You are on page 1of 13

Composición del agua

Introducción

El agua que consumimos procede de los mares, como consecuencia del ciclo
natural que tiene su origen en la evaporación paulatina de aquellos, que acarrea
los fenómenos atmosféricos que origina la posterior precipitación de ese vapor de
agua de distintas maneras. Dichas precipitaciones son las que nutren a ríos,
embalses, y en general todos los mecanismos que la naturaleza y el hombre
poseen para la captación y conducción de aguas superficiales. Así mismo, estas
precipitaciones surten a los acuíferos subterráneos, por medio de la filtración,
constituyendo así una verdadera "despensa" de aguas subterráneas.

No obstante, durante todo el ciclo, el agua sufre diversas alteraciones: por


ejemplo, el agua de lluvia se ve afectada por lo contaminación atmosférica, y en su
recorrido también puede ser alterado su contenido en CO2, que es una de las
sustancias que contribuyen a aumentar su acidez. Por otro lado, las aguas ácidas
disuelven las rocas de composición más básica, llevando los solutos de éstas.
Vemos pues, que el agua captada ha de ser tratada antes de su consumo, dado el
gran número de alteraciones que puede sufrir la misma, que afectan a su
composición y potabilidad. En el presente capítulo vamos a estudiar la
composición de las aguas en general, su potabilización, los procesos de
tratamiento y, sobre todo, los problemas que se pueden originar a la hora de su
canalización.

Composición del agua

Como se ha comentado en la introducción, el agua que proviene de los distintos


fenómenos meteorológicos, debido a su propio ciclo, va adquiriendo en su
composición multitud de sustancias que la contaminan y determinan sus
principales características fisicoquímicas. Algunas de estas sustancias pueden
tener resultar beneficiosas e incluso imprescindibles (según la concentración
presente) para que animales y plantas pueden realizar muchas de sus funciones
biológicas.
Los elementos en suspensión son aquellos que no son solubles en el agua, tienen
un tamaño suficientemente pequeño para ser transportadas por ésta (sino,
sedimentarían), y pueden ser de origen mineral (disolución de rocas), u orgánico.
Con ellos, el agua adquiere turbidez, que sea mayor cuanta más concentración de
dichos elementos tenga.
Si nos referíamos a los elementos en suspensión como insolubles en agua, hay
que atender ahora a aquellos elementos que no lo son, de manera que alteran
directamente la composición del agua. Este tipo de sustancias intervienen, pues,
directamente en las propiedades químicas del agua, carbonato, nitratos, gases, e
incluso sulfuros, especialmente sulfuro de hidrógeno, que , como veremos más
adelante, puede conferir al agua, si su concentración es excesiva, el típico sabor y
olor a huevos podridos que posee dicho compuesto.
Por último, el agua puede contiene también elementos con vida. Nos referimos a
todos los tipos de microorganismos que constituyen el denominado plancton.
pueden ser de origen animal o vegetal, debiendo distinguirse para el primero de
los casos dos grupos, diferenciados por sus efectos, ya que hay microorganismos
animales que son beneficiosos, o al menos no perniciosos para la vida de
animales y plantas, y otros fundamentalmente transmisores de enfermedades
infecciosas, que pueden perjudicar muy seriamente la salud.

El agua de consumo

Caracteres físicos convenientes.


Caracteres físicos tolerables.
Caracteres químicos convenientes.
Caracteres químicos tolerables.
Componentes extraños tolerados.
Caracteres microbiológicos convenientes.
Caracteres microbiológicos tolerables.

El agua de consumo
Antes y después de su purificación, el agua ha de someterse a una serie de
análisis: antes, para conocer las impurezas que presenta, y así elegir los métodos
adecuados para eliminarlas, y después, para verificar que es apta para el
consumo, es decir, que es potable. Para conocer este último extremo, hay que fijar
una serie de parámetros mínimos que en el caso de España, están recogidos en el
código alimentario, aprobado por Decreto 2.484/1.967 de la Presidencia del
Gobierno, de fecha 21-9-67. A continuación se exponen las características
mencionadas en dicho código:

Caracteres físicos convenientes.

Son los siguientes:


a) Olor: inodora.
b) Sabor: insípida.
c) color (en Pt): hasta 5 mg. por litro de agua
d) Turbidez (en SiO2): hasta 5 mg. por litro de agua.

Caracteres físicos tolerables.

Como límites máximo se admiten los siguientes:


a) Olor: inodora, excepto en aguas sometidas a tratamiento de potabilización, en
que se tolerará ligero sabor característico del potabilizante empleado.
b) Sabor: insípida, excepto en aguas sometidas a tratamiento de potabilización, en
que se tolerará ligero sabor característico del potabilizante empleado.
c) Color (en Pt): 15 mg. por litro de agua.
d) Turbidez (en SiO2): 10 mg. por litro de agua.
Caracteres químicos convenientes.

Son los siguientes:


a) pH: de 7 a 8'5.
b) Residuo seco a 110 ºC: hasta 750 mg./l. de agua evaporada.
c) Cloruros (en Cl'): hasta 250 mg./l. de agua.
d) Sulfatos (en SO4''): hasta 200 mg./l. de agua.
e) Nitratos (en NO3'): hasta 30 mg./l. de agua.
f) Calcio (en Ca''): hasta 100 mg./l. de agua.
g) Magnesio (Mg''): hasta 50 mg./l. de agua.
h) Hierro más manganeso (en Fe y Mn): hasta dos décimas de miligramo por litro
de agua.
i) Oxígeno absorbido del permanganato (en O2): hasta 3 mg./l. de agua.

Caracteres químicos tolerables.

Como límite máximo se admiten los siguientes:


a) pH: de 6'5 a 9'2.
b) Residuo seco a 110 ºC: hasta 1500 mg./l. de agua evaporada.
c) Cloruros (en Cl'): hasta 350 mg./l. de agua.
d) Sulfatos (en SO4''): hasta 400 mg./l. de agua.
e) Nitratos (en NO3''): hasta 30 mg./l. de agua.
f) Calcio (en Ca''): hasta 200 mg./l. de agua.
g) Magnesio (M''): hasta 100 mg./l. de agua.
h) Hiero más manganeso (en Fe y Mn): hasta tres décimas de miligramos por litro
de agua.
i) Oxígeno absorbido del permanganato (en O2): hasta 3 mg./l. de agua.

Componentes extraños tolerados.

Como límite máximo se admiten los siguientes:


a) Aluminio (en Al): exclusivamente en aguas tratadas, índice no superior al inicial.
b) cobre (en Cu): hasta 1'5 mg./l. de agua.
c) Cinc (en Zn): hasta 1'5 mg./l. de agua.
d) Plomo (en Pb): hasta 0'1 mg./l. de agua.
e) Selenio (en Se): hasta 0'05 mg./l. de agua.
f) Arsénico (en As): hasta 0'2 mg./l. de agua.
g) Cromo (en Cr): hasta 0'05 mg./l. de agua.
h) Flúor (en F): hasta 1'5 mg./l. de agua.
i) Cianuros (en CN): hasta 0'01 mg./l. de agua.
j) Fenoles: hasta0'001 mg./l. de agua.

Caracteres microbiológicos convenientes.

Son los siguientes:


a) Recuento total de bacterias aerobias, en agar nutritivo y placas incubadas a 37
º durante 24 h. máximo de 50a 65 colonias por mililitro de agua.
b) Presencia de bacterias fecales, ausencia de coliformes, estreptococos y
clostrídios sulfito reductores en 100 ml. de agua sembrada en medios especiales
para la prueba presuntiva.
c) Ausencia total de gérmenes potencialmente patógenos y del "Escherichia coli",
o de los bacteriófagos anti-"E coli" y anti-"Shigella".

Caracteres microbiológicos tolerables.

Como límites máximos se admiten los siguientes.


a) Recuento total de bacterias aerobias, en placas de agar nutritivo, incubadas a
37 ºC durante 24 horas, máximo 100 colonias por mililitro de agua.
b) Presencia de coliformes, estreptococos fecales y clostrídios sulfito reductores,
máximo uno a dos de cualquiera de estos gérmenes en las siembras efectuadas
con un volumen mínimo de 100 ml. de agua problema.
c) Ausencia total de gérmenes potencialmente patógenos y del "Escherichia coli",
o de los bacteriófagos anti-"E coli" y anti-"Shigella".
Radiactividad. Se establece como límite máximo la cantidad de emisoras de
radiación equivalente a 10-4 microcurios por litro.

Tratamiento del agua

En el presente documento veremos algunos de los problemas que puede


presentar el agua, cara a su consumo y conducción, y las soluciones que se
pueden adoptar para evitarlos.
Las distintas calidades del agua pueden clasificarse como sigue:
1. Agua dura (calcio y magnesio disueltos).
2. Agua ácida (anhídrico sulfuroso y anhídrido carbónico disueltos).
3. Agua con elementos de hierro.
4. Agua con manganeso.
5. Agua fertilizada (nitrato disuelto).
6. Agua con gas de sulfuro de hidrógeno.
7. Agua turbia (sedimentos y materias orgánicas disueltos, minerales en altas
concentraciones).
Normalmente, el tratamiento del agua doméstica requiere sólo uno o dos procesos
para solucionar el problema.

Agua dura

Síntomas:
- Lavadoras que necesitan mucho detergente para lavar adecuadamente.
- Se forma espuma viscosa al utilizar el jabón -la espuma no es clara.
- Después de lavar objetos de cristal y ventanas aparecen huellas.
- Capas duras por debajo del nivel del agua en los aparatos sanitarios.
- Instalaciones de agua caliente que producen sedimentos duros en las paredes
de las tuberías.
Causas:
- Calcio y magnesio en el agua.
- Bicarbonatos, sulfatos o cloruros en el agua.
- Hierro disuelto en pequeñas cantidades.
- Aluminio disuelto.

La dureza del agua se debe principalmente a su contenido de calcio, pero muchos


otros materiales son absorbidos cuando el agua penetra por el estrato
subterráneo.
El agua es normalmente dura donde el estrato subterráneo consta de formaciones
de arcilla, roca o caliza. Podemos dividir la dureza del agua en 5 niveles:
- agua blanda: 50 ppm
- moderadamente dura: 50-100 ppm
- dura: 100-200 ppm
- muy dura: 200-300 ppm
- extremadamente dura: más de 300 ppm

Normalmente son solamente los niveles "muy dura" y "extremadamente dura" los
que causan problemas directos. En el nivel "dura" resulta económico ablandar el
agua que se utiliza para lavadoras y lavavajillas. Para este fin hay gran cantidad
de productos químicos y aparatos de dosificación.
el problema de incrustaciones por agua dura se agudiza en las instalaciones de
A.C.S., ya que el proceso se ve favorecido por el incremento d la temperatura.
Puede llegar a obstruir por completo la conducción e incluso a romper el material.

El proceso se explica mediante el equilibrio cal-ácido carbónico. Es decir, el agua


contiene ácido carbónico, que es el responsable de que el bicarbonato cálcico
permanezca solubilizado en el agua. Al calentarla, se elimina parte de este ácido
carbónico, con lo que, según la ecuación siguiente, precipita una parte del
bicarbonato en forma de carbonato cálcico:

Ca (HCO3)2 = Ca CO3 + CO2 + H2O

Con ello se restablece el equilibrio cal-ácido carbónico, y el carbonato se deposita


en las conducciones, calderas, acumuladores, etc.
El agua muy dura es ablandada mediante ósmosis inversa o intercambio de iones.
La ósmosis inversa está detalladamente descrita en el apartado 2.5.5. "agua
fertilizada", por ser un método universal de tratamiento de agua para eliminar del
agua potable cualquier cosa no deseable.
Aquí se describe solamente el intercambio de iones. Hay que tener en cuenta que
el intercambio de iones de agua potable no está permitido en todos los sitios. Por
tanto hay que tomar contacto con las autoridades locales antes de instalar tal
sistema.
El reblandecimiento del agua por intercambio de iones es un proceso en el cual
algunas partículas cargadas eléctricamente (iones) que n contribuyen a la dureza
del agua, por ejemplo iones de sodio (Na+), son añadidos a un material poroso (lo
llamaremos resina para intercambio de iones).
Cuando el cloruro sódico (NaCl) se disuelve en el agua, los átomos de sodio (Na)
se separan de la sal y se transforman en iones de (Na+) y los átomos de cloruro
(Cl) se transforman en iones de cloruro (Cl-).
Los iones de sodio (Na+) que se añaden a la resinad e intercambio de iones
tienen menor carga eléctrica que las moléculas causantes de la dureza, tales
como iones de calcio (Ca++) e iones de magnesio (Mg++) en el agua
suministrada.
Cuando el agua atraviesa el aparato de intercambio de iones, la mayoría de los
iones de calcio y magnesio disueltos son cambiados por iones de sodio (Na+).
Esto significa que por cada ión calcio y magnesio intercambiados habrá dos (Na+),
que no influye en la dureza del agua, de modo que se obtendrá agua más blanda.
Cuando la mayoría de los iones (Na+) son cambiados por iones (Ca++) y (Mg++)
habrá que recargar el aparato para que el proceso de reblandecimiento pueda
continuar.

Agua ácida

Síntomas:
- Corrosión en pilas de acero y soldaduras de cobre.
- Las juntas de mortero desaparecen.
- La corrosión de acero deja manchas rojas en los aparatos sanitarios.
- La corrosión de cobre y latón deja manchas verdes.
- El sistema de eliminación de hierro no funciona a plena satisfacción.
- Los dientes se vuelven ásperos.

Causas:
- El agua contiene ácidos sulfúricos, carbónicos y nítricos que nunca han sido
eliminados.
- El ácido puede también provenir de materias orgánicas en putrefacción, por
ejemplo hongos.

La contaminación atmosférica es el primer causante del agua ácida. El agua de


lluvia contaminada penetra por la tierra sin pasar por sustancias neutralizados.
Esto significa que hay agua ligeramente ácida, pH>5'5, en sitios con tierra arenosa
que tengan poco limo, donde la capa superior de la tierra es fina y muchas veces
en lugares donde el nivel del agua freática está cerca de la superficie de la tierra.
El agua extremadamente ácida, pH<5'5, se encuentra en lagos, prados y
pantanos, donde el afluente es mucho mayor que la filtración. En consecuencia,
cuando se produce la evaporación, los ácidos añadidos y residuales son
concentrados (lo que llamamos agua salobre).

El agua freática fría y ácida es relativamente inocua, sin embargo al calentarla, su


agresividad aumenta. Se duplica cada vez que la temperatura del agua es
aumentada 15 ºC. La corrosión pede ser superficial, que disminuye poco a poco el
espesor de las paredes de las conducciones de hierro, y profunda, que debilita las
paredes de las superficies metálicas en contacto con el agua. Las reacciones que
tienen lugar se indican a continuación:

Fe + 1/2 O2 + H2O => Fe (OH)2


3 Fe (OH)2 => Fe3O4 + 2H2O + H2

Se provoca así la aparición del hidrógeno, que es un indicativo de que la corrosión


está teniendo lugar.
Existen, al menos, tres maneras de tratar la acidez del agua:
- Depósito neutralizador (el agua pasa por caliza o mármol).
- Adición de carbonato sódico anhidro.
- Adición de sosa cáustica.

El depósito neutralizador tiene que ser elegido para agua con unos valores de pH
por encima de 5'5 (agua ligeramente ácida).

El depósito neutralizador es llenado con trozos de caliza o mármol. El ácido del


agua reacciona con la caliza, lo que significa que la caliza tiene que ser renovada
frecuentemente.

La adición de carbonato sódico anhidro se hace mezclándolo con cloro, utilizando


de esta forma el clorador.

El carbonato sódico anhidro añade bicarbonato al agua. Otra opción es utilizar


sosa cáustica en su lugar, pero requiere un manejo más cuidadoso que el
carbonato sódico anhidro.

Agua con elementos de hierro

Esto puede deberse a dos fenómenos: presencia de hierro disuelto en el agua o


de bacterias de hierro.

a) Hierro disuelto:

Síntomas:
- Las ropas blancas se vuelven rojizas o amarillas al lavarlas.
- Aparecen manchas rojas en el sitio de los grifos de las bañeras y lavabos.
- La parte interior de las cacerolas se vuelve roja.
- Después de un largo período sin consumo de agua, el primer agua sale roja.
- En casos extremos, el agua sabe a metal.
Causas:
- Corrosión de las tuberías y depósitos de acero.
- Acción disolvente del agua al pasar por depósitos de hierro enterados.
- Iones ácidos en el agua, incluso a valores normales del pH.
El agua de lluvia utiliza normalmente su contenido de oxígeno para procesos
biológicos y químicos al atravesar el estrato subterráneo. Por esta razón el agua
freática tiene deficiencia de oxígeno, y los iones de hierro absorbidos no serán
visibles hasta que se hayan oxidado en óxido férrico. Los iones de hierro tienen
acceso al óxido en pozos donde el aire por encima de la superficie del agua libera
oxígeno al agua en el mismo.

Los iones de hierro tienen también acceso al oxígeno en el depóstio, donde hay
una bolsa de aire en el extremo superior que hace presión sobre la superficie del
agua.

Cuando el contenido de hierro en el agua freática es moderado, 0'3-1'5 ppm, la


calidad del agua puede ser mejorada de las siguientes formas:

Sellando la tapa del pozo, de manera que el agua consumirá rápidamente el


oxígeno por encima de su nivel, donde solamente quedan el nitrógeno y el vapor
del agua, que no oxidan los iones de hierro.

Utilizando un depósito de membrana en lugar de un depósito. Cuando hay una


membrana hermética entre el agua en el depósito de presión y el aire por encima
de éste, se elimina la posibilidad de oxidación.

Al aplicar los métodos arriba mencionados, los iones de hierro no se oxidarán


hasta que el oxígeno dl aire se mezcle con los iones cuando el agua se consume.
La oxidación de los iones de hierro lleva tiempo, por lo que la mayoría de los iones
no se oxidarán hasta que hayan salido en el sistema de alcantarillado, donde el
óxido no molesta.

Para completar los métodos mencionados arriba, se puede incorporar un


dosificador de fosfato entre la bomba y el depósito de presión. El fosfato puede
añadirse en forma de pastillas, o bien puede ser un dosificador líquido, tal como se
menciona en el apartado de cloración. El fosfato vuelve los iones de hierro
pasivos, de modo que no se oxidan.

En vez de un dosificador de fosfato, se puede elegir un aparato de intercambio de


iones, que funciona tal como se menciona en el apartado de "agua dura". Un
aparato de intercambio de iones para eliminar el hierro del agua tiene otro tipo de
resina que la mencionada en dicho punto.

Si el contenido de hiero de su agua es superior a 1'5 ppm, debe ser tratada


mediante aireación y filtración como sigue:
- Oxidar los iones de hierro.
- Dejar que los iones oxidados floculen.
- Eliminar mediante filtración el material floculado del agua potable.

a) Hierro disuelto
b) Bacterias de hierro:

Síntomas:
- Se desarrolla babaza roja en los sifones de saneamiento.
- Los tamices de los grifos se obstruyen a veces por óxido legamoso.
- Se desarrolla babaza roja en los depósitos de los inodoros.
- Manómetros y similares fuera de funcionamiento, debido a entradas
obstruidas por óxido legamoso.
Causa:
- El agua está infectada por bacterias de hierro, y éstas están esparcidas en
el sistema de agua.
La manera más sencila de controlar la existencia de bacterias de hierro en el agua
es retirar la tapa del depósito del inodoro. Si el fondo y los lados del depósito están
cubiertos por una capa legamosa, es posible que existan bacterias de hierro en el
agua.

Las bacterias de hierro permanecen en el hierro del agua, que probablemente será
ácida. Si el agua es ácida, se producirá corrosión en las tuberías cuyo resultado
serán manchas de óxido en el lavabo, bañera y otros sitios con goteo.

El agua no puede ser liberada de iones de hierro si contiene bacterias de hierro,


sin antes matar a éstas mediante cloración. Hay que clorar directamente, porque
de lo contrario seguirán produciéndose bacterias y corrosión en el entubado, filtros
y tuberías verticales.

Si el agua es ácida, hay que añadir carbonato sódico anhidro o sosa cáustica junto
con cloro para neutralizar el agua antes de filtrarla.

Al clorar el agua no es necesario oxidarla, ya que el cloro oxida los iones de hierro
presente. La oxidación ayuda además a mejorar la floculación de los iones de
hierro oxidados.

Agua con Manganeso

Síntomas:
- Las ropas blancas cogen un color marrón claro.
- En las bañeras, pilas y lavabos aparecen manchas marrones donde el agua
gotea.
- La parte interior de las cacerolas se tiñe de color negro/marrón.
- Después de un largo período sin consumo de agua, el primer agua que se
saca es negra.
- El sabor del café y té es amargo.
Causas:
- Acción disolvente del agua al pasar por las capas subterráneas que
contienen manganeso.
- Iones ácidos en el agua, incluso a valores pH normales.

El agua negruzca es bastante rara, pero existe. Se encuentra con más frecuencia
el agua marrón que contiene manganeso y hierro. Incluso cuando el contenido de
manganeso de su agua es sólo 0'1 ppm, habrá manchas negras en la pila, lavabo
y bañera.

El manganeso se elimina del agua de la misma manera que el hierro. Las


bacterias de manganeso aparecen como bacterias de hierro y permanecen en los
iones de manganeso. Hay que eliminar estas bacterias mediante cloración.

Después de la cloración, el agua que contiene las bacterias muertas tiene que ser
bombeada hacia fuera y dispersada del filtro e hidróforo hasta que el contenido de
cloro haya bajado a aproximadamente 0'5 ppm. A continuación se puede ajustar la
cloración continua.

Agua fertilizada

Síntomas:
- No se puede detectar inmediatamente el nitrato disuelto en el agua, hay que
analizarla.
Causas:
- Contaminación de pozos negros y silaje.
- Contaminación procedente de la agricultura debido a una fertilización
inadecuadamente adaptada a la lluvia, tipo de cosecha y método de cultivo.
- Tratamiento deficiente de aguas residuales.
- Nitrógeno de la combustión de máquinas y chimeneas.
La presencia de nitrato en el agua freática se debe por lo menos a cuatro
factores:
- El agua de lluvia añade 12 kg. de nitrógeno por hectárea a la tierra cada
año.
- Agua residual de casas e industrias.
- Estiércol y fertilizantes esparcidos en campos de donde proviene el agua
freática.
- Conversión bacteriana del amoníaco pasando de nitrito a nitrato por
oxidación.

El agua potable se considera peligrosa si contiene 25-50 ppm de nitrato.

Hay investigaciones que indican que un contenido de nitrato de más de 200 ppm
aumenta el riesgo de cáncer de estómago, desarrollando la enfermedad a largo
plazo. También disminuye la absorción de oxígeno por la sangre.
Sin embargo, el problema inmediato más grave debido a presencia de nitrato en el
agua potable, es que es una sustancia fertilizante idónea para las bacterias
peligrosas.
Si hay cantidades de nitrato considerables en el agua, hay que eliminarlas, lo cual
se puede realizar mediante intercambio de iones, pero, ya que éste es un método
que implica un riesgo bacteriano, la depuración se puede hacer de una forma más
segura y muchas veces más barata, mediante el proceso llamado ósmosis
inversa. Este proceso se viene utilizando desde hace muchos años para
transformar el agua de mar en agua potable.

Para realizar la ósmosis se monta una membrana semipermeable (una membrana


con poros tan pequeños que solamente las moléculas del agua pueden pasar)
entre dos cámaras de un recipiente y se vierte agua potable en una de ellas y
agua salada en la otra, hasta el mismo nivel. con esto se ha iniciado el siguiente
proceso:

El nivel en la cámara con agua salada aumenta gradualmente mientras que el de


la cámara con agua potable baja al atravesar ésta la membrana hasta el lado del
agua salada. Este proceso, que iguala el número de moléculas potables en ambos
contenedores se llama ósmosis. En la cámara de agua salada el número de
moléculas de agua potable es el mismo que en la otra, pero el agua salada
contiene también moléculas de sal. Esto produce una diferencia de nivel entre los
dos lados de la membrana. Esto se llama presión osmótica.

En agua que contiene 20.000 ppm de cloruro, la presión osmótica es de


aproximadamente 300 m.C.A., que equivale a 30 bares. Si el agua sólo contiene
200 ppm de cloruro, la presión osmótica es de unos 3 m.C.A., que equivale a 0'3
bares. Esto demuestra que la presión osmótica depende únicamente de la
concentración de la sal. Si la cámara con agua salada es sometida a una presión
mayor que la osmótica, tendrá lugar la acción inversa. El agua potable pasa pr la
membrana en dirección opuesta, o sea del lado de agua salada al lado de agua
fresca hasta que la concentración de sal es tan alta que la presión osmótica iguala
la presión bombeada. Esto se llama ósmosis inversa.

Para seguir el proceso, se bombea agua salda nueva al recipiente mientras las
impurezas concentradas en la cámara de presión son eliminadas con chorros de
agua por una salida de desperdicios en el fondo.
Para seguir el proceso, se bombea agua salada nueva al recipiente mientras las
impurezas concentradas en la cámara de presión son eliminadas con chorros de
agua por una salida de desperdicios en el fondo.
Al tratar agua ligeramente salada, se obtendrán volúmenes del 25% de
desperdicio, y del 75% de agua potable, por cada 100% de agua de alimentación
bombeada a una presión de 15 bares, dependiendo de la concentración de sal. No
toda la sal es retenida en la cámara de agua salada. Según la calidad de la
membrana, pequeñas cantidades de sal pasan por la misma.

La ósmosis inversa es el método idóneo para eliminar una variedad de partículas


no deseables del agua potable, como podemos observar en el siguiente cuadro:
Tipo de partícula Eliminación
Bacterias y virus 100%
Sulfato 99%
Calcio 98%
Magnesio 98%
Cloruro 96%
Nitrato 90%

Los datos arriba mencionados son aplicables a un cierto tipo de membrana, pero
hay otros tipos con calidades de depuración mejores o peores. La elección del tipo
de membrana tiene que estar basada en los requerimientos de la calidad del agua
y la posibilidad de depuración.

Agua con sulfuro de hidrógeno

Síntomas:
- Al cocinar la comida toma sabor a huevos podridos.
- La superficie de objetos de plata se pone negra.
- Corrosión en tuberías de acero y cobre.
Causas:
- Gas de sulfuro de hidrógeno en el agua.
En el agua hay bacterias reductoras del sulfato.
- Bacterias de azufre en el agua.
El agua que contiene sulfuro de hidrógeno probablemente ha pasado por materias
orgánicas o algas en descomposición en su camino a la fuente de agua. Puede
resultar difícil encontrar el origen, pero de todas formas el mejor método para
mejorar la calidad del agua es:
1. Clorar el agua.
2. Airear el agua.
3. Flocular las impurezas.
4. Filtrar por un filtro de arena fina.

Agua turbia

Síntomas:
- El agua tiene aspecto opaco e incluso barroso.
- El agua tiene sabor a sal.
- El agua tiene sabor amargo.
- El agua sabe a aceite.
Causas:
- El tamiz de la tubería no tiene relleno de grava.
- La tubería o el tamiz está picado por la corrosión.
- Se bombea agua de mar.
- La fuente de agua ha pasado por zonas con desperdicios químicos o de
aceite.

Cuando el agua es túrbida o de sabor extraño, es bastante seguro que también


hay bacterias en ella. Para eliminarlas, hay que clorar el agua. El siguiente paso
es la aireación del agua para conseguir la óptima floculación y oxidación del agua.
Es posible pasar el agua por un filtro de arena fina, pero si las partículas túrbidas
constan de sedimentos muy finos, e incluso partículas muy pequeñas, puede ser
necesario utilizar un filtro de diatomita o de carbón activado.

Los filtros de diatomita, también llamados filtros de tierra diatomácea, constan de


conchas de una alga marina denominada diatoma. Las conchas son trituradas a
un tamaño microscópico con una superficie grande y ofrecen una excelente
filtración. Hay filtros prefabricados, donde el mantenimiento consiste en reponer
una bolsa cuando se haya gastado.

Los filtros con carbón activado por carbón están hechos de carbón bituminoso,
lignita, coque de petróleo y turba. Estos materiales son calentados y puestos a
reaccionar con vapor para desarrollar la amplia estructura de poros internos
necesaria para la absorción. Esto se llama "activación".
Los filtros con carbón activado son utilizados para:
- Declorar el agua.
- Eliminar compuestos orgánicos.
- Eliminar pesticidas.
- Micropartículas sólidas.
Los filtros prefabricados son de tipo bolsa sustituible (sutitución de elemento).
Los filtros combinados de carbón activado son una combinación de un filtro de
arena de acción rápida con una capa de filtración final que consta de gránulos de
carbón activado.