You are on page 1of 5

INTRODUCCION

Hoy en día los derechos y los deberes de los alumnos, son la base para la
educación en los centros de los mismos. Ya que si no existieran unos derechos, los
alumnos no podrían tener su propia autoridad y libre elección ante las leyes educativas. Y
de no existir los deberes, estos actuarían de forma libre frente a ellas. Por lo tanto el
alumno que acepta y exige los derechos, debe tener un compromiso ante los deberes.

Para ello, como se recoge en las leyes, todos los alumnos tienen el derecho y el deber de
conocer la Constitución Española y la ley educativa correspondiente a su comunidad, en
el caso de Andalucía será la LEA. Que de esta adquiriremos los artículos con los que
vamos a trabajar.

En los derechos podemos recoger datos que hablan sobre el derecho, a la


educación de calidad, al estudio, a la evaluación y reconocimiento del trabajo y el
esfuerzo, a una formación integral, a una educación para ser una persona libre, crítica y
competente, a que tengan una igualdad de oportunidades, al respeto entre alumnos y
docentes, a su participación en la vida del centro,…

En los deberes vemos que los alumnos como tal deben, a asistir al aula de forma
regular y que participen, a respetar a las personas que dirigen el funcionamiento del
centro y las actividades que en se suceden, a respetar la diversidad que puede hallarse en
el aula y la creencias e ideales de los demás, a la participación activa, a el uso adecuado de
las instalaciones y materiales que se ofrecen para las actividades del centro, a la
participación y colaboración en la mejora de la convivencia escolar,…

A continuación, realizaremos una análisis por partes de los derechos y los deberes.
Donde describiremos a nuestro parecer, lo que quiere darnos a entender la LEA en estos
dos apartados de la ley educativa. Para ello hemos empleado la documentación aportada
por el profesor y tomada de la misma ley, buscando en otros artículos que hablan sobre
estas dos temáticas.

Por último, en la reflexión, ofreceremos un punto de vista crítico ante algunos


apartados de la ley que nos parecen que no se cumplen o que realmente no se realizan
como se describen. Al igual que buscaremos tanto, la relación que hay entre derechos y
deberes, como la aceptación y conocimiento del alumno de los mismos.

LOS DERECHOS DEL ALUMNADO.


E n el artículo 7 de la LEA habla sobre los derechos del alumnado en nuestra
comunidad autónoma, Andalucía, y él viene a su vez articulado en una serie de puntos
que tratan sobre distintos aspectos que ahora vamos a analizar detenidamente, para
intentar hacer entender y explicar a los compañeros cada uno de los derechos que aquí
aparecen.

El primero de los puntos trata sobre la calidad en los centros educativos, la calidad
en el sentido que los alumnos tienen derecho a una educación con buenas
infraestructuras y unos medios dignos, es decir, unos pupitres y sillas donde asistir a clase
y estudiar, unos profesores aptos para que les puedan enseñar a ser personas pensantes, y
capaces de lograr las distintas metas que se propongan con sus capacidades.

El segundo punto del artículo 7, es un desglose de las distintas áreas que se deben
alcanzar en un centro educativo, para alcanzar la calidad óptima de enseñanza para los
alumnos. Este desglose habla sobre distintos temas, como uno fundamental y de los más
importantes para nosotros el derecho al estudio, pues todos los alumnos deben tenerlo
para enriquecerse cognitivamente, llenarse de conocimientos sobre la vida para la vida.
Para lograr el derecho al estudio tiene que haber otro que es el de la orientación
educativa, sin la cual les sería más complicado a los alumnos alcanzar las distintas metas,
incluso las mínimas. Junto con la orientación del profesorado, también debe de ir
acompañado del reconocimiento del trabajo realizado por los alumnos, es decir, tienen
derecho a ser calificados para que vean cual es su progreso dando así lugar a una
autoevaluación para que estudien más o no. Para que estos primero apartados del
desglose del punto 2 se consigan, los alumnos tienen el derecho a que los educadores les
enseñen íntegramente todos los conocimientos necesarios para alcanzar un rango de
madurez mayor, así como que tengan un ritmo de enseñanza apropiado para lograr ese
nivel de conocimientos necesario para la vida fuera de las aulas. En ello los educadores
deberán incentivar el aprendizaje de esos conocimientos.

En este punto, la LEA habla del derecho a la información que tiene el alumnado a
la información a través de internet, un artilugio muy común hoy en día en la mayoría de
los hogares y los distintos ámbitos de la sociedad, pues en un 52’4% de los hogares
andaluces tienen un ordenador y un 33’1% de la población (datos porcentuales
adquiridos del plan ASI 2007-2010), también de Andalucía, tiene conexión a internet.
Eso sí, siempre se abogará por un uso seguro y respetuoso del mismo, es decir, se les
enseñará a usarlo de forma adecuada para que no sean víctimas de los distintos actos
ilegales que se producen en la red.

E n los siguientes puntos nos hace ver que tienen el derecho de recibir una
educación humana, que les enseñe a vivir en sociedad, a convivir con los demás, a
respetarlos. También que tienen que respetar el medio ambiente por y para el resto de la
sociedad, así como que todos son parte de ella e iguales ante ella y a ser responsables. En
definitiva en estos puntos habla sobre los derechos que tienen con respecto a la sociedad
en general, el derecho que tienen a ser adaptados y preparados para ella.

En estos últimos apartados del punto 2 del artículo 7, son derechos de un ámbito
un poco más proteccionista o de ayuda para los alumnos, ya que en ellos se habla del
derecho a percibir ayuda para poder estudiar , pues como ya hemos dicho antes el
derecho al estudio es uno de los principales y más importantes. Estas ayudas se refieren a
ayudas o apoyos económicos, para que no abandonen los estudios. También tienen
derechos a la protección, la protección contra la agresión tanto física como moral, es
decir, una defensa ante agresiones tanto dentro como fuera del centro educativo, ya sea
en forma de golpes o de insultos. Así como que son libres a la hora de expresarse y de
participar en los distintas partes que forman el centro, como puede ser el consejo de
estudiantes o a utilizar las instalaciones del centro, siempre y cuando cumplan una serie
de deberes, obligaciones que tienen con respecto a los demás.

LOS DEBERES DEL ALUMNADO.


El artículo 8 de la LEA habla sobre los deberes del alumnado en Andalucía, que
habla sobre una serie de puntos acerca de distintos aspectos que analizaremos a
continuación, para tratar de hacer entender y explicar a los cada uno de los deberes que
aquí aparecen.

El primero trata sobre el deber que el alumnado tiene al estudio, esto es, la
obligación que éste tiene de cumplir con sus tareas, con su trabajo diario, de ser
responsable de cara al día a día en clase, en definitiva, la obligación de aprovechar la
oportunidad que tienen. Hoy en día, todos tenemos acceso a la educación, pues en los
casos de familias con necesidades económicas por ejemplo, existen todo tipo de ayudas
para facilitarles su derecho al aprendizaje, al igual que existen otras ayudas para los niños
discapacitados con aulas específicas, profesores de apoyo, etc.

El siguiente trata sobre la obligación que los alumnos tienen de respetar al


personal docente del centro, esto es, profesores, jefes de estudios, directores, etc, pues son
los que les dan la educación desde pequeños ofreciéndole su total dedicación para que en
un futuro sean personas decentes y tengan un buen porvenir.

El tercer apartado del artículo 8 de la LEA, está dividido en diferentes puntos, que
tratan sobre las distintas obligaciones que los alumnos tienen dentro del sistema
educativo, las cuáles son necesarias para el desarrollo de la rutina diaria. En primer lugar
habla sobre el respeto en general que todos tenemos que tener hacia los demás, haciendo
referencia a la diversidad cultural, religiosa, económica, de género,…, que en el centro
encontramos y en el cual los alumnos tienen el deber de respetar, para lograr una buena
convivencia y una cordialidad en la vida escolar.

En segundo lugar trata de la obligación a cumplimentar las normas organizativas,


de convivencia, comportamiento, etc. Así como a colaborar para un buen desarrollo del
curso y de las actividades diarias. A continuación habla sobre el deber que los alumnos
tienen de contribuir a fomentar una buena convivencia escolar y un adecuado clima de
trabajo en clase, esto es, que los alumnos tienen que tratar de ser solidarios y aprender a
convivir con sus compañeros, respetándolos y ayudándolos en lo que les sea posible. Del
mismo modo, los alumnos también tienen el deber de participar en el funcionamiento
del centro, esto son, reuniones, tareas especificas, claustro, etc. Y a su vez colaborar en
todo tipo de actividades que el centro organice, como pueden ser día de la paz, día de
Andalucía, talleres recreativos, etc. Otro deber importante es el buen uso de los materiales
e instalaciones de los cuáles el centro dispone y les ofrece a los alumnos para su
utilización, de forma que estos deberán cuidarlos y compartirlos para un buen
funcionamiento rutinario y una conservación adecuada del material. Por último, dice que
los alumnos tienen el deber a la participación en la vida del centro, de forma que ellos
deberán ser sujetos agentes y pacientes en el funcionamiento de éste, participando y
colaborando en todo lo que esté en sus manos, ayudándose entre ellos en las actividades
diarias.

COMPARACION-REFLEXION DE DERECHOS Y DEBERES


En primer lugar, como hemos nombrado anteriormente en los derechos del
alumnado hemos visto que uno de los derechos es el estudio, pero este no quiere decir
que todo el alumnado cumpla con eso, es ahí el primer punto de los deberes del
alumnado, ya que este constituye el deber fundamental. Este deber no se centra sólo en el
estudio en sí, sino en asistir a clase regularmente, la puntualidad, participación, seguir los
horarios impuestos además del respeto al profesorado y sus indicaciones.

El siguiente de los derechos del alumnado es el de respeto a la libertad de conciencia,


convicciones religiosas, morales, identidad, dignidad personal etc. Al igual que los
alumnos tiene derecho a estos puntos también tienen el deber de respetar a todos los
miembros de la misma comunidad educativa así como la igualdad entre hombres y
mujeres.

Otro de los puntos similares entre derechos y deberes es el derecho al acceso a las
tecnologías de la información y la comunicación para esto se han instalado en muchas
escuelas de Andalucía salas de ordenadores, conexión a la red, así como otras nuevas
tecnologías como son las pizarras digitales, y lo que es más, se han regalado portátiles a los
alumnos de tercer ciclo de primaria, estos centros son los llamados “centros TIC”. Para
poder llevar a cabo una buena utilización de estos recursos los alumnos tienen el deber de
un uso responsable y solidario de las instalaciones y del material didáctico para así
favorecer su conservación y mantenimiento.

El último punto a comparar de los derechos de los alumnos es el de participar en


el funcionamiento y en la vida del centro y en los órganos que correspondan, así como la
protección contra toda agresión física y moral, pero al mismo tiempo tienen el deber de
respetar las normas de organización, y disciplina del centro, de la misma manera que la
participación y colaboración en la mejora de la convivencia escolar y en la consecución de
un adecuado clima de estudio en el centro, con todo esto quiero llegar a que los alumnos
si tienen derecho a participar en la vida del centro pero siempre siguiendo las pautas y
normas impuestas por el mismo, para así llegar a conseguir una buena convivencia y
ambiente de trabajo.

Para finalizar, el grupo hemos sacado como conclusión, que como en todos los
órganos que están bajo unas leyes, no toman conciencia sobre la realidad en nuestro caso
de lo que sucede en el aula o en un centro el escolar. Sobre el papel, lo redactado por
decirlo de alguna manera queda “muy bonito”, pero realmente no se hace un estudio que
corrobore que esto va a poder ser aplicado a la práctica.

Por lo tanto creemos, que antes de redactar una ley e imponerla, se debería mirar
cuales son las dificultades reales y puedan establecer unos escritos que realmente atiendan
a la diversidad de necesidades que pueden encontrarse en diferentes centros. Necesidades
que pueden ser económicas, sociales, culturales o de desarrollo. Ya que no todos los
centros pueden llevar a cabo los derechos y deberes de los alumnos tal y como son
descritos en la LEA.