El Aborto y sus tipos

Material de Ayuda Aborto es la interrupción del desarrollo del feto durante el embarazo. El término “aborto espontáneo” se refiere a los hechos que se presentan de manera natural, o al menos sin que medie voluntad de eliminar al nasciturus (el que ha de nacer) por parte de la madre o por parte del médico que atiende el trabajo de parto. Cabe recordar que los riesgos de los “abortos inducidos” o “provocados” son enormes, provocando la muerte de más de 70000 mujeres al año, según la OMS, cifra equivalente al 13% de las muertes de ellas. Los abortos inducidos se pueden realizar a través de tipos: Por envenenamiento salino: Se extrae el líquido amniótico dentro de la bolsa que protege al bebé. Se introduce una larga aguja a través del abdomen de la madre, hasta la bolsa amniótica y se inyecta en su lugar una solución salina concentrada. El bebé ingiere esta solución que le producirá la muerte 12 horas más tarde por envenenamiento, deshidratación, hemorragia del cerebro y de otros órganos. Esta solución salina produce quemaduras graves en la piel del bebé. Unas horas más tarde, la madre comienza "el parto" y da a luz un bebé muerto o moribundo, muchas veces en movimiento. Este método se utiliza después de las 16 semanas de embarazo. Por succión: Se inserta en el útero un tubo que tiene un borde afilado. Una más fuerte succión (más fuerte que una aspiradora casera) desplaza el cuerpo del bebe que se esta desarrollando, así como la placenta y la absorbe “el producto del embarazo”, depositándolo después en un balde. distintos

Espontáneo: este suele pasar por malformaciones del feto o por problemas que pueda presentar la madre, suele ser por infecciones vaginales, embarazo con alto riesgo que lo más conveniente es mantenerse en reposo absoluto, para no propiciar el aborto.

Autoprovocado: estos generalmente se realizan mediante la inserción de objetos no estériles (como agujas de tejer, ganchos, etc.) que provocan daños al embrión, produciendo el desgarro de membranas y la contracción del útero y finalmente la expulsión del producto, son utilizados tes o infusiones, actividades físicas excesivamente fuertes que producen el inicio del aborto, pero en la gran mayoría deja residuos de membranas o tejidos los cuales se descomponen dentro provocando infección, necesitando posteriormente a una limpieza y tratamiento con antibióticos. También otras cifras importantes son que la mayoría de los abortos (como el 90%) se realizan durante las primeras 12 semanas del embarazo (14 semanas desde el empiezo de la última regla). Este tipo de aborto se llama de primer trimestre. Aproximadamente 10% de los abortos pasan después del segundo trimestre, se hacen estos solamente para salvar la vida o la salud de la mujer, en casos de anormalidades severas del feto, etc. Para concluir, podríamos decir que el aborto es un tema de la vida cotidiana que debería estar en un nivel menor de importancia, de ser por tomar las medidas correspondientes, como los métodos anticonceptivos (ya sean pastillas, o bien profilácticos). María Farfán A Material de ayuda para estudiantes. CESMP-Mayo, 2008