P. 1
Sylvain Hermann Cohen

Sylvain Hermann Cohen

|Views: 76|Likes:
Published by Jorge Cabrera

More info:

Published by: Jorge Cabrera on Sep 17, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/31/2013

pdf

text

original

Don José Schad, célebre pianista de Burdeos, hacía la
siguiente crítica de las tres primeras colecciones, pues
ignoraba la última:

«Son obras notabilísimas como melodía y sentimiento religioso,
que tienen por base una armonía pura y variada con acierto. La de
más éxito es Amor a Jesucristo».

También otros artistas consideraban esta colección de
cantos como la mejor. El señor Schad los hallaba tan
hermosos que arregló algunos para piano solo. Algunas
de estas composiciones cantan a la Adoración Noctur-
na
. El Adoro te supplex y otros motetes latinos son con-
siderados verdaderas obras maestras. Al padre Hermann
le gustaba cantar:

Te he hecho, Señor, un ardiente ruego.
Escucha, acepta mi deseo.
Permíteme, oh Señor, que en santuario amado
habite hasta mi último suspiro.

Este cántico, preferido del Padre, es un acto de consa-
gración al Dios de la Eucaristía. Más de una vez, en el
poco tiempo que estuvo de Maestro de novicios, en 1858,
cantó este cántico a los jóvenes religiosos, y el entusias-
mo con que lo entonaba se comunicaba a estos jóvenes.
Lo recordaban éstos años después.
Por otra parte, estos cánticos eran para el padre
Hermann como una predicación. Nunca componía sin
haber hecho previamente oración, de manera que venían
a ser una prolongación de su encendida oración.
Sor María-Paulina de Fougerais compuso la letra de
las dos primeras compilaciones. La letra de los otros
cánticos procedía de varias otras personas, entre ellas
Monseñor de la Bouillerie.
Gloria a María fue compuesto por Hermann casi in-
mediatamente después de su conversión, cuando era to-
davía seglar. Y El Tabor es como el canto de cisne del
Padre Hermann. Lo compuso en la soledad del santo
Desierto, y algunos de los cánticos, como el dedicado a
la bienaventurada Margarita-María, son encantadores.

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->