You are on page 1of 4

Torres Alcántara Melissa

SOCIOLOGÍA COMPRENSIVA DE MAX WEBER


Juan Bravo

La sociología comprensiva, combina el hecho de que la sociología es una


ciencia empírica y subjetiva, pero a la vez se puede explicar relacionando los
patrones del comportamiento humano y de la persona frente a la sociedad.
En el libro se deja clara la posible confusión que se hace en ocasiones con la
psicología; en esta obra no hay un método psicológico, existe más bien un
método comparativo, desde lo emocional hacia lo social. Entonces queda claro
que la sociología comprensiva tiene sus principios en la naturaleza psíquica y
racional del humano, no tiene relación directa con la ciencia de la psicología.

La Sociología Comprensiva también es conocida como la Teoría sociológica de


Max Weber, teniendo como fundamento básico la interpretación de la acción
social como objeto de estudio, es decir, entender el significado y sentido
subjetivo del mismo. Weber es un pensador multicausalista, ya que considera
que lo que gobierna la conducta de los hombres son los intereses, ya sean
materiales o ideales; es decir, que ni lo material ni lo ideal pueden ser tomados a
priori, ni para todos los casos como determinantes.

Max Weber critica el proceso de racionalización occidental, el cual se basaba en


que el individuo es racional y maximizador de beneficios. En lo económico,
cultural, político, afectivo, hay tendencias de civilización; es decir, tendencias al
crecimiento de la razón, visto como algo negativo por el autor, ya que la
racionalidad es tan sólo uno de los aspectos del ser humano; además de esa
dimensión del hombre, existen aspectos afectivos. Son “engranajes grises sin
vida”, debido a que al aumentar la razón se disminuye el afecto. De esta
manera, Weber teoriza sobre los tipos ideales.
La sociología como ciencia ha sido ampliada en su método por Weber, siendo
que éste ha llevado a la misma a la investigación de ámbitos que no habían sido
tomados en cuenta antes. Dicha ciencia se vio enormemente enriquecida con
otra original contribución de Weber: el tipo ideal o puro.
El tipo ideal es la principal denominación de la sociología de Weber, pero tal vez
hablar de tipo puro resulta más adecuado ya que define claramente el sentido
que el autor le otorga a este concepto metodológico.
El tipo ideal no debe considerarse como una hipótesis. Se trata de un
instrumento para analizar hechos históricos y acontecimientos concretos.
Es, pues, una herramienta conceptual, una abstracción, una construcción mental
que no puede ser localizada empíricamente en ningún sitio de la realidad por
que se estructura a partir de la exageración de uno o más rasgos observables en
la realidad y por una gran cantidad de fenómenos concretos individuales
acentuados de manera unilateral en una construcción analítica justificada.
Weber dice que mediante el actuar de un individuo toda la estructura social que
lo rodea se ve afectada. Existe la individualidad, pero como todos los estudios
sociológicos, se basa en la subjetividad. Todo acto humano tiene un fin, aunque
el individuo que lo ejecuta no sea completamente consciente de esto, ya sea por
rutina o porque simplemente no tiene registro y razón de su forma de pensar y
actuar. Igualmente, las personas externas que influyen en el haber del actor
social principal, tienen un fin distinto al que podría ser el fin último del acto
social. Un ejemplo es la influencia del gobierno al pueblo, o de los padres a los
hijos.
En el momento en que el individuo se hace consciente de su actuar y las
reacciones que provoca éste, pasa a ser parte móvil de la sociedad y adquiere
un poder especial sobre el entorno que lo rodea, pues es muy distinto cuando se
tiene pleno conocimiento de lo que se hace a cuando realmente se cumple el fin
pero sin conciencia alguna, aunque este tiene validez frente a la sociología.

La acción social se define como una conducta humana dirigida al otro, como un
hecho dinámico, cambiante y variable que adopta una “conexión de sentido”
diferente y distinta, de allí que Weber identifica tipos de acción social en torno a
componentes racionales e irracionales. En efecto, la obra de este sociólogo
busca comprender la acción social y relación social a partir del concepto de
racionalidad.
Weber identifica cuatro tipos de acción social en función al componente racional
e irracional, es decir, analizar la acción social a partir de la racionalidad del
mismo, por lo cual se puede afirma que el método de la sociología comprensiva
es racionalista. Los tipos de acción social se definen así:
• La acción social que busca un fin o fines específicos (objetivo).
• La acción social orientada al cumplimiento de valores (objetivo).
• La acción social determinado por la tradición (subjetivo).
• La acción social afectiva (subjetivo).

Weber profundiza en las dos primeras ya que son las que mejor explican a la
sociedad moderna. Para conocer cuando una acción social es racional y cuando
no, es necesario interpretar el sentido mismo que moviliza al individuo y es que
tal como sostiene el autor el comprender abarca la interpretación, no se puede
comprender el mundo social sin que se interprete. En consecuencia hay que
interpretar la “conexión de sentido”, esto es el significado subjetivo el cual tiene
que ver con motivos, fines-medios, valores, convicciones, tradición, lo emotivo,
la evidencia, las condiciones etc.

Los tipos ideales que constituye Weber son puros tipos conceptuales y muy
raras veces la acción, especialmente la social, está orientada exclusivamente
por uno u otro de estos tipos.
Los tipos ideales sirven para indagar cuánto la realidad histórica se aleja de ellos
y cómo en dicha realidad las acciones concretas se presentan como posibles
mezclas de factores racionales, como por ejemplo, emocionales y tradicionales.
Propone estas generalizaciones, que muestran los elementos con los que está
hecha la historia, con el objetivo de diseñar un método histórico-comparativo
para estudiar la particularidad y universalidad del hecho social. Se reitera la
necesidad de interpretar para poder comprender la realidad. No queda más claro
que aquí.
Weber distingue así que el ser humano que caracteriza el sistema capitalista no
es el mismo que el de la sociedad feudal, debido a que el cambio en la
mentalidad genera en éste una forma de actuar racional, calculadora, fría,
haciendo que pierdan el afecto y la sensibilidad hacia los valores morales y
éticos que regían en el esquema anterior. En sumatoria, se reconoce a un
hombre que en un principio tiende a reaccionar de forma racional respecto a
fines.

Cuando Weber analiza –en Conceptos Sociológicos Fundamentales los fines,


medios, valores y demás elementos que componen la acción social racional,
explica de manera directa que hay sociedades que efectivamente se guían por
este orden, lo que equivale a considerarlas modernas. Por otro lado, también
hay sociedades en donde priman aquellas acciones sociales irracionales, estos,
sin duda alguna, serian tradicionales. Weber a diferencia de otros teóricos de la
sociología –Emilie Durkheim, Carlos Marx, Talcott, Parsons, etc. no aborda de
forma clara y directa el concepto de estructura, mas específicamente estructura
social. Se podría decir que su perspectiva es desde luego contraria a la
metodología positivista, estructuralista y funcionalista. Para este intelectual el
objeto de estudio de la sociología es la acción social, ya que se centra en la
exploración del sentido o significado subjetivo de la acción social y relación
social, ya que según refiere estos hacen posible la construcción de la realidad
social.

La aportación Weberiana a la sociología se aparta de las conceptualizaciones


pasadas realizadas por los científicos para el entendimiento de la sociedad,
Weber interpreta, con experiencias y hechos sucedidos para hacer hipótesis, a
diferencia de los demás sociologos.