P. 1
Sintaxis del Latín Clásico - José Miguel Baños Baños (Coordinador)

Sintaxis del Latín Clásico - José Miguel Baños Baños (Coordinador)

5.0

|Views: 20,369|Likes:

More info:

Published by: Natalia López Gagliardo on Aug 29, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

07/17/2014

pdf

text

original

También razones de tipo semántico explican la aparición del Acusativo en
la construcción participial absoluta. El Acusativo absoluto (49a) conoce una
progresiva extensión a lo largo de los siglos. Aunque los primeros testimo-
nios se documentan ya en el s. II, es a partir del s. IV cuando se extiende su
uso. Abundan los ejemplos mixtos en que el participio permanece en Ablati-
vo y el nombre, en cambio, aparece en Acusativo (49b), lo que indica que el
Acusativo se introduce en un primer momento en el nombre para designar,
en palabras de Helttula (1987: 112), al Paciente de la acción verbal:

(49a) in hoc loco ubi sanctus Melchisedech, aduenientem sanctum Abraham, hostias
Deo puras primus optulit (“en el lugar donde el santo Melquisedec, ante la llegada de
Abraham, ofreció por primera vez a Dios sacrifcios puros”, Peregr. Aeth. 14,2)
(49b) factis orationibus et cetera (“hechas las oraciones y lo demás”, Peregr. Aeth.

19,2)

El empleo del Acusativo para marcar un Sujeto paciente con formas ver-
bales pasivas o intransitivas tuvo sin duda un importante papel en el triunfo

del Acusativo sobre el Nominativo para constituirse en el origen morfológico

del sustantivo romance.

BIBLIOGRAFÍA (para las referencias completas se remite a la bibliogra-
fía fnal): Álvarez Huerta (2005, 2008), Baños (2003), Bolkestein (1979, 1981),
Calboli (1981, 1996), Campos (1999), De Carvalho (1986), Dik (1997), Er-
nout-Thomas (1953), Fugier (1998), García Hernández (1989), Givón (1984),
Helttula (1987), Hofmann-Szantyr (1965), Hopper–Thompson (1980), Hud-
son (1992), Kibrik (1997), Kühner-Stegmann (1914), Lambrecht (2000), La-
vency (2003), Maraldi (1986), Mendikoetxea (1999), Michaelis (2001), Mo-
ralejo (1986, 1996a), Pinkster (1995), Riaño (2006a, 2006b), Romagno (2003),
Rosén (1996), Serbat (1996), Suárez (1991), Touratier (1980a, 1994).

SINTAXIS CLASICA-8.indd 154

11/03/2009 13:32:23

155

RESUMEN: El Genitivo es un morfema funcional que aparece en dis-
tribuciones adnominales y adverbales. En las primeras, las más frecuentes,

habilita a un nombre para expresar una especifcación de otro nombre dentro
del Sintagma Nominal (SN) (§ 1). El SN es una estructura cuyo predicado es
un nombre (§ 2). El Genitivo dentro del SN indica meramente una relación
estructural, de determinación o dependencia (§ 3). El tipo de designación de
los nombres implicados permite una clasifcación de los Genitivos adnomi-
nales en tres grupos: referenciales, cuantifcados y eventivos. Las alternancias
de los Genitivos con otras formas de complementación sugieren la existencia
de relaciones semánticas subyacentes (§ 3.1). Las relaciones semánticas en los
SNs referenciales responden a un cruce sistemático de rasgos (§ 3.2). La desig-
nación en los SNs cuantifcados es completamente diferente (§ 3.3). Los SNs
eventivos son producto de una nominalización de estructuras oracionales
(§ 3.4). El Genitivo, además de complementar a adjetivos (§ 4), aparece en dis-
tribución adverbal (§ 5) como argumento (§ 5.1) de verbos copulativos y de
otros bivalentes y trivalentes. El Genitivo también puede ser marca de satéli-
tes adjuntos o disjuntos (§ 5.2). Otros usos del Genitivo se comentan en § 6.

VI. Genitivo

Mª Esperanza Torrego Salcedo

(Universidad Autónoma de Madrid)

SINTAXIS CLASICA-8.indd 155

11/03/2009 13:32:23

156

Sintaxis del latín clásico

1. Introducción

El Genitivo, como todos los demás casos, es una marca del nombre que
codifca relaciones diversas. Los datos lo sitúan en el ámbito del SN nomi-
nal (más del 90% de los ejemplos, cf. Serbat 1996: 253-254), como marca del
complemento de un núcleo nominal, pronominal, adjetival o, esporádicamen-
te, adverbial. Sin embargo, aunque con escasa frecuencia (10% de los datos),
también aparece codifcando complementos obligatorios con ciertas clases de
verbos, entre los que se incluyen los verbos predicativos (esse ‘ser’ y otros).
Es muy escasa su presencia en la codifcación de relaciones no argumentales.
Desde el punto de vista de la designación, el Genitivo complemento del
nombre (en adelante, CN) sirve para atribuir una propiedad de un nombre a
otro nombre: es un determinante nominal que especifca de muchas maneras
posibles la referencia del nombre modifcado. La atribución de propiedades
mediante el CN da un resultado parecido al que se logra mediante los adjeti-
vos, con los que en ocasiones alterna (cf. IX.4).
La descripción del Genitivo que hacen los manuales tradicionales de sin-
taxis plantea los mismos problemas que los demás casos: no hay propiamente

una explicación sintáctica y funcional de este morfema casual, sino una cla-

sifcación de sus valores en función de unos criterios de muy diverso tipo,
con predominio de los semánticos, lo que en el caso del Genitivo adnominal
multiplica el número de etiquetas en proporción directa a la gran variedad
semántica de nombres que entran en relación en la determinación nominal
(cf. Kühner-Stegmann 1914 II.1: 412-475; Ernout-Thomas 1953: 39-61; Ho-
fmann-Szantyr 1965: 51-87 o Bassols 1967: 65-96). Este problema se notó ya
desde los primeros estudios de los casos de enfoque estructuralista, como los
de de Groot (1956), Benveniste (1962) o Rubio ([1966] 1982), quien, para el
caso concreto del Genitivo, reduce su valor al de “marca general de la relación
nombre-nombre”, atribuyendo todos sus valores específcos a la semántica o
al contexto: “El Genitivo es un caso puramente sintáctico: expresa una rela-
ción cualquiera de sustantivo a sustantivo. Un nombre en Genitivo es una de-
terminación no-particularizada de otro sustantivo del cual depende” (Rubio
1982: 134). La afrmación es atinada, pero algo extrema: como se verá después,
por un lado, los SNs donde aparece un Genitivo admiten una clasifcación
semántico-sintáctica que se refeja en sus comportamientos sintagmáticos y,
por otro, es posible sistematizar los valores que presenta mediante el cruce de

unos pocos rasgos léxicos relevantes.

En lo que respecta al Genitivo adverbal, es un asunto debatido si transmite
contenidos funcionales o es una forma obligada por el verbo, que no admite
análisis sincrónico “regular”. Los defensores más extremos de esta segunda

SINTAXIS CLASICA-8.indd 156

11/03/2009 13:32:23

157

VI. Genitivo

postura son los estructuralistas; para Rubio, por ejemplo, el estudio del Ge-
nitivo adverbal “no es de la estricta incumbencia del gramático” (Rubio 1966:
139), “porque es improductivo y aberrante”. Una posición más matizada es
la postulada por Touratier (1995: 308), en el marco de las de Perrot (1966) o
Dressler (1973: 25), al defender la necesidad de su análisis dentro del sistema

general de la lengua. Una presentación más detallada de las dos posiciones se
encuentra en el tema dedicado al Dativo (cf. VII.2.2) y una crítica argumenta-
da sobre los postulados del estructuralismo aplicados a la sintaxis latina puede

verse en Torrego (1996).
En este capítulo defenderemos, en el marco funcional en el que se realiza
el análisis, que el Genitivo Complemento transmite contenidos funcionales
específcos. Dado que los usos mayoritarios de este morfema casual se pro-
ducen en el SN, empezaremos por presentar brevemente la estructura de este

tipo de constituyente.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->