You are on page 1of 58

UNIDAD 1 – A

Celestino Del Arenal “Introducción a las relaciones internacionales”:


El paso de la sociedad internacional a la sociedad mundial resume un gran primer proceso de cambio. En medio
siglo hemos pasado de una sociedad internacional desintegrada, absolutamente regionalizada y anclada en
problemas y estructuras que tenían a los estados como exclusivos referentes prácticos (y teóricos) de las
relaciones internacionales, a una sociedad mundial con gérmenes de integración, universal cuyos problemas y
estructuras desbordan los referentes exclusivamente estatales. Hemos pasado de una sociedad internacional en
la que los intereses comunes y solidarios brillaban en general por su ausencia a una sociedad mundial que
encuentra precisamente en la afirmación de esos intereses comunes y solidarios su razón de supervivencia. La
universalización y globalización de la sociedad internacional, a través de un proceso mediante el cual se ha
pasado de un mundo de sociedades internacionales particulares o regionales, más o menos aisladas o en
contacto entre sí, a un mundo en el que se puede afirmar la existencia de una sociedad internacional universal o
planetaria; la creciente interdependencia y/o dependencia, heterogeneidad y complejidad de esa sociedad
mundial, como consecuencia entre otros factores de esa misma universalización y globalización; la crisis del
modelo clásico del estado nación, producto de esa globalidad e interdependencia compleja y, del debilitamiento
progresivo de la distinción entre lo interno y lo internacional y la consiguiente necesidad de buscar a mayor o
diferente escala nuevas formas de organización política económica y social; en relación directa con lo anterior,
la multiplicación de los actores no estatales de las relaciones internacionales.
El segundo gran proceso de cambio esta dado por el paso del conflicto, traducido en violencia, a la cooperación.
Este proceso determinará la forma futura de la sociedad mundial, dependiendo del mismo el futuro orden
mundial. Es decir es un proceso abierto y con final incierto. El cambio en las pautas de comportamiento, los
valores imperantes, en los modos de gestión, como forma de dar respuesta adecuada a las nuevas realidades.
Este proceso está dado por la intensificación de dos dinámicas nuevas, que rompen con las viejas dinámicas que
han caracterizado tradicionalmente el comportamiento estatal en las relaciones internacionales. Por un lado el
progreso del multilateralismo frente al bilateralismo y, por otro, al crecimiento de la importancia de las
llamadas tradicionalmente “low politics” (cuestiones económicas y científico técnicas) frente a las “high
politics” (cuestiones políticas y estratégicas).
Las relaciones internacionales como disciplina científica han nacido y se desarrollan ligadas al proceso de
cambio de una sociedad internacional que progresivamente va perdiendo algunas de las características del
pasado y asumiendo otras distintas, que la van transformando en una nueva sociedad internacional.
El objeto de estudio de las “relaciones internacionales”, es el resultado de esas relaciones, la Sociedad
internacional. El término relaciones internacionales debe entenderse en un sentido amplio, no estricto, por
cuanto abarca a todo tipo de relaciones sociales que configuran y afectan de modo esencial a la sociedad
internacional.
Cuestiones terminológicas:
Estudios internacionales: tiene un sentido muy general y poco precisa, ya que incluye todo tipo de estudios
sobre la realidad internacional, se realicen desde una perspectiva jurídica, política, sociológica, psicológica,
geográfica, etc. Es un área abarcativa, donde se incluyen las relaciones internacionales propiamente dichas, el
derecho internacional, la organización internacional, la historia internacional, etc..
Política exterior: es el estudio de la forma en que un estado lleva sus relaciones con otros estados, se proyecta
hacia el exterior, es decir, se refiere la formulación, implementación y evaluación de las opciones exteriores
desde el interior del estado, vistas desde la perspectiva, sin atender a la sociedad internacional como tal. Es
decir, es una de las dimensiones estudiadas por las relaciones internacionales, cuyo objeto es mucho más
amplio.
Política internacional: abarca una realidad más amplia que la de política exterior, refiriendo no sólo a la acción
exterior de un estado, sino al conjunto de las relaciones interestatales que constituyen el sistema de estados. La
perspectiva no es la de un estado, sino la de ese sistema en su conjunto. La disciplina de las relaciones
internacionales es en buena parte política internacional, pero no lo es íntegramente, ya que las relaciones
políticas no son las únicas operantes en la esfera internacional, y, aún suponiendo que sean los más relevantes,
están sumergidas en una trama de relaciones también internacionales, pero que rebasan el campo político.
Política mundial: hace hincapié sobre todo en los aspectos políticos, aunque su injerencia de la política
internacional en que con la expresión mundial quiere reflejar más adecuadamente una realidad internacional
que se presenta como global y en la que no cabe ya la separación entre el medio interno y el medio
internacional dada su profunda interpenetración seguido la denominación política mundial se utiliza también
1
para poner de manifiesto la necesidad de superar la concepción estadocéntrica dominante en los estudios
internacionales.
Relaciones internacionales: ofrece un contenido más amplio, ya que abarca el conjunto de las relaciones
sociales que configuran la Sociedad internacional, tanto las de carácter político como las no políticas, sean
económicas, culturales, humanitarias, religiosas, etc., tanto las que se producen entre los estados como las que
tienen lugar entre otros actores de la sociedad internacional y entre éstos y los estados. Entonces las relaciones
internacionales es la ciencia que se ocupa de la Sociedad internacional.

Paradigmas en las relaciones internacionales:


Hasta fecha reciente ha dominado el paradigma realista, tradicional o Estatocéntrico, que ha marcado las líneas
maestras de investigación y la interpretación de los fenómenos internacionales durante más de 300 años. La
teoría internacional y, en consecuencia, el paradigma tradicional y los demás paradigmas han girado y giran
alrededor de tres cuestiones clave, que son: 1. las causas de la guerra y las condiciones de la paz seguridad
orden, cuyo problema subsidiario fundamental es la naturaleza del poder; 2. los actores esenciales y/o las
unidades de análisis; 3. Las imágenes del mundo-sistema-sociedad de los Estados. La primera cuestión es
esencial pues hace a la razón de ser del campo de estudio, mientras que las otras dos dan las claves para la
solución de los problemas.
El paradigma tradicional ha sido el que ha proporcionado hasta finales de los años 60 el marco intelectual el
que se ha desarrollado prácticamente toda la actividad científica en el campo de las relaciones internacionales.
El reto a este paradigma no se han producido de la mano del debate entre idealismo y realismo de los años 30 y
40 o del debate entre tradicionalismo y cientificismo de los años 50 y 60, que han caracterizado una parte
importante del desarrollo de las relaciones internacionales como teoría y como ciencia. Tampoco ha venido de
la simple ampliación del campo de estudio como consecuencia del reconocimiento del papel de los actores no
estatales, ni de la proliferación de nuevos enfoques o el descubrimiento de nuevas dimensiones en el estudio de
los fenómenos internacionales. Mucho menos ha venido de las revoluciones metodológicas que se han
producido en nuestro campo de estudio.
Sólo se ha producido como consecuencia de la formulación de nuevas y diferentes respuestas a las tres
cuestiones claves, es decir, ha venido de la mano de nuevas y diferente conceptualización es ideas sobre los
procesos clave, los actores y las imágenes del mundo. Esto sucede a partir de la toma de conciencia del cambio
que se producido en la sociedad internacional respecto de un pasado que dio origen al paradigma tradicional y
la necesidad, en consecuencia, de buscar nuevos paradigmas capaces de dar adecuada cuenta de esa nueva
realidad. Tanto el paradigma realista como los paradigmas alternativos están condicionados por la propia
realidad internacional y por la percepción de esa realidad.
Por lo tanto podemos decir que existen actualmente tres paradigmas en las relaciones internacionales:
El paradigma tradicional:
Su base descansa en la teoría política que se desarrolla e impone desde la edad moderna. Teoría política que, al
entronizar al estado como suprema unidad política y al dividir la vida social en dos mundos contrapuestos
determinó la visión de la realidad internacional en la que el estado y el poder se transforman en el actor y el
factor de referencia para la política y la teoría. El sistema europeo de estados que nace formalmente a partir de
la paz de Westfalia no será sino la confirmación de esa dinámica.
Desde esta perspectiva, la característica específica de las relaciones internacionales están la legitimidad del
recurso la fuerza armada por parte de los estados y en la separación de las esferas de la política interna y la
política internacional. En esta los estados operan racionalmente en función del interés nacional y de la relación
de fuerzas. El poder se transforma en el factor decisorio de las relaciones internacionales y el equilibrio del
poder en la dinámica y la política que, sin eliminar la naturaleza sustancialmente anárquica del centro nacional,
asegura un mínimo orden que tiene como fin la supervivencia y perpetuación de los propios estados. La base
última este planteamiento están a consideración de que la ambición de poder es inherente a la naturaleza
humana, dado el sentimiento de inseguridad con que se mueve el hombre en el mundo. Hay un claro pesimismo
antropológico en la interpretación de la naturaleza humana.
La visión de la Sociedad internacional que ofrece este paradigma se caracteriza por tres postulados generales:
• Existe una rígida separación entre la política interna y la política internacional. Esta tiene su propia
moral, en la que priman los valores del poder y la seguridad y en ella las motivaciones humanas no son
relevantes.
• Lo estados y los estadistas son los actores fundamentales de las relaciones internacionales. Los seres
2
humanos sólo cuentan como miembros del estado. Las relaciones internacionales son y deben
interpretarse como relaciones interestatales.
• La relación internacionales son esencialmente conflictivas, son la lucha por el poder y por la paz..
En el plano práctico, la prioridad que inspira la investigación que se desarrolló bajo este paradigma está
constituida por la seguridad nacional. Al no existir un poder superior, los estados han de velar por su propia
seguridad.
Su contribución al desarrollo del estudio de las relaciones internacionales ha sido decisiva y hegemónica, en el
sentido de orientar la ciencia de las relaciones internacionales por un determinado camino y proporcionar una
visión del mundo que ha permitido un desarrollo coherente y acumulativo, desde su interpretación particular,
del conocimiento en nuestro campo estudio.
El paradigma de la sociedad mundial:
Este paradigma se desarrolla en los años 70, sin embargo, no es nuevo ya que sus postulados tienen una larga
tradición de pensamiento desde los estoicos hasta Kant. Lo que si el nuevo es la formulación con que se
desarrolla en los años 70, que reflejó una nueva realidad, y del caos y fuerza con que lo hace, pues ya no es un
simple exigencia de la razón o un deseo humanitario o moral, sino una exigencia que además impone la propia
realidad de nuestros días.
La necesidad de este nuevo paradigma viene determinada por una realidad internacional que poco tiene que ver
con lo que originó y justificó el desarrollo del paradigma realista. Sus críticas al paradigma realista descansan
en su ignorancia de los procesos transnacionales y de los actores no estatales, que tienen un papel central en las
actuales relaciones internacionales. A los cambios que se producía el campo social, económico y de las
comunicaciones no se pueda hablarse exclusivamente de una sociedad de estados con relaciones limitadas
prácticamente al campo diplomático y militar.
Éste énfasis que ponen en la importancia de la política transnacional supone la negación de que las relaciones
internacionales sean por naturaleza esencialmente conflictivas y puedan interpretarse exclusivamente en
términos de lucha por el poder. Aunque se reconoce el carácter problemático de las relaciones internacionales,
se afirma igualmente su carácter cooperativo.
Los principales postulados este paradigma son:
• el mundo está caracterizado por el creciente fenómeno de la interdependencia y la cooperación y se ha
transformado realmente en una sociedad mundial. Sus estructuras y dinámicas han experimentado un
cambio trascendental. Las relaciones internacionales no se corresponde ya con el modelo
exclusivamente conflictivo e interestatal del paradigma realista sino que responden a un modelo basado
más en factores culturales tecnológicos y económicos que estrictamente políticos.
• Uno de los cambios más importantes hacia el debilitamiento del papel y significado del estado, como
entidad soberana y como estructura capaz de garantizar el bienestar y la seguridad de sus ciudadanos, y
la aparición de nuevos actores tanto intergubernamentales como no gubernamentales, de las relaciones
internacionales, que, por su acción transnacional tienden a limitar aún más el margen de maniobra de los
estados. El sistema internacional ha perdido el carácter estatocéntrico anterior.
• En consecuencia, ha desaparecido la tradicional distinción y separación entre la esfera interna y la esfera
internacional. El fenómeno de la interdependencia y la necesidad de atender a las demandas de
desarrollo económico y social ha obligado al estado a abrirse cada vez más al exterior, lo que ha
acrecentado aún más esa interdependencia y restringido su margen de autonomía. Todo ello hace quizá
no sea posible separar la política interna y la política internacional y que el comportamiento
internacional del estado no pueda explicarse en términos exclusivamente políticos y militares.
La consecuencia más importante de la adopción este paradigma es una redefinición y ampliación del campo
estudio y, por tanto, un replanteamiento de los modelos, categorías y conceptos con los que analiza la realidad
internacional. Los principales efectos materiales son los siguientes:
1. La desaparición de la distinción entre lo interno el internacional y el debilitamiento del significado de
las fronteras estatales, debido al fenómeno de la interdependencia, amplía el campo de estudio desde el
sistema internacional clásico a un sistema mundial global en el que ya no cabe separar lo interno el
internacional. Se afirma así una visión e interpretación holística de los fenómenos sociales.
2. El cambio de naturaleza de la sociedad internacional, ahora mundial o universal, que ya no es
esencialmente conflictiva, sino también cooperativa, que ya no conoce las fronteras estatales, ya que
cualquier evento tiene repercusiones mundiales, origina una ampliación de las dimensiones, estructuras
y procesos objeto de consideración.
3
Como consecuencia de esto se produce una ampliación de la problemática característica del estudio de
las relaciones internacionales.
Al clásico problema de la guerra y la paz que continúa presente e incluso se acentúa y dramatiza por
efecto de las consecuencias del arma nuclear, se añaden los problemas derivados de las relaciones
económicas y culturales, del desarrollo y el subdesarrollo, de la desigualdad y de las privaciones
socioeconómicas, del hambre y la explosión demográfica, del agotamiento y explotación de los
recursos, del desequilibrio ecológico y de la opresión y violación de los derechos humanos. Todos se
presentan como problemas inseparables, que puede llevar a la guerra y el conflicto, que atestiguan el
carácter mundial del sistema internacional y la naturaleza global y común de sus problemas y, en
consecuencia, de sus soluciones.
También se produce una ampliación en cuanto a los actores, pasándose a la consideración de numerosos
y variados actores no estatales, supranacionales, transnacionales, subnacionales e, incluso, a nivel de
seres humanos, que están presentes actúan en lo social mundial y que en algunos casos desempeñan un
papel más decisivo que los propios estados.
3. Se produce un cambio en los valores imperantes en el sistema, de los valores exclusivamente
individualistas y nacionales del pasado se pasa a la afirmación de valores comunes y universales.
El paradigma de la dependencia:
Este paradigma es fruto de la toma de conciencia de que la realidad internacional es mucho más compleja de lo
que pretende el paradigma tradicional. Aunque su centro de atención son las relaciones económicas
internacionales, su interpretación de estas, en vez de en términos de interdependencia, se plantea principalmente
en términos de dependencia, es decir, en términos de desigualdad y dominación. Parte de la naturaleza
desequilibrada e injusta del sistema internacional y pone de manifiesto la complejidad de su estructura y los
fenómenos de dominación y explotación que lo caracterizan. Responde una visión especialmente asimétrica y
negativa de la interdependencia.
Este paradigma tiene sus raíces en la concepción marxista, su base hace referencia principalmente a la serie del
imperialismo elaborada por Rosa Luxemburgo y Lenin, y responde al nuevo fenómeno político y económico de
dominación y explotación que aparecen en las relaciones internacionales a raíz del proceso de descolonización
y la afirmación a nivel mundial del sistema capitalista.
Su desarrollo se produce principalmente en los países en vías de desarrollo y principalmente en América Latina.
Las características más relevantes son las siguientes:
• La consideración del mundo como único sistema económico, dominado por el capitalismo
transnacional. La naturaleza del sistema internacional es, así, conflictiva, si bien, frente al realismo, se
considera que la causa de ello está en los intereses de la naturaleza del propio sistema capitalista
mundial. La característica fundamental de este sistema mundial es la desigualdad económica global, el
intercambio desigual entre el centro y la periferia. Aunque se introduce la noción de cambio y se afirma
la existencia de mecanismos de superación de la persistente, la imagen del mundo que proporciona este
paradigma es profundamente pesimista.
• La unidad de análisis principal es el propio sistema capitalista mundial, opuesto al proceso y relaciones
se producen en su seno y vienen determinados por ese sistema global. Así se afirma que no es posible un
cambio radical en las estructuras del estado sin que tenga lugar un cambio de sistema global. La
investigación se orienta más se desarrolle problemática del sistema como un todo que hacia la
problemática particular de los actores que actúan en su seno. No existe distinción entre la esfera estatal y
la internacional. Desde esta perspectiva global, se considera que los actores de las relaciones
internacionales son fundamentalmente las clases transnacionales, las empresas transnacionales, las
organizaciones no gubernamentales y los movimientos de liberación nacional, entre otros.
• La dinámica de los procesos del sistema se caracterizan en términos de conflicto y sobre todo de
explotación y dominación, de creación continuada de lazos de dependencia entre el norte y el sur, entre
el centro y la periferia, y, por otro y en mucho menor escala, de lucha de los pueblos y clases oprimidos
contra la explotación y dominación. Tiende a dominar así una visión de las relaciones internacionales
como juego de suma cero en el que siempre hay un ganador y un perdedor. Eso supone la negación de la
existencia de valores, intereses y objetivos comunes y globales a nivel de todos los actores y la
afirmación de valores e intereses de naturaleza particular.

Stanley Hoffman: “Una ciencia social Norteamericana”


4
Sólo el siglo XX trajo la democratización a la política exterior. Las cuestiones diplomáticas se desplazaron de
los cálculos unos pocos a las pasiones de muchos, debido a que una mayor cantidad de estados se incorporaban
al juego que había sido el coto vedado de un reducido número de actores (principalmente europeos) y de
intereses en juego (mayormente extraeuropeos), y sobre todo porque dentro de muchos estados, los partidos de
intereses establecían vínculos o impulsaban reclamos más allá de las fronteras nacionales. Y sin embargo, una
guerra que vio la movilización y matanza de millones marcó el fin del viejo orden diplomático, y que terminó
en una especie de debate entre Wilson y Lenin por lograr la adhesión de la humanidad, produjo un escaso
análisis científico de la relación internacional. En efecto la ruda intromisión de la ideología grandiosa de tercera
de un nuevo plazo de vida al pensamiento utópico y demoró el advenimiento de la ciencia social.
En los Estados Unidos las relaciones internacionales se convirtieron en una disciplina. Las circunstancias en
que se produjo, fueron el ascenso de los Estados Unidos a la categoría de potencia mundial, un ascenso
acompañado por los impulsos contradictorios: utopismo renovado, como lo demuestran los planes de
organización internacional de posguerra, y una mezcla de repulsión y culpabilidad provocadas por ese peculiar
brebaje de preguerra que fue el impotente idealismo norteamericano, el aislacionismo escapista, y la
participación en el apaciguamiento.
El padre esta disciplina es Hans Morgenthau, un refugiado de la Europa suicida, con un impulso misionero para
enseñar a la nueva potencia mundial todas las lecciones que había logrado ignorar hasta entonces pero que ya
no podía permitirse rechazar por más tiempo. Era uno de los muchos científicos sociales que Hitler había
empujado hacia el nuevo mundo, y que trajo, a un país cuya ciencia social sufría de “híperfactualismo” y
conformidad, la levadura de las perspectivas críticas y las preocupaciones filosóficas. Morgenthau expresó su
trabajo en los términos de las proposiciones generales y la fundamentó en la historia. Quería ser normativo,
pero enraizando sus normas en las realidades de la política, no en las aspiraciones de los políticos o en las
interpretaciones de los letrados. El modelo de relación entre estados que Morgenthau proponía y los preceptos
de realismo que presentaba como las únicas recetas válidas para el éxito de la política exterior así como para la
moderación internacional, derivaban de las opiniones de los historiadores del arte de gobernar del siglo XIX y
principios del siglo XX.
El trabajo de Morgenthau desempeño un papel doblemente útil. Por un lado su misma determinación por
establecer la ley hizo que Morgenthau buscará las leyes o regularidades del comportamiento del estado, los
tipos de políticas, las configuraciones principales del poder; al atar sus amplios análisis a dos mástiles, el
concepto de poder y la noción de interés nacional, estaba planteando audazmente la existencia de un campo de
quehacer científico separado de la historia o del derecho. Por otro lado, la misma amplitud de sus pinceladas,
las ambigüedades ocultas por sus pronunciamientos perentorios sobre el poder, las incertidumbres subjetivas
negadas por su afirmación de un interés nacional objetivo y, aún más, los escamoteados impuestos por su
pretensión de que el mejor esquema analítico necesariamente produce la única opinión normativa sólida, todo
esto incitó a los lectores a reaccionar, al reaccionar, criticar, corregir, refutar, construirse sobre los cimientos de
Morgenthau.
El desarrollo de las relaciones internacionales como una disciplina en los Estados Unidos resulta de la
convergencia de tres factores: predisposiciones intelectuales (Iluminismo aplicado, progreso de las ciencias
sociales en general y empuje de los estudiosos inmigrados interesados en averiguar el significado y las causas
de la catástrofe que los había desarraigado), circunstancias políticas (el rol norteamericano en los asuntos
mundiales después de 1945), y oportunidades institucionales (lazo directo y visible entre el mundo académico y
el mundo del poder, red de fundaciones que alimentaron la investigación de las RRII, y la flexibilidad de las
universidades)

Lecchini - Busso: “La enseñanza de las RRII...”


Cambios operados en el sistema internacional: los cambios en el orden mundial son el producto de las presiones
acumuladas sobre el orden mundial preexistente. La lógica del cambio es una lógica de largo plazo que
involucra a veces cambios rápidos e inesperados, a menudo progresos lentos y difíciles, y en ocasiones
retrocesos parciales e intentos por reconstituir el orden en vías de disolución.
Si bien la caída del muro de Berlín simboliza el fin de la Guerra Fría y con él el fin de la bipolaridad y la
disputa ideológica, en el escenario internacional de los noventas se observan dos tipos de cambio. Aquel que se
venía produciendo de la década del 70, cambio del modelo clásico a los tableros de la interdependencia, con el
ascenso nuevo factor en los temas en la agenda internacional y que reaparecen, profundizado, en esta última
década del siglo y los cambios producto del colapso del sistema soviético que afectaron la dinámica y las reglas
5
de juego internacionales.
En cuanto a los actores estatales se ha incrementado su número, no ya por el proceso de descolonización sino
como consecuencia del colapso de la Unión Soviética y el bloque oriental lo que trajo aparejado un mayor
activismo internacional del país ejercerán este último. Por otra parte si bien no se incrementara el número de
organismos internacionales gubernamentales, pareciera que el rol algunos colectivos estatales se ha motorizado,
con especial referencia a la participación de ONU en situaciones de crisis y en operaciones de mantenimiento
de la paz, pudiendo incluso hablarse de un nuevo derecho de injerencia que pareciera contar con el aval de un
importante número de estados miembros.
El predominio de los temas económicos en la agenda internacional y el consenso en cuanto a la aplicación de
modelo economía liberal traen aparejado el creciente rol de actores no estatales.
Aún cuando con el fin de la Guerra Fría se esperaba que los conflictos armados desaparecieran
incrementándose los conflictos comerciales, ese optimismo respecto a la desaparición del uso de la fuerza no se
le reflejan la realidad. Han resurgido viejos conflictos intra e interestatales. Continúa la posibilidad del conflicto
violento y el uso de la fuerza; pero también hay muchos sistemas funcionales en el dominio no estratégico
antecedido de la unidad del sistema internacional contiene una asombrosa diferenciación.
Estamos en un período de transformación profunda del sistema internacional que nos permite hablar de la
llegada de un orden de posguerra fría pero que, a su vez no plantea serias dudas en torno a su conformación
definitiva. Existen ciertos rasgos empíricos en la descripción del actual orden internacional, entre ellos se
destacan desde una óptica política la crisis de los socialismos reales y de los modelos conservadores a ultranza,
una creciente adhesión al sistema democrático y al respeto por los derechos humanos, una crisis del
multilateralismo de los actores del sur como estrategia para lograr una mejor inserción y una vuelta al
multilateralismo tradicional que refleja un acuerdo entre las naciones para mantener la seguridad colectiva y
castigar a los agresores.
Desde la perspectiva económica se producen una serie de cambios que parecen contradecirse entre sí pero que
coexisten en el marco del llamado nuevo orden, como ser la tendencia hacia economías populares de mercado,
la conformación de bloques comerciales, las dificultades para destrabar las políticas proteccionistas de las
economías centrales y el reemplazo del criterio de ventajas comparativas por el de ventajas competitivas.
Desde la perspectiva estratégico militar podemos marcar el abandono de la disputa este oeste tal como lo
conocimos en la guerra fría y la consecuente necesidad de rediscutir las nuevas nociones de seguridad en
función de las actuales percepciones de amenazas.

Manfred Wilhelmy: “ política internacional: enfoques y relaciones”


Actores internacionales son aquellas entidades capaces de modificar en algún grado de funcionamiento del
sistema internacional mediante la participación en los procesos del mismo: planteando demandas combinando
sus recursos con otros factores, promoviendo sus intereses mediante el desarrollo de relaciones recíprocas.
La evolución del sistema internacional en los últimos siglos perfila al estado como actor principal del sistema
internacional, en cuanto la naturaleza y modalidades de las relaciones interestatales determinan
fundamentalmente las características del sistema a través del tiempo: “el mundo está estatizado y dividido en
unidades estatales”.
El Estado como actor internacional se caracteriza por los siguientes rasgos:
• Es una entidad política en cuanto es regido por un conjunto de relaciones de poder, que se traducen en
una determinada estructura de gobierno y en políticas destinadas a regir los asuntos que interesan a la
colectividad.
• Es una entidad soberana en la medida en que sostenga exitosamente la pretensión de resolver los asuntos
que define como de su competencia, sin ulterior recurso a otras autoridades. En el ámbito externo, el
reconocimiento del carácter soberano del estado da lugar a la independencia, aquella situación en que un
estado determina libremente y sin interferencias externas sus políticas de cualquier tipo, dentro del
marco de sus obligaciones internacionales (principios de autodeterminación y de no intervención).
• Es un ente territorial en cuanto existe en un espacio geográfico determinado, que es el ámbito físico en
que ejerce jurisdicción, comprendiendo los espacios propiamente terrestres y otros espacios como el mar
territorial y espacio aéreo estatal.
• Es un ente demográfico y social al estar conformado por una población, la que desarrolla diversas
formas de sociabilidad en el ámbito territorial del estado, sin perjuicio de las relaciones sociales en el
ámbito externo.
6
Población:
es el elemento humano del estado, consistente en el conjunto de individuos, nacionales y extranjeros, que se
encuentran en territorio del estado de manera estable. El sistema internacional contemporáneo se caracteriza por
la extrema diversidad prevaleciente entre los estados en los aspectos demográficos y sociales, las disparidades
en las cifras de población han llegado a niveles sin precedentes. No existe correlación entre tamaño de la
población y poder nacional ya que estados poco poblados han alcanzado niveles de poder comparativamente
mayores que estados con mayor población. Factores tales como la nacionalidad y la inmigración son claves
para las relaciones internacionales, ya que afectan en gran medida su desarrollo.
Territorio:
Es el espacio en que el estado ejerce su jurisdicción, compuesto por el elemento terrestre propiamente dicho y
por otros espacios, como las aguas interiores, el mar territorial y espacio aéreo comprendido sobre los demás
elementos territoriales. No en la correlación directa entre tamaño del territorio y nivel del poder nacional, si
bien las llamadas superpotencias son estados de dimensiones continentales, algunos estados con grandes
territorios no alcanzaron niveles relevantes de poder nacional, mientras otros con territorios relativamente
pequeños han mantenido o alcanzado posiciones internacionales de gran importancia.
La forma y situación geográfica del territorio tienen importancia para las relaciones internacionales de cada
estado, factores tales como la distancia relativa de los principales centros del poder mundial, la posesión de
costa marítima, los territorios compactos, la situación de insularidad o la limitación geográfica entre dos
grandes vecinos rivales han tenido consecuencias importantes en el desarrollo de dichas relaciones.
Soberanía:
El estado es una colectividad soberana con sus asuntos internos y externos de acuerdo con criterios y
procedimientos libremente fijados a través de sus procesos políticos, sin encontrarse sujeto a autoridad alguna,
fuera del estado o sobre éste. Como entidad política independiente, el estado tiene derecho a la
autodeterminación política, lo que impone cada estado la obligación correlativa de no intervención en los
asuntos de otros estados, consistente en el deber de abstenerse de interferir en cualquier forma en el ejercicio de
las potestades soberanas de los demás estados. La vigencia del principio de independencia o igualdad soberana
en la práctica internacional es parcial, distinguiéndose tres situaciones: estados independientes que no
intervienen en los asuntos de otros estados (casos de vigencia del principio, donde el estado ejerce sus
competencias internas y conduce sus relaciones con otros estados sin sufrir actos de intervención ni intervenir
en los asuntos de otros), estados interventores (no se limitan a ejercer soberanía en el ámbito de sus propias
colectividades políticas, sino que desarrollan actividades coercitivas frente a otros estados) y estados
intervenidos (los cuales dependiendo de las características de las acciones de intervención y de su situación en
el sistema político internacional pueden encontrarse en situaciones muy distintas). Toda acción de intervención
constituya violación del derecho internacional que protege la independencia política de los estados con base en
el principio de intervención. Esta independencia se guarda tanto frente a otros estados, como frente a las
organizaciones internacionales. La carta de Naciones Unidas establece como uno de sus principios que la
organización no intervendrá en los asuntos que se encuentran en el ámbito de jurisdicción interna de los
estados. No obstante existen mecanismos regionales de integración que radican en ciertos órganos regionales
determinadas competencias o atribuciones que se ejercen directamente en relación con las personas naturales y
jurídicas de los estados miembros. En esta situación hay al menos un principio de autoridad soberana en una
organización internacional o, un actor supranacional en formación, que coexiste con los estados miembros,
compartiendo con éstos algunas competencias y ejerciendo otras en carácter propio.
El poder nacional:
El análisis de factores de poder nacional se caracteriza por el interés en las bases de poder, o recursos utilizables
para el ejercicio del poder político de los estados en el sistema internacional. De acuerdo con esta visión, el
poder estatal depende de un conjunto de condiciones tanto objetivas como subjetivas o psicológicas, que se
encuentran presentes en diversas manifestaciones cuantitativas y cualitativas en las contingencias en que éstos
se propongan hacer uso de sus atributos para fines políticos. Una segunda característica es la incorporación de
la dimensión temporal y el supuesto de que el poder es un proceso de carácter fungible, de lo que resulta
posible distinguir entre el poder real (disponible actualmente) y el poder potencial (aquel que se obtendrá una
vez que se han movilizado y convertido todas las bases de poder político apropiadas para perseguir
determinados fines políticos internacionales. No existe una linealidad en la conversión de recursos potenciales
en recursos reales, ya que diversos factores condicionarán este proceso de transformación.
El interés nacional:
7
Consiste en inferencias y percepciones acerca de preceptos de comportamiento por parte de quienes elaboran
las políticas exteriores. La naturaleza y el contenido concreto del interés nacional dependen del contexto
político y cultural dentro del cual se formulan las políticas. De este modo, se establece una estrecha relación
entre la dimensión externa e interna de la definición de los intereses.
El interés nacional como interés vital consiste en la percepción dominante entre factores relevantes en el sentido
de que ciertos intereses del estado son fundamentales para consolidar, mejorar o preservar la posición del
mismo como actor en el sistema internacional. Estos intereses tienen las siguientes características:
• Son imperativos, dichos infieren virtuales mandatos de comportamiento.
• Son superiores, las divisiones cotidianas de personalidades, facciones, grupos y partidos toleradas en el
proceso político normal se excluyen o cuestionan fuertemente.
• Son de largo plazo, sólo se ven afectados por grandes transformaciones en el sistema político
internacional, los más grandes cambios políticos internos y las características de la cultura política.
• Son irrenunciables, conforman un núcleo de posiciones políticas de un estado cuya importancia se
estima tan grande que no pueden ser renunciados o abandonados sin incurrir en costos políticos
prohibitivamente altos.
En oposición a los intereses vitales es posible definir categorías, como podrían ser las de intereses importantes
intereses secundarios, cuyas características son: ser menos imperativos que los intereses vitales, admitir
mayores márgenes de disensión política, ser más variables y ser objeto de renuncias y transacciones sin generar
las consecuencias políticas anotadas en el caso de los intereses vitales. Las distinciones entre estas categorías de
intereses no son de carácter esencial, se deben a la trascendencia que los actores políticos atribuyen a diferentes
elementos que conforman la oposición política externa de un estado.
Una segunda dimensión del interés nacional consiste en su definición a partir de la percepción de ciertas
constantes de comportamiento en el sistema internacional. La tradición diplomática demarcaría el rango de
políticas que se estiman necesarias, apropiadas y convenientes para el fortalecimiento del actor nacional. Esta
tradición permitiría identificar un núcleo irreductible de posiciones nacionales convergentes, frente a las cuales
deben sopesarse cuidadosamente las nuevas alternativas y opciones de política exterior.
Una tercera perspectiva consiste especificar determinados valores como criterios de evaluación de políticas
concretas. El primero estos valores será la supervivencia o conservación de la comunidad política.
Por último el interés nacional puede ser definido de modo tal que incluye la proyección de algunos valores
políticos en el exterior.
La Política Exterior:
Es el conjunto de actividades políticas mediante las cuales cada estado promueve sus intereses frente a otros
estados. Desde que las organizaciones internacionales de tipo intergubernamental han comenzado a tener roles
de cierta significación en el sistema internacional, se ha entendido que la política exterior comprende también
las relaciones de cooperación y conflicto con estas entidades.
Toda separación o distinción entre política interna y exterior es solamente de carácter analítico. La política
exterior proyecta hacia otros estados aspectos relevantes de la política interna de un estado. La política exterior
contiene las reacciones estatales a las condiciones prevalecientes en el sistema internacional, transmitiendo
algunas de ellas a los agentes políticos internos.
Las políticas de statu quo son aquellas destinadas a preservar determinados intereses nacionales. Los gobiernos
se encuentran básicamente satisfechos con el estado de cosas, y solamente procuran introducir cambios en el
sistema internacional en la medida en que éstos puedan servir para conjurar situaciones de crisis susceptibles de
amenazar las posiciones establecidas. Las políticas revisionistas propenden al cambio internacional, en la
medida en que los gobernantes estimen que la estructura del sistema internacional no responde a sus intereses y
a la distribución efectiva de los recursos de poder.
Las políticas exteriores son pragmáticas en cuanto se orientan y conducen según criterios de utilidad estatal, e
ideológicas en cuanto se sirven de un discurso justificativo consistente en proposiciones más o menos
elaboradas e integradas acerca del estado y de su papel actual y futuro en el sistema internacional.
La estratificación internacional:
esta tiene alcances puramente políticos, ya que en el plano jurídico los estados son formalmente iguales. En la
justicia de la estratificación internacional se encuentran tradicionalmente las grandes potencias. Esta potencia se
caracterizan sobre todo por la amplitud de sus intereses, que son virtualmente globales: son pocos los asuntos
internacionales de cierta relevancia que no involucran a las grandes potencias. Luego se ubican las grandes
potencias de carácter regional, antiguas grandes potencias que han perdido parte de su poderío. Luego se ubican
8
aquellas potencias medianas. Finalmente en la base de la pirámide de estados se agrupan la mayoría de los
estados que se consideran potencias menores.
Las organizaciones internacionales:
A fin de compatibilizar la estructura y el funcionamiento de las organizaciones internacionales con el sistema
internacional, y viceversa, deben satisfacerse entre ambos ciertas exigencias mutuas, en el entendido de que los
actores del sistema internacional, deben demandar a éste el cumplimiento de ciertas funciones esenciales para la
estabilidad del sistema. En primer término, debe existir una articulación de los requerimientos que se le
formulan. En segundo término, las demandas al sistema tienen que ser agregadas, lo que básicamente consiste
en una combinación de peticiones conjuntas (bloque de países que incentiva una acción concertada al interior
de las organizaciones mundiales o regionales). La socialización y la transacción y la resolución de conflictos
por medios jurídicos constituyen formas adicionales de incentivar un nuevo contexto para las relaciones
internacionales.
La experiencia señala que ninguna organización internacional, mundial o regional, subsiste sin el respaldo
efectivo de la voluntad política de sus miembros. Tampoco subsiste si no esta dotada de una infraestructura
orgánico-administrativa mínima que garantice la plena idoneidad de las políticas que se proponen y que
proyecte la labor y la imagen de la organización en el tiempo.
El multilateralismo mundial:
Las organizaciones internacionales intergubernamentales son asociaciones de estados establecidas e integradas
por estos para desarrollar funciones de interés común mediante una estructura orgánica permanente. La
generación de una organización internacional es producto de un compromiso político que vincula jurídicamente
a los estados a través de acuerdos o tratados ratificados por las instituciones de cada estado.
El origen, crecimiento e influencia de las organizaciones regionales no depende sólo del grado de complejidad
de su estructura orgánica o del desarrollo de su marco jurídico, sino que también la dinámica política, los
contrastes culturales y los procesos socio-económicos de los países miembros de cada organización influyen
determinantemente en el rol que le cabe a ésta en los sistemas políticos regionales y en la política mundial. La
interacción de estos elementos define el sentido de la estructura orgánica de los organismos
intergubernamentales, orientando por lo mismo sus principales líneas de acción.
ONU: La Organización de las Naciones Unidas, creada en 1945 por los acuerdos de Yalta, tiene un carácter
universalista. La calidad de miembro es otorgada a los estados pacíficos que aceptan las obligaciones que
impone la carta y que están en condiciones de cumplir sus exigencias. La Carta establece un doble control de
admisión; por un lado, la Asamblea General debe pronunciarse favorablemente por dos tercios,
pronunciamiento que recae en una recomendación del consejo de seguridad. En este último, los miembros
permanentes pueden ejercer el veto, por lo que toda candidatura debe contar con su aceptación antes de acceder
al status de miembro de las naciones unidas.
Postulados básicos de la ONU:
• Igualdad soberana de los estados miembros. No obstante este principio los miembros permanentes del
Consejo de Seguridad tienen un status privilegiado al poseer la facultad de veto en dicho órgano que se
ocupa de los asuntos concernientes a la paz y seguridad mundiales.
• La soberanía de cada estado implica reconocer la competencia de este en sus propios asuntos, lo que
impone la obligación de no intervención en los asuntos internos de cada uno.
• Se prohibe el uso o amenaza de la fuerza contra la integridad territorial o la independencia política de
los estados. Los miembros poseen el derecho de defensa individual o colectiva contra un ataque armado
y las Naciones Unidas pueden hacer uso de la fuerza con el fin de restablecer la paz y seguridad
internacionales, lo que constituye los únicos dos casos de utilización legítima de la fuerza en las
relaciones interestatales.
• Las obligaciones que contraen los estados miembros están basados en la buena fe y en el espíritu de
solidaridad que se deben todos los copartícipes de la comunidad mundial. De ellos se desprende el
énfasis en la solución pacífica de las controversias y la cooperación que cada estado se compromete a
otorgar a las naciones unidas con el objeto de mantener y afianzar la paz y la seguridad mundial y
regional en términos reales.
• La Carta reconoce como un objetivo central la promoción y defensa de los derechos del hombre.
Procura incentivar los mecanismos de cooperación en materias económicas y sociales, además de los
culturales, educativos y sanitarios.
Órganos principales:
9
1. Asamblea General: Reúne a todos los miembros de la Organización, constituyendo el principal foro
político mundial. En la medida en que ostente la mayor representatividad dentro de las instancias de la
ONU, la Asamblea es el órgano en que se discute la generalidad de los asuntos de interés internacional.
Ha sido el órgano que ha acogido las reivindicaciones de los miembros menos poderosos. Sus
decisiones se adoptan por mayoría simple, salvo en casos de materias definidas como importantes, que
se aprueban por dos tercios de los miembros presentes y votantes.
2. El Consejo de seguridad: está compuesto por 15 miembros, cinco de los cuales son permanentes (China,
EEUU, Francia, Gran Bretaña y Rusia) y 10 son no permanentes. Estos últimos son elegidos anualmente
por mitades, siguiendo un criterio de representación geográfica (5.- afroasiáticos, 1.- Europa Oriental,
2.- America Latina y 2.- Europa occidental y afines). Es el órgano político por excelencia en la ONU,
por cuanto se competencia comprende todo lo relativo a la paz y seguridad internacionales. Sus
resoluciones tienen mayor peso que las de la Asamblea General, toda vez que pueden incluir la
imposición de sanciones, incluyendo el uso de la fuerza armada. Las resoluciones del Consejo de
Seguridad se aprueban por mayoría de nueve miembros; en las cuestiones que no son de procedimiento,
o sea, materias de fondo, la mayoría debe incluir a los cinco miembros permanentes del Consejo. Por
tanto, el voto negativo de cualquiera de éstos es suficiente para que no haya resolución. Esto se conoce
como “derecho de veto”.
3. Secretaría General: El Secretario es nombrado por la Asamblea General, a proposición del Consejo de
Seguridad, y es el funcionario de Naciones Unidas con mayor rango. Además de sus atribuciones
administrativas, el Secretario General reúne funciones políticas y diplomáticas muy importantes; asume
la representación de la ONU ante la comunidad internacional y su rol como mediador y conciliador de
crisis y conflictos entre estados ha sido importante para la paz y estabilidad mundial. La carta lo faculta
para convocar al Consejo de Seguridad. Su mandato es por cinco años, con posibilidad de reelección.
El multilateralismo regional:
Paralelamente a las organizaciones de corte universal, existe una extensa variedad de organizaciones regionales.
Es la referencia a un conglomerado específico de países lo que distingue a una organización regional de una de
tipo mundial. Tienen en común el hecho de definirse como ámbitos e instituciones al servicio de la formulación
e implementación de políticas concertadas de interés para sus miembros.
Según las competencias que abarca cada una de ellas, estas entidades pueden clasificarse en cuatro grupos:
• organizaciones cuya competencia es directamente política, sin perjuicio de otras actividades que pueden
denominarse como generales. Por ejemplo la OEA, la liga Árabe y la OUA.
• Organizaciones de corte militar, entre las que se destacan la OTAN, el TIAR y el pacto de Varsovia,
entre otros.
• Organizaciones de cooperación económica, actualmente las más numerosas. Ejemplos de este tipo son
la ALADI, el Pacto Andino, el BID, la OPEP, etc.
• por último organismos regionales cuyo cometido es muy concreto y normalmente muy circunscrito a
una actividad cultural, social o técnica. Entre ellos la organización Panamericana de la salud, el centro
europeo para la investigación nuclear, o la Comisión intergubernamental para las migraciones. En estas
entidades la participación de los gobiernos se canaliza por medio de los organismos especializados de
sus respectivas burocracias.

Esther Barbé: “Relaciones Internacionales”


El elemento fundamental de las organizaciones internacionales es su configuración como asociación de estados.
La organización internacional tiene seis rasgos diferenciales indiscutidos:
• Carácter interestatal.
• Base voluntaria.
• Órganos permanentes.
• Voluntad autónoma.
• Competencia propia.
• Cooperación entre sus miembros a efecto de la satisfacción de intereses comunes.
La organización internacional gubernamental es una asociación de estados establecida mediante un acuerdo
internacional por tres o más estados, para la consecución de unos objetivos comunes y dotada de estructura
institucional con órganos permanentes, propios e independientes de los estados miembros. Las organizaciones
10
internacionales aparecen relativamente tarde en el marco del sistema de estados, no siendo como consecuencia
de la revolución industrial y las necesidades que la misma genera en todos los terrenos. Es la necesidad de
cooperación y administración conjunta que tienen los estados cuando perciben la existencia de intereses
comunes lo que justifica la aparición de estas.
Tipologías: composición, funciones y estructura institucional.
Por su composición podemos hablar de dos tipos de organizaciones: aquellas universales o con vocación de
universalidad y aquellas restringidas, formadas por un número limitado de miembros, y que suelen conocerse
también como organizaciones regionales. Las primeras son aquellas abiertas a la participación potencial de
todos los estados del sistema, por ejemplo la ONU y sus 16 organismos especializados. Las organizaciones
regionales son más abundantes y limitan, de modo geográfico o funcional, los potenciales estados miembros.
Según los fines de la organización o la extensión de sus funciones, podemos distinguir dos tipos de
organizaciones: aquellas con funciones diversificadas o fines generales, con capacidad para abordar todos los
temas que consideren necesarios, a excepción de aquellos excluidos en su tratado fundacional (ONU, OEA,
OUA); por otro lado aquellos con fines específicos o limitados (monofuncionales), cuyas competencias son
concretas (OMS, OMM, CECA, OPEP, Mercosur). Entre los fines específicos de las organizaciones se intentan
establecer algunos grandes grupos: económicos; militares y de seguridad; sociales, culturales y humanitarios; y
técnicos o científicos.

Carla Morasso: “Algunas consideraciones sobre los actores internacionales”


Un actor internacional es toda entidad que desempeña alguna función en el sistema internacional y sobre el cual
produce algún Efecto. Puede ser público o privado, colectivo o individual.
De acuerdo a la teoría realista, el estado es el actor internacional por excelencia porque es el único actor capaz
de decidir sobre el binomio fundamental “guerra o paz” en base al interés nacional entendido como poder.
Aunque el estado sigue siendo el actor preeminente de las relaciones internacionales, es menester tener en
cuenta la multiplicidad de actores existentes para un análisis más acabado del sistema internacional actual.
A los fines analíticos agruparemos a los actores internacionales en actores gubernamentales y no
gubernamentales.
Entre los gubernamentales se encuentran los estados, las organizaciones internacionales gubernamentales, los
grupos de presión internacionales, y los actores estatales subnacionales.
Los no gubernamentales son organizaciones internacionales que no están formadas por estados, ni
representadas por sus gobiernos, como los variados grupos de presión que conforman las empresas
multinacionales, la banca privada internacional de capitales, las iglesias, el terrorismo internacional, entre otros.
El Estado:
un estado es una entidad jurídica abstracta que se caracteriza por la suma de sus elementos constitutivos:
población permanente, territorio definido, gobierno, y capacidad de establecer relaciones con otros estados. Los
estados son soberanos y poseen el monopolio de la violencia legítima sobre su territorio. Ciertos atributos
implican que todos los estados sean iguales jurídicamente, a pesar de las profundas diferencias en torno a sus
extensiones territoriales, capacidades productivas, poder militar, organización política, entre otros.
Todos los estados tienen iguales derechos y deberes como miembros de la comunidad internacional. Naciones
Unidas afirma que la igualdad soberana comprende los siguientes elementos:
• los estados son iguales jurídicamente.
• Cada estado goza de derechos inherentes a la plena soberanía.
• Cada estado tiene el deber de respetar la personalidad de los demás estados.
• La integridad territorial y la independencia de los estados son inviolables.
• Cada estado tiene derecho a elegir y llevar adelante libremente su sistema político, social, económico y
cultural.
• Cada estado tiene el deber de cumplir plenamente y de buena fe sus obligaciones internacionales y de
vivir en paz con los demás estados.
En función del activismo creciente de las entidades subnacionales, se puede hablar de actores subnacionales.
Son entidades territoriales del estado nacional que cuentan con un gobierno subestatal tales como las regiones,
las provincias, las ciudades y las subregiones. Entre las acciones externas de estos actores se encuentran la
participación en actividades de Comercio Exterior, en programas internacionales de cooperación y la
conclusión de hermanamientos con ciudades extranjeras.
Las organizaciones internacionales:
11
luego de la Primera Guerra Mundial, se dió inicio formal a la Sociedad de Naciones, la primera organización
internacional gubernamental con objetivos generales.
Una organización internacional es un compromiso institucional formal que instituyen actores internacionales
con vistas a coordinar o cooperar en materias de interés común. Puede ser intergubernamental (conformada por
estados) o puede estar conformada por actores de carácter privado.
Las organizaciones internacionales gubernamentales son instituidas a través de convenios o tratados
internacionales, entre tres o más estados para la consecución de objetivos comunes y están dotadas de estructura
institucional con órganos permanentes, propios e independientes de los estados miembros. Una organización
internacional gubernamental tiene seis características:
1. Carácter interestatal.
2. Base voluntaria.
3. Órganos permanentes.
4. Voluntad autónoma.
5. Competencia propia.
6. Cooperación internacional institucionalizada para satisfacción de intereses.
De acuerdo al carácter de su participación pueden ser globales (o universales) o tener carácter regional.
En cuanto a la mate y objetivo que trate, la OI puede tener competencia general o amplia (ONU), o
competencias especiales o restringidas, de acuerdo a los temas de interés que las aglutinan.
Las organizaciones internacionales no gubernamentales son aquellas organizaciones que están compuestas por
actores privados, cosa que no fueron establecidas por acuerdos intergubernamentales, y aunque están
compuestas por miembros no designados por los gobiernos pueden aceptar a autoridades estatales siempre que
no interfieran con la libre expresión de la organización.
En general se ocupan de temáticas que requieren coordinación de actividades técnicas o activismo para la
propagación de ideas, valores o principios. Los partidos políticos también se enmarcan en esta categoría y
muchos tienen largas tradiciones en relación a alianzas o interconexiones transnacionales.
Los grupos de presión:
son asociaciones o grupos organizados de personas o instituciones que manifiestan intereses comunes de sus
miembros, realizando una acción destinada a influir en las instituciones del poder público para producir
decisiones de éste favorables a sus fines.
Para distinguir con más claridad un grupo de presión gubernamental de una organización internacional
gubernamental debemos observar su grado de institucionalización. A pesar de que se reúnen con cierta
periodicidad, no poseen estatuto formal, ni sede, ni estructura orgánica y presupuesto propio.
El grupo de presión internacionales, es posible distinguir entre grupos de presión públicos, compuestos por
personas o instituciones que desarrollan sus funciones en el marco del poder estatal y lo representan (G8, G20),
y privados, que son todos aquellos surgidos de la sociedad civil.
Dentro de los actores de carácter privado resulta importante mencionar a las empresas multinacionales que han
incrementado su presencia y poder en la arena internacional en el último cuarto de siglo. Las grandes empresas
cuentan con oficinas de asuntos extranjeros que negocian con los gobiernos en una amplia variedad de temas y
además mantienen relaciones con otros actores internacionales.
Asimismo, debe señalarse algunos otros nuevos actores que en los últimos años han adquirido una fuerte
presencia en el sistema internacional. Por una parte, los fondos de inversión que operan en los mercados de
capitales, que pueden desestabilizar la economía de un país o generar auges y desplomes de otros mercados. Por
otra parte, actualmente puede ser considerado como actores internacionales aquellas reconocidas personalidades
que tienen la capacidad de influir en el desarrollo de los asuntos mundiales, influyendo mediante decisiones y
acciones directas, debido al capital que manejan, o a través de la difusión de sus ideas. Aquí se incluirían
poderosos empresarios, artistas, académicos y personalidades religiosas.

Principales grupos de presión internacionales:


• Amigos de las Negociaciones Antidumping: Brasil, Chile, Israel, Japón, Corea, Noruega, Suiza, taipei
chino, Tailandia, Hong Kong, China.
• G-4: Foro de discusión para las naciones de mayor peso, que representan las distintas opiniones dentro
de la OMC sobre el tema agrícola. Los miembros del G4 (EEUU, UE, Brasil e India) tienen intereses
encontrados.
• Cinco Partes Interesadas (o los Cinco): Australia, Brasil, Estados Unidos, India y UE. Se reunen desde
12
2004 para tratar de desbloquear las negociaciones sobre la agricultura.
• G-7: Siete principales países industrializados: Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón
y Reino Unido. Reemplazo al G5 como principal grupo de coordinación de políticas económicas. Desde
1987 se reúnen semestralmente los ministros de hacienda y gobernadores de bancos centrales del G-7
para realizar el seguimiento de la evolución económica mundial y evaluar las políticas económicas.
• G-8: G-7 + Rusia. Desde 1998 participa Rusia de las cumbres del G-7. El G-8 convoca cumbres anuales
de los jefes de Estado o gobierno de los principales países industriales a fin de examinar los problemas
económicos y políticos más importantes en sus temarios.
• G-10: Islandia, Israel, Japón, Liechtenstein, Mauricio, Noruega, Corea, Suiza y Taipei Chino. Coalición
de países que presiona para que se tengan en cuenta diversas funciones y el carácter especial de la
agricultura a la luz de las preocupaciones no comerciales.
• G-20 (comercial): Argentina, Bolivia, Brasil, Cuba, Chile, China, Egipto, Filipinas, Guatemala, India,
Indonesia, México, Nigeria, Pakistán, Paraguay, Sudáfrica, Tailandia, Tanzania, Uruguay, Venezuela,
Zimbabwe. Coalición de países que ejerce presión para que se efectúen reformas ambiciosas de la
agricultura en los países desarrollados y con algo más de flexibilidad en los países en desarrollo, busca
generar espacios de discusión para negociar mejores acuerdos en los temas agrícolas. Se aspira a
negociar una reforma del comercio agrícola, especialmente por parte de la Unión Europea. Se estableció
en 2003.
• G-33: “Amigos de los productos especiales” en la agricultura. Hoy lo integran 42 países. Estas naciones
hicieron varias propuestas sobre tratamientos diferenciales y sobre la designación de productos
especiales. En 2004 pidieron una reducción de aranceles que no perjudique a los países en desarrollo y
advirtió de que los países pobres que ya tienen aranceles bajos tienen muy poca capacidad para soportar
recortes significativos sin que ello interfiera en sus economías rurales.
• G-90: Coalición de países africanos, ACP y menos adelantados (en la actualidad 64 miembros de la
OMC). Uno de los temas centrales de la lucha del G90 es el algodón. El G.-90 es un paraguas que
comprende al grupo africano, a los países de África, Caribe y pacífico, y al grupo de los países menos
desarrollados. Se trata de la mayor asociación dentro de la OMC, que tiene 149 estados miembros. Su
principal preocupación es el impacto que la ronda Doha para el desarrollo pueda acarrear en materia de
erosión de preferencias comerciales, pérdida de ingresos aduaneros e imposición de nuevas cargas
legales y administrativas.
• GRULAC: grupo informal de países de América Latina miembros de la OMC.
• Grupo africano: todos los países africanos miembros de la OMC, en la actualidad 41 países. Mantiene
una posición común sobre muchos temas de negociación.
• Grupo de Cairns: grupo de países exportadores de productos agropecuarios que ejercen presión para
que se liberalice el comercio de productos agropecuarios. Se formó en 1986 justo antes del inicio de la
ronda Uruguay de seguido miembros actuales: Argentina, Australia, Bolivia, Brasil, Canadá, Chile,
Colombia, Costa Rica, Filipinas, Guatemala, Indonesia, Malasia, Nueva Zelandia, Paraguay, Sudáfrica,
Tailandia y Uruguay. Algunos de sus estados miembros coinciden en membresía y en objetivos con el
G-20, pero el grupo de Cairns incluye a varios países ricos.
• Países de reciente adhesión: coalición de países que se han incorporado recientemente a la OMC, que
propugna menores compromisos en las negociaciones actuales, como consecuencia de la liberalización
que han emprendido en el marco de sus respectivos acuerdos de adhesión. En las negociaciones sobre la
agricultura, seis de ellos intervienen como un grupo: Albania, Croacia, Georgia, Jordania, Moldavia y
Omán.
• Grupo de los países menos desarrollados: estos países se disponen de un acceso preferencial para
algunos de sus productos en algunos mercados de los países ricos. Su principal preocupación es que una
reducción general en las barreras comerciales reduciría las ventajas competitivas de que ahora disponen
gracias a estos tratos preferenciales. También les preocupa los precios de los alimentos dado que son
esencialmente importadores de alimentos.
• C-4: Burkina Faso, Benín, Chad y Mali. Representa intereses compartidos por otros estados africanos.
Este grupo ha pedido la eliminación de los subsidios de los países desarrollados a sus productores de
algodón, consideran que estos subsidios deprimen los precios mundiales del algodón y dificultan los
esfuerzos por reducir la pobreza rural.
13
• NAMA 11: grupo que toma su nombre de las siglas en inglés de la negociación de acceso a los mercados
para productos no agrícolas y que defiende el derecho a sostener sus industrias nacientes. Es coordinado
por Brasil, Argentina y Sudáfrica, y participan Venezuela, Filipinas, Túnez, India, Indonesia, Namibia,
Pakistán y Egipto.

Otros grupos:
• ACP: grupo de 77 países de África, el Caribe y el pacífico que mantienen una relación comercial
preferencial con la unión europea en virtud del antiguo convenio de Lomé.
• G-13: ampliación del G-8 con la participación de México, Brasil, China, India y Sudáfrica.
• G-15: fue creado en la novena reunión cumbre de los países no alineados (1989, Belgrado). Está
integrado por países de América latina, África y Asia, y tiene la meta común de estimular el crecimiento
y la prosperidad. El G-15 se concentra en la cooperación entre países en desarrollo en materia de
inversión, comercio y tecnología. Sus miembros han pasado a ser 17, aunque no se ha modificado la
denominación del grupo: Argelia, Argentina, Brasil, Chile, Egipto, India, Indonesia, Jamaica, Kenya,
Malasia, México, Nigeria, Perú, Senegal, Sri Lanka, Venezuela y Zimbabwe.
• G-24: creado en 1970 y uno para coordinar la posición de los países en desarrollo sobre aspectos
monetarios y de financiamiento del desarrollo internacional y asegurar que sus intereses estén
adecuadamente representados en las negociaciones sobre temas monetarios internacionales. No es un
órgano del FMI, pero el FMI le brinda servicios de secretaría. Sus reuniones se celebran dos veces al
año. Si bien los miembros del 24 se limitan estrictamente a 24 países, cualquier país miembro del G. 77
puede participar en las discusiones. China asiste en calidad de invitado especial desde 1981. El G.-24
está compuesto por Argelia, Egipto, india, Perú, Argentina, Etiopía, Irán, República árabe Siria, Brasil,
Filipinas, Líbano, Sudáfrica, Colombia, Gabón, México, Sri Lanka, República democrática del Congo,
gana, Nigeria, Trinidad y Tobago, Costa de Marfil, Guatemala, Pakistán y Venezuela.
• G-30: creado en 1978, es un órgano internacional privado, sin fines de lucro, integrado por
personalidades de alto nivel de los sectores público y privado y de los medios académicos. Tiene por
objeto profundizar la comprensión de los aspectos económicos y financieros internacionales, explorar
las repercusiones internacionales de las decisiones de política, y examinar las opciones de política sobre
temas clave. Los miembros se reúnen en sesiones plenarias que tienen lugar dos veces al año para
analizar los acontecimientos económicos, financieros y de política. Es financiado por fundaciones,
bancos, empresas, bancos centrales y particulares.
• Club de Londres: grupo informal de bancos comerciales que se reúnen para negociar sus créditos frente
a un deudor soberano. El deudor inicia un proceso en virtud del cual se forma un comité asesor del club
de Londres, presidido por una destacada empresa financiera e integrado por representantes de otros
acreedores. El comité se disuelve tras la firma de un acuerdo de reestructuración.
• Club de París: grupo informal de acreedores oficiales, integrado en su mayor parte por países
industriales, que busca soluciones para las naciones deudoras que enfrentan dificultades de pago. Los
acreedores del Club de París acuerda la reprogramación de las deudas correspondientes a créditos
otorgados por esos de seguido este agrupamiento data de 1956 cuando Argentina acordó reunirse con
sus acreedores públicos en París. El Club de París el FMI mantienen extensos contactos, ya que el Club
de París normalmente requiere que los países cuente con un programa activo respaldado por el FMI para
poder llegar a un acuerdo de reprogramación.
• Movimiento de los países no alineados (MPNA): se formalizó en 1961 en Belgrado. Su creación se basó
en no alinearse políticamente ni con el oeste dominado por Estados Unidos ni con el Este de la Unión
Soviética. Los países miembros, liderados por india, procuraron entonces minimizar el poder de los
bloques y participar juntos activamente en la ONU y otras organizaciones internacionales existentes.
Desde su creación cocer una alianza tan coherente y fuerte como la organización del tratado del
Atlántico Norte con pacto de Varsovia. Pero a medida que su no alineamiento político se fue volviendo
cada vez más cuestionable, la lógica oficial, el papel y la propia supervivencia del movimiento
perdieron en parte su sentido fundamental, especialmente después del derrumbe de la Unión Soviética.
En 2006, la cumbre de La Habana debatieron nuevamente las posibilidades de revitalizar el movimiento
conseguido actualmente procura ejercer un contrapeso frente a las grandes potencias, principalmente
frente a Estados Unidos. Del mismo modo, en una lista tan amplia, también hay países fuertemente

14
aliados con Washington. A pesar de que la alianza cuenta con más de 118 países que representan a casi
2/3 de los estados miembros de las Naciones Unidas, su imposibilidad de fijar una posición común en
torno a las cuestiones clave o en contra de otras, hace que no logre tener un impacto importante a nivel
global.

UNIDAD 1 – B
Luciano Tomassini: “enfoques teóricos para el estudio de la política internacional”
Algunos antecedentes históricos:
Lo que prevaleció en el mundo moderno fue la anarquía y el conflicto en las relaciones interestatales, dando
lugar a una práctica que, constituida en doctrina, fue a nuestro juicio el primer antecedente de la teoría
convencional de las relaciones internacionales: la del balance de poder. Esta doctrina, que inspiró las relaciones
entre los estados europeos durante los cuatro siglos que median entre la guerra de los 30 años y la Segunda
Guerra Mundial, tuvo distintos significados. En un sentido se refiere a una situación de equilibrio en que el
poder es distribuido entre distintos estados. El segundo sentido surge cuando ese equilibrio es perturbado: si un
estado toma la primacía, y otros forman una coalición contra el cómo esa coalición es considerada como un
"balance", aunque en realidad es el contrapeso mediante el cual dicho balance puede ser restaurado. En un
tercer sentido se puede hablar del que controla el balance del poder: aquel balance se refiere al decisivo
incremento de peso o de poder que un estado puede aportar al equilibrio entre las naciones, convirtiéndolo en
un elemento esencial para una determinada coalición.
La expansión europea y la era del imperialismo atrajeron la atención hacia los factores geopolíticos en las
relaciones internacionales y estos, a su vez, contribuyeron a fortalecer la concepción clásica de la política
mundial. Éste enfoque, difundido desde mediados del siglo pasado, subrayo la importancia de geografía, la
población, los recursos naturales, la situación estratégica de los estados, los transportes y las comunicaciones.
La búsqueda permanente del balance del poder durante la edad moderna y condiciones creadas por la expansión
imperialista durante el siglo pasado prepararon el camino para la política del poder que inspiró a las relaciones
entre estados a partir de la Primera Guerra Mundial y, muy particularmente, en el período comprendido entre
los años 30 y los años 60. Su expresión fue la escuela clásica o realista de las relaciones internacionales, que
continúa ejerciendo una influencia preponderante hasta ahora. Esta escuela parte de la base de que él sistema
internacional es una sociedad de estados que carecen de una autoridad central que resuelva sus disputas y
distribuya los recursos entre ellos, por lo cual cada miembro debe asegurar la consecución de sus propios
intereses. En dicho estado de anarquía es evidente que lo que un estado puede lograr en la política internacional
depende del poder que tenga. Por eso cada estado procura acumular tanto poder como pueda. Un estado tiene
diversos intereses, pero poder es el medio universal para alcanzarlos.
La escuela clásica o realista es considerada como la perspectiva dominante en la política internacional, aún
cuando las tendencias desarrolladas a partir de los años 70 han determinado que perdiera una parte no
despreciable de su valor explicativo.
Los principales debates teóricos:
Idealismo vs. realismo en política internacional:
el enfoque idealista dominó el estudio de la política internacional entre las dos guerras. Su primera presunción
consistía en que el fortalecimiento de la autodeterminación nacional conduciría a eliminar una de las principales
causas de la guerra, y que esto se lograría organizando bajo la forma de un estado independiente a los distintos
grupos nacionales europeos hasta entonces oprimidos dentro del marco de organizaciones políticas mayores, lo
que efectivamente constituyó uno de los objetivos fundamentales del tratado de Versalles. La segunda, en que
otra de las causas de la guerra son los tratados secretos entre los estados, por lo cual los idealistas reclamaban el
fin de la diplomacia secreta y una mayor participación pública en la conducción de los asuntos internacionales.
Por último, rechazaban la política del balance de poder y propiciaban la adopción de un sistema de seguridad
colectiva internacional, basado en la reducción del poderío militar de los estados al más bajo nivel posible y el
establecimiento de una capacidad militar conjunta por parte de la comunidad internacional, la cual garantizaría
su seguridad contra la agresión armada de cualquiera de sus miembros.
Los idealistas rechazaban la descripción clásica del sistema internacional porque consideraban que sus
consecuencias eran inaceptables aunque seguido los realistas se mofaban de la visión los primeros por presumir
que los estados podrían estar dispuestos a dejar de lado sus propios intereses para ayudar a una nación
amenazada a un cuando ellos mismos no corriesen peligro inmediato. Según ellos, eran los idealistas los que
15
están poniendo en peligro la paz mundial al proponer una fórmula utópica basada en el establecimiento de un
sistema de seguridad colectiva, y al abogar por el desarme de los estados nacionales. El fracaso de la Sociedad
de las naciones, la incapacidad de los aliados para detener la expansión alemana y el estallido de la Segunda
Guerra Mundial fueron atribuidos a la ingenuidad de los idealistas y contribuyeron poderosamente a la
restauración del pensamiento clásico.
La querella entre científicos y tradicionalistas:
durante los años 50 y 60 en debate entre realistas e idealistas perdió vigencia frente a la disyuntiva entre un
enfoque tradicionalista y una escuela científica. Varias diferencias la distinguen del anterior debate. El primero
se había originado específicamente dentro del campo de las relaciones internacionales y se mantuvo confinado
a él, en tanto que el segundo fue una consecuencia de la revolución behaviourista en las ciencias sociales e
incluso penetro tardíamente en el dominio de la política internacional. Mientras el primero se refería a
cuestiones de sustancia, la nueva querella se centraba en problemas metodológicos. Por último, las posiciones
involucradas en el anterior debate demostraron ser irreconciliables por apuntar a la naturaleza misma del
sistema internacional, al mismo tiempo que tradicionalistas y científicos terminaron entendiéndose y
produciendo un virtual sincretismo entre sus respectivos enfoques.
Después de la Segunda Guerra Mundial, un creciente número de investigadores comenzó a emplear métodos
científicos, a evitar la aplicación de nociones generales y utilizar conceptos operacionales, y a proponer teorías
explicativas, sustentadas en una base empírica, en lugar de las teorías normativas que habían dominado la
disciplina en el pasado. Su método se basaba en la formulación de hipótesis de trabajo cuidadosamente
definidas acerca de determinados hechos o comportamientos sociales y en su verificación empírica basada en el
análisis de una abundante información. Cuando la escuela behaviourista penetró en el estudio de la política
internacional, sus cultivadores tradicionales cerraron filas contra los invasores, quienes, considerándose los
primeros portadores del enfoque verdaderamente científico, respondieron menospreciando a los primeros.
Los tradicionalistas nunca pudieron demostrar por qué la defensa de su fuente de información y sus métodos de
análisis los debían llevar necesariamente a rechazar los procedimientos basados en la verificación empírica. Los
científicos nunca pudieron ponerse de acuerdo acerca de si sus procedimientos consistían en disponer de una
amplia colección de datos, en formular hipótesis rigurosamente verificables o en proponer grandes teorías. Los
científicos denunciaban la insuficiencia del enfoque intuitivo de los tradicionalistas, pero usaban generosamente
los resultados de sus investigaciones, y los tradicionalistas no sabían si criticar a sus contendientes por su
tendencia a emplear métodos de verificación empírica que limitaban extraordinariamente la escala de los
fenómenos analizados o por su inclinación a construir teorías demasiado abstractas y grandiosas. El contraste
entre ambas posiciones estriba, por una parte, en la confianza en el juicio bien informado por parte de los
tradicionalistas y, por el otro, en la desconfianza de ese procedimiento por parte de los científicos, así como en
su necesidad de comprobar empíricamente todos los hechos susceptibles de conducir a una generalización.
Detrás de las encarnizadas discrepancias epistemológicas que aparentemente explican esta controversia se
encuentra con frecuencia factores vinculados a la formación intelectual y a las características psicológicas de
los distintos investigadores.
Los behaviouristas reclamaron el monopolio de la observación científica de la política internacional y
sostuvieron que la única manera de formular predicciones plausibles consistía en utilizar toda la evidencia
empírica posible y en proyectar hacia el futuro las tendencias y los comportamientos dominantes a la luz de la
información estadística disponible. La réplica de los tradicionalistas sostenía que la complejidad de la vida
internacional contemporánea no permite centrar el análisis en hechos o variables aislados; que el método
científico no es adecuado para captar los aspectos cualitativos que presentan las situaciones claves; que el
necesario secreto en que se desenvuelven las relaciones entre los tradicionalistas impide durante largos períodos
el acceso a la información; que la urgencia con que se plantean los problemas internacionales hace imposible
esperar hasta disponer de toda la información necesaria acerca de las series estadísticas o de los estudios de
casos de los que dependen los behaviouristas para entregar sus conclusiones, y que en todo caso siempre se
necesita realizar un salto intuitivo entre la evidencia empírica disponible y las conclusiones relevantes para el
que formula la política.
El behaviourismo constituyó un intento para aplicar el método científico al campo del comportamiento humano.
De hecho, no sólo cambió el método de análisis, sino el material mismo utilizado por los investigadores. El
énfasis se desplazó desde el estudio de las instituciones hacia la observación de la conducta humana. Esto
enfrentaba a los internacionalistas con un grave problema: los protagonistas de la política internacional,
particularmente dentro de la teoría clásica, eran los estados y no los individuos. Y aunque el estado era una
16
abstracción, la participación de los ciudadanos en la política exterior está filtrada por una serie de instancias
ideológicas e institucionales y mediatizada por los círculos dirigentes en una medida mucho mayor que en otras
esferas de la vida política.
Los enfoques sistémicos y sus detractores:
la idea de aplicar conceptos tomados del análisis de sistemas al estudio de las relaciones internacionales
comenzó a abrirse paso en los años 50. Su principal diferencia con el enfoque convencional consistía en que
éste concebía las relaciones internacionales como un conjunto de interacciones entre unidades independientes y
soberanas, no sujetas a pautas ni a previsibilidad alguna, mientras que los enfoques sistémicos entendían que la
forma que adopten dichas relaciones es influida o determinada por la estructura y las tendencias de unidad más
amplia, que sería el sistema internacional en su conjunto.
Las nuevas corrientes sistémicas tendían a interpretar el comportamiento de las unidades nacionales como una
consecuencia del funcionamiento de un sistema internacional, dotado en estructura y una dinámica propia, y a
buscar la explicación de todo fenómeno particular en un nivel de generalización más alto.
Un sistema general puede definirse como algo que es percibido como consistente en un conjunto de elementos
o partes interconectadas unas con otras mediante un principio claramente identificable o, más simplemente a
un, como una pauta de interacción hipotética entre distintos componentes. Un sistema es un conjunto de
unidades que interactúan entre sí de acuerdo con pautas relativamente regulares y perceptibles, algunas de las
cuales pueden configurar subsistemas que se relacionan con el conjunto siguiendo los mismos patrones, y cuyos
límites o parámetros también son reconocibles, pero pueden permanecer abiertos a las influencias provenientes
de un medio ambiente externo.
Kaplan sostiene que los estados desarrollan diferentes tipos de conducta, que dependen de la estructura del
sistema internacional a que pertenecen. Además, a diferencia de Morgenthau y los clásicos, Kaplan considera
posible que el sistema internacional pueda adquirir una variedad de formas a través del tiempo, y que la tarea
del analista consiste en mostrar de qué manera estas distintas estructuras influyen en la conducta de los estados.
Kaplan define seis tipos de sistemas internacionales, cuatro de ellos hipotéticos, y un conjunto de cinco
variables en relación con las cuales se estructuran esos sistemas. Éstas variables consisten en los principios
básicos del sistema, sus reglas de transformación, las variables que sirven para clasificar a los distintos actores,
las que sirven para medir sus capacidades y las que determinan las características de los procesos de
información.
La actitud de los distintos actores frente este conjunto de variables determina, según Kaplan, la posibilidad de
que emerjan seis tipos de sistemas internacionales:
1. un sistema caracterizado por el balance del poder que, según distintas versiones, rigió el concierto
internacional desde la paz de Westfalia hasta la Segunda Guerra Mundial.
2. Un sistema bipolar de características flexibles que en muchos aspectos se parece al que imperó en el
sistema internacional durante la segunda posguerra.
3. Un sistema rígidamente bipolar, que se diferencia del anterior en que el alineamiento de los distintos
actores con cada uno de los grandes bloques debe ser absoluto y no da lugar para la existencia de países
neutrales.
4. Un sistema internacional generado por el fortalecimiento de algunos de los actores del sistema
moderadamente bipolar que es capaz de imponer sanciones y otorgar premios y prestigio al resto de la
comunidad internacional.
5. Un sistema internacional jerarquizado, en donde una instancia predominante rige el comportamiento de
los distintos actores, sea en forma directa o indirecta, y el cual, no teniendo como competidor a ningún
otro sistema, goza de un alto grado de estabilidad.
6. Un sistema de vetos basado en una sociedad internacional de carácter hobbesiano, caracterizado por la
contraposición de los intereses de todos los actores y por la deseable observancia de la regla de no
infligir a otros años que un estado no querría para sí, y en donde los conflictos se resuelven por la
medición de fuerzas o el veto.
Su ambicioso pero abstracto y complicado análisis ha inspirado muy pocos trabajos empíricos y en cambio ha
generado virulentos ataques basados, precisamente, en la rigidez de sus tipologías.
Los enfoques sistémicos de las relaciones internacionales han servido para percibir mejor las regularidades a
que se sujeta la integración entre las distintas unidades nacionales; las pautas que enmarcan las relaciones entre
éstas y el sistema internacional o sus diversos subsistemas; las funciones que desempeñan estas estructuras y su
influencia sobre el comportamiento de las distintas unidades; la necesidad de trabajar con distintos niveles de
17
análisis; los límites entre un sistema internacional y sus elementos contextuales, y la naturaleza cerrada o
abierta del sistema en lo referente a ese contexto. En particular, estos enfoques permitieron comprender mejor
las relaciones existentes entre las distintas unidades nacionales, el sistema internacional en su conjunto y los
diversos subsistemas que operan en el interior del mismo, abriendo el camino para una visión más desagregada
de la realidad internacional, en que el estado dejaría de ser el único protagonista y comenzaría a actuar dentro
de una estructura transnacional integrada por una multiplicidad de subsistemas.
Algunas teorías de alcance medio:
Teoría de las decisiones:
Snyder fue uno de los primeros en desagregar el análisis de los procesos decisorios. En medio de crecientes
dudas acerca de la utilidad del esquema realista para comprender la política internacional como el esquema de
Snyder sirvió para cristalizar ese fermento y proporcionar una guía a aquellos que se sentían desencantados con
un mundo compuesto por estados abstractos y con una búsqueda mística de explicaciones acerca de la realidad
basadas en una causa singular. Este paso forma parte integral del movimiento behaviourista, y representa uno de
los primeros intentos de aplicar el método científico al análisis de un fenómeno importante dentro de la política
internacional. El objeto de estudio deja de ser una abstracción “reificada” (el Estado) y pasa a estar constituido
por los grupos o los seres humanos que toman las decisiones en representación de él.
Es importante cambio conlleva las siguientes implicaciones: 1) la presunción de que la política internacional
consiste en decisiones adoptadas por grupos o personas y representa una conducta que debe ser aplicada como
tal, 2) la definición de la situación como una función central de los que toman las decisiones y como un
concepto clave en el análisis de la política exterior, que le imprime un elemento subjetivo muy diferente de la
supuesta objetividad de los interactivos contextuales, y 3), el descubrimiento de que existen fuentes internas de
la política exterior, es decir, que ésta es el resultado de un juego en que intervienen diversos organismos del
estado y varios grupos de interés. Puede decirse que el reemplazo de la visión estado-céntrica de la política
internacional por esta otra, en que la política exterior es concebida como el resultado de una serie de decisiones
particulares adoptadas por una gran multiplicidad de actores, abre el camino para una concepción enteramente
diversa acerca del funcionamiento del sistema internacional.
Teorías de la integración:
las teorías de la integración deben mucho al pensamiento funcionalista que adquirió gran fuerza en el campo de
las ciencias sociales gracias a la obra de Robert Merton. Los funcionalistas se preguntan por el papel que
cumple cada uno de los actores de un sistema, lo cual no sólo implica describir la actividad que desempeñan,
sino también el propósito a que aspira y su aporte al funcionamiento del sistema en su conjunto, e incluye la
suposición de que estos últimos, en lugar de estar aglomerado por la fuerza, son el resultado de la interacción
entre sus diversas partes, cada una de las cuales desempeña un rol necesario para el todo, y su capacidad para
desarrollar pautas de cooperación y establecer una adecuada división del trabajo entre ellas.

PRINCIPALES VISIONES INTERPRETATIVAS:


Realismo y neorrealismo:
Los elementos centrales del pensamiento realista son: el poder como factor fundamental en las relaciones
internacionales, el interés nacional como el criterio que tira las decisiones de política al margen de todo
compromiso moral o colectivo, y el concepto del balance del poder como una situación que es necesario
preservar a cualquier precio acumulando y poniendo en juego para ello, precisamente, recursos de poder. La
política del poder es la columna vertebral de la teoría clásica de las relaciones internacionales. Morgenthau
define la política internacional como una lucha por el poder. En general el poder es concebido como la
capacidad de lograr que otros actúan de determinada manera a través de la persuasión, el trueque, la compra o
la coerción. Sin embargo, en la práctica, esa última suele ser la vía a que generalmente apela el pensamiento
realista cuando analiza el concepto del poder y lo aplica a determinadas situaciones.
Los realistas sostienen que escuela nunca ha definido el poder en términos exclusivamente militares. Muchos
análisis subrayan la importancia de la situación geopolítica de un país determinado, de su capacidad económica
medida en términos de su producto nacional o de sus exportaciones, de su prestigio o de la solidez de sus
instituciones. Se ha dicho que la fuerza consiste en la utilización de medios físicos para obligar a tomar ciertas
decisiones, que la influencia es la capacidad de lograr el mismo objetivo por medios diferentes, y que el
prestigio es el respeto debido a los que detentan el poder, sugiriendo que este último concepto está integrado
por todos estos elementos. También se ha hecho una distinción entre la fuerza de que dispone la nación y su
capacidad de utilizarla eficientemente. Por otra parte, el poder no sólo ha sido definido como la capacidad de
18
lograr ciertos resultados, sino también como el control de una cierta cuota de recursos que permite influir sobre
ellos y que da preponderancia a un actor sobre otros actores.
Es difícil desconocer la centralidad del concepto del poder en la visión realista de las relaciones internacionales
y el hecho de que, en última instancia, este fenómeno tiende a ser definido en términos de capacidades
militares. En medio de la anarquía creada por la ausencia de una autoridad mundial, las relaciones entre los
estados tienden a ser competitivas, conflictivas e incluso agresivas, conforme cada uno de ellos procura
mantener o reestablecer el equilibrio del poder o llenar los vacíos que éste deja, y sobreviven sólo en la medida
en que sean fuertes o en que otro estado más fuerte los proteja. La supervivencia de los estados se pone en
juego en los casos límites representados por el estallido de una guerra y, en tales casos, dicha supervivencia
depende de su capacidad para ganarla utilizando recursos militares.
Los realistas, sus predecesores y sus epígonos, han dominado la visión de las relaciones internacionales en el
mundo moderno desde la paz de Westfalia hasta la declinación del prestigio de Reagan. Morgenthau estima que
en la prosecución del interés nacional el estado actúa siempre como un actor racional y unitario, capaz de
definir con claridad sus objetivos en cualquier situación que se presente y de escoger los medios más aptos para
alcanzar esos objetivos. Dentro de esta visión, es natural que no pueden aplicarse a la acción de los estados
principios morales de alcance general en su formulación abstracta, universal, sino que éstos deban ser filtrados
a la luz de las circunstancias concretas planteadas en cada lugar y cada época
Los enfoques de la transnacionalización y la interdependencia:
la morigeración de la Guerra Fría y el surgimiento de otros intereses en las relaciones entre los estados, en un
mundo política, social y tecnológicamente más complejo, condujeron a un mayor entrelazamiento entre las
distintas sociedades nacionales y a una profunda transformación del sistema internacional, con consecuencias
sobre la teoría. Así surge una nueva visión de la política mundial que privilegia la interacción entre los distintos
segmentos de las sociedades nacionales en función de múltiples intereses específicos, dentro un mundo cada
vez más transnacionalizado, en el que predominan los conceptos de interdependencia y bienestar.
A diferencia del pasado, en la actualidad las relaciones internacionales:
• son protagonizadas por un creciente número de centros de poder.
• Cuya actuación externa no sólo representa los intereses del estado, sino también los de la sociedad civil
organizada.
• Se desenvuelven en torno de una agenda más compleja y menos jerarquizada, a la cual se incorporan
nuevos temas.
• Son manejados por nuevos y múltiples agentes, con frecuencia distintos del estado, los cuales
• ponen en juego recursos de poder no tradicionales de una variedad de arenas mucho más numerosas,
cambiantes y entrelazadas que antes.

Roberto Russell: “Teorías contemporáneas en relaciones internacionales”


El debate teórico:
Consideramos la existencia de cuatro fases en el debate teórico:
La fase idealista:
Luego de la Primera Guerra Mundial, el idealismo encuentra un clima muy favorable para surgir. La
mayoría de los estudios se centran en la búsqueda de los medios más adecuados para hallar la paz.
Aparece como una teoría de tipo normativo, busca mecanismos para evitar otra conflagración mundial,
y esto pasa por la búsqueda de acuerdos. A partir del reconocimiento de la existencia de un estado de
naturaleza internacional propone la necesidad de alcanzar un contrato social a escala planetaria que
tienda a resolver, mediante el establecimiento de instituciones y leyes los problemas que existen en el
mundo. Se produce así una especie de minimización del clásico dilema entre seguridad y poder.
Los rasgos típicos de esta visión son: la fe en el progreso, una concepción antropológica optimista y una
visión no determinista del mundo, en el sentido de que el hombre tiene capacidad para modificar el
medio en el que se desenvuelve. Muy vinculado con la fe en el progreso sea la idea de que el estado es
capaz de comportarse en forma racional.
Otro elemento central es la creencia de que las relaciones internacionales deben apoyarse en ciertos
principios éticos dirigidos a conseguir la paz y la buena armonía entre entidades políticas
independientes. Según los idealistas existe una armonía natural de intereses entre los estados, que
posibilita la eliminación del conflicto no sea internacional mediante la utilización de mecanismos
racionales y de instrumentos jurídicos.
19
La encarnación principal del idealismo en esta etapa es Woodrow Wilson, quien formula en términos
precisos su concepción idealista de la política internacional. Otros principios fundamentales que parecen
ese mensaje son la igualdad de derechos entre las naciones grandes y pequeñas, la limitación de
armamentos y marinas de guerra y la prohibición de alianzas agresivas.
Los enfoques idealistas, particularmente a través del derecho internacional, se trasladan a América
Latina donde han tenido, y aun tienen, una enorme gravitación.
La fase realista:
La reacción contra el idealismo da lugar al fortalecimiento del realismo que se convierte en la escuela
predominante durante los años 40 al 60. Señalan que es necesario superar el enfoque idealista que pone
el acento en la forma, en el derecho, en las instituciones antes que en el fondo. La crítica al idealismo se
hace fuerte porque en ese momento el mundo comienza a atravesar una situación muy conflictiva que
deja sin argumentos a los representantes de esa escuela. En la década del 30 llamar a la paz no sirve para
prevenir la guerra y es necesario volver a las ideas vinculadas con la seguridad nacional y el equilibrio
de poder, es decir, a la concepción realista.
El poder es un concepto de tipo relacional, carece de valor intrínseco, vale en la medida en que tengo
más respecto de otro.
Los elementos del poder son: las fuerzas militares, los niveles tecnológicos, los recursos naturales, los
factores geográficos, la población, la forma de gobierno, el liderazgo político y la ideología.
De esta visión del poder se pueden derivar dos coronarios. Primero, con independencia de su ideología o
sistema político y económico, todo el estado actual en forma semejante. Segundo, los estados son
considerados como actores con objetivos similares a los individuos, esto es con capacidad de que
racionalmente. Además, el realismo sostiene el principio de la razón de estado. Este príncipio explica
que ciertas actuaciones que son inaceptables en el interior del estado se consideren plenamente válidas
en la política internacional.
Los realistas parten de un doble supuesto: los estados son una predominante en la política internacional
y actúan como unidades coherentes (actores racionales y unificados).
Otro aspecto esencial es la jerarquización de los asuntos de política internacional. Las cuestiones
esenciales son las vinculadas con la seguridad militar (alta política), mientras en un lugar secundario y
subordinado colocan las cuestiones económicas y sociales (baja política).
Los rasgos típicos de este enfoque son un pesimismo antropológico hobbesiano, una visión más
determinista del proceso histórico que reconoce menos margen de acción a los seres humanos para
modificar el entorno en el que viven, no admite la existencia de una armonía natural de intereses entre
los estados sino que éstos se encuentran en una situación de competencia constante y la política
internacional es por necesidad un juego perpetuo destinado a acrecentar poder con el fin de lograr la
consecución de los intereses nacionales del estado.
A pesar de las diferencias, idealistas y realistas parten de la misma visión acerca del estado de naturaleza
del sistema internacional y coinciden en la necesidad de superarlo. Por otra parte utilizan también las
mismas metodologías y las mismas técnicas de análisis de carácter histórico e intuitivo.
El realismo constituye el primer intento sistemático de comprender el mundo tal como es y, en realidad,
como siempre ha sido: un mundo donde la lucha por el poder es universal en el tiempo y el espacio y un
hecho innegable de la experiencia histórica. Al sugerir la existencia de una norma universal que tipifica
el comportamiento de los estados procura desarrollar una teoría general de las relaciones internacionales
capaz de comprender, explicar e incluso predecir adecuadamente la política internacional.
La obra clave del realismo “Politics hmong Nations” es publicada en 1948 por Hans Morgenthau. Este
libro persigue los propósitos: precisar y entender las fuerzas que determinan las relaciones políticas
entre las naciones y aportar elementos para la acción. El principio clave del realismo, desde la
perspectiva de esta obra, se afirma en la creencia de que la política, como la sociedad en general, esta
gobernada por leyes objetivas, que tiene sus raíces en la naturaleza humana. La categoría central es el
concepto de interés nacional, definido en términos de poder.
La fase behaviourista:
La tercera fase que se va a desarrollar desde principios de los 50 y sobre todo en el 60, replantea estos
postulados del realismo. Hay una crítica a la metodología que utiliza realismo: se dice que impreciso y
que es intuitivo, hay que buscar un enfoque de carácter más científico, capaz de dar respuesta a la
complejidad de las relaciones internacionales. Esta visión acompañada por la ola de cientificismo que se
20
da en los Estados Unidos en estos años.
Los nuevos autores ya no están en la tradición hobbesiana, sino en una más internacionalista que niega
toda especificidad a las relaciones internacionales respecto de la Sociedad estatal y la política interna.
Los autores sean cuenta de que la construcción de una ciencia de las relaciones internacionales es un
objetivo de muy largo plazo y que lo que ellos están tratando de hacer es indicar el camino. Para el
behaviourismo, el objeto de las relaciones internacionales es el estudio del comportamiento
internacional. Hay varios enfoques dentro de esta perspectiva teórica, se destacan los autores Karl
Deutsch, Nicholas Spykman, Morton Kaplan y David Singer. El behaviourismo persigue más
rigurosidad y rechaza el método histórico descriptivo.
La diferencia de fondo con los tradicionalistas radica en el hecho de que aquellos perciben al sistema
internacional como un estado de naturaleza y estos niegan la especificidad de las relaciones
internacionales respecto de la política interna. Las críticas que se hacen al tradicionalismo básicamente
son las siguientes. Primero, la tendencia a considerar que el sistema internacional y el sistema nacional
son compartimentos estancos. Segundo: la ignorancia o relativización de las concepciones tradicionales
acerca de las variables internas, aspecto éste central porque el estudio de variables internas es muy
importante para conocer y comprender la política exterior. Los cientificismo es señalan que, al no
estudiarse el proceso de toma de decisiones pueden estudiarse lo que sea mala política burocrática, es
decir cómo se comportan y cuáles son los intereses de las distintas agencias que componen un estado,
tanto los idealistas como los realistas efectuaron recortes sumamente limitados de la problemática
internacional.
La fase post-behaviourista:
La cuarta fase es la de las concepciones teóricas de la década del 70 que aparece como una reacción
frente a los métodos y contenidos de los estudios realizados por la escuela cientificista, como así
también frente a las asunciones claves del realismo.
En la visión que tiene la administración Carter, el diseño que trae Brzezinski a la política exterior
norteamericana: hay modificación en el sistema, hay una situación de crisis en el mundo trilateral
(Estados Unidos-Europa occidental y Japón), existen países emergentes en la periferia.
En el campo de la teoría, el tránsito de un sistema bipolar laxo a otro más flexible, desjerarquizado y
complejo puso en cuestionamiento las categorías centrales del pensamiento clásico en relaciones
internacionales. En el seno escenario aparecen otras categorías: multipolaridad, distensión,
interdependencia, transnacionalización.
El trabajo de Keohane y Nye, señala que la actual estructura del sistema internacional responde a una
matriz que denominan de interdependencia compleja, cuyas notas características serían básicamente
tres:
1. la multiplicidad de los canales de conexión entre las distintas sociedades nacionales. En este
sentido, agregan a las clásicas relaciones interestatales, las transnacionales, esto es, las que se
producen a través de los estados y las relaciones transgubernamentales que son aquellas que
tienen lugar entre las agencias gubernamentales pertenecientes a distintos países. El estudio
de sus tres tipos de relación muestra que resulta inapropiado ver al estado nación como una
unidad coherente como así también hablar de intereses nacionales sin tener en consideración
los conflictos internos, las competencias intra-burocráticas y los complejos sistemas de toma
de decisiones existentes en el interior de cada país
2. la ausencia de jerarquía entre las cuestiones que componen la agenda internacional. La
complejidad del sistema revela que los aspectos vinculados con la seguridad militar no
dominan necesariamente esta agenda. La vieja división entre alta política y baja política no
tiene mayor sentido en el marco de la interdependencia compleja.
3. La devaluación de la fuerza militar. A partir de 1945 la fuerza militar ha venido perdiendo
importancia relativa para lograr resultados en política. Particularmente en las relaciones entre
estados perteneciente a un mismo bloque donde el poder militar suele tornarse irrelevante
para la resolución de los acuerdos existentes o para imponer la voluntad del estado más fuerte
en las dimensiones económicas e incluso políticas.
La unidad de análisis deja de ser el estado nación, se incorporan otros actores de carácter transnacional y
subnacional, se cuestiona profundamente el concepto de interés nacional y se transforman radicalmente
las claves jerárquicas propuestas por la escuela realista clásica.
21
Dougherty y Pfaltzgraff: “teorías en pugna en las relaciones internacionales”
Actores internacionales:
• Individuos
• Grupos subnacionales: estos pueden adoptar muchas formas: partidos políticos, medios de
comunicación y grupos de interés organizados de naturaleza no gubernamental que busca incluirse en la
política exterior a través de presiones o de la configuración de la opinión pública. Los teóricos de
relaciones internacionales si bien no lo ubican en el centro es atención, están obligado a reconocer su
importancia debido al vínculo indudablemente significativo entre política interna e internacional.
• Naciones-estado.
• Grupos transnacionales y organizaciones no conformadas por estados: se incluyen todas las entidades
que operan transnacionalmente pero no tienen a gobiernos o a sus representantes formales como
miembros. Por ejemplo empresas multinacionales, iglesias mundiales, grupos terroristas, etc.
• Grupos internacionales y organizaciones formadas por estados o sus representantes: esto incluyen
agentes internacionales universales como Naciones Unidas, tanto como dependencias especializadas, la
OMS, el FMI, etc.

Bruno Bologna: “teorías y propuestas de las relaciones internacionales para los países del sur”
Situación Internacional:
De un mundo centrado en el liderazgo de Europa donde los demás países carecen de poder de decisión, se
diagrama una nueva forma de poder mundial cuya característica principal es que sólo dos naciones centralizan
todo el poder y los demás estados giran en derredor de sus órbitas.
Se hace necesario distinguir, por un lado las relaciones horizontales entre las superpotencias y por el otro las
relaciones verticales de Estados Unidos y de la Unión Soviética con los países de cada bloque.
Las relaciones horizontales sufren distintas modificaciones: aliados en la Segunda Guerra Mundial,
confrontación durante la guerra fría, acercamiento en el período de coexistencia pacífica y "detente", y nueva
confrontación en la segunda guerra fría.
La coexistencia pacífica y la detente favorecían la realización de distintas reuniones de los países
subdesarrollados en busca de un lugar en el escenario internacional que culminaría con la creación del
movimiento de países no alineados. A partir de la década del 60 comienza un nuevo orden internacional donde
se plantea con más claridad la separación entre los países desarrollados y los subdesarrollados. En el antiguo
orden que se extiende hasta la década del 60, habían primado en las relaciones entre los países las cuestiones
ideológicas en una separación del mundo entre el este y el oeste. Con este nuevo orden se hace más evidente la
escisión del mundo entre el norte desarrollado y el sur subdesarrollado.
A partir de la década del 70, el proceso de la transnacionalización es el rasgo fundamental de la sociedad
internacional. Una característica de la transnacionalización es la construcción y funcionamiento de numerosos
circuitos que operan en torno a la agenda, los actores y los recursos de poder que vinculan de múltiples maneras
a las distintas sociedades nacionales en función de intereses específicos. La actual situación internacional
permite un mayor campo de maniobra por parte de los países subdesarrollados ya que la estructura bipolar
surgida después de la Segunda Guerra Mundial se transformó en multipolar con la aparición de nuevos actores
que tratan de superar la confrontación ideológica y militar de las décadas pasadas y donde priman factores de
orden económico y político por encima de los demás.
Teorías Latinoamericanas de Relaciones Internacionales:
Teoría del Desarrollo:
a partir de la década del 50, comienza a gestarse en el ámbito de la Cepal un conjunto de propuestas respecto al
desarrollo de los países que dio lugar a una teoría latinoamericana del desarrollo.
Las tres consideraciones primordiales que orientaron a la Secretaría de la Cepal en su esfuerzo para servir al
desarrollo latinoamericano fueron:
1. Sustraerse a la fácil seducción de teorías concebidas en los grandes centros, que no obstante su aparente
sentido de universalidad, no podían responder a la realidad latinoamericana, a una estructura social muy
diferente de aquellos.
2. Dedicarse al análisis sistemático de esa realidad a fin de actuar sobre ella, utilizando una concepción
auténtica y no desde el prisma de los centros.
3. Reconocer las continuas mutaciones de los fenómenos reales y la necesidad de renovar incesantemente
nuestro pensamiento.
22
Para la Cepal la industrialización era una exigencia ineludible del desarrollo. La misma debía lograrse a través
de estos medios:
 Sustitución de importaciones.
 Integración regional se propone y se impulsa la integración latinoamericana que sería el germen de
distintos organismos creados en la década del 60 como la ALAL y el Mercado Común centroamericano
entre otros. Se alentaba el proceso de integración entre los países de la periferia para romper la barrera de la
estrechez del mercado y reducir los costos de producción.
 Cooperación internacional de productos primarios: se basaba en la cooperación de los países en defensa
de los precios de productos primarios. Se pueden observar dos variables: 1.- Defensa de los precios de las
materias primas y 2.- Cooperación internacional en materia de productos primarios.
Las críticas a la teoría del desarrollo destacan dos aspectos, por un lado, la teoría del desarrollo tiene solamente
en cuenta aspectos económicos y comerciales, dejando de lado las cuestiones políticas y sociales, además, no
tiene en cuenta las variables internas que influyen en las teorías políticas exteriores latinoamericanas, y por
último, la teoría del desarrollo interpreta al subdesarrollo como una etapa previa de aquel. Por otro lado, se
critica el actor de cambio, ya que el mismo sería el estado ilustrado orientado al bienestar de las clases
oprimidas, eludiendo la cuestión de la revolución.
Partiendo de la crítica latería clásica del comercio internacional que afirmaba que el intercambio comercial
ayudaba igualarlas disparidad entre los países, el planteo latería desarrollo parte de que el comercio
internacional, acrecienta las desigualdades entre los países a través del deterioro de los términos del
intercambio. Tal reflexión ayudo a profundizar los temas referidos al desarrollo y en la práctica varios países de
América Latina implementaron programas de industrialización y modernización en el marco de esta teoría.
Teoría de la dependencia:
como una continuación de latería desarrollo en algunos textos y modificatorio la misma en otros, surge en la
Cepal y en ámbitos académicos de América Latina, la teoría de la dependencia. Su postulado principal radica en
que subdesarrollo y desarrollo no son etapas sucesivas de un proceso único y lineal por el cual pasan todos los
países, sino aspectos parciales y estrechamente vinculados entre sí de un mismo proceso simultáneo, o si se
quiere, dos caras de un mismo fenómeno. El subdesarrollo contemporáneo es el producto histórico de la
expansión capitalista y el establecimiento de la división internacional del trabajo que moldeo a las economías
periféricas de acuerdo a las necesidades del capitalismo mundial. La dependencia no es más que la expresión
política de la periferia del modo de producción capitalista cuando ese modo pasa a expandirse a nivel
internacional.
Lo específico del enfoque de la dependencia no fue el énfasis de la "dependencia externa" sino el análisis de los
patrones estructurales que vinculan, asimétrica regularmente, la economía central en las periféricas. Se
introducía la noción de dominación vislumbrándose no el desarrollo autónomo, sino el socialismo.
El capitalismo, al ser de naturaleza transnacional, penetra actualmente cada uno de los países subdesarrollados,
de manera tal que la estructura mundial centro periferia se reproduce nivel nacional resultando en flujos de
plusvalía de los campos hacia las zonas urbanas. Contrariamente a latería desarrollo, la teoría de la dependencia
especifica en explotación y coerción no proceden sólo del exterior sino que están enraizados en coincidencia de
intereses entre las clases locales dominante y la internacionales y son desarrolladas por grupos o clases locales
dominadas.
En América latina no existe una burguesía nacional progresista. Los industriales nunca han sido totalmente
independiente de intereses agrarios y, más aún, comparten intereses estructurales comunes con la burguesía de
los países centrales avanzados.
Teoría de la autonomía:
El aporte de Puig se centra en el estilo o práctica autonomista que deben adoptar los países de América Latina.
Puig se fundamenta en dos aspectos centrales: la práctica autonomista y viabilidad, autonomía e integración.
Por autonomía de un estado Puig entiende la máxima capacidad de decisión propia que se puede lograr,
teniendo cuenta de los condicionamientos objetivos del mundo real. La autonomía en las decisiones del estado
esta en relación con la situación internacional imperante, que jugaría como variable independiente. Así se
pueden detectar distintos grados de dependencia-autonomía en los países de la periferia.
a) dependencia para-colonial: el estado posee formalmente un gobierno soberano y no es una colonia, pero en
realidad los grupos que detentan el poder efectivo en la sociedad nacional no constituyen otra cosa que un
apéndice del aparato gubernativo o de la estructura de poder real de otro estado. Esta dependencia se dio en los
inicios de independencia de los países latinoamericanos en los comienzos del siglo XIX y los países africanos
23
durante el proceso de descolonización en la década del 60.
b) dependencia nacional: los grupos que detentan el poder real, racionalicen la dependencia y se fijan fines
propios que puede llegar a conformar un proyecto nacional compartido globalmente en sus rasgos esenciales.
Es una dependencia consentida, como se dio en Argentina con el proyecto de la generación del 80 que permitió
la inserción del país como socio privilegiado del Reino Unido.
c) autonomía heterodoxa: quienes detentan el poder del estado que forma parte de un bloque, siguen aceptando
la conducción estratégica de la potencia dominante pero discrepan con ella en tres cuestiones: el modelo de
desarrollo interno que puede no coincidir con las expectativas de la metrópoli, en las vinculaciones
internacionales que no sean globalmente estratégicas, y en el deslinde entre el interés nacional de la potencia
dominante y el interés estratégico del bloque. El autonomista heterodoxo no acepta que se impongan
dogmáticamente apreciaciones políticas y estratégicas que sólo consulten el interés propio de la potencia
hegemónica. Un ejemplo de este tipo es el caso argentino durante las tres presidencias de Perón.
d) autonomía secesionista: ésta significa el desafío global. El país periférico corte del cordón umbilical que lo
unía a la metrópoli. Quienes detentan el poder deciden sin tener en cuenta los intereses estratégicos globales de
la potencia dominante como conductora del bloque del cual se retira. Ejemplo de esto serían los casos de
Yugoslavia y China dentro del bloque socialista, y el de Cuba en el bloque occidental.
En cuanto a la viabilidad, autonomía e integración, considera que el paso de la dependencia a la autonomía sólo
se puede lograr en la medida que los países avancen en materia de su propia viabilidad, lo cual supone, no sólo
recursos suficientes mínimos, sino también, y sobre todo, élites funcionales, decididas a emprender el camino
de la autonomía. La integración en sí misma no es autonomizante, en el fondo es instrumental y su sentido
dependerá del objetivo que se fije.
Teoría de la viabilidad:
Esta teoría expuesta por Jaguaribe combina dos aspectos principales: viabilidad nacional y permisibilidad
internacional.
Viabilidad nacional es una categoría relativa, que varía con circunstancias históricas y dentro de ciertos límites,
con las circunstancias socioculturales de cada país. En lo fundamental depende de la medida en que disponga de
un mínimo crítico de recursos humanos y naturales, incluida la capacidad de intercambio internacional. Cuando
más exigentes las condiciones naturales de una época en lo que refiere a tecnologías y a las escalas mínimas de
operabilidad que se deriva de tal tecnología, mayores serán las masas mínimas de recursos necesarios, así como
las características cualitativas. Las alternativas para los países con escasos recursos naturales y población
reducida son: el statu quo bajo el régimen de explotación de masas a través de los grandes consorcios
internacionales, la renuncia a la propia nacionalidad (el caso de Puerto Rico), y la que eligió Cuba a la cual
considera estéril puesto que no se conquista una base más amplia de viabilidad para la nación.
Permisibilidad internacional, refiere la medida en que, dada la situación geopolítica de un país y sus relaciones
internacionales, este país disponga de condiciones para neutralizar el riego proveniente de terceros países
dotados es suficiente capacidad para ejercer sobre formas eficaces de coacción. Estas condiciones podrían ser
internas, como desarrolló una adecuada capacidad económica y militar, o también externas, como el
establecimiento de convenientes alianzas defensivas.

Mag. Sabrina Benedetto: Notas sobre la integración económica regional (Procesos de Integración):
Proceso de coordinación política. Cesión de soberanía en aras de un objetivo común. Se entiende por
integración la regularidad de relaciones, dependencia mutua y algún grado de coordinación entre las unidades.
Desde el aspecto meramente económico la integración entendida como proceso de eliminación de restricciones
al comercio internacional entre dos o más naciones del cual surge la unión de economías nacionales a través del
acuerdo comercial de orden regional. Incorporando la variable política se entiende por integración económica
todo aquel proceso a través del cual dos o más estados conforman "espacios de soberanía compartida" y/o
"mercados ampliados". La diferencia entre ambos enfoques reside en que desde el aspecto económico el mayor
grado de interdependencia económica no significará la aparición de espacios de soberanía compartida, tal como
se concibe desde el aspecto político.
La unión de las economías en el marco de un proceso de integración es la resultante de la superación de
diversas etapas, según el siguiente orden:
1. área preferencial: tiene como objetivo la reducción de las barreras al comercio entre los países miembros,
mientras su nivel de institucionalización es bajo.
2. Área de Libre Comercio: se persigue la eliminación de las barreras comerciales para el intercambio de
24
productos originarios de los países miembros, con un bajo nivel de institucionalización.
3. Unión aduanera: incorpora al área de Libre Comercio la implementación de un arancel externo común y una
aduana comunitaria. El nivel de institucionalización es medio-bajo y a partir de aquí debe aparecer al menos
una institución de carácter comunitario.
4. Mercado Común: se agrega el libre tránsito de bienes, servicios y personas a las características de la unión
aduanera. El nivel de institucionalización es medio.
5. Unión económica: además del Mercado Común, se agrega una instancia de coordinación de políticas
macroeconómicas entre los países miembros. Esto supone un nivel alto de institucionalización, aparece
instituciones cuyas decisiones son obligatorios para todos los miembros, otorgando un cierto grado de
supranacionalidad, a pesar de que los miembros siguen siendo unidades políticas diferenciadas.
6. Unión económica total: se da a partir de que la unión económica establece la dirección supranacional de las
políticas económicas, consecuentemente aparecen instituciones supranacionales, caracterizando un nivel de
institucionalización alto.
El Mercosur a pesar de pretender ser un mercado común, en la actualidad funciona como un área de Libre
Comercio incompleta y una unión aduanera imperfecta, en tanto no todos los productos del universo arancelario
tienen arancel cero y el arancel externo común no está implementado para todos los productos, y aún no se ha
implementado una aduana comunitaria.

25
UNIDAD 2 – A
Manfred Wilhelmy: “Política Internacional”
La configuración del concierto europeo:
Junto al nacimiento del Estado moderno, para la vida internacional fue de capital importancia el surgimiento de
la diplomacia permanente. Un segundo factor es la expansión de Europa a partir del siglo XV, con los grandes
descubrimientos de portugueses y españoles, que culmina con la inclusión del continente americano, vasta
empresa de enorme repercusión en la vida europea. En el siglo XVII se incorporarían Inglaterra, Francia y
Holanda a esta política, y la competencia económica por el ingreso de las riquezas americanas al escenario
europeo fue un factor de importancia en el origen de las guerras.
Este sistema internacional se enmarcaría dentro de un radio cultural bastante homogéneo: el de la Europa
cristiana. Antes del advenimiento de los estados nacionales las lealtades eran de carácter fundamentalmente
territorial y personal, también religioso. Pero ello aumentaba la volatilidad de las alianzas y los cambios de
escenario, que operaban en el marco de un sistema internacional homogéneo que tenía un efecto de
compensación frente al anterior factor.
Entre mediados del siglo XVI y mediados del XVII se desarrolló la era de las guerras de religión, como secuela
de la reforma y la contrarreforma, que alteraron profundamente la sensibilidad religiosa y dividieron la
civilización cristiana. Este factor le dio un cariz heterogéneo al sistema internacional europeo.
Paralelamente se desarrolló el principio de la “razón de estado”, que destacaba una ética de engrandecimiento y
de interés propio, enmarcado en el naciente absolutismo, que identificaba al portador de la dinastía con el
interés del estado como guía de racionalidad para la conducta del estadista. En la práctica ello significó que las
guerras de religión se entrelazaron con conflictos dinásticos, económicos y sociopolíticos, que trastrocaban
"alianzas naturales", y se vio a católicos aliados con protestantes en conflicto con otros católicos y protestantes.
Los actores del concierto europeo:
en general se pueden identificar tres grandes áreas geográficas. El Mediterráneo central y oriental, donde las
repúblicas italianas constituyeron estados fuertes e influyentes en la baja edad media, en su radio no pasaba
mucho más allá de la ciudad estado. Su influencia económica y cultural fue enorme en la Europa de los siglos
XIV y XV, pero sus divisiones y conflictos concitarían la atención de estados periféricos y más poderosos.
Hacia el oriente, la larga sombra de Turquía proyectaría hasta fines del siglo XVII una amenaza sobre Europa, y
sus movimientos eran seguidos con atención por todos los gobiernos europeos.
Un segundo escenario internacional, y hasta 1917 el más importante, estaba constituido por Europa occidental.
En primer lugar la península ibérica (España, y en menor medida Portugal) era la gran potencia del siglo XVI.
Rica, extendida a todo el globo, estratégicamente situada, respetada por todos, dueña de la inmensa mayoría del
continente americano. Aunque no pudo realizar su ambición de conservar el extenso territorio que Carlos IV
había heredado, y que incluía al Imperio, y perdió la lucha por mantener la unidad católica, se mantuvo como la
primera potencia europea en el curso del siglo XVI, y conservaría un rango internacional destacado hasta el
final de la Guerra de Sucesión de España, que finaliza con el Tratado de Utrecht.
Francia sería el gran actor internacional en los siglos XVII y XVIII, hasta el Congreso de Viena inclusive. Fue
la primera potencia europea y la que en este período más buscó la hegemonía continental. Desde mediados del
siglo 17 fuese de algunas de las diversas alianzas en torno a las que periódicamente se articulaba el sistema
internacional europeo. En la segunda mitad del siglo 17 Francia tuvo una serie de dirigentes políticos que
conscientemente tuvieron una suerte de “proyecto” de expansión.
Inglaterra constituye un actor singular en la historia del concierto europeo, actor destacado incluso hasta el final
de la segunda guerra mundial, aunque su período de oro se sitúe en la primera mitad del siglo XIX. El
desarrollo institucional más evolutivo y adelantado de Europa. No busco la hegemonía, pero fue consecuente en
impedir la de otras potencias. Y con ello alcanzó un status de potencia dirigente, y sobre todo logró la
proyección global en los mares, de modo de poder anclar fuertemente su base económica. Esta, a su vez,
consistió en el desarrollo del comercio, en la colonización de América del Norte y, a partir del siglo XVIII, pasó
de una política comercial a una de asentamientos territoriales en el Extremo Oriente. La energía económica
inglesa y el apoyo de su política exterior a la empresa económica harían que este país, pionero en la expansión
de las fuerzas productivas, culminarán con el nacimiento de la revolución industrial hacia fines del siglo XVIII.
Austria, como sede del imperio, o lo que en estos siglos quedaba de él, constituía la última de las grandes
potencias clásicas europeas. Su eclipse sería gradual, y mantuvo un apoyo político al catolicismo. No pudo
consolidar uno de sus grandes objetivos, una hegemonía consistente sobre los estados alemanes. Hasta el
Congreso de Viena mantendría un status de potencia europea mediana.
26
Los países bajos, en dura lucha que combinó afán de independencia nacional con identificación religiosa,
lograría conquistar su independencia de España entre el siglo XVI y XVII. Su poder financiero y su extensión
marítima hicieron lo que sería Holanda una potencia de primer rango en la Europa del siglo XVII. La
importancia financiera de holanda tiene una profunda influencia en el desarrollo económico de la Europa de los
siglos XVII y XVIII.
Dentro de esta Europa occidental y central los territorios alemanes se presentan como un escenario de
fragmentación política. Sólo se divisa un poder emergente, de la antigua marca de Brandeburgo surge Prusia, un
actor de la escena internacional a partir de esos años. Pudo ejercer una proyección de poder sobre una Europa
algo sobredimensionada en relación a su tamaño.
Un último escenario político es la Europa del este y del norte. Aquí incluimos el báltico y los países
escandinavos, en donde de manera cambiante se desarrollarían una serie de pequeñas potencias. Polonia,
ayudada en su conciencia de defensa de la religión católica asediada en la región, tendría un papel protagónico
entre los siglos XVI y XVIII. Al final perdería su independencia y sería dividida entre sus vecinos en tres
oportunidades sobre fines del siglo XVIII. Dinamarca y Suecia serían las otras potencias bálticas que, con
variable fortuna en el siglo XVII y comienzos del XVIII, formarían parte de un rango de actores medianos.
Aunque pequeñas, podían disponer de un poder militar considerable y tampoco eran fronterizas con un gran
estado.
Ello hasta el comienzo del siglo XVIII. La Rusia de la dinastía Romanof emerge entonces como una potencia
europea, aunque no en primerísima fila. Reduciría el poder sueco, absorbería a Polonia y sería un elemento
configurado el sistema internacional europeo hasta bien avanzado el siglo XIX.
Finalmente, en América del Norte las colonias inglesas se sublevan en los años 70 del siglo XVIII. Se proclama
independiente en 1776, y en 1783, culmina una guerra que incluyó a Francia y España, con el tratado de París
que reconoce la independencia de las 13 colonias.
Rasgos generales del sistema internacional en el siglo XVIII.
El siglo de las luces tuvo sus sombras. Fue un periodo en el cual abundaron las guerras, pero también necesario
decir que fueron limitadas, y hasta la época de la Revolución Francesa no tuvieron un componente emocional
que permitiera una política de exterminio. Se basaban en ejércitos permanentes, pero su composición y
reclutamiento no reflejaban necesariamente una militarización de la sociedad. Los centros de decisión se
concentraban en las manos del círculo estrecho de la jefatura del estado, el "déspota ilustrado".
Esta misma comunidad cultural hizo de las guerras hechos más o menos limitados de los cuales la población
civil estaba relativamente ausente. La misma idea del "equilibrio" y del "concierto europeo", que impedía la
hegemonía de un estado, tendía a poner límites a la ferocidad propia de los encuentros bélicos. Las alianzas
cambiantes ponían freno a los odios insuperables. Con el siglo avanzó una conciencia acerca de la deseabilidad
de la paz y de la necesidad de desterrar a la guerra como instrumento de "intercambio" entre las naciones.
El impacto de la Revolución Francesa y del imperio:
en 1815 se intenta y se logra, hasta cierto punto, recrear el concierto europeo, aunque aquí también las huellas
revolucionarias impulsarían nuevas evoluciones. El impacto revolucionario para el sistema internacional
europeo significó en primer lugar el fin del carácter homogéneo del concierto europeo. Hacia 1792-1793, la
Francia revolucionaria, primera potencia del continente tomada individualmente, se identifica con una creencia,
y puede apelar a lealtades en las filas adversarias. Los revolucionarios llevaban claramente una política de
exportación de sus principios revolucionarios, lo que terminaría por convertirse en una poderosa ventaja
diplomática para la proyección internacional de Francia.
La expansión y cuasi dominio napoleónico sobre Europa se vieron facilitados por qué muchos europeos podían
identificarse genuinamente con el programa que Napoleón les ofrecía. Muy pronto en Europa, no sólo los
reaccionarios verían en las ideas revolucionarias un arma de la expansión del estado nacional francés. Muy
pronto la política francesa sería vista como la amenaza más seria en siglos al principio del equilibrio europeo.
Media docena de coaliciones de estados europeos se levantarían contra ese intento. En dos momentos pareció
que la Francia napoleónica alcanzaría su objetivo. En 1802 con la paz de Amiens, y con el tratado de Tilsit en
1807. En ambos casos no existe todavía una hegemonía, pero sí una clara preeminencia francesa.
Pero hubo una potencia irreductible en su tenacidad anti napoleónica: Inglaterra. Investida de su poder marítimo
y de su creciente superioridad económica, pudo imponer sucesivos bloqueos comerciales al continente, y animó
constantemente a los rivales potenciales de Napoleón. Rusia sería la otra potencia ante la cual naufragarían las
ambiciones napoleónicas. Pero habría otro escenario europeo que sería indigerible para Napoleón: España.
Francia tiene un atractivo como modelo para amplias capas y europeas, y ello sin duda constituyó un factor de
27
la expansión napoleónica. Pero pronto los ideales napoleónicos serían identificados con una mera voluntad de
dominio francesa en una dialéctica aparentemente irreductible. Al comienzo Napoleón encontró seguidores y
admiradores en casi toda Europa. Al final fue visto como la representación de un Leviatán que aspiraba al
despotismo universal.
Esta percepción no fue particular de las élites tradicionales. Se vinculó con una poderosa sensibilidad que
emergía irresistiblemente: el surgimiento del estado nacional y el nacionalismo. El ideal nacional no se refiere
únicamente a una soberanía del poder político, sino en general también a una relativa unidad lingüística,
cultural, étnica y a una conciencia de comunidad, de nacionalidad común. Esta conciencia unida a un
sentimiento colectivo de identificación, a veces muy agudo (nacionalismo), y que a la vez se vincula con una
creciente participación social en la vida política y en otras esferas de la nación. También es parte en sus
orígenes y en algunos estados europeos, del desarrollo de los procesos democráticos.
La Francia napoleónica y revolucionaria constituyó el primer ejemplo de esta conciencia nacional aguda. Pero
su expansión despertó los mismos sentimientos por doquier, que se volvieron contra ella y minaron las bases de
su hegemonía. El nacionalismo sería una de las piedras de toque de las relaciones internacionales europeas en el
siglo XIX, que llevaría en el curso del siglo, a la creación de nuevos estados. Italia y Alemania en los lugares
más destacados, y también a una efervescencia en Europa oriental y en los Balcanes, mirando a Turquía y
creando la "cuestión oriental", factores que contribuirían no poco a la primera guerra mundial (1914-1918), y
con ello al derrumbe de la preeminencia del sistema internacional europeo.
El ordenamiento de Viena y las relaciones internacionales en el siglo XIX.
El Congreso de Viena (1814-1815) ha tenido una importancia capital en la historia de las relaciones
internacionales.
En primer lugar, hay que destacar que tuvo un sesgo doctrinario, casi ideológico. Fue la paz de las potencias
victoriosas, pero además la paz de los "restauradores", que la querían más que por la paz misma, porque
pretendían estabilizar el antiguo régimen frente al espectro revolucionario.
Inglaterra, tanto por sus instituciones como por sus intereses, impidió el desarrollo más acabado de esta
posibilidad, como se vio en el caso de la América española. En realidad el concierto bien luego volvería a sus
tradiciones de "equilibrio", sosteniendo Inglaterra una política de "espléndido aislamiento" que le permitía, con
aparente desdén por los asuntos continentales, mantener una posición mediadora indispensable para un
equilibrio multipolar. Además, los vencedores de 1815 tuvieron la sabiduría de incluir a los vencidos, y bien
pronto Francia sería otra vez actor destacadísimo en los asuntos internacionales. Rusia mantendría su
importancia, pero aminorada por su atraso económico, que cada vez se hacía más manifiesto, y por su
vulnerabilidad institucional, como la última autocracia europea hasta 1905.
La secesión de las colonias españolas en América culminaría con la creación de una veintena de estados
nacionales de habla y cultura españolas. Un nuevo continente ingresa a la vida internacional, aunque sea al
comienzo como campo de penetración económica de las nuevas tendencias globales.
La revolución industrial que se desarrollaría en Inglaterra hacia 1775-1825, en primer lugar, pero luego se
expandiría por Europa occidental y América del Norte, cambia la relación material del hombre con su
naturaleza inmediata. Su consecuencia más directa para las relaciones internacionales fue otorgar a Europa una
superioridad material inalcanzable para el resto del mundo, lo que le permitiría incorporar a todo el globo al
sistema internacional europeo en el transcurso siglo XIX.
Al interior del equilibrio del concierto europeo, la consecuencia más importante que comenzaría una nueva
estratificación del poder. Aquí estaría la fuente de debilidad rusa, el origen del poder impactante de Alemania, la
consagración por más de un siglo de la debilidad española, y la paulatina pérdida de poder de Austria, imperio
austrohúngaro más tarde (1867-1918).
De la revolución industrial siguen algunas consecuencias de usos y técnicas de las relaciones internacionales.
La más importante en el siglo XIX es la transformación de la guerra por el industrialismo y el nacionalismo.
Los nuevos ejércitos serían nacionales, integrados sólo por ciudadanos del estado nacional. Hacia el final del
siglo se impondría la conscripción obligatoria, que los haría masivos, y además un elemento integrativo de la
nacionalidad. Su capacidad tecnológica los haría, para la política interna, un factor de estabilidad y de
contención de las tendencias revolucionarias. El factor demográfico seguiría siendo fuente de poder militar. Las
potencias marítimas, con Inglaterra a la cabeza, verían multiplicado su poder, con el dominio de los medios de
comunicación marítimos modernos y el nuevo carácter de la economía mundial.
La diplomacia permanecería como instancia primordial. Pero su estatus bajaría algún peldaño. El desarrollo de
los procesos democráticos institucionaliza y aumenta la influencia de la opinión pública sobre las políticas
28
exteriores.
Uno de los méritos del ordenamiento de Viena es que supo incluir el desarrollo de estos elementos tan
desestabilizadores. Durante un siglo no se desarrolló otra guerra general en el escenario europeo, y se adoptó a
los cambios a veces dramáticos, permitiendo solamente guerras limitadas y civilizadas. El sentido de la
civilización europea permanece.
El siglo XIX correspondió a la cúspide de la vigencia del sistema internacional correspondiente al concierto
bloqueo.
Hacia el fin del concierto europeo.
Ninguno de los factores referido a continuación puede significar la erosión irrevocable del concierto europeo.
En su conjunto integrarían la atmósfera de su tiempo y sentaría las bases para un fin relativamente caótico
(1914-1941) de este sistema internacional.
El nacionalismo fue una de las grandes fuerzas nuevas del siglo XIX. Como llevaba a la fundación de nuevos
estados, a veces por la vía de deslegitimar a algunos ya existentes, o a costa parcial de algunos estados, su
expansión tendría consecuencias enormemente desestabilizadoras en el sistema internacional.
La fundación del imperio alemán constituyó una transformación decisiva del equilibrio europeo. El imperio se
basó en una Prusia renovada, en una industrialización que haría de Alemania la primera potencia de Europa.
Limitó el triunfo liberal pero a la vez modernizó el conservadorismo prusiano.
Por muchos siglos en Centroeuropa había existido un vacío de poder o una fragmentación, mientras ahora se
forma una nación demográficamente fuerte, la primera potencia industrial del continente hacia fines de siglo,
segura de sí misma.
Esto tendría profunda influencia en el sistema internacional. Mientras Bismarck estuvo en el poder, logró
reprimir las tentaciones desestabilizadoras propias del ímpetu de un estado joven. Pero partir de su destitución
Alemania jugaría un rol arriesgado, amenazador.
Otro escenario importante lo constituyó la Europa oriental y la región de los Balcanes. El nacionalismo cultural
y político echarían profundas raíces como elementos formadores de la nacionalidad. La agonía del imperio
turco crearía un eventual vacío de poder, por el que rivalizarían Rusia y Austria-Hungría principalmente. Esta
cuestión oriental constituiría una fuente de interminables conflictos y sería la chispa que llevaría a la
confrontación de 1914.
Entre 1871 y 1914 no existen guerras generales. Pero la atmósfera general aparecía como una preparación para
una gran ruptura. En el escenario Europa central el nacionalismo, a medida que se acercaba 1914, tenía otra
virtud desestabilizadora del sistema.
El imperio austrohúngaro constituye una rareza multinacional en la era de las nacionalidades. El derrumbe del
imperio turco acentuaba este peligro, ya que algunos de sus segmentos tendían a unirse con otros que estaban
bajo el dominio de Viena.
Al mismo tiempo, existían factores profundos que afectarían enormemente al sistema internacional: el
imperialismo. Hacia 1870-1900 algunas potencias europeas (Francia e Inglaterra) ocupan tanto las zonas no
estatales del globo (África) como algunas sociedades antiguas que no pueden resistir la intrusión de los estados
europeos (Asia). Alemania e Italia sólo recogieron despojos, y la primera no se enriqueció ni fue más poderosa
mediante esta política. Rusia practicó un cierto expansionismo. Estados Unidos aparece con un cuasi
imperialismo, en el cual las razones geopolíticas y de política interna explican con mayor credibilidad su
expansión. En todo caso, este empuje europeo termina por ocupar el globo e incorporarlo a un sistema
internacional global.
Pero más importante es otra cara del imperialismo. Las disputas coloniales dejaron un rasgo extremadamente
conflictivo en los actores del sistema internacional, y contribuyeron a cargar la atmósfera internacional con una
idea de enfrentamiento irreversible.
La época del imperialismo ejercería un atractivo irresistible sobre las masas incorporadas a la vida política, al
que no serían inmunes las tendencias revolucionarias rupturistas del socialismo marxista, la gran nueva
ideología del mundo moderno. De este modo la carrera por las colonias se revistió de un carácter emocional que
limitó la acción más racional de muchos aparatos diplomáticos.
El ambiente de crisis se articuló en la configuración de los grandes bloques de alianzas entre 1890 y 1914: por
una parte la triple alianza de Alemania Austria Hungría e Italia, y por la otra, la triple entente con Francia, Rusia
e Inglaterra, que al fin tuvo que salir de su aislamiento, que ya no era tan espléndido. De este modo, en época de
paz se presenció ya la desaparición del sistema multipolar y la tendencia a la consolidación de uno bipolar, lo
que anunciaría la guerra, intensa y pasional, que sepultaría la preeminencia europea en el mundo.
29
Finalmente, en este período se da el surgimiento de dos nuevos actores en el escenario internacional. Estados
Unidos es, ya desde el punto de vista de la cantidad de poder disponible, la primera potencia en el mundo
después de 1900. Pero su doctrina política exterior le demanda una actitud aislacionista. De ahí que pueda
barajar hasta comienzos de siglo una política enormemente moralista y enormemente pragmática lado a lado,
casi sin percibir la tensión entre ambas. El aislacionismo tiene límites, en el área de América Central y el Caribe
lleva a cabo una política cuasi imperial, y se conduce con un agudo sentido geopolítico en el pacífico, chocando
con otro actor emergente, el Japón.
Este país corresponde al único caso en Asia en donde la intrusión europea desde mediados del siglo XIX
provoca una reacción inmediata de modernización de parte de sus elites tradicionales, Japón desarrollaría una
política con la ambición de crear un imperio como el de algunas potencias europeas y ser aceptado como par de
aquellas. Su poder sería limitado, pero ya se destacaba por su singularidad.
Las tendencias belicistas y militaristas tienen su contrapartida en un tímido nacimiento del pacifismo. El avance
del derecho internacional en el siglo XIX llevó al alumbramiento de una serie de acuerdos internacionales no
políticos que hacían vislumbrar a las futuras organizaciones internacionales.
La primera guerra mundial y la despotencialización del concierto europeo.
La guerra fue resultado de tendencias y tensiones que se habían acumulado por largo tiempo. Pero también
constituyó para la clase política el quiebre en la confianza en el inapelable avance y triunfo del progreso y de
los valores humanistas de la cultura cosmopolita europea. Éste hecho no está en absoluto desvinculado del
quiebre del sistema internacional.
Si la tendencia a la bipolarización del sistema internacional ya había acentuado la inestabilidad, la carga
emocional que acompaña el estallido de las primeras etapas de la guerra se convirtió en un factor agregado de
ese quiebre. La guerra fue recibida con una explosión de júbilo de la población en todos los estados
involucrados. El fenómeno tuvo relación con los procesos de democratización, en cuanto la opinión pública
tenía más influencia en las decisiones de política internacional. El clima de carácter belicista abrió paso a odios
y a una tendencia a introducir el principio del exterminio en la relación entre los estados enemigos, aunque no
sea más que potencialmente por el momento. La dirección militar del conflicto parece imponer su lógica a la
dirección política, con lo que se desvaneció toda posibilidad de limitarlo. Para los aliados, Francia e Inglaterra,
las "potencias centrales" aparecían como despotismos militaristas, aunque los primeros tenían la incómoda
alianza de la Rusia zarista.
En segundo lugar, la prolongación de la guerra, la estrategia militar inepta, el desarrollo inaudito de las técnicas
de trituración militar y el naufragio biológico de una generación europea impusieron un tremendo sacrificio y
una tremenda impresión a los contemporáneos. La relación entre Guerra y paz parece ser que experimentó un
punto de inflexión: aunque la guerra en nombre de la paz sigue siendo una presencia nuestros días, por otro lado
la experiencia de la guerra como algo normal e inevitable ha sufrido una deslegitimación a partir de entonces.
En tercer lugar, la guerra fue mundial. No sólo porque Europa involucraba al mundo, sino también porque el
mundo se unificó en un sistema de emociones único. Existe un claro proceso de ideologización de la guerra, en
cuanto que su nueva legitimidad está representada por doctrinas supranacionales, que le darían gran fuerza a un
grupo de actores, los aliados. Este hecho está vinculado con el ingreso a Estados Unidos en la guerra en 1917 y
con su liberalismo aplicado a las relaciones internacionales, privilegiando retóricamente los aspectos de
democracia y autodeterminación nacional. La revolución rusa ayudó a ideologizar el conflicto, gracias a su
nueva interpretación de la guerra internacional, como guerra civil internacional.
En el choqué de voluntades y de resistencia, a la postre los sistemas democráticos demostraron ser más
vigorosos que los sistemas autoritarios o monarquías semi parlamentarias, semi autoritarios como Alemania. El
derrumbe del zarismo, y con ello de un camino "occidental" para Rusia, tendría hondas consecuencias. Pero el
fenómeno que en el curso de la guerra produjo mayores transformaciones fue el ingreso norteamericano al
conflicto. Bajo el liderazgo del presidente Wilson esta unión rompe su aislamiento y penetra en la política
mundial dispuesto a participar en la configuración del futuro sistema internacional global. Un vuelco de la
opinión pública y una suerte de sublevación moral la que se va al país a involucrarse en el conflicto y a una
resolución democrática del mismo. La intervención norteamericana decidió el resultado de la guerra. Por
primera vez en varios siglos,1 potencia extra europea fue decisiva para la resolución de un conflicto en el
interior del sistema internacional europeo, cuyos actores no se bastaban a sí mismos para configurar un sistema
internacional de alcance global. También presenciamos, aunque todavía limitadamente, la penetración de
creencias en el sistema internacional que terminarían con su homogeneidad y le darían un carácter heterogéneo.
El orden de Versalles y el vacío de poder en el sistema internacional.
30
La paz de París constituyó la serie de tratados que los vencedores de la guerra firmaron con cada uno de los
vencidos. El orden de Versalles corresponde a la situación internacional europea, y se refiere al predominio de
los vencedores en Europa, Francia e Inglaterra en primerísimo lugar, y a sus visiones divergentes acerca del
sentido de ese orden, que más bien terminó siendo un desorden y un naufragio casi sin paralelo en la historia.
El tratado de Versalles no estuvo en la tradición del concierto europeo, en cuanto no consultaba la inclusión más
o menos fluida del vencido en el sistema de los vencedores, como lo fue el Congreso de Viena. Para Alemania
significó el casi total desarme, enormes reparaciones económicas a los vencedores, ocupación parcial de su
territorio y reconocimiento de su culpabilidad. Desde el punto de vista de la efectividad, humilló pero no
aplastó. Originalmente se pensó que la sociedad de las naciones haría de instancia conciliadora, en ausencia
Estados Unidos la convirtió en un instrumento de la política francesa, mucho menos dispuesta a las concesiones
que la inglesa y la norteamericana.
El sitio internacional desarticulando sectores. Por una parte, en los estados del statu quo, Francia e Inglaterra
sobre todo, y los estados revisionistas, Alemania y la ahora unión soviética, aunque sumamente
despotencializados. El conflicto franco-alemán se destacaría como el problema de las relaciones
internacionales, y así lo aparecería también para sus actores, mientras que Inglaterra intentaba un cierto rol
mediador.
El dato clave que permite entender el vacío de poder en el sistema internacional lo constituye la política
internacional de los Estados Unidos. El presidente Wilson fue el gran impulsor de la Sociedad de las naciones,
que estaba pensando su origen como una organización mediadora y conciliadora entre vencedores y vencidos,
pudiendo ser un efectivo agente de paz en el mundo de la posguerra. Pero Senado norteamericano rechaza la
adhesión de Estados Unidos a la organización, respondiendo así a las tendencias más profundas de la política
exterior de su país. Esta unión regresa a una actitud aislacionista y no intervendrá en la política europea, salvo
en aspectos relativamente marginales. No se trata de que Estados Unidos no intervengan el mundo. Sólo que lo
hará de acuerdo con una definición estrecha de sus intereses, como en la región de América Central y el Caribe,
como en el pacífico, al punto de enfrentar una creciente rivalidad, tensión y enfrentamiento con Japón. El
aislacionismo norteamericano no fue más que un espejismo que cubrió un intervencionismo estrecho de miras,
hasta que en Pearl Harbour el sistema internacional se presentó en su forma más brutal, como una guerra a la
que no podía sustraerse.
La aparición de la Unión Soviética en 1917 es el otro gran acontecimiento. Triunfó la revolución de de nuevo
cuño en la historia europea, que termina con el gobierno radical de un partido, y no como antes con una síntesis
entre lo antiguo y lo nuevo. También se funda un estado con "potencia de conversión" que puede apelar a
lealtades marcha de sus fronteras, y que ve su sentido de existencia en la propagación de la revolución mundial,
como creía su fundador, Lenin en 1917.
El nuevo estado tiene que sacar a luz una doctrina, ya que el marxismo no consideraba el problema de las
relaciones internacionales. Así cree que, a la espera de la revolución mundial, debe esperar su propia
consolidación, absteniéndose de ingresar en la política mundial y no cooperando en la configuración del sistema
internacional europeo.
La URSS a partir de 1921 regularizó sus relaciones diplomáticas y comerciales con los países europeos. Sólo
demorarían hasta 1933 las relaciones con los Estados Unidos. En la medida en que Moscú llevó a cabo una
política exterior, lo hizo en cuanto estado "revisionista", como perdedor de la guerra. En ese sentido, tanto por
motivos políticos como por razones doctrinarias define como enemigo número uno al imperialismo anglo-
francés, o sea, el orden de Versalles. En la medida en que se manifestó como integrante del orden internacional,
toda su política concurrió a debilitar a las potencias occidentales. Fruto de ello son los tratados de Rapallo y de
Berlín, con Alemania, que reanudaron las relaciones entre ambos estados, y que acompañaron el proceso de
activa interrelación económica entre los dos países.
La política exterior soviética era dirigida por él "Comisariado de asuntos exteriores", y representaba sólo una
cara de la misma. Pero como potencia revolucionaria el entonces muy real "comunismo internacional" también
tenía otra organización que representara esta faz. Esta sería el Comintern, que reunía a los partidos comunistas
de todo el mundo, y que debía promover la revolución. Bien pronto el magnetismo del sistema soviético
serviría a Moscú para subordinar el Comintern a las necesidades de la política exterior soviética, no siempre
coincidentes con las de los movimientos revolucionarios. El magnetismo también se extendía a sectores
liberales en occidente. Nunca fue tan popular la URSS en Europa como en los años 20 y 30, en la época del
gran genocidio y del gran terror.

31
Hasta 1934 la URSS no consideraría necesario constituirse en un actor legítimo del sistema internacional, y en
este sentido su política internacional tiene una cierta correspondencia con el aislacionismo norteamericano.
En Europa oriental y en la zona del báltico el ordenamiento de posguerra presenció el nacimiento de una serie
de estados nacionales nuevos, producto de la desintegración y/o derrotas de otros mayores.
En el mundo colonial, la intrusión europea había provocado en algunos de ellos reacciones viscerales, pero que
frente a las técnicas y a la organización europeas no tenían posibilidades. Muy diferente fue cuando las élites
locales adoptaron la mentalidad y la ideología europeas para interpretar su circunstancia histórica. De este
modo, desde los años 80 en la india se formó un movimiento nacionalista e independentista, y desde comienzos
de siglo se formó un movimiento en China que buscaba romper la hegemonía occidental.
La Primera Guerra Mundial acelera e intensifica este proceso por vía de dos influencias. Por una parte, la guerra
debilita la capacidad europea de emplear recursos en el dominio o influencia de las regiones colonizadas o
hegemonizadas. Por la otra, como la guerra se ideologizó desde un primer instante, y ello se intensifican
exponencialmente con el ingreso de Estados Unidos y la revolución rusa, las doctrinas con que se combate en
Europa no se dejan limitar al continente europeo. No se podía combatir por la autodeterminación nacional para
Polonia y Bélgica, y de negar la a China o a la India, al menos a los ojos de las élites coloniales.
La India se convierte en un dominio conflictivo para Inglaterra y China se vuelve inmanejable para las
potencias europeas, ya a partir de 1911. Pero la verdadera dimensión del problema chino se plantearía recién
después de la guerra.
Japón aumenta su ambición imperial en la región asiática, y aumenta también su confrontación diplomática con
Estados Unidos. La debilidad francobritánica en la región es aprovechada por Tokio para desarrollar una
política activa y expansionista que obedece a una tendencia iniciada con la renovación del Japón tradicional
hacia mediados del siglo XIX.
Japón al menos hasta los años 30 quería ser reconocido como par por las potencias europeas y por Estados
Unidos y adquirir un imperio como aquellas.
La oleada nacionalista en Asia llegaría hasta el Mediterráneo, después de cubrir prácticamente todo el
continente. La renovación turca secularizó el estado, lo occidentaliza, rompe con la paz que le habían impuesto
los aliados y logra un tratado más equitativo en 1923.
El espíritu de Locarno, es un intento de parte de los principales actores europeos por transformar el orden de
Versalles de herramienta de hegemonía y de congelamiento del estatus quo, el instrumento de revisión gradual y
consenso en ese orden, de modo de admitir e interesar a los derrotados en las ventajas del nuevo orden
internacional. Este tratado significó el ingreso alemán a la sociedad de las naciones. Más que los logros
mismos, lo importante es que los actores del sistema internacional en Europa lograron percibir a este como un
campo legítimo en el cual desempeñar su puesto en el mundo, y que un cambio drástico del mismo iría en
perjuicio directo de ellos mismos.
La emergencia de la Alemania Nazi y la marcha hacia Segunda Guerra Mundial.
La gran depresión tuvo profundas consecuencias económicas, sociales y culturales. Sin embargo, existe una
gran excepción en el caso alemán. La gran depresión originó la crisis política que se prolongó de 1930 a 1933, y
que finalmente culminó en el acceso al poder de un partido político comprometido con una alteración radical
del orden internacional existente. Aquí está el origen fundamental de la Segunda Guerra Mundial.
En la agitada atmósfera ideológico cultural de los años 20 no se podía impedir el surgimiento de revisionismos
radicales, que aunaran una demanda nacional, con una ordenación interna y externa basada en presupuestos
divergentes de la herencia política y moral de la cultura europea.
Esto es lo que sucede con el nacionalsocialismo alemán policía se trata de un sistema político salido del
ambiente revolucionario y contrarrevolucionario de la Europa de la primera posguerra. En parte corresponde a
los fascismos, dictaduras de partido único, con movimiento de masas, antimarxistas, pero que a la vez
combatían la amenaza revolucionaria, con métodos y con estilos extraños a la tradición. En parte corresponde a
los sistemas políticos totalitarios, y tiene asombrosas semejanzas con el marxismo en el poder. Se interpreta la
tradición nacional de manera restringida, tan selectiva que se condena a todos los componentes reales de los que
ha sido una nación.
Su propósito era la configuración de un espacio geopolítico en el centro y en el este de Europa, jerárquicamente
organizado, racialmente estratificado, con pueblos de señores, de servidores, de esclavos, mientras otros eran
destinados al exterminio radical. El fin último era la preparación para una guerra eterna por la conservación de
la autarquía económica y cultural de ese espacio. Si esta interpretación es correcta, aquí yace el origen de la
Segunda Guerra Mundial.
32
El nazismo tuvo además una especial genialidad en presentarse también en el lenguaje de las demandas
legítimas de su tiempo, especialmente la exigencia de autodeterminación nacional.
Mediante una serie de golpes espectaculares, Hitler pudo romper con las restricciones de Versalles y Locarno,
rearmar a Alemania, recuperar territorios perdidos o en discusión, anexarse a Austria y Checoslovaquia un
seguido hacia 1929, Alemania proyectaba una ya larga hegemonía sobre Europa oriental, y poseía un poder
militar no inferior al de los países occidentales, Francia e Inglaterra.
La política estos países ha recibido el hombre de apaciguamiento, usado peyorativamente. En los años 30 el
apaciguamiento estuvo unido a un espíritu del tiempo, cansancio y horror a la guerra, disposición a pagar casi
cualquier precio por evitarla. También relacionado con las tensiones ideológicas, ya que la opinión pública
conservadora en occidente consideraba que resistir ante los nazis podía significar abrir las puertas a una
revolución comunista o algo similar en la política interna.
Así el apaciguamiento se convirtió en una política de apaciguar a Hitler.
Cuando el liderato inglés de pronto percibe el carácter radical del programa nazi, gira totalmente en su política
y pasa a la tenaz resistencia. En septiembre de 1939 se interpone en el camino nazi y entra junto con Francia a
la guerra para defender la independencia polaca. Las circunstancias no podían ser peores, ya que la alianza nazi
soviética les había invertido un equilibrio estratégico hasta el momento relativamente favorable para aquellas.
La actitud soviética, por doctrina y por cálculo se había encaminado a minar el orden de Versalles. Incluso no
veía en los nazis a rivales peligrosos, tenía más hostilidad por los socialistas democráticos.
Entre 1933 y 1934 cambia su percepción, la destrucción del orden de Versalles había puesto efectivamente por
primera vez en peligro la existencia soviética. Consecuentemente Moscú cambia su política con una
espectacularidad a la que debía acostumbrarse el mundo en los años siguientes. Ingresa en la sociedad de las
naciones, donde se hace portavoz de su divisa de la seguridad colectiva, que implicaba una aceptación y
defensa del statu quo internacional. Pero el cambio fue demasiado brusco y careció de credibilidad.
Tampoco faltan indicios de que en esos años la política soviética no abandonó su sueño de una guerra intra
imperialista, entre la Alemania nazi y las democracias occidentales. El caso es que en agosto de 1939 se decide
por un pacto con la Alemania nazi. Este pacto de no agresión condenaba a Polonia, y repartía esferas de
influencia en Europa oriental.
En junio de 1941 la impaciencia hitleriana por realizar un programa radical en un plazo cortísimo, lleva a
emprender una guerra contra la Unión Soviética. Fue un conflicto extraño a la tradición europea. Excesos y
exterminios espontáneos jalonan toda su historia. Esa guerra comenzó a delinear a la coalición victoriosa de
1945.
En diciembre de 1941 Japón decide llevar adelante su proyecto en guerra contra Estados Unidos. Así el gigante
norteamericano es convocado irrevocablemente a ocupar su lugar en el orden internacional, formándose la
alianza de los necesitados, con la URSS y con Inglaterra, que con todos sus discordias y contradicciones
inherentes, sentarían sin embargo las bases del sistema internacional de segunda posguerra. Pero sería un
sistema internacional cualitativamente muy diferente del concierto europeo, que naufragó definitivamente en
esta especie de gran guerra civil europea entre 1914 y 1941.

Balance de poder y sistema bipolar:


El concepto de balance del poder ha sido utilizado en diferentes sentidos. Se ha entendido por él, el resultado de
un conjunto de relaciones interestatales, consistente en una condición aproximada de equilibrio entre las
coaliciones o alianzas. Dado que el balance puede entenderse como un proceso, este equilibrio aproximado
tiende a ser inestable. Así, éste puede concebirse como un principio de acción política, una máxima de
comportamiento diplomático destinada a producir o mantener un determinado estado de cosas, sea de equilibrio
o, preferentemente, de desequilibrio a favor del actor interesado. Los actores individuales y las coaliciones
generalmente no se conforman con la igualdad, sino que buscan cierto grado de superioridad. La desigualdad
entre las coaliciones debe ser moderada: una fuerte asimetría terminaría con el sistema, permitiendo a un estado
o coalición imponer su voluntad sobre los demás actores en forma indefinida. La potencia de cuya política
depende la mantención o alteración del balance sería el estado “balanceador”.
Características del sistema de balance del poder:
• Número de miembros: el sistema requiere por lo menos 3 miembros, sin embargo es una cantidad muy
reducida de actores, porque es muy probable que se den desequilibrios pronunciados en las inevitables
combinaciones 2:1 que se forman con tan baja cantidad de miembros. Se estima generalmente que un
número de cinco actores puede hacer viable el balance. El cómputo de los miembros considera
33
solamente las potencias más importantes, bajo el supuesto de que las potencias menores tendrán una
participación marginal en el balance central. Estas potencias menores interactúan en diversos balances
locales o subregionales, que formarán subsistemas dentro del sistema central. En tales casos pueden
definirse como balances subordinados. El número de miembros es variable, un actor secundario puede
ganarse un lugar en el balance central a través del desarrollo sistemático de sus recursos y de una
política revisionista exitosa. A la inversa, un actor central puede perder su condición en la medida en
que deje influir significativamente a su funcionamiento
• Poder nacional: la distribución de atributos de poder en un sistema de balance no debe ser demasiado
desigual. En la medida en que uno de los estados sea tan poderoso que por sí solo puede enfrentarse a
todos los demás, no puede darse un balance, y en cambio tiende a surgir un sistema hegemónico. Por
otra parte, ningún miembro del sistema ha de ser tan débil que sea indiferente su pertenencia a una u
otra coalición. Es irrelevante la participación de un estado cuyos recursos serán manifiestamente
insuficientes para fortalecer una coalición.
• Alineamientos: el balance del poder se caracteriza por la flexibilidad de alineamiento: el sistema no
coarta la opción de cada miembro de cambiar de bando o coalición, sin que sea admisible la
intervención de otro estado para dictarle una determinada conducta diploma. La flexibilidad de
alineamiento supone que las alianzas son entendimientos esencialmente transitorios que deben
acomodarse a las circunstancias cambiantes de las relaciones de poder y de los objetivos políticos de los
actores.
• Preponderancia: el balance del poder funciona en la medida en que los actores no busquen alcanzar una
posición de tal predominio individual en el sistema, pudiera llevar a un control universal de las políticas
de los demás miembros. No obstante, se reconoce la existencia eventual de ambiciones de
preponderancia. En cuanto se traduzcan en políticas de orientación hegemónica, el sistema estará en
peligro y se requerirá la formación de una coalición tendiente a frustrar la pretensión hegemónica.
• Identidad de los actores: los actores centrales no procuran alterar recíprocamente sus identidades o las
de actores secundarios, por medio de políticas de intervención, a través de movimientos subversivos,
conspiraciones u otras políticas revolucionarias. En las guerras entre actores centrales, el objetivo no es
la rendición incondicional y el término o eliminación del adversario como ente político; más bien, se
limita a la exacción de condiciones de paz favorables a los intereses de los vencedores. Una vez logrado
el objetivo, la parte vencida se reintegra al sistema de balance, que por entonces habrá registrado y
tenderá a legitimar el cambio de relaciones de poder producido por el resultado de las hostilidades. La
guerra limitada tiene una función esencialmente política en el sistema.
El balance tiende a perdurar, y el proceso a funcionar de manera más fluida, en la medida en que la estructura
interna de los estados no constituye un tema u objetivo de las políticas exteriores, descartándose en
consecuencia las políticas de intervención en los asuntos internos de los participantes. Esta característica se
cumple en los sistemas homogéneos, esto es, aquellos cuyos actores responden a similares principiox de
organización política de las unidades. Tales sistemas serán generalmente moderados en la formulación de los
objetivos de los actores y en los procesos de ajuste de las relaciones de poder. Aunque la guerra no se excluya
como método de acción del gobierno, los actores de un balance homogéneo entienden que el conflicto debe
mantenerse limitado, tanto en los objetivos que se persiguen como en los métodos de conducción militar.
Los estados se consideran mutuamente rivales, pero no enemigos mortales. Todo estado es para cualquier otro
un posible aliado, por lo que el enemigo de hoy es perdonado, ya que ha de ser el aliado de mañana y por qué e
indispensable para el equilibrio del sistema. La diplomacia en este sistema es realista y hasta cínica, pero
siempre moderada y razonable. Una diplomacia pura de equilibrio ignora, y debe ignorar, los sentimientos, y no
tiene amigos ni enemigos auténticos, porque no considera peores a estos últimos que a aquellos, y porque no
condena la guerra en sí.
En la medida en que el sistema se vuelve heterogéneo, como ocurre cuando se enfrentan estados que suscriben
principios ideológicos opuestos, se pierde la moderación y eventualmente el sistema puede volverse
revolucionario. Bajo esas condiciones tiende a hacerse insostenible el equilibrio multipolar, puesto que en
último término las visiones doctrinarias de los actores sólo admiten plena realización en el marco de algún tipo
de hegemonía.
El balance del poder dirigió la política internacional europea de la edad moderna, especialmente en el período
desde la segunda mitad del siglo XVII hasta la revolución francesa. Fue ésta la edad clásica de la política de
poder sin tonalidades doctrinarias. Pero mientras en Europa los cambios en las posiciones de poder en ningún
34
momento fueron radicales, en los ámbitos americano y asiático vastos territorios cambiaron de manos en
nombre del equilibrio europeo. Frente a este tipo de política internacional, la revolución francesa
necesariamente debe implicar un cambio de grandes posiciones, al introducir de lleno los elementos de
confrontación doctrinaria.

La estructura y funcionamiento el sistema bipolar contrasta marcadamente con el sistema que hemos estudiado:
• Número de miembros: Los actores centrales son dos grandes potencias. Éstas constituyen los polos de
poder en el sistema, alrededor de los cuales se encuentran otras potencias, formando dos alianzas
compactas o bloques. Morton Kaplan propone distinguir dos variantes del sistema bipolar: la rígida, en
que no habría actores fuera de los bloques, y la flexible, en que existiría la opción de no alineamiento.
No obstante, los no alineados no constituyen un tercer polo. Puede considerarse que cada polo es una
alianza de varios estados centrada en un estado dirigente. El problema básico de un sistema bipolar
reside en la alta probabilidad de que cada polo trate de eliminar al otro. Pese a que puede existir una
voluntad mínima cooperación entre los bloques, un sistema bipolar se caracteriza por un grado tan alto
de concentración del poder, que las relaciones entre los bloques tienden intrínsecamente a ser tensas y
conflictivas.
• Poder nacional: las bases de poder se encuentran fuertemente concentradas en los polos del sistema.
Especialmente en los aspectos militares, las potencias rectoras controlan proporciones muy altas de los
recursos de poder de cada bloque, ejerciendo un control estrecho sobre las actuaciones de éste. Las
posiciones de poder de los estados subordinados son de clara inferioridad, situación que se considera
insuperable en el corto y mediano plazo. Sólo los polos del sistema tienen intereses políticos
estratégicos verdaderamente globales. Las potencias subordinadas tienen intereses locales y en algunos
casos regionales, los que pueden promover, en la medida en que sean compatibles con los de la
respectiva potencia rectora.
• Alineamientos: son rígidos, la hipótesis del realineamiento de un actor subordinado plantea una
amenaza a la seguridad del bloque. Las alianzas centrales organizan como combinaciones virtualmente
permanentes, involucrando la adhesión de cada miembro los principios y métodos de la potencia rectora
o, al menos, un reconocimiento a la primacía de sus intereses de seguridad. Al mismo tiempo, los polos
buscan recíprocamente socavar la disciplina política de los integrantes subordinados del bloque rival.
• Preponderancia: cada bloque busca, al menos como objetivo de largo plazo, superar la situación de
bipolaridad. En último término, la eliminación del bloque rival y la consiguiente transformación del
sistema constituyen la única garantía de seguridad integral desde la perspectiva de las grandes potencias
enfrentadas en conflicto bipolar. Tal objetivo, sin embargo, no se adoptó como meta práctica e inmediata
en la medida que prevalezca la disuasión mutua.
• Identidad de los actores: los polos del sistema no descartan la eliminación de los actores del bloque
rival. En ausencia de disuasión, un conflicto bélico entre bloques tiende a ser total. Bajo condiciones de
difusión mutua una serie de guerra limitada podría servir para cambiar sitio internacional. En la medida
en que una amenaza de recurrir a la guerra nuclear careciese de credibilidad, podría prevalecer la
superioridad local, y un estado en ascenso podría usar la fuerza limitada para cambiar el statu quo
territorial.
El realineamiento lleva a un cambio de identidad internacional de tal actor, y no sólo a un cambio de sus
políticas, que por cierto contrastarán radicalmente con las del pasado. Mas allá de estos cambios
parciales el gran objetivo sigue siendo la derrota y eventual disolución del bloque rival.
El sistema descrito deja poco espacio para la práctica de la moderación política. Las superpotencias han
demostrado cierta cautela en sus relaciones mutuas debido fundamentalmente a la presencia de un factor nuevo:
la disuasión nuclear o el equilibrio del terror. Un segundo factor que ha debilitado las tensiones bipolares ha
sido la reintroducción, especialmente a partir de la década de 1960, de elementos de multipolaridad en el
sistema, que de este modo ha adquirido un carácter mixto.

La práctica del balance en su variante moderada requiere la adhesión de todos los participantes a un código de
conducta diplomática congruente con las reglas del sistema. Los grandes procesos de cambio del siglo XX han
transformado profundamente la diplomacia tradicional, de un pasatiempo aristocrático, un deporte para
príncipes, todos los cuales reconocían las mismas reglas del juego y jugaban por los mismos objetivos
limitados, la diplomacia ha devenido en una forma interacción formalmente pacífica, pero que no rehuye la
35
confrontación radical entre los actores políticos.
LA DIPLOMACIA:
es el conjunto de interacción e internacionales de carácter pacífico, conducidas por agentes oficiales de los
estados y de organizaciones intergubernamentales. La diplomacia consiste en interacciones al menos
formalmente pacíficas, lo que distingue este método de interacción internacional de los métodos bélicos. La
figura del diplomático, cuya misión es promover los intereses externos del estado procurando convencer a otros
actores, se contrapone conceptualmente a la del militar, el agente estatal encargado de promover los intereses
del estado bajo la dirección de la autoridad política que procura vencer a los enemigos externos del estado en
situaciones de guerra. Los dos niveles y métodos de acción no son mutuamente excluyentes, y en la práctica se
relacionan en múltiples aspectos. Aunque se ha definido la diplomacia como un método de interacción pacífica,
está claro que ella desempeña diversos papeles en contextos bélicos.
Los sujetos de la diplomacia son agentes oficiales. Éste carácter de los sujetos asegura la representatividad de
sus actuaciones. No obstante, tal representatividad no asegura que habrá, en último término, consentimiento del
estado. Así, el derecho internacional mantiene la institución de la ratificación de los tratados internacionales.
Mediante la ratificación, los órganos internos de poder consienten en obligar a éste en términos de un acuerdo
bilateral como multilateral suscrito anteriormente en representación del estado. Aunque la firma del tratado ha
constituido una actuación oficial, la necesidad de ratificación pone de manifiesto que el centro de poder del
estado no se ha desplazado hacia los negociadores diplomáticos, sino que continúa residiendo en la
organización institucional central.
La actuación ocasional que agentes privados para determinadas gestiones internacionales no pasa de constituir
un método auxiliar de la diplomacia.
La diplomacia es un elemento central en la conducción de las Relaciones Exteriores. De la calidad de la
diplomacia depende en la armonización de los objetivos e instrumentos de la política exterior con los recursos
disponibles, así como la percepción adecuada de las oportunidades y restricciones para la acción prevaleciente
en cada coyuntura internacional.
La diplomacia, más que cualquier otra forma de interacción internacional, ha alcanzado un significativo nivel
de institucionalización. Las funciones de la diplomacia son: información y análisis, comunicación, negociación,
implementación de programas y representación.
La recolección de información acerca de hechos y tendencias observadas en el exterior y su análisis e
interpretación, son esenciales para la elaboración e implementación de las políticas exteriores.
Comunicación: una función esencial de la diplomacia es la transmisión de mensajes entre el gobierno. El
memorándum diplomático, la nota de protesta, la entrevista del embajador con un canciller u otro funcionario
de gobierno, son algunos de los instrumentos habituales de comunicación, tanto en contextos de cooperación
como de conflicto. En situaciones de crisis internacional, se ha observado que los flujos de comunicación entre
las partes tienden a interrumpirse, especialmente cuando las relaciones diplomáticas se deterioran por el retiro
de embajadores o se rompen formalmente. Tales bloqueos de comunicación contribuyen a exacerbar las
tensiones aumentando la inseguridad y desconfianza entre las partes agregándose a los factores sustantivos en
una crisis internacional. Por esto la mantención de vías de comunicación abierta y expeditas es una alta
prioridad de los participantes en la diplomacia. La comunicación en el plano bilateral suele ser útilmente
complementada por la oportunidad de comunicación en los foros multilaterales como las Naciones Unidas y la
OEA.
Tradicionalmente ha existido un idioma diplomático predominante: el latín, luego el francés y actualmente el
inglés, cuyo uso generalizado permite reducir los inconvenientes y dificultades de comunicación producido por
la multiplicidad de idiomas nacionales. El uso del idioma diplomático predominante no tiene carácter oficial.
En Naciones Unidas, los cinco idiomas mencionados en el artículo 111 de la carta (Chino, francés, ruso,
español e inglés) tienen igual valor oficial, pero las delegaciones usan ampliamente sus lenguas nativas.
Negociación: la conclusión de por lo internacionales en la función más importante de la diplomacia, en cuanto
concreta iniciativas de cooperación y disminuye o supera situaciones de conflicto. No obstante, estos no son los
únicos fines de la actividad negociadora. La negociación diplomática se funda en una política exterior, que se
traduce en una estrategia frente a los demás participantes en el proceso. El negociador debe comprender el
marco de condiciones políticas en que tiene lugar su actuación, de modo de conducirse en el rango de
alternativas compatibles con los intereses del gobierno que representa, los que debe traducir en proposiciones
negociables con las contrapartes.
En segundo lugar, la negociación no puede fructificar si no existe una base de sustentación del poder nacional.
36
La calidad de la diplomacia puede amplificar o reducir la gravitación negociadora del estado; pero, en último
término, un diplomático que actúa por un estado carente de recursos para producir determinados resultados no
tiene credibilidad. Por esto es poco probable que un estado muy débil frente a otro u otros.
En tercer lugar la negociación requiere un conjunto de agentes, que pueden comprender desde jefes de estado o
de gobierno hasta delegaciones especiales. Las negociaciones al más alto nivel político tienen la ventaja de la
máxima representatividad: se logran acuerdos, los participantes empeñaran su peso político en defenderlos en
sus países y hacerlos cumplir. Pero eso tiene un riesgo muy alto, ya que si la negociación fracasa,
comprometerá seriamente la carrera de los dirigentes asociados con ella. La diplomacia en la cumbre constituye
una práctica excepcional, aunque entre algunos gobiernos ha adquirido recientemente cierta regularidad. La
regla general siguen siendo las negociaciones a través de los agentes diplomáticos acreditados ante los
gobiernos.
El cuarto elemento de la negociación esa disposición a un compromiso de intereses. Esa disposición al
compromiso exige parte el diplomático desarrollo de la actitud de persuasión, consistente en llevar a la otra
parte a aceptar determinada perspectiva acerca de un asunto.
Implementación: Parte de la rutina diplomática consiste en ejecutar programas y acuerdos internacionales de los
más variados contenidos.
Representación: gran parte de los esfuerzos de un diplomático acreditado ante un estado u organismo
internacional se dedican a proyectar una imagen favorable de su estado. Frente al gobierno, las de sus políticas
y la sucia donde actúa, el diplomático es uno de los símbolos visibles más destacados de un país.

LAS ALIANZAS:
las alianzas son acuerdos entre dos o más estados, destinados al logro de determinados objetivos mediante la
acción conjunta o coordinada de los mismos.
El primer fundamento de las alianzas es la percepción de insuficiencia de los recursos de los estados para
promover un determinado interés, que incentiva a los gobiernos a buscar combinaciones internacionales con
dicho fin.
La formación de alianzas y su eventual funcionamiento dependen de consideraciones sobre los intereses de los
estados en determinadas coyunturas internacionales. En un sistema bipolar tiende a ser intrínsecamente
conflictiva la coexistencia de dos potencias dominantes tienden a formarse alrededor de los polos de poder que
se encuentran enfrentados. Entre vecinos es prácticamente imposible mantener políticas distantes e indiferentes,
de modo que si no es aliado permanente, un estado vecino fácilmente se convierte en enemigo.
Las alianzas que se fundan en determinada característica del sistema internacional son de inspiración
fundamentalmente pragmática.

Bologna-Busso: “Relaciones internacionales contemporáneas”


Tras las Segunda Guerra Mundial se entra a un régimen bipolar donde se observa la existencia de dos cabezas
de bloque: Estados Unidos de América y la Unión Soviética.
El régimen bipolar sufre algunas modificaciones que se cristalizan en la aparición de nuevos sistemas de
relaciones. A saber guerra fría, coexistencia pacífica, detente y segunda guerra fría.
El viejo orden.
En Yalta, en 1945 se reúnen las potencias aliadas, produciéndose el reparto de la Europa post bélica, de acuerdo
a las zonas de influencia de las dos potencias emergentes.
Guerra fría.
La alianza de los Estados Unidos y la Unión Soviética estaba basada en la identificación de un enemigo común:
el fascismo. Derrotadas las potencias del eje aparecieron las primeras divergencias entre los aliados, surgiendo
así la guerra fría.
Esta es, el estado de fricción o detención constante entre dos o más países en el que cada uno de los
antagonistas adopta decisiones sin llegar a la guerra.
Ante esta coyuntura internacional se plantea la distinción entre las distintas percepciones del otrora aliado y
ahora nuevo enemigo.
En los Estados Unidos han existido desacuerdos sobre la naturaleza del sistema soviético, sobre su capacidad de
cambio y sobre las probables prácticas a utilizar en el manejo de la rivalidad.
Si bien existía acuerdo en torno a algunas ideas centrales como la identificación del comunismo como nuevo
enemigo y el supuesto de que la rivalidad no sería de largo plazo, no se convenían en cuanto al medio en que
37
esta rivalidad se solucionaría. Algunos sostenían la cooperación y otros la inminencia de una tercera guerra
mundial, dando lugar a los grupos de los flexibles y los duros. Luego surge una tercera posición que termina
por imponerse: la de Kennan.
La posición de los flexibles (Roosevelt), defendía la posibilidad de una resolución pacífica, haciendo que
disminuyera la desconfianza soviética hacia el exterior y perfeccionando mecanismos de contacto y
negociación bilaterales y multilaterales. Se creía en la posibilidad de incorporar a la Unión Soviética en el
sistema. Los duros veían al conflicto armado como la variante más probable y creían que había que prepararse
debilitando al enemigo (Truman). Mientras tanto, Kennan reduce los objetivos norteamericanos de terminar con
el conflicto a saberlo manejar por un largo período, la cuestión era contener al sistema soviético sin intentar
destruirlo.
En tanto en la URSS, dos aspectos influyeron sobre las percepciones de este país en cuanto al mundo
capitalista, el ideológico y el pragmático.
El inicio de la Guerra Fría, se ve reflejado en los siguientes hechos: Estados Unidos basado en la teoría de la
contención estructura un sistema defensivo. Del punto de vista económico basado en la doctrina Truman ayuda
a Europa occidental a través del plan Marshall y a Japón por medio de acuerdos bilaterales decidido en cuanto
al militar el sistema defensivo apuntaba a crear un cerco para la URSS, creando organismos defensivos como:
TIAR (1947), OTAN (1949), SEATO (1954), etc.
la Unión Soviética rompe el aislamiento con la incorporación de un número considerable de países al bloque
soviético. Este régimen lo institucionaliza a través del Kominform, desde el punto de vista político, crea en
1949 el COMECON y, el pacto de Varsovia en 1955 integrado por URSS, República democrática alemana,
República popular polaca, República popular húngara, República socialista checoslovaca, República popular de
Bulgaria, República socialista de Rumania.
Ante esta realidad en 1949 se da una conferencia de 15 países afro-asiáticos para tratar la lucha de Indonesia
para lograr su independencia. Surge así una tercera fuerza que rechazaba tanto el colonialismo como el
comunismo, que no se ajusta al esquema ESTE-OESTE de la supremacía mundial.
La política que caracterizó esta etapa de postguerra fue la de contención, que partía de una concepción general
de política exterior. Se abandonaba toda pretensión de imponer un orden mundial como objetivo de política
exterior de Estados Unidos, lo cual no significaba renunciar a la hegemonía, sino asentar la sobre bases de
realismo político. La política exterior es un medio para un fin. No todas las regiones del mundo eran igualmente
vitales para Estados Unidos, ni en todas se encontraban igualmente amenazados los intereses de ese país. Las
regiones prioritarias eran Europa occidental, el Mediterráneo, el continente americano, Medio Oriente, Filipinas
y Japón. La amenaza inmediata podía provenir de cinco centros de poder militar e industrial Estados Unidos,
Gran Bretaña, la cuenca del rin, la URSS y Japón. En términos de poder la amenaza sólo podía provenir de
aquel centro industrial que Estados Unidos no controlaba: la Unión Soviética.
Para Kennan era imposible en el corto plazo encontrar puntos de interés común entre Estados Unidos y la
Unión Soviética. El accionar de la Unión Soviética no dependería de lo que Estados Unidos pudiera hacer, sino
que tendría sus bases en la propia naturaleza del régimen soviético y en sus necesidades de política interna.
En esas circunstancias el principal elemento de cualquier política de Estados Unidos debe ser la contención a
largo plazo, paciente, pero firme y vigilante de las tendencias expansivas rusas.
Casi todas las administraciones norteamericanas han adherido a las premisas y recomendaciones de Kennan, la
contención será una constante de la política exterior de los Estados Unidos que pierde intensidad durante la
vigencia de la detente, pero la recupera con la llegada de Reagan al poder.
Pueden distinguirse cuatro variantes de contención sucesivas en el tiempo:
Contención selectiva (1946-1949).
Se parte del convencimiento sobre la superioridad militar norteamericana. La amenaza principal era de tipo
político y psicológico. El temor era que la crisis económica y social de Europa, Japón y otros centros
estratégicos, generase una desmoralización que diera lugar al surgimiento de gobiernos comunistas.
Los Estados Unidos plantearon un tipo de contención que perseguía dos objetivos:
• La restauración del balance de poder a través del fortalecimiento de las naciones y áreas amenazadas.
• La reducción del poder de maniobra soviético explotando las tensiones al interior del naciente campo
socialista.
La doctrina Truman, el plan Marshall y los acuerdos bilaterales con Japón se inscriben dentro de la política
destinada al cumplimiento del primer objetivo. En cuanto al segundo se operó por medio del aislamiento de
las fuerzas comunistas en Europa occidental y el estímulo a las tendencias centrífugas en los países ya
38
controlados por los comunistas.
Contención global (1950-1952).
A medida del conflicto se iba agudizando, se hacía evidente la dificultad para llevar adelante el modelo de
contención propuesto por Kennan. El dilema de aplicar una política que no reflejara ninguna de las posiciones
tradicionales en la conducta exterior de los Estados Unidos (aislacionismo o intervención directa) se agudizó en
1949, con el triunfo del comunismo en China y el estallido de la primera bomba atómica por parte de la URSS.
Esta coyuntura preparaba el clima para un cambio en la estrategia, privilegiando la discusión en torno a la
bomba termonuclear y la estrategia atómica, en cuanto esta perseguía sólo fines disuasivos o si se utilizaría
efectivamente.
Los dos puntos centrales de nuevo esquema de contención son:
• la extensión del conflicto a nivel mundial.
• Es llamado a un rápido desarrollo económico, político y militar para hacer frente a una amenaza
inminente.
Se sostiene que la Unión Soviética tiene objetivos globales, pretende imponer su autoridad sobre el resto del
mundo y, que una amenaza de estas características sólo puede ser detenida por una política global. Ahora "una
derrota en cualquier parte es considerada como una derrota en todas partes".
La guerra de Corea fue el factor que llevó al cambio en la estrategia de contención.
Contención asimétrica (1953-1960).
Surgen en Estados Unidos algunas prisiones para lograr la unificación de Corea e inclusive para liberar a China
del gobierno comunista. Esto significa que no sólo se debía frenar a la URSS en aquellos lugares donde
pretendía ganar terreno, sino intentar liberar a los pueblos que estaban bajo el dominio soviético (política de
rollback). Se criticaba el carácter simétrico en lo militar de la contención aplicada hasta el momento, ya que
significaba que la réplica se aplicaba en el lugar de la agresión con los mismos medios que el agresor, lo que
implicaba que la URSS conocía con anterioridad las consecuencias de sus acciones. Frente a esto se sostenían
que la contención debía ser asimétrica.
Los dos principios básicos del tema estrategia eran:
• la represalia masiva que implicaba que los Estados Unidos están dispuestos a actuar en los lugares y con
los medios que ellos determinaran. El objetivo principal era la disuasión seguida se demarcaba el
perímetro en torno a la periferia del mundo comunista. En caso de que esa línea fuese cruzada, los
Estados Unidos podían implementar la represalia con armas nucleares. Esto implica un notable aumento
en el gasto militar.
• La seguridad colectiva. Las alianzas se convirtieron en una parte esencial de este sistema tanto por
razones económicas como por razones estratégicas.
Éste diseño de contención no intentó las acciones de liberación que proponía. Hacia 1960 existía una
disconformidad al interior de los Estados Unidos en torno a la represalia masiva, ya que Estados Unidos no
tenían una política clara para los temas que no se circunscribían a la problemática bipolar, como ser el creciente
desarrollo del proceso de descolonización. Por otra parte, el lanzamiento del Sputnik en 1957 por parte de la
URSS, aparecía como una brecha de misiles favorable a esta última, ya que podría colocar bombas nucleares en
cualquier punto.
Contención simétrica (1961-1969).
Con la llegada de Kennedy se implementaron algunos cambios que retomaron la línea original de Kennan y que
pretendían establecer una confrontación sobre bases más amplias que la que pretendía la represalia masiva.
Se proponía una sumatoria de algunas políticas ya adoptadas más algunas destinadas a enfrentar el nuevo tipo
amenaza. A saber:
• mantener y ampliar la capacidad de respuesta nuclear de Estados Unidos y sus aliados.
• Estar preparados para enfrentar la subversión o la agresión indirecta, no sólo apoyando a los gobiernos
locales, sino también con fuerzas propias.
• Ser capaces de formular cambios y soluciones efectivas a los problemas económicos, sociales y
políticos que alimentaban a la subversión.
• Se abandonaba la posibilidad del “rollback”.
• Disposición a negociar con la URSS. Esta actitud no era contradictoria con la propuesta de contención
simétrica, entendían que la URSS desarrollaba una doble estrategia proclamando la coexistencia
pacífica y promoviendo la agresión encubierta.

39
Dado que la URSS continuaba la carrera armamentista, los Estados Unidos sofisticaron su estrategia a través de
la doctrina McNamara. Los objetivos básicos eran:
• disuadir de un ataque nuclear contra los Estados Unidos y sus aliados desarrollando la capacidad de
inflingir un daño inaceptable para el atacante. (Destrucción asegurada).
• En caso de guerra, limitar el daño de las poblaciones y capacidades industriales propias. (Limitación del
daño)
• En caso de guerra nuclear se deberían destruir las fuerzas militares del enemigo y no su población civil
(Contrafuerza).
Esta estrategia entrará en crisis con el fracaso en Vietnam.
Coexistencia pacífica:
En el XX Congreso del partido comunista de la Unión Soviética (1956), Kruschev denuncia los métodos
sangrientos de Stalin e inaugura un proceso de desestalinización.
Además, anuncia una política de "coexistencia pacífica", repudiando la doctrina de Lenin acerca de la
inevitabilidad de la guerra entre el comunismo y el capitalismo, declarando que el comunismo llegaría a la
victoria demostrando pacíficamente su superioridad. La coexistencia pacífica se entiende como relaciones entre
regímenes contrapuestos e implica sólo la renuncia a la guerra, pero no a la expansión mediante la lucha
económica, política e ideológica.
En 1955, se reúnen 29 países afroasiáticos en Bandung. El comunicado final termina con el enunciado de los 10
principios de la coexistencia :
1. respeto de derechos humanos fundamentales.
2. Respecto a la soberanía y la integridad territorial de todas las naciones.
3. Reconocimiento de la igualdad de todas las razas y de la igualdad de todas las naciones.
4. No intervención y no ingerencia en los asuntos internos de los otros países.
5. Respeto de los derechos de cada nación a defenderse individual y colectivamente de acuerdo a la carta de
las Naciones Unidas.
6. Rechazó todo arreglo de defensa colectiva destinado a servir los intereses particulares de las grandes
potencias. Rechazo de toda presión que una potencia intente ejercer sobre otra.
7. Abstención de actos o de amenazas de agresión o empleo de la fuerza contra la integridad territorial o la
independencia política de un país.
8. Arreglo de todos los conflictos por medios pacíficos.
9. Estímulo de los intereses mutuos y la cooperación.
10. Respeto de la justicia y de las obligaciones internacionales
en 1957, se realizó la conferencia de El Cairo donde asistieron 35 países afroasiáticos. En esta conferencia los
países subdesarrollados se manifestaron en contra del sistema implantado por las superpotencias que implicaba
colonialismo, neocolonialismo, discriminación racial y armamentismo.
En 1961 se creó en Belgrado el movimiento de países no alineados. Condenaron el colonialismo, el
armamentismo, la discriminación racial, la política de Israel en Medio Oriente y se apoyaba la lucha por la
independencia de los nuevos países.
Esto podría resumirse en el reclamo de un nuevo orden económico, en una postura cercana a la de la URSS, y
un movimiento político liberal republicano, cercano a los Estados Unidos.
La detente (1969-1980):
para 1969 el sistema internacional se presentaba síntomas que lo diferenciaban del estricto bipolarismo
característico de los 50, los que se irían acentuando en el transcurso de la década del 70 y que significaban un
claro cambio en la correlación de fuerzas en el ámbito internacional.
La Unión Soviética estaba más consolidada en su carácter de superpotencia. En el tercer mundo, el proceso de
descolonización aumentó el número de países viciosos de incrementar sus demandas en pos de un orden
mundial que les permitiera un mayor desarrollo económico y político. China, ya concretada su ruptura con la
Unión Soviética, se presentaba como un poder creciente en el este asiático. En el bloque occidental, Europa y
Japón habían resuelto la crisis económica de posguerra, alcanzando 1° de desarrollo que los convertiría en los
competidores (en el ámbito económico) más importantes de los Estados Unidos. Para 1969, la economía
capitalista mundial evidenciaba una agudización de sus problemas. La suma de estos cambios demostraba una
tendencia a la multipolaridad.
En cuanto a los Estados Unidos "el desarrollo de la estrategia de contención los había llevado a la necesidad de
estar preparados militarmente para enfrentar dos guerras y media. En la medida en que la media guerra
40
(Vietnam) se salía completamente de proporción, la necesidad de variar radicalmente los supuestos de la
política exterior, poniendo fin a la guerra fría, se hacía evidente.
La línea de distensión apuntaba a reemplazar una estrategia en crisis, y a consolidar la hegemonía de los
Estados Unidos ante las nuevas realidades internacionales. Así se introducían los cambios fundamentales con
respecto a la contención:
• el hecho de que la Unión Soviética sea una gran potencia mundial no debe ser necesariamente un factor
de inestabilidad, en la medida en que esa pueda ser llevada, por la fuerza y la negociación, a asumir
plenamente un papel estabilizador.
• El otro cambio en el reconocimiento de la tendencia hacia la multipolaridad.
Empíricamente la detente se evidencian en hechos de notable trascendencia, como ser: el viaje de Nixon a la
URSS y la firma de los acuerdos de Moscú, la firma del tratado sobre limitación de armas estratégicas (SALT
I), la apertura de China y el fin de la guerra de Vietnam. Esta política he apoyado desde Europa con la apertura
de Alemania hacia el este, conocida como “ost polítik”.
La administración Carter adhirió en sus inicios a la política de distensión, pero ante el desarrollo de la Unión
Soviética iba adquiriendo y frente a la realidad negativa por los Estados Unidos reaccionó retomando el viejo
concepto de la contención global.
El cambio de gobierno en Irán, el avance del socialismo en Angola y por último la invasión soviética en
Afganistán fueron interpretados como signos de debilidad norteamericana. En tal sentido, el Congreso de los
Estados Unidos se negó a ratificar el nuevo tratado para limitación de armas estratégicas (SALT II).
La interpretación soviética sobre la crisis de la detente atribuía la culpa al resurgimiento de fuerzas
reaccionarias en el interior de los Estados Unidos que se expandirán sobre diferentes grupos sociales del
Congreso y la opinión pública a través de los medios de comunicación.
La nueva guerra fría (1981-1985):
La llegada al poder de Ronald Reagan significó profundos cambios tanto en la política interna como externa de
los Estados Unidos. Los principales problemas que enfrentaba la administración, estaban enmarcados en el
relativo debilitamiento del poder en el ámbito económico, como la pérdida de la hegemonía ante el avance de la
Unión Soviética y la difusión del poder.
Reagan plantea un globalismo geopolítico-estratégico, basado en dos ideas fundamentales:
• el retorno a la guerra fría, resurgiendo la relación antagónica entre el este y el oeste en todos los
órdenes. No se pueden hacer más concesiones ante el avance agresivo y la Unión Soviética, por lo que
se implementa la contención del expansionismo soviético en el tercer mundo. De acuerdo a esta
perspectiva se propone un notable aumento del gasto militar y se enfatizan la necesidad de llevar
adelante el proyecto de defensa estratégica. Estas presiones tienen por objetivo forzar a la Unión
Soviética a elegir entre un retraimiento externo y un colapso interno. En el plano político ideológico se
reafirman las ideas de libertad y democracia, como también la necesidad de que los Estados Unidos
consoliden su condición de liderazgo dentro del mundo libre.
• El punto de partida para el análisis de la política económica internacional es la relación estrecha que
existe entre esta y la política de seguridad de los Estados Unidos. Una se complementa con la otra para
resolver los problemas de la economía interna y para defender los intereses de seguridad.
El desarrollo de algunos acontecimientos (conflicto centroamericano, deterioro de los gobiernos autoritarios
latinoamericanos, cambio de conducción en la Unión Soviética, Irangate, el creciente déficit fiscal
norteamericano, etc.) evidencian la imposibilidad de revivir la guerra fría en su plenitud y los límites que la
evolución del sistema internacional marca a un objetivo de tal magnitud.

41
Gobierno Presidente Partido Politica internacional
1946-49 Contención selectiva
1945-1953 Harry Truman Demócrata
1950-53 Contención global
1953-1961 Dwight Eisenhower Republicano 1953-60 Contención asimétrica
1961-1963 John Kennedy Demócrata
1961-1965 Contención simétrica
1963-1969 Lyndon Johnson Demócrata
1969-1974 Richard Nixon Republicano Distensión realista
1965-1979/81 Distensión o “DETENTE”
1974-1977 Gerald Ford Republicano
1977-1981 James Carter Demócrata Distensión interdependentista
1981-85 Nueva Guerra Fría
1981-1989 Ronald Reagan Republicano
1985-89/90 Neodistensión
1989-1993 George H. W. Bush Republicano
1993-2001 William Clinton Demócrata 1990-hoy Orden de posguerra fría
2001-2009 George W. Bush Republicano
1917-1924 Lenin Cohabitación pacífica + NEP + Internacionalismo proletario
1924-1953 Stalin Socialismo en un sólo país + Fin de la NEP + Bipolarismo rígido
1953-1964 Kruschev Coexistencia pacífica, referida a la relación con EEUU y Europa Occidental. Se traslada e
1964-1982 Brezhnev escenario de Guerra Fría al 3º mundo.
Conflicto con CHINA Liderazgo de la URSS sobre el comunismo
1982-1984 Andropov
1984-1985 Chernenko
1985-1991 Gorbachov Desideologizar las RRII. Distensión para consolidar reformas internas.
1991-1999 Boris Yeltzin
1999-2008 Vladimir Putin
2008-hoy Dimitri Medvedev

Enrique Rubio: “La era de la detente. La distensión internacional en la década del '70”
El control de las armas nucleares:
Las negociaciones SALT:
La década de 1950 había sido testigo de las primeras iniciativas tendientes a crear condiciones para la
convivencia pacífica entre los dos sistemas. En mayo de 1955 comenzaron las conversaciones formales sobre el
desarme, que habrían de extenderse durante ocho años sin que se registraran progresos visibles. La crisis de los
misiles de Cuba vino a alterar esta situación al producir una nueva comprensión del grave peligro de estallido
de una guerra atómica, lo que estimuló el surgimiento de posiciones más realistas en ambos lados. Una
consecuencia inmediata de dicha crisis fue la firma, en junio de 1963, de un memorándum de entendimiento
destinado a establecer un vínculo directo de comunicaciones entre Washington y Moscú para casos de
emergencia.
El problema de las armas nucleares paso a ser el leitmotiv de los contactos entre ambos gobiernos, y si bien el
diálogo no ha podido sustraerse a los efectos de ciertas circunstancias que han influido sobre el tono de esa
relación y dañado las posibilidades de entendimiento recíproco, ha podido percibirse sin embargo cierta
inclinación de las partes a reconocer la importancia prioritaria de dicha cuestión y procurar aislarla de los
vaivenes producidos en las condiciones políticas de la vinculación entre los dos bloques.
Kennedy fue asesinado en 1963. En Octubre de 1964 se produjo el relevo de Kruschev. Estos hechos causaron
un inevitable paréntesis en los contactos bilaterales, acentuado por la forma inusual y sorpresiva en que se
habían suscitado los cambios en ambos gobiernos.
Entretanto, comenzaba a adquirir serios contornos un conflicto que habría de tener profundas consecuencias
para el futuro de la política norteamericana, influyendo en el curso de las relaciones con la Unión Soviética. El
agravamiento de la situación en Vietnam llevó al gobierno de Johnson a tomar decisiones que ampliaron la
participación de los Estados Unidos en una guerra para la cual el país no se encontraba militar ni
psicológicamente preparado. Sin embargo, el conflicto no logró detener el diálogo entablado en torno a la
limitación de armamentos nucleares.
Por encima de las diferencias que separaban las potencias, a mediados de esa década parecía haber adquirido
reconocimiento por parte de los gobiernos la idea de que el problema planteado por la incesante expansión de
los arsenales nucleares era demasiado urgente como para que su tratamiento se postergara indefinidamente. La
exigencia de foros multilaterales para la discusión de cuestiones de desarme permitió a la Unión Soviética
42
seguir explorando las posibilidades de acuerdo sin necesidad de entrar en tratos bilaterales con los Estados
Unidos.
El tratado de no proliferación nuclear, firmado en esa época, respondía a un claro interés compartido de evitar
la diseminación horizontal de las armas atómicas, sin asumir por ello una verdadera obligación de limitar los
arsenales propios.
En los Estados Unidos, dos factores obraron como principales impulsores de las iniciativas oficiales
emprendidas en la dirección de limitar las armas estratégicas. El primero de ellos fue la aparente convicción del
gobierno Johnson de que debía estimularse el diálogo diplomático con Moscú, a pesar de la guerra de Vietnam.
Otro factor fue el giro introducido en la carrera armamentista nuclear por el desarrollo de los primeros sistemas
estratégicos defensivos. Toda innovación tecnológica en el terreno de las armas nucleares provoca un nuevo
impulso en el ciclo de acción y reacción que caracteriza a la competencia militar entre las superpotencias. La
adopción generalizada no reportaría mayor seguridad para ninguna de las partes y obligaría a incurrir en
incalculables gastos. Esto representaba una novedad preocupante para los estrategas norteamericanos: por
primera vez el aparato militar soviético lideraba el proceso de cambio al introducir un nuevo tipo de arma
estratégica que no se encontraba dentro de los proyectos norteamericanos más inmediatos.
Las posibles implicancias de este novedoso desarrollo no escaparon a la percepción del gobierno de
Washington. La administración Johnson decidió promover resueltamente la iniciación de conversaciones
bilaterales sobre la limitación de armas estratégicas en conjunto con las primeras medidas tomadas por el
Congreso norteamericano hacia la materialización de un sistema defensivo nuclear propio, las que eran un
reflejo de la creciente inquietud originada por el emplazamiento de proyectiles de ese carácter en las
proximidades de Leningrado y alrededor de Moscú.

UNIDAD 2 – B
Gladys Lechinni: “El orden económico de Bretton Woods y su resquebrajamiento”
Durante las décadas posteriores a la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos contó con una hegemonía
absoluta en el orden político, económico y militar lo que le permitió diseñar y administrar ese orden
internacional.
Estonia necesita pasar de la economía de guerra a una de paz sin recesión: la fórmula era incrementar el
comercio creando liquidez internacional y generando una demanda externa a través de la reconstrucción de las
economías europea y japonesa, devastadas por la guerra. Fue gracias al inicio de la Guerra Fría que se logró Un
consenso favorable a la transferencia de recursos de Estados Unidos al resto el mundo capitalista desarrollado, a
través del plan Marshall primero y del rearme Después, estableciendo contradictoriamente las bases para su
pérdida relativa de hegemonía al cuestionar competitivamente Europa y Japón la supremacía industrial
norteamericana a partir de los 60.
Esta noción dominante para la expansión acelerada de los vínculos entre capitalistas. Por consiguiente también
pergeño las instituciones de Bretton Woods donde se aseguró un rol dominante.
El Fondo Monetario Internacional fue creado para promover la estabilidad en los tipos de cambio y apoyar
financieramente a los países con déficit de corto plazo en sus balanzas de pago conseguido se buscaba evitar lo
que pasó en la década del 30 dos países devaluaban para poder vender más y más barato.
El banco internacional de reconstrucción y fomento (Banco Mundial) fue pensado para otorgar créditos para
proyectos de infraestructura con el objetivo de ayudar a la reconstrucción de las economías devastadas por la
guerra y para ayudar a los países en desarrollo.
Estas instituciones fueron ideadas como sustitutos del mercado privado de capitales que había sido una de las
grandes víctimas de la depresión y la segunda guerra mundial pensando que su desaparición sería permanente.
Ambas instituciones los motores de la reconstrucción de posguerra, se carecían de fondos suficientes. Esta
función la cumplieron los capitales gubernamentales norteamericanos que aportaron la mayor parte de los
préstamos.
Bretton Woods, está estructurado para qué Estados Unidos sea la locomotora de la reconstrucción. Se creaba
liquidez mediante déficits sistemáticos en la balanza de pagos norteamericana. Hasta finales de los 50 esto
funciona bien, pero este mecanismo contenía las semillas de su propia destrucción en la medida en que con el
flujo de dólares al exterior caía la participación norteamericana en el total de reservas y mientras se mantuviera
la paridad dólar-oro, el déficit en la balanza de pagos norteamericana no podía ser fuente indefinida de liquidez
porque se planteaba la elección entre solvencia o liquidez.
En la década del 60 esta situación se hizo crítica, el resto el mundo había recompuesto sus reservas y
43
comenzaba a tener reticencias para acumular dólares en forma ininterrumpida. Con la inundación de dólares en
el exterior y Estados Unidos empieza a tener costos para financiar el déficit en su balanza de pagos.
Para paliar lo implementa regulaciones contradictorias con el diseño original de Bretton Woods sobre el libre
movilidad de flujos de capital y profundizaron la tendencia hacia el debilitamiento de la posición
norteamericana como rector de la política económica mundial.
Paralelamente a la relativa pérdida de hegemonía norteamericana disminuye la capacidad del control estatal
ante la emergencia de espacios por encima de las economías nacionales.
Hacia la década del 50 estándar de condiciones para el resurgimiento del sistema bancario internacional, sé que
existía una moneda sobre la cual había una certeza con respecto al tipo de cambio y que era aceptada
internacionalmente.
En este proceso de transnacionalización del mercado financiero de capitales podemos establecer cuatro etapas
con límites imprecisos:
1. Primera etapa (1950-1965): los bancos norteamericanos se inician acompañando a las multinacionales
en su expansión a los mercados de los países desarrollados. Es un grupo reducido de bancos
norteamericanos. El mercado del eurodólar adquiere fuerza y dinamismo a partir del éxodo que se inicia
en Estados Unidos en los 60 para evadir los controles norteamericanos que no podrían aplicarse a sus
sucursales en el exterior.
2. Segunda etapa (1965-1973): esta unión sigue siendo el banquero del mundo, norteamericanos
encontraron respuestas creativas a las limitaciones impuestas por la Reserva Federal. Así aparecen el
eurobono (bonos emitidos en dólares desde Londres) y el certificado de depósito en eurodólar. Así, libre
de cualquier restricción estatal, comienza expandirse con nuevas características: expansión masiva que
incluía pequeños bancos y aparición de dos nuevos tipos de operaciones bancarias en el exterior
(consorcios bancarios multinacionales entre bancos norteamericanos y europeos, y los paraísos
bancarios que evitan los controles de Estados Unidos y asestan un duro golpe al monopolio de Londres).
A finales de este período, son los bancos norteamericanos los que dominan el mercado global. Aparece
la industria de las finanzas y el euromercado se convierte en una fuente internacional alternativa de
fondos. Estados Unidos se enfrenta a una situación cada vez más complicada: déficits crónicos en su
balanza de pagos, reducción progresiva de sus superávits comerciales, existencia de dólares en el
exterior superando sus reservas en oro, y el problema de la guerra de Vietnam. Las políticas
norteamericanas de 1971 Van a ser decisivas para el destino del sistema, Nixon repudia los acuerdos que
se habían montado bajo la propia decisión norteamericana y declara la inconvertibilidad del dólar con el
oro. Como consecuencia se produce una masiva especulación contra el dólar, las empresas
transnacionales, los bancos e inversores comienzan a mover fuertes sumas de dinero fuera del mercado
del dólar en otro tipo de monedas perdiendo los estados el control de las políticas monetarias. Se pasa de
un sistema monetario gubernamental hacia el sistema orientado por el mercado.
3. Tercera etapa (1973-1982) en 1973 el primer shock petrolero y la posterior recesión que pudo ser
paliada por los bancos norteamericanos gracias a sus ganancias del exterior contribuirá a incrementar el
rol de los mercados financieros privados. De esta forma se transformaron en dependientes de su
ganancias externas. El primer petrolero provecho al banco internacional es que la cantidad de dólares
impensada, ya que con la crisis y posterior recesión de las economías desarrolladas las empresas
transnacionales vieron más redituable invertir en el mercado financiero que en la producción. Asimismo,
los países de la OPEP que tenían excedentes los volcaron al mercado financiero, por su limitada
capacidad para absorber exportaciones en la oferta de bienes de capital por parte de los países
desarrollados, la escasa capacidad de gestión para la inversión productiva y el alto rédito obtenido en el
mercado financiero. Esta liquidez internacional se vuelca a los países importadores de petróleo para
cubrir déficit en sus balanzas de pagos a través del mercado privado internacional de capitales. Hacia
1975 los bancos privados sustituyeron a las entidades financieras internacionales y al gobierno de los
países industrializados como fuente principal de financiamiento externo de los países en desarrollo,
utilizando parte de los préstamos a corto plazo con finalidades de largo plazo.
En esta etapa se pueden anotar algunas características: el incremento en la participación y competencia
de bancos europeos y japoneses junto a los norteamericanos, la aparición de los créditos sindicados, el
incremento desmesurado de los negocio financieros y del comercio interbancario, un crecimiento más
rápido del mercado financiero que el del comercio y la producción mundial, un movimiento de bancos
hacia Estados Unidos atraídos por las altas tasas de interés, la aparición de nuevos prestatarios (bloque
44
soviético y tercer mundo). El endeudamiento de los países del tercer mundo creció en los 70 entre un 25
y un 30% anual.
Con el segundo shock petrolero, la situación empieza a complicarse. Los países en desarrollo tratan de
financiarlo como su endeudamiento pero se encuentran con una actitud diferente por parte de los países
desarrollados y los bancos privados. Los primeros aplican políticas monetarias restrictivas y fiscales
expansivas junto a políticas proteccionistas en el comercio internacional, y se elevan las tasas de interés
y la recesión pasa a los países en desarrollo. Los bancos se mueven más cautelosamente y prestan a más
corto plazo y en condiciones más duras.
4. Cuarta etapa (1982-2008): la explosión de la crisis se produce en 1982 cuando Polonia y México se
declaran en default. Los bancos presentaban una gran exposición sacarían prestado mucho más que su
capital, y existía el temor del no pago generalizado: una moratoria concertada los llevaría a la quiebra.
Como consecuencia se cierra casi totalmente el flujo de capitales el tercer mundo y reprograman la
deuda para que los préstamos figuren en los libros como buenos en lugar de declarar a los prestatarios
en quiebra.
Con la aparición de estos problemas reaparecen el estado y los organismos multilaterales de crédito que
habían perdido fuerza por una década: el estado nación apoyando los estados con problemas de deuda
para evitar una crisis global del sistema y las instituciones financieras colaborando de alguna manera
con los bancos El FMI adquiere un nuevo lugar gracias a la crisis de la deuda global, adquiriendo un
nuevo rol como unidad de terapia intensiva disciplinando a los deudores. Así los bancos no vuelven a
prestar a los países con dificultades a menos que los gobiernos acuerden políticas de ajuste con el fondo.
El ajuste suplanta al financiamiento, y el FMI se vuelve prestamista interino de última instancia cuando
los países con problemas no pueden obtener fondos otra fuente. Este idilio entre FMI y los bancos ayudó
a los bancos al incitar fondos frescos a los deudores que facilitaban el pago de los créditos temerarios,
mientras el fondo tenía legitimidad para imponer políticas de ajuste con mayor efectividad que los
bancos y asegurar que se cumplieran.

GATT: Finalizada la Segunda Guerra Mundial y en orden de aumentar los flujos comerciales, se firma el
acuerdo General de comercio y aranceles (GATT) basado en cuatro principios:
1. No discriminación:
1. cláusula de nación más favorecida: cualquier beneficio arancelario que se otorga un país hay que
extenderlo al resto de los países, a excepción de aquellos acordados en un acuerdo de integración.
2. Trato nacional: una vez ingresado el producto importado no puede ser discriminado, debe tratarse
igual que cualquier producto nacional.
3. Reciprocidad: se negocian aranceles de dos productos al mismo tiempo. Debe ofrecerse reducción
de aranceles a cambio de los pedidos de reducción a los otros países.
2. Comercio más libre o más previsible: se busca reducir los obstáculos al comercio mediante
negociaciones.
3. Comercio más competitivo: se busca combatir las prácticas desleales como el dumping.
4. Más ventajoso para los países menos adelantados: se les otorga mayor flexibilidad y mayores plazos
para adaptarse.
Este acuerdo multilateral sobre comercio y aranceles regula el área comercial, sólo incluye a los productos
manufacturados, busca lograr progresivamente la disminución de los aranceles para permitir la liberalización
del comercio.
En 1994 se crea la Organización Mundial de Comercio, que incorpora agricultura, servicios y propiedad
intelectual a las manufacturas establecidas en el GATT, que pasa a ser uno de los acuerdos que la forman.
Asimismo incorpora la discusión de barreras para arancelarias como ser las cuotas de importación, las cuotas
arancelarias, las compras gubernamentales, el dumping, etcétera.
UNIDAD 3 – A
A. Busso - Estados Unidos y América Latina: "la distancia entre la unipolaridad y los estados fracasados"
en el ámbito de las relaciones hemisféricas la década de los 90 trajo consigo un conjunto de pseudo verdades
que comenzaron a mostrar su debilidad aproximadamente a partir de 1997. Una de esas verdades subrayaba la
llegada de una etapa de consenso para la elaboración de la agenda continental basada fundamentalmente en la
idea de defender la democracia, perfeccionar la economía de mercado, trabajar para la liberalización comercial,
aggiornar el área de la seguridad continental a través de la redefinición de los conceptos tradicionales de
45
seguridad y la preparación conjunta para enfrentar las nuevas amenazas a la seguridad en la etapa de postguerra
fría. El contexto que permitía elaborar dicho consenso estaba caracterizado por la globalización en sus
diferentes dimensiones que actuaba como un catalizador de los elementos homogeneizantes. Parecía que a pesar
de sus asimetrías estructurales de poder, los estados de la región marchaban hacia un proceso de modernización
política y económica bajo la guía del neoliberalismo. Excepto Cuba, fueron identificados como estados
democráticos y varios de ellos como mercados emergentes.
Los Estados Unidos lograron detener el debate sobre la declinación del poder norteamericano y comenzaron a
discutir las características de su poder en la post guerra fría.
Después de un período de optimismo (1990-1995) aparecen datos desalentadores tanto en torno a las
posibilidades de desarrollo de América Latina como a una optimización de los vínculos de la región con
Washington. Sucesivas crisis políticas, debilidad institucional, deterioro de los índices de crecimiento
económico, aumento del desempleo y los índices de pobreza, incremento de los niveles de violencia doméstica,
aumento de las actividades de narcotraficantes grupos guerrilleros son síntomas claros y dramáticos de la crisis
en la que ha caído la región. Todo esto ocurre en un marco de abandono creciente de los actores económicos
intergubernamentales y no gubernamentales y de actitudes ambivalentes de apoyo y desamparo por parte de la
potencia hegemónica.
Mientras Estados Unidos transitó de la crisis relativa de hegemonía a la unipolaridad, América Latina peregrinó
del intento de modernización y el surgimiento de mercados emergentes al estancamiento y la posibilidad de
convertirse en una proveedora de estados fracasados.

La política exterior norteamericana en la postguerra fría del debate sobre la declinación a los anuncios de
unipolaridad:
La política exterior de los Estados Unidos a lo largo de los años 70 y 80 estuvo impregnada por el debate sobre
la crisis relativa de hegemonía. El deterioro en términos comparativos del poder norteamericano trajo
aparejado:
• diferentes propuestas de política exterior que abarcaron desde las alternativas de distensión internacional
sostenidas por Nixon y Carter hasta la nueva Guerra Fría de Reagan;
• Distintas evaluaciones sobre la condición coyuntural o estructural de la crisis hegemónica y
• Ricos debates académicos entre los que se destacó la obra de Paul Kennedy "auge y caída de los
imperios" que, como símbolo de los declinacionistas, sostenía la hipótesis de que los imperios caen
cuando su sobreextensión de obligaciones estratégico militares sobrepasa su capacidad económica.

La obligaciones asumidas por Estados Unidos para garantizar la seguridad del bloque occidental habían servido
durante algunos años para consolidar su condición de superpotencia, pero con el paso del tiempo y la
persistente resistencia de los aliados para incrementar sus gastos militares en función de la defensa conjunta,
dichas obligaciones estaban generando un efecto bumerán simbolizado en la pérdida relativa del poder
norteamericano.
Las llegada de George Bush a la Casa Blanca en 1989 coincidió con un conjunto de cambios internacionales
que terminarían conduciendo a la finalización de la guerra fría y a la aparición de indicadores que serían
utilizados como una muestra empírica de la debilidad de las tesis declinacionistas y como sustento para quienes
esgrimía las llegada de una era unipolar.
La caída del muro de Berlín y la posterior unificación de Alemania, la consolidación de fuerzas centrífugas en
Europa central que indicaban el principio del fin del dominio soviético y el creciente deterioro del poder de
Gorbachov al interior de la Unión Soviética socavaron fuertemente los supuestos que la escuela realista había
establecido a partir de mediados de los 40 como bases de la política exterior norteamericana: la existencia de un
enemigo único identificado con el comunismo y la supremacía de las cuestiones de seguridad. A inicios de los
90 la política de contención aparece como un paradigma que enfrenta anomalías serias para explicar el contexto
internacional del momento a la vez que no aporta una guía clara para diseñar y ejecutar las acciones externas de
Washington.
Fue la guerra del golfo el acontecimiento que le aseguró al presidente Bush un lugar en la historia de la política
exterior americana. Dicha guerra fue presentada como una condición necesaria para dar un salto cualitativo en
la evolución internacional y llegar a lo que el propio Bush denominó nuevo orden internacional. Éste se
caracterizaría por demostrar el triunfo de los Estados Unidos como única superpotencia y por la revalorización
de la democracia y la economía de mercado como objetivos de la acción política externa de Washington.
46
Se respeta la tradición realista recurriendo a la guerra y privilegiando la fuerza para garantizar los intereses
estratégicos de los estados Unidos tales como el triunfo de la democracia, la defensa de los derechos humanos y
el recurso a la multilateralidad para la defensa de la paz y seguridad internacionales.
Las acciones de la administración Bush hacía América Latina fueron un claro ejemplo de la utilización de
instrumentos de fuerza y cooperación. La invasión a Panamá, la jerarquización de la lucha contra el narcotráfico
con un fuerte acento en la necesidad de concentrar los esfuerzos en lo países productores y las crecientes
presiones en los temas de la agenda económica fueron muestras claras de distintas dimensiones de la política de
fuerza. Por otra parte, el anuncio de la iniciativa para las Américas, la reactivación de la OEA y la aparición de
una agenda regional acordada dieron lugar a la generación de una instancia de mayor coincidencia entre
Estados Unidos y América Latina a partir de inicios de los 90.
La primera mitad de la década de los 90 se caracteriza por un creciente alineamiento de las políticas exteriores
regionales con los intereses de Washington.
A lo largo de la era Clinton la política exterior americana vivió un momento liberal en plenitud. Se plantea la
conformación de un orden internacional basado en la defensa de la democracia y los derechos humanos, la
expansión de la economía de mercado y las acciones multilaterales para la defensa de la paz y la seguridad
internacionales esta postura fue presentada como un cambio de paradigma que significaba el abandono del
modelo de la contención al comunismo vigente durante la guerra fría y la adopción de otro caracterizado por el
compromiso y la expansión de la democracia y economía de mercado. El diseño original de la política exterior
de la administración Clinton incluía la participación militar de Estados Unidos a los fines de llevar ayuda
humanitaria, involucrarse en la operaciones para lograr y mantener la paz en los conflictos internacionales que
caracterizaron el período de postguerra fría y, posteriormente, la continuidad de la presencia militar y civil
norteamericana para trabajar en la construcción del estado institucional y materialmente desvastado.
La puesta en práctica de esta política a nivel global sufrió dos reveses de magnitud: el fracaso de la intervención
en Somalia y el grado de dificultad para resolver el caso de Haití. Consecuentemente, la política de compromiso
y expansión de la democracia y la economía de mercado transitó de la globalidad hacia la selectividad diferida.
Estados Unidos restringía su compromiso en operaciones multilaterales a casos que afectaran su interés
nacional y a acciones donde el mando militar y político estuviese bajo su exclusivo control, y requería que la
misma contase con el apoyo del ejecutivo, el Congreso y la opinión pública y que la victoria estuviese
asegurada. Partiendo de una visión basada en el liberalismo Clinton se dirigió hacia un liberalismo pragmático.
A pesar de ello el ejercicio del poder unilateral durante la era Clinton tuvo algunas particularidades. La
administración Clinton realizó un correctamente la diferencia entre poder y autoridad y los Estados Unidos,
durante su mandato, han revitalizado sus alianzas, han empezado a integrar a sus antiguos adversarios al
sistema internacional, trajeron paz a las regiones críticas en su seguridad, adaptaron su estrategia global para
alcanzar nuevos desafíos, y han construido el más abierto y dinámico mundo económico en la historia, siendo el
logro fundamental del presidente Clinton el haber conducido a los Estados Unidos de la era de la Guerra Fría a
la era de la globalización en una forma en la que aumentó, no sólo su poder, sino también su autoridad.
Todos los cambios vinculados a este nuevo momento liberal en la política exterior americana fueron
implementados en un marco de claro predominio de la agenda doméstica sobre la externa a lo que se sumó la
decisión presidencial de borrar la línea entre los temas internos y los internacionales. Esta modalidad política
contribuyó a elevar la ya existente influencia de los medios de comunicación y los grupos de interés en las
decisiones de la política exterior al mismo nivel que podían hacerlo sobre cuestiones domésticas.
Esta característica ayudó a incrementar dos fenómenos de importancia creciente en la última década del siglo
XX: La condicionalidad y el perfil interméstico de la política exterior estadounidense. Esta estructura de poder
imperante se caracteriza por un proceso de difusión del poder estatal, un proceso que ha minado la autoridad del
estado. Ha habido un cambio de la autoridad tanto hacia arriba como hacia los lados en lo vinculado a temas
políticamente menos sensibles que son tratados por los organismos intergubernamentales y organizaciones
privadas y comerciales. Por otra parte, existe un fenómeno menos generalizado de difusión de poder hacia abajo
donde la autoridad central es reemplazada por las autoridades locales y regionales. Finalmente como
consecuencia de la integración de la economía mundial en finanzas, transportes, comunicaciones y producción
existen algunas responsabilidades importantes de la autoridad política que ningún estado territorialmente
definido está en posición de ejecutar completamente. Esto significa el ascenso de la autoridad no estatal en el
ámbito de la economía política internacional con la creciente capacidad decisoria de las corporaciones
internacionales, el sector financiero transnacionalizado, las entidades supranacionales, los grupos criminales
trasnacionales.
47
Mientras el gobierno de los Estados Unidos puede haber sufrido cierta pérdida de autoridad, la misma ha sido
frente a los mercados y no frente a los otros estados, en tanto que para los otros estados, su vulnerabilidad ha
crecido notablemente no sólo de cara a las fuerzas de los mercados mundiales, sino también frente al mayor
alcance global de la autoridad de los Estados Unidos.
Durante la administración Clinton el rol desempeñado por el sector financiero, claramente identificado como un
actor no gubernamental con acciones típicas de grupo de presión, es un ejemplo de la desaparición de las
fronteras entre temas domésticos e internacionales y de pérdida relativa de la autoridad del estado americano
frente al mercado. Sin embargo, la consolidación del poder global de los Estados Unidos frente al resto de los
estados del planeta ha sido muy significativa también.
Otra de las consecuencias de la estrategia de borrar la línea entre lo interno y la internacional fue el incremento
del perfil interméstico de la política exterior americana, característica que se trasluce en la fuerte dependencia
de esta última de los múltiples actores e intereses domésticos afectando, en ocasiones, su grado de
previsibilidad.
Esta tendencia ha ejercido una notable influencia en las relaciones con los países de América latina porque: a)
hace que la política exterior americana sea cada vez más intrincada y más difícil de comprender por otros
actores internacionales; b) institucionaliza una tendencia preexistente como es el creciente peso de los actores
no gubernamentales domésticos americanos sobre la política exterior; c) complejiza el proceso de toma de
decisiones a la vez que dificulta la identificación de quienes son los actores que podrían tener intereses
comunes con distintos estados latinoamericanos sobre temas puntuales de sus agendas externas.
La agenda hemisférica involucra temas con énfasis en lo cooperativo, aunque no se pudieron desalentar las
cuestiones de agenda negativa reclamada por algunos actores domésticos estadounidenses. En el primer grupo
podemos incluir temas como la defensa de la democracia y los derechos humanos, las cumbres presidenciales y
de jefes de estado de las Américas, una posición más flexible frente a las políticas migratorias, predisposición
para abordar ciertos temas multilaterales como la firma y ratificación de la OMC y la firma del protocolo de
Kioto y la búsqueda de caminos para crear un área de libre comercio continental iniciada con posterioridad a la
ratificación del NAFTA. Entre los temas de agenda negativa encontramos las presiones viejas y nuevas por
cuestiones comerciales; el no veto del ejecutivo estadounidense frente a la aprobación de la ley de bloqueo
comercial a Cuba, que también contiene normas jurídicas con efectos extraterritoriales impulsadas por parte del
lobby cubano anticastrista en Miami y los sectores más conservadores del partido republicano y, finalmente, la
adopción de una retórica típica de un cruzado en la lucha contra las drogas canalizada en una serie de acciones
punitivas contra los estados productores a través de la política de certificación establecida en 1986. Por medio
de ésta los Estados Unidos se reservaban el derecho de evaluar quiénes tenían que integrar la lista de los estados
que deben luchar contra la droga, como lo hacían y de qué modo debían hacerlo.
La llegada a la Casa Blanca de George W. Bush involucra un desplazamiento de los ejes de política exterior
estadounidense establecidos por la administración Clinton. Esto se debe a varias razones: la visión teórica desde
la cual se interpreta el acontecer internacional, un estilo político más pragmático que ha caracterizado al partido
republicano y el perfil de algunos funcionarios con influencia en el proceso de toma de decisiones sobre
cuestiones internacionales.
La política exterior americana a partir de Bush intenta establecer un nuevo momento realista ajustado a las
características de posguerra fría. En este marco aparecen un conjunto de ideas rectoras que están estrechamente
vinculadas entre sí, que responde primariamente a una tradición realista, pero que no escapan a la visión propia
de un país hegemónico ni pueden evitar incluir entre sus valores la idea del excepcionalismo americano. Vemos
así una política exterior donde aparecen ideas tales como:
• Guiar los asuntos externos por el interés nacional más que por el ideal nacional.
• Trabajar en función de una agenda prioritaria.
• Disminuir las intervenciones por ayuda humanitarias.
• Revertir la causalidad en la relación intervención-defensa de la democracia. Los Estados Unidos deben
actuar internacionalmente buscando relaciones de libre comercio y mostrar una postura de fuerza por su
capacidad disuasiva. Estas acciones generarán más libertad y democracia. Esta última es un efecto,
nunca puede ser la causa de la intervención.
• Establecer una jerarquía entre los estados entendiendo que, las relaciones más relevantes, son las que se
dan con los actores más poderosos.
• No desconocer que la política exterior está influenciada por actores domésticos e internacionales pero
otorgar a los funcionarios encargados de la conducción de la política exterior un rol decisivo. Se
48
pretende una mayor presencia del estado y los estadistas en la identificación del interés nacional y en la
conducción de las políticas para su defensa y una menor dependencia de los actores privados no
gubernamentales, principalmente parte del sector financiero transnacionalizado.
• Abandonar las políticas de salvatajes económicos tanto unilaterales como multilaterales vía los
organismos internacionales de crédito.
En cuanto a la política hacia América Latina, se hizo hincapié en en las relaciones con México. La creación de
un área de libre comercio continental con la consiguiente búsqueda de aprobación por parte del Congreso de la
“Trade Promotion Autority” y la continuidad del aislamiento cubano, fueron también componentes iniciales de
los anuncios hacia la región.
A estas ideas centrales se sumaban otras tales como: la necesidad de que las negociaciones del área de Libre
Comercio incluyeran tratativas para garantizar el autoabastecimiento energético para el hemisferio; un
seguimiento de la política de Chávez en Venezuela tomando como criterio si este gobierno se encuadraba dentro
de las pautas democráticas y mantenía relaciones tranquilas con sus vecinos; la reevaluación de la política hacia
Haití; la continuidad del plan Colombia y, de ser necesario, la ampliación de la asistencia económica sumada a
la búsqueda de apoyo de otros países de la región para que Colombia enfrentara a las fuerzas guerrilleras, las
narcomafias y los grupos paramilitares, y la reforma de los organismos de seguridad del sistema
interamericano.

Los cambios en la política exterior americana a partir de los atentados del 11 septiembre.
Los atentados del 11 septiembre conllevaron cambios tanto en la política doméstica de Estados Unidos como a
nivel de la política exterior. Para la interpretación oficial los ataques fueron clasificados como un acto de guerra
que, como consecuencia, produce un contraataque pensado también en términos de guerra.
Entre los cambios políticos domésticos se destaca la pérdida de libertad para la sociedad civil en tanto el nivel
de control e inteligencia exigido para prevenir nuevos ataques va más allá de las molestias y retrasos producto
de los controles, sino que a la larga deteriora los derechos humanos, las libertades fundamentales y las bases
democráticas de una sociedad. Otra repercusión doméstica se vincula con el resurgimiento del nacionalismo
basado en el excepcionalismo norteamericano. La idea de que los valores y el sistema político americano son
excepcionales y que por lo tanto deberían ser emulados por el resto de las naciones del mundo es un eje central
de la cultura norteamericana. Esto genera consenso doméstico en torno a las acciones de gobierno, pero puede
llegar a ser perjudicial como componente del discurso y las acciones internacionales en tanto irrita aún más a
los países y comunidades con cultura diferente que ven en los Estados Unidos a un país que avanza sobre sus
particularidades nacionales, culturales, religiosas, etcétera.
En el ámbito de la política exterior se da un vuelco con respecto a la forma en que Washington venía manejando
determinados asuntos desde hace tiempo y otras ponen de manifiesto un giro dentro de la administración de
Bush.
En el primer grupo podemos mencionar:
a) la recuperación del consenso bipartidista sobre política exterior, hecho que no se producía con esta magnitud
desde la ruptura del mismo en épocas de la guerra de Vietnam. El Congreso apoyó todas las acciones
emprendidas por la rama ejecutiva durante los primeros seis meses posteriores a los atentados.
b) el regreso del modelo de toma de decisiones centralizado en la Casa Blanca y sus asesores más cercanos
volviendo a esquemas similares a los de la guerra fría y dejando de lado, al menos en el corto plazo, los
procesos de toma de decisiones complejos y con participación de múltiples actores estatales y privados que
caracterizaron los primeros 10 años de posguerra fría.
c) nueva legislación sobre las posibles acciones de la comunidad de inteligencia y reemplazo de la existente
desde 1976. Las limitaciones establecidas por el Congreso a las acciones encubiertas de la CIA en los 70, como
consecuencia de la apertura de los documentos secretos del pentágono en lo que refiere a la guerra de Vietnam,
están siendo revisadas y se presume que este tipo de acciones serán legalizadas y expandirán su ámbito de
ejecución al extranjero con lo cual enfrentaremos una tendencia legal con efectos de extraterritorialidad.
En cuanto a los principales giros de la política exterior de la administración Bush con respecto a su diseño
original se ve una revalorización de la diplomacia y los esfuerzos multilaterales. Como consecuencia de los
atentados el gobierno ha equiparado su importancia estableciendo una campaña militar apoyada y precedida por
una estrategia diplomática muy activa.
Como consecuencia de los atentados Washington ha modificado su posición hacia la corte en Palestina
reconociendo la necesidad de crear un estado palestino y acotando su histórica política alianza unilateral con
49
Israel. El presidente Bush ha denunciado el tratado de limitación de armas estratégicas defensivas para llevar
adelante su proyecto de defensa nacional con misiles, mientras continuó avanzando en las negociaciones con el
presidente Putin, con quien firmó un acuerdo para disminuir ojivas nucleares a la vez que logró el primer paso
para incorporar a la Federación rusa a la OTAN.
La discusión sobre la política hacia los países periféricos está cruzada por varias cuestiones. Una de ellas es que
hay estados que han sido identificados como santuarios terroristas y que serán sancionados por mecanismos
muy variados. Otra cuestión se vincula con la redefinición de las políticas de asistencia exterior y las
condicionalidades establecidas para los países receptores, sin dudas, la lucha contra el terrorismo es ahora una
condición básica para cualquier tipo de asistencia.
Se evidenció una profundización de la subdivisión de la región latinoamericana en tanto la zona andina es vista
desde Washington como una amenaza real, existente y muy peligrosa, mientras que el cono Sur es clasificado
como una zona de amenaza potencial, donde situaciones como la triple frontera, la debilidad estructural del
estado paraguayo y el deterioro de las capacidades de control de las fuerzas de seguridad de la región por
situaciones presupuestarias aparecen como preocupantes.
La trayectoria de América latina desde los 90 hasta la actualidad
la región atraviesa un profundo deterioro político económico que no sólo significa ausencia o desaceleración
del proceso de crecimiento, sino situaciones de crisis estructural como la que caracteriza la República
Argentina, o acontecimientos de gravedad institucional extrema como intento de golpe de estado en Venezuela,
situaciones cercanas a la guerra civil cual el caso colombiano y casos de advertencia externa a priori y caos
financiero ligado al futuro político institucional de los estados regionales como sucede frente a la campaña
electoral brasileña.

Lechini, Gladys - La política exterior de Carter y Reagan


La administración Carter:
Carter se enfrenta con un sistema internacional donde la difusión del poder y la creciente complejidad de las
relaciones internacionales son los ejes de un mundo hacia el cual debe dirigir su política exterior.
Carter parte de supuestos teóricos diferentes de los del modelo de Kissinger así como del reconocimiento de
una realidad internacional en la cual los temas político estratégicos dejan de serlo preponderantes y los
problemas económicos adquieren una importancia fundamental.
La interdependencia es el nuevo estatus de las relaciones internacionales. Sobre este esquema se levantará la
opción del multilateralismo como una redefinición de objetivos y medios de la política exterior norteamericana.
Una alianza entre Estados Unidos, Europa y Japón, sería la base de una nueva política hegemónica que las
sociedades capitalistas desarrolladas podrían aplicar para resolver los problemas mundiales que son de
naturaleza global.
Los objetivos originales de la nueva política exterior de Carter eran los siguientes:
• énfasis en los derechos humanos y la moralidad.
• Tendencia a la descentralización en la toma de decisiones en política exterior.
• Solidificación de las relaciones con aliados y neutrales.
• Abandono del linkage como medio para modificar el comportamiento soviético.
• Sacar a la URSS como centro de la preocupación de la política exterior norteamericana
Así la política exterior es concebida como elemento de relegitimación del sistema político doméstico y como
elemento de reordenación internacional dentro de la estrategia trilateral.
Desde el punto de vista del diseño de una estrategia, su política exterior presentó un enfoque desagregado: no
estableció jerarquía de objetivos, desarrolló políticas diferentes para cada cuestión, solucionando los problemas
a medida que se presentaban, uso moderadamente la táctica de vinculación de cuestiones cruzadas porque
consideraba que el mundo era excesivamente complejo para una planificación anticipada de respuestas y porque
de haberlo hecho hubiera fragmentado el consenso interno del cual necesitaba apoyo para su administración.
Su política exterior hacia el tercer mundo.
Tanto la administración Carter como la Reagan coinciden en un enfoque globalista hacia el tercer mundo, en el
sentido de que es el conjunto de los países en desarrollo, mirando además a su influencia en el sistema
internacional global, lo que determina que hace Estados Unidos en cada una de las regiones.
Este globalismo ha sido el hilo conductor común en las dos administraciones, aunque tenía contenidos muy
diferentes. Con Carter el globalismo es fundamentalmente económico e ideológico, tomando como fuerza
fundamental en el reordenamiento del quehacer norteamericano el eje norte-sur. Con Reagan el globalismo es
50
geopolítico o estratégico, se vuelve al eje Este-Oeste, a la contención del expansionismo soviético en el tercer
mundo.
La política africana de la administración Carter:
Podemos observar dos momentos, una primera etapa principista y una segunda, donde obligado por los sucesos
internacionales y presionado internamente, se vuelve más intervencionista, redimensionando las connotaciones
del conflicto este-oeste.
La política de respeto y la intervención en los asuntos internos de los países africanos que se había propuesto
Carter, se aplicó durante los primeros tramos de su gobierno. Pero la pérdida progresiva de poder en el mundo y
el avance soviético en el tercer mundo lo obligan a tomar una política más intervencionista en un intento por
restaurar el prestigio y la credibilidad de su administración.
Evaluación de la administración Carter:
la política inicialmente principista de Carter tuvo que ser modificada ante la evolución de los hechos
internacionales y las limitaciones internacionales e internas. Las contradicciones más claras fueron producto de
la interdependencia estructural y táctica de las cuestiones, ya que la toma de decisiones en 1 a, colocaba otra en
conflicto y así tuvo que dar marcha atrás.
Carter realizó un buen diagnóstico de la realidad internacional. En ese sentido fue realista, pero intentó llevar
adelante una política exterior idealista y su estrategia no fue clara, enredándose en las situaciones emergentes.
Su política exterior terminó siendo moldeada por los límites impuestos por el medio. Las fluctuaciones se
debieron a la necesidad de ajustarse a hechos no susceptibles de control norteamericano. Así en la última parte
de su gobierno decrece el idealismo inicial respecto de los medios.
La administración Reagan:
accede a la Casa Blanca con un programa cuyo objetivo fundamental apuntaba a la recuperación de la perdida
hegemonía norteamericana, a través de la nueva estrategia neoconservadora. Se retorna a enfoques que
privilegian el tema de la contención del comunismo, la confrontación este oeste y la carrera armamentista,
dando inicio a un período de "nueva guerra fría".
Su estrategia se concentraría, en la práctica, en tres ámbitos:
1) la búsqueda de una revitalización de la economía norteamericana
2) el reordenamiento de los esquemas nacionales
3) la restauración del poder militar.
Así, se otorga prioridad a los programas de defensa y seguridad, bajo el supuesto que sólo por ese camino se
restablecerían posiciones efectivas para frenar y retardar el expansionismo soviético.
La primera administración tuvo éxitos en tres terrenos:
1- la economía se recuperó en forma consistente
2- los planes de defensa y seguridad se cumplieron de acuerdo con lo previsto, ganando EEUU una posición de
fuerza con el proyecto de guerra de las galaxias
3-en política exterior el ejercicio unilateral del liderazgo norteamericano reordenó a los aliados tanto
desarrollados como en desarrollo.
En la segunda administración la restauración se convierte en retórica ante las limitaciones emergentes al poder
norteamericano. Así se debió volver a algunas concepciones de sus antecesores y realizar ajustes graduales.
No obstante estos ajustes, la línea original se mantiene en dos aspectos: la estrategia nuclear y la política hacia
el tercer mundo. Respecto a estrategia nuclear la iniciativa de defensa estratégica, tema no negociable con la
Unión Soviética, es el nuevo elemento que coloca a los Estados Unidos en una posición de fuerza frente a
Moscú.
La política de Reagan hacia el tercer mundo:
Si bien inicialmente la administración apoyó a gobiernos autoritarios anticomunistas, frente a la inestabilidad
política de los dictadores tercermundistas volvió a la política de Carter de contención a través de la reforma. No
obstante se opuso a las revoluciones en marcha y a los gobiernos radicales existentes, en especial si afectaban la
seguridad norteamericana. La doctrina Reagan se basaba en la idea de que la presión política, económica y
militar contra esos gobiernos produciría tres beneficios posibles: 1) Incrementaría el costo soviético de
mantener un imperio, 2) podría inducir a gobiernos de izquierda a moderar su conducta y atenuar los vínculos
con los soviéticos y 3) que la intervención abierta o encubierta podría derrocar a esos regímenes.
La política africana de la Administración Reagan:
Por consideraciones estratégicas revierte las relaciones de su país con Sudáfrica, incrementa la ayuda militar a
aquellos estados amigos de los Estados Unidos y se empeña en evitar la creación de nuevos estados que puedan
51
llegar a aliarse con la URSS..
El cambio más significativo fue el giro de la política hacia Sudáfrica. La administración Reagan llevó adelante
una política de compromiso constructivo que propiciaba un cambio ordenado en el regimen sudafricano y el
total rechazo a la adopción de sanciones económicas.
1985 marca el inicio de una importante modificación en la política de EEUU, al aprobarse en la cámara de
representantes la aplicación de sanciones económicas a Sudáfrica, lo que culminará en 1986 con la aprobación
de un proyecto de ley para aplicar fuertes sanciones económicas a Sudáfrica como muestra de la oposición
norteamericana a la política racial de Pretoria.
Evaluación de la administración Reagan:
En la segunda administración tuvo que volver a las políticas de ajuste que tanto había criticado porque en un
momento de poder declinante se requiere una mayor dependencia de las estrategias multilaterales. Debido a
esto debe transformar sus políticas iniciales ante las limitaciones en los recursos y por los límites emergentes al
poder norteamericano.
Conclusiones
La administración Carter y la administración Reagan debieron enfrentarse a un sistema internacional donde la
difusión del poder y la complejidad de las relaciones internacionales incrementaron la importancia de la
configuración de los intereses internacionales.
Mantener una política hegemónica hace que los demás ajusten sus intereses a dicha política; pero cuando el
poder internacional se hace difuso y se empieza a perder la hegemonía, debe tenerse en cuenta como otras
naciones definen sus intereses y como éstos se ajustan a la cambiante posición en el sistema internacional.
El diagnóstico realista de Carter fue correcto, pero su política idealista lo llevó al fracaso. Su política exterior
fue moldeada por las limitaciones emergentes y las contradicciones del medio, careciendo de habilidad o
posibilidad para cambiar el contexto.
El voluntarismo de Reagan chocó contra las limitaciones impuestas a una potencia hegemónica declinante.

52
Benedetto, Sabrina – Los cambios en la unión soviética (1985-1991)
Perestroika y Glasnot: Dos puntas de un iceberg
Hacia 1985 se inició en la URSS un proceso de cambio. Este país a nivel interno se encontraba inmerso en
constante y creciente estancamiento que provenía desde los años setenta. En el plano externo dicho
estancamiento cobró un rol trascendental dado que, los Estados Unidos, sobre todo a partir de la administración
Reagan, habían reaccionado con una gran energía a la voluntad hegemónica soviética de la era Brezneviana.
Reacción que se tradujo en una política de híper armamento, y que abarcó desde la no ratificación de los
acuerdos SALT II (1979) hasta el lanzamiento de la iniciativa de la defensa estratégica.
Gorbachov, fue la personalidad más destacada en la conformación de una nueva mentalidad que entendió la
necesidad de cambio.
Hacia 1987 la Perestroika y la Glasnot fueron presentadas por el gobierno de Gorbachov como políticas de
cambio para la Unión Soviética. La perestroika impuso la reforma económica y política, un plan sistemático y
una estrategia concreta para el desarrollo del país. Su principal objetivo era pasar de la gestión económica
centralizada a un sistema más descentralizado, basado en cierto grado de autonomía local y autogestión.
La reforma política fue concebida en tres etapas. En la primera de ellas se proyectó la reestructuración de los
órganos supremos, reformas en la estructura de los órganos de poder locales y la conformación de un nuevo
sistema electoral. En la segunda se pretendía profundizar las relaciones federales entre el poder central de la
Unión Soviética, las naciones y regiones que la integraban. Y en la tercera y última etapa, se proyectó
revitalizar las funciones de los soviets como órganos soberanos a través del autogobierno popular.
La glasnost fue la estrategia política para atenuar las políticas restrictivas que impedían la libertad de expresión
y la libre circulación de las ideas.
Como causas del fracaso soviético se puede señalar los efectos inherentes a un sistema que se fundó en la
centralización excesiva como sistema induce industrialización basado en luces en intensivo de la falta de
producción abundante y escasa aplicación o uso de tecnología y en existencia la burocracia cerrada e ineficiente
con falta de capacidad para adaptarse a los cambios. A lo cual hay que agregar el gran desgaste que la política
es sobre extensión imperial significó para la Unión Soviética. Si bien la misma trajo beneficios políticos-
ideológicos a su vez fue la causa de un gran despilfarro económico.
Gorbachov afirma que programa cambia su totalidad, estaba basado en el principio de "más socialismo y más
democracia". Esta fórmula implicaba aceptar que se podía lograr un mayor esfuerzo creativo, más organización,
ley y orden, más métodos científicos, una más profunda iniciativa económica y adquirir una mayor eficiencia
administrativa, todo lo cual redundaría en una mejor calidad de vida tanto material como social para todo el
pueblo soviético. El hecho de que la burocracia se hubiera adueñado del estado y sus mecanismos de control,
respondía a una fase interna programa socialista que era ineludible revertir.
Los cambios encarados por la Unión Soviética tienen como base fundamental una excesiva confianza en el
comunismo. Gorbachov sostenía que el sistema está en condiciones de tolerar una revolución interna. En este
contexto la política exterior ocupó un rol preeminente, secretario de la misma sería el primer paso para encarar
una disminución en la inversión armamentística.

UNIÓN EUROPEA:
La idea de integración europea no es nueva, viene del siglo XVIII: “Estados Unidos de Europa".
Segunda posguerra: Europa occidental considera dos enemigos: un interno dado por la situación alemana y un
externo, el comunismo en la URSS.
Historia:
1944- se conforma un área de libre comercio entre Bélgica, Holanda y Luxemburgo (Benelux).
1947- Benelux pasa a ser unión aduanera.
1951- se forma la CECA (Comunidad Económica del Carbón y del Acero). Esta está constituida por Francia y
Alemania, países que se habían enfrentado en tres guerras en menos de un siglo. Este tratado está motivado por
la idea de incorporar a Alemania y tenerla bajo control. El Carbón y el acero son materiales que activan la
industria armamentística, por lo cual la producción conjunta impide el rearme o la carrera armamentística. Al
designar una autoridad supranacional, ninguno de estos países podía disponer libremente la fabricación de
armas. Es decir, abdicaron, en estos productos, de soberanía nacional.
53
1952- se incorporan Italia y los países del Benelux a la CECA.
1954- comunidad europea de defensa (idea de crear un euroejército). Es rechazada por la asamblea de Francia.
Se crea la Unión Europea Occidental (que carece de operatividad). La conforman Inglaterra, Francia, Alemania,
Italia y Benelux.
1957- se firman los tratados de Roma, creándose la comunidad económica europea (zona de libre comercio
entre los seis, que regula sólo las mercancías) y la EURATOM (comunidad económica europea para la
producción de la energía atómica). Estas tres comunidades se fusionan bajo el nombre de comunidad económica
europea.
A partir de aquí se dan dos procesos: uno de ampliación (incorporación de estados) y uno de profundización
(nuevos temas que abarca).
Década Ampliaciones Profundizaciones
‘60 No hay ampliaciones, Noruega solicita el 1962- Política Agraria Común (PAC)
ingreso pero en un referéndum el pueblo vota 1968- Arancel Externo Común (Unión
por no. aduanera)
En 1962 y 1967 Gran Bretaña solicita el ingreso 1969- Tríptico de La Haya:
y es rechazado por Francia. Existe una rivalidad • Posibilidad de ampliar el proceso de
histórica entre ambas. Además se consideraba integración en Europa.
que Inglaterra era el “Caballo de Troya” yanqui • PAC tiene un presupuesto propio
en Europa. Por último, el fracaso del otro independiente de la Comunidad.
proyecto de Integración propuesto por • Los Estados miembros deben concentrar
Inglaterra (EFTA, con Dinamarca, Noruega, esfuerzos en lograr la integración más
Finlandia, Austria y Portugal – Área de libre allá de lo económico que ya se había
comercio) hacía que pidiera el ingreso a la logrado. Idea de establecer el sistema
comunidad. monetario europeo.
‘70 1972- Ampliación hacia el norte. Se No hubo avances en el proceso de integración.
incorporan Inglaterra, Irlanda y Dinamarca. Marco: crisis del petróleo.
‘80 Ampliación hacia el Sur 1986- Todos los Estados reconocen el
1981- Grecia estancamiento del proceso de integración.
1986- Portugal y España Firman el Acta Única Europea. Objetivos:
1. Alcanzar la conformación de un
Mercado Común Europeo para fines de
1992
2. Modificar sistema de votación y toma de
decisiones en el consejo de ministros
3. Necesidad de cooperar en materia de
política de defensa.
4. Necesidad de cooperar en asuntos
políticos.
Incorpora 3 nuevas políticas comunes:
• Cohesión económica y Social
• Política de medio Ambiente
• Política de fondos estructurales
para el desarrollo e investigación
tecnológica.
‘90 1990- Unificación alemana. Ampliación sin 1992- Tratado de Maastricht. Se completa el
incrementar el número de Estados miembros. Mercado Común. Tratado político de la Unión
1995- Austria, Suecia y Finlandia. Paises con Europea. Dejan de denominarse CEE y nace la
un importante PBI. Alto grado de Desarrollo. Unión Europea (UE).
“Europa de los 15”. Es una Europa fuerte y Tres pilares fundamentales*:
unida. 1. unión económica y monetaria.
Italia, Alemania, Francia, Bélgica, 2. Política exterior y de seguridad común.
54
Luxemburgo, Holanda, Gran Bretaña, Irlanda, 3. Cooperación en asuntos internos y de
Dinamarca, Grecia, España, Portugal, Austria, justicia
Suecia y Finlandia.
‘00 Ampliación hacia el Este
2004-
• República Checa
• Chipre
• Eslovaquia
• Eslovenia
• Estonia
• Letonia
• Lituania
• Hungría
• Malta
• Polonia
2007-
• Bulgaria
• Rumania
“Europa de los 27”
Estos países aún están en proceso de transición.
No tienen las libertades de los 15 originarios.
* 1- al estar consolidados como Mercado Común, se busca la unión económica, es decir, la coordinación de
políticas macroeconómicas. Establecimiento de un banco central común que respalde la emisión de la moneda
común. Tres etapas entre 1992 hasta 1999. Entre 1999 y 2002, otras tres etapas para la implementación
definitiva del euro. Desaparición de monedas nacionales. No ingresan los 15, sólo 11 (Grecia, Dinamarca,
Suecia e Inglaterra 90). Grecia no cumple los criterios en cuanto a inflación, PBI e Interés. Dinamarca e
Inglaterra no ingresan. Suecia vota negativo en el referéndum.
2- Pilar que durante la década del 90 y el nuevo milenio no se consolidan ni se concretan. Diseño de política
exterior no se da, hay distintas posturas. No hay cesión de soberanía. Se retoma la idea del euroejército. Se
busca que la OTAN sea el brazo armado de la UE. Surgen problemas: la presencia de Estados Unidos en la
OTAN, y que la misma se creó como mecanismo de seguridad colectiva de Europa occidental contra la
amenaza comunista. Es una alianza defensiva no propia. Se busca revitalizar la unión europea occidental de
1954. Esto no avanzó.
3- avanzó a una instancia media. Objetivo: lograr la cooperación de los estados en materia de inmigración y
narcotráfico. Lo único que se logró establecer fue la EUROPOL (Europolicía) que se convirtió en un órgano
burocrático.
Se creó la ciudadanía europea. Parlamento europeo, defensores del pueblo.
En 1995 entra en vigencia la libre circulación de las personas en el territorio de la UE (acordado en 1985), sólo
ingresan siete países, entre ellos Noruega e Islandia que no forman parte de la UE.

55
UNIDAD 4 – A
Luis Maira: “La evolución de la política norteamericana hacia América Latina”
Podemos periodizar las relaciones entre Estados Unidos y América Latina en tres fases más o menos
determinables: una primera, que corresponde a la primera expansión imperial norteamericana, 1898-1933; una
segunda, que se corresponde con la época del poderío global o plena hegemonía internacional de Estados
Unidos y que va desde 1933, hasta el desarrollo ya avanzado de la crisis a fines de la administración Ford, en
1977; un tercer momento, caracterizado por la inserción de la política latinoamericana en los esfuerzos de
recomposición de la hegemonía internacional de Estados Unidos, desde el 77 hasta fines de los 90.
América latina es importante para Estados Unidos aún en el período previo a la existencia de una política
exterior activa en el gobierno y en la sociedad norteamericana. La doctrina Monroe en 1823 excluyó la
legitimación de la presencia europea en cualquier punto del hemisferio rechazando la existencia de espacios
coloniales en el suelo americano. Pero para nada rechazó la posibilidad de una creciente hegemonía
estadounidense frente a las naciones latinoamericanas en la forma en que los acontecimientos posteriores lo
confirmaron.
Hay una mirada geopolítica de los fundadores de la nación que desvaloriza el quehacer internacional activo,
que se concentra en la tarea de completar un país continente, a través de una expansión básicamente interna.
El inicio de una presencia internacional activa de los Estados Unidos es la guerra con España en 1898, de la
cual arrancarán las primeras actividades internacionales importantes y la primera vinculación específica con
determinados territorios y zonas que quedan colocados de modo directo bajo la hegemonía de Estados Unidos.
La primera expansión imperial de Estados Unidos va acompañar una participación muy activa en América
Latina.
La geopolítica clásica de fines del siglo XIX asocia la senso Estados Unidos como potencia a una doble
tendencia fundamental: evitar el conflicto directo con las potencias europeas concibiendo como zonas de
expansión privilegiadas aquellas donde están menos implantados los intereses europeos, y existen ventajas de
proximidad y control por parte de los Estados Unidos; segundo, la naciente geopolítica norteamericana
concluye que los Estados Unidos tienen un destino de potencia global fundada en el control de los espacios
marítimos. Estados Unidos irrumpe en los asuntos internacionales como una fuerza ascendente guiado por la
búsqueda de ser una potencia regional especializada que canalizará su expansión: hacia el pacífico, y hacia el
Caribe y, por extensión, hacia el resto de América Latina.
El pacífico es un viejo sueño de los primer presidente nortamericanos que se ocuparon de asuntos
internacionales De un modo más activo. Las incursiones en Japón abriendo el comercio a los intereses
norteamericanos y a la expansión fabril norteamericana, la participación activa en los conflictos la declinante
potencia china del imperio Manchú, etc. hacen del Lejano Oriente y del pacífico una primera área de expansión
norteamericana que se consolida con el control de Filipinas y de las Guam. La segunda dirección busca hacer
del mar Caribe “nuestro Mediterráneo”.
Esta primera fase de la primera expansión imperial norteamericana se da en un contexto en que Estados Unidos
es básicamente un poder regional con gran influencia en los asuntos mundiales, especializado en una expansión
hacia el pacífico y el Caribe y más tarde hacia el conjunto América latina y en donde una política dura,
primaria, muy prototípicas y características de las potencias imperiales nuevas es característica de este
momento en el quehacer internacional de Estados Unidos en relación a América Latina. Es un período rápido y
ascendente de las inversiones norteamericanas en los distintos países de América Latina y del sector financiero
de Estados Unidos en la región, desplazando aceleradamente a las potencias europeas.
El contenido fundamental del quehacer norteamericano en esta primera fase (1898-1933) está orientado hacia el
Caribe y está fundamentado En el corolario Roosevelt, que anima una política que implica una primacía
norteamericana, excluyente de los espacios autónomos de los países latinoamericanos, en la medida que viene a
decir que Estados Unidos se reserva el derecho de dirimir aquellos aspectos del desajuste doméstico que se
plantean en algún país del Caribe, Centroamérica o del resto de América Latina. Asume un rol de disciplina
viento y ordenamiento político del quehacer de las naciones situadas al sur de sus fronteras y hacia el mar
Caribe y toma un rol de activa intervención y control en buena parte de los asuntos internos, especialmente de
los países situados en su esfera más próxima.
El corolario Roosevelt marca un complemento agresivo de la doctrina Monroe y da inicio a una política exterior
regional que tiene lineamientos muy precisos:
• Acoplamiento de la política exterior con los ascendentes intereses económicos privados de los Estados
Unidos. Conocido como diplomacia del dólar.
56
• Una política de activo involucramiento de sus fuerzas militares y de seguridad En el ordenamiento
político de los países del Caribe y de Centroamérica.
La llamada “diplomacia de las cañoneras” es un perfecto complemento de la llamada “diplomacia del dólar” y
la presencia Estados Unidos en este rudo primer momento de su naciente expansión imperial determina un tipo
específico de relación política a través del régimen conocido como “protectorado” de Estados Unidos en
naciones están colocadas en un cuadro de crisis o de disturbios domésticos, con un control directo de buena
parte del quehacer estatal y de la actividad administrativa, especialmente económica.
Los dos partidos norteamericanos, republicanos y demócratas, comparten durante estas tres décadas De la
primera expansión imperial esta visión de política dura, no sujeta restricciones, con abierta intromisión en los
asuntos domésticos de los países de la región y con un especial énfasis en las zonas que circundan más
inmediatamente el territorio de los Estados Unidos.
A partir de 1933 cambia enteramente la lógica de la política exterior general de los Estados Unidos, con la
llegada de Roosevelt a la Casa Blanca. Hay una reestructuración de la política exterior global norteamericana
que coincide significativamente con un reacomodo de la actividad exterior hacia la región latinoamericana. Del
plantea una profunda reestructuración del gobierno de los Estados Unidos, que da inicio a un proceso de
fortalecimiento del poder ejecutivo, la Casa Blanca asuma directamente la capacidad de coordinación y control
de los aspectos más importantes del quehacer de la administración estadounidense y centraliza y aumenta la
capacidad de mando y los recursos colocados bajo la decisión directa del presidente de los Estados Unidos.Se
va a adoptar una clara determinación de ir incrementando el rol internacional de Estados Unidos, de una
potencia regional especializada que mira al pacífico y a América latina, hasta ser una potencia global capaz de
coordinar y dirigir al conjunto del mundo capitalista.
Roosevelt tiene una preocupación muy temprana por la América Latina. Frente a la inminencia del conflicto
con las naciones del eje nazifascista, Estados Unidos consideraba importante disponer de una colaboración
estrecha y completa de los países latinoamericanos y se busca para ello una remodelación de la política hacia
América Latina.
Así se inicia un momento nuevo en la política latinoamericana de Estados Unidos, que se extenderá por casi
cinco décadas. El hilo conductor es la idea de ver a la América Latina como un área homogénea en los asuntos
mundiales, susceptible, por tanto, de una política coherente, sistemática y válida para cada una de sus unidades
nacionales; Una política que reemplace los elementos de fuerza y de presión del momento anterior Por
elementos de asociación madura, de comunidad de intereses y por una visión política compartida. Es la
democracia liberal norteamericana, como paradigma, lo que ahora se define como el elemento de
complementación entre Estados Unidos y los países latinoamericanos; y en función de esta visión política
compartida, se proclama una participación común en los asuntos mundiales. La visión propuesta por Roosevelt,
supone la idea de Dos Américas: una formada por Estados Unidos y otra formada por la comunidad de naciones
de origen español y portugués. Las Américas vinculadas por un nexo jurídico con un conjunto de acuerdos de
carácter estable y permanente, que se cimenten en visiones políticas compartidas, de las cuales el ideal de la
iniciativa individual y la democracia política son los dos más sobresalientes.
Estados Unidos buscan forma clara, tenaz, gradual, ir construyendo la base de esta nueva relación, en un doble
terreno: el de la asociación militar y el de asociación política materializados en 1947 con la firma del TIAR y en
1948 con la creación de la OEA. De tal manera que el gobierno norteamericano redefine sus relaciones hacia la
América latina de una identidad fundamental de intereses, jurídicamente formulada en textos precisos que
establecen acuerdos y alianzas entre los países latinoamericanos y los estados unidos en el marco militar y
político.
En el marco militar se establece la disposición de enfrentar juntos una actividad planificada En común por la
fuerza armadas latinoamericanas y de los Estados Unidos ante la hipótesis de la agresión extracontinental. Por
lo mismo como un segundo elemento se establece el vínculo político, el acoplamiento de intereses políticos y
diplomáticos de cara al sistema internacional, las Naciones Unidas y a la correlación de poderes globales, en el
marco de la Guerra Fría.
Existe un consenso bipartidista en las decisiones de política internacional de estos años. Si bien los gobiernos
demócratas realizan formulaciones ambiciosas, estos anuncios son de difícil implementación, al encontrar
resistencia en el Congreso. Así sucedió con la alianza para el progreso, el presidente anuncia un nuevo
momento, transformador, de las relaciones con América latina, pero luego estas iniciativas van desfalleciendo
ante la falta de recursos y las hostilidades burocráticas. Los republicanos son más pragmáticos, les fastidian los
anuncios espectaculares y se manejan con diplomáticos con una larga trayectoria en América latina, y con los
57
propios grupos donde están agrupados quienes invierten o quienes colocan tecnología o flujos financieros en
América Latina. Así sus políticas no tienen objetivos globales sino que privilegian las relaciones bilaterales y la
especificidad de cada uno de los países latinoamericanos.
Un conjunto de factores económicos y políticos, originaron una recomposición del quehacer norteamericano
hacia los países del mundo en desarrollo. Hay una redefinición acerca de los países en desarrollo, ahora son
vistos como una totalidad agresiva para el poderío norteamericano, donde posiciones e intereses
antinorteamericanos están tomando creciente primacía y, por lo tanto, es necesario cambiar el enfoque sobre
estos países. La política norteamericana pasa por la idea de establecer criterios globales para manejar a los
países en desarrollo, ya no según su entorno geográfico, sino según la franja de desarrollo relativo en que se
sitúan (países al borde de alcanzar el desarrollo, la clase media de los países del tercer mundo y países poco
influyentes entre los que se encuentran los desesperadamente pobres). Estos elementos pasan a ser
fundamentales en el diseño de la política exterior norteamericana desde fines de la administración Ford.
Así la tercera fase del desarrollo de la política está unido en la región se caracteriza por el abandono de las
pautas regionalistas hemisféricas, basadas en el sistema interamericano (de ahí que a los Estados Unidos le
importa tampoco la declinación de la OEA) y se comienza a racionalizar el quehacer hacia América Latina
como parte de una política más extensa y agregada hacia el conjunto del tercer mundo. Esto se denomina un
enfoque globalista, porque el conjunto de los países en desarrollo, mirados de acuerdo a su influencia en el
sistema internacional global determinan que hace Estados Unidos en cada región.
Con la llegada de Carter a la Casa Blanca (1977), el enfoque globalista sustituye al sistema de visión
hemisférica. Con Carter el globalismo es básicamente económico e ideológico, busca legitimar el sistema
político doméstico y, busca homologar los valores internos de la sociedad norteamericana con su quehacer
internacional. Ese criterio responden tanto la política de derechos humanos, como la nueva política de venta de
armamento y la política de no proliferación nuclear.
Con la llegada de Reagan en 1981 tenemos un segundo globalismo, que es el globalismo geopolítico o
estratégico. Mientras Carter tomaba el ordenamiento del quehacer norteamericano en base al eje norte-sur,
Reagan retorna a una visión de Guerra Fría, al eje Este-Oeste, a la contención del expansionismo soviético en el
tercer mundo. Es el tercer mundo el escenario principal y no Europa occidental como se sostenía en los años
inmediatos de la posguerra. Europa depende de los suministros de petróleo del Golfo Pérsico y de los
suministros de minerales escasos del África subsahárica y de la América Latina y, sobre estos lugares en los
cuales se juega la suerte del mundo. Esto determina una nueva priorización de las zonas estratégicas y claves
del mundo teniendo como eje tres zonas vitales: el Golfo Pérsico como emporio energético, el África
Subsahárica como emporio de minerales escasos, y en un carácter secundario pero complementario de los
anteriores buena parte de América Latina donde existen buena parte de recursos minerales escasos.

58