SISTEMAS ELECTORALES

1

El problema del reparto

La Constituci´n de los Estados Unidos de 1787 establece que la legislatura o federal est´ formada por dos C´maras: el Senado con dos senadores por estado e a y la C´mara de Representantes, cuyos “esca˜os ser´n asignados entre los varios a n a estados dentro de esta uni´n seg´n sus n´meros respectivos ...” (Art´ o u u ıculo I, Seccion 2). La mayor´ de nuestras democracias siguen un esquema similar. La constiıa tuci´n espa˜ola establece por ejemplo que los esca˜os de la c´mara se asignan o n n a por circunscripciones electorales (provincias) “en proporci´n a la poblaci´n reo o spectiva”. El problema de un m´todo de reparto es saber como se consigue esta e proporci´n. o Por ejemplo, seg´n los datos del censo electoral de 1790, el estado de Carolina u del Norte ten´ una poblaci´n de 353.523 personas con derecho a voto, mientras ıa o que en todo EEUU hab´ 3.615.920, por lo tanto la porci´n representativa de ıa o Carolina del Norte era 353523 3615920 0.0977 9.77%

Como la c´mara constaba entonces de 105 miembros, a Carolina del Norte le a correspond´ una cuota de ıa 105 × 0.0977 10.265 esca˜os n

Que no es un n´mero entero ¿C´mo vamos a repartir una proporci´n semeu o o jante? En los Estados Unidos, para conocer el n´mero de representantes en la u C´mara que corresponden a cada uno de los estados de la uni´n, se han usado a o varios m´todos. Estos se han ido cambiando a medida que se han conocido mejor e sus virtudes y sus problemas, ya que como veremos ninguno es matem´ticamente a perfecto y su aplicaci´n depende en gran medida de una decisi´n pol´ o o ıtica. Entre los m´s usados e importantes est´n los m´todos de Alexander Hamilton, a a e Thomas Jefferson, Daniel Webster y el actual llamado de Hill-Huntington. Antes de pasar a describirlos, necesitamos precisar algunas definiciones. Sea n es el n´mero de estados (o provincias) que forman la uni´n (o el pa´ Sea p u o ıs). la poblaci´n total de la uni´n derecho a voto. Sean p1 , p2 , . . . , pn las poblaci´n o o o de los respectivos estados y sea e el n´mero total de esca˜os a repartir. u n

1

Definici´n Se llama porci´n representativa del estado i a la proporci´n entre o o o la poblaci´n de este estado y la total, esto es, o pi p Definici´n Se llama cuota del estado i a o qi = pi e p

Recordemos que cada n´mero tiene una parte entera y una parte decimal, as´ u ı por ejemplo la parte entera de 10, 265 es [10, 265] = 10, mientras que su parte decimal es 0, 265. La cuota es en general un n´mero con una parte entera y una u parte decimal, a su parte entera se le llama la cuota inferior, mientras que su parte entera m´s uno es la cuota superior. a Claramente la suma de las poblaciones de cada estado es la poblaci´n total, o esto es, p 1 + p2 + . . . + pn = p El problema del reparto consiste en asignar esca˜os a1 , a2 , . . . , an a cada estado n de tal manera que cada ai sea lo m´s cercano posible a la cuota qi y que la suma a de todos estos esca˜os sea a1 + a2 + . . . + an = e. n

2

M´todo de Hamilton e

Este m´todo lleva el nombre de Alexander Hamilton, que fue el primer secretario e del tesoro y ayudante de George Washington. Para conseguir que cada estado reciba un n´mero de representantes lo m´s cercano a su cuota, Hamilton asigna u a a cada estado, en una primera aproximaci´n, la parte entera de su cuota. Luego, o los esca˜os a´n no repartidos se reparten por orden de mayor a menor a los que n u tienen parte decimal m´s grande. a En el ejemplo anterior, Carolina del Norte ten´ una cuota de 18.31 esca˜os. ıa n Otro estado, Pensilvania, al ser su poblaci´n 432.879 tendr´ una cuota de o ıa 432879 × 105 3615920 12, 57

El m´todo de Hamilton dar´ en primer lugar [10, 265] = 10 esca˜os a Carolina e ıa n del Norte y [12, 57] = 12 esca˜os a Pensilvania. Si hubiera un esca˜o m´s a n n a repartir entre estos dos se asignar´ a Pensilvania, ya que su parte decimal 0, 57 ıa es mayor. El m´todo de Hamilton se estaba usando para repartir la C´mara de Repe a resentantes en 1880, cuando apareci´ una circunstancia curiosa. Para modificar o el n´mero de esca˜os de la c´mara con vistas a futuras elecciones, se hizo un u n a estudio de repartos con una c´mara de diferentes tama˜os desde 270 a 350 a n miembros. Entonces se observ´ que Alabama ten´ derecho a 8 representantes o ıa 2

si el tama˜o de la c´mara era de 299, pero disminu´ a 7 representantes si el n a ıa tama˜o de la c´mara era de 300. El congreso decidi´ entonces un tama˜o de n a o n 325 esca˜os, ya que entonces este n´mero parec´ no presentar problemas. n u ıa Este hecho se conoce con el nombre de paradoja de Alabama y se dice que el m´todo de Hamilton no es mon´tono, ya que si se aumenta el n´mero de e o u esca˜os a repartir, con las mismos datos de poblaci´n, sorprendentemente puede n o que haya estados que disminuyen su n´mero de representantes. u

3
3.1

Los m´todos del divisor e
M´todo de Jefferson e

El primer m´todo de reparto que se adopt´ por el Congreso en los Estados e o Unidos (1792) fue el de Hamilton. Pero no lleg´ a usarse entonces porque o George Washington, en el primer veto presidencial de la historia de los Estados Unidos, rechaz´ el proyecto de ley insistiendo en que el reparto resultante deb´ o ıa ser m´s proporcional a la poblaci´n. En los Estados Unidos cada estado se a o divide en circunscripciones electorales, cada una de las cuales tiene que elegir su representante por mayor´ relativa (esto es, gana el que m´s votos tiene). ıa a El n´mero de circunscripciones de un estado es por tanto igual al n´mero de u u esca˜os que tiene. n Thomas Jefferson, que era secretario de estado con Washington, propuso entonces un m´todo que consist´ en elegir un divisor d que fuera aproximadae ıa mente el tama˜o de un distrito congresional medio y luego dividir la poblaci´n n o de cada estado por d. El n´mero de representantes era entonces la parte entera u de este cociente, eliminando simplemente la parte decimal. Por ejemplo, el estado Virginia, de donde era original Jefferson, ten´ una ıa poblaci´n de 630.560 habitantes. Al ser o 630560 33000 19, 108

Jefferson elimina la parte fraccionaria 0, 108 de este cociente y asigna 19 esca˜os n a Virginia. Si se decide utilizar este m´todo, primero se prueba con un divisor d y el e tama˜o de la c´mara se determina por este divisor. Siendo el n´mero total de n a u representantes en la c´mara a [ p1 p2 pn ] + [ ] + ··· + [ ] d d d

Por tanto divisores m´s grandes producen c´maras m´s peque˜as y al rev´s. a a a n e Si se eligiera en primer lugar el tama˜o de la c´mara, se tendr´ que ajustar n a ıa el divisor d hacia arriba o hacia abajo hasta obtener el n´mero correcto de u miembros.

3

Cuando el n´mero total de esca˜os de la c´mara est´ ya fijado, para saber u n a a cu´ntos esca˜os corresponden a cada estado en particular podemos proceder de a n la siguiente manera: empezamos con un divisor d = p1 donde p1 es la poblaci´n o del estado m´s grande. El cociente entre p1 y este divisor es 1, as´ que el estado a ı 1 recibe el primer representante y los cocientes de las poblaciones de los dem´s a estados es menor que 1. De este modo, de momento, s´lo se ha repartido 1 o esca˜o. Ahora vamos disminuyendo el divisor. El estado 1 recibir´ un segundo n a p esca˜o cuando 1 = 2 (esto es, si despejamos d, cuando d = p1 /2), mientras n d p que los dem´s estados habr´n recibido un esca˜o si en su caso ha sido i > 1. a a n d Continuando con este proceso el estado i recibir´ su n + 1 esca˜o cuando para a n un cierto d pi =n+1 d pi lo que sucede cuando, despejando d de esta ultima relaci´n, d = n + 1 . ´ o Podemos afirmar entonces que vamos asignando los esca˜os siguiendo un n pi orden de prioridades por medio de la funci´n de clasificaci´n Ri = n + 1 . o o Esta funci´n de clasificaci´n da un procedimiento m´s sencillo para hacer el o o a reparto. Veamos como hacerlo con un ejemplo que hemos tomado de las elecciones generales de 1966 en la provincia de Burgos. En este ejemplo, en vez de repartir el total de esca˜os de la C´mara de Representantes por estado, reparn a tiremos los 4 esca˜os que corresponden a Burgos entre los distintos partidos n pol´ ıticos seg´n su n´mero de votos. Es decir, sustituiremos “n´mero de repreu u u sentantes de la C´mara” por por “n´mero de esca˜os a repartir en los resultados a u n electorales de esta provinvia”, sustituiremos “estado” por “partido pol´ ıtico” y “n´mero de habitantes” por “n´mero de votos”. u u Ejemplo: Resultados electorales de las elecciones generales de 1966 en la provincia de Burgos. Se reparten un total de 4 esca˜os. En la primera fila n colocamos los votos de los partidos que han conseguido m´s del 3% del total. a Luego en las sucesivas columnas hacia abajo dividimos los votos por 1, 2, 3, etc. Vamos asignando los esca˜os por prioridades en orden decreciente, esto es, el n primer esca˜o se lo lleva en este caso el PP por tener 125.095 el n´mero m´s n u a alto de la tabla. El segundo esca˜o se asigna al PSOE ya que le corresponde el n segundo n´mero m´s alto, 71.098, de la tabla, y as´ sucesivamente. u a ı

Votos Votos/1 Votos/2 Votos/3 Reparto

PP 126095 1260951 630483 420324 3

PSOE 71098 710982 35549 1

IU 25785 2578

0

4

En nuestras democracias occidentales el m´todo de Jefferson se llama m´todo e e de los divisores naturales o tambi´n regla D’Hondt, cuyo nombre viene del e matem´tico belga Victor D’Hondt. En Espa˜a utilizamos la regla D’Hondt a n tanto para determinar el reparto de esca˜os del Congreso de los Diputados que n corresponden a cada provincia como para repartir los esca˜os a los distintos n partidos seg´n los resultados electorales. u Calculemos la cuota de los distintos partidos del ejemplo anterior de la provincia de Burgos. La suma total de votos es 126095 + 71098 + 2578 = 222978 Por tanto 126095 × 4 2, 26 222978 71098 Cuota (PSOE) = × 4 1, 27 222978 2578 × 4 0, 46 Cuota (IU) = 222978 Observemos que la cuota del PP es 2, 26, su cuota inferior es 2 y su cuota superior 3. Con la regla D’Hondt el PP ha obtenido 3 esca˜os, esto es, un n n´mero de esca˜os igual a su cuota superior. Lo mismo ha pasado con los u n dem´s partidos PSOE e IU, han obtenido un n´mero de esca˜os igual o bien su a u n cuota inferior o bien su cuota superior. Esto no siempre sucede con la regla D’Hondt, a veces hay partidos que obtienen m´s esca˜os que lo que indica su cuota superior, lo cual no parece a n muy equitativo. Se dice por ello que este m´todo no satisface la condici´n de e o la cuota. Podemos observar este hecho en la tabla del reparto de esca˜os para n el Congreso de los Diputados en Espa˜a que adjuntamos m´s adelante. En ella n a aparece la provincia de Alicante que tiene una cuota de 9, 90 y sin embargo D’Hondt le asigna 11 representantes para el Congreso. Podemos observar tambi´n que el PP no consigui´ m´s del doble que los e o a votos que el PSOE, y sin embargo obtuvo m´s del doble en esca˜os. Este es a n un hecho general con la regla D’Hondt y por ello se dice que es un m´todo que e tiene un sesgo hacia los partidos mayoritarios. En el caso espa˜ol es un hecho n pol´ ıticamente deseado, ya que ello favorece las coaliciones y por tanto evita la atomizaciø’n en muchos partidos. Este hecho parece dar m´s estabilidad al a sistema y evita lo que sucede por ejemplo en Italia, donde hay una excesiva cantidad de partidos. Cuota (PP) =

3.2

Otros m´todos del divisor e

Se han utilizado otros m´todos del divisor, que se pueden definir por sus difere entes funciones de clasificaci´n. Adem´s del de Jefferson cabe destacar los o a 5

m´todos de Webster, de Hill-Huntington, de Dean y de Adams, cuyas funciones e de clasificaci´n son o

Jefferson Webster Hill-Huntington Dean Adams Reparto

pi Ri = n + 1 i pi Ri = 2n + 1 i pi Ri = ni (ni + 1) p (2ni + 1) Ri = i 2ni (ni + 1) pi Ri = n + 1 i p Ri = ni i

Todos ellos se han usado an alg´n momento para el Congreso de los Estados u Unidos. Con los m´todos de Hill-Huntington, de Dean y de Adams, cada estado e empieza con un esca˜o antes de empezar el proceso, pero con los m´todos de n e Jefferson y Webster la asignaci´n inicial de cada estado es 0. o El m´todo de Webster, que lleva el nombre del hombre de estado y orador e Daniel Webster (1782-1852), tambi´n se llama de los divisores impares o de e Sainte-Lagu¨ en los paises escandinavos. Veamos como ser´ el reparto de e ıa esca˜os por Webster con los datos anteriores de la provincia de Burgos: n

Votos Votos/1 Votos/3 Votos/5 Reparto

PP 126095 1260951 420323 25219 2

PSOE 71098 710982 23699 1

IU 25785 257584 8586 1

El m´todo de Hill-Huntington lleva el nombre de Joseph A. Hill, de la Oficina e del Censo de los EEUU, y de Edward V. Huntington, profesor de mec´nica y a matem´ticas de la Universidad de Harvard. Tambi´n se llama el m´todo de la a e e media geom´trica y es el que, desde 1941, se usa actualmente para repartir la e C´mara de √ Estados√ a los Unidos. Los√ sucesivos divisores de Hill-Huntington son √ √ 2 1.41, 6 2.45, 12 3.46, 20 4.47, 30 5.48, etc. Aplicado este m´todo al ejemplo de la provincia de Burgos anterior ser´ e ıa:

6

Votos Votos/1.41 Votos/2.45 Votos/3.46 Reparto

PP 126095 894291 514672 364444 3

PSOE 71098 504243 29020 1

IU 25785 18286

0

3.3

¿Cu´l es el mejor m´todo del divivisor? a e

Tal como hemos dicho antes, la regla D’Hondt favorece ligeramente a los partidos mayores. Si se van aumentando los divisores al aplicar un m´todo del divisor, se e observa que progresivamente va aumentando el coste de cada esca˜o. Luego se n reduce la ventaja de los grandes partidos. Esto se puede comprobar comparando los dos ejemplos que hemos tratado antes en la provincia de Burgos cuando se usaban la regla D’Hondt y el m´todo de Webster. e Una variante de estos m´todos es la modificaciø’n del m´todo de Saintee e Lagu¨ que se usa en Suecia desde 1952. Se van tomando los divisores sucesivos e 1.41, 3, 5, 7, etc. Aumentando as´ el primer divisor, se persigue dificultar la ı obtenci´n de esca˜os por parte de los peque˜os partidos, mientras que luego, o n n elevando la distancia entre los miembros de la serie se reduce la ventaja de los partidos m´s grandes. a Se puede medir matem´ticamente la injusticia en el reparto. Haya varias a definiciones de injusticia, pero una de las m´s usadas fue introducida por Hunta ington y define la injusticia entre dos estados i, j como la diferencia aj ai − pi pj donde ai es el el n´mero de esca˜os del partido i, pi el n´mero de votos del u n u partido i y lo mismo para el partido j. De entre todos los m´todos del divisor e posibles, el m´todo de Webster minimiza la injusticia, esto es, que si se transe firieran esca˜os de un partido a otro de una manera distinta a como lo hace n Webster, aumentar´ la injusticia. ıa Proposici´n El m´todo de Webster minimiza la injusticia. o e Dem. Supongamos que dos partidos P1 y P2 compiten por el siguiente esca˜o. n Sean p1 el n´mero de votos del partido P1 y n1 el n´mero de esca˜os que ya u u n ha obtenido. An´logamente sean p2 el n´mero de votos del partido P2 y n2 su a u n´mero de esca˜os ya adjudicados. u n El m´todo de Webster dar´ el siguiente esca˜o a P1 si se verifica e a n p2 p1 < 2n2 + 1 2n1 + 1 7 (1)

Entonces la diferencia de porci´n representativa entre P1 y P2 ser´ o ıa D12 = n1 + 1 n2 − p1 p2

Si el esca˜o lo hubiera recibido P2 en vez de P1 , la diferencia de porci´n repren o sentativa ser´ ıa n2 + 1 n1 D21 = − p2 p1 Cuya injusticia habr´ sido mayor, ya que, como podemos comprobar, se tiene ıa D12 < D21 . En efecto, la relaci´n D12 < D21 es o n2 + 1 n1 n1 + 1 n2 − < − p1 p2 p2 p1 y si pasamos a la izquierda todos los t´rminos de P1 y a la derecha los de P2 , e queda n1 + 1 n1 n2 + 1 n2 + < + p1 p1 p2 p2 y esto es lo mismo que 2n1 + 1 2n2 + 1 < p1 p2 que es cierta porque es equivalente (multiplicando en cruz) con la asignaci´n o que hab´ hecho Webster en (1). ıa

4

No existe un m´todo matem´ticamente pere a fecto

Los m´todos vistos hasta ahora presentan problemas, ya que en Hamilton puede e aparecer la paradoja de Alabama y con los m´todos del divisor no se satisface e la condici´n de la cuota. En los a˜os 70, dos matem´ticos, Michel L. Balinski y o n a H. Peyton Young se propusieron encontrar un m´todo que satisfaciera a la vez e la condici´n de la cuota y que sea mon´tono. Encontraron un nuevo m´todo, o o e llamado el m´todo de la cuota. Este nuevo m´todo present´ sin embargo un e e o problema indeseable: la paradoja de la poblaci´n. o Hay varias definiciones de esta paradoja. En su forma m´s elemental, se a puede describir del siguiente modo: Supongamos que hay dos elecciones consecutivas y un partido obtiene x esca˜os en la primera elecci´n y aumenta el n o n´mero de votos en la segunda. Si los dem´s partidos obtienen igual n´mero u a u de votos en ambas elecciones, es l´gico pensar que el partido que ha aumentado o en votos no disminuye su n´mero de esca˜os obtenidos en la primera elecci´n. u n o Sin embargo puede que esto suceda. Otra definici´n un poco m´s realista de la o a

8

misma paradoja es la siguiente: La paradoja de la poblaci´n: Supongamos que el tama˜o de la C´mara y o n a el n´mero de estados es fijo, pero cambia el n´mero de habitantes. Entonces u u un estado puede perder un representante en favor de otro estado, incluso si la poblaci´n del primer estado crece m´s que la del segundo. o a Veamos esta paradoja con un ejemplo. Tomamos datos de las elecciones espa˜olas de 1989 en la provincia de Badajoz, donde se asignaban 6 esca˜os. n n Vamos a llamar A, B, C, D a los partidos que obtuvieron m´s del 3 % de votos a y usaremos el m´todo de Hamilton. e

Hamilton Votos Cuota Esca˜os n

A 208560 3.49 3

B 82000 1.37 1

C 38000 0.64 0+1

D 30000 0.50 0+1

Sin embargo, si con datos electorales algo distintos

Hamilton Votos Cuota Esca˜os n

A 206600 3.56 3+1

B 72000 1.24 1

C 38000 0.65 0+1

D 32000 0.55 0

Observemos de estos datos que el partido A ha perdido unos 2000 votos y el partido D los ha ganado. Sin embargo A gana un esca˜o y B lo pierde. n ¿Hay alguna esperanza de encontrar un m´todo mejor? La respuesta es nege ativa, Balinski y Young demostraron en 1982 que todos los m´todos de reparto, e excepto los m´todos del divisor, presentan la paradoja de la poblaci´n. e o As´ que estamos en un callej´n sin salida. El m´todo de Hamilton puede ı o e presentar las paradojas de Alabama y de la poblaci´n y los m´todos del divisor o e no satisfacen en general la condici´n de la cuota. Y cualquier m´todo que se o e pueda inventar va a presentar alguno de estos problemas. No hay ning´n m´todo u e matem´ticamente perfecto. Por tanto la elecci´n de uno u otro m´todo tiene a o e que ser una decisi´n pol´ o ıtica. Se considera que la paradoja de la poblaci´n y o la de Alabama son m´s da˜inas que la violaci´n ocasional de la condici´n de la a n o o cuota. Por eso se recomiendan los m´todos del divisor. e

9

5

Sistemas de voto preferente

Para simplificar la exposici´n, supongamos que hay que elegir solamente una o persona o un partido de entre varios candidatos posibles en una circunscripci´n o electoral y supongamos tambi´n que cada elector hace una lista donde coloca los e nombres de varios candidatos por su orden de preferencia. Esta situaci´n puede o presentarse por ejemplo cuando elegimos delegado de curso en nuestra clase, cuando una comunidad de vecinos elige a su presidente o cuando una sociedad o empresa elige a su director. Vamos a exponer un ejemplo hipot´tico, donde aplicaremos algunos m´todos. e e Supongamos que en unas elecciones cada votante tiene que elegir tres partidos por orden de preferencia y que una vez contabilizados los votos los resultados son como sigue: 6 millones de votantes eligen por orden de preferencia PP, IU , PSOE. 5 millones de votantes eligen por orden de preferencia PSOE, IU , PP. 4 millones eligen IU, PSOE, PP. Ya tenemos los resultados. Para su mejor manejo los colocamos en forma de tabla

1a 2a 3a

6 PP IU PSOE

5 PSOE IU PP

4 IU PSOE PP

¿Qui´n es el ganador? e 1. Mayor´ simple o relativa. Gana el candidato que m´s votos tiene. ıa a En este caso gana el PP (6 votos) frente al PSOE (5 votos) e IU (4 votos). Sin embargo 9 millones de votantes, esto es, el 60 % del total, no le han votado. De hecho es posible que estos votantes prefieran otra alternativa a tener este ganador. ¿Es esto justo? 2. Segunda vuelta. En la primer recuento de votos, la primera vuelta, eliminamos todos los candidatos excepto los dos que m´s votos tienen. Luego en la segunda a vuelta se enfrentan estos dos y gana el que m´s votos tiene. a En el ejemplo, eliminamos primero a IU porque s´lo tiene 4 votos. Ahora, o en la segunda vuelta, compiten unicamente PP y PSOE. Si tachamos IU ´

10

de la tabla de preferencias anterior, el PP obtiene 6 millones de votos y el PSOE 5 + 4 = 9 millones. Gana el PSOE por 9 a 6. Observemos que ahora aparece un ganador distinto al del m´todo antee rior. Observemos tambi´n que, aunque haya ganado el PSOE, 6 + 4 = 10 e millones de votantes prefer´ a IU frente al PSOE. ıan Una variante de este m´todo, cuando hay m´s contendientes, se llama e a eliminaci´n del perdedor. En este nuevo m´todo se van dando sucesivas o e vueltas en el recuento y se elimina en cada una de ellas al candidato menos votado. Otra variante es la que se usa en Francia, donde la primera vuelta es por mayor´ absoluta, es decir, gana un partido si obtiene un resultado mayor ıa que la mitad m´s uno de los votos. Si no hay ganador en esta primera a vuelta, se realiza una segunda votaci´n donde no se pueden presentar los o partidos m´s minoritarios y se decide ahora el ganador por mayor´ relaa ıa tiva. Muchas veces se producen coaliciones entre una y otra vuelta. 3. Recuento Borda. Este nombre viene del franc´s Jean Charles de Borda (1781). Se punt´an e u los candidatos por orden de preferencia y gana el que m´s puntos tiene. a En el ejemplo, si damos 3 puntos al primero de la lista, 2 al segundo y 1 al tercero, el resultado queda como sigue: PP= 6 × 3 + 5 × 1 + 4 × 1 = 27 puntos PSOE= 6 × 1 + 5 × 3 + 4 × 2 = 29 puntos IU= 6 × 2 + 5 × 2 + 4 × 3 = 27 puntos El vencedor es IU. 4. M´todo Condorcet. e Se enfrentan todos los canditados dos a dos. Gana el que haya ganado a todos los dem´s. Fue introducido por el marqu´s de Condorcet en Francia a e en 1785. En el ejemplo que nos ocupa cuando se enfrentan PP con PSOE, esto es, si tachamos IU de la lista de preferencias, el PP obtiene 6 millones de votos mientras que el PSOE obtiene 5 + 4 = 9. Gana el PSOE. Las otras dos parejas de enfrentamientos, PP-IU y PSOE-IU producen: PP-IU PSOE-IU PP= 6, IU= 5 + 4 = 9. PSOE= 5, IU= 6 + 4 = 10. Gana IU. Gana IU.

Luego el ganador Condorcet es IU ya que ha ganado a los dem´s cuando a se enfrentan cara a cara. 11

No siempre hay ganador Condorcet. Consid´rese por ejemplo una elecci´n e o donde 5 millones de votantes eligen por este orden PP-PSOE-IU. Otros 5 millones eligen PSOE-IU-PP y 5 millones IU-PP-PSOE. No hay ninguno que gane a todos los dem´s. a Hay otros m´todos de votaci´n que tienen en cuenta el orden de preferencia. e o Entre ellos est´n a 1. Voto transferible. Fue introducido por Thomas Hare en Inglaterra en 1850. Tiene en cuenta el orden de preferencia en cada papeleta de una manera un poco m´s complicada. Se usa en Irlanda y Australia. a 2. “Approval voting”. Cada votante escribe los nombres de los candidatos a los que da el visto bueno. Gana el que m´s votos tiene. Este sistema evita a que gane alguien a quien la mayor´ opone. ıa De entre todos los m´todos de votaci´n de este tipo no hay ninguno que e o sea completamente satisfactorio. Kenneth J. Arrow demostr´ en 1951 que no o puede haber ning´n m´todo que satisfaga a la vez tres propiedades razonables u e para cualquier m´todo de votaci´n, a saber, las llamadas condici´n de Pareto, e o o monoton´ e independencia de las alternativas irrelevantes. Este es el teorema ıa de imposibilidad de Arrow que destroz´ las esperanzas de encontrar mecanismos o justos y no manipulativos de elecci´n social. o Kenneth J. Arrow, profesor de econom´ de la Universidad de Stanford ıa recibi´ el premio Nobel de Ciencias Econ´micas en 1972. o o

6

El sistema electoral de los Estados Unidos

En las elecciones de los Estados Unidos se eligen los representantes del Congreso, los miembros del Senado y los electores presidenciales. Algunos estados eligen tambi´n a su gobernador y se consultan a referendum ciertas medidas legislativas e o de inter´s social. e El Congreso de los Estados Unidos, the U. S. House of Representatives, tiene actualmente un total de 435 miembros que se reparten entre los 50 estados de la uni´n por el m´todo de Hill-Huntington. Luego cada estado tiene sus ciro e cunscripciones electorales. Por ejemplo en Minnesota, a la que le corresponden 10 representantes, tiene el mismo n´mero de circunscripciones. En cada circunu scripci´n los electores eligen el nombre de su elecci´n de una lista de candidatos o o y gana el que m´s votos tiene. Este es el sistema de mayor´ simple o relativa, a ıa llamada tambi´n first-past-the-post, esto es, el primero que pasa la meta gana. e El presidente de los Estados Unidos se elige en una asamblea formada por 538 electores. Cada estado contribuye con un bloque de estos delegados o compromisarios, cuyo n´mero es igual a la suma de sus representantes m´s sus u a 12

senadores. Excepto Washington DC, que no tiene congresistas, pero si tres electores. En las papeletas cada candidato a presidente lleva adjunto el nombre de su vicepresidente junto con el partido al que pertenece, en su caso. En cada estado gana el candidato que m´s votos tiene, pero estos votos no eligen de momento a presidente, sino que eligen en bloque a los compromisarios de esta opci´n que o ir´n despu´s al colegio electoral. Como hay 538 compromisarios en total, un a e candidato necesita al menos 270 para ser elegido.

7

El sistema electoral espa˜ ol n

La Constituci´n de 1978 ha establecido que las Cortes Generales est´n formadas o e por el Congreso de los Diputados y por el Senado. La constituci´n establece o tambi´n que el Congreso contar´ con un m´ e a ınimo de 300 y un m´ximo de 400 a Diputados, debiendo la ley electoral concretar este n´mero. La normativa viu gente (Ley Org´nica del R´gimen Electoral General de 19 de Junio de 1985) ha a e fijado en 350 el n´mero de miembros de la C´mara. Para garantizar que todas u a las provincias tengan Diputados, la ley electoral asigna dos esca˜os a cada una n de ellas y uno a cada una de las ciudades de Ceuta y Melilla. Puesto que hay 50 provincias, se tienen asignados 102 esca˜os. El resto de los esca˜os, esto es, n n 350 − 102 = 248, se distribuyen proporcionalmente entre todas las provincias, seg´n su n´mero de votantes censados por la regla D’ Hont. Esta regla se utiliza u u asimismo para repartir los esca˜os a las diferentes formaciones pol´ n ıticas seg´n u sus resultados electorales en cada circusncripci´n (provincia en este caso). Eno tran en el reparto unicamente los partidos que han sacado m´s del 3% de los ´ a votos.

8

Bibliograf´ ıa

Sistemas electorales del mundo Dieter Nohler, Centro de Estudios Constitucionales, Madrid 1981. Regimen electoral general. Ley org´nica 5/1985 del 19 de Junio a Instituto Nacional de estad´ ıstica, 1985. Las elecciones F. de Carreras, J.M. Vall´s, Ed. Blume 1977. e Fair Reperesentation, Meeting the ideal of One Man , One Vote M. Balinski, H. Young, Yale University Press, 1982. Un examen en profundidad de los sistemas electorales, todos ellos imperfectos. ¿Resulta posible una adaptaci´n fraudulenta de un sistema? o Ian Stewart, Investigaci´n y Ciencia, mayo, 1995. o

13

Louisiana fue explorada por los espa˜oles en el s. XVI y se conn virti´ en colonia francesa a finales del s. XVII. En 1762 Francia o cedi´ a Espa˜a los territorios del oeste del Mississippi y un a˜o m´s o n n a tarde, los situados al este del r´ pasaron al Reino Unido por el ıo tratado de Par´ Por el tratado secreto de San Ildefonso, Napole´n ıs. o consigui´ de Carlos IV la devoluci´n de la Louisiana (1802) y la o o vendi´ a los Estados Unidos en 1803. El presidente era entonces o Thomas Jefferson (1743-1826).

14

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful