You are on page 1of 30
------------------------------------------------------------------------ HOSPEDAJE Chiclayo, Agosto de 2010 CÁTEDRA : ALUMNOS : DOCENTE CICLO : DR. :
------------------------------------------------------------------------ HOSPEDAJE Chiclayo, Agosto de 2010 CÁTEDRA : ALUMNOS : DOCENTE CICLO : DR. :
------------------------------------------------------------------------
------------------------------------------------------------------------
HOSPEDAJE Chiclayo, Agosto de 2010 CÁTEDRA : ALUMNOS : DOCENTE CICLO : DR. :
HOSPEDAJE
Chiclayo, Agosto de 2010
CÁTEDRA :
ALUMNOS :
DOCENTE
CICLO
: DR.
:
------------------------------------------------------------------------ HOSPEDAJE Chiclayo, Agosto de 2010 CÁTEDRA : ALUMNOS : DOCENTE CICLO : DR. :
------------------------------------------------------------------------ HOSPEDAJE Chiclayo, Agosto de 2010 CÁTEDRA : ALUMNOS : DOCENTE CICLO : DR. :

INTRODUCCIÓN

HOSPEDAJE

La necesidad de albergue u hospedaje es tan antigua como el hombre mismo, pues desde que sale de su casa y pernocta fuera de ella dice Atilio J. Barneik ha pedido techo y calor en las casas de sus semejantes. En principio debe suponerse que esta ayuda a los viajeros se otorgaba como dádiva, pero más tarde, con la activación de las relaciones sociales, del desarrollo del comercio, el traslado de personeros y gestores de negocios, sea hace indispensable este servicio.

En los pueblos primitivos no se encontraban datos concretos sobre la existencia del hospedaje, ni como acto de hospitalidad o cortesía, menos aún como industria o institución jurídica de contenido económico, pues los desplazamientos humanos más importantes fueron de carácter militar y de índole mercantil, donde los mismos bajales (buques o barcos) les servía de alberguey, ocasionalmente, desembarcaban en las playas para construir sus proias tiendas; no obstante , son elocuentes expresiones bíblicas como: dar de comer al hambriento , dar de beber al sediento , dar posada al preregrino , vestir al harapiento .

Sin duda, el hospedaje en el Drecho antiguo, evolucionó en forma extraordinaria debido al intenso desarrollo comercial. En la India se mandó a construir a lo largo del camino que unía Persia con la India, paradas o estaciones donde llegaban los comerciantes para pernoctar y poner el asiento comercial. En Grecia aparece la idea primitiva de hospitalidad, consistente en prestar albergue al extranjero bajo la protección de Zeus. En Roma la hospitalidad conocida como hospitium era una institución de protección de los extranjeros , a quienes se atendía mediante un convenio entre el ciudadano y el peregrino, aunque muy poco practicada. Pero, a medida que estas sociedades progresaban, iban perdiendo el sentimiento de hospitalidad, surgiendo las posadas de carácter profesional, bajo la forma de prestación de servicios.

En el Derecho medieval, el hospedaje casi desaparece en tiempo de los bárbaros y la caída del Imperio Romano: sin embargo existió como una industria en desarrollo, pues se había de hospedajes, hostelerías, mezones y posadas en todas las ciudades de Europa. Se dieron leyes inspiradas en sentimientos humanitarios como la Ley de los Bogoñeses, que decía si alguno ha rehusado, pan, fuego y albergue a un viajero, será castigado con una multa de tres sueldos . Alfonso X el sabio dictó el monumento jurídico que se conoce con el nombre de las Partidas donde se encuentran disposiciones que regulan la responsabilidad de los posaderos y albergadores.

Desde luego, se negaba hospitalidad al viajero, pero al desarrollarse y acentuarse el régimen feudal todos estos sentimientos de actividad y novedad desaparecieron, porque eran contrarias al régimen establecido y por eso mismo debían mostrarse enemigo de los forasteros.

Ahora bien, el hospedaje en el Derecho moderno, adquiere un desarrollo asombroso a consecuencia de la formación de los estados modernos como España, Francia, Inglaterra, EE.UU., etc, y el intenso desarrollo comercial e industrial, los nuevos sistemas de transporte y de comunicación al punto de haberse formado grandes empresas hoteleras y el desarrollo inusitado del turismo, razón por la cual los códigos incorporan en sus textos disposiciones amplias y adecuadas sobre esta institución que se convierte en una actividad esencialmente lucrativa, surgiendo el derecho de retención sobre los muebles del huésped deudor.

El Derecho contemporáneo registra un desarrollo inusitado del hospedaje a consecuencia del flujo de turismo interno y externo y la multiplicación de hoteles cada más complejos, lujosos y sofisticados, surgiendo la necesidad de legislar nuevas situaciones, siendo los alemanes los primeros que vieron en el hospedaje una nueva fórmula contractual desprendida de la locatio-conductio romana. Hasta entonces, las legislaciones más avanzadas, sólo se habían preocupado por regular lo concerniente a la responsabilidad de

los hoteleros; luego, inspirados en el Derecho alemán, los legisladores suizos, italianos y portugueses incorporan en sus códigos esas nuevas relaciones nacidas del contrato hotelero. También lo hacen en México y en Bolivia bajo la nominación de contrato de hospedaje .

La legislación comparada sobre el hospedaje ha tomado diferentes denominaciones como; contrato innominado(Argentina), depósito necesario (Suiza), contrato de posada, contrato de restaurante, contrato de hotel, contrato de alberguería o posada (Portugal) Locación de servicios (México), contrato de hospedaje (México, Bolivia y Perú). En nuestro país el contrato de hospedaje es regulado en el Libro VII Fuente de las Obligaciones y concretamente por los artículos 1713 a 1727, así como por el D.S. No. 023-2001-ITINCI.

CONCEPTO Y DEFINICIÓN

La palabra hospedaje deriva del verbo latino hospitáre que significa hospedar, albergar o simplemente dar alojamiento y asistencia. Otros afirman, que proviene de hospes que se refiere tanto al hospedatne como el huésped que recibe alojamiento. En sí describe al ciudadano romano que daba hospedaje y protección jurídica al peregrino o extranjero, al hostis; pero la mnecesidad de hacer permanente el servicio de albergue y comida al forastero, ha sido cubierta por establecimientos denominados posadas, albergues, pensiones, fondas, mesones, merenderos, alojamientos, hoteles, etc.

En sentido lato, el hospedaje (refiriéndose al Contrato Hotelero) según Perci de la Jara, es un contrato consensual, bilateral, conmutativo, en el cual, la oferta formulada por una persona referernte a la prestación de alojamiento, alimentación y otros servicios a cambio de un precio determinado, es aceptada en su conjunto . Este concepto si bien no es el adecuado, pero es importante porque determina que las prestaciones son de tres clases: alojamiento, alimentación y otros servicios.

En cambio, en sentido restringido, el hospedaje según Clemente Diego. es un contrato consensual en virtud del cual una persona se obliga a otra a

prestar alojamiento y suministrarle alimentación mediante un precio , que según Arias Schreiber, contiene un error, cual es, es identificar los servicios fundamentales con los complementarios o secundarios, así como por haber utilizado como contraprestación el término precio , que es más propio para la compraventa.

Desde el punto de vista legal, el artículo 87 del D.S. No 006-73-IC/DS de 23.03.73 establecía: Por el contrato de hospedaje una persona cede a otras el uso y goce pacífico de una habitación y servicios complementarios, comunes y anexos al establecimiento por el pago de una tarifa . En cambio, el artículo 2º inciso p) del D:S No 023-2001 ITINCI, refiriéndose al contrato de hospedaje, dice: Es la relación jurídica que se genera entre los huéspedes o usuarios y el establecimiento de hospedaje, por la sola inscripción y firma del Registro de Huéspedes, regulada por el Código Civil y por el Reglamento Interno de los establecimientos de hospedaje.

Nosotros, tomando el artículo 1713 del Código Civil, vigente, decimos que el hospedaje en un contrato por el cual el hospedaje se obliga a prestar al huésped albergue y, adicionalmente, alimentación y otros servicios que contemplan la ley y los usos, a cambio de una retribución. Sin duda ésta podrá ser fijada en forma de tarifa por la autoridad competente si se trata de hoteles, posadas u otros establecimientos similares.

Esta Definición es importante por que :

a) Determina que los sujetos de acción obligatoria contractual son el hospedante y el huésped.

b) Precisa que se trata de un contrato obligacional donde el objeto de la prestación es prestar albergue y adicionalmente, alimentación y otros servicios.

c)

Señala

su

carácter

contraprestación.

oneroso

expresado

en

la

retribución como

d)

Está

sometida

a

una

correspondientes.

intervención

administrativa

que

fija

las

tarifas

DOCTRINA JUIRIDICA

A. Naturaleza jurídica.- Sobre este extremo en doctrina se ha discutido ampliamente, habiendo surgido varias posiciones, siendo las principales las siguientes:

1.- Doctrina del servicio público.- Sostiene que el hospedaje, propiamente no es contrato o acuerdo entre dos o más partes para crear, regular, modificar o extinguir una relación jurídica patrimonial, sino más bien un servicio público que tiene como finalidad satisfacer una necesidad colectiva, en este sentido el servicio público se presta por la misma administración o por los particulares mediante contrato o concesión administrativa o mediante la autorización precaria, revocable en cualquier momento o ampliamente en la exportación afavor de nuevos prestadores del servicio.

Esta posición doctrinaria ha sido fuertemente criticada porque el campo que abarca el servicio público es sumamente vasto, mientras que el hospedaje se circunscribe a la prestación de albergue y adicionalmente, otros servicios que contemplan la ley y los usos a favor del huésped. Además, porque los servicios públicos se rigen por el Derecho administrativo, en tanto que en le hospedaje, sólo se advierte una constante presencia administrativa en cuanto a las tarifas.

2.- Doctrina Contractual.- Pregona que el hospedaje es un verdadero contrato, no solamente por los elementos que los integran sino por la intervención de los dos o más relacionados sobre un objeto de interés jurídico. No obstante ello, existe una posición que niega su autonomía, manifestando que en sí, el contrato de hospedaje no existe como institución contractual autónoma, porque en le fondo se trata sólo de una unión de diversos contratos aislados: arrendamientos de cosas (habitación o cuarto), locación de servicios(para los de índole personal), de obra (para la comida),

de depósito(para

los efectos que

se

introduzcan), venta o reventa de

energías (agua, luz, calefacción, aire acondicionado, etc), de

suministro(víveres, alimentos, etc),

de

mandato

(eventuales servicios

accesorios); razón por la cual debe considerársele como un contrato innominado o atípico que debe por las normas del contrato al cual más se asemejan.

3.- Doctrina sui géneris.- También se perfila otra posición que admite su autonomía plena, sosteniendo que el hospedaje es un contrato con fisonomía propia y singular, que no puede negar sus peculiaridades, porque en esencia es un contrato complejo, que surge a consecuencia del desarrollo económico y socia, los medios de transporte y el turismo, que transforman las viejas instituciones en realidades prácticas para adecuarse a las nuevas necesidades de la vida moderna.

Asimismo, esta corriente de pensamiento combina sus diversos elementos (arrendamiento, locación de servicios, depósito, venta y reventa, suministro, mandato, obra, reservación, etc.) de un modo original creando un nuevo instituto contractual a la espera de que la codificación la asimile para darle vida. Todo lo que revela que el hospedaje es algo distinto a él: un contrato sui géneris y complejo.

El Código se adhiere a la segunda teoría contractualista, aún cuando no se la señale en la exposición de motivos.

B. Analogías

y

diferencias.-

El

hospedaje

es

un

contrato

que

guarda

similitudes y también diferencias con los contratos siguientes:

1.- Con el arrendamiento.- El arrendamiento (de cosas) como el hospedaje se asemejan porque son contratos de tracto sucesivo en virtud de los cuales una de las partes cede a favor de otro un bien (habitación o habitaciones) a cambio de una contraprestación en dinero. Por eso Fubini concluía que debe considerarse como arrendamiento de cosas el llamado contrato de hospedaje, no obstante las numerosas prestaciones accesorias.

Pero sus diferencias son de consideración, así: en el arrendamiento la cesión puede recaer sobre bienes muebles e inmuebles; mientras que en el hospedaje, recae sólo en el uso de las habitaciones que sirven de alojamiento. En el primero, el arrendador es el poseedor meditado y el arrendatario el poseedor inmediato; en tanto que en el segundo el hospedante tiene la posesión inmediata y el huésped solo la tenencia temporal (ocupación temporaria).

Es

más,

en

el

arrendamiento no existe

el complejo de servicios

generales de que puede hacer uso el huésped en el hospedaje, el arrendamiento, el arrendatario puede introducir mejoras necesarias, útiles y de recreo; en el hospedaje no le está permitido al huésped verificar dichas mejoras. En el primero, el arrendatario debe una contraprestación denominada renta convenida o merced conductiva, en el segundo, la retribución.

2.- Con la locación de servicios.- Este contrato y el hospedaje son semejantes porque en ambas figuras contractuales una de las partes se obliga a prestar servicios por cierto tiempo y a cambio de una retribución, por eso el Código Civil mexicano (1932) y el portugués (1867) lo consideraban como una modalidad de la locación de servicios.

Si bien en ambos negocios jurídicos se encuentran semejanzas, sin embargo sus diferencias también son significativas. En el primero, los sujetos son el locador y el cominente, en el segundo, el hospedante y el huésped, cada uno con derechos y obligaciones diferentes. En la locación se prestan toda clase de servicios materiales e intelectuales, mientras que en el hospedaje, principalmente albergue y, en forma adicional, alimentación y otros servicios. En la locación de plazo máximo es de seis años si se trata de servicios profesionales y de tres años en caso de otra clase de servicios; en el hospedaje su duración es mínima y por temporadas que no superan el periodo de un año.

3.- Con el contrato de obra.- Algunos autores encuentran cierta similitud entre el contrato de obra y el hospedaje, precisamente porque uno de ellos se obliga a hacer una obra determinada y el otro a pagarle una retribución. No sin razón Fubini opina que el hospedaje debe considerarse como locación de obra, sin obstante las numerosas prestaciones accesorias. Semejante opinión tuvo Clemente de Diego cuando afirma que se trata de una locación de obra o una locación de servicios.

En realidad se trata de dos contratos absolutamente diferentes. En el contrato de obra, los sujetos que intervienen son el contratista que se obliga a hacer una obra determinada y el comitente a pagarle una retribución, en el hospedaje , en cambio, tales sujetos son el hospedante que se obliga a prestar albergue y, adicionalmente, alimentación y otros servicios, y el huésped a pagar una retribución. En el primero, los materiales necesarios para la ejecución de la obra deben ser proporcionados por el comitente, salvo costumbre o pacto distinto, en tanto que en el hospedaje dichos materiales deberán ser proporcionados por el hospedante (hacer la comida, limpieza, organizar visitas, etc).

4.- Con el depósito.- Este contrato y el hospedaje se asemejan sólo en cuanto a la custodia, conservación y restitución del bien depositado que tiene el hospedante a favor del huésped. En realidad sus diferencias son notorias, pues por el depósito voluntario se obliga a recibir un bien para custodiarlo y devolverlo cuando lo solicite el depositante, mientras que en el hospedaje, el hospedante se obliga a prestar al huésped albergue y, adicionalmente, alimentación y otros servicios.

Por esta razón Zar Ginocchio expresa si bien el depósito necesario y en todo caso, el depósito voluntario es una de las prestaciones que debe cumplir el hotelero, de ninguna manera puede tomarse como principio rector a partir del cual se juzgue toda la compleja figura del hospedaje .

5.- Con el suministro.- Por último, algunos autores manifiestan que el contrato de suministro se asemeja al de hospedaje, porque en ambos contratos se obligan a ejecutar a favor de otras, prestaciones periódicas o continuadas. Además porque son contratos típicos, obligacionales, de prestaciones recíprocas y temporales; pero sus diferencias son sustanciales.

En el suministro las prestaciones son autónomas e independientes, mientras que en el hospedaje las prestaciones no son autónomas, sino que están relacionadas directa o indirectamente entre sí. En el suministro las prestaciones periódicas y continuadas son indeterminadas, en le hospedaje son conocidas. En el primero, la contraprestación es onerosa y excepcionalmente gratuita, en el segundo, es onerosa denominada retribución.

CARACTERES JURÍDICOS

El hospedaje es un negocio jurídico que se distingue de los demás contratos y se caracteriza por las notas distintivas siguientes:

1.- Típicos.- El hospedaje, en principio, es un contrato típico porque su existencia, naturaleza jurídica, estructura y efectos están disciplinados por la ley, concretamente, regulado por el Código actual; sin embargo debe establecerse que antes de su vigencia el hospedaje se regulaba como un depósito necesario, razón por la cual, muchos códigos lo consideraban más bien como un contrato atípico o innominado.

2.- Principal.- El hospedaje es un contrato autónomo ya que para su existencia y validez no depende de otros contratos y, antes bien, puede estar acompañado de algún elemento accesorio, como cuando el huésped entrega al hospedante una suma de dinero en garantía del pago de la pensión o por el deber de responsabilidad que tiene el hospedante respecto de los bienes que el huésped le entrega.

3.- Con prestaciones recíprocas.- El hospedaje es sin lugar a dudas un contrato con prestaciones correspectivas, puesto que el alojamiento y los otros servicios que presta el hospedaje son recompesados con el pago de la correspondiente retribución de acuerdo con las tarifas establecidas y los adicionales correlativos.

4.- Oneroso.- Por otro lado, el hospedaje es un contrato que se caracteriza por su onerosidad porque esencialmente se trata de un contrato de naturaleza empresarial, por tanto existe un enriquecimiento y empobrecimiento correlativo entre las partes intervinientes.

5.- Conmutativo.- También es un negocio en el que

se

refleja

la

conmutatividad, desde que las partes saben al momento de su celebración cuáles serán las ventajas y desventajas que obtendrán, esto es, los derechos y obligaciones de cada una de las partes contrantes.

6.- Complejo.- Sin duda se trata asimismo de un contrato múltiple, tal como asevera Santos Briz que está integrado de matices de arrendamiento de cosas, del de servicios y del de obra y según Ruiz Moreno de depósito necesario, compraventa y mandato . En efecto, al lado del abergue que es lo fundamental, se unen otros factores como la alimentación, la introducción de efectos del huésped, el deber de custodia, la responsabilidad, la prestación de servicios adicionales y facultativos según expresa rias Schreiber. Así bajo una sola convención se reúne a su vez dos o más operaciones debidamente nominados que pudiera tener nacimiento en forma independiente.

7.- Temporal.- El hospedaje se caracteriza igualmente por ser un contrato de naturaleza temporal o de ejecución sucesiva, porque las prestaciones se ejecutan en el tiempo que puede ser determinado o indeterminado en forma similar al arrendamiento de cosas. En otros términos, plantea el uso de un bien ajeno no consumible (inmueble) por un plazo que puede ser determinado o indeterminado, de tal manera, que funciona permanentemente mientras exista.

8.- Consensual.- Se trata de un contrato consensual porque para su perfeccionamiento no requiere de formalidad alguna y, más bien, ha devenido en un contrato por adhesión y sujeto a las cláusulas generales de contratación, dado que en la actualidad ya no se discuten las condiciones del contrato que solían hacerse cuando hospedante y huésped disponían de un amplio margen de tiempo para concluir el contrato. Ahora el enorme flujo de turistas ha determinado el desarrollote de esta gran industria al punto que los hoteleros tienen que perfeccionar a diario una multitud de contratos que sería imposible concluirlos siguiendo los moldes clásicos. En consecuencia el huésped tiene que someterse a las normas y condiciones impuestas por el establecimiento.

9.- Sujeto a la libertad de forma.- Por último es un contrato en el que prima el principio de la libertad de forma, ya que la ley no exige el cumplimiento de formalidad alguna. En este sentido, el registro de huéspedes, no constituye un requisito indispensable para la formación del contrato, porque sus fines son totalmente distintos que van desde el control policial hasta el control estadístico de los desplazamientos humanos.

ELEMENTOS DEL CONTRATO

A.- Sujetos y capacidad.- Los sujetos que intervienen en la relación obligatoria contractual son el hospedante y el huésped. El primero llamado también hotelero, albergante, albergador, posadero o mesonero, viene a ser la persona natural o jurídica organizado como empresa bajo la forma de una sociedad civil o mercantil que ordinariamente se obliga a prestar albergue y, adicionalmente, alimentación y otros servicios que contemplan la ley y los usos. En este sentido pueden contratar hospedaje, los que tengan facultad para ello, entendiéndose en todo caso que lo tienen, el gerente, administrador y el personal de recepción de los establecimientos de hospedaje.

El segundo, conocido como hospedado, alojado, albergado, viajero, turista o pensionista. Viene a ser la persona natural que solicita y obtiene alojamiento y otros servicios, muchas veces, por cuenta de una empresa o compañía. Es el sujeto de derechos u obligaciones que algunas veces solicita también las

reservaciones con la debida anticipación a través de una agencia de turismo. Cuando se trata de un conjunto de personas, generalmente lo suscribe el jefe de grupo .

La capacidad de estos sujetos debe ser plena, mas tratándose de menores de edad, lo harán sus representaciones legales. Empero, y en la practica dice Arias Schereiber no es extraño que se albergue en hotel o posada un menor de edad, sin intervención de su representante legal. Este hecho es una expresión más de los que en varias oportunidades he calificado como la contratación informal .

B.-Objeto de la prestación.- Viene a ser el elemento particular o especial del contrato del hospedaje, que consiste en el conjunto de prestaciones que el hospedante brinda al huésped que no son otras que las de dar y hacer. En ese sentido, la ley dispone que, aquél se obliga a prestar a éste:

1.- Albergue o alojamiento, entendiéndose

por

tal

la

habitación

o

habitaciones, dormitorio, baño y otras instalaciones comunes al establecimiento (hotel de recepción, escaleras, corredores, salones, comedores, terrazas, etc.) principalmente.

2.-Alimentación, referidas a la comida nacional e internacional, solicitada por el huésped o huéspedes, que lógicamente respondan a los requisitos de calidad e higiene adecuados y .

3.- Otros servicios que contemplan las leyes y los usos, tales como el depósito de sus efectos, suministros de elementos de aseo, aire acondicionado y calefacción, teléfono, radio-televisión, baños de agua tibia y fría, servicio de sauna, garaje, utilización del personal de servicio y de maestranza, acceso a las instalaciones deportivas, recreacionales y culturales, adicionalmente, según la categoría del establecimiento.

C.- Retribución.- Deriva del latín retribuere que significa recompensar un favor o, simplemente, la recompensa o remuneración por determinado servicio. Es otro elemento particular del contrato de hospedaje, que viene a ser la

contraprestación dineraria que efectúa el huésped en favor del hospedante. Debe entenderse que la retribución podrá ser fijada en forma de tarifa por la autoridad competente si se trata de hoteles, posadas u otros establecimientos similares.

Al respecto, Ennecerus, Kipp y Wolf expresan, que es evidente que en esta figura uno de los contratantes se obliga a varias prestaciones principales y otras accesorias correspondiente a distintos tipos de contratos, en alguna de las cuales el precio no depende de la autonomía de la voluntad, sino de la intervención del Estado en ejercicio de su poder, mientras que el otro contratante promete una contraprestación unitaria, que en alguno de sus aspectos tarifa oficial aprobada no se puede discutir.

Es obvio que los establecimientos de hospedaje soliciten a la autoridad administrativa correspondiente (Dirección de turismo) la aprobación de las tarifas que se propongan aplicar durante cada año o temporada de funcionamiento. En caso contrario se sujetarán a las tarifas que sean fijadas por la Dirección General de Turismo (ITINCI), sin perjuicio de cumplir con la información adicional, que ésta la solicite.

Las tarifas autorizadas para cada año o temporada, no podrán ser alteradas y tendrán la consideración de globales, es decir, integran por el importe de la merced del alojamiento y pensión en caso que esta existiera, el porcentaje destinado al personal y los impuestos a que están afectos por la ley. Estas tarifas se irán renovando año tras año previo los trámites administrativos del caso.

El pago por alojamiento da derecho al uso y goce pacífico de la habitación y servicio complementarios anexo a la misma y comunes a todos los establecimientos no pudiendo percibirse suma adicional por dichos servicios, por tanto se consideran servicios comunes a las siguientes : piscina, playas juegos infantiles, jardines, juegos de salón, estacionamiento de vehículos y otros análogos. En cambio, podrá percibir pago adicional por los servicios comunes a las siguientes: peluquería y salón de belleza, mini golf, sala de

conferencias, cancha de tenis, badmington, squash, bowwling, telesquíes, telecillas y además instalaciones de montañas, otras similares, parillas y salas de fiesta, vehículos terrestres, marítimos, fluviales y lacustres, y teléfono para llamar de larga distancia o internacional alquiles de equipos de buceo, pesca, andinismo u otras similares.

No es de extrañar, que en algunos lugares del país, particularmente en provincias, todavía el albergue en hotel o posada la retribución en éste sólo al criterio del hospedante, por ahí que se exhiban tarifas no aprobadas administrativamente. Son casos de los llamados contratación informal .

CLASIFICACIÓN

A.- Clases de contratos de hospedaje.- Los contratos de esta naturaleza pueden clasificarse en:

1.- Público y privado.-Puede distinguirse el contrato de hospedaje de servicio público o privado. En el primer caso, son aquellos locales destinados a alojamiento y eventualmente a otros servicios que se ofrecen a los viajeros, considerándose a los hoteles, pensiones, mesones, hostales, moteles, centros vacacionales. En el segundo, se trata de establecimientos no abiertos al público, en las que se destina un máximo de tres habitaciones y en el supuesto en que se produzca puede considerarse como un comodato, un arrendamiento de piezas o un contrato atípico.

2.-Simple y complejo.- También se establece que el contrato puede ser simple, cuando se limita al albergue o derecho de usar una o viras piezas o habitaciones únicamente y, complejo, cuando incluye otros servicios como alimentación, lavado de ropa, estacionamiento, etc. Dentro de éste último podría considerarse al hospedaje llamado contrato de tiempo compartidos cuyo principal objeto es proporcionar durante cierto tiempo y en épocas determinadas del mismo el alojamiento y demás servicios complementarios en hoteles o desarrollos turísticos intercambiables.

3.- Civil y mercantil.- El contrato de hospedaje adopta dos modalidades:

civil y mercantil. Al respecto, una sentencia del Tribunal Supremo Español (13.03.36) declaró no cabe en nuestro derecho positivo declarar a priori, si el contrato de hospedaje debe reputarse acto mercantil, con la consiguiente calificación de comerciante al huésped o fondista, sin tener en cuenta, para marcar la diferencia entre acto civil y mercantil, el complejo de operaciones que tal contrato implica, alquilatando los actos realizados por el deudor, especialmente el volumen del negocio y repercusión del mismo en orden a su trascendencia jurídica.

Lo que permite concluir que tal distinción es posible, pero no fundamental. B.- CLASIFICACIÓN DE ESTABLECIMIENTOS DE HOSPEDAJE.- El Decreto Supremo Nº 023-2000-ITINCI, publicado el 13 julio de 2001, establece dos clases de establecimientos de hospedaje:

1.- Establecimientos de hospedaje no clasificado ni categorizado.-

Destinado a prestar habitualmente servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local, con la posibilidad de incluir otros servicios complementarios, a condición del pago de una contraprestación previamente convenida. Tales como los hoteles, alojamientos, posadas, hostales moteles, centros recreacionales, que no han sido clasificados ni categorizados por el Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Internacionales.

2.- Establecimiento de hospedaje clasificado y categortizado.- Es aquél debidamente clasificado y categorizado por el Ministerio de Industria, Turismo, Integración y Negociaciones Comerciales internacionales, destinado a prestar habitualmente servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local, con la posibilidad de incluir otro servicios complementarios, a condición del pago de una contraprestación previamente convenida. El tipo de edificación deberá guardar estricta relación y armonía con el entorno natural o urbano que lo rodee.

C.- TIPOS DE ESTABLECIMIENTOS DE HOSPEDAJES.-

El mismo Decreto supremo establece la siguiente clasificación:

1.- hotel.- Establecimiento de hospedaje clasificado y categorizar que ocupa la totalidad de un edificio o parte del mismo completamente independizado, constituyendo sus dependencias untado homogéneo, que presta habitualmente el servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local.

2.- Apart-Hotel.- Es aquel establecimiento de hospedaje clasificado y categorizado que está compuesto por departamentos que integran una unidad de explotación y administración donde se presta habitualmente el servicio de alojamiento no permanente el efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local.

3.- Hostal.- El establecimiento de hospedaje clasificado y categorizado que ocupa la totalidad de un edificio o parte del mismo completamente independizada, constituyendo sus dependencias un todo homogéneo, donde se presta habitualmente el servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local.

4.- Hostal turístico.- La acreditación es otorgada por la Dirección Nacional de Turismo o por el Órgano Regional Competente a solicitud del interesado, que da cuenta que el establecimiento de hospedaje clasificado como hostal se orienta preferentemente a brindar el servicio de alojamiento temporal por horas, de acuerdo a lo establecido en el Artículo 18º del presente Reglamento.

5.- Resort.- Establecimiento de hospedaje clasificado y categorizado, ubicado en zonas vacacionales (playas, lagos, ríos y otros) que ocupa la totalidad de un conjunto de edificaciones donde se presta habitualmente el servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local, y que posee una extensión de áreas libres alrededor del mismo, ofreciendo múltiples opciones gastronómicas,

incluida las locales en diversos restaurantes, múltiples bares en distintos ambientes y amplias piscinas.

La amplitud del área posibilitará la practica de variedad de deportes, incluyendo los acuáticos, así como actividades recreativas, las que serán coordinadas y complementadas con un equipo de animadores profesionales encargados del entretenimiento diurno y nocturno, tanto de adultos como de niños.

6.- Ecolodge.- Establecimiento de hospedaje clasificado y categorizado donde se presta habitualmente el servicio de alojamiento no permanente, al efecto que sus huéspedes o usuarios pernocten en dicho local, cuyas operaciones son turísticamente dependientes de la naturaleza y el paisaje, reuniendo y aplicando los principios del ecoturismo. Básicamente debe ofrecer al huésped o usuario, una experiencia educacional y participativa, debiendo ser operado y administrado de una manera sensible a todo lo relacionado con el cuidado y protección del medio ambiente.

7.- Albergue.- Establecimiento de hospedaje clasificado cuyo giro principal consiste en brindar servicio de alojamiento a determinado grupo de huéspedes o usuarios que comparten uno o varios intereses comunes, los que determinarán la modalidad del mismo: juveniles, de montaña, de pesca, de playa, etc.

OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL HOSPEDANTE

A.- OBLIGACIONES DEL HOSPEDANTE.- De acuerdo con el actual Código Civil las obligaciones más importantes del hospedante son las siguientes:

1.- Prestar la huésped albergue y, adicionalmente, alimentación y

otros servicios.- Precisamente, el artículo 1713 prescribe, que por el hospedaje, el hospedante se obliga a prestar al huésped albergue y, adicionalmente, alimentación y otros servicios que contemplan la ley y los usos. De este dispositivo se desprende que el contrato de hospedaje puede ser de dos clases: simple o complejo en la forma expuesta

anteriormente. Entonces, constituye una de las obligaciones principales del hospedante.

2.- Mantener el aseo, adecuado funcionamiento de servicios y

alimentación.- La ley dispone que el huésped tiene derecho a exigir del hospedante que la habitación presente las condiciones de aseo y funcionamiento de servicios normales y que los alimentos, en su caso, respondan a los requisitos de calidad e higiene adecuados. Aunque el enunciado de este precepto parecería simplista, no lo es si se considera la realidad en que vivimos y el hechote que en gran parte de los lugares donde se presta hospedaje las instalaciones no reúnen las más elementales condiciones de funcionamiento e higiene. Si bien éste es un derecho del huésped, también es otra obligación esencial del hospedante.

(1715)

3.- Exhibir las tarifas y cláusulas generales de contratación.- El artículo 1716 ordena que, los establecimientos destinados a hospedaje exhibirán en lugar visible las tarifas y cláusulas generales de contratación que rigen este contrato. Este precepto exige que se tenga en lugar visible las tarifas vigentes y las estipulaciones generales de contratación que puedan existir, siendo entendido que será de responsabilidad del hospedante actualizarlas según los cambios que se vayan introduciendo.

4.- Responder como depositario por el dinero, joyas, documentos y

otros bienes.- Los numerales 1718 y 1721 disponen que, el hospedante responde como depositario por el dinero, joyas, documentos y otros bienes recibidos en custodia del huésped y debe poner en su cuidado la diligencia ordinaria exigida por la naturaleza de la obligación y que corresponda a ls circunstancias de las personas, del tiempo y del lugar. Por lo tanto, el hospedante no puede negarse a recibir en custodia o a que

se introduzcan los bienes a que se refiere el artículo 1718, sin motivos justos. Se considerarán tales, el excesivo valor de los bienes en relación con la importancia del establecimiento, así como su naturaleza en cuanto constituya obstáculo respecto de la capacidad del local.

5.- Responder por el depósito de objetos de uso corriente.- El artículo

  • 1719 preceptúa, que el hospedante responde igualmente de los objetos

de uso corriente introducidos por el huésped, siempre que éste cumpla las prescripciones del aviso que estará fijado en lugar visible de las habitaciones. El límite de la responsabilidad será fijada por la autoridad competente. La responsabilidad del hospedante por la custodia de los bienes depositados o introducidos se extiende a los actos u omisiones de los familiares que trabajan con él y a sus dependientes.

B.- DERECHOS DEL HOSPEDANTE.- Por otro lado, siempre que se cumpla con una obligación puede exigirse un derecho, en ese sentido, el hospedante tiene los derechos siguientes:

1.- Recibir una retribución del húesped.- Por aplicación del numeral

  • 1713 el hospedante tiene derecho a recibir del huésped una retribución

equivalente a los servicios de hospedaje que se le ha brindado, por

tratarse de un contrato oneroso. Sin duda que esta retribución tiene que ser de cuerdo con las tarifas aprobadas administrativamente. Se ha indicado que el hospedante está autorizado para retener los efectos del viajero y peticionar su remate.

2.- Solicitar del huésped una declaración escrita de los objetos de

uso común introducidos.- El artículo 1720 dispone que, el hospedante tiene derecho a solicitar del huésped, dentro de las veinticuatro horas de su ingreso, una declaración escrita de los objetos de uso común introducidos, así como a comprobar su exactitud. Entonces, el hospedante puede exigir del huésped una declaración de los objetos de uso común que introduzca, así como comprobar su exactitud, examinándolos. Pero para que el precepto sea eficaz, sólo es posible ejercitar esta facultad dentro de las veinticuatro horas del ingreso. Vencido este plazo la

obligación del hospedante estará sujeta a lo previsto por el artículo 1719 del Código, salvo que haya existido resistencia pàra la declaración y verificación por parte del huésped, en cuya hipótesis no habrá responsabilidad alguna para el hotelero.

3.- Derecho de retención de equipos y demás bienes.- El numeral 1717 establece el derecho de retener los equipajes y demás bienes entregados o introducidos por el huésped para responder preferentemente por el pago de la retribución del hospedaje y, también, por los daños y perjuicios que aquél hubiese causado al establecimiento, pudiendo el hospedante retener hasta su cancelación. El artículo 1725, se refiere a la caducidad del crédito del hospedante, lo cual acontece a los seis meses contados a partir del momento de la terminación del contrato.

OBLIGACIONES Y DERECHOS DEL HUÉSPED

A.- OBLIGACIONES DEL HUÉSPED.- El otro contratante que contrata los servicios de hospedaje, también debe cumplir las obligaciones siguientes:

1.- Pagar una retribución al hospedante.- La primera obligación que tiene el huésped es pagar la retribución por el albergue y demás servicios recibidos, por tratarse de un contrato oneroso. Sin duda que esta retribución tiene que ser de acuerdo con las tarifas aprobadas administrativamente. La retribución adopta dos formas: al contado y al crédito. Con respecto del pago al crédito. Con respecto del pago al crédito, señala el artículo 1725, que el crédito del hospedante caduca a los seis meses contados a partir del momento de la terminación del contrato. Se ha indicado que el hospedante esta autorizado para retener los efectos del viajero y peticionar se remate.

2.- Someterse a las normas reglamentarias y las cláusulas generales

de contratación.- Por aplicación del artículo 1714 el huésped también se sujeta a las normas reglamentarias y a las cláusulas generales de contratación aprobadas por la autoridad competente. El huésped no discute con el hospedante los términos y condiciones en que se aloja, ya que por lo general celebra un contrato por adhesión a las que incorporan

automáticamente las cláusulas generales de contratación.

3.- Responder por los daños y perjuicios que hubiere causado al establecimiento de hospedaje.- La ley determina que el huésped responde por los daños y perjuicios que hubiere causado al establecimiento, pudiendo el hospedante retener como se tiene dicho los equipajes y demás bienes entregados e introducidos.

4.- Efectuar una declaración escrita de los bienes de uso común.- El huésped tiene la obligación de hacer una declaración escrita de los objetos de uso común introducidos en el establecimiento dentro de las veinticuatro horas de su ingreso. Vencido el plazo, la obligación del hospedante estará sujeta a lo que dispone el artículo 1719.

5.- Comunicar al hospedante sobre la sustracción, pérdida o deterioro de bienes.- En efecto, la norma prescribe, que el huésped está obligado a comunicar al hospedante la sustracción, pérdida o deterioro de los bienes introducidos en el establecimiento tan pronto tenga conocimiento de ello. De no hacerlo, quedará excluida la responsabilidad del hospedante, salvo cuando tales hechos se produzcan por dolo o culpa inexcusable de éste último. Pero, el, hospedante no tendrá responsabilidad si prueba que la sustracción, pérdida o deterioro de los bienes introducidos por el huésped se debe a su culpa exclusiva o de quienes le visiten, acompañen o sean dependientes suyos o si tiene como causa la naturaleza o vicio de ellos

(1723).

B.-

DERECHOS DEL HUÉSPED.- En igual forma este contratante tiene un conjunto de derechos que reclamar, pero los principales son:

1.- Exigir aseo, adecuado funcionamiento de servicios y alimentación

de calidad.- El numeral 1715 dispone, que el huésped tiene derecho a exigir al hospedante que la habitación presente las condiciones de aseo y funcionamiento de los servicios normales y que los alimentos, en su caso, respondan a los requisitos de calidad o higiene adecuados. Lo que para el

hospedante es una obligación para el huésped es un derecho que debe reclamarla cuando no existe las condiciones de higiene, buen funcionamiento de los servicios y una alimentación adecuados.

2.- Exigir la devolución de bienes dejados en custodia.- Los numerales 1718 y 1719 señalan, que el hospedante responde como depositario por el dinero, joyas, documentos y otros bienes recibidos en custodia del huésped y éste tiene derecho de exigir su devolución o el valor de los mismos en caso de pérdida. Igualmente, el hospedante responde de los objetos de uso corriente introducidos por el huésped, siempre que éste cumpla las prescripciones del aviso que estará fijado en lugar visible de las habitaciones. La autoridad competente fijará el límite de la responsabilidad.

EXTINCIÓN DEL CONTRATO

El contrato de hospedaje refiere Cuadros Villena puede acabar o terminar todos los contratos de varias maneras, siendo las principales las siguientes:

1.- Por vencimiento del plazo pactado.- Si el huésped ha solicitado alojamiento por determinado tiempo extinguirá al vencimiento del plazo, pero el plazo puede ser prorrogado de mutuo acuerdo. Si se concertó el alojamiento por cierto números de días o de meses, vencerá el contrato al vencerse el plazo.

2.- Por la mala conducta del huésped.- Si el alojado es una persona de malas costumbres y tiene una conducta inmoral, puede el hospedante rescindir o resolver el contrato y pedirle al huésped que se retire. Debe hacerlo tanto porque el lugar de hospedaje debe gozar de prestigio, como porque le interesa que su establecimiento no goce de mala reputación.

3.- Por expropiación.- Al producirse la expropiación del predio en el que se estableció el alojamiento, se acabará también el contrato de hospedaje. El Estado no prestará los servicios indicados, salvo el caso de que se haya considerado la seguridad nacional o la necesidad pública del

alojamiento, y que el ente estatal haya expropiado para realizar los mismos servicios de alojamiento. En todo caso, ya no será el primer contrato celebrado por el particular el que regirá las relaciones del hospedante y del huésped. Será necesariamente un nuevo contrato.

4.- Por muerte del huésped.- La muerte del hospedado o huésped acaba el contrato de hospedaje que es una forma de arrendamiento personal, por consiguiente si faltar una de las personas a la relación, se concluirá. Podrán los herederos del huésped continuar el alojamiento, pero indudablemente ese será un nuevo contrato, distinto del que celebró el huésped pre muerto.

OTROS ASPECTOS

A.- Reservación.- Un hecho bastante frecuente, particularmente en épocas de intenso movimiento, es que algunos turistas o viajeros hacen sus reservaciones en los establecimientos de hospedaje en el lugar donde desean frecuentar. Estas reservas lo efectúan a través de las agencias de turismo, compañías aéreas y, también directamente, razón por la cual ha sido necesario reglamentarla adecuadamente.

En la doctrina se discute sobre la naturaleza jurídica. Así, una primera orientación, destaca que la reserva de plazas constituye un contrato preparatorio en razón de que por lo general se verifica un pago anticipado por la reserva estableciendo algunas condiciones como el lugar, posible duración de la estadía, tarifa, etc. Una segunda, establece que la reserva es un acto preparatorio del hospedaje, habida cuenta que se trata sólo de una modalidad del mismo. El código se inclina por esta última.

Desde luego, el Reglamento de Establecimiento de Hospedaje prescribe, que los alojamientos podrán ser objeto de reserva mediante acuerdo entre las partes, pero antes de pactarse, los clientes serán informados claramente sobre las condiciones del contrato de alojamiento. En ese sentido, los establecimientos de hospedaje podrán exigir al formalizar una

reserva que los clientes anticipen en concepto de arras, un porcentaje del precio total que no podrá exceder del 50%. Dicho porcentaje se aplicará al importe total del alojamiento según el precio pactado o, en defecto de este, al precio autorizado que le corresponda al establecimiento.

B.- ESTACIONAMIENTO DE VEHÍCULOS.- En la Exposición de Motivos y Comentarios, se dice que no muchos establecimientos públicos de hospedaje no sólo se proporciona habitación y alimentos, sino también estacionamiento de vehículos y otros similares, por cuya razón se establece en el artículo 1726, que los servicios adicionales de estacionamiento de vehículos o similares se rige por los numerales 1713 a 1725 en cuanto son aplicables.

En este sentido, debe destacarse principalmente la responsabilidad del establecimiento en cuanto a la sustracción o pérdida de los vehículos y deben contemplarse tres supuestos

1.- Vehículos introducidos en garajes del establecimiento.- En este caso habrá que distinguir si el servicio es gratuito u oneroso. Cuando el servicio de garaje es gratuito, esto es, que está incluido en el precio de la habitación, indudablemente, conlleva la responsabilidad sin culpa que afecta al estacionamiento de conformidad con los artículos 1719 y 1722. En cambio, si el servicio debe pagarse por separado y facturarse en forma independiente, no puede hablarse de la responsabilidad como depositario, si no dentro de los alcances del contrato de arrendamiento o de garaje.

2.- Vehículos que se dejen en aparcamientos exteriores al

establecimiento.- En este supuesto el dueño del establecimiento está excluido de la responsabilidad, aunque dichos aparcamientos hayan sido puestos a disposición de los clientes.

3.- Vehículos dejados en garajes o aparcamientos ajenos al mismo.- Igualmente, los establecimientos están exentos de toda responsabilidad,

aun cuando hayan sido indicados o recomendados por el personal del establecimiento.

C.- EXTENSIÓN NORMATIVA DEL HOSPEDAJE.- El artículo 1727 establece, que las disposiciones del hospedaje comprenden también a los hospitales, clínicas y casas de salud o de reposo, establecimientos comerciales o de espectáculos públicos, balnearios, restaurantes, clubes, naves, aeronaves, coches cama y similares, en lo que les sean aplicables.

CONCLUSIONES

  • a) Determina que los sujetos de acción obligatoria contractual son el hospedante y el huésped.

  • b) Precisa que se trata de un contrato obligacional donde el objeto de la prestación es prestar albergue y adicionalmente, alimentación y otros servicios.

c) Señala

su

carácter

contraprestación.

oneroso

expresado

en

la

retribución

como

  • d) Está sometida a una intervención administrativa que fija las tarifas correspondientes.

  • e) El hospedaje, recae sólo en el uso de las habitaciones que sirven de alojamiento.

  • f) El hospedante tiene la posesión inmediata y el huésped solo la tenencia temporal (ocupación temporaria).

  • g) En el hospedaje las prestaciones no son autónomas, sino que están relacionadas directa o indirectamente entre sí.

ANEXO

MODELO

Contrato de hospedaje celebrado entre el

Sr. _______________

por una parte,

y por la otra, el

Sr. _______________

a los que, en lo sucesivo, se les llamará

hostelero y huésped respectivamente; ambos, mayores de edad y con capacidad legal para contratar y obligarse, declaran que el presente contrato lo

sujetan a las siguientes:

CLÁUSULAS

Primera: El hostelero da, en hospedaje, al huésped el apartamento marcado con el Núm. del edificio que se encuentra en compuesto de _______________ debidamente amueblados, y manifiesta que dicho apartamento reúne todas las condiciones de higiene y salubridad correspondientes, declarando el huésped, a su vez, que se da por recibido de él y que se encuentra en las condiciones indicadas.

Segunda: El hostelero se obliga, además a realizar diariamente la limpieza de dicho apartamento, así como a ______________________.

Tercera: La retribución estipulada, por dicho hospedaje, es la cantidad de

$

que deberá pagar el huésped al hostelero, precisamente por anticipado, el día __________________.

__________

______________

(

)

Cuarta: El hospedaje principia el día

_______

de

_________

y termina el de

____________

de

____________

de ___________.

Quinta: El hostelero se obliga a realizar, en el apartamento expresado las reparaciones necesarias a fin de conservarlo en las mismas condiciones en que se encuentre, durante todo el tiempo del hospedaje.

Sexta: El huésped se obliga, por su parte, a efectuar las reparaciones de aquellos deterioros que sean de poca importancia, y que hayan sido causados por él lo por las personas que ocupen con él o visiten el apartamento objeto del presente contrato.

Séptima: El hostelero, además se obliga: I. A no estorbar ni entorpecer, de manera alguna, el uso del apartamento, a no ser por causa de reparaciones urgentes e indispensables; II. A garantizar el uso o goce pacífico del apartamento, por todo el tiempo del contrato; III. A responder de los daños y perjuicios que sufra el huésped por Los defectos o vicios ocultos del apartamento objeto del contrato, anteriores al hospedaje; IV. A no mudar la forma del apartamento ni a intervenir en el uso legitimo de él, salvo el caso de reparaciones urgentes e indispensables; V. A responder de los daños y perjuicios, si el huésped sufre la evicción de todo o parte del apartamento objeto del contrato; VI. Expedir al huésped el recibo correspondiente por la cantidad que éste le entregue, por concepto de la retribución estipulada; VII. A devolver el saldo a favor del huésped al terminar el hospedaje, en caso de que lo hubiere, y a cumplir con todas las demás obligaciones que el Código Civil impone a los hosteleros.

Octava: El huésped, además, se obliga:

I. A pagar cumplidamente, la retribución estipulada en ___________________.

II. A servirse del apartamento dado en hospedaje sólo para casa habitación; III. A no conceder el uso del mismo, en todo o parte, a otra u otras personas;

IV. A no hacer cambio en el mismo sin el consentimiento, previo y por escrito, del hostelero;

V. A dar aviso al hostelero de toda novedad perjudicial para el apartamento, así como de las goteras y deterioros del mismo, siendo responsable de los daños y perjuicios que su omisión cause;

VI. A conservar el apartamento en el buen

estado

en

que

lo recibió,

y

a

devolverlo en ese mismo estado al terminar el contrato;

VII. Recibir los alimentos en el horario previamente fijado por el encargado del comedor; cumpliendo con todas las obligaciones el Código Civil impone a los huéspedes, a menos que se estipule algo diferente.

Novena: El hostelero pagará los servicios de agua y drenaje, así como los de luz y gas del apartamento.

También serán, por cuenta del hostelero, toda clase de reparaciones que

necesitaren los indicados

servicios.

_________________

Para los efectos legales se firma el presente contrato de hospedaje en original

y copia. Comparecen, como testigos:

de

___________ ciudad, con domicilio en

_______

El Sr.

__________________ años de edad, mexicano, originario y vecino de esta

manifestando estar al corriente

________________

del impuesto sobre la renta; y el

mexicano, originario y vecino de

Sr. ____________

de

años, con domicilio en

_______

__________________ de esta ciudad, manifestando estar al corriente de sus

_________________ obligaciones fiscales; siguen manifestando que conocen, personalmente, a las partes contratantes, constándoles además que son capaces para celebrar el presente contrato de hospedaje que, en este escrito, se contiene; y firman,

junto con las partes, para constancia.

En

siendo el día

_____________

___________________

HOTELERO

de

_________

de _________. _______________________ HUÉSPED

__________

___________________ TESTIGO hace 1 año

__________________