P. 1
Platón-El Político_Selec textos lrcp

Platón-El Político_Selec textos lrcp

|Views: 31|Likes:
Published by Luiscalde

More info:

Published by: Luiscalde on Sep 04, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as DOC, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/30/2012

pdf

text

original

SOBRE El Político

(ca. 367-360 a. C.)

Platón
Selección, mezcla y comentarios de textos lrcp

Presentación: En el Político, Platón puso en forma definitiva todo su empeño en demostrar que lo que caracteriza y diferencia la argumentación filosófica de cualquier otro discurso es su voluntad de obtener la verdad mediante un método analítico y sistemático. Platón se propuso fijar así en el Político las bases de un método filosófico de validez universal. En este sentido, el Político debió haber sido además parte de un proyecto más amplio, consistente en confeccionar una trilogía que tratase, respectivamente; del sofista, del político y del filósofo. Además, podemos decir en forma muy general que estos tres temas están presentes a lo largo y a lo ancho de la obra platónica y claro, siempre aparecerán en forma inacabada —pero eso sí de manera muy sistémica— o bien, siendo tratada en la forma más sutil y abstracta de las ideas, pero siempre discutida en una forma profundamente reflexiva —eso creemos. Además, también toda la temática platónica viene siendo presentada a través del formidable método dialéctico al estilo de la escuela socrática; método aquél que todo lo penetra y fulmina: lo mismo a las concepciones cosmogónicas, psicológicas como ontológicas. Pero sobre todo, debemos decir que también que este método disecciona a aquellos otros conceptos de domino o interés público y privado que, debieron ser muy actuales y sujetos a toda discusión en aquella época. Así, podemos decir también que: estos temas, en particular, están presentes de manera directa, indirecta o recurrente bajo la forma acostumbrada de diálogos; como el Teeteto, la República, las Leyes, etc. Ahora bien, si consideramos a su vez esto como preceptos que también deben cumplir con la más alta misión del quehacer filosófico; diremos que entonces que estos preceptos en nada deben cumplir con lo absoluto, —así lo creemos y lo manifestamos—; sino más bien, con todo lo complejo e inabarcable de lo existente y de lo inexistente. Puesto que, interpretando a aquella máxima platónica sobre el alma de que: nada en la vida se aprehende todo es recuerdo. Y que ese recordar es en nosotros mismos despertar de lo que ya subyace potencialmente como saber o virtud; (entonces, esto es muy probablemente lo mismo que hace recordar a Platón), que: todo método analítico y métrico no es más que —para mí, yo mismo, Platón— un intento dialéctico inacabado del ser. Y que siendo al fin

un proceso, el que resulta ser «el método» sine quanon para poder alcanzar y conservar —hasta donde se pueda— a uno solo y único camino que deba conducirnos a través de la pureza y de la verdad absoluta, hasta por fin poder llegar al puerto o mixtura del ser o de la existencia. Es decir, el método para poder alcanzar así la realidad más plena y posible, —la realidad única aprehensible— para poderla vivir y finalmente poblarla. Y sobreponerse de esta manera, por fin, a la paradoja existencial (de Platón). ¿E intentar, con ello, cambiar el mundo de las ideas y pero no sólo eso, sino también el mundo como realidad definitiva per se? —Sí, esta es la intención. Platón sabía que esta era su intención más secreta y al mismo tiempo, la más manifiesta; asimismo, la más oculta y sutil, e insuperable, la mejor esbozada en sus cartas, —aunque algunas de ellas sean consideradas apócrifas por algunos. Empero, y no obstante, todo esto así lo creemos, aunque por nuestra parte constituya una muy peligrosa y nada exagerada generalización… Por otra parte, hay que reconocer que todos nosotros como lectores de Platón, siendo más o menos acuciosos en su obra; no importa, ya que muy bien podríamos habernos quedado ya antes en algún momento y en algún lugar del camino o de la ciudad de la República o de las Leyes. ¿Pero acaso, estaríamos en uso de nuestro pleno derecho de posesión y según las leyes de la ciudad? —Realmente no lo sabríamos a plenitud. Empero, digamos que ya antes nos hemos quedado en la ciudad y que también hemos abandonado ya el camino y, por tanto, hayamos hecho de la ciudad el refugio de toda nuestra seguridad y toda nuestra conservación. Y constituida así la ciudad (es decir nuestra ciudad) digamos siendo establecida de la manera más simple y trivial, quede no obstante como la más Absoluta y Mundana de todas las más posibles y como Inamovible Fortaleza. Pero el camino continúa…, puede seguir siendo nuestro. Es nuestro camino. Con la diferencia nada más de que este camino estará únicamente hecho por nuestros propios pasos… y solo ellos, invariablemente, pueden dirigirse siempre hacia la otra ciudad; No obstante, que la ciudad por llegar siga siendo hecha con las mismas ideas o bien, que la ciudad sea perene búsqueda, o deslumbrante descubrimiento, mnémesis fortuita o la aprehensión más vivible y realizable. Empero, todo ello no importa… Porque la meta es siempre meta. Y para poderla alcanzar como un nuevo origen, sólo nos resta continuar… Seguir, eso sí, claro, el recto camino propuesto por Platón: el camino de la mixtura de la virtud y de los saberes atemperados. Porque tal vez con esto último, estaríamos proponiendo una nueva filosofía; si no es que antes alguien anticipándose a nosotros lo haya hecho ya. Y que ahora, por simple novedad nuestra o intuición primera, creemos proponerla en exclusiva… En fin, es lo que constituiría —y de nueva cuenta— la siempre y nueva filosofía neo-neoplatónica. Porque

Platón, parece ser, siempre estará escribiendo una segunda filosofía*… Bueno, —lo que quiero decir con esto es que: los preceptos filosóficos platónicos siempre están escribiendo las segundas filosofías…

Introducción: La elaboración de este diálogo platónico de El político, puede situarse cronológicamente entre los años de 367 y 360. Pero, ¿por qué establecer esta datación? Porque está ligada a toda la historia de los viajes de Platón a Sicilia. Platón habría nacido en 428; y es muy probable entonces que tenga algo menos de treinta años de edad en el momento de la condena y ejecución de Sócrates (399). Tras esta muerte, Platón, como otros discípulos de Sócrates, temerosos tal vez que esa condena tuviese efectos judiciales sobre el resto de los alumnos, se marcha de Atenas y en Megara funda una escuela donde retoma ciertos aspectos de la enseñanza de Sócrates. Hace una serie de viajes, entre ellos, con seguridad, a Egipto, entre 399 y 387. Hacia 387-386 se funda la Academia en Atenas. Antes, en 388-387 —y tenemos de ello testimonios independientes en las Cartas de Platón—, hace su primer viaje a Sicilia. Conoce al tirano Dionisio I (el viejo) y establece amistades ahí; con Arquitas, uno de los últimos grandes pitagóricos, y con Dión de Siracusa, yerno de Dionisio. Dionisio I, político muy astuto y poderoso muere; su hijo Dionisio II sube al poder y con esto, Dión termina siendo con e yerno de ambos. Platón lo considera capaz de llevar a la práctica sus ideas de filósofo respecto a la política. Y, según la tradición, Platón vuelve a Sicilia en 367, llamado por Dión, con objeto de transformar al joven Dionisio en un rey filósofo. Según esta misma tradición de las Cartas y los doxógrafos. Platón hace un tercer viaje (362). Pero Dionisio traiciona sus promesas y lo hace prisionero. Aristóteles estaba en la Academia tanto en 367 como en 362; en la Política, habla de Dión, pero cuesta entender por qué no habría de mencionar el viaje de Platón. Cualquiera que haya sido el deseo de Platón de influir en un rey, un tirano o un dueño del poder, no se puede creer que en ese tema haya podido engañarse una segunda vez con respecto a un individuo como Dionisio. Con esto, Platón intenta, arriesga la vida por sus ideas y luego regresa… Pero, lo que se opone a la atétesis (apócrifo), como dicen los filólogos, al rechazo de la autenticidad de las Cartas, es con todo la calidad de la séptima, muy bella y muy profunda. Desde el comienzo, la justificación de Platón para no mezclarse más en política tras la condena de Sócrates es absolutamente convincente. Pero lo que aquí realmente deseamos destacar de esta carta es un pasaje extraordinario sobre la relación del lenguaje con
*

el conocimiento corriente, con el conocimiento de las cosas mismas i de las Ideas, con el famoso exaíphnes. En esta carta platón dice que todos los otros saberes son preparatorios para el verdadero saber. Hay que ejercitarse en ellos, pero no son los que aportan el verdadero saber. Son algo así como el «frotamiento» previo que a la larga provoca en un momento indeterminado e inesperado (exaíphnes: súbito), el surgimiento de la llama que ilumina a la vez el objeto y al sujeto y permite ver. Para eso sirve toda la lógica, toda la discusión, toda la matemática, toda la dialéctica. Son preparatorias. Y esto recuerda lo que dirán a continuación los místicos sobre la ascesis y su objetivo de preparar un momento de videncia que no se puede forzar o arrancar. El saber, el verdadero, el saber último, se describe en esa Carta séptima. Y la descripción corresponde bastante bien a todo lo que dice en le Banquete, en el Fedro, en la misma República sobre la relación del alma con el saber, para pensar que, si esta Carta séptima no es auténtica en el sentido literal, no lo es en lo que refiere a los datos del tercer viaje, si lo es en cuanto al tratamiento filosófico que propone de la cuestión de la relación del conocimiento con su objeto. Entonces, el Político sólo puede ser posterior al presunto segundo viaje, y si hubo un segundo y un tercero, tal vez entre ambos, tal vez luego en el tercero, después del Sofista, que se supone sigue al Teeteto. Y al mismo tiempo se promete un cuarto diálogo, que no se escribió y que sería el Filósofo. Y se trata de diálogos que admiten y ponen en el centro de las preocupaciones la mixtura y ya no las ideas puras. Para decirlo más sencillamente: ya no lo absoluto sino la mixtura, lo real, la aproximación, lo relativo. Lo cual se traduce, en el plano político, lo que en el Político se denomina la segunda navegación, deúteros ploús. Hay una primera navegación que es la de la República, y que conlleva la verdad auténtica y la buena ciudad. Aunque, no podemos pretender realizar esa idea. Tenemos que conformarnos entonces, con una segunda elección, que se describirá en las Leyes, en donde se dice también que esta ciudad, con respecto a la ciudad de la República, es, en las distintas lecturas de los manuscritos, ya se mía deuterôs: segunda según la profunda unidad interna, ya se timía deuterôs: segunda en dignidad. La timía deuterôs es una corrección; en fin, mía deuterôs sería la lectura que corresponde. Así, la ciudad de las Leyes es segunda en unidad, en intensidad de las articulaciones de sus partes entre sí, con respecto a la ciudad de la República. En este sentido, observemos la siguiente clasificación según la cual, agrupa esos diálogos según los llamados criterios externos: fechas, referencias a personajes presentes o mencionados en los diálogos; y, por otra parte, con el famoso análisis estilométrico, es decir, el ordenamiento cronológico de los diálogos según los indicadores de estilo, las estadísticas

de partículas y expresiones que utiliza Platón. Hay por tanto cuatro grupos de diálogos: 1. Están los diálogos socráticos, ophera prima de juventud. Pero, ¿quién es Sócrates?, ¿quién es Platón? ¿Dónde termina Sócrates donde principia Platón? Tienen sobre todo estos diálogos un afán de enseñanza socrática: Apología, Critón, el primer Alcibíades, Eutifrón, Laques, Lisis, Cármides, los dos Hipias e Ión. 2. Tenemos los diálogos que en cierto sentido son puramente polémicos, al contrario de los anteriores, que interrogan sin grandes controversias. Estos y los del tercer periodo se cuentan entre los más bellos: es la madurez de Platón, la plena posesión de sus poderes poéticos. Se trata de Protágoras, Eutidemo, Menéxeno, Gorgias y el primer libro de la República (Trasímaco), en función del sofista que en él es el principal interlocutor de Sócrates. Protágoras, Eutidemo, Gorgias atacan a fondo a los sofistas. Menéxeno aporta aquí una parodia al discurso fúnebre ateniense, es una especie de carga contra los políticos o los demagogos. 3. Esta fase reúne aquellos diálogos que constituyen el descubrimiento, la afirmación y el despliegue de la teoría de las Ideas, su inicio es el Menón, el Fedón, el Fedro, el Banquete y lo esencial de la República. 4. Esta última fase reúne la obra de la madurez final y la vejez, siendo el comienza con el Crátilo, un diálogo profundamente aporético que suscita un enorme trastorno porque interroga nuestra relación con el lenguaje y la relación el lenguaje con las cosas, y plantea la cuestión: puesto que lo que enunciamos como verdad pasa por el lenguaje —pero para formularlo en términos modernos diríamos—: ¿cómo debería ser el lenguaje para que pudiésemos enunciar una verdad? Así, por tanto en esta relación tenemos el Crátilo, Teeteto y el Parménides, tres diálogos sumamente aporéticos, y los resultados de esta aporía y apóresis, que se presentan en el Sofista, el Político y el Timeo, más el Critias y el Filebo, y las Leyes, que aparecen de manera muy coherentes al final. En estos últimos diálogos se plantea y se lleva lo más lejos posible la teoría de lo mixto. Pero realicemos justo aquí todavía una última recapitulación a estos diálogos de este último punto: —— El Sofista empieza por disolver el absolutismo del ser parmenídeo al imponer la verdad de que hay no-ser y el ser no es siempre, o no es en todos los aspectos. —— Después, el Político, abre el camino al abandono del absolutismo de la república en los regímenes políticos.

un tanto accidental: la del ser y el noser. es sometida a una muy dura prueba. Pero también la del Sofista es muy extravagante. con el pretexto de hablar del placer. pero en él la extrañeza es mucho menor. a saber.—— El Timeo establece la mixtura en el plano ontológico y cosmológico y somete al dios mismo. que. Es bastante compleja en el desarrollo de la obra de Platón y es difícil pronunciarse con certeza. Y es porque Platón tiene cuentas negativas o positivas que arreglar con la cuestión del sofista y del político en general. después de la sexta. precisamente. En el párrafo 285 d. Hay una sola digresión importante. se puede leer en voz del Extranjero de Elea: es evidente que no buscamos al político por sí mismo. porque esos números no le dejan hacer lo que quiere. como la determinación e indeterminación. no tenemos gran cosa que hacer con él. Y es que en un tercer momento la preocupación de Platón es aquí. una conclusión negativa. y que por otra parte no hay más que uno. esto es el objeto del diálogo. El Sofista proporciona entonces la contrapartida positiva pasando por el famoso parricidio. Se advierte que esa enseñanza no puede sino conducir a una serie de callejones sin salida… tal vez. sin duda el político. Así de la estructura del Político. por un lado. Volvemos a la quinta en forma un tanto anómala y tiende a componer un relato lo más desagradable posible de él. el momento en que el Extranjero de Elea dice: ahora hay . Para nosotros es todo esto un ejercicio de dialéctica. a no poder hacer más de lo que es posible según la naturaleza de las cosas. de péras y ápeiron. enuncia una serie de tesis extremadamente importantes sobre el hecho de que todo lo que es es una mixtura de uno y de varios. podemos decir que es un poco extraña. Y las Leyes se sitúan al final de este cuarto y último periodo de manera completamente coherente. el demiurgo. —— Y por último tenemos el Filebo. Pero en el Parménides esta misma enseñanza que el ser es y que el no-ser no es. Objeto y estructura del Político Su título y la discusión presentan el objeto manifiesto del diálogo. Pero. según la naturaleza de la materia que él moldea. Aprendamos a dividir como es debido respetando las divisiones naturales que existen en los seres y adoptando los criterios que corresponden. y según la naturaleza de los números mediante los cuales moldea la naturaleza. y porque no sea ésa la enseñanza del Parménides. es muy notorio en este segundo nivel no es más que un pretexto. precisamente. En el Sofista tenemos la sucesión de los seis intentos de definición.

la distinción entre especie y parte. Aquí tenemos dos incidentes que son muy importantes desde el punto de vista filosófico. pues el movimiento no quiere decir únicamente movimiento local. donde es abandonada. Había que salir de todo eso. el movimiento. es obvio que hay que tomar el término en el sentido galileano o posgalileano. Así pues. La definición adecuada está escondida en el diálogo. Cuando se dice que el reposo y el movimiento pertenecen a los géneros supremos. la alteración. En primer lugar (262a-263b).que matar a nuestro padre Parménides. por el otro. y en Platón también. ¿Qué es una parte y qué es una especie? ¡La especie humana forma parte de los animales! ¡Vaya! Y las piernas forman parte del hombre pero no son una especie. la crítica de la definición. y finalmente se llega a la idea del pastor. Lo mismo. por no decir irrisorio. de los orígenes hasta nuestros días: que el no-ser es y el ser no es. Esta digresión en el Sofista aparece naturalmente en referencia a la definición del sofista. ¿Qué pasa? Segundo incidente. Pero en el camino tenemos la exposición propiamente dicha (258b-267). de igual importancia (263c-264e): es poner atención al punto de vista subjetivo en las divisiones que se realizan. lo otro. . el reposo. Pero. etc. lo cual. reduciría al mismo Parménides al silencio. Ni siquiera puede ser dicho. hay que decir esta cosa horrible de que el ser no es y el no-ser es. punto y aparte. porque hay que definirlo como un traficante de no-ser. 274a-275a. hecha en varios sitios (267c-268d. se introduce uno de los grandes teoremas de la filosofía. Y se sale con el Sofista. y luego aparece la primera definición: el político como pastor. a partir de ese fabricante de falsas imágenes. ninguna de las cuales es válida desde el punto de vista de Platón. en el límite. por este camino en apariencia trivial. Y enumera las cinco formas de géneros supremos: el ser. Comienza con un pequeño preámbulo (257a-258b). y a la posibilidad y la efectividad de la alteración. de dicotomía con las diferentes especies de saber (saber teórico/saber práctico). En Aristóteles está muy claro. diríamos hoy como si fueran los transcendentales ontológicos con que está hecho todo lo que es. con esa única digresión ontológica central. El movimiento es en cambio. se alude a la inmutabilidad. ¿cómo puede ser traficante de no-ser si el no-ser no es? Es preciso que el no-ser sea de cierta forma y que exista la posibilidad de presentar al ser como no-ser y recíprocamente. es como una charada. Pero Parménides dijo: lo que no es no es. En el Político las cosas son muy diferentes. La estructura es estrafalaria: entraña dos definiciones del político. Esta primera definición se extiende desde 258b hasta 277c. Pero en el caso del reposo y movimiento. Y esto es lo que dice el Sofista. 275b-c). por un lado. La exposición de la primera definición se hace mediante esa especie de división descendente.

es noméus. El Extranjero dice: todo eso no funciona. que hacer dar a luz lo que no es consciente en el ser humano. tras una primera recapitulación de la primera definición. en griego. lo sé desde siempre. El pastor es superior por esencia a los otros seres a quienes hace pacer. que va desde 268c hasta 274. soslaya la cuestión previa: ¿cómo sé que el tejido es un buen paradigma del arte del político? Lo cual no es más que una variante del problema ya mencionado por Platón en el Fedón y el Fedro: ¿cómo sé qué es un ser humano antes de haberlo visto? ¿Y cómo podría recoger la idea de un ser humano. Por lo que queda modificada la definición parcialmente modificada. oculto. anteriormente. es preciso que alguien lo despierte. en 277a-c. se llega a que el político no puede ser el pastor. El Extranjero introduce entonces un tercer incidente. en el tiempo de Cronos. que quiere decir al menos dos cosas: dividir. A continuación vuelve al tema supuestamente principal. en los dos incidentes anteriores fundaban metodológicamente el procedimiento diurético que se empleó en las historias del pastor. Se refiere a ese problema absolutamente fundamental que nos acompaña aún hoy en día: ¿cómo pensar una cosa a partir de otra? Este incidente. No obstante haberse introducido elementos subjetivos en la base y los criterios de división. ¿cómo puedo buscar algo si no sé qué busco? La respuesta metafísica de Platón en los diálogos anteriores era la teoría de la anamnesis: en realidad. por un lado. ocuparse de un rebaño o de otra cosa. la mayéutica. el tercer incidente concierne al paradigma y sus elementos. por otro. cuando. Es de otra especie. hay que decir no sólo que es pastor sino que es agelaikomikós. que es un nuevo principio metodológico. bárbaros. y. si hubiera un pastor de hombres. grullas y no grullas. la crítica del político como pastor. Pastor. a los carneros. precisamente. etc.Así. tendría que ser un dios… ¡Y justamente. a partir de aquí sigue la primera gran digresión: el extraordinario mito del reino de Cronos. Pero sin decir por qué. mientras que el político no se ocupa de todo. desde luego. es superior a las cabras. ¿Por qué? Porque un pastor propiamente se ocupa de todo. sino tuviera ya la idea de un ser humano? O bien. incluido el esclavo del . hay que abandonar esta definición. De allí el gnoseoanálisis de Sócrates. esto es. decir: todos esos son seres humanos. griegos y no griegos. Y claro. pero ese saber está enterrado. Por lo tanto. en forma inexplicable. del verbo némein. de pastor de animales. Así. eso no funciona: de ese modo no se divide según la objetividad sino de acuerdo con un punto de vista subjetivo. apacentar. Luego. Y luego. el que cuida los rebaños de cierta manera (275c-276e). había en efecto un pastor divino! Co ese pretexto ultra débil se introduce esta extraordinaria digresión sobre el reino de Cronos.

a quien hace alumbrar verdades que él posee porque ya las vio en otra vida. no es más que un pretexto. sólo nos interesa el beneficio dialéctico. O. Para Platón hay medidas relativas y medidas absolutas. sino la dialéctica. retorno a la ciudad para definir la pluralidad de las artes de la vida en común en la polis (287c-289c). mejor. el symbebekós. a partir del incidente tres. Para ello. el incidente número cuatro. palabra aristotélica por excelencia. Desde hace algún rato se discute sobre el político. Cuando la leemos resulta obvio que Platón sabía aún más de lo dice acerca del tejido. Medidas que sólo cobran sentido mediante las comparaciones y medidas absolutas. por decirlo de algún modo. el ejercicio dialéctico (285d). llegamos a la segunda definición del político como tejedor. Para definirlo. un camino humano de solución a esa aporía. antes de volver a la definición: la medida de las cosas. del que hacemos poco caso. La digresión dos sobre las formas de los regímenes políticos (291d292a). Así. Pueden estar juntas por puro azar o juntarse con otras cosas de manera totalmente esencial. no de solución. Empieza con una exposición (279b-280a). La palabra griega symbaínein. Ahora tenemos una digresión aristotélica en relación con este cuarto incidente. sin embargo. pero. cosas que van junto a otras cosas. los materiales para tejer. el más mago de todos los sofistas. pero sin pertenecer a la definición propiamente dicha de la cosa. El incidente número seis es un ardid de Platón sobre el verdadero objeto del diálogo: no es el político. que es el político democrático y surgen entonces dos enormes digresiones: A. sino de gobierno de la aporía. Por tanto. Idea muy extraña. muy importante. etc. vuelve al tejido. bueno. A continuación. como él dice. y retomada como digresión dos bis entre 300d y 303b. puede verse que el Político pertenece al periodo de la mixtura en el pensamiento de Platón. que distingue —con lo que anticipa a Aristóteles— las artes de causa propia de las causas compuestas o acompañante o comitante. Ahí está. Y en un rodeo. Incidente número cinco. donde Platón . Enumera siete artes de la vida en común y luego —tercera parte de esta definición— las artes auxiliares y subalternas (289-291a). En Aristóteles aparece continuamente la idea del symbaínein. en 281d-e. significa «ir juntos». como si estuviera enganchado al párrafo 291a. las maneras de hacerlo. que va a ocupar todo el final del diálogo. ofrece.Menón. normas de las cosas.

tres y dos bis. y en la que Platón desarrolla la idea de que sólo la ciencia está en la base de la definición del político. esa segunda navegación y lo que se dice de ella. Pero aquí. o al mismo tiempo que él. la existencia de un Estado de derecho o un Estado de leyes se convierte en un rasgo distintivo de los regímenes. entrecruzar para ejercer su función? Ahora bien. al contrario de lo que sucedía en la República. que se había abandonado (303d-c) y luego a las artes auxiliares y elementales (303d-305d). 4. la de las diferentes artes. en 294a-c. el tema de las formas. B. a falta del verdadero político.dice que la democracia es a la vez el «menos bueno» y el «menos peor» de los regímenes. la primera navegación (294e-297d). Por último. 5. tienen leyes y las obedecen. de improviso. podemos conformarnos con esas reglamentaciones deficientes e inadecuadas que son las leyes escritas. Platón introduce un nuevo objeto del tejido sin relación alguna con el anterior. Y los regímenes más corruptos son aquellos en que ni siquiera hay leyes. en la que se dice que. 3. Tras estas digresiones dos. 2. se puede retomar en la digresión dos bis. Mientras que hasta . aristocracia o democracia. el objeto de ese tejido es. Pero. porque aquí. se trate de monarquía. de los tipos de regímenes. el planteamiento sobre la deficiencia esencial de toda ley escrita Aparece. Vuelve a darse entonces una definición del político como tejedor (305e). La existencia de una jerarquía entre las artes (304b-d). Séptimo incidente: las artes servidoras de otras artes. Luego. Esta digresión tres se articula en cinco puntos: 1. tras el octavo incidente. Los regímenes menos corruptos son los que. aun cuando no sean gobernados por el político. arrinconada entre las dos partes de la digresión dos. desde luego. capital. la segunda navegación. desde 297d hasta 300c. Pero luego. El párrafo 292 da la base de la definición. Entonces. donde Platón reafirma el poder absoluto del que sabe. y con respecto a esa historia del político como tejedor. La digresión tres. de repente. acerca de la diversidad de las virtudes (306a-308c). ¿qué es lo que teje este tejedor regio? ¿Cuáles son los materiales que tiene que combinar. En 293a-e tenemos la afirmación del carácter absoluto del poder de quien sabe. las siete artes principales y además las artes auxiliares que son indispensables para la vida en común. y cuya mera aparición suprime de derecho cualquier ley. se vuelve al estatus de los falsos políticos.

c . La pareja de la ontología es la psicología en su gran dignidad y sus grandes dimensiones. pero se distinguen por su vigorosidad en la acciones. que es como una especie de adición El político no entreteje tan sólo las artes y luego las partes del alma. nos has completado el hombre regio y el político. por tanto. es imposible que todo. renunciándolos en una vida común en concordia y amistad. en última instancia esa actitud puede oponerse a cierta Phronesis.— A su vez.aquí habríamos podido entender —y no es falso— que el político es el tejedor regio que entrelaza todas las artes necesarias para la vida de la ciudad. las partes psíquicas de la virtud en los individuos y.— ¿Cómo no? Extranjero. a fin de que los descendientes exhiban una combinación de esas cualidades que constituya una buena mezcla. el entrelazado del tejido. cuando la técnica regia. Joven Sócrates. los caracteres valientes están más faltos que aquellos de justicia y cautela. con un trenzado uniforme. Ese es un punto que ya había esbozado en la República: por ejemplo. en su actitud de entretejer esos aspectos. aunque no las teje tanto en su persona sino que permite más bien la coexistencia de esas diferentes artes en la ciudad. dimensiones de la virtud. A partir de ahí. esclavos y libres. Tras de conseguir que haya mezcla entre las familias que son más «cabeza loca» y las que son más prudentes. por último . realizando el más magnífico y excelso de todos los tejidos y abarcan a todos los demás en las ciudades. desde ese momento volvemos una vez más a él. los mantiene unidos con esta trama y gobierna y manda sin omitir nada en absoluto de cuanto conviene a la felicidad de la ciudad. Joven Sócrates. también hay algo. que este es el fin de la actividad política. Uno es simplemente temerario.— Digamos. que esas partes son diversas. y así se llega. ahora tenemos algo completamente distinto. también teje genéticamente a los habitantes de la ciudad. que constituyen una diversidad y que incluso pueden. Extranjero. las partes de la virtud. en el rodeo. en efecto. Y Aristóteles retomará el tema en su teoría de la virtud. el político entrelaza en su tejido las diferentes partes de la virtud. tanto privado como en público. a la definición final (311b-c): b Extranjero. además. en cierta manera. Pero si ambos caracteres no colaboran. oponerse unas a otras.— De una manera muy bella. si uno es valiente y simplemente valiente. resulte bien en las ciudades. absurdamente valiente. el hecho de que la virtud del ser humano implica partes. del carácter de los hombres valientes y prudentes.

(257a). todavía debe haber menos impedimento. aunque entre sí se distinguen en valor más que según la proporción establecida por vuestra técnica. por la mía.— ¡Vaya! ¿Así que diremos. por tu parte no hay inconveniente. imprimirle una forma única. Teodoro. haber conocido a Teeteto y también al Extranjero. y tras separarlo de los demás. o no. que hemos oído esto del mejor en cálculo y geometría? (257b).— PREÁMBULO Sócrates. tras el sofista hay que investigar al hombre político y Dime si también lo hemos de considerar entre los hombres de ciencia. cuando hayan terminado para ti el político y el filósofo.— Y dentro de poco lo agradecerás tres veces más.— PRIMERA DEFINICIÓN: El pastor divino Extranjero.— Realmente te agradezco mucho.— ¿Por dónde se podrá encontrar el sendero de la política? Pues hay que encontrarlo. igualmente.— Parece que. Teodoro. una vez que ya han sido presentados el objetivo y la estructura del Político. Sóc. Pero.ooOoo RESUMEN: Selección de textos del Político Ahora bien. querido Teodoro. […] (258c) […] Extr.— Has concedido el mismo mérito a cada uno de estos hombres.— Teo. en mi opinión. y después de marcar las otras desviaciones con . […] (258b). habremos de continuar con el análisis así propuesto y una vez cuando también ya hemos traído a cuenta la tan buscada definición por Platón del político como: «tejedor regio» (311b-c).— ¿Cómo Sócrates? Sóc.

[…] (258e) […] Joven Sócrates. y a la otra. J. respecto a lo que ahora mismo analizamos. J Sóc. con la del (260e) jefe de los remeros.otra especie única.— Bien.— ¿Entonces. al rey. es evidente que existe una única ciencia acerca de todas estas cosas. «crítica». en mi opinión. pero estos dos géneros se diferencian entre (260b) sí por el juicio y por el mando? Extr.— […] ordenar lo que convenga a cada uno […] Extr. ¿diríamos que hemos dividido adecuadamente? J. «política» o «administrativa». con la del heraldo y con otras muchas técnicas semejantes a éstas. para conservar el poder. si el conjunto de la ciencia cognitiva a una parte la denominamos «directiva».— Pero esto es evidente que cualquier rey. como si fuese un amo? […] Extr. puede hacer pocas cosas con las manos y todo su cuerpo en comparación con su inteligencia y fuerza de su alma. Sóc. no discutiremos con él. más bien.— A la técnica del cálculo. despreocupándose de todo lo . Extr. puesto que sucede que el género de los que dan ordenes por sí mismos prácticamente no tienen nombre. Extr.— Sea contigo que éstas son las dos especies del conjunto único de la ciencia. o. pues! ¿En cuál de estas dos técnicas se ha de situar al que reina? ¿En la crítica. ¿para quienes hacen algo en común. al administrador como si fuesen uno. que conoce la diferencia entre los números. Y si alguien la llama «regia». consideraremos que pertenece a la técnica directiva. Sóc.— Divide.— Sí. ¿acaso le asignaremos una función mayor que juzgar sus conocimientos? (260a) […] Extr.— Luego. al amo e incluso. el conjunto de la ciencias de este modo. poniendo el género de los reyes en la técnica autodirectiva. con la del adivino. todas las cuales comparten el hecho de dar órdenes? ¿O prefieres. llamando a una «práctica» y a la otra solamente «cognitiva». como en la comparación que hemos hecho hace un momento.— Por tanto. […] Extr. […] (259c) Extr. aunque les llamaremos todos estos nombres.— ¿Por qué no? Extr. es agradable estar de acuerdo? […] (260c) Extr.— Ahora bien. qué? ¿Podremos en una misma mezcla la técnica regia con la del intérprete. o diremos que hay tantas técnicas como nombres se han mencionado? Pero sígueme más bien por aquí.— ¡Venga. ¿son cognitivas todas las ciencias de este tipo y cuantas acompañan a la técnica del cálculo.— ¿Por qué tendríamos que discutir? Extr. y que dividamos estas cosas de esta manera. que hay que hacer que nuestra alma conciba que todas las ciencias son de dos especies.— ¿Consideraremos al político. por tanto. que también pongamos el nombre por analogía. como si se tratase de un espectador.

cortaremos la parte que es directiva de la cognitiva. «crianza de rebaños» o «crianza colectiva»? J.— ¿Cómo? Extr. como la arquitectura. según convenga al razonamiento (262a). Extr.— De este mismo modo si queremos cortar. Sóc.— Cualquiera de las dos. . Extr. De esta manera ya todo se dividirá en dos.demás y dejando que otro cualquiera les ponga otro nombre? Porque nuestra investigación es por causa del que gobierna. 1 Posible alusión irónica a los sofistas.— Si pensamos en todos cuantos gobiernan haciendo uso de órdenes. como sugieres: después que se ha demostrado que la crianza de los rebaños es doble ¿cómo crees qué se podrá hacer para que lo que se ha investigado ahora en dos partes sea investigado luego por su mitad? J.— Y no será difícil. […] Extr.— INCIDENTE 1: Distinción especie-parte Extr. en absoluto. Sóc. J. sino que es más noble.— Sin duda. Sóc. (261a) J.— En efecto. ¿nos hallaremos que dan órdenes para la producción de algo? J. Sócrates! Si perseveras en no tomarte en serio los nombres. Sóc. puesto que este género se ha separado mesuradamente de aquellos.— Me esforzaré.— Correcto. Pero que esto. Para Platón. la palabra representa el nivel más bajo del proceso epistemológico. la crianza de animales.— Asignando una parte de ella a las producciones de seres inanimados y. Pues no es propio de la ciencia regia dar órdenes a los seres inanimados. pues. porque ejerce siempre l poder sobre los seres vivos y sólo en relación con ellos.— ¿Cómo no? Extr. en tu vejez. A mi parece que una cosa es la crianza de los hombres y otra la de los animales.— Así. J. otra. en cambio. a la que ciudad colectivamente de muchos. sí es que todavía tenemos algún corte adecuado en él? […] Extr. Carta VII 342a-b. la «directiva» en relación con los seres vivos. J. ¿cómo la denominaremos.— ¿Pero cuál de estas dices que hay que tomar? Extr. ¿hay que dividirlo de nuevo.— Perfecto has establecido la división muy resuelta y valientemente. Sóc. a la de animados. no nos vuelva a suceder. no de su opuesto. […] Extr.— ¡Bien. definido en función de dar órdenes propias en lugar de ajenas. te mostrarás más rico en sabiduría1 Ahora hay que hacer esto. Cf. Sóc. más preocupados por el sentido de las palabras que por el conocimiento que éstas pueden transmitir.— Por tanto. Soc. en lo posible. dividir en dos todas las cosas producidas.

sino es más seguro ir cortando por mitades. por esto mismo.— Dime lo que viene a continuación de esto.— Hay que intentar explicarlo todavía con más claridad en atención a tu carácter. .— ¿Por qué. Sóc. «raza». o bárbara. Esto es lo que marca toda la diferencia en las investigaciones. al mismo tiempo. o algunos de nosotros. Sócrates. En efecto. (263c) INCIDENTE 2: División subjetiva Extr.— Correctísimo. al margen de la especie. en aras de la claridad. contestaste muy resueltamente que los 2 Nota del traductor: se traduce genos por «género» en la mayoría de las veces Platón no parece distinguirlo del eidos o «especie». Pero. Sócrates.— […] Sería mucho mejor dividir por especies y en dos. porque viste que conducía a los hombres. Pues es muy bello separar inmediatamente lo investigado del resto. […] (262e) Extr. precipitaste el razonamiento.— Donde se originó el extravío que nos ha conducido hasta aquí pues creo que fue precisamente. ya que es más fácil que uno se encuentre con las formas específicas. no es seguro proceder con sutileza. J. Extranjero. si se hace del modo correcto. cada vez que no supiera encontrar. es incorrecta. se corresponda con un género o forma específica. Di siempre.— Que especie y parte son distintas entre sí J. hay que procurar avanzar en esto un poco más adelante.— ¿Por qué? Extr.— ¿Qué? Extr. una parte2. Sóc. significa.— Porque. porque este último grupo abarca muchas otras razas que. J. con esa división incorrecta. Pero.J. por lo que Platón estaría en este contexto forzando el doble sentido de la palabra para dejar claro que la aplicación correcta del método de la división o diairesis exige que cada raza. no son contempladas como sería el caso de los lidios y los frigios. Pero. al creer que tenías la división. Sóc.— ¿Qué? (262b) Extr. cuando hay una especie de algo también es necesario que sea parte de la cosa de la cual se dice que es especie. un género y. Sóc. que yo sostengo más bien esto que aquello. Por esto dividir la humanidad entre raza griega y no griega. como parte o meros. Extranjero. cuando. al ser preguntado sobre cómo se ha de dividir la cría de los rebaños. sino que la parte ha de tener al mismo tiempo una especie. asimismo. (262c) J.— Así será. Sóc. cuando. sino distintos entre sí? […] (263b) […] Extr. Genos. oponiéndolos a todos los demás.— No separaremos una pequeña parte frente a las grandes y numerosas. J. ¿cómo se podría discernir con mayor claridad que el género y la parte no son lo mismo. Sóc. en la actual circunstancia no es posible demostrar nada suficientemente. pero no hay ninguna necesidad de que la parte sea especie. dices esto? Extr. en cada una de las divisiones. el género humano en macho y en hembra y si se separaran los lidios o los frigios. amigo mío. si se cortara el número en par e impar. como hiciste tú un poco antes.

. volviendo al principio.— Y a mí me pareció entonces que. De ésta.— Esto fue así. J. afirmo que. ha sido necesario entrelazar una aparte. Y de la crianza de los animales. tras haber cortado así y haberse aclarado ya la técnica de apacentar hombres. la explicación del nombre de la técnica del político. el de todos los demás animales. y habiendo sido alabado por ello.— Así. la especie de la crianza de los rebaños y. se separó la crianza de animales. J. Sócrates.— ¡Venga! Repitamos también. Sóc. el de la crianza de hombres. pues. Sóc. entregarle las riendas de la ciudad4. J. de la «autodirectiva».— ¿Qué? 3 Esta definición del hombre como animal bípedo implume fue objeto de la burla de Diógenes el cínico: «Al definir Platón. . a su vez. colocándolo como una auriga. al observar que el humano todavía coincide únicamente con el alado. Extr. sin duda. Sóc. República 566d.— Es verdad.géneros de los seres vivos son dos: el humano y otro y único. al separar una parte. tenías un mismo nombre para denominarlos a todos. creíste que el resto de todos los demás que dejabas a un lado era un único género. y hasta el final.— Muy bien. por comparación. donde se compara el tirano con el auriga. cortar de nuevo el rebaño bípedo entre implume 3 y el que tiene plumas y. en no menos de tres. “el hombre es un animal bípedo sin plumas”. Sóc. a su vez.— Así. de la crianza de rebaños. hemos hecho eso tal como tú ahora has dicho? J. porque. Sóc. y a una parte de ésta. porque le pertenecen y posee esta ciencia. llevar hacia ella al político y al rey y. la especie de la crianza de los animales pedestres se seccionó especialmente la técnica del cuidado de la clase de los animales sin cuernos. y que ha sido denominada.— Es así. para liquidarla completamente. (267a) J. añadiendo la digresión a modo de interés. la denominaría «la ciencia de la crianza de la raza pura». «regia» y «política». Por lo cual se ha añadido a la definición: “Y de uñas planas”. que. Sóc. es la misma que ahora es investigada. a la vez. de la ciencia cognitiva. […] (266e) […] Extr. se la ha denominado «autodirectiva». pues. la única parte que queda todavía en el rebaño de (267c) los bípedos. 4 Cf. al llamarlo «animales».— ¿Verdaderamente.— ¡Bien! Me has dado la explicación. en este caso. Extr. que no es la más insignificante de los géneros. hay que dividir inmediatamente el género pedestre en bípedo frente a cuadrúpedo y. (267b) A su vez. Diógenes Laercio VI 40. teníamos al principio una parte «directiva». J. Extr. Extr. desplumando un gallo lo llevó a la escuela y dijo “este es el hombre de Platón”. La sección separada de esta. si alguien quisiera reunir en un único nombre. como se tratara de una deuda.

— Si alguno de los demás. J. a los que denominamos políticos. además de éstos. J. no sólo la de los rebaños de hombres. J.— Dime. los maestros de gimnasia y el género de los médicos. Sóc. la historia es la siguiente: Atreo y Tiestes eran hermanos. En síntesis. (267e) Extr. ¿sabes que (268a) todos ellos.— Explicar suficientemente bien la cuestión que ha sido propuesta. en su aspecto que relataba la rivalidad y odio entre Atreo y Tiestes. pues seguramente lo has oídos y recuerdas lo que dicen que sucedió entonces6. haber enunciado perfecta y completamente? J.— ¿Cómo dices? Extr. Sóc.— Así es. inspirado.— ¿Cómo dices? Extr. Sóc.— Pero presta atención a mi mito. los agricultores y panaderos y. de acuerdo con su . Extr.— Así. J. también se considera el relato del mito de Prometeo como un modo de expresión adecuado para dirigirse a los más jóvenes. como el mismo dice.— Veamos la diferencia que hay entre todos los pastores y los reyes. con el argumento de que ellos se cuidan de la crianza humana. Sóc. como los niños. Extr. hijo de Pélope e Hipodamia. ¿O quizá la investigación ha pasado por alto sobre esto. 6 El Extranjero está a punto de iniciar su exposición del mito de Crono. Extr.— Veamos la diferencia que hay entre todos los pastorees y los reyes. J. una era la política y el cuidado de un único rebaño? J. discutirían enérgicamente con los pastores de asuntos humanos.— Así es. todos los comerciantes. Sóc. sino también la de sus gobernantes? (268d) DIGRESIÓN 1: El mito del reino de Crono […] Extr.— ¿No es verdad que las numerosas técnicas de pastoreo que nos han aparecido hace un momento. ¿Cuál? Extr. sino la ciencia de la crianza colectiva de hombres. 5 En Protágoras 320c.— Yo ahora intentaré aclarar todavía más para nosotros dos lo que pienso. sucedieron y todavía sucederán muchas otras cosas de las que se contaban antiguamente. Sóc. pues.— Y el razonamiento ha distinguido que ésta no es la cría de caballos ni de otros animales.Extr. por ejemplo. Ciertamente no hace mucho que has abandonado la edad infantil5. afirma y pretende que participa en común con él en la crianza del rebaño.— Di.— Sí. J.— Como. Extr. en particular el prodigio acerca de la disputa que se contaba entre Atreo y Tiestes. que tenga el nombre de otra técnica. Sóc. Sóc.

aconsejó a Atreo que propusiera otro prodigio aún mayor. ya que. . que fue identificado por Hesiodo con la edad de oro.— Has hablado muy bien. también se dice eso. la vuelta atrás.— De ningún modo. cuando sus rotaciones alcanzan la media del tiempo correspondiente. si el sol cambiaba de trayectoria de oeste a este. se ponían y salían por el contrario.— En efecto.— Y qué hay del hecho de que antes los hombres nacían de la tierra y no se engendraban unos a otros8. Zeus. J. Entonces vuelve por sí mismo hacia atrás. 8 Platón podría aludir a los mitos sobre los nacidos de la tierra.J. cada una separada de las otras. J. y ahora hay que hablar de él.— Así. Extr. además de éstas. Sino al del cambio de la puesta y de la salida del sol y de los demás astros. o «autóctonos». Extr.— Quizá te refieres al portento del cordero de oro. otras veces. Critias 109c-d. mataron a su hermanastro Crisipo. por donde ahora salen. Extr. fue proclamado rey. otras mil todavía más admirables. Timeo 233.— Y a muchísimos.— Escucha: a todo este universo el dios mismo. para dar su testimonio a favor de Atreo. le entregó a este el prodigioso toisón. Cuenta sin dejar nada. Y esto. su esposa Aérope que se entendía con Tiestes. también hemos oído hablar a muchos del reinado de Crono7. (269b) J. Al morir Euristeo sin hijos un oráculo recomendó que un hijo de Pélope fuese su sucesor. Cf. Al mostrar Tiestes el toisón de oro. por esenismo lugar. pues el dios. (269a) Extr. lo expuesto convendrá a la demostración del rey. unas veces.— ¿Por cuál? madre. Si no sucedía ese fenómeno extraordinario.— También es ésta una de las cosas que contaban antiguamente. lo deja ir. Sóc. relacionados con la fundación de las ciudades. Sóc. donde reinaba Euristeo. Sóc. Atreo poseía un vellón de oro que había encontrado en un cordero de su rebaño y que guardaba celosamente. lo cambió a la forma actual. Sin embargo.— Además. lo acompaña guiando su marcha y su rotación. Menéxeno 237b. hubiese ordenado el universo y lo hubiese dotado de inteligencia. reinaría Tiestes. Pero nadie ha (269c) explicado el suceso que las ha causado a todas ellas. en efecto. J. como el de Erecteo en Atenas o Cadmo en Tebas. Sóc. le resulta necesariamente innato por este motivo. Sóc. todas las cosas proceden del mismo suceso y. pues. El sol cambió su órbita y se puso por el este. República 414c. que Pélope había tenido de la ninfa Axioque. sin embargo. Trabajos y los días 109-120. Tiestes propuso que fuese rey quien poseyese un vellón de otro. pero unas se han extinguido por causa del largo tiempo transcurrido y otras se cuentan dispersamente. hecho que permitió reinar a Atreo. reto que fue aceptado inmediatamente por Atreo. 7 El Extranjero vincula el mito de Atreo y el prodigio del cambio del sentido de las órbitas de los astros con el reinado del dios Crono. muy especialmente el hecho de un dios calificado como «demiurgo». Sóc. Extr. Los dos fueron expulsados y se refugiaron en Micenas. antes. 9 Las ideas expresadas evocan algunos elementos de la cosmología descrita en Timeo 28a. en sentido (269d) opuesto. sería él el rey. J. porque es un ser vivo y ha obtenido una inteligencia de quien lo armonizó al principio9.

especialmente. Por todos estos motivos no hay que decir que el cosmos gira siempre él mismo por sí mismo ni. . Lo que hemos denominado cielo y cosmos11 ha recibió muchas y felices cualidades de quien lo generó. adquiriendo la vida de nuevo y obteniendo del demiurgo una inmortalidad restaurada. de tal manera que marcha hacia atrás muchos miles y miles de rotaciones porque. que todo siempre sea movido por un dios por rotaciones dobles y opuestas ni. De hecho Platón. a su vez. Sóc. 11 Se traduce Kosmos literalmente por «cosmos». como si fueran sinónimos.— ¿Cómo no? Extr. Fedro 250ª-d. utilizado para mostrar el movimiento de los astros y que se apoyaría en un pequeño pivote o pie. (269e) aunque. los cambios grandes.— ¿Cómo? Extr. él mismo marcha por sí mismo. C.Extr. se mueve sobre un pie muy pequeño12. ocurren entonces por necesidad las grandes destrucciones de los demás seres vivos y. trata ambos conceptos.— Se debe considerar que este cambio es la mayor y más completa alteración de todas las alteraciones que se producen en el cielo. Por este motivo participa de una circularidad reversible. Banquete 211a. Fedón 80b.— ¿Acaso no sabemos que la naturaleza de los seres vivos soporta con dificultad. la empareja. pero también participa de un cuerpo por lo que le resulta imposible permanecer completamente exento de cambio. J. que es una variación ínfima de su propio movimiento. porque el término se refiere más bien al orden cósmico.f. con un único movimiento. Pero a éste no le está permitido mover una vez de una manera y después de la contraria. pero otras veces. si se producen simultáneamente. en efecto. J. Timeo 28e29a. Extr. 12 Se ha sugerido que Platón está describiendo una esfera armilar o astrolabio.— En consecuencia. Sóc. Sóc— Lo parece. de la misma manera. los más grandes cambios. al ser inmenso y muy equilibrado.— Permanecer siempre en la misma situación y del mismo modo y ser siempre el mismo corresponde únicamente a los demás divinos de todos lo seres10.. Fedro 246b*c. con la que Platón en este pasaje. relacionado directamente con la palabra ouranos. Extr.— También eso es verosímil. que habitamos dentro de él. Como se ha dicho hace un momento. en otros pasajes.f.— Se debe por tanto pensar que también entonces se producen en nosotros.— Que el movimiento del universo una veces gira en el sentido actual. J. numerosos y variados? J. y la naturaleza del cuerpo no participa de esta disposición. otras veces en el opuesto. «cielo». por otra parte. C. del género de los 10 Platón emplea una terminología parecida a la utilizada en otros diálogos para definir las características de las Formas divinas. Girar uno mismo por sí mismo no le es posible a casi nadie excepto a quien guía todas las cosas que se mueven. dejándose llevar por el momento oportuno. se mueve en el mismo lugar. […] 269b) […] Extr. que dos dioses con pensamientos opuestos entre sí lo hacen girar. en el mayor grado posible. Timeo 28b. lo único que queda es que unas veces sea guiado por otra causa divina. y no por «mundo». cuando se deja ir. Sóc.

que. ninguna guerra ni disputa.— ¿Cuál? Extr. raza que. Extranjero. J. (271a) se descomponían rápidamente desapareciendo en pocos días. las mejillas de los que tenían barba.— Ha seguido muy bien la explicación. y que fue recordada por nuestros primeros antepasados. […] J. podrían decirse miles de cosas. la generación de los seres vivos? ¿De qué manera se engendraban entre ellos? Extr. Sóc. extinguiéndose ya por entero. como pastores. El más grande es el que sigue al movimiento inverso.— Está claro. se destruyeron totalmente. asemejándose a ella en alma y cuerpo. al ser autosuficiente en todo. en absoluto. entonces. cambiando de nuevo el sentido contrario. ni existía.hombres sobrevive un escaso número. del mismo modo que ahora 13. que. Sóc. era la que en aquella época había surgido de la tierra.— Esto. A éstos les acontecen otros muchos admirables y extraordinarios sucesos. tras experimentar los mismos fenómenos. (271d) Lo que preguntas sobre el hecho de que todas las cosas se producían espontáneamente para los hombres de ningún modo es propio del movimiento actualmente establecido. apacentaban él mismo a cada uno de ellos. el cuerpo del cadáver de quienes morían violentamente en aquel tiempo. J. sino que esto también pertenecía al anterior. Sóc. estuvieron próximos al final de la rotación anterior y nacieron al comienzo del actual. En cuanto a las otras consecuencias de tal ordenación. en la naturaleza no había generación entre ellos. al suavizarse otra vez. lo que se 13 Se mantiene la lectura de los manuscritos os nun. Pero. de modo que no había ninguno salvaje. Por otra parte. establece un paralelismo entre la disposición anterior del cosmos y la actual. Creemos que el texto que ofrecen los manuscritos es suficientemente claro: el extranjero. que ha sido eliminada o alterada por diversos editores. en primer lugar.— En primer lugar la edad que tenía cada uno de los seres vivos y detuvo en todos ellos cuanto era mortal cesó en su marcha de mostrarse más viejo y. particularmente unos démones divinos. se sigue enteramente de lo anterior. el dios gobernó preocupándose de todo el ciclo en su conjunto. Cada uno. por regiones. (271b) en la sucesión del tiempo. Sócrates.— ¿Cómo era entonces. Pues. en efecto. Extr. entonces. creció como si fuera más joven y tierno: (270e) los canos cabellos de los ancianos se ennegrecieron. Desde ese momento. en efecto. para responder la pregunta del joven Sócrates. dividieron a los seres vivos en razas y rebaños. se ha dicho. ya que todas las partes del cosmos habían sido repartidas entre los dioses que las gobernaban. cuando se produce la alteración contraria de la que ahora hay establecida. Pero la vida que dices que había en la época del poder de Crono ¿existía en aquellas revoluciones o en éstas? Pues está claro que el cambio de los astros y del sol resulta que se produce en cada una de las revoluciones. devolvieron a cada uno y noche más suaves y pequeños. ni se devoraban unos a otros. volvieron de nuevo a la constitución natural del niño recién nacido. . sino que existía la raza nacida de la tierra.

véase Timeo 41c. llevó a cabo otra destrucción de toda clase de seres vivos. soltaron. […] acerca de que si los hombres de entonces estaban deseosos de conocimientos y de la utilización de razonamientos […]. . decida yo por ti? J. pues esos renacimientos se producían en la época de Crono. al cesar el alboroto y la turbación y recuperar la calma tras las sacudidas. es muy fácil de juzgarlo. apacientan a otras razas inferiores a ellos. por decirlo así. soltando. vivían la mayor parte del tiempo al aire libre pero la templanza de las estaciones le resultaba agradable y tenían blandos lechos de hierba que la tierra hacía crecer abundantemente. obtenían abundantes frutos de los árboles y de la restante y numerosa vegetación. Cuando él pastoreaba no había constituciones políticas ni posesiones de mujeres ni hijos. (272e) Pues cuando finalizó el tiempo de todas estas cosas y era necesario o que se produjese el cambio y. Después de estas cosas. la caña del timón. atiborrándose de comidas y bebidas se contaban mitos entre sí y a los animales. por manifestar de este modo mi opinión. se apartó de su puesto de guardia y el destino y el deseo innato volvieron a dar la vuelta atrás al cosmos. En efecto. no parece la interpretación más adecuada. Extr. precipitadamente en un impulso contrario al movimiento inicial y final. del mismo modo que ahora los hombres. en el sentido de que cada «alma había pagado los nacimientos».— […] (272d) […] es fácil juzgar que los hombres de entonces se distinguían en felicidad diez mil veces de ahora. Aunque había carencia de todo este tipo de cosas. más divino.cuenta acerca de la vida espontánea de los hombres se explica así: un dios los apacentaba cuidándolos él mismo. Para la caída de almas con semillas. en efecto. como también se cuenta ahora sobre ellos mismos. (273a) Este tras darse la vuelta y lanzarse. Sóc. (272b) Pero ésta. Sóc. desapareció ya toda la raza de los nacidos de la tierra. sino porque la tierra los ofrecía espontáneamente. no producidos del cultivo del campo. teniendo el dominio y el cuidado (273b) y el dominio tanto de las cosas que hay en 14 Aunque algunos estudiosos han querido ver un valor moral en esta expresión. y producir en su seno un gran seísmo.— ¿Con que quieres que. la vida de los hombres en la época de Crono. (272a) Todos renacían de la tierra y no tenían recuerdo de los hechos pasados. Pero sí. que no una especie de ser vivo diferente. tú mismo la conoces por vivir en ella ¿Podrías y querrías juzgar cuál es la más feliz de las dos? J.— Sí. entonces el piloto del universo. las partes del cosmos que estaban bajo su cuidado. también esto. todos los dioses que colaboraban por regiones con la máxima divinidad. a su vez. transcurrido un tiempo suficiente. Extr. Desnudos y sin lecho. cumplidos todos los nacimientos de cada alma14. tantas cuantas veces se le había prescrito a cada una. conocedores de sucedido. marchó ordenado hacia su curso acostumbrado. de algún modo. Has escuchado Sócrates.— De ninguna manera. tras caer a la tierra como semillas. que era pre-moral. en particular.

con la ayuda del piloto. Aquellos seres vivos que. lo hace inmortal y sin vejez. en ese momento. en el tiempo más próximo al abandono. en tanto que fuese posible. muchas y 15 La terminología utilizada recuerda al Timeo. Pero al separarse de él. «mar». el curso de la edad se detuvo otra vez y se produjeron situaciones nuevas. cuando. como un experto marinero. supervisada por un dios demiurgo. La causa de esto se encuentra en la condición corporal de su mezcla. sacudido por la tormenta y deshecho por la turbación. por su insignificante pequeñez. también se impone más el estado de la antigua desarmonía. degenera y. Pues todas las cosas hermosas las ha obtenido de quien las compuso. pero de la disposición anterior. él mismo (273c) posee cuantas cosas crueles e injustas acontecen en el cielo y las produce en los seres vivos. los cuerpos recién nacidos de la tierra. engendrar y criar por ellas mismas. Conduce todo siempre muy bien. Estamos ya ahora en el punto a causa del cual ha comenzado todo el relato. muy particularmente la noción de que el cosmos es el resultado de una transición del desorden al orden. 16 Leemos. Y todas las demás cosas cambiaron. aumentaron t. Por esto también. que crecían encanecidos. la imitación del alumbramiento de la generación y de la crianza. a sus partes les fue prescrito. debían desaparecer. producía pequeños males y grandes bienes. al observar que se encontraba en dificultades. Esto que se ha dicho es el final de todo. porque recordaba. criaba en su seno a los seres vivos. al morir de nuevo. tras enderezarlo. por la acción de una inclinación parecida. emparentada con su antigua naturaleza. en particular. volviendo a apostarse en el timón. en efecto. ponton. pero con le paso del tiempo. mezclando pocas cosas buenas con una gran cantidad de contrarias. al final. descendían a la tierra. que transmiten Proclo y Simplicio. la enseñanza de su demiurgo y padre. no se hundiese en el ilimitado mar de la desigualdad16. Sobre los demás animales se podrían exponer. tal que propone la edición que seguimos. sino del mismo modo que le fue prescrito al cosmos que fuese el amo absoluto de su movimiento. al final el tiempo. de la misma manera. de una más tosca. así. y al sobrevenir en él el olvido. (274a) imitando y siguiendo la condición del universo. Pues todavía no era posible que un ser vivo naciese en la tierra por la unión de otros distintos. Al principio lo realizó de una manera más exacta. pues. Optamos por la bella imagen de un demiurgo que.. dar luz. se vuelve a poner al timón del mundo en medio de tempestad. . al girar hacia atrás el cosmos en su camino hacia la generación actual. Para la demostración de la naturaleza del rey es suficiente con lo mencionado en le relato anterior. en lo posible. el dios que lo había ordenado. haciendo retornar lo que había enfermado y se había soltado por sí mismo en la rotación anterior. opuestas a las de antes. frente a topon. porque participa de un gran desorden cósmico actual15. (273e) preocupado porque. Pues. corre el riesgo de destrucción. de la suya propia y de lo que hay en él. lo ordena y. acompañó por necesidad todo lo demás. en efecto. Así.él como de sí mismo. que aparece en los manuscritos de Platón.

de aquél.— Sin duda alguna. el que se ha mencionado hace un momento. por un lado. en cambio. al preguntarnos por el rey y el político de la revolución y generación actual. vivimos y creemos. por otros dioses17.[…] Extr. a su vez. Por esto. Todo cuanto ha auxiliado a la vida humana procede de estos dones. además. 17 Principalmente Deméter y Dioniso. por otro. que eran feroces por naturaleza. Por esto se encontraban en grandes dificultades. Platón alude al mismo reparto mencionando a Prometeo. que utilizaremos para comprobar en cuánto nos hemos equivocado definiendo al rey y al político en el anterior razonamiento. Y sea este el final del mito. . si bien lo dicho en este punto es verdad. nos fueron entregados por los dioses junto con la necesaria enseñanza y educación: (274d) el fuego. por naturaleza mucho más parecidos a sus gobernados y participan muy semejantemente de su educación y crianza. Cf. por Prometeo. que la figura de un pastor divino es aún mucho más grande que la de un pastor divino es aún mucho más grande que la de un rey que los políticos de aquí y ahora son. vuelto salvajes muchos animales. J. por su nombre. uno grave. por lo que hemos cometido un error más leve que el otro. aunque no explicamos de qué manera. por ellos mismos. uno más leve. Y. y como les faltaba la alimentación espontánea. eran despedazados por ellos.— Por un lado. serán más breves y convenientes. Leyes 782b. faltó a los hombres y éstos debieron conducir. por otro. se cuenta desde antiguo. J. a Atenea. es decir. […] (275b). ahora de este modo. pero.— ¿Cómo y cuán importante es el error que dices que hemos cometido? Extr. Hefesto y también. Sóc. por mi parte. y estar los hombres débiles y desprotegidos.largas explicaciones a partir de qué y por qué causas han cambiado cada uno de ellos. las semillas y las plantas. mucho más grande e importante que el de antes. Sobre los hombres. cuando el cuidado de los dioses. Sócrates. (275a) hablamos del pastor de rebaño humano de la revolución contraria de entonces. 16 Se trata de Atenea. por Hefesto y su compañera de oficio 16. como el cosmos en su totalidad.— Porque. el curso de su vida y asumir el cuidado de sí mismos. y haberse. También en estos primeros tiempos estaban todavía (274c) desprovistos de medios y carecían de técnicas. Sóc. Rn Protágoras 321d-e. (274e) Y antes. En efecto. de un dios en lugar de un mortal. De ahí los dones que. no sabían procurársela de ningún modo porque antes ninguna necesidad les había obligado.— Creo. En este punto nos desviamos completamente. no se ha explicado ni completa ni claramente. las técnicas. porque lo presentamos como el gobernante de la ciudad entera. J.— ¿Por qué? Extr. al haber sido privados del cuidado de la divinidad que nos poseía y criaba. imitando y siguiendo al cual todo el tiempo. Sóc.

— Muy bien. le hemos puesto este nombre. J. que quien posee esta técnica y cuidado verdaderamente el rey y el político? (277a) J. sin que se distinga ni la crianza ni ninguna otra actividad? Pero si se denominase a esta técnica «la que se ocupa de los rebaños». según sea forzado o voluntario.— Pues bien. a su vez. Sóc. pero al político.— Sí. sino que no nos dimos cuenta de que. dividamos en dos la técnica del cuidado humano. Extr. Sóc. a la voluntaria. cómo el hecho de «atender» no sería común a todos. Extr. cuando.— ¡La completaríamos bien. la denominados entonces directamente «crianza del rebaño». Sóc. y «política». a quien no le corresponde.— Éste: que aunque estemos muy convencidos de que existe una técnica criadora el rebaño bípedo. Sócrates ¿no nos damos cuenta de que. Sóc. Extr. que así completemos la demostración del político. si es que hay alguno. «la que atiende» o «la que cuida». se nos escabullía. son muy distintos.— Pero ahora rectificando. cuando se debía haber puesto uno como a todos.— Es posible. Extranjero. Extr.— ¿Cuál? Extr. como he dicho. no deberíamos haberla llamado inmediatamente «regia» y «política» como si hubiese sido concluida. sería posible también envolver al político junto con todos los demás. puesto que esto es lo que el argumento señalaba que hay que hacer. Ahora. es decir. Extr.— ¿Cómo? Extr. se ha cometido un error importante? J. […] (276e) Extr.— ¿En efecto.— Después de esto. a la técnica que se ocupa de los rebaños de animales bípedos que la aceptan voluntariamente.— Ninguna otra técnica podría pretender decir que es mejor y anterior a la regia en el cuidado de la comunidad humana ni ser la técnica del gobierno de todos los hombres.— Volvamos de nuevo a este punto: a la técnica que dijimos que es «autodirectiva» sobre los seres vivos. J. J. sino también a mí.— Y si llamamos «tiránica» a la ocupación forzada. […] (276b) […] Extr. ¿declararemos. no la que tiene un cuidado individual. Sóc. ¿Te recuerdas? J. por causa de la denominación. Sóc. tanto ellos mismos como u manera de gobernar.— Hablas correctamente. en común contigo.— Muy bien. Sóc.— Porque también nos equivocamos antes en este punto más ingenuamente de lo debido al establecer que el rey y el tirano son lo mismo. J.— Dices la verdad. Sócrates! Pero esto no debe parecerte bien a ti solo. en ésta nos equivocamos por completo porque de ninguna manera hemos concebido ni nombrado al político. en mi . Extr.[…] Extr. Sóc. J. sino colectivo.— A todos los demás pastores les corresponde criar cada uno de sus rebaños. al llegar al final.

— He de hablar porque tú estás dispuesto a seguirme.— Parece que. J. Extr. nos vimos obligados a utilizar una parte de él más grande de lo debido. J. se retrasan poniendo a veces más de sus obras más y mayores cosas que las necesarias. a su vez. Extr. no parce que hayamos completado la figura del rey.— ¿Por qué? Extr.— ¿Cómo no? Extr. J. Sabemos.— Pero cuando no reconocen bien estas mismas letras en otras sílabas se equivocan otra vez en su opinión y expresión. en efecto. Sóc.— ¿Por qué dices esto? Extr.— ¿Qué? Extr.— ¿Cómo? . (278a) J. (277b) para mostrar con rapidez y grandeza el error de la exposición anterior. Por ello hemos realizado una exposición demasiado larga y no le hemos puesto fin al mito en absoluto. como una pintura o cualquier tipo de actividad manual. también ahora nosotros.opinión.— ¡Feliz amigo! Mi propio paradigma está necesitado.— En efecto. Sóc. Sóc. como escultores que. Sóc. de manera extraña. Sóc. admirable amigo.— …que distinguen suficientemente cada una de las letras en las sílabas más breves y fáciles y son capaces de expresar verdades sobre ellas. al pensar que al rey le convienen grandes paradigmas. (277c) sino que simplemente el razonamiento. Sóc. Pero muéstrame por qué dices que no se ha explicado suficientemente.— Es difícil. de un paradigma. Pues es posible que todas las cosas que cada uno de nosotros sabe como en un sueño las ignore luego despierto.— ¿Acaso no es fácil y muy bello conducirlos de este modo hacia lo que no conocen? J. (277d) Incidente 3: El paradigma y los elementos Extr. J. explicar suficientemente cualquiera de los asuntos importantes sin utilizar paradigmas. invocando la extraordinaria mole del mito. Sóc. mostrar cualquier ser vivo con la palabra y el razonamiento a quienes sean capaces de seguir. sin demorarte por mi causa. sino que.— ¿Por qué? Habla. J. Para los demás se hará por medio de actividades manuales.— Esto es correcto. cuando hace poco se han aprendido las letras… J. Sóc. estoy removiendo ahora nuestra experiencia en relación con el conocimiento. al precipitarse a veces más de lo conveniente. que los niños.

después de esto. a causa de su ocupación. excepto en el nombre. en nada se diferencia.— ¿Acaso estará suficientemente definido nuestro discurso sobre la técnica de tejer. Sóc. se podría poner a su lado para encontrar de modo adecuado lo que está siendo buscado? ¿Quiere. dirigimos a la misma especie del rey. que tenga la misma actividad que la política. J. y la idéntica. la técnica del cuidado de los asuntos de la ciudad. una vez conducidos. la parte elegida de esta técnica quizá nos ofrezca el testimonio de lo que deseamos. ¿hemos comprendido adecuadamente esto. (278b) mostrarles que la semejanza y la naturaleza es la misma en ambas combinaciones.— Así. de la misma manera ¿no la llamaremos también ahora.— […] como antes dijimos que la política se cuida de la ciudad. como idéntica. para que pasemos de un sueño a un estado de vigilia? (279b) SEGUNDA DEFINICIÓN: El tejedor regio Extr. «confección de vestidos»? ¿Y no diremos que la técnica de tejer. llevarlos hacia aquellos casos en los que han juzgado correctamente esas mismas letras y. Sócrates. elijamos la técnica de tejer? Y de ésta. como también antes la técnica regia no se diferenciaba de la política? (281d) Incidente 4: Causa propia / causa comitante Extr. de la parte que hemos elegido. (278c) la distinta como siendo distinta de las otras. cada una de las letras sea nombrada siempre de la misma manera. si ésta la consideramos la más bella y más importante de todas cuantas se ocupan del vestido de . […] (280a) […] Extr.— Por tanto.Extr. que un paradigma se origina cuando se juzga correctamente que lo mismo se encuentra en algo distinto y separado y. ¿ni tú ni yo nos equivocaríamos intentando primero ver la naturaleza de un paradigma en su totalidad en otro paradigma pequeño y parcial y. por Zeus. Pues posiblemente bastará la que se dedica a los tejidos de la lana. por medio de un paradigma. en efecto. en cuanto que representa la parte más grande de la confección de vestidos. en todas las sílabas. que es la más grande.— En primer lugar.— Completamente de acuerdo. no toda. se concluye de ambos una única opinión verdadera? […] (278e) […] Extr. de la técnica de confección de vestidos. hasta las que se han juzgado con certeza se muestren situadas junto con las que se desconocen y. que. pues. una vez reunido. comparándolas. hagan que. si estas cosas son así. si te parece. Extr. ponerlos antes las que no conocen y.— En consecuencia. a partir de algunos paradigmas más pequeños tomados de alguna parte. una vez mostradas y convertidas de este modo en paradigma. si no tenemos otro a mano. ¿qué paradigma muy pequeño. con la intención de intentar conoce.

Extranjero. J. pero no claro ni completo. ¿tenemos que hacer lo que decimos. cada vez aprobemos y . a todo este tejido lo llamamos «vestido de lana». Aunque. Sóc. Sóc.— Tú simplemente exponlo Extr. que podría sobrevenirte luego muchas veces —pues no sería nada sorprendente—. observemos que hay dos técnicas acerca de todas las cosas que se producen. sino que hemos dado vueltas en círculo haciendo. Sóc. después de esto. Sóc. en este tipo de discusiones. escucha un razonamiento que conviene exponer en relación con todo este tipo de cuestiones.— ¿Cómo no? Extr. Pues la parte de la técnica que une. estas son las concausas: las causas son las que elaboran le producto mismo.— Examinemos. el exceso y el defecto en general para que. en primer lugar.— Sea.— Correcto.— Pero a los hilos que adquieren una torsión laxa y tienen la flexibilidad adecuada para el entrelazamiento de la urdimbre en la tracción del apresto (283a) lo llamamos «hilos de trama».— Pues bien. que se halla en el trabajo de la lana. pero proporcionan instrumentos a las que lo producen. feliz amigo. «técnica de tejer».— Por tanto. para que nuestro razonamiento prosiga ordenadamente? J.— En verdad la parte de la técnica de tejer que nos hemos propuesto está ya clara para todo el mundo. Sóc. y la técnica que se encarga de éste. Sóc. Pero entonces.— Muy correcto. […] (282e) […] Extr.— La que es concausa de la producción y la causa misma. quizá. a mí no parece que nada que lo que se ha dicho se haya dicho inútilmente. Extr. produce un tejido. por tanto. Extr.— ¿Cómo? Extr. muchísimas definiciones? J.— Pero. inútilmente. ¿por qué no hemos contestado inmediatamente que la técnica de tejer es el entrelazamiento de la trama y de la urdimbre.— Cuantos no fabrican el producto mismo. Sóc— Muy correcto. Extr. y sin cuya ayuda no se realizaría lo que está asignado a cada una de las técnicas. podría parecértelo.— ¿Cuáles? Extr. antes de haber separado de ella también todas estas técnicas que la rodean? J. J. contra este tipo de enfermedad. Extr.— No tiene nada de sorprendente. (283c) Incidente 5: Media absoluta / media relativa J. J.lana? ¿O diríamos algo verdadero. Sóc. y la técnica que se encarga es la «fabricación de la trama» J. el primer lugar. cuando con un buen entrelazamiento de la trama y la urdimbre.

y de esta manera. Filebo 55d-57a. ¿Querríamos saber por qué? J.— Si alguien acepta que la naturaleza de lo más grande no está en relación con otra cosa que con lo más pequeño. las más breves18.— De la extensión y de la brevedad y del exceso y del defecto en general. 19 Se trata de la metretike. J. la técnica o el arte de medir. en su relación mutua. Pues es necesario para lo que ahora nos esforzamos.— ¿De cuáles? Extr. sino que hay que explicarlo como se ha expuesto ahora: por un lado. también en su relación con la justa medida. en su relación mutua. sino en relación con la producción de la justa medida. […] (284d) Extr. si existen aquello también existe ésta. salvaguardando la medida. Cf. . pero si alguno de estos dos no existe.— Dividámosla en dos partes. según la participación. creo que podría resultar correcto. por otro.— De ésta manera: por un lado. pero no hay que hacerlo sólo en su relación mutua como hemos dicho hace un momento.— Que luego se necesitará lo que ahora se ha dicho para la demostración de lo exacto en sí. tampoco existirá ninguno de ellos. J. J. no como algo inexistente. existen aquéllos.— Luego hay que postular estas dos esencias y criterios de lo grande y lo pequeño. Extr.— ¿Cómo no? (284a) Extr.— Si cómo hacer la división. Extr.— … la justa medida.— Sí. Protágoras 356d-357d. (285d) 18 Incidente 6: el ejercicio dialéctico como ejercicio del diálogo La necesidad de encontrar un punto medio en un discurso es objeto de reflexión en Protágoras 387e-338b. Extr. Sóc. ¿O no? […] (284b) […] Extr. pero por otro. de modo proporcionado. las exposiciones que son más extensas que lo necesario y las contrarias. me parece que no nos ayudará en gran manera este razonamiento que se ha de considerar igualmente que todas las técnicas existen y que el más y el menos se miden no sólo en su relación mutua. Sóc. J. Pues si ésta existe.— Si nuestro razonamiento se ocupa de todas estas cosas. no habrá relación con la justa medida. (283d) Pues la técnica de la medida 19 se ocupa de todas estas cosas. sino como algo adverso a sus actividades.censuremos.— Sin duda hay que hacerlo. Sóc. todas buenas y bellas. según la esencia que es necesaria para la producción. realizan obras. Sóc. […] (283d) […] Extr. y. de gran importancia para la fundamentación de la epistemología y ética platónica. Gorgias 508ab. Sóc. porque en relación con lo que ahora se está demostrando bien y satisfactoriamente. con la grandeza y la pequeñez.

El pasaje ha sido considerado como una prueba de que Platón no abandonó. sin molestarse por su extensión. cuando sin duda consideramos como concausas a todas las técnicas que proporcionaban instrumentos a la técnica de tejer. Además. Sóc. y de ningún otro modo21. si a ti también te parece así. como algunos estudiosos han sostenido. ¿qué sucede con nuestra investigación acerca del político? ¿Se ha planteado en función de él mismo o. habrían hecho a los asistentes más dialécticos y más ingeniosos en el razonamiento de la explicación de los seres. no hay que preocuparse ni dar la impresión de que se presta atención en absoluto a este tipo de razonamientos. La división por miembros es aludida en Fedro 265e. J. […] (287c) […] J. a su vez.Extr. J. y es por su causa por lo que se ha dicho ahora todas estas cosas. si hubiesen sido más breves. Sóc. por el contrario. […] (286e) […] Extr. Sóc. 22 Según el método descrito en Filebo 16d. (286b) Volvamos de nuevo al político trasladándole el paradigma de la técnica de tejer anteriormente expuesta. como una víctima destinada al sacrificio. (286b) En todo. en efecto. el ejercicio es más fácil en las cosas más pequeñas que en las más grandes. para ser mejores dialécticos en todas las cuestiones? J.— Está claro que esto también es para ser mejores dialécticos en todas las cuestiones20. la teoría de las Formas en las obras posteriores al Parménides. . como si. en lo posible.— Como antes. es muy breve. Sóc.— Las dividiremos por miembros. más bien.— ¿Cómo lo haremos ahora? Extr. todavía en relación con esto. pues siempre se debe cortar. 21 El Extranjero alude al carácter puramente intelectivo de las Formas ideales. De los otros reproches y elogios sobre algunas otras cuestiones.— […] tanto si se ha expuesto una manera muy extrema. 20 Platón reconoce que el fin último de la definición del político es la elaboración de un método filosófico de alcance universal. pero que no podemos dividirlo en dos. en el número más próximo22. que son los más bellos e importantes.— […] Por esto hay que ejercitarse para poder dar y recibir una explicación de cada cosa. Pero basta de estas cosas.— Sí. sino que se debe pensar que tiene que demostrar que. Los seres incorpóreos.— Sin duda es necesario hacerlo así. a semejante individuo no hay que despedirlo precipitadamente e inmediatamente sólo porque ha censurado que sean largos. a quien censura la extensión de los razonamientos en este tipo de conversaciones sin aceptar las digresiones en círculo. pasaje en el que se advierte que hay que «seguir las articulaciones naturales» y evitar ser un «mal carnicero». A partir de este pasaje se ha entendido que la expresión «el número más próximo» alude al número 2. sólo se muestran claramente por medio del razonamiento. […] (286a) […] Extr.— Y. Extr.

sin embargo. por mar y por tierra. a la gimnasia. si se dice que para cada uno de los seres hay un instrumento. incluso más que antes. se le ha de postular como la séptima especie denominando (289a) a todo este conjunto nuestra «alimentación». por otro lado.— Los que se compran y. porque. Extr.— ¿Y qué? Cuánto.(287d) Extr. Adjudicando todo esto a la agricultura. Sóc.— Ciertamente. […] (287d) […] Extr. por este motivo.— Eso parece.— Ahora también se ha de hacer esto. otros desplazándose de ciudad en ciudad. J.— No en efecto.— […] una obra más propia de la técnica de la arquitectura y de la técnica de tejer que de la política. Pero todos los otros. como antes disputaban con lo tejedores los que se dedican a hilar.— ¿Cómo podrían? Extr. a la caza. Pues a las técnicas que fabrican en la ciudad un instrumento pequeño o grande. Sóc. […] (287b) […] Extr. se han eliminado junto con las tareas que se acaban de mencionar (289d) y están separados de la actividad regia y política.— ¿Cuáles? Extr. Extr. Sin embargo. nos proponemos hacer algo difícil al separar este género de los demás. unos por los mercados. J.— Es necesario. y que podemos llamar.— Queda el de los esclavos y el de todos los servidores. Extr. intercambiando moneda por otros productos y . Sóc. no existiría nunca ni ciudad ni política. Éstos no pueden reclamar para sí la técnica regia en absoluto. se ponen a sí mismos voluntariamente al servicio de los que ahora han sido mencionados. que han sido llamados «concausa». a la medicina y a la técnica culinaria lo atribuiremos más correctamente que a la política.— Venga. que el grupo más grande de servidores posee una ocupación y una condición contrarias a las que sospechábamos. J. para que los conozcamos con mayor certeza. son posesiones. parece que se afirma algo verosímil. examinemos a los restantes. acercándonos más. no consideraremos ninguna de ellas un producto de la técnica regia. ciertamente. al analizarlo desde nuestra perspectiva. transportando y distribuyendo entre sí los productos del campo y los de otras técnicas. de los bienes que hay en la ciudad podemos mencionar este otro. J. Sóc. entre los cuales vaticino que se encuentran quienes disputan manifiestamente al rey la confección misma del tejido. «esclavos».— Y a la adquisición de alimento y todo lo que mezclándose en el cuerpo posee alguna capacidad de cuidar las partes del cuerpo con sus propias partes. Sóc. […] (289c) […] Extr. Sin ellas. en efecto. a todas estas hay que considerarlas como concausas. sin duda. a cardar y a todo lo demás que hemos dicho. en efecto. sin discusión.— Descubriremos. de entre los hombres libres. J. si no podemos proponer un nombre mejor.

Extr.— A aquellos entre los cuales se encuentra la clase de los heraldos y a todos cuantos. J. la obtención de bienes.— Quizás la mercantil. La que se nos ha mostrado hace un momento.— Sí. J. me parece que ya nos estamos acercando.moneda por moneda. Son los que. a la vez.— Sin embargo. son considerados intérpretes de los dioses para los hombres. Sóc. y a algunos otros muy hábiles en trabajos muchos otros asuntos relativos a las magistraturas. en efecto. ofrendas a los dioses. Extr. Ambas actividades son porciones de la técnica de servir.— Los que has dicho ahora. sacerdotes. que vemos que están muy dispuestos a servir a todos los demás.— Por tanto.— ¿Pues cómo podrían? Extr. J. tras haber sido apartados los anteriores. «mercaderes». han sido elegidos reyes y. por tanto. se han convertido en expertos en la escritura. sabe ofrecer de nuestra parte. Sóc. Sóc. Extr. pero estos no son gobernantes en las ciudades. por practicar la adivinación. por sorteo. «armadores» y «minoristas». Sóc.— Además. Extr. al lugar al que nos dirigimos. como siguiendo un rastro. Sóc. al ofrecer con frecuencia sus servicios. y rogarles para nosotros. en cierta manera. y a sus servidores y a otra vastísima muchedumbre. mediante súplicas. Sóc. Sóc.— ¿A quiénes te refieres? Extr. servidores. a quienes. poseen una porción de una ciencia del servicio.— A unos muy extraños. creo que no estaban soñando cuando dije que es por aquí por donde aparecerían los que reclaman especialmente la participación política. ¿a estos cómo los llamaremos? J. J.— Lo parece.— ¿Por qué? . como se acostumbra a decir. Extr.— Aproximémonos aún más a los que aún no han sido examinados. […] (291a) Extr. J.— ¿A qué servicios y a quiénes te refieres? (290b) Extr.— Pero a los asalariados y jornaleros. mediante sacrificios.— Hay que analizar. (290c) Aunque podría parecer que es muy absurdo buscarlos en alguna parte de la servidumbre. J.— Y qué diremos de los que nos prestan cada vez tales servicios? J. (290d) según su deseo. no los hallaremos nunca reclamando para sí la técnica regia. Pues la clase de los sacerdotes y adivinos está toda llena de arrogancia y posee una fama venerable por la magnitud de sus empresas. Sóc. ¿acaso reclamarán alguna participación en la política? J. Pues. (290a) a quienes denominamos «cambistas».— Ciertamente. Sóc. el género de los sacerdotes.

hay que apartar de los que verdaderamente son políticos y reyes. creo. J. el más grande hechicero24 y el más experimentado en esta técnica. Sóc. pues pare que estas viendo algo extraño. Extr. En verdad. el poder de unos pocos. Extr. su capacidad de cambiar de forma recuerda a Proteo. .— ¿Cuál? Extr. J. al menos así lo parece a primera vista. cinco. además de los suyos. 24 El sofista es descrito también como un mago o hechicero en Sofista 234e.— ¿Cómo no? Extr. Sóc. IV 365. me parece que ahora acabo de comprender a estos hombres. Cf. de algún modo. la pobreza y la riqueza. J. ciertamente. Sóc. otros dos nombres? J. Cambian entre sí rápidamente las formas y su capacidad.— EL DE TODOS LOS SOFISTAS. Sóc. República 598d. Sóc. al que.— Muy bien. uno de los gobiernos políticos? J. (291c) AL VER EL CORO QUE GIRA EN TORNO A LOS ASUNTOS DE LA CIUDAD. Sócrates.— Esto no hay que dejarlo pasar.— SÍ. si queremos ver con claridad lo que está siendo examinado. polytropos. En cualquier caso. Y dime esto. es del mismo adjetivo utilizado por Homero para describir a Odiseo. Muchos de estos hombres se asemejan a los leones y centauros y a otros seres semejantes y muchísimos se parecen a sátiros y a animales débiles y versátiles23. J.— ¿Cómo no? 23 Versátil.— En mi opinión no. para nosotros.— ¿Qué? (291d) DIGRESIÓN 2: La forma de los regímenes Extr. J. puesto que presenta dos especies con dos nombres: «tiranía» y «realeza». Y. Sóc.— Sí.Extr. ESTO ES LO QUE AHORA YO MISMO HE EXPERIMENTADO: DE REPENTE HE DUDADO. que se denomina por el nombre de «democracia».— Pero aunque son tres formas. y dividiendo en dos cada una de las dos primeras.— Considerando ahora la fuerza o la voluntariedad. Sóc.— Y después de la monarquía se podría mencionar.— Su género es de razas muy variadas. la multiforme divinidad marina descrita en la Odisea. J. Extr. ¿acaso no acaban siendo. la ley y la ausencia de ley que se producen en estas formas de gobierno. designaremos a la monarquía. EN PARTICULAR. PUES LO EXTRAÑO LE ACONTECE A TODO EL MUNDO POR IGNORANCIA. Sóc.— ¿La monarquía no es. Sóc. Extr.— Habla. aunque es muy difícil de separar.— ¿Cuáles? (291e) Extr. J.— La tercera forma de gobierno no es el poder de la mayoría. porque generan ellas mismas.

Sóc. al ser definida en estos términos: uno.— Bien. pocos y muchos. Sóc. ya sea que la mayoría gobierne por la fuerza o voluntariamente sobre quienes poseen las riquezas. o ya sea que no lo haga.— Obsérvalo con más claridad siguiendo por aquí. riqueza y pobreza. si somos consecuentes con los que se ha dicho antes? J.— Sí. Sóc.— ¿Por dónde? ¿Estamos de acuerdo o disentimos de lo que se ha dicho al principio? J. 260c ss.— SIN EMBARGO. nadie puede cambiarle de nombre. Sóc. para ver a quienes hay que apartar del rey prudente. que es la casi la más difícil y la más importante de adquirir.— Sí..— Por tanto. que el gobierno regio es una de la ciencia. (292a) Extr. Sóc. pero no lo son en absoluto. Extr. es imposible que no sea de este modo. en una ciudad. en cada caso. Sóc. (292c) Y.— ¿Pues qué lo impide? (292b) Extr.— ¿Y qué? ¿Pensamos que alguna de estas formas de gobierno es correcta. ya sea que gobierne observando escrupulosamente las leyes. ya sea que suceda que es regida con leyes escritas o sin leyes? J. A LA DEMOCRACIA. J. Sóc. como nos dicta el razonamiento.— Y de la «directiva». Extr.— ¿Cómo podría? 25 Platón cambia la palabra epistatiken. Sóc. forzado y voluntario.— Hay que hacer esto. J. J. hemos llegado hasta aquí. Extr. Sóc. «aristocracia» y «oligarquía». SINO UNA CIENCIA.— Pero no de todas ellas. sino que hemos distinguido de las demás una ciencia «crítica» y «directiva»25. creo. . ni la pobreza ni la riqueza. es decir. dividiendo siempre de este modo. J. Sóc. ni la voluntariedad o la involuntariedad. la muchedumbre pueda adquirir esta ciencia? J. PUES HAY QUE OBSERVARLA.— A que dijimos. en efecto. por epistaktiken. Extr. sin olvidarnos de la ciencia.Extr.— Es verdad. aunque el significado parece ser el mismo. J. Sóc.— ¿A qué te refieres? Extr.— En efecto.— ¿Acaso parece posible que. aunque sin haber sido capaces de examinar adecuadamente cuál es.— Y a la ciudad dominada por unos pocos se la denomina. a los que pretenden ser políticos y persuaden a muchos de ello. que el término necesario para definir estas formas de gobierno no son ni pocos ni muchos.— Ahora necesariamente se ha de analizar de este modo: en cuál de estas formas de gobierno acontece que se encuentra la ciencia acerca del gobierno de los hombres. J.— Hablas correctamente. (262e) Extr. ¿estamos de acuerdo en esto. una para lo productos inanimados y otra para los seres vivos. Extr. J.

quemando o infligiendo algún otro tipo de dolor. como enjambres de abejas. al hacerlos ciudadanos. acrecientan la ciudad. unos pocos hombres. Gorgias 464b. haciendo que mejoren los que se encuentran mal. o enviando colonias a otra parte. en efecto. República 333b.— Bien. J. De este modo. gobierne o no. 110e: Gorgias 450d. creo. mientras dominen la técnica. con diferencia.— Si fuera así. sean pobres o ricos. aquella en la que se pueda hallar que los gobernantes son verdaderamente expertos. Extr. Leyes 820c-d. sería la más fácil de todas las técnicas. introduciendo de algún sitio de afuera algunos otros. que hay que buscar el gobierno correcto en uno. A los médicos no los valoramos menos. Cf. ya sea que gobiernen con la voluntad o contra la voluntad de sus gobernados. cortando. incluso.— ¿En una ciudad de mil hombres es posible que unos cien o.— ¿Cómo no? Extr. (293d) ya sea que gobiernen según las leyes o sin ellas. no menospreciaremos en absoluto a los médicos. Cármides 170b. aceptaremos que esta es la única definición correcta de la medicina y de cualquier otro tipo de gobierno27. y no de otro. Cf. 903d. según parece. que estos. sean ricos o pobres. J. entre mil hombres. Extr. Fedro 274d. . la hacen más pequeña o.Extr. entre las formas de gobierno. 26 Se trata de la petteia un juego de estrategia que consistía en mover piezas en un tablero y que se supone que era parecido a las damas. con la voluntad o contra la voluntad de sus gobernados. 27 La equiparación entre el médico y el gobernante es tópicamente en Platón para demostrar que tan solo pueden dirigir la ciudad aquéllos que. en ningún caso se ha de tener en cuenta ninguna de estas cosas en relación con su rectitud. la mejoren de una condición pero. hay que denominarlo igualmente «regio». cincuenta la adquieran adecuadamente? J. como suponíamos ahora. ya sea que no curen voluntaria o involuntariamente. ¡cómo no sucederá esto en el caso del rey! (293a) Pues a quien posee la ciencia regia. o bien nos hacen adelgazar o engordar. ejercen su gobierno siguiendo alguna técnica. como los médicos. con leyes escritas o sin leyes escritas. Cármides 174b.— Sin duda. Sóc. sean pobres o ricos. en lo posible. Jamás habría tantos excelentes jugadores de damas26 en comparación con el resto de los griegos. mientras la salven utilizando la ciencia y la justicia y. 374c. cuando se produce un gobierno correcto. Es mencionado numerosas ocasiones por Platón. y mientras que cada uno de ellos salve a quienes son objeto de sus cuidados. purgan la ciudad para su bien. dos o. Sóc. únicamente para el bien de los cuerpos. según creo. De esto se sigue. la única correcta sea. ya sea con fórmulas escritas o no escritas. Sóc. que. Alcibíades I.— Y se ha de considerar.— Si matando o expulsando a algunos. en todo caso. Extr. cuando purgan. según el argumento anterior.— Por tanto. y no sólo lo parecen. poseen el conocimiento adecuado. J. 487c. Sabemos. Sóc.— Has hecho bien en recordarlo. es necesario que.

.¿Sabes por qué motivo? J. J. está legitimando para gobernar por encima de las leyes. PERO ESO QUE SE HA DICHO DE QUE SE DEBE GOBERNAR SIN LEYES ES MÁS DURO DE OÍR28. se ha de decir que no son genuinas ni verdaderas. no es imposible que lo que es siempre simple concuerde con lo que no es nunca simple? J. 28 Como le indica a continuación el Extranjero.— Te me has adelantado un poco al plantear la cuestión. el joven Sócrates se adelanta en extraer una conclusión que se deriva de la argumentación expuesta hasta ahora. ¿Estamos de acuerdo en esto? J.— Vemos que la ley prácticamente tiende casi a esto mismo. Pues las desigualdades entre los hombres y sus acciones y el hecho de que.— ¿Por qué motivo dices? (294b) Extr. (293e) De todas las otras formas de gobierno que hemos mencionado. la legislación forma parte de la técnica regia. en cierto modo. Sóc. pues estaba a punto de preguntarte si aceptabas esto o te ha disgustado por alguna de las cosas que he dicho. la intervención del joven Sócrates obliga al Extranjero a matizar su exposición. como un hombre arrogante e ignorante que no permite a nadie hacer nada contra su propia orden ni que nadie pregunte nada.— ¿Por qué entonces. aunque a alguien se le ocurra algo nuevo mejor que el mandato que él mismo impuso. que éste es el único gobierno recto. pero las otras. Sócrates.— Porque una ley nunca podría prescribir lo mejor. J. que los otros asuntos se han dicho con mesura. según tales términos. cualquiera que sea. Sóc. Sóc.— Es verdad. las que decimos que están bien legisladas la imitan para lo mejor. J. Extranjero. Político 301c. (294a) Extr. o alguien que aparente serlo. Sóc. Pero ahora ya está claro que preferimos tratar la cuestión de la rectitud de quienes gobiernan sin leyes.— ¿Cómo no? Extr. sino el hombre regio dotado de inteligencia. (294d) Extr.hemos de decir. De este modo. Hay que investigar la causa de esto. es necesario legislar cuando la ley no es lo más correcto.— Parece.— Sin duda es evidente que. Pero lo mejor no es que prevalezcan las leyes. Extr. abarcando al mismo tiempo exactamente lo mejor y lo más justo para todos. si el sabio.— ¿En consecuencia. Sóc. sino que son imitaciones de ésta. existe el riesgo de que se convierta en tirano. ninguno de los asuntos humanos permanece quieto no permiten que la técnica. para lo peor. por decirlo así. Sóc. porque la ley actúa simplemente sobre cada uno de nosotros tal como has dicho ahora.— Es probable. Se fuerza así una paradoja con el objetivo de demostrar que Platón es consciente de que.— ¿Cómo no? (294c) Extr. se muestre en ningún cado en su simpleza y sea válida para todos y durante todo el tiempo. Cf.

malo e injusto? J.— ¿A qué te refieres? Extr. dime: los que son forzados a hacer. Sóc. J. injustos y malos por parte de quienes los han forzado? J. otras cosas más justas. ¿cuál será el nombre de esta coacción? (296c) ¿Acaso no será cualquier nombre excepto lo que se llama un error nocivo. impone lo mejor por la fuerza.— Si alguien sin persuadir a su paciente. a un hombre o a una mujer. hace cosas provechosas. Pero contesta: si alguien sin persuadir. persuadiendo o sin persuadir.— Y sin embargo. sino quieren que su queja sea la más ridícula de todas.— ¡Venga.— ¿Cómo hemos de llamar al error que se comete contra la técnica política? ¿Acaso no e lo vergonzoso. por parte de los médicos que le han forzado? J. contra las normas escritas y ancestrales. enseñan gimnasia mediante una técnica.— Lo que dices es muy cierto. según las leyes escritas o contra ellas. Sóc. en el ejercicio de tales cargos. ya sea impartiéndola por escrito o sin escritura y legislando según las costumbres patrias. Extr. En tal caso. Tratemos antes los casos anteriores J. pero poseyendo la técnica correcta. excepto que ha sufrido un tratamiento nocivo. prescribiendo lo que conviene a cada cuerpo. Extr. ¿no podrán decir cada vez de todo. si alguien. con el que el hombre sabio y bueno . el criterio más verdadero de la correcta administración de la ciudad. Extr. mejores y más bellas que las anteriores. ¿quién ha sido objeto de la coacción no podrá decir con razón todo tipo de cosas.— Tal vez. si alguien conoce las leyes mejores que las de los antepasados.— ¿A qué te refieres? […] (294e) Extr. pues! Recordemos otra vez las instrucciones de los que. ¿no debe ser éste. Sóc.— Lo que dices es muy cierto. Pues dicen que. en estos casos. lo hará para la mayoría de los individuos y de los casos y así establecerá ampliamente la ley para cada uno. ¿cuál será el nombre de esta coacción? Pero todavía no contestes. Sóc. cuando se quejan por tal coacción.Extr. pero de otra manera no. debe legislar su ciudad tras haber persuadido a cada ciudadano.— Sin duda.— A que consideran que no es posible trabajar detalladamente con cada individuo en particular. en mi opinión. sea rico o pobre. obliga a un niño.— Venga. Sóc. es apropiado. sino que creen que la instrucción de lo que conviene a los cuerpos se debe hacer más ampliamente. carente de técnica.— Sin embargo.— ¿Pero acaso las coacciones son justas si es un rico el que usa la fuerza e injustas si es un pobre? O. por el contrario. excepto que los que han sido forzados han sufridos tratos vergonzosos. a hacer lo mejor contra las prescripciones escritas. contrario a la técnica. […] (295a) […] Extr.— ¿Y qué? ¿No es correcto? […] (296b) Extr. J. para la mayoría de los casos y de los cuerpos. Extr. Sóc.

— A que una muchedumbre. Venga pues: al ser para nosotros ésta la única forma de gobierno correcta. A pesar de todo. para lo peor. Sóc. República 341c-342e.— ¿Cuál? 29 29 La comparación del piloto con el gobernante es tópica en Platón.— Volvamos otra vez a las imágenes con las que hay que comparar siempre a los gobernantes regios. considerando en segundo lugar.— ¿Por qué has dicho esto? Pues hace un momento no entendí eso de las imitaciones.— Que ninguno de los ciudadanos se atreva a hacer nada contra las leyes y el que se atreva que sea condenado a muerte y a las penas más extremas. se cita íntegramente en Banquete 214b. J. El verso homérico. Sóc. Cf. escaso y único. para salvarse. de cualquier tipo que sea. unas imitándola para lo mejor.— Muy bien. Sóc. J. sabes que las demás.— ¿A qué te refieres? Extr. después de que ha dejado a un lado lo principal que ahora mismo se ha expuesto. ¿NO TE PARECE? J.— El excelente piloto y médico que «vale por otros muchos»29. J. J. en lo posible. ofreciendo la fuerza de su técnica. Extr. J. Extr. sin establecer normas escritas. de este mismo modo. Examinémoslos. ¿la forma correcta de gobierno no surgirá de quienes pueden gobernar de esta manera. así. Sóc. protege a sus compañeros de navegación. (297d) se lo deja a un lado sin proseguirlo para mostrar el error que ahora se ha introducido en relación a esto. que alude a Macaón. con inteligencia y técnica. Sóc. . Extr. la que hemos dicho. tras haber suscitado este razonamiento. Sóc.— Y no es un asunto de poca importancia sí. es lo más correcto y bello. Sóc. aunque no sea lo más correcto? J. el máximo grado de justicia y ser capaces. Pero describamos de qué manera ha surgido esto que hemos dicho que está en segundo lugar. tras haber modelado una figura de ellos mismos. intentemos captarlo. de convertirlos de peores en mejores. Sóc.— Ni tampoco se puede contradecir esto. J.— ¿Cuál? Extr. nunca sería capaz de adquirir una ciencia semejante y de administrar la ciudad con inteligencia. cono se ha dicho hace poco. NO MUY FAMILIAR NI FÁCIL DE VER. deben usar sus normas escritas haciendo lo que ahora se ha elogiado. sino que (297c) hay que buscar la única y correcta forma de gobierno en algo pequeño. el hijo de Asclepio. Íliada XI 514. y las demás han de ser consideradas imitaciones.— HAY QUE BUSCAR ALGO DE ESTE TIPO.administrará a los gobernados? (297a) Como el piloto que vela siempre por el provecho de la nave y de los marineros29.— ¿Qué? Extr. Cf. y otras. superior a las leyes? NO EXISTE EL ERROR en nada de lo que ven un único y gran principio: (297b) proteger a los ciudadanos distribuyendo siempre.— NO SE PUEDE CONTRADECIR LO QUE ACABAS DE DECIR. Y esto. sino ofreciendo su técnica como ley.— ¿Cuáles? Extr.

y en cualquier tipo de técnica de caza en su conjunto. ignora la medicina y la salud ni el pilotaje y la náutica. y en la estrategia militar. Sóc. si en estas ciencias las cosas sucediesen como decimos. y en la pintura. Si tras haber reflexionado sobre estas cosas. 31 Las leyes deben ser respetadas por los ciudadanos en cualquier circunstancia. los arrojan al agua y llevan a cabo otras maldades. . quien quienquiera que resulte designado por sorteo. al pilotar las naves y al cuidar a los enfermos. mientras que del resto se aprovechan ellos mismos y sus familiares. […] (299c) […] Extr. (298c) esta sería la de no permitir a ninguna de las dos técnicas gobernar autocráticamente ni sobre esclavos ni hombres libres. de cómo debemos utilizar los fármacos e instrumentos médicos en los enfermos y. lo matan. Nadie. ya sea entre los ricos o entre todo el pueblo30.— Esto todavía es más penoso. las escribiremos en tablas y en estelas. ya sea con el asesoramiento de algunos médicos. la de reunirnos nosotros mismos en asamblea. sobre los encuentros con los piratas. (298e) como costumbres ancestrales y. quemando y exigiéndole que les abone los estipendios. y si se debe combatir con grandes naves con otras del mismo calado. pilotos u otros particulares. Así. 10-11. J. provocando maniobras peligrosas en alta mar. de aprender las leyes escritas y las costumbres ancestrales establecidas. en efecto. o en cualquier parte de la técnica imitativa en general. Memorias de Sócrates 1119.— Has dicho cosas completamente absurdas. en Critón 50a-54d.— Y que cada año se nombres gobernantes de la muchedumbre. tomásemos alguna decisión sobre ellos. también.— Ésta: es como si todos pensásemos de ellos que padeceremos las cosas más terribles por su culpa. Sócrates. por su parte. o todo el pueblo o solamente los ricos. y que los gobernantes designados gobiernen según las leyes escritas. pues. les fuese posible dar una opinión sobre la navegación o las enfermedades. por último. como si fueran tributos. El extenso discurso de las leyes. lo salvan igualmente. y en la 30 Sócrates fue muy crítico con el sistema de sorteo que permitía en Atenas que los ciudadanos accediesen al arcontado y a casi todas las magistraturas Cf. pues (299d) existe la posibilidad. tanto a particulares como a otros trabajadores. o. pero si quisieran dañarlo. de los que gastan poco o nada para el enfermo. sobre los peligros de los vientos y del mar que se producen en la misma navegación. lo dañan cortando. incluso cuando puedan resultar injustas. todo el tiempo posterior navegaremos y cuidaremos de los enfermos. de qué manera utilizar los mismos barcos e instrumentos náuticos (298d) para el empleo de las naves. si cada uno de ellos quisiera salvar a alguno de nosotros. (298b) Y.(298a) Extr. Pues. aceptando como remuneración dinero de algunos parientes o enemigos del enfermo. La opiniones de las muchedumbres sobre estas cuestiones. hacen otras mil cosas semejantes dejando abandonados a traición a los pasajeros al zarpar. J. Los pilotos. y la que. está dedicado a demostrar esta tesis.— […] Pues nada debe ser más sabio que las leyes31. según ellas. Protágoras 319c-d. para quien quiera. Extr. o las instruiremos sin escribir. Jenofonte. Sóc.

Así entendida. equivale al uso de un método alternativo al que se está utilizando. en aquella época resultaría totalmente invivible.— Es muy cierto. estaría cometiendo un error mucho más grande que el otro error y arruinaría cualquier actividad mucho más. Se ha convenido en entender que esta expresión marinera alude a la navegación en remo. y en Filebo 19c. ya se pura o ya sea aplicada al plano. al sólido o al movimiento. queda una segunda navegación32 de no permitir que ningún solo individuo ni una muchedumbre hagan nunca nada.— Creo. la segunda navegación alude a la necesidad imperiosa de respetar las leyes como garantía del buen gobierno. ¿QUÉ OCURRIRÍA SI SE PRODUJESEN SEGÚN NORMAS ESCRITAS Y NO SEGÚN UNA TÉCNICA? J. según el criterio de los entendidos? J. sin preocuparse para nada de las normas escritas. incluso. respecto de todas estas cosas realizadas de este modo. De esta manera la vida. con estas normas escritas. en efecto. sin saber nada. escritas. muy especialmente en el caso de que no se produzca la primera condición: la presencia de un buen gobernante.— ¿Y que te parece esto? Si forzásemos a que cada una de las actividades mencionadas se realizase según normas escritas y que. o también si viéramos una técnica de la cría de caballos producida según normas escritas. Así. Sóc. Sóc. para llegar a buen puerto.carpintería y en cualquier tipo que sea del conjunto de la técnica de la fabricación de muebles. Sóc.— ¿Cómo no ha de ser así? (300c) Extr. o también en la agricultura y en toda la técnica relativa a las plantas.— No es cierto que estas normas serían en cada caso imitaciones de la verdad. que ahora ya es difícil. en Fedón 99d la expresión se utiliza para iniciar el camino indirecto que conduce al conocimiento de las Formas. J. para quienes establecen las leyes y normas escritas sobre cualquier cuestión. por una ganancia u otro favor particular.— Es evidente que todas las técnicas se nos destruirían completamente y que no renacerían nunca más que por culpa de esta ley que impide investigar. . o del conjunto de la técnica de la cría de los rebaños. (300a) Extr. pero impracticable para alcanzar el objetivo previsto. cualquier cosa que sea. cuando por falta de viento uno no puede realizar la «primera»navegación. (299e) o el juego de damas. ¿acaso éste sería un mal todavía mayor que el anterior? J. Sóc. que las normas escritas. a vela. que el que se atreva a actuar contra las leyes basadas en una larga experiencia y en el hecho de que algunos consejeros hayan aconsejado con la buena intención en cada asunto y hayan persuadido a la muchedumbre a que las establezca. Extr.— ¿Cómo no? 32 Se traduce deuteros plous literalmente por «segunda navegación». o el conjunto de la aritmética. En la dialéctica platónica. J. Sóc. o de la adivinación. En el caso que nos ocupa. o toda parte comprendida en la técnica del servicio. pero éste. más lento y forzoso. en lo posible. aunque también más seguro. inicialmente más rápido. para el método alternativo que lleva al conocimiento de sí mismo. intentase hacer otras cosas contrarias a éstas. contra ellas. (300b) Extr. la metáfora viene a significar el esfuerzo secundario.— Por esto.— Correcto. gobernase el que de nosotros saliese votado o elegido por sorteo.

los cinco nombres de las formas de gobierno que ahora han sido mencionadas llegarán a ser uno33. el que es verdaderamente político. el rey. el que gobierna. como si fuese un entendido. 302e-303c. cuando gobierna uno solo según las leyes. en la que solamente gobierna uno mediante la técnica. Extr. de manera que.— DE ESTE MODO. que hace lo mejor contra las leyes escritas.— A su vez. cuando no se preocupan por las leyes. en efecto. J. la aristocracia y la democracia. Con esta afirmación.— ¿Cómo no? Extr. Sóc. en lo posible.Extr. Extr.— Además.— ¿Y qué sucederá cuando alguien.— Luego. tales formas de gobierno. DECIMOS. al ser superadas por ésta. en lugar de. hemos dicho que en el entendido. reina según las leyes. sin distinguir con un nombre al monarca que. imitando al entendido. «oligarquía». Sóc.— Puede ser. Y no se sigue la propuesta de la edición en que se ha tomado como base de desplazar esta frase. pero. Sóc. Extr. quiera y sea capaz de repartir correctamente a todos la justicia y la piedad. lo llamaremos «rey». ya sea mediante ciencia u opinión. según su técnica. que es verdaderamente un entendido. gobernando con virtud y ciencia. J. no actúe ni según las leyes ni según las costumbres.… (300d) DIGRESIÓN 2 Bis: La forma de los regímenes …cuando a él le parezcan mejores que las redactadas por él mismo y promulgadas para quienes están lejos. J. Sóc. J. si lo recordamos. (301c) sino que pretenda. no deben jamás.— Eso parece. gobernando solo. cuando los ricos la imitan. Por este motivo. en el ejercicio de su actividad realizará. hacer nada ni contra las leyes escritas ni contra las costumbres ancestrales. todos los nombres de las formas de gobierno que ahora han sido mencionadas se convierten en sólo cinco». las restantes cinco formas de gobierno se reducen a una. de modo que el deseo y la ignorancia sean los guías de esta imitación? ¿No habrá que llamar «tiranos» a quien actúe de modo semejante? J. Extr. si se da la circunstancia ideal de una monarquía regida por el entendido.— Lo has dicho muy bien. se originan. por el desprecio que los hombres sienten por aquél monarca único y porque no confían en que nunca nadie llegue a ser digno de tal poder. el Extranjero sugiere que. se le denominará con este mismo nombre de «rey» y ningún otro.— Puede que lo llamemos. .— En consecuencia si es uno solo. Cf. 291d-292e. con variantes a 301c 7-8. entonces a tal forma de gobierno la llamamos «aristocracia». si tienen la intención de imitar bien. […] (301a) Extr. muchas cosas sin preocuparse por las leyes escritas. la oligarquía. en cada 33 Se mantiene la lectura de los manuscritos frente a la propuesta de algún estudioso de leer «por este motivo.— Según parece. 293c. la verdadera forma de gobierno. una vez que han sido establecidas sus leyes. Sóc.

creen que lo poseen en todos los asuntos con más certeza que todas las otras ciencias.— Pero ahora. sin ciencia? ¿No es evidente para todo el mundo que. a veces. Extr. J. dañar. Sóc. si otra técnica hiciese lo mismo. ¿cuál de estas formas de gobierno incorrectas es la menos penosa para convivir.— De la monarquía procede el gobierno regio y el tiránico. pues Sócrates.ocasión. han desparecido y todavía desaparecerán por la perversidad de (302b) los pilotos y marineros. siguiendo las huellas de las formas de gobierno más verdaderas. por naturaleza. quizá se por eso por lo que todos hacemos todas las cosas que hacemos. según parece. la podemos dividir en dos. porque. J. no surge un rey en las ciudades como nace en las colmenas. algunas de ellas se mantiene firmes y no se destruyen. Sóc. desaparecen. aunque su nombre ya no es doble.— EN EFECTO. es necesario reunirse para escribir las leyes. del mismo modo que lo poco está en medio de la unidad y lo . sería querido y administraría. como decimos. además.— Es posible. pero ahora también a ésta. J.— Es muy cierto.— De un modo que no es distinto de los demás. a su vez. y la oligarquía. algo estable? Pues. […] (303a) […] Extr. en general.— Así. muchas hundiéndose como barcos. aunque ahora las ciudades padecen tales situaciones durante una infinidad de tiempo. siendo todas penosas? ¿Y cuál la más insoportable? ¿Debemos considerarlo.— ¿Cómo? ¿De qué modo la dividiremos? (302e) Extr. Sóc. pero. cuyo nombre es de buen auspicio. Sóc. (302d) Extr. Pero tanto ésta como las demás formas de gobierno pueden gobernar según las leyes y en contra de ellas. si surgiese un gobernante como el que decimos. pilotando felizmente y con precisión. ¿nos vamos a sorprender de cuantos males suceden y cuantos sucederán en tales formas de gobierno. Extr. uno que sea claramente superior en cuerpo y en alma. puesto que. no teniendo ningún conocimiento de política. J. a la que procede del gobierno de muchos le pusimos el nombre simple de «democracia». aunque lo que se diga sea algo accesorio respecto de lo que ahora hemos expuesto? No obstante. sin embargo. matar y arruinar al que quiera de nosotros.— Consideremos que la forma de gobierno de los que no son muchos. se destruirían todas las cosas que se produjeron de este modo? ¿O nos ha de sorprender más que la ciudad sea.— ¿Cómo no? Extr. Porque. el gobierno de los que no son muchos hemos dicho que procede la aristocracia. la única forma de gobierno recta. si se basan en semejante fundamento y realizan sus actividades según normas escritas y costumbres. sumidos en la más gran ignorancia en las cuestiones más importantes.

excepto al entendido. ni bueno ni malo. J. porque no son políticos.— Forzosamente. Sóc.— Diremos que es así.— Sea. se impone vivir en democracia. a la forma de gobierno de la muchedumbre la consideramos débil en todo e incapaz de nada grande. Sóc. Sóc. para nosotros. por ser la que dirige. (303b) pero si están ordenadas. y ellos mismos son de tal clase.— De manera que hay que apartar a los que participan de todas estas formas de gobierno.— ¿Para nosotros no hay un cierto aprendizaje de la música y también. ¿debe gobernar a la que puede persuadir? J. si todas están descontroladas. Extr. con la excepción de la séptima. en comparación con las demás. Sóc. Extr. de las ciencias relacionadas con la técnica manual? J. la ciencia que decide si hay que aprender o no debe gobernar a la que se aprende y se enseña? J. Extr. de ningún modo hay que vivir en ella.— Parece que esto sucede y resulta así y que hay que hacer como dices (303c) Extr. A su vez.— Lo hay.— Sí.— ¿Y seguramente estaremos de acuerdo en que ésta es diferente de aquella? J.— Ésta a aquellas. sino facciosos y cabecillas de las más grandes fantasmagorías. hay que separarla de todas las demás formas de gobierno. en general. Sóc. como a un dios de los hombres.— ¿Y que ninguna de estas ciencias debe gobernar a la otra o aquella a ésta? ¿O es ésta. Sóc. Sóc. grandísimos imitadores y hechiceros. (304) INCIDENTE 7: Las artes servidoras de otras artes Extr. a su vez. está en medio de las dos. pues a ésta. y. Extr. sucede que es la peor de todas las formas de gobierno que cumplen las leyes y la mejor de todas las que las incumplen. con mucho.— ¿Y qué? Respecto a si debemos o no debemos aprender una cualquiera de estas ciencias. ¿acaso no diremos. lo primero y lo mejor. la que debe gobernar a todas las demás? J.— ¿Y tú declaras que.— Y la que decide si se debe persuadir o no. que hay también una ciencia sobre estas mismas cosas? ¿O qué diremos? J. porque en ésta los poderes están repartidos entre muchos en pequeñas porciones. que se tornan los más grandes sofistas de entre los sofistas.múltiple. ¿A qué ciencia asignaremos la capacidad de persuadir a la muchedumbre y a la masa por medio del relato de mitos y no por medio de la enseñanza? . vivir en la primera es. Extr.— ¿Cómo no? Extr. POR ESTE MOTIVO.

— Lo afirmo. Sóc. sino que la función de esta facultad es aproximadamente las que has dicho. (305b) Extr. J. Sóc.— No. Sóc.— Muy bien. consideremos la facultad de los jueces que juzgan con rectitud. Sóc. Sóc.— Sí. Extr.— ¿Acaso posee la facultad de hacer lago más que. Extr.— Es necesario que sea diferente. Extr. ¿diremos que posee una técnica o que no la posee? J. Sóc. ¿a qué ciencia lo atribuiremos? J.— Pero ésta.— Venga. (305a) Extr.— A ninguna otra. pues. en cualquier asunto. según creo.— Has hablado muy bien. Sóc. ofreciendo su propia virtud de no dejarse vencer ni por regalos ni por temores. J. se debe actuar mediante la persuasión. ¿consideremos que es diferente o la misma que ésta? J.— ¿Acaso no declararemos que esta facultad gobierna sobre aquélla.— No es verosímil. J.— ¿A qué técnica entonces intentaremos declarar señora de la terrible e importante técnica de la guerra en su conjunto. porque está a su servicio.— ¿De cuál? Extr. Sóc. ni por ninguna otra enemistad o amistad para que desee resolver las acusaciones de unos y otros contra la disposición del legislador? J. (305c) observarlos y juzgar los que son justos e injustos.— ¿Y qué hay que pensar de tal facultad? J.— Creo que esto es evidente que esto se ha de asignar a la retórica. Sóc.J. ni por compensaciones. Sóc.— A la que gobierna la técnica de persuadir y de hablar. Extr. Sóc. si lo consideramos del mismo modo que antes? J. J. Extr. . o mantenerse absolutamente en calma. no podría ser ninguna otra que la facultad del político. Sóc. Extr. o bien mediante una cierta violencia contra alguien. para ser consecuentes con lo anterior. Extr. pero que está a su servicio.— De la de hacer la guerra contra todo lo que hayamos decidido hacerla.— ¿Y cómo podríamos pensar que no posee una técnica aquella que es practicada por la estrategia y toda actividad guerrera? Extr.— Y sí.— Y la que sabe deliberar si hay que hacer la guerra o retirarse amistosamente.— Entonces no consideraremos política la ciencia de los generales.— Parece que la retórica ha sido separada rápidamente de la política como una especie distinta. sino es a la que es verdaderamente regia? J. puesto que ha recibido del rey legislador todas cuantas leyes hay establecidas en relación con los contratos.

J. (306b) Extr. Cf.— Así.— Pero.— Correcto. República 427d-434d. J. para nosotros. pues. (306a) INCIDENTE 8: La diversidad de las virtudes Extr. Sóc. que una parte de la virtud sea. 349a-350c.— Pero a la que gobierna todas estas y se preocupa de las leyes y de todos los asuntos de la ciudad y lo entreteje todo muy correctamente. frente a las opiniones de la mayoría34. J. hay que explicarlo. Sóc. bien. Extr. Sóc. Sóc. Leyes 963a-968a. . Sóc. la valentía es una parte de la virtud. J. «política». una parte de la virtud. según parece. J. Menón 70a-79e. (305e) J. Extr. Sóc.— ¿No querríamos examinarla también según el paradigma de la técnica de tejer. algo fácil de persuadir. Pues la que es verdaderamente regia no debe actuar por sí misma. Extr. Las demás. Sóc. han de hacer lo que les ordene. porque conoce el momento oportuno o inoportuno para comenzar a expulsar los asuntos más importantes en las ciudades.— Así parece. de qué modo entrelaza y qué tipo de tejido nos ofrece. parece que resulta obligado explicar un asunto difícil.— En efecto. sin embargo. en cualquier caso.— No lo comprendo.Extr. Protágoras 329b-332a. en efecto. Extr. como ella.— Eso parece. diferente de la especie de la virtud es. Extr. según parece. sino que cada una de ellas tiene una actividad propia y recibe justamente su propio nombre según la particularidad de sus actividades.— Y que la prudencia es algo distinto de la valentía pero también es. para los que gustan de las disputas dialécticas.— Comencemos de nuevo así: creo.— Hay que hablar. Extr.— Si. Sóc. Extr. la llamaríamos muy justamente. ni a sí mismas. Sóc. en consecuencia.— Es evidente. las que acabamos de exponer ni se gobiernan unas a otras.— Descubrimos entonces que la fuerza de los jueces no es la regia.— Muy bien. J. J. para abarcar su capacidad con la denominación de lo que es común.— Por esto.— Sin duda. del entrelazamiento regio: cómo es. de algún modo.— A quien observe el conjunto de todas las ciencias que han sido mencionadas le ha de ser comprensible esto: que la política no ha aparecido en absoluto entre ellas. 34 Se alude aquí al problemática cuestión de la unidad de la virtud tratada en otros diálogos de Platón. que tú piensas que. sino gobiernan a las que tienen la facultad de actuar. ahora que todos los géneros que hay en la ciudad se nos han mostrado con claridad? J. sino que es guardiana de las leyes y está a su servicio.

— ¿Cómo? . ya sea en cuerpos. explicártelo con palabras. Sóc.J.— ¿Por qué no? Extr. si esto es así de simple o si. Examinémoslo. Sóc. en efecto.— Habla todavía con más claridad. Sóc. mucho. Sóc. «rápido» y «varonil» y también «vigoroso».— Sí. «agudo» y «valeroso».— No. con frecuencia. de algún modo.— Sí. Y. Extr. pues. en cierto modo amigas entre sí. admiramos en muchas actividades la rapidez.— Sí. Sóc. las elogia? J. Sóc. todas cuantas la música e. las alabamos. incluso. en cada uno de los casos. Extr. más bien. se dice que todas las partes de la virtud son.— ¿Cuál? Extr.— ¿Y QUÉ? ¿Acaso no alabamos con frecuencia. Sóc. en tu presencia. J. Extr. Sóc. nos expresamos elogiosamente utilizando un único nombre: el de «valentía». Sóc.— Que. algunas de ellas se diferencia en algo de las que están emparentadas con él. hacen el elogio? J. ya sea en sus imágenes. la pintura imitativa producen como imitaciones. ya sea en los seres mismos.— Sí. la vehemencia y la agudeza del pensamiento y del cuerpo.— Examinemos.— ¿Cómo son? Extr.— Si. en absoluto. ¿nunca has elogiado tú mismo a alguna de ellas o has oído que otro. ya sea en almas. incluso de la vos. Dime cómo hay que examinarlo. (306d) Extr. Sóc. en muchas ocasiones la especie de la acción tranquila? J. fijándonos con mucho atención.— ¿Podría. en general. J. (307a) Extr. pero que colocamos en dos especies opuestas entre sí.— ¿Cómo dices? (306c) Extr. en primer lugar.— La agudeza y rapidez.— ¿Acaso no estamos expresando esto diciendo palabras contrarias a las que decíamos de aquellas actividades? J. Sóc. en los géneros opuestos. Extr. Sóc. J. en efecto.— ¿Y recuerdas de qué modo. pues. J.— Decimos. J. en muchos de los seres hay entre ambas una gran enemistad y una hostil disensión.— Sobre ellas hay que atreverse a manifestar una afirmación sorprendente. Pues cada vez que.— En todas las cosas hay que investigar todas cuantas decimos que son bellas. J. Extr. J. Sóc.— UN RAZONAMIENTO QUE NO ES HABITUAL EN ABSOLUTO. aplicando en común el nombre que he dicho a todas estas cualidades.— Parece que crees que tal asunto es fácil. tal como lo pienso? (306e) J.— ¿Cómo? Extr. ya se en la emisión de la voz.

Sóc. pasan con frecuencia de libres a esclavos. a las acciones «lentas» y «suaves». como es verosímil. Sin embargo. por lo contrario. a las voces. como formas que se hallan azarosamente en hostil disputa.— Te refieres a una experiencia dura y terrible. pues los que son especialmente moderados siempre están dispuestos a vivir una vida tranquila. «tranquilos» y «prudentes» y. no se dan cuenta de que se comportan cobardemente. pero a sus contrarios los censuran como ajenos. veremos que quienes lo poseen en sus almas se diferencian entre sí. Sóc. admirándolo.— ¿En dónde dices? Extr.— Cuando se producen de modo más agudo y se muestran de modo más rápido y duro de lo conveniente. Extr.— En todos estos caso que ahora decimos y. es la más odiosa de todas. cambiamos y censuramos a cada uno de ellos asignándoles nombres opuestos. los llamamos «cobardes» e «indolentes». igualmente. lento y blando. interponiendo.— Cada vez que los actos realizados con reflexión los llamamos. no los encontramos mezclados entre sí en las actividades que les conciernen. J. silo investigamos. a unos los alaban como suyos propios. una gran enemistad entre ellos. y a todo movimiento rítmico y a toda música (307b) en general que use oportunamente la lentitud. Además. cuando lo hacen de modo más grave. por suya causa. en muchos otros. en las cuestiones más importantes sucede que se acaba convirtiendo en una enfermedad que. y también al carácter sensato y valiente propio de los contrarios. J. de la organización de la vida en su conjunto. J. estando dispuestos a hacer la paz de cualquier modo con las ciudades extranjeras. la desavenencia de estas maneras de ser35 es un simple juego. Sóc. los llamamos «violentos» y «alocados». utilizada aquí en un sentido más amplio y menos técnico que «especie». teniendo trato con todos en su patria e. cuando hacen lo que quieren. sino el de «moderación». a todos estos casos no le aplicamos el nombre de «valentía». Y por este deseo. Pues. r.— Pues bien.— Como es natural. en muchos asuntos. Extr. «dulces» y «graves». Casi siempre estos. Sóc. . Sóc. según cual sea el parentesco con cada uno de estos caracteres.— ¿De cuál hablas? (307e) Extr.Extr. realizando ellos solos sus asuntos por su cuenta.— Es muy cierto. J. en mí opinión. cuando ambos nos resultan inoportunos. J.— ¿Cómo? Extr. sin darse cuenta.— Es posible. J. sus hijos y la ciudad entera. para las ciudades. ellos mismos.— Pero. que es más inoportuno de lo necesario. de que ponen a los jóvenes en la misma situación y de que están siempre a merced de lo que les atacan. incluso. Sóc. (308a) en pocos años. 35 La palabra es eidos.

Y A LOS QUE NO SON 36 El juego desempeña un importante papel en la educación política de los niños y en su selección como filósofos gobernantes de la ciudad. y a partir de éstos. ¿no hemos hallado lo que buscamos desde el principio.— No. está al frente y da órdenes.Extr. estando ella misma al frente y dando órdenes. por su naturaleza. Cf. Sóc. que no son pequeñas. estos dos géneros mantienen siempre entre sí una fuerte y grandísima enemistad y disensión? J. República 424d-425a. (308e) indicando a cada uno de los trabajos que considera adecuados para realizar su propia labor de entrelazamiento. sino que les ordenará enseñar solamente esto. paso a paso. reuniéndolos a todos en una unidad. más violento de lo debido. Sóc.— ¿Y qué sucede con los que son más proclives a la valentía? ¿Acaso no son los que siempre lanzan sus ciudades a alguna guerra a causa de su deseo. no produzca un carácter conveniente para mezcla que le es propia. J. aunque sea el más ínfimo.— Es posible. sean semejantes o desemejantes.— Si alguna de las ciencias compositivas compone voluntariamente un objeto cualquiera de sus productos. Sóc. que partes de la virtud. siguiendo de cerca. Sóc. que se practique ningún ejercicio que. los elementos malos y toma los apropiados y útiles. produce una única función y forma. Extr. .— DE ESTA MANERA. podremos negar que. diferentes entre sí y que también esta misma diferencia reproduce en quienes la poseen? J.— ¿Cómo.— Luego la política. no nos constituirá voluntariamente una ciudad con hombre buenos y malos. al ser realizado. por tal género de vida y. y después de la prueba los entregará a quienes están capacitados para enseñar y servir para este mismo fin. a los cardadores y a los que preparan las demás cosas para su labor de trenzado. o bien las destruyen completamente o bien entregan sus patrias comos esclavas y súbditas de sus enemigos? (308b) J. no permitirá. como la técnica de tejer que.— Por tanto abordemos esta cuestión. Extr. Sóc. no lo negaremos en absoluto. a partir de algunos elementos malos y buenos. que es verdaderamente conforme a la naturaleza. exponiéndolas a la enemistad de muchos y poderosos pueblos. muy bien.—¿Cuál? (308c) Extr. a todos los que por ley son maestros y educadores. J. son. J. Extr. es decir.— Por esto mismo me parece que la ciencia regia. que posee ella misma la facultad de dirigir. sino que está claro que los pondrá a prueba en primer lugar mediante un juego36. en todos los caso. Extr.— Esto también es así.— Si. 536e-537d. o bien si toda la ciencia rechaza en lo posible. Sóc. en estos casos.—¿Por qué no? (308d) Extr. en efecto.

Sóc.— ¿Cómo? Extr. Sóc. Sóc. cuando han adquirido educación.— Esto es lo que se dice. La terminología utilizada evoca el Timeo 69c-71a. se inclina más bien hacia una naturaleza salvaje? J.— A los que se revuelcan en una gran ignorancia y vileza los somete al yugo del género de los esclavos.— Pero. . Sóc. en efecto. Sobre el género demónico véase Timeo 90a. intenta anudarlas y entrelazarlas de la siguiente manera. y sobre sus opuestos. SU PARTE MORTAL.— Ciertamente es verosímil que sea así. según nuestra imagen. estando en tensión contraria entre si. ser el único capaz de infundir esto mismo en quienes han participado de una educación correcta y que hemos mencionado hace un momento? J.— Así. Leyes X 554a-885b. J.— ¿Qué quieres decir con esto? Extr. LOS RECHAZA CASTIGÁNDOLOS CON LA MUERTE. Sócrates.— ¿Y qué? ¿Acaso no se amansa el alma valerosa que está en posesión de semejante verdad y. Sóc. haciendo uso. Extr. con fundamento. SEGÚN EL PARENTESCO. con la ayuda de la técnica. a los restantes. EL EXILIO Y LAS PENAS MÁS DESHONROSAS. y al buen legislador.CAPACES DE PARTICIPAR DE UN CARÁCTER VALIENTE Y PRUDENTE Y D TODO LO DEMÁS QUE TIENDE A LA VIRTUD. (309a) Extr.— EN PRIMER LUGAR ARMONIZANDO. ESTA VEZ CON LAZOS HUMANOS38. mientras que. afirmo que se origina una opinión divina en un género demónico39. de un hilo de lana pingüe y suave. querría participar especialmente de lo justo. en efecto.— Es lo natural.— ¿Cómo no? 37 38 39 Cf. J. a quien sea incapaz de hacer algo semejante de ninguna manera lo denominaremos con los nombres que ahora estamos investigando. considerando que su carácter es fuerte como la urdimbre. J. J. Sóc. J. (309d) Extr. J. DESPUÉS DE LA PARTE DIVINA.— ES MUY CORRECTO.— ¿No sabemos que al político. SINO QUE.— Cuando se produce en las almas una opinión que es realmente verdadera. son aptas para alcanzar la nobleza y para aceptar.— Es my correcto. Protágoras 322a. a la que son más propensas a la valentía. (309a) SE ARROJAN AL ATEÍSMO37. Sóc. la mezcla de unas con otras. por consiguiente. le corresponde con la ayuda de la musa de la ciencia regia. si no participa. Sóc. (309e) Extr. sobre lo bello y lo bueno. POR LA VIOLENCIA DE SU MALA NATURALEZA. pues. cuyas naturalezas. y a las que tienden hacia la moderación. LA PARTE ETERNA DE SU ALMA CON UN LAZO DIVINO Y. Extr. LA SOBERBIA Y LA INJUSTICIA. a éstas.

— Pero no actúan a partir de un razonamiento correcto. por si en algo no actúan del modo adecuado.— ¿Cómo? Extr. y es para ellos para los que la técnica tiene a su disposición este remedio.— ¿Cómo y a cuáles te refieres? Extr. Sóc.— Es más justo sin embargo. Sóc. (310b) J. se produce es en los caracteres que son nobles desde un principio y criados según su naturaleza. Lo mismo hace el género de los valientes. Sóc. en efecto. mientras que.Extr. se casan y realizan las peticiones de matrimonio entre ellos. puesto que existe el divino. cuando buscan en esto la comodidad inmediata y acoge a los que son iguales a ellos.— Pero a las restantes. una vez concebidos. Sóc. J. Extr.— ¿Pues cómo podría? (310a) Extr. . Sóc.— Por tanto. Pues la mayoría no establece correctamente estos vínculos para la procreación de hijos40. aunque ambos géneros deberían hacer todo lo contrario de esto. Extr. Como hemos dicho. República 457c-461e. J.— ¿POR QUÉ TAMBIÉN ALGUIEN.— A los lazos de los casamientos y de los intercambios de niños. y que ninguna ciencia lo utilizará nunca en serio con tal tipo de gente? J.— No hay duda. ¿no diremos que este entrelazamiento y atadura de los malos consigo mismos y de los buenos con los malos nunca será duradero.— ¿Por qué? Extr. y a los relacionados con las peticiones de matrimonio y a las nupcias privadas. EN TALES CASOS. J. Platón desarrolla una extensa explicación sobre la legislación que debe regir la composición de los matrimonios. realizarlos. la que une las partes de la virtud que son desemejantes por naturaleza y tiende hacia direcciones contrarias. adquiere muy justamente una vergonzosa fama de estupidez? J. COMO ALGO DIGNO DE MENCIÓN.— Es muy cierto. Sóc. Cf. en los únicos en que.— ¿Y qué decir de la naturaleza moderada? ¿Acaso no es compartiendo estas opiniones como se toma verdaderamente sensata y juiciosa. (310c) Extr. Sóc.— Los moderados buscan a los que poseen su propio carácter y. que son lazos humanos. porque conceden a la aversión una gran importancia. Sóc. J. no hay casi ninguna dificultad en concebirlos ni. LA PERSECUCIÓN DE RIQUEZA Y PODER? J. gracias a las leyes. en lo posible. al menos en la actividad política. perseguir su propia naturaleza. pero no estiman a los desiguales.— ¿Cómo y por qué? 40 En Leyes 773e-785b. si no participa de la que estamos diciendo. ésta es la atadura más divina.— Poe nada. Sóc. SE TOMARÍA EN SERIO CENSURAR. Extr. J. de hablar de quienes se cuidan de sus familias. en efecto.— Es conveniente.— Sin embargo.

se atolondra más de lo oportuno y acaba completamente mermada. que esto es así. como se dice. cosiéndolos mutuamente con las mismas creencias.— Donde haya necesidad de un único gobernante. Sóc. ESTA ES.— Estos son los lazos que decía que no son difíciles de anudar si ocurre que ambos géneros tienen una única opinión sobre lo bello y lo bueno. Pero si ambos caracteres no colaboran. eligiendo al mandatario que tenga ambos caracteres. Pues los caracteres de los gobernantes prudentes con muy cautos. esclavos y libres. ADEMÁS. PUES.Extr. Extr. J. el entrelazado del tejido. Sóc. Extr. reputaciones. ESTE ES EL FIN DE LA ACTIVIDAD POLÍTICA. pero se distinguen por su vigorosidad en las acciones. J. al reproducirse así en muchas generaciones. honores. Extranjero. pero acaba por degenerar en todo tipo de locuras. a su vez. justos y conservadores pero están faltos de viveza.— ¿Cómo? Extr.— ¿Cómo no? Extr. LA ÚNICA Y UNIVERSAL TAREA DEL ENTRELAZAMIENTO REGIO: no permitir nunca que los caracteres prudentes se separen de los valientes. de un cierto y agudo vigor y de eficacia. sino. tanto en privado como en público. (311c) reuniéndolos en una vida común en concordia y amistad. bien hilado. . el alma demasiado llena de pudor y sin mezcla con la valerosa audacia. cuando la técnica regia. del carácter de los hombres valientes y prudentes. es imposible que todo. J.— Pero.— Parece.— De una manera muy bella. Sóc. los caracteres valientes están más faltos que aquéllos de justicia y cautela. donde haya necesidad de más.— A su vez. resulte bien en las ciudades. (311b) Extr. Sóc.— Porque la valentía. con un trenzado uniforme. J. realizando el más magnifico y excelso de todos los tejidos y abarcando todos los demás en las ciudades.— También es natural que esto ocurra así.— Es natural. J. en cambio.— DIGAMOS. mezclando una parte de cada uno de estos. en efecto. los mantiene unidos con esta trama y gobierna y manda sin omitir nada en absoluto de cuanto conviene a la felicidad de la ciudad. Sóc. en un principio alcanza la plenitud de su fuerza. si se produce en muchas generaciones sin mezclarse con una naturaleza prudente. Sóc. (311a) y componiendo con ellos un tejido suave y. nos has completado el hombre regio y el político. encomendarles siempre en común las magistraturas en las ciudades. opiniones y mutuos intercambios de garantías. J.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->