ECR Nº 17. Publicación de la Liga de la Revolución Socialista - LRS Costa Rica - Octubre de 2010.

Precio ¢250

REVOLUCIONARIA

NACIONALES
- Campaña por la expulsión de las tropas de Estados Unidos

- 7a Conferencia de la FT-CI: Dar pasos concretos para reconstruir la IV Internacional

INTERNACIONALES

-Acto Internacionalista del PTS/ FT-CI - A propósito de la militarización en Costa Rica: - Gran demostración obrera en el Una polémica necesaria con el PRT Estado Español sobre la policía y los cuerpos represivos - Polémica con el PSTU Cuba: ¿Revolución política o “revolución democrática”?

Luego de una corta pero dinámica coyuntura como punto culminante del proceso de lucha por el presupuesto universitario, que incluyó la toma de edificios tanto en la UCR como en la UNA, el escenario político para el movimiento universitario es adverso: las autoridades luego de tener el camino despejado para tomar el control de la situación, pasaron a la ofensiva contra los sectores en lucha, en la misma línea de los ataques propinados desde el gobierno, y sin mucho esfuerzo, el gobierno y la rectoría aislaron y quebraron la lucha, llevando la profundización de la derechización imperante en el régimen, a lo interno de las universidades. Esa tendencia se traduce en la persecución desatada por el Consejo Universitario contra los sectores que participaron de las tomas por ejemplo, que incluye desde simples amenazas, hasta la posibilidad de expulsiones; y en el fuerte ataque mediático (a lo interno y a lo externo de las universidades) contra el movimiento estudiantil, lo que ha logrado por consecuencia, golpear en los demás sectores del movimiento obrero y popular, que están prácticamente paralizados en medio de estas condiciones. Esta derechización que se observa a escala nacional, es parte de la tendencia imperante en los países de la región que se caracteriza por un fuerte incremento en la militarización por parte de Estados Unidos, con el objetivo de recomponer su control sobre la región, lo que incluye entre otras cosas, presionar sobre Cuba en miras a la restauración capitalista; pero además es parte de un proceso impulsado por el gobierno desde hace meses en medio de un contexto internacional de crisis histórica que está lejos de haber terminado y que le ha planteado la necesidad de prepararse ante la eventualidad de explosiones sociales en el país, protagonizadas por trabajadores y sectores populares en respuesta a los diversos ataques del empresariado y el gobierno. En este sentido, en el plano externo, Chinchilla se integró a la Comisión de Seguridad Centroamericana, instancia que comparte con los golpistas hondureños, lo que se ha combinado con la gestión diplomática en materia de cooperación con el gobierno colombiano de Santos, pero más recientemente con la visita de Chinchilla a Estados Unidos, pidiendo ayuda y colaboración directa para la supuesta lucha contra el narcotráfico. Por otra parte, y fruto del fortalecimiento del alineamiento con el imperialismo norteamericano, nada más y nada menos que Israel , especializado en masacres y crimines en territorio Palestino, ha ofrecido asesoría en aspectos de militarización. En el plano interno la represión cada vez más brutal de toda lucha, como muestra de la creciente criminalización de la lucha obrera y popular, ha estado a la orden del día y se combina con la intensificación del trabajo de inteligencia y espionaje político del gobierno, del que el caso del sindicalista Jorge Arguedas es solo un ejemplo. Esto se da mientras José María Tijerino, Ministro de Seguridad, combina el dispositivo mediático alrededor de la necesidad de más policías y de la supuesta depuración de los cuerpos represivos, con las solicitudes directas a países como Estados Unidos de un plan propio para Costa Rica -al estilo del

plan Mérida o el Plan Colombia- que destinaría cientos de millones de dólares para la militarización del país. Al mismo tiempo viene efectuándose un reordenamiento de los cuadros encargados de la represión, como muestra la incorporación de Walter Navarro como viceministro de Seguridad, luego de su capacitación en la antigua Escuela de las Américas, el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica, en Fort Benning, Georgia, donde se brinda instrucción en técnicas represivas, tortura y extracción de información. A la vez, el anterior viceministro, Jorge Chavaría, con amplio historial en el ámbito represivo, es el nuevo fiscal general. Aún con todo esto, el punto más alto de esta creciente derechización del régimen, y gesto del acercamiento con el imperialismo y sus aliados más fieles en la región, es el permiso que el gobierno, por medio de la Asamblea Legislativa, otorgó al ejército norteamericano para ingresar con miles de soldados y diversidad de naves y equipo militar, a Costa Rica; lo que de asentarse, y vía, la posibilidad de instalar una nueva escuela de policías, despejaría el camino para la instalación de una base militar yanqui en el país, como parte de la estrategia norteamericana de reordenar la región. Esto demuestra la completa disposición de Chinchilla para profundizar el alineamiento con las políticas del imperialismo, aun cuando esto implique eventualmente, pasar a ser parte activa de los planes de guerra de Obama. Nos parece que la posibilidad de comenzar a revertir esta situación no pasa tan sólo por pedir mediante firmas y papeles la anulación de este permiso, sino que es urgente tomar como una lucha central la expulsión de las tropas norteamericanas del país, dando pie a una gran campaña en este sentido. Esta puede ser la vía para explicar la relación existente entre la creciente militarización del país y la condena de la protesta social que se viene recrudeciendo cada vez más, poniendo al descubierto la falacia de los argumentos de que se trata de objetivos humanitarios y de la lucha contra el narcotráfico. Esta campaña, además de ser lo más amplia posible, no puede quedar en el plano nacional, pues la estrategia militar norteamericana va mucho más allá de Costa Rica, y se proyecta hacia la región de conjunto. Por eso desde la LRS hemos venido tratando de impulsar los primeros esfuerzos en este sentido, como parte de una campaña más amplia que nuestros camaradas de la Fracción Trotskista por la Cuarta Internacional, impulsarán en los distintos países latinoamericanos donde se encuentran, y cuyo eje es la expulsión del imperialismo yanqui de nuestros países. ¡Fuera el imperialismo yanqui de América Latina! ¡Por la expulsión de las tropas yanquis de Costa Rica y Latinoamérica! ¡Abajo la criminalización y persecución de la lucha obrera y popular!

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria

Nº 17 - Octubre 2010

www.lrscostarica.blogspot.com

Por: Bryan Brenes Integrante de la LRS

E

n los últimos meses se ha desarrollado un imponente dispositivo militar en toda la región de Centroamérica y el Caribe que tiene como centro la movilización de las tropas de la Cuarta Flota y el Comando Sur de los Estados Unidos, combinada con un fortalecimiento de los aparatos represivos locales, y un reforzamiento en sus funciones de “control y vigilancia”. Esta tendencia a la militarización en nuestro país toma la forma de la incorporación del gobierno de Laura Chinchilla al Consejo de Seguridad Centroamericano (junto a la misma burguesía golpista hondureña), un incremento de la capacidad represiva de la policía de la mano del “Comandante”

www.ft-ci.org

José María Tijerino; y un Plan de Seguridad que se ha convertido en uno de los ejes centrales del gobierno liberacionista, que abiertamente se ha propuesto acabar con los principales problemas sociales del país mediante el uso de la fuerza y el aparato represivo del Estado. En este artículo a diferencia de otros anteriores, no discutimos directamente contra el fortalecimiento de los aparatos represivos y la militarización creciente que experimentamos de la mano del imperialismo norteamericano y las burguesías de la región, sino que discutimos contra las alarmantes posiciones del PRT y la CGT, que han llegado al extremo de introducir policías en reuniones del movimiento obrero y popular, generando no solo el rechazo de parte de algunas

organizaciones sociales y políticas, sino la preocupación más profunda al peligrar la propia seguridad personal de activistas y dirigentes sindicales. El PRT y la CGT: abanderados de una irresponsable política de derecha frente a la policía y los cuerpos represivos Como si no fuera suficiente con el clima represivo prevaleciente a nivel regional, y como si fuera poca cosa el aumento de policías y sus dispositivos de control y vigilancia sobre el movimiento obrero y popular; ahora la novedad es que la seguridad personal y política de los activistas peligra, pues algunos grupos vienen imponiendo la “moda” de que hasta policías participen en las reuniones obreras y populares.

En Clave Revolucionaria
Al parecer ya no haría falta que el gobierno y la DIS “infiltren” policías en el movimiento1, pues el PRT y la CGT los vienen introduciendo, hasta haciéndolos pasar por “compañeros”. Así de escandaloso como se oye. Primero fue en las asambleas en defensa de la autonomía universitaria de la Universidad de Costa Rica, donde después de la invasión del OIJ en las asambleas participaban hasta policías universitarios. ¡Sí! Los mismos que durante 2006 o 2007 ayudaban a desmantelar los bloqueos estudiantiles sobre la entrada de la Facultad de Derecho, los mismos policías universitarios que han colocado alambradas sobre las mallas de la Universidad para evitar que los participantes en los bloqueos puedan entrar al campus en caso de persecución por parte de sus hermanos represores de la Fuerza Pública; los mismos que han llegado a cerrar los portones a los protestantes, cuando estos últimos han sido perseguidos. Y finalmente, el mismo cuerpo de represores que ha protagonizado ya numerosas veces brutalidad y abuso de autoridad contra estudiantes… ha participado en las asambleas democráticas del movimiento estudiantil. Pero esto no es lo peor, en la reunión del lunes 26 de julio de la Comité Nacional de Lucha –impulsado por APSE- participó un policía, que hasta tuvo la libertad de opinar en aquella reunión sobre cómo combatir el narcotráfico y cuáles eran las salidas que él y su “sindicato” veían como necesarias para enfrentar el problema. Esta participación de un oficial de los cuerpos represivos del Estado, por supuesto generó malestar y descontento en buena parte de sus asistentes; especialmente para un militante la LRS que participaba en aquella reunión. Tanto los policías universitarios asistiendo a las asambleas estudiantiles, como el oficial de la Fuerza Pública solo identificado como “Melchor”2 tienen un denominador idéntico: el PRT y la CGT son quienes los invitan a las reuniones, facilitándole a los cuerpos represivos del Estado su labor de control sobre el

Nº 17 - Octubre 2010
Guevara, que proponía en su “programa de gobierno” convertir las aulas del INA y las Universidades en centros de adiestramiento de policías. Y la base militar… ¡hay que recordar precisamente que este es uno de los sueños más deseados por la señora Chinchilla desde que intentó introducir sin éxito la ILEA durante el 2004! Pues bien, esta es la política que sintéticamente expuso el “compañero” policía en la reunión del lunes 26 de julio, para el que no faltó la solidaridad de los compañeros “trotskistas” que lo invitaron. Por supuesto semejante show es un revés, y por derecha, para la política de la CGT y el PRT respecto a la policía y los cuerpos represivos. Les salió al revés el plan de hacer pasar represores por aliados de trabajadores y sectores populares, pues el policía fue consecuente con las reivindicaciones de su “gremio”, que, repetimos: causaron un profundo rechazo. Una vez más: sobre el carácter de la policía y los cuerpos represivos Los trotskistas revolucionarios de la LRS aún siendo pocos, nos preparamos conscientemente para derrocar la sociedad capitalista en la que vivimos. Como no depende de nuestros deseos, no sabemos si será en 5, 10 o 20 años, pero nos preparamos decididamente para el momento en que existan las mejores condiciones. Estamos seguros que cuando lleguen tiempos convulsos, tendremos que batirnos en una lucha a muerte por construir un país y un mundo distinto, libre de opresión y violencia. Somos conscientes de que la burguesía, cuando sienta en peligro su hegemonía sobre el conjunto de la sociedad, apostará a aplastarnos por medio de sus policías o sus bandas de asesinos “auxiliares”. La policía no es una institución neutral en la sociedad sino que al contrario, constituye junto al Ejército, el pilar más importante, esto es así porque la burguesía no puede defender la propiedad privada de los medios de producción o la riqueza

movimiento obrero y popular, poniendo además en un grave riesgo a los asistentes, sean estos reformistas o revolucionarios. Puede ser que la explicación para esta política tan escandalosa sea por una parte la adaptación del PRT al aparato del sindicato universitario (SINDEU), que permite la afiliación de represores de la Universidad. Y en un plano más amplio, que los dirigentes del PRT han llevado o han sido cómplices de esta orientación en las filas de la CGT, donde participa el Sindicato de Policías de la Fuerza Pública. Por supuesto que para nosotros desde la LRS semejante política no tiene nada que ver con Trotsky3, y consiste más bien, en un profundo desbarranque en cuanto a los principios. Un vergonzoso revés ¡y por derecha! para el PRT y sus aliados de la CGT El lunes 26 de julio en la reunión de la Comité Nacional de Lucha, Álvaro Espinosa (dirigente del SITRAA4) se hizo acompañar de un “compañero” suyo del Sindicato de Policías, supuestamente integrante de la CGT. Este hecho no dejó de provocar descontento, especialmente cuando el policía abrió la boca para referirse al tema del narcotráfico. El integrante de la organización de los policías afirmó entre otras cosas que el narcotráfico había que combatirlo a nivel internacional, que había que formar más y mejores policías incluso utilizando a las Universidades del país; y sobretodo, que había que construir escuelas militares, para capacitar a los encargados de combatir el problema de las drogas. Y yendo aún más lejos, decía que hasta podía ser un servicio que era posible vender a nivel externo y así financiar a la policía en campos como educación y equipo represivo. Este discurso policial, como no podía ser de otra manera es un discurso de derecha; que no tendría problema en respaldar la propia Laura Chichilla, el PLN, o el propio Movimiento Libertario de Otto

1 Una gran preocupación de algunos dirigentes del PRT, que han llegado al extremo de afirmar que los compañeros que se reivindican anarquistas están inundados de policías “infiltrados”, acusación de la que hemos exigido pruebas a quienes las han pronunciado. 2 La discusión no se centra en si es bueno o malo el tal Melchor; la discusión es en contra de la institución policial en su conjunto, y su rol social y político. 3 En realidad el PRT no está descubriendo el agua tibia, pues el PSTU de Brasil–el mayor partido de la Liga Internacional de Trabajadores- ha convivido pacíficamente con los sindicatos de policías en el marco de la Coordinadora Nacional de Luchas (CONLUTAS) de ese país. Con la misma policía encargada de perpetrar masacres de manera permanente en las favelas brasileñas, con la misma que asesina dirigentes campesinos o dirigentes indígenas en el Amazonas; con esa misma policía convive pacíficamente la dirección del PSTU en el marco de esa Coordinadora. Semejante política, que nada tiene que ver con Trotsky, es copiada enteramente por el PRT, que se declara simpatizante de la política del PSTU y de la LIT. 4 El SITRAA es un sindicato creado por el PRT en ruptura con el sindicato históricamente reconocido por la mayoría de los trabajadores de los acueductos y alcantarillados: ASTRAA.

www.lrscostarica.blogspot.com

generada colectivamente solo recurriendo a sus argumentos para convencer a la gente. Los burgueses, cuando fallan los mecanismos “pacíficos” necesitan de la policía para combatir las huelgas de los trabajadores (o de estudiantes y sectores populares) cuando piden aumento de salarios, con tal de no ver reducida la tasa de ganancia que extraen de la explotación sobre los trabajadores; y ni qué decir en momentos de revolución social, donde la propia existencia de la burguesía como clase peligra, y los oprimidos se lanzan a tomar lo que les pertenece. Somos conscientes de que no estamos haciendo ningún descubrimiento nuevo cuando planteamos estas posiciones respecto a la policía, pues cualquiera con principios sólidos puede hacerlo. Por esto vale la pena recordar en qué términos se refería León Trotsky a la policía, no en la semicolonial Costa Rica, sino en la “democrática” Francia imperialista de 1935: “El gobierno arrebata centenares de millones de francos a los pobres, a los explotados, a gente de todas las condiciones para desarrollar y armar a su policía […] [Y se inmediato señalaba que] Todas las policías, ejecutoras de la voluntad del capitalismo, del estado burgués y de sus pandillas de políticos corruptos deben ser disueltas (…)”5 Aunque existen muchas diferencias entre la Francia imperialista “democrática” y Costa Rica, el hecho es que la burguesía costarricense también arrebata miles de millones de colones al pueblo para armar y financiar a la policía; para aumentarle su presupuesto en más de 50%, como no lo hace ni siquiera con la Educación, todo bajo la excusa de combatir el “narcotráfico” y el “delito”. En Costa Rica las policías (tanto la nacional como la municipal) también son las ejecutoras de la voluntad de las pandillas de políticos corruptos, son los señores de la muerte y la violencia (¡y si no que lo digan los vendedores ambulantes!), que manejan los negocios de la prostitución, el narcotráfico y el sicariato en la sociedad costarricense; aprovechando en todo momento su posición al servicio del poder de los explotadores. Desde la LRS repudiamos desde ya la introducción de policías en las reuniones del movimiento obrero y popular, que

algunos compañeros que se hacen llamar “trotskistas” vienen impulsando. En ese sentido llamamos a los compañeros del PRT a revisar sus posiciones, y corregir esta alarmante orientación política, que a nuestro modo de ver, puede llevarlos no

solo a ellos, sino al movimiento obrero y popular de conjunto a un despeñadero. 5 León Trotsky. “Un programa de acción para Francia”. www.ceip.org.ar

¿DISOLVER O REFORMAR LA POLICÍA?
En la terminología trotskista se le llama centristas a aquellas tendencias políticas que si bien hablan formalmente de “revolución”, oscilan precisamente entre el programa reformista y el revolucionario. Esto quiere decir que así como en algunos momentos aparecen como revolucionarios y con apariencia de izquierda; en otros lo hacen con políticas abiertamente reformistas. Este último caso es el del PRT y la “central sindical” que ellos impulsan, la CGT; donde participan los mentados sindicatos policiales. Lamentablemente los compañeros dirigentes del PRT han asumido una posición enteramente reformista en lo que tiene que ver con la policía y los cuerpos represivos. Este grupo que venimos mencionando ha tomado como orientación organizar a los policías en sindicatos, suponemos, con el fin de mejorar sus condiciones de “trabajo”. Para los trotskistas revolucionarios de la LRS una política principista no pasa precisamente por mejorar a la policía como institución y reforzarla: como hemos dicho ya, este es más bien el programa de Laura Chinchilla y Otto Guevara. La política de los revolucionarios pasa por disolverla. La policía no solo es el principal brazo armado del que disponen los poderosos para imponer la desigualdad y la explotación en la sociedad capitalista en que vivimos, sino porque, precisamente por su relación de poder a nivel social; la policía es la mejor garantía para que existan redes de narcotráfico, prostitución, sicariato, etc. Los miles de policías acusados recientemente por casos de robo, narcotráfico y asesinatos así lo reflejan. Solo los trabajadores, vinculados a sus lugares de trabajo, y en estrecha alianza con los estudiantes, los campesinos pobres y los sindicatos obreros; pueden asegurar verdaderamente seguridad y vigilancia en esta sociedad de explotación, desigualdad y violencia.

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria

Nº 17 - Octubre 2010

Acto Internacionalista del PTS/FT en homenaje a Leon Trotsky, realizado el pasado 22 de agosto de 2010, en Buenos Aires, Argentina.

Por: Emilio Albamonte Dirigente de la FT-CI Del 14 al 23 de agosto se realizó en Buenos Aires la VII conferencia de la Fracción Trotskista Cuarta Internacional. La Verdad Obrera (Periódico del PTS, grupo hermano de la LRS en Argentina, e) realizó una entrevista a Emilio Albamonte, dirigente de la FT-CI y director de la revista Estrategia Internacional, sobre los principales debates que atravesaron la conferencia. LVO: La conferencia comenzó debatiendo sobre el marco estratégico de los revolucionarios en la actualidad, ¿cuál fue la discusión en este punto? EA: Para esta discusión presentamos el documento “En los límites de la Restauración burguesa” que escribimos con el compañero Matías Maiello, donde partimos de definir que con la crisis histórica que atraviesa al capitalismo en la actualidad se han terminado las condiciones de la etapa de restauración burguesa, durante la cual el avance del imperialismo sobre las conquistas de la clase trabajadora y los pueblos oprimidos del mundo, a diferencia del resto del siglo XX, se pudo llevar a cabo con métodos relativamente “pacíficos”. Es decir, no necesitaron en EE. UU., Inglaterra, Alemania, o Japón, para hablar de los países más importantes, ni un Mussolini ni un Hitler, ni romper con la democracia burguesa para destruir enormes conquistas de la clase trabajadora. Las direcciones reformistas

de las organizaciones que surgieron en la posguerra o fueron cómplices o aceptaron como “mal menor” estos ataques. Hoy, como vemos en Europa, el capitalismo se muestra cada vez más incapaz de garantizar siquiera las condiciones elitistas de lo que algunos sociólogos llaman el “pacto neoliberal”, con sectores privilegiados de las clases medias y los trabajadores, especialmente de los países centrales. Vemos un ataque que supuso la fractura de la propia clase obrera, no sólo entre proletarios de países imperialistas y oprimidos, sino también entre trabajadores de primera y de segunda (ya sean precarizados, en negro, inmigrantes, etc.), hundiendo a estos últimos, que conforman la gran mayoría de la clase obrera mundial, en la miseria y el hacinamiento en la periferia de las ciudades, junto con los desocupados que fueron relegados a la asistencia estatal para poder sobrevivir. LVO: ¿Por qué denominar al neoliberalismo como “etapa de restauración burguesa”? EA: Por un lado, porque es necesario huir de cualquier visión superficial y “alegre” de algunos sectores de la izquierda trotskista que ven situaciones y triunfos revolucionarios por doquier. Los revolucionarios tenemos que dar cuenta de lo que significó el avance del imperialismo a escala mundial durante casi tres décadas, que comprendió tanto el retroceso de las conquistas que el proletariado había arrancado al capital

www.lrscostarica.blogspot.com

durante el siglo XX en Occidente como la restauración de los estados obreros burocratizados en el Este de Europa, Rusia y el Oriente, particularmente China. La restauración capitalista en esos estados no sólo significó la caída de la burocracia gobernante, que se convirtió ella misma en capitalista, sino también la destrucción de las conquistas que se mantenían de la revolución y un terrible retroceso en las condiciones de vida de las masas. Esto afectó también a la clase obrera de Occidente. Durante la etapa de restauración la burguesía se valió de la incorporación de algo más de 1.700 millones de nuevos proletarios al mercado capitalista para atacar las condiciones de trabajo en todo el planeta. Con el sometimiento de los trabajadores chinos o del Este europeo a altos niveles de explotación, los monopolios imperialistas “relocalizaban” su producción, y usaban esto para bajar los salarios y avanzar sobre las condiciones de vida de la clase obrera europea o norteamericana. La misma ofensiva llegó a las semicolonias de la mano del llamado “Consenso de Washington”. Fue un proceso de conjunto. Lo que comenzó como una ofensiva reaccionaria mediante la cual el imperialismo impuso una serie de contrarreformas económicas, políticas y sociales, que se conocieron como neoliberalismo, tuvo un salto cualitativo contrarrevolucionario con la restauración del capitalismo en aquellos estados donde se había expropiado a la burguesía. Esto sirvió, a su vez, para imponer nuevas cadenas a los trabajadores y los pueblos oprimidos del mundo. A este proceso de conjunto es a lo que llamamos “etapa de restauración burguesa”. Sin embargo, a pesar de este ataque generalizado, el imperialismo no logró más que postergar por un tiempo sus grandes contradicciones que hoy se vuelven a expresar como una crisis histórica cuyo epicentro está en las principales potencias imperialistas. LVO: ¿China no desmiente la afirmación de Trotsky de que la restauración del capitalismo llevaría necesariamente a una involución política, económica, y social? EA: Fueron muy diferentes las consecuencias de la restauración en la URSS y en China. Si la URSS pasó de ser la segunda potencia a nivel mundial a un país altamente dependiente de las exportaciones de gas y petróleo, un país donde fue desmantelado el aparato industrial y las condiciones de

vida de las masas retrocedieron décadas, la restauración capitalista en China se benefició del atraso del país que para ese entonces aún tenía más de un 80% de su población viviendo en el campo. Sobre la base de la unidad nacional conquistada por la revolución del ’49 se logró un desarrollo industrial sin precedentes impulsado por el capital financiero internacional que la transformó en el “taller” del capitalismo

de una burguesía muchísimo más débil. Con la nueva división mundial del trabajo de la que es parte fundamental China, también se ha vuelto a mundializar la lucha de clases. La conferencia analizó la existencia de dos movimientos obreros con dinámicas diferentes. Por un lado, el proletariado de Oriente, que es producto de la expansión de las economías de esa región en los últimos años, que sufre altos niveles de

Huelga del 7 de setiembre contra la reforma de las pensiones en Francia

www.ft-ci.org

mundial. En menos de tres décadas, mientras se liquidaban las condiciones de vida del viejo proletariado estatal, entre 100 y 200 millones de campesinos emigraron a las ciudades formando un nuevo ejército de trabajadores urbanos. Sin embargo, lejos de las expectativas de quienes veían en este desarrollo el surgimiento de la nueva potencia de recambio del siglo XXI, lo cierto es que China alberga contradicciones cada vez más explosivas. Si bien en términos de PBI su economía es la segunda del planeta, si el producto se divide por la cantidad de habitantes se ubica apenas delante del Congo y Angola, con 400 millones de habitantes que viven con menos de dos dólares diarios. El desarrollo chino de las últimas décadas, al ser motorizado por el capital financiero internacional, directamente o a través del Estado, ha dado como resultado un desarrollo exponencial de la clase obrera, con más de 400 millones de trabajadores urbanos, teniendo como correlato el surgimiento

explotación, y que comienza a dar sus primeras grandes luchas, como por ejemplo en China, donde a pesar de que no existe el derecho a huelga ni a la organización sindical independiente, los trabajadores protagonizaron una oleada de luchas que tuvo a los obreros de Honda en la provincia de Guandong como su punto emblemático tras mantener la planta paralizada durante dos semanas, y se extendió a otras regiones como mostraron los enfrentamientos de los trabajadores de KOK Machinery en las afueras de Shangai con la policía. Este nuevo movimiento obrero se extiende por países como Vietnam, Camboya o Bangladesh, donde 800 mil obreras textiles vienen de protagonizar recientemente una heroica huelga que conmocionó al país. Por otro lado, el proletariado de Occidente, que encorsetado por la burocracia de los grandes sindicatos, con la excepción parcial de Grecia, aún no ha dado ejemplos de esta magnitud frente a la crisis, aunque apostamos a que la huelga general

En Clave Revolucionaria
convocada en el Estado Español para el 29 de septiembre pueda convertirse en un gran pronunciamiento de la clase obrera contra los planes de ajuste de Zapatero. Todos estos procesos estuvieron presentes en los debates de la conferencia así como la continuidad de la crisis mundial, la cual, no sólo dejó atrás toda la serie de especulaciones sobre los pretendidos “brotes verdes”, sino que dio un nuevo salto plasmado en la crisis europea. A lo que tenemos que sumarle la situación de crisis que padece el imperialismo norteamericano en Afganistán —que hizo a Obama abandonar las promesas de retirarse, reconociendo que la ocupación militar se va a extender como mínimo hasta el 2014—, al mismo tiempo que la publicación de los informes en WikiLeaks sobre las matanzas de civiles, los bombardeos indiscriminados y toda una serie de crímenes perpetrados por las tropas norteamericanas y de la OTAN muestran la verdadera cara del gobierno de Obama. LVO: Aquellos ataques que mencionabas a las conquistas y a las condiciones históricas de la clase obrera en Occidente, ¿qué cambios produjeron en la conciencia de los trabajadores? EA: Desde el punto de vista subjetivo el rasgo distintivo de la etapa de restauración burguesa fue que las múltiples conquistas parciales que había obtenido el proletariado en el período anterior, al no ser utilizadas como puntos de apoyo para el avance de la revolución a escala mundial, se le fueron volviendo en su contra una tras otra. No solamente la burocracia de los estados donde se había expropiado a la burguesía se pasó de lleno al bando de la restauración, sino que en el resto de los países las direcciones históricas de la clase trabajadora, como los PS y los PC, fueron los aplicadores directos de las contrarreformas neoliberales, y las cúpulas de los sindicatos fueron cómplices o se mostraron impotentes para frenar esos cambios. En nuestro país la reconversión en clave neoliberal del peronismo durante los ’90 fue parte de este fenómeno. Este proceso tuvo como efecto inmediato la desmoralización en las filas de la clase obrera, la pérdida de confianza en las propias fuerzas, dando paso a una oleada de triunfalismo burgués y de pesimismo histórico sobre las capacidades del proletariado, que paradójicamente se producía en una etapa donde la clase obrera lograba una extensión, en términos objetivos, como nunca antes en la historia.

Nº 17 - Octubre 2010
de Panamá, donde hay más gobiernos de derecha y más injerencia del imperialismo como vimos en Honduras, o con la invasión militar a Haití, o los ejercicios militares de la IV Flota en Costa Rica; y otra en Sudamérica, donde sin crisis económica aguda pero tampoco lucha de clases aguda, la burguesía logró, por ahora, mantener cierta estabilidad después de los levantamientos populares y campesinos de comienzos de la década. Mientras tanto, el proyecto más ofensivo de las burguesías latinoamericanas para el regateo con el imperialismo, que fue el ALBA, ahora está en crisis. Vemos que a lo que asistimos actualmente es el fin del ciclo de luchas donde el campesinado y los pobres eran hegemónicos, y el proletariado empieza a dar sus primeras luchas independientes: rebelión de fabriles en Bolivia, luchas en Venezuela (que lograron ser frenadas en la coyuntura mediante los asesinatos por sicarios de líderes sindicales), el sindicalismo de base en Argentina, etc. Es decir, el proletariado empieza a mostrarse como una clase independiente del bloque popular de conjunto, aunque lentamente y sin constituirse aún, por el bajo nivel de la lucha de clases, en un peligro para la estabilidad burguesa “reformista”. Por otro lado, discutimos como un punto clave de la situación latinoamericana la encrucijada que vive en la actualidad Cuba y de cuya resolución depende el avance o no del imperialismo imponiendo nuevas cadenas a la región. Consideramos que la defensa activa de las conquistas de la revolución cubana contra el imperialismo y los planes restauracionistas de la burocracia es una tarea de primer orden para los revolucionarios en la actualidad. Tanto las posiciones que identifican la defensa de las conquistas de la revolución cubana con la defensa del régimen burocrático, justificando el curso restauracionista del gobierno, como aquellas que sostienen que la cuestión pasa por cambiar el régimen para obtener libertades democráticas formales, reproduciendo las campañas demagógicas del imperialismo, expresan dos formas distintas de apoyar a alguno de los agentes de la restauración del capitalismo en Cuba, ya sea la burocracia gobernante o directamente el imperialismo. La Liga Internacional de los Trabajadores (LIT) se ha plegado abiertamente a la variante socialdemócrata poniendo como eje la “lucha frontal contra

Hoy son más de 3 mil millones los trabajadores asalariados, y la población urbana supera a la rural por primera vez en la historia. LVO: ¿Cómo encontró esta etapa al propio trotskismo? EA: Luego de la segunda guerra mundial, las corrientes trotskistas se fueron distanciando del legado de Trotsky, algunos esperando una autorreforma de la burocracia, y en la mayoría de los casos actuando como consejeros o depositando sus expectativas en el avance del socialismo de la mano de diferentes stalinismos nacionales, como Mao o Tito, o direcciones nacionalistas burguesas. Sin embargo, aunque en aquellos años donde el mapa parecía “pintarse de rojo”, como decía quien fue quizá el principal dirigente del trotskismo argentino, Nahuel Moreno, era evidente que incluso en los lugares donde hubo grandes revoluciones como en China, Yugoslavia, o Cuba, la inexistencia del proletariado más concentrado como sujeto social, la falta de organismos de autoorganización de las masas y la conducción de los procesos por partidos únicos de tipo stalinista, significaban al mismo tiempo un freno para el desarrollo internacionalista de la revolución y el avance hacia el socialismo. Más aun, esas organizaciones, frente a la ofensiva del capital, demostraron su carácter contrarrevolucionario plegándose a los ataques. Cuando esto finalmente sucedió, la respuesta fue una suerte de “socialdemocratización”, algunos manteniendo en los papeles el programa y otros directamente rompiendo con el trotskismo. Fue un nuevo salto en la adaptación a los escenarios del régimen burgués, ya sea al sindicalismo “normal”, a las elecciones cada dos años, a la vida universitaria, etc., y junto con esto se desarrolló una visión derrotista para con el movimiento obrero. Nosotros creemos, desde el punto de vista subjetivo, que sólo revoluciones clásicas con el proletariado como sujeto y con formas de autoorganización pueden conducir al avance a la revolución internacional y de esta a la mundial, mientras que con “direcciones cualquiera” por más conquistas que se logren, tarde o temprano si no son puestas en función de este objetivo se transformarán nuevamente en su contrario. LVO: ¿En qué consistió la discusión sobre Latinoamérica? EA: Por un lado, en la situación general hay dos dinámicas: una al norte del canal

www.lrscostarica.blogspot.com

la dictadura” y reclamando “libertades democráticas para los burgueses”. Los revolucionarios, al tiempo que enfrentamos el bloqueo imperialista y defendemos las conquistas que se mantienen de la revolución, tenemos que luchar por una revolución política que sea capaz de establecer las bases de un estado revolucionario. La conferencia discutió un documento especial sobre Cuba que hace una apreciación actual de la relación de fuerzas y la situación en la isla, que publicaremos próximamente, y resolvió lanzar una gran campaña por la defensa de Cuba frente a la burocracia restauracionista y el imperialismo, que consideramos que debe ser una de las tareas fundamentales de los revolucionarios en Latinoamérica. Como parte de estas iniciativas vamos a inaugurar un portal especial sobre Cuba para que todos los trabajadores puedan seguir cotidianamente la situación en la isla y donde expresaremos los principales debates a los que me refería. LVO: ¿No creés que frente a la crisis habría que llamar a una conferencia o congreso de las decenas de grupos nacionales y tendencias internacionales que en todo el mundo se reivindican trotskistas? EA: Si surgieran reagrupamientos de este tipo no te quepa la menor duda que participaríamos e intentaríamos discutir un programa marxista revolucionario consecuente y orientarlos hacia la fusión con lo más avanzado de la vanguardia obrera. Sin embargo, esto es altamente improbable porque en estas últimas décadas se han agudizado las diferencias, teóricas, políticas y estratégicas entre todos los componentes del llamado “movimiento trotskista” y nadie tiene hoy el proyecto de hacer ese tipo de conferencia internacional. A grandes rasgos, las distintas tendencias y organizaciones, o bien continúan actuando en forma conservadora como si nada hubiera pasado combinando distintos grados de oportunismo y sectarismo, como es el caso de la LIT dirigida por el PSTU de Brasil que sigue con un proyecto estrecho de “reagrupar al morenismo” a nivel internacional; o bien se han transformado en grupos “liquidacionistas”, como es el caso del Secretariado Unificado (mandelista), que apuesta en todo el mundo a diluirse en partidos amplios con sectores

www.ft-ci.org

reformistas liquidando la estrategia de formar partidos obreros revolucionarios. LVO: El PO, sin embargo, no plantea el desarrollo de una tendencia sino de una unificación en una organización que ellos llaman Coordinadora por la Reconstrucción de la IV Internacional… EA: Históricamente el PO tenía su propia tendencia latinoamericana junto con el POR boliviano de Guillermo Lora. Esta tendencia estalló ya hace mucho tiempo. En los últimos años se produjo una ruptura con el principal grupo solidario con PO que era Causa Operaria de Brasil. A partir de ahí empezaron a reforzar la política de la CRCI de la que hablás. Durante mucho tiempo sostuvieron que había que organizar a todos los que aceptaran cuatro puntos y como eje central la dictadura del proletariado. Desde que surgió la crisis mundial entraron en contradicción con el grupo italiano, uno de los tres o cuatro grupos que conforman la CRCI, ya que según Altamira estos no compartían la caracterización sobre la crisis. Recientemente, han planteado con la firma de Grisolía, el dirigente de un grupo italiano (que ahora parece que sí comprende la crisis), que: “La caracterización de la crisis mundial capitalista y las tareas que se desprenden de ella son el eje de delimitación política en la izquierda y el trotskismo. Sin otras condiciones que esta base teórica y la correspondiente acción práctica, reiteramos nuestro planteo de refundar la Cuarta Internacional”. Este llamado, si fuera serio, debería contener los lineamientos del programa y la estrategia para enfrentar la crisis. Mucho nos tememos que eso sólo sea una maniobra, y que, en última instancia, el PO se guarde como siempre el derecho arbitrario de determinar en forma sectaria quienes “comprenden” o no la magnitud de la crisis, como hizo con Grisolía. No necesitamos aclarar que el PTS y la FT en su conjunto no sólo caracterizan y sostienen el carácter histórico de la crisis sino que luchan en todos los países donde existen para unirse con la vanguardia proletaria en base al programa de transición y la estrategia del trotskismo. Pero las razones por las cuales el PO excluye al PTS y a la FT de su llamado no se deben a ninguna diferencia sobre “el carácter histórico de la crisis” sino por el simple hecho de que hemos tenido más éxito que el PO y sus amigos en fusionarnos

con los mejores elementos de la vanguardia obrera que salen a lucha en esta crisis como lo demostró en el último año la participación en Kraft en Argentina, el rol de liderazgo de nuestros compañeros de Brasil en la heroica huelga de más de 50 días del SINTUSP, o la intervención en la lucha de los electricistas mexicanos de nuestros compañeros de la LTS. Si la dirección del PO y los grupos de la CRCI no inician una discusión seria con el PTS y la FT quedará claro que su “propuesta” no es más que un mero “charlataneo” para aparecer como internacionalistas frente a sus militantes. LVO: Por último, el acto en el 70 aniversario del asesinato de Trotsky demostró no sólo un PTS, sino una organización internacional (la FT-CI) dinámica. ¿Qué relación establecés entre el desarrollo de la FT y la reconstrucción de la IV internacional como partido mundial de la revolución socialista? EA: En efecto, el acto al que asistieron miles de compañeros, representantes del sindicalismo de base de nuestro país, del movimiento democrático, estudiantil, etc., y donde hablaron múltiples oradores de Latinoamérica y Europa, fue la culminación de una conferencia donde se vio el desarrollo de jóvenes organizaciones marxistas revolucionarias que pegaron un nuevo salto en el último año, como en el caso de México -contra la corriente-, de Brasil, o de Argentina. Sin embargo, siempre hemos sostenido que la construcción de un partido mundial de la revolución socialista no será el producto de un desarrollo evolutivo de las pequeñas organizaciones -incluido el PTS- que hoy componen nuestro agrupamiento internacional. Desde el estallido de la crisis mundial venimos insistiendo en que el trotskismo, que concentra lo mejor de las experiencias del marxismo revolucionario en Occidente, sólo puede dejar de ser marginal si se fusiona con los mejores elementos de la vanguardia obrera de todos los países. En ese sentido, es un pequeño símbolo doblemente auspicioso la presencia en la conferencia como invitado del compañero Manuel Georget, dirigente de la CGT de Chartres y líder del único intento de control obrero que se dio en Francia en el último período. Digo doblemente auspicioso porque el compañero lucha también, como miembro del NPA (Nuevo Partido Anticapitalista) una organización que cuenta con miles

En Clave Revolucionaria
de militantes, por formar una tendencia revolucionaria dentro de este partido. En Francia, desde la FT, primero coincidimos con los compañeros del ex grupo CRI en la tendencia CLAIRE, luego avanzamos hacia el llamado a una tendencia revolucionaria donde participan compañeros obreros y dirigentes que han sido referentes de luchas importantes. El vuelco enérgico a la rica lucha de clases que ha habido en Francia durante este periodo es lo que ha permitido esta confluencia, y tenemos la esperanza de que mayores intervenciones en la lucha de clases y una intervención común en el próximo congreso del NPA, que está planificado para fines de este año, permita desarrollar una corriente dinámica en este partido, que sea una alternativa a la orientación oportunista y electoralista de la dirección del mismo. Es decir, que la combinación de una fuerte intervención en la lucha de clases y de un combate en los nuevos fenómenos políticos, en este caso el NPA, podrá hacer surgir nuevos fenómenos progresivos que sean muy superiores a la FT o a las diversas organizaciones que se reclaman del trotskismo en todo el mundo. Y esto tiene una importancia especial, ya que Francia no es sólo un lugar importante para la lucha del movimiento obrero sino que es uno de los países donde el trotskismo tiene mayor fuerza históricamente. La FT ni considera que la IV internacional va a surgir de su evolución natural como tendencia, ni confía en “reorganizar” al movimiento trotskista realmente existente a través de conferencias o congresos, cuestión que consideramos utópica por las diferencias de todo tipo que señalé antes. Nuestra organización se constituyó en la última década como un reagrupamiento defensivo creado para sostener en una época reaccionaria la teoría, la estrategia y el programa del trotskismo principista, atacado por todo tipo de revisionismos. Hoy, sin embargo, hay que dar pasos concretos en la reconstrucción de la IV Internacional. Por eso, lo que está planteado es lograr convergencias a partir de políticas en común en la lucha de clases, conquistando reagrupamientos, no sólo con lo mejor de la vanguardia obrera “independiente” en los “tests ácidos” de la lucha de clases, sino también buscando orientaciones comunes y acuerdos con aquellos sectores marxistas revolucionarios con los que empecemos a compartir un programa y una estrategia.

Nº 17 - Octubre 2010

Manuel Georget, Dirigente obrero francés

“Que nuestro combate por el control obrero inspire a otros en el mundo”

U

n saludo a ustedes, los hijos y las hijas de León Trotsky. (...) Saludo especialmente a los trabajadores de Zanon, Stefani y Kraft, mis camaradas de clase. (…)En el combate de clase que nos espera, la crisis del capitalismo mundial muestra toda su magnitud. Grecia no hace más que anunciar los ataques que la clase capitalista quiere imponer a los trabajadores en todos los países. Los planes de austeridad traerán más recesión, más despedidos y cierres de fábrica. En Francia, sólo en 2009 se suprimieron más de 250.000 empleos. Los trabajadores en Francia han luchado enormemente estos últimos años en combates heroicos pero que terminaron la mayoría de las veces en derrotas. En Philips Dreux, frente al proyecto de la patronal de despedir al 50% de los trabajadores en 2008, para deslocalizar una parte de la producción en Hungría, hicimos 11 semanas de huelga, con más de veinte piquetes bloqueando toda la zona industrial y una parte de la economía local, sin poder impedir que se pierdan los puestos de trabajo, luego de una vergonzosa traición de la burocracia sindical. Desde el comienzo de 2009, las duras luchas del proletariado industrial se extendieron a todo el país contra los despidos y cierres de fábricas. Los trabajadores franceses retomaron los métodos radicales heredados del ascenso revolucionario de los ‘60 y ‘70, como las ocupaciones de fábrica y los secuestros de patrones y gerentes. Sin embargo la gran mayoría de estos conflictos se llevó adelante con el objetivo de obtener mejores indemnizaciones, lo que equivalía a aceptar la derrota. Este fue el caso de combates heroicos como el de Continental, Molex o New Fabris. La cuestión que se plantea es saber si toda la energía de lucha de la clase obrera podrá dar lugar a victorias. Es por esto que pensamos que los métodos radicales también deben darse objetivos

radicales. Ante los cierres de fábrica, no hay que resignarse a negociar mejores indemnizaciones, sino luchar para impedir los despidos. Este programa es el único que permite unificar las luchas. Pero también para evitar la dispersión hay que poner en pie una coordinación a escala nacional e internacional. Establecer lazos entre los sectores combativos de todas las fábricas, independientemente de sus direcciones sindicales burocráticas que ya han mostrado que no harán nada para avanzar en el sentido del combate de los trabajadores. Es imprescindible la auto-organización de los trabajadores arrancándolos de la influencia de aquellos que defienden sus pequeños intereses de burócratas sindicales. Los trabajadores deben tomar en sus manos sus destinos y mostrar, como intentamos hacer en pequeña escala en Philips Dreux, que pueden dirigir su trabajo y sus vidas y que no necesitan de los parásitos capitalistas.( …) (…) Así como la lucha de Zanon y más recientemente de Stefani fueron una inspiración para los trabajadores de Philips, espero que nuestro combate pueda inspirar a otros trabajadores en Europa y en el mundo para enfrentar la crisis capitalista. Así como el rol de mis camaradas del PTS y especialmente de Raúl Godoy fue determinante para la victoria en Zanon, en Francia también necesitamos poner en pie un verdadero partido revolucionario que dé una perspectiva y un programa a la vanguardia obrera, a diferencia de los partidos de la extrema izquierda que en la mayoría de los casos se han limitado a acompañar las luchas por las indemnizaciones y han rechazado darle a los trabajadores un programa transicional para ganar. Con este espíritu hoy en Francia avanzamos en la construcción de una tendencia revolucionaria en el seno del Nuevo Partido Anticapitalista. Una tendencia que luchará por el programa de la revolución socialista internacional y que hará todo para fusionarse con los sectores más concientes de la vanguardia de los trabajadores. Es sólo detrás de esta perspectiva y el programa y la bandera de la IV Internacional que nos dejó León Trotsky que podremos retomar las mejores tradiciones de los trabajadores franceses: las de la revolución.

www.lrscostarica.blogspot.com

“Cada huelga como una escuela de guerra”.
Javier “Poke” Hermosilla Delegado Comisión Interna de Kraft ace un año estábamos en la lucha de Kraft, que fue testigo para la clase obrera argentina. Enfrentamos enemigos poderosos, una de las principales multinacionales de alimentos del mundo, la Embajada yanqui, la burocracia de Daer y al gobierno que nos reprimió salvajemente. Pero no pudieron derrotarnos. Expresamos un proceso profundo, de odio de los trabajadores a una burocracia corrupta y contra las condiciones de los ’90 que impusieron las patronales. Cuando ganamos la comisión interna, mostramos que los trabajadores reconocen a los que luchamos hasta el final y no cedemos ante el Ministerio de Trabajo del gobierno y sus actas de “paz social” como los que mostraron ser clasistas truchos. Hemos organizado dos numerosos encuentros de los delegados y comisiones internas combativas de la zona norte del Gran Buenos Aires. (… )Nos preparamos para un Gran Encuentro Nacional en noviembre, con nuestros hermanos de Zanon, del sector clasista del subte, con los ferroviarios que están luchando contra las tercerizaciones, y con tantos otros que somos parte de lo que se llama el “sindicalismo de base”(...) (...)Todavía no nos ha tocado enfrentar luchas tan agudas como las que debió protagonizar Trotsky o como las que hubo en los ’70. Pero el gran desafío que tenemos es prepararnos desde ahora para esos grandes acontecimientos. Y para eso es preciso que consideremos cada huelga como una “escuela de guerra” como decía Lenin. En toda fábrica existen compañeros que se mantienen organizados más allá de si hay lucha o no. Nosotros los llamamos “el activismo”. Nos proponemos que ellos estén organizados como el “ejército permanente” de nuestra clase, los compañeros con los que se puede discutir y planificar acciones cuando sea necesario, y que en las asambleas juegan un rol decisivo para ganar al conjunto de la base. Para esta organización de un ejército de activistas obreros son importantes los Encuentros de Trabajadores. Imagínense si podemos poner en pie 50 o 100 comisiones internas como la de Kraft y sindicatos como el Ceramista, en todo el país! Esto es central para la formación de un verdadero estado mayor de la clase obrera, sin el cual no podremos llegar a la victoria.

“Todo triunfo parcial, por más importante que sea, debe tomarse como parte de una guerra permanente
Cristian Castillo Dirigente del PTS de Argentina ompañeras y compañeros: hoy en este acto estamos homenajeando a quien fuera uno de los más grandes dirigentes de la clase obrera mundial. Hace 70 años León Trotsky era asesinado por un sicario enviado por Stalin. Con él se iba una inmensa personalidad revolucionaria, de quien fuera con Lenin el más importante teórico y estratega marxista del siglo XX. El que supo mantener la firmeza cuando otros flaqueaban, y que aún en la situación más hostil, estaba convencido que el futuro comunista era el único destino progresivo al que podía aspirar la humanidad. Su asesinato fue un punto culminante de una política de persecución, terror y muerte que la burocracia había lanzado sobre Trotsky y sus seguidores. Esta incluyó no sólo la muerte de sus cuatro hijos y el asesinato de varios de sus más íntimos colaboradores, sino el fusilamiento en masa de sus compañeros de lucha que heroicamente resistían al stalinismo en los campos de deportación y las prisiones de la Unión Soviética que se habían transformado en la escuela de una nueva generación revolucionaria que sólo pudo ser reducida a partir de una matanza generalizada. La muerte de Trotsky no fue un acto irracional, fue un frío cálculo político, basado en la previsión que la segunda guerra engendraría nuevamente la revolución, tal como había ocurrido en la guerra anterior con la revolución rusa. Y que en esa perspectiva, Trotsky, que encarnaba la experiencia viva de la revolución de octubre, seguía siendo de temer. .. (…)Para 1917 ya había pasado por dos exilios luego de fugarse de las cárceles y campos de deportación del zarismo. Había sido presidente del soviet de Petrogrado en la revolución de 1905, agitador contra la guerra imperialista y uno de los teóricos marxistas más brillantes de la época, previendo doce años antes qué dinámica iba a tener la revolución rusa. Si Trotsky hubiese muerto a comienzos de los años 20 del siglo pasado, más o menos en el momento en que murió Lenin, habría sido recordado como uno de los dos grandes líderes de la revolución de octubre, como el fundador del Ejército Rojo y su caudillo en la guerra civil, y como el mentor de la Tercera Internacional, que antes de su burocratización, en sus cuatro primeros congresos, constituyó el escalón más alto que encontró la construcción de un estado mayor de la clase obrera internacional. Y luego de todo esto, comienza su lucha

H

C

Vea los videos y discursos completos del acto en:

www.ft-ci.org

contra el stalinismo, primero dentro de la Unión Soviética y luego en el exilio, la batalla en la que Trotsky se consideraba cada vez más indispensable a medida que iba siendo eliminada toda la generación que había dirigido la revolución de octubre.(…)Porque esta lucha fue en primer lugar por mantener vivas las conquistas programáticas y estratégicas que en aquel entonces ya llevaban más de 100 años de historia del movimiento obrero, conquistas que el stalinismo buscaba liquidar, y que se habían enriquecido con las batallas dadas por la Oposición de Izquierda tanto al interior de la Unión Soviética como en el terreno internacional, como la política del frente único obrero para enfrentar al nazismo y la defensa de la independencia de clase frente al frente popular(…) (…)Mientras que la gran mayoría de todos los que en aquel entonces se decían progresistas justificaban a Stalin, e incluso los juicios de Moscú, la voz de Trotsky se alzaba para decir que si una revolución política liderada por la clase obrera no terminaba con el poder de la burocracia, ella misma era la que iba a encabezar la restauración capitalista. ¿Y qué otra cosa es lo que vimos suceder en la ex Unión Soviética, donde los viejos dirigentes del Partido Comunista se transformaron en los jerarcas que se quedaron con las empresas privatizadas y restauraron el capitalismo? ¿O en China, donde manteniéndose en el poder el Partido Comunista restauró el capitalismo y transformó al país más poblado de la tierra en el pulmón del capitalismo mundial en las últimas dos décadas? O en Yugoslavia y en los países de Europa Oriental, donde el capitalismo fue expropiado después de la segunda guerra mundial y donde se habían implantado regímenes burocráticos calcados del stalinismo y donde también el capitalismo fue restaurado después de 1989. Trotsky, lejos de hacer el juego a los capitalistas, como decían los amigos de la burocracia, jamás dejó de considerar que la Unión Soviética era una conquista de la clase obrera que había que defender no sólo contra los intentos de la burguesía mundial sino contra la política de la propia burocracia. Decía con claridad que la única manera de preservar las bases económicas conquistadas con la revolución era barrer con la burocracia e implantar un régimen basado en la democracia de los trabajadores, que permitiera transformar a estos estados en trincheras de la revolución socialista internacional. ¡Cómo se ha aprovechado el imperialismo mundial identificando el comunismo con el stalinismo, el gobierno de los trabajadores con el despotismo de la burocracia! Y esta cuestión, compañeros, sigue siendo actual como lo vemos en el caso de Cuba, amenazada por la restauración capitalista no sólo por la criminal agresión del imperialismo con su bloqueo sino por la propia acción de la burocracia gobernante que se prepara a seguir el camino de sus amigos de China, Vietnam o la Unión Soviética(…) (…) El carácter mundial del sistema capitalista que enfrentamos plantea a la clase obrera

En Clave Revolucionaria
la necesidad de su organización política no sólo a escala nacional, para luchar por el poder en cada país, sino internacionalmente, para enterrar para siempre al imperialismo, recurriendo a la lucha común de los trabajadores de todos los países. (…)Los principales estados imperialistas están fuertemente endeudados y crecen las advertencias sobre que lo peor de la crisis está por llegar. Aunque en algunas regiones del mundo, como acá en América Latina, la economía se recuperó luego de un primer sacudón, la situación general es precaria. Cuando son los centros del capitalismo mundial los que están afectados, nadie puede seriamente pensar que puede salir indemne de la crisis. Es en el marco de este período signado por la crisis capitalista, que el legado de Trotsky recobra más actualidad que nunca. Del stalinismo, compañeros, prácticamente no queda nada en pie. Donde están en el gobierno aplican planes de ajuste iguales a los de los gobiernos conservadores, igual que hacen los socialdemócratas. Por su parte, los gobiernos y movimientos populistas, más allá de la retórica de ocasión, no ofrecen más que parches al sistema. Aunque nos hablen del “socialismo del siglo XXI” como Hugo Chávez ninguno de ellos se plantea abolir el dominio de la propiedad privada y organizar la economía en base a un plan democrático para satisfacer las necesidades de los trabajadores y las masas explotadas. Menos que menos levantan una estrategia para terminar con la dominación del imperialismo a nivel mundial. (…)La clase obrera, lejos de haber desaparecido como nos decían en los ’90, se ha reconfigurado y expandido geográficamente, como lo expresan el despertar de la clase obrera china y de otros países de la región. La experiencia histórica nos muestra que la clase obrera no va a dejar pasar sin lucha los nuevos ataques del capital para hacer pagar la crisis a la clase obrera. Pero también nos muestra que si los trabajadores no cuentan con una dirección revolucionaria, con un verdadero estado mayor, la energía de las masas se va a evaporar si los que dirigen son quienes buscan la conciliación con el capital. Y sabemos también que vamos a tener que enfrentar el recurso de a todo su arsenal de métodos contrarrevolucionarios y reaccionarios para que la crisis la pague la clase obrera(…) (…)Nuestro partido está comprometido, junto con los compañeros que hoy han estado aquí presentes en la lucha por reconstruir la Cuarta Internacional. Es un proceso que no se va a dar por el crecimiento evolutivo de nuestra corriente sino a partir que los nuevos contingentes de la vanguardia obrera y juvenil que entren al combate en este período de crisis mundial tomen como propio el programa y la estrategia para llevarlos a la victoria, y esto, estamos seguros, nos llevará a la convergencia con otros sectores que reivindiquen el programa socialista obrero y revolucionario(…) (…)Compañeras y compañeros, nuestro mejor homenaje a 70 años de su asesinato es redoblar nuestras energías para que la perspectiva por la que Trotsky luchaba cuando fue asesinado por un sicario de Stalin siga viva y se materialice. Porque estamos convencidos que si el movimiento obrero va a volver a ser alternativa para millones en este siglo va a serlo bajo las banderas del programa del trotskismo. ¡Viva la clase obrera mundial! ¡Viva la lucha por la reconstrucción de la cuarta internacional! ¡Viva el socialismo!

Nº 17 - Octubre 2010

Por: Santiago Lupe Clase contra Clase El 29 de Septiembre la clase trabajadora ha asestado el mayor golpe al Gobierno de Zapatero desde su llegada al poder en 2004. Presentamos a continuación una primera crónica aportada por compañeros del grupo Clase Contra Clase de España, integrante de la FT-CI y grupo hermano de la LRS. Huelga general, piquetes y marchas multitudinarias

L

La industria y la construcción han quedado paradas, haciendo disminuir el consumo eléctrico nacional más de un 20%, por debajo del de un domingo. No se ha fabricado ni un solo automóvil y el resto de sectores industriales oscila el acatamiento del paro entre el 70 y el 95%. Los grandes servicios, como la recogida de basuras, también se han sumado masivamente, dejando a más de 150 ciudades con los residuos sin recoger. Los mercados centrales de distribución han permanecido horas bloqueadas, facturando algunos de ellos tan solo el 10% de lo normal. En la educación el paro ha sido acatado por más de la mitad de los docentes, y muchas universidades han amanecido cerradas o desiertas. La prensa ha sacado ediciones reducidas de la mitad de páginas, y casi todas las cadenas han emitido material grabado. Incluso las televisiones autonómicas de Madrid y Andalucía han estado sin emisión alguna desde las 0 horas. En los transportes el Gobierno había pactado algunos servicios mínimos

rompehuelgas con las direcciones estatales de CCOO y UGT, un vergonzoso pacto que ha evitado la paralización total de las ciudades. Aún así por fuera de los mínimos (de un 25% de media) el número de esquiroles que han podido burlar los piquetes ha sido nulo. Incluso en algunas ciudades como Madrid, donde no se habían acordado los mínimos con el Gobierno de la comunidad autónoma (del PP), se han boicoteado por los piquetes. En el caso de los autobuses urbanos de la capital, de 800 fijados por ley sólo han logrado salir de cocheras 100 de ellos. Los piquetes han estado desde la noche del martes de vigilia en las puertas de los centros de trabajo, han cortado carreteras, cerrado polígonos de pequeñas empresas donde la dictadura patronal hace muy difícil la organización y el paro… miles de obreros han garantizado con su militancia que el país quedase paralizado, enfrentando la represión de los distintos cuerpos represivos desplegados para la ocasión que han dejado más de 100 detenidos. Finalmente la jornada ha concluido con masivas movilizaciones en más de cien ciudades. Se ha tratado de movilizaciones históricas con cientos de miles en Madrid y Barcelona. La clase obrera ha dicho basta. Ha mostrado su fuerza, y abre la posibilidad de que la situación dé un giro y los trabajadores empecemos a recomponer nuestra capacidad de lucha contra los ataques históricos que se preparan. La jornada ha estado jalonada por cientos de combates, que de conjunto configuran un paso adelante en este sentido. En este primer artículo no podemos (Sigue en la página 14)

www.lrscostarica.blogspot.com

dar cuenta de todas ellas, pero sí de aquellas en las que hemos formado parte. En Zaragoza los compañeros de Clase contra Clase impulsamos la formación de piquetes estudiantiles que acudieran a apoyar los piquetes obreros. Así un grupo de universitarios y estudiantes de enseñanza media se sumaron desde el lunes a los paros del transporte urbano (que se comenzaron el lunes 27), y el 29 fueron a apoyar a una empresa auxiliar de GM, Jhonson and Controls en sus piquetes de noche y madrugada. Estos trabajadores han correspondido este apoyo con su participación en el piquete universitario, junto con estos mismos estudiantes y trabajadores de servicios de la UZ. El campus ha quedado completamente bloqueado, impidiendo la entrada de vehículos y sellando las puertas de todas las facultades del principal campus. Una excelente experiencia de unidad obrero-estudiantil. En Barcelona venimos participando de un agrupamiento de la izquierda sindical impulsado por los trabajadores de los autobuses urbanos. Participamos de piquetes obreros como el de SEAT (la mayor automovilística del Estado español, con 11.000 trabajadores) y el de los mismos autobuseros, donde hemos intentado bloquear los servicios mínimos pactados por los dirigentes de CCOO y UGT de la empresa. También hemos sido parte de los piquetes estudiantiles que han ido cortando algunas de las principales vías de comunicación de la ciudad, y participamos del piquete unitario de la izquierda sindical y sectores juveniles, que ha sufrido una fuerte represión que ha causado la mitad de las detenciones de todo el Estado y el desalojo de una ocupación de un importante banco realizada recientemente. En ambas ciudades CcC ha participado en las manifestaciones junto con los sectores de la izquierda sindical, defendiendo la necesidad de conformar un bloque que se plantee la lucha contra la política de los actuales dirigentes de CCOO y UGT y sus intenciones de volver al “diálogo social” después del 29S. En lo inmediato está planteada la obligación de todas las organizaciones obreras y de la izquierda de luchar por la libertad y desprocesamiento de todos los detenidos. En adelante el combate contra los ajustes de Zapatero tendrá que continuar, arrastrando al conjunto de sectores de nuestra clase y sectores populares que padecen la crisis capitalista y sentando las bases para la recomposición de un movimiento obrero combativo y de base.

Por: Diego Dalai l revuelo mediático en torno a la declaración de Fidel Castro de que “El modelo cubano ya no funciona ni para nosotros”, en un evidente apoyo a las políticas de “actualización del modelo” de su hermano Raúl, así como la desmentida posterior, expresa que Cuba está inmersa en un dinámico proceso político provocado por la difícil situación económica y las medidas pro mercado y de ajuste fiscal, como el despido de 500.000 trabajadores estatales (ver aparte). Esta situación abre un debate en la izquierda trotskista en torno al carácter actual del Estado cubano, el régimen castrista y la política que deben levantar los revolucionarios. El PSTU-Brasil y su corriente internacional la LIT, sostienen que “A final de los 80 y comienzos de los 90 (…) la dirección castrista comenzó a desarrollar una política de restauración capitalista y de desmonte de las bases del estado obrero. Los pilares fundamentales de una economía planificada (el plan central gubernamental y el monopolio del comercio exterior) ya no existen y la economía cubana funciona según las leyes capitalistas de mercado” (Frente a la muerte de Orlando Zapata Tamayo y las libertades en Cuba, 15/03/10 en www.lit-ci.org). Para la LIT, hoy Cuba es un país capitalista más, recolonizado “por los imperialismos europeo y canadiense”. Si esto es cierto, ¿cómo explica la LIT que la burguesía gusana de Miami, no haya recuperado sus propiedades? ¿O que no haya inversiones norteamericanas en Cuba? A menos que se crea que Washington ha decidido resignar el dominio económico sobre la mayor de las Antillas a los imperialismos español o canadiense; o peor aún… a Venezuela o Brasil. ¿O que habiéndose restaurado el capitalismo hace ya 15 años, Cuba mantenga importantes conquistas sociales, incluso en medio de la ofensiva neoliberal restauracionista? Para la LIT, son “conquistas que restaron”, podríamos decir “remanentes”. Pero basta con ver las terribles consecuencias sociales que tuvo la restauración en la URSS dónde los índices de

E

desarrollo social cayeron estrepitosamente, o los países del Este europeo que se convirtieron en reservorios de mano de obra barata para los monopolios europeos. Es evidente para cualquiera que perdura una diferencia esencial entre esos países y Cuba. Y esta diferencia no es una conquista económica o social que puede haber en un Estado capitalista, sino el producto de haber expropiado a la burguesía, expulsado al imperialismo y planificado, aunque burocráticamente, la economía. Aun bajo el criminal bloqueo yanqui, existen altos índices de desarrollo social en Cuba: nulo analfabetismo, de malnutrición infantil, esperanza de vida en torno a los 80 años, desocupación por debajo del 2%, mortalidad infantil del 6 cada 1.000 (el promedio en América latina es de 14), un médico cada 150 habitantes, etc., son consecuencia de los profundos cambios sociales ocurridos con la revolución de 1959 que destruyeron las relaciones sociales capitalistas en el país. Las reformas capitalistas y el Estado actual La LIT confunde el proceso de liquidación del Estado obrero burocrático con su consumación. Y, negando las conquistas de la revolución que aún perduran, se niega a defenderlas. No se puede luchar por lo nuevo, sin defender lo conquistado. Las históricas deformaciones burocráticas en la economía, como la dependencia del monocultivo de azúcar o la ausencia de control y gestión obrera en las fábricas y en la planificación de la economía, provocaron una estrepitosa caída entre 1989 y 1993 y un profundo debilitamiento de las bases del estado obrero con amplias concesiones al capital extranjero en el “periodo especial”. Estas reformas procapitalistas, casi eliminaron el monopolio estatal del comercio exterior, prácticamente liberado para las empresas mixtas (51% estatal y 49% capitales extranjeros) y la planificación económica disolviendo la Junta de Planificación y liberando la economía en importantes ramas como turismo y minería (manteniendo “presupuestado”, estatal, las ramas de los servicios a la población, la producción

www.ft-ci.org

En Clave Revolucionaria
agrícola y la producción industrial local). La LIT confunde esa fuerte erosión de las bases de la economía nacionalizada, con la restauración misma y se ha quedado en aquellos años sin molestarse en hacer un estudio concreto de la economía actual, revisando los cambios posteriores ocurridos en los últimos 15 años. El licenciado Yuvy Martínez Pérez de la Universidad de Cienfuegos, señala que: “(…) a partir de 1990 se dejó de llevar el plan anual de la economía nacional a la Asamblea Nacional del Poder Popular (ANPP) para su aprobación, hasta 1995 cuando la economía comienza a estabilizarse y se someten a consideración de la ANPP los lineamientos del plan económico y social, se emiten por el Ministerio de Economía y Planificación (MEP) las cifras aprobadas y se inicia el trabajo para reestablecer el control del plan (…) y ya para el año 2000 toma fuerza la planificación concretada en el sistema de planes (…)” (“El proceso de planificación empresarial en Cuba”, 2008). El giro implementado desde 2003 A partir de 2003 se tomaron varias medidas que revirtieron parcialmente las reformas del periodo especial. Se mantuvo lo esencial: el régimen de empresas mixtas, las zonas francas implementadas en 1997, la extensión del sistema de “perfeccionamiento empresarial” y la dualidad monetaria. Pero se redujo la inversión extranjera, pasando de 358 empresas mixtas en 2000 a 250 en 2009, se prohibió nuevamente la circulación del dólar (generalizando el uso del peso convertible) lo que volvió a centralizar todas las divisas en el Banco Central, permitiendo al Estado recuperar el control sobre la economía y sobre gran parte del comercio exterior. Un catedrático de la universidad de Pittsburgh señala que en este período el gobierno de Fidel, “recentralizó las decisiones económicas, desdolarizó la economía, creó una cuenta única en el Banco central de Cuba (BCC) para depositar todas las divisas y recortó el pequeño sector privado por cuenta propia”. Respecto del monopolio del comercio exterior, plantea que “China rompió el control del comercio exterior por el ministerio central y devaluó la moneda para hacer sus exportaciones competitivas, mientras que Vietnam liberó la tasa de cambio y dejó que la moneda flotase con resultados similares. Por el contrario,

Nº 17 - Octubre 2010
Una “dictadura capitalista”… y una “revolución democrática” La LIT sostiene que al haber cambiado el carácter del Estado y perdurar al mismo tiempo la dictadura de partido único, Cuba es hoy “una dictadura capitalista”, como fue la Argentina entre el ’76 y ’82 o Brasil del ’64 al ‘84. Por lo tanto, para esta corriente, “el centro de nuestro programa de reivindicaciones para Cuba es de lucha frontal contra la dictadura y por las más amplias libertades democráticas (…) para todas las corrientes opositoras, incluidas las burguesas” (ídem.) Aunque la LIT planteé que esto no significa “ningún compromiso con esas corrientes

en 2003 Cuba revirtió la descentralización modesta del comercio exterior de los años 90 y reconcentró el poder en el Ministerio de Comercio Exterior y el Banco Central” (Carmelo Mesa Lago, “La economía cubana en la encrucijada”). Volviendo a la posición de la LIT, ¿cómo explican la ausencia de una clase explotadora local y que la burocracia se limite a “defender la propiedad de las empresas extranjeras”? Simplemente no puede explicarlo. Es que la burocracia no ha podido convertirse aún en propietaria de los medios de producción fundamentales que siguen en manos del Estado o en asociación con capitales extranjeros a través de empresas mixtas. Como gerentes de estas empresas, los funcionarios hacen

www.lrscostarica.blogspot.com

negociados de todo tipo a costa del Estado e intentan “apalancarse financieramente” esperando quedarse con los bienes públicos. Un claro ejemplo de esto son los recientes casos de corrupción de Rogelio Acevedo y Max Marambio (ver LVO 382 y 384). Desde que Raúl Castro reemplazó a su hermano en el poder en 2006 y anunció en 2007 su voluntad de realizar “cambios estructurales”, la burocracia ha acelerado su curso restauracionista. Aunque “sin apresuramiento e improvisaciones”, entre otras medidas, ya se redujeron subsidios, se entregaron tierras en usufructo a campesinos individuales y cooperativas, se ligó el salario a la productividad, se elevó la edad jubilatoria y se profundizó el racionamiento. Sin embargo, el proceso de restauración está íntimamente ligado al grado en que los distintos imperialismos, y en particular la burguesía gusana exiliada en Miami, reconozcan a la burocracia como

burguesas o proimperialistas” y que permitiría “a los trabajadores luchar para hacer la revolución socialista”, lo cierto es que hoy levantan un programa meramente democrático burgués, coincidiendo con sectores socialdemócratas y liberales que plantean que el problema central de Cuba es la falta de democracia. Así, terminan en los hechos, como último eslabón de la política imperialista, tanto de EEUU como de la UE, que intentan restaurar el capitalismo a través de una contrarrevolución democrática. Una revolución política, la única salida progresiva para Cuba La sección de la LIT en Argentina, el FOS, un pequeño grupo sin incidencia en la lucha de clases, repitiendo los ridículos argumentos de “su corriente madre”, nos acusa de defender a los Castro. Desde el PTS y la FT-CI estamos en las antípodas de poner un

signo igual entre la defensa de las conquistas de la revolución con la defensa de la burocracia gobernante como muchos “amigos de Cuba” que se “hacen los distraídos” en torno al rol que juegan las FAR, la institución más poderosa del país, transformada hoy en el principal agente de la restauración capitalista. Controlan un 30% de las empresas estatales, así como el 65% de las divisas que ingresan al país. Es por eso el sector mejor posicionado para pasar de ser administradores a propietarios asociados con el capital extranjero. Por eso luchamos por una revolución política que partiendo de la defensa de las conquistas de la revolución, derrote el bloqueo imperialista y ponga fin a la burocracia y sus privilegios. Contra

el régimen burocrático de partido único y contra el programa de establecer una democracia burguesa parlamentaria, luchamos por tirar abajo el régimen burocrático y establecer un estado obrero revolucionario basado en consejos de trabajadores, campesinos y soldados, y por la plena legalidad para los partidos que defiendan las conquistas de la revolución y los que se reivindiquen anticapitalistas. Una revolución que revise todas las medidas procapitalistas impuestas desde el periodo especial hasta hoy e imponga una planificación democrática de la economía. Que ponga al frente del Estado obrero una dirección revolucionaria y ligue los destinos de Cuba a la revolución internacional.

Vergonzosamente, el 13/09 la Central de Trabajadores de Cuba (CTC) emitió un Pronunciamiento donde anuncia “En correspondencia con el proceso de actualización del modelo económico y las proyecciones de la economía para el periodo 2011-2015, se prevé en los Lineamientos para el año próximo la reducción de más de 500 000 trabajadores en el sector estatal y paralelamente su incremento en el sector no estatal. El calendario para su ejecución está concebido por los organismos y empresas, hasta el primer trimestre del 2011” (los destacados son nuestros). “La CTC y los sindicatos estamos comprometidos y velaremos por la más estricta observancia y aplicación del principio de idoneidad demostrada al determinar el mejor derecho para ocupar una plaza, así como por la transparencia en lo que debe ejecutarse”. Es decir, que será la propia central obrera la encargada de seleccionar a los que conservarán sus puestos, mientras no dice una palabra de la creciente desigualdad social, los privilegios y la corrupción de la burocracia. Vergonzoso. La clase obrera cubana debe enfrentar el ajuste, que sigue profundizando el camino de la restauración capitalista liquidando las conquistas obreras. Por eso luchamos por plenos derechos de reunión y organización para que los trabajadores puedan organizarse libremente.

www.ft-ci.org

Master your semester with Scribd & The New York Times

Special offer for students: Only $4.99/month.

Master your semester with Scribd & The New York Times

Cancel anytime.