¡Agrégame!

César Valenzuela M.

En su momento, fue el correo electrónico. Carticas virtuales que llegaban en segundos.
Luego la mensajería instantánea o, para decirlo en ³criollo´, el Messenger, muñequito
verde sin cuello. Pero en 2006, uno de esos estudiantes serios y aplicados de Harvard quiso
hacer un álbum con las caras de sus compañeros para colgarlo en Internet. Es así como
surge la última innovación de lo que quizás empezó por las señales de humo: el Facebook.
Si es la primera vez que te encuentras con este término, la piedra debajo de la que vives
está causándote problemas. Resulta que ahora tenemos algo más que anotar en nuestra lista
de modos para encajar en la sociedad o, para ser menos ambiciosos, en el grupo de nuestra
preferencia, bien sean políticos, musicales, estudiantiles, o de ³Odio a (el nombre de tu
enemigo aquí)´ o ³Amo explotar los globitos de las bolsas de plástico´.
Quien todavía no tiene un perfil en Facebook corre el penoso riesgo de ser excluido de
algún comentario de pasillo. ³¿Viste las fotos que montó Fulana con Mengano? ¡Si las
viera Zutana!´, se escucha. Si no tienes a Fulana agregada en tu lista de amigos, tendrás que
callar y esperar a que hablen del profesor que odian o el parcial del día siguiente para poder
intervenir.
Es como un programa de chismes sin los animadores impertinentes. Tiene en su poder
información nada confidencial sobre la vida del novio/a, del ex, los panas, la persona que te
gusta, la que odias y quisieras ver haciendo el ridículo (y, de hecho, lo hará en alguna foto),
los compañeros del bachillerato y, prácticamente, de quien te dé la gana. Hasta de tu tío-
abuelo de setenta y tantos años
Pero bajo la etiqueta de ³red social´, Facebook parece más bien una inteligencia diabólica
ávida de tiempo libre (y no tan libre). Un perfil facebookiano es una declaración sobre lo
que eres: desde los tests que tomas hasta las causas que defiendes, y para forjar tal
identidad necesitas postergar muchas cosas. Es el nuevo precio que jóvenes y adultos
tenemos que pagar no caer víctimas del proceso de selección social, para no ser
desplazados, eliminados en la competencia. Nos divertimos enviando abrazos, chocolates o
condones virtuales mientras dejamos las tareas para después.
PERO con el Facebook tendremos un tema de conversación. Con el Facebook conoceremos
nuevas personas. Con el Facebook nos reencontraremos con viejas amistades. Con el
Facebook le diremos al mundo que conocemos MUCHA gente y que somos populares.
³Ajá, ¿y si no me da la gana de tener Facebook?´, te preguntas. Pues te felicito, estarás
protegido de más de 50 millones de personas esperando a agregarte como amigo (sí, da un
poco de miedo).
Agiégame

Es un mouo ue inteiaccion que lo ieemplaza touo
Es el nuevo mejoi métouo ue chismogiafiaǣ te mantiene el tanto ue la viua uel novio o
noviaǡ uel exǡ el mejoi amigoǡ al que le quieies echai los peiiosǡ ue la piofesoia que
tienes tiempo sin veiǡ ue tus compañeios ue clases que amabas y a los que no amabas
tantoǡ te envian abiazosǡ chocolatesǡ conuones y uiogasǤ
Si no lo tienesǡ coiies el iiesgo ue sei excluiuo ue algún comentaiio ue pasillo
Touo el munuo lo tiene
Se usan paia giupos politicosǡ estuuiantesǡ aimas fiestasǡ builaise ue la genteǡ invitai a
foios y otios eventosǡ
Es auictivo
Le uices al munuo quién eies
Bicen que es un invento ue la CIA
Si hasta el uiiectoi ue tu Escuela tiene Facebookǡ Ǭpoi qué tú noǫ


En su momento, fue el correo electrónico. Carticas virtuales que llegaban en segundos.
Luego la mensajería instantánea o, para decirlo en ³criollo´, el Messenger. Pero en 2006
uno de esos estudiantes serios de Harvard quiso hacer un álbum con las caras de sus
compañeros para colgarlo en Internet. Es así como surge la última innovación de lo que
quizás empezó con las señales de humo: el Facebook.
Si es la primera vez que te encuentras con este término, la piedra debajo de la que vives
está causándote problemas. El Facebook es el nuevo modo de interactuar con otras
personas. Aunque huela a cuña publicitaria, la realidad parece ser esa. Ahora tenemos algo
más que anotar en nuestra lista de modos para encajar en la sociedad o, para ser menos
ambiciosos, en el grupo de nuestra preferencia: políticos, musicales, estudiantiles, grupos
de ³Odio a (el nombre de tu enemigo aquí)´.
Quien todavía no tiene un perfil en Facebook corre el penoso riesgo de ser excluido de
algún comentario de pasillo. ³¿Viste las fotos que montó Fulana con Mengano? ¡Si las
viera Zutana!´. Si no tienes a Fulana agregada en tu lista de amigos, tendrás que callar y
esperar a que hablen del profesor que odian o el parcial del día siguiente para poder
intervenir.
Es como un programa de chismes sin los animadores impertinentes. Tiene en su poder
información nada confidencial sobre la vida del novio/a, del ex, los panas, la persona que te
gusta, la que odias y quisieras ver haciendo el ridículo (y, de hecho, lo hará en alguna foto),
los compañeros del bachillerato y, prácticamente, de quien te dé la gana. Hasta de tu tío-
abuelo de setenta y tantos años.
Peor aún, te pierdes de asistir a eventos. Mediante esta red diabólica se organizan fiestas de
cumpleaños, festivales cinematográficos, partidos de fútbol y hasta jornadas ecológicas.
Las pretensiones del Facebook por imitar la vida real llegan al punto de permitir el
intercambio de condones y drogas ³virtuales´. A veces, deviene en patético.

‰”±‰ƒ‡  •—‘†‘†‡‹–‡”ƒ……‹×“—‡Ž‘”‡‡’Žƒœƒ–‘†‘ •‡Ž—‡˜‘‡Œ‘”±–‘†‘†‡…Š‹•‘‰”ƒˆÀƒ –‡ƒ–‹‡‡‡Ž–ƒ–‘†‡Žƒ˜‹†ƒ†‡Ž‘˜‹‘‘ ‘˜‹ƒ †‡Ž‡š ‡Ž‡Œ‘”ƒ‹‰‘ ƒŽ“—‡Ž‡“—‹‡”‡•‡…Šƒ”Ž‘•’‡””‘• †‡Žƒ’”‘ˆ‡•‘”ƒ“—‡ –‹‡‡•–‹‡’‘•‹˜‡” †‡–—•…‘’ƒÓ‡”‘•†‡…Žƒ•‡•“—‡ƒƒ„ƒ•›ƒŽ‘•“—‡‘ƒƒ„ƒ• –ƒ–‘ –‡‡˜Àƒƒ„”ƒœ‘• …Š‘…‘Žƒ–‡• …‘†‘‡•›†”‘‰ƒ•  ‹‘Ž‘–‹‡‡• …‘””‡•‡Ž”‹‡•‰‘†‡•‡”‡š…Ž—‹†‘†‡ƒŽ‰ï…‘‡–ƒ”‹‘†‡’ƒ•‹ŽŽ‘ ‘†‘‡Ž—†‘Ž‘–‹‡‡ ‡—•ƒ’ƒ”ƒ‰”—’‘•’‘ŽÀ–‹…‘• ‡•–—†‹ƒ–‡• ƒ”ƒ•ˆ‹‡•–ƒ• „—”Žƒ”•‡†‡Žƒ‰‡–‡ ‹˜‹–ƒ”ƒ ˆ‘”‘•›‘–”‘•‡˜‡–‘•  •ƒ†‹…–‹˜‘ ‡†‹…‡•ƒŽ—†‘“—‹±‡”‡• ‹…‡“—‡‡•—‹˜‡–‘†‡Žƒ.

tendrás que callar y esperar a que hablen del profesor que odian o el parcial del día siguiente para poder intervenir. Si es la primera vez que te encuentras con este término. Quien todavía no tiene un perfil en Facebook corre el penoso riesgo de ser excluido de algún comentario de pasillo. Es así como surge la última innovación de lo que quizás empezó con las señales de humo: el Facebook. la realidad parece ser esa. del ex. Tiene en su poder información nada confidencial sobre la vida del novio/a. estudiantiles. Aunque huela a cuña publicitaria. para ser menos ambiciosos. Pero en 2006 uno de esos estudiantes serios de Harvard quiso hacer un álbum con las caras de sus compañeros para colgarlo en Internet. Luego la mensajería instantánea o. . Si no tienes a Fulana agregada en tu lista de amigos. El Facebook es el nuevo modo de interactuar con otras personas. para decirlo en ³criollo´. la que odias y quisieras ver haciendo el ridículo (y. en el grupo de nuestra preferencia: políticos. el Messenger. musicales. la persona que te gusta. ‹Šƒ•–ƒ‡Ž†‹”‡…–‘”†‡–—•…—‡Žƒ–‹‡‡ ƒ…‡„‘‘  ’‘”“—±–  En su momento. los compañeros del bachillerato y. los panas. de quien te dé la gana. lo hará en alguna foto). Ahora tenemos algo más que anotar en nuestra lista de modos para encajar en la sociedad o. Es como un programa de chismes sin los animadores impertinentes. de hecho. prácticamente. la piedra debajo de la que vives está causándote problemas. Carticas virtuales que llegaban en segundos. fue el correo electrónico. ³¿Viste las fotos que montó Fulana con Mengano? ¡Si las viera Zutana!´. grupos de ³Odio a (el nombre de tu enemigo aquí)´. Hasta de tu tíoabuelo de setenta y tantos años.

A veces. Las pretensiones del Facebook por imitar la vida real llegan al punto de permitir el intercambio de condones y drogas ³virtuales´. festivales cinematográficos. te pierdes de asistir a eventos. Mediante esta red diabólica se organizan fiestas de cumpleaños.Peor aún. . deviene en patético. partidos de fútbol y hasta jornadas ecológicas.