You are on page 1of 3

El pensamiento político de Hidalgo.

Su ideario, que dio a conocer en el periódico El Despertador Americano, que fundó


en Guadalajara, era en realidad todo un programa de principios de justicia para
fundar una sociedad libre de la opresión. Primeramente denunciaba a los
peninsulares y al sistema de explotación que ejercían sobre toda América y
reclamaba para Nueva España los mismos derechos de cualquiera otra nación
independiente.

Hidalgo vislumbraba la formación de un congreso integrado con los representantes


de todas las ciudades, villas y lugares, cuyas leyes desterraban la pobreza,
moderaban la devastación del país, la extracción de su dinero, y que fomentaran
las artes y la industria para que los mexicanos pudieran hacer uso libre de las
ricas tierras de la nación.

Su pensamiento político se puede sintetizar en los siguientes conceptos: la


búsqueda de una patria justa y libre en la que todos los ciudadanos gocen
derechos como poseer una fracción de terreno o una casa; la libertad individual de
opinión, de comercio y trabajo; alcanzar una sociedad en la que no haya
desigualdad de trato entre la gente; un país próspero en el que se practiquen las
artes y se desarrollen la industria y la agricultura; una población instruida y culta
que constase con escuelas y, en fin, una patria justa y equitativa.
Sin los pensamientos revolucionarios que se produjeron en Europa, ni hidalgo ni
Morelos hubiesen tenido una idea por la que luchar. Recordemos aquellos tiempos
en la Europa despótica, en la que el rey tenía toda la autoridad y dicha autoridad
no tenia limites. Esto mismo fue mermando la política de las naciones que
empujaron a una revolución primeramente mental, una revolución de ideas que
proponían un cambio en la política, en la economía, sociedad, cultura, más liberal.
Pero para imponer esas ideas, era necesaria la lucha armada, pues las
monarquías no dejarían tan fácil sus coronas.

Tanto hidalgo como Morelos estaban consientes de esas ideas de la ilustración y


de las ideas de la revolución francesa, que rebaso el límite del pensamiento a la
imposición a través de la lucha cruenta.

Ambos caudillos creían que una buena sociedad haría un buen gobierno. Para que
esta sociedad fuese buena, la educación era primordial. Todo debía girar en torno
a la democracia, en torno al respeto y a la libertad entre todos los individuos.

México quedaría dividido políticamente, de cuya división seguro sabrás sobre el


poder ejecutivo, judicial y legislativo.

Una cosa que debo mencionarte es que hidalgo no tenía plenas ideas con visión
de estado, más si luchaba por las justicias, libertades, derechos, etc. Morelos es el
que ideo planes con objetivos de estado, ya no solo sociales como los de hidalgo,
si no que también abarcaría el sector economía y política.
Tanto para economía, política, cultura, etc. la educación era lo primero, pero para
que esta educación fuese de calidad y se impartiera a todos, la política debía ser
liberal.

Durante los primeros años de vida independiente, incluso recién se independiza


esta desgraciada nación, ninguna idea de hidalgo ni Morelos se vio reflejada, pues
desde un inicio México estuvo involucrado en problemas bélicos, tanto en el
interior como en lo internacional.

Los conflictos políticos entre las facciones, empezaron desde un principio, eso,
sumado a la autoridad despótico de Iturbide, México no pudo nunca consolidar sus
ideas de democracia, si no hasta 1867, que Juárez restaura la republica.

Esta problemática fue causada por ambición de poder, riquezas y placer de los
distintos sectores de la sociedad y la política, la cual, termino por dividirse bajo
estos términos: liberales contra conservadores. Hidalgo y Morelos, por así decirlo,
pertenecían al primer grupo.