You are on page 1of 6

USO PROGRESIVO Y

DIFERENCIADO DE
LA FUERZA
POLICIAL
USO PROGRESIVO Y DIFERENCIADO DE LA FUERZA POLICIAL

El uso de la fuerza física es una atribución inherente al desempeño de la función


policial, como lo establece el primer aparte del artículo 3 de la Ley del Estatuto de
la Función Policial.

El potencial despliegue de dicha fuerza debe estar orientado por el principio de


afirmación de la vida como valor supremo, mediante la adopción de escalas
progresivas y procedimientos de seguimiento, supervisión, entrenamiento y
difusión entre la comunidad.

El órgano rector en materia policial, el Ministerio de Poder Popular para


Relaciones Interiores y Justicia, ha resuelto que se debe adecuar el uso potencial
de la fuerza física policial a las exigencias constitucionales y legales.

- La fuerza policial se aplicará para neutralizar, contener y, preferentemente, hacer


descender el nivel de confrontación y resistencia del en relación al ciudadano
sujeto al procedimiento policial, evitando la escalada o incremento de dicha
confrontación o resistencia.
- Los criterios para el incremento/reducción de la fuerza física por parte de los
funcionarios y funcionarias policiales son los siguientes:

Proporcionalidad a la resistencia que ejerce el ciudadano

Progresividad

Minimización del daño

Instrumentalidad

- El reentrenamiento o actualización en el uso progresivo y diferenciado de la


fuerza policial será obligatorio una vez al año para los funcionarios y funcionarias
policiales.

- Los funcionarios y funcionarias policiales, en el ejercicio de sus funciones,


aplicarán la siguiente escala de uso progresivo y diferenciado de la fuerza policial.

La Resolución Ministerial es de obligatoria aplicación en todos los cuerpos de


policía del país de acuerdo a lo establecido en la Ley del Servicio de Policía y
Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana.

Este estándar formó parte de la Consulta Nacional de Estándares Policiales


realizada por el Consejo General de Policía entre octubre y noviembre de 2009, en
la que participaron representantes de las comunidades, estudiantes, campesinos,
empresarios, indígenas y funcionarios policiales venezolanos y de otros países.
Contar con un estándar permite entrenar, supervisar, evaluar y corregir
permanentemente entre los funcionarios y funcionarias policiales el uso de la
fuerza, potenciando su efecto de contención, disuasión y minimizando la lesividad
a la integridad física y derechos de los ciudadanos y habitantes dentro del país,
contribuyendo de este modo a minimizar la violencia social.

Las cuatro primeras resoluciones que norman y organizan la actuación de todos


los cuerpos policiales venezolanos fueron publicadas en la Gaceta Oficial número
39.390 el pasado viernes 19 de marzo de 2010.

La entrada en vigencia de estas resoluciones marca un paso fundamental en el


proceso de reforma policial que adelanta el Gobierno a través del Ministerio del
Poder Popular para Relaciones Interiores y Justicia.

Estas resoluciones dan aplicabilidad a los estándares aprobados por el Consejo


General de Policía en las materias de Rendición de cuentas, Atención a las
víctimas del delito y/o el abuso policial, Uso progresivo y diferenciado de la fuerza
policial y Credencial única de identificación de los cuerpos policiales del país.

La adecuación de los cuerpos de policía del país a estas resoluciones forma parte
de la conformación del Sistema Integrado de Policía y del proceso de Asistencia
Técnica que el Consejo General de Policía iniciará este año en todo el país para
dar cumplimiento a lo estipulado en la Ley Orgánica del Servicio de Policía y del
Cuerpo de Policía Nacional Bolivariana.

La rendición de cuentas de los cuerpos policiales y la expedición de la credencial


única por parte del órgano rector permiten crear los mecanismos para que los
cuerpos policiales conozcan cómo rendir cuentas ante los órganos públicos y las
comunidades y para garantizar que los funcionarios que porten credenciales
policiales reúnan las condiciones y conocimientos necesarios para ejercer el
servicio policial.

La resolución referida a la atención a las víctimas de delitos y abuso policial busca


garantizar una atención con dignidad y respeto, para lo que prevé la instalación de
oficinas de atención a las víctimas fuera de las instalaciones policiales y
conformadas por equipos interdisciplinarios con formación en la materia.

La resolución sobre el uso progresivo y diferenciado de la fuerza establece normas


y principios comunes a todos los cuerpos de policía para la aplicación de la fuerza
en función del nivel de resistencia y oposición del sujeto vinculado a la situación.
De esta manera se crea a nivel nacional un un marco de referencia en este
ámbito.
La Gaceta Oficial número 39.390 está disponible en la sección.

Principios

Las funciones del Consejo General de Policía han sido establecidas para
garantizar los más altos estándares en el desempeño de la función policial y serán
realizadas bajo los siguientes principios.

Participación, entendida como la más amplia, plural y democrática consulta de


todos los sectores de la vida nacional para alcanzar un acuerdo fundamental sobre
el nuevo modelo que se propone.

Imparcialidad, entendiendo que en esta labor debe privar el interés colectivo y no


responder a intereses particulares y que el modelo policial debe entenderse como
un asunto de Estado.

Transparencia, entendida como la difusión y publicidad de los hallazgos,


considerandos, criterios y propuestas a fin de que sean ampliamente conocidos y
debatidos por los ciudadanos e instancias públicas y privadas a nivel nacional.

Corresponsabilidad, en el entendido de que la seguridad y, por lo tanto, la función


policial suponen una responsabilidad compartida entre la sociedad civil y el
Estado.

Por ello, las acciones del Consejo General de Policía se harán bajo el principio de
la constante divulgación de información que siente las bases para la más amplia
participación de las venezolanas y venezolanos en el proceso de validación y
consulta que abre el camino para la dignificación de la función policial.

DECRETO CON RANGO, VALOR Y FUERZA DE LEY DE POLICÍA NACIONAL Y


DEL SERVICIO DE POLICÍA DEL USO DE LA FUERZA Y EL REGISTRO DE
ARMAS

Principios generales

Artículo 73. El uso de la fuerza por parte de los cuerpos de policía estará orientado
por el principio de afirmación de la vida como valor supremo constitucional y legal,
la adopción de escalas progresivas para el uso de la fuerza en función del nivel de
resistencia y oposición de la ciudadana o ciudadano, los procedimientos de
seguimiento y supervisión de su uso, entrenamiento policial permanente y difusión
de instructivos entre la comunidad, a fin de facilitar la contraloría social en esta
materia. El uso de la fuerza mortal sólo estará justificado para la defensa de la
vida de la funcionaria o funcionario policial o de un tercero.

Medios para el uso de la fuerza

Artículo 74. Los cuerpos de policía dispondrán de medios que permitan a las
funcionarias y funcionarios policiales un uso diferenciado de la fuerza, debiendo
ser entrenados permanentemente en su uso.

Criterios para graduar el uso de la fuerza

Artículo 75. Las funcionarias y funcionarios policiales emplearán la fuerza física


con apego a los siguientes criterios:

1. El nivel del uso de la fuerza a aplicar está determinado por la conducta de la


ciudadana o ciudadano y no por la predisposición de la funcionaria o funcionario.

2. El uso diferenciado de la fuerza implica que entre la intimidación psíquica y la


fuerza potencialmente mortal, la funcionaria o funcionario graduará su utilización
considerando la progresión desde la resistencia pasiva hasta la agresión que
amenace la vida, por parte de la ciudadana o ciudadano.

3. La funcionaria o funcionario policial debe mantener el menor nivel del uso de la


fuerza posible para el logro del objetivo propuesto.

4. En ningún momento debe haber daño físico innecesario, ni maltratos morales a


las ciudadanas o ciudadanos objeto de la acción policial, ni emplearse la fuerza
como forma de castigo directo.

De las armas y equipos para el uso de la fuerza

Artículo 76. Forman parte de la política sobre el uso de la fuerza:

1. La adquisición de armas y equipos en función del cometido civil de la policía,


con base en el principio de la intervención menos lesiva y más efectiva.

2. La asignación, registro y control del armamento personalizado para cada


funcionaria y funcionario.

3. El porte y utilización exclusiva, en actos de servicio, de armas y equipos


orgánicos autorizados y homologados por el cuerpo de policía.