N.

° 51 • JUNIO 2001

Director:

Dr. Fidel San Román Ascaso

EHRLICHIOSIS
AULA VETERINARIA
Dirigen y coordinan esta monografía: Dirige y coordina esta monografía:

Dr. Dra. Guadalupe Miró Gustavo Sánchez Visconti Dr. Miguel Angel Tesouro Díez

CANIS ET FELIS N.o 51

taff
PROGRAMA 2001
N.o 49 (Febrero) PATOLOGÍA DE REPTILES Nicasio J. Brotóns DIRECTOR: Dr. Fidel San Román Ascaso Director del Hospital Clínico Veterinario. Catedrático de Cirugía de la Facultad de Veterinaria. Universidad Complutense de Madrid DIRECTOR HONORíFICO: Dr. Juan José Tabar Barrios Centro Policlínico Veterinario “Raspeig” San Vicente. Alicante. DIRECTOR DE LA MONOGRAFíA: Dr. Gustavo Sánchez Visconti Doctor en Farmacia Laboratorio de Análisis Veterinarios (LAV). Madrid Dr. Miguel Ángel Tesouro Díez Catedrático de Universidad. Dpto. Patología Animal-Medicina Veterinaria. Facultad de Veterinaria. Universidad de León. León COLABORADORES: A. Sainz Rodríguez A. Sánchez Carmona DIRECTO DIAGNOSTICO POR IMAGEN: Hernan Fominaya García Centro Veterinario Los Madrazos. Madrid RADIOLOGIA: J. Rodríguez Quirós P. Llorens Pena ECOGRAFIA: H. Fominaya García S. Serrano Sobrino ENDOSCOPIA: C. Franichevich Morán RESONANCIA MAGNÉTICA: J. Gonzalo Orden, L. Millán Varela
Dirección Editorial: Guillermo Garzón Fdez.-Conde Coordinación Editorial: Elena Malmierca Lerma Dirección de Producción: Fernando Latorre Margolles Dirección Artística: José Luis García Alonso Coordinación de Realización: Isabel Velasco Granados Maquetación: Beatriz García Martín Reprodución fotográfica e infografía: Mª Luz Franco Fdez.-Conde Supervisión y Corrección de Textos: Marta Martínez Sandoval Asistente de Corrección: Miguel Ángel Alonso Composición de Textos: Mª Dolores Llano García Colaboradores: Pablo Bravo Avilés Enrique Leiva Hidalgo Publicidad Madrid: Mariló Santos Carreras

N. 50 (Abril)
ZOONOSIS Guadalupe Miró N.o 51 (Junio) EHRLICHIOSIS Gustavo Sánchez Miguel Ángel Tesouro N.o 52 (Agosto) TERAPÉUTICA DEL DOLOR Paloma García N.o 53 (Octubre) GARGANTA, TRÁQUEA Y SENOS Mercedes Sánchez N.o 54 (Diciembre) ENFERMEDADES DEL DESARROLLO Pilar Llorens

o

Publicación bimestral. Reservados todos los derechos de edición. Se prohíbe la reproducción o transmisión total o parcial del contenido de este número, ya sea por medio electrónico o mecánico, de fotocopia, grabación u otro sistema de reproducción, sin autorización expresa del editor. Tarifa de suscripción anual: Mediante domiciliación bancaria de 6.656 ptas. Mediante contra reembolso de 8.656 ptas. Ejemplar suelto: 1.850 ptas. (IVAincluido). Empresa periodística núm. 3.725. Depósito legal: M. 1137-1993 ISSN: 1133-2751 Imprime: EGRAF, S.A.

Pasaje Virgen de la Alegría, 14 Teléfono 91 405 72 60 / 91 405 15 95. Fax 91 403 49 07 e-mail: aulaveterinaria@aulaveterinaria.com http://www.aulaveterinaira.com 28027 Madrid

Los contenidos, tanto científicos como de otra índole, desarrollados en las monografías de Canis et Felis, son responsabilidad de los autores de las mismas.

CANIS ET FELIS N.o 51

ndice
EDITORIAL ETIOLOGÍA Y TRANSMISIÓN PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO

ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA, BIOQUÍMICA SANGUÍNEA, URIANÁLISIS, ETC.

DIAGNÓSTICO TRATAMIENTO PROFILAXIS. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA EHRLICHIOSIS FELINA

EHRLICHIOSIS

o 51 ditorial U de las enfermedades.CANIS ET FELIS N. NA GUSTAVO SÁNCHEZ VISCONTI Doctor en Farmacia Laboratorio de Análisis Veterinarioa (LAV) C/ Arturo Soria. Por fin nuestras conversaciones durante mucho tiempo sobre esta enfermedad. Para mí es un honor y un sueño hecho realidad. lo que espero que a todos los veterinarios os sea de utilidad en la práctica clínica diaria. compartir este trabajo con tres grandes amigos y profesionales: Andrés Sánchez Carmona. diagnóstico y tratamiento. indicando sus distintas especies y los animales a los que infecta. y de otros. lo que creemos que proporcionará algún dato de interés a lo ya conocido y estudiado. analíticos y científicos sobre el tema. así como explicar su patogenia. es la Ehrlichiosis. y que con él podamos conseguir aportar nuestro “grano de arena” para conseguir combatir esta enfermedad. Transmitida por garrapatas y con síntomas parecidos a otras enfermedades parasitarias. Miguel Ángel Tesouro y Ángel Sainz Rodríguez. que en algunos casos hasta ahora no se conocía. síntomas clínicos.28033 Madrid EHRLICHIOSIS . hace mucho tiempo deseado por todos. También se demuestra la afectación a otras especies animales. se plasman en un proyecto conjunto. puede coexistir con ellas y por tanto pasarnos desapercibida. sin omitir los hallazgos científicos propios de los autores. distinta del perro. 317 . por tener gran experiencia en detectar y estudiar la ehrlichiosis. Espero que este trabajo sea atractivo y útil. Intentamos aportar nuestros conocimientos clínicos. Pretendemos dar una visión práctica de esta enfermedad para el veterinario clínico. bastante frecuente y hasta hace poco no muy conocida. En este trabajo vamos a intentar aclarar ciertas dudas que nos surgen sobre la ehrlichiosis.

adenopatías. de una forma incuestionable. con los que además de una relación profesional se mantiene un verdadero trato de amistad. no se trataba de una enfermedad que se consideraba dentro de la patología canina como relativamente frecuente. cuando tuve conciencia real de esta enfermedad. Sólo aparecía con cierta reiteración en los atlas de hematología. siempre es una satisfacción que le brinden la oportunidad de transmitir sus conocimientos y experiencias. en aquella época para mí todo un gran descubrimiento.o 51 ditorial M E gustaría comenzar este prólogo agradeciendo a Gustavo. ofrecían resultados negativos a la serología. tal y como sucedió en mi caso. y siempre obtenía resultados negativos. toda una serie de hallazgos y acontecimientos me condujeron a su reconocimiento. Aunque la ehrlichiosis se conocía desde los años 30. e incluso a partir de muestras recogidas durante la necropsia. Previamente. como muestra de un agente etiológico que podría encontrarse en los frotis sanguíneos. mucho más si en ella participan compañeros. De hecho en los libros de medicina veterinaria. No obstante. Estas EHRLICHIOSIS .CANIS ET FELIS N. incluso me llegó a plantear la verdadera eficacia de las técnicas de diagnóstico que estaba empleando. epistaxis. mucho más si se dedica a la docencia y dentro de sus posibilidades a la investigación. esta observación de inclusiones en el interior de linfocitos y monocitos compatibles con mórulas o cuerpos de inclusión de Ehr lichia spp. Por otra parte. era algo que veníamos observando de vez en cuando en nuestro laboratorio. el verdadero impulsor de esta monografía sobre Ehrlichiosis canina. diagnósticos parasitológicos a partir de biopsias. mi dedicación en el campo del diagnóstico y tratamiento de la leishmaniosis canina. Para cualquier persona.) y que. sin que por aquel entonces le diéramos importancia. Pues bien. tuve la oportunidad de realizar en algunos de estos casos. Las conversaciones y algunas discusiones con compañeros sobre el diagnóstico de estos casos. etc. el que haya querido contar con nuestra participación. motivaba que me encontrara en ciertas ocasiones con algunos casos clínicos con una sintomatología compatible con leishmaniosis (adelgazamiento. Estoy convencido que para muchos de los compañeros veterinarios. Cuando nos propuso colaborar en la realización de este trabajo. Hace ahora algo más de 10 años. sin embargo. el primer contacto con esta enfermedad se ha producido o se producirá. era contemplada de forma residual y casi de forma anecdótica. Era incapaz de hallar una sola leishmania en alguno de ellos. lo cierto es que nos desmanteló todo los posibles argumentos para negarnos. bajo el planteamiento de un reconocimiento a nuestra dedicación sobre esta enfermedad.

Finalizo. Perros diagnosticados de leishmaniosis. van a otorgar a la ehrlichiosis una gran importancia en un futuro muy próximo.CANIS ET FELIS N.Medicina Veterinaria Facultad de Veterinaria. especialmente el proteinograma. Por último. como especialmente la identificación de nuevas especies de ehrlichia. León EHRLICHIOSIS . donde investigamos que estaban padeciendo otro proceso. ni se llegaban a normalizar las alteraciones biopatológicas que presentaban. comprobando cómo esta enfermedad está ampliamente extendida por toda la geografía española. decidimos incorporar esta enfermedad como una nueva línea de nuestro trabajo y así pudimos diagnosticar de forma retrospectiva un gran número de casos que se nos habían quedado en el recuerdo a partir de muestras de sus sueros que guardábamos congeladas. sirva de aproximación para el conocimiento actual de esta enfermedad y con el deseo de que sea de utilidad para aquellos compañeros que se dedican a la clínica de pequeños animales. la concurrencia de la ehrlichiosis con la leishmaniosis. que tras un tratamiento específico ni presentaban una remisión completa de los síntomas. nuestro perro de prácticas.o 51 ditorial observaciones. a pesar de mostrar un descenso significativo del título de anticuerpos frente a leishmania. Universidad de León. y que si bien en un principio. proceso que resultó ser la ehrlichiosis. sin lugar a dudas. y en colaboración con Ángel Sainz. aunque considerada desde este momento incompleta dada la velocidad con que se producen los descubrimientos sobre estos agentes etiológicos. Fue precisamente en estos animales. me conducían a pensar de que se trataba realmente de algún otro proceso. incluso descubrimos el motivo de la hipergammaglobulinemia permanente que presentaba Brutus. con el objetivo de que esta monografía. A partir de este momento. que incluso su prevalencia es superior a la de la temible leishmaniosis canina. el mayor especialista en ehrlichiosis canina de nuestro país en la actualidad. algunas de ellas patógenas para el hombre. Una serología positiva frente a Ehrlichia canis y una respuesta efectiva a un tratamiento con doxiclina fueron las claves para su diagnóstico. En estos últimos años venimos trabajando sobre el diagnóstico y el tratamiento de la ehrlichiosis canina. la emergencia que se viene observando en todas las enfermedades transmitidas por garrapatas. fue la causa realmente desencadenante de la revelación de la primera. MIGUEL ÁNGEL TESOURO DÍEZ Catedrático de Universidad Departamento de Patología Animal . no plantea una problemática clínica ni sanitaria como ésta.

siendo la garrapata Rhipicephalus sanguineus. que debe ser igualmente considerado.ucm. Patología Animal-Medicina Veterinaria. es una bacteria intracelular obligada. Facultad de Veterinaria. Patología Animal II. en la actualidad E.sim. León E-mail: dmvmtd@unileon.EHRLICHIOSIS M. E. Facultad de Veterinaria. E. Dpto. la transfusión de sangre puede ser un mecanismo de transmisión de estas infecciones. E. Universidad Complutense de Madrid. Tanto las larvas como las ninfas y las formas adultas pueden ingerir ehrlichias al alimentarse en un hospedador infectado. E-mail: angelehr@eucmax. A. que afectan al perro es que se transmiten por picaduras de garrapatas. Dpto. Otra de las características comunes de las infecciones por Ehrlichia spp. platys infecta plaquetas. el único vector conocido para la transmisión de E. canis. N CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . Tras su división provocan la lisis celular e invaden nuevas células. canis. como el agente productor de la ehrlichiosis granulocítica humana. canis. platys y E. SAINZ RODRÍGUEZ2 1Catedrático de Universidad. Aunque infrecuente. Algunas con especial relevancia por su carácter zoonósico. al igual que el resto de las especies de su género.es E los últimos años se han implicado en la patología canina nuevas especies de Ehrlichia. ewingii infecta granulocitos sanguíneos. T ESOURO DÍEZ1 Y A. distintas a las habitualmente señadas: E. No obstante. En el interior de sus células hospedadoras adoptan distintas formas. ewingii. siendo la transmisión transestadial (de larva a ninfa y de ninfa a adulto) la única forma confirmada. mientras que E. desde pequeños cuerpos elementales hasta las típicas mórulas. canis sigue siendo el principal agente productor de la ehrlichiosis canina en todo el mundo.es 2Profesor Asociado. canis parasita linfocitos y monocitos. E. Universidad de León.

debemos admitir que en la actualidad E. Casi una década después. que cursaba con manifestaciones hemorrágicas graves. canis fue identificada por primera vez en 1935 en el Instituto Pasteur de Argelia por Donatien y Lestoquard tras observar que algunos perros infestados por garrapatas desarrollaban ocasionalmente un proceso febril agudo que cursaba con anemia 1.EHRLICHIOSIS INTRODUCCIÓN H ASTA hace poco tiempo se pensaba que tres eran las especies del género Ehrlichia implicadas en la patología canina: E. canis). ewingii. en la India y en Estados Unidos. son también capaces de infectar al perro e incluso producirle cuadro clínico (tabla I). vómitos y secreción óculo-nasal 4. Además. alguna descubierta muy recientemente y que afectaban a otras especies animales o al hombre. A pesar de que la taxonomía del género Ehrlichia es incierta y que son necesarios nuevos estudios para esclarecer la relación entre las supuestas especies. platys ). síndrome hemorrágico idiopático. No obstante. ewin gii. las técnicas de biología molecular han permitido descubrir diferencias y analogías entre las distintas especies y hoy en día se piensa que muchas de estas especies podrían ser en realidad variantes de una misma. canis como el agente causal de la pancitopenia tropical canina. tan sólo en la década de los noventa se han descrito al menos tres nuevas especies de Ehrlichia. canis. familia Rickettsiaceae y la tribu Ehrlichieae (tabla II). como la trombocitopenia cíclica infecciosa (ocasionada por E.9. si bien el más aceptado fue este último7. las ehrlichiosis caninas granulocíticas (en las que se describen como agentes etiológicos distintas especies como E. equi y E. creyendo en un principio que podría tratarse de alguna especie de Rickettsia. granulo cítica humana) y la ehrlichiosis monocítica producida por E. risticii. Moshkovskii sustituyó ese nombre por el actual Ehrlichia canis. canis sigue siendo el principal agente causal de la ehrlichiosis canina. la ehrlichiosis canina se consideraba una enfermedad poco frecuente y limitada geográficamente a áreas tropicales y subtropicales. en estos últimos años se ha comprobado que otras especies de Ehrlichia. E. gran bacteriólogo alemán 3. la identidad y la clasificación de las ehrlichias no está cerrada definitivamente. Ehrlichia canis E. a partir de 1986 se produjo un impulso en CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . como sucede con las especies de Ehrlichia granulocítica que afectan a los distintos animales y al hombre. Sin embargo. De hecho. como reconocimiento a Paul Ehrlich. Sin embargo. este proceso recibió distintas denominaciones tales como rickettsiosis canina. enfermedad del perro de rastreo y pancitopenia tropical canina. platys y E. se describió en perros militares británicos destacados en Singapur 5 y en perros americanos destacados en Vietnam6 un proceso patológico agudo. Taxonómicamente el género Ehrlichia se sitúa dentro del orden Rickettsial. Años más tarde. pancitopenia y emaciación. Debido a las dudas surgidas en torno a su etiología. A partir de entonces se describieron casos de ehrlichiosis canina en distintos países del centro y sur de África. observaron unos pequeños microorganismos en el interior de monocitos. distintos trabajos señalaron a E. al menos en ciertas poblaciones caninas8. siendo considerada como una enfermedad leve caracterizada por la presentación de fiebre. causando un gran número de bajas en estas poblaciones caninas. sino también las otras formas de ehrlichiosis canina producidas por otras especies. En las extensiones sanguíneas de los perros infectados. fiebre hemorrágica canina. tifus canino. comprobándose que el poder patógeno de estos microorganismos no era tan benigno como se pensaba. Con excepción de estos brotes en poblaciones de perros militares. En este sentido debemos admitir que el término de ehrlichiosis canina abarca un sentido mucho más amplio ya que definiría no sólo la ehrlichiosis canina clásica (producida por E. E. En la década de los sesenta. por lo que recibió el nombre de Rickettsia canis2.

ewingii E. elokominica CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . phagocytophila E. equi E. ewingii E. Ruminatum Neorickettsia N. Perro Hombre E. canis E. equi E. platys E. granulocítica humana E. platys E.EHRLICHIOSIS TABLA I SITUACIÓN ACTUAL DEL PODER INFECTANTE PARA EL PERRO Y EL HOMBRE DE LAS DISTINTAS ESPECIES DE EHRLICHIA Ehrlichia spp. chaffensis E. sennetsu E. phagocytophila E. helminthoeca N. canis E. granulocítica humana + + + + ? + + – + + (1 caso) + ? ? ? + + + TABLA II TAXONOMÍA TRIBU EHRLICHIEAE Orden Familia Tribu Géneros Especies Rickettsiales Rickettsiaceae Ehrlichieae Ehrlichia E. risticii E. sennetsu Cowdria C. chaffeensis E. risticii E.

— Frotis sanguíneo.EHRLICHIOSIS las investigaciones. Cuerpos elementales (formas más pequeñas.— Cultivo de Ehrlichia spp.5 y 0. junto con el resto de las ehrlichiosis. canis son las células del sistema mononuclear fagocitario (SMF) y más concretamente los monocitos y algunos tipos de linfocitos circulantes. Es en el interior de estas células donde se desarrolla su ciclo vital a partir de unas formas cocoides o elipsoides que tienen un diámetro aproximado entre 0. es una bacteria Gram negativa. aparece un pequeño número de cuerpos elementales agrupados.4 a 2 micras) y mórulas (formas más grandes.5 y 0. de estos microorganismos dando lugar a las mórulas (mayores de 2 micras). mayores de 2 micras). CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN .4 a 2 micras) y mórulas (formas más grandes. ampliándose su distribución a zonas hasta entonces libres de la enfermedad.11 y que se denominó E. 1 y 2). entre 0. motivado principalmente por el descubrimiento en medicina humana en Estados Unidos de una enfermedad desconocida hasta el momento. que se comporta como un parásito obligado intracelular. entre 1. denominadas así por su típica forma13. Durantes los 7-12 días siguientes continúa el crecimiento y la replicación Fig. a los 3-5 días de post i n fección. Al mismo tiempo. en la lista de las enfermedades emergentes en todo el mundo.9 micras). en el interior de una célula mononuclear. siendo incluida en la actualidad. al igual que el resto de las especies de ehrlichias. Las células diana de E. chaffensis12. cuerpos iniciales (formas intermedias. En las células infectadas no se produce la fusión fagolisosómica y los cuerpos elementa l e s aumentan su tamaño y se dividen en el interior del fagosoma.4 a 2 micras y que reciben el nombre de cuerpos iniciales 13 (figs. canis10. entre 0. en forma de inclusiones pleomórficas con un tamaño aproximado de 1. entre 1. canis. producida por un organismo íntimamente relacionado con E. Distintas formas evolutivas de Ehrli chia canis.15.16 (figs. mayores de 2 micras).5 y 0. 1 y 2). 1.9 micras y que reciben el nombre de cuerpos elementales 13 (figs. Las mórulas se encuentran rode- Fig. 1 y 2). La entrada del microorganismo en el interior de la célula parece llevarse a cabo por endocitosis mediada por receptores proteicos existentes en la superficie celular14. 2. cuerpos iniciales (formas intermedias. E. la ehrlichiosis canina se estudió con mayor profundidad.9 micras). Distintas formas evolutivas intracitoplasmáticas: cuerpos elementales (formas más pequeñas. La replicación se produce por fisión binaria.

platys infecta exclusivamente a las plaquetas y no a los leucocitos18. platys. lo que trae consigo una liberación de cuerpos elementales que invaden nuevas células18. eosinófilos y basófilos) también han sido señaladas como capaces de infectar al perro. ewingii y otras especies de Ehrlichia granulocítica Por último. platys aparece en el interior de las plaquetas en forma de inclusiones (de 1 a 3 vacuolas). mientras que el cuadro clínico al que da lugar lo denominaron ehrlichiosis canina atípica 25. algunas de las especies granulocíticas. ris ticii para poder infectar a los perros al menos experimentalmente24. los casos observados recientemente en Europa. es decir. como mediante el análisis por PCR y la secuenciación del gen 16S del RNAr. Estos autores propusieron para denominar a dicho agente el término de E. Como anteriormente ha sido comentado existen otras especies de Ehrlichia que han sido señaladas como capaces de infectar al perro y que pasamos a describir brevemente. en la especie canina25. A partir de los perros afectados se pudo aislar el agente etiológico. Sin embargo. infectan los leucocitos granulocíticos (neutrófilos. 3. El ciclo de infección completo. La dest ru cción de la célula hospedadora parece que tiene lugar cuando el citoplasma celular se encuentra repleto de microorganismos. se describe una especie granulocítica como causa de una patología CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . Aunque se había señalado en 1988 una cierta capacidad de E. E. atypica lis. risticii subsp. E. en cuyo interior se pueden encontrar de 1 a 8 microorganism o s 19 ( fo rmando la típica mórula) (fig. platys en el perro fue descrita por primera vez en 1978 en Estados Unidos19. describieron más de 100 casos clínicos. concretamente en Francia y Grecia. Ehrlichia platys La infección de E. desde la invasión de la célula hospedadora hasta la salida de ella. sin llegar a producir generalmente otro tipo de sintomatología clínica20. se señalan como más graves. lo que podría conferir un mayor poder patógeno a este agente etiológico21. comprobándose una similitud del 100% con E. se completa en 12-28 días17. El cuadro clínico que ocasiona fue descrito como una trombocitopenia que suele recurrir cíclicamente en intervalos de 1 a 2 semanas y que con el paso del tiempo van reduciéndose paulatinamente. producidos por un microorganismo intraplaquetario similar a E. 3). Mórula de Ehrlichia platys en el interior de una plaqueta. risticii tanto serológicamente. aquellas que. Aunque ya en el año 1971 en Estados Unidos. risticii es un agente etiológico de la ehrlichiosis monocítica equina o fiebre del caballo de Potomac23. también ha sido señalado como causante de ehrlichiosis canina. Ehrlichia risticii E. algunos de ellos con evolución fatal.22. en lugar de infectar linfocitos y monocitos.EHRLICHIOSIS adas por una membrana que engloba un número variable de cuerpos elementales (incluso hasta 40)17.— Frotis sanguíneo. E. no fue hasta 1994 cuando Kakoma et al. Fig.

ya que con excepción de la Antártida. En áreas tropicales y subtropicales se puede encontrar la garrapata durante todo el año. también denominada fiebre transmitida por garrapatas) y E. 5). provocaría la infección de estos animales40. mientras que no se ha conseguido probar la transmisión transovárica (de adultos a huevos)36. se piensa que en su transmisión pueden estar implicados algunos trematodos (infectados por E. Es importante destacar como R. CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . sangui neus. tanto las larvas como las ninfas y las formas adultas pueden ingerir ehrlichias al alimentarse en un hospedador infectado (fig.41. En zonas de clima mediterráneo. Se ha comprobado que tanto E. Hoy en día. la especie a la que se le está otorgando una ma yor importancia en los últimos años es la llamada Ehrlichia gra nulocítica humana.29 y descrita también en distintos países del norte y centro de Europa30.32. aislada recientemente tanto de perros como de personas en Estados Unidos28. TRANSMISIÓN Otra de las características comunes de las infecciones por ehrlichias que afectan al perro es que se transmiten por picaduras de garrapatas.31. que con frecuencia infesta al perro. etc. sur de Europa.35. e incluso se cuestiona hoy en día si todas ellas no son más que subespecies de una única especie33.— Garrapata (Rhipicephalus sanguineus) repleta (alimentada de sangre) fijada a un perro. parece ser igualmente la responsable de la transmisión de E. sanguineus es probablemente la especie de garrapatas más ampliamente distribuida en el mundo. canis es la garrapata Rhipicephalus sanguineus 36. su presencia se extiende desde principios de la pri- Fig. pueden infectar a los perros. cuya ingestión por los équidos y por extensión por los perros.EHRLICHIOSIS fundamentalmente articular en la especie canina26 y que recibió el nombre de E. 4). parásitos de babosas. platys38.37. aunque se pensaba que igualmente en la transmisión de E. ewingii27. pha gocytophila (agente etiológico de la ehrlichiosis en rumiantes. El conocimiento de los ciclos biológicos de las especies de garrapatas implicadas en la transmisión es clave para entender cómo se desarrolla la cadena epidemiológica de estas infecciones. Madagascar. risticii). Por último. África. Centrándonos en la transmisión de E. 4. Centroamérica y Sudamérica. La transmisión transestadial (de larva a ninfa y de ninfa a adulto) es la única forma confirmada.42. ocasionando unos cuadros clínicos similares a la ehrlichiosis canina clásica34. todos los intentos de involucrar algu- na de ellas han resultado infructuosos. Se ha comprobado que esta nueva especie (E. granulocitica humana) presenta una gran similitud con E. concretamente en España la principal especie involucrada parece ser Ixo des ricinus39. Oriente medio. gra nulocitica humana como E. risticii estaría implicada alguna garrapata.37 (fig. se encuentra en el resto de los continentes: Norteamérica. equi. El único vector conocido para la transmisión de E. equi (causa de la ehrlichiosis equina). canis por R. Asia. Esta garrapata. Au st ralia. mientras que para las especies del complejo Ehrlichia granulocítica se señalan en Europa a distintas especies del género Ixodes.

5.EHRLICHIOSIS Fig. CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN .— Esquema del ciclo evolutivo de Rhipicephalus sanguineus.

sanguineus puede completarse incluso en apenas dos meses. La mayoría de los ejemplares de R. tras el cual eclosionan las larvas. A continuación. — Las formas adultas sin alimentarse pueden sobrevivir más de 568 días. En general todas las especies de garrapatas presentan una característica específica en sus hospedadores. las garrapatas adultas se encuentran fundamentalmente en las orejas. 6).000). CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN .000-5. Las larvas y las ninfas normalmente se localizan en las áreas de pelo largo del cuello. a lo largo de la nuca y entre los dedos de las patas. Gran número de garrapatas repletas en el cuello. aunque ocasionalmente (o accidentalmente) pueden alimentarse en otros animales no específicos o incluso en el hombre. Esta inusual capacidad de adaptación ha conducido a que R. R. etc. se comprueba que en condiciones favorables el ciclo de vida de R. gatos. se desprenden e inician la metamorfosis a ninfa durante un periodo de 6 a 23 días.EHRLICHIOSIS mavera hasta el otoño. En el perro. R. No obstante. periodo en el cual buscan un hospedador en que fijarse para alimentarse durante 3 a 7 días.000 huevos (entre 3. con un ligero descenso en la población durante el verano. En infestaciones masivas todos los estadios de la garrapata pueden encontrarse en la mayoría de las regiones del cuerpo42 (fig. desde mamíferos (caballos. aunque dependiendo de la climatología. sanguineus haya sido encontrada en un gran número de animales. etc. por lo que en zonas cálidas es frecuente que varias generaciones de Fig. — El periodo de incubación es de 8 a 67 días.) y de presentarse en otros animales o personas puede deberse a la existencia de una estrecha convivencia entre éstos y los perros45.— Infestación masiva de garrapatas (Rhipicephalus sanguineus) en un perro. la ninfa se alimenta durante 4 a 9 días. — Una vez realizada la muda. san guineus es considerada una garrapata típica del perro y otros cánidos (lobos. Teniendo en cuenta estos datos. las ninfas pueden sobrevivir más de 183 días sin alimentarse. 5) podemos destacar los siguientes datos42: — La hembra repleta cae al suelo y tras un periodo de preoviposición entre 3 a 83 días pone alrededor de 4. algunas garrapatas pueden encontrarse en los perros durante el invierno42.) hasta reptiles y aves44. sanguineus es una garrapata de tres hospedadores. 6. Tras fijarse en un hospedador las hembras se alimentan durante 6 a 50 días. coyotes. rumiantes. Tras infestar un hospedador. liebres. en cuyo ciclo de vida (fig. zorros. sanguineus son activos durante la primavera. — Las larvas pueden sobrevivir sin alimentarse más de 253 días. para apreciarse un segundo incremento durante el otoño43. Una vez repleta se desprende y muda a adulto (macho o hembra) en un plazo de 12 a 129 días.

contamina la zona con dichas secreciones. ninfa o adulto) puede transmitir la enfermedad. canis. y no tanto a la garrapata.EHRLICHIOSIS garrapatas puedan darse en el mismo año. pudiendo ser capaces de transmitir la enfermedad en la primavera siguiente. siendo la principal fuente de infección para el perro las secreciones de las glándulas salivares contaminadas con E. Aunque infrecuente.37. La transfusión de sangre de estos animales provoca la infección activa de perros receptores susceptibles 36. causar ehrlichiosis canina al menos durante 155 días después de haberse infectado46. E. Un adulto de garrapata puede transmitir E.36. En el momento en que la garrapata se alimenta. canis. existe la posibilidad de que garrapatas infectadas en otoño sobrevivan durante el invierno.48. canis y. canis puede persistir durante largos periodos en la sangre de perros que han superado una fase aguda de la enfermedad. No obstante. canis en el interior de la garrapata se multiplica en el interior de los hemocitos y de las células de las glándulas salivares. CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . por tanto. E. cuando la longevidad de las garrapatas se prolonga. tanto los machos como las hembras son capaces de hacerlo36. en estas fases iniciales38. canis desde el perro a la garrapata. puede conducir a que algunas de sus fases como la forma adulta sobreviva más de un año. canis9. incluso en aquéllos sin sintomatología clínica durante más de cinco años. siendo la causa de que este tipo de accidentes se produzcan ante una ausencia en el control de los perros donantes. ocurre más fácilmente durante las dos o tres primeras semanas de infección ya que los leucocitos infectados son más prevalentes. Por el contrario. Como antes se ha señalado cualquier fase de desarrollo de la garrapata (larva. a pesar de no producirse la transmisión transovárica de E. como el reservo ri o natural de E. En cuanto a la transmisión de E. en la sangre de perro. este mecanismo de transmisión no puede ser obviado. De esta manera. Con este periodo de infectividad tan largo. Este hecho explica que diferentes autores consideren al perro. la garrapata actuaría como importante reservorio del agente etiológico47. La atracción de leucocitos al lugar de la picadura debido a la inflamación y las propias secreciones de la garrapata podría facilitar la infección de las células mononucleares18.18.

Ko n tos VI. Platelet aggregation in dogs with acute Ehrlichia platys infection. Simpson CF. Infection and immunity. Ristic M. 30. (1991). Journal of Clinical Micro b i o l o g y. 25. Journal of Clinical Microbiology. Huxsoll DL. Cyclic thrombocytopenia induced by a rickettsialike agent in dogs. Ander- 18. 9. Simpson CF. Infection and immunity. Donatien A. Harvey JW. Holland CJ. 9. McKee AE. 5. 6. En: Kreig NR. 49. Fre n ch TW. Na t u ra l and experimental canine infections with a greek strain of Ehr lichia platys. 11-16. 2161 2171. Holland CJ. Dasch GA. 28: 418-419. 13. Clinical microbiology reviews. (1987). pp. Vete ri n a ry Record. A new canine disease syndrome. Goldsmith CS. Ehrlichia canis the causative agent of a hemorragic disease of dogs? Vete ri n a ry Record. Ferguson JA. The tribe Ehr lichieae and ehrlichial diseases. Walker JS. Ehrl i qu i o s i s canina. 51. Existence en Algé ri e d’une Rickettsia du chien. Ristic M. 12. a leukocytic rickettsia. H i l d e b rant PK. Nyindo M. Jones DC. 524-526. Dawson J. En: th e procaryotes. (1936). 2. 9: 3803-3810. 8. Int J Syst Bacte ri o l . 13: 307 314 . 15. a new specie a s s o c i a ted with human ehrl ichiosis. Gaskin JM. Advances in Vete ri n a ry Science and comparative medicine. Ehrlichia canis and tro p i c a l canine pancytopenia. 35. Diagnostic c y to l o g i que des ehrl i ch i o s e s canines. Starr MP. (1975). Anderson BE. Vet Clin Pathol. 20. 7. (1981). American Journal of Vete ri n a r y Re s e a rch. Canine ehrlichiosis (tropical canine pancytopenia): a review. Lesto qu a rd F. (1985). Duntley CW. McDade JE. nov: etiological agent of equine monocytic e h rl i chiosis (synonym potomac horse fever). Human infection with Ehrlichia canis. (1972). Dawson JE. Re s e a rch in Vete ri n a ry Sciende. Nims RM. 10. nonp a th o ge n i c a rth ropod symbiotes. 33: 2451-2454.G ranel J. Structure of Ehrlichia canis in blood monocytes of a dog. Babin SS. 29: 1052-1056. 4. The fa m i ly ri ckettsiaceae: path ogens of domestic animals and i nve rte b ra tes. Markowitz N. 14. 2: 49-60. Lesto qu a rd F. Jenny A. Ewing SA (1969). Huxsoll DL. 29: 2838-2842. 3. (1971). Berlín. Mart í n . Huxsoll DL. (1991). Rikihisa Y. Wilkins JH. (1995). 32: 1651. (19 91). American Journal of Vete ri n a ry Research. (1973). 316: 853-856. 19. 4. Kakoma I. (1969). E h rl i chieae. Weiss E. 3: 286-308. 290-293. Maeda K. Cox D. Pratique Médicale et C h i ru rgicale de l’animal de compagnie. Smith AR. Ultra st ru c t ure of Ehrlichia canis. Animalis familiaris. 22. C h a ra c te rization of Ehrlichia ris ticii binding. Anderson BE. froma a patient diagnosed with human ehrlichiosis. Huxsoll DL (19 84 ) . Snape T. 16. causative agent of e quine monocytic ehrl i ch i o s i s (Potomac horse fever). Bulletin de la Société de Pathologie Exotique. Seamer J. 1497-1500. 24. Pennisi MG (1989). Vete ri n a ry Parasitology. Hansen RD. B e a u fils JP. pp. 23. (1978). 2. 11. (1988). Hawley RC. 17. American Journal of Vete ri n a ry Research. Messick JB. eds Bergey’s manual of systematic bacteriology. Ehrli chia chaffeensis. 137: 182188. Bowden RST. 81: 57-58. Ehrlichia risticii sp. Wilkinson GT. Jumelle P. Springe r-Ve rlag. Ristic M. Conroy JD. Baltimore: Williams and Wilkins.EHRLICHIOSIS BIBLIOGRAFÍA 1. (1991). Cole AI. Isolation and characterization of an Ehrlichia sp. Burgdorfer W. 29: 2741-2745. Ristic M. Fishbein DB. internalization and p ro l i fe ration in host cells by fl ow cito m et ry. Kakoma I. (1990). 1. 20: 101-108. Baker DC. Hildebrant PK. Papadoulos O. Dawson JE. 13: 331-353. 61. 4. Gaunt SD. American Journal of Vete ri n a ry Research. Sánchez JL. (1967). Journal of infectious diseases. Holt JG. Wilson KH. Tropical canine pancytopenia: in vitro cultivation of the causative agentEhrlichia canis. Bulletin de la Société de Pathologie exot i qu e . 21. Susceptibility of dogs to infection with Ehrli chia risticii. Canine ehrlichiosis. (1993). Re ch e rches sur Rickettsia canis comparaison avec Ric kettsia conorii. (197 2 ) . 85: 587. Donatien A. New England Journal of Medicine. CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . 704709. 7: 265-271. ( 1935). Weiss E. Rikihisa Y. Wilson KH. 189-195.

Chae JS. Liu L. Ewing SA. B re i t s ch we rdt EB. 212-218. 3. 32. 32: 299-302. Rich ter P. Barlough JE. DeRock E. Dumler JS. Huxsoll DL. Petrovec M. Malmqvist M.reactions among E h rl i chia equi. Zupanc TA. Ehrli chia ewingii sp. (2000). 36. Greene CE. 35. Smith RD. Cupp EW. 41. Van Etta LL. by using t re m a tode stages from freshwater stream snails. Hibler SC. Jones DC. Parvis A. Gunnarsson A. 1. Olsson E. 36. 29. Serologic cro s s . Roux V. 31. (1998). Pet te rsson B. the causative agent of potomac horse fever. Bakken JS. Journal of clinical microbiology. 272. Dumler JS. 10 9 8 . (1994). Transmission of Ehrlichia canis to dogs by ticks (R h i p i c e p h a l u s sanguineus). son Be. Research in Vete ri n a ry Research. in freshwater stream sanils (Plueroceri dae: Juga spp. Hoskins JD. 34. Pusterla N. International Journal of Clinical Micro b i o l o g y. (1994). Ryan J. Rickettsial infe ctions in dogs: part II. Compendium Continuing Education Practice Veterinary. (1983). Chen SM. Litschi B. Sims KG. the agent of Potomac horse fever. Hanley Ta. 74: 133-142. Rikihisa Y. Identification of the causative agent of granulocytic ehrl i ch i osis in swedish dogs and horses by direct solid phase sequencing of PCR products from the 16S rRNA gene. Identification of a granulocytotropic Ehrlichia species as the etiologic agent of human disease. Journal of Clinical Microbiology. J o u rnal of Clinical Micro b i ology. Furlan SL. Johnson E. Applied and environmental microbiology. 2307 2309. Anderson BE. B a rn eth G. Walker DH. Eckman MR. Amyx HL. Brouqui P.) from Northern C a l i fo rnia. 2888-2893. Johansson KE. in the tick Rhipicephalus sanguineus and its differentiation from a symbio- 38. e h rl i chiosis in two dogs in Switz e rland. (1986). Pa rt Y. Junta de Castilla y León (ed. Baek BK. (1998). Barral M. Las garrapatas en España: intro d u c c i ó n . 8: 106-114. Pusterla JB. (19 97). 119-126. B a k ken JS. Dumler JS. Buckner RG. (1994). causative agent of canina ehrlichiosis. (1998). 58: 109112. H e ga rty BC. (1997). 44. 2. Dawson JE. molecular and immunological characterization of the etiologic agent for atypical canine ehrl i ch i o s i s . 42. Huder J. Groves MG. Hayat CS. Ehr l i chia phag o c y tophila. 64. E h rl i chia chaffeensis. 1771-1774. 21: 99-101. Human granulocytic ehrl i chiosis in th e upper Midwest United States. Chen SM. (1992). Journal of clinical micro b i o l o g y. 27. 32: 589-595. tic rickettsia. 26452651. The ixodidae fa m i ly: CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . Cultural. Sequential evaluation of dogs natura l ly i n fe c ted with Ehrl i chia canis. Hoskins JD. Huxsoll DL. Stephenson EH. Madigan JE. 33. Development of Ehrli chia canis. 12. Reubel GH. Walker DH. Bellamy C. Strle F. Hoskins JD. (1971). nov. 35. Lutz H. American Journal of Vete ri n a ry Research. Kimsey R. Vete ri n a ry Pa ra s i to l o g y. 33. Greene CE. grupo Ehrlichia phagocy tophila y virus de la encefalitis ovina en las poblaciones de ixódidos de la Comunidad Au tó n oma Vasca. Detection of Ehrlichia risticii. (1995). (1998). Ehrlichia equi. A new species emerging? Journal of American Medical Association. Dumler JS. Dennis GL.110 3 . 37. 1293-1297. Ehrlichia ewingii. Vete ri n a ry clinics of No rth America. (1995). 43. Human disease in Europe caused by a granulocytic Ehrlichia species Journal of Clinical Micro b i o l o g y. Hegarty BC. Roberson WR. (1994). 40. Journal of the American Veterinary Medical Association. B a k ken JS. Miller PE. Asanov i ch KM. 9. 38. Consejería de Sanidad y bienestar social. Pa p p a l a rdo B. (1976). Tesis Doctoral. Gra n u l o c y t i c 32. 159. (19 91). American Journal of Vete ri n a ry Research. Madigan JE. E st rada A. Ticks of vete ri n a ry importance. or Bartonella vinsonii. Bre i t s ch we rdt EB.) Valladolid. Uhlén M. Madigan JE. Wo l fe n sberger C. 8. 28. Long MT. 37. Helminthic transmision and isolation of Ehrlichia risticii. Sells DM. (1975). 9. 5. Journal of Clinical M i c ro b i o l o g y. Pusterla N. A survey of tickborne bacteria and protozoa in n a t u ra l ly exposed dogs fro m Israel. Ristic M. Hancock SI. Vredevoe LK. 36. Ehrl i ch i osis and infectious cyclic th ro mbocytopenia. Servicio Central de Publicaciones del Gobierno vasco. Estudio de la infección por Borrelia burgdor feri. 30. the etiologic agent of canine granulocytic e h rl i chiosis. and human granulocytic ehrl i chia. A new strain of Ehrlichia canis. Journal of Clinical Micro b i o l o g y. 7: 937-940. 170-175.EHRLICHIOSIS 26. 39. 35: 1556-1559. The brow n dog tick.

(1977). Hildebrant PK. Hoskins JD. The brown dog tick Rhipicephalus sanguineus and the dog as experimental hosts of Ehrlichia canis. 45. Serological diagnosis of tropical canine pancytopenia by indirect immunofluorescent. 21. 12. Ristic M. Smith RD. Weisiger RM. 47. (1972). (1991). Vete ri n a ry Clinics of North America. 1953-1955. 48. 6: 226-231. and a s s o c i a ted diseases. Ristic M. Huxsoll DL. Infection and Immunity. Stephenson EH. Vete- rinary Clinics of North America.EHRLICHIOSIS i d e n t i fication. 10: 564-580. Cupp EW. behav i o r. CAPÍTULO I ETIOLOGÍAY TRANSMISIÓN . Lewis GE. Woody BJ. 38. Lin- coln T. (1991). 46. 21: 1-26.75-98. Biology of t i cks. Ehrlichial diseases of dogs. Comp e ndium Continuing Education Practice Vete ri n a ry. Nyindo MBA. American Journal of Veterinary Research. 1.

Facultad de Veterinaria. Patología Animal-Medicina Veterinaria. Aunque los síntomas más significativos suelen ser la aparición de cuadros hemorrágicos y las manifestaciones respiratorias. Madrid 2Profesor Asociado. Dpto. Universidad Complutense de Madrid 3Catedrático de Universidad. nerviosos. Patología Animal II. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . Facultad de Veterinaria. con la reaparición de síntomas diversos y de variable intensidad. al igual que en la fase inical. En la fase subclínica los síntomas desaparecen gradualmente y el nivel de anticuerpos es alto. En cada una de estas fases se desarrollan distintos mecanismos patogénicos que explican las distintas manifestaciones clínicas que pueden presentarse. renales y reproductores. digestivos. A. pérdida de peso. pudiendo pasar incluso desapercibidos. SÁNCHEZ CARMONA1. los síntomas más frecuentes son los generales. detectándose únicamente alteraciones biopatológicas. adenopatías. locomotores. también pueden presentarse síntomas oftalmológicos. si bien en la práctica no son tan fáciles de diferenciar. Su duración puede ser incluso de años. cutáneos. T ESOURO DÍEZ3 Veterinario Arturo Soria. tras el periodo de incubación. fiebre y la palidez de mucosas. Dpto. Uno de los hallazgos más característicos de esta fase es la trombocitopenia y trombocitopatías motivadas fundamentalmente por procesos inmunomediados.EHRLICHIOSIS A. adinamia. Universidad de León E N el curso de la ehrlichiosis canina. subclínica y crónica. clásicamente se describen tres fases: aguda. se presenta la fase crónica. A. anorexia. La fase aguda aparece días después de la infestación por garrapatas. tales como apatía. Si la enfermedad progresa. S AINZ RODRÍGUEZ2 1Centro Y M. No obstante. En esta fase los síntomas suelen ser muy inespecíficos.

11. inicialmente encontraremos una ligera leucopenia4. riñones y meninges. De este modo. la cual parece estar inhibida por alguna sustancia sérica. La serie roja se ve igualmente afectada. La diseminación de E. provocando en ellos una hiperplasia linforreticular que da lugar a un aumento en su tamaño5. se produce su diseminación por la circulación sanguínea o linfática. Tras este periodo de incubación. En estos órganos. canis en el interior de las células mononucleares. en perros con ehrlichiosis17 lo que.4. a pulmón. pueden presentarse alteraciones en la funcionalidad plaquetaria. consumo y destrucción de manera prematura de las plaquetas en el bazo. Además. dando lugar a vasculitis. La función de los leucocitos también puede verse alterada. Además. canis tiene lugar cuando la garrapata infectada se alimenta de su sangre. Diferentes procesos inmunomediados e inflamatorios pueden motivar el secuestro. Este factor es capaz de impedir la formación de pseudópodos en las plaquetas y de inducir cambios en su superficie. se describen clásicamente tres fases de la enfermedad: aguda. las ehrlichias pueden alcanzar las células del sistema mononuclear fagocitario del hígado. En condiciones experimentales el periodo de incubación de la ehrlichiosis canina es de 9 a 14 días1. Esta leucopenia puede transformarse posteriormente en leucocitosis2. fundamentalmente en cuanto a su migración en sangre. Estos mecanismos patogénicos podrían ayudar a la instauración de una coagulación intravascular diseminada5. subclínica y crónica 3. marcando radiactivamente estas células. canis8. haciéndolas así más susceptibles a la destrucción por células del sistema mononuclear fagocitario12. indican que el 50% desaparecen de la sangre en tan sólo 12 horas9.6. podría contribuir a explicar la elevada frecuencia con la que aparecen casos de concurrencia de ehrlichiosis con otros procesos18.6. presentándose anemia causada fundamentalmente por la destrucción acelerada de eritrocitos4. A Fase aguda Tras la entrada y replicación de E. El recuento de leucocitos en sangre es variable. Estudios realizados. al mismo tiempo se produce una infiltración de estas células infectadas hacia los tejidos perivasculares. destaca la presentación de una pancitopenia transitoria3. los linfocitos de perros con ehrlichiosis pueden producir un factor con efecto citotóxico sobre monocitos autólogos10.7. específico de especie. unido a la existencia de otros factores aún no conocidos completamente. en esta fase aguda la trombopoyesis funciona correctamente. dando lugar a un acortamiento de su vida media8. más que por un descenso en su producción5. observándose en sangre circulante un aumento en el porcentaje de megatrombocitos8. hecho que coincide con la fase aguda de la enfermedad y que suele durar de 2 a 4 semanas3. Desde un punto de vista biopatológico. las células infectadas actúan sobre el endotelio. En cualquier caso. bazo y ganglios linfáticos. En este periodo.4. la anemia normalmente es regenerativa14 ya que la médula ósea suele ser hipercelular15. canis12.11. se ha aislado otro factor inhibidor de la migración leucocitaria. canis continúa por otros órganos afectando. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO .10. provocando importantes procesos inflamatorios en esas zonas2.EHRLICHIOSIS PATOGENIA L infección en el perro por E. También se relaciona la existencia de trombocitopenia con el consumo de plaquetas. La trombocitopenia aparece por un descenso en la vida media de las plaquetas.13.5. Dicha sustancia ha recibido el nombre de factor de inhibición de la migración plaquetaria (PMIF) y sería producida por los linfocitos B.5 debida al secuestro de leucocitos motivado por procesos inmunológicos e inflamatorios16. sin embargo. secundario a la instauración de una vasculitis inducida por E.8. Esta sustancia podría ser similar a la que inhibe la formación de pseudópodos plaquetarios10. fundamentalmente. así. en otros estudios sobre infección natural y experimental se indica que dicho periodo puede comprender de 8 a 20 días2. ausente en animales sanos y asociada a la infección por E.

26. Si el animal es inmunocompetente. La gravedad de esta fase se ha venido asociando tanto con la trombocitopenia9. aunque los anticuerpos realmente no confieren protección en este proceso4. su duración es de 1 a 4 meses3. Experimentalmente se ha descrito la predisposición de la raza Pastor Alemán. pese a la existencia de una celularidad medular normal o incluso aumentada. La relación medular mieloide/eritroide suele estar aumentada.20. por el contrario. puede presentarse en su forma aguda. Debido a la persistencia de la infección. la médula se irá afectando en todas sus líneas celulares. Estudios posteriores han mostrado que el Pastor Alemán infectado por E.19 como con el grado de aplasia medular4. En ocasiones. la existencia de infecciones concurrentes y el estrés17. Fase crónica Su gravedad depende de diferentes factores. inexplicablemente pueden aparecer citopenias periféricas28. como hemos comentado. siendo típica la presencia de plasmocitosis debida a una estimulación antigénica crónica27.21. en infecciones naturales este periodo puede alargarse incluso por encima de cinco años19. Algunos autores señalan que la efectividad de la respuesta inmunitaria frente a E.26. en infecciones naturales frecuentemente persisten estas alteraciones hematológicas19. pudiéndose producir incluso una aplasia medular completa que determinará la presencia de un cuadro severo con pancitopenia que suele desembocar en la muerte del perro4. tales como la virulencia de la cepa de E. puede superar la infección en este periodo2.24. debido a un excesivo consumo de ambos durante la fase subclínica de la enfermedad29. En perros infectados experimentalmente. en condiciones experimentales.20. se produce una exacerbada respuesta inmunitaria de tipo humoral. esta patología medular vendría motivada por una carencia en folatos y vitamina B12. su edad. evolucionando en un mayor o menor espacio de tiempo hacia la fase crónica 4. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . trombocitopenia y leucopenia que aparecen en la fase aguda van gradualmente desapareciendo hasta alcanzar recuentos normales en la fase subclínica4. el estado inmunitario del hospedador. canis dentro de las células puede producir reacciones de hipersensibilidad y respuestas inmunomediadas.4.4. Parece ser que la existencia de una situación de estrés o de inmunosupresión (como puede ser una cirugía) es capaz de desencadenar un cuadro clínico después de una prolongada fase subclínica19. en comparación con el Beagle.20. Este fenómeno podría explicarse por la existencia de mielodisplasias. su raza.9. a la instauración de una fase crónica severa. dando lugar a un aumento en la producción de anticuerpos20. canis presenta una menor respuesta inmunitaria de tipo celular que el Beagle17. provocará una linfocitosis25 e hiperproteinemia debido a una exacerbada producción de anticuerpos24. Sin embargo. no existe una relación directa entre la raza y la gravedad del proceso en la fase crónica19. pero si es incapaz de eliminar las ehrlichias continuará infectado. A medida que el proceso se va haciendo más grave. canis depende de la interacción de dicho microorganismo con factores tanto humorales como celulares22. presentando inicialmente una hipoplasia eritroide que da lugar a una anemia no regenerativa4. canis.23. subclínica y crónica. La persistencia de E. en principio. La cronicidad de este proceso dará lugar a una importante respuesta inmunitaria que. SINTOMATOLOGÍA La ehrlichiosis canina.25. en principio. esta fase viene definida por la ausencia de sintomatología clínica en perros con presencia de alteraciones hematológicas19. La médula ósea suele estar afectada. los estudios basados en la experiencia clínica indican que.EHRLICHIOSIS Fase subclínica La fase subclínica aparece. la anemia. Sin embargo. Por tanto. a los 2-3 meses postinfección3. que provocarán una gran variedad de síntomas clínicos5. de 6 a 9 semanas tras la infección.

de hecho solamente en un 40% de estos animales se han observado garrapatas24. resultado de una neumonía intersticial3. esplenomegalia20. En relación con el sistema nervioso. hemorragia retiniana. hematemesis. Además. distensión abdominal y palidez de mucosas2. anorexia. pérdida de peso y. a veces.24. decaimiento. La presencia de garrapatas no es un signo constante en esta fase. que nos puede mostrar desde un ligero patrón lineal a nivel pulmonar hasta un marcado infiltrado intersticial con opacidades peribronquiales33. la aparición de síntomas oculares es mucho más frecuente en la fase crónica de la enfermedad34. aumento de la intensidad de los sonidos respiratorios3. pueden remitir espontáneamente sin tratamiento6. Los síntomas respiratorios en esta fase se deben a la existencia de un proceso pulmonar que afecta a los capilares intersticiales. epistaxis.28. De todos estos síntomas hemorrágicos.14. Fase crónica Aproximadamente la mitad de los perros presentan cuadros hemorrágicos. en algunos animales. hemoptisis. tales como petequias y equimosis en piel y mucosas.32. Todas estas manifestaciones clínicas. También puede aparecer. Incluso en perros con acusada trombocitopenia. Fase subclínica Durante esta fase únicamente aparecen alteraciones biopatológicas. en su fase crónica.33.24. hematuria. En aquellos casos en los que la enfermedad.30. También se describe la presentación de hemorragias internas.14.30. de 2 a 4 semanas. También.33. Radiológicamente estos animales pueden presentar radiopacidades intersticiales difusas en pulmón 33. el más frecuente es la epistaxis (fig. se ha descrito la presentación de sintomatología respiratoria debida a la existencia de procesos inflamatorios y hemorrágicos: exudado óculonasal. a veces. hiperestesia generalizada o localizada e incluso se ha llegado a asociar con síndromes convulsivos2.35. si bien éstos son más frecuentes durante la fase crónica de la enfermedad. cianosis y. el animal puede presentar una marcada hipotensión que puede desencadenar un cuadro de shock20. ocasionalmente. síndromes de neurona motora superior e inferior.24. pueden presentarse síntomas hemorrágicos. normalmente podemos observar un exudado nasal mucopurulento acompañado. pérdida de peso.EHRLICHIOSIS Fase aguda Aparece tras el periodo de incubación y suele durar.20. de disnea y tos. no presentando sintomatología clínica alguna14. disnea. sólo excepcionalmente aparecen cuadros de este tipo 6. Estas patologías se relacionan con meningoencefalitis por la presencia de infiltrados de células plasmáticas o de hemorragias en las meninges14. no cursa de un modo severo. como ya hemos señalado. edema de extremidades o de escroto14.28. linfadenomegalia. excepto cuando existe una infección concurrente por Babesia canis37. La ictericia no suele observarse en perros con ehrlichiosis. la realización de un estudio radiológico de tórax. como apoyo al diagnóstico. Los signos clínicos son bastante inespecíficos: fiebre. aparecen síntomas inespecíficos similares a los descritos en la fase aguda: anorexia. apatía y decaimiento. en ocasiones. Además. La frecuencia de presentación de este proceso es elevada por lo que algunos autores recomiendan. 1). La presencia de hemorragias en el miocardio puede producir síntomas cardiacos como taquicardia o diferentes arritmias que pueden acompañarse de una intensa disnea2. hipema. También se han observado síndromes vestibulares centrales y periféricos30.5. sin embargo. Si la hemorragia o la anemia son severas. se han detectado distintos procesos como ataxia. Los animales normalmente no tienen fiebre y recuperan el peso perdido. En infecciones experimentales se ha encontrado uveítis. hemartrosis y hemorragia cerebral14. melena y hematomas en los lugares de punción venosa. con cierta frecuencia.20. unilateral o bilateral3.24.36. fiebre.31 y edema en extremidades o en escroto14. la ehrlichiosis canina se ha relacionado con dife- CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO .

el animal desarrollará una insuficiencia renal que normalmente no responde al tratamiento24. rentes patologías oculares. tales como fotofobia. Sin embargo. etc. en esta fase se producen reacciones de hipersensibilidad5 que pueden tener su reflejo a nivel cutáneo43. como sobretodo la rela- Fig. uveítis anterior o panuveítis e hipema24. También puede aparecer retinitis difusa. papiledema y neuritis óptica38. polidipsia. hemorragia subretiniana. Todas estas alteraciones pueden presentarse tanto en la fase aguda como en la crónica.— Epistaxis típica en un perro afectado de ehrlichiosis canina. Pese a ello. el estudio histológico de los ojos de perros infectados experimentalmente sólo revela. Si aparece una glomerulopatía inmunomediada. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . De todos ellos. 2 y 3). focos aislados de células plasmáticas. petequias en conjuntiva. canis a la presencia de polimiositis40 y a cuadros de poliartritis o monoartritis que producen cojeras o debilidad en las extremidades41. durante la fase crónica. si bien es en esta última en la que se presentan con mayor frecuencia34.EHRLICHIOSIS Fig. conjuntivitis. mortalidad neonatal y hemorragias prolongadas en el proestro14. El aparato reproductor femenino también puede afectarse. El elevado número de síntomas y lesiones que pueden presentarse. vómitos e incluso úlceras en la cavidad oral14. Aunque hasta hace poco la única sintomatología relacionada con la piel era de tipo hemorrágico (petequias.39.— Petequias y equimosis en un perro con ehrlichiosis crónica severa. infertilidad. Como se desprende de todo lo expuesto. muchas de las manifestaciones clínicas pueden aparecer tanto en la fase aguda como en la crónica (fig. ewingii 42. aunque para cada una de las fases se describe un cuadro clínico con una sintomatología concreta. presentándose hemorragias vaginales postparto. También se ha asociado la infección por E. abortos. opacidad corneal. anorexia. la sintomatología articular suele ser mucho más frecuente en infecciones por E. 2. 1. desprendimiento de retina.). 4). neutrófilos y macrófagos cargados de pigmento en el tracto uveal38. equimosis. el proceso más típico y que más habitualmente se manifiesta es la uveítis anterior34. recientemente se han descrito síntomas cutáneos en la fase crónica de esta enfermedad43 (figs. canis durante prolongados periodos de tiempo. Debido a la persistencia de E. En fases crónicas la funcionalidad renal puede estar afectada dando lugar a la presentación de poliuria.

en el que se describen detalladamente los síntomas que han sido observados en 171 casos diagnosticados de ehrlichiosis canina. canis. etc. 4. Por este motivo. hacen que pocas veces dispongamos de los elementos necesarios para situar a cada paciente en una de estas fases de la infección. recobraron una vitalidad que previamente habían perdido y que no había sido detectada por los dueños del animal. Todos estos factores unidos al desconocimiento en la mayoría de los casos del tiempo transcurrido desde el momento de la infección. ratificando la presencia de la práctica totalidad de los sínto- CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO .20.EHRLICHIOSIS tiva inconstancia y la variable intensidad de los mismos hace difícil diferenciar clínicamente estas fases. La virulencia de la cepa de E. Fig.— Manifestaciones clínicas más frecuentes en la Ehrlichiosis canina según fase de la enfermedad. Incluso la fase subclínica. raza. En este estudio.— Lesiones cutáneas en un caso de ehrlichiosis canina. hemos encontrado perros adultos teóricamente asintomáticos que. Así. el grado de respuesta del perro afectado. Estos casos tienen una gran importancia desde un punto de vista epizootiológico ya que pueden comportarse como reservorios de la enfermedad. su edad. teóricamente la más sencilla de clasificar. 3. debido a la ausencia de síntomas que la caracteriza. algunos animales en fase aguda o fase crónica leve presentan una sintomatología casi inaparente. con independencia del periodo de la enfermedad en que se encontrara cada caso. tras una exhaustiva exploración clínica se comprueba cómo el número de síntomas identificados en relación con la ehrlichiosis canina supera a los 50. en ocasiones podría ser confundida. Pensamos que esta información podrá ser útil para aquellos clínicos que Fig. Según nuestra experiencia. tras ser sometidos a tratamiento. nos parece interesante incluir en este capítulo un resumen de un estudio clínico realizado en la comunidad de Madrid44. por lo que puede pasar totalmente desapercibida.. desarrollen su actividad en un área endémica de nuestro país. son factores que determinan la evolución de la e n fe rmedad con la presentación de un mayor o menor número de manifestaciones clínicas17.

— Estudio clínico de la ehrlichiosis canina. 5. entre el resto de las manifestaciones de la conjuntivitis. adenopatías y fiebre (fig. y el adelgazamiento (con una presentación superior al 50%). La mayor frecuencia de presentación de estos síntomas generales hay que justificarla porque pueden aparecer tanto en la fase aguda como en la crónica de la enfermedad. 9 y 10). Por último. los más frecuentes. mientras que el 92% presentaban sintomatología. Sólo un 8% de los casos fueron clasificados como asintomáticos. seguido de los cuadros con manifestaciones respiratorias. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . siendo predominante el cuadro clínico clasificado como síntomas generales (más del 75%). la adinamia. comentar que en este trabajo. 8. Frecuencias absolutas de los tipos de cuadros clínicos observados en 171 casos 44. No obstante pensamos que la epistaxis y otras manifestaciones hemorrágicas son síntomas a tener en cuenta de cara al diagnóstico de la ehrlichiosis en nuestra área geográfica. 6). ya que sólo se constató en un 36% de los casos. señalados como específicos de esta patología. En relación con los síntomas hemorrágicos. como respiratorios. urinarios y digestivos. y además van a estar asociados con otros cuadros clínicos. la presentación de anorexia. no se alcanzaron cifras tan elevadas como las observadas en otros estudios24. la descarga de un exudado óculo-nasal (fig.EHRLICHIOSIS mas descritos en el curso de la enfermedad. cutáneas y oculares (entre 35 y 45%). aunque en menor porcentaje. según este estudio serían datos igualmente relevantes a tener en cuenta en la ehrlichiosis canina (figs. fueron la apatía. oculares. 5). También fue importante. cara interna de extremidades y su tercio distal. y de todos los síntomas observados en este estudio. 7) y la presencia de ciertas dermatitis (semejantes a reacciones de hipersensibilidad) localizadas fundamentalmente en las regiones dorsal e inguinal. Fig. Sin lugar a duda la predominancia de los cuadros inespecíficos es típica de la ehrlichiosis canina14. Un tercer grupo estaría formado por los cuadros clínicos locomotores y digestivos (en torno al 25%) y finalmente con una presentación aún menor los síntomas urinarios y reproductores (fig.

Aunque se señalan ciertas diferencias especialmente en cuanto a la gravedad del cuadro clínico. es la parasitemia cíclica de las plaquetas2. Quizá. 6.46. En el caso de las infecciones producidas por E. 7. en el perro parecen similares a las descritas para E. platys. parece que la gran diferencia estriba en que ésta. la característica más llamativa. y después de un periodo de incubación de una a dos semanas. el caso de E.EHRLICHIOSIS Fig. por una garrapata infectada. seguida de una trombocitopenia y linfadenomegalia generalizada. estos estudios son reducidos y sería necesario realizar nuevas investigaciones que confirmen el verdadero poder patógeno de cada una de ellas. No se han encontrado infectados los precursores plaquetarios en la médula ósea. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO .— Estudio clínico de la ehrlichiosis canina. Frecuencias absolutas de los síntomas generales observados en 171 casos 44. ni antes ni después de la Fig. Tras la inoculación en el organismo. platys sea el más conocido. parasita a las plaquetas en vez de a los leucocitos45. para finalizar este capítulo. comentaremos que tanto la patogenia como los síntomas de otras infecciones por Ehrlichia spp. canis. Sin embargo.— Imagen de descarga óculo-nasal en un perro con afectación grave por ehrlichiosis.

EHRLICHIOSIS Fig.— Estudio clínico de la ehrlichiosis canina. Fig. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . 8. Frecuencias absolutas de los síntomas respiratorios observados en 171 casos 44. Frecuencias absolutas de los síntomas cutáneos observados en 171 casos 44.— Estudio clínico de la ehrlichiosis canina. 9.

como ocurre en las infecciones por E. no suelen estar clínicamente afectados y rara vez se muestran cuadros hemorrágicos a pesar de la marcada trombocitopenia2. platys. platys. ya que la afección orgánica por E. canis. es infrecuente. platys. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . Por último. después de un periodo de incubación.EHRLICHIOSIS Fig. si bien en la fase de parasitemia inicial puede aparecer un ligero aumento de la temperatura45. 10. La presencia de hiperproteinemia acompañada de hipoalbuminemia. Frecuencias absolutas de los síntomas oftalmológicos observados en 171 casos 44. debemos tener siempre presente que la infección mixta con E.— Estudio clínico de la ehrlichiosis canina. No obstante. platys es algo muy frecuente en aquellas regiones donde coexisten52.000 plaquetas/microlitro o menos) y una linfa d e n o m e galia ge n e ra l i z ada2. lo que también ocurre en nuestro país. canis y E. las plaquetas se van normalizando. Así tenemos que en las infecciones producidas por E. sólo se ha encontrado de forma esporádica. para volver a disminuir drásticamente y estabilizarse de nuevo. de ahí el nombre como también se conoce a esta enfermedad de trombocitopenia cíclica infecciosa45.14. uveítis anterior bilateral48 y sintomatología de tipo hemorrágico49. así en Francia y Grecia el poder patógeno de los microorganismos intraplaquetarios identificados como E. que va a dar lugar a una tro m b o c i to p e n i a (50. Esto ocurre con unos intervalos de una o dos semanas. Los perros que padecen esta infección. parasitemia. la fase aguda se va a caracterizar por una parasitemia cíclica de las plaquetas. por lo que parece que la entrada del agente infectante se realiza en las plaquetas maduras por endocitosis. A los pocos días de esta bajada espectacular. ha sido descrita igualmente en Europa. platys.51. después de la adhesión del parásito a la pared de la plaqueta. Esta mayor virulencia de algunas cepas de E.47. algunos autores han señalado en perros con infección natural por E. platys parece mucho mayor50.

(1980). Hildebrant PK. Carson CA. 290293. Edinburgh. hematologic. 85: 511-521. pp. Stephenson EH. Bonagura (ed). Clerc B. Huxsoll DL. Effect of canine immune serum on the growth of Ehrlichia canis within nonimmune canine macrophages.EHRLICHIOSIS BIBLIOGRAFÍA 1. (1975). I. Ristic M. Autologous lymphocyte-mediated cytotoxicity against monocytes in canine ehrlichiosis. 41: 250-254. Observations on the incubation period and persistence of Ehrli chia sp. Troy GC. 10. Buhles WC Jr. Ristic M. Baylor RA. E. Cadoré JL. Platelet kinetics in canine Ehrlichiosis: eviden ce for increased platelet destruction as the cause of thrombocytopenia. Kakoma I. Gree ne (ed. Greene R T. Canine Ehrlichiosis (tropical canine pancytopenia): survival of Phosphorus-32labeled blood platelets in normal and infected dogs. Djaeim A. 11: 1216-1221. American Journal. 12. Forrester SD. Nims RM. Huxsoll DL. Ristic M. Pierce KR. 8: 106114. 6.Greene (ed. (1980). C. Nyindo M. Huxsoll DL. Infection and Immunity. Reardon MJ. Stephenson EH. 38: 1557-1559. Huxsoll DL. Ristic M. Canine ehrlichiosis. (1986). 60: 152-155. Ghorbel A. tetracycline therapy. W. Hill SL. 475-481. Tick-borne rickettsias of veterinary importance with emphasis on the immunology of the disease. pp. Ristic M. Ewing SA. Hightower D. pp. Veterinary Pathology. Saunders. 5. 130: 357-367.E. (1974). Philadelphia.B.K. (1977). 21. (1991). Veterinary Medicine.). Ristic M. Hildebrant PK. (1981). Harvey JW. Carson CA.B. CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . En: Kirk's Current Veterinary Therapy XII. Ame rican Journal of Veterinary Research. Amyx HL. American Journal of Veterinary Research. Hildebrant PK. Lovering SL. Comp Immun. (1978). Wilde J. 11. (1974). 41: 1266-1271. Hoskins JD. (1993b). Huxsoll DL. Huxsoll DL. Microbiol. Farris-Smith LL. Adams LG. 15. 13. Recueil de Médecine Vétérinaire. 19. Philadelphia. Walker JS.). 189: 47-50. Tropical canine pancytopenia: clinical. Saunders. Smith RD. Hooks JE. 38. Hoskins JD. 39: 7176. Edinburgh University Press. (1976). Veterinary Clinics of North America. Huxsoll DL. Sayn MJ. En: Infectious diseases of the dog and cat. 3: 291-298. Ehrlichia canis. Huxsoll DL. Stephenson EH.E. Platelet migration inhibition as an indicator of immunologically mediated target cell injury in canine Ehrlichiosis. Ehrlichiosis and infectious cyclic thrombocytopenia. Lewis GE. risti cii infections. Compendium Continuing Education Practice Veterinary. (1986). Hibler SC. Smith RD. Journal of Infectious Diseases. Sequential reaction of the hemic and lymphoreticular systems. Rickettsial infections in dogs: part II. Pierce KR. 16. and E. Acute canine Ehrlichiosis: platelet survival and factor 3 assay. Zeiler DC. (1965). (1980). Saunders. Codner EC. Buckner RG. and serologic responses of dogs to Ehrlichia canis infection. American Journal of Veterinary Research. Nyindo MBA. 157: 1627-1632. Infect Dis. 404-414. Ristic M. (1970). Ristic M. Journal of the American Veterinary Medical Association. Small Animal Practice. Tropical canine pancytopenia: role of aplastic anemia in the pathogenesis of severe disease. Woody BJ. Kakoma I. Huxsoll DL.H. Direct and indirect lymphocyte participation in the immunity and immunopathology of tropical canine pancytopenia-a review. Carson CA. (1977). Greene CE. Canine ehrlichiosis: clinical implications for humoral factors. Characterization of the subclinical phase of ehrlichiosis in dogs. 18. 14. 18: 48-61. 7. Kakoma I. Philadelphia. Journal of the American Veterinary Medical Association. American Journal of Veterinary Research. and challenge inoculation. American Journal of Veterinary Research. 23. Carson CA. 8. En: Clinical Microbiology and Infectious Diseases of the dog and cat. Greene CE. 1821-1825. 9. W. En: Tick-borne diseases and their vectors. Tropical canine pancytopenia. (1995). 22. (1975). 3. 704-709. (1978). (1990). Cellmediated and humoral immune responses of German Shepherd dogs and Beagles to experimental infection with Ehrlichia canis. Kakoma I. 21. 169: 561-566. Infection and Immunity. 4. Brown JL. Serum complement and blood platelet adhesiveness in acute canine Ehrlichiosis. Acute experimental canine ehrlichiosis. Ristic M. 20: 242-247.equi. 17. C. Pierce KR. Marrs GE. W. in experimentally infected dogs. 20.(ed. 2. Buhles WC.).B. Ehrlichiose asymptomatique: etude de l'electrophorèse des protéines seriques. (1984). Journal of Comparative Pathology. pp. 1: 75-98. Ehrlichial diseases of dogs.

Granular lymphocitosis and hy p e rp roteinemia in dogs with chronic ehrlichiosis. Annales de Médicine Vétérinaire. 4: 395-402. 39. Anderson BE. Philadelphia. 16: 181-187. Journal of the American Veterinary Medical Association. (1985). American Journal of CAPÍTULO II PATOGENIA Y CUADRO CLÍNICO . (1983). pp. (ed. Kinetics of antibody response to Ehrlichia canis asseyed by the indirect fluorescent antibody method. Rothschmitt J. Feldman E. 182-188. Beck ER. (1985). Ehrlichiosis and polyarthritis in three dogs. 3: 286-308. Sainz A. Weiser MG. 29. 2: 49-60. Henroteaux M. Troy GC. Journal of the American Veterinary Medical Association. 32. (1971). (1994). (1988). Buisscher EV. The ri ckettsioses. 374375. Vulgamott JC. (1980). Clinkenbeard KD. Journal of Veterinary Internal Medicine. Simpson CF. Babin SS. Canine ehrlichiosis (tropical canine pancytopenia): a review. Tesouro M. (ed.B. (1992). Huxsoll DL. International Journal of Systematic Bacteriology. González JL. Skin lesions associated with Ehrlichia canis infection in a dog. Cowell RL. 26.EHRLICHIOSIS 24. Therapeutic and prophylactic value of tetracycline in dogs infected with the agent of tropical canine pancytopenia. Ainsworth G. Taylor R. Journal of the American Veterinary Medical Association. Bordeaux. Cuadro clínico de la Ehrlichiosis canina en España: estudio de 171 casos". Rupérez C. Rocky Mountain spotted fever in dogs and its differentiation from canine ehrlichiosis. 38. (1975). Buckner RG. Bohlay P. (1973). Journal of Infectious Diseases. Gelatt K. Rodríguez F. 186: 465472. 47. Van Steenhouse JL. Wise LA.C. Greene CE. 34. American Journal of Veterinary Research. Huxsoll DL. Journal of the American Animal Hospital Association. 28. (1965). Huxsoll DL. 815828. nov. Nims RM. 376-383. Ettinger S. (1995). Codner EC. Clercx C. 27: 84-88. (1973). (1978). chia canis infection in a dog. B re i t s ch we rdt EB. Platelet aggregation in dogs with acute Ehrlichia platys infection. Dawson JE. Zerbe CA. A retrospective study of 27 cases of naturally occurring canine ehrlichiosis. Woody BJ. 36: 689-694. Journal of Small Animal Practice. Amustegui I. Meinkoth JH. Weisiger RM. Gaskin JM. 44. (1991). En: Veterinary Ophtalmology. Cyclic thrombocytopenia induced by a rickettsia-like agent in dogs. 11th annual Congress Euro p e a n Society of Veterinary Dermatology. Thrall MA. Harvey JW..) W. Barta O. Saunders. Polymyositis associated with Ehrlichia canis infection in two dogs. Barta O. (1994).E. Greene CE. Capelli JL. Pra t i qu e Médicale et Chirurgicale de l'Animal de Compagnie. Journal of American Animal Hospital Association. Tesouro MA. Peacock MG. Pierce KR. 4. Journal of the American Animal Hospital Association. Breitschwerdt EB. 41.A. Burgdorfer W. Njenga KM. Rikihisa Y. XXXIII Congreso Nacional A.N. Canine ehrlichiosis: a retrospective study of 30 naturally ocurring cases. Ewing SA. Buoro IBJ. Journal of American Veterinary Medical Association. Hoskins JD. American Journal of Veterinary Research. Ehrlichia ewingii sp. 31. Santiago de Compostela 26-29 de N oviembre. Lea & Febiger. Littman MP. Manifestations of babesiosis. Serum hyperviscosity syndrome associated with Ehrli - 40.V. Clinical Microbiology Reviews. 43. 192: 1093-1095. Barre D. 1: 2-9. Carence en folates et vitamine B12 chez un chien infecté par Ehrlichia canis. Ristic M. Proceed. Hildebrant PK. En: Textbook of Vete ri n a ry Inte rnal Medicine. 137. Philip RN. Baker DC. 159: 1428-1432. pp. 45. Walker JS. 42. Diseases of the dog and cat. 136: 505-510. Jones DC. 183: 10111012. 30. 25. Fraile C. L'ehrlichiose canine. ehrlichiosis and combined infection in the dog. (1998). 9: 214-218. 33. (1975).). Philadelphia. 186: 166-169. The tribe Ehrlichieae and Ehrlichial diseases. Monoclonal gammopathy associated with naturally ocurring canine ehrlichiosis. 37. Kanui TI. Journal of the American Vete ri n a ry Medical Association. 26. Atypical findings in 16 cases of canine ehrlichiosis. Journal of the American Animal Hospital Association. Playter RF. Fulton R. Gathumbi PK. Ellett EW. Atwell RB.P. 42: 299302. 46. (1991). Waddle JR. (1992). Cavagnolo R. 24: 615-620. Buysscher EVD. Veterinary Parasitology. Turnwald GH. 27. 31: 624-627. Pathology of canine ehrlichiosis (tropical canine pancytopenia). American Journal of Veterinary Research.. Retinal lesions associated with induced canine ehrlichiosis: a preliminary report.J. 36. (1990). (1988). 34: 1309-1320. Andrews M. (1987). Canine anterior uvea. Gilbert S. Tyler RD. (1991). 35. Gaunt SD. Sagredo P. Roberts RE. Hildebrant PK. Gelatt KN. the etiologic agent of canine granulocytic ehrlichiosis. Sainz A. (1990).

Wilson JF. (1995a). Kontos VI. Journal of American Animal Hospital Association. (1992). 48.EHRLICHIOSIS Veterinary Research. Vet Clin Pathol. E h r l i c h i a platys in a Michigan dog. (1986). 20: 101-108. Pratique Médicale et Chirurgicale de l'Animal de Compagnie. 9: 916-917. Uveitis associated with Ehrlichia platys infection in a dog. 52. Hoskins JD. Veterinary Clinics of North America. 49. The brown dog tick. Jumelle P. Gaunt SD. 30: 189-195. 51. (1991). 50. Journal of American Veterinary Medical Association. 188. Martín-Granel J. (1991). Papadoulos O. 28: 381-383. Beaufils JP. 51. . 21: 99-101. Natural and experimental canine infections with a greek strain of Ehrlichia platys. Glaze MB. Diagnostic cytologique des ehrlichioses canines. French TW. 2: 290293.

AS L CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. Por todo ello y. Esta hiperproteinemia suele deberse a una hipergammaglobulinemia habitualmente policlonal. Debido a la presentación de hipoalbuminemia en algunos casos. los indicadores de la funcionalidad renal y hepática también pueden alterarse. también de cara al control post-tratamiento. el proteinograma es una técnica muy útil. en menor medida. Facultad de Veterinaria. los valores de proteínas totales pueden ser normales. En relación con la bioquímica sanguínea destaca por su elevada frecuencia de presentación la existencia de hiperproteinemia. Dpto Patología Animal-Medicina Veterinaria. leucopenia. SAINZ RODRÍGUEZ1 Y M. T ESOURO DÍEZ2 1Profesor Asociado. En la analítica de orina podemos encontrar proteinuria y hematuria debido a la existencia en algunos per ros con ehrlichiosis de una glomerulonefritis inmunomediada similar a la encontrada en perros con leishmaniosis. Universidad de León alteraciones de la analítica en perros con ehrlichiosis son muy variadas. Dpto. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. En perros con sintomatología articular o neurológica puede estar indicado el análisis de líquido sinovial o cefalorraquídeo respectivamente. debida a la gran respuesta humoral que se presenta en esta enfermedad. Facultad de Veterinaria. ETC.EHRLICHIOSIS A. También se puede detectar anemia (siendo más frecuente la no regenerativa) y. A. El hallazgo más típico en hematología es la trombocitopenia. Universidad Complutense de Madrid 2 Catedrático de Universidad. . En ocasiones. Patología Animal II. URIANÁLISIS.

En fases agudas. la pérdida crónica de sangre y la existencia de hipoplasia o aplasia medular11. canis4. Este factor parece ser capaz de impedir la formación de pseudópodos en las plaquetas y de inducir cambios en su super ficie haciéndolas así más susceptibles a la destrucción por células del sistema mononuclear fagocitario8. El recuento leucocitario es uno de los parámetros más variables en la ehrlichiosis canina. A continuación. En este sentido. A HEMATOLOGÍA De todos los hallazgos hematológicos que podemos encontrar en la ehrlichiosis canina. el más frecuente en perros con esta enfermedad. En casos de infección concurrente con Babesia canis o tras una hemorragia reciente. la trombocitopenia se debe a un descenso en la vida media de las plaquetas.000/mm3 sin hemorragias mientras que otros con recuentos normales pueden tener síntomas de este tipo debido a alteraciones en la funcionalidad plaquetaria11. la cual parece estar inhibida por una sustancia sérica (denominada factor de inhibición de migración plaquetaria) producida por los linfocitos B. En nuestra serie de casos. aproximadamente el 20% de ellos presenta leucopenia mientras que el 15% presenta leucoci- CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. Del mismo modo. en ocasiones. también se pueden presentar alteraciones en la funcionalidad plaquetaria. lo cual podría contribuir a la instauración de un cuadro hemolítico agudo en algunos perros con ehrlichiosis13. la anemia también puede adquirir un cierto carácter regenerativo. Debido a que esta enfermedad puede cursar de un modo subclínico o con sintomatología poco específica durante largos periodos de tiempo. El recuento plaquetario no siempre se correlaciona con la gravedad de las hemorragias describiéndose. 1). En nuestra experiencia. la anemia será no regenerativa debido a la destrucción continuada de eritrocitos. Un elevado número de perros con anemia regenerativa serán positivos al test de Coombs. consumo y destrucción prematura de las plaquetas en el bazo. Diferentes mecanismos inmunomediados e inflamatorios motivan el secuestro. Posteriormente. será regenerativa debido al aumento de la destrucción de los hematíes por mecanismos inmunológicos (fig.6. ETC. apareciendo a los 15-20 días de postinfección y pudiendo persistir durante todas las fases de la enfermedad1. leucocitosis. acortando su vida media3. Estos resultados sugieren la existencia de una unión inespecífica de inmunoglobulinas a los eritrocitos o de un proceso autoinmune específico por la existencia de anticuerpos frente a la superficie eritrocitaria. alrededor del 80% de los casos con ehrlichiosis presentan trombocitopenia. si bien tan sólo en un 10% de los casos la hemoglobina es inferior a 8 g/dl. menos frecuentemente. Recientemente se han detectado anticuerpos antiplaquetarios en perros infectados por E. son muchas veces los hallazgos en la analítica los que nos hacen sospechar de esta enfermedad. alrededor del 50% de los perros con ehrlichiosis presentan anemia. pudiendo presentarse tanto leucopenia como. se expondrán brevemente los hallazgos que se pueden encontrar en líquido cefalorraquídeo y sinovial de animales con sintomatología neurológica y articular. más que a una disminución en su producción2.9. se describen las alteraciones que podemos encontrar tanto en la analítica sanguínea como en la orina de perros con ehrlichiosis. en fases crónicas.5. También se relaciona la trombocitopenia con el consumo de plaquetas secundario a la vasculitis que se presenta en el curso de la ehrlichiosis7. URIANÁLISIS. . BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. También la anemia es un hallazgo frecuente en el curso de la ehrlichiosis canina.EHRLICHIOSIS INTRODUCCIÓN L ehrlichiosis canina es una enfermedad que cursa con alteraciones en la analítica muy variadas (fig. es la trombocitopenia. Junto a la existencia de trombocitopenia. durante la fase aguda. 2)2. lo cual debe ser tenido en cuenta para no incurrir en errores diagnósticos12. importantes variaciones diarias en este parámetro analítico10. fundamentalmente en cuanto a su agregación y migración en sangre. En nuestra experiencia. hemos atendido algunos perros con recuentos de plaquetas inferiores a 10.

Fig. llama la atención el hecho de que pese a que la ehrlichiosis históricamente recibió el nombre de pancitopenia tropical canina. de linfocitos con granulación azurófila debido a la estimulación constante del sistema inmunitario14. linfocitosis y monocitosis. URIANÁLISIS. pudiendo confundirse con aquellas que aparecen en alteraciones mieloproliferativas15. En la fase crónica la médula ósea es hipoplásica.— Anemia regenerativa en un caso de ehrlichiosis canina.— Alteraciones en la analítica sanguínea en el curso de la ehrlichiosis canina. se ha señalado la presencia. tratándose en general de animales con pronóstico reservado.EHRLICHIOSIS Fig. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. . 1. Recapitulando en relación con los recuentos celulares. afectando a todas las líneas celulares y provocando. en fase crónica de la enfermedad con hipoplasia o aplasia medular. tosis. CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. granulación que lógicamente no es específica de la ehrlichiosis y que podría confundirse con inclusiones compatibles con Ehrlichia. diferentes alteraciones como neutropenia. En algunos casos se pueden ver en sangre circulante células anormales o indiferenciadas. A este respecto. por tanto. También se han encontrado. a excepción de la plasmocitosis que suele observarse con mucha frecuencia16. en relación con la serie blanca. realmente el número de casos con pancitopenia es bajo (en torno al 15%) (fig. Durante las fases aguda y subclínica se produce una hipercelularidad de las series megacariocítica y mieloide17. en la fase crónica. los hallazgos en médula ósea varían en función de la fase y la gravedad de la infección. Además. 3). 2. ETC. Algunos autores describen la existencia de hipoplasia eritroide en este periodo11.

URIANÁLISIS. ETC. aproximadamente el 75% de los casos de nuestra serie clínica presentaban hiperproteinemia con hiperglobulinemia. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA En cuanto a la bioquímica sanguínea. Los niveles séricos de globulinas aumentan progresivamente en el curso de la enfermedad y adquieren unos valores elevados de la primera a la tercera semana postinfección. tras el tratamiento. CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. con aumento de las fracciones alfa-2.— Valores y asociaciones entre los distintos recuentos de las células sanguíneas en el curso de la ehrlichiosis canina. En infecciones experimentales. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. que recupera sus valores normales en el mes siguiente. la típica pancitopenia ya comentada. Sin embargo. Durante la fase crónica.EHRLICHIOSIS Fig. a las dos semanas se produce un transitorio aumento de la fracción alfa-2 globulina. debido al estímulo antigénico. 3. La hiperglobulinemia puede ser indicativa de una respuesta inmunitaria humoral tan exacerbada como inefectiva11. por aumento de IgG (fig. beta y gammaglobulinas (fig. En cualquier caso. la hiperproteinemia motivada por una hiperglobulinemia es un hallazgo muy frecuente en perros con ehrlichiosis14. Sin embargo. 5). ocasionalmente se ha observado normocelularidad e hipercelularidad medular con megacariocitosis18. Con menos frecuencia se han de tectado gammapatías con aspecto monoclonal. Por este motivo y a causa de la persistencia del agente infeccioso en el organismo. El proteinograma es una técnica habitualmente empleada en el control postratamiento de perros con ehrlichiosis. De hecho. el estudio electroforético de las proteínas séricas suele mostrar la existencia de una gammapatía policlonal. . 4).19 y aumento en el número de mastocitos18. los niveles de globulinas se suelen normalizar entre los tres y nueve meses post-tratamiento. aunque a veces es necesario esperar incluso más de 18 meses. podrían producirse autoanticuerpos que explicarían la existencia de anticuerpos antinucleares en algunos perros con ehrlichiosis. la fracción betaglobulina también puede presentar valores elevad o s 2 0. En estas condiciones. en fase crónica. recientemente se ha descartado la presencia de estos anticuerpos antinucleares en perros con ehrlichiosis canina 21. se detectan aumentos importantes de las gamma-globulinas y descenso en la concentración de albúmina.

malnutrición.— Proteinograma con gammapatía de aspecto monoclonal en un caso de ehrlichiosis canina. salvo en casos extremos sin respuesta al tratamiento. URIANÁLISIS Fig. URIANÁLISIS. que suelen tener peor pronóstico. el tiempo de protrombina. Esta hipoalbuminemia puede deberse a su empleo en procesos inflamatorios. ETC.— Gammapatía policlonal en un perro con ehrlichiosis canina. pérdida de peso. salvo si nuestro paciente tiene hipoalbuminemia o insuficiencia renal. proteinuria. Así. estos valores a veces disminuyen hasta niveles fisiológicos. se han descrito aumentos de la ALT (GPT) y de la fosfatasa alcalina. Los parámetros analíticos indicadores de la funcionalidad hepática suelen presentar valores normales en perros con ehrlichiosis. se presentan casos de uremia asociados a glomerulonefritis y a plasmocitosis intersticial renal. En caso de presentarse problemas hemorrágicos. fundamentalmente en fase aguda. en la práctica no suele ser necesario determinar los tiempos de coagulación. 4. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. en perros infectados experimentalmente. Los aumentos de creatinina por encima de los valores fisiológicos de referencia pueden tener un origen prerrenal (deshidratación) o renal. es CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. describiéndose también en las fases crónicas1. la existencia de una relación inversamente proporcional entre la cantidad de proteína perdida en la orina y la concentración sérica de albúmina. Normalmente. excepto en el caso de que se haya instaurado un cuadro de coagulación intravascular diseminada17. Sin embargo. . No obstante. normalmente.EHRLICHIOSIS Fig.17. No obstante. desaparece en la subclínica. pérdida de proteínas a nivel periférico debido a la existencia de edemas y compensación debida a la hiperglobulinemia11. De cualquier modo. En estos casos. el tiempo de tromboplastina parcial activada y los productos de degradación del fibrinógeno suelen ser normales. excepto en aquellos animales en los que como consecuencia de la ehrlichiosis se ha producido una lesión hepática irreversible11. 5. éstos pueden también acompañarse de hiperbilirrubinemia23. ha hecho que la proteinuria sea el factor al que mayor importancia se le conceda en este sentido 22. Sin embargo. no suele ser habitual realizar urianálisis en perros con ehrlichiosis. hepatopatía concurrente. el tiempo de hemorragia y el de retracción del coágulo pueden estar prolongados por la existencia de trombocitopenia o de trombocitopatía17. La hipoalbuminemia se presenta durante la fase aguda y. con la instauración de una terapia sintomática apropiada junto a la específica para ehrlichiosis.

relacionándose con la existencia de lesiones gl o m e ru l a res inmunomediadas13 . varios meses. con o sin uremia. Aunque ocasionalmente. Este hecho también se ha obser vado. suele presentar una coloración amarillenta con aumento de la concentración de proteínas y del recuento celular. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. el perfil electroforético de las proteínas de la orina presenta. en infecciones experimentales. El líquido sinovial. durante la fase aguda. las típicas mórulas pueden visualizarse tanto en líquido sinovial como en el cefalorraquídeo. URIANÁLISIS. en ocasiones. Esta proteinuria en muchos casos se corrige tras el tratamiento. alrededor de la mitad de los perros con ehrlichiosis (independientemente de la fase de la enfermedad) presentan proteinuria (muchos de ellos con urea y creatinina normales). detectándose una pérdida máxima de proteínas a las 34 semanas postinfección debida a una nefropatía motivada por la existencia de lesiones ultraestructurales a nivel glomerular22. apareciendo un claro aumento de las IgG16. un paralelismo con las séricas. En perros con gammapatía monoclonal también se puede detectar proteinuria. LÍQUIDO CEFALORRAQUÍDEO Y LÍQUIDO SINOVIAL El análisis del líquido cefalorraquídeo de perros con sintomatología neurológica muestra elevados niveles de proteínas y pleocitosis mononuclear con gran número de linfocitos y células plasmáticas 12. ETC. en casos con artritis.EHRLICHIOSIS interesante saber que en un alto porcentaje de perros con ehrlichiosis se puede encontrar proteinuria y hematuria. con predominancia de neutrófilos maduros (75%) y con algunos macrófagos y linfocitos. si bien suele ser necesario esperar. En nuestra experiencia. . en este caso.

Littman MP.. Waddle JR. Waner T. Ehrl i ch i osis and infectious cyclic th ro mb o c y topenia. Leykin I. (1986). Med. ( 1980). Journal of the American Veterinary Medical Association.m e d i a te d cytotoxicity against monocytes in canine ehrlichiosis. G reene CE. Harrus S. Carson CA. Feldman E. (1977). Peacock MG. Au to l ogous ly mp h o c y te . E h rl i chial diseases of dogs. Microbiol. Davoust B. 287-292. Direct and indire c t ly mp h o c y te participation in the immunity and immunopath ology of tropical canine pancytopenia-a rev i ew. 10. (ed. (1980). A ret ro s p e c t i ve study of 27 cases of naturally occurring canine ehrlichiosis. Vet.) W. Matth ewman LA . Sharabani E. Vet. Monoclonal gammopathy associated with naturally ocurring canine ehrlichiosis. . Acute ex p e ri m e n tal canine ehrlichiosis. 24: 615-620. Parzy D. Hoskins JD. 6. Keysary A. Ristic M. URIANÁLISIS. Alberola J. D etection of plate l et . Van Steenhouse JL. Davoust B. Valladares JE. (1987). 21. 19. Sequential reaction of the hemic and ly mp h o reticular systems.canis. 7. 17. 48-61. Canine ehrlichiosis: a ret ro s p e c t i ve study of 30 natura l ly ocurring cases. Marrs GE. Philip RN. Font X. Bell SC. Woody BJ. Zerbe CA. 12. The ri ckettsioses. 142. 139. Revue de Médecine Vété ri n a i re. 1557-1559. Ristic M. 20. Shinitsky M. Bre i t s ch we rdt EB. Kuehn NF. 4. Gaunt SD. 1. Pierce KR. 5. J.b o u n d antibodies in beagle dogs after a rt i ficial infection with Ehrl i ch i a canis. Dis. 1-2. (1987). Hass e l ot N. Cullins LD. Journal of the American Animal Hospital Association. American Journal of Vete ri n a ry Research. (1997). Pierce KR. ly mp h o c i tosis and hy p e rp roteinemia in dogs with chronic ehrlichiosis. Hegarty BC. Woody BJ. Clinical and hematologic fi ndings in canine ehr l i ch i o s i s . Reardon MJ. 16. Grindem CB.C. Ott D. En: Textbook of Vete ri n a ry Inte rnal Medicine. Varela F. Infect. (1985). B re i t s ch we rdt EB. Acute canine e h rl i chiosis: plate l et surv i va l 8.a s s o c i a ted immunogl o b u l i n ( a n t i p l a te l et antibody) in canine Ro cky Mountain spot te d fever and ehrlichiosis. 186: 355-358. Buys s cher EVD. Rickettsial infe ctions in dogs: part II. Burg d o rfer W. Rocky Mountain spotted fever in dogs and its differentiation from canine e h rl i chiosis. Thomas TJ. Saunders. Cavagnolo R. 145-150. 12. Vete ri n a ry Clinics of No rth America. Huxsoll DL. Nyindo MBA. 1: 2-9.B. (1988). (1991). 13. ETC. 5. Rec. Int. I m m u n . Journal of Vete ri n a ry Inte rnal Medicine. Madigan JE. 290-293. Zwang E. Waner T. Plate l et dysfunction associate d with ex p e ri m e n tal acute canine e h rl i chiosis. (1985). Thrall MA. (2000). American Journal of Vete ri n a ry Research. (19 91). Diseases of the dog and cat. and factor 3 assay. Journal of the American Animal Hospital Association. Ehrl i ch i o s e canine ch ro n i que: intérêt de la numération plaqu et ta i re.. Kakoma I. 14. Ehrl i ch i o s e canine ch ro n i que: intérêt de la numération plaqu et ta i re. Ettinger S. Kakoma I. Carson CA. 309-311. Com p e n d i u m Continuing Education Practice Vete ri n a ry. 38. 35. 3. (1994) Absence of antinuclear CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA. Vete ri n a ry Immunology and Immunopathology. 11. Buch H. Comp . (1996). Greene CE. 38. Revue de Médecine Vété ri n a i re. (19 91). (1981). Bark H. 1: 75-98. 56-61. Ke l ly PJ. Hoskins JD. 21. Granular 15. Turnwald GH. 190: 244 . Buisscher EV. Wise LA. 142: 287-292. Perkins PC.24 5 . (1977). Barta O. Thrombocytopathia and light-chain proteinuria in a dog naturally infected by E. Vulgamott JC. 27: 84-88. Troy GC. 186: 465-472. Questions diagnosis of ehrl i chiosis (letter). 8: 106-114. 376-383. Fu l to n R. 1821-1825. Veterinary Pa th ology. 2. Platel et . JAAHA.EHRLICHIOSIS BIBLIOGRAFíA 1. Stephenson EH. Journal of American Animal Hospital Association. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. 11. 18. Hass e l ot N. 3: 291298. 77. Journal of American Vete ri n a ry Medical Association. Parzy D. Beck ER. I. Eldor A. (1999). Harrus S. Hightower D. Philadelphia. Carter SD. Bark H.J. (1995). Weiser MG. 16: 181187. (1991). Journal of the American Vete ri n a ry Medical Association. 9.. B re i t s ch we rdt EB. 18. Bobade PA. Ott D. Hibler SC. pp.

equi. Forrester SD. ETC. E. 404--414. 22. BIOQUÍMICA SANGUÍNEA. risticii infections. En: Infectious diseases of the dog and cat.B. Codner EC. (1992). (1990). URIANÁLISIS. Philadelphia. . pp. W.EHRLICHIOSIS antibodies in dogs infe c te d w i th Ehrl i chia canis. 134. Ehr- lichia canis. and E. Vet e rin a ry Re c o rd. Saunders. Investigation of renal protein loss in dogs with acute experimentally induced Ehrlichia canis infection.Greene (ed. Maslin WR. American Journal of Veterinary Research.).Troy GC. 53: 294-299 23. CAPÍTULO III ALTERACIONES BIOPATOLÓGICAS: HEMATOLOGÍA.E. C. 382.

A pesar de que la inmunofluorescencia indirecta (IFI) es el método analítico de referencia. otros métodos inmunológicos son válidos para detectar una serología positiva del animal. pero sobre todo leishmaniosis. Dentro de este cuadro se incluyen enfermedades autoinmunes.com L importancia de establecer. que proporcionarían falsos positivos. un diagnóstico correcto de ehrlichiosis. hace necesario que toda sospecha clínica deba ser complementada y confirmada con pruebas analíticas específicas. Laboratorio de Análisis Veterinarioa (LAV) Madrid. debido a la gran variedad de signos clínicos con los que cursa la ehrlichiosis. Por último. constituyen una prueba inequívoca de su infección por Ehrlichias. que igualmente conducen a la presentación de los mismos síntomas. lav@lav-asoria. SÁNCHEZ VISCOTI Doctor en Farmacia. A CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . en toda prueba inmunológica siempre hay que considerar la posibilidad de la existencia de reacciones cruzadas con otros agentes etiológicos. No obstante. Aunque la detección (por PCR) u observación del agente etiológico. a partir de muestras del animal. babesiosis. Es por ello por lo que las pruebas inmunológicas indirectas se consideran como método de elección. el diagnóstico diferencial debe incluir numerosas patologías. desde el primer momento.EHRLICHIOSIS G. por lo que deberán ser tenidas en cuenta. podemos encontrarnos con falsos positivos (errores en la identificación) y sobre todo falsos negativos. hepatozoonosis.

aunque la sintomatología puede hacernos sospechar que estamos ante una ehrlichiosis. trastornos locomotores. pero a la vez propia de la ehrlichiosis. que la mejor forma de garantizar el mejor estado sanitario de los animales y de obtener el mayor éxito terapéutico. el diagnóstico definitivo se basa en la observación del agente etiológico o en la detección de anticuerpos específicos. dermatitis. muchas veces acompañada de antecedentes u otros signos clínicos que conducen a pensar en esta enfermedad. Después se lava S lugar a duda. que las manifestaciones clínicas de la ehrlichiosis canina igualmente pueden presentarse en otras enfermedades. lo que sugiere la necesidad de una confirmación. un diagnóstico correcto (acorde con los conocimientos científicos actuales y los avances tecnológicos. el calificativo que podríamos aplicar al diagnóstico de ehrlichiosis no sería más que el de presuntivo. rabo). adenopatías. el rigor y la importancia de establecer. una vez seco. Por todo esto. segundo. El frotis. La tinción más frecuentemente usada es la de tipo Romanowsky. Sin embargo. no puede ser sustituido por ningún tipo de metodología. apatía. muchas veces acompañada de hemorragias. etc. La mejor forma de observar las ehrlichias es en un frotis de sangre capilar (oreja. como Giemsa o Romanowsky. como en todas las enfermedades. y tercero. ya que se suelen encontrar mejor que en sangre periférica. Si además en los análisis rutinarios de sangre se comprueba la existencia de una marcada hiperproteinemia y de una trombocitopenia. DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO: MÉTODOS DIRECTOS Se basa en la detección u observación del agente etiológico a partir de muestras obtenidas del animal sospechoso. asociada de anemia y/o leucopenia. E sta confi rmación se hace aún mucho más imprescindible si se tiene en cuenta. IN CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . basado en la experiencia clínica para identificar una sintomatología generalmente inespecífica. a la h o ra de efectuar un d i a g n ó stico de ehrl ichiosis canina. es intentando establecer un diagnóstico precoz. que han puesto a nuestro alcance toda una amplia batería de pruebas diagnósticas). que no siempre los signos típicos de la enfermedad suelen estar presentes. hace necesario que toda sospecha clínica deba ser complementada y confirmada con pruebas analíticas específicas. conjuntivitis. en la ehrlichiosis. los cuerpos elementales y/o iniciales de E. constituyen unos pilares sólidos en los que fundamentar un diagnóstico clínico de ehrlichiosis. Aun así. primero. disponemos de métodos laboratoriales de diagnóstico directos e indirectos. La identificación de las mórulas. dedos. los datos clínicos que apuntan hacia una ehrlichiosis son todavía más evocadores. palidez de mucosas. desde un primer momento. en el segundo (rojo). Si se trabaja con sangre circulante (obtenida de la vena cefálica o yugular) es preferible realizar una extensión de la capa de glóbulos blancos. Comercialmente consta de tres reactivos: fijador (azul claro) y reactivos acidófilo (rojo) y basófilo (azul oscuro). tras producir la leuconcentración por centrifugación o sedimentación. Para ello. y en el último (azul oscuro) 14 veces. canis en el interior de los linfocitos y/o monocitos sanguíneos de un perro constituyen una prueba inequívoca de su infección. ya que se realiza en poco tiempo. rinorrea. el proced i m i e n to intuitivo (el denominado “ojo clínico”).EHRLICHIOSIS INTRODUCCIÓN DIAGNÓSTICO CLÍNICO Unos antecedentes de infestación por garrapatas junto con la presentación de una sintomatología caracterizada por fiebre. adelgazamiento. adinamia. se sumerge en el primer reactivo (azul claro) siete veces. anorexia. Los frotis se tiñen con los colorantes habitualmente empleados para la observación de citologías y leucocitos1. otras siete veces.

1.3. y con instrumentos analíticos diferentes. y sobre todo a falsos negativos. que como anteriormente ha quedado de manifiesto no es siempre eficaz. DIAGNÓSTICO DE LABORATORIO: MÉTODOS INDIRECTOS Una alternativa a la observación directa. hospedador. ante la presencia del parásito producirá anticuerpos. Es por lo tanto la baja sensibilidad el gran inconveniente del diagnóstico etiológico y que el hecho de no detectar en las muestras sanguíneas los cuerpos de inclusión de E.EHRLICHIOSIS con agua. Mórula de Ehrlichia canis en el interior de una célula mononuclear. debido a que las mórulas suelen aparecer transitoriamente. Este método puede dar lugar a falsos positivos. determinaría ADN de ehrlichia. CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO .— Frotis médula ósea. los de mayor tamaño) (figs. Cuerpos de inclusión compatibles con Ehrlichia spp. Ambas técnicas se basan en el mismo principio. como la inmunofluorescencia indirecta (IFI) o el ELISA (enzimo inmuno ensayo). Este método. aún no suficientemente desarrollado. es la detección de la presencia de un agente infeccioso por medio de la valoración de la respuesta inmunitaria del Fig. Fig. en el interior de una célula mononuclear. se observan cuerpos de inclusión intracitoplasmáticos de ehrlichias (también llamadas mórulas. es decir si la enfermedad progresa o no.— Frotis sanguíneo. en base a distinguir si hay una infección activa o no. El organismo. y éstos son fácilmente detectados por medio de técnicas analíticas. y tras secado se observa al microscopio con el objetivo de inmersión. En el interior de los monocitos y linfocitos. la detección de ADN de ehrlichia nos indica que el parásito está dentro del organismo. la diferencia es que los anticuerpos se revelan de distinta forma. teñidas de color violeta-azulado2. Con la aplicación en veterinaria de la técnica de la reacción de la cadena de la polimerasa (PCR). En este caso. 2. En este tipo de pruebas es importante que la interpretación de los resultados se haga con mucha cautela. las posibilidades del diagnóstico se amplían. si no se posee demasiada experiencia (al ser confundidos con otras inclusiones o artefactos). 1 y 2). canis no permite descartar que el animal esté padeciendo este proceso. y fundamentalmente en fase aguda2.

Tras la incubación. La ehrli chia. 3). Sobre este porta se realiza toda la técnica de inmunofluorescencia indirecta (IFI). Con la luz ultravioleta (UV). se cultiva en el laboratorio. y emite fluorescencia. estos se unirán a las mórulas.EHRLICHIOSIS IFI Esta técnica es actualmente el método analítico de referencia. Se diluye el suero del animal de forma seriada 10. el porta se lava 2-3 veces con PBS (es un tampón fosfato-salino. 80. Después de varios lavados se incuba con anticuerpos anti-inmunoglobulina del animal.. y se incuba 30 minutos a 37°C. CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . veces. se f ijan a un porta especial para fluorescencia que contiene varios “huecos” o pocillos (fig. Si el animal posee anticuerpos anti-ehrlichia. se fijan a un porta. Si existieran en el suero inmunoglobulinas específicas contra ehrlichia.. pero con un compuesto fluorescente ligado a ellos. Determina anticuerpos antiehrlichia específicos. en cultivos primarios de macrófagos caninos o líneas celulares específicas (como la línea DH82). dentro de las células fijadas al porta. A cada pocillo se añade un pequeño volumen (entre 10-20 microlitros) de cada dilución del suero4. estos anticuerpos se habrán unido a los correspondientes antígenos y con estos Fig. El resultado final es la observación de las mórulas de color verde brillante dentro de las células. 20. se añade un suero anti-IgG de perro conjugado con un compuesto fluorescen- Fig. el compuesto fluorescente se excita.5) y una vez más con agua destilada (fig. Estas células infectadas por una única especie de ehrlichia. 320. 160. de pH 7. al ser un microorganismo que se comporta como un parásito intracelular obligado. 3. 4).— Células infectadas experimentalmente con ehrlichia. Se incuban con el suero a analizar. 4. lavados eliminamos las inmunoglobulinas no fijadas que contenga el suero. Una vez seco el porta. 40.— Las células infectadas se fijan a los pocillos de un porta especial para fluorescencia.

6. Fig. en este caso. El colorante azul de Evans permite observar mejor la fluorescencia. Los antígenos5 están fijados a microplacas. sólo se visualizarán las células (fig. Si el resultado es negativo.EHRLICHIOSIS te. En este caso las células se observan teñidas de color rojo y no aparecen ningún cuerpo de inclusión.. Los portas se observan en un microscopio (objetivo x 40) con luz ultravioleta. nal (“one step”). por la formación de un producto coloreado indicativo que la activación enzimática se ha desarrollado. las inmunoglobulinas conjugadas se unirán al complejo antígeno-anticuerpo formado. Interpretación de los resultados En cualquiera de los métodos descritos. La formación del complejo antígeno-anticuerpo-conjugado se revela. Se observan las células teñidas de rojo y los cuerpos de inclusión de color verde brillante.— Fotografía miscroscópica de una IFI positiva. se realiza la misma pauta de lavado antes señalada. incluyen todo lo necesario para la determinación de ehrlichiosis. diluido en PBS (dependiendo de las especificaciones del fabricante). de 405 nm. Otros tipos de ELISA son los que se pueden realizar en cualquier clínica. a una longitud de onda apropiada para el tipo de color. 5. Si hubieran existido en el suero inmunoglobulinas específicas contra ehrlichia. en cada uno de los pocillos (fig. Después. se utiliza un reactivo de pH extremo (5 ó 10). la incubación con el suero se realiza a la misma temperatura y el mismo tiempo que con la técnica IFI. En general.). La lectura se realiza visualmente o midiendo el color desarrollado (absorbancia o densidad óptica) en cada pocillo/muestra con un espectrofotómetro.. 7). sabrá que el animal presenta una serología positiva. en el interior de las células. una enzima conjugada (peroxidasa. 6). ELISA El método ELISA sigue el mismo principio que el de la IFI. Estos tipos de ELISA. El veterinario. observando si aparece color en el círculo o banda correspondiente a la muestra de suero problema. Para parar la reacción enzimática. y con azul de Evans. comercializados por distintos laboratorios en forma de “Kits”. se cubre éste con glicerina tamponada y se sella con un cubreobjetos. 5). que aparecerán teñidas de rojo (fig. tras la adición del sustrato para la enzima conjugada. El anticuerpo antinmunoglobulina animal lleva. Las mórulas se visualizan como puntos verde-brillantes. fosfatasa alcalina. para comprobar un correcto funcionamiento de la técnica es preciso utilizar al CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO .— Fotografía microscópica de una IFI negativa. sin necesidad de ningún instrumento adicio- Fig. y cuando el porta esté seco.

— Los títulos con una dilución mayor de 1/80 se consideran positivos. chaffensis. En el caso de obtener un título negativo. visualizar la reacción.EHRLICHIOSIS menos un control positivo (de título conocido) y un control negativo. que proporcionarían falsos positivos. basándonos en la caída del título. 7. Sobre estos pocillos se realizan las incubaciones y los correspondientes lavados. — Los títulos anticuerpos entre 1/40 y 1/80 se consideran dudosos. es importante señalar que ha sido comprobado la ausencia de reacción cruzada entre E. En este CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . brucelas. leishmanias) y diferentes especies del género rickettsia. especie que. para poder. confirmarían un diagnóstico de enfermedad o. o que la especie infectante es distinta a la que estamos testando. incluso en el caso de haber instaurado un tratamiento específico. No obstante. bajo la sospecha de una ehrlichiosis. Fig. Además los resultados obtenidos en los controles nos ayudarán a interpretar los resultados de los sueros problemas. frente a un agente patógeno. posteriormente. Al cabo de un tiempo (14-28 días postinfección). ni siquiera se llega a detectar anticuerpos. En la bibliografía ha sido señalada la existencia de reacciones entre diferentes especies del género ehrlichia. afortunadamente sólo ha sido descrita en los Estados Unidos. canis no sólo con un gran número de agentes no rickettesiales (lepstospiras. con el objetivo de mejorar la sensibilidad de las técnicas inmunológicas. sino también con otras especies de ehrli chia. E. como E. el título de anticuerpos será la máxima dilución del suero que presente fluorescencia. donde se fijan los antígenos de ehrlichia. platys. canis con E. En principio.— Microplaca con 92 pocillos. Por otra parte. que se hayan contrastado como válidas para la región). de infección6. Esto significa que en los primeros momentos de los estadíos agudos de una enfermedad. Siguiendo con el método de referencia (IFI). Tan sólo es de destacar la fuerte reacción cruzada de E. herpervirus. en toda prueba inmunológica siempre hay que considerar la posibilidad de la existencia de reacciones cruzadas con otros agentes etiológicos. risticii. ya que éstas vienen acompañadas de un ascenso significativo del título de anticuerpos. A la hora de interpretar los resultados: — Los títulos con una dilución menor de 1/40 se consideran negativos. Puesto que los niveles de anticuerpos en el suero del animal pueden permanecer altos. no tiene mucho interés práctico evaluar la efectividad del tratamiento. No obstante. es importante realizar la prueba con cepas de ehrlichia autóctonas (o bien foráneas. si éste se acompaña de una historia clínica y signos clínicos o analíticos claros. en cuanto a su sistema inmune. aunque los títulos son mayores para el agente que realmente está causando la infección7. se debe repetir la prueba al mes del primer análisis. Sin embargo. borrelias. aunque igualmente señalada patógena para el perro. Siempre que exista un resultado dudoso habrá que buscar una seroconversión. con el fin de confirmar o descartar el proceso. al menos. Si el resultado fuera nuevamente negativo. éstos alcanzan niveles que pueden ser fácilmente detectados. podríamos pensar que el proceso se debe a otra enfermedad. sin embargo. equi y E. La seroconversión se refiere a una respuesta tardía del organismo. el seguimiento del título de anticuerpos es útil para detectar recidivas o nuevas reinfecciones. un título positivo de anticuerpos únicamente indica la exposición del animal al agente etiológico. incluso durante años2.

En este sentido la ehrlichiosis canina puede presentarse asociada a un gran número de patologías esporádicas. con una mayor sensibilidad que la obtenida mediante observación directa de las mórulas o cuerpos de inclusión. CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . plasmocitosis en médula ósea y gammapatía monoclonal. pérdida de peso. el mieloma múltiple. En un perro con un cuadro crónico de pérdida de peso. abatimiento. habitualmente no presentan fiebre ni otros síntomas generales10. no es raro encontrarnos resultados falsamente negativos empleando algunas cepas de otros países. lo que puede despistar en gran medida a la hora de efectuar un diagnóstico. pancitopenia. como el lupus eritematoso sistémico. Por otra parte hay que tener en cuenta que se pueden obtener resultados negativos de anticuerpos en los primeros momentos de la infección. Una serología positiva nos confirma. esplenomegalia. sería suficiente desde un punto de vista clínico-práctico establecer un diagnóstico genérico inmunológico. la ehrlichiosis puede confundirse con una trombocitopenia inmunomediada (aunque este proceso también puede ser desarrollado por E. se debe repetir el análisis a los 30 días. y en primer lugar. y en base a que recientemente están apareciendo evidencias de que en nuestro país pueden existir otras formas de ehrlichiosis canina producidas por otras especies distintas a E. la concurrencias más frecuentes son con leishmaniosis y babesiosis. En resumen de todo lo expuesto podemos concluir que en la actualidad el mejor método de diagnóstico para la ehrlichiosis canina es el inmunológico. la ehrlichiosis canina (producida por E. canis) con la que con más frecuencia se puede confundir es con la leishmaniosis canina debido a la similitud de muchos de sus signos: hemorragias. canis). en el diagnóstico diferencial quizás será necesario precisar que especie de ehrlichia está involucrada. canis. linfadenopatía leve. de una forma indirecta pero específica. según nuestra experiencia. fiebre. el curso crónico de la ehrlichiosis canina hace posible la concurrencia con cualquier otro proceso patológico (fig. También se deben descar tar otras enfermedades transmitidas por garrapatas como la hepatozoonosis. hiperproteinemia con hiperglobulinemia. Por último. Generalmente. la leucemia linfocítica crónica. en casos con trombocitopenia y megacariocitosis en médula ósea9. ya que en muchas ocasiones es difícil su visualización. etc. que igualmente conducen a la presentación de pérdida de peso. adenopatías. uveitis. sino se emplea el antígeno específico apropiado. canis 8. anorexia. etc. según nuestra opinión.. sin embargo la ausencia de reacción cruzada entre ellas podría dificultar el diagnóstico. que pueden producir similares alteraciones en la analítica sanguínea y en menor grado en la sintomatología. canis. enfermedad de Lyme o babesiosis. linfadenopatía. con el fin de confirmar o descartar el proceso. 8). cuando éstas se presentan de forma endémica en la misma área que la ehrlichiosis. Sin embargo. Sin embargo. esplenomegalia. hepatoesplenomegalia. y éste es un dato que no suele figurar en la bibliografía anglosajona. aunque poco frecuentes. esta patología se deberá tener especialmente en cuenta en el diagnóstico diferencial. si bien. los perros con trombocitopenia inmunomediada si bien padecen cuadros hemorrágicos. se incluyen en este diagnóstico diferencial procesos. linfadenopatía generalizada. Dado que tanto la sintomatología como las pautas de tratamiento para estas otras especies de ehrlichia son similares a las señaladas para E. Por otra parte. el diagnóstico diferencial debe incluir numerosas patologías. Ésta también es la única forma de distinguir una ehrlichiosis de una leucemia linfocítica crónica en un animal con pérdida de peso. la exposición del organismo al agente infectante. siendo la técnica de referencia la IFI. DIAGNÓSTICO DIFERENCIAL Debido a la gran variedad de signos clínicos con los que cursa la ehrlichiosis. anemia. apatía. etc. en nuestro país. En un futuro. hemorragias.EHRLICHIOSIS sentido. y ante la sospecha de una ehrlichiosis canina. el único modo de diferenciar ehrlichiosis canina de mieloma múltiple es obtener una serología positiva para E. infecciosas y/o parasitarias. linfocitosis y gammapatía monoclonal. por lo que.

BIBLIOGRAFíA 1. A partir de un estudio de 238 casos diagnosticados por IFI (cut off > 1/40). Salvat ed. Manual IFI. En: Infectious diseases of the dog and cat. Tyler RD. Bark HS. Rickettsial diseases. pp. 3. Monoclonal gammopathy associated with naturally ocurring canine ehrlichiosis.Greene (Ed). Citología y Hematología Diagnóstica en el perro y el gato.B. 10. Barta O. 8. 1187-1193. Forrester SD. y Couto C. 1984. Bonagura (ed).— Concurrencia de ehrlichiosis con otras patologías. 39-44. Veterinary Clinics of North America. CAPÍTULO IVDIAGNÓSTICO . Nelson R. E. Ehrlichia canis. Louis. 960963. Amusategui I. (1990).B. Canine monocytic ehrlichiosis: An update. 290293. Ed. 1: 75-98. Woody BJ. Sáinz A.).E. pp. Canine Ehrlichiosis: clinical implications for humoral factors. Journal of Veterinary Internal Medicine. Saunders. Zerbe C A. 7. Philadelphia. 1: 2-9. Greene RT. Meinkoth JH. (1987). 4. 8. Waner T. En: Essentials of Small Animal Internal Medicine. 9-11. Small Animal Practice. (1991). Multimédica. Tesouro MA. Mosby Year Book. Diagnóstico y tratamiento clínicos por el laboratorio. Buisscher EV. Saunders. pp. (1995). and E. 19(4): 431-444.EHRLICHIOSIS Fig. Couto CG.G. 6.(ed. Hoskins JD. Philadelphia. Pequeños Animales. Troy GC.W. 9. (1992). 5. Cowell RL. 2. C. B re i t s ch we rdt EB. W. En: Kirk's Current Veterinary Therapy XII. W. 21.. Woody BJ. Buysscher EVD. Barcelona 1999. Barcelona. equi. Todd Sanford y Davison. 404-414. St. ris ticii infections. Bompendium for Cont. Ehrlichial diseases of dogs.

con transfusiones de sangre fresca. en periodos cortos de tiempo. Por otro lado. Con cualquiera de los dos fármacos se obtienen buenos resultados en las primeras fases de la enfermedad. un mantenimiento o aumento de anticuerpos. antibiótico semisintético perteneciente al grupo de las tetraciclinas. y por la estabilización de los parámetros hematológicos. a veces espectacular. se dispone del dipropionato de imidocarb. hasta conseguir que la médula ósea reaccione. no se recomienda su uso en gatos. presentado en inyectable y administrado por vía subcutánea. Pasados seis o siete meses del tratamiento. o una nueva infección. sobre todo en felinos.EHRLICHIOSIS A. SÁNCHEZ CARMONA Centro Veterinario Arturo Soria. posiblemente la más potente y que no ve afectada prácticamente su absorción por la ingestión simultánea de alimentos. L CAPÍTULO VTRATAMIENTO . y además se mantendrá mientras sea necesario. la doxiciclina. ya que cada vez más. en dos aplicaciones. va a sobresalir por su eficacia y buena tolerancia. los tratamientos de estimulación medular. quimioterápico con una marcada acción antirickettsial. por lo que deberá valorarse otro ciclo terapéutico. Como medicamentos de elección. se relacionan. se puede utilizar cortisona a dosis inmunosupresoras. y por otra en el apoyo sintomático que pueda necesitar el animal enfermo. del contaje plaquetario. separadas por un intervalo de quince días. en inyecciones semanales. Madrid E tratamiento de la ehrlichiosis debe orientarse por una parte en la eliminación del agente causante de la enfermedad. determinará un fracaso en la respuesta a los medicamentos utilizados. Dado el carácter ácido de la preparación. aunque en procesos crónicos severos donde aparece una marcada hipoplasia de médula ósea. con la aparición de sarcomas en el sitio de inoculación. y por la irritación local que produce. la irritabilidad de los productos utilizados. la respuesta al tratamiento es igual que para las producidas por Ehrlichia canis. La respuesta al tratamiento se valorará por el regreso del paciente a su actividad normal. Como estimulantes de la médula ósea. o con plasma rico en plaquetas. En casos en los que la trombocitopenia sea tan grave como para poner en peligro la vida del paciente. a los pacientes más afectados. se utiliza con éxito el decanoato de nandrolona. si funcionan. En el caso de infecciones producidas por Ehrlichia platys. una elevación. van a determinar el pronóstico más o menos favorable. pues se consigue tras su utilización.

Por ello. La quelación de las tetraciclinas por ciertos iones como el calcio. tanto en ellos como en sangre. como la tetraciclina. La fijación de la doxiciclina a los huesos de los animales en crecimiento. la administración debe ser dos horas antes o dos después de la comida.5 horas. magnesio o hierro. persisten los problemas de intolerancia gastrointestinal. aunque con todos ellos la respuesta ha sido decepcionante1. no sólo a la eliminación del age n te rickettsial que produce la enfe rmedad. alfa-6-deoxi-5-oxitetraciclina) liposoluble. Si a pesar de utilizar la dosis repartida cada doce horas. ape- E L t ra ta m i e n to de la ehrlichiosis va a estar enfocado. si a esa dosis se p roducen alte raciones dige st i vas. — Oxitetraciclina (25 mg/kg) vía oral tres veces al día. aproximadamente. la acaprina. En el caso de utilizar cualquiera de estas dos últimas.EHRLICHIOSIS INTRODUCCIÓN cimiento. las sales orgánicas de antimonio y de arsénico y la solución salina formolada. unido a su alto grado de difusión en los tejidos. 19. en perros menores de un año o en hembras gestantes. Este antibiótico es eficaz incluso en pacientes que han demostrado un fracaso en la respuesta terapéutica a la tetraciclina o a la oxitetraciclina. en comparación con las 9. sino también al apoyo sintomático compensatorio que va a necesitar el paciente clínicamente enfermo.2. el antibiótico se une a proteínas y penetra fácilmente en los tejidos alcanzando.5. coloración permanente de los dientes (amarillo-gris-marrón). algunos autores señalan su efectividad en perros que no han respondido a la terapia con tetraciclina6. Los protocolos más empleados con tetraciclina y oxitetraciclina son: — Tetraciclina (22 mg/kg) vía oral tres veces al día. Tras su absorción. Debido a su gran liposolubilidad. Debemos por tanto. se puede administrar junto con la comida. A lo largo de la historia y desde la descripción de la ehrlichiosis canina. puede causar inhibición del desarrollo óseo. La doxiciclina es una tet raciclina liposoluble. fármaco de elección. Puede además desarrollarse una hipoplasia del esmalte. que cesa al suspender el tratamiento. se han venido empleando en su tratamiento un gran número de fármacos como el tripán azul. lactancia y cachorros menores de un año. Su baja nefrotoxicidad. Aquellos pacientes que son tratados con doxiciclina presentan una menor incidencia de recaída o reinfección que los tratados con oxitetraciclina6. la gonacrina. evitar estos medicamentos en perras gestantes o en cachorros en pleno cre- CAPÍTULO VTRATAMIENTO . posiblemente para muchos clínicos. Pero sin duda alguna. minociclina y doxiciclina. Como el resto de las tetraciclinas. da lugar a que su vida media en suero sea de. canis frente a diferentes antibióticos. que se absorbe en el tracto digestivo más fácilmente que la oxitetraciclina4. la doxiciclina forma un complejo estable con el calcio en los tejidos donde exista formación ósea. este hecho.5 de la oxitetraciclina7. pues su absorción se va a ver alterada si se dan conjuntamente. hace que pueda recomendarse en perros con insuficiencia renal5. concentraciones mayores que otras tetraciclinas4. La doxiciclina es una tetraciclina semisintética (en concreto. oxitetraciclina. También se ha descrito a partir de la segunda etapa de la gestación. ya que la doxiciclina. vía oral una vez al día o. Los fármacos clásicamente recomendados en el tratamiento de la ehrlichiosis canina son los pertenecientes al grupo de las tetraciclinas (fig. Se han llevado a cabo estudios acerca de la sensibilidad in vitro de E. administ rando (5 mg/kg) dos veces al día se consigue una mejor tolerancia. 1). la tetraciclina más usada y más efectiva en el tratamiento de la ehrlichiosis es la doxiciclina (10 mg/kg). en el tracto intestinal puede dar lugar a una disminución en la absorción de éstos y producir estados carenciales3. que tiene una buena tolerancia en enfermos renales. por lo que no se recomienda el uso de este grupo de antibióticos. resultando ser la doxiciclina el más eficaz de todos8. su eliminación renal es más lenta que la de la oxitetraciclina.

EHRLICHIOSIS

nas ve disminuida su absorción aunque se dé simultáneamente con los alimentos. También puede utilizarse la vía intravenosa, aunque en nuestra experiencia, los pacientes en los que la hemos utilizado, han demostrado un malestar muy marcado durante su administración. Parece, que el excipiente utilizado en esta presentación, la polivinilpirrolidona, es de gran tamaño molecular y muy irritante, por lo que en el caso en que se quiera utilizar esta vía, debe hacerse con suero fisiológico o glucosado al 5%, diluyendo mucho el preparado. Por el gran tamaño de su molécula, debe administrarse, con precaución en enfermos renales, ya que el tiempo de eliminación va a verse incrementado. Esta preparación, sólo puede ponerse por vía intravenosa, nunca intramuscular y debe conseguirse una venoclisis perfecta, pues la salida del preparado a tejidos perivasculares, puede originar una gran irritación local, con focos de necrosis. Tampoco debe ponerse en bolo, pues al ser quelantes del calcio, puede llevar al paciente a un colapso cardiovascular. A pesar de las dosis anteriormente expuestas, sobrepasar en perros de gran tamaño los 200 mg, como dosis total, ha demostrado en animales de experimentación la aparición de graves efectos secundarios a nivel hepático y cardiaco. También puede emplearse la minociclina (20 mg/kg) por vía oral dos veces al día. Al igual que la doxiciclina, ésta es un derivado semisintético de la tetraciclina, dos o tres veces más potente, que no parece verse influida su absorción por la ingestión simultánea de alimentos. No es recomendable a pesar de todo, administrarla en cachorros o hembras gestantes, así como también hay que tener precaución en pacientes con alteraciones renales o hepáticas.

Fig. 1.— Fórmula estructural de las tetraciclinas.

La duración del tratamiento con fármacos pertenecientes al g rupo de las tetraciclinas es, en general, de unas cuatro semanas en los casos que tienen una buena respuesta y ocho a doce semanas para los casos crónicos9. Como con el res to de los antibióticos, puede ocurrir que aparezcan cepas de microorganismos resistentes, que compliquen el cuadro clínico. Por tanto, es importante, mantener una atención permanente para la detección temprana de este tipo de sobrecrecimientos. También se han observado reacciones de fotosensibilidad en pacientes tratados con estos fármacos y aunque no es muy frecuente, aparecen como quemaduras solares, muy patentes en animales sin pelo o en zonas más desprotegidas, como la trufa, región inguinal o axilar. El dipropionato de imidocarb, es el otro gran antirickettsial. Tiene muy buena tolerancia y es una buena alternativa, para cuando se produzcan recidivas o poca respuesta con las tetraciclinas9. Se emplea a dosis de 5 mg/kg por vía subcutánea, en inyección única o bien con dos inyecciones separadas entre ambas, quince días. Este último protocolo con dos dosis se recomienda especialmente en infecciones concurrentes con babesiosis10,11. Recientemente se ha descrito un nuevo protocolo similar al anterior, pero con una separación entre las dos inyecciones de doce semanas12. Debido al carácter ácido del fármaco, puede aparecer dolor y, a veces, nódulos, producto de la reacción local, en la zona de inyección13. La frecuencia y el grado de presentación de estas reacciones es independiente de la vía utilizada (intramuscular o subcutánea) 13.

CAPÍTULO VTRATAMIENTO

EHRLICHIOSIS

Debido a la acción de este medicamento sobre la colinesterasa, a veces puede presentarse, tras su administración, un cuadro parasimpaticomimético (salivación excesiva, disnea, diarrea, taquicardia, destilación nasal). De producirse, será sobre unos diez minutos de postinyección y con una duración de aproximadamente treinta a cuarenta y cinco minutos. La aplicación de atropina (0,02 mg/kg) o glicopirrolato (0,01 mg/kg) también por vía subcutánea, revierte el cuadro en quince o veinte minutos, por su acción anticolinérgica. Como recomendación práctica, decir que la dilución del preparado con suero fisiológico y lidocaína, mejora su absorción y elimina las molestias que pudieran producirse en el punto de inoculación. Su mecanismo de acción no es bien conocido en el tratamiento de la ehrlichiosis canina; en el caso de la babesiosis, las diamidinas, en general, actúan combinándose con los ácidos nucleicos y produciendo la desnaturalización de la doble hélice de estos microorganismos. Con respecto a su aplicación en gatos, debido a la sensibilidad de estos animales a los productos que causan una gran irritación local y ante la posibilidad de inducir la aparición de sarcomas en el sitio de inyección, no se recomienda su uso en esta especie. Los resultados obtenidos in vivo con este medicamento, son variables ya que, mientras algunos autores constatan su efecto terapéutico14 e incluso lo consideran más eficaz que la tetraciclina10, otros han obtenido respuestas mediocres15. A pesar de todo, actualmente se acepta que no hay diferencias significativas entre tratar una ehrlichiosis con doxiciclina o con dipropionato de imidocarb o incluso haciendo un tratamiento mixto con los dos a la vez16. En contraste, estudios realiza-

dos in vitro muestran que E. canis es resistente al dipropionato de imidocarb 8. El amicarbalide (3,3'-diamidinocarbanilida diisetionato) es un derivado de las diamidinas empleado en babesiosis. También se ha utilizado en la ehrlichiosis a dosis de 5-6 mg/kg, por vía intramuscular, con dos únicas inyecciones separadas entre sí por un periodo de 15 días, si bien los estudios realizados al respecto son escasos6. El cloranfenicol es otro antibiótico, con cierta eficacia frente a rickettsias, aunque su utilización está muy relegada por su alto índice de toxicidad y las mejores alternativas de la doxiciclina y el dipropionato de imidocarb. Se ha utilizado fundamentalmente en cachorros menores de cinco meses, hembras gestantes o lactantes17. Los protocolos utilizados varían desde los 15 a los 50 mg/kg cada 8 horas durante 14 días, generalmente por vía oral, aunque también pueden emplearse las vías intravenosa y subcutánea6,17. Últimamente, se ha propuesto el uso de la enrofloxacina (5 mg/kg/24 h/15 días) como agente antirickettsial, aunque pruebas preliminares sugieren poca eficacia en el tratamiento de la ehrlichiosis. No obstante, parece que el uso de las fluoroquinolonas en esta enfermedad está aún poco probado y se necesitarían más estudios para contrastar de una forma exacta su eficacia terapéutica18,19,20. Los tratamientos de apoyo suelen ser necesarios en casos en los que nos encontremos con anemias severas, grandes hemorragias o inactividad de la médula ósea. Deberemos recurrir a transfusiones con sangre fresca o a plasma rico en plaquetas (fig. 2). Estas transfusiones han de repetirse tantas veces como sea necesario, hasta que consigamos una estimulación de la médula ósea, para lo cual podemos utilizar decanoato de nandrolona (1,0-1,5 mg/kg/semanalmente). La utilización de esteroides puede ser eficaz en estados que cursen con una preocupante trombocitopenia, ya que al disminuir el secuestro esplénico, alargan la vida media de las plaquetas. Deben ser ciclos cortos con prednisolona o con dexametasona, pero a dosis antiinflamatorias o inmunosupresoras, para conseguir de esta manera una elevación puntual del contaje plaquetario. Mantener estas dosis durante mucho tiempo, producirá un estado de inmunosupresión orgánica, que puede hacer fracasar el tratamiento utilizado para combatir la ehrlichia. Debido a la dificultad con la que, a veces, nos encontramos para diferenciar la ehrlichiosis de una trombocitopenia inmunomediada, en ocasiones, es conveniente instaurar ini-

CAPÍTULO VTRATAMIENTO

EHRLICHIOSIS

cialmente un tratamiento combinado de glucocorticoides y tetraciclinas, a la espera de los resultados serológicos6. En la bibliografía revisada, hemos encontrado protocolos, con la utilización de vincristina como estimulante medular, en la producción de plaquetas. No obstante, estudios muy recientes, demuestran que estas plaquetas no son totalmente funcionales, y que incluso la vincristina puede alterar la funcionalidad de las ya existentes. A veces pueden aparecer infecciones secundarias resistentes a las tetraciclinas, en cuyo caso debe instaurarse una terapia antibiótica combinada. Para la elección de este tratamiento debe tenerse en cuenta, por un lado, la compatibilidad entre los antibióticos que vayan a utilizarse y por otro, la sensibilidad del agente causante de la infección secundaria17.

En esta terapia de apoyo, también algunos autores han empleado levamisol debido a sus propiedades inmunoestimulantes21. RESPUESTA AL TRATAMIENTO Y PRONÓSTICO La respuesta clínica al tratamiento, se va a obtener en unas 24 a 48 horas en perros que están en fase aguda, subclínica o crónica leve. Relativamente pronto, regresan a su actividad normal y a tener apetito. La desaparición de las alteraciones analíticas (recuento plaquetario y eritrocitario) suele ocurrir después de la ausencia de los signos clínicos, que se manifestaron durante la enfermedad9. La médula ósea va a volver a funcionar con normalidad en cuatro o cinco días. En el caso de estadios muy severos de la fase crónica, la médula ósea puede padecer una hipoplasia difícil de corregir, pudiendo pasar cuatro y cinco meses antes de conseguir una estabilización de los parámetros hemáticos9. En estos casos es posible que el tratamiento con tetraciclinas o imidocarb deba alargarse hasta diez o doce semanas. Con respecto a Ehrlichia platys, estudios preliminares sugieren una respuesta igual al tratamiento, a la obtenida por Ehrlichia canis22,23. En cuanto al proteinograma, los valores de albúmina y de globulinas se suelen normalizar entre tres y nueve meses después del tratamiento (fig. 3), siendo el perfil electroforético útil, para el control postratamiento24,25. La titulación de anticuerpos va a ir disminuyendo progresivamente, después de terminar el tratamiento. Esto se producirá de una forma lenta, y una titulación mantenida o en ascenso, después de un periodo de nueve a doce meses, podría indicar la permanencia de ehrlichia aún en el organismo o una nueva infección17. Sin embargo, independientemente del tratamiento empleado, algunos perros presentan títulos positivos incluso años después de ser tratados, especialmente cuando antes del tratamiento el título era muy elevado19,24. Muchos de estos perros son clínicamente sanos y no presentan alteraciones en la analítica por lo que no se puede descartar que estos títulos de anticuerpos se deban a una respuesta inmunitaria de recuerdo. El pronóstico va a ser muy bueno si empezamos a tratar la enfermedad en la fase aguda o en la subclínica. Si se trata de una fase muy crónica y severa, el pronóstico debe ser reservado, pues no existe un patrón de respuesta claro. Será especialmente desfavorable, en animales con insuficiencia renal o con aplasia medular.

Fig. 2.— Transfusión realizada con sangre fresca, a un perro que padecía trombocitopenia severa y anemia, producidas por una ehrlichiosis.

CAPÍTULO VTRATAMIENTO

Ames. Raoult D. (1986). Tetracyclines. Dolan TT. protozoal and chlamydial diseases.EHRLICHIOSIS Fig. (1990). A comparison of the efficacy of imido- 5. Immelman A. CRC Press. Sayn MJ. Ehrlichia canis. Price JE. Vidor E. (1988). 50: 2 41-244. 18: 1183-1196. Iowa State University Press. 3.E. ris ticii infections. equi.).(ed. and E. 189: 808809. (1993).). Saunders. Advances in Veterinary Science and Comparative Medicine. Huber WG. 10. The use of doxycicline in the treatment of canine ehrlichiosis. Journal of South African Veterinary Association. Canine ehrlichiosis. Veterinary Clinics Nor th America. En: Veterinary pharmacology and therapeutics. Benny J. Cadoré JL. (1980).— Proteinograma normalizado de un perro que respondió al tratamiento de ehrlichiosis. 13: 331-353. 404-414. Susceptibilities of Ehrlichieae to anti biotics. Bouattour A. En: Antimicrobial agents and intracellular pathogens. Revue Médicine Vétérinaire. (1977).Greene (ed. (1969). Clerc B. Raoult D. Chemo therapy of rickettsial.M. Troy GC. Longhofer SL. 9. Woody and Johnny D. 4. W. Pharmacologic activity of doxycycline. 7. Boca Ratón. Rubin SI. pp. L. Ghorbel A. 8. BIBLIOGRAFíA 1. Ewing SA. CAPÍTULO VTRATAMIENTO . 3. January Longhofer SL: Chemotherapy of rickettsial. protozoal and chlamydial. (1979). (1993). Van Heerden J. Small Animal Practice. L'efficacité de l'oxytétracycline dans le traitement de l'ehrlichiose canine. 2. Brouqui P. Shaw DH. 144: 109-114.B. Hoskins: Ehrl i chial disease of dogs. Vet Clin North Am Small Animal Practice 21: 75-91. En: Infectious diseases of the dog and cat. 6. Journal of American Veterinary Medical Association.). Forrester SD. Jones (ed. C. E. Philadelphia. Previamente presentaba un pico policlonal en la fracción de gammaglobulinas.

Susan M. junio 2000 T.Kirk-Bonagura XII: 317-320. Activité de l'imidocarb contre différentes protozooses et rickettsioses du chien et du chat. 135: 441-448. Mazzucchelli F. Greene R T. Ogunkoya AB. Gaunt SD. 107: 275-277. 14. Van Heerden J. 4. Van Heerden A. pp. 19. 21. (1989). Experiences with use of Imizol in treating canine blood parasites in Nigeria. Animalis familiaris. (1991). Pennisi MG. Van Heerden J. 11. 1995 Sainz A. Prospec tive comparative study of 3 treatment protocols using doxycycline or imidocarb. 25. La Ehrlichiosis en el perro: presente y futuro. CAPÍTULO VTRATAMIENTO . Ehrliquiosis canina. Veterinary Clinics of North America. Dubor M. Attempted treatment of canine Ehrlichiosis with imidocarb 16. Canine ehrlichiosis in six dogs with persistently increased antibody titers. Journal South African Vete ri n a ry Association. 1:75-98. Ehrlichial diseases of dogs. 5: 195-198. Matus RE. Matthewman LA. Rodríguez F. Adeyanju JB. Small Animal Practice. 18. French TW. Profesión Veterinaria 47: 22-27. Further evidence for the ef ficacy of imidocarb dipropionate in the treatment of Ehrlichia canis infection. 1986 23. (2000). 290293. NY. 65: 104-107. 22. Amusátegui I. Journal of Small Animal Practice. 22: 775777. Philadelphia.EHRLICHIOSIS carb dipropionate and tetracycline hydrochloride in the treatment of canine ehrlichiosis. (1991). 12. Brouqui P. J Vet Inter Med. (1984). 1: 11-16. Villemin P. 14: 134-139. Tesouro MA. 15. Gaunt and Richard E. Journal of South African Veterinary Association. A retrospective study on 120 natural cases of canine Ehrlichiosis. Journal of the South African Veterinary Association. W. Revue Médicine Vétérinaire. 20. Sainz A. Uveitis associated with Erlichia platys infection in a dog. Saunders. Russel T. 21. Stephen D. 53: 17-20. Woody BJ. Eddlestone. Greene: Ehrlichiosis canina: Implicaciones clínicas de factores humorales. Cornell Universiry. Thessalonica. 24. 52: 173-175. Perille AL. (1981). Bonagura (ed). Greece. J Am Vet Med Assoc 188: 916-917. Journal of Veterinary Internal Medicine. Rodríguez M. (1995). dipropionate. Papadopoulos O. 13. Kelly PJ. Fayette JP. Corstvet: Eficacy of enrofloxacin for the treatment of experimentally induced Ehrlichia canis infection. Ithaca. (1981). Aliu YO.B. (1994). Glaze MB. Fremont Y. and Aristotelian University. En: Kirk's Current Veterinary Therapy XII. Tesouro MA. (1982). 1986. Canine Ehrlichiosis: clinical implications for humoral factors. Hoskins JD. Personal communication. 17. Veterinary Record. Raoult D.Mark Neer. Bellangeon M.

Castilla y León y Valencia. en la práctica totalidad del territorio nacional se puede comprender cómo la ehrlichiosis canina se encuentra ampliamente distribuida por toda la geografía española. permite establecer tratamientos precoces en aquellos animales positivos reduciendo el riesgo de transmisión para otros. El hacinamiento y unas reducidas medidas higiénico-sanitarias. No obstante. NTE la CAPÍTULO VI PROFILAXIS. Facultad de Veterinaria. T ESOURO DÍEZ 1 Y A. SAINZ RODRÍGUEZ2 1Catedrático 2Profesor de Universidad. La inspección frecuente de los perros para la detección de garrapatas. Universidad de León Asociado. Por otra parte. sanguineus. Universidad Complutense de Madrid A ausencia de vacunas la profilaxis de la ehrlichiosis canina debe estar basada en el control de garrapatas. Dpto Patología Animal-Medicina Veterinaria. explica cómo en todas las estaciones del año es posible efectuar un elevado número de diagnósticos. Aunque el hábitat y la aptitud se muestran como factores de riesgo. unido a la existencia de largas fases subclínicas. Un empleo racional de insecticidas ambientales junto con la aplicación de ectoparasiticidas tópicos o sistémicos están indicados para evitar la infes tación y picadura de las garrapatas. un control diagnóstico programado. en particular las dirigidas a la profilaxis de garrapatas. Debido a la presencia del agente transmisor. la garrapata R.EHRLICHIOSIS M. disparan las tasas de prevalencia a unos niveles muy elevados. siendo más frecuente este proceso en perros que viven en áreas rurales y periurbanas y en los perros dedicados a la caza y pastoreo. A. Dpto. Patología Animal II. tanto en el animal como en el medio ambiente. así como su precoz y correcta eliminación evitará la inoculación de los agentes etiológicos. los cuidados y el manejo son los factores que influyen más decisivamente sobre las tasas de morbilidad. El curso crónico de esta enfermedad. las mayores tasas de incidencia se producirían durante el verano y el otoño. en función de los periodos de actividad de las garrapatas. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . Facultad de Veterinaria. habiéndose constatado cifras elevadas de prevalencia en Madrid.

el riesgo de transmisión es mayor cuanto más tiempo lleva fijada la garrapata. es una sencilla técnica que puede reducir la presencia de futuras infestaciones5. por lo que la retirada precoz de las garrapatas supone una buena medida para evitar la infección de los perros. debe ser una norma a la hora de aplicar estos productos con el fin de evitar posibles desastres en el ecosistema o algún otro riesgo de intoxicación. tanto en el animal como en el medio ambiente. a pesar de que también se adoptaban una serie de medidas profilácticas frente a las garrapatas.4. polvos. considerándose el riesgo muy bajo si la garrapata se fija durante menos de 24 horas. 4). cuando se conjugan estas acciones directas frente a las garrapatas. lo que provocaba que en ciertas épocas del año los animales presentaran infestaciones masivas por garrapatas. Estos antiparasitarios se deberían emplear siguiendo las recomendaciones de los fabricantes. etc. Sin embargo. por tanto.6. sanguineus. una jauría de perros de caza. por su actividad. Tanto el contacto CAPÍTULO IV ZOONOSIS SISTÉMICAS . si bien éstas eran utilizadas de una forma inconstante e irregular. Una tracción recta y continua asegura la eliminación completa de la garrapata. utilizando una pinzas adecuadas (lo suficientemente finas) que permitan su introducción entre piel y la cabeza (capítulo) de la garrapata. Como fundamento a esta afirmación. Además. que estaba constituido por un colectivo de perros policía en los que se practicaba un exhaustivo y metódico control profiláctico. El impedir o controlar el acceso de los animales a áreas infectadas de garrapatas es una medida difícil de alcanzar. ofreció una tasa de prevalencia en torno a un 2%. evitando el contacto con el resto de su cuerpo (fig. integrados por perros que. estaban frecuentemente expuestos a la infestación por garrapatas1. R. alcanzó una tasa de prevalencia próximo a un 67%. particularmente cuando han frecuentado estas áreas. sin que ésta se rompa (con extracción completa del hipostoma) (fig. sistémicos. simplemente intentar tapar todas las grietas aunque estén a una altura considerable5. pipetas. Las limitaciones de este tipo de lucha conducen la mayoría de las veces a resultados aparentemente poco satisfactorios. la prevalencia de ehrlichiosis puede descender a cifras insignificantes. por lo que es frecuente encontrarla durante todo el año en perreras y en los lugares en los que los perros descansan 3. que están indicados para evitar la infestación y picadura de las garrapatas. sanguineus se ha adaptado perfectamente al medio que rodea al perro. El empleo racional. mucho mejor si es supervisado por profesionales. encontrando un hábitat adecuado para su supervivencia próximo a las edificaciones periurbanas o incluso en los parques y jardines de las ciudades2. 1 y 2). si extrapolamos lo que ocurre en diferentes enfermedades transmitidas por garrapatas. mientras que el segundo colectivo. sirva de ejemplo la diferencia entre las tasas de prevalencia encontradas entre dos colectivos caninos localizados en una misma área endémica de ehrlichiosis. Las garrapatas son capaces de ascender por las paredes y pueden introducirse en pequeñas grietas. el ciclo doméstico es preponderante para esta especie de garrapata. El empleo de insecticidas ambientales debería reducirse a las zonas y alojamientos donde se desenvuelven los perros. lociones. un medio rural para el desarrollo de R. La eliminación de la garrapata debe ser cuidadosa. aunque sea localmente. Sin embargo. la inspección frecuente de los perros para la detección de garrapatas (figs.EHRLICHIOSIS PROFILAXIS A NTE la ausencia de vacunas la profilaxis de la ehrlichiosis canina debe estar basada en el control de garrapatas. champús. El primer grupo. en virtud de la exposición y densidad de garrapatas de la zona. tales como collares. sprays. En este sentido. con un programa preventivo para evitar (o reducir) las exposiciones de los perros. y debido a su gran especificidad de hospedador. por ello un buen método de control en estas zonas puede ser. 3). Aunque se describe un ciclo silvestre y. Actualmente existen muchos ectoparasiticidas en distintas presentaciones.

petróleo. un control diagnóstico programado. no sólo con el fin de reducir el riesgo de ser fuente de transmisión para otros perros sino también con el fin de evitar las reinfecciones en estos mismos animales. especialmente en las colectividades en las que se debería realizar un periodo previo de cuarentena. En los perros diagnosticados de ehrlichiosis. etc. permitirá detectar posibles portadores7. Esta observación es mucho más difícil en aquellos animales que tienen una capa oscura (marrón) y si las garrapatas aún no se han alimentado. frecuentemente recomendadas para la eliminación de estos artrópodos. Detalle de una garrapata fijada.EHRLICHIOSIS como el uso de cualquier sustancia química irritante (alcohol. suponen una agresión para la garrapata que provoca una estimulación para que se produzca la inoculación del contenido de sus glándulas salivares en el hospedador. Incluso.— La inspección frecuente de los perros permite detectar la presencia de garrapatas. Fig. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . con el fin de evitar una posible transmisión mediante una transfusión Fig. que permiten una eliminación limpia y completa. CAPÍTULO VI PROFILAXIS. Cuando la garrapata está repleta su visualización es más fácil. Por último. por lo que ante esta controversia se debería limitar esta práctica de tratamientos preventivos a situaciones temporales y extremas.— En ocasiones sólo una inspección exhaustiva permite detectar la presencia de garrapatas. que indudablemente supone un potencial riesgo de transmisión de patógenos. en la actualidad existen en el mercado pinzas especiales para la retirada de garrapatas. Aunque algunos autores han señalado la posibilidad de emplear tetraciclinas a dosis bajas en zonas endémicas como una medida preventiva8. en función de los periodos de actividad de las garrapatas. además de la instauración del tratamiento específico. 2. Por otra parte. 1. permite establecer tratamientos precoces en aquellos animales positivos reduciendo el riesgo de transmisión. especialmente por su menor tamaño en los casos de infestaciones por larvas o ninfas. se deben extremar las medidas para evitar su infestación por garrapatas. lo cierto es que la quimioprofilaxis también es señalada frecuentemente como causa de creación de resistencias.). Obsérvese el diminuto tamaño de la garrapata (no alimentada) que destaca sobre el color blanco de la capa del pelo. gasolina. aceite. Igualmente el control diagnóstico de los perros de nueva incorporación.

los perros donantes deberán ser seronegativos en dos muestras separadas por un mes entre sí9. actuaremos como si de un cuerpo extraño se tratase. incluidas las insulares. Baleares y Canarias. En este caso. Para finalizar siempre se aplicará un antiséptico en la herida abierta por la picadura.EHRLICHIOSIS sanguínea. 3. Desde entonces y gracias a la puesta a punto de diferentes técnicas diagnósticas. la garrapata R. según nuestra opinión este proceso está ampliamente distribuido por toda España fundamentalmente debido a la presencia del agente transmisor. Aunque no existen muchas referencias en las que se detalle la distribución de la ehrlichiosis canina. Si bien los estudios epidemiológicos realizados hasta la fecha son escasos.— Eliminación correcta de una garrapata fijada: a continuación. Aunque el hábitat y la aptitud se muestran como factores de riesgo. especialmente el hipostoma. 4. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA Prevalencia y distribución Aunque la existencia de ehrlichiosis canina en España. en la misma dirección de su implantación. según nuestro conocimiento la primera descripción bibliográfica data de 1988 en Cataluña10. no obstante es importante resaltar que estas cifras varían enormemente en función de las características de la población estudiada. en la práctica totalidad del territorio nacional. ejercer una tracción progresiva y continua. había sido sugerida previamente. En concreto. siendo más Fig. CAPÍTULO VI PROFILAXIS. sanguineus.— Eliminación correcta de una garrapata fijada: colocar los extremos de una pinza estrecha entre la garrapata y la piel. Puede suceder que en dicha manipulación una parte de la garrapata. evitando contactar y presionar el cuerpo de la garrapata. no se desprenda. en estos últimos años en el Servicio de Diagnóstico de Ehrlichiosis de la Facultad de Veterinaria de Madrid han sido recibidas muestras de distintas provincias. tan cerca de la parte bucal como sea posible. todos ellos revelan una alta prevalencia de la enfermedad en las distintas áreas geográficas analizadas. nunca bruscamente. esta enfermedad se ha ido detectando cada vez con más frecuencia por los clínicos veterinarios de nuestro país. hasta conseguir su extracción. comprobando la existencia de casos de ehrlichiosis en todas y cada una de las Comunidades Autónomas. debido a su latitud. Fig. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . extirpándolo con un bisturí o la punta de una aguja.

2%12. En este sentido. jaurías. Estas observaciones podrían explicarse porque si bien la actividad de R. para las estaciones de primavera y otoño (en torno al 21%) (figs.5%11. hemos comprobado cómo en colectividades (albergues. como tanto el número de casos diagnosticados como las tasas de seroprevalencia fueron menores para los meses de invierno (16. En la Comunidad de Madrid la prevalencia está en torno al 6.4%) (enero-marzo). si bien en un menor número durante los meses de invierno (enero-febrero y marzo). el curso crónico de esta enfermedad unido a la existencia de largas fases subclínicas dan lugar a un mantenimiento de la prevalencia durante todo el año. algunos autores sostienen que las mayores tasas de incidencia se producirían durante el verano y el otoño14. en particular las dirigidas a la profilaxis de garrapatas. disparan las tasas de prevalencia a unos niveles en los que la ausencia de infección puede ser casi anecdótica. pero similares. etc. siendo posible diagnosticar casos de ehrlichiosis canina en todas las estaciones del año.) las tasas de prevalencia alcanzan cifras por encima del 60-70%.— Distribución estacional de los casos diagnosticados de ehrlichiosis canina durante los años 1993. 5 y 6). 1994. En un reciente estudio publicado. los cuidados y el manejo son los factores que influyen más decisivamente sobre las tasas de morbilidad. 1995 por el Servicio de Diagnóstico y Control de Ehrlichiosis canina de la Facultad de Veterinaria de Madrid. No obstante.7% en la provincia de Valencia13. se puede comprobar de forma reiterada durante los años 1993-1995. En relación con la distribución estacional de los casos positivos. siendo algo inferiores. CAPÍTULO VI PROFILAXIS. si bien las mayores tasas de seroprevalencia (próxima al 29%) se obtuvieron en los meses de verano (julio-septiembre). sangui neus se extiende fundamentalmente desde mayo hasta el Fig. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . El número de casos diagnosticados fue similar para el resto de las estaciones del año. 5. El hacinamiento y unas reducidas medidas higiénico-sanitarias. A partir de los resultados obtenidos en el Servicio de Diagnóstico y Control de Ehrlichiosis de la Facultad de Veterinaria de Madrid. mientras que en Castilla y León se sitúa en un 19.EHRLICHIOSIS frecuente este proceso en perros que viven en áreas rurales y periurbanas y en perros de caza o pastores. se señala una tasa de seroprevalencia del 13. Se puede comprobar cómo en los tres años se detectaron casos positivos en todas las estaciones del año.

canis) son todavía más escasos.16. Las tasas obtenidas en la primavera y el otoño fueron similares. La detección en perros de la zona centro de España de anticuerpos específicos frente a E.EHRLICHIOSIS Fig. dado el carácter zoonósico de algunos de estos tipos de infección. platys y E. Además. phagocytophila en rumiantes18. de confirmarse. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . que junto con el periodo de incubación (y el tiempo necesario para la formación de anticuerpos a niveles detectables) conducirían a que el mayor número de casos nuevos fueran diagnosticados durante el verano. mes de octubre.001). ha sido confirmada recientemente al menos serológicamente. por lo que sería interesante estudiar la situación de la infección por este agente u otros similares en el perro. Los datos relativos a la tasas de morbilidad y distribución de otros tipos de ehrlichiosis canina (causados por otras especies distintas a E. De hecho. entre la tasa obtenida en los meses de verano (mayor tasa) y las tasas obtenidas en el resto del año (p < 0. risti cii por la técnica Western-Blot sugiere la presencia de estas especies en nuestro país. es durante la primavera donde se alcanza el mayor pico de densidad vectorial.19. existen sospechas serológicas de que los perros en nuestro país. por un lado entre la obtenida en los meses de invierno (menor tasa) y las tasas obtenidas en el resto del año (p < 0. La sospecha de que podrían existir otras especies de ehrlichia en nues- tro país. El estudio estadístico (test de chi-cuadrado) mostró la existencia de diferencias significativas.— Distribución estacional de las tasas de seroprevalencia de ehrlichiosis canina obtenida a partir de los casos controlados en el periodo 1993-1995 por el Servicio de Diagnóstico y Control de Ehrlichiosis canina de la Facultad de Veterinaria de Madrid.01). en el norte de España se ha descrito la presencia de E. y por otro. 6. Esta hipótesis. CAPÍTULO VI PROFILAXIS. y por tanto las tasas de incidencia y de prevalencia aumentarían durante este periodo del año. si bien queda por determinar su grado de patogenicidad y la importancia real en la clínica canina15. pueden estar igualmente infectados por alguna otra especie del grupo de ehrlichia granulocítica 17. otorgaría un importante salto cualitativo a la ehrlichiosis canina en nuestro país.

Amusategui I. (1988). 177. Control of ticks. Henroteaux M. 173-183. 11. 17. CAPÍTULO VI PROFILAXIS. Juste RA. (1998). Amusategui I. Annals of New York Academy of Sciences. Journal of American Veterinary Medical Association. 12. Canine Ehrlichiosis in the Comunidad de Madrid (Central Spain). (1980). 5. 8. Mandaluniz N. 1215 octubre 2000. Amusategui I. 29. 38. (1985). 15. Estudio sobre la presencia de anticuerpos frente a diferentes Ehrli chia spp. Callés A. Rodríguez F. Lincoln T. Amusategui I. Consejería de Sanidad y Bienestar Social. Peacock MG. 438-440 Sainz A. en perros de la zona centro de España. Cavagnolo R. 1197. 75-98. Tesouro MA. Seroprevalence of Ehrlichia canis infections in police dogs in Spain. Barral M. Kuehn NF. Las garrapatas en España: introducción. Madrid. Collado E. 2. Cairó J. Gelabert JL. Burgdorfer W. 186. Lewis GE. 505-510 Woody BJ. (1992). Rocky Mountain spotted fever in dogs and its differentiation from canine ehrlichiosis. 14. (1994). 1/2. L'ehrlichiose canine. Gaunt SD. Mayoral I. 1. Sainz A. Tesouro MA. (1991). 6771. 11. (2000). Presence of Cytoectes phagocy tophila in an atypical disease of cattle in Spain. Hoskins JD. Ristic M. Mazzucchelli F. Veterinary Clinics of North America. Ehrlichial diseases of dogs. Revista de AVEPA. Journal of the American Vete ri n a ry Medical Association. 9. Microscopic and PCR findings in sheep after experimental infection with Ehrlichia phagocytophila. Preventive Vete ri n a ry Medicine. Vete ri n a ry Record. Small Ruminant Research. Libro ponencias y comunicaciones. Juste RA. Valladolid.). 10. 636 19. (1999). Tesouro MA. 124. Veterinary Clinics of North America. 16. Simeón S. 4. 179-182. Biology of ticks. Cupp EW. Annals of New York Academy of Sciences. 1-26. 136. Hyun-Young Koo. 6. 76. Kakoma I. Preventive Veterinary Medicine. (1995). Kakoma I. (1985). Rodríguez F. Delgado S. Seroprevalence of canine Ehrlichiosis in Castilla-León (NW Spain). Gilbert S. 186. (2000). Tesouro MA. E h rl i chiosis canina. 12. Hansen R. Seroprevalencia de ehrlichiosis canina en la provincia de Valencia. Scott GR. 19-25. Font J. XXXV Congreso Nacional de AVEPA. Sainz A. 1953-1955. (1991). Tesouro MA. Annales de Médicine Vétérinaire. Journal of American Veterinary Medical Association. Stephenson EH. Puig V. Philip RN. 916. Ehrlichia platys infection and disease in dogs in Spain. 635-642. Journal Veterinary Diagnostic Investigation.EHRLICHIOSIS BIBLIOGRAFÍA 1. Junta de Castilla y León (ed. Jiménez S. 382-384. García Pérez AL. Clinical and hematologic findings in canine ehrlichiosis. Consulta Difusión Vete ri n a ria. 849. 23. 8: 141-148. (1989). Smith RD. EHRLICHIOSIS CANINA EN ESPAÑA . (1991). American Journal of Veterinary Research. 21. Paxton E. (1996). 21. 37. 21. 465-472 Garris GI. 7. Cármenes P. Greene CE. Sainz A. Sainz A. The brown dog tick Rhipicephalus sanguineus and the dog as experimental hosts of Ehrlichia canis. 18. 3. Amusátegui I. 355-358. Sainz A. Veterinary Clinics of North America. (1977). Pyle RL. Tesouro MA. 1-7 González JM. Canine ehrlichiosis. (2000). Clercx C. Estrada A. (2000) Serological Evidence of Exposure to Ehrlichia species in Dogs in Spain. 13.

Patología Animal II. T ESOURO DÍEZ2 1Profesor Asociado. Universidad Complutense de Madrid de universidad. A CAPÍTULO VII EHRLICHIOSIS FELINA . Universidad de León 2 Catedrático L ehrlichiosis felina es una enfermedad recientemente diagnosticada que ya está siendo incluida en los principales textos de Medicina Veterinaria. Aunque sólo se ha conseguido el aislamiento de una especie de ehrlichia en gatos (en concreto.EHRLICHIOSIS A. A. el agente causal de la ehrlichiosis granulocítica humana). Facultad de Veterinaria. Debido a la poca especificidad de los signos clínicos y a lo poco que se conoce todavía de esta enfermedad. aunque también se han descrito muchos otros síntomas. Dpto. Aunque tampoco se sabe a ciencia cier ta. Facultad de Veterinaria. exis ten fundadas sospechas de que pueden ser más las especies involucradas en la ehrlichiosis felina. si bien también se ha empleado dipropionato de imidocarb. los hallazgos más habituales en la analítica sanguínea son anemia y trombocitopenia. El diagnóstico se basa en técnicas serológicas. El cuadro clínico más frecuente es fiebre que suele ir unida a anorexia y apatía. para llegar a un diagnóstico de ehrlichiosis felina se considera necesario realizar un muy buen diagnóstico diferencial en gatos con un cuadro clínico compatible con esta enfermedad. Aún son muchas las incógnitas que quedan por despejar en relación con la etiología de este proceso. El tratamiento más empleado es a base de tetraciclinas (especialmente doxiciclina). S AINZ RODRÍGUEZ1 Y M. Tal y como ocurre en la ehrlichiosis canina. parece que ésta sería una enfermedad transmitida por garrapatas. Dpto Patología Animal-Medicina Veterinaria.

se supone que la ehrlichiosis felina también es una enfermedad transmitida por garrapatas. A este agente se le está otorgando una especial importancia. Esto explicaría el hecho de que en estudios epizootiológicos y. En dicho estudio. si bien se han detectado gatos seropositivos a ehrli - ETIOLOGÍA Pese a que se han involucrado diferentes especies de ehrlichia en la presentación de ehrlichiosis felina. ya que ha sido aislado. humana y no identificadas aún. TRANSMISIÓN Y EPIZOOTIOLOGÍA Teniendo en cuenta cuál es la forma de transmisión de la mayoría de las especies de ehrlichia y a falta de una confirmación definitiva. en estos últimos años. diarrea). llama la atención la elevada prevalencia encontrada en Estados Unidos (cercana al 22%) en un reciente estudio realizado sobre cerca de 350 gatos. diferentes a esta ehrlichia granulocítica CAPÍTULO VII EHRLICHIOSIS FELINA . Este hecho podría explicar la menor frecuencia con que esta enfermedad se podría presentar. Hasta el momento no se ha podido descartar la posibilidad de transmisión por transfusiones sanguíneas procedentes de gatos con ehrlichiosis. Sin embargo. al mismo tiempo. En el caso de E. Teniendo en cuenta la progresión de las investigaciones llevadas a cabo en la especie canina. ya se sugirió la posible existencia de infección por ehrlichia en el gato1. risticii y E. se presupone que puede haber otras especies de ehrlichia. hasta el momento tan sólo se ha podido aislar una de gatos en condiciones naturales. en Suecia. algunos animales desarrollaron fiebre. los estudios seroepidemiológicos realizados hasta la fecha en gatos han mostrado tasas de prevalencia bajas. No obstante. Se trata del agente de la ehrlichiosis granulocítica humana aislada recientemente en Suecia de un gato con sintomatología de ehrlichiosis6. risticii y el 4. risticii. la infestación por pulgas y el contacto con roedores no parecen ser factores de riesgo para la presentación de ehrlichiosis en gatos 5. conviene incidir en que hasta el momento no se han podido aislar estas especies en infecciones naturales. además de en Francia. sólo recientemente se ha considerado la ehrlichiosis felina como una enfermedad con entidad propia. desarrollar sintomatología clínica. se chequeen habitualmente diferentes especies de ehrlichia. Inicialmente la mayoría de los casos fueron diagnosticados tras la detección causal de mórulas compatibles con ehrlichia en gatos enfermos. de perros. en Francia. si lo comparamos con la especie canina. canis. debido a su potencial zoonósico. La prevalencia de la infección por ehrlichia en el gato lógicamente varía en función del área geográfica. Los únicos datos disponibles hasta el momento en relación con la vía de transmisión de esta enfermedad en la especie felina se limitan a la detección en gatos enfermos de ejemplares de garrapatas Ixodes ricinus y de Haemaphysa lis leachi 6. gatos. equi)7.2% sólo a E. de cara al diagnóstico.9.8. capaces de ser patógenas igualmente para el gato. si bien son muchos aún los interrogantes que quedan por responder acerca de esta patología. En cualquier caso. En España.EHRLICHIOSIS INTRODUCCIÓN A UNQUE en 1986. anorexia y síntomas digestivos (fundamentalmente. Las diferentes especies animales involucradas en el ciclo de este agente podrían actuar como reservorios de la enfermedad y.9% de los animales testados era positivo sólo a E. el 14. en Kenia. con títulos mayores frente a E. en Thailandia y en Estados Unidos2-5. Experimentalmente se ha conseguido infectar gatos empleando otras especies de ehrlichia (E. canis)5. el 2. Desde entonces se han descrito casos de ehrlichiosis felina. Algunos estudios epidemiológicos que han tratado de investigar la vía de transmisión han mostrado que la probabilidad de que un gato sea seropositivo a ehrlichia en animales que viven en el exterior es mayor. caballos y personas4.9% era seropositivo a ambos agentes (en general.

puede variar de una leucopenia a una leucocitosis 5. ANALÍTICA SANGUÍNEA Las alteraciones más frecuentemente encontradas en la hematología de gatos con ehrlichiosis son anemia y trombocitopenia. En cuanto a la bioquímica sanguínea. leucemia o inmunodeficiencia felina. También se puede presentar con cierta frecuencia anorexia y pérdida de peso (lo que quizás sugeriría la cronicidad del proceso). algunos de los casos positivos. tuvimos la oportunidad de detectar cuerpos de inclusión en el interior de linfocitos y monocitos. no obstante. Al contrario de lo que ocurre en perros. En uno de los gatos seropositivos. lo que sugeriría la presencia en nuestro entorno geográfico de la infección por esta especie de ehrlichia o bien por otra próxima a ella. es probable que sea similar a la de la ehrlichiosis canina. 1. El resto de síntomas descritos son muy variados (hiperestesia. tal y como ocurre en otras especies animales.11. esta hipótesis ha sido posteriormente puesta en tela de juicio con la descripción de casos clínicos en gatos en los que la única patología que se ha encontrado ha sido la ehrlichiosis5. SINTOMATOLOGÍA La patogenia de esta enfermedad es desconocida si bien. teniendo en cuenta los hallazgos clínicos detectados en gatos con ehrlichiosis. también presentan hemobartonelosis.EHRLICHIOSIS chia canis. hasta el momento en nuestro país no hemos encontrado gatos con títulos significativos frente a E. CAPÍTULO VII EHRLICHIOSIS FELINA . poliartritis. uveítis. debi- Fig. La anemia suele ser no regenerativa (regenerativa en casos también infectados por Haemobartonella spp. Sin embargo. ya que muchos de estos pacientes presentan concurrencias con otras patologías. 1).— Cuerpos de inclusión en linfocito de un gato seropositivo a Ehrlichia canis. también reflejado en la bibliografía. Sin embargo. vómitos) aunque se presentan esporádicamente5.).11. En nuestra experiencia. El diagnóstico serológico se suele realizar empleando la técnica de inmunofluorescencia indirecta. la detección de estas inclusiones es muy poco frecuente. DIAGNÓSTICO El diagnóstico puede basarse en la observación de cuerpos de inclusión compatibles con ehrlichia en el citoplasma de leucocitos sanguíneos (fig. hizo sugerir inicialmente que el agente causal de la ehrlichiosis felina podría comportarse como un agente oportunista en pacientes previamente inmunodeprimidos2. Este hecho. tal y como ocurre en la ehrlichiosis canina. De todas las manifestaciones clínicas que se han descrito en el aún limitado número de casos de ehrlichiosis felina descritos en la bibliografía. es bastante frecuente la hiperproteinemia debida la hiperglobulinemia provocada por la gran cantidad de inmunoglobulinas producidas en el curso de la enfermedad2. risticii 10. es la fiebre la más frecuente. El recuento de leucocitos. No siempre ha sido sencillo delimitar los síntomas debidos directamente a la ehrlichiosis.

que se hayan visualizado mórulas compatibles con ehrlichia o que exista seroconversión en el título de anticuerpos frente a Ehrlichia spp. Massung RF. J Small An Pract. Holland CJ. 85-88. Moore A. Johnson AJ. Olsson E. vía oral o intravenosa. Feline anaemia associated with Eh rl i ch i a . 11. 59. Bjöersdorff A. canis en sangre de gatos de la zona centro de España (Madrid). Pettersson B.EHRLICHIOSIS do a que aún no se conoce bien la dinámica de anticuerpos en el curso de esta enfermedad. Vét.11. 58. Svendenius L. Charpentier F. cats and nonhuman primates with Ehrlichia equi. La doxiciclina se suele emplear a dosis de 5-10 mg/kg/día. Setúbal (Portugal). Peavy GM. Owens JH.5. Abe ygunawardena I. 397-402. Martín-Granel J. Susceptibility of cats to infection with Ehrlichia risticii. Lappin MR. También se puede emplear la técnica de PCR para el diagnóstico de ehrlichiosis. Huxsoll DL. que se haya realizado un buen diagnóstico diferencial. Malmqvist M. 3. 22. 9. Rich LJ. Am J Vet Res. 1988. Atwell RB. Algunos autores consideran necesario que el caso tenga un cuadro clínico compatible con la enfermedad. 1999. BIBLIOGRAFÍA 1. Uhlén M. Identification of the causative agent of granulocytic ehrlichiosis in swedish dogs and horses by direct solid phase sequencing of PCR products from the 16S rRNA gene. Ristic M. O’Neil S. Clinical Ehrlichiosis in a chat. 49. Infection du chat par une Ehrlichia sp: à propos de trios cas. Un cas d’ehrlichiose probable chez le cat. 125. por vía intramuscular9. Bull. Jumelle P. Baker D. Buoro IBJ. 8. Rodríguez F. Gunnarsson A. Lappin MR. 7. 1989. TRATAMIENTO La mayoría de los gatos con ehrlichiosis responden al tratamiento con tetraciclinas o con dipropionato de imidocarb2. Amusategui I. Dutta SK. 2000. 1995.l i ke bodies in three domestic short-haired cats. Beaufils JP. Lappin MR. Feline ehrlichiosis. Kiptoon JC. 2. 1995. Proceedings IV SISIET. y que se produzca una buena respuesta al tratamiento con fármacos antirickettsiales5. Vet Rec. 434-436. 1997. Smith G. Reif JS. Am J Vet Res. Ihiga MA. 2096-2100. Miró G. Feline granulocytic Ehrlichiosis: a report of a new clinical entity and characterisation of the infectious agent. causative agent of equine monocytic ehrlichiosis. Contin. Richter K. 1975. Sáinz A. Acad. Experimentally induced infection of dogs. 40. 1998. Holland Ch. Johansson KE. 307-317. 10. Debido a los pocos datos que hasta el momento se conocen de esta enfermedad. CAPÍTULO VII EHRLICHIOSIS FELINA . Wheeler S. con 15 días de separación entre ambas. 231-234. 6. Detección de anticuerpos frente a E. Stubbs CJ. 20-24. Educ Pract Vet. Prat Méd Chir Anim Comp. 287-290. También se puede emplear el dipropionato de imidocarb en dos dosis de 5 mg/kg. 2. 4. Res Vet Science. 36. Suspec ted ehrlichial infection in five cats from a household. parece lógico establecer unos requisitos estrictos para confirmar un caso de ehrlichiosis. 5. Bruns C. Thrall MA. se recomienda la confirmación mediante seroconversión del título de anticuerpos.9. 109-112. Compend. si bien también se ha descrito la existencia de falsos negativos con esta técnica11. Alonso A. durante un periodo de unos 21 días. JAVMA. Lewis GE. de France. Tesouro MA. etiologi agent of equine Ehrlichiosis. 30. Bouloy RP. Dawson JE. Holland CJ. habiéndose empleado durante periodos más largos (de hasta 42 días) en animales con respuesta inicial desigual11. 1994. 1986. Groulade P. Holland CJ.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful