Manejo de Cifras Significativas Resumen Reglas para contar el número de cifras significativas.

Regla 1 Todos los dígitos distintos de cero son cifras significativas. Regla 2 Los ceros que están entre dos dígitos distintos de cero son cifras significativas. Regla 3 Los ceros situados a la derecha de la coma y después de un dígito distinto de cero son cifras significativas. Regla 4 Los ceros situados a la izquierda de la primera cifra distinta de cero, no son cifras significativas, sólo indican la posición del punto decimal. Regla 5 Para números enteros, sin decimales, los ceros situados a la derecha del último dígito distinto de cero pueden o no ser cifras significativas. Si se utiliza notación exponencial se evita esta ambigüedad. Regla 6 Las potencias de 10 se usan para marcar las cifras significativas. Reglas para aplicar en las operaciones Regla 1 La cantidad de cifras significativas con que debe escribirse el resultado de un producto o un cociente es igual a la cantidad más pequeña de cifras significativas que tenga cualquiera de los números que se multiplican o dividen. Regla 2 Para reportar con el número correcto de cifras significativas el resultado de una SUMA (o una RESTA), donde los sumandos son resultados de mediciones previas, se redondea el resultado teniendo en cuenta cuál de los dos sumandos posee la menor cantidad de cifras decimales. Es decir, el resultado debe tener el mismo número de posiciones decimales que el sumando que tiene menos decimales. Regla 3 El resultado de operar con las funciones trascendentes, como el seno, el arco tangente, la función logarítmica, la función exponencial, etc., se escribe con el mismo número de cifras significativas que tenga el argumento. Nota Cuando se realizan una serie de cálculos sucesivos se deben retener al menos 2 dígitos .extras. Más allá del número de cifras significativas, y sólo se redondea la respuesta al número de cifras significativas correcto. Si se debe desechar un dígito, se debe aproximar el anterior. Si el dígito que se va a remover es menor que 5, el dígito que lo precede queda igual. Si es mayor o igual que 5, el dígito que lo precede crece en uno. En la literatura se encuentran otros criterios para redondear. El número de cifras significativas es el número mínimo de dígitos que se necesitan para expresar científicamente un valor sin que se pierda la exactitud. Una cifra significativa es un digito que indica el valor de una cantidad en el lugar en el que esta colocada (unidades, decenas, centenas, decimas, centésimas, milésimas, etc.) las cifras significativas que llevan un numero son los dígitos necesarios para expresar la precisión de la medida; deben estar incluidas todas las cifras ciertas y la primera incierta o dudosa del mismo. A menos que esta establecida la incertidumbre de la cifra dudosa, se entiende generalmente que dicha incertidumbre es +- 1 en el ultimo digito. 1.2.2 Cifras significativas

y y y

y y

Las mediciones se realizan normalmente a través de instrumentos; por ejemplo, un velocímetro para medir la velocidad de un automóvil, o un odómetro para medir el kilometraje recorrido. El número de cifras significativas es el número de dígitos t, que se pueden usar, con confianza, al medir una variable; por ejemplo, 3 cifras significativas en el velocímetro y 7 cifras significativas en el odómetro. Los ceros incluidos en un número no siempre son cifras significativas; por ejemplo, los números 0.00001845, 0.001845, 1845 y 184500 aparentemente tienen 4 cifras significativas, pero habría que conocer el contexto en el que se está trabajando en cada caso, para identificar cuántos y cuáles ceros deben ser considerados como cifras significativas. El manejo de cifras significativas permite desarrollar criterios para detectar qué tan precisos son los resultados obtenidos, así como evaluar los niveles de exactitud y precisión con que son expresados algunos números tales como T, e ó ˜2. Alternativamente al número de cifras significativas, está el número n de dígitos en la mantisa, que indica el número de cifras a considerar, después del punto decimal. En operaciones manuales, el número de dígitos en la mantisa sigue teniendo vigencia, aunque ha sido desplazado poco a poco por el número de cifras significativas que, por diseño, manejan calculadoras y computadoras.