propuestas didácticas en servidores públicos. Uno de los proyectos colaborativos que cuenta con mayor participación es el portal aulablog [16], articulado como una auténtica comunidad virtual de profesionales de la enseñanza “interesados en promover el uso de las TIC en la educación, con especial atención a los edublogs” [17].

Por otro lado, cabe distinguir varias categorías o modalidades de uso de los bitácoras en diferentes situaciones de enseñanza-aprendizaje. _ Sistemas de gestión de recursos didácticos: Es el tipo de edublog más empleado en tareas docentes. El profesor propone, como complemento a la clase presencial, una serie de actividades que el alumno deberá desarrollar empleando los recursos del bitácora. Algunas de las tareas y procesos propuestos por Dodge[18] (1995) para las webquest ( v.g. periodísticas, de consenso, de persuasión, etc.) se acomodan perfectamente al formato blog, otras deberán ser diseñadas considerando las nuevas herramientas que ofrecen estas plataformas (comentarios, sindicación, etc.) Con todo, el profesor debe ser consciente, como bien afirma Tíscar Lara[19] (2005) de que no se trata de “hacer lo mismo de siempre sobre nuevos soportes”, sino de desarrollar estrategias didácticas novedosas aprovechando las características propias de esta herramienta web. _ Multiblogs de profesores: Bitácoras comunitarios de grupos de docentes que comparten experiencias educativas, estrategias y recursos. _ Multiblogs de alumnos: Experiencias colaborativas del alumnado centradas en temas o tareas que se desarrollan siguiendo varias líneas de trabajo. Aquí las posibilidades son numerosas; desde proyectos interdisciplinares en los que participan varios alumnos asesorados por profesores de distintas especialidades, hasta blogs temáticos de pequeños grupos de alumnos centrados en una determinada materia. _ Diarios de clase o tutoría: En los que se narra de manera cronológica la evolución de un grupo de alumnos, el grado de consecución de los objetivos establecidos en el currículo, cuestiones metodológicas o aspectos comportamentales y actitudinales relativos al alumnado. Se trata de una versión digital del libro de aula, que ofrece a los profesionales la posibilidad de intercambiar experiencias docentes, reflexionando sobre situaciones reales (procesos de aprendizaje, conflictos escolares, estrategias didácticas...) de trabajo en los centros cuya evolución puede seguirse casi en tiempo real. Naturalmente, este tipo de bitácoras presentan ciertas limitaciones, entre otras las encaminadas a garantizar la privacidad y confidencialidad de aquella información relativa a los alumnos que no puede ser de dominio público. _ Cuadernos de trabajo individual: Son páginas dinámicas de autor. En el ámbito escolar sustituyen al cuaderno de clase, proporcionando el aliciente de poder ser visitadas en Internet y enriquecidas con las aportaciones de otros estudiantes y profesores. Como cuaderno de trabajo, el alumno deberá recopilar _en orden cronológico_ notas, apuntes, comentarios a las clases y libros de texto, así como involucrarse determinadas tareas didácticas tuteladas por algún profesor. Algunos estudios evidencian que los cuadernos digitales aumentan la autoestima y refuerzan las habilidades (y responsabilidades) sociales de los alumnos. El hecho de saberse observado y ser susceptible de crítica redunda en una mayor calidad de los contenidos generados; implica una aportación de contenidos originales, de ideas novedosas que se someten al escrutinio de la

comunidad, estimulando en el autor del blog actitudes de autocontrol, rigor, veracidad y colaboración entre iguales.