You are on page 1of 122

DIOS Y SU DECRETO

PASTOR JEFF SMITH

Impartido en la Iglesia Bautista de la Gracia


de Santiago, República Dominicana

TABLA DE CONTENIDOS
(Hacer clic en encabezado para ir directamente)

INTRODUCCIÓN............................................................................................................................................ 3
LA IMPORTANCIA DE LA DOCTRINA DE DIOS.................................................................................................. 3
PRE-REQUISITOS DEL CURSO. ......................................................................................................................... 3
EL ACERCAMIENTO CORRECTO A LA DOCTRINA DE DIOS............................................................................... 4
Debemos estudiar la Doctrina de Dios con Reverencia. .......................................................................... 4
Con el deseo sincero de Conocerle como Él es. ....................................................................................... 4
Con humildad contrita. ............................................................................................................................. 4
Con Fe. ..................................................................................................................................................... 5
CAPÍTULO UNO: LA EXISTENCIA DE DIOS. (SALMO 14:1)............................................................... 5
A. LA REALIDAD DE LA EXISTENCIA DE DIOS................................................................................................ 6
1. La Realidad de la Existencia de Dios se asume o presupone en las Escrituras. .................................. 6
2. La Realidad de la Existencia de Dios es afirmada de manera explícita en las Escrituras:.................. 7
B. LA REVELACIÓN DE LA EXISTENCIA DE DIOS............................................................................................ 8
1. La Revelación General de la Existencia de Dios.................................................................................. 8
2. La Revelación Especial de la Existencia de Dios. ............................................................................. 14
CAPÍTULO DOS: LOS ATRIBUTOS DE DIOS........................................................................................ 15
LA UNIDAD DE DIOS..................................................................................................................................... 15
LA INDEPENDENCIA DE DIOS........................................................................................................................ 15
LA INFINIDAD DE DIOS: ................................................................................................................................ 15
LA INCOMPRENSIBILIDAD DE DIOS............................................................................................................... 16
LA ESPIRITUALIDAD DE DIOS. ...................................................................................................................... 16
LA INMUTABILIDAD DE DIOS........................................................................................................................ 18
LA OMNIPOTENCIA DE DIOS. ........................................................................................................................ 18
LA SANTIDAD DE DIOS. ................................................................................................................................ 18
LA SOBERANÍA DE DIOS. .............................................................................................................................. 19
EL AMOR DE DIOS. ....................................................................................................................................... 19
LA BONDAD DE DIOS.................................................................................................................................... 20
LA VERACIDAD DE DIOS. ............................................................................................................................. 20
LA JUSTICIA DE DIOS.................................................................................................................................... 21
LA IRA DE DIOS. ........................................................................................................................................... 21
CAPÍTULO TRES: LA TRINIDAD DE DIOS. .......................................................................................... 22
LAS HEREJÍAS PRINCIPALES DE LA HISTORIA:.............................................................................................. 23
1. Monarquismo (sabelianismo o modalismo) .................................................................................. 23
2. Triteísmo ....................................................................................................................................... 23
3. Arrianismo..................................................................................................................................... 23
I. LA EXISTENCIA DE LA TRINIDAD............................................................................................................... 24
1. La Evidencia Parcial e Implícita de la Trinidad en el Antiguo Testamento...................................... 24
2. La Evidencia Completa y Explícita de la Trinidad en el Nuevo Testamento. .................................... 25

1
II. LA UNIDAD DE LA TRINIDAD ................................................................................................................... 27
1. Dios el Hijo Posee la Completa Esencia Divina: Cristo es Completamente Dios. ........................... 27
2. El Espíritu Santo: El Espíritu Santo es Completamente Dios............................................................ 30
III. LAS DISTINCIONES ENTRE LAS TRES PERSONAS...................................................................................... 30
Tres Tipos de Subordinación: ................................................................................................................. 30
1. El Padre.............................................................................................................................................. 30
2. El Hijo................................................................................................................................................. 32
3. El Espíritu Santo................................................................................................................................. 34
CAPÍTULO CUATRO: EL DECRETO DE DIOS. .................................................................................... 36
A. LA MANERA EN LA CUAL DEBEMOS ACERCARNOS AL ESTUDIO DEL DECRETO DE DIOS. .................. 36
B. LA ABSOLUTA SOBERANÍA DE DIOS. .................................................................................................. 37
1. Isaías 46:5,9,10 ............................................................................................................................. 38
2. Daniel 4:34-35 .............................................................................................................................. 38
3. Romanos 11:33-36 ........................................................................................................................ 39
4. Efesios 1:11 ................................................................................................................................... 40
PRIMERA UNIDAD: EL DECRETO DE DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS EN GENERAL. ..................................... 41
A. La Extensión Universal y Carácter Declaradas Claramente........................................................... 41
B. Su Extensión Universal y Su Carácter Cuidadosamente Protegidos. ............................................... 44
C. La Naturaleza Incondicional de Del Decreto de Dios. ..................................................................... 49
SEGUNDA UNIDAD: EL DECRETO DE DIOS OBRADO Y VISTO EN LA CREACIÓN Y EN LA PROVIDENCIA. ...... 55
I. El Decreto de Dios Visto en la Creación. (Apoc. 4:11)...................................................................... 55
II. El Decreto de Dios en la Providencia............................................................................................... 58
TERCERA UNIDAD: EL DECRETO DE DIOS DE LA PREDESTINACIÓN A LA VIDA O LA DOCTRINA DE LA
ELECCIÓN..................................................................................................................................................... 62
I. Un Análisis de Palabras Claves. ........................................................................................................ 62
II. Exposición de Algunos Textos Claves. .............................................................................................. 69
La Relación entre la Elección y el Evangelismo y las Misiones. .......................................................... 103

2
DIOS Y SU DECRETO
PASTOR JEFF SMITH

INTRODUCCIÓN

La importancia de la Doctrina de Dios.

En Éxodo 33, Moisés oró: ¡Te ruego que me muestres tu gloria!. La gloria de Dios
es el brillo de la manifestación de su gloria, de sus atributos; quién es y como es. Y
manifestado de una manera tangible. Eso es lo que Moisés deseaba ver y conocer,
porque era un hombre centrado en Dios. Y pocas cosas son mas necesarias hoy en
día de que hombres como Moisés estén centralizados y enfocados en Dios. Vivimos
en una época donde todo esta centrado en el hombre. En las habilidades y los
logros de los hombres. En la adoración del hombre. Y ese humanismo centralizado
en el hombre contamina todo intento de estudio. Y ha tenido y sigue teniendo un
efecto y una influencia sobre el pensamiento moderno acerca de Dios.

Como ha dicho Greg Nichols: “Nada cura estos males mejor que el permear nuestra
mente y nuestros corazones con las enseñanzas bíblicas de Dios. Nada es mejor
para nuestra salud espiritual que enfocar nuestra vista en la gloria de Dios. Y nada
honra mas a Dios que un punto de vista a través de Dios y centralizados en Dios”.

Desesperadamente necesitamos mas de Dios y menos del hombre en todas las


cosas. Necesitamos más de Dios en las iglesias,. Más de Dios en la adoración. Más
de Dios en la predicación, en el evangelismo, y necesitamos más de Dios en
nuestras doctrinas, en nuestras devociones, en nuestras familias, escuelas,
gobierno, leyes y en la sociedad. Si tuviéramos mas de Dios en nuestras vidas o si
quisiéramos tener mas de Dios en nuestras vidas tenemos que comenzar
contemplando lo que Él es. Y debemos hacerlo hasta que nuestros corazones se
pierdan en amor, en maravilla y en alabanza. Nuestras almas deben ser humilladas
por su majestuosidad.

Así que vemos cuan importante es que usted y yo, nosotros, que esperamos ser
Ministros del Evangelio, cuan importante es que entendamos y tengamos un firme
conocimiento de lo que la Palabra de Dios habla sobre Dios.

Pre-requisitos del Curso.

1. Asistencia a todas las clases

3
2. Lectura del material requerido
3. Un promedio mínimo de un 70% en las pruebas diarias

El Acercamiento correcto a la Doctrina de Dios.

Debemos estudiar la Doctrina de Dios con Reverencia.


Salmo 89:7. Hebreos 12:28. Al estar involucrados en este estudio de alguna manera
nos acercamos al Dios de los Cielos y yo confío en que todos nosotros nos
acerquemos como Siervos de Dios. Y en toda nuestra relación y acercamiento a
Dios debemos estar marcados por un temor y una reverencia santa. Estamos en
Tierra Santa. Estamos tratando con el Dios viviente. Y no debemos involucrarnos
en un estudio de esta magnitud de una manera descuidada, sino que debemos
acercarnos a este estudio con reverencia.

Con el deseo sincero de Conocerle como Él es.


Debemos venir con hambre y sed de Dios con el ruego de Moisés, buscando su
gloria. No es una búsqueda filosófica, ni un ejercicio del intelecto especulativo.
Hemos venido a estudiar el Dios vivo y verdadero y si tal estudio va a ser de
provecho a nuestras almas y a nuestros ministerios, debe hacerse con una sed y un
hambre espiritual, y con el deseo de servirle y conocerle como Él es realmente. No
como yo deseo que sea. No como los hombres piensan que Él es, sino conocerle
como es realmente. Aun como Él se ha revelado en las Santas Escrituras.

Con humildad contrita.


Recordaran la respuesta del profeta Isaías cuando vio la gloria de Dios en el
capítulo 6.
Vio al Señor sentado en un Trono en lo alto. Y eso llenó el Templo. Y los serafines
estaban alrededor del Él clamando: ¡¡Santo, Santo, Santo... es el Dios de los
Ejércitos!!, ¡La tierra está llena de su gloria.!
Isaías respondió: ¡Pobre de mi, porque soy un hombre de labios inmundos y que
vivo en medio de un pueblo de labios inmundos pero mis ojos han visto al Rey de
los Ejércitos!!. Cuando Isaías vio al Señor en toda su gloria y majestad él vio su
propia pequeñez, su propia pecaminosidad, su propia debilidad. Se sentía sucio e
inmundo.
Job también tuvo un experiencia similar. Mientras Dios le reveló más y más de su
poder y soberanía sobre todas las cosas, Job también se le aclaró su vista para ver
su pequeñez comparado con el Señor. Ver Job 42:2-6. Ya Job estaba consciente del
poder y la soberanía de Dios pero fue llevado a una experiencia, a un
entendimiento más profundo de estas cosas que a la vez produjo una convicción

4
más profunda de su propia necesidad y de su pecaminosidad. Si nosotros nos
acercamos de manera correcta y Dios se revela a nosotros, producirá en nosotros
más humildad y convicción; un sentido más profundo de nuestra dependencia de
Dios. Nuestra deuda con la misericordia del Altísimo.

Con Fe.
Heb. 11:6. Así que debemos de acercarnos en fe, no con un espíritu de critica, con
un espíritu que ponga la razón humana con la regla con la cual se mide la verdad,
no con una actitud que se acerque a la Biblia como un libro humano; lo cual
podemos elegir, si se merece ser creído o no, sino que en este estudio debemos
acercarnos con fe, tomando la Biblia como la completa Palabra de Dios y también
debemos venir a esta Palabra como aquellos que se someten a la Palabra y creen
todo lo que la Biblia enseña. Y también debemos creer que este Dios en un Dios de
misericordia y que quiere que nosotros le conozcamos, un Dios que se revela a
aquellos que se acercan a Él de todo corazón, a través de la fe en su Hijo, nuestro
Señor Jesucristo que murió por los pecadores.

Capítulo Uno: La existencia de Dios. (Salmo 14:1)


Este pasaje, Salmo 14:1, claramente declara que los hombres que niegan la
existencia de Dios son necios. También el pasaje declara que la negación de la
existencia de Dios es el resultado del pecado y de una vida corrompida. Hacen
obras abominables. También el pasaje revela que este corazón ateo es universal
entre los pecadores: “no hay quien haga el bien”. Los hombres por naturaleza son
ateos en la práctica. No que todos necesariamente de manera externa niegan que
Dios exista pero viven como si Dios no existiera; o el Dios que ellos permiten que
exista no es el Dios de las Santas Escrituras, sino que es un Dios vano fabricado por
su propia imaginación, como ellos quisieran que fuera pero no el Dios de la Biblia.

El puritano Steven Charnok, en su obra titulada “Los


Atributos y la existencia de Dios”, fundamenta su exposición sobre la existencia de
Dios basada enteramente en el citado versículo y deriva tres lecciones principales:

1.- Que es gran necedad el dudar de la existencia de Dios. Que el ateo es un gran
necio.

2.- El ateismo en práctica es natural a los hombres.

3.- El ateismo parcial es la raíz de todos los males que existen.

Así que, en resumen, es una necedad el tratar de vivir como si no hubiese Dios.

5
A. La Realidad de la Existencia de Dios.
Es necesario distinguir entre el Ser de Dios y la Existencia de Dios. La existencia de
Dios se concentra en el hecho de que Dios Es. El Ser de Dios se concentra en lo que
Dios Es.

Ahora nos vamos a enfocar en la certeza bíblica de que Dios Es, y luego
consideraremos quién y qué es Dios. Así que nuestra preocupación ahora mismo es
la realidad de la Existencia de Dios.

El pastor Greg Nichols lo pone con estas palabras:

“La realidad de la existencia de Dios es una realidad que es objetiva e


independiente de nosotros, o sea, fuera de nosotros, es decir que Dios
no necesita del hombre para existir. Su existencia no depende de que el
hombre este consciente de Él, crea en Él o le confiese. Sea que los
hombres crean o nieguen la existencia de Dios, no altera su realidad.
Nuestra existencia no apoya la existencia de Dios, sino todo lo
contrario que su existencia es el fundamento de nuestra existencia”.

1. La Realidad de la Existencia de Dios se asume o presupone en las


Escrituras.

Noten que la Biblia nunca da argumentos o razones para la existencia de Dios,


simplemente lo presupone o lo asume.
Consideremos las primeras Palabras de la Biblia: “En el principio creó Dios los
cielos y la tierra...”.
No empieza dando argumentos para probar la existencia de Dios y después de
haber probado la existencia de Dios empieza a decir lo que Él ha hecho, sino que la
Biblia empieza asumiendo que Él Es.
Ustedes saben que la Biblia no se pone por debajo de los agnósticos, que lo hacen
como una excusa para controlar sus propias vidas. Y como veremos luego en
Romanos 1, la Biblia llama a todos los agnósticos mentirosos y a los ateos necios.
Y toma la posición desde el inicio de que Dios existe. Es la postura que la Biblia
siempre mantiene y si vamos a ser bíblicos, debe ser la postura nuestra al
relacionarnos con los pecadores.

Hermann Body, en la pag. 40 de su obra “La Doctrina de Dios”, escribe:

“La Biblia no hace ningún intento de probar la existencia de Dios,


simplemente lo asume. Y presupone todo el tiempo que el hombre tiene
un idea imborrable de esto y que él tiene un cierto conocimiento del Ser
de Dios”.

6
La Biblia presupone y asume que Dios existe y que todos los hombres ya lo saben.

2. La realidad de la Existencia de Dios es afirmada de manera explícita en las


Escrituras:

1. Por Dios mismo.


En primer lugar es afirmada de manera explícita por Dios mismo. Hay muchos
pasajes que podemos citar para mostrarlo pero un buen ejemplo es Isaías 45:22.
Jehová, el Dios de la Biblia declara de manera explicita su existencia. Él es Dios y
ningún otro hay.

2. Por las Confesiones de Fe de Su Pueblo.


Pero no solamente Dios afirma su propia existencia en las Escrituras. En segundo
lugar su existencia es afirmada de manera explicita en las Escrituras por las
Confesiones de Fe de su Pueblo.

Voy a citar una vez más a Greg Nichols: “consideremos la confesión de fe que hay
en el Salmo 115”:

“No a nosotros OH Jehová, sino a tu Nombre da Gloria por tu


Misericordia, por tu verdad...”

También consideremos 1Co 8:4 y 1Jn. 5:20; Todas estas confesiones de fe tienen un
mismo hilo, contrastan al verdadero Dios con los ídolos. Los ídolos no existen en
realidad sino sólo en las imaginaciones de los hombres.

Sólo el Dios de la Biblia existe en realidad y por eso es que la fe del pueblo de Dios
no es politeísta, sino monoteísta y exclusiva.

La fe bíblica no confiesa que Dios es un Dios entre dioses. Tal noción no es fe, sino
idolatría malvada.

En relación a la existencia, la realidad de la existencia de Dios es asumida y


presupuesta en la Biblia. La Biblia nunca deja que la existencia de Dios sea algo
cuestionable. Ni presenta el asunto como algo que los incrédulos puedan debatir y
luego considerar y determinar ellos mismos sobre eso.

La Biblia nunca toma una posición neutra sobre este asunto. Nunca le dice al
hombre: “vamos a preguntarnos si Dios existe o no, y trae tu mente corrompida por
el pecado a la mesa. Vamos a tratar de ser neutros. Y vamos a considerar cierta
pruebas.”

7
¡No! la Biblia nunca se acerca a los hombres de esta manera. Simplemente asume y
declara que Dios existe.

Esta es la manera en que la Biblia se acerca realmente a los hombres. Y es la misma


manera que nosotros debemos acercarnos a los hombres. Por la naturaleza
pecaminosa del hombre es imposible que se acerque a este asunto de una manera
neutra.

Su corazón y su mente ya están prejuiciados en contra de Dios y la Biblia no cede a


eso. Simplemente declara, presupone y de manera dogmática asume la realidad de
la existencia del único Dios verdadero de la Biblia.

No se puede razonar de una manera correcta en relación con nada de la creación.


No podemos razonar y examinar la evidencia de una manera correcta si no
empezamos asumiendo la existencia de Dios.

Es lo que se le llama apologética presupositoria, que defiende la existencia de Dios.

Es la presuposición con la cual la Biblia inicia y la presuposición con la cual


nosotros también debemos iniciar.

En toda nuestra defensa de la fe no tratamos de persuadir a los hombres con


evidencias para que cambien de agnósticos a teístas, sino que iniciamos asumiendo
que Dios existe, y no solamente esto, sino que con la presuposición de que resistan
esta realidad en la profundidad de su corazón, ellos saben que es la verdad. Una de
las razones por la cual la Biblia presupone la existencia de Dios, es que según la
Biblia, Dios se ha revelado a todos los hombres. Que aunque los hombre tratan de
ignorar tal revelación, aunque la distorsionan para acomodarla a sus inclinaciones
pecaminosas, aun así la revelación de Dios permanece, Él no hace silencio. Su
evidencia es suficiente para dejar a todos los hombres sin excusas. Y sin excusas
para aquellos que buscan negar su existencia. Así que habiendo considerado la
realidad de la existencia de Dios, vamos a pasar al siguiente punto.

B. La Revelación de la Existencia de Dios.

Las Escrituras enseñan que Dios ha revelado su existencia de dos maneras


principales:
Revelación General y Revelación Especial.

1. La Revelación General de la Existencia de Dios.

Es aquella revelación que Dios ha dado a los hombres a través de la creación que Él
ha hecho. Y también ha impregnado en la conciencia y corazón de los hombres a
quien Dios mismo ha creado. Esto es Revelación General.

8
Salmo 19:1-6
Aquí notamos que todo en los cielos revela la Gloria de Dios y vemos como el sol en
particular revela la Gloria de Dios.
Dios se revela en el mundo que Él ha creado. “Los cielos hablan de la Gloria de
Dios”. Muestran y declaran de la Gloria de Dios. Noten que esta revelación no se
limita a algunos hombres o país o continente especial. Sino que esta revelación,
esta instrucción, es para todos los hombres. En el verso tres vemos que no hay
lenguaje ni palabras, ni es oída su voz.

Hechos 14:17
Mientras Pablo y Bernabé predicaban en Listra, hacen referencia a la Creación
departe de Dios.
Según ese pasaje, vemos que Dios no ha quedado sin testimonio aun entre aquellos
que no han tenido la Palabra de Dios. A través de la creación y la providencia Él
revela algunas cosas de si mismo. Y aquí no solamente Pablo habla de la existencia
de Dios, sino también de la bondad de Dios.
Su Gracia común y benevolencia general es revelada a todos los hombres a través
de la Creación.

Romanos 1:19/ Romanos 2:14-20.


Romanos 1:15-16. Tenemos la fuerte afirmación de que aquella revelación en
relación a Cristo es el poder de Dios para salvación tanto para el judío como para el
griego. Y en el verso 14 también habla de bárbaros. O sea, es el poder de Dios de
Salvación para todos los hombres: Los judíos que tenían la Rev. Especial y aquellos
que no tenían la Rev. Especial: los griegos y los bárbaros, o en otras palabras los
gentiles paganos.
Ahora: ¿Por qué Pablo está tan ansioso de predicar la Palabra a estos gentiles que
no tenían la Rev. Especial?. Leer el verso 18.

a. Dios ha dado algo de Luz a todos los hombres.


Al tratar de ver de manera resumida lo que Pablo enseña en este pasaje en primer
lugar consideremos que Dios ha dado algo de luz a todos los hombres. En el verso
18: Esta palabra “que detienen”, que suprimen, que aguantan, lo cual nos está
diciendo que los hombres están resistiendo la verdad, lo cual implica que hay algo
de verdad que todos los hombres conocen. Hay ciertas verdades que todos los
hombres conocen, aun los paganos. Pero en vez de seguir o responder de manera
positiva a tal conocimiento, lo resisten, y entonces, detienen con injusticia la
verdad.

Él no está diciendo que todos los hombres tienen conocimiento del Evangelio, lo
que estamos asumiendo es de gente que nunca ha escuchado el Evangelio. Aun así
tienen cierta verdad por medio de la Rev. General. Suficiente para hacerlos objetos
de la ira divina por haberla resistido. Suficiente para hallarlos sin excusas por sus
pecados.
Este es el énfasis que Pablo quiere dar: “de modo que no tienen excusa”.

9
¿Cual es ese conocimiento?. Después el Apóstol nos lo describe. Describe todo el
conocimiento que los hombres tienen a través de la Rev. General.

En primer lugar nos dice que hay cierta verdad que hay revelada a todos los
hombres de manera externa.

1) Algo de la Verdad se ha revelado a todos los hombres de manera


Externa. (Versículo 19-20)
Pablo nos está diciendo que de alguna manera, hasta cierto grado, Dios se hace
manifiesto a todos los hombres a través de la creación, del mundo natural que nos
rodea. En Hch. 14:15-17, Pablo y Bernabé hablan de la bondad de Dios y de su
bondad mostrada en su providencia. Así que hay ciertas verdades que son reveladas
de manera externa a través de la creación a todos los hombres, pero notemos en
Romanos 1 que esta revelación no es en vano sino que es efectiva. Es efectiva
porque da como resultado una percepción por parte del hombre de la existencia de
Dios. “Por las cosas invisibles de Él, su eterno poder y Deidad, se hacen claramente
visibles desde la creación del mundo”. Los atributos invisibles de Él son claramente
notados. Los hombres están conscientes de la existencia de Dios.
Verso 20: origen y fuente de tal conocimiento: Desde la creación del mundo aun los
hombres que no han tenido la Rev. Especial conocen de la existencia de Dios,
“siendo entendidas por medio de las cosas hechas”. Esta percepción se dio inicio
con la Creación.

El contenido o la substancia del conocimiento: “Su Eterno Poder y Deidad”.

Nos dice que el poder eterno de Dios y su Deidad son reveladas a través de la
Revelación General, así que su eternidad es revelada, o sea, el hecho de que Él es
eterno.

Eterno: tiene un significado dual. Lo cual puede significar que siempre existe; o
puede significar sin origen. Probablemente ambas cosas están incluidas aquí.

También Pablo habla de su eterno poder, es decir que la creación revela el poder
siempre existente y sin origen de Dios, que su poder no proviene de algo fuera de
Él. No tiene origen y no tiene principio fuera de El.

Y lo mismo es de su Deidad o su Divinidad. La palabra Deidad hace referencia a su


Divinidad. Su Siempre Existente y sin origen Deidad. Así que a través del mundo
natural, muchos de los atributos de Dios son revelados a todos los hombres. Su
poder, su Majestad, su Benevolencia General, su Sabiduría, Su Deidad Eterna.

Así que Dios ha revelado mucho a todos los hombres a través de su creación. De tal
manera que quedan sin excusa por sus pecados, como Pablo dice al final del verso
20.

10
A través de la revelación general el hombre tiene suficiente conocimiento para
quedar sin excusa, y hacerle un justo recipiente de la ira de Dios que se revela
desde el cielo contra toda impiedad e injusticia.

Esto es visto aun mas claramente en lo que Pablo continua argumentando. No


solamente ha sido de manera externa, sino que....

2) Algo de la Verdad se ha revelado a todos los hombres de manera


Interna por Revelación General.

a) Todos los Hombres Tienen una Conciencia.


Todos los hombres tienen dentro de ellos esa facultad que les permiten hacer
juicios morales, que los excusa o los acusa de sus acciones. Dios ha creado esto
dentro de ellos. El sentido de que está tanto lo bueno como lo malo. Y esto es
verdad aun en aquellos que no han oído el Evangelio y no tienen la Rev. Especial.

Pablo lo explica muy bien en los versos 14 y 15 del capitulo numero 2 de Romanos.

“Porque aunque no tienen la Ley, las Escrituras, la Ley esta escrita en sus
corazones”. Observemos que dice: no solamente la Ley, sino la obra de la Ley, es
obra que la Ley hace.

Y esto da testimonio en su conciencia. Y los acusa o los defiende sobre las cosas que
hacen.

Es verdad que la Palabra enseña que la conciencia puede ser endurecida, que se
martillee tanto que se pueda hacer una conciencia malvada. Pero por el momento
yo simplemente quiero que veamos que todos los hombres tienen una conciencia y
que cada uno lo tiene dentro de si mismo por toda su vida. Dios no se ha quedado
sin un solo testigo en el interior de cada pecho de cada uno de los hombres.

b) Todos los Hombres tienen un Sentido de Responsabilidad por sus


Hechos delante de Dios y una Conciencia de un castigo merecido.
Después de haber descrito detalladamente los pecados de los gentiles que no tienen
el Evangelio, fíjense en lo que Pablo dice en el verso numero 32.

Veamos algunas de las verdades declaradas en ese versículo. Primero nos dice que
todos los hombres aun aquellos que no han sido expuestos a la revelación especial,
tienen dentro de ellos la conciencia que, departe de Dios, les dice cual es la realidad
del pecado.

Además el verso nos dice que todos los hombres tienen una conciencia que les dice
que Dios odia el pecado, o sea, que son dignos de muerte y que lo hacen
voluntariamente y persistentemente. Aunque su conciencia les dice lo contrario.

11
En otras palabras conociendo lo que conocen en sus conciencias, aun hacen estas
cosas. Pero no sólo eso, sino que ellos se gozan en ver a otros haciéndolo.

En definitiva, solamente a través de la revelación general Dios ha mostrado su


existencia a todos los hombres y les ha dicho muchas cosas a ellos sobre su propia
persona.

Lo vimos primero externamente en la creación y lo vimos internamente para que


en cada una de las personas haya esa conciencia de que ellos conocen que Dios
existe y que conscientemente ellos la violan. Un sentido de responsabilidad por sus
hechos delante de Dios y una conciencia de un castigo merecido.

Dios ha revelado mucho a través de la Rev. General. Suficiente para que cada
hombre esté sin excusa por sus pecados. Y eso es todo el punto que Pablo quiere
hacer en los dos primeros capítulos de Romanos.

Así que a través de la Rev. General todos los hombres están sin excusa delante de
Dios por sus pecados y les hace objeto de la ira divina traída desde el cielo.

La Rev. General condena al hombre pero no lo puede salvar. No le enseña que


pueden ser salvos a través del Señor Jesucristo. No puede salvar. Solamente le
demuestra al hombre su condición y le condena., por eso es que Pablo tiene tanto
deseo de predicar el evangelio a estas personas.

Y entonces, ¿que ocurre con esas personas?.

¿No salvará Dios a aquellos hombres que hagan bien conforme a sus conciencias?.

Y los hombres, ¿viven según la Revelación General que se les ha manifestado?. Esto
nos lleva a una segunda verdad que Pablo subraya en este pasaje:

c) Todos los Hombres Suprimen, Resisten y Pervierten la Luz que


Tienen.

Volvamos a Rom. 1:18. “Porque la ira de Dios se revela desde el cielo....”.


¿Por qué la ira de Dios se revela? ¿Que es lo que el hombre ha hecho?.
“Porque detienen con injusticia la verdad”. La aguantan, no dejan que pase de ahí.
Los hombres no viven según la luz entregada a través de la Rev. General. Son
resistentes a la luz que se les ha revelado y se dice que ellos detienen la verdad en
injusticia. La preposición “en” es como si fuera a través de la injusticia, como si la
injusticia fuera el medio. Así que Pablo nos está diciendo que por el hecho de que
los hombres son injustos, ellos entonces son resistentes a la luz que Dios les ha
revelado.

12
Pero al menos con la Rev. General ellos tienen conciencia de lo que Dios les está
diciendo.

Una conciencia que les dice lo que es bueno y malo y sobre el futuro juicio y las
cosas que van a venir. Ven el poder, la justicia y la sabiduría de Dios. Su
benevolencia que ha sido manifestada en la creación, pero aun así, resisten, tratan
de suprimirla y han pervertido la verdad.

Tratan de cambiarla según sus deseos. Recuerden el verso 32. “practican estas
cosas aun en contra de sus propias conciencias”.

La Biblia es clara, ningún hombre ha podido vivir según esa revelación.

En los primeros 3 capítulos de Romanos, Pablo trata de demostrar que todos los
hombres son injustos delante de Dios, aun aquellos que no han oído el Evangelio.

La Biblia es clara en decir que ningún hombre, ni siquiera desea o tiene la habilidad
de poder vivir una vida moral según la enseñanza de la Palabra, porque en su
corazón es un rebelde contra las cosas de Dios.

Veamos Romanos 8:7.

Nos dice que toda la raza humana está atada a este camino de hacer lo que es malo.
No estamos diciendo de que el hombre no es religioso. Si sigues leyendo en el
capitulo 1 de Romanos te darás cuenta de que sí dice que los hombres son
religiosos. Ellos crean dioses de sus propias imaginaciones. Un dios, que es como
ellos quieren que sea, pero cuando vienen al Dios que Es, nos dice que la mente
natural está en enemistad contra Dios. Es por eso que la ira de Dios esta sobre
todos los hombres. Tengan el Evangelio o no.

Y todos los hombres están sin excusa.


En Rom. 1, Pablo continúa demostrando como los hombres siguen pervirtiendo la
Rev. General que tienen. Y responde a tres preguntas:

1.- ¿Como es que ellos detienen la verdad en injusticia?. Versículos: 21; 23; 25; 28;
32.

2.- ¿Por que es que detienen la verdad con injusticia?. Versículos: 21b; 22.

3.- ¿Cuales son los resultados de estas cosas?. Versículos: 22b; 24; 26; 28; 29-31.

Dios no solo se ha revelado al hombre a través de la Rev. General, sino que Él


también se ha revelado a algunos hombres a través de lo que se llama la Revelación
Especial.

13
2. La Revelación Especial de la Existencia de Dios.
La Rev. Especial es esa revelación que Dios ha hecho a través de obras y palabras
en la declaración de sus propósitos de redención que ahora están escritas en la
Biblia. Esa es la Revelación Especial. Y es solamente a través de la Rev. Especial
que está en las Sagradas Escrituras que el hombre puede venir a conocer a Dios
como un Dios de gracia y conocer el camino de la salvación. Y ese es el contexto de
que el Esp. Santo trabaja a través y con esa Rev. Especial, de que los elegidos de
Dios son regenerados, y que efectivamente son llamados a responder a ese llamado
en arrepentimiento y fe, y ser salvos.

Ahora esta Rev. Especial, que aunque fue escrita por una sola vez en la Biblia, ha
venido al hombre a través del tiempo de la historia de la redención de muchas
maneras, por ejemplo, Él se ha revelado en TEOFANÍA.

TEOFANÍA: Son Manifestaciones visibles y manifestaciones que se pueden oír en


relación a su presencia. Es una revelación de Dios que se puede oír o que se puede
ver. Lo podemos ver en la historia de la redención tal como lo cuenta la Palabra de
Dios. Por ejemplo en el Monte Sinaí Dios habló con una voz que se podía oír y
muchas veces, de manera visible, Él se apareció en el Viejo Testamento. También
Dios se revela especialmente en milagros extraordinarios que Él hizo. También es
manifestado en las declaraciones de las profecías. Y en las predicciones y las veces
que se ha cumplido su voluntad. Y fue revelado de manera suprema cuando Cristo
vino. Que es el Supremo Verbo: la Revelación de Dios. Cuando el Hijo vino a la
tierra y se hizo carne... sus milagros.... sus enseñanzas..... su vida sin pecado.... su
muerte que es de redención.... su resurrección... su ascensión y su exaltación... Y
después, su revelación fue continuada y completada en las Escrituras de sus
Apóstoles y Asociados, a quienes Dios les dio la autoridad de poder completar esa
voluntad revelada.

En todas estas maneras Dios se ha revelado a través de la historia de la redención y


esa Revelación Especial, nosotros la tenemos escrita ahora en las Santas Escrituras.

Como Pablo escribe en Ef. 2:20 nos dice que la Iglesia, el Cuerpo de Jesucristo está
construida y verificada sobre el fundamento de los Apóstoles y profetas siendo la
principal piedra del Angulo Jesucristo mismo. Así que con Cristo y sus Apóstoles y
Asociados la revelación de la redención ha sido completada con el Nuevo
Testamento. Ya esa revelación está completa definitivamente. Y ahora lo tenemos
de manera escrita.

Tenemos la Revelación Especial de Dios en la Biblia.

Así que podemos decir que en estas dos maneras es que Dios revela su existencia a
los hombres.

14
Capítulo Dos: Los Atributos de Dios.
Ahora nos encontramos con la pregunta: ¿y como es Dios?. ¿Cual es su naturaleza y
sus Atributos que nos muestra su palabra en la Rev. Especial?.

La Unidad de Dios.
Voy a usar la Confesión de Fe de 1689, como Referencia, en su Cap. II, párrafo 1:
“De Dios y la Santa Trinidad”.

Primero habla sobre la Unidad de Dios. Este atributo de la Unidad de Dios puede
ser definido de la siguiente manera: Hay un solo Dios.

Veamos los versículos: Dt.6:4 y 1Co 8:4.

La Independencia de Dios.
Dice la Confesión, como hemos visto, “cuya subsistencia está en Él mismo”, en
otras palabras Él existe en si mismo. La independencia de Dios puede definirse: “la
fuente o el fundamento de la existencia de Dios esta en Él mismo” y diferentemente
a los hombres, Él no depende en ninguna manera de algo fuera de Él. Este es el
énfasis de las palabras de Dios cuando las zarza ardía: “Yo Soy el que Soy”. Is.
48:12: A Jacob le dijo: “Óyeme Jacob... a quien llamé Yo mismo, Yo primero, Yo
también el postrero”. “Yo soy el origen y el fin e todas las cosas.” En Hch. 17:25,
también lo podemos observar.

Así que vemos que Él no depende de nada ni de nadie. Sino que todas las cosas
dependen de Él para su continuación y su existencia.

La Infinidad de Dios:
La Confesión dice: “Infinito en ser y perfección”. La infinidad de Dios puede
definirse: “Que Dios no esta sujeto a limitación alguna”.

A. En relación a su Ser: Perfección.


Es absolutamente perfecto. Ver Job 11:7-9.

B. En Relación con el Tiempo: Eternidad.


Tampoco está limitado en referencia al tiempo. Él es Eterno. No tiene ni
principio ni fin. Salmo 90:2.

C. En Relación con el Espacio: Omnipresencia.

15
El está en todos los lugares, todo el tiempo. Este es el atributo de su
Omnipresencia. Jer. 23:23-24.

Así que esta es la infinidad de Dios. No está sujeto a limitaciones en Su Ser, no esta
sujeto al tiempo y tampoco esta sujeto al espacio.

La Incomprensibilidad de Dios.
También en la Confesión vemos: “Su Esencia no puede ser comprendida por nadie,
sino sólo por Él mismo”. Ningún ser, excepto Él mismo puede comprender o
entender completamente a Dios. Esto no quiere decir que los hombres no pueden
conocer a Dios, sino que no podemos conocerlo completamente. Todos los hombres
lo conocen en un sentido como vimos en Romanos 1; y nosotros su pueblo, tenemos
un conocimiento salvifico sobre Dios. Lo conocemos verdaderamente. Pero no le
podemos conocer completamente. Lo podemos conocer en Verdad, pero no
completamente como Él es. Salmo 145:3.

La Espiritualidad de Dios.
Leemos en la Confesión que es Dios es “Espíritu purísimo, invisible, sin cuerpo, ni
miembros ni pasiones. El único que tiene inmortalidad y que habita en luz
inaccesible”.

La Espiritualidad de Dios puede ser definida de esta manera: que Dios no tiene un
cuerpo físico y no es visible al ojo humano. Juan 4:24. 1Tim. 6:16.

Hablando sobre la espiritualidad de Dios la Confesión también dice que Dios es sin
cuerpo, sin miembros o pasiones. ¿Qué significa sin pasiones?. Si los escritores
quieren decir que Dios no siente, que no tiene afectos ni emociones, no sería
bíblico. La Biblia describe a Dios como un ser emotivo. Que siente amor y placer en
ciertas cosas. Un Dios que siento odio hacia ciertas cosas. Habla del gozo de
Jehová. El dolor de Jehová. El Placer de Dios. La ira de Dios. Así que la Biblia
claramente describe a Dios como un Dios emotivo.

Ahora, hay que reconocer que hay misterios cuando se habla de emociones en un
ser espiritual y perfecto e inmutable. Así que no está sujeto a los cambios de humor
y de emoción a los cuales nosotros como hombres lo estamos. Tampoco sujeto a las
expresiones de emociones a que nosotros estamos sujetos. Aun así la Biblia
describe a Dios como un Dios que siente. Algunos han tratado de negarlo. Algunos
argumentan que cuando la Biblia le atribuye emociones a Dios es de forma
metafórica, de que cuando la Biblia habla de que Dios tiene miembros corporales,
está hablando en términos metafóricos. Leemos “el ojo de Dios”, “la mano de
Dios”, o el “rostro de Dios”... este es lenguaje figurado. Dios no tiene una mano
física, un rostro físico o un ojo físico, excepto por aquello que vemos en la
naturaleza humana. La esencia de Dios es espíritu y no tiene cuerpo de hombre.

16
Cuando la Palabra de Dios hace referencia a su brazo o mano, se refiere a su poder.
Su ojo hace referencia a su omnisciencia (su conocimiento o su cuidado sobre
algo). Su rostro, su semblanza sobre alguien, por lo general representa su favor
sobre esa persona, no que Dios literalmente tenga rasgos físicos.

Y algunos tratan de argumentar que cuando la Biblia habla de las emociones de


Dios, hace los mismo, que está hablando figuradamente, pero que Dios en realidad
no tiene tales emociones. También esto es específicamente verdad o particular a los
teólogos medievales, los cuales también se les llamaba los hombres de escuela, y
aun algunos teólogos actuales que respetamos mucho están confundidos en este
tema.

Las emociones no son asunto físico, se aplican al espíritu. A la parte inmaterial del
hombre. Así que la realidad de que Dios sea espíritu no descalifica las emociones en
Su Ser. Además la Biblia esta llena de referencias en relación a la emotividad de
Dios. Y no hay ningún tipo de sugerencia para tomarlo metafóricamente. Y varios
de los mejores teólogos reformados están de acuerdo con esto, y repudian la idea de
que Dios es sin sentimientos.

Citemos algunos:

Charles Hodge (Teología Sistemática): “Como toda sustancia tiene un poder de


algún tipo, el poder que le pertenece al espíritu, a la sustancia misma, es el
pensamiento, el sentimiento y la voluntad. Nada hace mas certera nuestra
existencia que el hecho que pensamos, sentimos y tenemos una voluntad. Y nos
conocemos solo como aquellos quienes piensan, sienten y tienen voluntad. Y
estamos por ello seguros de que son los atributos esenciales de un espíritu y deben
pertenecer a todos los espíritu. Así como todo eso está incluido en nuestra
conciencia y en nuestro propio espíritu, también debe ser verdad de Dios mismo, o
¿será Dios de un grado inferior a los hombres?.

Y citando de nuevo a Hodge: “Los hombres de escuela en referencia a algunos de


los teólogos medievales, (también se refiere a ellos como los teólogos filósofos),
ellos no dicen que no hay sentimientos en Dios. Esto implica que entonces Él es
susceptible a impresiones fuera de Él lo cual es incompatible con la misma
naturaleza de Dios. Aquí entonces tenemos que elegir entre una especulación
meramente filosófica y las enseñanzas claras de la Biblia y de nuestra propia
naturaleza religiosa y moral. el amor por necesidad, incluye sentimiento. Así que
Dios no tiene sentimiento como puede tener amor.

B.B. Warfield, dice: “El pasaje nos dice que Dios ama y antes de tomar un paso
adicional esto es una declaración maravillosa. Dicen los metafísicos y creo que esta
haciendo referencia a los mismo teólogos medievales, que ellos todavía no han
considerado a peso este pensamiento: que Dios ama. Y protestan la inhabilidad de
poder concebir al verdadero Dios en amor. No debemos detenernos a considerar

17
esta discusión abstracta. Suficiente para nosotros que un Dios sin una vida
emocional, sería un Dios sin todo lo que se presta a la dignidad del Espíritu, cuyo
ser es movimiento. Es como decir que no hay Dios”. (Del articulo: “Salvador del
Mundo”, en un libro llamado “Estudios Bíblicos y Teológicos”).

En definitiva no debemos entender esta declaración hallada en la confesión de que


Dios es sin pasiones como si Dios no sintiera, que no tiene afectos o emociones. Y
debo decir como pastor de un iglesia que se adhiere a esta Confesión de Fe que si
eso es lo que los autores querían decir, entonces no es bíblico. Pero hay razón para
creer que eso no es lo que ellos querían decir de la palabra “pasión”. Lo que
significa es que Dios como Espíritu no esta sujeto a las fluctuaciones emocionales
comunes en los hombres, o a los efectos físicos provocados por la fluctuaciones
emocionales como los hombres experimentan; esto seria verdad. Es verdad porque
las emociono de Dios son las emociones de un ser enteramente perfecto que no
puede cambiar, inmutable.

Son disposiciones fijas de su propio ser no variables, hacia objetos específicos. Dios
está siempre airado, todo el tiempo, hacia el pecado. Y lo mismo esta siempre
amando todo el tiempo a su Pueblo. Así que el que el tenga emociones no implica
que el cambie de emociones. Porque sus emociones son un aspecto fijo y constante
de su ser hacia ciertos objetos. Y hay misterios en esta declaración pero debemos
adherirnos a lo que las Escrituras no enseña.

La Inmutabilidad de Dios.
La Confesión de FE dice que es inmutable. La inmutabilidad de Dios puede
definirse: “Él es para siempre el mismo en sus perfecciones divinas. Y también en
sus propósitos y promesas. El ser inmutable significa incambiable. Stgo. 1:17.
Así que en otras palabras Él es siempre el mismo, nunca cambia. Mal. 3:6.

La Omnipotencia de Dios.
La Confesión de Fe dice: Inmenso, Eterno, incomprensible, Todopoderoso. El es
Todopoderoso, omnipotente” Y la omnipotencia de Dios puede describirse: “Dios
puede con el mero ejercicio de su voluntad hacer que suceda cualquier cosa que El
desee que suceda”. Jer. 32:27. Mat. 19:26.

La Santidad de Dios.
En todos los sentidos: santísimo, sapientísimo. La santidad de Dios se puede
definir en dos maneras:

18
A. Él es distinto y exaltado por encima de todas sus criaturas en
majestad infinita.
Por ejemplo: mi esposa tiene unas vajillas que solo se utilizan en ocasiones especiales.
Esa vajilla es distinta a y exaltada por encima de todas las demás vajillas que usamos,
en cierto sentido podríamos llamarla nuestra santa vajilla.
La Escritura lo describe así: distinto y exaltado sobre todas las criaturas.

B. Él es Moralmente Perfecto.
Libre de toda impureza moral y pecado. Podemos citar algunos pasajes. Ex. 15:11;
Mat. 5:48; 1Ped. 1:15-16 ; 1Jn. 1 :5 .

IX. La Sabiduría de Dios.


La Confesión dice: Santísimo, sapientísimo. La sabiduría de Dios puede definirse:
“Es la virtud de Dios que se muestra en la selección de fines dignos, y en la elección
de los mejores medios para lograr esos fines”. Para ponerlo en palabras sencillas: lo
que Dios se propone hacer y lo que El hace, siempre es lo mejor. Y la manera en
que la hace es la mejor manera. Salmo 104:24. Aquí el salmista habla de la
Sabiduría de Dios manifiesta en la creación. Efesios 3:10, manifestada en la
redención de nuestro Señor Jesucristo.

La Soberanía de Dios.
La Confesión de Fe dice: Libérrimo, Absoluto, que hace todas las cosas según el
consejo de su inmutable y justísima voluntad para su propia Gloria. Podemos
definir la Soberanía de Dios: Dios es el gobernador absoluto y supremo del
universo. Y como tal ha decretado y se ha propuesto todo lo que ha de suceder. Y
como Dios omnipotente, hace que se cumpla todo lo que ha decretado todo lo que
se ha propuesto. Podemos ver tres pasajes: Is. 45:9-10; Dan. 4:35 y Ef. 1:11.

El Amor de Dios.
Dice la confesión: Amantísimo, Benigno, Misericordioso, Longánimo. Ahora, el
significado del amor de Dios se revela mas claramente por demostración que por
definición en las Santas Escritas. SE ve claramente en la combinación de esos tres
atributos:

A. Gracia.
La Gracia es el Amor de Dios mostrada a pecadores inmerecedores. Haciendo
provisión y concediéndoles perdón de sus pecados. Y el poder para apartarse
de tal.

B. Misericordia.
La Misericordia o compasión es la demostración del amor de Dios al aliviar las
miserias que vienen como consecuencia del pecado.

19
C. Longanimidad. (Paciencia))
Es el amor de Dios demostrado por su paciencia para con el pecado por un
tiempo, el cual no escucha ni presta atención a sus advertencias: Leer Jn. 3:16.
Neh. 9:17; En el A.T. se menciona repetidas veces esa frase de Nehemias, o
algo similar. Se dijo por primera vez a Moisés cuando el estaba detrás de la
roca y la gloria de Dios se paseo por delante de el. Leer: Ex. 34:6-7.

El amor de Dios mostrado por su Gracia, Misericordia y longanimidad hacia


los pecadores, es mas poderosamente revelado en la doctrina de a redención.
La gracia de Dios es algo que no se puede ver a través de la Revelación
General. Que Dios condena el pecado y su ira está sobre el pecador es algo que
se puede conocer por la Rev. General pero es la Rev. Especial específicamente,
la Doctrina de la Redención la cual revela la Gracia de Dios... aquí hay un
camino de salvación.

La Bondad de Dios.
La Confesión dice: “Abundante en bondad”. Y la bondad de Dios puede definirse
así: Dios tiene la disposición de tratar generosamente con sus criaturas. Y en apoyo
a esto podemos ver los mismos versículos que citamos para el atributo anterior. Y
hay muchas referencias también sobre la bondad general y común de Dios, aun a
hombre malvados y pecadores. Recuerden Mat. 5, el Sermón del Monte, versos 44-
45. Esta es la bondad común de Dios que es manifestada aun para los hombres
malvados.

Pablo también hace referencia a esto en Hechos cuando habló sobre la Revelación
General de Dios y sobre su bondad y benevolencia. El le da a hombres rebeldes y
pecadores cosas buenas para que las disfruten pero al mismo tiempo mucho dolor
causado por la ira de Dios revelada contra los pecadores. Pero la ira de Dios en
cierta manera es como amortiguada por su bondad. El infierno será donde se
quitará esa Bondad de Dios. Y para aquellos que se mantengan sin arrepentirse no
habrá mas experiencia de la bondad de Dios sino que habrá una ira sin mezclarse
con la bondad de Dios.

La Veracidad de Dios.
Abundante en bondad y Verdad. La veracidad de Dios puede definirse así: Lo que
Dios declara es preciso. Lo que El promete y amenaza se cumplirá exactamente. O
en términos negativos: Dios nunca miente. Num. 23:19; Tito 1:2.

20
La Justicia de Dios.
La Confesión dice: Perdonando la iniquidad, la transgresión y el pecado, lo cual ya
hemos considerado. Pero noten: galardonador de los que le buscan con diligencia,
justísimo y terrible en sus juicios.
La justicia de Dios puede definirse: El atributo a través del cual Dios mantiene su
gobierno moral en el mundo, e impone una ley justa sobre el hombre,
recompensando la obediencia y castigando la desobediencia, así que la justicia
tiene dos partes:

A. Justicia Remunerativa.
Dar las recompensas.

B. Justicia Retributiva.
Dando castigo.

La Ira de Dios.
Dice la Confesión: que odia todo pecado y que de ninguna manera dará por
inocente al culpable. La ira de Dios es la disposición firme de Dios con indignación
de ir hacia el pecado y hacia los pecadores no arrepentidos. Y es importante agregar
esto. A veces uno escucha que Dios esta airado contra el pecado pero no contra el
pecador, pero el Salmo 2:11 dice que Dios esta airado contra el impío y Dios no va a
castigar al pecado como algo abstracto en el infierno sino que será el pecador el
castigado por toda la eternidad. La ira de Dios descansa sobre el pecador mismo.
Nahum 1:2ss.

Muchos pasajes también en el N.T. se refieren a la ira de Dios especialmente el


libro de los Romanos. En cierto sentido la ira de Dios es la primera palabra del
Evangelio. Cuando Pablo inicia la epístola a los Romanos empieza hablando de la
ira de Dios y como esta indignado con el pecado de los hombres, dedica dos
capítulos y medio para probar como la ira de Dios esta contra el impío y sus
pecados. Y es después de haberlos convencido de su pecado y de que están bajo la
ira de Dios, es luego de haber presentado eso, que el introduce el evangelio en el
capitulo 3. Y es ahí donde habla de los términos de la propiciación de Cristo que fue
hecho eso, es decir, aquello que quita ira. Cristo sufrió la ira de Dios en lugar del
pecador. Así que un entendimiento adecuado de la ira de Dios es esencial para una
predicación adecuada del Evangelio. Pero no solamente en Romanos, sino la
doctrina completa sobre el infierno nos revela la ira de Dios.

Quiero mencionar cuatro aplicaciones para terminar: la primera es que estas


consideraciones sobre los atributos y majestad de Dios deben humillarnos,
también, en segundo lugar, deben producir reverencia en nuestros corazones; en
tercer lugar, deben hacernos pensar cuan maravilloso es para aquellos que pueden
llamar a este Gran Dios “Su Padre”. Y en cuarto lugar debe causar gran impresión
para aquellos que están fuera del favor de este gran Dios.

21
Cierro con una pregunta ¿Dónde vemos la final revelación de lo que Dios es?. “El
que me ha visto, conoce al Padre”. Jesús es la Palabra de Dios, la Revelación Final
principal de lo que Dios es. Una manera que nosotros mismos podemos palpar.
Algunas de estas cosas que hemos considerado son en cierto sentido, abstractas,
pero Dios nos ha concedido la mayor revelación de lo que El es encarnándose en la
persona de su Hijo Jesús y revelándose de una manera que nosotros podemos
palpar y entender.

Capítulo Tres: La Trinidad de Dios.


En la Doctrina de Dios, ya hemos considerado la existencia de Dios, los Atributos
de Dios, ahora vamos a considerar la Trinidad de Dios y la Doctrina Bíblica de la
Trinidad.

En la Iglesia de nosotros usamos un Catecismo para Niños y lo pone de una manera


sencilla pero a la vez certera. Catecismo es una manera que tu enseñas en forma de
preguntas y respuestas

La primera pregunta es: ¿Hay más de un solo Dios?. La respuesta: No, solo hay un
solo Dios.

La segunda: ¿En cuantas personas existe este Dios?. Respuesta: En tres personas.

Tercera. ¿Quiénes son?: Respuesta: El Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.

Aquí tenemos en un resumen la Doctrina Bíblica de la Trinidad. Un solo Dios,


existente en tres personas y cada una con propiedades personales únicas.

La Biblia nos enseña que en un sentido Dios es Uno y en otro sentido es Tres. El es
una esencia y tres personas. Esta Doctrina es un Misterio. Y debe permanecer para
siempre un Misterio.

¿Se acuerdan de la verdad del atributo de Dios de que El es incomprensible?


Aunque le conozcamos en verdad no necesariamente le conoceremos
absolutamente. El esta mucho mas allá de la razón.

Oigan esta ilustración: Un pequeño niño estaba en la orilla de la playa y tenia una
tacita en la mano y el estaba cogiendo un poquito de agua y la sacaba del océano. Y
alguien le pregunto: ¿qué estas haciendo? Y el dijo, bueno yo estoy tratando de
vaciar el océano con esta tacita.
Esto es imposible, ¿verdad?... pues Dios es como un Océano infinito y nuestros
cerebros son como la tacita. El no es irracional. El esta mucho mas allá de la razón.
Podemos entender verdaderamente pero no completamente. Podemos entender lo
que Dios nos ha revelado en su palabra y cuando tratamos de razonar mucho mas

22
allá de lo que El nos ha enseñando en su palabra, encontramos una pared o nos
encerramos en un laberinto del cual nunca podremos salir.

Con la tentación de usar la razón para entender a Dios, como en el caso de la


Doctrina de la Trinidad, siempre lleva a herejías.

En la historia de la Iglesia hay tres herejías principales sobre esta doctrina. En


realidad hay más expresiones de cada una de estas pero se pueden resumir en tres:

Las Herejías Principales de la Historia:

1. Monarquismo (sabelianismo o modalismo)


Enseña que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, son tres partes de un entero.
Por ejemplo: Un tercio es el Padre, un tercio el Hijo y un Tercio el Espíritu
Santo. O como si dijésemos Dios es una persona y su esencia es un ser.
Simplemente que también se manifiesta en tres maneras diferentes. Esta
manera de pensar deja de ver las diferentes personas en la Trinidad. ¿Han
oído alguna vez como algunas personas tratan de expresar que la Trinidad es
como liquido, sólido y gas?. Esta es una ilustración monarquistica, porque
tiene una esencia que a veces son cosas totalmente diferentes, pero eso no es
lo que enseña la Palabra de Dios.

2. Triteísmo
Esto va al otro extremo. Esta dice que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo
son seres independientes aunque tienen la misma naturaleza. Es decir que
son tres dioses. Y este punto niega la unidad de la Deidad. El Monarquismo
tiene el error de que no distingue entre las personas de la Trinidad. Un Dios
que a veces es Padre, un Dios que a veces es Hijo y otras veces es el Espíritu
Santo. El otro lado es que niega la Unidad de Dios, entonces tienen tres
dioses.

3. Arrianismo
Esto es lo que comúnmente conocemos como Testigos de Jehová. Esto
enseña de que el Espíritu Santo y el Señor Jesús no son completamente Dios.
Tienes a Dios que es eternal, y tienes al Hijo y al Espíritu Santo que son
creados.
Estas son las primera criaturas de la creación de Dios, pero son diferentes.

Estas opciones harían posible de que la tensión se quitara y resolvería el problema


del Misterio, pero el asunto es que no son bíblicos. Cuando podamos hacer una
Doctrina de la Trinidad que sea totalmente lógica, entonces comprendamos de que
ya no es Bíblico.

Estas tres cosas en la historia de la Iglesia han sido atentados de tratar de amarrar
esos hilitos que están sueltos, pero todos caen en una posición antibíblica.

23
La Biblia enseña que solo hay un Dios que existe en tres personas, que las tres
personas son absoluta y completamente Dios y que cada una de ellas tienen
propiedades únicas y distintivas. Si ustedes pensaban de que yo iba a poder
lógicamente amarrar cada hilito suelto que hay sobre esa doctrina en sus mentes
están equivocados pues hay un Misterio inexplicable, así como el misterio de las
dos naturalezas de Cristo.... es decir que Cristo es completamente 100% hombre y
completamente 100% Dios, pero una sola persona. Es un Misterio pero eso es lo
que la Biblia enseña así que tenemos que tener mucho cuidado en este tema y
seguir lo que dice la Biblia.

I. La Existencia de la Trinidad
La Confesión de Fe, capitulo II, párrafo 3, dice: “En este Ser divino e infinito hay
tres subsistencias: El Padre, El Verbo o Hijo y el Espíritu Santo. Las tres personas
divinas tienen una sola Deidad. Vamos a definir la Deidad: La Cabeza se refiere a la
naturaleza Divina o la esencia, la Deidad, Define que la naturaleza infinita o
inmutable, sustancia o esencia que es Dios y que es igualmente común en los tres:
Padre, Hijo y Espíritu Santo. Así que la Deidad se refiere a esas cosas que son
comunes a las tres personas. La Deidad es un termino Bíblico: Romanos 1:20, Col.
2:9.
Cuando hablamos de la esencia divina es aquella esencia que es Dios. La esencia
divina que es común en los tres.

Otra Palabra: Personas.


La primera palabra era Esencia. Ahora se usa Personas o la palabra subsistencia.
Hay una naturaleza, una esencia, y tres personas. Es una manera incomprensible y
misteriosa, y existe un solo Dios como tres distintas y absolutamente completas
Personas. Mantenga la diferencia entre Personas y Esencia, o Deidad y Personas.

1. La Evidencia Parcial e Implícita de la Trinidad en el Antiguo


Testamento.
La Trinidad de Dios no está completamente dada a conocer en el A.T. Pero no es
para decir que el Dios revelado en el A.T. no es un Dios que no sea Trino. El Dios
del A.T. es completamente Dios y completamente el Dios Trino, pero no
completamente revelado. Así que muchas cosas dichas de Dios en el A.T. solo
pueden ser comprendidas a su perfección al ver el N.T., incluyendo la Trinidad. En
otras palabras, aunque en el A.T. la doctrina de la Trinidad no esté completamente
visible para nosotros, la revelación en el A.T. sobre Dios es consistente con la
revelación mas completa que tenemos en el N.T.
Pero sí podemos encontrar muchas alusiones a la Trinidad en el A.T. y revelaciones
parciales de tiempo en tiempo.

24
1. Aquellos Pasajes en los cuales Dios habla de Sí Mismo en
Plural.
(Gen. 1:26; 11:7)

2. Aquello Pasajes en los cuales Dios le Habla a Dios. (Sal. 45:6-7;


110:1)
Aquí Dios esta hablando a Dios. En el N.T. después se usa este texto para
referirse al Señor Jesús. Con la luz del N.T. entonces sabemos que es a eso a
que se refiere, pero aun así, es una revelación del A.T. Es un Misterio. Dios le
habla a Dios. Es una alusión a la Trinidad.

3. Aquellos Pasajes en los cuales Dios le Habla a su Hijo. (Sal. 2:7-8;


11-12)
Salmo 2:7-8; y versículos 11 y 12. ¿Se dan cuenta en los versos 7 y 8 como se
nos permite entrar dentro del consejo de la Deidad y tenemos a Dios el
Padre hablando a Dios el Hijo y haciéndole promesas de las cosas que Jesús
iba a hacer?. Este no es el único ejemplo, es solo uno de ellos.

4. Los Pasajes del Ángel del Señor. (Gen. 16:2-3; 22:11,16; Gen.
31:11,13; Gen. 48:15-16; Ex. 3:2,4,5; Ex. 23:20-25; Josué 5:13-
15; Jueces 13:20-22)
Estos son Teofanías. Apariencias personales de Dios en forma humana. En
estos pasajes aparece el Ángel del Señor o Mensajero del Señor. También
hace referencia a ser Dios mismo. (Gen. 31:11-13) En el verso 11: El Ángel de
Jehová, o el Mensajero de Dios. En el 13, dice “Yo Soy el Dios de Bet-El”.
Ver también Jueces 13:21-22.
Al creyente del A.T. se le enseñaba de que existía un solo Dios y que el Ángel
de Jehová era enviado por Dios y que también debía ser reconocido como
Dios.

5. Los Pasajes en los que se hace Referencia a la persona y obra


del
Espíritu Santo (1Sam. 16:13-14; Sal. 51:11)

6. Profecías que implican y requieren la Doctrina de la Trinidad. (Is.


7:14; 9:6)
Vemos en una manera misteriosa como Dios envía a Dios y vemos a este
niño que iba a nacer... que era el Dios Todopoderoso.
Estos son solamente algunos ejemplos que aunque la Doctrina de la
Trinidad no esta completamente vista en el A.T. pero si se ve de una manera
parcial y completamente preparatoria a la revelación del N.T.

2. La Evidencia Completa y Explícita de la Trinidad en el Nuevo Testamento.

25
1. La Trinidad es Revelada dentro del Complejo Completo del
Evento de la Redención.

En un sentido, la unidad de las Tres personas en el ser único de Dios es revelado


más en obra que por palabras mismas, o sea, en la Encarnación de Cristo, sus
hechos, su muerte, su resurrección, la venida del Esp. Santo sobre la Iglesia, estos
hechos revelan la Trinidad. Como el Plan de redención de Dios se cumplió y se
llevo a cabo, también Dios mismo fue revelado con respecto a su Trinidad, y de
una manera tal como no se había visto en el A.T.
Este es el primer lugar en el N.T. donde vemos la Trinidad manifestada dentro
del complejo completo del Evento de la Redención.

2. El Bautismo de Jesús. (Mt. 3:16-17)


En el Evangelio de Lucas, lo que es traducido aquí como Espíritu de Dios, Lucas
lo llama Espíritu Santo, así que en el Bautismo de Jesús tenemos a la Tres
perronas de la Trinidad. Aquí Jesús es referido como “mi Hijo amado”. Tenemos
el Espíritu de Dios descendiendo sobre El. Y tenemos al Padre hablando desde los
cielos. Así que en el Bautismo de Jesús vemos al Padre, al Hijo, y al Espíritu
Santo.

3. La Fórmula del Bautismo de “Mateo 28:19”.


Vemos dos verdades en este verso. En primer lugar, la Unidad de la Deidad,
noten que la frase “En el Nombre de...”, no se repite. LA FORMULA no es en el
Nombre del Padre, En el Nombre del Hijo, y en el Nombre del Espíritu Santo, ni
tampoco vemos el plural, los nombres... sino en el Nombre del Padre, del Hijo y
del Espíritu Santo. Esto indica una posesión de una identidad idéntica lo cual
señala el hecho de que los tres son uno.
Otra verdad de esta formula del bautismo, también señala la Tri-unidad de la
Deidad, y es el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
O sea que la formula del bautismo señala tanto la unidad como la Trinidad de la
Deidad. Que el Ser en el Nombre del cual somos bautizados existe en tres
personas.

4. El Benedictino Apostólico. (2 Co. 13:14)

5. El Discurso de Jesús en el Aposento Alto. (Jn. 15:26-27)


Aquí vemos también tres personas. Se utilizan pronombres personales para
describir a cada una de las tres personas.

6. La Explicación de la Actividad de Dios en la obra de Salvación. (1 Ped.


1:2)

7. 1 Juan 5:7.

26
“Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el
Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno”.

II. La Unidad de la Trinidad


(Cada persona es totalmente Dios)
Vamos a demostrar que cada persona es completamente Dios. El Capitulo 2 de la
Confesión de Fe, dice: “En este Ser divino e infinito hay tres subsistencias el Padre,
el Verbo o Hijo y el Espíritu Santo de una sustancia, poder y eternidad teniendo
cada uno toda la esencia divina pero la esencia indivisa”.

1. Dios el Hijo Posee la Completa Esencia Divina: Cristo es Completamente


Dios.

Eso significa: la Divinidad de Cristo o la Deidad de Cristo. La evidencia que


señala la Deidad de Cristo es tan extensiva, tan masiva que si quisiéramos,
pudiéramos pasarnos varias semanas examinándolas todas.

Así que pasemos a examinarla de la siguiente manera:

1. Los Nombres de Dios están Adscritos a Cristo.


Jer. 23:5-6. Es una profecía sobre el Mesías: La Justicia de David. Hay
varios nombres dados a Dios en el A.T.: Elohim, Adonai, El Shaddai y
Yahweh o Jehová. Aquí en Jeremías es la Palabra de Yahweh o Jehová. Y
aquí se utiliza para referirse al Mesías, llamado Jehová, Justicia Nuestra, y
de todos los Nombres de Dios para los Hebreos el más sagrado era Jehová. Y
una de las razones por las cuales no sabemos exactamente su pronunciación
en el original es porque era tan Sagrado que nadie la pronunciaba. La
escribían pero no la hablaban. Pero aquí este mismo Nombre es dado al
Mesías que había de venir. Este Nombre, el más sagrado de Dios es adscrito
a Cristo.

Isaías 9:6. Es un referencia muy conocida en referencia al nacimiento de


Cristo.

Juan 20:28-29. Es una declaración en la cual se reconoce a Cristo como


Señor y Dios, y Jesús no lo reprendió por haberle llamado Dios, sino que
respondió: “porque me has visto creíste.... Tomás”.
Si contrastamos esto a la reacción de Pablo y Bernabé cuando ellos fueron
llamados dioses, en Hechos 14, ellos rasgaron sus ropas y les respondieron
que ellos eran hombres, pero cuando a Cristo le llamaron Dios, Él no
respondió de esa manera, sino que hasta elogió a Tomas por su confesión.
En Ap. 1:8, tenemos otros ejemplo donde los Nombres de Dios se le asignan
a Cristo.

27
2. Los Atributos de Dios están Adscritos a Cristo.
Vimos un bosquejo resumido de los Atributos de Dios. Y vamos a ver
algunos ejemplos atributos únicos de Dios que están adscritos a Cristo:

a. Eternidad.
El Atributo de estar por encima del tiempo. Sin principio, sin fin. Ap. 1:8.
Miqueas 5:8, en el N.T. se cita este versículo como refiriéndose al Señor
Jesucristo.
Juan 8:58. “... Antes de Abraham. Yo Soy...”
Menos de 40 años tenia en su naturaleza humana, pero aun así afirma
que El existía antes que Abraham, pero no solamente eso, afirmando su
pre-existencia El utiliza en sentido presente: Yo Soy (Yo siempre he sido
y siempre seré) y aplicándose a El mismo el Nombre con el cual Jehová
se reveló a Moisés: Yo Soy el Que Soy, cuando la zarza ardía. Los judíos
entendieron perfectamente a lo que Jesús se refería porque le
respondieron tomando piedras para arrojárselas (ver: Juan 8:59).

b. Inmutabilidad.
La realidad de que El nunca cambia. Heb. 13:8.

c. Omnipresencia.
También está adscrita a Cristo. Recuerden lo que dijo Jesús al final de la
Gran Comisión: Estaré con vosotros todos los días... hasta el fin del
mundo... En todo Lugar, Mat. 18. , Jn. 3:13. Aquí estaba el Señor en
Judea, y al mismo tiempo decía que estaba en el cielo. Respecto a su
naturaleza humana El estaba en Judea, pero con respecto a su naturaleza
divina Él estaba en todas partes.

d. Omnisciencia.
Él conoce todas las cosas. Conoce incluso los secretos de los corazones.
Jer. 17:10. Este poder también es atribuido a Cristo. Juan. 2:24,25. Ap.
2:23.

e. Omnipotencia.
Dios puede hacer todo lo que Él decide hacer por el ejercicio de su
voluntad. Fil. 3:20 y 21.

Podríamos seguir y seguir..., pero en resumen podemos concluir diciendo que la


Deidad completa reside en Cristo. Col. 2:9.

3. Las Obras de Dios están Adscritas a Cristo:

28
Las obras que son atribuidas al Nombre de Dios, también son atribuidas al
Nombre de Cristo.

a. Creación.
Cristo estuvo en la Creación con el Padre y el Espíritu Santo. Col. 1:16 y 17.
Es lo mismo que también leemos en Juan 1:3.

b. Providencia.
Se refiere al cuidado continuo que Dios ejercita sobre toda la creación y el
Universo. Heb. 1:3. Luc. 10:22, Jn. 3:35, Col. 1:17. Ef. 1:22

c. El Perdón de Pecado.
Mr. 2:5-11. Los fariseos no estaban errados cuando dijeron que solo Dios
puede perdonar pecados, pero Cristo demuestra que El tiene el poder y la
autoridad para perdonar pecados. Es una obra que pertenece solo a Dios y
es atribuida a Cristo.

d. El Dar Vida Eterna.


Jn. 5:25; Jn. 10:28; Aquí Cristo habla de dar Vida Eterna a sus ovejas.

e. El Envío del Espíritu Santo.


Jn. 16:7.

f. La Obra de Santificación.
Ef. 5:25-27.

g. El Juicio y la Resurrección Final.


A Cristo muchas veces se le refiere como a aquel que juzgará el mundo. Mt.
25:31-32; Jn. 5:19-20; Hch. 17:31; 2Co. 5:10; 2Tim. 4:1.

h. La Resurrección de Él mismo.
La Resurrección de El mismo esta Atribuida a Cristo.
Las Escrituras dicen en varios lugares que fue Dios quien resucitó el cuerpo
muerto de Cristo, Ejemplo: Rom.10:9, pero en algunos pasajes leemos que
Jesús mismo fue quien Él se resucito de los muertos, la naturaleza divina
completa de Cristo resucitó su propio cuerpo muerto de la tumba: Jn. 10:17-
18.

4. La Adoración debida sólo a Dios debe ser y fue rendida a


Cristo.

5. La Biblia Acierta de manera Explícita la Deidad del Hijo.

1) Jn. 1:1

2) Rom. 9:5

29
3) Tito 2:13

4) Heb. 1:8

(Jn. 20:28; Hch. 20:28; 2ªPed. 1:1; Jn. 1:14; Jn. 1:18; 1Jn.
5:20)

2. El Espíritu Santo: El Espíritu Santo es Completamente Dios.

1. Los Nombres de Dios Están Adscritos a Él.

2. Los Atributos Divinos están Adscritos a Él.

3. Las Obras Divinas están Adscritas a Él.

4. Honor Divino es Rendido a Él.

5. Es igualado directamente con Dios.

III. Las Distinciones entre las tres Personas.


(Cada persona tiene sus propiedades únicas o distintivas)

Tres Tipos de Subordinación:

1. Subordinación Económica.

2. Subordinación Eterna y Personal (en los modos de


subsistencia) (Hipostática)

3. Subordinación en Esencia.

1. El Padre.
A veces se aplica al Dios Trino, a la esencia de la Deidad como el origen de
todo lo creado. 1Co8:6; Ef. 3:15; Heb. 12:9, Stgo. 1:17.

30
También se utiliza a veces refiriéndose al Dios Trino, Cabeza de Israel. La
Cabeza Teocrática de Israel: Dt. 32:6; Is. 66:16; 64:8; Mal. 1:6; 2:10.

También se menciona como el Padre de todos sus hijos espirituales. Mateo


5:45; Mt. 6:1-18; Rom. 8:14-16; 1Jn. 3:1

Aunque en estos casos se utilice en referencia al Dios Trino, la primera


persona de la Trinidad esta específicamente incluido.

1. El Nombre Padre:

a. A veces Aplicado al Dios Trino como el Origen de todo lo


Creado.

b. Frecuentemente Aplicado a la Primera Persona de la


Trinidad en relación a la Segunda.
En un sentido totalmente diferente, el Nombre Padre, se aplica a la
Primera Persona de la Trinidad específicamente en relación a la Segunda
Persona, y los pasajes son muchos como el Padre del Hijo. Jn. 1:14; 5:17-
26; 5:36-45; Jn. 6:57; Jn. 8:38 y 54; Jn. 10:17-18; 14:11-16,31; Rom. 15:6;
2Co. 1:3; Col. 1:3.

El es el Padre Eterno del Hijo en referencia a una relación Eterna. Y El es


la Cabeza a la cual el Hijo dirige su obra en la subordinación económica.
El Padre es mencionado en las Escrituras como el autor del Plan de
Redención, incluyendo la elección del Hijo y la elección de aquellos que
están en el Hijo. En el Consejo de Redención, es decir, que la Biblia
indica que en la eternidad, en la planificación de nuestra redención, el
Padre, el Hijo y el Espíritu todos tienen sus partes correspondientes. El
Padre es el que elige salvar, y también dándole ciertas personas al Hijo,
enviando al Hijo a redimir a esas personas, el Hijo es aquel quien recibe
esa comisión del Padre, viniendo al mundo y redimiendo aquellas
personas que el Padre les concedió. Y también el Espíritu tiene ciertas
responsabilidades y partes en el Plan de Redención; y en la teología
sistemática, el termino Consejo de Redención se utiliza para referirse a
ese Plan Eterno y ese consejo entre los miembros de la Deidad. En el
Consejo de Redención, El Padre representa a la Trinidad como el Juez
Supremo cuya Ley ha sido violada, y a quien se le debe obediencia y
satisfacción. Sal. 2:7-9; 40:6-8; Is. 53:10; Jn. 6:36-38. Ahí es donde dice
Jesús: “Todo lo que el Padre me ha dado….” Jn. 10:17-18;
Jn. 17:4-7. Aquí el Padre es descrito como aquel quien le ha dado ciertas
personas a Jesús y el Hijo ha tomado la responsabilidad de salvar a
aquellas personas que el Padre le dio.

31
2. La propiedad Distintiva del Padre: “Ni engendrado ni
procedente”.
La Confesión dice que ni fue engendrado, ni procedió de nadie, mientras que
el Hijo fue engendrado del Padre, y cuando decimos eso quiere decir que es
engendrado en la eternidad, no como que hubo un momento cuando el Hijo
no existiese, El es el Hijo Eterno del Padre engendrado en la Eternidad, pero
el Padre no, el Hijo sí, es engendrado del Padre y el Espíritu procede del
Padre y del hijo, el Padre no es de nadie, ni por generación y por procesión,
porque el Espíritu procede tanto del Padre como del Hijo, mas la generación
del Hijo es particularmente del Padre. No estamos diciendo que el Padre
engendró a la Segunda Naturaleza de la Trinidad. Como Dios Hijo, a El
pertenece toda la esencia de Dios y no fue concedida por nadie sino que
siempre la ha tenido, pero cuando hablamos de El siempre ha existido una
relación en la cual el Hijo es el Hijo y el Padre es el Padre, así que en un
sentido misterioso: el Hijo es eternamente engendrado del Padre.

2. El Hijo.
La Confesión dice que es engendrado eternamente del padre.

1. El Nombre Hijo:

a. En muchos lugares se refiere a la Condición Eterna de


Cristo como el Unigénito Hijo de Dios.
Como aquel quien era el Hijo de Dios antes de venir al mundo. Dios lo
envió al mundo, dicen las Escrituras. Mientras el Señor instruye a sus
discípulos, que deben referirse a Dios como Padre, el habla del Padre
o su Padre de una manera especial Mat. 6:9;7:21; Jn. 20:17. Esta
relación única y eterna enfatiza su igualdad en esencia con el padre,
Jn. 5:17-18. Heb. 1:3,8.

b. En otros lugares es utilizado a Su Condición de Hijo


Oficial o Mesiánica.
En otras palabras, muchas veces el termino Hijo tiene referencia al
Mesías, y también hay varios ejemplos: Mat. 26:63-65;27:40; Jn.
1:49;11:27;Heb. 1:5.

c. Es también utilizado en referencia a Su Condición como


Hijo Encarnado.
En relación a su naturaleza humana, fue engendrado no de un padre
terrenal sino por la obra sobrenatural de Dios. Lc. 1:32-25; Heb. 1:6

32
2. La Propiedad Distintiva del Hijo: “Eternamente Engendrado
del Padre”
Dice la Confesión: “Engendrado eternamente del Padre”. Esto se refiere a su
condición de Hijo eterna. Cuando uno trata de dibujar la relación de la
Trinidad, nunca va a salir bien, sino que estoy tratando de demostrar que ahí
esta la Primera y la Segunda Persona de la Trinidad. Cuando hablamos de la
condición eterna de Cristo como Hijo, estamos diciendo que desde la
Eternidad las tres personas siempre han sido el Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo. Esta relación ha existido desde la eternidad.
Algunos evangélicos tienen temor de hablar sobre la condición eterna de
Cristo como Hijo porque temen que esto contradiga la verdad de su
existencia eterna como Dios. Pero cuando hablamos de la condición como
Hijo de Cristo en relación a su persona, y que El ha sido engendrado
eternamente del Padre, no estamos declarando la generación de su esencia,
la frase que estamos considerando en la Confesión, tiene que ver con la
subsistencia personal del Hijo, no su esencia divina. El es como Dio, Eterno.
Su esencia divina de ninguna manera es generada del padre, pero su persona
como Hijo se describe como una relación que ha existido eternamente. Y en
una manera misteriosa, tratando de ser fiel a la Biblia, es engendrado
eternamente del Padre. En otras palabras ¿cómo puede ser que algo sea
eternamente engendrado?. Yo no se, pero es lo que la Escrituras nos enseña.

Evidencia:

a. El Término Hijo utilizado en referencia al Cristo Pre-


encarnado.
(Jn. 3:16).
En otras palabras, que el termino Hijo sea utilizado en referencia
en su estado antes de venir al mundo. Ejemplo: Jn.3:16. Lo cual
indica que hubo una relación Padre-Hijo antes que Cristo viniese
al Mundo. Lo mismo: Gal. 4:4; 1Jn. 4:14

b. El Uso del Término Padre para describir la Relación


entre la Primera Persona y la Segunda Persona de la
Trinidad antes de la Encarnación.
Jn. 10:36. Jn. 16:28; 1Jn. 4:14; Entonces vemos aquí una relación
de Padre e Hijo que sale del contexto de la relación Padre-Hijo del
cual aquel que es Padre envía al mundo a su Hijo.

c. Tanto en la Creación como en la Redención se manifiesta


una Subordinación Económica.
Dios creó al mundo y esto lo hizo a través del Verbo. Jn. 1, Dios
creó al mundo y había una subordinación económica de tal
manera que esa creación fue hecha a través del Hijo, y lo mismo
vemos con relación a la redención. Que el Hijo vino al mundo y se
puso bajo sumisión del Padre.
Esta relación eterna de Padre e hijo es reflejada en la Trinidad.

33
d. Aparte de este Entendimiento no hay Distinción entre
las Personas. Sólo tres, incoloras, invariables,
indistinguibles Personas de la Trinidad.
Leer La Confesión de Fe de 1.869, párrafo 8, página. 64.

e. La Erradicación de una Verdadera Condición de


Paternidad y una Verdadera Condición de Hijo le quita a
la Gloria del Amor Redentor. (Rom. 8:32).
Así es como la Biblia enfatiza la grandeza del amor de Dios hacia
su pueblo, que no escatimó ni a su propio Hijo. De tal manera nos
amó que dio a su Unigénito Hijo. Así que si nosotros no nos
adherimos a la verdadera condición de paternidad y verdadera
condición de Hijo, le quita mucha gloria al amor redentor. Si
tuviésemos solo a una persona divina dándole a otra persona
divina incolora el amor sacrificial del Padre y la obediencia del
hijo, no tendría sentido.

3. El Espíritu Santo.
La Confesión se refiere al Espíritu Santo como aquel que procede del Padre y
del Hijo.

1. El Nombre Espíritu Santo:

a. Mientras el Antiguo Testamento utiliza Espíritu, Espíritu


de Dios, o el Espíritu del Señor; el Nuevo Testamento
utiliza Espíritu Santo como designación para la Tercera
Persona de la Trinidad.
(Salmo 51:11; Is. 63:10-11).
Hay varios ejemplos del termino Espíritu Santo en el A.T. Salmo
51:11;
Is. 63:10-11.

b. Mientras el Antiguo Testamento frecuentemente llama a


Dios el Santo de Israel, el Nuevo Testamento raras veces
aplica este adjetivo (Santo) a Dios en General, pero de
manera particular al Espíritu.

Claramente Dios se revela de manera especial como el santo en su


Espíritu y en la obra santificadora del Espíritu.

34
2. La Personalidad del Espíritu Santo:
Esta también es una doctrina que ha sufrido y sufre muchos ataques.
Algunos de ustedes que han tenido tratos con Testigos de Jehová, sabrán
que ellos niegan la personalidad del Espíritu Santo. La palabra Espíritu
ha sido tomada por muchos para referirse al poder divino o a la
influencia divina y no que el Espíritu Santo es una persona.

a. Aunque Neuma (espíritu) es neutro, Pronombres


masculinos se utilizan para referirse a Él. (Jn. 16:14; Ef.
1:4)

b. Él posee las Facultades de una Persona: Mente, Voluntad


y
Afectos. (Jn. 14:26; 15:26; Rom. 8:16,27)
Es descrito también como que tiene voluntad. 1Co. 12:11. Un
poder o un influencia por si misma no tiene ninguna voluntad.
También vemos descripciones del Espíritu Santo como aquel que
tiene afectos. Ef. 4.30. Y que puede ser contristado.

c. Las Actividades Propias a Personalidad son Hechas por


Él. (Gen. 1:2).
Él escudriña, habla, testifica a nuestro espíritu, revela, manda,
convence, lucha con los hombres, crea, intercede. Gen. 1:2; 6:3;
Lc. 12:12; Jn. 14:26; 15:26; 16:8; Hch. 8:29;13:2; Rm. 8:16,27; 1Co.
2:10-11

d. El Espíritu Santo es Distinguido de Su Propio Poder. (Lc.


1:35;4:14; Hch. 10:38)
Si fuésemos a sustituir la palabra “poder” o “influencia”, en lugar
de la palabra Espíritu en estos versículos, los versículos no
tendrían sentido. No está escrito que Jesús volvió en el poder del
poder, sino en el poder del Espíritu. Si el Espíritu Santo no es mas
que un “poder” o una “influencia”, seria como decir que el volvió
en el poder del poder.
Hch. 10:38. Con el Espíritu Santo y como poder.... Aquí vemos que
hay distinción entre lo que es el Espíritu Santo, y lo que es el
poder. Hay diferencia: Espíritu Santo y Poder.

e. Él está puesto al Mismo Nivel con las Otras Personas.


(Hch. 15:28).
En este contexto se está refiriendo al Espíritu como a una persona.
El Espíritu es mencionado en el mismo contexto que Apóstoles en
Hch. 15:28. .... “... al Espíritu Santo y a nosotros...”
Lo mismo con la persona del Padre y del Hijo y un ejemplo claro
es la formula del bautismo. .... “ No dice: En el Nombre del Padre,

35
del Hijo y del Poder.... dice: “EN EL NOMBRE DEL PADRE, DEL
HIJO Y DEL ESPIRITU SANTO”.

3. La Propiedad Distintiva del Espíritu Santo: “Procede del Padre


y del Hijo”.

a. En la Economía de Redención Él es enviado por el Hijo.


(Jn. 14:16,26; 16:7).
El Padre envía al Espíritu, pero también el Hijo lo envía. Así que
en la obra de redención el Padre, envía al Espíritu, pero también el
Hijo, lo envía.

b. El Espíritu es llamado: El Espíritu de Cristo y del Hijo,


como también el Espíritu de Dios. (Rom. 8:9; Gal. 4:6)
Así que el Espíritu Santo, también es descrito como el Espíritu de
Cristo.
Es por pasajes como estos lo autores de la Confesión utilizan este
lenguaje de que el Espíritu procede del Padre y procede el Hijo.

Así que vamos a repasar lo que dice el Catecismo que: “Hay un solo Dios, este solo
Dios existe en Tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo, y cada persona de la
Trinidad es completamente Dios, pero cada persona tiene sus propiedades
distintivas. Esta es la doctrina bíblica de la Trinidad.

Capítulo Cuatro: El Decreto de Dios.


Introducción.
El Decreto de Dios es su propósito eterno según el consejo de su voluntad, donde
en su propia gloria Él ha preordenado todo lo que ha de suceder.
O de otra manera: El decreto de Dios es su predeterminación eternal de todo lo que
ha de suceder en el tiempo.
Dios es el gobernador supremo del universo y El ha ordenado todas las cosas que El
quiere en la eternidad.
Y todo lo que sucede en el tiempo, sucede porque Él lo ha ordenado.
Esta es la doctrina el Decreto de Dios, es decir que Dios ha propuesto o decretado
desde la eternidad, todo lo que ha de pasar y, como Dios Omnipotente, hace que
todas las cosas que Él se ha propuesto, sucedan.
Otra manera de decirlo es como si dijéramos que la voluntad eterna de Dios es la
causa de todas las cosas.

A. La Manera En la Cual Debemos Acercarnos al Estudio del Decreto de


Dios.

36
1. Debemos Acercarnos a Este Estudio con las Escrituras Como
Nuestra Única Autoridad Final.

2. Debemos acercarnos a Este Estudio en un Clima de FE.

3. Debemos acercarnos a este Estudio dependiendo del Espíritu


Santo para que nos Enseñe.

4. Debemos acercarnos a Este Estudio con una Precaución


Reverente para No permitir especulaciones que van más allá
de Las Escrituras.

B. La Absoluta Soberanía de Dios.


Para introducir este tema del Decreto de Dios, vamos a enfocarnos en lo que la
Biblia enseña en general sobre este atributo de Dios: La Soberanía de Dios.
¿Que queremos decir con lo de Absoluta soberanía de Dios?. Uno que es
soberano es uno que es supremo e independiente en su autoridad, es decir, en
otras palabras que cuando decimos que Dios es Soberano queremos decir que
Dios es Dios. Que Dios es Rey sobre un Trono de toda suprema autoridad. Y
no hay ningún trono por encima de ese. Ni al lado de El con la que Él
comparta su autoridad. No hay nadie a quien Él tiene que pedir consejo antes
de ejercitar su poder. El no esta sujeto a ninguna voluntad, excepto la de Él
mismo, ni esta restringido por nada fuera de si mismo. Él es exaltado sobre
todas las fuentes de autoridad, en lo absoluto y sin limite. Haciendo todo
aquello que el quiere hacer.
Así lo vio Isaías en el capitulo 6: “Vi al Señor alto y sentado sobre el Trono... y
estaba El ahí Él solo exaltado en esplendor como el único soberano del cielo y
de la tierra.
El no consulta a nadie mas que a si mismo. Cuando El quiere y cuando El lo
planea, y cuando el se lo propone y actúa. Lo que sea que se proponga es su
voluntad.

El no esta bajo ninguna regla o ley fuera de su propia voluntad o naturaleza.


Dios en este sentido es una Ley para si mismo. Dios es la Ley. Y no esta bajo
ninguna obligación para dar cuenta de sus actos a nadie.

La soberanía de Dios abraza todas las cosas que tienen que ver con Dios como
Señor y Rey en su Mundo. Aquel que trabaja todas las cosas según el consejo
de su propia voluntad, dirigiendo todos los procesos y eventos para completar
su plan eterno.

37
Eso es lo que queremos decir cuando hablamos de la Soberanía de Dios.

Cuando decimos que Dios es soberano, decimos que Dios tiene, hace, y
ejercita el Poder ilimitado y el derecho de hacer todo lo que El quiere y hacer
que ocurran todas las cosas que El se ha propuesto. Dios tiene el Derecho y el
Poder de hacerlo.

Hay muchos textos en la Palabra de Dios que hablan de su Soberanía, pero


únicamente vamos a ver cuatro. Dos pertenecientes al A.T. y dos
pertenecientes al Nuevo.

1. Isaías 46:5,9,10
Dios esta hablando a través del profeta y está haciendo un contraste entre El
y todos los falsos dioses. El no dice: mi presciencia es certera, sino que el
dice: mi Consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero. Esta palabra
“Consejo” puede también definirse como mi diseño, mi propósito, mi
Decreto.... permanecerá. ¿Por qué Dios puede declarar el final desde el
principio?. No porque El se sienta pasivamente con sus manos atadas y que
entonces El esté viendo como va a suceder todo. No. Todo lo que ha sucedido
y todo lo que ha de suceder son conocidas por Dios y son conocidas de Dios
porque El se lo ha propuesto que sucedan y El hace que sucedan con su
Poder. Su Consejo, su propósito permanecerá, y “haré todo lo que quiero”.
Eso dice el Señor. Dios tiene y ejercita el derecho y el poder de hacer lo que
El quiere en su voluntad. Este es el gran Dios soberano de la Biblia que
declara el fin desde el principio y las cosas que aun no han sucedido:
Diciendo que hará todo lo que quiere.
En el versículo 11, El da una ilustración de esto. El habla aquí de un rey
pagano que iba a usar para hacer su propósito, el cual iba a venir en contra
de Israel para destruirlo (el ave, el varón de su consejo). ¿Estaba Dios
prediciendo lo que iba suceder en el futuro con respecto al rey pagano?. No,
el estaba revelando lo que ya se había propuesto que iba a suceder y que iba
a hacer que sucediera con su poder. Ese es el Dios de la Biblia. Un Dios con
Soberanía Absoluta dirigiendo cada proceso para completar su propio
propósito.

2. Daniel 4:34-35
Nabucodonosor se enorgulleció y creía que había establecido su reino con su
fuerza y poder, pero Dios dijo: “Nabucodonosor, te voy a dar una lección y te
voy a enseñar que la única razón de que tú fueras cabeza en Babilonia es
porque yo te puse ahí”. Así que Dios determina afligir a Nabucodonosor:
versos 32 y 33.
Notemos la confesión de Nabucodonosor después de los 7 años de aflicción:
versos 34 y 35.
El hace según su voluntad. En el ejército del cielo y en los habitantes de la
tierra y no hay quien detenga su mano. Nadie le puede cuestionarlo ni

38
detenerlo en nada que El se halla propuesto y Nabucodonosor confiesa que
Dios no esta obligado a dar cuenta a ninguna de sus criaturas por las cosas
que El hace.
Nabucodonosor fue llevado a reconocer de manera humilde lo que yo temo
que muchos creyentes profesantes no reconocen. Y lo que muchos se oponen
y odian. Nabucodonosor reconoció que Dios es soberano y absoluto de los
cielos y de la tierra.
Dios tiene y ejercita el derecho y el poder para hacer cumplir cualquier cosa
que El se proponga y hacer cualquier cosa que El se proponga. No hay nadie
quien detenga su mano y le cuestione sus hechos. El hace lo que quiere y no
tiene que darle explicaciones a nadie.

3. Romanos 11:33-36
Este pasaje maravilloso y glorioso, viene, yo diría, en la sección doctrinal
más rica de la Palabra de Dios. Pablo en el cap. 1 del verso 3 al 20, ha
presentado la condición caída del hombre bajo la ira de Dios y su gran
necesidad por la gracia de Dios. En El cap. 3:21 hasta el cap. 8, el presenta la
provisión de gracia que Dios ha dado a través de Cristo para justificarnos.
También en el cap. 9:11-22, el habla sobre los grandes misterios de los
propósitos de Dios en Gracia, el poner a un lado a los judíos e injerta a los
gentiles. Y también en eso habla sobre un tema que también trataremos
pronto: la elección divina y la predestinación. Es en ese pasaje donde
hallamos que El tiene misericordia de quien el Quiera tener misericordia y
endurece a quien El quiere endurecer.
Pablo levanta su corazón en alabanzas a Dios. Con el verso 33 del cap. 11,
Pablo lo que esta diciendo es que uno llega a un punto donde Dios deja que
uno llegue. Llegamos a ese velo, al cual ninguna mente humana puede
penetrar. Cuan insondables sus juicios.... e inescrutables sus caminos.
Verso 34: Quien entendió la mente del Señor.....???
¿Ven lo que dice? ¿Quien ha conocido la profundidad del conocimiento de
Dios?, ¿Quién es mas inteligente que Dios?. ¿Quién lo puede aconsejar?.
¿Cuándo fue Dios para ser aconsejado a la hora de hacer la creación?. Verso
35. O, ¿a quien le debe Dios?. Dios no le debe a nadie. Aun el aire es un don
de Dios. ¿Qué tenemos que no hayamos recibido de El?. Dios no debe nada a
nadie. Al contrario nosotros estamos endeudados con Dios por nuestra
propia vida.
Pablo señala cuan necio es cuestionar la soberanía absoluta de Dios.
Verso 36.... PORQUE DE EL, POR EL Y PARA EL... SON TODAS LAS
COSAS POR LOS SIGLOS DE LOS SIGLOS AMEN.
Todas las cosas son de Dios. Dios es la Fuente de todas las cosas. Todas las
cosas son POR Dios. Es decir Dios es el sustentador y director de Todo. Y
todas las cosas son para El. Dios y Su Gloria son el fin y propósito de todas
las cosas, y eso es lo que el mundo es. Todo tiene como fin, como propósito,
como meta.... LA GLORIA DE DIOS.
Aunque a los hombres no les gusta escuchar esto, el hombre no es el centro
del universo... DIOS ES EL CENTRO DEL UNIVERSO. El universo no existe
para el hombre, existe final y primordialmente para la GLORIA DE DIOS.

39
De El... por El... y para El.... son todas las cosas.
Pablo esta alabando a Dios por todas estas cosas. Está feliz de que esto sea
así.
Pablo está feliz, gozoso, alabando a Dios, por su soberanía absoluta.
Una cosa es aceptar esta verdad refunfuñando, a la fuerza, a través de la
evidencia bíblica, y otra cosa es, que nos lleve a un estado de sumisión
gozoso a través de la ayuda del Espíritu Santo.

4. Efesios 1:11
A través de los versos 3 al 13 de este maravilloso capitulo, podemos decir que
este capitulo puede ser llamado como los Alpes de las Cordilleras de la
Biblia. Así como Pablo declara el gran propósito de Dios en la redención,
repetidas veces nos lleva hasta su fin principal que es La gloria de Dios y
repetidas veces va hasta su fuente. La causa que es la buena voluntad de
Dios. Vean el verso 5... en amor... predestinados... por medio de Jesucristo.
Verso 9: Dándonos a conocer su voluntad... según su beneplácito propuesto
en si mismo.
Verso 11: En El asimismo tuvimos herencia... HABIENDO SIDO
PREDESTINADOS CONFORME AL PROPÓSITO DEL QUE HACE TODAS
LAS COSAS SEGÚN EL DESIGNIO DE SU VOLUNTAD:
Vean como Pablo describe a Dios... “Aquel que hace todas las cosas... según
el designio de su voluntad”. El Dios que salva es un Dios de soberanía
absoluta.
Un Dios que obra todas las cosas según el designio de su voluntad.
La salvación esta incluida entre una de esas “todas” las cosas que hace según
el designio de su voluntad, y no la salvación en general como un concepto
nebuloso flotante, sino que habla de la salvación de particulares. El esta
diciendo a los Efesios por qué han sido salvados por Cristo Jesús y retrocede
hasta el punto donde nos lleva la Biblia: El ETERNO PROPÓSITO DE
AQUEL QUE HACE TODAS LAS COSAS SEGÚN EL DESIGNIO DE SU
VOLUNTAD.
¿POR QUÉ DECIDIÓ EL HACER ESTO DE ESA MANERA O DE
AQUELLA?. Después de ahí,.... la Biblia no nos da respuesta.... simplemente:
SEGÚN EL DESIGNIO DE SU VOLUNTAD.
Y tenemos que decir como dice en: Dt. 29:29.... “LOS SECRETOS
PERTENECEN AL SEÑOR NUESTRO DIOS, MAS LAS REVELADAS SON
PARA NOSOTROS”.
Así que en este pasaje tenemos una afirmación clara y poderosa sobre la
Soberanía absoluta de Dios.
Nosotros los creyentes nos encanta la frase de Rom. 8:28.... “Todas las cosas
nos ayudan a bien”. Cuando nos llega una aflicción o algo difícil nuestras
mentes se trasladan a ese versículo y hayamos consuelo. Recordamos que si
amamos a Dios, todas las cosas son para nuestro bien. ¿pero como puede
ser?. Ef. 1:11.... todas las cosas que obran para el bien, son solamente porque
hay un Dios que controla todas las cosas para hacer que esas cosas obren
para nuestro bien. Absolutamente todo bajo el designio de su voluntad.

40
La realidad de que Dios hace todas las cosas según el designio de su voluntad
es el fundamento de Rom. 8:28. Si el diablo de alguna manera pudiera
enredar o sorprender a Dios en algún acto, o dañar sus planes, ¿cómo podría
ser que todas las cosas van a ser para nuestro bien?. Pero nuestro Dios
controla aun al diablo. El diablo tuvo que pedir permiso a Dios para poner la
mano a Job.
Dios controla y utiliza la maldad del diablo para cumplir su propósito.
Dios no es responsable por la rebeldía y maldad del diablo. Toda esa maldad
es del diablo mismo. Dios no es responsable de todas las cosas pecaminosas
y malvadas que acompañaron la crucifixión de nuestro Señor, pero Pedro no
le dio ni una pizca de vergüenza decir estas palabras a los judíos de que ellos
crucificaron a Cristo. Hecho. 2:23.
“En todas sus maldades....”, no eran mas que peones, que siervos, para
lograr el propósito de un Dios Soberano. Aunque no podamos entenderlo, no
podamos comprender todo en nuestras mentes, Dios no nos pide que
entendamos completamente. El nos pide que lo creamos completamente.
Uno de los puritanos antiguos dijo: “la fe debe nadar donde la razón se
ahoga”.
Y la fe se amarra a la verdad de que Dios obra todas las cosas según el
designio de su voluntad.

Primera Unidad: El Decreto de Dios Sobre todas las Cosas en General.


Leamos en la Confesión de Fe, capitulo 3: “La extensión universal y carácter del
Decreto de Dios”.

La Extensión Universal del Carácter del Decreto de Dios.

A. La Extensión Universal y Carácter Declaradas Claramente.

1. Su Extensión.
Es decir, todas las cosas... Todo lo que sucede.

a. La Biblia Declara en General que El Decreto de Dios es


Universal en su Extensión.
Lo abarca todo.

b. La Biblia Declara Específicamente que el Decreto de Dios Se


Extiende a todo Tipo o Clase de Evento.

41
1) A Eventos “Accidentales”
1 Rey. 22:28-34. Así que alguien tiró una flecha al azar y coincidencialmente le
pegó entre un punto especifico de la armadura de Acab, y Acab murió. Desde una
perspectiva humana fue una coincidencia, pero Dios había declarado a trabes de su
profeta que Acab moriría en esa batalla.
Ese evento aparentemente accidental fue el Decreto de Dios.
Prov. 16:33: El echar la suerte es un evento del destino, pero aun eso, está bajo la
soberanía de Dios.

2) A Detalles “Insignificantes” (Salmo 139:16)


Aun aquellas cosas que pudieran parecer insignificantes, aun la forma de mi nariz,
la manera en que son mis orejas, estas cosas son según el Decreto de Dios.
Mateo 10:29, dice que Dios sabe cuantos cabellos tenemos en nuestra cabeza.

3) A Eventos Buenos y Malos


Isaías 45:7. Amós 3:6 (Este fue el pasaje que yo utilicé para predicar a la
congregación el domingo después de los atentados del 11 de Septiembre en las
Torres Gemelas de New York). El Decreto de Dios abarca aun los hechos
pecaminosos de los hombres,
Gen. 37:28. Esta era la obra malvada de los hermanos pecaminosos de José pero,
en Gn. 45:7-8, vemos que Dios fue el que controló todos los hechos acaecidos.

4) A los Hechos Pecaminosos de los Hombres.


El Decreto de Dios estaba aun detrás de las maldades de los hermanos de José para
hacer cumplir su voluntad. Gen. 50:19-20.
Ahora vayamos a 2Sam.24:1. Dios estaba airado contra David e Israel por sus
pecados. El mover Dios a David a censar al pueblo fue una manera de El venir a
traer castigos a Israel por sus pecados pasados. ¿Dios forzó y obligo a David a
pecar?. Leamos 1Cr.21:1. Fue Satanás quien incitó a David a hacer censo.
Dios controla aun a Satanás. Fue Satanás el que ejercitó esa fuerza sobre David
para que el pecara. Pero aun detrás de los actos de Satanás estaba el Decreto de la
Soberanía de Dios. Así que la Biblia no se avergüenza en decir que por un lado
Satanás incitó a David y por otro lado que fue Dios.
No lo podemos entender pero seamos pacientes porque voy a contestarles las
preguntas que puedan tener, especialmente cuando veamos la protección que Dios
da a su Decreto.

5) A los Hechos Libres de los Hombres. (Prov. 16:1; 21:1)


Aquí hay un hombre que está pensando en lo que va a hacer, que respuesta va a
traer.... las preparaciones en el corazón del hombre. El decide como va a responder,
pero esto nos dice que aun el Decreto de Dios abarca su respuesta: “De Jehová es la
respuesta de la lengua”.
Prov. 21:1. Aun el Presidente George Bush... su corazón está en la mano de Jehová y
lo mueve y lo guía como El quiere.

42
Todos los gobernadores del mundo están bajo el Decreto soberano de Dios.

6) A los Asuntos de las Naciones. (2ª Reyes 5:1; Dan. 2:21)


El Decreto de Dios se extiende a los asuntos de las naciones también.
En los versos descritos se nos habla de un hombre pagano, Naamán, que no
pertenece al pueblo de Israel. Aun cuando los sirios estaban luchando y ellos
ganaban la batalla, aun en eso, la causa está en Dios. Daniel 2:21. Aun cuando un
Presidente de una nación gana las elecciones, Dios está detrás de ello.
A pesar de ellos mismos, los Presidentes cumplen con el Decreto de Dios.
Hechos 17:26.
El Decreto de Dios es Universal se extiende a todo tipo y clase de eventos como
hemos visto.

2. Su Carácter.

a. El Decreto de Dios Es Eterno.


Dice la Confesión que es de toda Eternidad. Dios no llega a un punto en
la historia que se pregunte lo que vaya a hacer ahora. “Desde la
Eternidad Dios propuso y ha ordenado todo lo que ha sucedido y ha de
suceder” . Efesios 3:11
Mientras el sol ha existido, los rayos del sol han existido. No hubo
momento cuando el sol existiese que sus rayos no existiesen y mientras
Dios ha existido, su propósito y su Decreto han existido. Dios nunca ha
estado sin propósito.
Su Decreto es un acto de la mente divina.

b. El Decreto de Dios es Infinitamente Sabio. (Salmo 104:24)


Dice la Confesión: “Desde toda la Eternidad... por el sapientísimo...” El
Consejo o Decreto de Dios no es arbitrario ni impulsivo. Lo que El ha
decretado es lo mejor, ya que ha sido planificado por su infinita
sabiduría, teniendo el mejor fin posible para lograrlo y utilizando los
mejores medios para lograr tal fin, aunque en el proceso no entendamos
ni veamos como puede ser así.
Recuerden Rom.11:33.

c. El Decreto de Dios Es Santo.


La Confesión de fe dice: por el sapientísimo y santísimo consejo de su
propia voluntad.

d. El Decreto de Dios Es Libre.


La Confesión dice: que ha decretado en sí mismo libre. Básicamente
diciendo que no es algo que se le ha impuesto de fuera.

e. El Decreto de Dios es Inmutable. (Job 23:13; Sal. 33:11)

43
Así como Dios es Inmutable, así es su Decreto: Inmutable.

B. Su Extensión Universal y Su Carácter Cuidadosamente Protegidos.


Si observamos cuidadosamente lo que dice la Confesión de Fe, en la segunda parte
de la primera mitad del párrafo: “....sin embargo de tal manera por ello Dios ni es
autor del pecado ni tiene comunión con nadie en el mismo. Ni se hace violencia a la
voluntad de la criatura ni se quita la libertad o contingencias de las causas
voluntarias sino que más bien se las establece en lo cual se manifiesta su sabiduría
en disponer todas las cosas y su poder y fidelidad en efectuar su Decreto”.

En esta declaración, los autores están buscando proteger esta Doctrina de


aplicaciones incorrectas. En primer lugar están protegiendo para no quitarle parte
a la Santidad de Dios.

1. Protegidos para No Quitarle a La Santidad de Dios.


Lo primero que dice: Es sin embargo.... por ello Dios ni es autor del pecado
ni tiene comunión con nadie en el mismo.
Alguien podría pensar, si Dios ha Decretado todas las cosas eso lo hace ser el
autor del pecado, por lo tanto le hace pecaminoso. En primer lugar, estamos
tratando con algo que es un misterio en cierta manera, algo en lo cual los
teólogos han luchado por siglos. Específicamente el origen del mal. Pero hay
varias cosas que podemos extraer claramente de las escrituras, y es posible
que no podamos comprender como todo esto coexiste juntamente.

a. Aunque Es Cierto que Dios Decreta Todo: Lo Bueno y lo


Malo, Dios nunca Peca.
Es verdad que Dios ha Decretado todas las cosas, pero Dios no peca. El
Decreto de permitir que los ángeles caídos cayeran en pecado, y también
El ha decretado cuales son los pecados particulares que El permite
cometer. Y el lo ha decretado desde la Eternidad, pero no es Dios el que
peca. Los hombres pecan por su propio deseo como seres morales, y son
responsables y darán cuenta por sus propios pecados.

b. Dios Ha Decretado Permitir el Pecado y Ha Decretado


ciertos Pecados Particulares que Él ha Permitido por
Razones Infinitamente Sabias, Perfectamente Santas y
Puras.

1) En Ocasiones Dios utiliza el Pecado de los Hombres para


Castigar el Pecado. (Rom. 1)
Aquí leemos que los hombres detienen la justicia. Cuando uno lee
ese capitulo observamos que dice que como juicio sobre ellos
mismos, Dios lo entrega a una mente reprobada para que sigan
cometiendo aun peores pecados. Aun habla de aquellos pecados

44
de hombres codiciando a hombres en contra de la propia
naturaleza. Y según Rom. 1 eso es un aspecto de la ira de Dios
siendo rebelada contra el pecado de los hombres. Dios lo entrega a
sus pecados y aparta de ellos su Gracia. También recuerden el
ejemplo de David pasando censo sobre Israel, mientras la ira de
Dios estaba agitada en contra de Israel, Dios permitió que Satanás
incitara a David a censar al pueblo, produciendo una ocasión para
actuar en juicio contra Israel. Babilonia era una nación idólatra y
malvada pero recordarán que Dios utilizó a Babilonia para
castigar a Israel. Así que el propósito de Dios es a veces utilizar el
pecado de los hombres para castigar el pecado de los hombres.

2) En Ocasiones el Propósito de Dios es para Redimir.


(Hch. 2:23)
A veces Dios utiliza el pecado de los hombres como medios para
traer bendiciones a su Pueblo, por ejemplo en el caso de José. Sus
hermanos se condujeron de una manera malvada y pecaminosa
hacia él y José dijo que para ellos el propósito era el mal pero Dios
lo utilizó para bien. Entonces, Dios permitió el mal, el pecado de
sus hermanos, para hacerle bien a su pueblo.
Pero el mayor ejemplo en la Biblia, son los hombres que mataron
a Cristo. Hch. 2:23. Pedro estaba predicando a aquellos mismos
que habían crucificado a Jesús, y lean lo que dice: “Ellos
prendieron y mataron por manos inicuas,” por lo tanto ellos son
responsables y darán cuenta a Dios por las obras malvadas que
hicieron, pero al mismo tiempo todo esto ocurrió bajo la sombra
del determinado Consejo y anticipado conocimiento de Dios,
según el Decreto de Dios, como un medio utilizado por Dios para
traer bendiciones a su pueblo.

Ver Hch. 4:24-28. Lo que estos hombres le hicieron a Cristo fue lo


mismo que Dios había Decretado que ellos iban a hacer. Este es
otro ejemplo de cómo Dios puede utilizar el pecado de los
hombres para traer bendición a su pueblo. Y algo que debemos
siempre recordar, que la meta principal de Dios en la creación y la
redención es Glorificarse a Si mismo. Magnificar su Gloria y sus
Atributos. Y en cierto sentido podemos ver más de la Gloria de
Dios por el hecho de que el pecado ha entrado al mundo más que
si Dios hubiese decretado que no hubiese pecado en el mundo,
porque si no fuese por el pecado, nosotros no conociéramos de la
Gracia, de la Misericordia, del Perdón de Dios. Pero estos
elementos de la gloria de dios se amplían, se hacen más grande
cuando lo comparamos con el trasfondo del pecado, también su
poder es mostrado de una manera mas clara destruyendo a todos
sus enemigos, y rescatando y redimiendo a todo su pueblo. Es un
misterio para nosotros pero eso es lo que dice la Palabra de Dios.

45
El pecado no escapa del Decreto de Dios, Dios ha decretado todo,
tanto lo bueno como lo malo pero Dios mismo, nunca peca. Dios
ha decretado permitir el pecado y ha decretado cuales pecados va
a permitir por razones sabias, santas y puras. La razón principal
de toda: DAR GLORIA A SI MISMO.
La Confesión de Fe se cuida de otro error: “Contra la implicación
del error del fatalismo”.
Veámoslo:

2. Protegidos Contra la Implicación del Error del Fatalismo.


“Ni se hace violencia a la voluntad de la criatura ni se quita la libertad.... sino
que más bien se las establece”.
Todas esas palabras, en ese lenguaje, son utilizadas por los autores de la
Confesión para protegerse del error del fatalismo. El fatalismo es una
moneda de dos caras. Por un lado la idea de que si Dios ha decretado todo lo
que ha de suceder por lo tanto yo nos soy responsable de mis propias
acciones: es una manera de la cual el fatalismo se expresa.
Y la otra: Sea que yo me esfuerce o no, va a suceder.
Pero demos respuesta a estos dos ángulos del fatalismo:

a. El Decreto de Dios No Fuerza a los Hombres a Hacer lo Que


no Quieren Hacer ni Les Previene Hacer lo que Ellos
Quieren Hacer.
En otras palabras, el hombre es libre para hacer lo que el quiera. ¿y que
es libertad en este sentido?. Es la ausencia de fuerzas externas. El
hombre queda libre de coerción o fuerzas externas. Claro, debemos
entender que esto no significa que él queda libre del control de su propia
naturaleza, cuando digo que el hombre está libre para hacer lo que él
quiere hacer, en un sentido también estoy diciendo que él es esclavo de lo
que él quiere hacer. Porque es la suma de sus deseos y de sus
preferencias las cuales definen sus decisiones. Su voluntad actúa según
su naturaleza. Su voluntad actúa según su propias preferencias, deseos,
odios....
Pensemos en un tren. La voluntad es como el ultimo vagón. Los deseos,
las preferencias, el odio, el amor, todo eso es el motor. La voluntad del
hombre siempre le cae atrás a sus deseos y preferencias, así que el
hombre es libre de hacer lo que él desea, pero su propia naturaleza es lo
que determina qué es lo que él decide hacer.
Así que podemos decir que el hombre está libre de ser forzado
externamente, pero no esta libre de las influencias o fuerzas de su propia
naturaleza, que desde la caída de Adán es pecaminosa, Rom. 8:7.
En resumen los hombres actúan libremente.

b. El Decreto de Dios Comprende los Medios como también el


Fin.
Hemos visto que los hombres son responsables porque Dios no les
obliga a lo que ellos van a hacer, pero la segunda expresión del fatalismo

46
es cuando una persona dice que lo que va a suceder va a suceder, con o
sin mi esfuerzo. Y la respuesta a esto es que el Decreto de Dios abarca
tanto los medios como también abarca el fin. Por eso es que la Confesión
dice que ni se quita la libertad o contingencias de las causas secundarias.
Dios es la causa primordial de todas las cosas. El Decreto de Dios es esa
causa, pero esto no elimina la importancia de causas secundarias. En
otras palabras el Decreto de Dios abarca tanto los medios como el fin.
Un agricultor, si quiere recoger una cosecha, debe sembrar, y debe
trabajar la tierra. El sembrar y el segar son los medios, la cosecha en si,
ya guardada en el almacén o en el establo es el fin. Génesis 8:22. Dios le
hace una promesa a Noé y sus descendientes después del diluvio dice
Dios que no cesara ni la siembra, ni la siega mientras exista la tierra y
habrá cosecha. Ese es el Decreto de Dios. ¿Entonces eso significa que los
agricultores no tengan que trabajar?.
Dios ha decretado que siempre habrá cosecha, pero el agricultor no
puede sentarse a ver televisión. El Decreto de Dios sobre la cosecha
implica también los medios a ser utilizados para que se lleve a cabo ese
fin. En otras palabras, que mientras exista el mundo habrá hombres que
aren, que siembren.... la lluvia caerá,.... el sol brillará....Todos los
mecanismos biológicos que Dios ha creado seguirán en operación para
que las plantas crezcan, luego el agricultor saldrá en un día caluroso a
gastar mucha energía y sudor para cosechar.
Así que el Decreto de Dios con respecto al fin, abarca los medios
utilizados para obtener tal fin.
Ahora, cuando empecemos a considerar el Decreto de Dios en referencia
a la salvación, veremos que también en esto se aplica. Que Dios ha
decretado la salvación de todos los elegidos, pero que tal fin se obtiene a
través de medios. Y habiendo ordenado el fin, también ha ordenado los
medios a ser utilizados para obtener tal fin, lo cual incluye por ejemplo la
predicación del evangelio, las oraciones del pueblo de Dios, etc.... Eso es
lo que la Palabra de Dios nos revela. Y debemos decir con Dt. 29:29 “que
las cosas secretas pertenecen a Jehová nuestro Dios, mas las reveladas
pertenecen a nosotros y a nuestros hijos”.

La Biblia habla de la voluntad de Dios en dos Maneras:

Voluntad Preceptiva y Voluntad Revelada.


Podemos definirlo de la siguiente manera: la voluntad preceptiva es lo que Dios nos
manda a hacer; a veces la Palabra de Dios habla de la voluntad de Dios como lo que
Dios nos manda a hacer, esta es la voluntad preceptiva.
Pero también las Escrituras hablan de una segunda manera. La Voluntad de Dios
Decretiva, o en otras palabras la voluntad secreta de Dios. Secreta en parte porque
no ha sido completamente revelada a nosotros y la voluntad Decretiva de Dios se
define así:
Lo que Dios se ha propuesto hacer. Hay diferencia entre las dos cosas.

47
Ahora, nuestra responsabilidad como criaturas de Dios es escuchar lo que El nos
dice: Su Voluntad Preceptiva, lo que Él nos manda a hacer y debemos obedecer.
La Voluntad Decretiva es muchas veces secreta. Y definitivamente sucederá. Lo que
Dios ha Decretado, sucederá, y lo que Dios se ha determinado a hacer, El lo hará.
Pero no debemos atribular nuestra mente trayendo confusión tratando de
especular sobre la voluntad decretiva de Dios, sino que debemos obedecer la
voluntad preceptiva de Dios.
Por ejemplo, en el evangelismo hacia los perdidos. La Biblia habla de la voluntad
decretiva de Dios, es decir que Él ha escogido desde antes de la fundación del
mundo quienes habían de ser salvos, pero también nos ha mandado a predicar el
evangelio a toda criatura.
Sabemos que Dios se ha determinado el salvar pecadores y que Dios ha
determinado los pecadores específicos que va a salvar, pero también ha
determinado los medios a ser utilizados y eso está revelado en su voluntad
preceptiva. Debemos orar, creer, arrepentirnos y si hacemos tales cosas seremos
salvos.... y debemos obedecer sus mandamientos y llevar el Evangelio a toda
criatura y a toda nación.
Ahora, hay tensión aquí en todo esto. Hay una tensión irreconciliable. Pero
debemos aprender a vivir con esa tensión porque es una tensión bíblica y no
estamos supuestos a entenderlo todo. Pero debemos creer lo que enseña la Palabra
de Dios.
Y hay dos puntos de vista extremos que se han desarrollado para tratar de entender
esta tensión, ambos que provienen de un razonamiento, son racionalistas. Es decir
que incluye el racionalizar mas allá de lo revelado en la Palabra de Dios. Uno de
estos extremos es el hipercalvinismo: el hipercalvinismo entiende y se adhiere a la
doctrina del decreto de Dios afirmando que El ha decretado todo lo que ha de
suceder, pero después de ahí razona de una manera no bíblica, y dice: bueno,
entonces no hay que hacer nada, y dicen que no hay que predicar el Evangelio. Dios
ha decretado todo lo que ha de suceder así que no hay que hacer nada, ese es un
extremo.
El otro extremo lo toma el arminiano, es decir, la voluntad preceptiva. Como Dios
nos ha mandado hacer ciertas cosas y, en relación al evangelismo Él le manda a
todos los hombres a creer. Y entonces toman eso y de ahí razonan que por lo tanto
a partir de la voluntad preceptiva de Dios todos los hombres tienen la habilidad de
hacer lo que Dios manda, independiente de la Gracia de Dios regenerando su
corazón. Y por lo tanto dice que Dios no sabe quienes serán salvos o no. O no tanto
que Dios no lo sabe, sino que Dios no ha Decretado quienes serán salvos. El
hipercalvinismo razona mas allá de lo que la Escritura le permite, toma parte de
esta verdad y sale corriendo en otra dirección, y el arminiano toma entonces otra
parte de las verdades escriturales y sale corriendo hacia el otro extremo.
Y hay otra tercera manera. Lo que históricamente se ha llamado el Calvinismo, el
cual se adhiere a la tensión y declara sin vergüenza alguna que Dios ha decretado
todo lo que ha de suceder, incluso la salvación de los pecadores, y de pecadores
específicos, pero Dios también nos ha mandado a predicar el Evangelio a toda
criatura y ofrecer a Cristo libremente a todo el que escucha. El hipercalvinista
siente la tensión entre ambas verdades, y elimina una y solo se basa en la otra. El
arminiano también siente la tensión entre ambas verdades, elimina una y razona

48
con otra, pero lo que es el calvinismo histórico y verdadero, abraza, se adhiere a la
tensión. Y dice: “las cosas secretas pertenecen al SEÑOR nuestro Dios....”

Nosotros nos adherimos a todo lo que dicen las Escrituras y no tratamos de llevar
la razón más allá de donde las escrituras nos permiten.

Permítame citar a Juan Calvino mismo: “Si alguien con una seguridad descuidada
entra a este lugar, no podrá ser exitoso en satisfacer su curiosidad. Entrará a un
laberinto del cual no encontrará salida; porque no esta bien para el hombre el
examinar cosas sin las restricciones que Dios ha puesto a los hombres y ha
escondido, ni tampoco le es correcto investigar la sabiduría mas sublime que en
ciertos puntos Dios quiere que respetemos pero no que entendamos para que aun
en este, su perfección sea manifiesta”.

C. La Naturaleza Incondicional de Del Decreto de Dios.


El párrafo numero 2 de la Confesión dice: “Aunque Dios sabe todo lo que
pudiera o pueda pasar en todas las condiciones que se puedan suponer, sin
embargo nada ha decretado porque lo previera como futuro o como aquello
que había de suceder en dichas condiciones”.
Los autores anticipan otra posible objeción a la doctrina del decreto de Dios.
Alguien podría decir es verdad que Dios ha decretado todo lo que había de
suceder, pero su Decreto no es la causa de lo que ha de suceder, Dios
simplemente previó o vio de antemano lo que había de suceder. Es verdad que
Dios sabe de antemano todo lo que ha de suceder pero yo argumentaría que la
presciencia de Dios, el pre-conocimiento de Dios no es la base de su decreto,
sino que su presciencia depende o está edificada en su Decreto. Él sabe todo lo
que ha de suceder porque Él lo ha decretado, y no lo contrario.
Citando a Samuel Waldron: “Solo todo lo que ha de suceder de manera segura
y certera es lo que se ha de conocer de antemano. El prever algo es estar
seguro que va a suceder, pero como el Decreto de Dios hace seguro que todo
ha de suceder, nada puede considerarse como seguro que va a suceder a
menos que Dios lo haya decretado”.
Así que la pregunta es: ‘¿Dios ve de antemano que algo va a suceder antes de
decretarlo, y es porque Él lo ve de antemano que entonces Él lo decreta?. Yo
argumentaría que la respuesta es un NO definitivo. Que Dios ve con seguridad
porque a través de su decreto el garantiza la seguridad. Su presciencia, su pre-
conocimiento de los eventos, está basado en su decreto, y no al contrario.

1. El Decreto de Dios No está Basado en Eventos Previstos.

a. La Biblia Declara de manera Explícita Que el Decreto de


Dios es la Base de Su Presciencia y No lo opuesto.
Isaías 46:9-10. ¿En que se basa la habilidad de Dios de poder declarar
el fin en el principio?. ¿Es simplemente porque Él puede prever lo

49
que va a suceder?. No, la Biblia nos dice que es porque Él lo ha
Decretado.
Él dice: “mi consejo o mi decreto permanecerá, y haré todo lo que
quiero”. Pueden darse cuenta de que el asunto de que el puede prever
la cosas que van a suceder es porque Él lo ha decretado.

b. La Biblia a menudo Describe la Naturaleza de la Profecía


Bíblica.
Profecía: en relación a predecir eventos futurista, es decir lo que Dios
ha decretado. Hechos 4:24-28. Pedro y Juan han vuelto a la Iglesia
después de haber sido cuestionados por el sumo sacerdote, la Iglesia
esta orando. Y en el verso 25 están hablando de una profecía que se
ha mencionado en el Salmo 2, y entonces oran sobre ciertas cosas
basadas en esa profecía.
David había profetizado sobre los eventos que iban a suceder
alrededor de la muerte de Cristo. Se reunieron los reyes de la tierra y
los príncipes se juntaron en uno contra el Señor y contra Su Cristo
pero, ¿fue dada esta profecía con el mero hecho de que Dios previó lo
que iba a suceder?. ¿O estaba basada porque Dios lo había
predeterminado?. Se nos da la respuesta en el verso 28. La profecía
está basada en lo que Dios ha decretado y no en lo que Dios prevé en
el futuro. Hechos 15; Santiago está aquí hablando algo que dijeron los
profetas. Hechos 15:15-18.

Se nos dice de que el SEÑOR hace conocer todo esto desde tiempos
antiguos. Pero, ¿conoce Dios estas cosas por el hecho de que El
prevé?. ¿O es porque El lo ha determinado que va suceder?. Veamos
de nuevo lo que Santiago está diciendo: “Como está escrito... después
de esto volveré, y reedificaré el tabernáculo de David que está caído...
y repararé sus ruinas... y lo volveré a levantar”. En otras palabras,
estas cosas suceden porque Dios había decretado que iban a suceder.
Las profecías vienen a suceder por lo que Dios ha Decretado, y por
eso entonces, es que El lo puede prever, y no lo opuesto.
¿Se dan cuenta de cómo la profecía es poner por escrito lo que Dios ya
ha decretado?. ¿Que no es una predicción de lo que Dios está
tratando de predecir en el futuro?. Hechos 13:34-35.
David profetizó y predijo la Resurrección del Mesías. Pero ¿fue
porque el previó que eso iba a suceder, o que Dios lo Decretó
anteriormente y que por eso iba a suceder?. La respuesta es clara. La
Resurrección del Mesías fue prevista porque fue Decretada y no que
fue decretada porque fue prevista.

c. Existe en La Biblia el Significado y el Uso de la Palabra


Presciencia.
¿Existe en la Biblia el significado de la palabra presciencia?. Esta
palabra también se puede conocer como pre-ordenar. ¿Se acuerdan

50
de Hechos 2:23, donde dice: “... el determinado consejo de Dios...?.
Es decir, no dice por el determinado consejo y el anticipado
conocimiento, sino que con la palabra griega dice por el determinado
consejo y anticipado conocimiento. Según las reglas aceptables de
interpretación del griego, en una construcción gramatical de esa
manera, el segundo sustantivo fortalece el primer sustantivo. Es una
descripción que abunda más sobre el primer sustantivo y las dos
cosas quieren decir lo mismo: son similares.

Es muy importante darse cuenta que en la mayoría de los casos en


que la palabra presciencia es traducida en el griego “anticipado
conocimiento” se refiere al conocimiento anticipado o la presciencia
con referencia a personas, no a eventos. Por ejemplo, Rom. 8:29. En
hebreo el termino “antes conocer, o presciencia” lleva la idea de algo
intimo y con amor. Por ejemplo que Adán conoció a Eva y entonces
tuvieron un hijo. Ahí esta hablando de relaciones sexuales,
conociendo en el sentido de amor y algo intimo. Dios dice sobre Israel
a través de Amós: “A ti solo he conocido de todas las naciones del
mundo”. ¿Quiere decir que El no conocía cuales eran las naciones del
mundo?. El solo dice que solo a Israel a amado con tal intimidad de
entre todos los países o naciones de la tierra. Y así se usó la palabra
en el A. T. Y esto se lleva al N.T.
Así que para pre-conocer, es “amar antes de....”. De manera que
cuando la Biblia dice que cuando El pre-conoció a los que predestinó
El esta diciendo a los que El amó antes de... El puso su amor en ellos
y esos son los que El predestinó. No se refiere a lo que Dios antes
conoció que esta persona iba a hacer. Esa es la manera en que la
palabra presciencia o pre-conocimiento se usa en las Escrituras.

2. El Decreto de Dios No Depende de (está suspendido en)


Contingencias.
Una contingencia es un evento que depende de otro evento, asumiendo
ciertas condiciones que deben ser cumplidas. ¿El cumplimiento del Decreto
de Dios depende de que sucedan ciertas cosas?. ¿Se acuerdan de la
ilustración del agricultor?. Dios dice que la siembra y la cosecha continuará
hasta el fin de los tiempos, pero para eso continuar tiene que haber ciertas
condiciones que el agricultor debe hacer. Si el hombre no siembra, no puede
segar o cosechar. Eso no quiere decir que en el sentido último el Decreto de
Dios está suspendido en “si las condiciones están ahí”, como si fuese posible
de que no estuvieran ahí. No. El Decreto de Dios no solamente pre-
determina el resultado, sino que también asegura las condiciones que son
necesarias. Necesarias para que el resultado suceda. Como he dicho antes,
Dios no solamente ha Decretado el fin, sino que también ha decretado los
medios o las condiciones.
Volvemos al agricultor. Habiendo dicho de que la siembra y la cosecha iban
a durar hasta el fin del tiempo, Dios también ha decretado que el hombre iba

51
a sembrar y cosechar. No es que Dios ha decretado lo que posiblemente
pudiera suceder si tales condiciones existen. No. Sino que Dios ha decretado
firmemente lo que va a suceder y que las condiciones necesarias van a estar
en su lugar. Las condiciones, obviamente tienen que estar ahí, pero Dios ha
decretado que iban a estar ahí. 2Tes. 2:13. ¿Se pueden dar cuenta en ese
versículo de que Pablo dice que la razón ultima de la salvación es que Dios os
haya escogido?. Ese es el fin supremo: LA SALVACIÓN. Pero ahora, por
favor, dense cuenta de los medios y condiciones necesarias para obtener el
fin: mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la Verdad.
Así que nosotros podemos decir que el Decreto define cual será el fin: LA
SALVACIÓN. Y los medios: LA SANTIFICACIÓN.
Hechos 27. En este caso Pablo está siendo llevado a Roma en un barco y hay
una tormenta terrible que se ha levantado. En el verso 24 vemos que Cristo
viene y habla a Pablo en una visión.
Dios le concedió a Pablo la responsabilidad de todos los que navegan con él:
Leamos el versículo 31. Dios prometió de que todos iban a ser salvos, pero
Pablo les dice a ellos que si no se quedan en el barco no van a poder ser
salvos. Dios propuso de que todos iban a ser salvos. Su Decreto del fin de esa
situación incluyó los medios para ese fin. Es decir, permanecer en la nave. Y
eso fue lo que hicieron esos hombres, entonces lo que Dios decretó, sucedió.
Vemos aquí que el Decreto de Dios incluye el fin, pero también los medios.
Hagamos un resumen: Como hemos visto, nuestro Dios es un Dios que tiene
un propósito. Lo que Dios hace, ya Él se lo había propuesto. Como vimos en
Is. 46:9-10, Dios sabe todo lo que ha de suceder, no porque Él se sienta a
observar lo que va a suceder, sino que Él sabe todo lo que va a suceder
porque Él lo planeó para que sucediera. “Mi Consejo permanecerá y yo haré
todo lo que quiera”. Es inconcebible que un Dios de toda sabiduría,
conocimiento y poder, actuara sin un Plan. Aun el hombre que es un ser
finito y que solo existe por un momento está sujeto a muchos errores y
penalidades. Y aun el si tiene algún tipo de sabiduría, hace un plan antes de
hacer cualquier cosa importante, y en este sentido todos nosotros en nuestro
diario vivir, somos pre-destinatarios prácticos. Es decir que nosotros
tratamos de actuar según un plan que hicimos antes de...
Como alguien ha dicho: “Un hombre sabio, primero piensa en el buen
resultado que él desea, y después piensa cuales son los mejores medios para
obtenerlo. Antes que el arquitecto haga el edifico, primeramente hace los
planos, aun los detalles más pequeños de la construcción. En la mente del
arquitecto ya el edifico está completo con todos sus detalles antes que la
primera piedra sea puesta”. Y así es el comerciante, el abogado, el
agricultor....
Si esto es verdad en un hombre sabio, ¡cuánto más nuestro Sabio Dios!.
Claro que hay una gran diferencia entre los planes de Dios y los planes de los
hombres.

El hombre es una criatura del tiempo. Así que cualquier cosa que él planee
lo hace en un momento en el tiempo, pero Dios es Eterno así que cualquier cosa

52
que Él ha planeado lo ha hecho desde la Eternidad. La Biblia nos dice en Hechos
15:18:

...para que el resto de los hombres busque al Señor,


Y todos los gentiles, sobre los cuales es invocado mi nombre,
Dice el Señor, que hace conocer todo esto desde tiempos
antiguos.

Dios conoce a todos los hombres antes del tiempo.

Continuando; nosotros a cada rato estamos cambiando nuestros planes,


normalmente por dos razones: a veces simplemente cambiamos el plan porque
nosotros somos cambiantes, somos criaturas sujetas al cambio, pero Dios nunca
CAMBIA. Uno de los atributos de Dios es que ÉL ES INMUTABLE, nunca cambia.
Malaquías 3:6. Así que el Plan eternal de Dios no puede cambiar.
La segunda razón de porqué a veces nosotros cambiamos nuestros planes es porque
nosotros comenzamos a darnos cuenta de que nuestro plan no era muy buen plan,
que no era un plan sabio y entonces tratamos de arreglar el plan para que sea
mejor. Pero pregunto ¿tiene Dios alguna vez ese problema?. Claro que no. EL ES
INFINITAMENTE SABIO; por esa razón su PLAN ES INFINITAMENTE SABIO.
Ese plan no hay manera de mejorarlo. Es decir, su Plan no solo es Eterno, sino que
no cambia. Dios nunca cambia, y su plan es infinitamente sabio y por esa razón no
hay necesidad de que sea cambiado.
Todo esto no lo digo yo, es el testimonio de la Palabra de Dios. Is. 46:10. “Mi
Consejo permanecerá y haré todo lo que quiero”. Prov. 19:21. Salmos 33:11. Isaías
14:24.
En definitiva, el Plan de Dios es Eterno así como Dios es Eterno. Estaba en su
corazón desde la Eternidad. Y el Plan de Dios nunca cambia, porque Dios no
cambia y porque Dios es infinitamente sabio. Es por esa razón que su Plan no hay
manera de mejorarlo.

Otra diferencia entre el plan de los hombres y el Plan de Dios, es que los hombres
hacen planes solamente de algunas cosas, por ejemplo, hacer una casa y construirla
de tal manera....etc.... un plan para hacer tal o cual cosa.... Están limitados a una
esfera de algunas cosas, pero EL PLAN DE DIOS QUE ES ETERNO INFINITO Y
SABIO, incluye TODAS LAS COSAS Y TODAS LAS PERSONAS Y TODOS LOS
EVENTOS QUE HAN SUCEDIDO Y QUE HAN DE SUCEDER, han sido planeados
por parte de Dios en la Eternidad.
El Plan incambiable de Dios ha planeado todas las cosas. Efesios 1:11.
Todas las cosas están incluidas en su Plan Eterno. Y no hay manera de uno salirse
de ese Plan. Él trabaja en este mundo según lo que Él ha planeado según su
propósito, su consejo y ese plan es desde la eternidad, es infinitamente sabio, ese
plan no va a cambiar. Y es universal... INCLUYE TODAS LAS COSAS.
Negar eso no es solo negar todos los textos bíblicos mencionados, sino que es
reprochar los Atributos de Dios y a Dios mismo. Como si estuviéramos con un Dios
que no sabe que es exactamente lo que Él va hacer y que puede cometer errores, y
no un Dios que hace todas las cosas según el designio de su voluntad.

53
Alguien escribió: “Sin el Plan de Dios, nos queda un universo que es tan irracional
como un tren expreso que está en oscuridad, que no tiene ni ingeniero, ni
maquinista, ni una luz, y sin ninguna certeza de que en el próximo momento no
caerá en un abismo”.

Hay otra diferencia entre el Plan de Dios y el de los hombres:


Algunas veces los hombres planean hacer cosas malvadas, pero la Biblia nos enseña
que Dios es infinitamente santo, por lo que entonces su Plan es Santo. Ahora, eso
no quiere decir que su plan no incluye la entrada del pecado en el mundo.
Obviamente no, porque sabemos que el pecado está en el mundo.
El pecado existe alrededor de nosotros, pero observamos que Dios planeó el
permitir el pecado en este mundo con un propósito santo y para traer un santo fin,
un fin santo que su santa sabiduría determinó que no puede ser mejorado de
ninguna manera, aun la caída de Adán y el pecado de los hombres sirven el
propósito del Dios soberano del mundo, Dios no es responsable por los pecados de
los hombres, es decir que Dios no peca, los hombres pecan de su propia decisión
como entes morales que son, responsables por sus pecados y serán juzgados por
sus pecados, pero aun los pecados de los hombres han de completar el plan que
Dios ha previsto. Acuérdense que no vemos esto en ningún sitio mas claro que en el
texto que nos habla de la crucifixión de Cristo. Pedro no sintió ninguno tipo de
vergüenza el decir las cosas que dijo a los judíos en Hechos 2:23.

Él dice que lo tomaron y lo prendieron con manos inicuas. Pero en todos estos
actos inicuos que ustedes han hecho serán juzgados a menos que se arrepientan
Simplemente son sirvientes o peones para cumplir el plan eterno del Dios
soberano.
Así que, ¿que hemos visto?. Hemos visto que Dios tiene un Plan Eterno que no
cambiará. Es infinitamente sabio y santo que su plan se extiende a todas las cosas.
Todas las cosas que hay o pueden existir. Todos los eventos que ha sucedido o van a
suceder fueron planeados por Dios desde la Eternidad, y esta es LA DOCTRINA
DEL DECRETO DE DIOS. Es simplemente esto. DIOS TIENE UN PLAN Y ESE
PLAN ES ETERNO, SABIO, SANTO E INMUTABLE. Incluye todas las cosas que
han de suceder.

Nosotros vemos aquí una muestra de la Soberanía de Dios en la fórmula en que Él


ha planeado todas las cosas. ¿Quién estaba ahí con el Trino Dios que le pudiera
decir algo?. Decirle: ¡NO Señor tú no puedes planear todo de esa manera!.
No, definitivamente: no había nadie. Dios tiene la soberanía de Decretar y Planear
como Él quiera. Y Él ejercita ese derecho.
Yo me regocijo en el hecho de que el que controla este mundo es un Dios de
Sabiduría y Santidad infinita. Es íntimamente bueno, justo y recto.

Otra diferencia: Los hombres pueden preparar el mejor plan de lo que desean
hacer, y aun así, fallar porque no tienen el poder para poder hacerlo. Es decir, yo
puedo querer hacer un hogar hermoso, y tener unos planes preciosos, pero al
empezar a hacerlo, no puedo, porque sencillamente pueden surgir problemas que

54
me impidan hacerlo cumplir. Pero con Dios no sucede eso, porque Dios es
Omnipotente e Infinito en poder. Nada de lo planeado por Él puede fallar.
Sabiduría Infinita unida a Poder infinito, aseguran todos los detalles de su Plan sin
fallo alguno.
Para terminar este punto, leamos: Job. 23:13.

“Pero si Él determina una cosa, ¿quien lo hará cambiar?”

Segunda Unidad: El Decreto de Dios Obrado y Visto en la Creación y en


La Providencia.

I. El Decreto de Dios Visto en la Creación. (Apoc. 4:11)


Aquí se nos habla de los 24 ancianos postrados delante del trono de Dios... y yo
estoy casi seguro que la mayoría de los comentaristas están de acuerdo en que los
24 ancianos representan al pueblo de Dios tanto del A.T. como del N.T., a la Iglesia
de Cristo. El numero 24 es el resultado de la suma de los 12 patriarcas y los 12
apóstoles. Pero lo que yo quiero enfatizar es lo que dicen los 24 ancianos en los
versos 10 y 11. La traducción en el ingles de este versículo no es muy clara... “por tu
placer”, mientras que en español dice “por tu voluntad”, y esto ultimo es lo que el
griego dice. La palabra traducida como voluntad es la palabra griega TALIMA, lo
cual es el sustantivo de voluntad.
Y muchas veces en el N.T. esta palabra es traducida como “voluntad”. Es más, una
traducción totalmente literal del pasaje seria: “Porque tú creaste todas las cosas y
porque por tu voluntad son y fueron creadas”. Así que los 24 ancianos se postran
delante del trono adorando a Dios, echando sus coronas y dándole toda la gloria,
honra y poder.
Adoran a Dios como Aquel quien actuó en total soberanía durante la creación. Por
su Decreto, por su Voluntad, todas las cosas existen y fueron creadas. Si hay algo
que dice la Biblia: Es que Dios es el creador de todas las cosas.
La razón de la creación de Dios fue: por su Voluntad.

A. En el mero Hecho de que Él Creó. (Su Soberanía)


En la gran expansión de la eternidad previa a Génesis 1, la creación existía
solo en la mente del Creador. En su majestad Soberana, el Dios Trino vivía
solo. En su perfección sublime, y su autosuficiencia. No habían ángeles para
alabarle, y no habían criaturas animadas o inanimadas para declarar su
gloria. Y aun así, desde la eternidad, antes de la creación, Dios era Soberano.
Y según su propia voluntad Él podía crear, o no crear. O sea que no había
nada en la naturaleza de Dios mismo que le obligara a crear.
No había ninguna necesidad en la naturaleza de Dios a crear, porque Dios en
si mismo es PERFECTO. Él es suficiente en sí mismo y es feliz. Él no
necesitaba el Universo para suplir algo que le faltara o para ser completo o

55
perfecto. Él es perfecto en su naturaleza, y es una ilustración falsa cuando
describen a Dios como un Dios aburrido y solo. Y que como Él estaba solo,
entonces Él creó al mundo para tener gente con quien tratar. No, eso no es
cierto porque ya había comunión perfecta y actividad entre las Tres Personas
de la Santa Trinidad. Ellos vivían en satisfacción e interacción perfecta desde
la Eternidad. Así que Dios no necesitaba crear.
El hecho de que existe la creación no se debe nada más que a Su Soberana
Voluntad.

Reino Animal
B. En lo que Él Creó: La Soberanía en todas las cosas Reino
Vegetal
Reino Mineral

Vemos su Soberanía también en la realidad de lo que Él creó. Él pudo haber


creado un mundo o un millón de mundos. Nadie estaba ahí para resistir su
voluntad. Podía haber creado millones de criaturas y hacerlas todas iguales
en todas las maneras. Todas teniendo las mismas facultades, y en el mismo
ambiente. O pudo haber creado un millón de criaturas cada una diferente a
la otra, y no tener nada en común excepto que son criaturas.
¿Y quien estaba ahí para preguntar de que manera debía crear? ¿Quién
podía preguntarle: Eh, ¿qué es lo que haces?.
Pero Dios tenia un derecho soberano de decidir según su santa y perfecta
voluntad qué crear y como crear.
Si hubiera sido su voluntad otra, nadie hubiera podido cuestionarlo.
Mas sin embargo El creó lo que creó.... una gran variedad de cosas, variando
en tamaño, en color, en inteligencia, en habilidad..... ¿quién puede decirle
que no podía hacerlo?.
Dios ejercita su absoluta soberanía no solamente en haber escogido o
decidido crear, sino también como creó y qué creó.
En todo lo que vemos observamos la completa Soberanía de Dios. Miramos
hacia el Cielo y vemos la Grandeza de Dios (1Co.15:41). ¿Por qué son
diferente el sol y la luna y las estrellas?. Porque así lo creó Dios y así fue su
voluntad.
Cuando miramos con nuestros ojos al mundo, ¿por qué dos terceras partes
de la tierra está llena de agua? ¿por qué hay otra tercera parte que los
hombres no pueden habitar o cultivar? ¿por que hay desiertos, campos de
hielos, pantanos? ¿por qué hay países que son ricos en minerales y otros casi
no tienen nada?. ¿por qué el clima en algunos lugares es mas cómodo y mas
fácil de vivir y adaptarse que otros?. ¿por qué hay tierras mas fértiles que
otras? ¿por qué algunos tienen muchos ríos y lagos y otros tienen pocos o
ningunos? ¿por qué hay áreas que están siempre afectadas por terremotos y
volcanes y otras que están totalmente libres de amenazas? ¿por qué es todo
así de esta manera?.
LA UNICA RESPUESTA ES QUE DIOS LO DECRETÓ ASI.

56
¿Y el reino animal?. Piensen en la variedad. ¿por qué hay animales con un
grado de inteligencia superior a los demás? ¿y por qué hay otros como las
ovejas y cerdos que tienen muy poca inteligencia? ¿ por qué algunos fueron
creados adecuados para ser animales de carga mientras otros han sido
creados para vivir libremente en los bosques o en las junglas? ¿por qué
algunos son buenos para como otros y no? ¿y otros bellos y otros feos, unos
fuertes y otros débiles.....?
¿Por qué todas estas diferencias y variaciones?
Lo mismo ocurre con las aves y peces y con el reino vegetal.
¿Por qué las rosas tienen espinas, mientras otras flores no? ¿por qué algunos
árboles producen fruta y otros solo flores?
LA UNICA RESPUESTA QUE PODEMOS DAR ES QUE DIOS LO
DECRETÓ ASÍ. Y ASÍ FUE COMO ÉL LO QUISO.
En Salmo 115:3 podemos leer: “Nuestro Dios está en el cielo... todo lo que
quiso ha hecho”.

¿Y el ejercito de ángeles? Aun ahí la Soberanía de Dios la vemos mostrada y


también su Decreto. Las escrituras nos hablan de una diversidad entre los
ángeles. Y que aparentemente hay rangos entre ellos: ARCÁNGELES,
SERAFINES, QUERUBINES. Principados y potestades en lugares
celestiales. ¿por qué esta diferencia? ¿por qué no son todos los ángeles
iguales? ¿por qué esta diversidad aun entre las huestes angélicas?.
LA RESPUESTA ES LA MISMA: TODO LO QUE PODEMOS DECIR ES
QUE ES LA VOLUNTAD DE DIOS DE HABER HECHO, CREADO, TODO
ASI, EN SU PROPÓSITO SABIO.

Entonces habiendo visto la Soberanía de Dios en toda su creación, no debe


sorprendernos también que la Soberanía de Dios se manifiesta en la
creación del hombre. ¿por qué creó Dios al hombre macho y hembra?. Cada
uno con sus formas y capacidades distintas?. ¿Cada uno con su rol?. ¿por
qué no creó la humanidad que todos tuviéramos la misma personalidad, el
mismo temperamento? ¿las mismas habilidades? ¿por qué no con el mismo
cuerpo físico?. Yo tengo una piel pálida y algunos de ustedes tienen la piel
mas oscura que la mía.. Algunos somos más grandes que otros. ¿Por qué
algunos son mas anchos que otros y otros más delgados?. Y no solamente se
refleja por lo que comemos, también refleja en cierto grado, la manera en
que Dios nos ha creado ¿ por que todas estas diferencias?.
Y una vez mas respondemos: DIOS, EN SU PLAN ETERNO Y PARA SU
PROPIA GLORIA NOS HIZO ASI.
Así que vemos ciertamente la Soberanía de Dios en la creación.
Toda la fuerza que se esconde detrás de las enseñanzas de la evolución es
con el propósito final de excluir la Soberanía de Dios de este mundo. La
doctrina de la creación es un recordatorio solemne de la realidad del poder
ilimitado y la Soberanía Absoluta de Dios. Él es nuestro hacedor a quien
debemos de dar cuenta; y los hombres, quisieran salir de Dios como su
creador y soberano, para sentirse que pueden hacer cualquier cosa sin temor
al juicio. Eso es lo que esta detrás de las enseñanzas de la evolución, por que

57
la creación y la propiedad van juntas.
Salmos. 24:1-2. ¿por qué es la tierra propiedad de Dios? ¿por qué El es el
dueño de todo?. PORQUE ÉL LA FUNDÓ Y LA AFIRMÓ.

COMO ÉL LO CREÓ, SON DE SU PROPIEDAD, Y LO MISMO SE APLICA


AL HOMBRE. SI DIOS NOS HA CREADO ÉL ES NUESTRO DUEÑO Y
TIENE DERECHOS SOBERANOS SOBRE NOSOTROS Y PUEDE HACER
CON NOSOTROS LO QUE LE AGRADE SEGÚN SU VOLUNTAD. Rom. 9:
Él tiene el mismo derecho que tiene el alfarero sobre la arcilla.
Él tiene el derecho de gobernar sobre el mundo y todo lo que en él hay,
porque todo le debe la existencia a Dios. Por eso los hombres se adhieren a
la teoría estúpida de la evolución. Quieren eliminar a Dios como soberano
para que ellos mismos puedan ser su propio dios.

II. El Decreto de Dios en la Providencia

A. La Naturaleza de la Providencia de Dios.


¿Qué es la Providencia de Dios?. Vamos a citar el cap. 5 de la Confesión.
(Lean la primera parte del primer párrafo de dicho capitulo).
Y el catecismo menor da una respuesta más corta a la misma pregunta. O sea
¿qué son las obras de la Providencia de Dios?. “La Providencia son aquellas
obras sabias y santas de Dios gobernando a todas su criaturas y a su creación
en general, ejercitando su poder, su gobierno en la creación que Él mismo ha
creado”.
Esta es la naturaleza de su Providencia

B. La Extensión de la Providencia de Dios.


Así como hemos considerado el Decreto, también su Providencia se extiende
a todo: cosas, criaturas..... etc.... Su Providencia se extiende aún a cosas
particulares como dice Jesús en Mateo 10:29-30. No solo Dios tuvo un plan
creando el mundo y luego se retiró y dejo al mundo caminar solo, como que
Él estuviera sentado en su Trono esperando que todo más o menos salga
como Él lo planificó. Absolutamente: No. Dios es activo en el mundo,
preservando todas las cosas. Gobernando todas las cosas para el fin con el
cual fueron creadas según su Decreto Soberano.

No solamente es el Dios que ha creado y planificado todo, sino que según Ef.
1:11, es el Dios que está obrando todas las cosas según el consejo de su
voluntad.
Recuerden Rom. 11:36. “Porque de Él por Él y para Él son todas las cosas”.
No solamente Dios es la fuente de todas las cosas sino que por Él son todas
las cosas. Y para Él son todas las cosas. Él es el Sustentador y Director de
todas las cosas, porque a través del Él son todas las cosas como podemos ver
a continuación:

58
1. En Todo lugar.

2. En Todo Evento.

3. En toda Vida Animal y Vegetal (Materia Inanimada)


Quiero concentrarme en aquellas cosas que se aplican aún en el más mínimo
detalle de la creación. ¿Cómo fue que Adán reunió a todos los animales para
poder nombrarlos?. Gen. 2:19: El Señor los trajo delante de Adán. ¿Cómo
Noé consiguió que todo tipo de animal entrara en el Arca?. En Gen. 6:20...
“Dos de cada tipo vendrán a ti”, dijo Dios a Noé.
Los trajo el Señor., no fue Noé el que tuvo que correr detrás de cada animal.
¿Recuerdan cuando vino la hambruna a Israel y Dios le dijo a Elías que fuera
al arroyo de Querit y le dijo que “he mandado que los cuervos te
alimenten”?.
Los cuervos eran siervos de Dios.
Las bocas de los leones fueron cerradas cuando Daniel fue echado en el foso
y luego esos mismo leones Dios les ordenó que devoraran a los acusadores
de Daniel.
Luego el libro de Jonás: ¿coincidencialmente había un pez grandísimo con
un hambre grandísima en el momento exacto?, No, dice Jonás 1:17 que el
Señor había preparado un gran pez para que se tragase a Jonás. Luego en el
cap. 2:10, dice: “que el Señor le habló al pez y el pez vomitó a Jonás”. Y en el
cap. 4 dice que el Señor preparó una enredadera para que le diera sombra a
Jonás.
También utilizando el mismo lenguaje, dice que Dios preparó un gusano
para que la destruyera.
O sea, mis amados hermanos, la Providencia de Dios influye aún entre los
gusanos.
Y en el mencionado pasaje de Jesús, vemos la Providencia de Dios, aún
sobre las aves y sobre las flores como un argumento para que el Pueblo de
Dios confíe en el SEÑOR en que Él va suplir todas sus necesidades.

“El corazón del rey está en la mano del Señor y Él lo mueve adonde El
quiere”. Prov. 21:1

“Un agricultor, con el fin de irrigar su campo, crea ciertos canales


para poder llevarle agua desde un río. Y él dirige el agua
utilizando estas represas y canales. Y lleva el agua a la parte del
campo donde él quiere llevarla. Y al mismo tiempo el agua se
mueve según su propia tendencia natural. De la misma manera o
parecidamente, los reyes actúan según las inclinaciones de su
naturaleza y de su corazón pero finalmente la mano de Dios es la
que lo lleva y lo dirige para lograr aquellas cosas que Dios ha
planificado.”

59
Vayamos a Esdras 1:1. Noten que Dios había dicho a través de Jeremías que
al pasar los 70 años en cautividad, los judíos habrían de regresar a su propia
tierra. Esto había sido profetizado.
Cuando se cumplieron los 70 años, El Señor despertó el espíritu de Ciro, rey
de Persia, y al Pueblo de Dios le fue permitido regresar a su tierra. El Señor
movió el espíritu de Ciro.
¿Estaba basada la profecía de Jeremías en que Dios sabía lo que Ciro iba a
hacer?. ¿O estaba basada en lo que Dios iba a mandar que Ciro hiciera?.
Según el pasaje, Dios no estaba sentado viendo de antemano lo que Ciro iba
a hacer, sino que Él causó.... despertó.... el espíritu de Ciro. Ciro no lo sabía.
O quizás.... un día Ciro se despertó del lado bueno de la cama y dijo: voy a
hacer algo bueno, no?. Voy a hacer hoy el bien a los judíos y que regresen a
su hogar.
Desde el punto de vista de Ciro, puede ser lo que eso pensó. Pero nosotros
sabemos Quien fue el promotor de todo esto. Dios estaba usando a Ciro para
lograr sus propósitos.

4. A todos los Hijos de los Hombres.

5. A Todo ser Angelical y Espiritual:

a. Los Santos Ángeles.

b. Los ángeles y espíritus malvados.


1Rey. 22:20. Vamos a dar un poco de idea sobre el contexto. Dios ha
decidido quitar la vida al Rey Acab, y Él determinó que Acab tenia que
morir en le guerra. ¿cómo va a hacer Dios que esto suceda?.
Veamos 22:20-23. De nuevo pregunto: ¿Cómo Dios se puede identificar
con el mal?. No nos confundamos. DIOS ES SANTO. Las Escrituras dicen
que Dios no puede ser tentado, ni tienta a nadie. El espíritu era de
maldad. Y los falsos profetas, bajo su influencia, mintieron. Fueron ellos
los que pecaron. Fueron ellos los que hicieron dicha maldad., pero este
pasaje nos enseña que aun dichas actividades malas de los espíritus
malvados están bajo la dirección y bajo las limitaciones que Dios impone.
Así que el espíritu malvado no podía hacer que los profetas falsos
mintieran. Estos profetas apóstatas y falsos, no hubieran podido hacer
nada sin el permiso de Dios. Así que Dios restringe y gobierna aún la
actividad de los espíritus malvados para lograr sus propósitos, que en
este caso era la ejecución de su juicio justo sobre Acab.
También lo vemos en muchos lugares del N.T. Por ejemplo, Jesús,
cuando echó a los demonios hacia los cerdos. Ellos no pudieron entrar
dentro de los cerdos hasta que el Señor les concedió el permiso.

60
Hay algo que es especialmente sorprendente. Que la Providencia de Dios
controla a aun a Satanás mismo. El ejemplo clásico es con Job 1.
Recuerden que la historia.

Dios le dio permiso a Satanás para ir contra Job, pero también le dio
límites que no podía sobrepasar.
Aun las actividades de Satanás no pueden salir de la esfera de la
Providencia de Dios. Satanás pudo tocar a Job cuando Dios le otorgó el
permiso. En todo lo que Satanás le hizo a Job, aunque el propósito de
Satanás era otro, aún así el estaba cumpliendo con el propósito divino.
¿Qué propósito fue cumplido finalmente, el de Satanás o el de Dios?. El
propósito de Satanás era probar que Job era un hipócrita y que sólo
servía a Dios por su prosperidad, mas el propósito de Dios era humillar a
Job, y enseñarle a Job a conocer a Dios mejor, y enfrentarle con Su
propia Grandeza.
Pero también Dios quiso proveer para su Iglesia a través de la historia
dicho libro como consuelo para todo el Pueblo de Dios en los momentos
adversos.
Al final de Libro de Job, vemos que se cumplió definitivamente el
propósito de Dios. Satanás no logró conseguir su meta. En toda esa
actividad no fue nada más que un peón en las manos de Dios para lograr
el propósito de Dios en hacerle bien a Job. Y aunque no es la intención de
Satanás hacerlo, la realidad es que el siempre sirve los propósitos de
Dios.

Finalmente Satanás lo que hace es hacer avanzar el programa de Dios


cuando el pone sus practicas malvadas en obra. No es lo que quiere
hacer, pero lo hace finalmente por mandato de Dios y Dios tiene el
control.

Recuerden a Pablo que tenía un mensajero de Satanás que lo abofeteaba


y le fue concedida la libertad de traer esa angustia a Pablo. Pero una vez
más estaba solamente sirviendo el propósito de Dios para mantener al
apóstol humilde.
Y lo mismo vemos en Mat. 4:1 en la vida de nuestro Señor Jesucristo.
¿Por qué el Espíritu llevo a Jesús al desierto para ser tentado por el
diablo?.
Sencillamente para que pudiera ser dicho por parte de nuestro Señor y
para consuelo de todo su pueblo lo que dice Hebreos 4:15:

“Porque no tenemos un sumo sacerdote que no pueda compadecerse de


nuestras debilidades, sino uno que fue tentado en todo según nuestra
semejanza, pero sin pecado.”

61
Aún en la malvada tentación a Cristo Satanás estaba sirviendo el
propósito divino.
Así que ¿hasta donde se extiende la Soberanía de la Providencia de
Dios?. A todas las cosas, lugares, eventos, materia inanimada, animal o
vegetal, todos los hijos de los hombres.... a todo ser angelical y espiritual
sea bueno y santo o sea malvado.

Tercera Unidad: El Decreto de Dios de la Predestinación a La Vida o la


Doctrina de la Elección.

I. Un Análisis de Palabras Claves.


Vamos a empezar nuestra clase examinando palabras claves y después
examinaremos textos claves.

A. Elegido.
La palabra Elegido, es una palabra bíblica. Nadie puede negar eso. Agustín,
Calvino, Edwards, o los puritanos, no pusieron esa palabra en la Biblia. Estaba
ahí mucho antes de que nacieran estos hombres. La palabra Elegido, en sus
diversas maneras en el griego: Eklego, Eklectos, Eklogo, son traducidas como:
Elegido, Electo o Elección.
Eklego: Es elegir, escoger.
Eklectos: Quiere decir los escogidos.
Eklogo: Elección
Estas palabras en sus diversas maneras son usadas más de 50 veces en el N.T. y
el mismo concepto se ve en el hebreo del A.T. y la misma palabra en traducción
griega del Antiguo Testamento. Así que la palabra escoger, elegido, electo, todas
son palabras de La Biblia, no hay manera de negar eso y no creo que haya nadie
que lo niegue.
Ahora, nuestro trabajo es averiguar qué es lo que significa. Yo no puedo venir y
tomar una palabra Bíblica y darle la definición que yo quiera. Hay que ver en las
Escrituras mismas qué es lo que la palabra significa.

1. El Uso de la Palabra en el Sentido No-Teológico.


Hay otras veces en que se usa en el sentido Teológico, pero ahora vamos a
ver en sentido No-Teológico.
Vamos a ver la palabra en el contexto de un lenguaje común en la Biblia.
Acuérdense que el propósito es ver sencillamente lo que significa la palabra.
Lucas. 6:12-13. “....escogió a sus discípulos....” De todos aquellos que seguían
a Jesús, Cristo escogió a 12 que fueran apóstoles. Jesús usó el derecho de
una Soberana Selección. Él no pidió que levantaran la mano, no les preguntó
a ninguno si querían ser apóstoles, ni hizo unas votaciones.... sino que en su
propia iniciativa viendo la masa de sus discípulos escogió 12. Es la misma
palabra del griego: escoger.

62
Lucas. 10:42. Tenemos nuestra palabra de nuevo “...escogido”.
María y Marta habían recibidlo a Jesús en su hogar y Marta estaba
preocupada y afanada con muchas cosas pero María estaba a los pies de
Jesús. Habían dos opciones, el ayudar a Marta y estar en sus
preocupaciones, o sentarse a los pies de Jesús.... Y María escogió la buena
parte.
Lucas 14:7. Aquí Jesús está mencionando el punto de que escogían los
primeros asientos a la mesa. Vean la figura en sus mentes. Estas personas se
les invita a una cena y pueden sentarse en muchos lugares pero de los
muchos sitios ellos “escogieron” algunos. En este caso escogieron los
primeros asientos.
Se ve el mismo concepto en el A.T. cuando fue traducido al griego como unos
200 años antes de la venida de Cristo al mundo. Así que nosotros también
podemos entender como los escritores del N.T. entendían las palabras que
usaban por las palabras griegas que los traductores hebreos usaron al
traducir el A.T.
En la traducción del A.T. al griego estas son las palabras que definen o
detallan lo que hizo David cuando fue al pequeño arroyo antes de matar a
Goliat: 1Sam.17:40. “....escogió 5 piedras lisas del arroyo”. En el arroyo
habían muchísimas piedras y de ellas él hizo una selección. Literalmente él
eligió 5 piedras. David escogió las piedras. No fueron las piedras las que se
movieron y entonces posteriormente David las eligió. No, David fue quien
eligió de entre las piedras las que él iba a usar según su buena voluntad.

Estos son ejemplos de la palabra en un sentido No-teológico. ¿cuál es el


denominador común en todos estos usos?. Hay tres:

1.- Siempre al elegir hay más de una cosa que él puede elegir. Es una elección
entre varios objetos.
2.-Siempre es una elección de ambos lados, es decir que algo es elegido y
algo no es elegido. Unas cosas son escogidas y otras no lo son.
3.- Y muy importante. La elección siempre es iniciada por el seleccionador y
no por los que son seleccionados. Es decir que el que es activo aquí es el
seleccionador y el que es seleccionado es pasivo.

Todas las piedras estaban en el arroyo, calladas, sin hablar como es normal,
y están en la misma situación hasta que es el propio David quien escoge
cinco.
En este sentido no-teológico el significado de la palabra es muy claro, y su
sentido no cambia inmediatamente o repentinamente al ser Dios el que
quiere seleccionar o escoger de una masa de gente. Cuando algunas personas
dicen que la elección está en la Biblia, que no pueden negar que Dios elige a
los pecadores, pero que todo lo que eso quiere decir es que Dios vio cuales
eran aquellos en los que la Gracia iba a trabajar y Dios previó en quienes el
Evangelio iba a trabajar en arrepentimiento y fe, y al ver entonces o prever
su respuesta positiva, en respuesta a eso, El decidió elegir. Cuando los
hombres argumentan de esa manera, están tergiversando el significado de la

63
palabra elegido. Y quieren que la palabra entonces signifique: “afirmar”. Son
dos conceptos totalmente diferente.
Elegir y escoger es una cosa... afirmar la elección de otra persona es
totalmente diferente.
Tenemos un ejemplo clásico en Hch. 6:6. Aquí está la selección de los
primeros Diáconos. Los Apóstoles estaban tan distraídos por tener que
cuidar las viudas de la Iglesia que su verdadero ministerio estaba sufriendo.
Así que propusieron que buscaran a 7 varones llenos del Espíritu Santo y de
Sabiduría.
El verso 5: dice: “...eligieron”. Es una forma del verbo elegir. Y ellos
escogieron y seleccionaron a Esteban, varón lleno de fe, y a los demás.
Ahora, veamos el verso 6... “oraron e impusieron las manos” Los Apóstoles
afirmaron la selección de entre la multitud. Tenemos aquí dos actividades
totalmente diferentes.
Fue la multitud quien escogió y los Apóstoles ratificaron esa elección.
Ratificar y elección son dos conceptos muy diferentes. Cuando uno ratifica
es que está afirmando algo ya escogido, y entonces, simplemente estás
poniendo un sello a una elección que ya se ha hecho y eso no es elección eso
es ratificación.
Así que cualquier intento de decir que la elección en la Biblia no es más que
simplemente que Dios ratifica la selección del pecador y que Dios entonces le
pone un sello; cualquier intento de decir que eso es lo que quiere decir la
Palabra, es pervertir el significado de la palabra elegir. Es pervertir y
distorsionar lo que el Espíritu Santo quiere decir en este concepto.

2. El Uso de la Palabra en el Sentido Teológico.


Las palabras usadas de la elección de Israel como una nación seleccionada
para recibir la bendición de Dios, muchas veces es conocido como Elección
Teocrática, donde Dios escoge a personas para un evento o una posición. Por
ejemplo, los levitas fueron elegidos para ser los sacerdotes. Dios eligió a Saúl
para que fuera Rey.
Dios también eligió a Matías para que fuera un Apóstol. Eso es elección a
una posición y a veces se le llama también Elección Vocacional.
Hay otra Elección: Mesiánica: En Is. 42:1 se habla de Cristo como el Elegido
de Dios. El Mesías elegido de Dios. Pero hay mucha diferencia en el uso de la
palabra en un sentido teológico en el N.T., donde se hace el uso de la palabra
para referirse a la elección de pecadores para vida eterna o Elección
Salvadora y de esto es de lo que vamos a hablar ahora.

3. El Uso de la Palabra en el Nuevo Testamento en Referencia con


los que Son Salvos y los que Serán Salvos.

a. Es Dios Quien Elige.


Marcos 13:20. La Biblia es Clara. Es Dios Quien Elige.
Cristo está hablando de los eventos que iban a suceder antes de su
Segunda Venida. ¿quiénes son los escogidos?. Son los que Él escogió. Es

64
Dios quien elige. Dios es quien selecciona. Ellos son los seleccionados, los
escogidos.
Otros textos: Ef. 1:4; 2Tes. 2:13; Así que el autor de esta elección es Dios.

b. Dios Elige en La Eternidad.


¿Cuándo fueron los escogidos, elegidos?. La Biblia es clara. Fue en la
Eternidad.
Ef. 1:4. Él nos escogió antes de la fundación del mundo, por eso es que en
Apocalipsis los santos de Dios son aquellos que estaban inscritos en el
Libro de la Vida desde antes de la fundación del mundo. Ap. 17:8
2Tim. 1:9. ¿cuándo fue?. “Antes de los tiempos de los siglos”. Así que la
elección es que Dios escoge antes de la fundación del mundo.

c. Dios Elige Personas Individuales.


Debemos dar énfasis a esto, porque hay personas que dirían. “Sí yo creo
que la elección es que Dios escogió antes de la fundación del mundo. Dios
es quien escoge en la eternidad, pero el objeto de su elección es
simplemente los pecadores en general. Dios ha dicho que va a salvar
pecadores en general y no que Él va a elegir ciertos individuos en
particular y dejar otros sin elegir”.
O ellos dicen: “Sí, Dios escoge, pero El escoge a la Iglesia. En un sentido
como de humo general y que Él escoge de esa manera y que no tiene nada
que ver con elegir individuos”. Esto puede ser un concepto interesante
pero no es bíblico, porque cuando tu vas a Rom. 16:13 vemos que el
sentido del apóstol Pablo de la elección es muy individual. Dense cuenta
de que Pablo aquí no se refiere a un grupo indefinido de pecadores o la
iglesia en general. Habla de un individuo y mira lo que dice. “Saludad a
Rufo, escogido en el Señor...” Pablo le llama por nombre. Su elección es
personal. El elige individuos particulares.
Aquellas personas de Ap. 17:8 están inscritas en el Libro de la Vida.
En 1Tes. 1:3-4. Verso 4: “... conocemos .... vuestra elección.”
2Tes. 2:13.
Dense cuenta de que no sólo Dios escogió en general y que no ha elegido
una entidad que no tiene limites y que es como una nebulosa al elegir en
esa manera, sino que les ha elegido a ustedes, personas particulares,
decía a los Tesalonicenses, y habían sido elegidos para salvación.

d. Él Elige Para Dar Salvación.


Como acabamos de leer en 2Tes. 2:13, dice Pablo que los ha escogido
para salvación. Es una elección para salvar a la gente de la culpa, del
castigo, de la contaminación, del poder del pecado y finalmente de la
presencia del pecado. Todos los pasajes citados hacen referencia a la
salvación del pecado, pero todavía alguien podría decir: “si, es verdad
que Dios ha escogido a ciertas personas desde la eternidad, pero todo eso
lo que se refiere es que Dios ha escogido personas para darles el
privilegio de escuchar el evangelio”.

65
Vayamos de nuevo 2 Tes. 2:13. “...escogidos desde el principio para
salvación.”. ¿en que consiste esta salvación?,.
Mediante la santificación por el espíritu y la fe en la verdad. A lo cual nos
llamó.... para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo”.
Pablo habla aquí de ser escogidos para salvación. Una salvación que
incluye la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad. Y que nos lleva
para alcanzar la gloria de nuestro Señor Jesucristo. Así que Dios es el que
elige. Su decisión es desde la eternidad, Él elige a personas particulares y
los elige para darles salvación.
Así que simplemente concentrándonos en el uso de la palabra, estamos
conformando una definición de la doctrina bíblica de la elección, es decir,
que Dios ha escogido desde la eternidad a ciertos individuos particulares
para darles salvación.
¿Qué es lo que determina a quien Dios escoge? Al considerar la palabra
en el contexto teológico y en referencia a la salvación aprendemos en
quinto lugar:

e. El Único Factor Determinante Revelado en la Elección de


Dios Es Su Soberana Voluntad.
En otras palabras cuando nos hacemos la pregunta ¿por qué Dios
escogió desde la eternidad conceder gracia salvífica a un pecador
especifico y no sobre otros? La Biblia nos da solo una respuesta: Su
Soberana voluntad. Más de esto, la Biblia guarda silencio.
La elección hace referencia a la salvación del pecado. Así que es en
referencia a la humanidad caída en Adán. Todos los hombres están
caídos por Adán.
Todos los hombres son descritos como pecadores rebeldes por
naturaleza todos merecedores del infierno. Todos están expuestos a la
ira de Dios y la diferencia entre el elegido y el no elegido es hecha por la
Soberanía Divina.
Por ejemplo con David. En el caso de David, ¿por qué escogió él
algunas piedras y otras no?. ¿Podría ser según el tamaño las que el
busco?.
Los fariseos escogieron los asientos principales porque los colocaba en
un lugar de preeminencia.
La multitud escogió a Esteban y a los otros diáconos porque cumplían
con los requisito para ser diáconos.
Ahora, ¿que es lo que determina la elección de Dios para ciertos
individuos, entre la multitud de toda la humanidad, para darles la
salvación?
El único factor determinante en la elección de Dios, por lo menos el
único que revelado en la Biblia es Su Buena Voluntad.
Efesios 1. En tres instancias de este capítulo el apóstol es muy
cuidadoso para enfatizar este punto. Versos 4 y 5. Noten “según el puro
afecto de su voluntad”. Verso 9: “Según su beneplácito....” Verso 11: “...
habiendo sido predestinados del que hace todas las cosas según el
designio de su voluntad”.

66
Si tu eres un hijo de Dios hoy, ¿por qué Dios te escogió a ti desde la
eternidad? ¿Por qué decidió poner de su amor especial sobre ti? ¿Por
qué quiso derramar de su gracia inmerecida sobre ti mientras muchos
otros son dejados a sufrir las consecuencias justas de sus pecados? . La
respuesta que la Biblia nos da: “EL PURO AFECTO DE SU
VOLUNTAD”.
Así que vemos que Dios es quien elige. Que elige desde la eternidad.
Que Él elige a personas individuales. Que los elige para darles
salvación. Y que el único factor determinante revelado en la elección de
Dios es su Soberana Voluntad.

f. La Suprema Meta de la Elección de Dios Es Su Propia Gloria.


Ef.,. 1:4-6, dice: “Para la alabanza de la gloria de su gracia”. Versos 11 y
12. “Para alabanza de su gloria”. Cuando hablamos de la gloria de Dios,
estamos hablando de la manifestación, del resplandor de su majestad y
su perfección. Cuando Moisés oró pidiendo que Dios mostrara su
Gloria, él estaba rogando por una manifestación discernible de la
majestad, de la maravilla, del carácter de las perfecciones de Dios, en la
revelación y en el resplandor de su perfección, y dice la Palabra que
esta es la Suprema meta de la Elección. Dios escoge según el puro
afecto de su voluntad para la alabanza de su gloria. Mis amados
hermanos hay un sentir en el cual la gloria de Dios es manifestada más
ampliamente: cuando El actúa como Soberano Absoluto. Ejercitando
su elección libre, no solamente en la creación, no solamente
preservando y gobernando la tierra, sino también su trato con
pecadores que merecen nada más que el infierno.
Concediendo misericordia con quién Él quiera tener misericordia,
mientras deja a los otros a las consecuencias justas del pecado. Y noten
aquí que hay un aspecto del carácter de Dios el cual es específicamente
revelado en Él especialmente en la elección de pecadores individuales.
“Para Alabanza de la Gloria de Su Gracia”. La Elección nos enseña más
que cualquier otra verdad, que la salvación es toda de Dios y que es
toda por Gracia. Todos merecen la condenación, todos son enemigos de
Dios, Dios no está bajo la obligación de mostrar misericordia a nadie, si
no fuera así no se llamaría misericordia, sino deuda, pero en el ejercicio
de su soberana voluntad, ha manifestado su maravillosa gracia
escogiendo salvar a algunos y solamente Dios sabe cuantos son.
Podrían ser mucho más de lo que nosotros pensamos. Y el favor de
Dios hacia pecadores que merecen solo el infierno será un objeto de
alabanza durante toda la eternidad. Si vemos nuestro pecado por lo que
realmente es y lo que realmente merece, no nos sorprendería o
maravillaría que Dios no ha escogido mostrar misericordia a todos. Lo
que nos sorprendería es que El ha escogido mostrar misericordia
aunque tan solamente fuera a una persona.

B. Presciencia.
Rom. 8:29 dice “Porque a los que antes conoció...”

67
1Ped. 1:2. “Elegidos según la presciencia.....”
Algunos de ustedes deben saber que estos versículos citados son los versículos
favoritos de aquellos que se oponen a la doctrina de la elección incondicional y
soberana. Es más todo su caso esta basado en estos dos versículos. Ellos no
pueden negar que la elección está clara en las escrituras pero basados en estos
versículos dicen: “Que la presciencia es mencionada antes que el acto de
elección”. La presciencia significa el conocimiento de Dios de eventos futuros.
La elección no es más que la elección de Dios de aquellos quienes Él sabia que le
escogerían a Él, eso dicen.
¿Es eso lo que Dios quiere decir en Rom 8:29?. ¿O en 1 Ped. 1:2?
Debemos desechar todo el peso de los otros versículos considerados sobre el
significado de elección?.
Y ¿desechar todo eso basado en asumir que “presciencia” significa que Él de
antemano vio a aquellos que le iban a escoger y por lo tanto por eso los
escogió?.
Absolutamente no. Con un estudio sencillo de las palabras podemos demostrar
que la palabra presciencia o conocer de antemano en esos pasajes significa
mucho más que eso.
Pablo y Pedro ambos escribieron en un trasfondo rico del A.T. que uno de los
privilegios principales del pueblo de Dios es que solamente ellos eran conocidos
de Dios.
Cuando Dios buscaba llenar la conciencia de su pueblo de vergüenza por su
rebeldía, les recuerda los privilegios y eso es lo que dice Amós 3:2.
Yo hice unos comentarios anteriormente sobre eso. ¿Quería Dios decir que Él
no conocía a ninguna otra nación o familia en toda la tierra?. Claro que no.
¿Qué quiere decir entonces?
Él lo que quiere decir es que a “vosotros solamente he tenido en afecto y amor
especial entre todas las familias o naciones de la tierra”. Los conoció en una
manera intima y especial.
Lo cual incluye propósitos de misericordia hacia esas personas especificas.
Salmo 1:6. ¿Quiere decir esto que Dios es ignorante del camino de los
malvados?. Claro que no. Dios conoce los caminos de todo el mundo, pero
cuando la Palabra de Dios dice que en un sentido especial y peculiar Jehová
conoce el camino de los justos, la idea una vez más es que Él considera el
camino del justo con afecto, con amor especial y peculiar.
Y ese concepto de conocer se ve muchísimas veces en el A.T.
En Oseas 13:15, Dios consideró a su pueblo con un afecto y un amor especial,
eso es lo que quería decir al conocerlos. Lo manifestó al enviar el maná y con
todo lo que hizo por su pueblo en el desierto.
Cuando Dios habla de conocer a su pueblo en el A.T. todo eso se refiere a un
afecto, a un amor especial hacia personas especificas.
Y ese concepto continúa en el N.T. Pablo y Pedro ambos tenían un trasfondo
rico del A.T. y entonces el conocer de antemano significa sencillamente tener
amor, tener este afecto especial de antemano desde la eternidad.
Y la palabra traducido como pre-conocer y conocer de antemano se utiliza 5
veces en el N.T. y en las veces cuando se utiliza para el pueblo de Dios no es en
referencia un mero reconocimiento previo de eventos futuros o un

68
conocimiento de antemano de su respuesta futura, sino el pre-conocimiento de
personas, los mismo que en Rom. 8:29 vemos. “A los que antes conoció....”
Específicamente a las personas.
Aquellos a quienes El consideró de antemano con un amor especial, a esos
predestinó. Ese es el pensamiento.
El colocó su amor sobre ellos de antemano, desde la eternidad.
Y los predestinó para que fuesen hechos conforme a la imagen de su Hijo.
Verso 31. Si Dios es por nosotros, ¿quien contra nosotros?. Quien podrá acusar
a los elegidos de Dios?.
Así que la palabra pre-conocimiento referente al pueblo de Dios no significa
solamente el conocimiento de ciertas realidades. Es verdad que Dios conoce
todo lo que va a suceder antes de que suceda, pero aún en referencia con el pre-
conocimiento de eventos futuros como hemos visto en nuestro estudio, la
Palabra de Dios lo pone claramente. Dios sabe lo que sucederá porque Él se ha
propuesto que suceda y hace que suceda.

II. Exposición de Algunos Textos Claves.

Mateo 11:25-27.
Antes de empezar a considerar el contenido del pasaje, consideremos el primero
contexto: El verso 25: “En aquel tiempo...” A qué tiempo se refiere?. Según el
verso 7 del mismo capitulo, Jesús estaba hablando a las multitudes y sus Palabras
en este pasaje son una respuesta a la generación del ministerio de Juan el
Bautista. Los versos 16 al 19.
Jesús está describiendo la reacción de esa generación tanto al ministerio de Juan
como a su propio ministerio. Y dice: ¿no es algo irónico que ellos se concentran
en ciertos aspectos de la vida de Juan para condenarlo y para condenar su
mensaje?. Entonces luego me acusan a mi de ciertos elementos de mi vida que
son totalmente lo opuesto al estilo de vida de Juan, y también me condenan para
rechazar mi mensaje. En otras palabras ellos utilizan un argumento para rechazar
a Juan y luego toman y usan todo lo opuesto para condenar al Señor. Nuestro
Señor estaba declarando que todo lo que ellos estaban haciendo era como tirando
una cortina de humo. Una excusa para justificarse a sí mismos. Para justificar sus
prejuicios y odio hacia el evangelio.
Su aborrecimiento hacia el evangelio determinó como ellos iban a interpretar la
vida de Juan y el Ministerio del Señor Jesucristo. Y luego en el verso 20 Jesús
empieza a hablar específicamente en contra de esas ciudades en donde la mayoría
de sus obras, de sus milagros fueron hechos. Y que a pesar de toda la luz que ellos
recibieron no se iban a arrepentir. En los versos 21 y 22, Jesús se lamenta sobre
dos ciudades. Luego en el 33, pronuncia juicio contra Capernaum. Entonces en el
24 dice que el castigo para la tierra de Sodoma sería más tolerable que para estas
otras ciudades.
En el verso 25, leemos: “En aquellos tiempos, respondiendo Jesús dijo....” Así que
en este contexto donde el Señor enfrentó rechazo e incredulidad, es donde declara

69
estas palabras que tenemos en este pasaje: Verso 25: expresión de alabanza hacia
su Padre:

1. Una expresión De Alabanza a Su Padre Por el Ejercicio De su


Soberana Voluntad en la Salvación.
¡Te alabo Padre, Señor del Cielo y de la Tierra!
Alaba a Su padre por su carácter de Señor sobre toda la creación. Señor
del Cielo y de la Tierra. Y luego Él reconoce un área especifica donde esa
soberanía es ejercitada. Específicamente en la salvación de los hombres.
Jesús lo declara claramente que Dios en Su Soberanía y en la Salvación
de los hombres no actúa de la misma manera hacia todos los pecadores.
Él no actúa de igual manera con todos los pecadores, según Jesús, Dios
discrimina entre la humanidad. Y en esta alabanza el Señor resalta
ciertos aspectos de la elección y la predestinación.

a. La Naturaleza de la Acción Discriminatoria de Dios.


“Escondiste y revelaste...” Alaba al Señor porque reveló esas cosas a los
niños.
Estas cosas son obviamente a la referencia de la Gloria de Cristo. La
divina autoridad y excelencia del evangelio. Su adaptabilidad perfecta a
las necesidades del corazón. Estas cosas.... son las que Dios esconde de
los sabios y de los entendidos.
¿Qué significa estas dos cosas?. La palabra traducida escondiste en
griego, es la palabra del cual se deriva nuestra palabra “mantener
secreto”. Jesús dice que Dios mantiene secretas estas cosas de los sabios
y entendidos.
Recordemos que todos los hombres son pecadores y han caído. Que
todos los hombres están muertos en sus delitos y pecados. Que por
naturaleza todos los hombres son rebeldes delante de Dios merecedores
del infierno. Y toda la humanidad merece el infierno. Pero en el ejercicio
de su soberanía y juicio, Dios mantiene todas estas cosas secretas a los
ojos de los sabios y entendidos.
Así que esta es la manera en la que Cristo habla de la acción
discriminatoria de Dios, de la salvación de los pecadores. La esconde de
algunos y a otros les quita el velo.... se las revela.

b. Los Objetos de la Acción Discriminatoria de Dios.


Por un lado los sabios y entendidos y por otro los niños.
Sabios y entendidos: En el N.T. significan varias cosas. Indican varias
ideas.
El ser sabio y entendido está asociado con tener conocimiento e
inteligencia. Ver Stgo. 1:3.
También es aquel que puede hacer buen juicio en las cosas de los
hombres.
1Co. 6:5.
También el sabio y entendido es aquel que tiene la habilidad de planificar
cosas difíciles. 1Co. 3:10.

70
Así que en resumen, el prudente o mejor dicho el sabio y el entendido en
este contexto son aquellos que desde un punto de vista terrenal, natural
y temporal, tienen mentes penetrantes. Juicios sanos. Y habilidades
inusuales para planificar y hacer cosas difíciles. Son el tipo de gente que
muchas veces se hacen ricos. Que muchas veces obtienen fama y
reputación. Son reconocidos como personas excepcionales o lideres entre
sus compañeros. Dice Jesús que es conducta normal en Dios el esconder
tales cosas a este tipo de personas.
Y luego, describe a aquellos a quien Dios se les revela como niños.
Obviamente esos no tienen una mente penetrante. Un sano juicio, una
habilidad excepcional de planificación y de resolver asuntos difíciles, no.
Niño: indica un sentir de debilidad, de impotencia, para hacer cosas. Así
que Cristo compara a los elegidos, o sea aquellos a quien Dios les ha
revelado, los compara como niños débiles no entendidos, impotentes,.....

c. La Razón de la Acción Discriminatoria de Dios.


¿Y porque Dios hizo esto?. ¿Porque escondió de los sabios y entendidos y
lo reveló a los niños?. Verso 26. “....PORQUE ASÌ TE AGRADÓ...
PADRE.”
Entonces ¿qué razón da Jesús para indicar la razón de porqué Dios
decidió esconder la revelación de la verdad de los sabios y entendidos y
revelársela a los niños?.
Aquí está la respuesta: Porque es la Voluntad Soberana de Dios. La razón
final suprema es que Dios se agradó en hacerlo así, porque ASÍ LE
AGRADÓ AL PADRE.
Spurgeon, comentando sobre este pasaje dice: No podemos irnos mas
allá. La elección, la decisión, pareció buena a los ojos de Aquel que nunca
se equivoca y por lo tanto por eso, en si mismo es una buena decisión.
Esto sirve a los hijos de de Dios, como que la voluntad de Dios es
suficiente para nosotros. Si Dios así se agradó, debe ser suficiente.... y
para nosotros es más que suficiente”.
¿Quiere decir que Dios es totalmente arbitrario en sus decisiones?.
Recuerden que las decisiones.... la elección de Dios, tiene una meta, tiene
un propósito. O sea que el propósito primordial de que Dios escoge a
algunos y a otros no, es sencillamente Su Gloria. Lo vemos claramente en
Ef. 1. y es el principio que subraya, que enfatiza la Soberanía de Dios
escociéndola a los sabios y entendidos y revelándosela a los niños. Está
claramente declarado en 1Co. 1:26-28, lo cual es un comentario excelente
de este pasaje. ¿Por qué hace Dios esto?. Leer verso 29. “Para que nadie
se jacte en su presencia”.
La preocupación grandiosa de Dios en la planificación, en el logro y en la
ejecución de la redención es que Él reciba toda la Gloria. Que ninguna
carne se jacte en su presencia. Es una de las razones por la cual Dios no
escoge a muchos sabios según la carne, o muchos fuertes, o muchos
nobles. No dice que no escoge a ninguno.... pero no escoge a muchos.

71
No escoge a muchos de mucha inteligencia, de mentes penetrantes.... ni
muchos nobles o poderosos que puedan levantarse en medio de sus
compañeros. Él escoge a algunos.... pero no son muchos. Para que nadie
se jacte en su presencia.
No porque haya falta de poder en Dios para quebrantar al sabio y al
poderoso. Dios puede salvar al sabio y al poderoso como puede salvar a
cualquiera, por ejemplo el caso de Saulo de Tarso, él era entre los nobles
y poderosos de su generación, e iba camino a Damasco con el propósito
de matar cristianos, mas Dios lo eligió... y lo humilló.... hasta que Pablo
dijo: SEÑOR ¿QUE QUIERES QUE YO HAGA?. Maravilloso ejemplo de
la Soberanía de Dios en Gracia.
Pablo no estaba buscando a Dios.... Dios buscó y llamó a Pablo.
Así que en el caso de Pablo Dios escogió un poderoso con una mente
profunda y con todo tipo de dones y habilidades. Dios escoge a algunos
así, pero no a muchos.
Pero no porque Dios no pueda humillar al sabio o al noble. Y Aún más,
no es porque haya algún mérito en ser más necio. Y no es que haya
mérito en estar entre los más despreciables y los más pobres.
Definitivamente no. Los necios, los débiles, los viles del mundo, son eso:
necios y viles. Y como todos los pecadores en Adán, merecedores del
infierno. Vileza, debilidad, necedad, definitivamente no son virtudes o
características agradables. Pero Dios ha escogido a la mayoría de los
suyos de entre los débiles y los necios para magnificar aún mas la gloria
de su gracia, para que nadie se jacte en su presencia.
Vean que si Dios esta preocupado con algo en la salvación de los hombres
cuando escoge a uno y deja a otros. Si es algo que tome en cuenta es que
NADIE SE JACTE, NADIE SE VANAGLORÍE EN SU PRESENCIA. Y
cuando todo pase.... todos deben humillarse delante del Dios soberano.
¿Cómo podemos enorgullecernos de ser cristianos cuando Dios lo que
escoge es lo necio lo vil y lo débil?. Lo único bueno de nosotros es la
Gracia de Dios que se nos ha concedido libremente y que Dios nos
escogió desde antes de la fundación del mundo y que cuando no le
buscábamos Él nos buscó y nos trajo su Evangelio. Él nos trajo hacia Él
mismo... Y TODA LA GLORIA LE PERTENECE A ÉL. No es porque yo
era más inteligente que otro. Yo escogí a Dios, sí, es verdad, pero yo le
escogí a Él porque sin yo saberlo ÉL ME HABIA ESCOGIDO PRIMERO,
ANTES DE LA FUNDACIÓN DEL MUNDO. LA GLORIA SEA PARA SU
NOMBRE.

c. La Reacción de Cristo a La Acción Discriminatoria de


Dios.

¿Cuál fue la reacción de nuestro Señor a la realidad de la


predestinación y de la elección?. Bueno, el pasaje dice: TE ALABO
PADRE.
Al Cristo meditar sobre estas cosas, le causó una reacción de alabanza
hacia Dios.

72
En Luc. 10:21, dice que Jesús se regocijó en el Espíritu. Recuerden el
contexto. Él está enfrentando la dureza, la impenitencia del pueblo, a
los cuales Él estaba predicando. Y es en ese contexto que empieza a
meditar en la Soberanía de Dios, y es ahí donde su corazón es llevado
a regocijarse. Se regocija en el Espíritu y alaba al Padre. El Señor
Jesucristo le había predicado de corazón a esa gente. Había hecho
milagros y todo, pero no se arrepentían. No fue un placer para el
Señor pronunciar juicio contra Capernaum. Ni tampoco le causó
placer pronunciar juicio a las otras ciudades. Leemos que el Señor
lloró por Jerusalén. Y expresó dolor y tristeza por la dureza del
corazón de los pecadores y definitivamente no fue sin dolor que Él
declaró el fin terrible de estas ciudades. Pero al levantar sus
pensamientos desde la tierra hacia el cielo, descansó en la soberana
voluntad de su Padre Celestial. Y también trajo aliento a su alma al
tener el conocimiento que aunque algunos se endurecen frente a la
verdad, hay otros que Dios ha ordenado que recibirán la salvación. Él
se regocija en que el propósito de Dios está ordenado de tal manera
que las riquezas y glorias de su gracia serian magnificados al más
grande nivel, para que ningún hombre se jacte en su presencia y esto
causó que nuestro Señor alabara al Padre.

Por tanto aprendemos que la doctrina de la elección cuando es


recibida de manera correcta debe producir humillación y humildad en
el pueblo de Dios. Por ejemplo, nosotros que hemos creído, ¿por qué
Dios nos ha elegido?, Por nuestras habilidades o inteligencia o
mentes penetrantes?. ¿Por que somos mejor que otros hombres por
naturaleza?. ¿Por qué somos la crema y nata entre los hombres?.
Probablemente no, El escogió a los necios, a los débiles... para que Él
reciba toda la Gloria.
Vean que es nuestra propiedad: falta de poder y nobleza. Aquella cosa
que nos harían grandes a los ojos de los hombres. Esas cosas mismas
que son las características principales de la mayoría del pueblo de
Dios. Y todo ello para que mantengamos la boca cerrada y nunca
tomemos gloria por nuestra salvación, sino que le demos toda la
gloria a Dios.
Dios nos ha escogido con un distintivo: y es que tiene la intención de
sacar, de drenar de nosotros, todo tipo de autosuficiencia y toda onza
de orgullo.
Es nuestra vileza, nuestra debilidad y el saber que no somos nada,
todo eso es lo que nos distingue.
Recuerden que Dios ha escogido a los necios para confundir a los
sabios.

Como alguien escribió: “Eso debiera quitarle el aire a nuestras velas,


explotar el globo de nuestro orgullo, para que nunca se nos ocurra
soñar algo maravilloso de nosotros mismos como la razón por la cual

73
nos escogió. El nos escogió simplemente por su soberanía y
propósito.”

También aprendemos que un entendimiento correcto de la doctrina


de la elección le da esperanza al peor de los pecadores.
Si solamente los muy sabios y entendidos. Si solamente aquellos
virtuosos y merecedores, si solo ellos pudieran ser salvados, o si ellos
de alguna manera tuviesen alguna predisposición a ser salvos antes
que otros, entonces la mayoría de la humanidad mejor que se siente,
y se rinda, pero el caso es todo lo opuesto. La verdad es todo lo
contrario. Entonces, esta doctrina le da esperanza aun al mas vil y al
mas culpable de los culpables.
Si un pecador empieza a escribir una lista de todos lo que Dios ha
salvado, se dará cuenta que muchas veces salva al pobre, al
analfabeto, al malvado, al impío, al peor de los peores, a los mas
bajos, a los despreciados. Claro, El no los deja malvados e impíos,
pero así es que la gracia de Dios los encuentra.
Y al ver esto el pecador culpable es movido a decir: hay esperanza aun
para mi. Si yo fuera a buscar alguna razón dentro de mi para que Dios
me salve, nunca la encontraré, y por lo tanto no tengo esperanza. Y si
no me va a salvar ninguna razón excepto la voluntad de Dios,
entonces hay esperanza para mi, me voy a atrever a acercarme a este
Rey de Misericordia para hacer lo que El me pida y para confiar en su
Amado Hijo, y seré salvo.
Así que esta doctrina como vemos abre la puerta de esperanza para el
peor de los peores como escribió Spurgeon. “ A los únicos que esta
doctrina desalienta es a los fariseos que dicen: te doy gracias Señor
porque no soy como otros hombres. Aquellas almas orgullosas que
dicen: si yo no voy a ser salvado por algo bueno dentro de mi, mejor
que me condene”.

Y en tercer lugar, aprendemos de este pasaje que un entendimiento


correcto de la doctrina de la elección debe producir alabanzas a
nuestro corazón. Tal como produjo en nuestro Señor, el cual se
regocijó por la voluntad sabia de Dios y por aquello que le traía Gloria
al Padre. Así que debemos examinar aun la disposición de nuestros
corazones hacia esa verdad porque si tú la odias, si no te agrada esta
verdad, muestras que no tienes la misma mente de Cristo y debes
rogarle a Dios que te haga de la misma mente de Cristo, así que en los
versículos 25 al 26, tenemos la expresión de Alabanza de Jesús hacia
su Padre por el ejercicio de su Soberana Voluntad en la Salvación.

2. Una Confirmación de Su Posición como El Único Canal a


Través del Cual el Propósito de la Soberana Elección de Su
Padre es Completada.

74
Verso 27: “Todas las cosas me fueron entregadas por mi Padre”. Toda
autoridad, derecho y poder en relación a la salvación de los pecadores ha
sido entregada a Cristo como el mediador designado por Dios entre El y
los hombres.
Tenemos un verbo en el presente subjuntivo, en el ingles no se captura
muy bien, creo que en español el subjuntivo es más claro: “Aquel a quien
el Hijo desee revelarse”. Así que el Señor esta afirmando su derecho
soberano de revelarle el Padre a cualquiera que El quiera. O sea que el
pasaje enfatiza que la elección de aquellos que serán salvos no depende
de nada en el hombre sino solo y básicamente en la revelación. En otras
palabras yo no puedo conocer a Dios de una manera salvífica a menos
que el Señor Jesucristo a través de su Espíritu, a través de su Palabra
nos revele al Padre. Y no está bajo ninguna obligación de revelarle el
Padre a ningún pecador, pero cuando lo revela es según su posición
puesta por Dios, como el mediador, como ese canal a través del cual el
propósito de salvación de Dios es completado.
El Hijo no trabaja con propósitos diferentes al del padre por que no
solamente es en esencia, también en propósito el Padre y el Hijo son
Uno. Así que como dice el pasaje: “El Hijo revela el conocimiento del
Padre a quien El quiere”. Y solo se lo revela a aquellos que el Padre ha
escogido.
Juan 17: Aquí tenemos la oración sacerdotal de nuestro Señor antes de su
muerte. Es un paralelo maravilloso al pasaje que hemos estado
considerando. Está orando y lean el versículo 1.
“... como le has dado potestad sobre toda carne”. ¿Por qué el Padre le dio
autoridad sobre toda carne?. ¿para ofrecer vida eterna?. No. PARA QUE
DÉ VIDA ETERNA A TODOS LOS QUE LE DISTE. Vean el verso 3; no es
que Cristo provee meramente para todos los hombres el potencial o la
posibilidad de obtener vida eterna. No. Cristo da vida eterna. Esa vida
eterna que consiste en el conocimiento salvifico del Padre y del Hijo. Y El
da esa vida eterna a TODOS LOS QUE EL PADRE LE DIO.
Cristo, pensando en aquel consejo concebido en la eternidad: El padre se
determinó salvar a ese pueblo dándolo a su Hijo. Y El Hijo tomó la
responsabilidad de redimir y vino a la tierra a redimirlos: para salvar
todos los que el Padre le había dado.
Esas palabras son muy parecidas a las de Mateo 11. Así que yo espero que
vean que, en Mt. 11:25-27, tenemos uno de los pasajes mas poderosos en
todo el evangelio con relación a la Soberanía de Dios en la salvación de
los hombres y en la Doctrina de Elección. Pero maravilla de maravillas:
verso 28. Inmediatamente después de las declaraciones solemnes de la
Soberanía de Dios en la salvación de los hombres, nos encontramos con
una de la ofertas libres mas maravillosas de todo el evangelio: una de las
invitaciones mas maravillosas, para que el pecador venga a Cristo...
“venid a mí...”
Para algunos de nosotros nos podría parecer una combinación rara: una
confirmación de la elección soberana de Dios seguida por una invitación
a todos los pecadores a venir a Cristo. Es exactamente lo que tenemos en

75
el pasaje y nos enseña que en la mente de Dios no hay ninguna
contradicción. No existen contradicción entre la elección y la oferta libre
del evangelio. ¿Cómo puede ser esto?. Bueno... estos versos no hay que
conciliarlos porque no son enemigos, son amigos. Dios no solo ha
decretado el fin, sino que también ha decretado los medios para ese fin:
la predicación del Evangelio con la oferta libre de Cristo para todos. Y al
Cristo ser ofertado libremente a los pecadores, Dios a través del Espíritu
Santo, constriñe y atrae a sus propios elegidos hacia el salvador. Todos
son sinceramente invitados hacia Cristo. Y todos los que vienen a El en
arrepentimiento y fe son definitivamente aceptados, el problema es la
mortandad: La muerte y la ceguera espiritual. La rebeldía en el corazón
del hombre; y el problema del hombres de que su estado natural es tal,
que ninguno de los invitados vendrían si no fuese por la elección de Dios.
Ninguno seria salvo. La elección no es que Dios mantiene alguna gente
de que no sean salvas o les prohíba tal cosa, que en otras condiciones se
hubiesen salvados. No, es todo lo contrario. Dios esta salvando a gente
que de otra manera nunca se hubiesen salvado.
Dios ha escogido de entre dentro de una raza merecedora del infierno, un
Pueblo suyo. Y en su tiempo, por el poder del Espíritu Santo, y a través
de la libre oferta del Evangelio, esas personas son movidas a querer venir
a Cristo. Salmo 110:3.
Así que no hay ninguna contradicción entre la elección y la oferta libre
del Evangelio.

Juan 6:37

“Todo lo que el Padre me da vendrá a mí y el que a mí viene no le


echo fuera”.
Es muy importante en el estudio de las Escrituras que si queremos entender
un texto solo, tenemos que considerar el contexto y el patrón de
pensamiento de lleva el contexto. Jesús viene hablando del Pan de Vida que
viene del Cielo que es Él mismo, y en el verso 35 Él da esta maravillosa
promesa “...Yo soy el Pan de Vida y el que a mí viene nunca tendrá hambre y
el que en mi cree no tendrá sed jamás.”

¿Se dan cuenta de que Él usa esos dos términos: “Viene y cree”, como que
son sinónimos?. Y da esta maravillosa promesa de que todos los que vienen
a Él con fe serán salvos y que la necesidad espiritual de sus almas será
satisfecha. Así que el contexto de nuestro texto es un contexto en el que el
Señor Jesús ha establecido esta maravillosa promesa del evangelio. Ahora
lean el verso 36. Aunque el Señor dio la promesa, aunque Él se ha ofrecido
libremente a todos como el Pan de Vida del Cielo, aquí de nuevo hay un
problema de rechazo y de incredulidad. Así que tenemos un contexto de
nuevo en que Jesús se ofrece libremente a todos. Pero El se encuentra aquí
con una resistencia, un rechazo. Un contexto muy parecido al de Mateo 11; y
es en este contexto que el Señor da esta fuerte oración de la Soberana
Voluntad de Dios en la Salvación. “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mi”.

76
¿Cuál es la conexión existente entre el verso 37 y los que le siguen, y los que
versículos que están antes?.

Veamos la cita de J. Wright: “La conexión de estos versículos con los que
están antes de estos... “tu incredulidad no me sorprende; yo lo había
previsto y lo tengo presente. Y aun así tu incredulidad no va a ser un
obstáculo para que el propósito de Dios tome su lugar”. Algunos van a
creer aunque ustedes se mantengan sin creer porque todo lo que el Padre
me da, vendrá a mi. Vendrá en el tiempo adecuado y serán salvos aunque
ustedes no crean. Todas mis ovejas en un momento u otro vendrán a mi en
fe y serán unidas a mi con mi rebaño. Y veo tu incredulidad y me da pena.
Pero no con ansiedad y sorpresa porque estoy preparado para eso. Pero yo
se que los judíos no pueden cambiar el Plan de Dios. Y según ese Plan un
pueblo vendrá a mi aunque tu no vengas. Así que esa es la conexión, el
patrón de pensamiento entre los versículos”.

Juan Bunyan, tiene una serie de sermones sobre estos textos, y estos textos
se pueden llamar el Reposo de Cristo, es decir que al decir estas Palabras, y
la realidad declarada en ellas, da reposo a su propia alma humana en medio
del rechazo y la incredulidad y después de mucho trabajo, en muchos
sermones, hablando a estas personas como si fuera en vano dice: “Todo lo
que el Padre me da y al que a mi viene no le echo fuera”.
Aquí hay tres verdades sencillas y profundas que sobresalen del texto:

1. El Padre dando cierta Personas Al Hijo.


Aquí tenemos la doctrina de la elección. En el verso 39 lo vemos: es algo
que el Padre da y se pueden dar cuenta de que lo que El Padre da, sucede
antes de que el pecador venga a El. Indudablemente la primera acción
sucede antes que la segunda.

2. La Seguridad de que Todos los que Son Dados Vendrán a Él.


Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí. Ya esto fue establecido desde la
eternidad, de tal manera que ni el hombre ni Satanás pueden alterarlo.
Todos aquellos que fueron dados al Hijo por el Padre desde la
eternidad... todos ellos... vendrán, en el tiempo adecuado por el Espíritu
Santo a Cristo. ¿Se dan cuenta como el Señor Jesús esta aquí recibiendo
el rechazo de aquellos que persisten en su incredulidad?
Y El da reposo a su alma con estas verdades gloriosas, es decir, que el
propósito eterno del Padre no puede ser cambiando y que las personas
dadas a Cristo por el Padre vendrán a El en el tiempo adecuado.

3. Él da Promesa Que Todos los que Han de Venir serán


Recibidos.
“Al que a mí viene, no le echo fuera”. ¿Pueden unir estas cosas y ver el
orden?. Primero el Padre da, segundo vemos que el pecador viene y
tercero tenemos al Salvador recibiéndolo. El Padre da, el pecador viene y
el Salvador los recibe. No podemos mezclar ese orden. Cristo recibe a los

77
pecadores, ¿a cuales?: A aquellos que vienen, quienes sean... no importa
lo malvados que sean, si vienen a Él, Él los recibe. Pero, ¿cuales son los
que vienen a Él?. Los que el Padre le da. Esos son los que vienen y esa es
la razón suprema por la cual vienen, porque antes de ellos venir a Cristo,
a Cristo se les fueron entregados por el Padre.
Y alguien podría decir: pero a mi no me gusta esa enseñanza. Mas yo
puedo decir que tu problema no es conmigo, sino que es con la Palabra
de Dios. Tu puedes decir: “Yo soy un cristiano sencillo, yo no se de estas
cosas”. Y yo te digo, no hay nada complicado en esto. Todo es muy
sencillo. Todo está claramente establecido en la Biblia. Está en todo lugar
en la Biblia, es una de las verdades más claras de la Biblia. Pero yo creo
que el problema es que nuestro orgulloso corazón no quiere creer hasta
que Dios nos humilla. Queremos un Dios que obre se según nuestras
ideas y que haga las cosas como nosotros creemos que Él debe de
hacerlas. Pero nosotros no somos jueces de la Palabra de Dios. Somos
sirvientes y estudiantes de la Palabra. Y éstas son las Palabras de Cristo.

Lecciones:

1. La Doctrina de la Elección Recibida correctamente Debe de


Arder en Nuestro Celo por la Obra de la Evangelización y Las
Misiones.
Tu podrías decir: “pero Pastor, ahora si que te volviste loco. ¿cómo es que
tu te atreves a decir que esta Doctrina recibida correctamente debe de
arder en nuestro celo por la obra de la evangelización y las misiones?”.
Déjame decirlo de nuevo: Esta doctrina primero nos va a preservar de la
depresión al ver en sus caras la incredulidad de los hombres, y a la vez
¿arder nuestro corazones en el celo para seguir trabajando en la
evangelización y las misiones?.
¿No fue esto lo que hizo Cristo?. Acuérdense del contexto: Cristo se
encontraba con la incredulidad de las personas, pero eso no hizo que Él
dejara de trabajar. Al contrario, esto le dio un aliento en su alma y una
confianza de que Dios tenia un Pueblo ahí que Él le había entregado
desde la Eternidad, y en el momento adecuado estas personas iban a
venir a Cristo.
Por tanto, esto debe arder en nuestro corazones un celo por la
evangelización y las misiones porque sabemos que no es una causa sin
esperanza. Si fuera algo que depende de nosotros, de seguro que no
hubiera esperanza, pero hay un pueblo ahí afuera que el Padre le entregó
al Hijo y en el momento adecuado a través de la predicación del
evangelio, vendrán a Cristo.
Me encanta leer las promesas que Dios hizo al Mesías en el A.T. Salmo
2:7-8.
Aquí Dios nos permite echar un vistazo al propósito de su voluntad.
Dense cuenta como Dios ha dado a Cristo a las naciones. De cada nación,
tribu y lengua, y a través de la predicación del Evangelio, en el momento
adecuado, vendrán.

78
No hay ni un por qué, ni un cómo, ni un cuando... acerca de esto. ¿no es
una sorpresa que los misioneros más grandes han creído en la doctrina
de la elección?: William Carey, David Brainerd, Henry Martín, Adoniram
Judson... y la lista sigue.
Todos esos hombres creían con mucha firmeza en la Doctrina de la
Elección. Esto permitió que Adoniram Judson pudiera trabajar en
Burma seis años sin que nadie se convirtiese. ¿qué le permitió a él seguir
año tras año?. El creía lo que Dios había dicho de que Él Tiene un pueblo
en cada nación, tribu y lengua y que en el momento adecuado ellos
vendrán a Cristo y el siguió trabajando, hasta que empezó a ver frutos de
su trabajo. Fue la doctrina de la elección que no le hizo ser un inválido
para seguir trabajando, y le lleno con celo por el trabajo de la
evangelización
Si yo fuera un arminiano y estuviera en Burma por seis años y no hubiera
visto ni un solo convertido, hubiera dicho: “Bueno aquí no vale la pena
trabajar”. He usado toda la sabiduría que tengo y he dicho todo lo que
tengo que decir para ver si muevo la voluntad de estas personas, pero si
no lo han hecho en seis años, no va a suceder. Pero Judson entendió de
que es Dios quien salva. Y en el momento adecuado, Dios puede quebrar
el corazón y hacer que la voluntad cambie en todos aquellos que el Padre
le ha dado al Hijo, y en el momento adecuado vendrán a El.

2. Este Texto Manda a los Pecadores perdidos a buscar el Camino


Correcto y descubrir si son de los Elegidos de Dios.
Pero, ¿Cómo sé yo si soy un elegido?. ¿Voy al cielo y leo en un libro que
tiene escrito el Decreto de Dios y me dice: Tu eres uno de os elegidos?.
Indudablemente No, si alguien está andando sin Cristo y quiere saber si
es uno de los elegidos, este texto se lo dice. No hay nada que uno pueda
traer como prueba de que alguien no es de los elegidos de Dios además
de su propio rechazo de venir a Cristo. Así que si dejas tus pecados y
vienes a Cristo y clamas por misericordia, entonces tendrás una
seguridad de que eres uno de los elegidos, pero hasta que eso no suceda
no tendrás esa seguridad, ni puedes saberlo tampoco. Si esperas hasta
que sepas si eres elegido antes que vengas a Cristo, nunca va s a venir a
Cristo, porque la única manera que lo puedes saber es viniendo a Cristo.
Y Cristo ha prometido que si tu vienes a Él, Él no te va a echar fuera.
¡Que hermosa promesa!. ¡Cualquiera que viene a mi, yo, en ninguna
circunstancia, le echaré fuera!. Ahí no hay ningún error. La persona
equivocada no puede venir. Cualquiera que viene a Él no se le echará
fuera.
Tu le puedes decir al pecador: Tu puedes venir a Cristo, Te aseguro bajo
la autoridad de la Palabra de Dios que Él no te echará fuera.
Pero alguien puede decir: ¿cómo voy a Cristo?. Bueno si estas listo para
ser salvo con la salvación que Cristo ofrece, salvación de la culpa y la
condenación del pecado, salvación del poder del pecado. Si quieres que
Cristo lave tus pecados con su Sangre y que te haga santo con su Espíritu

79
Santo, y que te mantenga fiel con su poder. Si deseas esa salvación,
entonces ven a Cristo y es toda tuya.
Pero... ¿cómo voy?. La respuesta es: Ven como tu eres ahora mismo.

Spurgeon dijo sobre este texto: “Aquí tenemos un hombre que es un


pordiosero, y un día él recibe un mensaje de un Rey que dice: He aquí se
te llama a que vengas. Ven así como estás a mi palacio para recibir de
mis grandes favores, y si te quedas alejado no los recibirás, y el hombre
lee el mensaje. Al principio el ni sabe qué pensar. El dice: Bueno, tengo
que bañarme y prepararme primero, pero entonces lee de nuevo. “Ven
así como estás”. Y entonces comienza a caminar así como él está. Y
entonces toma un tren que lo va a llevar al castillo y cuando él comienza
a decirle a las personas del tren para donde va, todos se ríen de el y le
dicen que está loco, pero entonces él llega a su destino y sube a la
puerta del castillo, y ahí un soldado lo detiene y le dice: Espérate un
momento, tú no puedes entrar ahí dentro. Y entonces él le explica por
qué ha venido y le enseña el mensaje que el Rey le mandó. Finalmente le
dejan entrar a él en la antesala del castillo y le dicen que el Rey va a
bajar en unos momentos. Él se sienta a esperar, y espera... y espera... y
espera... y entonces comienza a ponerse nervioso el hombre. Y se
observa a sí mismo.... lleno de suciedad y vileza y entonces le da miedo
y está tentado en ese momento a salir huyendo, pero después se acuerda
de esas otras palabras que estaban en el mensaje: “si no vienes, no será
tuyo lo que tengo preparado para ti”... así que se queda. Y entonces
aparece el Rey. Y le dice cuánto se alegra de que él este ahí y de que
viniera exactamente como él es. Y le dice al hombre: He propuesto darte
la ropa que tu te mereces y hacerte uno de los príncipes de la corte. Te
dije que vinieras como tu estabas. Y te puede haber parecido como un
mandamiento medio raro. Pero estoy muy contento de que tú obedeciste
y viniste.”

Hermanos eso es exactamente lo que Dios le dice a cada pecador. En el


Evangelio, Jesús invita a todos que vengan a Él. Y Él promete que todo al
que Él venga no le echa fuera. Y tienes que venir así como estás, y si no
vienes será para tu perdición eterna.
La invitación del Evangelio es muy sencilla: Ven a mí como estás.
Pero alguien pudiera decir: pero es que yo quiero sentirlo más. No, ven a
Él como estas.
Otros pueden decir: no, yo quiero limpiarme primero y darme un baño.
Yo te digo: No. Ven a Él con estás y ten fe de que Jesús te va a limpiar.
Y si alguien te dice: ¿quién eres tú?,. Tu dices... yo no soy nadie, pero
Cristo me dijo que viniera.
Y si alguien te dice: No, no puedes ir.... tú eres un pecador muy sucio. Tu
respóndele: Sí es verdad, pero Cristo mismo me dijo a mí que viniera.
Si alguien te dice: pero es que tu no estás preparado para venir.
Respóndele: Si yo se que no, pero Él me dijo que viniera.

80
Y nosotros podemos decir estas cosas a todos los pecadores que le
prediquemos. Y aun a nuestra propia alma, porque nosotros debemos
volver a decirle a nuestras almas estas palabras: que si pones tu alma en
las manos de Cristo para ser lavado en su Sangre, justificado por su
justicia, santificado por su Espíritu, preservado por su poder. Si vienes a
Él y lo tomas como tu Salvador, dueño, profesor, y gobernador para
siempre, Él no te echará fuera. Y en ese momento todas esas preguntas
sobre la elección ya estarán apaciguadas. Y entonces en ese momento,
ese secreto del Decreto de la Elección se te abrirá a los ojos. Y entonces
podrás saber que tú viniste porque primero el Padre te dio a ti en
propiedad al Hijo, si no, el Espíritu Santo no hubiera trabajado en esa
manera en ti. De tal manera de que tu fuiste movido y fuiste a Cristo.
“Todo lo que me da el Padre viene a mi, y al que a mi viene, no le echo
fuera”.

Romanos 9:6-24

Introducción. (Versículos 1 al 5; ver además: Rom. 8:32 ss.)


Hay muchos cristianos que les gustaría sacar este versículo de la Biblia. Pero Dios
nos dice a nosotros: “Mis amadas ovejas, no les tengan miedo a Romanos 9, porque
tiene muchas cosas maravillosas para decir a ustedes, que son mi pueblo”.
Pablo había concluido su gloriosa exposición de la Gracia de Dios, que es el tema de
los primeros 8 capítulos de Romanos. Al final del cap. 8 el llega a ese clímax
importante, donde él se goza de los privilegios de los elegidos, aquellos que han
sido unidos a Cristo.
En Rom. 8:30-31 (léanlo). También el verso 33. Y termina el capítulo en los versos
38 y 39, con una nota triunfante de seguridad: “que ni la muerte ni la vida... ni las
cosas presentes ni las vendieras... ni ninguna otra cosa creada, nos podrá separar
del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro”.
Pablo piensa de todos esos privilegios que él y todos los creyentes disfrutan. Al
venir a este maravilloso clímax al final del capítulo 8 hay como un cierto dolor y
tristeza unidos a este gozo. Porque al empezar el capítulo 9, su mente cambia y
entonces se pone a pensar en el estado deplorable de sus hermanos, los judíos, los
cuales en su mayoría estaban cegados a los privilegios de este evangelio y que
habían crucificado al Dios de la Gloria, pero no solo eso, sino que ahora estaban
persiguiendo al apóstol Pablo y eran antagonistas a su mensaje.
Pablo no puede pensar en la bendición personal que ha venido a él a través de
Cristo sin tener tristeza al pensar en aquéllas personas que estaban como él estaba
antes de que Cristo lo llamara en Damasco. Con todos esos privilegios externos que
los judíos tenían como los que recibieron la revelación redentora, los pactos, la ley y
las promesas. Y aun con todas esas cosas, la mayoría de ellos no habían reconocido
al Mesías. Y eran enemigos al mensaje del Evangelio. Mientras, al mismo tiempo,
muchos de los gentiles estaban abrazando al Evangelio y eran salvos, así que en un
momento él tenía en una mano la gloria del cap. 8 y se gozaba sobre los privilegios
que tanto como los demás creyentes tienen, pero en la otra mano, al principio del

81
cap. 9 él expresa su dolor al pensar sobre los judíos, que en su mayoría habían
rechazado el evangelio.
Ahora, al venir al verso 6, Pablo anticipa un rechazo y esta es la pregunta: En la luz
del rechazo de la nación judía, ¿estás tú diciendo que la promesa de Dios a los
padres ha fallado?. ¿No le había prometido Dios a Abraham que iba a bendecir a
sus descendientes?. Anticipando este rechazo, el responde en el verso 6: “No que la
palabra de Dios haya fallado”. Él está diciendo: aunque tengo celo por mis
hermanos judíos, aunque me duele de que ellos tuvieron estos privilegio externos,
no estoy en un estado en que estoy dudando de Dios ni negando la verdad de su
palabra, porque no pienses por un momento que la Palabra de Dios o que el mismo
Dios ha fallado. No que la Palabra haya fallado.... Y, en la segunda parte del verso 6
él da la razón. “No todos los que descienden de Israel son israelitas”.
Es decir que no son todos verdaderos israelitas en el sentido espiritual, este es el
contexto de Rom. 9.
Es muy importante que entendamos eso, porque pueden ver que algunos tratando
de esquivar la verdadera enseñanza de Pablo aquí, tratan de decir que cuando
Pablo está hablando de elección en este capitulo, él lo único que está hablando es la
elección especial de Israel como una nación especial de Dios y no una elección de
individuos a salvación, pero ése no es el enfoque.
Acuérdense que el enfoque de Pablo en este capitulo está relacionado con un
problema específico y la objeción que se levanta con ese problema. Y que el
problema es el gran rechazo de la nación judía. Él no rechaza eso diciendo que la
nación judía era la nación especial de Dios. Eso no es la manera de enfrentar el
problema . Eso fue lo que levantó el problema. El lo habla en los versos 1 al 5, que
Israel que tenia un lugar especial como nación, y la promesa de Dios a los padres,
¿cómo es que podemos explicar el rechazo de la nación judía al evangelio?. Ese es el
problema que Pablo trata de enfrentar.
¿Quiere decir que la Palabra de Dios en el pacto ha fallado?. NO, Pablo dice que no
es eso, porque no todos los que descienden de Israel son israelitas en el sentido
espiritual, sino aquellos que son israelitas en el sentido natural o físico y entonces
él continúa explicando en el capítulo que la verdadera semilla de Abraham no está
relacionada con la descendencia física sino según la promesa divina. Los
descendientes físicos de Abraham no son la semilla de la promesa, no son los
verdaderos hijos de Dios, sino que los hijos de la promesa son la semilla. Entonces
él argumenta de que ellos son hechos los hijos de promesa por la elección soberana
discriminatoria de Dios. Y es en este contexto que Pablo, de una manera sencilla
presenta estas cosas de que Dios ejercita su absoluta soberanía mostrando
misericordia a algunos y a otros no.

Permítanme aclarar algo antes de empezar. Es muy posible que algunas personas
entre ustedes no estén de acuerdo con mis conclusiones de estas exposiciones y
quiero asegurarles que yo no creo que si una persona esta en desacuerdo conmigo
no es un genuino creyente. Así que yo no quiero que piensen que yo digo lo
contrario, pero al mismo tiempo les pido que escuchen con una mente libre de
perjuicios a la Palabra de Dios porque yo lo que estoy tratando de ser fiel a lo que
dice el pasaje, a lo que dice la Biblia. Hubo una vez que yo no pensaba de esta
manera pero Dios cambio mi corazón y mi entendimiento sobre estas cosas.

82
Tenemos en este pasaje tres líneas de pensamiento:

1. El Hecho de la Elección Soberana de Dios Ilustrada.


Pablo utiliza dos casos específicos del A.T. en referencia a que el Señor usa
su Derecho Soberano para discriminar o escoger en la dádiva de sus
misericordias:

a. El caso de Isaac e Ismael (vs. 7-9)


Recordarán que una promesa que Dios le había dado a Abraham de tener
un hijo estaba todavía por cumplirse. Y Abraham y Sara se pusieron de
acuerdo y se les ocurrió una idea equivocada antes de que se cumpliese la
promesa: y el resultado fue Ismael.
Pero el Señor rechazó a Ismael porque no era a través de Ismael que Dios
se había propuesto llevar a cabo la promesa. Dios dijo: “Es en Isaac que
será tu simiente”.
Ismael era hijo de Abraham, pero Ismael fue rechazado e Isaac fue
bendecido. El punto de Pablo en esta ilustración es que la descendencia
natural o física no asegura las bendiciones de la salvación sino que los
hijos de la promesa son los de la verdadera simiente espiritual de
Abraham y son hechos hijos de la promesa según la elección soberana de
Dios.
Alguien pudiera decir que es obvio el porqué Dios escogió a Isaac y no a
Ismael, Pudieran pensar que la relación que Abraham tuvo con Agar no
era una relación de Dios. Era el resultado de un plan de Abraham y Sara.
Es obvio que Dios no podía bendecir eso. Así que aunque Ismael era
simiente natural de Abraham es obvio que tenia que escoger a Isaac
porque la unión de Abraham y Sara, esa si era de Dios.
Vemos que Pablo trae otra ilustración que ilustra la soberanía de Dios de
una manera mas enfática. Dirige nuestra atención en segundo lugar al
caso de Jacob y Esaú:

b. El caso de Jacob y Esaú (vs. 10-13)


Piensen un poco conmigo: Dios escogió a Isaac y no a Ismael. Y podrían
decir: “pero claro obviamente había una diferencia en el origen y en el
carácter que fue la razón por la cual Dios se decidió por Isaac”. Pero
¿porque Dios escogió a Jacob antes que a Esaú?. Tenían el mismo padre,
la misma madre, el mismo trasfondo hereditario, el mismo ambiente.... y
dice Pablo que aun antes que naciesen, antes de haber obrado bien o mal
(recuerden que tanto Jacob como Esaú fueron concebidos en pecado
como todos los hombres, Salmo 51:5; en otras palabras por la caída de
Adán fueron concebidos bajo la culpa del pecado de Adán y con un
naturaleza depravada, pecaminosa). Pablo no está diciendo que Jacob y
Esaú fueran inocentes. Lo que está diciendo aquí es que hasta ese
momento ninguno de los dos habían cometido obras personales de bien o
de mal como para diferenciarse uno del otro. Ambos eran pecadores
iguales delante de Dios. Ambos concebidos en pecado por ser

83
descendientes de Adán. Ambos del mismo padre y de la misma madre. Y
antes de salir del vientre, ¿qué hizo Dios?. Dijo Dios: el menor servirá al
mayor. A Jacob amé, mas a Esaú aborrecí.
He puesto mi amor especial sobre Jacob, mientras que Esaú sigue siendo
el objeto de mi santa ira. Recuerden que estamos hablando aquí de
criaturas caídas pecaminosas en Adán y merecedoras de la ira de Dios ya
que habían sido concebidos bajo la ira del pecado de Adán. Las
Escrituras dicen que todos somos hijos de ira por naturaleza.
Dios no puede permitir que alguien suba a su Trono y le acuse de
injusticia. Si Él hubiese aborrecido a Jacob y a Esaú, porque ambos por
naturaleza merecían la ira de Dios, hubiera estado en su derecho, pero en
el ejercicio de su Soberana Gracia, Dios escogió colocar su amor especial
sobre Jacob y no sobre Esaú. ¿y por que?.
Esto no es para negar que Dios tiene un amor general hacia todos los
hombres, pero la Biblia también nos enseña que aquellos que están fuera
de Cristo la ira de Dios está sobre ellos y los que son del Pueblo de Dios
son objetos de su amor especial y peculiar que salva.
Así que hemos visto ya la realidad de la soberanía de la elección de Dios,
ilustrada.

2. La Base de la Elección Soberana de Dios Confirmada.


¿Cuál fue la razón por la cual Dios decidió escoger a Jacob y aborrecer a
Esaú?. ¿Por qué Dios colocó su especial amor salvifico sobre Jacob mientras
que su ira justa permaneció para siempre sobre Esaú?. ¿Por qué razón
algunos son hijos de la promesa, herederos de la salvación prometida a
Abraham, mientras otros no?. ¿Por qué Jacob y no Esaú?. Ambos tenían el
mismo padre y la misma madre, eran mellizos. ¿cuál fue el factor
determinante en la elección de Dios entre estos dos hombres?.
En el verso 11 se dice claramente. Primero dice cual no fue el factor
determinante: “Pues no habían aun nacido ni habían hecho ni bien ni
mal....”
O sea que Dios no hizo la distinción porque uno hiciera el bien y otro el mal
o porque Él declaró de antemano que Jacob iba a ser bueno y que Esaú iba a
ser malo, no, el apóstol Pablo claramente repudia esa noción diciendo que
eso no tuvo que ver. No fue el haber hecho uno bien o un mal, no fue por las
obras, entonces... ¿cuál fue la razón?.
La encontramos en medio del verso 11: “... para que el propósito de Dios,
conforme a la elección, permaneciese...” Eso es lo que en el griego se le llama
una cláusula de propósito, “para que... “ o “de tal manera que...”.
Esta es la razón, para que el propósito de Dios, conforme a la elección
permaneciese. Pablo nos dice que esta es la razón por la cual Dios hizo una
distinción entre Jacob y Esaú. Fue por su propósito conforme a la elección,
el cual fue expresado aun cuando no habían nacido todavía.
¿Qué puede estar mas claro que esto?. Pablo dice claramente que la razón de
la promesa de Dios a Abraham en referencia a la salvación de su pueblo no

84
ha sido frustrada por la incredulidad de los israelitas. Y que el propósito de
Dios siempre ha sido, no salvar a los hijos de la carne, sino a los hijos de la
promesa., los cuales son hechos hijos de la promesa, no según obras
presentes u obras futuras vistas de antemano por Dios, sino según el
propósito de Él conforme a la elección.

3. Las Objeciones a la Elección Soberana de Dios Anticipadas.


Respuestas.

a. Primera Objeción: Que la Elección Soberana de Dios no es


Justa (vs. 14).
Entonces, ¿hay injusticia en Dios?. ¿O hay falta de rectitud en Dios?.
Así que la primera objeción es que es injusto departe de Dios tratar a las
personas de esa manera. No es correcta que Dios ame a Jacob y
aborrezca a Esaú. Si todos los hombres son pecadores en Adán, no es
justo que Dios escoja a algunos a ser herederos de la salvación mientras
Él rechaza a otros. No está bien. ¿Hay injusticia entonces en Dios?. Esa es
la objeción en este versículo.
Entonces, como contesta Pablo a esta objeción?.

Hay tres elementos que se encuentran en su respuesta.:

1) El Asunto es Misericordia, No Justicia. (vs. 15-16)


Recuerden que la objeción ha sido anticipada y la objeción es que es
injusto que Dios escoja a algunos y no escoja a otros, y todo basado en
su propósito soberano.
Romanos 9:15-16: “En ninguna manera, pues a Moisés dice: tendré
misericordia del que yo tenga misericordia.... no depende del que
quiere ni del que corre sino de Dios que tiene misericordia”.
Pablo, antes de considerar el significado de estas declaraciones, está
sacando la discusión de un ámbito de justicia y lo está llevando al
ámbito donde pertenece: el ámbito de la misericordia de Dios.
Cuando alguien dice que esto no es justo, Pablo muestra claramente
que cuando se habla de perdón de pecados y de la salvación de los
pecadores, la palabra apropiada no es justicia, la palabra apropiada es
Misericordia.
No justicia, porque si hablamos de justicia, el resultado seria:
CONDENACIÓN PARA TODOS.
De un lado tenemos al hombre en Adán, más justicia, es igual a
condenación.
Si todos pecan, y se les trata a todos correctamente según lo que ellos
merecen, todos serian condenados. Eso fue exactamente lo que le
pasó a los ángeles caídos. En ese caso no hubo nada excepto la justicia
divina. Leamos Judas, verso 6.

85
Cuando los ángeles pecaron, a su pecado no se le agregó nada excepto
la justicia divina. El resultado fue la condenación. No hay un ángel
caído que recibirá salvación. Eso es justicia.
Ahora, lo que es verdad de los ángeles caídos, hubiese sido también
verdad de toda a humanidad si la justicia fuese lo único en operación.
Toda la humanidad cayó en Adán. Si le agregamos la justicia divina,
ocurriría lo mismo.
Si solo hubiera habido una sola criatura salva de entre medio de toda
la humanidad, entonces otro principio, aparte de la justicia se ha
añadido a la ecuación: y este es el principio que Pablo introduce aquí:
el principio de la Misericordia y de la compasión. Así que la objeción
misma de que esto es injusto está fuera de lugar, estamos hablando de
una elección, dentro de una multitud de pecadores merecedores del
infierno y llevados a la vida eterna y a la salvación, y si un solo
pecador, cualquier pecador, es elegido para ser salvado, el principio
obrante es el de la Misericordia.
Si un pecador insiste en que se le trate con justicia, podrá recibirla,
pero si insiste en justicia, según la Palabra de Dios, el infierno será su
porción.

2) Dios es Perfectamente Libre para Tener Misericordia de


Quien el Quiera. (v. 15) (ver además: Ex. 33:19).
¿Hay injusticia en Dios?.... De ninguna manera.
En el verso 15, Pablo cita a Ex. 33:19, cuando Dios hizo pasar su
Gloria delante de Moisés, mientras Él se ocultaba detrás de la peña.
Noten como pablo da respuesta a la objeción. Esta objeción de que es
injusto departe de Dios elegir a algunos y no a otros. ¿Hay injusticia
en Dios en que Él demuestre misericordia a algunos y no a otros?. En
ninguna manera. La misericordia no tiene nada que ver con ser
equitativo o justo dando a los hombres lo que cada uno merece. Está
relacionada con Dios dándole a los hombres lo que ellos no merecen.
Y por lo tanto como ellos no lo merecen Dios esta en total libertad de
dar a quien quiera, lo que Él quiera. No está obligado a dar
Misericordia a nadie. Pues todos merecen ira. La Misericordia
presupone inmerecimiento. La misericordia no es algo que el hombre
merece. No es algo que Dios, en cierta manera le debe al hombre. No
es algo que los hombres pueden demandar de Dios como algo que Él
les debe. Sino que es un don inmerecido, y Dios está libre para darla a
quien Él quiera. Y Él ejercita esa libertad, si no, no seria Misericordia,
sería deuda.
El hombre pecador no está en ninguna posición de demandarle a Dios
justicia, a menos que sea un necio, No está en la posición de un
inocente o de alguien que merece algo. Sino que su posición es como
la de una compañía de criminales, presos, condenados a muerte. La

86
justicia demanda su muerte y deben morir a menos que el Rey de ese
Reino decida ejercer la autoridad que le corresponde para perdonar.
Si por buenas razones suficientes, solamente conocidas por Él, el Rey
decide perdonar a algunos y dejar que los otros se les de el castigo que
ellos merecen, ¿hay injusticia en eso?.
Si su sabiduría dicta que lo mejor para la seguridad, para la honra de
su Trono, es preservar a algunos y dejar a otros para que sean
condenados, ¿puede hallar alguien falta en esto?. Claro que no, a
menos que sea enemigo del estado y del Rey.
Asimismo... en Dios no hay injusticia. En ninguna manera, porque
Dios está en total libertad de derramar misericordia en quien Él
quiera, según los dictados de su infinitamente Sabia y Santa
Voluntad.
La Misericordia solo puede ser entendida correctamente cuando nos
damos cuenta de que nadie la merece.
La Misericordia es algo casi increíble, algo Sublime y Sorprendente.
¿Cómo puedo imaginarme que Dios pueda tener misericordia de mi?.
¿Cómo podría ser que Dios se interese misericordiosamente por mi?.
Pero la persona que dice: “no está bien que Dios salve a algunos y a
otros no”. A veces el problema de estas personas es el siguiente: no
entiende el concepto de la misericordia. Piensa que la misericordia es
algo que Dios le debe al hombre, en vez de ver la misericordia como
algo que Dios no está obligado a dar a nadie y algo que cuando Dios lo
concede, lo da como un don, como un regalo inmerecido y de su
propia libertad según su propósito soberano.
En el verso 16, Pablo dice: “Así que no depende del que quiere ni del
que corre sino de Dios que tiene misericordia”. En otras palabras, la
causa final de que cualquier pecador sea salvo o no, no se encuentra
en el ejercicio de antemano de la voluntad del pecador, o cualquier
cosa que el pecador haga en el presente o en el futuro. La causa final
se encuentra en la Soberana Misericordia, y solo en la Soberana
Misericordia de Dios.
Yo les recuerdo que el pecador sí ejercita su voluntad. Nosotros
venimos a Cristo, nos arrepentimos, pero según Pablo, no depende de
nosotros, “... sino de Dios que tiene misericordia”.

3) Dios es Perfectamente Libre Para no Tener Misericordia


de Quien Él Quiera. (vs. 17-18).
Está enfatizando la parte negativa de lo que Pablo ya ha dicho. Dios
está en total libertad, no solamente de mostrar misericordia de quien
Él quiera, también tiene total libertad de hacer lo contrario, y aun
ejecutar su justo juicio sobre esa persona entregándolo a un corazón
endurecido y se muestra el ejemplo del trato de Dios con Faraón
cuando lo endureció para no dejar marchar al Pueblo de Israel.

b. Segunda Objeción: Pero No es Justo que Dios haga que el


Hombre Sea Responsable por sus Pecados. (v.19)

87
Leamos el verso 19. Pablo acaba de decir que la soberanía de Dios es
lo que finalmente determina el destino eterno de los hombres y que
no solamente Dios ha decidido mostrar misericordia a algunos, sino
que ha decidido dejar que otros sigan por sus caminos... por el
camino que su pecado lo lleva y como un acto de juicio por ellos los
deja seguir así... les endurece el corazón por su pecado y en su
pecado.
Y podemos decir: Pablo, pero eso no me parece justo a mí. Eso es lo
que el hombre está diciendo en el verso 19. ¿Por qué pues inculpa?. Si
la voluntad de Dios es lo que determina todo. Si la salvación no
dependen del que quiere ni del que corre. Si es de Dios que muestra
misericordia a algunos y entrega a otros a la dureza de su corazón,
¿cómo Dios puede inculparme por mi incredulidad?. Pablo... eso no
me parece justo.
Pero Pablo responde en Rom. 9:19:
Parafraseando, Pablo está diciendo “...Tápate la boca, pon tu cabeza
en la tierra y recuerda quien eres tu y quien es Dios... y estate
tranquilo”.
Verso 20: “Quien eres tu para que alterques con Dios....?”
Recuerda quien eres y recuerda quien es Dios.
¿Quién eres tu OH hombre... hombre pecaminoso, hombre finito...
hombre en tinieblas, hombre necio.... hombre caído...?. ¿Quién eres
tu para reclamarle a Dios... tu creador y tu juez?. Infinito en
sabiduría, poder, santidad, justicia, bondad y verdad. Eterno e
inmutable en los cielos. ¿Quién eres tu para altercar con Dios?.
Si Dios ha revelado que Él opera en su Universo, en la base de su
voluntad soberana, y que Él tiene misericordia de quien Él quiere y
endurece a quien Él quiere... y que al mismo tiempo Él le pedirá
cuenta a todos los hombres por sus obras, por todos sus hechos,
¿quién eres tu hombre para decir a Dios que eso no es justo?.
Nosotros, criaturas pecaminosas, ¿vamos a enseñarle al Dios Santo lo
que es verdaderamente justo?.
Como escribe Pablo en el cap. 11. ¿Quién ha sido consejero de Dios?.
Así que Pablo únicamente dice: que si solamente recuerdas quien eres
tu, te tragarías tu objeción. Y aunque no puedas entender como
concuerda todo, confiarías en Dios de que todo lo que Él hace está
bien y es lo mejor.
Se resolverían muchos de nuestros problemas de la humanidad si
siempre mantuviéramos frescos en nuestra mente quienes somos
nosotros y quien es Dios. Yo soy la criatura y Dios es el creador y aun
antes de que entrara el pecado en el mundo, aun así, había una
distancia infinita entre Dios y nosotros, entre Sus Pensamientos y
nuestros pensamientos”.
Pero, no solamente somos criaturas delante de un creador... Somos
criaturas caídas con mentes oscurecidas por el pecado, con juicios y
afectos que han sido distorsionados por el pecado y ojos que han sido

88
cegados por el pecado y cuando yo le agrego a la realidad de que Él es
el creador y yo soy la criatura pecaminosa, debe causarme vergüenza
el pensar ni siquiera, el llamar a un Dios infinitamente santo y pedirle
que se presente al tribunal de una criatura pecaminosa y finita...
Volvamos a leer los versículos 16 al 18.
No solamente Dios ha elegido tener misericordia de algunos, sino que
también permite que los hombres sigan caminando en el camino que
les guía y que entonces, como un acto de juicio de ese camino,
endurece sus corazones en sus pecados.
Y la objeción es: Pablo. Eso no es justo.
Versículo 21: Recordemos los derechos que Dios tiene.
Dios tiene el derecho desde la misma masa caída de la humanidad, de
hacer de sus criaturas pecadoras como Él desee.
Mantengan esto en sus mentes: cuando la Biblia habla del tema de la
Elección, en estos contextos está hablando de elección a salvación, así
que lo que se implica es que se está viendo al hombre como un
pecador.
Estamos viendo al hombre en su estado caído, un pecador en Adán. Y
la masa de la humanidad caída está en las manos de Dios. Esta masa
que todos merecen la ira de Dios, y que en su Derecho está el hacer lo
que Él quiera hacer, nadie puede objetarle nada a lo que Él esté
haciendo. Si Él así lo desea, Él puede honrar algunos con gloria y que
otros estén en deshonra y con condenación. Y no por nada, sino un
justo juicio por sus pecados.
Y Pablo continua indicando en los versos 22 al 24 que no solo Dios
tiene ese derecho, sino que Él también lo ejercita con una vista
directa a su gloria.
Dios está manifestando su Gloria. Pablo nos habla de la destrucción
de los vasos de deshonra, Dios magnifica su Gloria en la ira. Y en la
salvación de los vasos de misericordia, Él magnifica la gloria de su
Gracia.
Son vasos que El preparó de antemano para gloria.

1) La Enseñanza del Pasaje debe llenarnos de Asombro y


con Humilde Gratitud y Alabanza a Dios.
Si nuestros corazones han sido llevados al arrepentimiento, si hemos
sido traídos a ver el pecado por la mediación del Espíritu Santo, y
hemos huido hacia Cristo y estamos confiando en Él. Si con gozo
confesamos que “para mi el morir es Cristo”, lo hacemos porque Dios
tuvo misericordia de nuestras almas. Es por eso. No es de nosotros...
es de Dios que tiene misericordia. No fue porque yo tuve suficiente
sabiduría para hacer la elección y tomar la decisión y que hay otros
que no son tan sabios como nosotros. No fue eso. Fue la elección
eterna de Dios para incluirnos en Su Propósito, y eso debe de llenar
nuestro corazón de una adoración y una gratitud humilde.
Escribiendo sobre este tema de la Elección Soberana de Dios, Pablo

89
dice en Ef. 1:3 “Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor
Jesucristo que nos bendijo con toda bendición espiritual en los
lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en Él antes de la
fundación del mundo”.
El corazón del Apóstol esta lleno de gratitud y alabanza al simple
hecho de pensar de que Él fue elegido para tener gracia de Dios sobre
él, porque no hay ningún mérito en él. Alguien dice: “Pero esto hace a
Dios un ser que discrimina entre las personas”. Y yo te argumento de
que lo opuesto es lo real. Todos están igualmente perdidos. Todos
están igualmente viles. Todos merecen la ira y, el Señor, de su buen
deseo, sin tomar ningún mérito en ellos, teniendo nada que ver con
nada de lo que les pertenece a ellos, sino solamente por razones que
están en el propio corazón de Dios... es así como elige... con
Soberanía. Y maravilla de maravillas que yo sea el objeto de su
misericordia.
Como dice uno de nuestros himnos:
¿Por qué me hiciste oír tu voz y entrar mientras había lugar, cuando
miles hicieron una decisión pecadora y prefieren morir del hambre
que venir a Ti?.
Fue el mismo amor que llenó la Fiesta. Que con dulzura me atrajo. Si
no, yo aun hubiera rehusado el venir y perecería en mis pecados.

Así que esta doctrina de la Elección de la Gracia debe llenar nuestros


corazones de asombro, gratitud y alanza a Dios.

2) Aprendemos del Contexto en el cual esta Enseñanza es


Presentada en el Pasaje que la Doctrina de la Elección No
es de Ninguna Manera Inconsistente con la Pasión y
Preocupación Evangelista.

Alguien puede decir: “Pero si yo creo en esta doctrina, no tendré


compasión por los pecadores o celo por evangelizar.”
Nadie creyó esta doctrina de Elección Soberana mas firmemente que
el Apóstol Pablo. ¿Podría decir tú que él no tenía una pasión por
evangelizar? ¿Qué no le preocupaban los pecadores?.
Recuerden como Pablo empieza este capítulo: Leamos de nuevo los
versos 1 al 3.
Este es el mismo hombre que enfatiza la Soberanía de Dios en el resto
del capitulo. Ahora, vean su pasión por las almas de los hombres.
Es claro de que en su mente no había ninguna contradicción entre la
doctrina de la elección y la salvación de los pecadores. El tenia una
pasión y le dolía el hecho de que los pecadores se quedaran sin Cristo,
y cuando acaba el capítulo 9, vean el primer versículo del capitulo 10.
En Pablo había una pasión evangelística, había oración, y además, no
sólo pasión sino una actividad evangelística. A nosotros nos hace ver
como si fuéramos unos haraganes. Lean 2 Tim. 2:10. ¿Qué fue lo que

90
él soportó en sus actividades evangelísticas?. Lo apedrearon, le dieron
golpes, fue naufrago, su nombre fue llevado a la desgracia. A
cualquiera que diga que la creencia de esta doctrina hace que la
pasión evangelística, las oraciones y las actividades son innecesarias y
no naturales, tiene que observar a Pablo y ver como no es así, y así
muchos hombres de Dios que creyeron lo mismo: Whitefield, Martin,
Spurgeon, etc...
¿Cómo es que Pablo cree en la Elección y que a la vez tenga esa pasión
por evangelizar?, ¿Cómo es así?.
Por ahora, una de las razones es que pablo entendió lo que nosotros
debemos entender... que Dios no solamente decretó el fin, la salvación
de los elegidos, sino que Él también ha decretado los medios para ese
fin que incluyen las oraciones, los llantos y las actividades del Pueblo
de Dios... y la predicación o proclamación del Evangelio. La elección
es el propósito divino de Salvar pero el propósito no está aparte de los
medios divinos, es por eso que este mismo apóstol se mueve de una
manera tan natural dentro de este esquema de explicar la doctrina en
Rom. 9; para después ir a ese gran capítulo misionero de la Biblia,
Rom. 10, donde él dice en el verso 13 del capítulo 10... “que todo aquel
que invocare el del Nombre del Señor, será salvo”. Leamos también el
14.
Entonces, en el 15 él habla de lo hermoso que son los pies de los que
anuncian el Evangelio. No hay ninguna contradicción entre la
doctrina de la elección y el más ardiente celo y las oraciones
fervientes... deseos dolorosos y actividades diligentes por los
perdidos. Esta doctrina nunca se intentó que existiera para que
anulara el contexto del amor por los pecadores, y para mantener la
oración y preocupación por sus salvaciones.
Así que al entender esta doctrina, en ninguna manera disminuye
nuestro celo de evangelizar. Nosotros podemos estar seguros que si la
entendemos correctamente, es verdaderamente esta doctrina la que
nos da esperanza, que nos libra de dudas y que nos hacen como
inválidos sobre la impenitencia de los hombres.
Pablo es confrontado con el corazón impenitente de sus hermanos
judíos por el motivo de que ellos rechazan a Cristo. ¿Qué es lo que lo
mantiene a él a seguir y no deprimirse?. Verso 6: “No que la palabra
de Dios haya fallado”.
Aunque la mayoría de mis hermanos judíos han rechazado el
mensaje, no es como si el propósito salvifico de Dios haya fallado.
Definitivamente no, porque hay un pueblo que Dios tiene ahí afuera
que son los hijos de la Promesa y Él los va a llamar en el momento
adecuado a través de la predicación de la Palabra.
Así que es esta misma doctrina de la elección la que dio un soporte a
su celo, que lo mantuvo alejado de estar deprimido. Y eso lo mismo
que debe de hacer en nosotros, porque esta doctrina nos mantendrá
fieles a la obra cuando la abrazamos correctamente. De esa manera
nos mantendrá lejos de estar deprimidos. Nos mantendrá atados al

91
mensaje bíblico. Nos mantendrá en los términos de Dios:
arrepentimiento, fe.... volviéndote de tus pecados... sometiéndote a
Cristo como tu Señor y Salvador y esto te dará paciencia, te
mantendrá orando porque hay un Dios en el Cielo que puede tomar
las almas de los Saulos de Tarso rebeldes, tratando de traer amenazas
ante la Iglesia, y Dios puede traer a tales hombres y llevarlos a su pies.
Pablo no estaba buscando a Dios, pero Dios lo vio a él y sometió su
corazón rebelde con el poder de su Gracia.

Efesios 1:3-4

Introducción.
Inmediatamente al venir a este pasaje, vemos que el contexto es totalmente
diferente de lo que vimos en Rom. 9 y la naturaleza de este pasaje es totalmente
diferente. En Rom. 9, esta verdad de la soberana elección estaba en el contexto
de un argumento teológico, eso es lo que tenemos en Rom. 9, un argumento
teológico en que Pablo con una lógica ungida por el Espíritu Santo responde a
aquellos que tienen objeciones ante esta doctrina con tal magnitud que nos deja
una de dos opciones: o sacamos ese capítulo de la Biblia o cambiar las palabras
del apóstol de tal manera que lo mejor es que hubiese sido que sacáramos, como
he dicho, esos versos de la Biblia; o poner la mano sobre nuestras bocas y
nuestras caras en el suelo y decir: “OH Dios mío aunque hay muchas de estas
cosas que no puedo entender, es verdad que tú no estás obligado a mostrar
misericordia a cualquier pecador, y tú tienes el derecho de tener misericordia de
quien quieras y de no tener misericordia de quien no quieras, y tienes derecho
de la misma masa hacer vasos para honra y otros para deshonra con una vista
suprema de tu gloria.”
Pero ahora, al venir a Ef. 1, tenemos al mismo Apóstol enseñando la misma
doctrina pero no como un argumento teológico, sino que aquí la enseñanza es
parte de un himno de alabanza: Alabanzas a Dios por la Gracia Soberana. En
Rom. 9 tenemos un argumento teológico que es preciso, analítico, y asombroso
en su lógica, ahora en Ef. 1, este apóstol ve todas las bendiciones que han venido
y que han fluido de la soberana misericordia de Dios.
Lo encontramos a él perdido en alabanzas a Dios. Y escribe lo que
probablemente es el párrafo más glorioso en toda la Biblia, en realidad es una
oración bien larga. Una sola oración desde el versículo 3 al versículo 14. Se
puede llamar el Himalaya del N.T. Es la fluidez hacia fuera que sale de él y que
brota de su corazón, alabando a un Dios y los versículos 4 al 6, nuestro texto, el
enfoque de su alabanza es el trabajo del Padre. Del 7 al 12 el enfoque cambia al
trabajo del Hijo, y 13 al 14 el trabajo es el enfoque del Espíritu Santo.
Ahora, leamos en versículo 3. Bendice a Dios por las bendiciones espirituales en
los lugares celestiales que se le ha dado al Pueblo de Dios por nuestra unidad en
Cristo. Las bendiciones espirituales en Cristo que pertenecen a ese estado
celestial en la tierra en la que los creyentes han sido introducidos y continúa en
este himno de alabanza para especificar algunas de esas bendiciones

92
espirituales y menciona la adopción en el versículo 5, aceptación en el amado en
el verso 6; redención y perdón de pecados en el verso 7; la revelación del
misterio de su voluntad en el verso 9; la unidad con todos los redimidos en el
verso 10; el obtener la herencia en el verso 11; y el sello del Espíritu Santo en el
verso 13.
Pero antes de ser especifico de todas estas bendiciones que ha recibido el Pueblo
de Dios, él empieza llevando todas esas bendiciones a su raíz suprema en la
elección de Dios y en la predestinación.
Así que al acercarnos a todas esas frases, preguntémonos: ¿qué es lo que
demuestra el hecho de que una persona que no era un cristiano esté ahora
disfrutando de todas las bendiciones de la salvación?. ¿Qué es lo lleva que
alguien sea un cristiano y goce de las maravillosas riquezas de la gracia de
Dios?. De seguro muchas personas dirían: que el cristiano es uno que ha
recibido todas estas bendiciones porque ha creído en Cristo Jesús y eso es
también es verdad, pero dense cuenta de que el apóstol no empieza con eso. No
dice que estamos gozando de estas bendiciones porque hemos creído en Cristo o
porque aceptamos a Cristo, o porque lo hemos recibido como nuestro salvador
personal; claro que esas cosas están incluidas, pero Pablo no empieza con eso.
El ni siquiera empieza con el trabajo o la obra de redención de Cristo Jesús.
Muchos quizás pondrían eso al principio como la fuente de la alabanza. Muchos
dirían: estas bendiciones son posibles para nosotros por lo que Cristo hizo por
nosotros cuando vino al mundo: vida muerte y resurrección y lo que aun esta
haciendo como Profeta, Sacerdote y Rey. Todas esas cosas son vitales y
necesarias.
Pero aun así el apóstol no empieza con eso. En realidad nos podemos dar cuenta
que él no empieza con nada que haya sucedido en este mundo o en la historia,
sino que él va bien atrás: A LA ETERNIDAD. Mucho más atrás de la fundación
del mundo y habla de lo que hizo Dios el Padre en la elección. Al examinar este
pasaje vamos a ver en el verso 4 que el apóstol menciona varias cosas un poco
más abajo, pero en el verso 5 y 6 él entonces abre más el tema y expande sobre
la razón que estaba detrás de la elección divina. Es aquí que empieza el apóstol
este gran himno de alabanza.

1. El Autor de la Elección.
¿Quién es el autor de la Elección?. Versículo 4, dice “....según nos escogió
en Él”. ¿Quién es Él?. Volvemos al verso 3 “....Bendito sea el Dios y Padre
de nuestro Señor Jesucristo”. “....según nos escogió en Él”. Dios el Padre es
identificado como el autor de la Elección. Aunque las Tres Personas de la
Deidad son Una en esencia y propósito, aun así en la gran obra de
redención, la Elección está establecida como una obra especial de Dios el
Padre, el cual es el Autor de la Elección, aunque verdaderamente como
dice la Palabra no escogió en Él, es decir en Cristo Jesús.
2. La Naturaleza de la Elección.
El verbo que habla sobre la actividad del Padre y por la forma del verbo
usado, Pablo entonces subraya la naturaleza de la Elección. “...según nos
escogió”. Aquí tenemos una forma de la palabra Eklego, la misma que
usamos mucho tiempo para explicar su uso en diversas maneras. Y

93
recuerden que hablamos que según su uso Bíblico la palabra quiere decir
seleccionar una o más cosas o personas de un grupo de cosas o personas
similares.
Esa es la manera en que se usa la palabra en un sentido no teológico, y no
cambia su manera de ser al simplemente ponerla en el sentido teológico.
No quiere decir ratificar la elección de otro, sino que quiere decir
seleccionar una o dos cosas o personas de un grupo de cosas o personas
similares, y en cada caso que examinamos la selección siempre es
empezada por Aquel que selecciona y no el que es seleccionado; así que
decimos aquí que Dios el Padre nos ha escogido o seleccionado por su
Propia Iniciativa, de entre de un grupo de personas similares, es decir la
masa de humanos pecadores. La forma del verbo en el griego también es
importante. Es un verbo “Aoristo” indicativo. ¿Qué quiere decir eso?. El
modo indicativo quiere decir que nos está dando una frase que es un
hecho, indicando un hecho, es decir en el modo indicativo está declarando
un hecho. No es algo que es potencial, posible o bien deseado; sino algo
que realmente ha sucedido. Es un hecho, una realidad de que Dios nos
escogió. En el sentido “aoristo” una de las razones por la que yo tengo
problemas para traducir esa palabra del ingles es porque el idioma ingles
al igual que el español no tiene un modo “Aoristo”; se refiere a aun acción
ya completada; puede estar hablando del pasado, presente o futuro, pero
es una acción ya completada pero normalmente este sentido “Aoristo” se
refiere a una acción en el pasado. La acción no se presenta como algo
incompleto. El sentido “Aoristo” no es algo que es continuo ni es algo
tampoco que se ha de hacer, sino que es algo que ya sucedió y que es algo
que ya está completo una vez por todas. Así que vemos la naturaleza de
esta selección en el Padre al escoger por la palabra usada y por la forma de
la palabra, lo podemos observar. Dios el Padre usó el escoger de entre
ciertas personas a otras, de la masa humana caída, y esa selección es un
hecho que ya fue completada una vez y por todas, así que simplemente
estamos viendo las palabras como están en la Biblia.
3. Los Objetos de la Elección.
“...Según nos escogió en Él”. Vamos a ver el “nos”. ¿Quién es nos?. El
contexto nos enseña que se refiere a los santos de Éfeso y al Apóstol Pablo
y como implicación a todos los cristianos. Dice el verso 1: “A los santos y
fieles en Cristo Jesús que están en Éfeso....” Y además en el verso 4 el “nos”
es el mismo que en el verso 3. Es el mismo “nos” que se refiere en el verso
5.... “habiéndonos predestinados”, y es el mismo del verso 7. Obviamente
el “nos” no esta refiriéndose a todos los hombres sino que se refiere a ese
grupo especifico de personas del cual los santos de Éfeso y el Apóstol Pablo
y todos los fieles, son parte de el. Y aquellos y solamente aquellos que
están, estuvieron o estarán en algún momento de la historia del mundo,
destinado a ser santos, creyentes, hijos adoptados de Dios, que sus
pecados han sido perdonados a través de la redención en Cristo Jesús. Así
que les recuerdo que no es bíblico decir: “yo sé que soy uno de los elegidos,
cuando esa persona se mantiene sin ser un cristiano”. Solo al venir a ser un
cristiano uno puede saber correctamente que es un elegido; nadie más

94
tiene el derecho de proclamar que Dios lo ha elegido, pero vemos que el ser
un cristiano no es lo que hace a esa persona ser un elegido, porque ya ellos
eran elegidos mucho antes de haber creído y de haberse arrepentido.... y
mucho antes de haber nacido. Pero hasta el momento que llegaron a ser
cristianos no podían saber que eran elegidos. ¿Por qué doy tanto énfasis en
esto?. Porque hay ciertos teólogos populares en este siglo que enseñan que
todos los hombres son elegidos y que la única distinción es que algunos
saben que son elegidos y otros que no lo saben. Eso es una manera de
“universalismo” de que al final todos los hombres serán salvos, pero eso es
negar por completo lo que enseña este pasaje y todo el N.T. Nadie tiene el
derecho de decir que es un elegido de Dios y que a la vez no se pueda
describir de esa persona los términos que están en ese pasaje que no es
uno de los fieles en Cristo Jesús.

4. La Manera de la Elección.
Seguimos las palabras: “....según nos escogió en Él”. Es decir en Cristo
como el propio contexto sugiere. “En Cristo”, “En Él”, verso 7: “En Quien
tenemos redención...”; verso 9: “En Él asimismo tuvimos herencia. 13: “En
Él....”
Esta es la manera que el Padre utilizó para escoger a los elegidos. Los
escogió en Cristo, en referencia a Cristo, en unión a Cristo. ¿Qué significa
esto?. Aquí hay una gran cantidad de misterio. Yo dudo que alguien pueda
entender todo lo que esto involucra, porque hay algunas cosas que son
bastante claras. Es claro que es una elección por el Padre en la Eternidad
aparte de Cristo. Es decir aquellos que son y serán salvos fueron vistos por
el Padre como aquellos en Cristo quien es la Cabeza que los representa y
representó cuando fueron escogidos.
Antes de que nosotros fuésemos actualmente unidos a Cristo o que
hayamos experimentado esa unión en Cristo a través de la obra del
Espíritu Santo y de la fe, ya desde la Eternidad estábamos unidos a través
de un pacto con Cristo o lo que le llagamos algunos una unión federal a
Cristo, es decir, que desde la Eternidad no estábamos unidos desde un
punto de vista experimental o actual, o lo que es lo mismo como que desde
la eternidad estábamos ya libres de la ira de Dios, sino que estamos libres
de la ira de Dios después que hemos nacido de nuevo y hemos llegado
conocer el Evangelio. Veamos el cap. 2:1. (leámoslo).
Lean también los versos 3 al 5. Así que en la historia de la vida de esta
gente, a los cuales describe como aquellos que fueron escogidos en Él antes
de la fundación del mundo, aun así, en su vida hubo un momento en que
aun estaban bajo la ira de Dios, que desde una manera experimental no
estamos siempre unidos a Cristo como para librarnos de la justa ira de
Dios la cual merecemos, sino que es después que nacemos de nuevo y
creemos en el Evangelio que realmente estamos librados de la ira de Dios,
pero antes de todo esto, desde la Eternidad, Dios no escogió con el
propósito de concedernos las bendiciones de la salvación en virtud de lo
que Cristo haría a nuestro favor como representante nuestro. Como hemos
visto, en la Eternidad pasada Dios le dio a su Hijo un Pueblo, aquellos que

95
el Padre le dio, los cuales Él vino al mundo a rescatar, eso es lo que los
teólogos llaman el Consejo de Redención. Cristo asumió la posición de ser
la Cabeza de todos los Elegidos. Él asumió esta responsabilidad antes de
venir al mundo y por eso dice Jn. 10 que Él vino como una Comisión de Su
Padre, a hacer la obra que su Padre le había dado. Como dice Mt. 1, vino a
salvar su Pueblo de sus pecados. No dice que los va a convertir en personas
que pueden ser salvadas de sus pecados o que va dar oportunidad a los
pecadores... sino que salvaría a su Pueblo de sus pecados. Cristo asumió
esta responsabilidad desde la eternidad. Así que podemos decir que por el
mismo decreto que predestinó la salvación de los elegidos, Cristo fue
predestinado para adquirir esa salvación. Y por eso se puede decir que los
escogidos son escogidos en Cristo, en referencia a Cristo.

La Elección es el primer paso de la salvación y si nos vamos para atrás


hasta el punto más distante que la Escritura nos permite, llegamos a la
Elección y después de ahí no podemos seguir, pero la maravillosa verdad
de las Escrituras es que aunque le sigamos los pasos a la salvación hacia
atrás hasta la Eternidad, vemos una salvación la cual viene de una manera
inseparable unida a ella, a la persona y obra del Señor Jesucristo.
Eso nos ayuda a entender también las palabras de Apoc. 13:8, donde
Jesucristo es descrito como el Cordero que fue inmolado desde el principio
del mundo. Un lenguaje que habla de la Eternidad. ¿Quiere decir que
Cristo fue realmente crucificado, inmolado desde la Eternidad pasada?.
Desde una manera experimental si fue así, desde la mente de Dios, desde
el Decreto de Dios, y fuimos escogidos en El y en la obra redentora para
nosotros.

5. El Tiempo de la Elección.
“Antes de la fundación del mundo”. Esto da respuesta a la pregunta. Pablo
claramente muestra que nuestra elección en Cristo no fue un segundo
pensamiento de Dios, sino que nos escogió desde la Eternidad y recuerden
el sentido “Aorista”, fue un acto completado que ocurrió en la Eternidad.
Vemos aquí que esta elección de Dios no fue un pensamiento adicional o
un segundo pensamiento. Hay una teología, una escuela de pensamiento
que ha influido en muchas de las iglesias de Dios que enseña básicamente
lo siguiente:
“Que el propósito de Dios es principal y primariamente para los judíos.
Que Jesús vino para darle el reino a Israel. Y como Israel lo rechazó,
entonces Dios pasó al segundo plan, al plan B, y entonces pensó que si los
judíos rechazaron el evangelio se lo dio a los gentiles. La carta de Efesios
fue dirigida a los gentiles y les dice que Dios los escogió para la salvación
antes de la fundación del mundo. El ministerio de Pablo hacia los gentiles
no estaba arraigado en su frustración con el pueblo de Israel sino que
estaba basado en Su Elección eterna. Jesús dijo en su ministerio terrenal
que “Él vino, no a establecer un reino terrenal, sino para dar su vida en
rescate por muchos”. Leamos Hch. 13:44-48. Noten que Pablo cita una
profecía del A.T., que Cristo sería Luz de los Gentiles, que sería para la

96
salvación hasta lo último de la tierra. El propósito de Dios nunca fue
exclusivamente judío, aun en el pacto con Abraham, le dijo a Abraham:
“En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra”. Así que
Pablo predica ahora a los gentiles y vemos en el verso 48 que creyeron
todos los que estaban ordenados para vida eterna. Dice: “los que estaban
ordenados”, es decir, antes que creyeran ya estaban ordenados.

6. El Propósito de la Elección.
“Dios el Padre nos escogió en Cristo antes de la fundación del mundo para
que fuésemos santos y sin mancha delante de Él”. Se nos dice que
el propósito eterno de Dios en Cristo era corregir y deshacer
completamente los efectos del pecado en hombres caídos, así que el
propósito inmediato de Dios en escogernos es para que fuésemos santos y
sin mancha delante de Él. Estas palabras hablan de la separación del
pecado o lo que es lo mismo, consagración a Dios. Dios nos ha escogido
para que seamos un pueblo santo que refleja la gloria del Dios que nos ha
salvado.
Así que una de las maravillas de la elección es que Dios, viendo esa masa
de humanidad caída, y que según Rom. 8:7 todos por naturaleza le odian,
odian su ley; la mente natural es enemistad contra Dios, no se somete a la
Ley de Dios. Y Dios viendo a esta raza de Adán que le aborrece, y aborrece
su Ley y no merece nada, excepto el infierno, aun así, de esa masa de
humanidad caída, en vez de exterminarlos, limpiar la tierra y eliminar a la
raza humana, Dios ha escogido un gran número de cada nación, de cada
tribu, de cada familia, de cada lengua. Y Él ha escogido darle salvación.
Una salvación que va a deshacer y va a eliminar todos los efectos del
pecado y de la caída del hombre, lo cual va a dar como resultado un
pueblo que ande en santidad y sin mancha delante de Él.
Claro, no podemos lograr tal perfección en esta vida pero ese es el final
mayor a la cual la Elección nos lleva. La voluntad de Dios para su pueblo es
perfección absoluta y nosotros como creyentes un día estaremos delante de
Él en gloria sin culpa e irreprensibles. Como dice la Biblia: sin mancha y
sin arruga.
Pero debemos enfatizar que aunque nosotros solamente podremos lograr
esa perfección en el mundo porvenir; también en el presente mundo ya se
ha iniciado el proceso. El Espíritu Santo mora en nosotros, en el verso 13
dice Pablo: “fuisteis sellados con el Espíritu Santo de la promesa”. Y verso
14: “que es las arras de nuestra herencia”. Las arras como el deposito,
como el inicial, ya se nos ha dado. La semilla de santidad ya ha sido
sembrada en nosotros desde que ocurre la regeneración para que todos los
que son de Dios puedan ser distinguidos por esta señal o marca infalible.
Un pueblo que tiene sed y hambre de justicia, un pueblo cuyo propósito
sincero es estar libre de todo pecado y andar en devoción delante de Dios.
Los verdaderos creyentes, como dice el libro de los Hebreos, son llamados
“santos hermanos”. Y el Nuevo Testamento se refiere a los creyentes como
santos. Y aun aquí en la tierra ese principio de santidad está en nosotros.
2 Ped. 1:4, dice “ya somos participes de la naturaleza divina, habiendo

97
huido de la corrupción del mundo.... nuestra santificación ya ha iniciado!”
y crecerá y se desarrollará hasta que seamos completamente santos y sin
culpa delante de Dios. El Apóstol Pablo dice que ese es el propósito de
nuestra elección.
El perdón es en cierto sentido un medio para lograr dicho fin. El propósito,
el plan final para el Pueblo de Dios es que el Pueblo de Dios sea santo.
1Tes. 4:3.
Si alguien dice: “bueno, si la doctrina de la elección es verdad, entonces
podemos vivir como nos de la gana”. En absoluto. La Biblia dice que los
escogidos por Dios lo muestran con una vida santa. Con un corazón que
desea vivir agradando a Dios. No una perfección sin pecado aquí en la
tierra, pues tenemos pecado permanente hasta que nuestro cuerpo llegue a
la presencia de Dios, y a veces tenemos que decir como Pablo: “OH
miserable de mi”, pero en el fondo el deseo y la lucha de todo verdadero
creyente es el obedecer los mandamientos de Dios. “Sabemos que le
conocemos porque obedecemos sus mandamientos.”.
Si cualquiera dice que le conoce, si dice que es uno de los escogidos de
Dios, pero no obedece, ni cumple con sus mandamientos, no anda
correctamente, ni está haciendo la voluntad de Dios. El tal, dice la Biblia
en 1 Jn. 2:3 “el tal es un mentiroso y la verdad no está en él”.

Efesios 1:5-6
La palabra que ha sido traducida como predestinado, significa marcar o señalar de
antemano. Determinar de antemano. Decretar de antemano. La misma palabra que
se utiliza en Hechos 4:28, hablando de la crucifixión de Cristo, cuando dice: “....lo
que tu mano y tu consejo habían antes determinado”, en el griego son la misma
palabra. En el verso 28 también se pudo haber traducido como “predestinado”. El
termino “predestinado” hace referencia al plan mayor, al plan global de Dios, y en
referencia al plan mismo. Ahora, la palabra “escogió” señala el plan, el método por
el cual se ha puesto en operación dicho plan. En otras palabras, la diferencia entre
los dos términos es la diferencia entre el Plan o asunto predeterminado en la mente
de Dios y la ejecución de ese Plan. Lo que Pablo nos presenta en el verso 5 es la
razón detrás de la Elección de Dios. Las palabras que están aquí no fueron escritas
solamente para teólogos; esto se encuentra en el contexto de una carta pastoral a la
iglesia local de Éfeso, que en general estaba compuesta de gentiles recién
convertidos de un trasfondo pagano, y en el Cap. 6 nos parece indicar que algunos
de ellos eran esclavos y siervos, porque Pablo los instruye a ellos también.
Así que lo que Pablo esta escribiendo aquí no es solamente para teólogos
experimentados o para aquellos educados o con capacidades intelectuales
sobresalientes. No, estas palabras fueron escritas al hombre y mujer cristianos
comunes.
A veces me angustia esto, que hay gente que dice que cree en estas verdades pero
tienen una actitud como que esas verdades no tienen necesidad de ser predicadas;
es decir, como que es un tema que solo debe tratarse en seminarios o módulos; o tal
vez en una conferencia de pastores o algo así. Es decir, que no debemos angustiar a

98
los humildes santos de Dios con doctrinas tan elevadas; no es sabio. Es hasta
peligroso hablar de estas cosas al cristiano ordinario.
En absoluto, estas palabras fueron dirigidas a personas sencillas y normales: al
cristiano común. Así que todo el pueblo de Dios está supuesto a escuchar estas
palabras, entenderlas, creerlas y regocijarse en estas verdades.

Recuerden que la frase “habiéndonos predestinado”, indica la razón, la base por la


que se fundamenta la Elección de Dios. ¿Qué es lo que está detrás de la doctrina de
que Dios ha elegido a algunos individuos de entre la humanidad escogiéndolos para
que fueran santos y sin mancha delante de Él?. Bueno, lo que está detrás de esto es
Su Propósito Predeterminado para con esa gente. Su Plan y su Determinación, y ahí
Pablo explica un poco más qué significa ese propósito pre-determinado, y utiliza
tres frases preposicionales:

1. El Estado al cual Dios ha Predestinado.


“Para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo”. ¿Qué nos está
diciendo Pablo aquí?. Nos está diciendo que si tu eres un cristiano, Dios te
escogió antes de la fundación del mundo para que fueses santo y sin
mancha delante de Él en amor, y la razón fundamentada es que esa
elección fue la determinación de Dios para que tú fueses uno de sus hijos
adoptivos. En otras palabras Pablo nos dice que Dios nos escogió porque
Él determinó de antemano que nosotros fuésemos uno de sus hijos
adoptivos. Recuerden la conexión mencionada hace unos minutos entre
“escoger” y “predestinar”. La predestinación es el plan básico, general y
fundamental de Dios, y “escogió” enfatiza el método utilizado por Dios a
través del cual el Plan se ha puesto en marcha.
O sea, que la conexión entre el verso 5 y 4 pudiera ser descrita así: La
determinación original de Dios fue que estos miembros de la raza caída de
la humanidad fuesen considerados sus hijos. Ahora para poder lograr esa
determinación era esencial que Dios escogiera es decir que Él tenia que
escoger algunas personas para concederles ese estado glorioso lo cual
también es obvio y esencial.
Pero detrás de todo esto, quiero mostrar que estaba el propósito de Dios de
hacerlos hijos adoptivos en Cristo Jesús. Ahora, en este concepto de
adopción, vemos aquí el clímax, la cima del privilegio evangélico. El mayor
privilegio concedido al Pueblo de Dios en la salvación; no hay nada mayor
que esto. En cierto sentido es la expresión mayor del amor de Dios hacia su
Pueblo. 1 Jn. 3:1. Juan dice: “Si tu quieres ver cuan grande es el amor de
Dios por ti, que tu eres uno de los suyos, considera esto: concentra los ojos
de tu alma en esta realidad, esta gloriosa realidad: para que seamos
llamados hijos de Dios”.
La palabra “adopción” fue un término que Pablo tomó prestado de las leyes
romanas, un acto legal o judicial, por el cual una persona era de manera
legal transferida debajo de la autoridad de su padre natural para caer bajo
la autoridad de su padre adoptivo, y, bajo la ley romana, la adopción le
concedía al hijo adoptado, el derecho al nombre y a la propiedad de la
persona que lo había adoptado. Así que el énfasis de esta palabra no es un

99
cambio dentro de la persona que ha sido adoptada, sino que más bien se
refiere al estado legal o posición de la persona, la cual es un cambio de
estado legal, y es la idea especifica que el Apóstol enfatiza en él, unos del
termino “adoptado”. Por naturaleza somos hijos de ira como dice Ef. 2:3; y
como dice Ef. 2:12 “alejados de la ciudadanía de Israel y ajenos a los
pactos de la promesa sin esperanza y sin Dios en el mundo”, pero cuando
una persona es adoptada, su estado y su rango son transformados o
cambiados radicalmente. Se hace miembro de la familia redimida de Dios.
Es sacado de la casa de Satanás y es colocado dentro de la casa de Dios. No
como un visitante, no como esclavo, no solo como un pecador perdonado,
aun más que eso, es recibido en la Casa de Dios como hijo con todos los
rangos y privilegios que vienen con eso.
Lo maravilloso que Pablo nos dice en este pasaje es que este es el Plan de
Dios para nosotros “desde la eternidad”. Esta es la razón que está detrás de
la elección, este el plan que Dios tenía en su corazón. Dios nos escogió
porque Él predeterminó que fuésemos sus hijos adoptados. Él nos escogió
para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo.

2. El Factor Decisivo en la Predestinación de Dios.


“Según el puro afecto de su voluntad”. ¿Por qué Dios hizo esto?. ¿Cual fue
el factor decisivo de todos esto?.
El factor decisivo que sale en la predestinación de Dios y en la elección,
Pablo nos dice al final del verso 5: “habiéndonos predestinados para ser
adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo según el puro afecto de
su voluntad”. La decisión de Dios no fue hecha por nada especial que Él
vio en nosotros, ni que nos mereciéramos este grandioso privilegio, o que
Él viera de antemano que nosotros íbamos a hacer algo para ganarnos de
alguna manera estos privilegios o distinguirnos de alguna manera de los
otros individuos. Sino que fue y es “según el puro afecto de su voluntad”.
Así que el factor decisivo en la predestinación de Dios no fue por ninguna
actividad de la voluntad del hombre, sea presente o sea vista de antemano.
El factor decisivo es ”el puro afecto de la voluntad de Dios”. El énfasis
repetido de texto, tras texto, tras texto en el Nuevo Testamento nos lo
corrobora. Recuerden Mt. 11:25-27. También Rom. 9:16; 9:18; 2Tim. 1:9;
y Ef. 1:11.

3. El Propósito Mayor de la Predestinación de Dios.


“Para Alabanza de la Gloria de Su Gracia”. ¿Cuál es el propósito mayor de
Dios en la predestinación en la Elección?. “Alabanza de la Gloria de Su
Gracia”. Dios quiere que su Gracia y Su Gloria sean alabadas y
especialmente la gloria asociada “con”, y “manifestada en” el favor dado a
los pecadores que no tienen mérito como somos tú y yo. Acuérdate que la
Gloria de Dios es la manifestación externa de su majestad y su perfección.
Y el texto nos dice que esta es la meta suprema de la predestinación y de la
elección. Dios en el puro afecto de su voluntad ha elegido con Soberanía
poner su amor a algunos de entre la masa de la raza humana que ha caído
y lo hace para alabanza de Su Gloria. Y se pueden dar cuenta que hay un

100
aspecto de su Gloria que Él quiere magnificar de una manera especial y
que se manifiesta especialmente en todo esto: LA ALABANZA DE LA
GLORIA DE SU GRACIA. La predestinación y elección de pecadores
magnifica su gracia como ninguna otra verdad y subraya como ninguna
otra verdad, que la salvación es totalmente de Dios, totalmente por Gracia.
Este es el fin a lo que nos debe llevar: LA ALABANZA DE LA GLORIA DE
SU GRACIA.
Esta es la meta suprema de todo el Plan de Salvación, de todo el Plan de
Redención.
Alguien lo puso de esta manera: “Su suprema meta es exhibir su Gracia, de
una manera tan conspicua, tan obvia, para que todos los corazones sean
maravillados y así llenar todos los labios con alabanza”. ¿No es interesante
de que esto es precisamente el efecto que tuvo en el Apóstol Pablo?.
Recuerden que él pone delante de nosotros esta elevada doctrina como lo
que fluye de un corazón que está compenetrado en el corazón de un Dios
trino para hacerle el bien a su pueblo. Todo esto viene del contexto de un
himno de alabanza.
Hermanos, ¿nos hemos dado cuenta como hemos de hacerlo, como hemos
sido llamados para alabar la Gloria de su Gracia?. Así como es el mayor
pecado no darle la Gloria a Dios, es decir que no le demos la Gloria que se
merece... la Alabanza que se merece su Nombre, también una de las
mayores cosas que sale de la salvación es que cause en nosotros el querer y
el hacer alabar a Dios en Su Gloria.
De seguro debe ser la gran característica de toda vida cristiana dar
alabanza y adoración a Dios. Tomen el libro de Hechos, no importa las
dificultades y problemas que esos primeros cristianos sufrieron. ¿Qué fue
lo que los marcó y los diferenció de los demás?. Un espíritu de alabanza y
de acciones de gracia. Leamos Hch. 2:46-47. Después vemos a Pablo y a
Silas, que les caen a latigazos; y que los echan a lo más profundo de prisión
y le amarran los pies. Y están en una de las peores situaciones en esa
cárcel, pero... ¿qué hacen ellos?. Leemos que a media noche, Pablo y Silas
oraban y cantaban alabanzas a Dios. Y lo mismo se encuentra

en todas las Epístolas del Nuevo Testamento. Pablo escribe: “Regocijaos en


el
Señor siempre”. También en el Libro de Apocalipsis, lo vemos. Vemos las
tribulaciones y aflicciones que el Pueblo de Dios sufre pero vemos también
la nota de triunfo y alabanza que está en todo el libro.
Si nosotros tenemos algún entendimiento claro de lo que Dios ha hecho
por nosotros, ese debe ser el fin supremo: ALABAR LA GLORIA DE SU
GRACIA.

Nuestra experiencia de una adoración verdadera, no superficial, solo va a


crecer en la misma proporción de cómo crecemos en nuestro
entendimiento y apreciación de las doctrinas que Pablo ha puesto delante

101
de nosotros. Esto es verdad en nosotros como pastores, y es verdad en las
personas que nosotros ministramos.
Hermanos amados, esta es una de las razones de porque estudiamos estas
cosas. No es por un interés académico o un interés teológico; sino que yo
estoy convencido que nosotros muchas veces nos robamos a nosotros
mismos de lo que es ser un verdadero cristiano, simplemente porque a
veces nosotros sentimos que no es tan importante tomar el tiempo
necesario para estudiar esto, o no nos ponemos en ello, al pasar
dificultades para entender estas cosas o para ponernos de cara a cara a la
enseñanzas de la Biblia, además, demos por hecho como ustedes ya saben
que hay un tipo de cristiano profesante en el día de hoy que se cree como
que hay algo poco espiritual en preocuparse de todas estas doctrinas y que
excusan su apatía y su falta de interés diciendo que no están tan
interesados en toda esa teología, que quieren ser cristianos prácticos; pero
debemos darnos cuenta de los incorrecto que es eso. Pablo escribió estas
cartas a personas comunes como las que están en nuestras Iglesias.
Algunos eran esclavos, personas comunes, etc...
Dios quiere que ellos sepan el amor que Él tiene para ellos; ese amor que
Él ha separado desde la eternidad. Dios no es como los hombres que aman
a todas las mujeres de la misma manera, aman a todas las demás al mismo
nivel que a su esposa. Pero, ¿y Dios?. ¿Tiene Dios el mismo amor por mí
que por las personas que llevan miles de años en el infierno?. ¿No es un
amor diferente el amor que tiene por mi que el amor que tenía por Judas
Iscariote?.
Así que muchas personas no se dan cuenta que niegan la doctrina que
hemos estado estudiando.
Mi Biblia me dice a mi que Dios tiene un amor especial, peculiar y que
distingue a todos sus hijos. Y nuestros miembros en las iglesias deben
conocer esto. Yo no trato de decir de que Dios no ame el mundo en ningún
sentido de la palabra amor; existe lo que es el amor común hacia todos, en
que Él hace que el sol salga sobre buenos y malos y les ofrece la Persona de
Cristo a todos; pero no podemos negar la enseñanza bíblica de que hay un
amor especial y peculiar por el Pueblo de Dios. Claro que toma un esfuerzo
mental el estudiar estas cosas y nos da que pensar; pero tenemos que
ejercitar nuestras mentes y buscar la verdad. Que cosa tan terrible sería si,
al Dios revelar su palabra, su corazón en la Palabra, y nosotros no
pongamos el esfuerzo de estudiarla para entenderla.
Yo confío de que eso no es verdad en mis estudiantes, si no, no estuvieran
aquí en estos módulos estudiando todas estas cosas.
Es esencial que nosotros crezcamos para que nuestro pueblo crezca
entendiendo lo mismo que Pablo y los primeros cristianos entendieron.
Debemos de regocijarnos y alabar a Dios, alabar al Soberano, Majestuoso y
Gran Dios que ha derramado su Gracia sobre nosotros, y que el efecto de
estos estudios sean así: QUE DIOS SEA GLORIFICADO EN NOSOTROS Y
EN NUESTRO PUEBLO.

102
La Relación entre la Elección y el Evangelismo y las Misiones.
Según Ef. 4:14-15, el camino a la madurez espiritual es el camino del conocimiento
progresivo en las doctrinas. Quiero concentrarme en algunas de las preguntas que
generalmente surgen en lo que respecta a la doctrina de la Elección con respecto al
Evangelismo y las Misiones.
¿Cómo armonizar esta doctrina de la Elección con el Evangelismo?.

1. Cómo la Doctrina de la Elección No afecta al Evangelismo y


las Misiones.

a. Un Entendimiento Correcto de la Doctrina de la Elección


no Anula la Necesidad del Evangelismo y las Misiones.
Es posible que usted haya oído o incluso haya pensado que si Dios
ejerce su Soberana Voluntad en los asuntos de salvación, que si Dios ya
ha decretado desde la eternidad quienes han de ser salvos y quienes
serán dejados y condenados por su pecado; si todo esto ya ha sido
determinado por Dios desde la eternidad, ¿cuál es el propósito
entonces de predicar el Evangelio?. ¿Por qué involucrarnos en
actividades evangelísticas y misioneras?.
¿Cómo responder a esto?.
Yo quiero demostrar que la Elección no anula la necesidad del
Evangelismo y las Misiones.

1) Porque Dios lo Manda. (Mr. 16:15; Mt. 28:18-20; Is.


6:8)
Dios manda la Evangelización de los perdidos. Es la primera y más
sencilla razón por la cual la Elección no anula la necesidad del
Evangelismo. Sencillamente: Dios nos manda a que nos
involucremos en la Evangelización, y si Dios no diera ninguna otra
razón esta sería suficiente.
Veamos Mr. 16:15. También Mt. 28:18 en adelante. Esta Gran
Comisión no es solamente a los Apóstoles como algunos quieren
argumentar; o solamente a la Iglesia Primitiva, porque luego sigue:
“...Yo estoy con vosotros todos los días hasta el fin del mundo”.
Así que la Gran Comisión se aplica a toda la Iglesia a través de los
siglos hasta el fin del mundo. Es un mandato de nuestro Señor que
nos involucremos en la Evangelización.
Es lo mismo que Isaías enfrentó cuando fue llamado a ser profeta.
Veamos Is. 6:8, cuando el profeta dijo al Señor: ¡Heme aquí,
envíame a mí!.
Isaías recibió esta gran visión departe de Dios, fue humillado, fue
llevado a una sumisión completa a la voluntad de Dios, y por eso en
los versos 9 y 10 el Señor lo comisiona.
Dios le está diciendo ve y predica a esa gente; pero te voy a decir
desde el principio que en relación a esta generación presente, tu
ministerio desde un punto de vista humano va a ser un fracaso. No
vas a conseguir nuevos creyentes, sino que tu predicación va a ser

103
utilizada como instrumento de endurecimiento judicial. Dios le
estaba enviando en medio de un pueblo que ya había
predeterminado juzgar por sus pecados, que rechazarían el mensaje
de Isaías, y ese mensaje solo será un instrumento para seguir
endureciendo su corazón y para seguir aumentado su condenación
al entregarlo a ceguera, a sordera, a insensibilidad.
¿Cómo te gustaría recibir un comisión así?. ¿Qué hizo Isaías?. ¿Se
sentó a discutir con el Señor?. A decir que era una necedad?. Si no le
iban a oír ¿para que iba a predicarles?.
Pero Isaías no discutió con el Señor. Lean el verso 11. “Isaías, debes
predicar hasta que venga el juicio. Predica hasta que tu palabra sea
confirmada con la destrucción de esta generación.”
¿Qué fue lo que ayudo a Isaías a mantenerse firme?.
No era la expectación o posibilidad de éxito en cambiar los
corazones del pueblo de Dios, porque Dios ya le había advertido que
no se iban arrepentir. Lo único que le mantuvo, fue que Dios se lo
había mandado.
Así que la doctrina de la Elección no anula en absoluto la necesidad
de la Evangelización... ¿por qué?. PORQUE DIOS LO MANDA.

Con respecto a la comisión a Isaías, podemos ver que nos recuerda


que la predicación de la Palabra, nunca volverá vacía, siempre
logrará el propósito con el que Dios ha enviado. Dios es glorificado
cada vez que se predica su Palabra. Si no es en la salvación de los
que están escuchando, será glorificado en su destrucción.
Como el rechazo de la luz que se les es dada, sirve para manifestar
mas completamente la justicia de Dios cuando Su Juicio venga
sobre ellos. Así que Dios es glorificado cuando la Palabra es
predicada, no importa cual sea el resultado.
Y eso es lo que Pablo tenía en mente en 2Co. 2:14-16.
“Somos grato olor de Cristo. Olor de muerte en los que se pierden, y
en los que se salvan olor de vida para salvación. Y dice Pablo: “mas
a Dios sean dadas las gracias, el cual nos lleva siempre en triunfo”.
En ambos casos Dios es glorificado.
Pedro, escribiendo en relación a Cristo como la Piedra Angular, en
1Ped. 2:7-8, también lo dice. Para los que creen Él es precioso, pero
es piedra de tropiezo para los que son desobedientes a la Palabra, a
lo cual fueron también destinados.

2) Dios ha ordenado tanto los Medios con también el Fin.


(2ª Tes. 2:13-14; Hch. 18:5 ss.; Ez. 36:25-27).
Estudiando el Decreto de Dios, volvemos a lo mismo. Dios ha
ordenado el Fin, es decir, la salvación de todos sus elegidos, pero
también ha ordenado los medios que ha de utilizar para lograr el fin
mayor, y uno de esos medios es la predicación del evangelio y la
actividad evangelística del pueblo de Dios.

104
La Elección misma no es equivalente a salvación. La elección es
para salvación. Es decir es aquel propósito divino de salvar a ciertas
personas, pero ese propósito debe ser completado y llevado a cabo a
través del método divino: utilizando los medios divinos.
Permítanme hacer una ilustración de esto: “Mi esposa se hizo el
propósito de darme una cena deliciosa. Pero el propósito no pone la
cena en la mesa. El propósito debe ser a través de un método:
conseguir la carne, el pan, la verdura; cocinarlos, colocarlos en la
mesa, etc...” Así que la elección es equivalente al propósito divino
pero uno de los medios divinos a ser utilizados es llamar a los
perdidos predicando el Evangelio. Dios los llama a su Hijo.
Veámoslo claramente en 2Tes. 2:13 en adelante (esto es Elección),
pero el medio es mediante la santificación por el Espíritu y la fe en
la Verdad.
Así que el fin o el propósito es la Salvación de aquellos que Dios ha
escogido desde el principio. Los medios a través del cual ellos son
llevados a la salvación es la obra santificadora del Espíritu Santo
que también está siempre conectada por la fe en la verdad.
Lo voy a poner de otra manera: todas estas declaraciones son
verdad. Todos los escogidos de Dios ciertísimamente serán salvos.
Pero ninguno de los escogidos de Dios será salvo apartado de la
santificación del Espíritu y la fe en la Verdad. Y no hay santificación
por el Espíritu y fe en la Verdad si no somos llamados por el
Evangelio, así que estas tres declaraciones son verdaderas y por eso
el mismo Apóstol lo dice de una manera natural como vimos en
Rom. 9 sobre la Elección Soberana, y luego pasa sin ningún
problema a Rom. 10, el cual es un capitulo misionero, donde él dice:
¿Cómo llamarán a Aquel a quien no han creído? ¿y como creerán en
Aquel a quien no han oído? ¿Cómo oirán si no se les predica?. Y
¿cómo predicaran a menos que sean enviados?. “Cuan hermoso son
los pies de aquellos que predican el Evangelio de Paz.”
Y en el verso 17 del cap. 10 luego agrega: “Así que la fe es por el oír y
el oír por la Palabra de Dios”. Y por eso Pablo en Rom. 1:16 dice:
“porque no me avergüenzo del evangelio porque es poder de Dios
Para salvación”.
Así que vemos que el Evangelio es el medio a través del cual Dios
ejercita su poder soberano llamando a sus escogidos para que
vengan a Él.
Seria una necedad que la Doctrina de la Elección hiciera que las
Misiones y el Evangelismo fueran innecesarios. Así que la Elección
en ninguna manera anula la necesidad del Evangelismo.
El apóstol Pablo, que sin duda ha sido el más grande de todos los
misioneros, lo entendió muy bien.
Ahora veamos un ejemplo de su ministerio en Hechos 18:5-7, aquí
tenemos un relato del ministerio de Pablo en Corinto, y allá habían
personas que se oponían a Pablo. ¿Qué hizo él?. Veamos también el
verso 8. Ellos estaban persiguiendo a Pablo y eso era muy común

105
que lo hicieran cuando él predicaba el Evangelio, así que él se
apartó y se fue a la casa d uno llamado Justo, y continuó predicando
la palabra y muchos vinieron al arrepentimiento, pero
aparentemente todavía Pablo estaba temeroso. El había visto frutos
pero había mucha oposición y Pablo ya había experimentado este
tipo de cosas antes. El había vivido este patrón en otros lugares y
sabia lo que podía suceder.
Debemos recordar que los Apóstoles no eran super-hombres. Pablo
era un hombre y seguramente no disfrutaba del sufrimiento. El
experimentaba el temor que cualquiera hubiese experimentado en
esa situación, pero el Señor se le apareció como podemos ver en los
versos 9 y 10 y lo consoló.
El Señor estimuló a Pablo: “Tengo mucho pueblo en esta ciudad.
Aquellos que he escogido desde la eternidad; aquellos por los cuales
el Hijo se hizo carne en el vientre de la virgen; aquellos por los
cuales fue a la Cruz y sufrió en su cuerpo la ira que ellos merecían
por sus pecados. Aquellos por los cuales Cristo intercedió cuando
dijo: “No solamente ruego por aquellos que creen en mi, sino por
aquellos que han de creer a través de la Palabra”.
En respuesta a esto, Pablo no dejó que la sola Elección de Dios fuera
a los perdidos, sino que leamos el verso 11.La realidad de la Elección
divina no causó en Pablo una negligencia al Evangelismo, sino que
le dio confianza, le dio valentía y le proporcionó la paciencia que
necesitaba para seguir enseñando sabiendo que algunos iban a
blasfemar y oponerse a su mensaje; pero que Dios tenia mucho
Pueblo el cual llamaría a su tiempo. Pablo entendió claramente que
aquel Dios que ordenó el fin, también había ordenado medios. “No
temas, Pablo....¡habla y no calles!.
Es hablando, que nosotros vamos a llamar a los Escogidos de Dios
para que vengan a Él.

Pero la Doctrina de la Elección no solo se aplica al Evangelismo y a


las Misiones, sino que también se aplica a la Oración.
La oración del pueblo de Dios también es un medio a través del cual
Dios hace obrar su Soberanía.
Hay gente que dice ¿Por qué hemos de orar por los pecadores si
creemos en la Doctrina de la Elección?.
Si tú consideras que el factor determinante es la voluntad del
hombre, ¿para que entonces pedir a Dios que lo salve?.
Alguien lo escribió de esta manera: “Nuestras oraciones están
tejidas en el mismo propósito eterno de Dios. Nuestras oraciones
están entretejidas en el mismo tejido del propósito de Dios.” En Ez.
36 podemos encontrar una declaración bien poderosa acerca de
esto. Aquí tenemos uno de eso pasajes maravillosos donde las
bendiciones en el nuevo Pacto son profetizadas por parte de Dios.
Dios nos muestra ciertas cosas que El ya ha predeterminado hacer
según su propósito eterno. Y a través del ejercicio de su Soberana

106
Voluntad. Vamos a leer Ez. 36-25-27. todo esto esta hablando de lo
que Dios va a hacer. Dios, en su soberana Gracia hace todas estas
cosas. “Yo esparciré agua limpia, os daré un nuevo corazón, pondré
mi Espíritu dentro de vosotros, Yo pondré dentro de vosotros mi
Espíritu, y esta es Mi Obra y solamente mi obra”.
Pero veamos aquí, después de haber dicho todas esas cosas que Él
ha de hacer, veamos lo que dice en el verso 37.
O sea, ¿Dios lo hace a través de su voluntad o beneplácito o lo hace
a través de la oración de Su Pueblo?. No es ninguna de las dos
formas solas, sino que El une las dos: “Yo Haré y Tú me solicitarás”.
¿Salvará Dios a los pecadores si no oramos?. Aquí está la respuesta:
“Dios de seguro hará lo que Él se ha propuesto hacer desde la
eternidad y Él lo hará, hablando en general, “unido con”, “como
respuesta de”, y no “aparte de” las oraciones de Su Pueblo. Estas
dos cosas son verdad. Claro que aquí hay un Misterio, pero el pasaje
es claro: “Yo haré”, pero a la vez dice: “Seré solicitado”. Esto se ha
llamado los Estatutos Gobernadores que Regulan el Incremento del
Reino del Mesías, en ese Gran Salmo Mesiánico, el Salmo numero 2.
Un Salmo hermoso que habla del crecimiento del Reino de Cristo.
Encontramos en un sentido real que aun Jesucristo está sujeto a los
Decretos Divinos ya establecidos relacionados con Su Reino.
Veamos lo que dice el Padre al Hijo en el versículo 8 del Salmo 2.
“Pídeme y te daré por herencia las naciones...” Él dice: ¡Pídeme¡.
Eso es lo mismo que Jesús hace en Juan 17, pidiéndole al Padre por
la salvación, la preservación y la glorificación de su Pueblo. Y aun
ahora mismo la Palabra nos enseña que Él esta ahí intercediendo
por nosotros en el Lugar Celestial. Y si Cristo Jesús que es igual que
el Padre en su Deidad, Si Cristo Jesús, el hombre-Dios, exaltado a la
diestra de Dios el Padre en su Reinado Celestial, tiene que pedir
para que se le otorgue lo que se le ha prometido como respuesta de
sus sufrimientos, entonces podemos decir que es la Ley de Su Reino
que pidamos si deseamos recibir. Así que no es solo necesario que el
Evangelio se predique y que tengamos actividades evangelísticas en
general, sino que también es importante y necesario que oremos por
la salvación de los pecadores.
De cualquier ángulo que lo veamos, espero que todos observemos
que la Doctrina de la Elección no anula la necesidad de Evangelizar,
sea actividad evangelística u oración evangelística. ¡Dios lo manda!.

b. Un Entendimiento Correcto de la Doctrina de la Elección


no Socava la Urgencia del Evangelismo
Alguien puede pensar: “Entiendo que la elección no anula la necesidad
de la evangelización, pero ¿cómo es que puedes creer en esta doctrina y
a la vez sentir la urgencia, la pasión necesarias en tu evangelización?. Si
Dios ya había elegido los que iban a ser salvos y de seguro el propósito
de Dios no puede ser cambiado. Claro que Dios ha mandado la
evangelización. Es de seguro el medio establecido para que los elegidos

107
vengan a El. Pero... ¿cómo puede haber pasión y llorar por la almas,
rogándoles a los hombres con urgencia que venga a Cristo?. Me parece
a mí que si tú crees esta Doctrina de la Elección, entonces la
Evangelización se v a convertir en algo mecánico, algo sin corazón
porque ya el fin está establecido”. ¿Cómo responder a esto?.
Cuando un corazón ha sido transformado por la Gracia y que el
Espíritu Santo está dentro de el, podemos ver:

1) Esta Doctrina no ha causado tal efecto en aquellos


quienes le han creído con más firmeza. (Rom. 9:1; 10:1)
Esta doctrina de la Elección no ha socavado la urgencia de la
evangelización en muchos de aquellos que lo han abrazado con
tanta firmeza. Nadie creyó en esta Doctrina más firmemente que
Cristo y que el Apóstol Pablo. Y nadie se atrevería a decir que el
Señor Jesucristo no tenía pasión. Pero fue Cristo quien dijo: “Te doy
gracias padre, Señor del Cielo y de la tierra porque has escondido
estas cosas de los sabios y entendidos y se lo has revelado a los
niños, porque así te agradó”.
Fue Cristo quien dijo: “Todo lo que el Padre me da, vendrá a mí”. Y
en Juan 6 dijo: “ningún hombre puede venir a mi si no me lo ha
dado el Padre”. Fue Jesús el que dijo a los fariseos en Juan capitulo
10: “Ustedes no creen porque no son de mis ovejas”. Fue Cristo
quien oró, antes de su crucifixión en Juan 17:1: “La hora ha llegado,
glorifica a tu Hijo para que también tu Hijo te glorifique a ti como le
has dado potestad sobre toda carne para que dé Vida Eterna a todos
los que le diste”.
Cristo creía en esta Doctrina de la Elección. En Mt. 9 leemos que
cuando vio la multitud fue movido a compasión y dijo: “Orad para
que el Señor de la siega, mande obreros a cosechar”.
En Lc. 19, cuando se acercó a Jerusalén vio a la ciudad y empezó a
llorar. Él lloró largamente y sintió compasión y dolor por los
pecadores.
Él estaba frustrado. Y no estoy hablando aquí de una frustración de
Dios en el sentido eterno. La Biblia nos enseña de que Cristo,
supremamente será satisfecho y el propósito eterno de Dios se
cumplirá. Pero aun así el misterio de la Encarnación siendo Cristo
verdadero hombre y verdadero Dios, las Escrituras lo hacen claro de
que en su humanidad perfecta había un sentido de frustración y
dolor cuando su Misericordia, al ser ofrecida a los hombres, era
rechazada. A El le dolía. El lloró sobre Jerusalén.

¿Y Pablo?. Acordémonos del capítulo de Romanos que hemos


tratado. El lugar donde está una de las exposiciones de la Doctrina
de la Elección más clara. Acuérdense como comenzaba el pasaje

108
cuando Pablo está pensando al respecto de sus hermanos judíos que
estaban perdidos: “Verdad digo en Cristo, no miento, y mi
conciencia me da testimonio en el Espíritu Santo que tengo gran
tristeza y continuo dolor en mi corazón”. Leamos también Romanos
10:1.
Dense cuenta entonces de que cualquiera que piensa que la doctrina
socava la urgencia está contradiciendo los hechos. No solamente
con Jesucristo y el apóstol Pablo, sino que también con muchos
posteriores a ellos, hombres usados a través de la historia de la
Iglesia para salvar a muchos. Todos los hombres que menciono a
continuación, agarraban fuertemente la Doctrina de la Elección:
Juan Bunyan, David Brainerd, que fue misionero en los indios
americanos; Henry Martin que fue misionero en la India; William
Carey que fue el padre del movimiento misionero moderno y que
fue un misionero famoso en la India. Adoniram Judson; C.H.
Spurgeon, George Whitefield... Y la lista sigue y sigue.
Una vez una persona le preguntó a una mujer que había oído a
Whitefield varias veces en un mismo día: ¿qué crees que es lo que
hace que tenga tanto provecho el trabajo de Whitefield?. Whitefield
fue un tipo de hombre que predicaba en las puertas en el gran
avivamiento de los 1700. Miles de personas se ponían afuera para
oírlo predicar. Grandes multitudes se convirtieron en su Ministerio.
Fue un hombre que creyó fuertemente en la Doctrina de la Elección
incondicional.
Y la mujer le contestó: “Señor, yo me he puesto a lado de este
hombre a oírlo predicar durante todo el día y en cada ocasión a mí
me han caído gotas que provienen de él predicando y llorando en el
momento en que él estaba rogando a los pecadores que vinieran a
Cristo”.

2) Donde hay amor por Dios en el Corazón, esta Doctrina


producirá Urgencia. (Rom. 5:5; 1 Co 8:13; 1 Ped 1:8; 1
Co 16:23; Salmo 119:136).
Si el amor de Dios existe en nuestro corazón, producirá urgencia
por lo menos en alguna medida según la medida del amor de Dios
que está en nuestro corazón. Confío en que cada uno de nosotros
sabe de Su Biblia lo suficiente para saber que crea un hombre en
esta Doctrina o no lo crea, el amor a Dios y el Amor a Cristo es una
de las marcas principales de un hombre que ha nacido de nuevo.
Si no tenemos un amor sincero por Dios y Cristo, no somos
cristianos. No importa lo que creamos sobre esta Doctrina.
Lean lo versículos descritos en el enunciado.
El Amor por Dios y el Amor por Cristo es una marca de todo
verdadero creyente. Donde sea que exista ese amor de seguro habrá
alguna medida de urgencia en este asunto de la Evangelización, y lo
digo porque el Amor a Dios será entristecido al ver la indiferencia
de los pecadores hacia la autoridad y la Gloria de Dios. Mientras un

109
cristiano más conoce de Dios, y camina con Dios más y más, él
amará a Dios, y mientras más ama a Dios más y más va a ver y
entender que es verdad que el fin del hombre es dar Gloria a Dios y
gozarse de Él para siempre. Así que más y más él será entristecido
cuando los hombres ignoren la autoridad divina sobre ellos y que su
gloria está mal representada y oscurecida, la cual no es apreciada y
no recibe una respuesta adecuada de los pecadores. Y uno de los
pasajes claves es el Salmo 119:136. Vemos aquí un hombre que tenía
en tan alta estima la Ley de Dios que su corazón está roto y
quebrantado viendo la indiferencia de los hombres a ese Dios. Su
corazón está roto y él se duele al ver la indiferencia de los hombres.
“Ríos de agua descendieron de mis ojos porque no guardaban Tu
Ley”.
Veamos de nuevo al Apóstol Pablo en todo esto: Hechos 17:16. ¿Qué
hizo Pablo entonces?. El dijo: “yo tengo que hacer algo al respecto.
Quizás no me oigan pero yo tengo que hacer algo aunque me
maten”. Su espíritu se enardecía y dice el verso 17: “Así que discutía
en la sinagoga....” Y en el 22: “...varones atenienses en todo observo
que sois muy religiosos.... y comenzó a predicarles el Evangelio”.
Así que hermanos, si en nuestros corazones está ardiendo el amor
de Dios al ver alrededor de nosotros hombres y mujeres que fueron
creados para adorar a Dios viviendo como si no existiese ningún
Dios o mal representando a Dios, rehusando a Amar a Dios y
glorificarle, y someterse a Él... eso debe también entristecernos, y
provocar esta urgencia y pasión a evangelizar.

3) Donde hay amor por los Hombres, esta Doctrina


producirá esta Urgencia. (Mt. 22:37-39; 2ªCo 5:11)
En la Biblia, el Amor a Dios y el amor a los hombres está unido en
cierto sentido. Si tenemos alguna medida de amor genuino por Dios
en nuestros corazones, también habrá en nosotros alguna medida
de amor a los hombres como criaturas creadas a la imagen de Dios.
Jesús en su obra por el pecador no solamente aseguró que fuésemos
aceptados delante de Dios, sino que también compró el Espíritu
Santo que iba a trabajar en nosotros el cual, al estar dentro de
nosotros produce en cada creyente el querer guardar todos los
mandamientos de Dios. El Espíritu Santo nos da un nuevo corazón
donde nos deleitamos en guardar los mandamientos. Y en Mt.
32:37-39 leemos que el resumen de todos los mandamientos de
Dios es: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu
alma y con toda tu mente, este es el primer y grande mandamiento y
el segundo es semejante: amarás a tu prójimo como a ti mismo”.
Nuestro llamado como cristianos no es solamente amar a los
elegidos, primero porque nosotros no sabemos quienes NO son los
elegidos de Dios, porque según lo que entendemos a los elegidos de
Dios no le podemos poner un rostro, esas son una de las cosas

110
secretas que solo pertenecen a Dios. Nuestro llamado como
cristianos es amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos. El
amor se expresa en el anhelo y en el esfuerzo para querer hacer el
bien al objeto de ese amor. Así que la más grande expresión a un
prójimo será querer hacerles a ellos el más grande bien, ¿y cual
puede ser sino que sean liberados de la ira de Dios y que vengan a
un conocimiento salvífico de Cristo?. El amor por los hombres
resultará en alguna medida de pasión y urgencia por evangelizar.
El amor por los hombres creará un deseo intenso para que ellos
puedan disfrutar de todos los privilegios del Evangelio. Como lo
dice el Salmista en el Salmo 34:8.
Dios quiere que todos los hombres gusten y vean cuan bueno es Él.
También el amor por los hombres va a resultar en un deseo de que
ellos escapen de las consecuencias de su pecado. Pablo lo dice en
2Co. 11: “Conociendo pues el temor del Señor persuadimos a los
hombres”.
Y si nosotros oímos de personas en otros lugares que no han oído el
Evangelio. Si nosotros vemos a nuestros familiares, amigos,
compañeros de trabajo y universidad, perdidos. Si podemos ver que
están caminando bien cerca de la destrucción sin darse cuenta del
peligro y que lo están desafiando, y que nosotros somos totalmente
indiferente a eso, entonces nosotros no conocemos el dolor en
nuestro corazón de que ellos sean salvos, y en ese momento
tenemos buena razón para dudar si verdaderamente nosotros en
realidad y en verdad tenemos y conocemos la Gracia de Dios que
produce amor a Dios y amor por los hombres.
¿Se dan cuenta como la Doctrina de la Elección no socava la
urgencia en la evangelización en el corazón de un verdadero
cristiano?.
Así que si alguna persona cree que esta Doctrina está unida a la
indiferencia de la preocupación por las almas de los hombres, el
problema no está en la Doctrina, el problema está en el corazón de
esa persona. Podríamos cambiar la Doctrina, pero eso no va a
cambiar nada. Lo que eso prueba es que simplemente ellos no son
como Jesús, no son como el apóstol Pablo, ni son como todos
aquellos hombres que han abrazado fuertemente esta Doctrina de la
Elección y esto nos indica que tiene un vacío y que le falta mucho de
un amor verdadero a Dios y por los hombres. Acuérdense hermanos
que vamos a encontrar personas que en su mente tienen todas es
teología y doctrina correcta, pero que su corazón no ha nacido de
nuevo y no conocen a Dios.

c. Un entendimiento Correcto de la Doctrina de la Elección


no Elimina la Responsabilidad del Pecador con Relación a
su Respuesta al Evangelio. (Is. 55:6-8; Lc. 13:24; Hch.
17:30; Apoc. 22:17).

111
Quizás algunos de ustedes han oído esta objeción, es decir, que si Dios
tiene su Soberanía absoluta en lo que se refiere a la salvación, entonces
yo tendría que concluir que el hombre nos es responsable por su
impenitencia.
Si esta Doctrina es predicada hará que sentir a los pecadores de que
ellos no son responsables, ¿no?.
¿Como responder nosotros a eso?. Voy a ayudarte demostrando de que
no elimina la responsabilidad del pecador con relación a su respuesta al
Evangelio.
En Is. 55, Dios manda a los pecadores que le busquen en la salvación.
Este es un mandamiento departe de Dios hacia todos los hombres. El
mismo Dios que ha dicho: “tendré misericordia de quien tendré
misericordia”, llama a todos los hombres mientras Él puede ser
hallado. Dejen su camino e inicuos pensamientos y vuélvanse a
Jehová.
Recuerden Luc. 13:24, la pregunta que le hacen a Jesús: ¿Son pocos los
que se salvan?. Jesús no fue indulgente a su curiosidad sino que
respondió dándole un mandamiento: “Esforzaos a entrar por la puerta
angosta”. ¿Se dan cuenta como Cristo no fue indulgente?.
El gran apóstol Pablo, alguien que claramente habló sobre la Doctrina
de la Elección en sus Epístolas, este mismo apóstol se levantó sobre un
monte en Hch. 17:30 y declaró, que “pasado el tiempo de esta
ignorancia ahora manda a todos los hombres que se arrepientan”. ¿Se
dan cuenta como Dios da el mandamiento y manda a todos los
hombres en todo lugar a arrepentirse y venir a Cristo?.
Juan escribe en 1Jn. 3:23: “Y este es el mandamiento de Dios, que
creamos en el Nombre de su Hijo Jesucristo y nos amemos unos a otros
como nos lo ha mandado”.
Dense cuenta que el mismo Dios que revela la Doctrina de la Elección
manda que todos los hombres se arrepientan y crean en el Evangelio.
Y si Dios lo manda, entonces, es la responsabilidad del hombre que se
arrepientan y crean en el Evangelio.
El mismo Dios que nos revela la Doctrina de la Elección también le
manda a todos los hombres que se arrepientan en todo lugar, pero
también invita a todos los hombres a que vengan a Cristo y promete
salvarlos si vienen a Él.
Él les ruega a que vengan al Evangelio para recibir una salvación
gratuita y promete salvarlos si vienen a Él. La Doctrina de la Elección,
de ninguna manera lo niega. No niega la benignidad de las invitaciones
del Evangelio ni la verdad de sus promesas.
A través de Is. 55:1, Dios dice: “A todos los sedientos venid a las
aguas...”
Lean también el 2 y el 3 versículo.
En Mateo 11:28, también lo dice la Palabra.
Así que inmediatamente después de hablar de la Elección Soberana de
Dios, Jesús nos da una de las invitaciones evangélicas más maravillosas
de toda la Biblia.

112
Y lo mismo hace en Juan 6:37.
También tenemos la gran promesa en el ultimo capitulo de la Biblia:
Ap. 22:17.
Y en muchos otros versículos tenemos todas estas promesas
maravillosas e invitaciones grandiosas al Evangelio, y Dios es
totalmente sincero en estas invitaciones. Él invita a todos los que
escuchan el Evangelio para que venga a Cristo y promete salvarlos si
vienen. ¡Y los salva, si vienen!. Y la Doctrina de la Elección no lo
cambia, no elimina la gratuita oferta del Evangelio para todos, como
tampoco la libre oferta del Evangelio cancela la Doctrina de la Elección.
Pero finalmente sólo los elegidos llegan a abrazar esa oferta, mas eso no
cambia la realidad de que todos los que escuchan son invitados, por lo
tanto quedan sin excusa.
¿A cuantas personas mantiene la Doctrina de la Elección fuera de la
salvación?. A ninguna. ¿Y cuantas personas serian salvadas si no
hubiese Elección?. Ninguna. La Doctrina de la Elección no cancela la
libre y gratuita oferta del Evangelio y no es que Dios mantenga a gente
sin salvación que de otra manera se hubiesen salvado, sino que Dios
salva a gente que de otra manera no se hubiesen salvado. Sólo los
elegidos son los que aceptan esa oferta pero no cambia la realidad de
que todos han sido ofrecidos. Dios manda a todos los hombres que se
arrepientan y vengan a Cristo; los invita sinceramente y promete
salvarlos, si vienen... pero Dios también amenaza a condenarlos y los
condena si no vienen a Él.
En el Evangelio de Marcos, capítulo 16, del verso 15 en adelante,
nuestro Señor ordena la predicación del Evangelio a toda criatura, pero
el que creyere y fuere bautizado será salvo y el que no creyere será
condenado.
Jn. 3:18, leámoslo también. Y Prov. 1:24.
Si Dios manda a todos los hombres que se arrepientan y vayan a Cristo
y los invita con toda sinceridad, Él promete salvarlos si así hacen ellos,
y si Dios amenaza condenarlos y los condena si no creen, entonces es
obvio que Dios considera que los pecadores son responsables y darán
cuenta por su reacción negativa al Evangelio.
Alguien dijo una vez: “Sea lo que sea que creamos sobre la Elección, la
verdad se mantiene, o sea, el hombre que rechaza a Cristo, él mismo se
hace la razón por la cual es condenado. Él mismo y nadie más es el
responsable por la realidad de su rechazo a Cristo y por lo tanto debe
sufrir las consecuencias de su rechazo”.
No es la Elección la que condena y mantiene a la gente alejados de
Cristo, es el pecado del hombre de rehusar a arrepentirse y venir a
Cristo, la causa.
O sea que la enseñanza de la Biblia es la siguiente: “Que la corrupción
del corazón humano es tal que nadie se arrepentirá, nadie vendrá, a
menos que Dios le revele la manifestación de su poder”.

113
La Palabra de Dios dice que el hombre natural no entiende los asuntos
del Espíritu porque para él son necedad. Son cosas para discernirse de
manera espiritual. 1Co.2:14.
Rom. 8:7. La mente natural no está sujeta a la Ley de Dios, “porque ni
tampoco puede”. Hay una inhabilidad, discapacidad moral, pues tal es
la condición moral del hombre por naturaleza que aunque la salvación
se le ofrezca libremente él no va a venir a menos que Dios decida
hacerle venir el día de la manifestación de su poder.
Y claro está, Dios no le debe a nadie, ni está obligado a hacerlo con
ningún pecador, Él tendrá misericordia del que quiera tener
misericordia, pero eso no cambia la realidad que cada pecador
incrédulo es responsable por cada uno de sus pecados.
El famoso Juan Carlos Ryle, lo dice así: “En todas las Escrituras hay un
principio principal, es decir, que el hombre puede perder su alma y que
si él pierde su alma será por su propia culpa y su sangre estará en sus
propias manos. La misma palabra inspirada que nos revela la Doctrina
de la Elección es la misma Biblia que contiene las siguientes palabras:
“¿Porqué morirás, oh Casa de Israel, no vendrás a mi para tener vida?.
Y también dice: “Esta es la condenación: que la luz entró al mundo y los
hombres amaron las tinieblas antes que la luz porque sus obras son
malas”.
La Biblia nunca nos dice que los pecadores dejen de entrar al cielo
porque Dios no los eligió, sino porque rechazan la salvación, no se
arrepienten y no creen, así que el juicio final va a probar a todos que no
es por falta de elección, sino por pereza, por el amor al pecado, por la
incredulidad, por la falta de deseo de venir a Cristo. Esta es la razón por
la cual las almas se pierden. Si un hombres es salvado, toda la Gloria le
pertenece a Dios en su Gracia, pero si un hombre se pierde toda la
culpa es del hombre.
Pero todo esto tenemos que entenderlo correctamente.
Aprendamos algo que debe de ser de suma importancia en toda nuestra
evangelización: aunque debemos creer fuertemente en la Doctrina de la
Elección, y esto nos da una confianza, un denuedo, porque sabemos
que Dios tiene un pueblo al cual tenemos que predicar; ahora, nunca
debemos adherirnos a esta doctrina de tal manera que nos lleve a ser
renuentes para presionar a todo aquel que le prediquemos y predicarle
sobre la urgencia inmediata y el deber que tienen de arrepentirse y
nunca debemos ser renuentes de presionarles sobre las invitaciones
maravillosas del Evangelio en toda su libertad, en toda su oferta y
nunca debemos dejar de asegurarles las promesa de Dios, es decir, de
que Dios los recibirá siempre con tal que ellos vengan a Él.
¿Ven como es a través de la predicación de la libre oferta del evangelio
a todos los hombres como Dios obra de una manera secreta a través de
su Espíritu para traer a sus elegidos al arrepentimiento y fe?.
La gente muchas veces se pregunta como es que uno puede armonizar
la Doctrina de la Elección con la oferta libre del Evangelio. Antes lo
dije: no hay que armonizarlo porque no son enemigas, al contrario, son

114
amigas: La predicación del Evangelio ofreciendo la persona y salvación
de Cristo a todos.
Cuando yo predico el Evangelio yo se que hay cosas detrás de la cortina,
detrás de la escena, que yo no puedo ver. Cristo no está sentado en su
mecedora esperando a ver qué es lo que el Evangelio va a hacer con los
pecadores, sino que cuando el Evangelio es predicado en el poder del
Espíritu Santo, Cristo está, de forma activa, llamando a su Pueblo para
que vengan a Él.
Así que Dios, a través de su Espíritu Santo, nos constriñe dulcemente y
atrae a sus elegidos al Salvador. No sabemos quienes son sus elegidos,
lo que si sabemos es que a todos se les invita a que vengan a Él, y
debemos predicarles el Evangelio.

2. Cómo esta Doctrina Sí Afecta nuestro Evangelismo.


Este es el ultimo punto principal del módulo.
En primer lugar, la Doctrina de la Elección:

a. Nos garantiza el Éxito Seguro del Evangelismo.


Algunos argumentan que esta Doctrina hace que el Evangelismo sea
sin sentido. Pero ahora quiero que veamos que es todo lo contrario,
es decir, la Doctrina de la Elección es lo único que previene que el
evangelismo sea sin sentido porque sin la Elección, no habría
posibilidad de que la evangelización diera fruto. Todos los esfuerzos
de Evangelización serían un pérdida de tiempo. Seria lo mas
desesperante, y la empresa más inútil que el mundo haya visto,
porque la corrupción y la inhabilidad moral del hombre por la
mente cegada y caída lo impide, por esta razón, en su estado natural
no puede abrazar las verdades espirituales.
Vayamos a 1Co. 2:14. El hombre natural no puede entender las
cosas espirituales, y el hombre natural solamente cambia cuando es
transformado en un ser espiritual, es decir, cuando Dios lo regenera
por Su Espíritu y es ahí cuando él puede responder al Evangelio con
arrepentimiento y fe.

Cuando dice que para el hombre natural son locura, se refiere a que
no ve la gloria, no ve la hermosura en Cristo como para desearle;
solo es cuando Dios interviene por su Gracia y regenera su corazón,
cuando puede venir a Él.

No solo la mente es la que está cegada en tinieblas, sino que tiene


una voluntad pervertida y tampoco tiene afectos hacia Dios. Rom.
8:7. Es decir no se sujeta a la Ley de Dios ni tampoco puede, así que
los que están en la carne no pueden agradar a Dios.
En ambos pasajes Pablo declara dos cosas que son verdad y se le
aplica a todos los hombres: 1) Declara como un hecho, como una

115
realidad, que el hombre caído no es sensible a las cosas espirituales,
no recibe de las cosas del Espíritu de Dios, la mente carnal es
enemistad contra Dios y no se somete a la Ley de Dios, y en segundo
lugar, declara que esta insensibilidad pecaminosa es un elemento
inseparable de la naturaleza humana, es decir, la condición caída y
pecaminosa del hombre es tal, que él no hará, ni puede hacer otra
cosa. No solamente es una realidad que él no responde
correctamente a las cosas de Dios, es más que eso, es que no puede
responder correctamente a las cosas de Dios. Por eso el versículo lo
dice: “que tampoco pueden”.

¿Y si es así?, entonces la evangelización es una perdida de tiempo,


es una empresa sin esperanza. Claro que si, es una empresa sin
esperanza a menos que tú creas en la Doctrina de la Elección, a
menos que tú creas que dentro de la multitud de humanos caídos
Dios ha escogido a un grupo para Él mismo. Que Él ha determinado
y se ha propuesto salvar, Que Él envió a su Hijo para redimirlos y en
su tiempo, Él envía su Espíritu Santo para regenerarles su corazón y
llamarlos de una manera efectiva hacia Él. Y que Él lo hace
utilizando el medio de la predicación del Evangelio, así que mi
argumento es que por la naturaleza caída del hombre en vez de
hacer que el Evangelismo sea sin sentido, la Elección es lo único que
previene que sea sin sentido. Es esta Doctrina la que nos garantiza
el éxito de la Evangelización, no que todos los hombres serán salvos,
pero si nos garantiza que mientras estemos evangelizando, sea en
oración, en la predicación de la Palabra... NO ES UNA PERDIDA
DE TIEMPO.

Porque si somos fieles a los mandatos que Dios nos ha dado, hay
algunos que serán salvos y, que nosotros sepamos, puede ser que
sean muchos más de lo que nosotros nos imaginamos porque es
Dios quien salva por el ejercicio de su poder Omnipotente y
Soberano. Por esa razón no hay nadie que esté fuera del alcance de
su Gracia y solamente Dios sabe quienes y cuando son Sus Elegidos.
Después de que esta realidad se haya clavado en nuestro corazón,
tendrán un efecto secundario y positivo en nuestro trabajo
evangelístico:

b. Correctamente entendida apoya nuestro Sello y nos


Preserva de Dudas y Depresiones paralizantes en nuestro
Evangelio (2ª Tim. 2:10)
Por un lado nos apoya, nos debe inspirar y llenar de fervor y darnos
celo, pero por otro lado también nos preserva de dudas y
depresiones paralizantes; y de perder el animo, de rendirnos,

116
cuando a diario enfrentamos la impenitencia y la incredulidad de
los hombres.
Es la misma confianza que permitió que el Apóstol Pablo dijera lo
que leemos en 2Tim. 2:10.
Fue esta Doctrina de Elección que le dio soporte y apoyo a su celo
evangelístico y lo mantuvo apartado de las dudas y desalientos
paralizantes y este es uno de los efectos prácticos sobre el
evangelismo, sobre las obras de predicación.... Cuando esta doctrina
es entendida correctamente te dará esperanza cuando trates con tus
hijos, con tu familia, y mantendrá fresca en tu corazón una visión de
lo que Dios puede hacer en tu comunidad, en tu país, en todo el
mundo... aun a través de nuestros débiles esfuerzos.
Nos da denuedo frente a la oposición. Nos da esa paciencia que no
se rinde, que no cede a las presiones cuando en nuestras luchas no
se ve el éxito inmediato; y esa paciencia que no se desespera y
empieza a manipular a la gente y tratar de forzarla para que tomen
una decisión, para que levanten la mano o digan una oración
enlatada solamente para aumentar estadísticas o para hacerme
sentir que yo he hecho algo positivo.
Sino que habrá paciencia, la paciencia que está dispuesta a arar
profundamente, a sembrar, a regar, para predicar el Evangelio, para
hablarle de Cristo a la gente, llamarlos a que se arrepientan y crean
y descansen en Dios de que Es Él quien da el crecimiento.
Nos permitirá esperar en el tiempo de Dios y en la obra de Dios. Y
hará que no nos quedemos satisfechos con nada excepto con ver los
frutos de un arrepentimiento verdadero totalmente sano en
aquellos quienes nosotros queremos alcanzar.

c. Aplicada correctamente, Preservará nuestro Evangelismo


dentro del marco Bíblico

Nos mantendrá bíblicos en relación al mensaje que predicamos. La


Elección de Dios no nos permite que nosotros nos acerquemos a un
incrédulo y le introduzcamos el Evangelio como muchos lo hacen. Y
le digamos: Dios te ama y tiene un Plan maravilloso para tu vida.
No es ahí que debemos empezar. Según Pablo y Rom. 1:18, donde
debemos empezar el Evangelio es con esa realidad. “La ira de Dios
se revela desde el cielo contra toda impiedad de los hombres que
detienen la verdad con toda injusticia”.
En esta presentación, en el libro de Romanos, es así como Pablo
empieza y demuestra en los primeros dos capítulos y medio que
todos los hombres son pecadores y que están bajo la ira de Dios, así
que en otras palabras, el mensaje del Evangelio no centraliza, no
está basado en un plan excitante que tiene Dios para tu vida, y de
cómo tu puedes utilizar a Dios para lograr tus metas egoístas. El
Plan de Dios está basado en que el Evangelio se inicia enfrentando
a los hombres con su profunda necesidad, una profunda necesidad

117
de conciliarse con un Dios. Una profunda necesidad de que ellos le
han ofendido, y su ira esta sobre ellos. Un Dios para quien existimos
y no al revés.

Dios es quien es el único que nos puede librar de esta terrible


condición. El mismo Dios que está airado contra ellos es el mismo
Dios que con todo Amor, Gracia y Misericordia envió a su Hijo para
salvar a pecadores.
Es más, no podemos ni siquiera entender muy bien el propósito de
la muerte de Cristo en la Cruz si no vemos la ira de Dios primero.
La Cruz es descrita en el Nuevo Testamento como la expiación, es
decir, Aquello que satisface y que aparta la ira de Dios, y esto es lo
maravilloso y lo central del Evangelio.

No es que la muerte de Cristo convirtió la ira de Dios en amor, sino


que el Dios airado en amor, envió a su Hijo para que el Hijo fuera
propiciación de su propia ira, para que Él se pudiese mantener
Santo, Justo, y de una manera Justa y Santa, perdonar y justificar a
los pecadores.
La Elección se centraliza en Dios no en el hombre.

Se enfoca en las actividades de la Gracia de Dios, no en las


actividades del hombre en la salvación. Nos mantiene predicando el
Evangelio que se concentra en Dios, al cual yo llamaría: el único
Evangelio vivo. Aquel Evangelio que no le hecha agua a las
demandas y a la naturaleza de la verdadera conversión y que no nos
lleva al nivel de la potencialidad del hombre incrédulo.

Y el Evangelio que enfatiza algo que el evangelio de hoy en día


muchas veces ignora. Y cuando no lo ignora a veces es muy
desbalanceado en su proclamación. No pueden obedecer al
Evangelio más que lo que pueden obedecer la ley si su corazón no es
renovado.
Como dijo Jesús a Nicodemo: Primero debes nacer de nuevo. Un
cambio de corazón que solo Dios puede dar. El arrepentimiento y la
fe no están en poder del hombre. Dios tiene que dar en Gracia lo
que Él manda.
Nada de lo que el hombre natural ha hecho o puede hacer, puede
obligar a Dios que se decida en su favor.
Si Dios no nos cambia el corazón a través del nuevo nacimiento, NO
HAY ESPERANZA PARA EL PECADOR.
Aunque algunos digan o sientan oraciones predeterminadas, sus
clamores son clamores de un corazón incrédulo y no arrepentido.
Así que si ellos van a ser salvados, deben, de todo corazón,
arrepentirse y de todo corazón deben creer en el Señor Jesucristo,
no solamente decir que creen en Cristo o pretender creer en Cristo.
DEBEN VERDADERAMENTE CREER EN CRISTO Y TENER UN

118
ENCUENTRO GENUINO CON ÉL; y eso no se puede hacer a menos
que Dios lo capacite, lo cual Dios no está obligado a hacer.
Y tú puedes decir: Pero Pastor, si tú dices eso a un pecador, Él se va
a desesperar. Bueno, en cierto sentido eso es exactamente lo que
tiene que suceder: Si los pecadores no se desesperan de su
condición, si ellos no se desesperan y abandonan su propia justicia;
si ellos no se desalientan y desesperan de sus propias oraciones
vacías, de sus propios esfuerzos, entonces no hemos predicado el
Evangelio y ese es uno de los problemas principales hoy en día, por
eso es que tenemos una generación de presunciones, de
autosuficientes, orgullosos, miembros perdidos de las Iglesias que
confían en su decisión, que confían en una oración repetida
siguiendo las palabras de otra persona o que creen que son
cristianos porque simplemente siguieron unos pasos específicos
cuando se hizo el llamado al arrepentimiento, pero que en realidad
nunca conocieron esa desesperación del alma que los llevó hasta el
precipicio y que los dejó sin esperanza alguna, excepto aquella
esperanza se levanta verdaderamente cuando consideramos la
misericordia de Dios, como está revelada en Cristo y en su Cruz. Es
cuando llevamos a los hombres al desespero que ellos dejan de
mirarse a sí mismos y miran al poder de Dios, ven la misericordia
de Dios en Cristo como su única esperanza de Salvación. Ahí es que
debemos llevar a los pecadores. Esta es la meta adonde debemos
llevarlos en nuestras predicaciones y evangelizaciones, y la Doctrina
de la Elección nos ayuda muchísimo.
El gran predicador Spurgeon dijo una vez: “La Doctrina de la
Elección aplicada por el Espíritu Santo mata para siempre todos los
esfuerzos de la carne”.
Y la tendencia de aquellos que niegan esta Doctrina, el esfuerzo de
ellos, trata de despertar la actividad del hombre. Pero lo que
nosotros queremos es matar la actividad del hombre para siempre.
Mostrarles que están perdidos y que sus actividades no equivalen a
la Salvación. Que deben mirar hacia arriba.
Algunos piden que las personas se pongan de pie para aceptar a
Cristo, pero nosotros queremos que la gente se caigan de sus
pensamientos y que se den cuentan que están en las manos de Dios
y que su mejor bien es el someterse a la voluntad de Dios y rogarle a
Dios: ¡¡SEÑOR SALVAME O ME MUERO!!. Y decimos que no hay
un hombre que esté más cerca de la gracia que cuando ese hombre
empieza a sentir que no tiene nada más que hacer. El fin y propósito
principal de la predicación del Evangelio es hacer sentir a los
hombres que no tienen poder en si mismos; y hacerlos caer muertos
a los pies del Trono de Cristo. Si yo puedo convencer a un hombre
de eso: no importa lo que él haga, no puede salvarse a si mismo, y le
puedo mostrar que todo su esfuerzo y todas sus lágrimas no le
pueden salvar aparte de la Gracia de Dios; si puedo convencerlo que
debe nacer de nuevo desde arriba.... ya gran parte de la batalla ha

119
sido ganada. Si el martillo poderoso de la Elección Soberana le
aplasta el cerebro a todas sus obras humanas, sus méritos, sus
hechos y todo lo que hace, y pronuncia sobre el cuerpo muerto tal
sentencia: QUE NO ES DEL QUE QUIERE NI DEL QUE CORRE,
SINO DE DIOS QUE TIENE MISERICORDIA, entonces ahí sí se ha
hecho lo mejor que se puede hacer para el pecador: llegar a la fe
salvífica.

Cuando un hombre se cansa de sí mismo, cuando no mira hacia la


carne para librarse, entonces hay esperanza para esa persona, y esto
es lo que la Doctrina de la Soberanía hace a través del poder del
Espíritu Santo.
Nuestro mensaje debe estar CENTRALIZANDO EN DIOS, no en el
hombre.
También Spurgeon dijo una vez: “Yo nunca he predicado sobre la
Doctrina de la Elección sin que hayan conversiones. Yo creo que
nunca predicaré sobre esta doctrina, sin que se convierta nadie”.
También Jonathan Edwards dijo una vez: “Yo creo que nunca he
encontrado sermones mejores que hayan sido de mayor bendición
departe de Dios que aquellos donde la Soberanía Absoluta de Dios,
en relación a la salvación de los pecadores, ha sido enfatizada,
porque eso lleva a los hombres a un precipicio espiritual y no
pueden hacer nada excepto pedirle a Dios misericordia. Cuando el
hombre llega a ese punto, está cerca del Reino de Dios.”

1) Nos Preservará Bíblicos con relación a nuestro


mensaje (Rom. 1:18)
La meta de la Evangelización no es lograr que una persona levante la
mano o repita una oración; no es utilizando técnicas astutas y una
música especial para lograr que camine por la fila central. La
conversión no es un acto físico. Es un acto espiritual del alma,
incluido un arrepentimiento de todo corazón y con sentido, y el
verdadero evangelio reconoce que el arrepentimiento en fe es mucho
más que seguir un procedimiento pre-establecido o una oración. Dios
tiene que obrar un milagro en el corazón del hombre. La naturaleza
debe ser cambiada o si no, nunca creerá verdaderamente.
Y los medios que Dios ha establecido para despertar la fe en el
pecador, no es un plan astuto, es el mensaje evangélico. El mensaje es
el método. ”Porque no me avergüenzo del Evangelio de Cristo porque
es Poder de Dios para salvación”. “La fe viene por el oír y el oír por la
Palabra de Dios”, así que nuestra mayor preocupación debe ser llevar
el mensaje y debe ser lo más importante para nosotros que el mensaje
sea claro. Es más importante que sea claro, a que sea entretenido y
placentero.

120
2) Nos Preservará Bíblicos con Relación a los Métodos
que Utilicemos (2Co. 4:1))

Fue la preocupación de Pablo al escribir 2Co. 4:1 y siguientes.


Pablo dice que hemos renunciado a las cosas ocultas, no andando con
astucia en la manera que manejamos la Palabra de Dios. No estoy
tratando de enganchar, ni engañar a la gente para que se hagan
miembro de la iglesia. No es así. Es “por la manifestación de la
verdad....”
La manifestación de la verdad claramente, sin ningún tipo de astucia.
Así que el método de Dios ES LA VERDAD Y DEBE SER EL CENTRO
DE TODAS NUESTRAS EMPRESAS EVANGELÍSTICAS.
Y habiendo presentado esa verdad, debemos rogar al pecador,
basados en esa verdad que se arrepientan y vayan a Cristo... y
habiendo hecho esto, entonces, solo nos queda ORAR PARA QUE
DIOS HAGA ESA VERDAD EFECTIVA EN SUS CORAZONES.
Debemos tratar de eliminar toda confusión que puedan tener, pero al
final Dios es el que SALVA.
Debemos ser como parteras. La partera está ahí para ayudar en el
nacimiento, en el parto, pero la partera no puede provocar el parto.
Así es en el nuevo nacimiento de las personas. Podemos aplicar las
promesas de Dios, podemos exhortar pero solo Dios puede dar el
nacimiento, y si no somos cuidadosos podemos ser culpables de un
aborto espiritual. Cuando les damos ciertas formulas a los pecadores
para que ellos se sientan mejor, lo que reciben es una vacuna del
evangelio. Cuando uno recibe una vacuna contra la viruela le dan a
uno un poquito de viruela para que no te de la viruela de verdad. Ahí
estamos como la partera para ayudarlos pero solo Dios puede darles
los ojos para ver, para entender, para abrazar la verdad de todo
corazón. Solo Dios puede darles el corazón para que se aparten del
pecado y se sometan a Cristo el Salvador.
Y cuando Cristo salva a un pecador, nosotros oímos muchas veces de
que hay que dar un seguimiento a los recién convertidos, por ejemplo,
hay una campaña evangelística y hay muchísima gente que se deciden
a seguir a Cristo, y se enfatiza que hay que dar seguimiento a ellos, y
que la razón por los cuales esa gente no vienen a las iglesias ni dan
frutos, es porque no les hemos dado el correcto seguimiento.
Pero mi Biblia me dice que cuando un pecador se arrepiente
verdaderamente, Cristo no tiene que caerle atrás; si ha sido tocado de
verdad por Cristo será él quien le caerá atrás al Señor.
Y cuando Dios salva al pecador, ellos reciben lo verdadero y se va a
ver en su vida, tal como muchos de nosotros podemos testificar de
experiencias propias.
No hay un técnica ni una varita mágica para inducir a la conversión.
Sino que hay que seguir de una manera paciente y fiel presentando la
verdad, pidiendo a los hombres que abracen la verdad, llevar al

121
pecador a Dios y después de cumplir con nuestro deber, dar un paso
atrás y dejar que el Espíritu Santo obre en ellos.

Mis queridos hermanos, muchas gracias. Quiero agradecerles su paciencia en este


módulo. El mundo nos ve aquí reunidos y piensa: Que gente más rara esta. Gente
que se sienta en un salón horas y horas y horas... cinco y seis horas diarias,
solamente a oír enseñanzas de la Biblia y aun se añade a esto la dificultad de la
traducción. La gente del mundo nos ve y dicen: esta gente son rara, pero digamos
con el Señor Jesucristo: que tenemos carne para comer y agua para beber que el
mundo no conoce y es Dios el que ha puesto en nuestro corazón un amor por su
Palabra. Que Dios nos ayude a través de estos estudios a entender más y más y
más... Y PODER PROCLAMARLO A TODOS. ¡AMEN!.

122