You are on page 1of 3

EL APRENDIZAJE ACELERADO

La velocidad de aprendizaje del cerebro está


calculado en aproximadamente 900
kilómetros por hora; el proceso eléctrico
cerebral, o sinapsis, incrementa su eficacia en
un 95% cuando la información fluye por los
tres canales: auditivo, visual y kinestésico.

Los estudios que se han realizado sobre el


cerebro con el fin de encontrar técnicas que
aceleren el aprendizaje, han puesto de
manifiesto la importancia que para ello tiene
lograr un estado bioquímico idóneo; esto es
así porque está demostrado que adoptar una
actitud positiva mejora los sistemas
funcionales de la memoria implícita (muscular,
de coordinación…), de la memoria semántica y
de la episódica. Las tres son activadas por los
estados bioquímicos que pueden autoinducirse logrando un aprendizaje con más
facilidad y una mayor capacidad lectora.

El cerebro funciona de la misma manera que los músculos en el sentido de que


cuando más se ejercite más rendimiento se obtiene. Recurrir a herramientas que
favorezcan el ejercicio mental permite mejorar el aprendizaje al incrementar la
capacidad de esfuerzo que puede llegar a realizar el cerebro.

Una de estas herramientas es la Neurolectura.

La neurolectura permite duplicar o triplicar la velocidad de lectura habitual, que se


sitúa entre las doscientas treinta a cuatrocientas palabras por minuto. Esto se
consigue mediante un sistema denominado Foto-reading, que se basa en ampliar
paulatinamente el campo visual.

Ejercicio

Todo esto se consigue tomando un texto y trazando una línea


roja sobre cada palabra, respetando los espacios. A continuación
se establece una rutina consistente en dedicar veinte minutos
diarios a leer el texto sobrerayado; todos los días durante una
semana.

La siguiente semana se subrayarán las palabras de dos en dos,


continuando con la rutina de dedicar veinte minutos de lectura diaria. A
continuación, a lo largo de la nueva semana, se seguirá con el sistema pero
sobrerayando las palabras de tres en tres, y así se continúa hasta completar el
subrayado de todo el renglón.

Este sistema funciona porque estimula la neocorteza cerebral del hemisferio


occipital a través de la activación de los nervios ópticos, desde donde pasa la
información al hipocampo, lugar donde ésta no sólo se procesa, sino que se envía a
la memoria a largo plazo. Pero para que este proceso tenga lugar resulta
imprescindible unible adecuado de irrigación sanguínea, y de ahí la importancia de
una buena alimentación y correcta combinación de biorritmos. Los biorritmos
determinan los mejores horarios de estudio, ya que parten del estado químico ideal
y necesario para lograr un adecuado nivel de concentración y además permiten el
trasvase de la información a la memoria profunda; de esto último se encargan una
serie de neurotransmisores, como son la oxitocina y la dopamina.

Para establecer una secreción adecuada de estos neurotransmisores existe otra


técnica que favorece su estimulación a través del color, el sonido y los movimientos
de las manos. Se trata de la siguiente:

Se toma una cartulina roja y se mira mientras se escucha mentalmente el sonido


de la letra A. Al mismo tiempo las manos están colocadas palma contra palma,
aunque separadas aproximadamente unos diez centímetros.

A continuación se repite el proceso pero esta vez con una cartulina verde,
escuchando mentalmente la letra O y con las manos en la misma posición pero
adoptando una forma esferoidal y moviéndolas en círculos.

Por último, se toma una cartulina azul y se escucha mentalmente la letra I; las
manos se aproximarán y se moverán los dedos como si se estuviera deshaciendo
algo.

Este ejercicio resulta imprescindible para la memorización y se recomienda


practicar antes de abordar una sesión de estudio; la razón radica en que esta
técnica acelera las secreciones de una hormona (la acetilcolina) que es la que
permita la transformación de la memoria a corto plazo en memoria a largo plazo.

La hipnomedia

Una de las funciones de las células blancas del cerebro


es la protección y limpieza de éste; además regulan el
sistema de rejuvenecimiento para lo cual es fundamental
el tiempo de sueño, que contempla ciclos de dos a tres
horas.

Durante cada ciclo, el cerebro combina cuatro


frecuencias cerebrales:

KRT Direct

1. Frecuencia Beta (18 hertzios): corresponde al estado de vigilia.


2. Frecuencia Alfa (15 hertzios): este ciclo está considerado como el estado
idóneo para el superaprendizaje.
3. Frecuencia Teta (10 hertzios): se alcanza en el sueño ligero.
4. Frecuencia Delta (4 hertzios): se alcanza en el sueño profundo. Es en
este ciclo en el que un repentino despertar puede producir un shock
químico.

Gracias a la clasificación de estos cuatro ciclos es posible recurrir a la técnica de la


Hipnopedia, un sistema de aprendizaje que emplea los ciclos Delta que determinan
el proceso onírico. Esta técnica recurre básicamente al canal auditivo, y el método
consiste en lo siguiente:
Se toma una grabadora autoreverse que servirá para grabar un cassete de una
hora de duración; se dejará al principio un espacio en blanco (sin sonido), de
aproximadamente tres minutos.

Previamente se habrá escogido el material de estudio a grabar. Lo más efectivo es


grabar el contenido con la propia voz, ya que ésta es la más reconocible para
cualquier individuo. Además se contará con un mapa mental de la materia, que
ayudará a reforzar el material grabado, utilizando la vía visual.

En los momentos inmediatamente anteriores al sueño se colocará el mapa frente a


los ojos mientras se escucha el sonido de la grabadora en un nivel de volumen muy
bajo, aunque lo que se escuche sea apenas un murmullo. A continuación, y tras
unos minutos de observación del mapa, se apagará la luz mientras se deja correr la
grabadora. Entonces comenzará el ciclo de las cuatro Frecuencias, desde la Beta,
pasando por la Alfa (superaprendizje), Teta y finalmente ciclo Delta, que será sobre
el que se trabaje durante la mayor parte del tiempo. Al despertar lo primero que
habrá que hacer será observar y leer con detenimiento el mapa mental.

De acuerdo a los estudios realizados en esta materia el nivel de


aprendizaje obtenido en el primer día es de un 30% y de un 95% al cabo
de tres días.

No obstante, hay que tener en cuenta que esta técnica es válida para sistemas de
conocimiento y memoria a largo plazo, y que no resulta de mucha efectividad
cuando lo que se pretende son buenos resultados en exámenes inmediatos.