You are on page 1of 15

PISOS (RECUBRIMIENTOS EN GENERAL): Los pavimentos ejercen una gran influencia

en el aspecto de las habitaciones y el costo de los mismos tiene preponderancia en el


valor de la vivienda.
• Pavimentos de Baldosas: De piedra natural o artificial, terrazo, cerámica,
gres, vidrio, xilolita, asfalto, plástico, etc., en general de buen aspecto y fácil de
limpiar, pero fríos y duros a la pisada (buenos con calefacción en el suelo).
• Piedra Natural:
a) Las losas de piedra caliza, pizarra y piedra areniscas se emplean con
superficie natural, semipulida o pulida.
b) Losas aserradas de caliza (mármol), arenisca y todas las rocas eruptivas con
la labra superficial que desee: 25.75 cm, espesor 20-50 mm.
• Pavimentos de Madera: Entarimados de tablas de 2.5 cm de grueso, en
bruto o cepilladas por una o por ambas caras, con cantos al tope, a medida
madera y lengüeta, etc., anchura de las tablas 10-15 cm.
• Mosaicos: De pequeñas piezas, con colores diversos, de piedra, vidrio o
cerámica, embedidas en mortero de cemento.
• Revestimientos: Tensados que cubren todas las superficies del suelo y se fijan
por los bordes con tachuelas, ganchos o listones de madera o acero.
• Pavimento: duros de cemento para tránsito de gran desgaste.
• Pavimento de Hormigón Ligero: Con buen aislamiento térmico como capa
flotante también de hormigón de espuma. Esperso < o = 45mm.
• Enladrillados: En donde las piezas de corcho y plástico de 3-5 mm de espesor
se pegan a un lecho de hormigón.
• Los Pavimentos Continuos de cemento por ser inelásticos: Se dividen
mediante juntas de dilatación con listones, en campos de unos 16 m2.
• Terrazo: Con cemento normal para tonos grises o con cemento blanco para
tonos claros y juntas de dilatación con listones de latón o de plástico formando
campos de = 1 m =1 m2
• Parquet:
a) De tablillas, se coloca con clavos sobre un entarimado o suelo clavable o
pegado con asfalto o cola sobre lecho de hormigón.
De mosaicos, con tablillas de 35 a 70 cm de largo y placas de maderas nobles
formando dibujos ornamentales, y se pega con cola.
El suelo en una casa es uno de los elementos con más relevancia, pues le da a la misma el
acabado final y es la base para decorar el resto de las habitaciones. Existe una importante
variedad de opciones de suelos, encontrando distintos materiales, diseños y texturas, por lo
que la elección de uno puede ser algo conflictiva, si no conocemos características de cada uno, y
no tenemos bien claro cual nos conviene.

Para saber cual es el piso que se acondiciona a las necesidades de uso de nuestra casa, es una
premisa determinar el uso y elementos específicos, tales como, en que grado el piso estará
expuesto a factores climáticos (agua, sol, humedad), si debe cumplir con características
acústicas, el tipo de tránsito que sufrirá, la frecuencia de limpieza, y cuanto tiempo esperamos
que dure. Luego vendrán las consideraciones de tipo estético, es decir, como armoniza el
suelo con el resto de la decoración, los objetos, y los muebles de la habitación en cuestión, y
cual es el piso nos gusta.

Debemos tener presente, que no todos los materiales empleados en los pisos, se adaptan de
igual manera a las distintas exigencias de uso, transitabilidad y factores climáticos. Los
pisos presentan diferencias en cuanto a las condiciones que soportan, algunos pueden ser más
resistentes que otros ante ciertos factores, por lo que la elección del tipo de piso no deberá
limitarse a gustos, ni cuestiones estéticas, si no primero a las prestaciones que nos brinde, y la
utilidad que presenta, según el ambiente donde se lo instale y el uso que se le de.

Un aspecto fundamental, a considerar, es la frecuencia de tránsito que sufrirá el piso, pues


si estará expuesto a mucho desgaste, suciedad intensa, etc. deberemos optar por uno de mayor
resistencia. El ambiente donde se use lo use, cocina, baño, dormitorio, un patio, terraza, es un
elemento que determina la elección.

Decorativamente, un piso es bastante determinante, y si no estamos conformes con el que


tenemos, puesto que no armoniza con el estilo de la estancia, siempre existe la posibilidad de
cambiarlo o restaurarlo también, aunque realizar una obra no sea una opción de lo mas
cómoda, podemos encontrar alguno que se ajuste a las necesidades de uso, y a la
decoración del ambiente.

En esta oportunidad veremos distintos tipos de suelo, sus características y aplicaciones, la


relación que tienen con otros elementos de la decoración y la arquitectura. Tengamos en cuenta
que existen suelos para interior y exterior, así como existen, asimismo, materiales cálidos y fríos.

Los suelos cálidos hacen que las estancias tengan un clima íntimo y agradable, y gracias a la
versatilidad de diseños pueden adaptarse a estilos de decoración bien modernos, o
moderados de líneas clásicas. Veamos las diferentes clases de suelos, y entre las variadas
opciones existentes cual podemos elegir.

Suelos de Parquet: Se trata de pequeños listones de madera, o tablillas, de colocación simple,


y precio que oscila según la calidad y diámetro, pues hay varios tamaños. Se colocan con clavos,
sobre un suelo entarimado o clavable, o pegándolas a la carpeta con adhesivos especiales o
asfalto sobre el lecho de hormigón. El suelo de parquet presenta infinidad de clases, texturas y
maderas para escoger. Se colocan encastrando las tablillas y se forman distintos diseños,
pudiendo ser de madera maciza o conglomerado contrachapado, de menor costo. También
puede ser flotante de tablillas, encolado o en mosaico.

Suelos de Parquet Sintético: los Parquets sintéticos o laminados de resinas, son otra
alternativa al clásico parquet. Las resinas, reciben un tratamiento para reproducir el dibujo, la
textura y el color de la madera. Las encontramos en múltiples colores, tonos naturales como la
madera, o colores vivos, como verde, rojo, azul, etc. Es un suelo bastante resistente, al tránsito,
su limpieza es simple, es ignifugo e impermeable, no sufre alteraciones con la luz solar, y
soporta el peso de los muebles.

Tarima – Madera: La tarima tradicional, de maderas nobles, es una opción muy confortable,
con la desventaja de que su precio es bastante alto. Aunque como existen distintos tipos de
madera (roble, arce, haya, pino, etc.), y distintas medidas, el precio varia también, pudiendo
ajustar la elección al presupuesto y gustos personales. Se trata de tablas largas que se disponen
paralelas. Pueden colocarse, clavadas, pegadas con adhesivos especiales, o entarugadas. Como
acabado estos suelos se pueden barnizar, contando con una amplia gama de colores naturales
de la madera, pueden pintarse, teñirse, y hasta hacer el efecto de decapado, que imita un suelo
antiguo. Como protección se los podrá pulir, plastificar, o hacer un tratamiento de hidrolaqueado.
Se podrá dejar el suelo natural, sin ninguna capa de productos, solo con el pulido que se efectúa
en todos los casos luego de colocar el suelo de madera.

Alfombras – Moquetas: Es posible encontrar distintos tipos de alfombras, como moquette o


moqueta, modular o carpeta, así como diferentes texturas y fibras, estilos, y tamaños. Las
alfombras permiten personalizarlas a nuestro gusto, pues ofrecen la posibilidad de comprarlas a
pedido. En el tipo de alfombra perimetral, o moqueta encontramos dos clases principalmente:
naturales y sintéticas.

Como dijimos anteriormente, el suelo es una de las bases de la estética de un ambiente, y


en su elección nos podemos encontrar ante el conflicto de no saber cual nos conviene. Esta
indecisión puede venir marcada por desconocer las variedades de suelos, o porque simplemente
puede gustarnos más de uno. Los suelos ejercen una influencia profunda en el aspecto de las
estancias, y la calidad de los mismos también determinará, en importante, medida el valor de la
vivienda.
Hemos visto ya las opciones de suelos caálidos, y en este caso, le toca el turno a los suelos
fríos. La opción de un suelo frío, encaja mejor con construcciones modernas, de líneas
actuales e innovadoras, como por ejemplo un loft. Sin que esto, claro está, sea restrictivo, pues
en definitiva dependerá solo de los gustos personales.

Piedra Natural: Existen diferentes clases de piedras naturales empleadas para realizar suelos,
ejemplos son, el mármol, el granito, pizarra, laja, pórfido o adoquín y otras piedras
naturales y pulidas, que le brindan a las estancias, una exquisita ambientación, aunque a la
vez, crea una sensación fría en el ambiente. La piedra es un material sumamente duradero y
el más resiste al desgaste.

En particular el mármol es la piedra caliza mas destacada entre los suelos fríos, es muy
resistente, de fácil limpieza e impermeable. Se lo ha utilizado desde la antigüedad, y se han
creado obras maravillosas con este material. En los suelos se lo aplica en losas de gran tamaño,
o en mosaico formando figuras, además existen diferentes variedades de mármol para el suelo,
como por ejemplo las más utilizadas son el de carrara (con base blanca), el Verona (de base roja)
y el botticino (que posee una base verde). El mármol es un material sofisticado de mucha
dureza, y costo elevado, que además es combinable con otros tipos de mármol, o bien con otros
materiales, siempre dedicando especial atención a la limpieza y mantenimiento que requiere.

Mosaicos Venecianos o Venecitas: Se trata de piezas pequeñas de mosaicos decorativos,


que permiten realizar con ellas múltiples diseños, formas y combinaciones de colores, que con
otros materiales no es posible. Los mosaicos venecianos son altamente resistentes, formados
con materiales naturales, que los hacen un producto vítreo de alta resistencia y dureza. Son
piezas muy bonitas, pero usualmente su precio es elevado.
TIPOS DE PISOS
PISOS DE MADERA

Los pisos de madera aportan calidez al ambiente y ofrecen alta resistencia al paso del
tiempo. Utilizando el tratamiento adecuado se pueden colocar en cualquier habitación
de la casa, aunque van mejor en lugares que no estén expuestos a la humedad, el
agua o la luz solar. La mayor dificultad en la elección de pisos de madera, es reconocer
y elegir la madera apropiada.

Sin la orientación profesional adecuada, elegir la madera no es tarea fácil. Se requiere


de cierta información del proveedor acerca del estacionamiento y secado de la
madera, pues de ello dependerá básicamente su calidad y rendimiento. Pero no
siempre podemos acceder a esta información y, de hacerlo, saber luego qué hacer con
ella. Por eso recomendamos, en este punto, ir en busca de asesoramiento profesional.

A favor
La madera tiene la propiedad de transmitir calidez a lugares fríos e impersonales. Con
una buena colocación, tratamiento y mantenimiento, se mantiene intacta durante
muchos años.

En contra
Si bien la madera tratada es muy resistente, no es recomendable exponerla de manera
constante a la humedad y el agua. Además se requiere de maderas bien estacionadas
para garantizar su calidad, datos que muchas veces ignoramos o desconocemos al
momento de comprar.
COLOCACIÓN

Colocar un piso de madera requiere de ciertos conocimientos que hacen al profesional


más que al cliente. Sin embargo, es importante contar con algunos datos que nos
ayuden a elegir correctamente la forma de colocación y nos permitan supervisar el
trabajo.

Entarimados de tablas de 2.5 cm de grueso, en bruto o cepilladas por una o por ambas
caras, con cantos al tope, a medida madera y lengüeta, etc., anchura de las tablas 10-
15 cm.

Existen tres tipos básicos de colocación de madera:

Parquet
Tablas pequeñas y cortas (hay varios tamaños) que se colocan encastradas formando
diferentes diseños (por ejemplo, tejido de cesta o espina de pez). Pueden estar
clavadas o pegadas a la carpeta con adhesivos especiales (asfalto) o brea o cola sobre
lecho de hormigón.

Entablonado
Tablas largas que se disponen de forma paralela. Las hay en distintos largos y anchos.
Generalmente se utilizan con un ancho de 8 a 9 cm. y hasta 1 mt. de largo, aunque
también se consiguen tablas en otras medidas. Pueden estar clavadas, entarugadas o
pegadas a la carpeta con adhesivos especiales o brea.

Entarugado
Tablas largas dispuestas como en el entablonado, pero clavadas al suelo con tornillos,
rematados con tapitas de madera a la vista. Estas tapitas generalmente son de un tono
más oscuro que el piso.

Cualquiera sea el tipo de colocación que elijamos, hay que tener en cuenta dejar en
todo el perímetro de la habitación una junta de dilatación bastante amplia para evitar
que la madera toque la pared y entre en contacto con la humedad. Para una buena
terminación, se utiliza siempre un zócalo de madera cubriendo también las juntas y las
imperfecciones. El zócalo suele ser de la misma madera y tono del piso, aunque
también puede quedar muy bien pintado del mismo color que la pared.

La terminación del piso depende de dos factores fundamentales: el estilo que se le


quiera dar a la decoración y el uso que va a recibir dicho piso. Tenga estos datos
presentes para obtener una terminación acorde a sus necesidades y gustos personales.

Pulido
Una vez colocado, el piso siempre debe pulirse para lograr un perfecto acabado. Este
trabajo se puede repetir todas las veces que sea necesario, también a través del
tiempo, extrayendo anteriores capas de plastificado o cera. Esta opción, propia de los
pisos de madera macizos, garantiza un suelo resistente y duradero al paso del tiempo,
siempre apto para poner a nuevo en cualquier momento.

Plastificado
Se plastifica con una capa de barniz al aceite que cubre el piso protegiéndolo y
facilitando su limpieza. Hay distintas clases de acabados: mate, semi-mate o brillante.
El plastificado logra una terminación que lo protege de las manchas y el desgaste,
haciéndolo más duradero y fácil de limpiar. Como medida de mantenimiento, hay que
evitar rayaduras que afeen el piso y le quiten capa protectora.

Hidrolaqueado
Se le otorga una terminación de base acuosa que no tiene olores fuertes. El piso puede
ser utilizado unas 3 o 4 horas después de colocado el producto. Su vida útil es menor
que la del barniz poliuretánico, pero su efecto es el de la madera natural (el
plastificado tiene una terminación más artificial).
Natural
Se lo deja únicamente con el pulido, pudiendo encerarlo para una mejor terminación. Si
bien es una interesante opción estética, no debemos olvidar que requiere un
permanente encerado y que su resistencia a las manchas y el agua es prácticamente
nula.
PISOS DE CEMENTO ALISADO

Natural y contemporáneo, el cemento alisado se impone como una de las tendencias


fuertes de los últimos tiempos. Por tratarse de un material constructivo en bruto,
requiere mayor atención y detalle en la combinación con otros elementos de la
decoración. Podría parecer un revestimiento de menor categoría, aunque utilizado en
el contexto y el ambiente adecuado se convierte en un excelente fondo para la
decoración.

El cemento alisado es un hormigón armado de entre 3 y 5 cm de espesor, compuesto


por un agregado grueso (blinder o piedra partida), un agregado fino (arena especial) y
el ligante (cemento puro).

Para evitar el quiebre deben utilizarse pequeños paños (generalmente no mayor a 4


mts. cuadrados, aunque este límite varía según el profesional; basta con saber que
cuanto más reducido es el paño, mejor el resultado), separados por juntas de
dilatación, principalmente en pisos de cemento alisado al aires libre, ya que están
expuestos a constantes cambios de temperatura.

Para mejorar su estabilidad y evitar futuras grietas, se pueden colocar mallas de acero
antes del vertido del hormigón, a una altura intermedia entre la base y la superficie
manteniendo las separaciones necesarias para evitar que quede aplastada en la base
del pavimento.

A favor
El cemento alisado es de fácil limpieza. Permite una variedad de usos, diseños y formas
(dibujos, incrustaciones y combinaciones).

En contra
Se debe atender a detalles técnicos y estar debidamente tratado y protegido para no
perder resistencia ni resquebrajarse. Conviene utilizar mano de obra especializada.
Esta técnica permite realizarse en varios colores combinando ferrite con cemento
blanco. La versatilidad del cemento alisado lo convierte en la opción indicada para
combinar con cualquier otro tipo de material: madera, piedra, metal, etc. Además,
admite incrustaciones de objetos decorativos: vidrio, piedras, madera, caracoles, etc. y
se pude pintar con excelentes resultados, creando guardas, formas o dibujos.

Como alternativa a las juntas de dilatación, se pueden utilizar juntas de distintos


anchos y hasta inclusiones de otros materiales entre juntas, como ser madera o piedra.
Combina muy bien en interiores minimalistas, ambientes despojados, lofts y
atmósferas semi-industriales, viviendas recicladas, decoración oriental, zen,
contemporánea o natural.

Por su impermeabilidad, es ideal para revestir baños y cocinas. Se puede utilizar


combinando paredes y mesadas también en cemento alisado.
PISOS DE VENECITAS O MOSAICOS VENECIANOS

Las venecitas (o mosaico veneciano) son pequeños mosaicos decorativos, con


propiedades de alta resistencia y grandes posibilidades de diseño: un único material
apto para formar dibujos y combinar colores.

Estos mosaicos se fabrican con materias primas de origen natural, fundidas a


temperaturas superiores a 1400 grados centígrados, resultando un producto vítreo
muy duro y resistente. Un proceso único y distinto a cualquier otro de fabricación o
reciclado de vidrio.

Muy popular en la década del '60 y de mucha aplicación en la actualidad, la venecita


posee características excelentes para baños, cocinas y exteriores: alta resistencia a la
humedad, los cambios de temperatura y los productos químicos (por ejemplo,
limpiadores) y su color se mantiene inalterable con el paso del tiempo y la exposición a
la luz.

Para una correcta terminación se deben llenar las juntas preferentemente con cemento
puro; blanco para una junta blanca, o agregándole ferrite para una junta de color.

Decorar con venecitas aporta personalidad y diseño. Su uso para decoración posee
varias aplicaciones: como revestimiento uniforme, en combinación con otros materiales
o para diseño de dibujos, guardas y murales. Cómo efecto decorativo, se puede
continuar un piso de venecitas en paredes, vanitories y bañaderas.

Su pequeño formato hacen de la venecita un revestimiento ideal para cubrir superficies


curvas, lo que no permiten otros materiales similares, como por ejemplo los cerámicos
o piedras. Con frecuencia se coloca venecita en revestimientos de piletas de natación.

A favor
Las venecitas poseen una alta resistencia a los cambios de temperatura, los agentes
químicos y atmosféricos, la humedad y el paso del tiempo. Ofrecen infinitas
posibilidades de diseño y aplicación.

En contra
Se necesita tiempo y mano de obra especializada para su colocación, principalmente
en diseños complejos.

PISOS DE PIEDRA

La piedra es el material más duradero y que mejor resiste el desgaste, las agresiones y
el uso constante. Sin embargo, debe utilizarse con cuidado y sin abusar de él, pues
otorga una sensación fría al ambiente.

Los materiales más rústicos son los más adecuados para exteriores: patios, jardines y
terrazas. Para balcones y terrazas las piedras deben ser livianas y permeables. Las
opciones más sofisticadas van mejor en baños y cocinas.

La colocación de piedras como revestimiento de piso debe hacerse siempre sobre un


contrapiso firme y nivelado. Puede prescindir de zócalo pues su terminación es prolija,
aunque se puede utilizar la misma piedra cortada o algunos modelos traen un zócalo
preparado con terminación de media caña en su borde superior.

Ninguna piedra necesita ser curada, pero sí sellada. Lo correcto es aplicar un producto
con siliconas que no modifique su color ni textura pero que proteja las manchas.
También se le puede sumar un tratamiento llamado Termovitrificación que le otorga un
acabado mate o brillante similar al que se le realiza a la madera. Tenga en cuenta que
las piedras van mejor a la decoración con un acabado más natural.

CLASES DE PIEDRAS

Mármol
Es una piedra resistente, impermeable y de fácil limpieza. Por su particular diseño de
vetas y su costo elevado, se lo relaciona con la elegancia y la sofisticación. El mármol
suele utilizarse en baños, aunque hay que tener cuidado ya que su superficie es
resbaladiza.

Conviene hacer un pulido por abrasión con el cual el mármol alcanza alto nivel de brillo
natural, es decir: sin ceras ni componentes químicos. Los pulidos pueden ser brillantes,
semibrillantes y mates. Las variedades de mármol más usadas son: carrara (con base
blanca), botticino (con base verde) y verona (con base roja).

En particular el mármol es la piedra caliza mas destacada entre los suelos fríos, es
muy resistente, de fácil limpieza e impermeable. Se lo ha utilizado desde la
antigüedad, y se han creado obras maravillosas con este material. En los suelos se lo
aplica en losas de gran tamaño, o en mosaico formando figuras, además existen
diferentes variedades de mármol para el suelo, como por ejemplo las más utilizadas
son el de carrara (con base blanca), el Verona (de base roja) y el botticino (que posee
una base verde). El mármol es un material sofisticado de mucha dureza, y costo
elevado, que además es combinable con otros tipos de mármol, o bien con otros
materiales, siempre dedicando especial atención a la limpieza y mantenimiento que
requiere.

Travertino
Una variedad de mármol de tonalidad beige pero más rústico y poroso, aunque se
pueden conseguir algunos travertinos con un tratamiento especial de pulido
empastinado (se protegen los poros con una pastina especial y luego se lo pule para
obtener un acabado mate similar al original).

Terracota
Es la tradicional baldosa color ladrillo. Además de las variedades naturales las hay con
tratamiento a fuego para resistir las manchas y también esmaltadas.

Laja
La opción más económica entre las piedras. Se consigue en varios colores y en
distintos cortes (irregulares o con formas), con superficie regular o irregular. Se debe
prestar especial atención a las lajas que son de constitución arenosa, ya que suelen
desprender arena debido al natural proceso de abrasión.
Para una mejor terminación es preciso curar la laja con un tratamiento antimanchas.
En las lajas de color oscuro es necesario mantenerlas con cera o algún líquido especial
para realzar su color y que no se vuelva blancuzca.

Pórfido (o adoquín)
Esta piedra es la que conocemos como adoquín y es utilizada por su gran dureza para
empedrar calles. Proviene de la lava volcánica solidificada. Para usos decorativo se
utiliza en pequeños adoquines o lajas cortadas en diferentes formatos. Hay una gran
gama de tonalidades, desde los grises y los terrosos, al rojo y violeta.

Pizarra
Una piedra de zona montañosa que varía de color según el lugar del que fue extraída.
Las hay doradas, rojizas, cremas, rosadas y anaranjadas. Se puede conseguir en lajas
irregulares, baldosas, plaquetas, etc.

Arenisca
Piedra sedimentaria formada por granos de rocas ígneas. Los tonos van desde el
crema, pasando por el arena hasta el rojo.

Cuarcita
Piedra muy resistente. Existe en una amplia gama de colores, lisos y jaspeados. (En la
Región de Tandilia -Argentina- se la conoce también como piedra Mar del Plata, ya que
es muy utilizada en la fachada de los chalets de la ciudad.)

Granito (o mosaico granítico)


Es impermeable y altamente resistente. El granito está conformado por una capa de
polvos de mármoles y granos pétreos de distintos colores y tamaños, que le dan a la
superficie una apariencia característica. Para grandes superficies, o si se desea evitar
la mayor cantidad posible de juntas, el granito se puede hacer preparar en el lugar.
Calcáreos
Son las tradicionales baldosas con dibujos que se encuentra en las casas antiguas. Se
componen de cemento común o blanco, polvos de mármoles o arenas finas, y
colorantes. Si bien es un material menos resistente y más costoso, otorga un acabado
muy rústico y artístico. Para su mejor preservación conviene darles una protección
antimanchas.

Su variedad es enorme, ya que se pueden conseguir en la actualidad calcáreos en


diversos colores y diseños, lisos o con dibujos. Si desea mantener un piso antiguo sepa
que hay disponibles en el mercado algunos servicios de reciclado de viejas baldosas e
incluso imitación o diseño de baldosas faltantes.

A favor
La piedra es la opción más resistente al desgaste, el transito y el paso del tiempo.

En contra
Suele ser costosa y fría.