Trabajo Práctico final de Poesía

Alumno: Federico Piechotka. Curso: 5º I “A”. Docente: Carlos Pereyra Observaciones:

Calificación:

Poeta escogido: Pedro “Almafuerte” Palacios Introducción: El poeta que elegí es Pedro Bonifacio Palacios, llamado también por su
seudónimo “Almafuerte”. Lo escogí porque me gustó mucho la forma en que escribe, especialmente en los poemas de los “Siete sonetos medicinales”, que ya conocía antes de éste trabajo, y me gusta mucho leerlos, por la forma en que el autor expresa sus sentimientos de soledad y ánimos para todo aquel que los lea. Además me gusta mucho cómo el autor utiliza el recurso de la rima en ellos. Para realizar éste trabajo utilicé toda la obra poética de Almafuerte, desde “Siete Sonetos Medicinales” en adelante, incluyendo sus milongas clásicas. Almafuerte fue un gran escritor, que confeccionó una importante obra en la poesía, así como también realizó obras en prosa. 1) Análisis del Poemario y del mundo poético del autor: Pedro Bonifacio Palacios, Almafuerte nació en el seno de una familia muy humilde. Cuando era niño, perdió a su madre y fue abandonado por su padre, por lo que fue criado por sus parientes. Fue profesor y dirigió escuelas. Confeccionó su labor periodística trabajando en diferentes periódicos. Obtuvo un puesto dentro de la Cámara de diputados de Buenos Aires El 28 de febrero de 1917 falleció en La Plata (Buenos Aires), a la edad de 63 años. En vida publicó dos libros y mucha de su obra inédita se ha perdido, no obstante lo cual fue un poeta popular. Almafuerte fue un escritor que, en la rama de la poesía, se dedicó a producir una obra en la cual siempre trató de manifestar sus pensamientos y sentimientos claramente, expresándose, por lo general, de manera precisa y puntual. En sus poemas se puede ver al autor y a su mundo como al de una persona muy solitaria, apasionada por su obra, pero sin tener un compañero con quien compartir sus días. Su soledad tal vez se debía a que era una persona muy hosca y malhumorada, como se puede apreciar en sus poemas, pero muy en el fondo, Almafuerte parece ser una persona inofensiva y sufrida, que ha padecido mucho por amor y por abandono, y por eso se muestra como un ser arisco. Es por esto, que, a mí entender, Palacios utiliza el seudónimo de “Almafuerte”, queriéndose mostrar hacia el resto de las personas como un hombre fuerte y sin muchos sentimientos, pero para mi, él tal vez no era de esa manera. Otra cosa que se observa en la obra de Almafuerte, es que era una persona que cambiaba mucho de ánimo a la hora de escribir sus poemas, puesto que aparecen determinados poemas en los que el autor habla de una mujer como todo su mundo y lo más bello, y en el siguiente, esa misma mujer pasa a ser una figura completamente malvada para él, lo que se ve entre “Pasión” y “Castigo”. También hay casos en los que se está dando aliento con un poema, y en el siguiente, dice que uno se debe cuidar de todas las personas y de sus acciones, cambiando de un ánimo optimista a un ánimo cerrado, solitario y frío, lo que se ve entre “¡Piu Avanti!” y “¡Molto Piu Avanti!”. Por todo esto se puede diferenciar cómo el autor va cambiando de estilo en los diferentes poemas. Sus poemas se relacionan mucho con su vida, debido a que muchos de ellos se refieren a la soledad amorosa y familiar que experimentaba, o del abandono de alguna mujer hacia él. Por ésta situación que sufría, Almafuerte experimentaba sentimientos de mucho odio, y terminaba por escribir, por su experiencia personal, que los que entregaban demasiado amor, terminaban siendo lastimados y que siempre se debe estar

alerta para prevenirse de traiciones y de malas acciones: “Los que van por el mundo delirantes, repartiendo su amor a manos llenas, caen bajo el peso de sus obras buenas”, y “Ten los garfios del odio siempre activos” son algunos de los versos que muestran esto, en ¡Molto Piu Avanti!. La soledad que Almafuerte sentía, también estaba relacionada mucho con que su padre lo abandonó, y su madre murió cuando el era muy pequeño, entonces tal vez se sentía traicionado por ellos, quienes deberían haberlo criado y no lo hicieron. Los poemas de su obra son muy interesantes y atrayentes, por su forma de escribir, aunque creo que el autor debería haber tratado de vivir la vida con un poco más de felicidad y alegría, sin enredarse tanto en algunas situaciones que lo perjudicaban y lo llenaban de malos sentimientos. En sus poemas se ven siempre sentimientos de odio, soledad y pensamientos sin alegría, por lo que nunca se puede ver que escriba algún poema gracioso o divertido. A lo largo de toda su obra poética, Almafuerte se explayó acerca de una gran diversidad de temas: Uno de los temas que se aprecia en la obra, está relacionado con la belleza de la naturaleza y de sus componentes a los que se alude en algunos poemas como “Vera Violetta” o “La Yapa”, en los que se habla mucho de la belleza de cosas como el río, el cielo o el sol. A mi me parece que estos poemas son un tanto melancólicos por parte del autor, y se aprecia cierta tristeza y pesadumbre del escritor, porque cuando leo estos poemas, y conociendo la historia del autor, a mí se aparece la figura de un hombre viejo solo escribiendo sobre el río o el sol, sumergido en su tristeza, lo que también le puede causar tristeza al lector. Por otra parte, se ven muchos poemas relacionados con el amor y la soledad que el Yo lírico siente en éstos poemas, por diferentes causas como el sufrir un abandono, ser engañado, o simplemente sentirse solo y estar triste por eso. En este grupo se puede ubicar a algunos poemas en los que se ven sentimientos de amor u odio como “Castigo”, “Pasión”, “¡Meditad!” o “¿Flores a mí?”. En este último se puede ver al Yo lírico inmerso en un estado de total egoísmo y resentimiento, quejándose de algo tan simple como el regalo de una flor hacia él, no pudiendo disfrutarlo y ser feliz, meramente por ese regalo. En ese poema el autor escribe: “¿Flores a mí?... ¡Si es mejor en un páramo arrojarlas!”. En otros poemas de este mismo grupo, como “Pasión”, se ve una visión y un ánimo del escritor completamente diferentes, en un sentido de profundo amor hacia alguna persona, aunque también hay poemas de odio, rencor, soledad y desamor del Yo lírico, como “Castigo”, en el cual él termina solo, odiando a la persona que lo ha abandonado. Por último, se puede apreciar en la obra de Palacios, un grupo de poemas, que muestran la visión del autor sobre los temas de las relaciones entre los hombres, la actitud de las personas en la vida, y las cosas que se deben hacer y las que no. En este grupos se puede ubicar a los poemas de “Vencidos”, “¡Avanti!”, “¡Piu Avanti!”, “¡Molto Piu Avanti!”, Etc. En algunos de ellos, se muestran diferentes actos, para mostrar lo que, para el autor, se debe hacer y no se debe hacer. Esto se puede ver, por ejemplo, en algunas partes de “¡Piu Avanti!”, cuando dice “Ten el tesón del clavo enmohecido, que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; No la cobarde intrepidez del pavo que amaina su plumaje al primer ruido”, ya que se está mostrando cómo proceden otros, para poder mostrar lo que, para el autor, está bien o mal. Además, en algunos de estos poemas, como “¡Avanti!”, se está dando ánimo para seguir siempre adelante, al lector diciéndole, entre otras cosas, que si uno es volteado, uno siempre se debe levantar ante cualquier adversidad. En cuanto al tema de las relaciones entre los hombres, el Yo lírico tiene una visión muy pesimista de ellas en los poemas que trata este tema y por eso, esos poemas son desalentadores en

cuanto a las demás personas, ya que en todo momento piensa que las relaciones de amor y cualquier relación entre dos personas, está basada en sentimientos falsos, y que siempre se debe desconfiar de todos. Este tema, es muy tratado en el poema de “¡Molto Piu Avanti Ancora!”, por ejemplo cuando dice “No digas tu verdad ni al más amado”, “No creas que jamás te hayan querido”, o “El mundo miserable es un estrado donde todo es estólido y fingido”. En estos versos se ve a un Yo lírico muy ermitaño y antisocial, que cree que ninguna relación en el mundo es real. En cuanto a los recursos utilizados por el escritor, se puede notar que en los poemas se trata muchas veces de remarcar ciertos pasajes de ellos, en los que se dicen cosas importantes y que resultan fuertes para el lector, a través del sonido con el que ellos suenan, utilizando diferentes recursos fónicos como anáforas, repeticiones, aliteraciones o asonancias, que se pueden distinguir como los recursos que más aparecen, aunque no aparecen mucho más que otros. Esto se puede ver en algunos versos como “Que muerda y vocifere vengadora, Ya rodando en el polvo tu cabeza”, en lo que se puede ver aliteraciones de las letras V y R, y asonancia de la letra A, todo en el mismo verso. Las anáforas también se ven en muchos poemas, y se pueden apreciar en algunos versos como “Ni una gota que salta, el océano, Ni una falange rígida, la mano, Ni una brizna de paja, el santo suelo”, en el que se repite el “ni una”. Palacios utiliza la misma métrica en la gran mayoría de sus poemas, utilizando versos de arte mayor, generalmente, endecasílabos (once sílabas), en estrofas de cuatro versos, aunque utiliza también versos de mayores y menores cantidades de sílabas, por ejemplo “Apóstrofe”, que tiene algunos versos de quince sílabas, o también, en las milongas clásicas, escribe versos de arte menor, de 6, 7 u 8 sílabas, además de escribir algunos poemas decasílabos (diez sílabas), como “La inmortal”. Además, Almafuerte utiliza el recurso de la rima en casi todos sus poemas. En ellos, no utiliza muchos sonidos diferentes en el final de los distintos versos de un poema, esto quiere decir que a lo largo de un poema, todos los versos pueden terminar con 3 o 4 sonidos diferentes, pero estos sonidos se repiten en el final de varios versos. Suele usar mucho la estructura de A, B, B, A, para rimar en las estrofas, aunque a veces utiliza A, B, A, B, como en la milonga clásica “Nada”. Por otro lado, hay poemas en los que no utiliza la rima como “Apóstrofe”. El tipo de rima que utiliza Almafuerte en casi todos los poemas, es de tipo consonántica, aunque hay algunas pocas excepciones en su obra como puede ser el poema “Antífona roja”, en el que la rima suele ser asonántica, por ejemplo en “Les hablo de las penas sin nombres; De las hondas miserias humanas; Del esclavo de la era moderna Que nunca sonríe, que nunca descansa”. El poema que elegí para analizar, ejemplificando el punto anterior es ¡Piu Avanti!, uno de los poemas más famosos de Almafuerte. Lo elegí básicamente porque es el que más me gusta de este autor, y desde que lo conozco, me encanta. Me parece muy interesante como usa los recursos fónicos, especialmente la rima, y otros recursos, para remarcar muchas cosas que quiere decir. Además este poema muestra muy claramente uno de los mensaje más importantes que quiere dar Almafuerte a partir de su obra, y tiene una gran diversidad de recursos en él. Este poema tiene versos de 11 sílabas y estrofas de 4 versos, menos la última estrofa, que tiene dos versos. Todas sus rimas son consonánticas.

¡Piu Avanti!
No te des por vencido, ni aun vencido, | Anáfora, paradoja No te sientas esclavo, ni aun esclavo; | Paradoja, repetición Trémulo de pavor, piénsate bravo, | Y arremete feroz, ya mal herido. | Epíteto Ten el tesón del clavo enmohecido, | Aliteración de T Que ya viejo y ruin vuelve a ser clavo; | No la cobarde intrepidez del pavo | Antítesis, epíteto Que amaina su plumaje al primer ruido.| Rima A B B A A B B A

Procede como Dios que nunca llora, | Antítesis C O como Lucifer, que nunca reza, |Repetición, anáfora, comparación D O como el robledal, cuya grandeza | Comparación D Necesita del agua y no la implora ... | Personificación C ¡Que muerda y vocifere vengadora, Ya rodando en el polvo tu cabeza! |Hipérbaton, Aliteración de R y V, Asonancia de E | C D

Análisis del poema: En el poema ¡Piu Avanti!, de Almafuerte, se muestra la visión del Yo lírico, de la vida y los actitudes de las personas en ella. En éste, se da ánimos al lector, aconsejando diferentes cosas, como nunca desistir en nuestras tareas, ni siquiera muertos, entre otras. También se dan muchos consejos acerca de las posturas que debe tomar toda persona en su vida. Lo primero que se trata de manifestar en el poema, y uno de los conceptos más importantes de éste, es que uno nunca debe sucumbir ante ningún infortunio, pase lo que pase. Primeramente se trata de mostrar esto con la repetición al comienzo de los primeros dos versos del “No te”, con el que se desea expresar y remarcar, que uno nunca debe dejarse vencer ante nada ni nadie, mediante una anáfora. Esto se remarca aún más con la repetición del “ni aún”, que resalta todavía más que uno nunca debe sentirse rendido, aún en los peores momentos. Además en estos dos versos se dan ciertas contradicciones al decir que uno no debe darse por vencido o por esclavo ni aún vencido o esclavo, entonces contradice el sentido de estas palabras, para expresar que uno nunca debe caer, aunque ya esté perdido, a través de paradojas. Más adelante, en el cuarto verso, aparece el “mal” anteponiéndose al “herido”, ya que se intenta recalcar al primero y darle más importancia, formando el epíteto. En la siguiente estrofa, lo que más se desea remarcar, es la fortaleza y la valentía, con la que todo hombre debe encarar su vida, y la suma importancia de ellas. Esta estrofa empieza con un sonido que resulta fuerte para el lector, ya que se repite el sonido de una consonante con un sonido importante, en lo que aparece una aliteración de la letra T, en “Ten el tesón”, mediante la cual se resalta mucho lo que se está diciendo, ya que este sonido produce un imponente impacto en el lector. Más adelante, en el séptimo verso, aparece una contraposición entre dos comportamientos muy diferentes, en él se contrasta el comportamiento perseverante y valiente del clavo, con un comportamiento cobarde y débil de un pavo, para marcar, mediante la antítesis, lo que el Yo lírico piensa que se debe hacer, persistiendo siempre ante todo revés de la vida. En ese mismo verso,

aparece un desorden en la sintaxis, anteponiendo el “cobarde” a “intrepidez”, para que quede muy remarcada la palabra cobarde, que es la que se desea resaltar. En la siguiente estrofa, se intenta dar uno de los mensajes más importantes de la obra de Almafuerte. Este consiste en la fortaleza que toda persona debe tener, para no sucumbir ante debilidades humanas como llorar, rezar, o necesitar algo y sufrir la humillación de tener que pedirlo. Para revelar este mensaje, el autor da ejemplos de los actos de otros para ratificarlos y confirmar su validez. Si uno analiza esta estrofa, entiende que el autor es una persona muy orgullosa, que no desea pedir ayuda ni mostrar flaquezas ante nadie, y aquí se ve a un Almafuerte que, como es costumbre en él, desea hacer todo solo, sin tener que pedir la ayuda de nadie, y allí se ve uno de los temas que mas trata en toda su obra: la soledad. En el noveno y décimo verso, aparece también una nueva contraposición entre cómo proceden dos sujetos totalmente diferentes como Dios y el diablo: “Procede como Dios que nunca llora, o como Lucifer que nunca reza”. Allí se opone el actuar de ambos, a través de la antítesis, para mostrar cómo se debe proceder en la vida. En esos dos versos, también se ve como se repite las palabras “que nunca”, para manifestar y sobre todo recalcar, que uno nunca debe tomar determinadas conductas, para no caer en las debilidades humanas, como llorar o pedir ayuda. Más adelante, en “o como Lucifer que nunca reza o como el robledal cuya grandeza necesita del agua y no la implora” se repite al principio del décimo y del onceavo verso, las palabras “o como”, para expresar dos diferentes conductas, a través de una anáfora. En estos “o como”, también se está creando un paralelismo, mediante una comparación, con los actos del diablo o del robledal, para basarse en ellas, y expresar los sentimientos que percibe el Yo lírico de firmeza y entereza ante todo. Finalmente en esta estrofa, se le da al robledal, un árbol, la capacidad de implorar el agua, se lo personifica para remarcar la resistencia y la tenacidad que este árbol tiene al necesitar el agua para vivir, y a pesar de ello, no pedirla ni implorarla. Finalmente se cierra el poema en la última estrofa, con una pequeña enseñanza, que resume gran parte del mensaje que el autor quiere dar con él. En esta última, se da una buena cantidad de recursos, especialmente fónicos, para remarcar el mensaje del autor, que se basa en siempre persistir, pase lo que pase, sin importar ni siquiera la muerte. El sonido de “¡Que muerda y vocifere vengadora, ya rodando en el polvo tu cabeza!”, se percibe como un sonido imponente para todo aquel que lo escuche, esto es porque en este verso se lo recalca mucho, a través de diferentes recursos. La imponencia que produce este sonido, sucede porque se utilizan en él tres repeticiones de distintos sonidos, entre ellos, dos aliteraciones, una de la letra V y otra de la letra R, y una asonancia de la letra E. Con esto se desea que al lector le quede un mensaje y una oración bien grabados al terminar de leer este poema, y el fuerte efecto que esto produce, lo haga guardar este consejo para el resto de su vida. Además de estos recursos fónicos, el autor antepone el “Que muerda y vocifere vengadora” en la oración, alterando el orden sintáctico de ella a través de un hipérbaton, para resaltar mucho más este verso. Este poema se relaciona en mucho con el resto de los poemas que elegí, más que nada en el sentimiento del autor de nunca rendirse y seguir adelante sin importar nada. Además en este poema se toca el tema de la soledad, de los consejos al lector y de las actitudes que se deben tomar para la vida, temas que son muy tratados en el resto de los poemas.

2)Los poemas los relacionaré con pinturas del movimiento expresionista alemán, porque muchos de los pertenecientes a este movimiento, realizaban pinturas acerca de sentimientos de soledad y melancolía, sentimientos parecidos a los que sentía Almafuerte y de los que también escribía.

Esta pintura se llama “Melancolía”, y es de Edvard Munch, un pintor noruego, que perteneció al movimiento expresionista alemán. Escogí esta pintura porque encontré en ella una imagen muy parecida a la que yo pienso cuando leo los poemas que Almafuerte escribe sobre la naturaleza. Ciertamente, el hombre de la pintura está solo, al lado del océano, sumergido en una tristeza que se nota mucho por el gesto que tiene en su cara, y cuando yo leo estos poemas, como “En pos de su nivel se lanza el río, con el gran desnivel de los breñales”, yo pienso en un hombre solo, muy triste mirando el mar, el río o el sol y escribiendo poemas sobre ellos. Además, pienso que en estos poemas también hay cierta melancolía del autor, como así también se ve bastante melancolía en la pintura, es mas, el nombre de la pintura es “Melancolía”.

Estas dos pinturas también son de Edgard Munich, la primera se llama “Muchacha en la mañana” y la segunda se llama “Muerte en la alcoba”. Para describir la relación entre las pinturas y los poemas, decidí incluir dos pinturas, para que esta sea más clara. Estas pinturas, yo las relaciono con muchos de los poemas de Almafuerte, en los que se habla de las relaciones entre las personas, porque en estas pinturas se ve, primero a una mujer sola, sin nadie que la acompañe y aparentemente triste, mirando hacia la nada, y en la

segunda, se ve a unas personas todas separadas sufriendo cada uno por su lado, el duelo por un ser amado sin estar juntos en un momento difícil, y en los poemas, se aconseja al lector no confiar en nadie y tratar de estar solo, como lo están las personas que aparecen en las pinturas. Además, los poemas en los que Almafuerte habla de soledad, los relaciono mucho con estas pinturas, ya que en una de ellas, la mujer parece estar triste por su soledad, y en la otra se ve a unas personas que están en el mismo lugar, pero no están juntas, y en los poemas, el Yo lírico atraviesa sentimientos de odio, por diferentes causas, y termina quedándose solo. Elegí muchas pinturas de Munch, porque lo encuentro similar a Almafuerte, en sus sentimientos, porque Munch hizo muchas pinturas, y casi todas ellas sobre temas sombríos y oscuros como la muerte, y Almafuerte también hizo muchos poemas sobre temas oscuros como la soledad, entonces, el estilo de su arte es similar, aunque cada uno se brindó a diferentes ramas artísticas.

Finalmente elegí esta última pintura llamada Madre con dos niños, de Egon Schiele, otro pintor del movimiento expresionista alemán. Esta pintura la relaciono con los poemas que hablan de soledad. Mi relación se basa fundamentalmente en que en la pintura se ve a una madre con dos pequeños niños, en un ámbito muy oscuro, y a la madre no le importan estos niños, puesto que parece estar sumergida completamente en la tristeza y lo único que hace es mirar al suelo, inmersa en una larga soledad, aunque esté con estos dos pequeños, y en los poemas de Almafuerte se trata mucho a la soledad que sufre el Yo lírico en ellos. Me parece que este pintor trata también temas muy oscuros, ya que sus pinturas suelen tener este formato y colores.