You are on page 1of 2

Resumen del Libro “La Sociología del Cuerpo”, David Le Breton

En el libro La Sociología del Cuerpo, David Le Breton expone la arquitectura


teórica y metodológica que acompaña a una de las aristas de la ciencia
sociológica que últimamente ha adquirido mayor relevancia, esta es, la
Sociología del Cuerpo.

Identificado esencialmente por un enfoque fenomenológico, Le Breton


utiliza esta obra para establecer, en primera instancia, los fundamentos
operativos que acompañan la gestación de esta sociología. El primero de estos
postulados alude a la deconstrucción de la premisa del cuerpo como algo
externo (y por tanto irrelevante) del sujeto. Ante esta aberración
epistemológica este autor francés señala que, muy por el contrario a lo
indicado, el cuerpo produce sentidos, y por medio de este el hombre y la mujer
se insertan activamente en un espacio social y cultural dado. Es por medio del
proceso de socialización de la experiencia corporal que los sujetos adquieren
las condiciones para lograr la integración en la sociedad.

Luego de esta primera parte conceptual, David Le Breton señala que en la


historia del pensamiento sociológico asociado a la corporalidad, han existido
principalmente tres enfoques:

1) La sociología implícita del cuerpo, en la cual el cuerpo es considerado


una emanación de un medio social y cultural. Ejemplos de esta primera
corriente lo constituyen los autores Marx y Durkheim.

2) La Sociología detallista del Cuerpo, desde la cual las razones fisiológicas


del uso del cuerpo son netamente secundarias. Lo fisiológico está
subordinado a la simbología social. Marcel Mauss y George Simmel son
exponentes de esta segunda corriente.

3) Y la Sociología del Cuerpo, la que desde la opinión del autor todavía se


encuentra en vías de construcción.

En tercer lugar, Le Breton manifiesta que para un coherente desarrollo de


esta sociología aplicada, es necesario superar ciertos obstáculos
epistemológicos que limitan el desarrollo teórico de esta ciencia social. La
primera tarea del sociólogo, muestra el autor, consiste en distanciarse de la
idea discutible de que el cuerpo es un atributo exterior de la persona, un
“tener” y no el lugar y el tiempo indiscernibles de la identidad. También indica
lo importante que es tener presente el carácter construido de la denominada
“realidad objetiva del cuerpo”, y de las múltiples significaciones que se le
adicionan. Le Breton agrega que es menester comprender que el significante
cuerpo es una ficción, pero una ficción culturalmente operante, que la
comunidad da sentidos y de valor de manera cambiante y contradictoria de un
lugar y de un tiempo a otros en las sociedades humanas. Agrega que el
sociólogo no debe tomar partido en los conflictos de legitimidad de la definición
del cuerpo que se sostienen en la medicina y la biología, sino enfocarse en la
construcción social y cultural de tales definiciones.

En cuarto término, el autor revela ciertos campos de estudio del cuerpo en


donde es posible ver cómo dentro de la corporalidad se evidencian lógicas
sociales entre los que se encuentran las técnicas corporales, la gestualidad, las
etiquetas del cuerpo, la expresión de los sentimientos, las percepciones
sensoriales, las inscripciones corporales y la inconducta corporal.

Finalmente Le Breton señala que el cuerpo constituye un espejo de lo


social, por cuanto se constituye como objeto concreto de investidura colectiva,
como soporte de las escenificaciones y de las semiotizaciones, como motivo de
distanciamiento o de distinción a través de las prácticas y los discursos que
provoca.

Además de esto, en un intento de llamado a seguir construyendo este


campo sociológico, David Le Breton estipula que un sector fundamental de la
investigación sociológica consiste en la elucidación de las lógicas sociales y
culturales que atraviesan el cuerpo, es decir, la dimensión simbólica en las
percepciones sensoriales y de la expresión de las emociones. La Sociología del
Cuerpo se establece como una sociología del arraigo físico del actor en su
universo social y cultural.

Ignacio Madero Cabib