P. 1
Green Berg, Gary - 101 Mitos de La Biblia

Green Berg, Gary - 101 Mitos de La Biblia

|Views: 9|Likes:
Published by Elmer Homero

More info:

Categories:Types, Research, History
Published by: Elmer Homero on Oct 06, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as RTF, PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

04/18/2014

pdf

text

original

El Mito: Moisés tendió su mano sobre el mar, e hizo soplar el Señor sobre el mar toda la
noche un fortísimo viento solano, e hizo del mar tierra seca, y se dividieron las aguas. Los
hijos de Israel entraron en medio del mar, a pie enjuto, formando para ellos las aguas una
muralla a derecha e izquierda. Los egipcios se pusieron a perseguirlos, y todos los caballos
del faraón, sus carros y sus caballeros entraron en el mar en seguimiento suyo. A la vigilia
matutina miró el Señor desde la nube de fuego y humo a la hueste egipcia y la perturbó.
Hizo que las ruedas de los carros se enredasen unas con otras, de modo que sólo muy
penosamente avanzaban. Los egipcios dijeron entonces: «Huyamos ante Israel, que el
Señor combate por él contra los egipcios». Pero el Señor dijo a Moisés: «Tiende tu mano
sobre el mar, y las aguas se reunirán sobre los egipcios, sus carros y sus jinetes». Moisés

Página 205 de 273

tendió su mano sobre el mar, y al despuntar el día, el mar recobró su estado ordinario, y los
egipcios en fuga dieron en él, y arrojó el Señor a los egipcios en medio del mar. Las aguas,
al reunirse, cubrieron carros, jinetes, y todo el ejército del faraón, que habían entrado en el
mar en seguimiento de Israel. Pero los hijos de Israel pasaron a pie enjuto por en medio del
mar, formando para ello las aguas a derecha e izquierda. Aquel día libró el Señor a Israel
de los egipcios, cuyos cadáveres vio Israel en las playas del mar (Ex 14, 21-30):

La Realidad: El ahogamiento era una descripción metafórica para la derrota de un
enemigo en batalla, tal y como se utiliza en otros escritos egipcios.

Cuando Israel abandonó Egipto, el faraón cambió de idea y persiguió a los israelitas,
movilizando su flota de carros entera. Alcanzaron a los israelitas que acampaban a orillas
del mar Rojo y creyeron que los habían atrapado. Pero Dios separó las aguas del mar Rojo
para que los israelitas pudieran cruzarlo. Cuando los egipcios entraron tras ellos, las aguas
se juntaron, cubriendo los carros del faraón y a los más de seiscientos soldados. Para
muchos, la imagen determinante del ejército del faraón ahogándose procede de la
producción Los Diez Mandamientos de Cecil B. de Mille, que utilizó gelatina de cereza
para simular la separación y la reunión del mar Rojo.
El mar Rojo es la esquina noroeste del océano Índico que separa África de la península
Arábiga. No es improbable que los israelitas cruzaran Egipto hasta Arabia por esta ruta,
pero ¿es aquí donde realmente tuvo lugar el cruce? La principal dificultad está en que las
palabras hebreas traducidas como «mar Rojo», yarn suf, en realidad significan «mar de
luncos», una descripción que no concuerda con el emplazamiento físico del mar Rojo.
Así pues, ¿dónde está el mar de Juncos? Si la descripción pertenecía a una ubicación
real, la zona más probable sería en el delta del Nilo, que tiene numerosos pantanos de
juncos, pero no existe ninguna zona pantanosa en particular que se llame mar de Juncos.
Los egipcios, sin embargo, sí conocían un mar de Juncos mitológico donde los enemigos
de Ra, la divinidad principal, fueron destruidos y cubiertos por una inundación de aguas
rojas.

Este mar aparece descrito en el Libro de la Vaca Sagrada, en un relato sobre una época
en que la humanidad se había rebelado contra Ra. Enfurecido por la apostasía, Ra envió a
Hathor, diosa del cielo, a que aniquilara a los humanos rebeldes, lo cual hizo con gran
satisfacción. Su alegría ante la devastación hizo reflexionar a Ra sobre sus objetivos, y

Gary Greenberg 101 Mitos De La Biblia

decidió cancelar su venganza. Para distraer a Hathor, dispuso que una mezcla de ocre rojo
y cerveza de cebada cubriera los campos donde Hathor iba a proseguir con las últimas
acciones de destrucción. La cerveza hizo su función y Hathor cayó en un estupor de
embriaguez.

Tras una pausa en el texto, Ra declara: «¡Qué tranquilidad hay en este campo!»
Entonces, el dios planta vegetación en ese lugar y lo llama campo de Juncos. Sin embargo,
la palabra traducida como «campo», sekbet, normalmente hace referencia a lugares
pantanosos donde viven peces y pájaros.
Así, éste mito habla de un pantano de Juncos, o el equivalente a un mar de Juncos, donde
los enemigos de Ra yacían muertos y los campos se inundaron de un líquido rojo. Esto
podría llevar fácilmente a la confusión entre un mar de Juncos y un mar Rojo.
El ahogo del ejército del faraón se inspira principalmente en este relato. La ubicación es
la misma, un mar de Juncos, y el ejército del faraón adopta el papel de los humanos que
fueron destruidos por rebelarse contra el dominio supremo de Ra, donde el Señor
reemplaza a Ra como la divinidad principal.
Lo que falta en el relato egipcio es la separación de las aguas, una escena bíblica que
probablemente sea una añadidura posterior. En Éxodo 15, en lo que se considera el poema
origina] más antiguo de la Biblia (posiblemente de los siglos xii a x a.C.), y que sigue
inmediatamente después del relato del ahogo del ejército del faraón, aparece la Canción de
Moisés, una recapitulación de la derrota del faraón. En él no existe ninguna mención de la
separación de las aguas, sólo que los soldados se ahogan. Resulta especialmente
interesante el siguiente pasaje del poema: «En la plenitud de tu poderío derribaste a tus
adversarios; diste rienda suelta a tu furor, y los devoró como paja» (Ex 15, 7).
Observen el tema básico del Libro de la Vaca Sagrada. El poema bíblico muestra al
ejército del faraón rebelándose contra Dios, una imagen ligeramente distinta de la que se
suele presentar en el resto del Éxodo, y Dios envía todo su furor para destruirlos. En el
Libro de la Vaca Sagrada, tenemos una rebelión y Ra envía su furia en la forma de Hathor.
Mientras que la Biblia necesariamente elimina la figura de Hathor, aparece una sustituía
para ella en el relato.

El ángel de Dios, que marchaba delante de las huestes de Israel, se puso detrás de ellas; la
columna de nube que iba delante de ellos también se puso detrás, entre el campo de los
egipcios y el de Israel, y se hizo tenebrosa y sombría toda la noche, y las dos huestes no se

Página 207 de 273

acercaron una a otra durante toda la noche (Ex 14, 19-20).

El ángel substituye a Hathor como el agente de Dios, e incluso mantiene algunas de las
características de Hathor, como el lugar donde brilla el sol.
Además del mito de la Vaca Sagrada, los egipcios también utilizan el tema del ahogo en
ocasiones para describir metafóricamente la derrota de un enemigo. Ramsés II, por
ejemplo, al describir una batalla contra los hititas. declara que él solo ahogó al enemigo en
el río Orontes, a pesar de que:

...entró en ¡a multitud de los derrotados de Khatti (los hititas) estando él solo. Y Su
Majestad miró a su alrededor y encontró que lo rodeaban 2 500 pares de caballos con
todos los campeones de los derrotados de Khatti y de las muchas tierras que los
acompañaban. (Gardiner,
Egypt of the Pharaohs, 263)

De hecho, Ramsés perdió la batalla y lo único que lo salvó fue la oportuna llegada de la
brigada de rescate. No obstante, los israelitas sólo se enfrentaron a seiscientos soldados
egipcios, mientras que Ramsés luchó contra casi cuatro veces ese número y además decía
haberlos ahogado a todos. En el relato de Moisés, los escribas hebreos sencillamente
siguieron las tradiciones literarias egipcias al decir que Dios ahogó a las fuerzas enemigas.

Gary Greenberg 101 Mitos De La Biblia

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->