En las superficies óseas se pueden encontrar una variedad amplia de prominencias o salientes y cavidades o depresiones.

Las prominencias pueden ser articulares (cabezas, cóndilos, facetas, etc.) y extraarticulares (para inserciones: tubérculos, tuberosidades, crestas, espinas, apófisis y procesos). Las cavidades pueden ser articulares (esferoidales, elipsoidales, cupuliformes, cotiloideas, glenoideas y platillos), y cavidades no articulares (de inserción muscular, de tendones , de vasos sanguíneos o agujeros nutricios, fosas, fosetas, hiatos, canalículos, meatos, senos, celdillas, y de transmisión como el magno, oval y redondos).