POLÍTICA ANALÍTICA

Por Juan Fernando Perdomo *

ÉTICA Y FUNCIÓN PÚBLICA
Lo llamó a su oficina y le pidió que se sentara frente a su escritorio. -Mira, López, le dijo, he estado analizando los precios de los proveedores que te cotizaron y pienso que debes de comprarle a la compañía “Distribuidora Nacional de productos en general”. -Discúlpeme, le respondió el subordinado. Aunque los precios son muy buenos, están fuera de competencia pues esas piezas no vienen completas. Si las adquirimos vamos a necesitar comprar lo que les falta. -Bueno, Bueno, ¡Pero así no gastamos todo “de golpe” y tampoco perdemos liquidez!, aseguró el jefe. Además tenemos un superávit en el presupuesto. -Jefe, la verdad no es un superávit, es un subejercicio…. -De todas formas, López ¡No vamos a utilizar el dinero y, de que se lo devolvamos a Hacienda…! -Como lo indique, señor, resignado dijo el empleado público. -¡Muy bien, López! ¡Acelere la operación antes de fin de mes! -Pero, déjeme decirle algo: Usted bien sabe del proceso de licitación... -Mira, López, convoca al comité de adquisiciones y justifica que no hay una compañía en todo el país que ofrezca ese producto. ¡Tú sabes hacer eso! -Sí, señor, pero la otra ocasión efectivamente nadie producía ese producto. Ahora, este producto, no cumple con todas las carac… -¡Por eso, López!, interrumpió nuevamente el funcionario de alto nivel, ¡Nadie produce ese artefacto mas que la “Distribuidora Nacional…”! ¡Resuélvelo! López firmó y compró. No se atrevió a pedirle a su jefe una instrucción por escrito. Tenía más de veinte años de trayectoria en el sector público y, a pesar de que había tenido más de diez jefes distintos, nunca había pasado por una situación similar desde que entraron en vigor las normas de Contraloría pues, efectivamente antes, las decisiones de compra se daban de manera arbitraria, pero ahora hay leyes que buscan acotar la discrecionalidad. Unos días después, en la oficina del jefe había un documento en el que señalaban a López como responsable de una irregularidad que le costaría su “chamba” y quedaría inhabilitado por varios años para ejercer un puesto en los diferentes órdenes de gobierno, a reserva de pagar daños y perjuicios provocados al organismo y, por el teléfono, recibía la llamada del gerente de la “Distribuidora Nacional…” invitando al jefe a una comida en la que le daría una “sorpresita” por ser tan buen cliente de la empresa. Estas son algunas de las situaciones que muchos “López” tienen que vivir, por miedo a contradecir las instrucciones de sus jefes y es sólo un ejemplo muy claro del sector público, pero también lo hay en la empresa, cuando algún jefe ordena a su empleado no pagar una prestación o derecho laboral de sus empleados; cuando no les da seguro social; cuando los obliga a votar por un partido político o un candidato en una elección; o cuando un empleado consigue un comprobante médico para justificar una ausencia. Podrías decir: La diferencia radica en que el funcionario está lucrando con nuestros recursos y los otros casos no.

Bien, por ello el tema es ÉTICA Y FUNCIÓN PÚBLICA, queriendo abarcar aquí. POR SUPUESTO, a los actores POLÍTICOS. Un amigo me decía que su hijo le comentó: -Papá, las leyes las hicieron los políticos para que a ellos nunca los juzguen… Y la verdad es que tiene razón, en buena parte. Los Presidentes, Secretarios de Estado y subsecretarios difícilmente van a ser juzgados por “malos manejos” pues el propio sistema los protege. Recientemente se realizó una encuesta para valorar el peso de la ética en las decisiones del ámbito político. Las respuestas pueden evaluarse como terribles. Se entrevistaron a funcionarios de los tres órdenes de gobierno (Federal, Estatal y municipal) y de los tres poderes (Legislativo, Ejecutivo y Judicial). Los resultados son que los políticos PIENSAN QUE…: …a pocos políticos les interesa la ÉTICA. …se debe a su formación y al medio político, pero NO a su familia. …a los políticos que les interesa la ÉTICA, pocos la aplican al decidir. …pocos conversan de ÉTICA con otros políticos. …la expectativa de que en México se viva sujeto a criterios ÉTICOS, está dividida igual entre SI y NO. …la ÉTICA se podría vivir en el gobierno, pero más de la tercera parte creen que no sucederá en sus PARTIDOS POLÍTICOS. …habría que seleccionar a quienes ingresan. …habría que elaborar CÓDIGOS DE ÉTICA, exigir rendición de cuentas y no permitir la impunidad. …el principal problema ÉTICO es la protección a compañeros (jefes, pares o subordinados) y el solapamiento de la impunidad. …no serviría contar con nuevas leyes. Sería muy conveniente entrar en un análisis más profundo de nuestro tema y pedirles a nuestros políticos respondan los siguientes cuestionamientos: ¿En que aspectos te esfuerzas para vivir con actitudes y conductas éticas? ¿Cómo puedes propiciar que los trabajan contigo vivan éticamente? ¿Cómo puedes contribuir a que los demás políticos vivan éticamente? A mi me parece que todos, no sólo los políticos, debemos de actuar éticamente en todo momento y, para ello, debemos cuestionarnos, ante situaciones de difícil decisión, ¿Cómo debo actuar? ¿Cómo actuarían mis padres? ¿Y mis maestros? ¿Y mis compañeros? Tomo como referencia a los grupos cercanos de la niñez y la época actual pues esa formación, como vimos en la encuesta, se mantiene con respeto, en la mayoría de los casos, a través de los años. Considero que debemos de establecer un DECÁLOGO que defina tus valores, actitudes y funja como eje rector del comportamiento de tu equipo de trabajo. Cuando ingresas a una organización siempre es conveniente conversar el ambiente en el que nos vamos a desarrollar con nuestros jefes, compañeros y subordinados. Si de entrada ya existe variación en los valores y principios… mas vale retirarse a tiempo.

Por otro lado creo que debemos de tener VALOR CIVIL para señalar lo que está mal. Pienso que si un político toma una decisión que involucre faltar a la ética, debemos de señalarle esa falta y explicarle porque no estamos de acuerdo, pero debe de existir tolerancia para escucharle y conocer su versión que nos permita comprender su forma de actuar. Algunas veces nos dejamos llevar por chismes y rumores de algunos que son enemigos de ese político y tratan de desprestigiarlo observando, de él, cosas que no son ciertas. De esta manera la SOCIEDAD también promoverá un actuar ético en los políticos y esto lo podremos hacer si no somos cómplices de actos de corrupción y solapamos a nuestros amigos políticos en sus faltas. La sociedad debe de tener conciencia política y prepararse con suficiente información. Un día, a un diputado, se le acercó un ciudadano y le recriminó: -¡Oye, me das pena! ¿Cómo es posible que hayas votado a favor de esa ley? El diputado le contestó: -Te envíe un documento como sustento de mi postura ante ese dictamen y en donde te explico a detalle el procedimiento legislativo. El ciudadano le respondió: -¡No lo leí! ¡Eran cuatro hojas! Ahí es donde empiezan las complicaciones: No todos tenemos la misma información. ¿Acaso esperarías comprender la complejidad de una REFORMA ESTRUCTURAL por un comentario de café? ¿Entenderías las implicaciones de un instituto del GENOMA HUMANO con solo leer un artículo periodístico de dos hojas? ¿Podrás comprender a que REFORMA del ESTADO, ENERGÉTICA o SOCIAL se refiere un Presidente o un diputado? ¿Serán lo mismo? Por eso, el inicio de una decisión ética, no basta en comparar lo que “tu te imaginas” con tus valores, sino lo que realmente ES lo que vas a juzgar. Insisto: ¡La sociedad tenemos mucho que hacer en este tema! Debemos de organizarnos para ser verdaderos CONTRALORES SOCIALES y participar y fomentar, honestamente, la vigilancia, la evaluación, la transparencia y la rendición de cuentas de los funcionarios. La SOCIEDAD debemos de ser gestores de nuestro propio cambio. Y, por otra parte, las Universidades también deben contribuir creando “CASOS” de estudio que sean analizados y discutidos en foros públicos y estudiantiles, para ir generando actitudes en situaciones delicadas o poco fáciles de definir, en cuanto a la ética. ¡TODOS PODEMOS HACER ALGO PARA TENER UN PAIS CON VALORES! Y como dice un anuncio: ¿O te VALE…? *Juan Fernando Perdomo es egresado del TEC DE MONTERREY Servidor público, empresario y político ( jperdomo@infosel.net.mx )