You are on page 1of 164

Josep Maria Montaner

REPENSAR BA RCE L O N A
Primera edición: mayo de 2003

Diseño de la cubierta: Edicions UPC


Dibujo de la cubierta y portadillas: Josep Maria Montaner

© Josep Maria Montaner, 2003

© Ilustraciones: Rosa Feliu, Josep Maria Montaner, Zaida Muxí, 2003

© Edicions UPC, 2003


Edicions de la Universitat Politècnica de Catalunya, SL
Jordi Girona 31, 08034 Barcelona
Tel.: 934 016 883, edicions-upc@upc.es
www.edicionsupc.es

© ETSAB, 2003

Producción:
CPET (Centre de Publicacions del Campus Nord)
La Cup. Gran Capità s/n, 08034 Barcelona

Depósito legal: B-25773-2003


ISBN: 84-8301-700-8

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copy-
right, bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción total o parcial de esta
obra por cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprografía y el tratamien-
to informático, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo
públicos.
Prólogo
El compromiso de opinar gonistas del debate internacional en el sector.
Como crítico –pues se puede teorizar mucho sin
Entró tímidamente en el aula y no supimos si era un mojarse- tiene una capacidad envidiable y ha decidido
alumno madurito rezagado o el profesor. Pero como fi- comprometerse con la realidad aportando su punto de
nalmente subió a la tarima y tomó la palabra dedujimos vista sobre la diversa problemática del urbanismo, la ar-
que era el nuevo profesor de Historia y Composición. quitectura y el diseño. Ha escrito decenas de libros acer-
Enseguida noté una empatía por aquel sabiondo de cara ca de temáticas variadas y ha impartido conferencias por
aniñada que transmitía entusiasmo contenido a lo que todo el mundo, especialmente en Latinoamérica, donde
decía. Por aquel entonces en la Escola Tècnica Superior trabaja con regularidad desde hace años. También ha
d’Arquitectura teníamos a buenos arquitectos pero que organizado tinglados culturales, exposiciones, debates
eran malos como profesores. Pero, a cambio, pululaban peliagudos, talleres, concursos y premios, y se ha com-
eminencias pensantes como Eugenio Trías, Xavier Ru- prometido con la ETSAB, el COAC, el FAD,… Como
bert de Ventós o Félix de Azúa, que apenas daban clases periodista, desde El País, La Vanguardia, y tantos otros
y cuando lo hacían era difícil encontrar un hueco en el medios lleva realizando una ingente labor de informa-
aula, de la que salían pitando. A otros, también brillan- ción y de opinión desde hace 20 años.
tes, como Quetglas, Azara, Lahuerta o Montaner, los Pero, más allá de su trabajo, es un personaje com-
teníamos más a mano. prometido con su tiempo, erudito historicista, pero inte-
Montaner, bajo las alas del reputado Ignasi de resado en vivir lo nuevo, preocupado por lo social, por la
Solà- Morales, emprendía un ambicioso vuelo, que hoy política, liberado de la endogamia que a menudo aísla en
en día sigue en ascenso. Su vida está entregada con frui- un dulce cocoon a los doctores arquitectos catedráticos.
ción a la arquitectura, que canaliza a través de diversas Y toda esta aventura activista ha contado con un
actividades: la pedagogía, la teoría, la crítica, los pro- refuerzo de lujo durante estos últimos años: el de su
yectos culturales y el periodismo. Pero también ha vivi- compañera, la también arquitecta Zaída Muxí.
do algunos episodios de trabajo proyectual, lo que le da
la dimensión real del drama de la praxis arquitectónica.
Ya sabe que no es cosa de broma. Cuando ejerce como En sintonía con la música que toca
pedagogo, puedo dar fe de su capacidad transmisora de
conocimiento, así como de su compromiso y preocupa- Releer los artículos que siguen ha sido un fascinante
ción por la calidad en la enseñanza universitaria. Como paseo por el túnel del tiempo. Parece mentira que tan
teórico es, sin duda, uno de los puntales nacionales de pocos años hayan dado para tanto. Ha sido un viaje ver-
mayor prestigio y con una obra más refrescante. Y, tiginoso. Y sobre todo apabullante, por la cantidad de
además, es uno de nuestros pensadores más solicitados problemas que aborda, los protagonistas de los mismos,
internacionalmente, que lleva años haciéndonos prota- el encuadre ideológico, la historia de fondo. Montaner
< hace muchas cosas: destapa “marrones” ocultos, pro-
Vista de Colom. Foto: Zaida Muxí, 2000. pone terapias, hace predicciones certeras, advierte de

5
riesgos inminentes, alaba experiencias positivas... Pero Otro de sus defectos capitales es la valentía: en
me gustaría destacar una virtud que le envidio profunda- contraposición a los muchos que dicen mucho sin mojar-
mente: su capacidad de interrelación (algunos lo llaman se nada, él ha preferido el camino tortuoso del compro-
inteligencia). Es capaz de ordenar meticulosamente mi- miso sincero. Dice lo que piensa y reivindica el derecho a
llones de datos en su disco duro y, a diferencia de otros, una opinión libre, no sólo para él sino para todo quisque:
acto seguido, hacerlos saltar de sus casillas, para ofrecer para incentivar el necesario debate que toda ciudad, país
una explicación trastocada, sugerente y a menudo con- y disciplina necesitan para prosperar. Mucha gente se
vincente. Entonces lo vemos diáfano. Pero a nosotros queja de que no haya crítica arquitectónica, como la hay
no se nos habría ocurrido antes. Posee una especial cinematográfica o política. Pero nadie se atreve a ejercer-
capacidad para pasar sagazmente de Blade Runner a la por miedo a las represalias. Montaner está azuzado por
la filosofía, empalmando con los yuppies y las últimas unos para que diga la verdad, para que detecte lo que no
teorías de Derrida. Montaner es un tipo cultísimo, pero funciona, para que denuncie el oscurantismo de ciertos
engordado con mixtura nutritiva. No sólo de arquitec- proyectos, la prepotencia de la Administración, la falta
tura se alimenta el hombre. Ávido de ideas y datos, ha de participación, pero es él quien pone la pluma. Los que
sabido acumular historia, –es un excelente cronista–, reciben sus críticas entonces lo consideran un traidor, un
pero también le preocupa la actualidad más vanguardis- enemigo. Su firma es de las pocas que ha sido valiente, y
ta. Está enterado de las intrigas de palacio, pero también tampoco ha tenido reparo alguno en rectificar cuando la
sabe cómo se vibra en la calle. Pone la antena, lo mezcla situación lo mereciese. Ojalá tuviésemos más Montaners,
todo y le saca sustancia. con opiniones diversas, pero decididos a plantear públi-
camente en los diarios los problemas que a todos nos
incumben. Que sólo tenga de frontón al incombustible
Sus defectos y certero Oriol Bohigas no deja de ser incomprensible
a estas alturas. Algo no funciona en el debate barcelo-
Montaner, sin embargo, tiene un aparente defecto: se le nés cuando sólo se puede decir amén. Los artículos que
entiende todo. Lejos de ejercer el cripticismo de otros siguen nos hablan de una ciudad brillante, pero que a
colegas, convencidos de que cuanto más complicado veces se tuerce; de una disciplina, la arquitectura, con
mejor, él ha decidido escribir para comunicar, no para tendencia natural a la mediocridad y a la especulación.
“epatar”. Al acabar de leer sus escritos no exclamas: Pero también ofrecen muchas alternativas y esperanzas,
¡Madre, qué burro soy y qué listo quien escribe!, sino con un discurso propositivo moderno, con confianza en
que te enteras de algo nuevo. A pesar de la densidad de el futuro, con propuestas concretas y un ideario humani-
su riqueza léxica y sus citas, logras captar con claridad tario que sabe coser casa, cosa y persona. Nos importa un
el planteamiento de la cuestión y cuál es, sin escamoteo, rábano la arquitectura si no es función de sus usuarios.
su opinión. Otro error: a Montaner se le ve el plumero Montaner lo proclama con acierto desde hace tiempo, y
de ser de izquierdas, pero no de los que dicen ser de iz- seguro que las cosas nos van un poco menos mal gracias
quierdas sino de los quieren serlo; le interesa lo público, a su faro constante. A todos nos conviene que siga encen-
lo colectivo, lo social, lo que les suele importar un pito a dido y dando vueltas.
los ego-arquitectos y demás creadores. Y el discurso de
la sostenibilidad no lo utiliza como coletilla simpática
en sus escritos, sino como convicción precoz desde hace Juli Capella
ya muchos años. Abril de 2003

6
Premisa
“Sólo este lenguaje instantáneo se revela eficaz Repensar Barcelona no significa sólo reflexionar
para encarar el momento presente.” sobre dicha ciudad sino que tiene, como mínimo, dos
objetivos más. Uno, en la medida que Barcelona como
Walter Benjamin. Sentido único (1928) capital es síntoma de Cataluña, significa pensar sobre
las formas de la cultura y de la vida catalanas contem-
poráneas. Dos, a partir del análisis de la evolución de
una ciudad concreta, comporta repensar la metrópolis
Este libro es una antología de los artículos más repre- contemporánea en general y tantear unos nuevos instru-
sentativos que he publicado en El País en el período mentos teóricos para el urbanismo.
que va de 1984 a 2001. Es decir, sigue el arco temporal Existe, además un escenario de fondo, la reflexión
definido por dos novelas de ficción –1984 de George constante sobre la evolución de la arquitectura contem-
Orwell, y 2001: una odisea en el espacio de Arthur C. poránea desde 1984 hasta el 2001, y un trasfondo meto-
Clarke–; cubre dos hitos que se lanzaron como futuros dológico, la voluntad de responder a la siguiente inter-
lejanos y que el devenir de la humanidad en el tiempo pelación: ¿Cuáles podrían ser los métodos de la crítica
ha alcanzado y ha convertido en una realidad distinta para la vida cotidiana en la metrópolis contemporánea?
a la prevista. Un futuro señalado como objetivo, que se Hay, además, otra voluntad en estos escritos, conseguida
convirtió en presente y que ahora ya es un pasado que o no: la búsqueda de pasajes que permitan comunicar
debemos repensar. la lengua específica del mundo de la arquitectura y el
Entre estas dos fechas, 1984 y 2001, es decir, des- urbanismo con el lenguaje común de los ciudadanos. En
de cuando inicié las colaboraciones en El País hasta el el apartado de los agradecimientos, debo reconocer, en
pasado reciente, se recoge una selección de artículos que primer lugar, a los compañeros, periodistas y colabora-
intentan pensar y repasar temas recurrentes: la evolución dores de El País, en especial a Tomás Delclós, que fue
urbana de Barcelona, la arquitectura y la ciudad contem- quien me encargó los primeros artículos.
poráneas, las relaciones entre arte, arquitectura y ciudad, Al poeta y editor Àlex Susanna, gran amigo, que
los problemas del medio ambiente, la arquitectura de la me animó a preparar esta antología de escritos; al arqui-
vivienda y los museos. tecto, diseñador y crítico Juli Capella, otro gran amigo,
Puede tener interés recorrer, de nuevo, las opinio- que ha tenido la generosidad de escribir un prólogo tan
nes vertidas justo en el momento en que los fenómenos cálido y humano.
sucedían, intentando ahora contextualizarlas. Y, posible- A Ignasi Bonmatí, tan eficaz e imprescindible se-
mente, el repaso a la evolución de los criterios de los cretario de la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de
artículos pueda desvelar cierta evolución, que va de la Barcelona durante años, y a Josep Maria Serra, director
divulgación a la crítica, poniendo énfasis en interpreta- de Edicions UPC, que han hecho posible que la recopi-
ciones cada vez más exigentes. lación se edite.
< A Joan Fontbernat, que ha cuidado de la recopila-
Escola d’Arquitectura. Foto: Rosa Feliu, 1984. ción y la reordenación de los textos, reescribiendo los

9
artículos antiguos que se habían hecho con máquina de ha mantenido la lengua original en que fueron escritos y
escribir o que se habían extraviado en los archivos de publicados los artículos, 65 en castellano y 10 en cata-
antiguos ordenadores. La mayoría de artículos surgie- lán; unos textos a disposición de los lectores que deseen
ron a partir de conversaciones y sugerencias con amigos colaborar a repensar Barcelona en concreto y el mundo
y colegas, y muchos fueron repasados previamente por en general desde Barcelona.
mis parejas durante este período: Mariona Augé y Zaida
Muxí. Zaida, además, ha revisado la edición de este libro
y sus sugerencias han sido valiosísimas. En el libro se Josep Maria Montaner

10
Índice
1984
James Stirling, arquitecto de la contemporaneidad europea.........................................19

1985
Rubió i Tudurí: un lugar para el ocio ............................................................................23
La reconstrucción del sentido común en la arquitectura...............................................23
Aprendiendo de los nuevos museos alemanes ..............................................................25

1986
La arquitectura de la segunda mitad del siglo XX..........................................................29
Josep Maria Sostres, la immaterialitat del present........................................................30
Barcelona i la propaganda.............................................................................................31

1987
El Moll de la Fusta: urbanismo innovador, arquitectura convencional ........................37
Antoni Bonet: l’espai de l’exili.....................................................................................38

1988
Permanencias y cambios en la percepción de la ciudad ...............................................43
Cine y arquitectura: la estructura de una película.........................................................45
Las glorias de Bofill y Moneo.......................................................................................46
Barcelona: teoria morfològica de la ciutat ....................................................................47

1989
Salud Barcelona: Aprender de la crítica........................................................................53
La decadencia de los rascacielos...................................................................................54

1990
Lo que hacen los otros. Dos estudios globales sobre la arquitectura
de Europa Oriental y de América Latina.......................................................................59
La sombra del Movimiento Moderno ...........................................................................60

1991
La memòria industrial ...................................................................................................65
Habitar el arte................................................................................................................66
El arte en la calle...........................................................................................................68

13
1992
La necesidad de las vanguardias ...................................................................................73
Arquitectura eficaz para la catedral del dream team.....................................................74
La confusión de los museos ..........................................................................................75

1993
Diseño ecológico...........................................................................................................79
Poco mar en el puerto ...................................................................................................79
La supermanzana de la complejidad .............................................................................80
J.V. Foix, crític d’arquitectura.......................................................................................81

1994
Ecología del Prat ...........................................................................................................87
Centre de Cultura Contemporània: Sintonía de la arquitectura ....................................87
El museo de Richard Meier en Barcelona: Formalismo vacío .....................................88
Els inicis de la crítica d’arquitectura a Catalunya.........................................................90
Barcelona tecnocrática ..................................................................................................92
Icària .............................................................................................................................92
Eugeni d’Ors: l’arquitectura i la ciutat..........................................................................93
Cerdà mitificado............................................................................................................95

1995
Teatre Nacional de Catalunya: arquitectura recreativa .................................................99
La ley de la ciudad ......................................................................................................100
El lugar en las telenovelas...........................................................................................101
El reto ecológico en la arquitectura ............................................................................102
Retrato realista de Barcelona ......................................................................................104
Aceras y calles ............................................................................................................105

1996
Contra la identidad......................................................................................................109
Cataluña y Latinoamérica ...........................................................................................110
Menos es más..............................................................................................................112
Formas de la vida catalana..........................................................................................113
Tiempo y sostenibilidad ..............................................................................................114

1997
El Titanic de l’arquitectura catalana ...........................................................................119
Besòs: tierra prometida ...............................................................................................120
Sagrada Familia ..........................................................................................................122
Maldita crítica .............................................................................................................123
La herencia del modelo Barcelona..............................................................................124
Barcelona, vista por sus turistas..................................................................................126
“Manga” o Internet .....................................................................................................127
Contra el consumo de territorio ..................................................................................128

1998
Barcelona-Bilbao ........................................................................................................133
Cultura patrimonial errática ........................................................................................134
La calle privada...........................................................................................................136
Parques del siglo XXI ...................................................................................................137
Plaça de les Glòries.....................................................................................................139
Jóvenes ecologistas .....................................................................................................141

14
1999
Reactivar la arquitectura .............................................................................................145
Barcelona 2040 ...........................................................................................................146
Por una cultura relacional ...........................................................................................147
Los significados de Seattle..........................................................................................148
Arquitectura y naturaleza............................................................................................150

2000
Catedrales del consumo ..............................................................................................155
La guerra del automóvil ..............................................................................................156
La Maquinista: amnesia y consumo............................................................................157
El Liceu años después.................................................................................................158
Repensar el urbanismo................................................................................................160

2001
Barcelona multiétnica .................................................................................................165
La fiesta del 2004 ........................................................................................................166
El concurso de la Sagrada Familia..............................................................................167
La ciudad, segunda naturaleza ....................................................................................168
La ciudad anestesiada .................................................................................................170

15
1984
El inicio de las colaboraciones en El País tiene una estrecha relación con las
actividades culturales en la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Barcelona, en
cuya organización me incorporé desde septiembre de 1984 hasta mediados de 1986.
Precisamente el primer acto cultural del equipo de dirección encabezado por Fernando
Ramos fue la espectacular conferencia de James Stirling con motivo de la inauguración
de la ampliación de la escuela, proyectada por José Antonio Coderch. Stirling daría
su multitudinaria conferencia en medio del vestíbulo aún en obras, para significar
que el edificio estaba a punto de terminarse después de años de obras. Mientras, una
réplica de la Victoria de Samotracia sobrevolaba la escuela, impulsada por una grúa
al ritmo de la música de Carles Santos. Eran los años de eclosión de la arquitectura
posmoderna y Stirling era una de sus máximas figuras; acababa de inaugurar con un
éxito sin precedentes la ampliación de la Staatsgallerie de Stuttgart.
18
JAMES STIRLING,
ARQUITECTO DE LA CONTEMPORANEIDAD EUROPEA 23 de octubre de 1984

Este arquitecto británico llamado James Stirling y naci- inserirse en el contexto urbano en el que se interviene,
do en 1926 ha conseguido durante casi cuatro décadas enfatizando la expresión de aspectos simbólicos, e in-
estar en la cúspide de la arquitectura contemporánea. Su cluso irónicos, e insistiendo en el mundo de las formas y
última aparición en escena, después de casi diez años de del lenguaje más auténticamente arquitectónicos. Y así,
escasa obra construida y cuando algunos empezaban a con la conclusión de uno de estos diversos proyectos
considerarle un artista en de- de lenta realización, todos
clive, ha provocado el más La obra de James Stirling, en la que estos planteamientos han
alto impacto imaginable. Y se expresan tanto lo figurativo como podido verse constatados en
su última obra ha significa- lo abstracto, lo monumental como lo la realidad. La ampliación
do un revulsivo total dentro de la Staatsgallerie en Stutt-
de esta situación actual de
informal, lo histórico como lo tecnológico, gart (1977-1984) se inscribe
encrucijada, desorientación lo tectónico como lo irónico, se nos dentro de la potente política
y transformación en la que aparece como una realización en el límite de ampliación y creación de
se vive en general y en la de lo pensable, como la mejor intuición de museos que actualmente se
arquitectura en concreto. Es- hacia dónde puede ir la arquitectura. lleva a cabo en la República
quematizando, la evolución Federal de Alemania y sig-
de Stirling se ha destacado por unos primeros pasos en nifica para Stirling la construcción de un edificio para
los que su adscripción a la arquitectura racionalista y tec- museo, tema al que ha dedicado gran parte de sus últi-
nológica se entremezcló con el respeto por la tradición mos proyectos. Este museo, que se ordena en torno a un
vernácula –adoptando el lenguaje del ladrillo visto y las gran espacio público, una plaza circular, y que se organi-
formas simples– y le condujeron a la tendencia que en za internamente según un esquema de museo neoclásico,
los sesenta se llamó brutalismo. Era su época de trabajo hace brotar arquitecturas, formas, fragmentos, elementos
con James Gowan, otro gran arquitecto, y era la época y materiales heterogéneos que tanto provienen del pro-
de obras como el conjunto residencial Ham Common, pio mundo lingüístico de Stirling como de la poética de
en Richmond (1955-1958), o como los laboratorios de la tecnología, como del más genuino repertorio histórico
ingeniería de la Universidad de Leicester (1959-1963). y clásico, como del juego formalista e irónico. Induda-
El final de la década de los sesenta significó su con- blemente, gran parte de esta obra construida en Stuttgart
sagración dentro del panorama de la arquitectura actual. estaba ya anunciada en proyectos anteriores aún no
Su obra construida, dedicada básicamente a arquitectura realizados, como la Landesgalerie Nordrhein-Westfalen
universitaria, aportó la definición de un tipo caracterís- en Düsseldorf (1975) y el Wallraf-Richartz Museum
tico para estos edificios: atrevidas estructuras de formas en Colonia (1975). A propósito de esta última obra, la
escalonadas, con grandes paramentos acristalados y una ampliación de la Staatsgallerie en Stuttgart, el mismo
especial capacidad para desarrollar una bella escenogra- Stirling ha escrito: “Finalmente, libres de la carga de la
fía neotecnológica. Nos referimos a la biblioteca de la utopía, pero cargados de una mayor responsabilidad en
Facultad de Historia de Cambridge (1964-1969), a la el campo de la representación civil, miramos con con-
residencia de estudiantes en la Universidad de St. An- fianza un futuro menos condicionado, capaz de producir
drews en Escocia (1964-1968) y al Queen’s College en obras más ricas de memoria y de valores asociativos
Oxford (1966-1971). Las posibilidades formales y cro- a lo largo de la línea de una continua evolución de la
máticas de este lenguaje fueron llevadas al extremo en arquitectura”. Y realmente, la obra de James Stirling, en
el Centro de Adiestramiento de la Olivetti en Haslemere, la que se expresan tanto lo figurativo como lo abstracto,
Surrey (1969-1973). lo monumental como lo informal, lo histórico como lo
La mayoría de sus proyectos de los años sesenta tecnológico, lo tectónico como lo irónico, se nos aparece
han permanecido en el mundo análogo de los dibujos no como una realización en el límite de lo pensable, como
realizados. Ha sido una etapa caracterizada por el esfuer- la mejor intuición de hacia dónde puede ir la arquitectu-
zo de ir contraponiendo al lenguaje tecnológico un fuerte ra. Una obra que tiene la maestría de mostrarnos cómo
respeto por la historia y una marcada preocupación por sobre el soporte de una estructura ordenada puede desa-
< rrollarse una obra rica, experimental, eclecticista y, en
Conferència de James Stirling. Foto: Rosa Feliu, 1984. definitiva, llena de libertad creadora.

19
1985
Los artículos de los primeros años fueron más descriptivos que críticos; tenían la vo-
luntad didáctica de explicar al lector ciertos episodios de la disciplina arquitectónica,
empezando por las posiciones de la arquitectura contemporánea y por un fenómeno
genuino de los años ochenta: la importancia que la última generación de museos
empezaba a tener en las grandes capitales, dentro de las coordenadas de la cultura
posmoderna. Había también la voluntad de revalorizar y reinterpretar a figuras de la
arquitectura, el urbanismo y la teoría estética en Cataluña: Nicolau Maria Rubió i Tu-
durí, Josep Maria Sostres, Antoni Bonet Castellana, Josep Vicenç Foix o Eugeni d’Ors
fueron paulatinamente objeto de artículos. El que aquí se presenta, dedicado a Rubió
i Tudurí, había sido inspirado en la lectura de textos que Pedro García Montalvo, Je-
sús Martínez Clará, Maurici Pla e Ignasi de Solà-Morales dedicaron previamente al
arquitecto y paisajista.
RUBIÓ I TUDURÍ: UN LUGAR PARA EL OCIO 9 de septiembre de 1985

Este escrito quiere ser un minúsculo cristal que ayude y hegeliano. Tal como se evoca en la contemplativa y
a ilustrar una visión compleja de un personaje polifa- paradójica poesía de T. S. Elliot, toda realidad se me-
cético por excelencia: arquitecto, diseñador de jardines, tamorfosea continuamente en su contrario y negativo.
urbanista, escritor de libros de viajes, novelas y obras de Por esto Rubió –que surge a caballo de dos momentos,
teatro, teórico de las artes, aficionado a las cacerías, et- el Noucentisme y el funcionalismo– proyecta a la vez
cétera. En el terreno del ensayo, Nicolau Maria Rubió y edificios neobrunelleschianos y plantea los primeros
Tudurí fue autor, en 1931, de experimentos racionalis-
un libro titulado Actar, plan- Rubió i Tudurí era un personaje tas. Por esto otorga a la
teado como réplica a la reco- esencialmente metropolitano. Y sus ampliación de la Casa del
pilación de artículos que en jardines constituían, precisamente, la Cotó una gran fachada
1923, con el nombre de Vers neoclásica en la Gran Via
une Architecture, había lan-
posibilidad de un recóndito lugar para y otra totalmente moderna
zado Le Corbusier, a quien el ocio en la metrópolis. en el interior de manzana.
implícitamente Rubió trata Por esto mira hacia el orden
de dogmático, intransigente y orgulloso. En este librito, del clasicismo pero a la vez nos plantea en 1929 su
al tiempo que se enfrenta en parte a la máquina de la be- proyecto de Barcelona futura en los alrededores de la
lleza que defendían los artistas de las vanguardias, califi- Plaça d’Espanya y en 1934, dentro de su concepción de
cando esta identificación de gran falacia, Rubió anuncia una “Cataluña libre abierta al Mediterráneo e integrada
una nueva arquitectura industrial y práctica, de nuevo en Europa” plantea su Por un Ensanche mejor, siempre
próxima a Le Corbusier y a las vanguardias. Actar, para a base de utópicas ciudades plantadas de rascacielos y
Rubió, sería una síntesis de ACTividad y ARquitectura llenas de distintos niveles de circulación.
que conllevaría formas nuevas, estructuras fabricadas en Porque Rubió i Tudurí era un personaje esen-
seco y capaces de moverse, construcciones producidas cialmente metropolitano. Y sus jardines constituían,
en serie y rápidamente sustituibles. En cierta manera, es- precisamente, la posibilidad de un recóndito lugar para
taba adivinando un futuro mundo de mobil-homes y kits, el ocio en la metrópolis. El jardín latino o mediterrá-
de torres extractoras de petróleo y de proyectos utópicos neo que fue elaborando a partir de las enseñanzas de
como los del grupo inglés Archigram. Forestier era también una síntesis que, más allá de las
Rubió llega a este resultado partiendo de una dos antinomias de la jardinería –los esquemas geomé-
irónica y humilde voluntad de huir de dogmas, con- tricos de la tradición francesa y los itinerarios variados
tentándose con una sana mesura y sumándose al grupo del pintoresquismo inglés–, tendía a un curioso tercer
de aquellos que no quieren poseer nada en exceso, momento en que la mezcla de estas dos concepciones
ni siquiera razón. Rubió reconoce y acepta que toda entroncaba con la tradición mediterránea del huerto y
experiencia humana presenta dos caras opuestas: el el patio, y con los jardines confortables y domésticos de
eterno retorno clásico y la vocación romanticista de la las casas suburbiales de la burguesía menor. Eran jardi-
vanguardia, la quietud y el movimiento, la asimilación nes con espacios para la sana mesura, para el ocio. El
y la subversión, la convención y la novedad... Cons- ocio entendido y practicado como lo que está más allá
ciente de ello, tiende a la búsqueda del tercer elemento del placer cumplido y del conocimiento adquirido, en el
de toda oposición, el momento estrictamente dialéctico mejor límite de la vida.

LA RECONSTRUCCIÓN DEL SENTIDO COMÚN EN LA ARQUITECTURA 22 de septiembre de 1985

Una de las más importantes concepciones que recorrió y la sociedad del despilfarro, a la inercia del consumismo
renovó el mundo del diseño, la arquitectura y el urbanis- y al optimismo hipertecnológico, planteaba una actitud
mo en la década de los setenta fue la que, oponiéndose a de economía de medios, de búsqueda de energías y tec-
< Fundació Joan Miró, Josep Lluís Sert (1975). nologías alternativas y de potenciación de metodologías
Foto: Zaida Muxí/Josep Maria Montaner, 2003. capaces de permitir la intervención activa de los usua-

23
rios en la configuración de su entorno. Era una década título de Arquitectura sin arquitectos, mostrando foto-
definida por referencias tales como el Informe Meadows gráficamente la belleza, la adecuación, el sentido común
o el Club de Roma (1970) –que planteaba analíticamente y la capacidad de permanencia de las arquitecturas ver-
la realidad del agotamiento de los recursos naturales a náculas y preindustriales; el texto de Philippe Boudon
medio plazo–, o como el texto doctrinal Small is Beau- Pessac de Le Corbusier (1969), en el que, por primera
tiful (Lo pequeño es hermoso), de Schumacher (1973) vez desde la cultura de elite, se aceptaba como razonable
–defendiendo una tecnología humana o intermedia para el gusto kitsch de los vecinos, que habían transformado
una sociedad socialista. totalmente sus casas diseñadas por Le Corbusier; el
Fue toda una corriente que en el campo del plan- libro de Jane Jacobs Muerte y vida de las grandes ciu-
teamiento urbano culminó dades, de 1961, que atacaba
en el congreso sobre el hábi- El proyecto que se perfiló en los frontalmente los principios
tat, en Vancouver (Canadá) años sesenta fue el de definir unos de zonificación urbana de
en 1976, bajo los auspicios procedimientos de diseño, unos materiales la Carta de Atenas; los es-
de la ONU, y en paralelo a critos de Henry Lefebvre,
la realización de una serie de
manejables, unas tecnologías alternativas una crítica al urbanismo
concursos e intervenciones y unas soluciones formales adecuadas funcionalista desde la cate-
en países del Tercer Mundo a esta revalorización, tanto de la goría de la alienación de la
para promover las llamadas arquitectura popular como de los gustos vida cotidiana en los barrios
políticas de autoconstruc- y deseos de las masas en las modernos; o incluso pelícu-
ción y para definir diversos sociedades industriales. las, como Play time (1966-
tipos de viviendas evoluti- 1967), de Jacques Tatie con-
vas. Y también fueron los vertido en Monsieur Hulot,
años que sirvieron para que se desarrollasen y perfec- ridiculizando el estilo internacional y la deshumaniza-
cionasen diversas teorías y métodos. Como el sistema ción que comporta la arquitectura moderna. El proyecto
de los patterns (modelos especiales), del californiano que se perfiló en los años sesenta fue el de definir unos
Christopher Alexander, que consiste en un método de procedimientos de diseño, unos materiales manejables,
diseño pensado para que cualquiera pueda intervenir en unas tecnologías alternativas y unas soluciones formales
la configuración de su entorno. O como la metodología adecuadas a esta revalorización, tanto de la arquitectura
de los soportes, ideada por el holandés John Habraken, popular como de los gustos y deseos de las masas en las
basada en un nuevo diseño industrial que potencie la sociedades industriales.
flexibilidad de los espacios. O como todos los plantea- Los caminos que se abrían eran múltiples y du-
mientos del inglés John Turner, que, aprendiendo de los rante los últimos años de la década pasada ha ido pro-
países pobres, ha culminado en su propuesta de “todo el liferando la publicación de textos que, siguiendo esta
poder para los usuarios”. amplia tendencia, han ido experimentando diversas vías,
En el fondo, todo este proceso comportaba una siempre con la voluntad de enfrentarse a la irracional
fuerte crítica al ansia totalizadora del diseño moderno, inercia del consumo, al despilfarro material y energético
a la excesiva confianza en la capacidad de poder crear y a los sistemas heterónomos en los que la gente no pue-
desde los estudios de proyección unas pautas interna- de intervenir. La arquitectura solar, la casa autónoma,
cionales que resolviesen todos los problemas del hábitat la casa autoconstruida, la arquitectura bioclimática, la
y de la ciudad. La revalorización del papel activo y arquitectura del reciclaje, etcétera, son algunas de las
diferenciador de cada cultura y subcultura y la defensa propuestas concretas.
de la posibilidad de intervención activa del usuario han Los cuatro textos que se comentan en el presente
sido pasos que han caracterizado una buena parte de la artículo, traducidos recientemente al castellano, son el
arquitectura actual. último resultado de todo este proceso social, cultural y
Este proceso de revisión es algo que ya se había editorial. Son manuales basados en discursos gráficos
gestado en las dos décadas anteriores. Algunos hechos y didácticos pensados para un público abierto, hete-
destacados lo atestiguan: las preocupaciones socio- rogéneo y no especializado. Para un público que está
lógicas y psicológicas de los arquitectos del Team X, interesado en tomar parte en la configuración de su en-
defendiendo, hacia finales de los años cincuenta, la torno. Todos estos libros se plantean como soluciones
necesidad de que cada forma edificatoria se adecuase a parciales, lejos ya de la utopía de la solución global
cada cultura urbana; la exposición (y posteriormente el que se otorga a esta corriente en la arquitectura de los
libro) que organizó Bernard Rudofsky en 1964 bajo el setenta. El libro La casa pasiva desarrolla técnicas pa-

24
sivas de ahorro energético en las casas, según diversas Si bien la procedencia de los textos sobre estos
condiciones climáticas. La Arquitectura anónima nos temas, la mayoría norteamericanos y algunos france-
plantea, a partir de bellos apuntes, las incontables ses, nos han de hacer ver cómo en gran medida esta
lecciones que nos ofrece la arquitectura vernácula de alternativa ha sido integrada como una pieza más de los
multitud de países, en sus diversos elementos: ventanas, imperialismos tecnológicos, este esfuerzo alternativo
muros, tejados, etcétera; se trata más de aprovechar las de reconstrucción del sentido común no debe, por ello,
fuerzas de la naturaleza que de intentar dominarlas. Sol abandonarse. Un esfuerzo que, desde otro campo, el de
y arquitectura intenta esclarecer la variedad de siste- la teoría e historia de la economía, acaba de aportar una
mas de climatización que existen como alternativa a nueva referencia ineludible y básica: la recuperación
la hemorragia energética. Y Construya su propia casa histórica de unas relaciones escondidas; las de la tra-
de madera es un manual de construcción de casas de dición de lo que Joan Martínez Alier denomina “eco-
madera kit para propietarios dispuestos a intervenir en nomía ecológica” en su reciente libro L’ecologisme i
la realización de su vivienda. l’economia.

APRENDIENDO DE LOS NUEVOS MUSEOS ALEMANES 27 de octubre de 1985

En la Fundació Joan Miró de Barcelona se expone una discusiones arquitectónicas. Una parte de los más
muestra sobre arquitectura de museos en la Alemania prestigiosos arquitectos se está dedicando a este tipo
Occidental. Muy pocos meses después de que en el Mu- de obras, y las políticas culturales más avanzadas están
seo de la Arquitectura de Francfort se inaugurase esta proyectándose en buena medida en la creación de nue-
exposición –el 24 de abril de 1985–, Barcelona tiene la vos conjuntos museísticos.
fortuna de disfrutar de ella. Preparada bajo la supervi- Estos últimos museos, sobre todo los alemanes,
sión del arquitecto y teórico Heinrich Klotz, la muestra están mostrando didácticamente algunos de los rasgos
está formada esencialmente por una colección de bellas más definitorios de las tendencias que va a seguir la
fotografías realizadas por la fotógrafa Waltraud Krase arquitectura: el predominio de lo formal, lo figurativo y
sobre 17 de los más significativos museos alemanes lo gratificante; la proyectación de la arquitectura como
construidos desde los años cincuenta. Entre los museos ejercicio lingüístico; la referencia continua a los elemen-
expuestos se presentan los tos esenciales de la ciudad
tres museos que han sido como fuente de inspiración
En este auge de los museos confluye,
considerados más para- del edificio; la voluntad de
digmáticos, interesantes y por una parte, la mitificación de los respecto hacia la historia y
polémicos de entre los de gastos en cultura como un consumo hacia el contexto en el que
la última generación: la legítimo y como el rostro humano de las se actúa; la articulación de
ampliación de la Staatsga- inversiones públicas, y, por otra parte, los espacios a través del
llerie en Stuttgart, de los las consecuencias del crecimiento del recorrido y del movimiento,
británicos James Stirling y la superación del mito de
fenómeno del turismo de masas, que
y Michael Wilford (1977- la flexibilidad en la distri-
1984); el Museo Municipal acerca a estos museos un nuevo bución interior, recuperando
de Mönchengladbach, obra sujeto contemporáneo. composiciones más clásicas
del vienés Hans Hollein y determinadas.
(1972-1982), y el Museo de Artesanía de Francfort, del En este auge de los museos confluyen, por una parte,
norteamericano Richard Meier (1979-1985). Además de la mitificación de los gastos en cultura como un consumo
estos tres está el Museo de la Arquitectura en Francfort, legítimo y como el rostro humano de las inversiones pú-
en general bastante mal acogido entre los arquitectos, blicas, y, por otra parte, las consecuencias del crecimiento
que consiste en la inscripción, dentro de una antigua del fenómeno del turismo de masas, que acerca a estos
villa urbana, de una alegoría a la casa primitiva y ar- museos un nuevo sujeto contemporáneo: las multitudes
quetípica. ávidas de contemplar, desde un espíritu desacralizado y
Indudablemente, la arquitectura de los museos hedonista, tanto las obras de arte como unos contenedo-
está jugando un papel crucial dentro de las actuales res atractivos y sugerentes por ellos mismos.

25
Estos museos nos muestran, precisamente, cómo luego se congelan por falta de presupuesto, restaura-
una parte de la arquitectura actual se ha ido situando de ciones de cualquier edificio en cualquier lugar para
lleno dentro de una voluntad más general que ha recorri- convertirlo en museo de cualquier cosa, remodelacio-
do parte del arte reciente (desde el pop a los happenings, nes interinas de antiguos conventos y otros absurdos,
pasando por el conceptual), para convertirse en más popu- estos museos alemanes, pocos en cantidad pero de un
lar, participativa y autorreflexiva. Abandonando pautas de tamaño considerable cada uno y de unas formas poten-
renovación exclusivamente abstractas, muchos de estos tes y definidas, en los que se concilia equilibradamente
edificios incluyen aspectos figurativos y comunicativos, el respeto por el contexto y la historia con la voluntad
intentándose acercar más a la gente corriente. Decir que decidida de modernidad y experimentación, son un
ésta es una actitud conformista en la medida que se adapta buen antídoto para lo que nos toca ver de cerca. Debe
a las formas y costumbres establecidas, a las solicitacio- ser una lección que haga revisar algunas actividades
nes de la sociedad de consumo y de los mass media, cons- equivocadas: un cierto romanticismo trasnochado y
tituye una valoración excesivamente simplista. conservacionista hacia todo lo edificado, y una elec-
Una última lección, ésta para aquellos de quienes toralista actitud descentralizadora que conlleva la
dependen las políticas culturales. Ante tantos ejemplos cautelosa opción por la diversificación excesiva en
de pequeñas reparaciones, creaciones de museos que pequeñas inversiones.

26
1986
A finales de 1986 se produjo un hecho de alegría colectiva: Barcelona fue proclamada
sede para los Juegos Olímpicos de 1992; entonces, 1992 quedaba aún lejos, en el
futuro; ahora, 1992 es un pasado que ya ha cumplido diez años. El artículo “Barcelona
i la propaganda” proponía una visión panorámica, incipientemente crítica, de la
Barcelona a punto de ser elegida sede olímpica. En poco tiempo, el ritmo y los objetivos
de las obras iban a cambiar completamente y se iba a dejar atrás la primera etapa
democrática, elaborada y participativa. Dicho artículo ha sido utilizado como referencia
por Julià Guillamon en su libro La ciutat interrompuda (2001), un “baudelairiano”
fresco de la Barcelona de las últimas décadas, desde la época del compromiso político
hasta la posmodernidad, analizada a través de la literatura. Al ambicioso proyecto
de ciudad olímpica le correspondía necesariamente la existencia de una masa crítica
que la contrapuntase, abogando “a favor del debate crítico y serio sobre Barcelona,
en vísperas de la posible nominación como ciudad olímpica”, tal como escribió Josep
Maria Carandell en la Guía del Ocio del 26 de septiembre, citando este artículo mío
publicado en El País.
LA ARQUITECTURA DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX 17 de febrero de 1986

La Semana Cultural de la Escola Tècnica Superior las brechas ideológicas más cruciales en la arquitec-
d’Arquitectura de Barcelona, dedicada a la Tercera tura europea.
Generación –arquitectos que realizaron gran parte de su La otra personalidad singular estaría constituida
trabajo en los años cincuenta y sesenta–, ha permitido por Louis Kahn, nacido en Estonia y nacionalizado nor-
conocer un poco más tanto las corrientes internacionales teamericano, que fue invitado a algunas de las reuniones
de aquellas décadas, en especial la experiencia del Team del Team X. Kahn, que realizó una importante obra de-
X, como aspectos de la obra dicada a edificios públicos,
de algunos arquitectos más Si bien es altamente valioso que la llegó a definir un lenguaje
próximos a nosotros, tales arquitectura haya recuperado el diálogo formal fuertemente caracte-
como José Antonio Coderch con su propia historia, la forma de su rizado por el predominio de
o Antoni Bonet Castellana. relación con la ciudad, la conciencia la geometría, el soporte de la
La aceptación de la de su esencialidad ligada a la forma y composición académica y la
diversidad de tendencias, vocación de intemporalidad.
la voluntad de ser expresiva mediante
la adopción de un método De hecho, la respon-
empírico y antiburocrático,
el lenguaje, no debemos olvidar que sabilidad que recayó sobre
las discusiones basadas en el si desprecia su dimensión social, es los arquitectos de la Tercera
análisis de proyectos, serían decir, su responsabilidad de responder Generación fue enorme:
algunas de las característi- a las aspiraciones y necesidades de la construir –y reconstruir real-
cas del Team X, grupo que colectividad, volverá a caer en el error mente– las grandes ciudades
empezó a formarse en 1953, de dejar de lado una de sus europeas, sin prácticamente
en el marco del IX CIAM dimensiones esenciales. otra referencia que los cri-
(Congreso Internacional de terios establecidos por sus
Arquitectura Moderna), celebrado en Aix-en-Provence. maestros y tras una fuerte ruptura con la tradición. Por
El Team X surgió en parte como continuación y en tanto, en este proceso era inevitable una fuerte tendencia
parte como escisión de la ortodoxia de los CIAM, pero hacia el realismo, el contextualismo o el regionalismo:
nunca jugó un papel comparable al de los congresos, es decir, se tenían que plantear proyectos de revisión
sino que constituyó más bien un grupo internacional confrontando los principios del movimiento moderno
reducido, que se reunía ocasionalmente y que cursaba con los diferentes contextos. Aquí radica uno de los
invitaciones a arquitectos de interés. principales atractivos de esta arquitectura reciente; ha
Una de las ideas que se han esbozado a lo largo sido una aproximación arquitectónica que da los prime-
de las conferencias es un cierto predominio del carácter ros pasos hacia la integración del conocimiento histórico
nórdico dentro de la configuración del Team X. Al lide- –sobre todo en Kahn y Rogers–, hacia el respeto por el
razgo inicial de los británicos Alison y Peter Smithson y legado de la ciudad –Rogers y, en cierta medida, los
el holandés Aldo van Eyck, se unió el peso de Bakema Smithson–, hacia la búsqueda de estructuras vernáculas
(holandés), Ralf Erskine (sueco) y Woods (norteameri- –recuérdense las experiencias antropológicas de Aldo
cano), por encima de la presencia de Coderch (español), van Eyck y Utzon– o, finalmente, hacia la defensa de
Kandilis (griego) y Pacho Guedes (portugués). Este pre- valores formales autónomos (cabe citar obras como la
dominio septentrional provocó, ya en la primera reunión Capilla de Ronchamp o la Ópera de Sidney).
de Oterloo (1959), la deserción de los italianos Rogers, Una de las conclusiones de la Semana Cultural es
Gardella y Magistretti. que para la arquitectura es básica su dimensión social.
En este sentido, la figura de Ernesto Nathan Podríamos añadir que, si bien es altamente valioso que
Rogers define un total contrapunto respecto de la la arquitectura haya recuperado el diálogo con su propia
ortodoxia del Team X, siendo precisamente la actitud historia, la forma de su relación con la ciudad, la con-
intelectual, moral y política de Rogers la que promo- ciencia de su esencialidad ligada a la forma y la volun-
vió las ideas de arquitectos discípulos suyos –Rossi, tad de ser expresiva mediante el lenguaje, no debemos
Aymonino, Tafuri y Grassi, colaboradores suyos en la olvidar que si desprecia su dimensión social, es decir, su
revista Casabella-continuità–, aquellos que abrieron responsabilidad de responder a las aspiraciones y nece-
< Seu del Noticiero Universal, Josep Maria Sostres (1963-1965). sidades de la colectividad, volverá a caer en el error de
Foto: Zaida Muxí/Josep Maria Montaner, 2003. dejar de lado una de sus dimensiones esenciales.

29
JOSEP MARIA SOSTRES, LA IMMATERIALITAT DEL PRESENT 25 de maig de 1986

Podríem dir que perquè hi pugui haver “un ambient dèliques dels anys vint a uns contextos econòmics,
artístic” –categoria que ha utilitzat Pierre Vilar– s’han tècnics, socials i culturals concrets. Recordem el text
de donar una sèrie de característiques, com ara un pro- breu de Sostres dedicat als “monuments de totxana”,
jecte estètic comú, un context cultural i social definit i escrit el 1973-1974, amb ressonàncies de “l’elogi del
unes individualitats riques i diverses. totxo” que Bohigas havia escrit el 1960.
L’arquitectura catalana dels anys cinquanta i I en un moment en què els artistes intel·ligents
seixanta, que primer es va i sensibles com Sostres ja
aglutinar en el Grup R i Josep Maria Sostres va deixar la part més entenien que “els clixés
després es va expressar amb important del seu llegat en aquelles classes dels anys vint han deixat
el llenguatge de l’anome- a l’Escola d’Arquitectura de Barcelona de considerar-se vàlids;
nada Escola de Barcelona, tothom ja n’és conscient;
va constituir un ambient
en què utilitzava les fonts i metodologies les revistes no parlen
artístic, amb connexions més avançades de la historiografia d’altra cosa. No obstant
amb els móns de la pintura, d’aquell temps. això, entre el dubte i l’en-
la literatura i el cinema, i tusiasme, és obligat que
que tenia trets distintius com l’actitud del realisme i el l’experiència es refaci perquè sigui possible superar-la
compromís social. immediatament i, a més, en tots els terrenys: tècnic,
A més de personalitats com Moragas, Coderch, formal, del gust del públic, etc.”
Bohigas i tants d’altres, la figura de Josep Maria Calia, doncs, fer el pas necessari d’assumir les
Sostres (1915-1984) va constituir una peça essencial formes del neoplasticisme, de Mies van der Rohe i
d’aquest context. d’Aalto, de la Bauhaus i de la tècnica, per reintroduir-
Ara, l’exposició “Ciudad Diagonal”, presentada les en la tradició de l’arquitectura a Catalunya i amb
a la Galeria CRC i ideada pels arquitectes Juan José l’experiència d’anar-les superant.
Lahuerta, Carles Muro, Antonio Pizza i José Quetglas, Aquesta exposició de dibuixos permet recordar
presenta, exhaustivament documentat, el repertori de com l’activitat de Sostres va enriquir i definir la
les cases unifamiliars per a la urbanització Ciutat Dia- diversitat de l’ambient artístic dels anys cinquanta
gonal, projectades i realitzades entre el 1955 i el 1957, i seixanta.
i que constitueixen un grup definit clarament dins de la Sostres, que de jove havia estat pintor; que ja a
globalitat de la seva obra. final dels cinquanta, en les col·laboracions que escri-
Respecte a aquests projectes, Sostres va escriu- via per a l’enciclopèdia Espasa, explica que s’estava
re: “els meus projectes dels anys cinquanta no estaven en una “època manierista”, i que va construir unes
pensats per a la posteritat”. Eren projectes “d’un nou quantes obres escollides –intel·ligents i no exemptes
eclecticisme”, pensats per experimentar, percebre, de dubtes i vacil·lacions–, va ser un arquitecte culte
aprendre i conèixer els elements i les formes arquitec- que es va inclinar cap a la docència de la història de
tòniques, però no necessàriament per perdurar. l’art i l’arquitectura.
Si mirem aquests projectes de cases –amb exem- Josep Maria Sostres va deixar la part més impor-
ples com la volumètrica Casa Iranzo o la lleugera i tant del seu llegat en aquelles classes a l’Escola d’Ar-
transparent Casa Moratiel–, veiem que hi predomina quitectura de Barcelona, en què utilitzava les fonts i
l’actitud de l’experimentalisme; un experimentalis- les metodologies més avançades de la historiografia
me que es mostra en les variants –fins i tot estilísti- d’aquell temps.
ques– que es preparen per a cada projecte, i que és Va deixar el llegat de la immaterialitat del seu
marcat per “una contradicció, d’altra banda general pensament en el llenguatge que ressonava a les au-
en tota la producció de l’època, entre una voluntat de les i en unes obres que, com l’edifici d’El Noticiero
forta expressió neoplasticista i les dificultats naturals Universal, mostraven la consciència de la distinció
que presentaven els sistemes artesans dels quals se entre allò que és monumental i urbà i allò que és
servia l’arquitecte, principalment perquè eren els efímer i subtil.
més econòmics”. “Una vegada presa la vida com un joc d’atzar
És a dir, la realitat de l’arquitectura europea o com una aventura, totes les sorpreses deixen de
d’aquelles dècades era aplicar les idees i formes mo- ser-ho.”

30
BARCELONA I LA PROPAGANDA 21 de setembre de 1986

Per als barcelonins, la ciutat de Barcelona ho és tot: casa, receptacle de l’herència de la història en els seus monu-
escenari, art, història, imaginació, amor, diversió, revol- ments. La ciutat com a factoria de les més inesperades
ta. Ho és tot i els barcelonins seguim la seva evolució experiències plàstiques, dramàtiques, visuals i musicals,
més recent amb la passió de l’amant. infinitament barrejades. La ciutat com a lloc de la políti-
Que Barcelona ha entrat en una dinàmica de ca, com a centre de la informació, com a espai de l’inter-
revitalització és innegable. Tothom, des de dins i des canvi, com a focus i escenari de conflicte.
de fora, n’és ben conscient. Revitalitzar Barcelona
I aquest és un procés alta- Barcelona s’ofereix com una mercaderia és, doncs, apostar pel futur,
ment positiu. Però també, més dins del mercat competitiu. Tot té per la Barcelona més art
qui més qui menys, té les valor de canvi, fins i tot la ciutat, amb els que mai o la Barcelona més
seves objeccions i els seus Grec que mai. És acceptar
dubtes, i hi veu algun de-
seus monuments, celebracions, persones la dialèctica camp-ciutat i
fecte, molt més enllà de les i animals. Tot pot ser mesura, informació dinamitzar-la. Seguint una
qüestions de mera estratè- i record. Tot ha de poder esdevenir tendència predominant, és
gia política o dels concrets publicitat, imatge consumible. optar per la concentració. De
interessos privats. fet, des de fa més de dos se-
Barcelona s’ha convertit en el tema estel·lar de gles, la concentració de capital a Barcelona, com a porta
tota tertúlia i discussió entre professionals o ciutadans. de Catalunya al món, ha estat un dels pilars essencials
Sobretot ara que s’està tan a prop de saber si serà o no del seu enriquiment.
la seu olímpica. Però, paradoxalment, el creixement i la Però optar per això és també optar decididament
vitalitat de Barcelona no han generat ni explicitacions pel consum i les seves lleis. I optar pel consum compor-
completes dels plantejaments que s’han posat en pràcti- ta reestructurar tota la ciutat, sense excepció, segons els
ca, ni molt menys prou reflexions crítiques. mecanismes del mercat, del capital.
Si bé és innegable que la renovació actual de Pot ser que no hi hagi un altre camí per seguir per
la ciutat, un cavall que espera l’impuls del projecte la via del que s’anomena el “progrés” i el “desenvolu-
olímpic, constitueix el projecte col·lectiu més atractiu, pament”. Però cada dia és més clar que el progrés, si
transcendent i intel·ligent que s’ha proposat en moltes no es realitza amb una garantia acurada, implica moltes
dècades, tampoc no cal que es rebaixin uns planteja- cares negatives.
ments necessaris de didàctica col·lectiva i que la crítica La nova Barcelona tendirà inexorablement a ne-
culta emmudeixi. tejar-ho tot, a aplanar la ciutat, a homogeneïtzar-la, a
Sobretot quan ha estat precisament aquesta con- eliminar racons tranquils i perduts, a enterrar trossos
juntura singular dels Jocs Olímpics de 1992 la que ha de terra humida, a realinear carrers estrets i irregulars, a
servit d’eina per impulsar una dinàmica de resolució canviar olors ancestrals i preindustrials per perfums de
urgent de problemes que feia anys que s’arrossegaven, desodorants uniformitzats, a enderrocar les cases petites
com ara el de la remodelació d’infraestructures de l’àrea i antigues, a desmuntar chiringuitos al costat de la platja.
del Poblenou. I si bé és cert que el que és petit, popular, artesà, torna a
S’ha d’aclarir, en primer lloc, que aquesta aposta brollar novament on sigui, sobre l’asfalt i al costat dels
per Barcelona continua la tradició més innovadora i gratacels, cal ser conscients del que comporta l’opció
progressista que ha anat optant per la Catalunya-ciutat pel gran consum.
–com després de Joan Maragall l’ha continuat anome- La ciutat olímpica serà més fàcilment la ciutat dels
nant Eugenio Trías. És continuar la vocació metropoli- grans magatzems, de les galeries comercials, dels alts
tana de Catalunya de disposar d’un centre comercial, in- hotels internacionals, dels pobles espanyols sofisticats
dustrial i cultural. És batallar per eludir aquell fantasma o dels seriats McDonalds que no la ciutat de mercats i
d’esdevenir una capital de segon o tercer ordre, allò que fires populars, de cooperatives i d’artesans, de racons
s’ha anomenat el perill de “marsellització”. És optar per tranquils i romàntics. I la ciutat ideal és aquella capaç de
l’univers urbà com a lloc de renovació contínua i com a conciliar tots aquests aspectes contradictoris, d’oferir la
centre essencial del món postindustrial. màxima barreja, les infinites possibilitats d’elecció.
La ciutat que es viu, s’imagina i s’interioritza D’altra banda, és clar que es viu una conjuntura
com a dotzenes de “ciutats invisibles”. La ciutat com a econòmica que potencia que per Barcelona circuli més

31
capital, tant nacional com internacional –especialment Els raonaments del triomfalisme i la desqualifica-
dels Estats Units, el Japó i els països àrabs, els quals ció de tota crítica poden estar bé per als polítics, però es
volen assegurar en inversions immobiliàries els diners convertirien en una eina fatal si l’utilitzessin els tècnics
obtinguts en el mercat fluctuant de petroli. I Barcelona i professionals. S’ha requalificat rigorosament tota la
té un paper rellevant en tota una àrea mediterrània ciutat? És cada dia més humà, còmode i obert a tothom
àmplia –que tindria com a capitals Sevilla, València, viure a Barcelona? Té prou qualitat arquitectònica, ma-
Tolosa, Marsella, Gènova o Milà–, una zona que ofe- terial i social tot el que s’ha realitzat o s’està realitzant?
reix a l’escenari internacional una sèrie de facilitats Prenguem tres d’aquestes qüestions possibles. En primer
prou interessants: clima bo i estable; ciutats desen- lloc, totes aquestes intervencions de caràcter puntual –en
volupades, ben comunicades i agradables; mà d’obra especial, les famoses places– han aportat prou coherèn-
relativament barata. cia urbana?
Per això, i per moltes altres raons, Barcelona Si bé és cert que en els últims tres anys s’ha des-
s’ofereix com una mercaderia més dins del mercat com- envolupat un pla de dotze àrees d’intervenció prioritària
petitiu. Tot té valor de canvi, fins i tot la ciutat, amb els que en el futur aportarà una qualificació i un equilibri
seus monuments, celebracions, persones i animals. Tot urbans més grans, hi ha intervencions ja realitzades,
pot ser mesura, informació i record. Tot ha de poder es- com per exemple el sistema de places format per la
devenir publicitat, imatge consumible. Barcelona marca dels Països Catalans, la de l’Espanya Industrial, la de
registrada ha de tenir el seu logotip, la seva imatge l’Escorxador i la d’Espanya, que, a banda de la qualitat
d’empresa, la seva personalitat consumible. Ha d’entrar de cada una, constitueixen un conjunt sense cap mena
en l’espiral imparable del consum. I per al món de la de lògica.
publicitat el més important és l’espectacle. En segon lloc, no és prou clara l’actitud que se
Com ha escrit Jean Baudrillard, la “nostra perver- segueix respecte al patrimoni arquitectònic. Quan la
sió consisteix que mai no desitgem els esdeveniments gent s’havia anat conscienciant que calia conservar
reals, sinó el seu espectacle, mai les coses, sinó el seu i revitalitzar els edificis de les àrees vinculades a la
signe i la burla secreta del seu signe”. memòria urbana, intervencions com la del Poblenou o
Per això, “Barcelona més neteja que mai” –pre- la del carrer de Tarragona / plaça d’Espanya no deixen
cisament un dels primers passos per eludir el perill de de sorprendre.
“marsellització”– consisteix molt més que a tenir la El que preocupa és que aquests projectes es plan-
ciutat més neta, encara que realment ho estigui, a ce- tegin en un país en el qual encara no s’ha solidificat
lebrar l’espectacle de la seva neteja amb una galeria una mentalitat preocupada amb l’herència històrica,
d’exposicions dedicada als temes de neteja i d’higiene on no hi ha prou museus, ecomuseus i edificis reha-
urbana i amb una flota de camions i camionetes –que bilitats. I el que encara és més increïble és que als
semblen tretes del film Blade Runner– que recorren car- barris es col·loquin artificialment i per decret nous
rers i voravies amb els seus colors, llums intermitents, monuments i, en canvi, en aquests mateixos barris la
escombres mecàniques i soroll. gent hagi de lluitar durant anys per salvar un vapor
I aquest èxtasi de l’espectacle del consum i del vell, és a dir, per conservar aquells símbols amb què
canvi no ens deixa veure que algunes de les trans- s’identifica veritablement.
formacions d’avui, com ara els túnels –encara que I, finalment, com es justifica l’incompliment sis-
replantejats–, o les rondes –encara que s’hagi realitzat temàtic dels terminis projectats –que costen, per tant,
el manifest postmodern d’enderrocar-ne un trosset a la més diners dels previstos– i que tenen, paradoxalment,
Ronda del Guinardó–, o la intervenció al Poblenou –que un resultat final d’una qualitat feble i un manteniment
recorda massa l’antic pla de la Ribera– són projectes posterior insuficient? Per ser realment un municipi
dels anys setanta que les crisis econòmiques i les pressi- d’Europa, més que col·locar rètols caldria començar a
ons populars havien aturat. resoldre aquests mals endèmics; per exemple, aplicar
Si bé és clar que Barcelona ha comptat en aquesta més seriositat en la realització material de les coses
darrera etapa amb la col·laboració dels millors tècnics i –encara que tots sabem que hi ha inauguritis, presses i
professionals, els quals tenen criteris definits sobre on corregudes a tot arreu– i permetre un nivell més alt de
cal arribar i quines eines s’han d’utilitzar per aconse- crítica i polèmica. No hem d’oblidar que el coneixement
guir-ho –i l’interès que la Barcelona actual desperta a avança mitjançant la crítica.
l’estranger ho constata–, això no ens ha de fer pensar L’avenç de les metodologies de la història de l’art
que ja hem arribat a la perfecció. S’han de continuar i la societat a Alemanya i al Regne Unit durant els anys
plantejant preguntes. cinquanta i seixanta –Arnold Hauser, Ernst Gombrich,

32
Karl Popper– en bona mesura es va realitzar gràcies a un ent més rigorós d’explicacions i reflexions crítiques i
procés de rèpliques i contrarèpliques, i l’aportació cab- complexes, que potenciessin un més bon coneixement
dal dels arquitectes i historiadors italians durant els anys col·lectiu d’allò que succeeix i de cap a on anem. Valdria
setanta va sorgir en una escola, l’Institut d’Arquitectura més la pena poder gaudir, entre d’altres propostes, d’una
de Venècia, que havia apostat per la crítica radical. Barcelona més crítica que mai. De moment, Barcelona,
Sembla que a la transcendència del salt cap enda- posa’t guapa que molt aviat es decidirà si ets prou per a
vant que Barcelona està fent li correspondria un ambi- ser olímpica o no. Que tinguis sort!

33
1987
Inmersos ya en las obras olímpicas, el artículo en el que valoraba el recientemente
inaugurado Moll de la Fusta tenía dos características destacables: fue uno de mis
primeros escritos planteados con una voluntad crítica y era el primero cuyo objetivo era
el de centrarse en el análisis a fondo de una obra concreta, entendiendo la crítica como
necesario cuerpo a cuerpo que entra en la estructura de la obra. También fue uno de los
primeros textos publicados en Barcelona que señalaba la opción por el eclecticismo que
estaba haciendo el urbanismo barcelonés, recurriendo a formas heterogéneas en sus
espacios públicos y seleccionando sus esculturas con un gusto convencional. También
fue uno de los primeros artículos que generó opiniones y provocó una polémica sobre el
lenguaje arquitectónico utilizado en el Moll de la Fusta, que continuó hasta las páginas
del semanario El Món.
EL MOLL DE LA FUSTA: URBANISMO INNOVADOR,
ARQUITECTURA CONVENCIONAL 15 de enero de 1987

Con el proyecto del Moll de la Fusta se ha intentado Muy diverso es lo que sucede en el segundo ni-
resolver uno de los puntos más conflictivos y complica- vel, el del diseño concreto de los objetos. Aquí se opta,
dos de la ciudad actual, pues precisamente es una de sus de manera programática, por recurrir a una especie de
zonas más representativas –el final de las Ramblas y de depósito o repertorio de formas anteriores, ya existen-
la Via Laietana, entre Colón y la Plaça del Palau, frente tes y en muchos casos no contemporáneas, con una
al mar– y con unas grandes actitud ecléctica.
posibilidades de convertirse La intervención modélica se ha producido En la explanada y en
en un espacio colectivo. al nivel de la infraestructura y morfología el paseo elevado conviven
Se trataba de resolver, balaústres clásicos, farolas
en un mismo espacio lon-
urbana; por lo que respecta a los objetos imitación de las del Parc de
gitudinal, la coincidencia urbanos, puede ser la misma ciudad la que la Ciutadella, bancos curvos
de dos tipos de factores deposite los diversos muebles que conserva y barandillas inspiradas en
urbanos totalmente contra- de su tradición. detalles del modernismo ca-
puestos: una gran intensidad talán, protecciones modernas
de tráfico, en gran parte pesado y ruidoso, además de la de placa horadada, verjas decimonónicas, tímidos parte-
creación de una gran área de aparcamiento, y una gran rres y pavimentos de adoquines. Parece como si en este
área verde en contacto con el mar. terreno se renunciara a inventar, confiando totalmente en
Por tanto, se trataba de resolver en un mismo lugar un cotidiano repertorio urbano ya existente, en lo que
tres tipos distintos de problemas: funcional –al ser un ya es convencional y que, por tanto, pertenece a aquella
área de circulación y ocio–, colectivo –al plantearse esfera de lo ya aceptado acríticamente. La intervención
como zona de estar privilegiada de la ciudad– e histórico modélica se ha producido al nivel de la infraestructura y
–al ser el eje de la fachada marítima donde había estado la morfología urbana; por lo que respecta a los objetos
el Paseo de la Muralla–. En este sentido, la solución que urbanos puede ser la misma ciudad la que deposite los
se ha planteado en el Moll de la Fusta puede entenderse diversos muebles que conserva de su tradición.
según la síntesis de tres claves distintas. Así, el punto más conflictivo surge posiblemente
En primer lugar, las dos diferentes escalas de en el muro longitudinal que define el desnivel entre las
intervención. Por razones de método, se ha optado por dos áreas más importantes: la estructura de hormigón
diferenciar una intervención a escala de la estructura de armado que crea el paseo elevado y el aparcamiento
los espacios urbanos de otra, a escala de los objetos de inferior queda camuflada tras un muro de aplacado de
mobiliario urbano. Dentro de la escala que predomina, la mampostería colocado de manera rústica, perforado por
de lo urbano, se ha replanteado el trazado de las vías de pintorescas arcadas realizadas en piezas prefabricadas
circulación, de los paseos peatonales, del aparcamiento de color rosa.
y sus accesos, de los pasos y pasarelas para la gente y de Incluso los mismos detalles técnicos y constructi-
los amplios espacios abiertos. La solución se ha plantea- vos muestran todos ellos ese voluntario desinterés por
do esencialmente en la forma de la sección: una hábil y la pequeña escala, por el acabado arquitectónico: unas
ajustada solución de calle y plataformas a diversos nive- pérgolas novecentistas sobre los lucernarios del aparca-
les intenta conciliar en esta estrecha franja privilegiada miento acaban de configurar un espacio excesivamente
de ciudad estas funciones contrapuestas. Las diferencias homogéneo, salpicado de fragmentos convencionales y
de nivel, calles semihundidas y túneles permiten disfru- culminando como un conjunto extrañamente relaciona-
tar del espacio libre y de las vistas sin excesiva presencia ble con la realidad existente.
del tráfico y el ruido que ocasiona. Por tanto, a este nivel Las bellas esculturas de Rob Krier –se acaba de
se plantea una solución innovadora, singular y que pro- inaugurar la dedicada al poeta Joan Salvat Papasseit– son
bablemente en el futuro se considerará modélica, tanto totalmente coherentes con este entorno figurativo y vario-
por su morfología como por la escala urbana que en el pinto. La nota más llamativa de contemporaneidad la dan
proyecto se adopta. los dos puentes levadizos de color rojo que, al quedar
< abiertos cuando ha de dejar paso a algún vehículo o grúa,
Moll de la Fusta, Manuel de Solà-Morales (1981-1986). recuerdan tanto algunos dibujos de Rob y León Krier y
Foto: Josep Maria Montaner, 1986. sus seguidores como las mismas grúas del puerto.

37
La tercera clave, sobre la que se ha resuelto en el por el eclecticismo y por su elección de objetos conven-
fondo todo el proyecto, es la de la historia: una historia cionales y cálidos, se sitúa precisamente en las antípo-
que ha teñido incluso de nostalgia historicista algunos das de otro manifiesto construido en Barcelona: la Plaça
de los planos del proyecto, los cuales se asemejan a los dels Països Catalans. Allí predominan la fragilidad y la
de la primera mitad del siglo XIX. La historia urbana de experimentalidad de los objetos, la opción formal por
la zona, los restos de la traza de la ciudad, la memoria la abstracción y los mecanismos del arte conceptual y
de elementos como la muralla del mar y la presencia el uso de materiales fríos e intelectuales. Dos lecciones
de los monumentos existentes han marcado las pautas vivas, por tanto, de dos caminos contrapuestos pero
definitivas para el proyecto. Un proyecto que, por su complementarios en la evolución del arte: la figuración
potente intervención urbanística, por su opción formal y la abstracción.

ANTONI BONET: L’ESPAI DE L’EXILI 7 de juny de 1987

Antoni Bonet Castellana constitueix un cas singular dins Aquest grup, al qual, a més dels seus dos amics de
l’arquitectura catalana d’aquest segle. Va néixer el 1913 París s’afegeixen arquitectes i artistes com Hilario A.
a Barcelona i, quan només tenia 19 anys i tot just havia Zalba, Alberto Le Pera, Jorge Vivanco i d’altres, de-
començat a estudiar arquitectura va entrar a treballar fensa uns criteris avantguardistes que intenten superar
al despatx de Josep Lluís Sert i Josep Torres Clavé, i la integració i la convencionalització que ja s’estan
va ingressar al GATCPAC com a estudiant el 1933, el produint respecte a l’arquitectura moderna. Es tracta
mateix any en què assisteix al IV Congrés Internacional d’introduir sobre l’entramat racionalista els valors del
d’Arquitectura Moderna (CIAM), a bord del vaixell Pa- surrealisme, amb un grau més alt de preocupació per
tris II, que va des de Marsella fins a Atenes (de fet, com- la psicologia individual i un gran interès per establir
pleix els 20 anys durant la travessia). Immediatament una relació de continuïtat amb el paisatge, per la qual
després de titular-se com a arquitecte a Barcelona l’any cosa utilitza les tècniques i els materials de cada lloc.
1936, col·labora amb Sert i amb l’arquitecte madrileny La butaca BKF (Bonet, Kurchan, Ferrari-Hardoy) és la
Luis Lacasa en la realització del Pavelló de la República mostra formal més perfecta d’aquests plantejaments.
espanyola a l’Exposició Internacional de París (1937), També durant aquests primers anys realitza les
pavelló que desperta un gran interès i que conté obres seves primeres obres, entre les quals destaca espe-
de Picasso, Calder, Miró, cialment la bella casa als
Juli González, Horacio carrers de Paraguay i de
Ferrer, Alberto Sánchez i
Antoni Bonet Castellana, com ja havia fet Suipacha (1938-1939), a
d’altres. Com a continuació cinquanta anys abans el mestre d’obres i Buenos Aires, i tota l’obra
de l’experiència parisenca, arquitecte valencià Rafael Guastavino en d’urbanització i d’edificació
Bonet assisteix al V CIAM, instal·lar-se als Estats Units, va fer de pro- que projecta a Punta Ba-
que té lloc el 1937 i es ca- pagador de la tècnica de les grans voltes a llena (Uruguai), on Bonet
racteritza pel predomini de la catalana, que als anys trenta va expli- realitza una obra mestra
Le Corbusier, i treballa amb d’introducció de noves in-
el mestre francès intervenint
car a Le Corbusier i als anys quaranta va fraestructures i d’edificis en
en els primers projectes de transmetre a Eladio Dieste un bosc immens al costat de
la Casa Jaoul i del Pavelló la costa (1945-1948). Tota
de l’Aigua per a l’Exposició Internacional de Lieja. El aquesta obra, especialment l’hotel-restaurant La Solana
1938, junt amb dos arquitectes argentins que ha conegut de Mar (1947), explicita una actitud èpica i civilitzadora
al despatx de Le Corbusier –Jorge Ferrari-Hardoy i Juan d’intervenir acuradament amb l’arquitectura moderna en
Kurchan–, decideix marxar a l’Argentina per implantar- el context salvatge i nou de la natura sud-americana. La
hi l’arquitectura moderna i no tornar al seu país en guerra. Solana del Mar té una forma allargada i racionalista que,
A partir de 1938 inicia, doncs, la seva etapa a base de paraments vidrats i d’una coberta-plataforma
americana, més creativa. En arribar a l’Argentina, enorme, queda semienterrada a la sorra de la platja. El
aglutina els arquitectes i artistes més innovadors en poeta Rafael Alberti, per a qui Bonet va projectar la seva
el Grupo Austral, que edita la revista del mateix nom. casa La Gallarda, a l’Uruguai, el 1945, va exclamar

38
davant de La Solana del Mar: “¿Nos hallamos acaso en les voltes i els murs curvilinis de maó, que avui és
la cubierta de un lujoso navío recién anclado dentro del considerada de les més representatives de l’Uruguai.
paisaje, al pie del verde malecón que finje el bosque?” En l’activitat espanyola de Bonet podem trobar
Una obra així només es podia dur a terme en països obres mestres destacades –en especial, el canòdrom
nous i verges. Són els mateixos anys en què Claude Meridiana (1962), l’edifici Mediterrani del carrer del
Lévi-Strauss va viure al cor del Brasil i va reformular Consell de Cent (1963), tots dos a Barcelona, i la Casa
el pensament modern en contacte amb el món americà. Cruylles (1967-1968), a Aigua Blava–; algunes obres
Poc després, Bonet fa l’estudi del Pla de Buenos de qualitat discutible –com ara la Torre Urquinaona
Aires (1948-1949), entra en contacte amb Ernesto (1971-1974), a Barcelona, o el Tribunal Constitucional
N. Rogers, que resideix una època a l’Argentina, el (1975-1980), a Madrid–, a més d’obres polèmiques,
qual presenta les idees d’aquest pla al VII CIAM, a com el Pla de la Ribera per a Barcelona, del 1968, i la
Bèrgam (Itàlia), mitjançant una pel·lícula singular ti- central nuclear de Vandellòs (1970-1971) a Tarragona.
tulada La ciudad frente al río. Arran d’aquest viatge Considerada d’una manera global, l’obra d’Antoni
a Europa, Bonet torna a connectar amb Catalunya i Bonet té una qualitat i una repercussió internacional
hi realitza la seva primera obra, totalment innovado- molt importants. Aquest és el motiu d’aquest article
ra en el context català, la casa La Ricarda, al Prat de que tracta només d’una part de la seva activitat sud-
Llobregat (1953-1960). A partir d’aquí, els contactes americana i que és una prova de com la figura de Bonet
amb Espanya s’accentuen i comença a realitzar obres interessa especialment als joves arquitectes –Fernan-
a Madrid i a Barcelona, ciutats on obre despatx, i a do Álvarez, Juan José Lahuerta, Jorge Nudelman,
partir de 1963 passa a viure definitivament a Espanya. Antonio Pizza i Jordi Roig– i de com les institucions
Quan torna de l’Argentina, hi ha deixat una del poder polític mostren, una vegada més, la seva
feina valuosíssima de modernització de l’arquitectura incapacitat endèmica per reconèixer el treball dels
del Rio de la Plata, i la majoria dels arquitectes de propis artistes i intel·lectuals moderns més destacats.
les generacions següents aprenen d’ell. Per exemple, No entrarem ara a fer un apartat necrològic i
en el Pla de Buenos Aires, que va fer amb l’ajut de inacabable citant els casos d’artistes i d’intel·lectuals
Ferrari-Hardoy, Vivanco i Kurchan, hi van col·laborar maltractats pels seus propis països; només recor-
dos joves, Clorindo Testa i Justo Solsona, que anys darem els matisos sinistres que la paraula exili pot
després es convertirien en dos dels arquitectes argen- tenir: l’obligat exili nord-americà de Josep Lluís Sert
tins més importants. I Antoni Bonet Castellana, com (1902-1983), l’arquitecte català modern de més ressò
ja havia fet cinquanta anys abans el mestre d’obres i internacional; el pintoresc viatge d’Eugeni d’Ors (1881-
arquitecte valencià Rafael Guastavino en instal·lar-se 1954), el crític d’art català de nivell internacional més
als Estats Units, va fer de propagador de la tècnica de alt, darrere els mites de la capital, primer, i de tot el
les grans voltes a la catalana, que als anys trenta va cerimonial barroc de l’escenografia franquista, des-
explicar a Le Corbusier i als anys quaranta va trans- prés; la marginació o el silenci que ha patit per Josep
metre a Eladio Dieste, un enginyer uruguaià que va Maria Sostres (1915-1984), destacat arquitecte, crític i
col·laborar amb ell en l’obra de la Casa Berlingieri historiador de l’arquitectura, i la manca de reconeixe-
(Punta Ballena, 1946) –realitzada a base de grans ment per part de les institucions polítiques, acadèmi-
voltes– i que ha desenvolupat una obra arquitectòni- ques i editorials del singular valor de l’experiència
ca imaginativa, a partir del llenguatge estructural de internacional de l’arquitecte català Antoni Bonet.

39
1988
En plena preparación de las obras olímpicas, Barcelona se había convertido en la ciu-
dad de los proyectos, que por docenas se encargaban, se presentaban y se iniciaban.
El 18 de octubre de 1988, todos los proyectos olímpicos se pudieron ver juntos por
primera vez en la exposición “Barcelona, la ciutat i el ‘92”, que se instaló hasta el 8 de
enero de 1989 en el antiguo Edifici de les Aigües, junto al Parc de la Ciutadella. A esta
exposición se refiere el texto “Barcelona, teoria morfològica de la ciutat”, preparado
en relación con el guión de dicha muestra. En los demás artículos, especialmente el
dedicado a “Permanencias y cambios en la percepción de la ciudad” y el dedicado a la
Plaça de les Glòries, sigue predominando esta reflexión sobre la fuerte transformación
que se empezaba a producir en Barcelona.
PERMANENCIAS Y CAMBIOS EN LA PERCEPCIÓN DE LA CIUDAD 23 de marzo de 1988

La ciudad es la máxima creación de la civilización, tal más barrios históricos constituyen la imagen profunda
como la definió Claude Lévi-Strauss; es el lugar de la de Barcelona. Sobre esta trama podemos ir colocando
política y las leyes del mercado, tal como nos enseñó los puntos, las líneas y áreas significativas: el mar, las
Friedrich Engels; es el lugar de la memoria, la confron- Ramblas, la Gran Via…
tación, la comparación y la discordia, tal como la con- Así se cumple un singular proceso. Las ciudades
templamos hoy. Pero, además de todo esto, este enorme se han ido desarrollando lentamente según las leyes
organismo artificial no existe estructurales del cerebro
en realidad más que en la La campaña “Barcelona, posa’t humano –centro y periferia,
experiencia perceptiva de guapa” ha potenciado que la Barcelona perpendicular y paralelo,
los miles de personas que la recto y curvo, sendas y
habitan y se mueven en ella.
descolorida y gris a la que nos habíamos límites, hitos y puntos de
Estas imágenes de la acostumbrado recobre y recree sus cruce– y cada habitante
ciudad quedan configuradas matices cromáticos. debe hacer el esfuerzo men-
por elementos de distinto tal de interiorizar la estruc-
orden y escala, que se superponen e interpretan en la ex- tura desarrollada en el espacio urbano.
periencia vivida del ciudadano: monumentos, edificios A pesar de que esta idea profunda de ciudad varía
singulares, límites como el mar o un río, la estructura de lentamente, algunas de las intervenciones actuales están
cada barrio, itinerarios de la casa al trabajo, lugares de cambiando la imagen de Barcelona. No solamente me
diversión, rótulos luminosos, y miles de referencias inte- refiero a nuevas vías rápidas, túneles y puentes –vitales
riorizadas constituyen la experiencia que cada individuo para configurar nuevos itinerarios, nodos y límites–,
tiene de su ciudad. sino a otro tipo de operaciones. Por ejemplo, la creación
Podríamos establecer que el paseante, cuando de nuevos espacios públicos –recordemos el parque de
anda por la calle, percibe la ciudad, por lo menos, desde la Pegaso o la remodelación de las avenidas Via Júlia y
tres niveles diferentes. En primer lugar, a escala huma- Gaudí– está sirviendo para fortalecer la imagen de cada
na, aquello que ve muy cerca e incluso puede tocar: barrio. La intervención en el Moll de la Fusta ha cam-
aceras, tiendas, coches, gente, anuncios, mobiliario ur- biado la imagen que se tenía de aquella zona como nodo
bano. En segundo lugar, el espacio urbano, aquello que y como límite. El Anillo Olímpico configurará un nuevo
puede ver, una encrucijada de calles, una calle definida foco urbano de fuerte papel representativo. La Villa
por edificios, una plaza, una galería subterránea. Y, en Olímpica potenciará la aparición de un nuevo barrio.
tercer lugar, tiene en su mente una idea o representa- Además de esta imagen mental que todos tenemos
ción de su ciudad; sabe hacia donde se dirige, por qué de la ciudad por la que nos movemos, existe la imagen
recorridos pasará, de qué barrio a qué barrio irá, aunque urbana que captamos mientras la recorremos, aquella
no los vea. Conoce qué límites bordeará, qué hitos le que corresponde al escenario, al marco por el que va-
servirán de referencia. mos discurriendo. Respecto a este segundo nivel, en la
Está claro cuáles son los elementos que no otor- Barcelona actual, heredera de la ciudad del siglo XIX,
gan imagen a Barcelona. Por desgracia, a Barcelona no predomina una estructura de calle corredor, es decir, de
la define ninguna gran área verde, como pasa en cambio espacios urbanos lineales definidos a lado y lado por fa-
con el Hyde Park, el Central Park, la isla Margherita chadas continuas. Dentro de esta imagen predominante
o el Prater, que pertenecen directamente a la imagen existen los matices de las calles más estrechas de algu-
de Londres, Nueva York, Budapest o Viena, respec- nos barrios o más tortuosas y preindustriales del casco
tivamente. Barcelona queda definida por la imagen antiguo, además de las avenidas, las plazas, las esquinas
de la ciudad colmada, hecha de manzanas macizas y del Ensanche…
calles rectilíneas. Barcelona es una ciudad densa, pero Otro hecho destacable es el color de la ciudad. La
ordenada, que debe su claridad estructural al plan que campaña “Barcelona, posa’t guapa” ha potenciado que
en 1859 dejó preparado Ildefons Cerdà. La total colma- la Barcelona descolorida y gris a la que nos habíamos
tación y la claridad radical de su estructura de damero acostumbrado recobre y recree sus matices cromáticos.
que contacta con el casco antiguo y con todos los de- Desde el Ayuntamiento se trata de controlar la carta
< de los colores usados, intentando recurrir a los tonos
Vista de la plaça Reial. Foto: Josep Maria Montaner, 1981. originarios y procurando combinar el nuevo color de

43
cada fachada en su contexto. Desde el punto de vista de diéndose y renovándose los negocios dedicados al lujo.
la arquitectura, Barcelona no ha conseguido de manera Los clientes de estas nuevas tiendas son especialmente
definitiva una imagen actual; su imagen más apreciada los yuppies y los jóvenes no emancipados que disfrutan
sigue siendo la de la ciudad del modernismo. Y esto no de las rentas familiares. El diseño de estos lugares debe
es casual, tiene sus razones. Los años veinte constituye- ser, por tanto, el más moderno posible, y ha de permitir
ron en Barcelona una especie de dilatado dead point del ejercer una especie de cosmopolitismo para provincia-
que la ciudad ha empezado a rehacerse en los últimos nos: por ejemplo, utilizando los lavabos del Nick Haba-
tiempos. El novecentismo, como epígono inseparable na no hace falta ir ya a los del café Costes de París, ya
del modernismo, condujo poco a poco a una retrógrada que han sido copiados literalmente; aguardando turno
estética monumentalista, la cual fue continuada deci- para cenar en la barra del Network uno sublima su es-
didamente por las dictaduras de Primo de Rivera y de pera evocando un tugurio neoyorquino, y entrando en el
Franco. En este contexto, la realización del Pabellón Velvet podemos pasar por una pasarela similar a la que
Alemán de Mies van der Rohe en Barcelona fue una ex- Norman Foster diseñó para la lujosa tienda de Katharine
cepción en un ambiente antivanguardista, y las obras del Hamnett en Londres.
GATCPAC en la época de la Segunda República consti- La capacidad de seducción de la mercancía es
tuyeron un episodio breve y marginal de modernización algo tan viejo como el propio sistema, pero tiene aún
imposible. Tras ello, durante décadas de especulación, tantas posibilidades como el mundo. La ruta de las
la arquitectura de calidad constituía cuantitativamente la tiendas de moda se va desarrollando y hace unos años
centésima parte de una ciudad que crecía basándose en que continúa por la Diagonal hasta la Plaça de Francesc
áticos, polígonos y barrios autoconstruidos. Macià. En aquella zona las aceras son más estrechas,
Tampoco la avenida Diagonal, siendo tan repre- pero los negocios son más lujosos. En el futuro, este
sentativa, ha llegado a disponer de la potente imagen itinerario comercial se prolongará por toda la Diagonal,
que un eje de este tipo –a la manera de la Castellana más allá de Francesc Macià, cuando se realicen nuevas
en Madrid– requeriría. Queda aún la leve esperanza galerías comerciales –además de hoteles de lujo y ofi-
de que la realización de una serie de edificios que aún cinas de alta categoría– por la zona del Corte Inglés de
faltan para completarla –la supermanzana de l’Illa Diagonal. Siempre, sin embargo, se topará con la zona
Diagonal proyectada por Rafael Moneo y Manuel universitaria, inoportunamente situada, que marca per-
Solà-Morales; el hotel en el que han intervenido Albert manentemente el final de la metrópoli y el inicio de los
Viaplana y Helio Piñón, y otras obras– consigan salvar municipios limítrofes.
la imagen representativa de la avenida más larga, an- Conviviendo con el torbellino publicitario, van
cha y simbólica de Barcelona, pero en absoluto la más apareciendo nuevos elementos urbanos, amablemente
atractiva. En esto, el Passeig de Gràcia sigue estando públicos. Es el caso de las marquesinas de las paradas de
a años luz. autobuses diseñadas por Elías Torres, José Antonio Mar-
Lo que más colabora a otorgar las imágenes urba- tínez Lapeña y José Luis Canosa, que aportan una lec-
nas son los objetos a escala humana, aquello que vemos ción de ligereza y colorido al colmado escenario urbano.
a nuestra altura; toda la infinita franja urbana que va Les acompaña un anuncio luminoso que, cuando está
ligada al espacio que alcanzamos con nuestras manos y junto a la marquesina, resulta una simpática protección
que continuamente se transforma. En esto Barcelona tie- y compañía, pero cuando está solo en medio de la acera,
ne un espacio urbano definitorio: la acera del Ensanche como un peatón cualquiera, es un manifiesto abuso de
de 10 metros de anchura, delimitada en la mayoría de los apropiación del espacio público.
casos por una hilera de coches y una hilera alternada de Y no todos los elementos de diseño urbano han
tiendas y entradas de pisos. Por este espacio discurren ido dirigidos a los transeúntes. Algunos han sido pen-
nuestros pasos. Es el espacio del consumidor. Centena- sados para los automovilistas, sus oponentes. De hecho,
res de reclamos –escaparates, rótulos, anuncios y obje- como seres urbanos, adoptamos papeles opuestos según
tos– requieren nuestra atención distraída. Las tiendas seamos paseantes o conductores. La nueva señalización
compiten cada día más fuertemente para atraer nuestra de carriles de la Diagonal constituye una clara opción
mirada. Cada día van aumentando los espacios lineales y a favor del automovilista, convirtiendo en autopista
perpendiculares a la calle dedicados a tiendas –en forma urbana algo que prometía ser una avenida. El diseño
de galería, por ejemplo. aerodinámico –aunque con cierto regusto clasicista por
En proximidad a los ejes de mayor atractivo su referencia al arco de triunfo– de Santiago Calatrava
comercial –Portaferrisa, Passeig de Gràcia, Rambla sirve para legitimar, por vía de la belleza operaciones de
Catalunya y Diagonal– han ido reproduciéndose, exten- implicaciones polémicas.

44
Sólo los espacios del ocio, las plazas y los jar- Lapeña-Viader. Y existen infinidad de combinaciones.
dines, permiten sustraerse momentáneamente al ritmo En la mayoría de los casos sobre pavimentos duros y
del negocio. Allí, los elementos de mobiliario urbano aflorando docenas de palmeras. Plazas duras y palmeras
han empezado a caracterizar Barcelona. Existen los se han convertido –junto a otras exquisiteces del diseño
elementos del repertorio clásico: bancos de madera, urbano, como bolas, mástiles y demás– en símbolos de
fuentes de fundición, farolas antiguas. Y existen ele- la nueva Barcelona.
mentos del nuevo repertorio: los bancos de deployé Existen, por lo tanto, otras imágenes, ajenas al
que Clotet y Tusquets inventaron hace una docena de imperio comercial, periféricas de los ejes de mayor
años; las diversas farolas de nuevo diseño, desde la especulación. Son los ejemplos de espacios colectivos
de pantalla reflectante diseñada por Solans-Quintana- y de relación en los barrios. Una última imagen de la
Galí-Arriola hasta la Lampelunas de Torres-Martínez y Barcelona actual.

CINE Y ARQUITECTURA: LA ESTRUCTURA DE UNA PELÍCULA 9 de junio de 1988

Lo más arquitectónico de El vientre de un arquitecto no puntos. Las concordancias entre el cine de Greenaway
es ni el tema de la vida de un arquitecto –que abordan de y la arquitectura de lo que podríamos denominar nueva
forma mucho más directa en películas como El manan- abstracción formal son bastantes. No es casual que los
tial– ni la recreación de un cierto medio urbano –compo- dibujos que aparecen en El contrato del dibujante fue-
nente básico en filmes como Metrópolis, Blade Runner o ran realizados por Nigel Coates, joven y vanguardista
Brazil–, sino la estructura misma del filme. arquitecto británico.
La película de Peter Greenaway se basa en la cal- El cine de Greenaway –basado en este impecable
culada superposición de diversas historias: la enferme- ordenamiento intelectual de toda su construcción– posee
dad de un arquitecto, el montaje de una exposición, la las mismas cualidades que la música minimalista y la
relación amorosa de la mujer arquitectura de la nueva abs-
del arquitecto con un colega El cine de Greenaway posee las tracción formal: capacidad
italiano, la fecundación de mismas cualidades que la música de innovación, búsqueda de
un hijo, la ciudad de Roma minimalista y la arquitectura de la síntesis de posiciones con-
y la arquitectura de Éttien- trapuestas, construcciones
nueva abstracción formal. Pero, al
ne-Louis Boullée. Todo ello sólidamente intelectuales,
está cuidadosamente sin- mismo tiempo, también apunta hacia los configuraciones de nuevos
cronizado desde la primera mismos peligros: esteticismo que surge modos de representación y
imagen hasta la última. Y de unos presupuestos excesivamente narración, seducción por la
lo que surge del choque formalistas, ensimismamiento en la pulcritud y el orden de la
de cada nivel superpuesto propia estructura de la obra, elitismo obra. Pero, al mismo tiem-
son los vientres: el del ar- po, también apunta hacia los
intelectual y elaboración de pretenciosas
quitecto, el de su mujer, el mismos peligros: esteticis-
de las estatuas clásicas, el construcciones con poco contenido y mo que surge de unos presu-
de Roma y el monumento que por su formalismo escapan de las puestos excesivamente for-
a Vittorio Emmanuelle, el posibilidades de la crítica. malistas, ensimismamiento
de Boullée... Unos vientres en la propia estructura de la
que se repiten y fotocopian insistentemente, como obra, elitismo intelectual y elaboración de pretenciosas
gesto genuino del arte conceptual. Este trabajo sobre la construcciones con poco contenido y que por su forma-
superposición de diversos relatos no es ajeno a algunas lismo escapan de las posibilidades de la crítica.
experiencias arquitectónicas contemporáneas. Bernard Pero lógicamente en la película hay más superpo-
Tschumi –un arquitecto suizo que utiliza como referen- siciones. Una de las esenciales es Roma, la excusa, de
cia básica de su arquitectura la estructura de la secuencia hecho, para rodar la película. Sin embargo, no pasa de
cinematográfica– ha planteado su proyecto del Parque ser un escenario cualificado. De Roma se utilizan in-
de la Villette en París como superposición y conflicto tensamente dos monumentos: el Panteón y, tal como lo
entre tres tipos de elementos distintos: áreas, líneas y llaman los romanos, el “Vittoriano”. Pero cada edificio

45
es mostrado de manera perversa. El Panteón, paradigma mínimamente en la película las ideas de Boullée. En
y eslabón hacia el espacio arquitectónico, aparece como otros aspectos también la película tiene relación con
liso telón de fondo. Y del “Vittoriano”, en su época una arquitectos. En ella han intervenido dos profesionales
operación de escenografía y colosalismo urbanos, se nos reales. Flavia –la fotógrafa y hermana del conquista-
muestran sus entrañas secretas. dor y mafioso arquitecto italiano– es en realidad una
Es en el tratamiento del contexto romano donde la arquitecta italiana –Stefania Casini–. Y Greenaway
óptica de Greenaway –a pesar de cierta parodia– es más cuenta para la elección de los escenarios romanos y
tópica y torpe. para el montaje de una exposición que nunca existió
Por lo que respecta a Boullée, su papel en la en la realidad, con un experto arquitecto italiano,
película es relativo. Es más importante la actividad Constantino Dardi.
frenética y exclusiva del montaje de una exposición o Se trata, en último término, de una película sobre
la disponibilidad de un ídolo con quien mantener una la soledad, la descomposición y la muerte en relación
extensa relación ficticia, que la voluntad de explicar con la capacidad de permanencia de la arquitectura.

LAS GLORIAS DE BOFILL Y MONEO 3 de septiembre de 1988

Con pocos meses de diferencia han sido presentados en Barcelona a aquella isla de cemento que J. G. Ballard des-
Barcelona dos nuevos proyectos: el Teatre Nacional, cribió en su novela de 1974 y en la que se perdía, tras un
promovido por la Generalitat de Catalunya y diseñado accidente, el protagonista, el arquitecto Robert Maitland.
por Ricardo Bofill, y el Auditori Municipal, proyectado Es a partir de la reciente etapa de municipio socia-
por Rafael Moneo. Ambos edificios se situarán junto a la lista cuando ha vuelto a mirarse este punto con voluntad
Plaça de les Glòries. de resolverlo y darle un papel urbano crucial, definién-
Si hay un nudo crucial en Barcelona que lleva más dolo como una de las 12 áreas de nueva centralidad.
de un siglo sin resolverse, éste es la Plaça de les Glòries Esto es especialmente necesario si se pretende enrique-
Catalanes. Ya constaba en el Plan Cerdà de 1859 como cer Barcelona como ciudad orientada al mar.
uno de los espacios centrales de la futura gran ciudad, La correcta solución de la Plaça de les Glòries es
el punto donde confluían la Meridiana, la Diagonal y la uno de los puntos esenciales para crear un importante
Gran Via, las tres avenidas más importantes y largas de nudo que potencie la relación del centro con los barrios
Barcelona. Los planes posteriores –García Faria (1893), del Clot, Sant Martí de Provençals y Poblenou, y del
Alsina (1899), Jaussely (1905), Rubió i Tudurí (1929), norte de la ciudad con la línea del mar.
Pla Macià del GATCPAC y Le Corbusier (1934), que lo La Plaça de les Glòries es pieza fundamental para
situaba al lado de un campo colaborar a la actual volun-
de aterrizaje de avione- La Plaça de les Glòries es pieza tad de redirigir el desarrollo
tas– siguieron manteniendo fundamental para colaborar a la actual de la ciudad hacia el este,
este lugar como foco urbano rompiendo la tendencia
voluntad de redirigir el desarrollo de
central. Pero en realidad ancestral de las ciudades a
Barcelona creció hacia el la ciudad hacia el este, rompiendo la crecer hacia el oeste.
oeste, y esta plaza quedó tendencia ancestral de las ciudades a Ello no significa, sin
siempre olvidada, detrás crecer hacia el oeste. embargo, que en estos mo-
de la ciudad representativa, mentos se disponga ya de la
dando acceso a barrios populares y a una extensa zona solución definitiva. De hecho, lo único que se ha conse-
fabril, rodeada de calles y vías de ferrocarril. Por esto, en guido hasta ahora es acercarse al problema, planteando
la época del desarrollo sin calidad, este punto se convir- proyectos alrededor de esta asignatura pendiente de la
tió en un nudo de autopistas que se cruzaban aspirando a historia de Barcelona.
imitar las ciudades norteamericanas. Y precisamente una parte de los proyectos que sir-
El persistente desprecio hacia este lugar –que de ven para aproximarse a la plaza, haciéndole de momento
eterno candidato a centro se había convertido en espa- sólo cosquillas por debajo, es el gran espacio que han
cio marginado, residual y abandonado– había llegado a dejado libre las vías de la Estación del Norte y que, bajo
su culminación: esta plaza es lo más parecido que tiene el nombre de Plaça de les Arts, albergará dos de los más

46
importantes edificios de la Barcelona de fin de siglo: el tomarán terreno a los órdenes clásicos. De todas formas,
Auditori Municipal y el Teatre Nacional. Estos dos gran- Barcelona no se habrá librado de un edificio en forma de
des edificios se situarán al sur de la Plaça de les Glòries. templo clásico como los que desde hace algunos años
En la Plaça de les Arts, el auditorio y el teatro se Bofill propugna para diversos tipos de arquitectura.
colocan paralelamente, uno al lado del otro. El Auditori El proyecto presentado por Rafael Moneo renun-
orienta su fachada a la calle de Lepanto, ocupando la cia a cualquier ansia de monumentalidad en aras de
longitud de dos manzanas del Ensanche y tiene como eje una solución compacta que sea altamente sensible al
central el final de la calle de Ausiàs March. Esta última contexto urbano. El nuevo edificio respeta la alineación
calle pasa peatonalmente por debajo del edificio y da del Ensanche de Cerdà y se define como un enorme pa-
acceso a la Plaça de les Arts. Allí, situado paralelamente ralelepípedo recostado que recrea la volumetría de las
al Auditori, se levantará el Teatre Nacional, casi tocando manzanas existentes.
ya a la Plaça de les Glòries. Moneo intenta llegar a una resolución funcional
Los dos grandes edificios culturales, pues, se dis- de los grandes espacios interiores y definir una gran
ponen contiguamente, sin agredirse, pero tampoco sin caja exterior en la que se realiza un depurado trabajo
coordinarse para articular un espacio abierto con carác- de la fachada. En el interior, la gran sala de audiciones
ter; sencillamente se ignoran el uno al otro, dejando un para 2.300 personas –además de la sala menor, de 700
espacio libre entre sus cuerpos. butacas– recrea la forma fluida y orgánica, como en la
De las otras intervenciones que por momentos van Filarmónica de Berlín. En el exterior, el contenedor en
rodeando la Plaça de les Glòries, algunas –como el Parc forma de prisma define un modulado de cuatro plantas y
del Clot, proyectado por Dani Freixes y Santiago Miran- un ritmo de columnas adosadas que, a la manera de la ar-
da– están ya realizadas. quitectura del protorracionalismo, consigue aunar en un
El Teatre Nacional es una promoción de la Gene- mismo edificio voluntad clásica de solidez y estaticidad,
ralitat de Catalunya, que tiene como comisario a Max sensibilidad urbana y capacidad de invención de nuevos
Cahner, como director a Josep Maria Flotats y como lenguajes. En un caso así los temas esenciales son el rit-
arquitecto a Ricardo Bofill. Se trata, en realidad, de un mo, la modulación y el giro del orden de las esquinas.
teatro de tamaño medio, con 1.000 plazas y con otra El gran volumen macizo queda vaciado por un
pequeña sala para teatro experimental de 400 butacas. patio interior y sólo se significa por una sutil bóveda en
Pero Bofill, explotando los recursos de la arquitectura la cubierta que, en el centro del edificio, enfatiza el eje
posmoderna, consigue que el edificio parezca mucho urbano de la calle de Ausiàs March. Como Aldo Rossi,
más monumental y gigantesco. Moneo admira la calidad urbana de las arquitecturas
En este caso, el mecanismo consiste en incluir el neutras e industriales de este siglo.
teatro de planta griega dentro de un gran contenedor Si el proyecto de Bofill tiende a la autonomía y
en forma de templo clásico. Este contenedor crea un el narcicismo típicos de los objetos de la arquitectura
gran pórtico acristalado a la manera de invernadero que moderna, aunque sea recurriendo a los modelos conven-
permite ganar muchos metros cuadrados de vestíbulo y cionales de templo y palacio clásicos, la propuesta de
foyer. En el interior, mediante el hundimiento de la gra- Moneo constituye un ejemplo de actitud versátil, empí-
dería y el tamaño del contenedor, se consigue que el gran rica e inteligentemente ecléctica, especialmente atenta a
volumen del aparato escénico, que en un teatro simple la relación con el contexto urbano.
debe sobresalir, quede controlado dentro de un discreto Sin embargo en ambos edificios, aunque se ignoren
cuerpo con forma de linterna clasicista. y partan de posiciones arquitectónicas distintas, domina
Grandes acristalamientos, estructuras metálicas el peso de la tradición histórica. Y se sitúan junto a la
vistas y una mayor proliferación de detalles sofistica- plaza que, paradójicamente, glorifica la incapacidad se-
damente tecnológicos serán algunos de los recursos que cular de una ciudad para resolver uno de sus nudos clave.

BARCELONA, TEORIA MORFOLÒGICA DE LA CIUTAT 13 d’octubre de 1988

La ciutat és l’organisme complex on es desenvolupa la social, la política, la històrica, la cultural, la formal, la


vida de l’home contemporani. Cada ciutat real és al- simbòlica. La forma de la ciutat és també la superposi-
hora la superposició de moltes ciutats: l’econòmica, la ció de molts tipus d’estrats: la memòria urbana, l’estruc-

47
tura de la propietat del sòl, les alineacions dels carrers, És a partir de la cultura de la Il·lustració que es van in-
l’estructura dels barris, els signes urbans. troduint nous ordres urbans a la Barcelona incipientment
Cada època ha contemplat la ciutat d’una manera industrial: es funden barris de traçat ortogonal fora del
diferent. Si bé no podem oblidar que la ciutat és feta nucli urbà –com la Barceloneta– i a l’interior s’obren
d’història, de relacions socials, d’interessos immobi- nous carrers rectilinis –com el carrer de Ferran– i es tra-
liaris, de normes públiques, avui entenem també la cen places regulars –com la plaça Reial. Tot aquest pro-
ciutat com a lloc de la superposició, la fragmentació i cés dispers de renovació urbana queda inclòs posterior-
la confrontació. ment en el projecte unificador de l’Eixample d’Ildefons
Espai de superposició de diverses realitats i formes, Cerdà. Amb ell s’introdueix un ordre global a tota la
com la visió discontínua ciutat, existent i futura, que
de la història moderna que Tenim establerts, doncs, els quatre tipus desplaça el seu centre i s’an-
ens han mostrat Foucault, essencials d’intervencions a la Barcelona nexiona els municipis del
Deleuze i Derrida. Lloc actual, des d’un punt de vista de la forma: pla. Aquest ordre de mitjan
de conflicte i de discòrdia segle XIX perdura fins avui,
que, com diu Franco Rella,
àrees, línies, nusos i punts. malgrat les revisions i les
és encara el darrer context A entendre’ls, ens hi ha ajudat la reformes.
on és possible, a través de referència a la teoria gestàltica i a la És en aquesta estructu-
la contraposició contínua psicologia urbana que Kevin Lynch va ra clara de la ciutat on s’in-
d’idees, un cert diàleg amb desenvolupar al seu text trodueixen les intervencions
la veritat. Lloc de l’absèn- de 1960 The Image of the City. actuals. L’estratègia general
cia, com assenyala Massimo que se segueix és completar
Cacciari –absència, podríem la forma d’aquesta ciutat:
dir, de la festa primitiva, de la natura, d’allò orgànic, dels construir grans parcel·les buides o alliberades per infra-
vestigis de la història. estructures obsoletes –estacions i línies de ferrocarril,
Si les grans ciutats són el lloc de la fragmentació, edificis industrials, etc.–, crear nous espais públics,
la discòrdia i l’absència, també són la maquinària més replantejar certes àrees urbanes, reforçar tot el sistema
perfeccionada d’oferta de serveis i de sistemes, posats de comunicació viària. I com que la ciutat està ja en gran
al dia constantment, i també són la factoria privilegiada part consolidada, les transformacions més importants no
de l’art contemporani, potser el darrer paradigma feble es realitzen al centre, sinó al perímetre del quadrat: als
de la societat contemporània, com ha assenyalat Ignasi barris perifèrics, als accessos a la ciutat, al front marítim,
de Solà-Morales. a la línia de muntanya.
Sense cap ànim de marginar cap altra interpreta- No és casual que les quatre grans intervencions
ció, una de les maneres contemporànies d’entendre la s’introdueixin gairebé en cada una de les cantonades
ciutat és la morfològica, suposant que consideracions de del quadrat urbà: Montjuïc, la Vila Olímpica, la Vall
caràcter geomètric i formal ens puguin ajudar també a d’Hebron i la Diagonal. Encara que cada una d’aques-
interpretar l’evolució de la ciutat. tes quatre àrees quedarà configurada amb un caràcter
Per entendre les intervencions a la Barcelona actu- diferent, tenen molts punts en comú. En primer lloc,
al, és útil contemplar la ciutat com un organisme actiu, la transformació urbana global i ràpida d’aquestes
compost per la complexa articulació de peces de formes, àrees només es podia fer amb un impuls extraordinari
usos, tipus de promoció i paper urbà molt diversos. com és el dels Jocs Olímpics. En segon lloc, cada una
Delimitar quins són els tipus formals d’intervenció a la d’elles, malgrat una certa polifuncionalitat, fa, res-
Barcelona actual ens permetrà entendre tant l’essència pecte a tota la ciutat, un paper específic. L’essència
mateixa de la ciutat com la lògica interna de les inter- de les quatre àrees és la seva especialització urbana:
vencions en marxa. Montjuïc s’utilitzarà de manera intensiva com a àrea
Des d’un punt de vista formal, Barcelona és una de parcs i equipaments per a la cultura, el lleure i les
ciutat clara, fàcilment assimilable al quadrat. Un quadrat exposicions; la Nova Icària serà un barri residencial
que té uns límits materials definits: la línia del mar, el riu amb un estàndard altíssim de serveis i espais oberts; la
Besòs, la línia de la muntanya i un quart costat abans del Vall d’Hebron tindrà un alt nivell d’equipaments, es-
riu Llobregat. Dins d’aquest quadrat geogràfic, s’ha anat pecialment esportius i de lleure; i la Diagonal enfortirà
desenvolupant una ciutat també d’estructura clara que, a el seu caràcter d’àrea alhora universitària i esportiva,
partir de la forma ordenada de la retícula romana, es va a més de les franges de promoció privada dedicades a
anar convertint en la ciutat medieval, orgànica i radial. residència, oficines i comerços.

48
Per facilitar la connexió entre tots els barris, àrees Música; els ampliats Museu Picasso i Fundació Joan
o parts de la ciutat és imprescindible el perfeccionament Miró; el Teatre del Mercat de les Flors o els mateixos
continu de les línies de connexió, des dels cinturons fins centres cívics– han de jugar el paper de focus de barris
als passeigs i les rondes, des dels ponts fins als túnels, que en altres èpoques van fer les esglésies, els mercats
des de les línies de metro fins a les galeries de serveis o els teatres.
i les xarxes de fibra òptica. S’ha de plantejar una nova Tenim establerts, doncs, els quatre tipus essen-
idea de via ràpida que, a la vegada, sigui urbana i creï cials d’intervencions a la Barcelona actual, des d’un
espais de vianants. La ciutat queda configurada, doncs, punt de vista de la forma: àrees, línies, nusos i punts. A
essencialment com un conjunt de parts amb autonomia i entendre’ls, ens hi ha ajudat, per una part, la referència
caràcter propis, connectades per una xarxa complexa de a la teoria gestàltica i a la psicologia urbana que Kevin
línies de comunicació de tot tipus: àrees i línies. Lynch va desenvolupar al seu text de 1960 The Image of
En aquesta estructura complexa de la ciutat hi ha the City; segons Lynch, la forma de la ciutat, tal com els
un altre tipus de peça, no tan gran com les àrees, però seus habitants la interioritzen, és assimilable a concep-
que fa el paper d’enllaç entre elles i que es desenvolupa tes psicològics i formals tals com sendes, límits, barris,
en aquells llocs de confluència de diverses línies de cir- nusos i fites. Per altra part, Bernard Tschumi, en el seu
culació o en franges de contacte entre barris. Es tracta projecte en via de realització per al Parc de la Villette
dels nusos, com els de la plaça de les Glòries, Renfe- a París (1983), dins del corrent de la nova abstracció
Meridiana, la plaça de Cerdà, el carrer de Tarragona, el formal, es basa en la superposició de tres tipus de peces:
Port Vell, molt més complexos de resolució que no les superfícies, línies i punts.
quatre grans àrees, ja que els problemes de circulació i la El mateix fet que la ciutat es pugui entendre com
diversitat d’usos s’han de resoldre en espais més petits i, a fenomen essencialment morfològic ha implicat, fins i
per tant, amb un nivell més alt de superposicions. tot, la manera de distribuir l’exposició concreta sobre
Finalment, comprovem que en la renovació de la els projectes de Barcelona en un espai concret. Si la
ciutat actual, a més de les àrees, les línies i els nusos, hi forma de la ciutat és delimitable, la seva representació
juguen un paper cabdal un altre tipus de peces menors, es pot instal·lar en les quatre cares de l’espai quadrat
però de gran transcendència. Són els punts, elements de la galeria del primer pis del Dipòsit de les Aigües de
focals que tenen una estructura més simple i unifuncio- Barcelona. Així, cada una de les quatre bandes de l’edi-
nal, però que contribueixen a aglutinar i transformar el fici es converteix en la línia de mar, llevant, la línia de
seu entorn urbà pròxim. Es tracta també de revitalitzar muntanya i ponent. L’espai expositiu i l’exposició com a
la ciutat per punts. Aquests espais públics i els edificis representació de la ciutat coincideixen temporalment en
culturals –com els futurs Centre de Cultura Contempo- una mateixa cosa, segons aquelles lleis intrínseques de
rània a l’antiga Casa de la Caritat i Centre Cultural del l’arquitectura i l’urbanisme: la forma, la geometria. Per
Nord, Narcís Monturiol, a l’antic Hospital Mental de Pi això, la ciutat, a través de la forma, es pot representar en
i Molist; els remodelats Teatre del Liceu i Palau de la l’ordre geomètric d’un edifici concret.

49
1989
Paulatinamente, un hecho subyace cada vez con más frecuencia en estos artículos:
los objetivos y las técnicas de la crítica; la defensa de que toda ciudad activa debe
fomentar una masa crítica que le permitirá reflexionar, aprender de los errores y
avanzar. Precisamente, la acción crítica consiste en escribir sobre los hechos presentes,
comprometiéndose con la realidad, intentando explicar su lógica a la sociedad para
que ésta sea consciente y exigente. No hay crítica posible sin compromiso. De ahí,
esta defensa de la posición del programa de televisión “Salud Barcelona” que, dentro
de una serie dedicada a las ciudades, presentó una visión crítica de nuestra ciudad, y
por esto, más adelante, en 1997, publiqué un artículo titulado explícitamente “Maldita
crítica”, identificando el ejercicio de la crítica con la libertad y la democracia.
SALUD BARCELONA. APRENDER DE LA CRÍTICA 6 de febrero de 1989

A pesar del tono crítico de los demás programas de la Barcelona posee una estructura urbana y social mucho
serie Una ciudad donde vivir y a pesar de que lo ex- más compleja.
puesto en el documental dedicado a Barcelona obedece Otro grupo de problemas denunciados –el pésimo
a la más estricta realidad, la primera reacción que causa funcionamiento de la sanidad pública y las irregulari-
su visión es de sorpresa. Se nos presenta una Barcelona dades del sistema de pensiones de jubilación– no son
en las antípodas del triunfalismo preponderante y en característicos sólo de Barcelona, sino que constituyen
la que no aparecen como gravísimas deficiencias y
predominantes los signos de Tras la visión del programa de televisión, vergüenzas de una España
su identidad más moderna lo más relevante es preguntarse cómo las con una modernización to-
y celebrada: monumentos, instituciones públicas hacen frente a esas talmente insuficiente y un
museos, parques, puentes o estado asistencial incomple-
edificios deportivos.
cuestiones, respondiendo a las exigencias to. También los conjuntos
De hecho, aquello de todos los tipos de ciudadanos y residenciales para alojar a
que nos sorprende incons- protegiendo sus derechos. [...] Que no las masas de inmigrantes,
cientemente es contemplar supiéramos aprender de este reportaje que han debido ser repa-
la gran ciudad desnuda de crítico o que pasase sin pena ni gloria, rados y reequipados a los
los valores ideológicos que sin polémicas y comentarios, sería una pocos años, son una heren-
ella misma genera para au- cia del desarrollismo sin
tojustificarse: oferta cultural
auténtica lástima y muy mal síntoma. calidad que se produjo bajo
altamente diversificada y ac- el mandato franquista.
tualizada, infinidad de contactos personales y sociales, Existen otros problemas más genuinamente barce-
posibilidades de trabajo, múltiples elecciones de diver- loneses, aunque sean fruto también del modelo urbano
sión. Se nos presenta, en cambio, una visión distante y español de las últimas décadas: la insuficiencia de áreas
crítica, como la vería un científico foráneo o como la ex- verdes, la inadecuación de la estructura viaria, la inca-
perimenta un habitante del campo que se horroriza cada pacidad de la red de transportes públicos para relacionar
vez que debe visitarla: una ciudad ruidosa, maloliente y entre sí barrios y, sobre todo, en el caso concreto de Bar-
sucia. Una atmósfera enrarecida a la que los barcelone- celona, el encorsetamiento entre los límites de la sierra
ses nos hemos acostumbrado y que nos sorprende que de Collserola y el mar, y las graves deficiencias para
alguien nos haga ver cuán insana es en realidad. resolver la evacuación de las aguas pluviales.
Sin embargo, tras la constatación de este cúmulo Los problemas son innumerables. De algunos de
de problemas e inadecuaciones, el análisis no debe de- ellos, incluso, el programa no analiza a fondo sus con-
tenerse. Se tienen que establecer las categorías de los secuencias, como el incremento del coste de vivir en
problemas, para discernir en primer lugar aquellos que una ciudad en la que se está produciendo un aumento
son propios de toda gran ciudad capitalista. Nadie puede de la especulación inmobiliaria y un proceso general
negar que cualquier gran ciudad ofrece también una cara de terciarización.
subdesarrollada; de París, Roma, Londres, Nueva York, El reportaje apunta, además, a aquellos frentes por
Toronto o Dublín se pueden extraer visiones semejantes. los que la ciudad está mejorando sus propias disponi-
Los problemas de tráfico, contaminación atmosférica, bilidades: playas más limpias, instalaciones deportivas,
paro, inseguridad, drogadicción y marginalidad están mercados, centros cívicos y espacios libres.
presentes en todas las metrópolis. Dicho documental, inventarial y cuantitativo, en
Todas las ciudades capitalistas se han desarrollado algunos aspectos entronca con la tradición de crítica a
también según una evidente segregación espacial, reser- las condiciones de vida urbana presente en los trabajos
vando las peores áreas a las clases más modestas y las de Ildefons Cerdà a mediados del siglo XIX y las publica-
más sanas a las más ricas. Lástima que el documental es- ciones del Grup d’Arquitectes i Tècnics Catalans per al
quematice, mostrando exclusivamente la contraposición Progrés de l’Arquitectura Contemporània (GATCPAC)
entre casco antiguo y barrios periféricos degradados, por en los años treinta.
una parte, y contados barrios de lujo, por otra, ya que Tras la visión del programa de televisión, lo más
< relevante es preguntarse cómo las instituciones públicas
Vista de Barcelona. Foto: Zaida Muxí, 2000. hacen frente a esas cuestiones, respondiendo a las exi-

53
gencias de todos los tipos de ciudadanos y protegiendo direcciones y cómo puede todo ello transformarse para
sus derechos: como trabajadores, como estudiantes, que cada sector social pueda disfrutar de la vida en la
como jubilados, como marginados, como consumi- ciudad de manera igualitaria. Que no supiéramos apren-
dores, como usuarios de viviendas, como enfermos. der de este reportaje crítico o que pasase sin pena ni
Frente a cada caso y a cada uno de los problemas, de gloria, sin polémicas y comentarios, sería una auténtica
qué posibilidades disponen hoy los ciudadanos y en qué lástima y muy mal síntoma.

LA DECADENCIA DE LOS RASCACIELOS 18 de junio de 1989

A principios de los años ochenta, Ada Louise Huxta- los materiales al fuego, a la aparición del ascensor, al
ble, la prestigiosa crítica de arquitectura del New York perfeccionamiento en las cimentaciones y a las mejoras
Times, dejó dicha actividad para volver a dedicarse a de todo tipo en las instalaciones –fontanería, ilumina-
la investigación. Resultado de este primer momento de ción, calefacción, ventilación–, la altura de los edificios
reflexión fue el libro Los rascacielos. “La búsqueda de había podido aumentar considerablemente.
un estilo”, que fue publicado en inglés en 1982 con el Durante la época eclecticista predominan los ras-
mismo título que Sullivan, el maestro de los rascacielos cacielos con la clásica división tripartita de base, fuste
norteamericanos, puso a su artículo de 1896, “The tall y capitel. Es la época de los famosos rascacielos de
building artistically reconsidered”, traducido al caste- Sullivan en Chicago, Buffalo y Nueva York, los cuales,
llano por la editorial Nerea en este año de 1989. En a pesar de la utilización de estilos históricos, siempre
él, Huxtable parte de unas premisas declaradamente dejaban en evidencia la lógica estructural del edificio. Y
críticas que se centran en dos valoraciones iniciales. Si es también la época de los rascacielos de Cass Gilbert,
bien el rascacielos es el símbolo máximo y el tema más como el edificio renacentista francés en la calle West
apasionante de la arquitectura del siglo XX, debe reco- (1905) y el neogótico Woolworth, imitación del Par-
nocerse la decadencia que ha supuesto la mayor parte lamento de Londres (1913), ambos en Nueva York. El
de los rascacielos de este último período posmoderno, concurso internacional para el Chicago Tribune (1922)
y debe señalarse el hecho que, a pesar de sus valores significa la culminación de esta fase eclecticista y la
estéticos, no dejan de ser la plasmación de la avaricia aparición de las propuestas europeas ya relacionadas
desenfrenada en las grandes ciudades. Huxtable, que con las vanguardias. Es en el tratamiento del tercer
se ciñe solamente a las período donde el esquema
ciudades norteamericanas,
Lo peor es que en su lectura Huxtable cae de Huxtable es más discu-
y específicamente a Nueva tible. Trata como paralelos
York, señala cómo esta en los mismos errores que critica: sólo dos momentos de hecho
especulación galopante a habla de estilo y de fachadas. Muy poco consecutivos. La inmensa
lo largo del siglo XX está sabe explicitar las cuestiones volumétricas, mayoría de los rascacielos
generando una excesiva vo- estructurales, técnicas, funcionales y de los años veinte y treinta
lumetría, unos monolitos de espaciales que se van produciendo de pertenece a lo que se ha de-
cristal o mármol incapaces nominado el estilo art déco.
manera trascendental en la evolución
de integrarse en el contexto Son unos edificios que,
urbano y que están ocasio- de los rascacielos. como el Chrysler (1930) y
nando un desequilibrio ya el Empire State (1931), se
irremediable en las grandes ciudades. Para desarrollar caracterizaban por su riqueza decorativa y simbólica,
todo ello la autora sigue un recorrido histórico, que por su carácter hedonista y exótico y por el uso de una
ordena según una serie de períodos. De una manera gran diversidad de materiales brillantes, nobles y tecno-
sugerente pero excesivamente esquemática, define lógicos. Si bien son los rascacielos que a nuestros ojos
cuatro períodos: el funcional, el ecléctico, el moderno de finales de siglo nos parecen más atractivos, Huxtable
y el posmoderno. A la primera época corresponden los no les otorga mucha importancia. En cambio, los ras-
primeros rascacielos de oficinas en Chicago, en los cacielos minimalistas y ascéticos propugnados por el
que la arquitectura estaba al servicio de la ingeniería. movimiento moderno no se realizaron masivamente
Gracias a los avances conseguidos en la resistencia de hasta después de 1945. Por esto tenemos que hablar

54
de períodos consecutivos y no paralelos. Tampoco aquí Peressutti y Rogers, el primer rascacielos posmoderno
Huxtable valora en su singular medida un edificio tan en sentido positivo.
paradigmático como el Seagram (1958). En esta obra se Lo peor es que en su lectura Huxtable cae en los
sintetizan muchas de las mejores cualidades de la arqui- mismos errores que critica: sólo habla de estilo y de
tectura de Mies van der Rohe –incluida su pervivencia fachadas. Muy poco sabe explicitar las cuestiones vo-
de la composición clásica–, se expresa la perfecta solu- lumétricas, estructurales, técnicas, funcionales y espa-
ción de tejido de la fachada que Mies prepara para los ciales que se van produciendo de manera trascendental
rascacielos a base de finos montantes de acero y franjas en la evolución de los rascacielos. Ni se cita un espacio
de cristal, y se realiza de hecho el rascacielos más imi- tan esencial de los rascacielos como son los lobbies,
tado durante años. los grandes espacios en planta baja donde confluye el
El denominado cuarto período también tiene diver- movimiento horizontal de las calles y se conecta con el
sas fases, avanzando con los experimentos de transición movimiento vertical de los ascensores en unos vestíbu-
de los años sesenta para desarrollar enormes cajas de los monumentales que dan acceso a diversas baterías de
geometrías más atrevidas, jugando con las característi- ascensores. Como los actuales promotores o los arqui-
cas formales de vidrio especular y con las posibilidades tectos posmodernos, también Huxtable sólo mira los ras-
de las nuevas tecnologías para conseguir que la función cacielos desde un punto de vista meramente formalista.
siga a la forma. Cuando al final del libro Huxtable trata el tema
En los posteriores rascacielos posmodernos se del superrascacielos –dando referencia de ambiciosos
pierde el interés por la transparencia. Destacan el edi- proyectos de 200 hasta 500 pisos– viene a la memoria
ficio de la AT&T, de Philip Johnson (1978-1983), el el precedente de la catedral gótica de Beauvais, la más
ejemplo más pesadamente vulgar y escenográfico, y el alta que se planteó en Francia, y que acabó derrum-
ayuntamiento de Portland, de Michael Graves (1980- bándose. Además de las conclusiones más bien críticas
1982), muestra de algunas de las cualidades de la recu- y pesimistas del libro –denunciando la falsedad de
peración historicista y pictórica de la posmodernidad. muchos de los últimos rascacielos, la saturación de
Dentro de este nuevo eclecticismo existen equipos que soluciones convencionales y el vértigo que producen
han sabido desarrollar una obra desinhibida y a la vez los continuos planes de especulación inmobiliaria–,
rigurosa, tales como Helmut Jahn y el equipo Kohn, Huxtable presenta como nota de optimismo los atracti-
Pedersen y Fox. Cesar Pelli, en cambio, continúa en vos proyectos que los estudiantes de varias escuelas de
una línea neomoderna. Los defectos del libro de Hux- arquitectura norteamericanas plantearon en el concurso
table son considerables. Su reducción del tema del ras- interuniversitario Saling de 1983. En algunos de aque-
cacielos a las ciudades norteamericanas le resta riqueza llos proyectos aparecen soluciones suficientemente
al discurso. Ni se menciona, por citar un ejemplo, la creativas y adecuadas para dar continuidad a la evolu-
Torre Velasca en Milán (1950-1958) de Belgioioso, ción futura del rascacielos.

55
1990
En esta antología se reproduce alguna de las reseñas bibliográficas que se publicaron
en el suplemento de libros, que originalmente aparecía los domingos y que más tarde
se incluyó, los sábados, en Babelia. La práctica de la crítica a partir de las reseñas
de libros de arte y arquitectura, tan crucial en países como Italia, Alemania, el
Reino Unido o Estados Unidos, es en nuestro país algo poco consolidado, que en
ciertos casos se limita a reproducir las solapas de los libros. Este texto y el que se
refiere al seminario sobre “La crisis del movimiento moderno”, organizado por el
Institut d’Humanitats de Barcelona, permitieron tratar el panorama y la teoría de la
arquitectura contemporánea.
LO QUE HACEN LOS OTROS. DOS ESTUDIOS GLOBALES SOBRE
LA ARQUITECTURA DE EUROPA ORIENTAL Y DE AMÉRICA LATINA 4 de marzo de 1990

Estos dos libros sobre la arquitectura de Europa Orien- nuevas tendencias internacionales. De Hungría destaca
tal y de la América Latina tratan de una manera global la obra neovernacular de Imre Makovecz; de Rumanía,
la arquitectura contemporánea en dos zonas del globo Cesar Lâzârescu, y de Yugoslavia, el expresionismo
marginadas de los monopolios de la información y de tecnológico de Boris Magas.
las modas arquitectónicas, dos grandes grupos de países Aparte de lo que explica el libro, debe señalarse
con más puntos en común que la aparición de co-
en su arquitectura de lo que Ambos libros reflejan dos mundos en crisis rrientes posmodernas en el
a simple vista parece. Se y en radical transformación. La Europa panorama internacional ha
trata de los países del Este despertado un gran interés
y de la América Latina. La
del Este está iniciando un proceso de en muchos países de la
premisa básica de ambos au- cambio que Kultermann, lógicamente, no Europa Oriental. Salvando
tores es que, para entender la imaginó en 1985 cuando escribió el libro. las distancias respecto a los
arquitectura de cada uno de Los países latinoamericanos han caído en valores relacionados con las
estos contextos es necesario una espiral de crisis y subdesarrollo que sociedades del consumo, les
abandonar los criterios de exige la urgente búsqueda de soluciones. ha atraído una arquitectura
análisis típicos de los mode- que intente superar la frial-
los dominantes, las concepciones de raíz europea y nor- dad y la prepotencia de la industrialización y seriación
teamericana. Se trata de mundos diferentes. Y se trata de hacia formas más capaces de expresar la diversidad de
otra arquitectura, que con dignidad sirve a millones de valores simbólicos, históricos, regionales y humanos.
habitantes, pero que prácticamente nunca aparece citada Desde principios de los años ochenta ha sido asumido
en las historias y en las revistas de arquitectura. en la URSS el hecho de compartir con el posmodernis-
Los textos son marcadamente diferentes de mo el interés por la búsqueda de una arquitectura en-
método. En Arquitectura contemporánea en la Eu- raizada con cada contexto social. Algunos arquitectos
ropa Oriental, Udo Kultermann, tras una muy breve polacos han considerado la arquitectura posmoderna
introducción y antes de una somera conclusión, pasa como sinónimo de libertad frente al totalitarismo de la
a analizar la arquitectura país por país. El libro es exce- sociedad planificada.
sivamente descriptivo y muy poco crítico, y a la edición El libro de Enrique Browne Otra arquitectura en
española se le añade el lastre de una mala traducción. América Latina, sirve para defender radicalmente una
Aporta pocos datos de fondo, pero nos sirve para acer- tesis: la existencia en Latinoamérica de una arquitectura
carnos a la realidad arquitectónica de cada país y a los otra, alternativa de la típica arquitectura del desarrollo;
arquitectos de mayor prestigio. Así podemos conocer la una arquitectura que, según él, tras la crisis de 1970 pue-
obra de los soviéticos Mijail Possochin, el equipo Cher- de constituir la salida hacia un camino propio. El análi-
nyaski, Popov y Wassilevski y la renovadora Escuela sis de Browne, que en ocasiones adolece de ingenuidad,
de Tallín, en Estonia, con autores como Toomas Rein, desorden y referencias demasiado amplias, posee en
Leonhard Lapin y Vilen Kuennapu, que ya han realiza- cambio una gran audacia y capacidad de sugerencia.
do una atractiva obra. Además, en Armenia destaca la Dos tipos de factores en tensión –el espíritu del tiempo
obra neotradicionalista de Rafael Israeljian. De Polonia (es decir, las corrientes de carácter internacional) y el
sobresale la figura internacional de Jerzy Soltan, ex co- espíritu del lugar (es decir, la cultura local)– le sirven
laborador de Le Corbusier, durante muchos años a ca- para trazar los límites de estos dos campos paralelos en
ballo entre Varsovia y Harvard, y la arquitecta Jadwiga la arquitectura de la América Latina: la arquitectura del
Grabowska-Hawrylak. En la República Democrática estilo internacional o del desarrollismo y la arquitectura
Alemana, Richard Paulick. En Checoslovaquia, los me- regionalista o neovernacular. Ambas tendencias se van
jores autores han intentado seguir la tradición del racio- desarrollando a lo largo de los tres períodos en los que el
nalismo checo, tal como sucede en la obra del equipo autor divide la evolución de este siglo: antes de 1945, de
SIAL, que concilia la arquitectura tecnológica con las 1945 a 1970 y después de 1970.
Los máximos representantes de la arquitectura del
<
Vista del Monument a Picasso, Antoni Tàpies. desarrollo –que puede caracterizarse por la acontextua-
Foto: Josep Maria Montaner, 1990. lidad, el más osado expresionismo estructural, el uso

59
predominante del hormigón armado visto y la voluntad cer paradójicas. Aunque tarde, es en estas dos partes del
de integración de las artes– son, según Browne, Óscar globo donde la arquitectura del movimiento moderno,
Niemeyer y Lúcio Costa, en Brasil; Emilio Duhart, en ya un poco transformada, se realiza de una manera más
Chile; el español Félix Candela, en México; Carlos fiel y completa. Lejos de la vieja Europa que generó las
Raúl Villanueva, en Venezuela, y Clorindo Testa, en vanguardias, sus utopías se desplegaron en los lugares
Argentina. A partir de 1945, como contrapunto de esta vírgenes, ya sea Brasil o Siberia. En los países del Este,
arquitectura que sigue modelos occidentales, se desarro- a partir de 1955, tras la muerte de Stalin (1953) y aban-
lla lo que Browne denomina la arquitectura otra, hija de donados los estilos históricos del realismo socialista, se
la tradición neovernacular, cuyas principales figuras son produce un giro radical hacia la prefabricación, la in-
Luis Barragán, en México; Eladio Dieste, en Uruguay; dustrialización y el funcionalismo. Una arquitectura de
Claudio Caveri, en Argentina; y Rogelio Salmona, en estilo internacional que sólo iniciará su transformación a
Colombia. A partir de los años de la crisis, esta corriente, partir de mediados de los años setenta, cuando empiece a
al principio marginal, comienza a ganar adeptos entre las sentir con fuerza la influencia de la arquitectura occiden-
generaciones más jóvenes. Es una arquitectura que se tal: Rossi, Venturi, Krier, Stirling y otros. En la América
distingue por la contextualidad y la creación de lugares, Latina, el estilo internacional llega tarde y debe convivir
el uso de tecnologías intermedias y la voluntad de inno- hasta 1945 con el dominante regionalismo vernacular.
vación formal a partir de la tradición y la participación de Es a partir de 1945 cuando los nuevos estados –el Brasil
los usuarios. Una arquitectura que sintetiza las aportacio- de Kubitschek, el México del PRI, la Argentina peronis-
nes innovadoras internacionales con las disponibilidades ta– adoptan una propia versión de la arquitectura moder-
materiales y las tradiciones culturales de cada lugar. na: exuberante, monumental, de alarde estructuralista e
El texto de Browne, a pesar de su interés excepcio- integradora de las artes.
nal, tiene puntos discutibles: agrupar toda la arquitectura Así la arquitectura estatal del socialismo real y la
latinoamericana en el mismo paquete, plantear una sepa- arquitectura del desarrollo de unos países americanos
ración y valoración maniquea entre estas dos corrientes que han caído en crisis pertenecen ya al pasado. De la
y proponer la arquitectura otra como única salida. misma manera que la arquitectura del movimiento mo-
Más allá de los dos libros concretos, aquello que derno pertenece a un ciclo ya acabado. La gran cuestión
ha unido esta arquitectura distante geográficamente que plantean ambos libros, implícitamente el de Kulter-
son dos tipos de factores, uno político-social y el otro mann, explícitamente el de Browne, es la de hacia dónde
arquitectónico. Ambos libros reflejan dos mundos en evolucionarán estos países. ¿Cómo será la arquitectura
crisis y radical transformación. La Europa del Este está de los países del Este tras la transformación democrá-
iniciando un proceso de cambio que Kultermann, lógi- tica? ¿Será la arquitectura otra –modesta, regionalista y
camente, no imaginó en 1985 cuando escribió el libro. contextualista– la salida de la arquitectura latinoameri-
Los países latinoamericanos han caído en una espiral de cana? La Europa Oriental y Latinoamérica constituyen
crisis y subdesarrollo que exige la urgente búsqueda de hoy dos de los más grandes interrogantes de la futura
soluciones. Las similitudes arquitectónicas pueden pare- navegación de nuestro abigarrado mundo.

LA SOMBRA DEL MOVIMIENTO MODERNO 5 de junio de 1990

El seminario internacional sobre “La crisis del movi- En primer lugar, destacaron por su rigor las po-
miento moderno en arquitectura” ha dejado abiertas nencias presentadas por Werner Oeschlin, Roy Landau y
múltiples consideraciones, certezas y dudas metodoló- Micha Bandini, quienes, ante la gran cuestión planteada
gicas respecto a la herencia del movimiento moderno. por el seminario –¿por qué razones se produce la pro-
Tal como se desprende de la actual situación de plura- gresiva revisión y crisis de los postulados generales del
lismo cultural, a pesar de los puntos iniciales de acuer- denominado movimiento moderno?–, han contestado
do, las distintas ponencias, presentadas por arquitectos, con una cuestión previa, de carácter eminentemente me-
críticos e historiadores de diferentes procedencias, se todológico; antes de entrar a analizar los años cincuenta,
orientaron en direcciones distintas. A pesar de ello, debemos valorar de nuevo el movimiento moderno.
las ideas y problemas planteados pueden agruparse en El historiador suizo Oeschlin lo señaló con preci-
ciertas posturas. sión: la interpretación en torno al movimiento moderno

60
es fruto de la manipulación historiográfica que el mismo posteriores a 1945. Fue el caso de Marina Waisman,
movimiento necesitó urdir para generalizarse. Eso sí, fue Ignasi de Solà-Morales y Vittorio Savi. Para ellos, el
una interpretación parcial totalmente productiva para los movimiento moderno era una referencia establecida en
arquitectos y críticos dirigentes de esta arquitectura in- el tiempo y en el espacio.
ternacional. Oeschlin precisó cuáles eran, según él, los Según la argentina Marina Waisman, se trata de la
mecanismos de este proceso reductivo: la eliminación arquitectura europea del período de entreguerras, basada
de los razonamientos previos a los resultados formales en una clara ambición por unos valores universales y
obtenidos; la simplificación y reducción, con la consi- con unos principios desligados del contexto americano,
guiente marginación de muchas corrientes, y la recu- aunque algunas de sus ideas se pudieran ya encontrar
rrencia a la interpretación y previamente en las ciudades
comparación por imágenes; En este enfrentamiento entre críticos norteamericanas.
un método visualista y de diversos países, entre la arquitectura Para Solà-Morales,
comparativo que está en la implícitamente, el movi-
misma esencia del pensa-
de las primeras décadas del siglo y miento moderno constituyó
miento moderno en arte y los años cincuenta y sesenta, entre la aquel momento anterior a
arquitectura, que podemos historiografía generada por el movimiento la manifestación de nuevas
hallar en Wölfflin y que Gie- moderno y los conceptos y la sensibilidad preocupaciones relaciona-
dion explotó al máximo. contemporáneos, se abrieron enormes bles con las corrientes exis-
Bandini y Landau fue- posibilidades de interpretación. tencialistas que se desplie-
ron más allá, ya que además gan en los años cincuenta:
de realizar una revisión de la tradición moderna entraron una visión existencialista de la habitación metropolitana,
a analizar algunos aspectos de la arquitectura de los años marcada por concepciones como la de Heidegger, un hu-
cincuenta en el Reino Unido, especialmente a través de manismo difuso, la disolución estética que va relaciona-
las figuras de Alison y Peter Smithson. Según ambos, da con el desarrollo de las pautas fenomenológicas y las
no existen signos de ruptura, sino más bien una clara teorías basadas en la mediación del cuerpo humano, y el
continuidad. A juicio de Landau, las contradicciones y surgimiento de un nuevo valor de lo comunitario.
paradojas que creemos detectar en los años cincuenta se A juicio de Vittorio Savi, la cabeza más visible del
encuentran en toda la historia de la arquitectura moderna movimiento moderno la constituían, sencillamente, los
y, en opinión de Bandini, las bases historiográficas en arquitectos participantes en los CIAM y presentes en la
las que se basaron los Smithson en los años cincuenta exposición El estilo internacional de 1932, una referencia
eran estrictamente las mismas del movimiento moderno. que fue constante en la mayoría de intervenciones. En es-
Según ambos, por tanto, el concepto de crisis aplicado a tas tres ponencias, la idea de ruptura y crisis era adoptada
la década de los cincuenta no sería adecuado. como cierta. Incluso Savi explicó cómo la misma idea de
En esta primera interpretación, basada en un es- crisis era consustancial al pensamiento del italiano Ernes-
fuerzo esencialmente metodológico, se presentaron ma- to Nathan Rogers, otro de los protagonistas europeos de la
tices, ya que al conformismo y pesimismo de Oeschlin transición de los años cincuenta. Savi señaló las influen-
–que concluyó que la interpretación historiográfica y cias de T. S. Eliot y del pensamiento fenomenológico en
el movimiento moderno surgieron tan estrechamente las ideas de Rogers. Paradójicamente, con esta postura,
relacionados que nunca podremos llegar a conocer la Rogers seguiría fiel al proyecto moderno, basado en la
estricta verdad– puso el contrapunto el optimismo cien- continua transformación; aquellos que lo traicionaron
tífico de Landau, y por la exigencia de Micha Bandini; serían los promotores de la tendenza en los años sesenta,
nuestra responsabilidad ahora, como críticos e historia- es decir, los Rossi, Grassi, Gregotti. Marina Waisman
dores, es definir las herramientas metodológicas y con- demostró cómo en Latinoamérica los principios del mo-
ceptuales para afrontar la interpretación de la década de vimiento moderno se aplicaron de forma fragmentada e
los años cincuenta. incompleta, y defendió una postura de sincretismo –como
Otro grupo de intervenciones, en cambio, si bien la desarrollada por el mexicano Luis Barragán– que evite
aceptaban también la necesaria revisión de la interpre- la transculturación acrítica de valores.
tación que el mismo movimiento moderno extendió de Junto a estas dos visiones más predominantes,
sí mismo y reconocían que gran parte de las contradic- Javier Cenicacelaya realizó una defensa de los valores
ciones que se evidencian a partir de la década de los cin- compositivos clasicistas y demostró, a través de la figura
cuenta estaban ya implícitas en la arquitectura moderna, local del arquitecto bilbaíno Manuel Galíndez, la perma-
se centraron en estudiar algunos episodios de los años nencia de estos criterios compositivos a lo largo del siglo

61
XX. En sintonía con lo que se desprende de la obra de fi- situación marcada por la nostalgia de identidad y por la
guras europeas, como Loos, Asplund, Tessenow, Plejnik pérdida de la autenticidad la urbanización del proyecto
o Lewerentz, Cenicacelaya apuntó una relativización de moderno y la deconstrucción de la ciudad.
las aportaciones del movimiento moderno. En este enfrentamiento entre críticos de diversos
Por último, según Pier Luigi Nicolin, en dicho países, entre la arquitectura de las primeras décadas del
seminario se estaba interpretando la década de los años siglo y los años cincuenta y sesenta, entre la historiogra-
cincuenta como reflejo de nuestras preocupaciones fía generada por el movimiento moderno y los conceptos
actuales. Para él, en cambio, sería mucho más deter- y la sensibilidad contemporáneos, se abrieron enormes
minante la década de los años sesenta, con su crítica posibilidades de interpretación.
radical al sistema capitalista y, como consecuencia, a la Al final de dicho seminario, el deseo de precisión
arquitectura moderna. Nicolin pasó a proponer una sali- científica y conceptual del británico Roy Landau dio la
da para la crítica y la arquitectura contemporánea. En la mano a la capacidad de sugerir y poetizar del italiano
medida que su discurso se centró en el tema de la ciudad Pier Luigi Nicolin. Les unía la conciencia común de que
y del replanteamiento de su estructura que las últimas el reduccionismo fue el peor defecto de la historiografía
interpretaciones han aportado, Nicolin propuso para una que generó necesariamente la arquitectura moderna.

62
1991
Estos tres artículos señalan dos de los fenómenos más genuinos de principios
de los años noventa: la conciencia de que Barcelona ha quedado caracterizada
por la instalación de obras de arte en el espacio público –una de las interven-
ciones culminantes había sido la serie de piezas de autores como James Turrell,
Rebeca Horn o Mario Merz según proyecto de Gloria Moure para la Olimpia-
da Cultural–, y el inicio de una cultura más respetuosa con la memoria de la
industria que había caracterizado a la Cataluña moderna. Este cuidado sobre
el patrimonio industrial fue muy difícil de aplicar en una ciudad como Barce-
lona, tan presionada para transformarse en muy poco tiempo. Sin embargo,
empezó a tomar cuerpo en el territorio catalán. Lo testifican hechos como la
inauguración, en 1990, del Museu de la Ciència i de la Tècnica de Catalunya
en la fábrica Aymerich, Amat i Jover de Terrassa y la creación, en 1991, de los
premios Bonaplata, especialmente el dedicado a primar la restauración de la
arquitectura industrial.
LA MEMÒRIA INDUSTRIAL 3 de gener de 1991

L’exposició “Fabricant el nostre segle” constitueix la memòria industrial vinculada al món del treball, a dife-
primera activitat pública de l’Escola-Taller del Patri- rència de Barcelona i els seus barris –com el Poblenou–,
moni, impulsada per la Mancomunitat de Municipis de que han cedit davant de l’especulació i les transformaci-
l’Àrea Metropolitana de Barcelona, la direcció provinci- ons preolímpiques.
al de l’INEM i el Fons Social Europeu. L’objectiu gene- Si bé l’exposició té els defectes lògics d’inexperi-
ral d’aquesta escola és formar professionals qualificats ència i bastants errors de muntatge, globalment consti-
en documentació, difusió i tueix una mostra estimulant
gestió del patrimoni cultu- No defensem una conservació sentimental d’aquest món industrial i
ral, artístic i arquitectònic. i restrictiva d’aquest patrimoni, sinó una una defensa clara d’aquest
Com a primera acti- major protecció d’aquelles peces urbanes, patrimoni. Un patrimoni
vitat, doncs, es va escollir que, a diferència del que
el tema del patrimoni in-
arquitectòniques, ambientals o tècniques, passa al Regne Unit, Itàlia,
dustrial, en el centre de la d’un valor històric i social. El que es Bèlgica o França, a l’Estat
transformació de les ciutats reclama és una actitud flexible i discursiva espanyol és encara força ne-
catalanes a partir de mitjan que sàpiga dialogar amb tots els operadors gligit. La nostra modernitza-
segle XIX. Per tant, els ob- urbans i vagi més enllà de la polèmica ció insuficient ha fet que la
jectes físics mostrats amb restrictiva entre partidaris de la renovació presa de consciència tardana
més detall són els edificis de l’arqueologia industrial
fabrils, prenent per refe-
dràstica i defensors d’una conservació –que en aquests països es va
rència el període entre les estricta i puritana. desenvolupar entre els anys
exposicions de 1888 i 1929. cinquanta i setanta– aquí
L’espai d’anàlisi se cenyeix sobretot a l’àrea metropo- hagi aparegut juntament amb la revifalla depredadora
litana de Barcelona. del sector immobiliari dels anys vuitanta.
Un dels encerts més evidents de l’exposició és que A la majoria dels països europeus o als Estats
la selecció d’arquitectures industrials va acompanyada Units proliferen els exemples de conservació de l’arqui-
de molts objectes de contextualització: elements orna- tectura i el patrimoni industrial, aprofitant la polifuncio-
mentals, mobiliari dels treballadors, administratius i em- nalitat de les naus que les reconverteix per a nous usos,
presarials, maquinària, elements de producció, materials creant-hi centres artístics, museus científics o escoles. El
de construcció, envasos i cartells de propaganda. cas italià és un dels més rics, en teories i experiències.
De fet, el públic per a qui ha estat pensada la Ciutats com Milà i Torí han reconvertit antics conjunts
mostra són els estudiants de les escoles. Això explica fabrils en nous centres artesans cooperatius. Aquestes
el caràcter directament didàctic i escenogràfic de l’ex- experiències promogudes per l’esquerra –el PCI i el
posició. A més, el mateix contenidor hi ajuda: perquè sindicat CNA (Confederazione Nazionale Artigianato)–
l’Escola-Taller es troba situada en un antic conjunt fabril desmunten precisament la fal·làcia d’aquells qui titllen
de l’Hospitalet: l’antiga fàbrica Tecla Sala, al costat de de conservadors els qui defensen una protecció selectiva
la masia de Can Planta. i crítica del patrimoni arquitectònic industrial.
El nucli originari d’aquest complex industrial és L’exposició que comentem és justament una mostra
un molí paperer instal·lat el 1865 per un industrial de de com aquesta preocupació pel patrimoni industrial és he-
Capellades, aprofitant el corrent del canal de la Infanta retada per generacions més joves. L’exposició ha seleccio-
(1816). Per tant, aquest és el molí paperer que es conser- nat les arquitectures industrials segons el seu estat actual,
va més a prop de Barcelona. Posteriorment, vers el 1882, sobre la base de tres criteris: arquitectures rehabilitades,
es va convertir en una fàbrica de filatura de cotó, quan fàbriques desaparegudes i edificis que cal recuperar.
s’edificà el cos més important de la fàbrica de pisos. Entre les arquitectures rehabilitades –que mostren
L’Hospitalet de Llobregat, doncs, mostra que és aquells exemples que, amb intel·ligència, han trobat un
un dels municipis més capaços de conservar la seva altre ús sense que hagi calgut malmetre-les–destaquen
la fàbrica Aymerich, Amat i Jover de Terrassa –actual-
< ment Museu de la Ciència i la Tècnica de Catalunya–,
Monument a la República, Josep Viladomat (1915) i Albert Viaplana,
a la plaça Llucmajor, Bernardo de Sola i Josep M. Julià (1991). l’editorial Montaner i Simon de Barcelona –actualment
Foto: Josep Maria Montaner, 2002. Fundació Antoni Tàpies–, la Central Hidroelèctrica de

65
Catalunya, també a Barcelona, reconvertida en oficines, dut una tradició que qualificava aquesta ciutat –i les altres
o les caves Codorniu de Sant Sadurní d’Anoia. capitals catalanes–: la capacitat d’anar fent ciutat, lenta-
Hi ha més exemples importants, no esmentats, ment, enfilant unes petites peces amb altres, mantenint
com els museus de la pell a Cal Boyer i a Cal Granotes l’articulació, la coherència i l’escala humana de la ciutat.
d’Igualada o les Edicions de Disseny BD a l’antiga edi- Pere Blai va realitzar la nova façana renaixentista de la
torial Thomas de Barcelona. Generalitat respectant-ne tota l’estructura gòtica inicial.
En l’apartat d’arquitectures per recuperar s’es- Joan Soler i Feneca va tenir la intel·ligència d’atorgar
menten aquells edificis particularment interessants, en un nou ordre neoclàssic –estructurant i ordenant el pati
mal estat i que convindria restaurar: la Colònia Güell a i les escales i utilitzant el recurs compositiu dels or-
Santa Coloma de Cervelló, la fàbrica Asland a la Pobla dres– a l’antiga Llotja gòtica. Fins i tot l’antigòtic mestre
de Lillet, Can Trinxet a l’Hospitalet de Llobregat o Ca d’obres Josep Mas i Vila va realitzar la façana nova de
l’Aranyó i la Fàbrica Casarramona a Barcelona. Aquesta l’Ajuntament, d’un neoclàssic tardà, respectant les parts
última sembla que ha estat adquirida no fa pas gaire per antigues medievals. Aquesta capacitat de saber fer noves
la Fundació “la Caixa”. construccions sobre les velles arquitectures i les antigues
A l’apartat d’arquitectures desaparegudes es pre- trames urbanes s’ha anat desenvolupant en l’arquitectura
senten imatges d’exemples com la Catalana de Gas de la catalana fins avui, amb exemples tan destacats com el se-
Barceloneta –de la qual resta la torre d’aigües–, Motor guit d’intervencions als palaus que conformen el Museu
Ibérica i la fàbrica Folch del Poblenou –de la qual només Picasso. La Vila Olímpica, en canvi, sorgeix desorientada
s’aguanta la xemeneia com a element testimonial–, el sobre el desert, sobre la sorra de l’oblit.
celler projectat per Cèsar Martinell a Ripollet i altres Que quedi clar que no defensem una conservació
exemples. Algunes han nodrit Barcelona d’espais lliu- sentimental i restrictiva d’aquest patrimoni, sinó una
res; així la fàbrica Pegaso de la Sagrera o la de l’Espanya major protecció d’aquelles peces urbanes, arquitectò-
Industrial de Sants. niques, ambientals o tècniques, d’un valor històric i
Tanmateix entre les desaparegudes, n’hi manca social. El que es reclama és una actitud flexible i discur-
una de les més il·lustratives: els docks projectats per Eli- siva que sàpiga dialogar amb tots els operadors urbans i
es Rogent al Poblenou, que constituïen el primer exem- vagi més enllà de la polèmica restrictiva entre partidaris
ple, a Barcelona, de l’estructura de grans voltes planes de la renovació dràstica i defensors d’una conservació
de maó que amb l’addició del ferro havien de qualificar estricta i puritana. En aquest sentit, la rehabilitació de
una part força important de l’arquitectura del Modernis- naus com la de la Sedeta a l’Eixample, les Cotxeres o el
me. Raons d’estalvi econòmic i d’urgència de terminis Vapor de Sants només es pot explicar per la dinàmica de
aconsellaren un enderrocament sistemàtic de tota l’àrea reivindicació urbana dels sectors populars que cerquen
industrial on ara s’aixeca la Vila Olímpica. Per realitzar alternatives a la lògica de l’especulació urbana predo-
les obres a temps, per poder refer tota la infraestructura minant. És la mateixa dinàmica progressista que va
de l’àrea i per evitar complicacions socials, el més efec- aconseguir, el 1985, convertir la fàbrica Tecla Sala en
tiu va ser tirar-ho tot a terra i sacrificar l’àrea industrial centre cultural, on ara un grup de joves es formen com
més destacada de la ciutat. a especialistes a documentar i explicar el patrimoni cul-
Per això, algunes de les intervencions més recents, tural i ens ofereixen, amb aquesta exposició, el primer
especialment a Barcelona, fan pensar que potser s’ha per- resultat del seu treball.

HABITAR EL ARTE 7 de febrero de 1991

Las relaciones entre espacio y contenido que pueden en edificios de nueva planta: es el caso del Museum of
establecerse en el terreno de los museos y centros de arte Contemporary Art en Los Angeles (MOCA) o la Menil
contemporáneo son riquísimas. En el panorama interna- Collection en Houston. En cambio, cuando se trata de
cional se evidencian unas ciertas correlaciones. Los mu- programas más abiertos, –en los que también pueden
seos que parten de planteamientos más convencionales, incluirse los centros de arte–, en los que se presentan
con tendencia a una alta representatividad, unos modos de manera innovadora colecciones de carácter singular
de presentación poco experimentales y unas colecciones o monográfico, se ha tendido a instalarlos en edificios
que siguen un modelo mimético, se tienden a resolver antiguos reconvertidos: es el caso de Le Magasin en Gre-

66
noble o de la Saatchi Collection en Londres, que utilizan por su rígida estructura a base de dos crujías paralelas
una fundición y un garaje, respectivamente. Incluso se en profundidad funciona perfectamente para exposicio-
puede asegurar que cuando se trata de promover inter- nes de materiales heterogéneos y para autores dentro de
venciones de artistas para espacios concretos, la mayoría corrientes como el minimal, land art, arte póvera, insta-
–Buren, Sol Lewitt, Kounellis, Merz, etcétera– prefieren laciones, pop art, etc.
intervenir en contenedores existentes –similares a los Es similar a lo que ocurre en Barcelona con dos de
espacios de sus talleres– y tratan de evitar la pretendi- los centros de exposición de que dispone la Generalitat
da neutralidad de los espacios blancos y fríos de nueva de Catalunya. El Centre d’Art Santa Mònica, con un
planta. Si tomamos estos dos modelos –colección con- espacio de carácter centrípeto y telúrico, ha funcionado
vencional en nueva planta, perfectamente para mostrar
presentaciones especiales Paradójicamente, ambas capitales, obras de Zush o interven-
en viejos contenedores– po- con el CARS y con el MACBA, han ciones de Pistoletto, pero
demos empezar a establecer caído en desequilibrios y han lanzado falla cuando se trata de ex-
valoraciones por lo que res- posiciones que necesitan un
pecta al repertorio de ejem-
adelante contenedores sin contenidos espacio más claro, diáfano,
plos de que ya disponemos claros. En ambos casos, madrileños y iluminado y abierto. Del
en España. Respecto a esta barceloneses han mostrado su imagen mismo modo que el Palau
dualidad, ha sido el Instituto más caricaturesca. Unos abusando de Robert en el Passeig de Grà-
Valenciano de Arte Moderno talonario y otros de diseño, para paliar cia, de estructura palaciega
(IVAM, 1984-1989) el que una deficiencia grave: ausencia de ideas y compartimentada, funciona
ha partido de un plantea- bien para los discursos que
miento más clarividente. Se
de colecciones definidas. se estructuran en apartados
han establecido dos contene- autónomos –como la expo-
dores, uno de nueva planta para exposiciones de prestigio sición Barcelona-París- New York (1985)–, pero es to-
y para presentar la colección permanente de Julio Gon- talmente inadecuado para la mayoría de las exposiciones
zález y otro antiguo para montajes más experimentales y de discurso lineal y unitario.
singulares en el antiguo Convento del Carmen. En este recorrido, dedicado a intentar establecer
El caso de la Fundació Antoni Tàpies en Barcelona clasificaciones y certezas en el terreno de los espacios
(1985-1990), que se ha instalado en la antigua editorial para el arte contemporáneo, hemos de recurrir a la di-
modernista Montaner i Simón (1880), se sitúa a caballo ferenciación entre museos institucionalizados –ya sigan
de los dos modelos que hemos delimitado. Por una parte, un modelo mimético o un esquema particularizado y
se consigue el atractivo contraste entre arte contemporá- complementario a otros museos– y centros de arte. En
neo y antigua fábrica de ladrillo y estructura de hierro. los primeros está todo pensado para una presentación
Y, por otra, el lujo del tratamiento interior lo asimila a un convencional y estable de un arte ya consagrado, en la
museo de nueva planta. que no es posible saltarse ciertas reglas museísticas.
En la misma Barcelona, dos museos monográficos En cambio, en los centros de arte se han de explo-
–la Fundació Joan Miró y el Museu Picasso– consiguen tar las posibilidades de experimentación formal y didác-
resultados diversos. El primero es de nueva planta y el tica de cada montaje. Por ello, el contenedor deberá ser
segundo se sitúa en la articulación de varios palacios distinto al de un museo, potenciando una mayor flexibi-
renacentistas. lidad y aportando un fuerte soporte tecnológico.
Analicemos una segunda cuestión. Cuando el es- Pero también dentro del terreno de los centros de
pacio ya viene dado –por ser preexistente o por tratarse arte existen diferencias. En un extremo están los centros
de un museo ya establecido–, es entonces cuando se de- más institucionales y potentes –como el Centro Atlán-
muestra la capacidad del director del museo o centro de tico de Arte Contemporáneo en Las Palmas (CAAM,
arte para saber interpretar el espacio del que dispone y 1989)– y, en el otro, los centros de arte más dedicados a
saber escoger las exposiciones y los artistas adecuados. la creación que a la exposición –como Arteleku en San
Desengañémonos, el museo neutro, en el que sueñan Sebastián (1988).
algunos museólogos nostálgicos, no ha existido nunca. El primero, el CAAM, ha consistido en la remo-
Siempre todo espacio imprime su propio carácter. delación de una antigua casa colonial del siglo XVIII, de
Repasemos algunos ejemplos de edificios fuer- la que se ha conservado la fachada. El espacio interior,
temente condicionantes. El más claro es el Centro de totalmente nuevo, se desarrolla en altura, alrededor de
Arte Reina Sofía de Madrid (CARS, 1980-1990) que un gran patio.

67
En cambio el segundo, Arteleku, está instalado en Museu d’Art Contemporani, mediante una intervención
una fábrica que ha cambiado de uso y que se ha conver- atrevida, se hubiera situado en un complejo antiguo
tido en un conjunto con talleres de escultura, de pintura, –como los docks del Puerto, ahora a punto de conver-
de vídeo, de animación por ordenador, textiles, o de li- tirse en centro comercial, o como la fábrica Casarramo-
tografías, donde los artistas trabajan, imparten cursos y na, posiblemente futuro centro cultural de una entidad
muestran sus trabajos y los de los estudiantes. financiera.
Por último, no podemos dejar de referirnos de Justo al lado del museo de Meier, otra experiencia,
nuevo a los dos ejemplos con mayores pretensiones de la del Centre de Cultura Contemporània de la antigua
representatividad, el CARS de Madrid y el proyecto del Casa de la Caritat es, posiblemente, mucho más equili-
Museu d’Art Contemporani de Barcelona (MACBA), brada por lo que respecta tanto a la relación entre vieja y
cuyas obras se iniciaron en 1990. Sobre el primero se nueva arquitectura, como a la relación entre contenedor
presentó un artículo recientemente (El País, 19 de enero y contenido. El proyecto de Viaplana y Piñón, cuyas
1991), y ya hoy se comprueba que hubiera sido necesa- obras se han iniciado recientemente, consiste en un
ria una intervención más contundente y transformadora nuevo cuerpo que completa una de las cuatro caras del
del edificio inicial. Pati de les Dones y el proyecto se ha iniciado cuando ya
El segundo consiste en un museo de nueva planta, existían unas actividades y unos contenidos previos.
con las formas blancas e inmaculadas y a la vez tan poco Paradójicamente, ambas capitales, con el CARS
arriesgadas que con tanta maestría e insistencia recrea y con el MACBA, han caído en desequilibrios y han
Richard Meier. De nuevo estamos ante un contenedor lanzado adelante contenedores sin contenidos claros. En
totalmente definido para una colección muy poco deci- ambos casos, madrileños y barceloneses han mostrado
dida; un nuevo edificio relacionado, por tanto, con una su imagen más caricaturesca. Unos abusando de talona-
concepción convencional del museo de arte. Mucha rio y otros de diseño, para paliar una deficiencia grave:
gente se pregunta si no habría sido más atractivo que el ausencia de ideas y de colecciones definidas.

EL ARTE EN LA CALLE 23 de noviembre de 1991

A finales del siglo XX, cada vez tiene mayor importancia Para diciembre se anuncia uno en Dublín sobre “Arte
una propuesta común a la gestión política, el arte y el y espacio público” y a principios del mes de noviembre
urbanismo: instalar arte en los espacios públicos, en la se ha celebrado en Santa Fe (New Mexico) otro titulado
calle. Un arte que sólo puede existir bajo la tutela finan- “Arte público en una sociedad multicultural: una base
ciera y legal de los organismos públicos y que se ha con- común”. El hecho de celebrarse en dicha ciudad, una
vertido en una de las más claras ocasiones para que los de las más antiguas de Estados Unidos, no es casual:
ciudadanos expresen sus aspiraciones sociales. Un arte tras las metrópolis como Nueva York, Chicago y Los
que cubra la necesidad de disfrutar de monumentalidad Angeles, Santa Fe es uno de los más importantes centros
y belleza en los barrios. De hecho, algunos teóricos han artísticos, con varios centenares de galerías de arte y una
llegado a afirmar que la implantación de monumentos población relevante de artistas locales y de personajes de
de fuerte arraigo simbólico puede disminuir la tenden- fama internacional como Bruce Nauman. La mayor par-
cia de disgregación del vecindario de las grandes urbes te del arte que se expande desde Santa Fe se caracteriza
al tener un punto de referencia para reconocerse como por su carácter etnológico, aflorando las tradiciones es-
barrio, dentro de una agrupación urbana cada vez menos pañola, mexicana y de las diversas comunidades indias.
cohesionada. Junto a los temas recurrentes en estos congresos
Sigfried Giedion, Fernand Léger y Josep Lluís –análisis de las obras realizadas, de los problemas de
Sert ya argumentaban en los años cuarenta acerca de gestión, de la aceptación por parte de los ciudadanos–,
la necesidad de que las ciudades volvieran a erigir mo- en dicha reunión aparecía un nuevo ingrediente: cómo
numentos celebrativos vinculados a su propia historia. el arte público es capaz de ser vehículo de expresión de
Para ello proponían la síntesis de las artes contemporá- los diferentes grupos culturales y étnicos y qué papel
neas –pintura, arquitectura y escultura– en los edificios deben jugar los organismos estatales y municipales para
y espacios públicos. Por esta razón proliferan los con- potenciar la expresión de la diversidad cultural. Entre
gresos multidisciplinares dedicados a este fenómeno. los artistas asistentes, uno de los casos más claros fue el

68
de Judith Baca, especializada en la dinámica de trabajo tancia a ciertas figuras de la escultura norteamericana
con comunidades marginales que encuentran su vía de más consagrada y, en cambio, no se hayan tenido en
expresión en los vitales y coloristas murales que ha rea- cuenta para nada ni los artistas latinoamericanos ni las
lizado con la colaboración de docenas de jóvenes. experiencias desarrolladas por las vanguardias europeas
El campo de los muralistas que siguen la tradición en Alemania, el Reino Unido, Italia o Francia.
de los artistas mexicanos de los años cuarenta y que se En el congreso de Santa Fe la discusión tuvo siem-
identifican con los vecinos y sus luchas sociales es muy pre un carácter más político que estético. El gran foco
extenso y diverso en estilo y calidad. Así Joe Stephen- de conflicto dentro de una sociedad en la que conviven
son, artista escénico y gráfico, nacido en Jamaica, ha muy diversas culturas y etnias es el de la exigencia de
realizado atractivos murales cada grupo cultural –indios,
para comunidades de veci- Lo que sorprendió en el contexto del portorriqueños, mexicanos
nos. En cambio, los murales
congreso de Santa Fe es que en Barcelona y chicanos, afroamerica-
reivindicativos de Leo Tan- nos– de su correspondiente
guma son excesivamente se haya dado tanta importancia a ciertas cuota de participación en
miméticos respecto a las figuras de la escultura norteamericana las iniciativas de las comi-
obras de grandes maestros más consagrada y, en cambio, no se siones de arte de cada gran
como Rivera y Siqueiros. hayan tenido en cuenta para nada ni ciudad. La cultura moderna
La explicación de la a los artistas latinoamericanos ni las dominante sigue enfati-
experiencia barcelonesa de zando ciertos mecanismos
experiencias desarrolladas por las
espacios públicos tuvo un ortodoxos y margina las
relieve singular en un país vanguardias europeas en Alemania, el realizaciones promovidas
donde cualquier encargo Reino Unido, Italia o Francia. desde las culturas locales,
estatal debe estar supervi- marginales o de inmigran-
sado por diversas comisiones y juntas de políticos y tes. El problema del arte público en las sociedades
especialistas. Frente a esto, la acción rápida y directa del multiculturales y multiétnicas empieza a expresarse en
municipio barcelonés, encargando a artistas españoles y Europa. Las tensiones y la riqueza que afloraron en la
norteamericanos –Miró, Tàpies, Sergi Aguilar, Corbe- reunión de Santa Fe son un aviso para el nuevo conti-
ró, Chillida, Pepper, Serra, Oldenburg, Lichtenstein y nente. En una Europa que, hasta hace poco, no conocía
otros– varias docenas de intervenciones en los espacios el mestizaje cultural, el monumento urbano se entendía
públicos de la renacida Barcelona democrática consti- como encargo a una figura consagrada. Era la obra de un
tuía una referencia liberadora. artista. Ahora debe empezar a atender a sus minorías ét-
Lo que sorprendió en el contexto del congreso de nicas que reclamarán expresar y reconocer sus orígenes
Santa Fe es que en Barcelona se haya dado tanta impor- y su propia iconología.

69
1992
1992 fue la ocasión para recoger los resultados de años de trabajo urbano en Barcelona
y el Premio Mies van der Rohe de Arquitectura otorgado al Palau dels Esports de
Badalona fue un importante reconocimiento a la arquitectura olímpica. Por otra parte,
algunos de los artículos publicados en El País me sirvieron para iniciar reflexiones
teóricas que luego reelaboraría para incluir en libros. Es el caso del artículo sobre
un fenómeno de las neovanguardias que pasó a formar parte del libro La modernidad
superada. Arquitectura, arte y pensamiento del siglo XX, publicado en 1997. No es casual
que el artículo otorgara tanta importancia al arquitecto Rem Koolhaas, quien acababa
de recibir el Premio Gaudí de Arquitectura, creado en 1992 especialmente con motivo
de los Juegos Olímpicos. En ocasión de la entrega de dicho premio había entrevistado
a Rem Koolhaas para El País y ya entonces despuntaba como lo que ahora es: el
arquitecto actual más admirado y mitificado y, a la vez, el más discutido y polémico.
LA NECESIDAD DE LAS VANGUARDIAS 26 de septiembre de 1992

Aunque el mecanismo de la vanguardia artística apa- Ahora bien, en lo que podríamos llamar neovan-
reciera incipientemente ya a finales del siglo XVIII, la guardias arquitectónicas se reproduce la dualidad de
modernidad encontró en el arte de vanguardia de prin- tendencias que ya se expresaban a principios de siglo.
cipios del siglo XX una de sus expresiones y mitos más Es decir, por una parte, la tendencia a la máxima abs-
completos. A lo largo de todo el siglo XX, la evolución tracción y a las formas puras, con todo lo que comporta
del arte contemporáneo ha necesitado este mecanismo de sistematicidad y confianza en la razón y la ciencia.
de la trasgresión de los lími- Y, por otra parte, la explora-
tes a medida que el mismo Las neovanguardias de las últimas ción del terreno oscuro de lo
concepto de vanguardia ha irracional, que ha sido pro-
décadas se diferencian claramente de
ido evolucionando. Recor- movida especialmente por
demos obras como las de las de los años veinte: si las vanguardias el surrealismo.
John Cage, Joseph Beuys o ya clásicas tendían a la exclusión y a Actualmente se re-
el minimal art. Este meca- la selección, las actuales prefieren la produce esta dualidad de
nismo sufrió una evidente inclusión y la contaminación; si las de posiciones entre los arqui-
crisis entre los años cincuen- principios de siglo creían que se podía tectos que han puesto como
ta y setenta, como expresión objetivo predominante la
establecer un orden en el mundo de las
de una situación general y de búsqueda de nuevas formas,
descrédito del mismo pro- formas industriales, ahora lo que fascina más allá de los condicio-
yecto moderno en arte y ar- es el profundo desorden de la metrópolis y nantes tipológicos, urbanos,
quitectura. Aunque algunos el inabarcable pluralismo cultural. tecnológicos o sociales. Por
autores hayan interpretado una parte, aquellos neovan-
la arquitectura de Aldo Rossi y Robert Venturi dentro guardistas más metodológicos, que han desarrollado su
de las neovanguardias, esta adjudicación es totalmente arquitectura de manera sistemática, como despliegue
errónea, ya que lo que en ellos ha predominado es la vo- de un método. Es el caso de Peter Eisenman, Bernard
luntad de recuperación de la tradición, de insistencia en Tschumí, Rem Koolhaas o Kazuo Shinohara. Por otra
la permanencia de las formas, de enfrentamiento al ansia parte, aquellos autores que han preferido explorar cam-
insaciable de novedad por parte de las vanguardias. pos del inconsciente, recuperando incluso mecanismos
Sin embargo, inmediatamente, este mecanismo de los surrealistas como el del automatismo. Es el caso
basado en la búsqueda de la abstracción y la práctica sis- de las casas que explicitan la estructura laberíntica del
temática de la ruptura de los lenguajes establecidos se ha inconsciente en Frank Gehry, de los proyectos del equi-
expresado en lo que con mayor propiedad podemos de- po de Coop Himmelblau que parten de dibujos automá-
nominar neovanguardias: aquellas que recuperan el cul- ticos, o de la mezcla de poesía, pintura y arquitectura
to a la novedad y a todo lo extraño e intentan abandonar que han planteado autores como John Hejduk o Adolfo
los condicionamientos de la tradición. Aparecen en los Natalini.
años sesenta antecedentes como los grupos Archigram, Se comprende, por tanto, que este espíritu van-
Archizoom, Superstudio, UFO y SITE, o los arquitectos guardista es consubstancial al hombre contemporáneo;
Peter Eisenman y John Hejduk. El mecanismo vuelve a que, a pesar de las reales crisis de la modernidad, vuel-
ser reimplantado. ven a resurgir estrategias innovadoras.
De todas formas, las neovanguardias de las úl- De todas formas, ya hemos señalado las dife-
timas décadas se diferencian claramente de las de los rencias. Los experimentos actuales se sitúan en unas
años veinte: si las vanguardias ya clásicas tendían a la nuevas coordenadas: si las vanguardias del período
exclusión y a la selección, las actuales prefieren la in- de entreguerras surgieron en un contexto de tensiones
clusión y la contaminación; si las de principios de siglo entre burguesía, tecnología y capitalismo, eclosionando
creían que se podía establecer un orden en el mundo en diversas capitales centroeuropeas, el contexto actual
de las formas industriales, ahora lo que fascina es el es el de las sociedades posindustriales y las experien-
profundo desorden de la metrópolis y el inabarcable cias son promovidas desde metrópolis diversas: Nueva
pluralismo cultural. York, Londres, Tokio... Ello ha de encontrar reflejo en
< Estadi de Badalona, Esteve Bonell i Francesc Rius (1988-1992). las formas arquitectónicas, en la medida que el mundo
Foto: Zaida Muxí/Josep Maria Montaner, 2003. de la tecnología ya no obedece a los patrones clásicos

73
de la época industrial. De la consistencia, la fuerza y la Un caso paradigmático de neovanguardia en
eficacia, se ha pasado a la ligereza, la transparencia, la el terreno de la arquitectura es el de Rem Koolhaas,
inteligencia y la densidad de información. En este senti- recientemente galardonado con el Premio Gaudí de la
do, las figuraciones retromodernas del Centro Pompidou Olimpiada Cultural.
en París o la Torre de Collserola en Barcelona están a Koolhaas se formó en la Architectural Associa-
punto de ser obsoletas. Manifiestan mejor la nueva con- tion de Londres y en la admiración de los rascacielos de
dición posindustrial proyectos como el Centro de Arte y Nueva York. Siempre ha trabajado en equipo; ha creado
Tecnología de Karlsruhe (1989), de Rem Koolhaas (un con Elia Zanghelis la Office for Metropolitan Architec-
gran zócalo sobre el que se levanta una masa de cristal, ture (OMA) y dirige actualmente las firmas OMA en
con docenas de funciones en su interior e imágenes de Rotterdam y Londres.
su actividad reflejadas en las fachadas), o la propuesta de En su sistema de trabajo se concilian el fragor de
arquitectura Ninja (1989), de Wilson & Bolles (formas la invención y la excitación de la intuición con el rigor
organicistas que crean una sombra electrónica para pro- proyectual y la supervisión estricta de la ejecución.
tegerse del exceso de información). No en vano ha creado también la Fundación
Por otra parte, tal como se ha señalado, no predo- Groszstadt para promover publicaciones, conferencias,
mina el purismo formal sino el mestizaje, a todos los exposiciones y actividades de investigación. Cada pro-
niveles. Si las vanguardias se dedicaban a segregar, las yecto, sea de la escala que sea, desde el interiorismo
neovanguardias están convencidas de que todas las cul- hasta el urbanismo, intenta franquear los límites de la
turas auténticas tienen raíces mestizas. Y ello no sólo se arquitectura.
plantea en la arquitectura sino que otras manifestaciones Los proyectos del equipo de Rem Koolhaas son
artísticas lo han expresado más claramente. Es el caso de una muestra de cómo el dispositivo de las neovan-
la música –véanse los ejemplos de Paul Simon, Stewart guardias ha puesto en crisis la mayoría de conceptos
Cooperland, Phillip Glass o Peter Gabriel en experimen- establecidos para juzgar la obra. En cada proyecto hay
tos de integración musical de muy diversas fuentes– o el material figurativo y abstracto, mecanismos modernos
caso del cine en las paradigmáticas películas Koyaanis- y posmodernos, referencias a la alta y baja cultura,
qatsi y Powaqqatsi, de Godfrey Reggio. La mayor parte método e inspiración, utopía y profesionalismo... Pero
de búsquedas actuales parten de premisas multirraciales no sólo esto, pues en la obra de Rem Koolhaas se dan a
y multiculturales. la vez las dos tendencias más marcadas de las neovan-
Otro hecho explícito es el aumento del pesimis- guardias.
mo y el debilitamiento de la voluntad de erigirse como Por una parte, el rigor metodológico, la volun-
única alternativa. La mayoría de estos autores niegan tad de justificar cada proyecto, la sistematicidad del
su condición de vanguardia, han perdido la intención trabajo en equipo, la explotación de un inventario de
programática y defienden una postura de búsqueda recursos formales y tipologías, o la programática ironía
estrictamente individual. En el cine de Wim Wenders contra el mesianismo de la arquitectura moderna. Y,
se siguen las pretensiones conceptuales de Jean-Luc por otra parte, la insistencia en la inspiración, la vo-
Godard, pero sin ningún objetivo de redención ni de luntad de introducir el deseo, el azar y la incertidumbre
transformación. La filmación de Hasta el fin del mundo, en el proyecto de la ciudad, o las evidentes resonancias
como muchas de las obras de arte de estos últimos años, surrealistas en trabajos como el Delirious New York
ha requerido equipos multiculturales en cada una de las (1978) donde Koolhaas recrea la memoria gráfica de
ciudades donde se rodaba. los rascacielos reales e imaginados para la ciudad.

ARQUITECTURA EFICAZ PARA LA CATEDRAL DEL DREAM TEAM 29 de octubre de 1992

Un enorme estadio de 150 metros de largo por 100 de no forman parte del circo ambulante de las prime donne
ancho, de aspecto sencillo e industrial, medio casco de de la arquitectura. La obra de Bonell no figura aún en
barco, medio nave de fábrica, ha sido considerado el me- ninguna antología, a pesar de la alta calidad de realiza-
jor edificio europeo del último bienio. Se trata del Palau ciones como el edificio Frégoli (1976), en Barcelona, y
dels Esports de Badalona, de Esteve Bonell y Francesc una obra clave de la arquitectura de los años ochenta:
Rius, dos arquitectos de prestigio reconocido pero que el Velòdrom d’Horta (1982-1984), un pabellón descu-

74
bierto que marcó el inicio de su fructífera colaboración fano, consigue su objetivo: que todas las miradas se
con Rius. Y ello es debido a la poca preocupación por la concentren en la pista.
autopromoción de Esteve Bonell. El premio es una sor- Como sucedía en el Velòdrom d’Horta, la obra es
presa porque ha recaído en dos arquitectos parcialmente impecable desde la concepción global –continuando la
reconocidos. Su mérito está en la contundencia de la tradición de los grandes edificios del siglo XIX, como los
catedral del dream team. mercados– hasta los detalles, como las referencias antro-
El Palau dels Esports de Badalona se sitúa en un pomórficas en las puertas. Todo premio tiene sus implica-
área periférica, sin identidad urbana. El gran edificio ciones. Sin duda, el jurado internacional ha querido desta-
introvertido provoca una nueva tensión urbana, orde- car la calidad de la arquitectura española contemporánea
nando un espacio que, a su –entre los 30 finalistas están
lado, queda aún más triste y El gran edificio introvertido provoca Moneo, Navarro Baldeweg,
mezquino. El Palau dels Es- Ferrater, Miralles-Pinós y
ports se basa en el sabio uso
una nueva tensión urbana, ordenando Cruz-Ortiz– y la aportación
de los repertorios tipológi- un espacio que, a su lado, queda aún de la Barcelona olímpica a
cos: forma elíptica, con una más triste y mezquino. El Palacio de los la arquitectura actual. Esta
gran abertura en un extremo Deportes se basa en el sabio uso de los visión europea se contradi-
que define directamente la repertorios tipológicos: forma elíptica, ce con la del jurado de los
entrada principal y una pista con una gran abertura en un extremo que premios FAD de 1991, que
central que se inscribe en no consideró esta obra en el
otra elipse.
define directamente la entrada principal y contexto catalán.
El tratamiento general una pista central que se inscribe Esteve Bonell nació
es sencillo, sin ninguna en otra elipse. en 1942 en Banyoles (Giro-
concesión al decorativismo. na), estudió en Barcelona y
La inapelable composición horizontal queda realzada se tituló en 1971. Francesc Rius nació en Esparreguera
por la gran marquesina continua y tiene su contrapun- (Barcelona) en 1941 y se tituló en 1967. Bonell inauguró
to en las pequeñas marquesinas de las escaleras de recientemente una obra en su Banyoles natal: el nuevo
acceso. La estructura es mixta: el hormigón armado Pavelló d’Esports (1990-1992). Porque Bonell, amigo
y ladrillo en la base, y jácenas gigantes de estructu- de poetas y tertulias, asiduo de los espectáculos de-
ra metálica roblonada para sostener una cubierta de portivos, tiene ya su historia profesional estrechamente
chapa ondulada de acero que tiene forma dentada y vinculada a esos templos para las masas metropolitanas
reminiscencias industriales. El interior, claro y diá- que son los estadios.

LA CONFUSIÓN DE LOS MUSEOS 27 de noviembre de 1992

El mundo de los museos, en general, y el de los museos En estos momentos es en Barcelona donde el con-
de arte contemporáneo, en concreto, viven un momento flicto es más patente. Su futuro Museu d’Art Contem-
de delirio y confusión. La razón es clara. El nuevo orden porani se está gestando con enfrentamientos a múltiples
posindustrial exige que cada ciudad europea, si quiere bandas. Y es que si la cultura se ha convertido en pieza
mantener o mejorar su rango, debe ofrecer infraestruc- clave de las ciudades posindustriales y los museos de arte
turas culturales como complemento de toda política contemporáneo son su mejor joya, lógicamente todo el
económica y tecnológica. Y no sólo eso. Dentro de los mundo se considera con derecho de opinar y presionar:
edificios culturales, el que se sitúa en el centro de las políticos, expertos, artistas, galeristas, coleccionistas y
presiones es el museo de arte contemporáneo. público en general. Ello aumenta la confusión. Siendo
Las complicaciones surgen cuando, frente a esta tan evidente la diferencia entre un museo de arte con-
situación que algunas capitales europeas han podido temporáneo –institución un poco anacrónica que tiene
afrontar con cierta tranquilidad y previsión –como París piezas escogidas para mostrar una evolución convencio-
o Francfort–, las grandes capitales españolas caen en la nal del arte en las últimas décadas– y un centro de arte
precipitación y la confusión a la hora de replantear sus contemporáneo –espacio abierto a la experimentación,
instalaciones culturales. la prospección y el ensayo de diversas maneras de mos-

75
trar el arte reciente a la sociedad–, se sigue intentando antiguo, que tenga una estructura funcional de planta
introducir los dos programas en un mismo edificio. libre e indeterminada o que tenga una forma de ca-
En este panorama confuso, algunos arquitectos han rácter muy definido. Por ejemplo, el MOCA de Los
gozado de una posición de privilegio. La razón es obvia. Angeles, proyectado por Arata Isozaki, o la Menil
Ante la complejidad de los problemas y la diversidad Collection de Houston, de Renzo Piano, sólo podrán
de protagonistas que han de intervenir –promotores, seguir programas museográficos convencionales.
museólogos, diseñadores, técnicos especialistas y repre- Son los Temporary Contemporary de Los Angeles, el
sentantes del público–, el arquitecto es el único capaz CAPC de Burdeos, o el pequeño museo de Vassivière,
de convertir el ovillo de la confusión en una forma final, proyectado por Aldo Rossi, los que van a potenciar
una imagen. Y aquello que programas innovadores. La
urge presentar en el panora- En este panorama confuso, algunos razón es que son contene-
ma europeo es imagen. Por
arquitectos han gozado de una posición de dores antiguos o edificios
esta razón, cuando se pone de nueva planta que han
en circulación una nueva privilegio. La razón es obvia. estado pensados previa-
entelequia –un museo Folch Ante la complejidad de los problemas y mente para explotar nuevas
i Torres que albergue colec- la diversidad de protagonistas que han formas de ofrecer el arte
ciones de indumentaria, artes de intervenir –promotores, museólogos, contemporáneo a la socie-
gráficas, cerámica y carruajes diseñadores, técnicos especialistas dad. Y por esto, por mucho
en un antiguo contenedor tan que Jean-Louis Froment se
y representantes del público–
contundente como la fábrica esfuerce en darle un uso
Casarramona–, se recurre a el arquitecto es el único capaz de convertir aventurado al edificio de
un arquitecto, aunque éste el ovillo de la confusión en una forma Richard Meier, sus salas
no se haya distinguido en la final, una imagen. blancas y silenciosas van
proyectación de museos. a dar la razón a los plan-
Aquí aparece otro elemento de confusión. Se teamientos conservadores de Oriol Bohigas y Joan
cree que es una ventaja disponer de una propuesta Guitart. ¿Por qué no partir de una premisa tan razona-
arquitectónica, pero, en realidad, no existe el museo ble como dejar el edificio de Meier para el programa
neutro. Cada estructura espacial conlleva unos ciertos convencional y pensar en un contenedor antiguo para
tipos de programa. Es muy distinto que un museo o el arte actual, ya sea en un edificio próximo o ya sea en
centro sea de nueva planta o que esté en un edificio la misma fábrica Casarramona?

76
1993
A partir de 1992, otro gran referente de la crítica fueron los problemas ecológicos. Para
Barcelona, aquel año se identificaba con los Juegos Olímpicos, pero para el mundo
concienciado 1992 fue el año 0 del aviso sobre los grandes problemas ecológicos
denunciados en la Cumbre del Planeta en Rio de Janeiro. Si la preocupación ecológica
estaba presente en textos míos escritos a finales de los años ochenta, tomando nota
de los primeros avisos lanzados a principios de los años setenta, en los artículos de
estos últimos años se ha ido convirtiendo en un tema esencial. No en vano, el problema
básico de nuestro mundo en crisis, de nuestro frágil planeta, es resolver las injusticias:
ecología y equidad son las dos claves para un posible futuro en el que los seres humanos
y la naturaleza estén libres de la ignominia de la dominación y la explotación.
DISEÑO ECOLÓGICO 1 de julio de 1993

Ya en los años sesenta se empezaba a hablar de reciclaje. respecto a los materiales de envase y embalaje que se
En 1962 el arquitecto holandés John Habraken diseña- les ofrecen.
ba unas botellas para la marca Heineken que pudieran Pero no sólo deberá transformarse el espacio do-
servir posteriormente como ladrillos de cristal. Fue con méstico convencional, siempre reacio a todo cambio,
las crisis del neocapitalismo en los años setenta que las sino que también deberán replantearse las instalaciones
corrientes ecologistas, favorables al reciclaje, alternati- de los espacios del trabajo. Y aquello que incipiente-
vas y participativas tomaron mente se está transformando
cuerpo. Pero no ha sido has- Hoy está totalmente reconocido que uno más drásticamente es el es-
ta los años noventa que esta de los principales problemas de toda pacio urbano. Aquí se abre
nueva cultura ecologista, un nuevo campo de diseño
preocupada por la calidad
aglomeración humana –desde un pequeño urbano que deberá confi-
del ambiente y los graves núcleo hasta una metrópolis– es el de la gurar de manera unitaria y
problemas que ocasionan acumulación de residuos que amenazan razonable toda la gran can-
los desperdicios que genera- la higiene y la calidad del entorno tidad de contenedores que
mos, se ha generalizado. y de la vida. empiezan a poblar las calles
Hoy está totalmente de cualquier núcleo urbano.
reconocido que uno de los principales problemas de En un futuro próximo todas las ciudades van a mostrar
toda aglomeración humana –desde un pequeño núcleo ya en su misma forma y diseño esta nueva sensibilidad
hasta una metrópolis– es el de la acumulación de resi- predominante del reciclaje.
duos que amenazan la higiene y la calidad del entorno Pero no sólo esto, además de transformarse los
y de la vida. hábitos, el espacio doméstico y de trabajo, y el diseño
La nueva mentalidad de la recogida selectiva urbano, también debe reestructurarse el mismo sistema
de basura, indispensable en nuestras sociedades de la productivo, de manera que se potencien, sin duda con
abundancia, deberá transformar radicalmente el esce- el apoyo de las administraciones, nuevas industrias de
nario de la vida humana. Empezando por el espacio transformación y reciclaje, y que se fomenten mercados
doméstico, que deberá poseer instalaciones y conte- que den salida a todos los productos reciclados. Una nue-
nedores que permitan paulatinamente una recogida va forma de vivir está empezando a surgir como síntoma
selectiva de todo aquello que continuamente vamos de las sociedades posindustriales. Y para que se consiga
desechando: materia orgánica, vidrio, metal, papel y condensar toda la energía del ecologismo –que procura
cartón, ropa y calzado. Y sobre todo aquellos productos el mantenimiento de la vida– van a ser necesarias todas
más peligrosos y contaminantes –como pilas y medica- las aportaciones de la tecnología: en las nuevas plantas
mentos–, y en especial los plásticos, que constituyen el de transformación de basura, en los futuros métodos de
mayor reto frente a la cultura del reciclaje. Al mismo reciclaje de los plásticos, en los nuevos objetos de diseño
tiempo, tiene que aumentar la exigencia de los usuarios industrial para el espacio doméstico y el espacio urbano.

POCO MAR EN EL PUERTO 19 de julio de 1993

El proyecto de remodelación del Port Vell arrancó con siones del Ayuntamiento y del Puerto Autónomo, hasta
una fuerte polémica que se mantuvo viva desde 1988, 1990, en que la rebelión fue firmada por el colectivo de
en que las asociaciones de vecinos y comerciantes de la arquitectos, pasando por el manifiesto que artistas e in-
Barceloneta, el Casc Antic y el Barri Gòtic iniciaron sus telectuales barceloneses presentaron en 1989 contra este
quejas y en que los arquitectos autores del Pla especial, proyecto de privatización o por los recursos de Iniciativa
Jordi Garcés y Enric Soria, dimitían a causa de las pre- per Catalunya. Sin duda, dichos movimientos tuvieron
frutos, como la mejora en la configuración del Moll de
< Illa Diagonal, Rafael Moneo y Manuel de Solà-Morales i Rubió la Barceloneta o la disminución de la altura del World
(1986-1993). Foto: Zaida Muxí/Josep Maria Montaner, 2002. Trade Center, proyectado por el despacho de I.M. Pei

79
para el Moll de Barcelona. Sin embargo, algunos años Ya Jung había tratado sobre el anhelo fundamental
después lo que se está realizando en el Moll d’Espanya por las grandes masas de agua. Al barcelonés de final de
y de Barcelona parece confirmar los temores iniciales. siglo sólo le queda el recurso al espectáculo del consumo
En contraposición a aquello que sería deseable –paseos o el acceso a la línea homogénea de las playas sin atribu-
libres para contemplar tranquilas masas de agua y re- tos, generadas por la Ley de costas. Y si en 1981 Manuel
memorar la cultura extraviada de la ciudad que nos ha de Solà-Morales proponía la desaparición de parte del
precedido–, lo que va emergiendo es el ya consabido Moll d’Espanya para recuperar la visión del agua, en la
espectáculo del consumo y el negocio: en la escasa actualidad esto se ha convertido en una lejana utopía. No
masa de agua que restaba, están presentes las dársenas sólo se mantiene el muelle sino que se construirá un nue-
y los barcos de lujo. El res- vo brazo retráctil que lo una
to, consolidando la masa de Tras el espectáculo olímpico de los con la Plaça del Portal de la
los muelles, serán centros grandes transatlánticos convertidos en Pau. La masiva asistencia
comerciales, restaurantes, iluminados y festivos hoteles, parece ser prevista a esta zona aconseja
oficinas y, sobre todo, más ofrecer aún más plataformas
plataformas, puentes, calles
que los ciudadanos se han resignado a y menos agua.
y aparcamientos, todo lo aceptar que lo que habría podido ser un Tras el espectáculo
que colmata la densa ciudad espacio cívico característico de Barcelona olímpico de los grandes
interna vuelve a repetirse en sea un centro comercial más. transatlánticos convertidos
lo que debería ser el espacio en iluminados y festivos
vacío del mar, el límite de lo construido. Sin posibili- hoteles, parece ser que los ciudadanos se han resignado
dad de contraste, el horizonte se ha convertido en un a aceptar que lo que habría podido ser un espacio cívico
espejo que refleja la ciudad. característico de Barcelona sea un centro comercial más.

LA SUPERMANZANA DE LA COMPLEJIDAD 2 de diciembre de 1993

Con la inauguración del centro comercial “L’Illa Diago- empezar a funcionar justo en aquellos días. Y la misma
nal”, anunciada para el 2 de diciembre, culmina la fase dificultad de culminar la globalidad de esta inmensa
más importante de una operación crucial para Barcelo- operación se manifiesta en esta inauguración parcial en
na. El enorme edificio recostado con fachada a la Dia- la que, de momento, ni el centro de convenciones, ni el
gonal forma parte de la mayor operación de promoción hotel de lujo en la calle Déu i Mata, ni el parque en el
privada de los últimos tiempos. La obra estuvo detenida centro de la manzana, se han realizado.
durante los años ochenta hasta que se encontró la clave Con la colaboración de un amplio equipo de ar-
de solución en el concurso convocado en 1986 y que ga- quitectos e ingenieros, encabezados por Lluís Tobella y
naron los autores del proyecto: Rafael Moneo y Manuel Anton M. Pàmies, el proyecto de 1986 se ha ido trans-
de Solà-Morales. formando hasta lo que existe ahora. Uno de los cambios
La radical simplicidad formal de la solución ar- más sustanciales ha sido el necesario desdoblamiento
quitectónica no refleja la gran complejidad de dicha de la escuela prevista en dos instituciones, trasladando
operación, tanto por lo que respecta a su gestión como a el pequeño mercado planeado en aquella zona hacia el
los espacios interiores. Un laborioso trabajo de años rea- interior del gran bloque lineal. A medida que el proyecto
lizado por etapas: el proceso de poner de acuerdo entre sí iba ganando en riqueza en su interior, los autores iban
a los propietarios de los solares de la supermanzana; las reafirmándose en el carácter neutro e intemporal del
negociaciones entre éstos y el Ayuntamiento, que culmi- envoltorio exterior hacia la Diagonal. En cambio, la
naron con la convocatoria de la consulta internacional; fachada hacia el interior de manzana, orientada al sur, es
las posteriores transformaciones dentro de la propiedad totalmente moderna y en buena parte transparente.
y la financiación, y la lenta preparación y aprobación de Con sus centenares de ventanas iguales (de 2 por
la reforma del Pla especial. Dicha complejidad ha sido 2,4 metros), el gran rascacielos recostado con 334 me-
uno de los factores que no permitió inaugurar lo que tros de fachada en la Diagonal, recubierto de travertino
que ahora se conoce con el nombre purista de “L’Illa”, romano y granito africano, provoca opiniones polémicas
durante los Juegos Olímpicos. Sólo el aparthotel pudo entre los ciudadanos. La razón esencial es que en la

80
resolución de la fachada, Moneo y Solà-Morales han dirección de la calle de Anglesola y otros dos perpendi-
actuado más como los profesores de universidad que culares en el acceso al centro de convenciones y en el
son, que como arquitectos. L’Illa es más un manifiesto acceso al hotel de lujo a través del parque. Por debajo del
arquitectónico, una lección de urbanismo, que una ar- edificio continua el trazado de la calle de Constança, en
quitectura pensada a partir de los detalles. Aquello que un túnel que conecta Les Corts con Sarrià.
se ha realizado es directamente la maqueta. Sólo aparece En el interior reina una gran variedad de usos. En
el matiz de cuatro grandes aberturas en la parte superior, los niveles inferiores están los inmensos aparcamientos,
caracterizando el doble espacio de algunas oficinas y el supermercado y el mercado. En la planta baja, a doble
rompiendo la drástica monotonía. Como una construc- altura, las galerías comerciales. Y sobre ellas, los pisos
ción egipcia, el envoltorio destinados a oficinas, con
retranqueado es puro volu- L’Illa es más un manifiesto arquitectónico, la única interrupción de la
men, sin relieve ni detalles. una lección de urbanismo, que una franja dedicada al apartho-
Ni siquiera la esquina a la tel. En el interior, un exceso
calle de Numància, el punto
arquitectura pensada a partir de los de retranqueos de cristal y
más significativo del con- detalles. [...] Tanta contundencia tiene amables rampas contrasta
junto, tiene un tratamiento por objeto explicar una idea de ciudad. con la dureza del exterior.
que no sea el de la estricta En el punto de la Diagonal donde termina Y más allá de si este
masa escultórica. la ciudad del Plan Cerdà, a base de edifi cio va a gustar o no, de
Tanta contundencia “manzanas casi cerradas y calles casi si va a funcionar bien con la
tiene por objeto explicar crisis o no, una de las cues-
una idea de ciudad. En el
corredor” –como hace años definiera tiones más trascendentales
punto de la Diagonal donde Oriol Bohigas–, y donde empieza la ciudad es cómo va a resolverse el
termina la ciudad del Plan moderna de edificios aislados problema del tráfico rodado
Cerdà, a base de “manzanas y autónomos. y peatonal que se va a ge-
casi cerradas y calles casi nerar cuando funcione. La
corredor” –como hace años definiera Oriol Bohigas– y gran ventaja estriba en que la congestión que generaría
donde empieza la ciudad moderna de edificios aislados un rascacielos vertical aquí se ve aliviada por la forma
y autónomos, Moneo y Solà-Morales defienden una úl- recostada del conjunto. Además, los autores del proyec-
tima oportunidad para la trama de la ciudad tradicional. to han previsto entradas al aparcamiento alejadas del
Y ello lo consiguen reclinando uno de los modelos de denso eje de la Diagonal.
rascacielos norteamericano: las torres retranqueadas del Lógicamente, la calidad provocativa de esta man-
Rockefeller Center en Nueva York. zana bisagra no consigue mejorar mucho la configura-
De todas formas, a esta provocadora fachada ción de la que debiera ser la avenida más representativa
monótona y sólida le corresponde un interior con una de Barcelona, la Diagonal. Castigada por la densidad y
complejidad proverbial, una riqueza cambiante, unos velocidad del tráfico, más autopista que paseo urbano,
espacios llenos de vitalidad. Ahí radica el aspecto fun- sigue flanqueada por un caos de torres dispares. Ahora
damental del edificio. Una calle interior sigue paralela a bien, dentro de este irremediable caos metropolitano, este
la Diagonal y en el extremo de la calle de Numància se rascacielos acostado –la supermanzana o “L’Illa”– se
convierte en una plaza cubierta. A la vez es atravesada convierte en la pieza hermenéutica que desvela su esen-
por tres ejes peatonales: uno tangencial que continua la cia: el paso de la ciudad tradicional a la ciudad moderna.

J.V. FOIX, CRÍTIC D’ARQUITECTURA 9 de desembre de 1993

En aquest any de centenaris, pel que fa al poeta J.V. des de 1933 fins a 1936. Els escrits de Foix són els d’un
Foix no s’ha parlat gaire de la seva activitat com a admirador de les avantguardes, amic dels arquitectes
crític d’arquitectura. Testimoni d’això és el llibret pu- del GATCPAC, membre d’ADLAN, fascinat pel futu-
blicat a Barcelona el 1971, Mots i maons o a cascú el risme italià. Tot i el seu catalanisme, Foix aposta per
seu, editat per l’Amic de les Arts, on es recollien textos l’arquitectura internacional i defensa, fil per randa, els
de Foix apareguts, gairebé tots, al diari La Publicitat, arguments de Le Corbusier. Amb això demostra la in-

81
fluència dels racionalistes catalans, deixebles tots de Le Recordem que el 1928 Ludwig Wittgenstein va inter-
Corbusier. El predomini de referències a Le Corbusier venir molt directament en el projecte de casa entesa
només és contraposat pel coneixement que Foix té del com a mecanisme lògic realitzada a Viena per a la seva
context italià; aquesta relació entre la cultura arquitec- germana Hermine, partint del projecte de Paul Engel-
tònica catalana i italiana s’ha mantingut fins avui. Foix, mann, deixeble d’Adolf Loos. O que Curcio Malaparte
en els seus articles a La Publicitat, parla dels arquitectes va anar transformant el projecte d’Adalberto Libera per
avantguardistes Figini i Pollini, de la polèmica Estació a la seva casa-teatre-temple-presó a Capri (1938-1940).
Nova de Florència, de la triennale de Milà o de la revista En ambdós casos, Wittgenstein i Malaparte van actuar
Casabella. El poeta col·loca l’arquitectura en un lloc com autèntics arquitectes. El més interessant de la li-
destacat: “Potser en una re- teratura saborosa que Foix
alització arquitectònica ben Als anys trenta un Foix molt atent intueix dedica a l’arquitectura i a
reeixida, en una ciutat ur- dos dels que seran temes centrals en l’urbanisme és la concepció
banísticament ben ordenada, rica, complexa i intel·ligent
és on la raó i la intel·ligència
l’evolució de l’arquitectura moderna des que mostra. Foix s’adhereix
s’expandeixen amb més di- dels anys trenta fins als anys cinquanta: a les avantguardes arquitec-
vina eufòria.” L’arquitectura d’una banda, l’acostament dels conceptes tòniques però conserva un
i l’urbanisme defineixen el de modernitat i tradició i, de l’altra, esperit noucentista. Insis-
marc “per a viure en pleni- l’abandó d’una abstracció estricta i alienant teix sovint en els conceptes
tud física i espiritual”. Foix, i d’una tecnologia moderna predominant d’harmonia i ordre: “Allà on
com a bon avantguardista, no hi ha regla ni estil, hi ha
considera que això –”cons-
en favor d’una consideració més gran per barbàrie.” Admira Le Cor-
truir els llocs de la renaixen- les formes i tècniques vernaculars. busier però, de fet, està més
ça de l’ésser”– ho podran a prop de l’eclecticisme de
aconseguir l’urbanisme i l’arquitectura moderna, “fun- corredor de fons de Rubió i Tudurí que de l’avantguar-
cional, racional, popular”. Des del primer mot dels seus disme programàtic de Sert i Torres Clavé, membres del
textos sobre maons, Foix es considera defensor del nou GATCPAC, que mai no són citats explícitament.
urbanisme que programa “l’assolellament i l’airejament En els seus raonaments, Foix és implacable amb el
total de viles i ciutats”, tot seguint “un temperament funcionalisme entès com a estil i no com a esperit, amb
obert i lliure”. Curiosament, el poeta que utilitza com tots aquells arquitectes que són falsos moderns. En parlar
a teló de fons dels mots una ciutat surrealista, per a la dels arquitectes moderns a Catalunya, escriu: “Tampoc
ciutat real dels maons reclama el racionalisme. no amaguem que, si en l’ordre urbanístic llur orientació
Convençut habitant de Sarrià, Foix era un an- ens sembla adequada a les necessitats actuals, en l’ordre
tibarceloní que odiava la urbanística retrògrada que estètic faríem, en alguns d’ells, severes reserves.”
s’aplicava en aquells anys i l’arquitectura mediocre que Foix té la seva pròpia concepció sobre l’arquitec-
poblava la ciutat. Segons ell, Barcelona –”una ciutat ur- tura i l’urbanisme. Això el porta a plantejar un concepte
banísticament inhospitalària”– era sinònim de desgavell molt ric de tradició. La vertadera tradició és ser modern,
i mal gust, amb unes “ordenances municipals ben re- arrelar-se al mateix temps al permanent i als moments
bregades”. Lògicament, l’Exposició de 1929 és objecte actuals. L’autèntic sentit de la tradició fa veure que l’es-
d’una crítica ferotge. En resum, l’Escola d’Arquitectura sència i la constant de la història de l’arquitectura és la
i l’urbanisme barceloní són blanc de les seves invecti- no regressió al passat, és “l’etern resolt segons les fre-
ves: “Sense un esperit nou a l’Escola d’Arquitectura i tures i els mitjans actuals”. “La tradició és, precisament,
sense un pla urbanístic radicalment actual, l’atracció de d’ésser integralment del seu temps... No és un afany
forasters serà, d’ací a pocs anys, fàcil: la Barcelona nova d’arrelar-se al permanent, que és la vera tradició?”
serà visitada pel seu anacronisme”, escriu el 1935. El poeta sap detectar en el seu moment el canvi més
L’admiració per l’arquitectura fa exclamar a Foix important que s’està produint en el moviment internaci-
que “és més probable de topar, on sigui, amb un arqui- onal de l’arquitectura racional: el gir vers l’arquitectura
tecte que escrigui versos passadors que no pas amb un popular. Això ho descobreix amb la revista del GAT-
poeta, jussà o subirà, prou hàbil per a construir-se una CPAC AC. Documentos de Actividad Contemporánea,
barraca o un rústec sopluig”. Amb això Foix exagera, ja que demostra el funcionalisme estricte de les construc-
que si bé és cert que va haver-hi i hi ha algun arquitecte cions populars de la costa mediterrània. El 1936 Foix
alhora bon poeta, també és cert que en casos singulars escriu: “Aquest contacte dels arquitectes funcionalistes
han existit poetes i escriptors que han fet d’arquitecte. amb l’arquitectura popular mediterrània ha modificat el

82
criteri decoratiu en llurs realitzacions. Tot d’elements Als anys trenta, doncs, un Foix molt atent intu-
populars han estat incorporats com a tema ornamental eix dos dels que seran temes centrals en l’evolució de
en patis i interiors. Això, sense per ventura adonar-se’n, l’arquitectura moderna des dels anys trenta fins als anys
ha rectificat radicalment una posició original. Mentre al cinquanta: d’una banda, l’acostament dels conceptes de
començament era la mateixa arquitectura nova que sug- modernitat i tradició, i de l’altra, l’abandó d’una abs-
geria temes de decoració nous, ara és el tipisme que sug- tracció estricta i alienant i d’una tecnologia moderna
gestiona l’arquitecte... Assenyalem només una novetat predominant en favor d’una consideració més gran per
característica en l’evolució de l’arquitectura racional.” les formes i tècniques vernaculars.

83
1994
Para Barcelona 1994 significó su reactivación después de la inevitable depresión de
1993. Y ello tuvo reflejo en la proliferación de artículos sobre las obras en la ciudad.
Empezando por los dedicados a dos obras emblemáticas de la Barcelona actual: el
Centre de Cultura Contemporània, que se inauguraba el 25 de febrero, y el Museu d’Art
Contemporani, que estaba en obras y que mi artículo “El museo de Richard Meier en
Barcelona: formalismo vacío” interpretó muy críticamente. El artículo “Barcelona
tecnocrática” daba aviso de que el modelo olímpico y participativo empezaba a cam-
biar, tal como ha sucedido, hacia una ciudad mucho más tecnocrática y basada en el
negocio. Dicho texto, junto a otro de similares argumentos publicado en el Avui por Juli
Capella y Quim Larrea, mereció una respuesta de reprimenda de Xavier Muñoz, enton-
ces concejal de Cooperación Empresarial del Ayuntamiento de Barcelona, en El País
de 24 de mayo, titulada “De especulación, nada”. “Icaria”, texto crítico sobre la Villa
Olímpica, produjo adhesiones como la de Josep Maria Huertas Clavería. Y la columna
“Ecología del Prat” mereció un generoso comentario de Ernest Lluch, entonces rector
de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, que a propósito de las infraestruc-
turas del Baix Llobregat afirmaba, en su artículo “Socialistas personales y secretos” en
La Vanguardia de 3 de marzo: “Parecida sensación es compartida por el culto arquitec-
to Josep M. Montaner, a quien siempre se lee con aprovechamiento”.
ECOLOGÍA DEL PRAT 22 de febrero de 1994

La esencia más metropolitana y futurista de Cataluña no Entre el casco urbano y el aeropuerto existe uno de los
está en Barcelona sino en El Prat de Llobregat. Un aná- polígonos típicos del desarrollismo español, Sant Cos-
lisis de las áreas que lo conforman muestra la mayor di- me, que se ha manifestado en ciertos momentos como
versidad posible en un solo municipio. En El Prat pervi- escenario de graves conflictos sociales. Dicho barrio está
ven las realidades más próximas a la naturaleza –el delta experimentando actualmente un proceso de reforma.
del río, con toda su riqueza ecológica, y los amenazados Al mismo tiempo, El Prat posee una rica reserva de
campos de cultivo, con sus áreas naturales: no solamen-
masías– junto al delirio de De acuerdo con nuevas corrientes te el delta –del que el Ayun-
infraestructuras: uno de los urbanísticas, que entienden las ciudades tamiento intenta frenar su
mayores aeropuertos de regresión y contaminación–,
Europa, con una necesidad
como sistemas ecológicos, El Prat sino también fragmentos de
endémica de crecimiento, y sería el ecosistema más complejo de la playa que han sido prote-
un sinnúmero de líneas de sociedad posindustrial en Cataluña. […] gidos para que generen su
ferrocarril y de franjas de El Prat lucha por configurar su futuro y propia vegetación, de ma-
autopistas, rondas, autovías contempla cómo éste no depende sólo de nera similar al parque de las
y carreteras que conectan sus habitantes y sus gestores municipales, dunas, creado por el vecino
hipermercados y docenas de Ayuntamiento de Gavà. Si
humeantes fábricas.
sino de un complejo sistema en el que El Prat ha defendido ejem-
Por ello, es lógico que intervienen diversos organismos. plarmente sus áreas natu-
una parte de los conflictos rales, ha cedido en cambio
metropolitanos –como el controvertido Plan del Delta a la desaparición de cualificadas franjas agrícolas que
del Llobregat, que prevé el desvío de la desembocadura eran cruciales en el ecosistema del área metropolitana
del río 2,5 kilómetros al sur y promueve obras como y que se han reconvertido en conjuntos terciarios como
una zona de actividades logísticas portuarias y una gi- Mas Blau.
gantesca depuradora de aguas residuales– confluyan en El Prat lucha por configurar su futuro y contem-
este municipio. pla cómo éste no depende sólo de sus habitantes y sus
De acuerdo con nuevas corrientes urbanísticas, gestores municipales, sino de un complejo sistema en
que entienden las ciudades como sistemas ecológicos, el que intervienen diversos organismos como el Minis-
El Prat sería el ecosistema más complejo de la sociedad terio de Obras Públicas y Transportes, la Generalitat, la
posindustrial en Cataluña. El Prat posee un casco histó- Mancomunidad de Municipios del Área Metropolitana y
rico tradicional y tranquilo, en el que predominan calles el potente municipio vecino, Barcelona. El contraste del
de tamaño medio y edificios de baja altura. Este tejido vuelo de los patos entre las autopistas y las luces violetas
se ha ido monumentalizando con pequeños espacios y de las pistas del aeropuerto es la imagen de esta realidad
edificios públicos cualificados por esculturas modernas. tan metropolitana, tan Los Ángeles a pequeña escala.

CENTRE DE CULTURA CONTEMPORÀNIA:


SINTONÍA DE LA ARQUITECTURA 25 de febrero de 1994

En el Centre de Cultura Contemporània de la Casa de to, la intervención se subdivide en un edificio de nueva


la Caritat se produce una sintonía entre el programa planta y en la rehabilitación de una parte del antiguo
cultural y la intervención arquitectónica. El proyecto conjunto de la Casa de la Caritat. Mientras el segmento
de Albert Viaplana, Helio Piñón y Ricard Mercadé se nuevo es radicalmente vanguardista, con expresión de
ha basado en introducir un lado nuevo que complete las alta tecnología, la parte antigua conserva su carácter de
tres caras existentes del “Pati de les Dones”. Por lo tan- primer tercio del siglo XIX. En el ala nueva se incluyen
< aquellos elementos y servicios adecuados para un núcleo
MACBA, Richard Meier (1988-1995). Foto: Zaida Muxí, 2000. de comunicaciones ultramoderno: vestíbulos, escaleras

87
mecánicas, ascensores y, en la parte superior, un centro del patio que se conforma como un vestíbulo-sala de
de seminarios y convenciones. Las tres alas del antiguo exposiciones y que actúa como atrio que introduce al
edificio sirven para alojar las salas de exposiciones, espectacular espacio vertical. Éste está atravesado por
los servicios administrativos y una serie de aulas para la diagonal de las escaleras mecánicas que conducen
seminarios, conferencias, masters, investigación y au- directamente a los niveles superiores.
diovisuales. En el nivel de semisótano, bajo el nuevo Mientras las tres alas del edifico antiguo se con-
bloque, se sitúa un auditorio altamente tecnificado. En vierten en espacios introvertidos, pensados para la mi-
este experimento neovanguardista, hasta los mínimos rada que observa atentamente los objetos expuestos o
detalles -como las juntas y los ritmos de los pavimentos- para el laborioso trabajo en los seminarios, este núcleo
están cuidados al máximo. de comunicaciones está
En esta obra de Viaplana y El alma de la ciudad es pasado y futuro a totalmente abierto, es un
Piñón culminan las mejores la vez, historia y utopía, y en este edificio, espectáculo continuo. Tanto
cualidades de su trayectoria. hacia las vistas exteriores
Lo que en el Centre d’Art
lo antiguo y lo ultraartificial dialogan –el patio y la ciudad– como
Santa Mònica, una obra con toda intensidad. Minimalista, sin hacia el movimiento de
anterior, era un hallazgo que manierismos, con el predominio drástico visitantes y escaleras en
se convertía en arbitraria de la geometría que la tecnología permite, el gigantesco interior. Tras
frivolidad, aquí deviene la el Centre de Cultura Contemporània el recorrido, el visitante
quintaesencia del recorrido de Barcelona es una lección de versátil desciende por las escaleras
iniciático. En Santa Mònica mecánicas y, pasando junto
se tiene que subir por una
y audaz adaptación de cada parte del a la librería, desemboca en
rampa desde la Rambla, ac- programa al contexto urbano y cultural. el patio desde donde ha ini-
ceder al edificio, descender ciado la visita.
al espacio principal a nivel de la calle y volver a subir Muchas obras maestras surgen cuando el cliente y
y bajar para salir por la rampa. En el Centre de Cultura el arquitecto sintonizan: la Casa de la Cascada de Frank
Contemporània, tras atravesar el zaguán de la calle de Lloyd Wright para la familia Kaufmann, la casa de
Montalegre, el visitante descubre una fachada gigante Adalberto Libera para el escritor Curcio Malaparte en
acristalada. Se trata de una composición suprematista, Capri, la casa de Luis Barragán para el fotógrafo Fran-
mitad blanca mitad gris, incluida en un estricto modu- cisco Gilardi en México D.F., o el Museo Municipal de
lado. El blanco y el gris también se reproducen en el Mönchengladbach, proyectado por Hans Hollein según
mármol del pavimento del patio. En la fachada destaca las directrices de Johannes Cladders. En este caso, el
un recurso formal: el atrevido voladizo del módulo su- equipo dirigido por Josep Ramoneda y los técnicos
perior que enfatiza la línea de cornisa. Quien observe encabezados por Viaplana y Piñón han generado el
atentamente estos cristales descubrirá en ellos el reflejo acuerdo arquitectónico más importante de la Barcelona
de la silueta de la ciudad, desde este espejo celeste hasta del presente. El alma de la ciudad es pasado y futuro a
el mar. De esta manera, el plano de la fachada, expresión la vez, historia y utopía, y en este edificio, lo antiguo
formal reducida al mínimo, se convierte en metáfora del y lo ultraartificial dialogan con toda intensidad. Mini-
propio contenido. Por otra parte, el visitante descubri- malista, sin manierismos, con el predominio drástico
rá que esta gran fachada acristalada no tiene ninguna de la geometría que la tecnología permite, el Centre de
abertura y captará entonces el ligero desnivel del patio Cultura Contemporània es una lección de versátil y au-
y la entrada lateral en el lado opuesto que conduce, des- daz adaptación de cada parte del programa al contexto
cendiendo, al corazón del conjunto: la base escondida urbano y cultural.

EL MUSEO DE RICHARD MEIER EN BARCELONA: FORMALISMO VACÍO 31 de marzo de 1994

El Museu d’Art Contemporàni de Barcelona, cuando Richard Meier está realizando posee ciertas inautentici-
esté finalizado –hecho que está anunciado para este oto- dades arquitectónicas.
ño– será un edificio que destacará por su belleza. Será, Para empezar, se plantea como construcción hecha
sin embargo, una belleza engañosa. El proyecto que totalmente con estructura de muros y forjados de hormi-

88
gón armado, pero quien conozca la lógica estructural del mejores que preparar una luz uniforme en toda la su-
hormigón armado podrá ir descubriendo, tras una cuida- perficie y luego tener que encarcerlarla con superficies
da puesta en obra, muros falsos –con estructura interna de protección.
de acero y relleno de ladrillo– y pilares que en realidad Según lo explicado, resulta difícil imaginar pintu-
sirven de conducto para los imprevistos bajantes de des- ras, esculturas, colecciones de fotografías, instalaciones
agüe de la cubierta. u objetos en estas salas tan pulcras y ensimismadas, de
Hay arquitecturas pensadas desde la visión de muros blancos y suelos de granito gris, repletos de pla-
suelos y escalinatas, otras desde la expresividad de los nos exentos, pilares, volúmenes gratuitos, voladizos y
techos, otras a partir de la percepción del espacio. La todo tipo de ventanas. La principal justificación es que
arquitectura de Meier, des- Richard Meier no ha pen-
de hace años, consiste en Resulta difícil imaginar pinturas, sado para este museo una
un juego de muros exentos: relación concreta entre es-
esculturas, colecciones de fotografías,
muros en exagerado vola- pacio y obra de arte. Y tiene
dizo, jácenas ornamentales instalaciones u objetos en estas salas toda la razón, ya que nunca
y, sobre todo, paredes que tan pulcras y ensimismadas, de muros nadie le ha podido asegu-
no desean nunca anclarse a blancos y suelos de granito gris, rar qué tipo de arte se va a
los demás muros y forjados. repletos de planos exentos, pilares, exponer en el Museu d’Art
Por ello sus obras buscan volúmenes gratuitos, voladizos Contemporani de Barcelo-
siempre inútiles ventanas na. Y se supone que para
y todo tipo de ventanas.
estrechas en las esquinas, paliar la falta de superficie
caligráficas franjas lineales expositiva, el mismo Meier
altas, claraboyas rasgadas en todos los techos y anti- ha añadido unos muros independientes entre las salas y
constructivas aberturas a nivel del suelo. el gran espacio de las rampas, con lo que se completa el
Toda esta filigrana de muros suspendidos va a tener ciclo de barreras. Por cierto que la alternativa sugerida
un peso negativo a la hora de instalar las desconocidas por Jean-Louis Froment de instalar la colección históri-
obras de arte en las tres grandes salas y en la decena de ca en la sala del sótano, de laberíntico acceso y sin luz
salas especiales. Cada espacio tiene sus límites sacrifica- natural, era muy descabellada.
dos por aberturas que sólo se justifican en la fachada por Por lo que respecta a la distribución de la super-
este juego de planos. ficie, da la impresión de que hay demasiado espacio de
La que constituye la mayor contradicción de dicho circulación y pocas estancias dedicadas a los equipa-
museo, aún sería evitable. Ya en otras ocasiones Meier mientos de un museo actual. Ello sorprende en un edifi-
ha sacrificado la coherencia arquitectónica de elemen- cio que destaca por su excesivo volumen en el contexto
tos y tipos en aras de unos efectos plásticos atractivos. urbano donde se sitúa. En definitiva, Meier ha plantea-
En Barcelona coloca una exultante fachada acristalada do un precioso contenedor marca de su empresa, en el
a toda altura. Pero una vez concebida, él mismo se ve que se ofrece el valor ideológico de la eficacia y de una
obligado a enmascararla. No sólo ha de colocarle un belleza convencional, legitimado por abundantes citas a
brise-soleil exterior para protegerse de los rayos del sol, Le Corbusier, sobre todo al Le Corbusier de La Tourette,
sino que en el interior, detrás de ella, sitúa el sistema de en Eveux, al sur de Francia (1857-1960). Desde Nueva
rampas que va de la planta baja al segundo piso y que, York, Lyon y Barcelona se deben ver muy similares. En
pudiendo ser ligero y transparente, está previsto opaco, este museo, el volumen exento que da a la calle de Mon-
convirtiéndose en un obstáculo que le niega a la fachada talegre (que algunos ya han bautizado como la patata),
su deseo de transparencia y luminosidad. es una rememoración de la capilla y de las salas para
Este mecanismo de ir complicando los problemas visitas de La Tourette. Como en el convento dominico,
iniciales aparece en otras partes del edificio. Así, la al final de los pasillos del interior del museo general-
gran sala del piso superior, la más espectacular, dis- mente no se ve el exterior sino un muro de hormigón.
pone de unos lucernarios uniformes en todo su techo, Curiosa sintonía entre empleado de un museo y monje.
promesa de un espacio luminoso. Pero como en Bar- Como en La Tourette, en las largas y estrechas ventanas
celona acostumbra a haber demasiada luz, Meier se ve lineales van apareciendo unos dados blancos. Sólo que
obligado a colocar dos planos de lamas por si el plano lo que en el monasterio de Le Corbusier era una lección
que estaba previsto fuera insuficiente. Evidente con- de arquitectura y autenticidad, todo verdaderamente de
trasentido cuando la tradición de los museos del siglo hormigón en bruto y con las instalaciones vistas, aquí
XX ha pensado soluciones para controlar la luz natural es un contenedor con todo camuflado en techos falsos

89
y con un muestrario de referencias y elementos que se cultural –entre “culebrón televisivo” protagonizado por
van contradiciendo. Si sumamos los meses que que- las fuerzas culturales barcelonesas y laboriosa “sagrada
dan de obras y los meses en que permanecerá cerrado familia” del arte contemporáneo– vayan entrando argu-
mientras se piensa y realiza la instalación museográfica, mentos críticos sobre el formalismo vacío de este futuro
el público tardará aún en comprobar estas cuestiones. museo, de cuya colección sólo tenemos una certeza: va a
Pero vale la pena que en el debate sobre este proyecto disponer de un “meier” inmenso.

ELS INICIS DE LA CRÍTICA D’ARQUITECTURA A CATALUNYA 7 d’abril de 1994

Perquè existeixi la crítica s’han de donar dues condi- la obra aquella honesta variedad”. Ginesi tracta Celles
cions: que hi hagi una teoria per defensar i que exis- de “vignolesc” i argumenta, en contra de l’exigència
teixi una situació de pluralisme que permeti diversitat de subjectar-se als patrons acadèmics, “que quien ha
d’interpretacions. perdido su juventud y su salud en los desiertos de la
Lluny de les preocupacions de l’Academia de Grecia y el Egipto, y dado a luz los más pequeños de-
San Fernando de Madrid per crear un corpus doctrinal talles de los mejores monumentos de todas las épocas,
en la transició del barroc al neoclassicisme, la primera sabría sin duda, si lo juzgara a propósito, dibujar un
espurna de discussió teòrica sobre arquitectura la podem orden de arquitectura completo”. En efecte, Ginesi, a
trobar a les pàgines del Diario de Barcelona. més d’haver residit a París i a Roma, va ser dels pri-
El 1823 esclatà una polèmica entre Antoni Celles mers arquitectes que viatjaren a Egipte i Grècia i havia
–arquitecte nascut a Lleida el 1775, format a l’Acadè- publicat el 1813 el llibre Nuovo corso d’architettura
mia de Madrid, que va residir a Roma de 1803 a 1814 civile dedotta dai migliori monumenti greci, romani e
i que era el professor de la classe d’Arquitectura de italiani dal cinquecento.
l’Escola de Llotja– i Antonio Ginesi –jove arquitecte La polèmica es manté al llarg d’unes setmanes,
nascut a Florència el 1791, que en aquells anys residia a amb rèpliques i contrarèpliques, i al final conclou
Barcelona com a vicecònsol Celles: “Usted tiene la so-
de la Toscana. La primera revista que crearen els brada bondad en no querer
La polèmica l’inicià un descontentar a los egipcios,
arquitectes catalans va ser el Boletín
article de Celles molt crític a los griegos y a los roma-
amb dues obres de Ginesi a Enciclopédico de Nobles Artes, de nos, y por lo mismo toma
Barcelona: un palau cons- publicació quinzenal, que va aparèixer el de sus monumentos cuanto
truït darrere de l’església de 1846 i el 1847 a Barcelona, promogut per se le antoja para los suyos,
Santa Mònica –que suposem Josep Oriol i Bernadet (també escriptor hasta el grado de hacer des-
que va desaparèixer fa anys– i professor), Francesc Daniel Molina aparecer la parte filosófica
i la façana del cementiri del del arte[...] por no haber
i Casamajor (autor de la plaça Reial),
Poblenou, la primera obra tenido presente que la
neoegípcia que es va cons- Antoni Rovira i Trias (arquitecte dels verdadera belleza dimana
truir a la ciutat. mercats amb estructura de ferro colat) tan sólo de la buena dispo-
Celles retreu a Ginesi i Miquel Garriga i Roca (autor del Pla sición de las partes del edi-
que tots els defectes prove- d’Eixample, que no es va realitzar). ficio, hechas con economía
nen de “la falta de unidad, y solidez, y adornadas con
siendo la variedad mal ordenada y el contraste violen- una decoración característica proveniente de la con-
to”. La façana del cementiri és qualificada de “mestizo veniencia y de la construcción del mismo[...] Gracias
egipcio-greco-romano” i també de “máscara piramidal”, le sean dadas[...] de enseñarnos a usar indistintamente
sense sentit. de toda especie de arquitectura, sin el incómodo freno
A tot això contesta el jove Ginesi proclamant de la filosofía[...] nos facilitarán el no tenernos que
la creativitat i l’originalitat: “En obras de gusto cada romper los cascos con las trabas con que también se
uno tiene su modo de ver”, argumenta defensant una dejaron ligar los Herreras, los Blais, los Villanuevas
concepció més lliure que l’acadèmica. Ginesi proposa y otros bonachones españoles al hacer las obras del
l’alternativa del contrast “con el objeto de introducir en Escorial, la Casa de la Diputación de esta capital, el

90
Museo de Pintura de Madrid y otros muchos edificios Al llarg de la segona meitat del segle XIX el panora-
nacionales, pudiendo ya arrinconarse la filosófica obra ma de l’eclecticisme es va configurar amb tota una sèrie
de Vitruvio, el arte de ver de Milizia y la poética de de fites. En primer lloc, la teorització d’Elies Rogent,
Horacio, etc., cuyo beneficio debemos agradecerles que va ser el primer director de l’Escola d’Arquitectura
al autor de tan singular y también celebrarlo con un de Barcelona, fundada el 1875.
bravo bravísimo.” Rogent era un antineoclàssic que manifestava
A aquest atac, Ginesi respongué primer posant en en les seves idees la influència de Francesco Milizia,
qüestió el valor primordial dels monuments del passat Viollet-le-Duc i Cesar Daly. Rogent s’especialitza en
i després emprant un argument molt il·lustratiu del seu la restauració arquitectònica, i realitza la restauració
eclecticisme incipient: “...estoy íntimamente persuadido ideal del Monestir de Ripoll a la manera de Viollet-
de que al visitar los monumentos de las épocas felices le-Duc.
(medio siempre recomendable para llegar a la perfec- El primer llibre que recull l’arquitectura moderna
ción) es lo más de las veces muy ineficaz para llegar si- de Barcelona, aixecant acta de l’eclecticisme predomi-
quiera a la mediocridad, y bastante espinoso para lograr nant al llarg de la segona meitat del segle XIX, va ser La
por su medio una razonable originalidad sin la que en arquitectura moderna de Barcelona (1897), de Francesc
vano es el nombre de Bellas Artes y no hay verdaderos Rogent, fill d’Elies Rogent. Hi trobem des de la Uni-
artistas[...] Fue un tiempo en que la Italia sentóse en su versitat de Barcelona –obra del seu pare, molt influïda
trono legislador en artes de todos los pueblos del univer- pel Rundbogenstil de Munic– fins a les primeres obres
so. Presentemente sé que vivimos otros días; felices días d’un jove inclassificable anomenat Antoni Gaudí –”en
en los que las naciones son mutuamente discípulas y él todo ha de ser maravilloso e inesperado[...] es pura-
maestras, y atentas sólo al grande objeto de la ilustración mente individual”–, passant pels diversos eclecticismes
universal, parece que intentan borrar los límites, con los de Joan Martorell, Enric Sagnier, Rafael Guastavino i
que la casualidad las dividió.” d’altres. Francesc Rogent parla de tres estils dominants:
La primera revista que crearen els arquitectes ca- el neogrec –per als edificis públics–, el neogòtic català
talans va ser el Boletín Enciclopédico de Nobles Artes, –apropiat per als edificis particulars– i el neoromànic
de publicació quinzenal, que va aparèixer el 1846 i el –per a les esglésies.
1847 a Barcelona, promogut per Josep Oriol i Bernadet Aquest panorama culmina amb el text programà-
(també escriptor i professor), Francesc Daniel Molina i tic de Lluís Domènech i Montaner “En busca d’una
Casamajor (autor de la plaça Reial), Antoni Rovira i Tri- arquitectura nacional”, publicat en un català anterior a
as (arquitecte dels mercats amb estructura de ferro colat) les normes de Pompeu Fabra a la revista La Reinaxen-
i Miquel Garriga i Roca (autor del Pla d’Eixample, que ça de 1878. Domènech i Montaner parla d’una arqui-
no es va realitzar). tectura moderna nacional que tingui en compte la gran
Es tractava d’una revista tardoneoclàssica, sense diversitat de climes, lleis i costums d’Espanya, i pro-
il·lustracions, que significava una defensa professio- posa “dos tipos distints d’arquitectura nacional, un que
nalista de les competències dels arquitectes. A les se- tal volta podria aplicarse al mitjdia y centre d’Espanya
ves pàgines sovintejaven les polèmiques, per exemple y un altre que podriam adoptar los de la part oriental de
contra els enginyers de camins i, més especialment, nostra nació”.
contra Ildefons Cerdà. Hi va aparèixer també la pri- De Toledo a Andalusia se seguiria la tradició àrab
mera polèmica sobre el Liceu, llavors en construcció. i al nord, a Aragó i Catalunya, la romànica i ogival.
Els arquitectes del Boletín enciclopédico menyspre- Domènech i Montaner defensa que tots els monuments
aven Josep Oriol Mestres pel fet d’haver acceptat de la història tenen valor, proposa que “venerem y es-
signar els plànols d’un altre i d’haver acabat prenent tudiem assiduament lo passat” i conclou “nos declaren
l’encàrrec a Garriga i Roca, acusant-lo de “faltar al ‘convictes de eclecticisme’”. D’aquest manifest arrenca
decoro de la profesión”. la historiografia modernista, iniciada per Domènech i
La revista s’adreçava a aclarir les coordenades Montaner, que Puig i Cadafalch i d’altres continuaran
legals, tècniques i professionals del moment. Tenia i completaran.
una sèrie de seccions que s’anaven mantenint –com l’ Per tant, els inicis de la crítica d’arquitectura a
“artística”, on per exemple es publicaven normes acadè- Catalunya es poden situar en aquest arc històric que
miques parisines de Quatremère de Quincy i articles tèc- va des de les primeres discussions acadèmiques fins
nics de Cesar Daly, o com la “urbana”, que expressava a la legitimació d’una arquitectura nacional dins d’un
el naixement de les noves disciplines del disseny urbà, el context eclecticista, que es manifestarà en el Moder-
traçat de carreteres i l’higienisme. nisme català.

91
BARCELONA TECNOCRÁTICA 2 de mayo de 1994

La exposición “Barcelona New Projects”, que se pre- protagonistas de una muestra de proyectos en los que
senta en el Saló del Tinell hasta el 25 de mayo, muestra casi nunca figuran sus autores (arquitectos, ingenie-
una Barcelona para los años noventa muy distinta de ros, aparejadores). Ello debe ser fruto del descrédito
la que se desarrolló en los ochenta. Si la Barcelona de los arquitectos que se ha consumado en los últimos
preolímpica estuvo cualificada por la realización de años. Pero esta ausencia de paternidad y firma también
docenas de plazas y parques, por una serie de centros acompaña una arquitectura de menor calidad, más
cívicos y de emblemáticos impersonal, hecha de una
monumentos como el puen- “Barcelona New Projects” parece más mezcla de estilos comer-
te en Bac de Roda-Felip II, un stand de feria, que pretende atraer a ciales y de híbridos tipoló-
de Santiago Calatrava, o el gicos que pretenden gustar
Palau Sant Jordi, de Arata
futuros clientes e inversores extranjeros, a todos los públicos.
Isozaki, la Barcelona pos- que una exposición para los ciudadanos. Ahora la escala de las
tolímpica será mucho más Se supone que estos visitantes, futuros operaciones es mucho ma-
tecnocrática y dominada por inversores, buscan la seguridad de una yor que la de los proyectos
la promoción privada. ciudad igual a todas las demás, con de los años ochenta. Domi-
“Barcelona New Pro- una arquitectura despersonalizada, nan los grandes complejos
jects” parece más un stand comerciales y residenciales.
de feria, que pretende atraer
internacional y tecnocrática, como si Algunos de ellos son ope-
a futuros clientes e inver- estuvieran en Londres, Montreal u Osaka. raciones puestas en entre-
sores extranjeros, que una dicho porque amenazan el
exposición para los ciudadanos. Se supone que estos equilibrio de la ciudad, inclinando la balanza excesiva-
visitantes, futuros inversores, buscan la seguridad de mente hacia la terciarización, las áreas comerciales y la
una ciudad igual a todas las demás, con una arquitectura vivienda de lujo, a costa de las áreas industriales y las vi-
despersonalizada, internacional y tecnocrática, como si viendas económicas. Sin duda, la muestra constituye un
estuvieran en Londres, Montreal u Osaka. toque de atención sobre el cansancio de los operadores
Las características dominantes en esta expo- municipales que promovieron la experiencia olímpica y
sición son muy sintomáticas. Por encima de todo un aviso de que los caudales del protagonismo público
criterio predomina el de subdividir las áreas según se están agotando y reclaman la intervención privada.
las empresas promotoras, ya sean semipúblicas o pri- La exposición del Tinell muestra sólo uno de los
vadas: Construcciones Núñez y Navarro S.A., Kepro/ rostros futuros de Barcelona, el más grandilocuente, y
Diagonal-Mar, Nisa, Procivesa, Winterthur, Olympic soslaya un futuro colectivo y cotidiano que va más allá
Moll, Vandaele España, World Trade Center Barcelona de los delimitados intereses de los grandes operadores y
SA, Hovisa-Sogo España, Metro 3, Port de Barcelona, de un gusto totalmente comercializado y estereotipado.
Vila Olímpica SA y otras. Estos son los verdaderos Un futuro latente que la ciudad posee.

ICÀRIA 2 de julio de 1994

Casi dos años después de la inauguración de la Villa vivir a este barrio separado del centro por el Parc de
Olímpica, gestionada por la inmobiliaria Nova Icària la Ciutadella. También entre los visitantes domingue-
S.A., su manifiesta realidad se nos presenta con toda ros se expresan los distintos niveles de renta: los más
contundencia: es lo que debimos suponer que iba a ser: privilegiados tienen su embarcación amarrada, los que
un barrio para gente acomodada, semivacío durante están bastante dotados comen en los restaurantes del
los días laborables y lleno de ciudadanos durante el puerto olímpico, los que poseen unos recursos me-
fin de semana. De momento, la población mayoritaria dios se sientan a tomar un aperitivo en las terrazas
son matrimonios jóvenes sin hijos y muchos compra- de los bares, los más ágiles se deslizan con patines y
dores han resultado ser inversores que no han ido a los menos afortunados se limitan a mirar con envidia

92
mientras desempaquetan su bocadillo en las escalinatas gular la propia competencia en la ciudad: reserva de
de la playa. residencia representativa en una Barcelona en la que
No podía ser de otra manera. Los que aún cree- los sectores más desfavorecidos tienen dificultades
mos que el hombre se mueve entre la nostalgia de la para encontrar piso.
irrecuperable Arcadia y el deseo de la inalcanzable Y la única posibilidad de convertirse en espacio
Icaria, pensábamos que en esta tierra industrial que popular era serlo a través de los medios: ser un cu-
había albergado a un importante núcleo de seguidores lebrón televisivo en catalán, que enganchase a todos
de Etienne Cabet, podría nacer un nuevo barrio inter- y permitiera aumentar de manera mesurada el ritmo
clasista, con modernas industrias limpias y viejas fá- de ventas. Ciertamente Icària sólo ha existido en la
bricas restauradas, museos mente de los soñadores,
y centros culturales, todo La Villa Olímpica ha sido lo único que condenados siempre al
tipo de parques y jardines, podía ser, el más genuino fragmento de fracaso, como el doctor
universidades, escuelas y Joan Rovira, cabetiano,
talleres para la experimen-
ciudad neoliberal que Barcelona posee. y el anarquista Clemente
tación y la imaginación. Un modelo perfecto de estructura urbana Rovira, protagonistas de
Pero la Villa Olímpica ha clasista. […] Y la única posibilidad de Icària, Icària, de Xavier
sido lo único que podía ser, convertirse en espacio popular era serlo Benguerel. La realidad no
el más genuino fragmento a través de los medios: ser un culebrón podía haber sido de otra
de ciudad neoliberal que televisivo en catalán, que enganchase a manera en una sociedad
Barcelona posee. Un mo- en la que Lévi-Strauss es
delo perfecto de estructura
todos y permitiera aumentar de forma una marca de vaqueros y
urbana clasista. mesurada el ritmo de ventas. no un antropólogo francés
Por ello mismo tenía de origen belga, Mackin-
que ser el barrio semivacío que es actualmente. Re- tosh es una marca de ordenadores y no un arquitecto
serva de pisos para premiar a los futuros triunfadores. escocés, y Poblenou es un culebrón y no un barrio
Su mismo vacío tiene un profundo sentido para re- con memoria.

EUGENI D’ORS: L’ARQUITECTURA I LA CIUTAT 29 de setembre de 1994

Aquest 25 de setembre es compleixen quaranta anys de L’arquitectura apareixia en els textos d’Eugeni
la mort a Vilanova i la Geltrú d’Eugeni d’Ors, perso- d’Ors –com Las ideas y las formas (1928), Lo barroco
natge tan transcendental per a la cultura espanyola com (1936) o Teoría de los estilos y espejo de la arquitec-
difícil de digerir i acceptar, per l’abast i la complexitat tura (1944)– de la mateixa manera que la pintura, l’es-
del seu pensament, pels seus canvis, equívocs i con- cultura, la literatura i la música. Ors va ser el primer al
tradiccions i, especialment, per la seva etapa madura a nostre país que va practicar una cosmopolita “ciència
Madrid, abans i durant el franquisme, obligat arran de la de la cultura” –com han fet Mircea Eliade, Mario Praz,
seva “defenestració” el 1920. Encara avui –i ben segur Ernst Gombrich, Claude Lévi-Strauss, Joseph Rykwert,
això es comprovarà en la gran exposició sobre el Nou- Xavier Rubert de Ventós o Antoni Marí–, entenent la
centisme que el 12 de desembre s’inaugura al Centre de cultura i l’art com un tot, essent capaç de relacionar les
Cultura Contemporània de Barcelona– les molt diverses obres clau més enllà de les seves disciplines i les seves
fases i activitats de Xènius encenen les controvèrsies èpoques.
més apassionants. Per això l’arquitectura formava part dels seus as-
Un dels temes recurrents en l’obra del polièdric saigs, com quan parlava de l’arquitectura com a símbol
Ors va ser l’arquitectura. De fet, va escriure que hauria del poder i la cúpula com a expressió de la monarquia,
volgut ser arquitecte, de la mateixa manera que ho va quan establia la categoria del barroc –expressió de la in-
reconèixer dècades més tard un altre crític d’art trans- tensitat i la contradicció– i la del classicisme –expressió
cendental, Alexandre Cirici. Desig que han acomplert de l’eternitat i l’equilibri, o quan considerava la colum-
els fills d’ambdós, Víctor d’Ors a Madrid i Cristian na-arbre naturalista del barroc i la columna-cilindre abs-
Cirici a Barcelona. tracta del classicisme. Recordem la seva admiració per

93
l’obra d’Andrea Palladio, que comparà amb la música, teoria de l’art (Worringer, Riegl, Wölfflin). Una admi-
el diamant i la geometria feta llum. En l’utillatge mental ració ambigua per italians com Giorgio de Chirico y
d’Eugeni d’Ors, l’arquitectura és una peça bàsica d’un Marinetti. Al mateix temps hi ha una forta influència
sistema estètic i de valors que estudia la relació entre de la cultura francesa del canvi de segle (Jean Nicod,
l’esperit i les formes, sense establir cap diferència entre Charles Maurras, Jean Moréas, Paul Cezanne, Paul
l’antic i el modern. Valery), sense oblidar la sintonia amb concepcions
Abans de l’anomenada “història de les mentali- tan diverses com les interpretacions cícliques d’Oscar
tats”, Ors ja cobejava aquestes lectures en llargs arcs de Spengler i George Simmel, la teoria estètica de Bene-
temps i ja recercava la delimitació d’invariants o siste- detto Croce, l’antiindustrialisme de William Morris, la
mes sobretemporals. Heus filosofia d’Henri Bergson,
aquí el concepte de barroc En l’utillatge mental d’Eugeni d’Ors, la interpretació psicoanalis-
entès no com a estil sinó l’arquitectura és una peça bàsica d’un ta de Freud i el pensament
com a constant històrica. aristocràtic de Nietzsche.
Ors va practicar aquest tipus
sistema estètic i de valors que estudia la Pròxim a les teories cen-
de treball multidisciplinari relació entre l’esperit i les formes, sense treeuropees, Ors analitza
i multiforme que només es establir cap diferència entre l’antic i el l’obra des de criteris de
pot abordar amb un gran ca- modern. Abans de l’anomenada “història pura visualitat, la interpreta
bal de coneixements encre- de les mentalitats”, Ors ja cobejava tenint en compte el moment
uats, amb una intel·ligència aquestes lectures en llargs arcs de temps creatiu i el sistema de co-
especial i amb una intuïció neixements en què l’obra
privilegiada. Fins a Ors, tots
i ja recercava la delimitació d’invariants està immersa, i té com a
els treballs d’història i críti- o sistemes sobretemporals. Heus aquí el principi que no hi ha perí-
ca de l’arquitectura (Antoni concepte de barroc entès no com a estil odes ni de progrés ni de de-
Celles, Elies Rogent, Lluís sinó com a constant històrica. cadència. Al mateix temps,
Domènech i Montaner, Ors pretén entroncar amb
Josep Puig i Cadafalch) no solament es produïen amb el saber humanista del Renaixement italià, que esta-
retard respecte a les teories que predominaven en el va sempre atent als simbolismes de les formes i als
panorama europeu, sinó que en la major part eren una sistemes de proporcions matemàtiques en la pintura,
versió local de les idees exteriors. l’escultura, l’arquitectura i la música. Un saber que,
A més, fins llavors la base de la teoria i la història en participar del pensament grec, encara entenia l’art,
eren els criteris acadèmics primer i els tòpics naciona- la cultura i la tècnica com un tot comunicat. Un saber
listes després, junt amb els detalls historicistes, tècnics que, a les primeres dècades d’aquest segle, abans de la
i documentals. implantació de la societat de consum, l’especialització
Ors és el primer que a les primeres dècades del i l’oblit, encara sobrevivia i que han continuat desve-
segle XX practica de manera moderna l’anàlisi estricta- lant autors com Rufolf Wittkower.
ment formal i simbòlica de l’obra d’art. Amb Ors, doncs, Si, en el camp de la teoria de l’art, els moments
aquest retard no solament desapareix sinó que arriba a clau de la història de l’arquitectura eren fites concre-
polemitzar sobre el concepte de barroc segons Heinrich tes de la tradició clàssica –Brunelleschi, Bramante,
Wölfflin en els col·loquis que tenen lloc a l’abadia de Alberti, Palladio, Juan de Villanueva–, en el camp de
Pontigny. la seva ideologia, tan ambigua, la ciutat es convertí en
De fet, Ors consolida en solitari aquesta activitat de el mite central. Ciutat contra camp, aristocràcia contra
la crítica d’art amb llibres com Tres horas en el Museo barbàrie. Però si l’arquitectura a la que feia referència
del Prado (1922) i amb articles, recollits pòstumament a era una arquitectura documentable històricament, la
Introducción a la crítica de arte (1963) i El menester del ciutat esdevenia ideal, entelèquia, utopia reaccionària
crítico de arte (1967). i excloent.
Com es ben sabut, Ors va confeccionar una pròpia De fet, el seu sistema ètic i estètic era intrínse-
interpretació del món de les arts que era síntesi de refe- cament contradictori, capaç d’acceptar el dualisme i
rències i teories incomptables i dispars. l’ambigüitat.
Hi ha una sòlida recepció del classicisme-ro- Així, sentia passió pels excessos i per l’irracio-
manticista i de l’idealisme alemany (Goethe, Schiller, nalisme del barroc, però al mateix temps es va erigir
Fichte, Hegel), de les interpretacions centreeuropees en detractor dels deliris del Modernisme català i en
de la ciència de la història (Jacob Burckhardt) i de la propugnador de la reinstauració del classicisme medi-

94
terrani: serenitat, equilibri, ordre, harmonia i economia sibilitat però, al mateix temps, horroritzat pel món que
de mitjans en el que es va anomenar Noucentisme. La intuïa que estava arribant, enyorant societats idealitza-
ciutat o metròpolis era el contenidor de la seva societat des i períodes unitaris, harmònics i estàtics del passat.
ideal i civilitzada, però Teresa, La ben Plantada (1911), La societat de masses del segle XX s’anava convertint
encarnació del “poble”, constituïa, senzillament, una en plural, multiracial, transcultural i dinàmica, i Ors
reinterpretació dels mites arcàdics i pastorils. Les con- cada cop va ser més incapaç d’acceptar-ho. La seva
tradiccions, conscients o no, eren inesgotables. va acabar essent una lluita desesperada contra el sentit
Com Goethe a final del segle XVIII i principi del esquinçat, caòtic i mestís que el món contemporani
XIX, com l’arquitecte Heinrich Tessenow a principi del anava prenent. Paradoxalment, un dels intel·lectuals
segle XX, com l’historiador Mario Praz a la segona més brillants de la primera meitat del segle, ideòleg
meitat del segle, Ors va ser un personatge retroactiu, dels “nous temps”, del Noucents, acabava rebutjant la
anacrònic i provocador, amb gran intel·ligència i sen- mateixa identitat del segle XX.

CERDÀ MITIFICADO 21 de noviembre de 1994

La exposición “Cerdà, urbs i territori” está teniendo muy que se ofrece un producto de alta cultura para el gran
buena acogida. El material documental inédito que se público cuando se está faltando al rigor histórico.
presenta y el exhaustivo catálogo que se ha editado son El trabajo de Cerdà tenía antecedentes y se si-
de gran valor. Sin duda el ingeniero civil Ildefons Cerdà tuaba dentro de los conocimientos técnicos, urbanos y
ha sido uno de los catalanes más universales y que ma- arquitectónicos de la primera mitad del siglo XIX. El tipo
yor influencia internacional ha tenido en el pensamiento edificatorio del Ensanche respondía al propio proceso
social y urbano. Será irrepetible un personaje tan tras- de construcción de la ciudad y había sido ensayado en
cendental, creativo e inteligente. operaciones previas dentro del centro histórico como
Ahora bien, el enfoque de la exposición es dis- el eje Ferran-Jaume I-Princesa o el conjunto edificado
cutible. El objetivo que se persigue es el de mitificar sobre el antiguo Palau Reial Menor. El mismo Cerdà,
a Cerdà: consagrar una especie de héroe romanticista demostrando una versatilidad envidiable, al trabajar
o mesías fundamentalista cuya identidad intenta ir para la Sociedad Fomento del Ensanche y al plantear
desbrozando en cada sala con la mayor intensidad y la propuesta definitiva de 1863, ajustó su plan para que
las menores contaminaciones posibles. La tesis general fueran construidos los cuatro lados de la manzana. Él
consiste en explicarnos que era consciente de que lo
antes de Cerdà sólo existía la El trabajo de Cerdà tenía antecedentes esencial de su propuesta era
ignominia, la ignorancia y la y se situaba dentro de los conocimientos el trazado, que es lo que se
barbarie. Aparece entonces técnicos, urbanos y arquitectónicos de ha mantenido y ha otorgado
un Cerdà genio, cuya ciencia a Barcelona su identidad de
la primera mitad del siglo XIX. El tipo
infusa, sin ningún antece- ciudad moderna. Son más
dente cultural, le permite edificatorio del Ensanche respondía importantes las singulares
elaborar la teoría urbanística al propio proceso de construcción de esquinas a 45 grados que
más importante del siglo XIX. la ciudad y había sido ensayado en los cambios provocados por
Inmediatamente, tras él, sólo operaciones previas dentro del centro la lógica de la construcción
existen la especulación y la histórico como el eje Ferran-Jaume I- de la ciudad. Lo más grave
destrucción sistemática de su fue la pérdida de los gene-
Princesa o el conjunto edificado sobre el
bella utopía. Esta argumenta- rosos espacios verdes que
ción, aunque poco verosímil, antiguo Palau Reial Menor. Cerdà proponía y, décadas
acaba convenciendo a los más tarde, los áticos y so-
visitantes, incluidos los más preparados culturalmente. breáticos que reglamentó el ahora tan alabado alcalde
Además, al mezclarse los documentos originales con Porcioles. En resumen, la ciudad que construyó la bur-
todo tipo de recreaciones, ya sea manuales o por ordena- guesía barcelonesa de finales del siglo XIX y principios
dor, el público profano puede confundir los documentos del siglo XX, con sus arquitectos y maestros de obras, se
con las suposiciones de los autores de la muestra. Parece integró a la trama Cerdà.

95
1995
El artículo sobre el Teatre Nacional cerraba una serie de análisis monográficos de
edificios clave de la Barcelona actual, como ya se había hecho con el CCCB, el MACBA
y la “Illa Diagonal”. De nuevo era una valoración del edificio en obras o a punto de
inaugurar, antes de entrar en funcionamiento. La opinión sobre la arquitectura del
Teatre Nacional fue muy crítica, como la había sido la del MACBA. Sin embargo, el
26 de septiembre de 2000 publiqué el artículo “MACBA, pequeños detalles” donde
señalaba que, por fin, la gestión del museo estaba cambiando positivamente, abriéndose
a la ciudad con inteligencia. La actividad acertada de un edificio puede llegar a superar
sus insuficiencias formales. Otros artículos se centran en temas recurrentes: los modos
de vida catalanes a través de las telenovelas, el reto ecológico en la arquitectura y el
espacio público de la ciudad.
TEATRE NACIONAL DE CATALUNYA: ARQUITECTURA RECREATIVA 15 de marzo de 1995

El director de cine Wim Wenders ha hablado de una pequeña plaza de toros. Desde la distancia el templo del
arquitectura recreativa, analógica a las producciones de teatro anuncia el mayor espectáculo. En obra y de cerca,
Hollywood. Se trataría de una arquitectura que posee de sin embargo, se percibe el chirriar de una cubierta con
entrada un altísimo poder de seducción, pero que una estructura de grandes jácenas de acero –que requerirían
vez dentro puede decepcionar por lo que se recibe a un soporte ligero y puntual– sobre unas gruesas colum-
cambio del alto coste. Esta consideración previa puede nas realizadas en hormigón arquitectónico. Esta junta
ser apropiada para calificar contradictoria entre ligera
el Teatre Nacional de Cata- Puesto que se trata de un templo tan estructura high tech y lógica
lunya, actualmente en fase heterodoxo, que sólo tiene completas arquitrabada de la columna-
avanzada de obras, cuya ta clásica quedará oculta por
inauguración está prevista
las columnatas laterales, con una única un arquitrabe de chapa me-
para abril de 1996. columna en cada extremo del pronaos, tálica. Puesto que se trata de
Siguiendo el progra- las columnas huérfanas de la fachada un templo tan heterodoxo,
ma definido por el actor principal exigen una proporción que sólo tiene completas
Josep Maria Flotats, el desmesurada. Quien se haya interesado las columnatas laterales,
equipo de Ricardo Bofill, por los complejos problemas compositivos con una única columna en
con Jean-Pierre Carniaux cada extremo del pronaos,
como director de proyecto,
que todo templo dórico debe resolver, las columnas huérfanas de
ha recurrido al máximo se desesperará ante una interpretación la fachada principal exigen
paradigma de la arquitec- tan libre y banal. una proporción desmesura-
tura: el templo clásico. Un da. Quien se haya interesa-
templo que ya ensayaron en otros proyectos como el do por los complejos problemas compositivos que todo
concurso del Parc de l’Escorxador en Barcelona o el templo dórico debe resolver, se desesperará ante una
Parque del Turia en Valencia, y que con cierto retraso interpretación tan libre y banal.
se ha levantado en la Plaça de les Glòries Catalanes. El gran espacio del atrio que queda libre en esta
El proyecto es de 1986 y debía estar para 1989 y, más confluencia entre teatro interior y templo exterior, con
tarde, para 1991. El volumen del templo está coronado los límites totalmente acristalados, está pensado como
por una torre clásica que alberga el cuerpo del escenario un umbráculo y alberga cuatro pequeños templetes o
y está complementado por un edificio posterior aislado, quioscos. Es en este hall de entrada donde se percibe el
también con forma de templo, que sirve de almacén, espacio más cuidado de todo el proyecto; el punto pri-
taller de decorados, salas de ensayo y de exposiciones, vilegiado desde el cual contemplar la periférica ciudad,
escuela de teatro y plató. sobre la plataforma de las escalinatas, desde esta atalaya
De hecho, ésta es una de las obras emblemáticas de acristalada. Más allá de ese punto culminante, el resto de
la transformación que ha seguido la arquitectura reciente esta arquitectura recreativa defrauda. Dos de los temple-
de Bofill, evolucionando desde la solidez y estaticidad tes del vestíbulo esconden escaleras que bajan hacia el
del lenguaje clásico hasta la ligereza y transparencia de teatro de cámara, situado en la base del vestíbulo. La ba-
la alta tecnología. El teatro se halla a medio camino de rra del bar queda encajada en un rincón marginal, detrás
ambos extremos. Por esta razón, los grandes paramentos de los quioscos. Sobre el volumen de la platea queda un
de cristal conviven con las columnatas. espacio que podría ser primordial y que en el futuro se
Como arquitectura dentro de otra arquitectura, el podrá transformar en sala de exposiciones, siempre que
pequeño espacio del teatro se aloja dentro del templo las angostas escaleras de subida a él se complementen
y, por su tamaño y forma semicircular, rememora el con dos escaleras metálicas ligeras. El perímetro interior
Teatro Olímpico en Vicenza, de Andrea Palladio. Si de la platea estará recubierto por un redundante lenguaje
este precedente culto se percibe desde el interior de de pilastras, frontones y molduras de madera. Para evitar
la platea, desde el vestíbulo el cuerpo bajo cilíndrico el problema de la visión de los laterales de los decora-
que atesora dicha platea se asemeja a una especie de dos desde la platea, la caja del escenario se ha elevado
dos metros en relación con el proyecto original y se
<
Teatre Nacional de Catalunya, Ricardo Bofill, Taller de Arquitectura utilizarán perchas más anchas para tapar los laterales
(1987-1997). Foto: Zaida Muxí, 2002. del escenario. En la escena, el omnipresente hormigón

99
armado cumple muy bien las ordenanzas de incendios ha pasado de 2.000 millones previstos en 1986 a 5.000
pero es muy poco flexible para todas las instalaciones; el millones en el proyecto de ejecución iniciado en 1991 y
decorado, por ejemplo, no se puede esconder en sentido 6.000 en la previsión final– y tantos metros cuadrados
descendente. Como en el proyecto inicial no se tuvo en para este gran decorado dentro del que sólo van a en-
cuenta la fosa de la orquesta –se trata de un teatro y no trar, cada noche, 900 espectadores de los 6 millones de
de una ópera–, para albergar músicos y escenografías catalanes que podrían gozar de este teatro nacional. La
especiales se han previsto plataformas móviles entre el incógnita se despejará cuando empiece la representa-
cuadro de escena y las primeras filas de butacas. ción teatral. Cuando este edificio deje de ser solamente
La platea albergará escasamente 900 espectadores. imagen propagandística y cuando el público descubra,
Uno se pregunta si están proporcionados tanta simbo- después de franquear tan valiosos decorados arquitec-
logía arquitectónica, tanta inversión –el presupuesto tónicos, el tesoro del vacío esencial del escenario.

LA LEY DE LA CIUDAD 21 de marzo de 1995

Uno de los soportes básicos de toda ciudad es la ley, te contraria a los signos de los tiempos. Los sectores más
expresada esencialmente en una legislación urbana que inteligentes de las administraciones son los que intentan
sustenta la pervivencia y el uso del espacio. Ello com- que a unas ciudades múltiples y dinámicas les correspon-
porta dos consecuencias contrapuestas: por una parte, la da una legislación múltiple y flexible. Unas ordenanzas
convivencia se basa en la prohibición de una serie de flexibles que primen criterios de ahorro de energía y de
actividades, conductas y obras antisociales; pero, por agua. Unas ordenanzas versátiles que reconozcan que, si
otra parte, el ciudadano tiene la conciencia de que vive bien es deseable que las áreas industriales estén separa-
en una sociedad cohesionada, de referencias claras, en la das de la residencia, en algunos casos, como talleres de
que se siente protegido. artistas o industrias no contaminantes, podría permitirse
Ahora bien, tanto la creciente complejidad de las que convivieran estos lugares de trabajo con viviendas.
ciudades como la rápida transformación de la sociedad Una ordenanza pluridimensional que acepte el derecho
fuerzan cada día más la legislación. La ley es cerrada a la diferencia. Es más, en la medida que en toda inter-
y unívoca mientras la ciudad está viva, no tiene fin, es vención confluyen instancias interpuestas –ordenanzas
imprevisible y plural. No hay una única ciudad, ni social municipales, comisiones comarcales, normativas de la
ni cultural ni políticamente, Generalitat de Catalunya,
pero en cambio existen unas Tanto la creciente complejidad de las comisiones de patrimonio,
solas leyes como referen- ciudades como la rápida transformación normativa técnica de ámbito
cia. Mientras asistimos a estatal–, el futuro radica en
de la sociedad fuerzan cada día más la
la crisis del exclusivismo una lectura inteligente y
racionalista, a la emergen- legislación. La ley es cerrada y unívoca atrevida del papel escrito.
cia multicultural, a una mientras la ciudad está viva, no tiene He aquí el reto: aplicar
realidad multidimensional, fin, es imprevisible y plural. No hay una la legislación urbana de ma-
la ley urbana sigue siendo única ciudad, ni social ni cultural ni nera flexible para adaptarse
unidimensional. Sin duda, políticamente, pero en cambio existen a los continuos cambios del
las administraciones de las tiempo y a las exigencias
unas solas leyes como referencia.
grandes ciudades catalanas sociales y ecológicas, pero a
han intentado amoldarse a esta realidad cambiante me- la vez con el suficiente rigor para no permitir el abuso, el
diante el reforzamiento de la descentralización, la crea- favoritismo y la pérdida de los derechos públicos. His-
ción de entes autónomos de gestión, la atención máxima tóricamente, la ley ha tomado el lugar de la violencia,
al público, el esfuerzo por estudiar caso por caso, la es decir, se ha pasado de la “ley de la calle” –expresión
redacción de planes estratégicos, la revisión continua de desorden y arbitrariedad– a la “ley de la ciudad”, que
de la planificación y una cierta flexibilidad para aceptar garantiza su existencia pacífica.
las excepciones que aporten una mayor calidad. En este Por otra parte, el nivel de exigencia que la Admi-
sentido, la pervivencia de la mentalidad más burocrática nistración aplica a los usuarios se debería corresponder
y cerrada en una parte de la Administración es totalmen- con la autoexigencia que se aplican las propias adminis-

100
traciones. Por ejemplo, la presión que se puede ejercer que defienden un inexistente estilo catalán, una inter-
sobre el individuo que instala un comercio en una planta pretación errónea y anticuada de la arquitectura popular.
baja del Ensanche de Barcelona para hacerle cumplir En unos casos, al albedrío de ciertas familias y grupos
las leyes, especialmente las normas de incendios, no es de presión y, en otros, bajo el feudo de algún alcalde y
la misma que se han autoaplicado las administraciones ciertos técnicos municipales. Aunque sea paradójico, pa-
en según qué obras. Por ejemplo, se podría examinar el rece que haya mayores posibilidades de funcionamiento
cumplimiento de las vigentes ordenanzas de incendios democrático en los grandes núcleos que en los peque-
de algunas estaciones de metro de Barcelona por las ños municipios. Mientras las ciudades se esfuerzan por
cuales pasan centenares de personas a través de salidas amoldar la legislación al siglo XXI, en algunos lugares
únicas y laberínticas. Y es notorio que bastantes urbani- parece que vuelvan al siglo XIX.
zaciones incumplen la normativa antiincendios. El “derecho a la ciudad” exige mejoras continuas.
En los últimos años, además, se ha manifestado un Tendremos una legislación acorde con los tiempos cuan-
proceso empobrecedor: algunos técnicos cualificados en do ésta sea tan múltiple y flexible como la propia socie-
el terreno del urbanismo han abandonado el planeamien- dad y el mundo de la imagen y los ordenadores. Habrá
to en pequeños municipios para integrarse en las admi- mejorado el “derecho a la ciudad” cuando la exigencia
nistraciones de las capitales. De esta manera, estas áreas sobre el individuo sea la misma que se pueda ejercer
han quedado en una situación rezagada. En unos casos, crítica y democráticamente sobre las administraciones
dilapidando su patrimonio arquitectónico y, en otros, y sus miembros, ya sea en una gran ciudad o en una
bajo el predominio de unas ordenanzas proteccionistas pequeña población.

EL LUGAR EN LAS TELENOVELAS 7 de abril de 1995

Lo que era un hecho evidente en Poblenou, la primera vell, Nadala Batista, Íngrid Rubio y Núria Hosta, entre
telenovela catalana, se ha mantenido en las siguientes otros–, la importancia del espacio y el lugar es más
producciones. Me refiero a la importancia otorgada al sutil pero sigue siendo crucial. Más fina pero menos
lugar en el desarrollo de la compulsiva que Poblenou,
acción. Incluso en la serie tal como ha definido Xavier
Esta precisión en el lugar que aparece
Estació d’enllaç, los dramas Rosell en el Diari de Saba-
vertiginosos se producen en en el desarrollo de cualquier historia dell, en Secrets de família
el nudo posmoderno de una contemporánea que quiera relacionarse se utilizan decorados inte-
supuesta estación de enla- con el imaginario colectivo catalán debe riores mucho más cuidados
ce, desde la que se puede ser manifestación de un hecho profundo, para que expresen el poder
acceder a cualquier pueblo de un apego especial al espacio en económico, los gustos y el
y ciudad y en la cual con- carácter de cada uno de los
una cultura de carácter poco nómada.
fluyen todos los conflictos personajes. Y la acción se
humanos imaginables. Un énfasis que se expresaba ya en las desarrolla en Girona, uno
En Poblenou el motor filigranas de los espacios domésticos del de los entornos más mo-
de la acción gravitaba entre Modernisme y en la llamada a la civilidad numentales de Cataluña, la
el barrio popular del Poble- del Noucentisme. Florencia catalana. En cada
nou y la ciudad de diseño capítulo, vistas exteriores
de la Villa Olímpica. La familia Aiguader invertía gran de la ciudad van introduciendo las nuevas escenas.
parte de sus ganancias obtenidas de la lotería catalana De todas maneras, la relevancia de los decorados y las
en un piso nuevo en la Villa Olímpica, en un supermer- metáforas arquitectónicas es un poco confusa y, a ve-
cado y en un pub de moda para el hijo calavera. En de- ces, delirante. Marçal, el padre de Dolors y Joana, que
finitiva, todo era inversión inmobiliaria. En Secrets de goza de una muy buena situación económica, vive en
família, telenovela de lujo, con la base de un argumen- las mismas viviendas baratas aquejadas de aluminosis
to de Maria Mercè Roca, adaptación dramática de Sergi que la joven Farners, de recursos modestos. En la sala
Belbel e intervención de algunos de los mejores actores de estar de los Riera aparece un cartel de Dau al Set y
catalanes –Montserrat Carulla, Sergi Mateu, Rosa No- una fotografía de Frida Kahlo cuando allí nadie habla

101
nunca de arte. El nuevo apartamento de Narcís es de un muy diversos lugares de residencia en distintas ciuda-
ultramoderno siniestro. des, los catalanes mantienen una movilidad menor.
En todo caso, estas telenovelas catalanas empa- Este derecho al lugar es lo que reclama uno de los
rientan con uno de los seriales paradigmáticos de TV3, protagonistas de Secrets de família. Después de veinti-
Dallas, en el cual también el espacio urbano y doméstico cinco años de paraíso nómada en Estados Unidos y de
era crucial: desde el centro artificial y de negocios de la festín de modernidad en Nueva York, Narcís regresa a
gran ciudad norteamericana hasta la mansión lujosa y Girona para ser operado y, quizás, morir. Una vez supe-
siempre estival de los Ewing. También en Dallas cada rado este mal trago, reclama el derecho a recuperar su
escena era precedida de vistas del edificio o espacio amor de juventud y a permanecer en su lugar de origen,
donde la acción se iba a desarrollar. en su ciudad natal. Y lo intentará a pesar de que un her-
Y, en cambio, se diferencia claramente de la ma- mano celoso y enfermizo, un mafioso exconocido de ju-
yoría de culebrones latinoamericanos, en los cuales el ventud y una madre supersticiosa hagan todo lo posible
ahorro de medios y el afán exportador les lleva a desa- para disuadirle de ello.
rrollarse en interiores anónimos, vulgares e indefinidos. Quizás, además de una lengua propia, una men-
La acción se concentra en el pathos expresivo de los talidad razonable y un espíritu cosmopolita, otro hecho
personajes, con pocas referencias al lugar concreto. característico de los catalanes contemporáneos sea este
Esta precisión en el lugar que aparece en el desa- apego por el lugar, este interés por la ciudad en la que
rrollo de cualquier historia contemporánea que quiera viven, este orgullo por su patrimonio arquitectónico y
relacionarse con el imaginario colectivo catalán debe ser este afecto por el espacio en el que habitan. En todo
manifestación de un hecho profundo, de un apego espe- caso, las próximas telenovelas –sucedan en Vic, Saba-
cial al espacio en una cultura de carácter poco nómada. dell, Terrassa, Tarragona, Reus o Lleida, siguiendo el
Un énfasis que se expresaba ya en las filigranas de los proceso de descentralización iniciado que ha comentado
espacios domésticos del Modernisme y en la llamada a Toni Corominas en La Marxa de Vic– deberán partir de
la civilidad del Noucentisme. También la calidad del ur- la premisa de esta relevancia del lugar.
banismo y la arquitectura catalanas de las últimas déca- ¿Volverá Narcís a los Estados Unidos? ¿Se queda-
das debe ser expresión de este cariño por el diseño y por rá Dolors con su marido Albert o huirá al fin con Narcís?
la expresión de las señas de identidad formal. De hecho, Tardaremos unas semanas en saberlo. Lo que sí se puede
igual que mallorquines y valencianos, y a diferencia, por adelantar es que en la próxima telenovela catalana el
ejemplo, de muchos franceses, italianos, argentinos y lugar –la ciudad, el barrio o pueblo, los edificios y los
norteamericanos, que disponen a lo largo de su vida de interiores– volverá a ser un factor definitivo.

El RETO ECOLÓGICO EN LA ARQUITECTURA 24 de mayo de 1995

Respecto a la compleja madeja de problemas eco- embalaje abusivo de los productos? ¿Cómo idoneizar
lógicos que nos envuelven existe ya una conciencia la recogida selectiva de basuras y establecer un ciclo
generalizada y asumida por la mayoría de ciudadanos razonable, abierto y rentable de reciclaje? ¿Cómo in-
y grupos. Todo ello dentro de una gran diversidad de tervenir en las ciudades muy densas para favorecer a la
posiciones. Desde el ecologismo más antiindustrial, vez el transporte público, los carriles-bici y los paseos
antiurbano y purista hasta las corrientes que hablan de para peatones? ¿Cómo incentivar el uso de fuentes
una ecología del entorno artificial y confían en los re- energéticas alternativas y renovables? En la medida
cursos de la tecnología para garantizar la vida en la Tie- que la lógica dominante sigue siendo la del consumo,
rra, se desarrolla una amplia gama de interpretaciones. la contaminación y la destrucción, cualquier medida
Tan amplia como la que existe entre el ecologis- en contra de esta lógica supone un esfuerzo y, casi
mo que exige un cambio total del sistema productivo y siempre, es más costosa económicamente que seguir la
el ecologismo reformista que considera al neocapitalis- corriente imperante.
mo capaz de dicha transformación. En la arquitectura establecida, la sensibilidad por
Por tanto, las propuestas de soluciones van en la integración al medio y por el ahorro energético es
direcciones diferentes y acarrean dudas y polémicas. muy baja. La mayoría de obras que son admiradas, pre-
¿Qué es mejor, generalizar el reciclaje o controlar el miadas y tomadas como referencia por la cultura arqui-

102
tectónica lo son por sus cualidades formales y la mayor a la escala de las empresas que contaminan, consumen
parte de la veces son obras que despilfarran energía y y ofrecen productos no reciclables, y a la escala de los
que son impermeables a las propuestas ecológicas. Los ciudadanos, pieza básica en una cultura del reciclaje y el
edificios con paneles solares en las cubiertas, con for- ahorro energético.
mas de procedencia bioclimática, con facilidades para La mayoría de los ciudadanos y buena parte de los
la participación de los usuarios, con vocación de ahorro partidos políticos, excepto la derecha más recalcitrante
energético, aún no ha podido demostrar convincente- y procapitalista, han asumido en mayor o menor medida
mente sus cualidades formales ya que los planteamien- la sensibilidad ecológica.
tos ecológicos no poseen una propia carga formal. Pero, en la práctica, sólo una minoría de grupos
La cultura arquitectó- alternativos promueven
nica, desde una autonomía En la medida que la lógica dominante acciones y exigen res-
estética que prima la forma, sigue siendo la del consumo, la ponsabilidades sobre las
considera que todas éstas consecuencias futuras de
son cuestiones técnicas
contaminación y la destrucción, cualquier los actos que potencian el
secundarias que correspon- medida en contra de esta lógica supone un empobrecimiento y la de-
den a la construcción. esfuerzo y, casi siempre, es más costosa gradación del planeta.
Mientras que la tra- económicamente que seguir la corriente Mientras, las adminis-
dición atesora tipologías y imperante. […] Es relativamente fácil traciones públicas integran
elementos adecuados para realizar experimentos aislados, lo difícil lentamente en la legislación,
integrarse al medio –como en algunas obras y en tími-
plazas cubiertas, patios,
es plantear soluciones aplicables al dos incentivos algunas de
invernaderos, galerías, for- terreno de la vivienda masiva y en tejidos estas reivindicaciones en
mas aterrazadas, fachadas urbanos densos. las que la mayoría está de
como membranas, muros acuerdo, las más factibles y
de inercia térmica–, gran parte de las obras recientes las que ya es ineludible poner en práctica.
consisten en cajas autistas. Los edificios altos siguen Pero en los hábitos de la vida real sigue predo-
utilizando climatización e iluminación artificial como minando una inercia despilfarradora, un modo de vida
si fueran subterráneos. poco solidario. El automóvil privado sigue devorando la
Se han realizado experimentos ejemplares: nue- ciudad y los sectores sociales más representativos casi
vos parques de dunas, edificios aislados ecológicos en nunca recurren a los transportes públicos.
el campo, viviendas bioclimáticas adosadas, edificios El último salón Construmat se anunciaba como
urbanos con muros cortina que acumulan energía me- ecológico, pero de los centenares de expositores sólo
diante láminas fotovoltaicas, objetos de diseño indus- una veintena estaban en la línea del ahorro energético, el
trial conformados por materiales y piezas reciclables. reciclaje y los nuevos materiales ecológicos.
Pero esto sólo constituye una pequeña parte de Muchas poblaciones catalanas han instalado con-
un territorio degradado, unas ciudades basadas en el tenedores para la recogida selectiva de basuras –bajo
despilfarro de energía y agua, y un universo de objetos el influjo de la nueva Ley de residuos–, al tiempo que
para consumir y tirar. Es relativamente fácil realizar se ha iniciado una cierta industria del reciclaje, pero
experimentos aislados; lo difícil es plantear soluciones aún está pendiente la adecuación de los espacios de
aplicables al terreno de la vivienda masiva y en tejidos las viviendas y las oficinas, con la ayuda de objetos de
urbanos densos. diseño industrial, para facilitar la recogida selectiva de
Por tanto, respecto a las cuestiones ecológicas desperdicios.
existe una contradicción manifiesta entre el orden teóri- El ecologismo, por lo tanto, es una de las mayores
co del conocimiento y el orden práctico de la conducta. contradicciones que viven actualmente los ciudadanos.
El ecologismo ha sido integrado –desde la ética Muchos son los que se sienten ecologistas, pero pocas
política hasta los argumentos comerciales– pero aún las posibilidades de practicarlo plenamente.
falta avanzar mucho en su funcionamiento como mo- Estamos viviendo la crisis que ha de permitir pasar
delo práctico. de un período de experimentos piloto a un nuevo siste-
A la escala de las instituciones gubernamentales, ma social basado en el llamado “desarrollo sostenible”,
que deben coordinarse internacionalmente para detener necesario y consensuado.
la destrucción del planeta y paliar el problema de la mi- El debate del “cómo”, aunque tenga ya años, está
seria en el mundo, y que deben legislar en su propio país; cada vez más vivo.

103
RETRATO REALISTA DE BARCELONA 25 de julio de 1995

Las exposiciones a las que nos ha acostumbrado el Cen- Durante la posguerra pervive en los retratos de
tre de Cultura Contemporània de Barcelona (CCCB) son la ciudad la inercia realista hasta que llega la eclosión
siempre inclasificlables y poliédricas, con varias tesis a del arte informalista, que cualificará la mejor pintura
la vez. “Retrat de Barcelona”, dirigida por Albert García de esta época, arrancando del ya mítico Dau al Set.
Espuche y Teresa Navas, en la que se presenta la imagen En este paréntesis no realista, la realidad es aborda-
que la ciudad ha reflejado desde el siglo XVIII en la pintu- da de una manera totalmente nueva, con una visión
ra, el grabado, la fotografía matérica y conceptual que
y el cine, es hasta ahora la Después de años de visiones fragmentarias difícilmente se replanteará
más elaborada actividad y abstractas, algunos pintores y la imagen de la ciudad de
preparada por el CCCB. donde ha surgido.
Si se interpreta que la
ciudadanos desean imágenes globales Después de muchas
clave de dicha exposición y objetivas de una realidad que no se salas que ponen en eviden-
está en la última sala –la teme, en unas pinturas que por muy cia la importancia de la foto-
que recoge visiones realis- hiperrealistas que sean ya nadie confunde grafía, –que desde mediados
tas de la ciudad actual– la con ventanas. Se trata de autores muy del siglo XIX se convierte en
visita conduce a una idea diversos que han asumido las aportaciones el testimonio más cualifica-
inédita: la pervivencia a lo do de las transformaciones
largo de siglos de las visio-
de las vanguardias –la composición de urbanas– y que muestran
nes realistas que la propia volúmenes del cubismo, el ensamblaje fragmentos del reflejo de
ciudad ha generado. constructivista, la nueva abstracción Barcelona en el cine desde
Que la imagen de geométrica, los valores matéricos, los años sesenta –en unas
Barcelona en los grabados la mirada al detalle de surrealistas e películas, a menudo, tam-
de Pasqual Pere Molas, en informalistas, la textura ambiental de la bién de tendencia neorrea-
las acuarelas de Charles lista–, la última sala de
Bourgeois y de Onofre Al-
fotografía, el movimiento del cine– pero este “Retrat de Barcelona”
samora, en los dibujos de que no renuncian a plasmar la imagen de introduce las pinturas de Ós-
Lluís Rigalt o en las láminas los edificios y de los espacios de la ciudad. car Tusquets, Xavier Serra
publicadas por Alexandre de Rivera, Raimon Sunyer,
Laborde sean hiperrealistas no sorprende a nadie. Res- Pedro Moreno Meyerhoff, Miquel Vilà, Josep Cisquella
ponde a la visión de aquel período y es herencia de la y José Manuel Ballester, entre otros. En el centro de esta
práctica de los vedutisti del siglo XVIII, como Il Cana- sección, coordinada por Sergio Vila -Sanjuán, una im-
letto, Francesco Guardi o Hubert Robert. No en vano, presionante vista panorámica de Barcelona desde lo alto
en toda la época clásica hasta las vanguardias el cuadro de la Sagrada Familia, del hiperrealista norteamericano
es entendido precisamente como una ventana simbólica Richard Estes, da una mayor contundencia al mensaje
enmarcada en la sala. De ahí la aparición del marco de final. Después de años de visiones fragmentarias y abs-
madera como articulación de esta ventana ficticia en tractas, algunos pintores y ciudadanos desean imágenes
la composición del interior del muro clásico, un muro globales y objetivas de una realidad que no se teme, en
compuesto y subdividido a base de zócalos, cornisas, unas pinturas que por muy hiperrealistas que sean, ya
relieves y molduras. nadie confunde con ventanas.
Empieza a sorprender que en las primeras déca- Se trata de autores muy diversos que han asumido
das del siglo XX, contemporáneamente a las vanguar- las aportaciones de las vanguardias –la composición de
dias europeas, las visiones de Barcelona que predo- volúmenes del cubismo, el ensamblaje constructivista,
minan no sean collages metropolitanos y abstractos la nueva abstracción geométrica, los valores matéricos,
como los que inspiran en aquellos años ciudades como la mirada al detalle de surrealistas e informalistas, la
París, Milán o Berlín, y no digamos Nueva York. textura ambiental de la fotografía, el movimiento del
Sigue vigente el realismo, e incluso las innovadoras cine– pero que no renuncian a plasmar la imagen de los
miradas sobre Barcelona de Joaquim Torres-García, de edificios y de los espacios de la ciudad. Es una pintura
Joan Miró o de Rafael Barradas mantienen un suave a veces posimpresionista, a veces metafísica, a veces
tono figurativo. hiperrealista, siempre fascinada por rincones tan insig-

104
nificantes como una medianera, adoptando como tema Ello muestra que Barcelona, como generadora de
paisajes industriales, periféricos y anónimos de fábricas, su propia imagen y su propio arte, es más compleja de
puertos o patios de manzana. A menudo se recrea una lo que parece. En un momento de crisis de las galerías
ciudad vacía, habitada sólo por sus arquitecturas envuel- y del mercado del arte, los que mejor venden son preci-
tas de luces y sombras, de atmósfera y color, de masas y samente estos realistas. La burguesía –o como debamos
vacíos. En los últimos años, estas visiones realistas han llamar a los pocos que hoy invierten en arte– apuesta por
vuelto a reclamar su cuota de prestigio cultural, negada unas inversiones seguras, confiando que con el tiempo
hasta ahora por el exclusivismo de unas “vanguardias estas pinturas tendrán el mismo valor que los Casas o
abstractas” que, terrible paradoja, se han convertido en los Rusiñol. En abril se abrió al público un Museu d’Art
el arte más oficial y más representativo –por lo tanto, Contemporani casi vacío y lo visitaron 30.000 personas
académico– de las instituciones. Exposiciones como en tres días, cuando si se hubiera inaugurado lleno de
“Pintura privada” (1994) en las salas Artur Ramon y Pa- obras –especialmente si hubiera sido de arte no figu-
rés, o la serie de muestras de imágenes arquitectónicas rativo– para llegar a esta cifra de visitantes se habrían
ofrecidas por la galería Antonio de Barnola, han puesto necesitado bastantes semanas.
en evidencia este fenómeno. Incluso La Virreina ha de- Inesperadamente, por lo tanto, el espléndido
dicado una preciosa antológica a Luis Marsans (1995). Y “Retrat de Barcelona”, que se puede visitar hasta el 15
ahora, por primera vez, una gran exposición incluye una de agosto, ha dado la última palabra (o imagen) a esta
antología de este nuevo realismo tan contemporáneo. visión realista.

ACERAS Y CALLES 14 de noviembre de 1995

En estos últimos años, todas las ciudades catalanas han de la acera lo ofrecen los andenes centrales del Passeig
ganado en espacios públicos. Pero, a pesar de todo ello, de Gràcia, a los que se debe acceder para ir a las pa-
el espacio ciudadano por excelencia de toda ciudad, las radas de autobuses y que han quedado reducidos a su
aceras, es decir, el ámbito lineal que conduce a los pea- mínima expresión.
tones a través de las calles-corredor, siguen sometidas a No hay duda de que los ayuntamientos están ha-
las presiones de todo tipo que confluyen en el espacio ciendo mucho para proteger y aumentar este espacio
urbano. La mayoría de los centros históricos de las ciu- dedicado a los peatones. En Barcelona, por ejemplo, los
dades poseen unas aceras es- metros cuadrados de acera
trechas, a menudo invadidas han aumentado sistemática-
Sin duda entre los parámetros para
por los automóviles aparca- mente en todos los rincones
dos. Pensemos en muchos valorar la calidad de vida de la ciudad donde ha sido posible, apro-
pueblos catalanes o en las ha de estar también el de la calidad de piándose incluso de asfalto
calles del barrio de Gràcia. sus aceras, amplias y libres de todos los para maniobras de los au-
Tampoco el caso más favo- obstáculos que entorpezcan el paseo de tomóviles. Y esto es así por-
rable está libre de dicho ago- los ciudadanos. Un espacio urbano que se qué la lucha por defender el
bio. Nos referimos a las am- espacio urbano se libra esen-
complemente con una intensa y variada
plias aceras con plátanos y cialmente en este ámbito de
almeces que Ildefons Cerdà red de transportes públicos. los peatones. De hecho, los
proyectó para las manzanas inicios de la modernidad y
del Ensanche. En realidad, los cinco generosos metros de la iniciativa municipal en la segunda mitad del siglo
quedan drásticamente reducidos si tenemos en cuenta XVIII en Barcelona se basaron precisamente en defender
la omnipresente hilera de motos aparcadas que ocupan el espacio público de la calle frente a la ocupación abu-
la franja más cercana a la calle y si suponemos que no siva que las herramientas de los talleres de los artesanos
es muy recomendable andar demasiado pegado a las y los mostradores de las tiendas de los comerciantes
fachadas para evitar, como mínimo, la desagradable habían ido realizando paulatinamente. Fue respecto a
sorpresa de los automóviles saliendo impetuosamente estos factores que aparecieron las primeras ordenanzas
de los aparcamientos. Por tanto, resta una franja libre municipales modernas, que superaban las tradicionales
de unos dos metros. Un caso extremo de degradación Constituciones de Sanctacilia, basadas en la costumbre

105
y en una concepción estática de lo urbano. Por lo tanto, se concentra en la confluencia de distintos flujos de velo-
la lucha por defender el espacio público de la calle y las cidad con espacios tranquilos para el ciudadano de a pie.
aceras viene de lejos y está en la raíz misma de la ciudad Todo núcleo urbano ha de disponer tanto de ultramoder-
moderna. Luego vendrían los proyectos de ensanches y nos espacios para autopistas o túneles, como de lugares
bulevares con anchas aceras y el espacio consustancial a tradicionales para pasear como jardines y aceras.
la ciudad europea, el lugar donde disfrutar de la vida, pa- Actualmente, un grupo interdiciplinar de eco-
sear sin prisa y sin sobresaltos, detenerse a charlar, mirar logistas, profesionales, técnicos y representantes de
los escaparates o leer el periódico. Es el lugar del voyeur asociaciones colectivas ha constituido el Fòrum Cívic
según Charles Baudelaire y Walter Benjamin, el escena- “Barcelona Sostenible”. Su objetivo es el de consensuar
rio de la “deriva” según los situacionistas franceses. los indicadores para medir la calidad ambiental de Bar-
La realidad es cada vez más conflictiva y comple- celona: nivel de ruidos, calidad de la vivienda, limpieza,
ja, y este espacio urbano por excelencia, más importante seguridad, despersonalización, protección de la inti-
para la vida urbana que incluso los parques y jardines, midad, niveles de agresividad y crispación ciudadana,
está continuamente amenazado y presionado. Por una contaminación de las aguas de los ríos, etc. También el
parte, está fragmentado por las salidas de los aparca- Ayuntamiento de Barcelona ha creado la nueva ponen-
mientos. Ello crea un espacio urbano ambiguo donde los cia “Ciudad sostenible”. Sin duda, entre los parámetros
haya, un no lugar que pretenden el peatón y el automo- para valorar la calidad de vida de la ciudad ha de estar
vilista, tierra de todos y en la que nadie puede detenerse. también la de la calidad de sus aceras, amplias y libres
Por otra parte, existe la costumbre, entre algunos moto- de todos los obstáculos que entorpezcan el paseo de los
ristas, no sólo de aparcar en las aceras, sino de utilizar- ciudadanos. Un espacio urbano que se complemente con
las como calzada, sorteando peatones, para evitar dar la una intensa y variada red de transportes públicos.
vuelta a causa de una calle en sentido contrario. En este El pasado 2 de octubre se celebró en Curitiba,
caso, la invasión del ámbito del peatón convertido en Brasil, el Día Mundial del Hábitat, con una serie de en-
pista de slalom es indignante. Ello sin citar el tradicional cuentros preparatorios para el Hábitat II, que en 1996 se
abuso de automóviles en las aceras, que se ha instaurado celebrará en Estambul. (El Hábitat I, también promovido
en ciudades como Madrid o Milán. O sin analizar tantas por la ONU, se realizó en 1976 en Vancouver.) Curitiba
ocasiones en que el mobiliario urbano está pésimamente es ahora una ciudad modélica como capital ecológica
situado. O sin protestar por la introducción de carriles- por sus programas de parques, educación ambiental,
bici en las aceras y no donde habrían debido ir, restando limpieza autogestionada y transportes públicos. Una po-
espacio a los automóviles. lítica desarrollada con tenaz continuidad desde 1965. Y
Ciertamente, una peatonalización excesiva de las precisamente en este encuentro de Curitiba, el arquitecto
calles tampoco es solución, ya que ello acaba desequi- y profesor de la Universidad de California Allan Jacobs
librando la ciudad. Precisamente, la esencia del espacio defendió que la calle y la acera constituyen el reinado de
urbano contemporáneo consiste en la convivencia de las lo público, el palco de todo movimiento social. Y Jacobs
más distintas franjas de tráfico: vías rápidas, puentes, concluyó que las mejores calles del mundo están en Bar-
terminales de transporte, calles con tráfico rodado, carri- celona. Ojalá sea cierto y sepamos cuidar y valorar este
les bus y bici, y aceras anchas. La vida urbana siempre patrimonio urbano.

106
1996
1996 fue un año en que la arquitectura, con motivo del XIX Congreso de la Unión
Internacional de Arquitectos (UIA), volvió a ser protagonista en la ciudad. En esta
ocasión, la Señora Barcelona murió de éxito, desbordada por una masiva asistencia no
prevista. El artículo “Menos es más” enunciaba el contenido de una de las exposiciones
estelares con motivo del Congreso de la UIA. El artículo “Contra la identidad”, que
planteaba una crítica a las visiones estáticas de los países, las culturas y ciudades
que recurren al concepto cerrado de identidad, mereció una respuesta de Lluís
Flaqué titulada “¿Identidad o distinción?” en El País, el 14 de febrero, planteando
argumentos nacionalistas de identidad. Otro artículo, “Cataluña y Latinoamérica”,
constataba un proceso tan genuino de la Barcelona actual como es la hibridación
con Latinoamérica. Desde diversas ópticas predomina en estos artículos la voluntad
de pensar las transformaciones de la sociedad catalana actual en relación con la
evolución del mundo contemporáneo.
CONTRA LA IDENTIDAD 9 de febrero de 1996

Tanto en política como en sociología y arte se sigue bló de movimiento dialéctico, sin fin, que fluye. Émile
recurriendo a un concepto tan equívoco como el de Meyerson, muy crítico con el positivismo, interpretó
identidad. La certeza de que hay características co- la “identidad como una inevitable tendencia de la ra-
munes en el arte y la cultura de cada pueblo potencia zón a reducir lo real a lo idéntico, esto es, a sacrificar
la supervivencia de aspiraciones del romanticismo y la multiplicidad en aras de la identidad, con vistas
de antiguas preocupaciones nacionalistas del siglo a su explicación”. Existe una razón determinante e
XIX. A principios de nues- identificadora que intenta
tro siglo aparecieron en Seguimos, por tanto, en una especie imponerse por encima de
Europa los regionalismos de fase primitiva de la modernidad, la inmensa complejidad del
y los Noucentismes como mundo. Sobre esta base, la
variantes de esta interpre-
aquella que confunde la identidad mayoría de referencias a la
tación nacionalista. En arte personal, psicológica y ontológica con identidad nacional poseen
y arquitectura esta inter- los fenómenos colectivos. No se pueden esta punción conservadora
pretación volvió a resurgir confundir las categorías de la psicología sobre una realidad que se
tras la Segunda Guerra personal –el individuo necesita una quiere simplificada. Llama-
Mundial en textos como identidad para sí mismo– con la escala das como la del reelegido
L’arquitectura catalana presidente de la Generalitat
(1955) de Alexandre Cirici,
de lo colectivo –en la que predominan en su discurso de investidu-
The Englishness of English la complejidad, la conflictividad, la ra, al enfatizar que “Catalu-
Art (1956) de Nikolaus Pe- contradicción, la diversidad, la dinámica ña sólo será útil a España si
vsner o Invariantes castizos y las asincronías. refuerza su identidad” van
de la arquitectura española en esta dirección. Contem-
de Fernando Chueca Goitia (1971). En el texto de Ci- poráneamente, cuando se habla de identidad se utiliza
rici estos invariantes eran entendidos según períodos una especie de hibridación de conceptos filosóficos,
como la mañana (románico), el mediodía (siglos XIII y psicológicos y nacionalistas. Se establece una ana-
XIV) o la tarde (siglos XV y XVI). logía entre la identidad de los individuos y la de las
De hecho, este tipo de concepción histórica va sociedades. Con ello se tiende, confusamente, a tras-
asociada a la utilización de analogías de tipo biológico pasar criterios psicológicos y biológicos a la compleja
y climático: la juventud, la plenitud, la madurez y el escala de las colectividades.
ocaso. Pertenece a un tipo de historia que fue totalmen- Seguimos, por tanto, en una especie de fase
te necesaria como primer paso, traspasando criterios primitiva de la modernidad, aquella que confunde la
de la biología y de las ciencias naturales a la historia identidad personal, psicológica y ontológica con los
naciente, tal como hicieron Giambattista Vico y Johann fenómenos colectivos.
Joachim Winckelmann en el siglo XVIII. La insistencia No se pueden confundir las categorías de la psi-
en el concepto de identidad entronca con ciertas co- cología personal –el individuo necesita una identidad
rrientes filosóficas. Lo encontramos en Parménides al para sí mismo– con la escala de lo colectivo –en la
insistir en que siempre que se habla de lo real se habla que predominan la complejidad, la conflictividad, la
de lo idéntico, en oposición al convencimiento de Herá- contradicción, la diversidad, la dinámica y las asincro-
clito de que todo forma parte de un proceso de continua nías. Ni podemos mezclar los criterios de las ciencias
transformación y movimiento. naturales con los de la historia. Grandes críticos y
Así el concepto de identidad de Parménides teóricos, desde Alois Riegl y Heinrich Wölfflin hasta
pervive en las corrientes racionalistas más simplifi- Michel Foucault y Manfredo Tafuri, han insistido en
cadoras e inmovilistas, mientras la visión heraclitiana que no hay ni progreso ni decadencia en la historia
ha pervivido en las interpretaciones más renovadores, del arte, sólo maneras distintas de mirar. Ni siquiera
como la de Karl Marx, que señaló, por citar un ejem- hay continuidades sino discontinuidades. Por lo tanto,
plo, que “todo lo sólido se desvanece en el aire” y ha- no hay lugar para analogías biologistas. La historia
demuestra que sin intercambio, con la exclusión de
<
Habitatges socials al barri de Santa Caterina, Ramon Artigues, lo otro, de lo no idéntico, no habría ni evolución, ni
Ramon Sanabria i Josep Llinàs. Foto: Zaida Muxí, 2002. cultura ni arte.

109
De todas formas debería diferenciarse la defensa Tiende a mitificar ciertas características que se fuerzan
de cariz conservador que los nacionalismos europeos como comunes.
tienden a hacer de la idea de identidad con la impor- En todo caso, el proceso de respeto de las diferen-
tancia que este concepto posee en la cultura de mu- cias de cada comunidad y país frente a la tendencia a
chos países latinoamericanos. Los inconvenientes del la homogeneización, la estandarización y los mercados
dispositivo identidad son los mismos: la obsesión por únicos, ha de avanzar por la vía de reconocer y desarro-
la identidad nacional puede ser la antesala de la falsifi- llar las diferencias y no las identidades.
cación de la historia, del fanatismo segregacionista, del Es cierto que la cultura y la arquitectura en Cata-
exclusivismo xenófobo. Sin embargo, es comprensible luña (o en España, en Brasil o en Japón), mirada muy
y justificable la búsqueda cultural de la identidad en globalmente, presenta ciertos rasgos comunes, lo cual
países que intentan resistir al poder omnipresente de no se ha de confundir con una identidad estática, igual
los Estados Unidos y que han sufrido gobiernos corrup- siempre a sí misma, incapaz de transformarse conti-
tos con los que no se identifican, que buscan signos nuamente. Precisamente los mejores autores y artistas
comunes en sociedades muy fragmentadas, que traba- de cada cultura han sido los menos preocupados por su
jan para recuperar unas raíces reprimidas durante cinco identidad nacional. Han sido creadores que, al mismo
siglos, que intentan afrontar la salida de graves crisis tiempo que están enraizados en un lugar, han planteado
económicas y sociales. Pero, a la larga, este camino obras universales, capaces de comunicarse con toda la
de la cerrada búsqueda de la identidad colectiva, del humanidad. El nuevo siglo debería ser más el siglo de
tedio de lo que nunca cambia, no tiene salida. Primar la la convivencia de las diferencias que no el del reforza-
identidad lleva a la exclusión de lo no idéntico, a prote- miento de las identidades, el de la cooperación entre
gerse de los otros, a negar la posibilidad de evolución. iguales que no el de la reafirmación entre idénticos.

CATALUÑA Y LATINOAMÉRICA 9 de marzo de 1996

El programa de despedida de Les coses com són de TV3 nos se han enriquecido. Sin embargo, continúan predo-
recogía la experiencia de adolescentes catalanes convi- minando los tópicos negativos: los países de América
viendo con los meninos da rua brasileños. El programa latina son mucho más noticia por hechos negativos
superaba la visión tópica y negativa mostrando, junto a –violencia, narcotráfico, corrupción política, crisis
la cruda, realidad los programas piloto de reeducación económica, terremotos, epidemias de enfermedades
de los niños. Más allá de su contenido concreto, el pro- tropicales, etc.– que por sus cualidades, hechos positi-
grama ponía en pantalla un tema recurrente: las relacio- vos como la hospitalidad, la solidaridad, la exuberancia
nes entre Cataluña y América. Unas relaciones que han de sus parques naturales –como los de Costa Rica– o
sido especialmente intensas y fructíferas desde el siglo las innumerables aportaciones culturales y científicas.
pasado. Desde artistas del siglo XIX, como el pintor Pe- La sombra de la España negra ha proyectado un
legrí Clavé o el músico Jaume Nunó, autor de la música reflejo siniestro en Latinoamérica. Por ejemplo, países
del himno mexicano, hasta Pere Casaldàliga, actual- como Brasil, Guatemala o Colombia tienen muy mala
mente obispo en Brasil, pasando por los artistas como prensa por la delincuencia, por la guerrilla y por el
Joaquím Torres-Garcia, que vivieron a caballo entre narcotráfico, respectivamente, pero poco se habla de
Cataluña y América, o por los intelectuales, arquitectos la insuperable belleza de Rio de Janeiro, que hasta la
y profesores exiliados con motivo de la Guerra Civil inauguración de Brasilia fue la capital más espléndida
–Antoni Bonet Castellana en Argentina o Pere Calders del mundo, con un bellísimo paisaje de playas y monta-
y Tísner en México. En el caso de México, su gobierno ñas y un tejido urbano monumental; o poco se conocen
y sus habitantes fueron especialmente generosos ya que las antiguas ciudades mayas de Guatemala, como la
el presidente Lázaro Cárdenas promovió que los 20.000 delicada y colosal Tikal, cubierta por el parque natural
exiliados españoles que se trasladaron a México en de selva subtropical, y poco se reconocen las aporta-
1939 pudieran continuar ejerciendo sus profesiones y ciones al mundo editorial y científico de la Colombia
viesen reconocidos sus títulos y su pasado. contemporánea.
En estos últimos años las relaciones culturales, A ello ha contribuido especialmente la presión
comerciales y turísticas con los países latinoamerica- norteamericana. Recordemos cómo se publicita la

110
violencia en Rio de Janeiro o en Bogotá y cómo se en cuyas editoriales han publicado una buena parte de
silencia la de Nueva York, Washington o Los Angeles. su obra. En otro sentido, las canciones de Joan Manuel
O recordemos cómo los medios de comunicación nor- Serrat, tan mediterráneas (él se considera “un latino-
teamericanos han protegido durante años a los fieles americano de Barcelona”), se han convertido en autén-
gobiernos mexicanos del PRI y, en cambio, no sólo se ticos himnos para argentinos, chilenos, salvadoreños
sigue boicoteando la Cuba presidida por Fidel Castro o guatemaltecos. José Maria Valverde se autodefine
con nuevas leyes como la Helms-Burton sino que se como poeta latinoamericano. Y el diseñador Javier Ma-
han promovido visiones negativas de países como riscal ha manifestado coloquialmente que le gustaría
Guatemala a raíz de la presidencia de Jacobo Arbenz, una Barcelona con más “sudacas”.
quien entre 1950 y 1954 Debemos reconocer que en
inició la reforma agraria, En estos últimos años las relaciones todos estos intercambios
la socialización y la nacio- culturales, comerciales y turísticas con la riqueza de nuestro bi-
nalización de las empresas lingüismo es fundamental:
norteamericanas hasta
los países latinoamericanos se han poseer una lengua y una
que un grupo de exiliados enriquecido. Sin embargo, continúan cultura catalana propias y,
armados por los Estados predominando los tópicos negativos: los al mismo tiempo, formar
Unidos lo derrocaron vio- países de la América Latina son mucho parte de la lengua y de la
lentamente. más noticia por hechos negativos que cultura de habla hispana.
Por esto, la prensa por sus cualidades, hechos positivos Y aunque parezca paradó-
conservadora siempre ha- jico, el conocimiento del
bla de la Guatemala del mi-
como la hospitalidad, la solidaridad, la castellano es el vehículo
litarista Ríos Mont y nunca exuberancia de sus parques naturales que sirve para transmitir
de la del socialista Arbenz. o las innumerables aportaciones nuestra propia cultura y
También se silencian países culturales y científicas. lengua catalana. Aunque
como Brasil, el mayor po- inicialmente nos comuni-
der latente de América, todo un continente en el que quemos en castellano al viajar y trabajar en dichos
pervive la más sólida cultura progresista. Sin embargo, países seguimos siendo “los amigos catalanes” que
estos dos últimos años, el gobierno mexicano del PRI, dan a conocer su historia y su presente. “Cataluña es
con la eclosión de la guerrilla zapatista y con la fuerte el país más bonito del mundo” le decía un niño catalán
crisis económica, ha perdido la impunidad que le otor- a otro brasileño, en el programa de TV3. No sólo esto:
gaban dichos medios y se ha visto obligado a negociar Cataluña es y puede ser “un lugar en el mundo” para
y a reconocer sus errores. intelectuales, artistas, científicos, profesionales y tra-
El arte y la cultura del siglo XX no serían lo bajadores procedentes de América.
mismo sin la presencia latinoamericana, con artistas Al mismo tiempo, la cultura y la economía ca-
inigualables (Armando Reverón, Diego Ribera, Frida talanas tienen un campo inmenso si se abren hacia
Kahlo, Helio Oiticica...), arquitectos (Luis Barragán, Latinoamérica.
Oscar Niemeyer, Lúcio Costa, Lina Bo Bardi...), escri- Pensemos, por ejemplo, en el urbanismo. La
tores (Borges, García Márquez, Cortázar, Carpentier, Barcelona actual es la ciudad admirada y mitificada
Múgica Lainez, Vargas Llosa, Vinicius de Morais...) por la mayor parte de los técnicos y los administra-
o músicos como Heitor Villa-Lobos y toda la “bossa dores municipales de las grandes ciudades latinoa-
nova” brasileña. mericanas.
Las grandes ciudades de Argentina, Uruguay, Por su versátil y rápida capacidad de gestión, por
Chile, Brasil, Venezuela, Colombia o México poseen haber conseguido primar los intereses públicos por en-
una gran vitalidad cultural, con universidades en las cima de los privados, por su arquitectura, sus parques
que imparten profesores de prestigio y museos llenos y sus plazas, se ha convertido en una ciudad modelo.
de actividad, con una influencia social en su entorno Todos los que han intervenido en esta transformación
mucho mayor que la que tienen algunos elitistas mu- de Barcelona –y del territorio catalán–, es decir, polí-
seos europeos. ticos, abogados, arquitectos, arquitectos técnicos, in-
En su reciente visita a Barcelona, el escritor genieros, sociólogos, constructores, promotores, etc.
chileno José Donoso aseguró que la eclosión de la li- podrían transmitir a los administradores de ciudades
teratura latinoamericana tuvo su punto de arranque en como Caracas, Sâo Paulo o Santiago de Chile unas
Barcelona, donde vivieron algunos de estos autores y enseñanzas valiosísimas.

111
MENOS ES MÁS 8 de mayo de 1996

El espíritu de este siglo ha expresado su esencia en algu- Una sociedad sostenible se ha de basar en utilizar
nas frases que poseen un altísimo poder de síntesis. “Less menos objetos para poder realizar más acciones, en
is more”, la frase que el taciturno arquitecto Mies van der consumir menos pero con más calidad y consiguiendo
Rohe pronunciaba a veces, junto con la más frecuente los mismos rendimientos, en gastar menos energía para
aún de “beinahe Nichts” (casi nada), son capaces de realizar las mismas funciones, en obtener y repartir más
resumir una parte de las experiencias artísticas y arqui- riqueza con menos recursos.
tectónicas contemporáneas. En este sentido, el eslogan
Dicho eslogan ha recuperado El minimalismo no es sinónimo miesiano es insuficiente y
su actualidad a raíz del prota- de pobreza, sino de sociedad de la debería complementarse
gonismo que han alcanzado y enriquecerse con la pro-
en los últimos años los movi-
abundancia y el despilfarro que da un puesta del diseñador Dieter
mientos minimalistas, aque- paso más adelante y entiende que es vital Rams de entrar en la era
llos que pretenden desarro- reducir la contaminación, el consumo y la del “menos pero mejor”,
llar formas que consigan el destrucción, renunciar conscientemente tal como nos recordaban
máximo efecto artístico con a algunas cosas como único medio para Juli Capella y Quim Larrea
el mínimo esfuerzo económi- conservar la vida en el planeta y para que desde estas mismas páginas
co. Si la arquitectura clásica hace algunas semanas. El
venía definida por la tríada
las diferencias entre países ricos y pobres “menos es más” que exige
vitruviana de la firmitas, no sigan aumentando. el minimalismo –nada de
utilitas y venustas (solidez, ilusiones y alusiones en esta
utilidad y belleza), una parte del arte y la arquitectura búsqueda del mínimo irreductible de las formas– sólo
modernas –la abstracción, el neoplasticismo, la nueva tiene sentido si este menos es mejor, si la obra que se
objetividad alemana y holandesa, el arte conceptual, el consigue tiene mucha más calidad material, funcional y
minimal art, el land art, la música repetitiva, la arquitec- formal que una creación convencional.
tura minimalista, etc.– podría quedar caracterizada por En un mundo cada vez más denso y degradado es
este principio operativo del “menos es más”. necesario que haya menos autómóviles pero mejores
Precisamente una de las exposiciones que se va (más versátiles, ecológicos, reciclables); menos objetos
a presentar con motivo del XIX Congreso de la Unión pero más eficientes, ligeros, inmateriales, desmontables,
Internacional de Arquitectos, que se celebrará en multiusos y reutilizables; edificios con menos reper-
Barcelona del 3 al 7 de julio, se titula “Less is more”. torios de materiales y lenguajes pero con una mucha
La promueve el Col·legi d’ Arquitectes de Catalunya, mayor calidad constructiva, mayor capacidad de in-
está previsto que se inaugure el 21 de junio y está tegración al entorno y más posibilidades de reciclaje
dedicada al fenómeno del minimalismo a lo largo de posterior; menos gasto en transportes para conseguir
este siglo. mejores resultados; menos horas de trabajo pero con
Pero este lema no sólo es útil para el mundo del mejores condiciones. Menos recursos para conseguir
arte sino que puede extrapolarse para intentar interpretar más servicios. Menos, pero con más calidad.
la sociedad de este cambio de siglo. El planteamiento de En esta dirección podría interpretarse el Premio
una cultura y una economía de la sostenibilidad va en de Diseño, Arquitectura y Urbanismo Ciudad de Barce-
la dirección del eslogan de Mies: conseguir el máximo lona 1995, que el pasado 12 de febrero se otorgó a las
rendimiento y calidad de vida con el mínimo sacrificio viviendas sociales proyectadas por el arquitecto Josep
de los recursos escasos, con la mínima hipoteca de cara Llinàs en la calle de Roig, en la esquina con la calle del
al futuro. En este sentido, el minimalismo no es sinó- Carme, en plena Ciutat Vella. Junto a grandes y costosos
nimo de pobreza, sino de sociedad de la abundancia y proyectos de edificios culturales, de ocio y administra-
el despilfarro que da un paso más adelante y entiende tivos, el jurado decidió premiar una obra modesta pero
que es vital reducir la contaminación, el consumo y la al mismo tiempo de gran riqueza tipológica, espacial y
destrucción, renunciar conscientemente a algunas cosas urbana. “Menos pero mejor”. De hecho, se debería pre-
como único medio para conservar la vida en el planeta miar a los ingenieros, arquitectos, arquitectos técnicos
y para que las diferencias entre países ricos y pobres no o diseñadores que creasen los objetos más atractivos
sigan aumentando. estética, cultural y conceptualmente siguiendo esta di-

112
rección de la sostenibilidad y el ahorro; y no a los que bio. Será cuando se acepte que ya no se pueden medir
más despilfarrasen. las mejoras económicas y de calidad de vida en función
El paso de una sociedad del despilfarro y el con- del aumento de los índices de consumo de productos sin
sumo a un modelo social y económico sostenible, de valorar qué medios de producción, qué recursos eco-
menos pero mejor, puede parecer minúsculo pero no lógicos y qué costes sociales han sido comprometidos
va a ser fácil. Aunque parezca que el cambio hacia un en dicho consumo. Para ello es necesario consensuar
homo ecologicus es inminente por deseado por muchos, unos indicadores alternativos en términos ecológicos,
mientras siga obstaculizado por los poderes –políticos, de cualidades biológicas y humanas, de sostenibilidad,
financieros, industriales y mediáticos– que tienen en sus de ahorro energético y de eficacia. Un cambio en el que
manos el cambio de dirección, estará en suspenso. El día dos de los sectores que van a tener un papel crucial van
que en los periódicos las noticias de ecología no queden a ser el del automóvil y el de la construcción. De hecho,
relegadas y resumidas en las secciones de sociedad o su resistencia a tranformarse en el sentido de la soste-
ciencia y, en cambio, impregnen todas las secciones, es- nibilidad y el reciclaje es uno de los factores que está
pecialmente las de economía, se estará iniciando el cam- hipotecando el futuro.

FORMAS DE LA VIDA CATALANA 17 de octubre de 1996

Josep Ferrater Mora publicó en 1944, durante su exi- giendo la brillante actividad universitaria del prestigioso
lio en Chile, el texto Les formes de la vida catalana, filósofo y escritor.
reeditado en varias ocasiones hasta la actualidad. En él Es en las formas de uso del espacio donde más se
trataba la cuestión de las raíces y características cultu- manifiestan estas transformaciones en la vida catalana,
rales de la existencia catalana, y señalaba cuatro con- en muchas ocasiones pugnando unas contra otras. Es el
ceptos básicos –la continuidad, el seny, la mesura y la caso, por ejemplo, de la batalla entre el modelo medite-
ironía–, como resultado de rráneo de mercados situados
las formas de vida humana en plazas dentro del tejido
que más le han influido: la No es nada inocente esta continua urbano –un modelo que está
hispánica, la mediterránea filtración de unos modos de vida sobre demostrando el amplio mar-
y la europea. Un asunto tan otras sociedades: ello es garantía de gen que posee para trans-
delicado y equívoco está ampliación de mercados y de dominio formarse y modernizarse– y
tratado de la manera más cultural y económico. Ni está nada lejana los centros comerciales que
inteligente, elegante y pon- nos acercan al modelo de los
de esta influencia, por ejemplo, la moda
derada, con el afecto hacia grandes malls y shopping
un mundo querido que es de las casas adosadas y de los 4x4. En centers norteamericanos,
contemplado de tan lejos, ambos casos son simulaciones. La ficción no-lugares que están des-
pero sin remitirse a ideali- de disponer de una gran mansión con conectados del lugar y que
zaciones, falsas identidades árboles, jardines y setos para cuidar, fomentan ciudades desmem-
y nostalgias nacionalistas. cuando en realidad se vive en una bradas y comunicadas me-
Ferrater Mora consideraba diante el uso intensivo del
vivienda mínima adosada.
que todo está en continuo automóvil. A la moda de los
movimiento y, de acuerdo grandes centros comerciales
con Henri Bergson y Maurice Merleau-Ponty, pensaba le ha seguido la de las cadenas multinacionales de ocio,
que las cosas se definen originariamente en virtud de con cafés, restaurantes y bares musicales que en ciuda-
su comportamiento y vitalidad, y no en relación con des tan distintas remiten siempre al mismo modelo de
propiedades estáticas. Hollywood, las estrellas del rock o las top models. Tal
Ciertos aspectos de las formas de vida de las que como ha demostrado Vicente Verdú en su reciente libro
hablaba Ferrater Mora han cambiado, tanto desde el El planeta americano (1996), tras la caída de grandes
punto de vista político y económico como, paradójica- relatos sociales, el modo de vida norteamericano –re-
mente, por la enorme influencia que Norteamérica ejerce creado continuamente en el cine y la televisión– se ha
sobre nosotros, precisamente el país que terminó aco- convertido en el referente que ha recobrado más fuerza.

113
El ejemplo más evidente de dicha influencia es el María Aznar– y la resistencia que, en cambio, encuen-
de la red Internet: nuevos modos de relación basados tran en países como Francia o Italia, tan desatendidos y
más en comunicaciones electrónicas e inmateriales que pobres de McDonalds, Burger King y Kentucky Fried
en contactos físicos y personales, que han nacido en Chicken. Quizás ello sucede porque siguen prefiriendo
una sociedad basada en tejidos formados por viviendas reunirse y comer bien en las espléndidas cafeterías y
aisladas, segregadas en periferias suburbanas de baja los tradicionales restaurantes, que no han desaparecido
densidad. Este modelo, procedente de culturas antiurba- en sus capitales de la manera como ha sucedido, por
nas, se está imponiendo en sociedades de una cultura del ejemplo, en Barcelona.
espacio urbano tradicional y de la comunicación física. En este sentido, es importante recordar que las rela-
También se evidencia en la reducción de toda la ciones entre los modos de vida y las culturas propias han
diversidad de la cultura a su mera dimensión televisiva, de ser lo más auténticas posible. Por ejemplo, está claro
a las soup-operas y los magazines en una televisión que nuestra industria ha dado muchas más aportaciones
pública catalana en la que no existe ningún programa es- en el terreno del diseño y la producción de medios de
trictamente cultural. En esta transformación de los mo- transporte público –autobuses, autocares, vagones de fe-
dos de convivencia, la televisión ha sido el primer motor rrocarril y de metro– que en el de los vehículos privados.
de la reducción de la vida comunitaria y del aumento del Ello responde a un modo de vida en el que los medios de
aislamiento y de la desconfianza entre la gente. transporte público tienen gran relevancia.
No es nada inocente esta continua filtración de No se trata de conservar identidades ficticias ni de
unos modos de vida sobre otras sociedades: ello es ga- adoptar posturas anacrónicas, sino, al contrario, de po-
rantía de ampliación de mercados y de dominio cultural tenciar unos modos de vida que se relacionen verdade-
y económico. Ni está nada lejana de esta influencia, por ramente con nuestra manera de ser, con nuestra cultura
ejemplo, la moda de las casas adosadas y de los 4x4. de espacios y ciudades. Tal como nos habrían exigido
En ambos casos son simulaciones. La ficción de dispo- los existencialistas, se debe evitar vivir de manera inau-
ner de una gran mansión con árboles, jardines y setos téntica, intentando no imitar a los norteamericanos con
para cuidar, cuando en realidad se vive en una vivien- las haciendas de sus ricos, sus reality shows, su cultura
da mínima adosada. O la representación de tener un de las autopistas y su gran capacidad para segregar a los
automóvil que rememora un caballo y una carreta del que no son blancos y a los que son menos favorecidos
mítico oeste americano, como si el dueño fuera un rico económicamente. Desbrozar críticamente qué es adapta-
hacendado que trae hasta la metrópolis el aire conser- ble del potente modelo norteamericano de modernidad
vador del sueño rústico. Es curiosa la facilidad con que y qué se debería rechazar por ajeno e insolidario es uno
las formas de vida estadounidenses se van implantando de los retos de nuestra sociedad, clave para el enriqueci-
en España –véase la sonrisa tan norteamericana de José miento de nuestras propias formas de vida.

TIEMPO Y SOSTENIBILIDAD 27 de diciembre de 1996

En las sociedades posindustriales el afán por la calidad seguir pensando el futuro de las sociedades en relación
de vida constituye una aspiración legítima. Sin embargo, con el tiempo progresivo, lineal y productivo de la vi-
este objetivo ya no puede plantearse como hace algunas sión hegeliana de la historia, sino que debe hacerse en
décadas; ahora debemos tener en cuenta las nuevas co- relación con un tiempo sumamente complejo y abierto,
ordenadas planetarias: el progresivo desgaste del medio que comporta continuos desequilibrios y procesos irre-
ambiente, el agotamiento de recursos no renovables y versibles y que tiene como referencia límite la posibili-
su despilfarro en las sociedades ricas que acumulan dad de colapso del planeta. Un tiempo, además, que es
bienes en detrimento de los países pobres. En definitiva, percibido y usado de manera distinta según los sexos: es
asistimos al paso de una concepción mecanicista del más lineal y productivista en los hombres, y más cíclico
universo, basada en la gravitación y la estabilidad, a una y superpuesto en las mujeres.
interpretación termodinámica, basada en los valores de Por esta razón, toda valoración de las cualidades
la entropía en un universo inestable, dinámico, de no de vida en cada sociedad se debe medir en relación con
equilibrio. Dicho de otra manera, nuestra conciencia el tiempo, analizando evoluciones en distintos sentidos,
del tiempo se ha tranformado totalmente. No se puede estudiando las hipotecas de cara al futuro que cada pro-

114
ceso comporta y estableciendo indicadores respecto a lo mo que un mayor nivel de participación en asociaciones
que se ha llamado la sostenibilidad. Una sostenibilidad y organizaciones colectivas.
que busca unos mecanismos que potencien unas socie- En este sentido, hay indicadores evidentes: la
dades cada vez más equitativas, teniendo en cuenta esta tendencia hacia el mantenimiento de la biodiversidad,
complejidad del tiempo, atendiendo a las indicaciones el disfrute de más espacios libres, más oferta cultural,
de evolución hacia un futuro próximo e interpretando la más transportes públicos, más proximidad desde la
incidencia que cada fenómeno tiene dentro del complejo vivienda a los mercados, escuelas, ambulatorios y
sistema relacional del medio ambiente. centros cívicos, así como la tendencia hacia una menor
Actualmente se trabaja sobre la hipótesis de dis- contaminación acústica, del agua, de la atmósfera y
tintos indicadores de soste- menos emisiones tóxicas
nibilidad aplicados esencial- No se puede seguir pensando el futuro en las ciudades.
mente a las ciudades, que de las sociedades en relación con el En otros campos,
constituyen la situación más como por ejemplo en la
evidente de no equilibrio, de
tiempo progresivo, lineal y productivo de relación entre construcción
flujo continuo de materia y la visión hegeliana de la historia, sino y medio ambiente, las cues-
energía, de fuerte impacto que debe hacerse en relación con un tiones no son tan lineales;
sobre el medio. En este con- tiempo sumamente complejo y abierto, son más ambiguas. Los
texto hay fenómenos más que comporta continuos desequilibrios y sistemas constructivos a
evidentes. Consumir agua procesos irreversibles y que tiene como base de estructuras ligeras
potable es un signo de cali- tienen ventajas por lo que
dad de vida, pero al mismo
referencia límite la posibilidad de respecta a la flexibilidad y a
tiempo su abuso comporta colapso del planeta. la facilidad de desconstruc-
una hipoteca de disponibli- ción y reciclaje; en cambio,
dad de agua en un futuro. Disfrutar de zonas verdes, han comportado un gasto energético previo altísimo en
fácilmente accesibles y con cualificado diseño urbano, su producción y emiten más contaminación. Los siste-
siempre es positivo; de la misma manera que siempre mas constructivos tradicionales a base de muros ahorran
es negativo que el consumo de ansiolíticos y antidepre- energía por el uso de materiales con bajo coste energé-
sivos aumente entre los ciudadanos. Distintos factores, tico en su producción y por la capacidad de acumular
por lo tanto, pueden mostrar las tendencias positivas y calor de los muros térmicos; en cambio, son mucho más
negativas de cada lugar en sus relaciones con el medio rígidos y su transformación y deconstrucción son más
ambiente y entre sus miembros. problemáticas y generadoras de residuos.
Tras la Cumbre de la Tierra celebrada en Rio de Ciertamente, la sostenibilidad tampoco es la
Janeiro en 1992 las iniciativas hacia la sostenibilidad se panacea para resolverlo todo. Defendida por Al Gore,
han extendido en acuerdos como, por ejemplo, la Carta vicepresidente de los Estados Unidos, más parece un
de Aalborg (Dinamarca) sobre “Ciudades y pueblos argumento de los países ricos para desviar la atención
de Europa hacia la sostenibilidad” de 1994. En dicha de los problemas de la pobreza. En todo caso, es un reto
búsqueda, Seattle (Estados Unidos) ha sido la ciudad que exige a las sociedades de la abundancia cambios
pionera. Y no es casualidad; la cuna de grupos grunge radicales para los cuales el tiempo es el factor más deter-
como Nirvana, Pearl Jam o Soundgarden es una ciudad minante; diríase que juega en contra. Y aunque muchas
culta y activa, preocupada por el medio ambiente y con ciudades tengan departamentos y ponencias de medio
ejemplos emblemáticos de reconversión de antiguas in- ambiente y sostenibilidad, en demasiadas ocasiones es
fraestructuras industriales en espacios para el ocio y la más pura escenografía para acallar críticas que un au-
cultura. En 1993 un grupo de habitantes de Seattle fue- téntico motor para promover transformaciones globales
ron los primeros en establecer una experiencia piloto de- e interrelacionadas.
finiendo cuarenta indicadores de sostenibilidad. Desde Para afrontar estas cuestiones y definir unos indi-
algunos tan locales como la evolución de la cantidad de cadores para Barcelona, se creó hace un año y medio
salmones que remontan el río Cedar y el riachuelo Bear, el Fòrum Cívic “Barcelona Sostenible”, formado por
hasta otros más universales como la evolución en el uso distintas personas, miembros de asociaciones vecinales,
de las infraestructuras culturales o en el nivel de rela- funcionarios, profesionales, especialistas y ecologistas
ción y conocimiento entre los vecinos. Evidentemente, que, a título totalmente individual, han colaborado
un mayor acceso de los habitantes a la cultura hace las voluntariamente a enmarcar una primera propuesta de
ciudades más sostenibles, conscientes y cívicas. Lo mis- sostenibilidad ecológica. El próximo 18 de enero se van

115
a presentar los resultados en una Jornada Abierta en el debata sobre sus propios indicadores es una nueva idea
Centre Cívic de la Barceloneta; el objetivo es integrar democrática, un paso más en esta toma de conciencia
las aportaciones de todos aquellos que deseen partici- sobre el tiempo como factor crucial de un universo cuyo
par en este foro abierto para discutir y consensuar los destino no está escrito en ninguna parte, sino que está
indicadores de la calidad de vida dentro de las coorde- abierto a la creación y puede depender de lo que cada
nadas temporales de la sostenibilidad. Que la ciudadanía sociedad decida para dirigirlo en una dirección u otra.

116
1997
En este año empezó a ser evidente un cierto retraso de la arquitectura catalana en
relación con el panorama español, cuando había sido modélica en los inicios de la de-
mocracia. El aviso que significó el texto “El Titanic de la arquitectura catalana”, tuvo
una gran resonancia. Desgraciadamente, la crisis de una arquitectura catalana poco
ambiciosa y vanguardista, que no deja paso al relevo generacional, se fue haciendo
más evidente. En 1998 los arquitectos catalanes suscribieron el “Manifest del maig del
‘98”, que luego se convertiría en el manifiesto “En defensa de la arquitectura”. Y a
principios del siglo XXI la crisis de la arquitectura catalana se convirtió en tragedia al
morir prematuramente su más prometedor arquitecto, Enric Miralles (1955-2000), y su
mejor teórico, Ignasi de Solà-Morales (1942-2001). Por otra parte, el artículo sobre la
“Sagrada Familia” ocasionó una agria polémica, siempre irresuelta, que continué en el
artículo “El concurso de la Sagrada Familia”, de 18 de junio de 2001, proponiendo un
necesario concurso internacional para terminar adecuadamente la magna obra.
EL TITANIC DE LA ARQUITECTURA CATALANA 18 de enero de 1997

Se ha hablado de Barcelona como capital internacional especialistas. En este sentido, y a pesar del uso intensivo
de la arquitectura y no hay duda de que en la eclosión de toda la bibliografía de marketing para arquitectos y
de la arquitectura española contemporánea la cuota más de todos los medios informáticos, se están evidenciando
importante ha correspondido a los arquitectos catalanes. ciertas dificultades para que en los despachos actuales
Sin embargo, hay síntomas de que no se está producien- se aúnen la calidad artesanal que poseían los estudios
do el relevo generacional previsible. Para decirlo más consagrados con los mecanismos actuales de promoción
claramente, el prestigio y la dentro del mercado. Tam-
calidad de los arquitectos ca- En el mundo profesional, el arquitecto bién en la Escola Tècnica
talanes que han destacado en como artista e intelectual, como inventor Superior d’Arquitectura
los últimos años, la mayoría de Barcelona (ETSAB) se
por encima de los cincuenta
y experimentador, con la rebeldía de las anuncia esta pérdida de
años –Viaplana-Piñón, Gar- vanguardias, con un despacho modesto, calidad. Aunque la escuela
cés-Sòria, Bach-Mora, Elias entendido como taller o estudio, va siendo funcione mejor que nunca,
Torres-Martínez Lapeña, sustituido por el profesional pragmático, su nivel creativo, innovador
Clotet-Paricio, Bonell-Gil- buen gestor de una empresa formada por y cultural es el más bajo de
Rius, Ferrater, Llinàs, Tus- un equipo de especialistas. los últimos tiempos. En los
quets, etc.– está teniendo últimos tres años, la calidad
su relevo en los arquitectos de los proyectos de final de
madrileños que tienen entre treinta y cuarenta años, carrera ha caído ostensiblemente; no hay el más míni-
una parte de ellos con influencias de Rafael Moneo y la mo interés e inquietud por introducir nuevos métodos;
mayoría con una habilidad para la teoría y para la expe- los estudiantes abandonan veleidades experimentales
rimentación bastante alta. Los Ábalos-Herreros, Tuñón- para proyectar aquello que aprueban sus profesores y
Moreno Mansilla, Soriano-Palacios, Nieto-Sobejano, aquello que creen que sus hipotéticos clientes pueden
Matos-Martínez Castillo, Alejandro Zaera, Álvaro Soto, desear. Por otro lado, la plantilla de profesorado está
Aranguren-Gallegos, De Miguel-Pesquera-Ulargui prácticamente cerrada, con muy pocas posibilidades
constituyen los estudios emergentes, mientras los jóve- de que la escuela sirva como lugar de formación para
nes arquitectos catalanes –con excepciones como Enric jóvenes que entren como profesores o becarios. Esto se
Miralles o Alfredo Arribas–, y a pesar de sus cualidades, manifiesta en que haya surgido muy recientemente una
no son quienes han recogido el relevo de sus mayores. pequeña escuela privada de arquitectura, dentro de la
Las posibles causas de esta pérdida de empuje de futura Universitat Internacional de Catalunya, próxima
la arquitectura catalana se manifiestan en casi todos los según parece a la esfera de influencia del Opus, en la
ámbitos que confluyen en ella. cual confluyen estudiantes no admitidos en la escuela,
Para empezar, las mismas administraciones que por no haber alcanzado la nota de acceso exigida, con
hace algunos años promovieron la mejor arquitectura, jóvenes profesores que no han encontrado el hueco de-
como por ejemplo, la Generalitat de Cataluña, que reali- seado en la gran escuela de Barcelona.
zó un hospital tan espléndido como el de Móra d’Ebre, En el campo institucional, el Col·legi d’Arquitec-
han dado marcha atrás y desconfían generalmente de los tes de Catalunya sólo esporádicamente recupera aquella
arquitectos más vanguardistas e innovadores. En las po- influencia social y cultural que tuvo en los años setenta.
cas obras de inversión pública que se promueven se tien- A parte de alguna exposición singular, ciclo de confe-
de a apostar por los despachos más conformistas y tec- rencias estimulante o curso del programa de formación
nocráticos, que garanticen el mínimo de conflictos y el oportuno, sigue predominando el peso de la pasividad, la
máximo de fluidez en la gestión. En el mundo profesio- burocracia y la autosatisfacción de un colectivo que se ha
nal, el arquitecto como artista e intelectual, como inven- cerrado sobre sí mismo, sin saber afrontar una coyuntura
tor y experimentador, con la rebeldía de las vanguardias, de crisis, lógica, por otra parte, tras la época floreciente
con un despacho modesto, entendido como taller o estu- de la modernización relacionada con la consolidación
dio, va siendo sustituido por el profesional pragmático, de la democracia y los Juegos Olímpicos. Aunque los
buen gestor de una empresa formada por un equipo de honorarios de los proyectos visados puedan aumentar, la
< calidad de los proyectos disminuye y la mayoría de los
Vista de Diagonal Mar en obres. Foto: Zaida Muxí, 2000. jóvenes participan poco del mercado de trabajo.

119
Todo este panorama se completa con una si- Y es que el relevo generacional no se ha producido
tuación de autocomplacencia y cansancio en la que en ninguno de los campos. No sólo los jóvenes arqui-
casi no se participa en los concursos de arquitectura tectos no pueden iniciarse como profesores en la Escola
fuera de Cataluña. Véanse los pocos catalanes que se d’Arquitectura o no alcanzan los encargos que acaparan
presentaron al concurso del Museo del Prado y cómo generaciones más maduras, sino que, por ejemplo, el
ninguno de ellos estaba entre los diez finalistas. Y si emérito Oriol Bohigas sigue siendo, por méritos pro-
alguien argumenta que no haber caído en la trampa de pios, el único que posee el derecho a opinar ampliamen-
dicho concurso nefasto es una muestra de astucia, se te como crítico de arquitectura.
le puede responder que tampoco en el reciente concur- Se supone que para romper esta inercia de en-
so para el nuevo Museo Municipal en Castellón, tan vejecimiento deberían transformarse las condiciones
cerca de Barcelona, se presentó casi ningún arquitecto administrativas, institucionales y universitarias; de-
catalán y que los cuatro finalistas han sido cualificados berían promocionarse ideas nuevas, y fomentarse los
equipos de arquitectos jóvenes de Madrid. De hecho, experimentos vanguardistas. En ello va a ser crucial
otra de las claves de esta crisis radica en el actual disponer de medios de difusión dentro de la cultura
sistema de concursos convocados por las administra- arquitectónica. También en este terreno se ha pasado de
ciones, muy pocos de ideas y la mayoría con empresas las experiencias culminantes de revistas publicadas en
promotoras y constructoras, según define la nueva Ley Barcelona como Arquitectura bis, entre 1974 y 1985, y
de contratos del Estado, y, por lo tanto, sin retribución Ardi, entre 1988 y 1993, a un total predominio de las re-
alguna para todos los que no son el equipo ganador. vistas cualificadas publicadas en Madrid. Hay síntomas,
Esto ha hecho que en los últimos meses haya cundido por lo tanto, de que el prestigio de la arquitectura catala-
el desánimo y se hayan declarado algunas bancarrotas na tiene una fecha de caducidad próxima y puede pasar
y algún divorcio profesional. a ser pronto un brillante episodio de la historia reciente.

BESÒS: TIERRA PROMETIDA 6 de febrero de 1997

Barcelona capital sigue su desarrollo hacia el este, con- como ciudad europea de la cultura y tras la frustrada
traviniendo aquella regla intemporal del crecimiento propuesta de la Expo del 2004.
hacia poniente de la que hablaba Claude Lévy-Strauss Esta franja marítima de nueva creación estaría for-
en sus Tristes trópicos. Contra el tópico de que Barce- mada por el zoológico, la ampliación de la depuradora
lona es una ciudad terminada, sus tejidos históricos de del Besòs y el puerto deportivo de Sant Adrià, en el cual
Ciutat Vella, l’Eixample y los municipios que hace un confluiría la prolongación de la Diagonal. Además, se
siglo se anexionó necesitan una fuerte remodelación, crearían nuevas playas y estaciones de control ambien-
y en levante, más allá de donde se construyó la Villa tal. El zoológico está previsto que se subdivida en dos
Olímpica, quedan muchísimas áreas por transformar: grandes áreas, tal como sucede ya en otras capitales: un
las cinco manzanas del frente marítimo con una parte área visitable para el público y las escuelas, entendida
de vivienda de promoción pública cuya construcción casi como museo y parque temático, que será la del
se iniciará pronto; Diagonal Mar, propiedad de la in- Besòs, y una gran reserva fuera de Barcelona, donde una
mobiliaria Hines, que aún está en proceso de proyecto gran parte de los animales puedan vivir casi en libertad.
y trámite; la desembocadura del Besòs y gran parte del Esa nueva área de ocio ganada al mar con diques de
frente marítimo de Sant Adrià. Es en este nudo donde defensa ha de potenciar la creación de un nuevo foco de
se concentran una buena parte de las esperanzas mu- atracción junto a la plataforma del Zoo Park. Por ejem-
nicipales: el proyecto para relanzar Barcelona se basa plo, las instalaciones deportivas del Espanyol estarían al
en hacer confluir este nuevo frente litoral, en el que se lado del río y de la autopista a Mataró.
van a ganar unas 80 hectáreas al mar, junto a la des- Este gran proyecto se relaciona con otro que está
embocadura del Besòs –pensemos que una manzana mucho más adelantado: la reconversión del cauce del
de l’Eixample mide una hectárea y media aproxima- Besòs en espacio ambiental y eje vertebrador de los dis-
damente–, con la propuesta de Barcelona como sede tintos municipios y barrios que atraviesa. 9 kilómetros
del Fòrum Universal de les Cultures en el 2004, tras de longitud y 130 metros de anchura, desde Montcada
haberse congelado la candidatura de Barcelona 2001 hasta el mar, que van a suponer un total replanteamiento

120
de las infraestructuras regionales: redes de alta tensión, ropuerto, y la desembocadura del Besòs, que se converti-
gaseoductos y puentes, además de una serie de plantas ría tanto en una infraestructura metropolitana como en el
depuradoras, exclusas, humedales y estanques que algún soporte temporal del I Fòrum Universal de les Cultures
día no lejano han de conseguir que el Besòs deje de ser en el 2004, un proyecto de encuentro internacional de
un río cuya polución haya llevado a España al banquillo intelectuales, artistas y científicos que está pendiente de
del Tribunal de Luxemburgo. obtener próximamente el apoyo del Gobierno central y
Realmente la desembocadura del Besòs se ha con- de la UNESCO. Cuando esto suceda, las dos iniciativas
vertido en una tierra prometida en la que no sólo conflu- –las infraestructuras en el Besòs y el gran encuentro cul-
yen los intereses del equipo de Pasqual Maragall y de los tural del Fòrum Universal– van a desarrollarse paralela
municipios colindantes, sino e independientemente.
que ha sido objeto de los Tanto políticos como ciudadanos Tanto políticos como
proyectos y las propuestas necesitan ver de manera palpable las ciudadanos necesitan ver
más dispares. Por ejemplo, de manera palpable las
el escultor Armand Pons
transformaciones y mejoras de la ciudad: transformaciones y mejoras
desde hace años recrea in- que las infraestructuras viarias, edificios de la ciudad: que las infra-
numerables remodelaciones públicos y acontecimientos sociales vayan estructuras viarias, edificios
de las tres chimeneas de la demostrando la mejora y vitalidad de la públicos y acontecimientos
central térmica como es- ciudad. Pero también sería necesario sociales vayan demostran-
culturas gigantes, así como un cambio de mentalidad que exigiera do la mejora y vitalidad
de las torres de alta tensión de la ciudad. Pero también
convertidas en personajes
alternativas a las políticas desarrollistas sería necesario un cambio
metropolitanos. El arquitec- de contenedores e infraestructuras, que de mentalidad que exigiera
to Xavier Barba, especialista se pensase en función de unos nuevos alternativas a las políticas
en arquitectura bioclimática, parámetros que exijan una ciudad más desarrollistas de contenedo-
en colaboración con exper- habitable y que empiece a ser sostenible. res e infraestructuras; que se
tos como Santiago Vilanova pensase en función de unos
y con un inicial apoyo económico de capital japonés, nuevos parámetros que exijan una ciudad más habitable
tiene proyectada una isla ecológica en la desembocadura y que empiece a ser sostenible. Se deberían conseguir
del Besòs, basada esencialmente en espacios públicos y objetivos más intangibles y abstractos pero mucho más
viviendas semienterradas. Desde la óptica municipal, importantes, empezando a utilizar indicadores no sólo de
uno de los obstáculos insalvables de dicho proyecto metros cuadrados construidos y millones invertidos sino
es que en estos terrenos ganados al mar no pueden de habitabilidad, sostenibilidad y calidad de vida: que
admitirse usos privados. También el equipo del arqui- Barcelona no sea la ciudad más cara de España y la más
tecto Miguel Ruano realizó un magno proyecto a escala ruidosa de Europa, que haya un mercado de vivienda de
metropolitana sobre el cauce y la desembocadura del promoción pública y de alquiler asequible, que el tráfico
Besòs, intentando conciliar las leyes de alta tecnología y se pacifique con más aceras y transporte público y menos
la mercadotecnia con la sensibilidad ecológica de unas transporte privado, accidentes y contaminación. Y aun-
ciudades sostenibles. que el proyecto en el Besòs no es desmesurado y posee
En estos momentos, Barcelona Regional está sensibilidad ecológica, los saltos hacia adelante basados
trabajando intensamente en una propuesta de síntesis, en ganar terrenos al mar recuerdan propuestas que se
definiendo forma, superficies, usos y soluciones técnicas corresponden con la megalomanía que ha predominado
para resolver el desnivel de la base de esta nueva pla- en Tokyo, Kobe y Osaka o con el invento del gobierno
taforma. Su director, el arquitecto Josep Acebillo, con de Menem que, para distraer la crisis, está planteando el
su optimismo tecnológico entre Reyner Banham y Bill nuevo aeropuerto nacional del gran Buenos Aires -el de
Gates, está dirigiendo la reelaboración de los núcleos y Europarque– sobre el río de la Plata.
redes sobre los que se trabaja desde la finalización de los En cualquier caso, la franja del cauce y la desem-
Juegos Olímpicos. Los tres frentes más avanzados son el bocadura del Besòs y el año 2004 se presentan como
futuro sistema ferroviario de La Sagrera, con la terminal la tierra y el tiempo prometidos, uno de los nudos tras-
e intercambiador del tren de alta velocidad; el Plan del cendentales para afrontar el futuro metropolitano y sus
Delta del Llobregat, con la polémica ampliación del ae- problemas medioambientales.

121
SAGRADA FAMILIA 6 de junio de 1997

La cuestación anual para las obras del Templo de la obras, al ritmo actual el templo podría estar terminado
Sagrada Familia, que este año se realiza del 5 al 8 de ju- en unos 50 años, y la nave central podría cubrirse en el
nio, hace que nos acordemos de un monumento que los 2001. Actualmente ya han sido completadas las naves
barceloneses, a pesar de verlo a menudo, tenemos poco laterales de la monumental iglesia –de 30 metros de altu-
en cuenta. Se da una paradoja extrema: mientras nos ra– y se están iniciando los arcos de la nave central, que
miramos con indiferencia (cuando no con disgusto) las tendrá 45 metros. La estructura de las columnas es de
torres proyectadas por Anto- hormigón armado, con una
ni Gaudí, éstas constituyen En cambio, muchos catalanes alma interior de hierro y un
el símbolo internacional despreciamos o ignoramos este templo, recubrimiento de distintas
más indiscutible de la ciu- piedras nobles que actúan
dad y son visitadas a diario
al considerarlo un objeto extraño e como encofrado perdido.
por miles de turistas, la ma- incómodo, puesto a la disposición de Las bóvedas son de hormi-
yoría de los cuales quedan los turistas, para su pintoresco deleite. gón visto, de un acabado de
fascinados, especialmente La Sagrada Familia es como la crema gran calidad. Sobre las na-
los japoneses. catalana, un postre tradicional que los ves laterales, a 30 metros de
Por ejemplo, uno de catalanes casi nunca tomamos y que altura, se sitúan 36 grandes
los más destacados y van- tragaluces circulares.
guardistas arquitectos japo-
reservamos como golosina para disfrute El que firma este
neses, Toyo Ito (a quien la de los guiris. artículo, por generación y
revista barcelonesa 2G acaba manera de pensar, ha estado
de dedicar un número monográfico), está construyendo siempre en contra de la continuación de dichas obras.
en Sendai una mediateca que se plantea como un nuevo Pero al observar la magnitud de lo que se está ejecutan-
prototipo para el siglo XXI. Pues bien, dicho emblemáti- do empieza a pensar que la actitud más contemporánea
co edificio de Toyo Ito es una síntesis de algunos de los consistiría en aceptar la culminación de una obra fuera
más trascendentales modelos arquitectónicos del siglo de toda lógica, una auténtica locura que por abrumadora
XX: la estructura laminar Domino de Le Corbusier, la vi- mayoría nuestros visitantes admiran. Es cierto que el
sibilidad espacial y transparencia de Mies van der Rohe, rechazo de la élite cultural a la continuación de la Sa-
la concepción de espacios servidos y espacios servidores grada Familia y al ambiente beato que la rodea se vio
según Louis Kahn y el naturalismo de las torres de la reforzado por la desacertada decisión de encargar la
Sagrada Familia de Antoni Gaudí, presente en las trece continuación de las esculturas a Josep Maria Subirachs.
columnas tubulares de la mediateca, las cuales se aseme- El que firma puede llegar a emocionarse viendo cómo la
jan a troncos de árboles o a alargadas cestas de mimbre. fantasía de Gaudí, su maqueta de yeso, se va construyen-
En cambio, muchos catalanes despreciamos o ig- do con precisión a escala 1:1, bajo la dirección de Jordi
noramos este templo, por condiserarlo un objeto extraño Bonet y siguiendo el proyecto de ejecución de la estruc-
e incómodo, puesto a la disposición de los turistas, para tura realizado por Joan Margarit y Carles Buxadé, pero
su pintoresco deleite. La Sagrada Familia es como la por mucho que lo intente es incapaz de superar la prueba
crema catalana, un postre tradicional que los catalanes de que le gusten y le parezcan adecuadas las esculturas
casi nunca tomamos y que reservamos como golosina de Subirachs.
para disfrute de los guiris. O también podría interpretar- Ciertamente los tiempos han ido desmantelando
se como metáfora de Cataluña, un país que nunca acaba todo posible purismo barcelonés y parece que la militan-
de construirse del todo. cia anti-Sagrada Familia es ya una antigualla. Tenemos
Posiblemente sería hora de empezar a cambiar una excelente réplica del Pabellón de Mies van der Rohe
nuestra mentalidad, especialmente ahora que desde que se realizó cuando Mies ya hacía más de quince años
1990 las obras han adelantado a un ritmo más fuerte que que había fallecido; tenemos también en Vall de Hebron
el precedente. El aura de la Barcelona olímpica ha hecho una réplica del pabellón de la República Española para
aumentar las visitas a la ciudad en general y a la Sagrada la Exposición Universal de París de 1937, que no ha
Familia en concreto, y los ingresos han aumentado consi- sido realizado por Josep Lluís Sert, y vamos a tener un
derablemente. Si el ritmo de financiación y construcción Liceu del siglo XXI en el que a casi todos nos parece bien
de hace un par de décadas hacía prever unos 120 años de que por dentro se parezca muchísimo al Liceu del siglo

122
XIX. ¿Por qué no aceptar de una vez una Sagrada Fami- la imaginación intuitiva de lo que luego se denominaría
lia iniciada por Francesc de Paula Villar, replanteada organicismo con la imaginación constructiva y analítica
completamente por Gaudí y realizada en parte por él y del racionalismo francés.
en parte por los técnicos y artistas que han seguido sus Deberíamos pensar que no es un monumento
ideas? Quizás la cuestión sería mirar con afecto e interés aislado, al margen, tras los muros de la obra, olvidado
este símbolo de la ciudad, una obra que ocupó casi toda de nuestros discursos y debates, sino que es un work in
la vida de Gaudí (entre 1883 y 1926) y que concentra progress sobre el que todos podemos opinar. Quizás sea
sus mejores aciertos, experimentos estructurales e ima- el momento de empezar a superar una contradicción tan
ginación delirante, pero también sus peores inercias aca- de bulto: que el emblema de Barcelona sea un ghetto que
démicas, retórica neogótica y gusto recargado; una obra tan poco tiene que ver con la Barcelona pública, cultural
en la que Gaudí supo sintetizar como pocos arquitectos e institucional.

MALDITA CRÍTICA 2 de julio de 1997

El ejercicio de la crítica, ya sea como actitud personal, asistentes o del entrenador de fútbol que arremete
ya sea dentro de las disciplinas artísticas o ya sea en el contra quienes lo ponen en entredicho.
campo de la política, es siempre una actividad incómo- En este sentido, sería importante que nuestros
da, cuando no maldita. Pero precisamente la posibilidad expertos en política, asiduos a las tertulias de radio y
de la crítica está en la misma esencia de las sociedades televisión, analizasen cómo nuestros dos políticos con-
democráticas: se corresponde con la libertad social y con temporáneos de más talla, Jordi Pujol y Pasqual Mara-
la libertad creativa del arte. La prueba del grado de liber- gall, han ido respondiendo a las críticas que se les han
tad de una sociedad estriba en la capacidad de todos sus planteado durante estos años. El político es el que más
ciudadanos para poder opinar y ejercer la crítica. A la li- quejas y críticas recibe pero también es el que aparente-
bertad de toda obra de arte y a la elección voluntaria del mente menos responde a ellas y más difícil le es recono-
acto de disfrutarla le corresponde la libertad de los que cer nunca algún error. La facultad filosófica básica del
ejercen la crítica en cada disciplina artística: artes plásti- reconocimiento de las dudas y errores está totalmente
cas, cine, música, literatura, arquitectura, diseño, etc. La reñida con el lenguaje de la política.
madurez y competencia de la crítica en cada campo del El que firma este artículo sólo ha podido dialo-
arte es siempre prueba de la riqueza y consistencia de gar brevemente en un par de ocasiones con cada uno
dicha actividad artística. de nuestras dos grandes y admirables figuras políticas
Cuando hace una y poco puede aportar al
veintena de años se viaja- En cualquier caso, no deja de ser respecto. Sin embargo, se
ba a alguno de los países preocupante la escasez de crítica y debate atreve a plantear la siguiente
del Este, más allá de sus que hay en nuestro país. Es cierto que hipótesis. Jordi Pujol apa-
similitudes y diferencias, rentemente es muy sensible
lo que destacaba angus-
Cataluña es un modelo de convivencia a la realidad de las críticas y
tiosamente era cómo en y calidad de vida, pero ello no debería solicitudes de los ciudadanos
cada país la crítica había conllevar esta situación de apatía y atonía, pero, a la larga, en la medida
desaparecido. Se habían como si viviéramos en una gran balneario. que está profundamente con-
alcanzado logros materia- vencido de la solidez de su
les y sociales pero existía un inmenso vacío en el discurso nacionalista basado en una diversidad de regis-
silencio público y en las críticas, siempre veladas y tros, varía poco sus directrices, como no sean cambios
temerosas. Porque la crítica es una actividad maldita, estratégicos de realist politik para conseguir siempre
que todo aquel que detenta el poder –político, econó- los mismos objetivos políticos y económicos. Pasqual
mico o cultural– detesta. Todos sabemos de artistas Maragall, en cambio, y antes de entrar en su actual fase
institucionalizados que intentan reprimir toda crítica melancólica y dubitativa más próxima a lo humano que
hacia su obra. Y casi cada día aparecen en la prensa a lo político, respondía a las críticas hacia sus decisiones
noticias relacionadas con el político que abandona un urbanas clave con agresividad y prepotencia, tendiendo
acto público rechazando las invectivas de algunos generalmente a la descalificación de los contrincantes.

123
Pero revisando su trayectoria parece que, a la larga, él y dadas; promover el debate y la polémica. La esencia de
sus colaboradores han ido interpretando y reelaborando la crítica inteligente y no gratuita radica en una actividad
algunas de las críticas generales que la misma evolución de carácter individual que se realiza con el objetivo de
de las ciudades ha generado. Por ejemplo, y aunque sea mejorar y transformar lo colectivo –el gusto artístico, las
a contrapié, el Ayuntamiento de Barcelona ha variado ciudades, las sociedades.
timidamente las posiciones más desarrollistas del perío- Se dice que nunca se ha levantado ningún mo-
do olímpico por criterios más próximos a la ecología, la numento a un crítico –se supone que de literatura o de
sostenibilidad, el rechazo de productos contaminantes y arte– pero, paradójicamente, la existencia y superviven-
la promoción de viviendas de protección pública. cia de esta facultad humana de la crítica, que empezó
En cualquier caso, no deja de ser preocupante la a desarrollar sistemáticamente Immanuel Kant y que
escasez de crítica y debate que hay en nuestro país. Es indica el inicio de la cultura moderna, sigue siendo la
cierto que Cataluña es un modelo de convivencia y cali- prueba de que se vive en una sociedad libre y demo-
dad de vida, pero ello no debería conllevar esta situación crática. Crítica es sinónimo de libertad, y una de las
de apatía y atonía, como si viviéramos en un gran bal- más importantes energías intangibles de cada sociedad
neario. Incluso el humor y la ironía, válvula de escape está en su capacidad de generar masas críticas. En este
de conflictos y frustraciones, es víctima de un consenso sentido, sólo la política más miope reprime la crítica y
implícito que no permite ninguna salida de tono fuera de fomenta la adulación, ya que lo más sutil e inteligente
lo que se considera políticamente correcto. es vehicular la maldita crítica como fuerza de transfor-
Fomentar la crítica nunca es cómodo, ya que com- mación que es, reconociendo en ella la mejor aliada
porta siempre razonamientos de crisis y de transforma- para ir mejorando las sociedades, sus estructuras, sus
ción; rechazar las cosas como son y como nos vienen territorios, sus hábitos y su cultura.

LA HERENCIA DEL MODELO BARCELONA 4 de septiembre de 1997

El período de inflexión que vive la gestión de Barcelo- motos y del mobiliario de negocios privados. Aquí cada
na llegará a su fecha culminante el 27 de septiembre, cual podría añadir sus quejas legítimas.
cuando se produzca el relevo de Pasqual Maragall por La panorámica de los años que van desde los
Joan Clos. Juegos Olímpicos hasta hoy permite valorar más cer-
Maragall deja una valiosa herencia que a él mis- teramente los logros y los errores. Se ha conseguido
mo le permitirá ser embajador, desde la Ciudad Eterna el objetivo de que la mayoría de obras olímpicas se
y a lo largo del mundo, de su modelo de ciudad medi- hayan ido integrando a la evolución de la ciudad, y
terránea y moderna. Y a Clos le corresponde imprimir en los últimos años, gracias a la presión de Iniciativa-
un nuevo impulso a un modelo urbano tan asentado Els Verds, socios en el gobierno municipal, la ciudad
como faltado de energía. ha iniciado la búsqueda de soluciones que tiendan a
A pesar de las deficiencias que se arrastran y los la sostenibilidad. Por ejemplo, el nivel de recogida
problemas que aparecen, el balance general es posi- selectiva de residuos es bastante aceptable, por de-
tivo. Barcelona ha ido consolidándose como ciudad trás de municipios más avanzados como Sabadell,
habitable, aunque como toda gran capital su funcio- Torrelles, Sant Just Desvern o Castelldefels, pero por
namiento no sea nada sostenible. Su huella ecológica delante, por ejemplo, de los ayuntamientos del Mares-
(ecological footprint) –es decir, la masa de vegetación me, algunos de ellos poco sensibles a las cuestiones
mediterránea y plancton marino que requiere a su al- medioambientales.
rededor para absorber las emisiones de CO2 y otros Desde el punto de vista de las infraestructuras
gases contaminantes– es aproximadamente 70 veces de movilidad, la red de rondas, nudos y patas ha sido
la superficie de la ciudad. necesaria. Pero estas inversiones han repercutido sólo
También la habitabilidad de Barcelona tiene sus lí- en favor del transporte privado, sin una corresponden-
mites: se van ganando espacios para pasear y playas para cia equiparable en la mejora de las infraestructuras
disfrutar pero siguen sin resolverse problemas como los de transporte público. El resultado ya evidente es
altos niveles de ruidos o la creciente agresión al espacio que el tráfico metropolitano y regional se basa cada
básico de los ciudadanos –las aceras– por parte de las vez más en el vehículo privado. En Barcelona ciudad

124
los indicadores también son negativos: según datos de Mario Merz, que no han aguantado el paso del
oficiales del Gabinete Técnico de Programación del tiempo y del vandalismo. También el panorama puede
Ayuntamiento, entre 1988 y 1995 se ha registrado un permitir ver a qué artistas se ha promocionado –mu-
descenso del 13% en el uso de los transportes públi- chísimos norteamericanos–, qué corrientes –aquellas
cos, calculado según el índice de ocupación de viajero institucionalizadas en décadas ya pasadas– y con qué
por kilómetro útil. Aunque parece que esta tendencia conceptos –esencialmente de mero embellecimiento
ha sido corregida levemente en 1996, la operación de del espacio urbano.
las rondas da un balance favorable al uso de vehículo Ni se ha tenido en cuenta una visión amplia del
privado y al aumento de la velocidad y los accidentes mundo de los creadores, ni han entrado las últimas co-
dentro de la ciudad, en de- rrientes que más interesan
trimento del transporte co- En dos décadas hemos pasado por las a los jóvenes –la creación
lectivo y de la pacificación primeras intervenciones democráticas, multimedia de la era elec-
del tráfico; unos indicadores trónica o el arte étnico, por
nada sostenibles.
cuidadosa y participativamente ejemplo– ni se ha pensado
Quedan aún problemas elaboradas (1978-1986); por la urgencia, en obras con objetivos
irresueltos –como el edificio trascendencia e inevitabilidad de las alternativos a la pura y pa-
Miramar en Montjuïc– y hue- grandes obras olímpicas (1986-1992), y siva contemplación, como
sos que desde siempre han por la promesa, sólo cumplida en parte, de interconectar, desvelar o
sido difíciles de roer, como la época de la cultura, que desde 1993 se participar. El valor de la
la Plaça de les Glòries. Cada obra de arte poco tiene que
día que pasa son más eviden-
ha ido diluyendo hasta la actual inflexión ver con consideraciones
tes la torpeza y el anacronis- y pérdida de energía. sociológicas, pero cuando
mo de la solución urbana y ésta abandona el museo y
arquitectónica del Teatre Nacional y del Auditori; dos se instala en el espacio público se inicia un diálogo
edificios tan monumentales como retroactivos. Frente que no puede olvidarse.
a soluciones tipológicas más acordes con el presente, Entre la primera renovación que casi se ha
como habría podido ser un gran complejo polifuncional, concluido y la segunda renovación, planteada pero
transformable y amorfo que absorbiera la energía de un prácticamente no iniciada, Barcelona se juega en
nudo urbano en mutación –pensemos en el Congrexpo las próximas tiradas mucho de su futuro inmediato.
en Lille, del arquitecto Rem Koolhaas (1990-1994) El proyecto del Fòrum 2004 es un buen argumento,
–, aquí se ha optado por subdividir y congelar: un falso como lo es el paso de una mentalidad desarrollista a
templo clásico que no entra ni en el siglo XX, pretencio- otra más sensible con el medio ambiente, cambio que
so y ridículo en su entorno anónimo, y un auditorio del debería corresponderse con la superación de la ambi-
que se desconoce su programa definitivo –museo de la güedad neoliberal que en los últimos años aflora en
música, conservatorio, actividades– y que en su forma el Ayuntamiento. No olvidemos que 1992, el año del
no avanza más allá de la Filarmonía de Berlín (1956- protagonismo barcelonés, fue para el planeta el año de
1963) de Hans Scharoun y del Centro de Arte Británico la Cumbre de la Tierra en Rio de Janeiro y del com-
en New Haven (1969-1977) de Louis Kahn. Quedarán promiso de muchos países para elaborar sus agendas
como herencia dos palacios que se ignoran mutuamente, 21 locales.
de una rigidez espacial y formal tal que dificultará cual- En dos décadas hemos pasado por las primeras
quier transformación en sus usos. intervenciones democráticas, cuidadosa y participa-
Una de las características de la Barcelona de tivamente elaboradas (1978-1986); por la urgencia,
Serra y Maragall ha sido la herencia dispar de las trascendencia e inevitabilidad de las grandes obras
esculturas que han ido cualificando los viejos y nue- olímpicas (1986-1992), y por la promesa, sólo cumpli-
vos espacios públicos. También el tiempo tendría que da en parte, de la época de la cultura, que desde 1993
permitir dilucidar aquellas obras que por su calidad, se ha ido diluyendo hasta la época actual de inflexión
valor simbólico y correcta relación con el entorno han y pérdida de energía. El más inmediato horizonte se va
enriquecido el imaginario colectivo (como sucede con a afrontar con un nuevo alcalde y un equipo reorgani-
las piezas de Antoni Tàpies, Eduardo Chillida, Susana zado, difícilmente con la misma potencia que en los
Solano, Richard Serra, Beverly Pepper y otros), de años preolímpicos, pero esperemos que la experiencia
aquellas que no han conseguido integrarse. O de aque- acumulada comporte una mayor capacidad, astuta y
llas, como la preciosa serie “Creciente en apariencia” versátil, para una gestión plural, abierta y autocrítica.

125
BARCELONA, VISTA POR SUS TURISTAS 2 de octubre de 1997

Ahora que la temporada alta está finalizando y que Ca- Todo este proceso de lanzamiento turístico de Bar-
taluña en general y Barcelona en concreto mantienen la celona desde mediados de los años ochenta, que se ha
tendencia al récord anual de turistas extranjeros, puede consolidado en los noventa y que se basa esencialmente
ser sugerente considerar qué opinan de la ciudad sus en la riqueza de su patrimonio urbano y cultural y en
visitantes, sabiendo, además, que una de las claves del las facilidades para el entretenimiento, tiene consecuen-
futuro de Barcelona radica en los ingresos generados cias positivas como la creación de nuevas actividades
por el turismo. y puestos de trabajo. Es un
Según las encuestas, el Por lo tanto, el futuro de la capacidad fenómeno evidente la apari-
elemento más valorado de de atracción de la ciudad tiene mucho ción de salidas profesionales
Barcelona continúa siendo para jóvenes que trabajan
su oferta arquitectónica. El
que ver con la continua mejora de su en la Barcelona cultural y
patrimonio que la ciudad ha patrimonio arquitectónico y urbano, turística: guías, azafatas,
ido acumulando, tanto sus y con la oferta de una cualificada traductores, intérpretes e
edificios históricos como las arquitectura contemporánea. informadores, diversas ac-
obras modernas, realizadas tividades dentro del sector
la mayoría en los veinte años de municipio socialista y hotelero y de las agencias de viajes, monitores en visitas
gobierno autónomo, es el aspecto que obtiene la mejor a museos y exposiciones. Es relevante la consolidación
valoración entre las encuestas hechas a los turistas. En de una nueva generación de cicerones, los guías y mo-
este sentido, Barcelona se ha ido superando considera- nitores que vemos en las exposiciones y en los talleres
blemente, con más y mejores hoteles, museos, salas de didácticos de los museos intentando que turistas, aficio-
exposiciones, teatros, parques, etc. De hecho, el segundo nados o grupos escolares saquen el máximo provecho
factor que nuestros visitantes consideran más positivo es de las muestras que visitan en el CCCB, en el MACBA
la oferta cultural. Además de las citadas ofertas arqui- o en otra institución. El hecho de que haya jóvenes que
tectónica y cultural, son el entretenimiento (enriquecido han encontrado una actividad a partir del dominio de
con las playas y los paseos marítimos) y el carácter diversos idiomas y del buen conocimiento de su ciudad
abierto y amable de la ciudadanía otros dos puntales y de los contenidos de sus museos y exposiciones es una
básicos de la buena imagen de Barcelona, situados en espléndida novedad.
tercer y cuarto lugar, respectivamente. Pero si volvemos a cómo ven Barcelona nuestros
Y dentro de este primer lugar para la oferta arqui- turistas aparecen también los aspectos contradictorios.
tectónica, el fenómeno emergente continúa siendo el Barcelona es valorada negativamente por su polución
Modernisme, especialmente la obra de Antoni Gaudí, ambiental en general y por tres hechos concretos: la
cuya capacidad de seducción y admiración va aumen- falta de limpieza, la contaminación atmosférica y los
tando con los años. Para visitar dicho patrimonio, las po- ruidos. Si bien la percepción subjetiva de la seguridad
sibilidades de elección se han ido ampliando con la Ruta ciudadana ha aumentado mínimamente en los últimos
del Modernisme, el bus turístic, el talonario de billetes años y los transportes públicos fueron valorados en 1995
de descuento para visitar museos o el funcionamiento con un 7,3 (se supone que los turistas desconocen la pé-
desde hace un año del Espai Gaudí en La Pedrera. Preci- sima herencia de la gestión municipal del metro de la
samente la restauración de la cubierta de La Pedrera, que ciudad y el caos que se origina con las frecuentes huel-
ahora se puede visitar durante el tiempo que se quiera, gas), esta valoración de una Barcelona sucia y ruidosa,
partiendo del Espai Gaudí, situado en el desván, acaba poco cuidadosa con el mantenimiento de sus parques y
de ser galardonada con el Premio Nacional de Cultura, mobiliario urbano, contaminada y contaminante, se ha
en el apartado de patrimonio cultural, concedido por la estabilizado en un suspenso por décimas. El impacto ne-
Generalitat de Catalunya. gativo que estas insuficiencias medioambientales tienen
También buena parte de nuestros museos son sobre el turismo de Barcelona es manifiesto.
focos de atracción de turistas cultos: en museos como He aquí los retos más destacables. Incluso en los
el Picasso y el Nacional d’Art de Catalunya, o en fun- aspectos positivos se ha de ser cauto. En los resultados de
daciones como la Joan Miró o la Tàpies, los visitantes la encuesta anual de visitantes de turismo de Barcelona
foráneos llegan a ser más numerosos que los visitan- se valora con una puntuación muy alta la oferta arquitec-
tes locales. tónica y cultural de la ciudad, pero sorprendentemente

126
dicha valoración entre 1989 y 1995 ha ido disminuyendo, mente, la mejora de estos indicadores medioambienta-
de 8,3 a 7,9 en la arquitectónica y de 7,8 a 7,4 en la cul- les no sólo permitiría vivir mejor a los barceloneses y
tural. Posiblemente una razón sea el aumento de la exi- a los habitantes del entorno que sufren la presión con-
gencia del visitante, por ejemplo si compara la realidad a sumista y contaminante de la ciudad condal, sino que
veces improvisada que se le ofrece con la publicidad que al mismo tiempo es la única alternativa para una me-
la misma Barcelona difunde de sí misma. Por lo tanto, jora cualitativa de la capacidad para atraer y satisfacer
el futuro de la capacidad de atracción de la ciudad tiene a los visitantes; y quizás sea este último argumento
mucho que ver con la continua mejora de su patrimonio –aumentar la competitividad en el sector turístico– el
arquitectónico y urbano, y con la oferta de una cualifica- que acabe de convencer de una vez por todas a muchos
da arquitectura contemporánea. Por suerte, ya están lejos miembros de la Administración municipal y a muchos
aquellos tiempos del franquismo en que la Casa Fuster de empresarios del sector turístico de que afrontar el reto
Lluís Doménech i Montaner estuvo a punto de ser derri- ecológico es ineludible.
bada o en que mutilaron la esquina de la Casa Lleó More- Como decíamos al principio, siempre es bueno que
ra del mismo autor, pero la conciencia que en Barcelona el visitante opine abiertamente sobre cómo ve nuestras
se tiene de otros patrimonios que no sean estrictamente el casas y nuestra ciudad. En este caso, nos hacen ver lo
gótico o el Modernisme es aún insuficiente. que ya nos temíamos: que el contenedor urbano es de
Es en la solución de los graves problemas del los mejores pero que, por desidia y conformismo, lo
medio ambiente donde queda más por hacer. Obvia- tenemos descuidado.

“MANGA” O INTERNET 30 de octubre de 1997

Es curioso que dos fenómenos tan dispares puedan espacios públicos sino que tiende a crear una sociedad
tener tantos puntos en común, que habiendo surgido deshumanizada y clasista. En el manga, junto a su oferta
en culturas totalmente distintas a la nuestra –Japón y de fantasía y aventuras, a menudo afloran valores con-
Estados Unidos– hayan entrado a formar parte de nues- tradictorios: al mismo tiempo que enfatizan la amistad,
tras costumbres. Ambos fe- el amor y el valor, hay
nómenos tienen un carácter La continua expansión de ambos historietas extremadamente
expansivo, casi ilimitado, fenómenos nos demuestra que en violentas, que fomentan la
y un poder de seducción agresividad y la competiti-
altísimo: provienen de dos
una época en la cual no puede haber vidad. Los problemas con
culturas populares distintas conquistas de territorios reales, el los contenidos de los manga
y se han convertido en im- espíritu colonizador de algunas culturas no son nuevos: a princi-
prescindibles en una parte -y sobretodo de las multinacionales- se pios de los años noventa,
de nuestra vida cotidiana, desarrolla ahora en el espacio virtual el manga –especialmente
especialmente entre las ge- de Internet o en la ficción de los el “eromanga” sufrió en
neraciones más jóvenes. Japón procesos de censura
Sin embargo, ambos
cómics. En uno y otro caso, no dejan de y secuestros judiciales, a
mundos –la telaraña de co- constituir estrategias de colonización y de los que los dibujantes y
municaciones a distancia en transmisión velada de valores. editores respondieron con la
las autopistas de la comuni- “Asociación por la defensa
cación y los múltiples tipos de ficción que el “manga” de la libertad del cómic creativo” en 1992. Del manga
ofrece para las distintas edades– junto a su cara más destaca, en primer lugar, cómo un mundo hasta ahora
atractiva poseen otra más ambigua. El ciberespacio coto privado de los dibujantes masculinos ha pasado a
–hasta hoy la mayor creación de la inteligencia y la ser campo de trabajo de las mujeres. Además, su impac-
imaginación humanas– al mismo tiempo que conforma to entre los jóvenes españoles ha sido tan fuerte que ya
un campo inmenso de relaciones, intercambios y conoci- existe una generación de “mangakas” o autores de man-
mientos, en la medida que procede de una sociedad que ga, una parte de ellos catalanes, tan fascinados por Japón
en el fondo rechaza la ciudad tradicional, no favorece y sus cómics que se dedican a crear historietas para las
la relación entre la gente, la sociabilidad y el uso de los editoriales niponas, inventando sus propios personajes,

127
chicos con cabellos largos y puntiagudos y chicas sexis tienen un sistema de becas para estancias de dibujantes
y esbeltas con inmensos ojos circulares. El manga, que extranjeros en Japón. La continua expansión de ambos
surgió como sustituto pobre del cine, tiene raíces en la fenómenos nos demuestra que en una época en la cual
tradición de las xilografías ukiyo-e y en la propia mito- no puede haber conquistas de territorios reales, el espí-
logía oriental. En la mayoría de historietas hay héroes, ritu colonizador de algunas culturas –y sobre todo de las
monstruos, dragones, monos y amuletos enraizados en multinacionales– se desarrolla ahora en el espacio vir-
la tradición y en los juguetes ancestrales japoneses. tual de Internet o en la ficción de los cómics. Uno y otro
Unas raíces que se desarrollan en cómics generalmente caso no dejan de constituir estrategias de colonización
futuristas, con personajes que poseen cualidades sobre- y de transmisión velada de valores. Ambos fenómenos
humanas –como la levedad sobre la que escribió Italo se sitúan en la nueva cultura de los no lugares, de los
Calvino y que se manifiesta en héroes que saltan, vuelan mecanismos expansivos que ocupan espacios simbóli-
y cambian instantáneamente de lugar– y que habitan en cos o que disuelven los lugares tradicionales mediante
ciudades suspendidas y en escenarios posbélicos. En shopping centers o tiendas de franquicia que actúan
muchos manga hay un elemento catártico que se mues- como territorios de colonización.
tra en protagonistas que poseen una fuerza ilimitada y en Los efectos se notarán dentro de algunos años,
escenas de explosiones de luz y energía con resonancias cuando los sistemas de comunicación virtual en el ci-
de las bombas atómicas. berespacio se hayan extendido mucho más y cuando las
Curiosamente, la expansión de estos fenómenos generaciones que ahora funden su imaginario colectivo
con una tal capacidad de filtración como el manga e local con las ficciones niponas de los manga sean mayo-
Internet no ha sido resultado de estrategias estatales. res. Es cierto, sin embargo, que la influencia japonesa
Internet ha crecido vertiginosamente desbordando las que ahora nos llega con su arquitectura y sus manga
redes de comunicación inicialmente militares y uni- contemporáneos no es nueva: desde principios de este
versitarias. No es el gobierno de los Estados Unidos siglo el arte japonés ha tenido una gran presencia en las
su promotor sino las grandes compañías de informática formas del diseño occidental. Y no hace falta recordar la
y telecomunicación. El manga aún es considerado por fuerte influencia norteamericana desde hace décadas. De
muchas instituciones japonesas como una manifesta- hecho, todas las culturas contemporáneas han crecido y
ción de consumo, en la cota más baja de los siete nive- se han desarrollado a partir de la mezcla de distintas in-
les de la cultura. En Japón, los manga impresos a una fluencias transnacionales.
sola tinta son tan baratos que se consumen como lectura ¿Manga o Internet? El que firma prefiere estar
de usar y tirar. No es de extrañar la poca simpatía de leyendo o viendo un manga por lo que significa de
los políticos por unos cómics en los que generalmente momento de ocio y de fantasía, basado en la visión y la
el poder se presenta como corrupto y que en ocasiones lectura de un mundo perfeccionista con raíces orienta-
son instrumentos contraculturales. Ha sido el potencial les, a estar frente la pantalla del ordenador, en la esfera
creativo de los autores y, sobre todo, la capacidad ex- del negocio, trabajando o navegando entre páginas web
pansiva de editoras y productoras –especialmente las de ofertas y demandas, de congresos y publicidad. Sin
tres grandes: Kodansha, Shueisha y Shogakukan– lo embargo, tiene la sensación de que, haga lo que haga,
que ha generado este crecimiento espectacular del man- elija lo que elija, no podrá eludir lo que ya han previsto
ga fuera de su país. Algunas de dichas editoriales fichan las leyes de consumo de las multinacionales de la infor-
continuamente a nuevos autores no japoneses y man- mación y el ocio.

CONTRA EL CONSUMO DE TERRITORIO 19 de diciembre de 1997

En estos momentos en que se sigue discutiendo el tipo de territorio tenemos y qué estructura territorial
Plan general territorial de Cataluña (PGT), en que desearíamos.Seguramente, ya en el diagnóstico, las
sigue la lenta y polémica elaboración del Plan terri- opiniones son discrepantes. También las previsiones
torial metropolitano de Barcelona (PTMB) y en que son discutibles: el supuesto oficial de 7.500.000 ha-
muchos municipios, auspiciados por la Diputación bitantes en el 2026 está inflado con un crecimiento
de Barcelona, han iniciado la preparación de sus demográfico exagerado para que se justifiquen op-
agendas 21 locales, es adecuado tratar sobre qué ciones desarrollistas.

128
Podemos considerar que tres son las caracterís- Frente a un consumo de territorio que está llegan-
ticas que definen la estructura actual del territorio en do a sus límites, tanto local como planetariamente, es
Cataluña, dentro de unas coordenadas generales en las necesaria una autocontención en la propuesta de nuevos
que el consumo de todo tipo de productos también se suelos urbanizables y una transformación de los crite-
expresa en un proceso de consumo del territorio. rios de proyectación y uso del espacio urbano. Si nos
En primer lugar, y a pesar de que muchos estamos acostumbrando a la cultura doméstica del reci-
municipios casi ya no crecen demográficamente o, claje, dicha dinámica de transformación social debería
incluso, disminuyen su población, la realidad es la trasladarse al planeamiento, en un nuevo urbanismo
de la expansión continua. Los sectores inmobiliario, de reciclaje: adoptando la gran cantidad de suelo ya
comercial e industrial, es- urbanizado y urbanizable,
pecialmente el del automó- Frente a un consumo de territorio rediseñar todo este patri-
vil, promueven un modelo que está llegando a sus límites, tanto monio con obras de reha-
basado en la necesidad de bilitación y remodelación
un continuo crecimiento de
a escala local como planetaria, es urbana y con la renovación
los núcleos urbanos y, por necesaria una autocontención en la y el enriquecimiento de las
lo tanto, exigen una conti- propuesta de nuevos suelos urbanizables infraestructuras y la crea-
nua preparación de suelo y una transformación de los criterios de ción de nuevos espacio pú-
urbano para consumir. proyectación y uso del espacio urbano. Si blicos, pensando más en la
En segundo lugar, este nos estamos acostumbrando a la cultura regeneración de los centros
crecimiento excesivo que históricos, que generalmen-
necesita la continua prepa-
doméstica del reciclaje, dicha dinámica de te se degradan, que en un
ración de suelo urbanizable transformación social debería trasladarse crecimiento continuo que
conlleva un modelo territo- al planeamiento, en un nuevo urbanismo termina por ser enfermizo
rial disperso, basado en lo de reciclaje y deformante, infraestruc-
que se llamó crecimiento turalmente débil. Existe ya
descontrolado en forma de mancha de aceite. Dicho un precedente de reducción de suelo urbanizable en el
proceso genera una periferización continua: los centros caso de Calvià, Mallorca, donde el ayuntamiento ha
históricos pierden fuerza y se generan nuevos núcleos derribado hoteles obsoletos y se han descalificado más
periféricos de urbanizaciones dormitorio y centros co- de mil hectáreas urbanizables. En Cataluña, ciudades
merciales periurbanos, apoyados siempre en la expan- como Girona, Lleida o Vic han centrado una parte de su
sión de las redes de carreteras, autopistas y túneles. El esfuerzo en transformaciones urbanas para revitalizar
modelo de ciudad dispersa comporta más consumo y sus tejidos históricos.
degradación del territorio y más despilfarro de recursos Como alternativa a la ciudad dispersa, que sigue
y energía, especialmente en transporte. el modelo norteamericano de la suburbanización, cabe
En tercer lugar, este proceso se ha desarrollado recurrir a la propia tradición de la ciudad mediterránea:
sobre un patrón de ciudad zonificada y especializada, polifuncional y compacta, con una vida urbana estructu-
es decir, la ciudad racionalista, consecuencia de los rada por calles, plazas, paseos y edificios públicos. En
principios cartesianos de la simplificación y la división este terreno, el Ayuntamiento de Sabadell ha sido mo-
de los problemas en sus elementos básicos. Frente a délico al concentrar en el paseo urbano del Eix Macià
la complejidad de la naturaleza y la polifuncionalidad una buena parte de los operadores comerciales, turísti-
deseable en la auténtica vida urbana, el modelo actual cos y terciarios que habrían provocado un crecimiento
de áreas monofuncionales, zonas fragmentadas por au- disperso, extendiendo la mancha de aceite y el proceso
topistas o vías de tren y reservas naturales como islas de creación de periferias. En Sant Boi de Llobregat, por
residuales conlleva una paulatina disminución de la ejemplo, se ha apostado por articular la ciudad especial-
biodiversidad en la naturaleza y de la complejidad en mente a partir de parques y plazas con obras de arte.
la sociedad. En definitiva, es evidente que los indicadores de soste-
Ante esta situación parece que la deseable sosteni- nibilidad funcionan mejor en aquellos tejidos urbanos
bilidad ambiental aún no ha encontrado suficiente apoyo cohesionados, en los que los habitantes pueden acceder
en las propuestas oficiales. Sin embargo, existen ya al- a pie a muchos equipamientos públicos y en los que en-
gunas pruebas de que es posible corregir las tendencias cuentran signos de identidad y significación.
hacia las que lleva el puro predominio de las fuerzas de Por último, frente a la crisis de las metodologías
los operadores dentro del mercado. estrictamente racionalistas, segregativas y unidimensio-

129
nales, que tienden al reductivismo y la monofuncionali- residuales con hormigón y asfalto y recurrir a la sabi-
dad, se trata de aprender de la complejidad y versatilidad duría de pantanos, estanques, estuarios y marismas;
de la naturaleza, de su heterogeneidad y capacidad de aprender a proyectar desde el organicismo propio de la
transformación. Es decir, se trata de practicar un pen- naturaleza, desde la preexistencia de las retículas de los
samiento multidimensional, inclusivista y complejo; cultivos –como en el proyecto de Parc Agrari del Llobre-
sin olvidar a Le Corbusier, tener más en cuenta a Frank gat–, desde los mecanismos que los nuevos paradigmas
Lloyd Wright –que creó arquitectura en función de una de la ciencia –por ejemplo, las geometrías fractales,
nueva ciudad orgánica y agronómica; dejar de proyectar que se han usado en el proyecto del Jardín Botánico de
desde criterios tecnocráticos y esquematizadores para Barcelona, o las teorías del caos y la complejidad– nos
pasar a proyectar desde el verde; dejar de pensar el proponen, o desde las sugerencias del land art, el drap
territorio exclusivamente desde los grandes sistemas art o las ecologías mutantes.
viarios para pasar a pensarlo también desde la lógica En cualquier caso, estamos en un momento deci-
de parques lineales, ejes fluviales y corredores verdes sivo en la previsión de cómo puede ser el territorio a
que permitan la expansión de semillas y animales; dejar principios del siglo XXI en Cataluña; una ocasión para
de planear las infraestructuras de transporte y energía el debate y la acción que no se puede desperdiciar. Por
de manera unidimensional y especializada para pasar a ello, es vital dar voz a las críticas al estado actual del te-
proyectar redes integradas de infraestructuras y sistemas rritorio y conocer al máximo todas aquellas alternativas
ecológicos; abandonar la torpeza de intentar solucionar sobre las que se está trabajando y que pueden permitir
los problemas de canalización de las aguas pluviales y superar los modelos de consumo dominantes.

130
1998
Uno de los temas recurrentes en los artículos es el de una defensa razonada del patri-
monio arquitectónico, no sólo el histórico sino incluso el moderno, tal como defiende el
Docomomo, fundación creada en Holanda y extendida por todo el mundo cuyo nombre
son las siglas de DOcumentation and COnservation of buildings, sites and neighbour-
hoods of the MOdern MOvement. El artículo “Cultura patrimonial errática” surgió a
principios de 1998 como respuesta a una serie de hechos que hacían peligrar piezas
clave del patrimonio moderno de Barcelona, como los edificios de la Seat y la antigua
sede del Noticiero Universal. Otro de los artículos que fue más citado, utilizado y co-
mentado tras su publicación fue “La calle privada”, avisando sobre un peligro en cier-
nes: la privatización del espacio público en Barcelona. Por último, “Parques del siglo
XXI”, junto a otros artículos publicados sobre los municipios y los parques de la región
metropolitana, pone el acento en que la reflexión sobre Barcelona no se puede hacer
sino es en relación con su región metropolitana.
BARCELONA-BILBAO 9 de enero de 1998

Mientras la exposición del Centre de Cultura Contem- trabajar en 1953 en el proyecto y la museología del
porània de Barcelona trata del contraste político, cultural Museo Español de Arte Contemporáneo, que no llega-
y artístico entre Barcelona y Madrid desde 1898, hasta ría a inaugurarse en Madrid hasta 1975, y el crítico de
hoy, el 19 de octubre se inauguró el Museo Guggenheim arte Alexandre Cirici empezó a defender la necesidad
que ha convertido Bilbao en la mayor competidora de de un museo de arte contemporáneo en Barcelona tam-
Barcelona en el campo de las transformaciones urbanas bién en 1953; éste tuvo una existencia efímera en 1960
y del arte contemporáneo. El en la cúpula del Coliseum y
espectacular edificio proyec- Para interpretar el fenómeno Guggenheim no se ha inaugurado hasta
tado por Frank Gehry es ya conviene evitar los tópicos: el primero, 1995, 40 años después que
una de las obras culminantes el de Bilbao y 20 años más
de finales del siglo XX y está
pensar que el resultado del museo es tarde que el de Madrid.
teniendo un éxito tal que una casualidad o un arriesgado salto al Mientras, el Museo de
ha sorprendido incluso a vacío; el segundo, caer en la tentación Bellas Artes de Bilbao ya
sus promotores: durante los de compararlo con el Museu d’Art había tenido dos ampliacio-
fines de semana y en estas Contemporani de Barcelona. nes, en 1970 y entre 1982
vacaciones de Navidad el y 1986. Mientras tanto, se
museo ha tenido unos 9.000 habían constituido otros
visitantes diarios, que se han desplazado desde el País museos de arte moderno y contemporáneo, tales como
Vasco, Cataluña, Francia, Italia, Alemania y otros países el Museo de Arte Abstracto de Cuenca (1966), el
para disfrutar del arte y la arquitectura. IVAM en Valencia (1989) y el CAAM en Las Palmas
El Gobierno autónomo vasco, las instituciones (1989). En este panorama, la trayectoria del arte vasco
democráticas y la iniciativa privada han conseguido que –recordemos a Oteiza y Chillida, el coleccionismo, las
Bilbao empiece a superar una grave crisis industrial que galerías y los centros de arte como Arteleku o el Kol-
hace unos 10 años había llevado a la ciudad al límite del do Mitxelena en San Sebastián, y los museos como el
declive y de la ruina. El nuevo metro proyectado por ya citado de Bellas Artes de Bilbao– confirma que de
Norman Foster, que cose los diversos tejidos metropoli- casualidad o salto al vacío con el Guggenheim, nada.
tanos y comunica los dos márgenes de la ría, ha sido el Bilbao y el País Vasco han dado un paso más dentro de
primer gran paso, al unísono con el Plan de revitaliza- una trayectoria propia.
ción del Bilbao metropolitano. La imagen exultante del Además, contra las previsiones pesimistas, el gi-
Museo Guggenheim se ha convertido en el emblema de gante no ha ahogado al Museo de Bellas Artes, sino todo
que la voluntad colectiva del salto hacia el Bilbao po- lo contrario: sus visitantes se han multiplicado gracias
sindustrial es una realidad que empieza a consolidarse, a la buena tradición de exposiciones temporales de las
aunque falte aún mucho por realizar en el terreno de los que ahora puede disfrutar un público que tiene el museo
servicios y las infraestructuras. del parque a cinco minutos del Guggenheim. Y recien-
Para interpretar el fenómeno Guggenheim convie- temente se ha fallado un concurso de proyectos para
ne evitar los tópicos: el primero, pensar que el resultado reestructurar y modernizar dicho museo.
del museo es una casualidad o un arriesgado salto en el El segundo tópico en el que podemos caer es el
vacío; el segundo, caer en la tentación de compararlo de pretender comparar el MACBA y el Guggenheim.
con el Museu d’Art Contemporani de Barcelona. Quien haya visitado ambos museos sabe que no tiene
En la historia de los museos de arte contempo- sentido establecer comparaciones entre el MACBA y
ráneo en España, el Museo de Bellas Artes de Bilbao, la arquitectura original, la espectacular implantación
creado en 1945 dentro del parque de Casilda Iturriza y urbana, la colección –nada menos que piezas ateso-
proyectado por los arquitectos Cárdenas y Urrutia, fue radas por la saga Guggenheim de Nueva York – y la
el primero en disponer de salas dedicadas al arte mo- pasión del público en el Guggenheim. No se puede
derno y contemporáneo, antes que Madrid y Barcelona. hablar de “buques a la deriva”. Si el Guggenheim es
El arquitecto José Luis Fernández del Amo empezó a un transatlántico, no va en absoluto a la deriva; en todo
caso está bien repleto de pasajeros. Del MACBA, en
<
Vista del Maremàgnum, Albert Viaplana, Viaplana-Piñón Arquitectes cambio, podríamos llegar a decir que aún no ha llega-
(1990-1995). Foto: Zaida Muxí, 2000. do a fletarse del todo.

133
La relación entre Barcelona y Bilbao como ca- posible una operación del tamaño y la contundencia
pitales del arte se ha de plantear comparando los tres del Guggenheim, pero tampoco una dependencia tan
museos monográficos, totalmente consolidados –el flagrante y dramática de la mercadotecnia artística de
Museu Picasso (1963), la Fundació Joan Miró (1975) Nueva York.
y la Fundació Antoni Tàpies (1990)– y la gran sucursal En Barcelona han funcionado bien pequeñas
del Guggenheim en Vizcaya. Ahí radican las grandes operaciones, generalmente autónomas y concientes
diferencias: la opción en Barcelona es casi siempre de sus posibilidades reales –como el recientemente
la de los proyectos atomizados, diseminados dosifi- creado Museu Barbier-Mueller o los citados Picasso,
cadamente por la ciudad, articulados al lado de otros Miró y Tàpies, que poseen unos fondos de arte con-
edificios, y la opción bilbaína ha sido la de las grandes temporáneo muy valiosos y una política de exposi-
infraestructuras y edificios impactantes que, como el ciones temporales, especialmente las de la Fundació
Guggenheim o el nuevo Palacio de Música y Congre- Tàpies, de visita imprescindible–; y se tambalean las
sos en construcción, pueden parecer un despilfarro. empresas megalómanas –como el Teatre Nacional de
En Barcelona predomina el modelo red o sistema; en Catalunya– o pretenciosas –como el MACBA. Hoy los
Bilbao, operaciones individuales pensadas desde la visitantes van a Bilbao para quedar impresionados por
mercadotecnia de las grandes inversiones. En Barce- los volúmenes gigantescos y alegres del Guggenheim,
lona, todo obedece a pactos delicados, compromisos por interiores tan expresionistas como el atrio y por
laboriosos, encajes preciosos y diversificaciones su contenido, con algunas piezas representativas del
moderadas en una sociedad muy fragmentada en dis- arte del siglo XX y como media docena de intervencio-
tintos grupos de presión, en capillitas y pesebres. En nes especiales realizadas en el museo por los artistas
Bilbao, ha sido la cúspide del PNV la que ha decidido, Jenny Holzer, Sol LeWitt, Richard Serra, Claes Ol-
arriesgando mucho, pactando poco y no permitiendo denburg y Jeff Koons. Y vienen a Barcelona para ver
ningún tipo de participación ciudadana. En Barcelona, la ciudad, su tejido urbano, su fachada marítima, sus
cada operación comporta consorcios y patronatos de muchos museos y salas de exposiciones, sus espacios
configuración y acción lentas. Un ejemplo, al límite públicos con obras de arte al aire libre, su arquitectura
del pactismo, de los compromisos y del eclecticismo modernista y contemporánea, casi nunca gigantesca y
barcelonés es la reconstrucción del Liceu. Aquí no es casi siempre entre medianeras.

CULTURA PATRIMONIAL ERRÁTICA 30 de enero de 1998

Que una ciudad posea una cultura de la intervención Toda ciudad se siente orgullosa de fenómenos apa-
en el patrimonio urbano no es fácil. Prueba de ello rentemente opuestos: necesita tanto signos de identidad
son los fracasos de Barcelona, una ciudad modélica del pasado como la evidencia y el orgullo de seguir viva
en otros muchos aspectos. Y es que la modernidad se en el presente, desarrollándose y modernizándose. En
ha caracterizado por fuerzas opuestas: por una parte, estas condiciones es complejo que cada ciudad desarro-
se ha basado en la transformación y la destrucción de lle culturas consistentes sobre el patrimonio arquitectó-
la naturaleza y, al mismo tiempo, la misma moderni- nico, urbano y paisajístico. Aún es más difícil si tenemos
dad ha generado alternativas: desde los parques pin- en cuenta que los intereses de los operadores urbanos
toresquistas ingleses y las propuestas de ciudad jardín (sectores inmobiliario, comercial e industrial) presionan
hasta los movimientos ecologistas contemporáneos. sólo en la dirección del crecimiento y la transformación,
De la misma manera, la modernidad necesita destruir con poco interés por el legado del pasado.
y olvidar para poder construir lo nuevo y moderno. Las dos cuestiones más trascendentales que in-
Pero, al mismo tiempo, con la modernidad nació la ciden sobre la conservación del patrimonio son el reto
conciencia plena de la dimensión histórica de los se- de ir introduciendo nuevos usos en lo ya construido y
res humanos. la presión de la especulación urbana. En las últimas
El siglo XX, además, se ha caracterizado por la ve- décadas el paso hacia la sociedad posindustrial ha pro-
locidad que equivale siempre al olvido y que se opone vocado que una buena parte del patrimonio construido
a una lentitud anacrónica que, tal como defiende Milan haya tenido que transformar sus usos al mismo tiempo
Kundera, equivale a sedimentación de la memoria. que se intentan mantener sus características formales.

134
Bajo el predominio del valor del suelo y de la propie- do temporalmente en medio el Mercat de la Concepció.
dad inmobiliaria privada, las expectativas de mayores Y en todos los casos se trata de lugares altamente repre-
volumetrías y usos más rentables o el trazado de nuevas sentativos y céntricos.
infraestructuras viarias han hecho sucumbir muchas pie- Pero son las obras del patrimonio moderno –fábri-
zas del patrimonio. cas, cines, sedes de periódicos y otros edificios defendi-
Si bien Barcelona posee obras modélicas de in- dos por el Docomomo (Documentación y Conservación
tervención en el patrimonio (desde el Museo Picasso de la Arquitectura y el Urbanismo del Movimiento Mo-
hasta el Centre de Cultura Contemporània) que habrían derno)– los que están sufriendo últimamente una mayor
podido sentar jurisprudencia, y si bien se dispone de una presión para ser transformados o desaparecer. Algunos
valiosa tradición teórica (por han podido seguir existien-
ejemplo, se han celebrado ya Toda ciudad se siente orgullosa de do parcialmente, como la
los veinte años de los presti- fenómenos aparentemente opuestos: antigua fábrica Hispano
giosos Cursillos sobre la in- Olivetti, que se ha conver-
tervención en el patrimonio
necesita tanto signos de identidad del tido mediante una solución
arquitectónico, organizados pasado como la evidencia y el orgullo de de compromiso en el actual
por el Col·legi d’Arquitectes seguir viva en el presente, desarrollándose Barcelona Glòries, o como
de Catalunya), no se ha sido y modernizándose. En estas condiciones, la joya de la fábrica Myrur-
capaz de desarrollar una po- es complejo que cada ciudad desarrolle gia de Antoni Puig Gairalt,
lítica coherente ni de asentar culturas consistentes sobre el patrimonio que tiene un proyecto de
unos criterios más allá de los reconversión en complejo
continuos vaivenes y pre-
arquitectónico, urbano y paisajístico. deportivo, en el que afortu-
siones de los intereses de la nadamente se conservan las
especulación y el desarrollo. En cada caso, han primado partes más representativas. Distinta fortuna ha tenido el
cuestiones de azar, de urgencia y de intereses económi- cine Fémina de Antoni de Moragas i Gallissà, destruido
cos. Si analizamos por qué algunos edificios industriales por un incendio y cuya ausencia quedará incluida de-
del Poblenou se han salvado (como la fábrica Arañó, licadamente dentro de una nueva obra, actualmente en
que afortunadamente se convertirá en museo, parece ser construcción, proyectada por Carlos Ferrater. Aunque
que de motocicletas) y otros han desaparecido (como seguro que el nuevo edificio tendrá una gran calidad, no
los docks de Elies Rogent) veremos que no hay criterios deja de ser una lástima la evidencia de que el volumen
de calidad sino que las únicas razones son que a una el de un cine, por mucha calidad que tenga, no puede resis-
trazado de la nueva Diagonal la ha respetado y los otros tir la presión especulativa en un lugar tan céntrico como
quedaban debajo del trazado de la Ronda Litoral. Otro la calle de la Diputació, cerca de Passeig de Gràcia.
tanto podríamos escribir sobre la azarosa e incompleta Esta trayectoria tan dispar, con una de cal y otra de
remodelación de la Plaça d’Espanya. arena, se expresa hoy mismo con las dos remodelaciones
Barcelona tiene aún demasiados ejemplos conflic- más conflictivas.
tivos y mal resueltos por lo que respecta a su patrimonio En un caso, los dos emblemáticos edificios de la
histórico. El más flagrante es el del Mercat del Born, Seat en la Plaza d’Ildefons Cerdà –la torre de oficinas
que desde 1971 en que dejó de funcionar, hace más de de fachada ligera y el edificio horizontal y transparente
25 años, sigue abandonado. En 1978 se hizo una restau- que servía de depósito de automóviles, muy “miesianas”
ración que permitió una política de exposiciones durante ambas realizaciones de los arquitectos Ortiz y Echaide–se
los años ochenta, para volver a caer en la dejadez más están reconvirtiendo en viviendas siguiendo un proyecto
vergonzosa. El antiguo Convent de Sant Agustí sufre de transformación tan mediocre y poco sensible con lo
desde hace años un lento proceso de remodelaciones preexistente que, aunque tarde, ha levantado las iras del
parciales que nunca se ha concluido satisfactoriamente. Col·legi d’Arquitectes de Catalunya. Lo peor es que el
El edificio de Miramar, antigua sede de los estudios de propio Ayuntamiento defiende y ratifica dicha barbaridad.
Televisión Española en Barcelona, que estuvo propuesto En el otro caso –el edificio del Noticiero Univer-
como uno de los hoteles olímpicos y que debería ser un sal en la calle de Roger de Llúria, obra emblemática de
edificio público, se mantiene como fantasmal ruina de Josep María Sostres, que ha estado meses amenazado
Montjuïc. Y la plaza de toros de las Arenas, en la Plaça por una remodelación de la empresa Núñez y Navarro
d’Espanya, lleva años y años sin uso definido. Ni los para convertirlo en viviendas–, ha sido el mismo Ayun-
espacios urbanos se salvan de esta desconsideración: el tamiento de Barcelona el que ha conseguido corregir los
Passeig de Sant Joan sufre el absurdo de haberle instala- primeros proyectos erróneos. Curiosamente no ha sido

135
sólo el Ayuntamiento el que ha mediado eficazmente cultura de la intervención en el patrimonio no ha llegado
sino que incluso otros promotores barceloneses, conoce- a consolidarse, sino que sigue errática y dispar. Barcelo-
dores del valor de la obra y conscientes de que un error na está desarrollando una estimulante etapa de cambio
en esta remodelación del Noticiero Universal podría ser y aún se está a tiempo para que dentro de las directrices
fatal para el prestigio del sector, han mediado en dichas que se continúan y se renuevan se impulse una apuesta
negociaciones. El desastre en los dos edificios de la Seat definitiva por el patrimonio arquitectónico. Sería una
–convirtiendo una torre ligera y de ritmo vertical en otra lástima tener que volver a los tiempos de movilizaciones
pesada y de ritmo horizontal y desvirtuando una hori- ciudadanas para defender edificios y parques y, en cam-
zontal caja de cristal, como si no fuera posible proyectar bio, éste podría ser otro tanto positivo que el alcalde Joan
viviendas con fachada de cristal– y el Noticiero Univer- Clos y su equipo podrían aportar: completar con eficacia
sal, con su fachada tan frágil y abandonada, amenazado la revisión y ampliación del Catálogo del patrimonio de
hasta diciembre pasado con una intervención inadecua- Barcelona y consolidar de una vez unos criterios sabios
da, son en estos momentos los símbolos de que nuestra para conservarlo y revitalizarlo.

LA CALLE PRIVADA 31 de marzo de 1998

La ciudad de Barcelona va a disponer pronto de la fór- que, de todas formas, no ha derivado hacia el debate
mula residencial, típicamente americana, de los condo- a fondo que este hecho podía provocar. Sólo el grupo
minios. En Diagonal Mar, el grupo Hines ha partido de municipal de Iniciativa-Els Verds presentó alegaciones
la premisa de proponer un área residencial segregada y en noviembre de 1997; aparte de las que CiU y PP han
privatizada. Los anteriores propietarios del gran solar, el ido presentando en relación con el gran centro comercial
grupo inmobiliario norteamericano Kepro, que lo había que también formará parte de Diagonal Mar. El conjunto
adquirido a Macosa y a Catalana de Gas, a finales de ha quedado definido, en la última versión, por cinco islas
1995 lo vendió al también grupo norteamericano Hines. residenciales con piscinas y equipamientos deportivos y
La complejidad del proyecto ha comportado que se ha- por un gran centro comercial y de convenciones. El
yan ido sucediendo los equipos de arquitectos de renom- cambio más importante introducido en los últimos años
bre: desde el Taller de Arquitectura de Ricardo Bofill y es que de las 540 viviendas previstas inicialmente se ha
el despacho del estadounidense Robert Stern hasta los pasado a 1.875, reduciendo gran parte de la superficie
autores del Plan especial dedicada a oficinas.
definitivo, los barceloneses Es difícil predecir
Óscar Tusquets para la pro- La implantación en Barcelona de una cómo va a funcionar real-
puesta volumétrica y Enric estructura urbana tan exterior a nuestra mente Diagonal Mar cuan-
Miralles para el parque. cultura, basada en edificios altos situados do esté terminado, pero para
Los estadounidenses en un parque que en parte se privatiza, empezar convendría aplicar
ya han propagado dicha so- generando suburbios exclusivistas y el principio de la cautela.
lución por gran parte de las En primer lugar, porque los
grandes ciudades latinoame-
aislando a sus habitantes de un entorno condominios constituyen
ricanas, como México DF o que se considera hostil, debería haber una solución urbana extraña
São Paulo, ya sean bloques generado más debate ciudadano. que violenta nuestra tradi-
altos con entorno urbano ción urbana mediterránea y
privatizado o la versión de urbanizaciones de casas europea. Si algo esencial hemos aportado a la historia de
unifamiliares de acceso muy restringido y vigilancia por la cultura urbana es un cierta manera de usar y disfrutar
guardias de seguridad. La implantación en Barcelona colectivamente del espacio urbano. En ello las ciudades
de una estructura urbana tan exterior a nuestra cultura, italianas fueron las pioneras. En su Viaje a Italia a fi-
basada en edificios altos situados en un parque que en nales del siglo XVIII, uno de los primeros hechos de los
parte se privatiza, generando suburbios exclusivistas y que tomó nota Goethe, tan pronto como visitó Verona y
aislando a sus habitantes de un entorno que se considera Vicenza en el norte, fue la manera cómo los italianos de-
hostil, debería haber generado más debate ciudadano. fendían el derecho a un uso público de todos los espacios
De entrada, parece que genera un cierto rechazo visceral abiertos de la ciudad. Pórticos, entradas, galerías, patios,

136
claustros e interiores de iglesias se veían siempre ocupa- no sólo esto; la segregación de esta gran área hipoteca
dos por la gente. Desde el Renacimiento ya era costum- la accesibilidad a las instalaciones del Fòrum Universal
bre que los propietarios de obras de arte, jardines y patios de les Cultures. Según acabe conformándose puede con-
no impidiesen al público acceder a la visita de interiores vertirse en una barrera que aísle aún más la hipotética
y objetos. Existía el derecho a poder entrar y visitar, sin sede del 2004.
invitación previa. Todas las ciudades mediterráneas se El fondo del problema radica en cuáles son las
han ido configurando a partir de esta sabia combinación estructuras urbanas que se corresponden con nuestra
de espacios domésticos y edificios públicos, calles y época de cambio de siglo. No hay duda de que existen
plazas que dan acceso a espacios de transición gradual dos grandes modelos: la ciudad tradicional, densa, he-
de lo público a lo privado, lugares ambiguos donde se cha de la masa construida y de los vacíos de las calles y
tolera la entrada de extraños, miradores desde los cuales plazas, que encontramos en los centros históricos y en
participar de la ciudad desde el espacio residencial. Las los ensanches, y la ciudad moderna, abierta, configurada
lenguas latinas han dado nombre a muchos elementos por edificios exentos, bloques y torres sobre mallas de
arquitectónicos genuinos de esta cultura del espacio ur- calles y autopistas, la ciudad parque de Le Corbusier y
bano dedicado a la relación humana: el atrio, el peristilo, otros arquitectos modernos. En el terreno de la teoría ur-
el patio, la veranda, el pórtico, el vestíbulo, la loggia, bana se han planteado distintas alternativas parciales a la
las terrazas, las galerías, el belvedere, el bulevar; incluso disyuntiva entre los dos modelos dominantes –como la
cafetería, ámbito de encuentro por antonomasia, es un síntesis eclecticista de la Ciudad Collage inventada por
término latino de uso internacional. Colin Rowe o el salto hacia el futuro en la metrópolis
La imposición de una fórmula foránea que tiende a densa según Rem Koolhaas–, y Barcelona ha tanteado
la privatización, segregación y fragmentación es lógico nuevas soluciones –como la bisagra urbana de la “Illa
que provoque rechazo en una ciudad orgullosa de su Diagonal”, las distintas morfologías de la Villa Olímpica
tradición urbana. Y, ciertamente, desde Planeamiento o la continuidad de las manzanas de Cerdà en el frente
Urbanístico del Ayuntamiento de Barcelona se ha hecho marítimo. Ante las dudas e insuficiencias de los modelos
todo lo posible para ir reorientando el proyecto del gran contemporáneos cabe preguntarse si los condominios,
conjunto de manera que no se convierta en un gueto, edificios altos dentro de parques con acceso restringido,
para que Diagonal Mar sea lo más público, permeable e son la alternativa. Ello debería preocupar en una ciudad
integrado posible. en la que, frente a su tradición de las mejores calles y
Y es que de hecho también están en juego otro paseos y a su conquista de las playas, podría darse un
tipo de cuestiones. Justo al lado de la desembocadura retroceso hacia la privatización: hoteles que ya no de-
del Besòs, Diagonal Mar es lo más próximo al espacio jen integrar a la ciudad sus accesos, jardines y lobbies
reservado para el Fòrum 2004. ¿Qué ejemplo de paz, o espacios entre edificios públicos, como el paso entre
cultura y sostenibilidad va a dar Barcelona con un con- el MACBA y el CCCB, que se mantengan cerrados al
junto residencial elitista, que desmembra la variedad de público. Esperemos que no llegue a producirse algo tan
actividades que se producen en las calles, que es tan contradictorio como que la calle –el espacio urbano pú-
poco sostenible y solidario, justo al lado del Fòrum? Y blico por excelencia– pase a ser privada.

PARQUES DEL SIGLO XXI 3 de abril de 1998

Al mismo tiempo que la palabra parque ya no posee del Montnegre-Corredor hasta el Parc del Foix, pasando
el significado tradicional de área en la que predomina por los parques del Garraf y Collserola, y antes de ar-
la vegetación sino que su uso se ha extendido hacia ticular lo que podría ser el Anillo Verde Metropolitano,
actividades como la tecnología o el ocio, también las que pasa por el Montseny hasta Montserrat, están en
estructuras territoriales en las que se recrea la naturaleza proyecto dos piezas claves para enriquecer dicha es-
cultivada y transformada superan las coordenadas de lo tructura verde, claves para la calidad de vida de dicha
que eran los parques convencionales. región metropolitana.
Dentro del sistema de espacios naturales protegi- En primer lugar, el Parc Agrari del Baix Llobregat,
dos que se va conformando en la región metropolitana que se creó en 1996 por iniciativa de la Diputació de
de Barcelona, y más allá de la sierra del litoral que va Barcelona, el Consell Comarcal del Baix Llobregat y el

137
sindicato Unió de Pagesos, siguiendo ideas ya plantea- si ya hubieran desaparecido los campos, se tendría que
das hace dos décadas. Una ayuda europea dentro de los crear un parque agrario de nueva planta. Países como
proyectos Life va a permitir disponer dentro de un mes Holanda, Alemania e Italia están promoviendo iniciati-
de una primera propuesta de Plan especial redactada por vas similares. En Italia se han realizado ya proyectos de
el equipo del urbanista Joaquim Sabaté. delimitación de parques agrarios y de revalorización de
El objetivo básico es proteger y mejorar las áreas la centuriación romana, como el Parco di Milano Sud, el
agrícolas del Baix Llobregat que aún perviven, perfeccio- Parco Agrario en la Conca d’Oro de Palermo en Sicilia,
nando el rendimiento, la seguridad, la coordinación y la o el parque-museo en los municipios de Cesena, Cervia
promoción de los cultivos de unas tierras de tanta calidad, y Cesenatico, en la costa del mar Adriático. La segunda
situadas dentro de la misma pieza en previsión es la “Via
conurbación metropolitana En contra de aquellos planificadores verda”, el que podría ser el
y que podrían conectarse di- groseros que durante años han tenido sistema reticular de espa-
rectamente con Mercabarna. cios libres más importante
En contra de aquellos planifi-
el delta del Llobregat como un terreno de la región metropolitana.
cadores groseros que durante en barbecho para triturarlo con todo Un gran eje verde dentro
años han tenido el delta del tipo de infraestructuras viarias y de los del Vallès Occidental que
Llobregat como un terreno que han interpretado dicha área como el uniría dos parques natura-
en barbecho para triturarlo patio trasero de la casa metropolitana, les ya existentes, el Parc
con todo tipo de infraestruc- los impulsores del Parc Agrari del Baix Natural de Sant Llorenç
turas viarias, y de los que han y el Parc Metropolità de
interpretado dicha área como
Llobregat tienen la voluntad de Collserola, pasando por la
el patio trasero de la casa me- potenciar los recursos y mejorar los reserva de espacio existen-
tropolitana, los impulsores valores ambientales de dicho te entre Sabadell y Terrassa
del Parc Agrari del Baix Llo- espacio intermunicipal. (que había pertenecido a la
bregat tienen la voluntad de antigua Mancomunitat Sa-
potenciar los recursos y mejorar los valores ambientales badell-Terrassa), la Serra de Galliners y los corredores
de dicho espacio intermunicipal. Para ello se han aproba- entre Cerdanyola y Sant Cugat. Sería un eje verde que
do inicialmente los estatutos del futuro Consorci del Parc vertebraría el centro de la región metropolitana de ma-
Agrari del Baix Llobregat con el objetivo de que también nera muy distinta a los actuales ejes viarios.
dentro de este año empiecen a vehicularse presupuestos y La necesidad de un plan director que rija en esta
a aplicarse las primeras medidas. gran área ha sido estudiada por diversos grupos eco-
De hecho, se trata de potenciar dos tipos de planes: logistas y equipos de arquitectos, y actualmente está a
el urbanístico, con la aprobación del Plan especial, y punto de prepararse una propuesta de síntesis por parte
el de gestión, definiendo un plan de desarrollo agrario de la Diputació de Barcelona, en colaboración con un
que proteja y consolide la agricultura de la zona. Para Máster de Urbanismo de la Universitat Politècnica de
resolver los problemas de calidad del agua, de robos, de Catalunya. L’Associació per la Defensa i l’Estudi de la
invasión por parte de ciertas especies de aves, de ocupa- Natura (ADENC) y el Fòrum Terrassenc per a la Protec-
ción de chatarrerías y depósitos, el proyecto urbanístico ció i Ordenació del Medi Natural i del Paisatge son los
se basa en la definición de una estructura urbana que grupos que han presentado las propuestas más relevantes
reordene y haga más eficaz la zona, siguiendo esencial- para este corredor biológico.
mente tres criterios: la estructura de canales de riego, El último grupo citado concretó en diciembre de
la especialización de los distintos caminos –de paso y 1997 su propuesta en un estudio pormenorizado de una
de acceso– y la redefinición de usos para favorecer la de las partes de la “Via verda”, la que corresponde al área
agricultura, creando equipamientos y proponiendo zo- próxima a la Universitat Autònoma de Barcelona, entre
nas inundables para concentrar las aves. Los objetivos Sant Cugat y Cerdanyola. La creación de estas retículas
ulteriores de un proyecto tan complejo como vital son naturales, contrarrestando las dominantes redes viarias y
diversificar y reequilibrar los usos del territorio metro- núcleos urbanos, es vital para mantener la biodiversidad.
politano, oxigenar y renovar el aire con estas áreas ver- Cada vez más, la ordenación territorial deberá ser capaz
des, y restituir la memoria y el patrimonio de dicha zona, de conciliar las estructuras urbanas y viarias con las retí-
deteniendo su regresión. culas de espacios naturales protegidos.
Posiblemente si este proyecto no se promueve En este campo de los proyectos experimentales que
ahora que aún se está a tiempo, dentro de unos años, pueden servir de modelo se debe citar el Emscher Park,

138
en Alemania, que estructura todo el Land de Nordrhein- Ya se han realizado algunos proyectos emble-
Westfalen. En este caso, no se arranca de un territorio máticos, como el parque en Duisburg-Nord, que me-
verde sino que una gran parte de las preexistencias son diante ecologías mutantes ha reconvertido las antiguas
los grandes complejos industriales obsoletos de la zona acerías Thyssen en un espacio público, o como las
del Ruhr. Si alguien recuerda la Internationale Bauaus- docenas de kilómetros de rutas para bicicletas y para
stellung o Exposición Internacional de Arquitectura de paseantes.
Berlín en los años ochenta, debería saber que la IBA del Es reconfortante comprobar cómo en nuestro
cambio de siglo es este inmenso parque del río Emscher, país, en ocasiones ensimismado en problemas irrele-
de planteamientos eminentemente ecológicos, que está vantes y colapsado por enfrentamientos políticos, exis-
reconvirtiendo ejes industriales obsoletos en territorios tan iniciativas estratégicas tan imprescindibles y esti-
para las nuevas condiciones posindustriales. mulantes como el Parc Agrari del Baix Llobregat y la
La actual IBA del Emscher Park ha previsto 85 “Via verda” en el Vallès Occidental, en los frentes más
proyectos distintos distribuidos en cinco áreas temáti- avanzados del urbanismo internacional. Precisamente,
cas: el mismo eje del parque que atraviesa toda la región los promotores del Parc Agrari del Baix Llobregat han
del Emscher, la regeneración ecológica de la ribera del sido llamados nada menos que por el Ayuntamiento de
río, la remodelación de las antiguas fábricas, la creación Shanghai, en la China, para que les ayuden a proyectar
de un sistema de parques con edificios dedicados a la un parque agrario necesario para crear un fragmento de
investigación, la tecnología y el diseño industrial, y la corona verde en una de las metrópolis contemporáneas
construcción de nuevas viviendas. con mayor crecimiento y más rascacielos.

PLAÇA DE LES GLÒRIES 8 de octubre de 1998

Durante estos meses Barcelona está comprometida en das y bucles inconclusos que aún degradaron más la
el intento de solucionar algunas de las plazas que ac- zona. En febrero de 1992, con el impulso olímpico, se
túan como cruciales nudos de tráfico y que aún no han inauguraba provisionalmente a toda prisa una nueva
alcanzado un resultado satisfactorio. Áreas de nueva Plaça de les Glòries con el paso elevado para la Gran
centralidad como la Plaça Via –no se podía utilizar el
d’Ildefons Cerdà, actual- subsuelo debido a la super-
Sin embargo, una pieza urbana maldita
mente en remodelación, y posición de líneas de metro
plazas históricas sometidas donde las haya, endémicamente irresuelta, y ferrocarril– y un gran
a procesos de cambio como es la Plaça de les Glòries. Lo que Cerdà tambor elíptico para apar-
la Plaça de Lesseps, cuya propuso en 1859 como el centro de camientos que albergaba
solución viaria introducida Barcelona se pasó un siglo abandonada en su interior un parque.
en los años setenta, priman- como “tierra de nadie” hasta que en los Con el paso de los años
do burdamente el tráfico el entorno se ha ido enri-
años sesenta el terreno árido y anónimo
rodado, nunca ha satisfecho queciendo con el centro
a la ciudadanía. Afortuna- fue sembrado de vías rápidas y bucles comercial de Barcelona
damente ya están aprobados inconclusos que aún degradaron Glòries y, bastante cerca,
los proyectos de ingeniería más la zona. con el panteón del Teatre
y arquitectura para que en Nacional de Catalunya y el
breve empiecen las obras para disponer de una Plaça eternamente inconcluso Auditori. También el sistema
de Lesseps totalmente remodelada, con más espacios viario se ha ido transformando con la apertura e ur-
verdes y equipamientos, y con la voluntad de recrear banización de los tramos de dos grandes avenidas: la
su memoria. Sin embargo, una pieza urbana maldita Diagonal y la Meridiana.
donde las haya, endémicamente irresuelta, es la Plaça Actualmente el entorno de la plaza necesita una re-
de les Glòries. Lo que Cerdà propuso en 1859 como modelación que la complete, encontrando una solución
el centro de Barcelona se pasó un siglo abandonada para otra cuestión pendiente desde hace años: la resitua-
como “tierra de nadie” hasta que en los años sesenta ción y consolidación del mercadillo de los Encantes para
el terreno árido y anónimo fue sembrado de vías rápi- poder liberar la zona verde que ocupa a precario.

139
En los últimos años se han previsto una docena La única propuesta que mantenía la plaza tal
de ubicaciones alternativas distintas, pero ninguna ha como está –con la Gran Via elevada y la masa del
cuajado. De hecho, y desde muchos aspectos, la reali- edificio de aparcamientos– era, precisamente, la de los
dad actual de la plaza no es satisfactoria. mismos autores del proyecto olímpico ya realizado.
Con la paulatina y lenta apertura de la Diagonal Por lo tanto, el problema de la plaza más emble-
y la urbanización peatonal de la Meridiana se eviden- mática del Plan Cerdà sigue sin resolverse de forma
cian graves contradicciones: las dos grandes aveni- satisfactoria. Va a ser necesaria una nueva convocato-
das, a medida que van tomando entidad topan con la ria del concurso.
masa construida de la plaza; el tráfico rodado sólo Y más necesario que esto será abrir de nuevo
prima la salida principal por la Gran Via y penaliza el el debate, especialmente entre la Administración, los
paso por los laterales que provienen de la Diagonal, la técnicos y los ciudadanos.
Gran Via y la Meridiana; los itinerarios peatonales de Una resolución correcta de la plaza es motivo
dichas vías se pierden en vueltas y semáforos alrede- suficiente para que el Ayuntamiento y los arquitectos
dor del tambor, y de las 800 plazas del aparcamiento pongan en juego toda su capacidad de mediación y
de la plaza no se utilizan ni la mitad: 400 de ellas todas sus posibilidades creativas.
fueron destinadas a aparcamiento de disuasión combi- A principios de 1992, cuando las obras se es-
nado con transporte público –el objetivo máximo para taban terminando, cinco asociaciones de vecinos co-
el que fue construido el gran edificio–, y están casi lindantes –El Clot, La Llacuna, Poblenou, Fort Pius
siempre vacías. y Sagrada Familia– contestaron con una dura crítica
Tras dos años de negociaciones y pactos, el lo que estaba a punto de inaugurarse, calificándolo de
Ayuntamiento de Barcelona ha convocado un concur- “aberrante” por el impacto negativo en el entorno.
so restringido de proyectos para completar el anillo Aunque aquellas críticas parecen olvidadas y
viario de les Glòries; un concurso que el pasado 15 hoy rigen pactos para completar la plaza y reubicar
de septiembre fue declarado desierto a causa de que los Encantes, existe una conciencia latente y certe-
ninguno de los tres proyectos presentados, a pesar de ra de que la creciente complejidad y disparidad de
su calidad, resolvía satisfactoriamente la gran com- funciones de toda el área no ha sido resuelta correc-
plejidad y singularidad de este nudo urbano y su área tamente, que lo realizado hipoteca negativamente el
colindante. futuro y que sería necesario volver a pensar lo que
Aparte de que la publicitación de dicho concurso parecía inapelable.
hubiera debido tener más énfasis y de que entre los ar- Señalemos sólo dos hechos. Uno: no sólo el pea-
quitectos catalanes continúa el desencanto, el confor- tón ha quedado en segundo término con la solución
mismo y la baja intención de presentarse a concursos, vigente, sino que el automovilista que circula por los
es sintomático que dos de los tres únicos participantes laterales de la Gran Via, la Diagonal y la Meridiana
propusieran de una manera u otra poner en crisis el también sale perdiendo –recordemos los frecuentes
anillo viario tal como fue resuelto no hace más de seis atascos alrededor de la plaza. Dos: y lo que es más
años, y por esta razón, al no cumplir las bases, no po- curioso, uno de los mejores puntos panorámicos para
dían ganar el concurso. contemplar Barcelona –hacia el este, el sur y ponien-
Uno de los autores –uno de los planificadores te– es precisamente la parte elevada de la plaza y sólo
de la Barcelona olímpica– proponía eliminar las co- lo pueden disfrutar los automovilistas unas fracciones
nexiones elevadas de la Gran Via, conservar el tambor de segundo cuando circulan velozmente, mientras los
construido como contenedor de los nómadas Encantes ciudadanos, desde el parque dentro del anillo elíptico,
y realizar una especie de gran plaza decimonónica, quedan privados de toda visual.
abierta y circular, un gran vacío en el que confluirían Posiblemente el mayor error inicial ha sido resol-
todas las calles y avenidas al mismo nivel del suelo. ver como masa construida un espacio urbano pensado
Otro de los autores –uno de los arquitectos ca- por Cerdà como gran vacío, tal como ya han vuelto a
talanes de más prestigio internacional– planteaba una proponer dos de los concursantes citados.
serie de actuaciones residenciales que descentrasen el Por ello los planteamientos de la plaza deberían
peso de la plaza y consideraba idónea la desaparición poder pensarse totalmente de nuevo, reconociendo
de todo el tambor que recubre la estructura viaria que aún no se ha sabido resolver satisfactoriamente
elevada, convirtiendo el nudo viario en lo más trans- esta pieza urbana clave en la herencia de Cerdà. El
parente, permeable, escultórico y ligero posible; pura reto a la capacidad creativa y resolutiva de la ciudad
estructura sin ningún recubrimiento. continúa abierto.

140
JÓVENES ECOLOGISTAS 1 de noviembre de 1998

Cada vez que empieza el curso académico, los profeso- Greenpeace, la propuesta para eliminar la incinera-
res renuevan su mirada a través de los estudiantes que ción de residuos.
empiezan en la universidad, intentando captar aquello Entre los jóvenes, ser ecologista, pacifista o cola-
que les pueda caracterizar y aquellos indicadores que borar en una ONG ya es algo natural, nada pintoresco
señalen tendencias. Quisiéramos pensar que en bas- y especial como ha sido para generaciones mayores,
tantes aspectos son cada vez mejores, a pesar de lo que una opción que no necesita estar precedida de una la-
se diga. Es cierto que leen boriosa y meditada toma de
poco, cada vez menos, ya Entre los jóvenes, ser ecologista, conciencia. En los últimos
que pertenecen a una cultura pacifista o colaborar en una ONG diez años esta nueva mirada
contemporánea de la imagen ya es algo natural, nada pintoresco y ecológica ha tenido reflejo
(ésta que odian a muerte los en una amplia bibliografía
puristas y anacrónicos inte-
especial como ha sido para generaciones de manuales para formar
lectuales de salón) y, por lo mayores; una opción que no necesita estar a niños y jóvenes en una
tanto, reciben sólo una parte precedida de una laboriosa y meditada conciencia ecológica: desde
del conocimiento a través toma de conciencia. En los últimos diez las múltiples ediciones de
del soporte tradicional de años, esta nueva mirada ecológica ha Cincuenta cosas sencillas
los libros; la televisión, los tenido reflejo en una amplia bibliografía que los niños pueden hacer
ordenadores, los chats, las para salvar la Tierra, o el
exposiciones e instalaciones
de manuales para formar a niños y texto de Francesco Tonucci
multimedia, los festivales jóvenes en una conciencia ecológica. La ciutat dels infants, o el
musicales, etc., son nuevos libro colectivo Barcelona
instrumentos de conocimiento. Leen demasiado poco amb ulls de nens, hasta obras para gente más madura
pero, al mismo tiempo, cada vez viajan más y el mundo como el manual de Pere Subirana Ecologia per a viure
está más a su alcance, de la mano de los viajes con sus millor; todo ello, aunque no haya sido leído literalmente,
padres o de las múltiples posibilidades de becas e in- crea una conciencia generalizada nueva, genuina de los
tercambios. Posiblemente son más libres para mirar el años noventa.
mundo sin los prejuicios ideológicos de sus mayores. El segundo rasgo que puede parecer menor, pero
Pero les falta adiestrarse en un espíritu crítico para con- que es significativo, es que el libro que más ha impacta-
seguir que el exceso de información que reciben se vaya do a los jóvenes que hoy están en la universidad –ya lo
convirtiendo en cultura. hayan leído voluntariamente o por receta del profesor de
Preguntando cada año a los nuevos estudiantes literatura o de filosofía– es el best seller de Jostein Gaar-
universitarios se desvelan dos detalles recientes que der El mundo de Sofía. Hasta mediados de los años no-
pueden parecer insignificantes pero que son muy venta no se había dado en la historia de la cultura el caso
sintomáticos. de que existiera un libro ameno que en forma de novela
Uno es que ha ido aumentado, lenta y conside- narrara la historia del pensamiento humano y que trans-
rablemente, la sensibilidad hacia los problemas de la mitiese una mentalidad humanista y reflexiva, curiosa
naturaleza: ecología, ciencias del medio ambiente, e indagadora, progresista y ecológica de la manera más
biología, astronomía, son conocimientos que, aunque natural. Un libro, además, pensado especialmente para
no hayan sido sus opciones profesionales, están ya en los bachilleres. Por lo tanto, los universitarios actuales
el background de su manera de pensar. Ello se pro- podrían ser caracterizados como la generación del Mun-
duce en un contexto favorable a la protección de la do de Sofía y ello les aporta una identidad cualificada.
calidad del medio ambiente y a la defensa de la sos- En el más inmediato futuro, una de las cuestiones
tenibilidad, expresado, por ejemplo, en las primeras más cruciales ha de ser el correcto enfoque de los graves
promociones que han estudiando Ciencias del Medio problemas ecológicos, que constituyen, en definitiva,
Ambiente en la Universitat Autònoma de Barcelona cuestiones políticas. De hecho, en la ecología política,
y que ya empiezan a trabajar y a publicar, o en que en la alianza entre las fuerzas de izquierda y los mo-
la primera iniciativa legislativa popular en Cataluña vimientos ecologistas, está el futuro de las alternativas
haya sido, de la mano de la Plataforma Cívica para la políticas, tal como nos demuestra la nueva coalición que
Reducción de Residuos y la organización ecologista gobierna Alemania. La interpretación de las injusticias

141
actuales pasa en gran medida por cuestiones ecológicas: a costa de la enfermedad, contaminación, explotación y
el hambre, la falta de agua potable, las catástrofes cli- destrucción de los sectores y países pobres. Posiblemen-
máticas que arrasan zonas pobres, la contaminación de te la conciencia social de los jóvenes, a veces poco expli-
las grandes ciudades que extienden su gigantesca huella citada, se exprese en parte en esta conciencia difusa de
ecológica, los residuos contaminantes vertidos hacia las sentirse preocupados por los problemas del planeta que
áreas menos poderosas, las incineradoras expulsadas ha- nos acoge. Y posiblemente los hijos del Mundo de Sofía
cia las periferias, todo ello habla de un cierto darwinis- vayan a ser mejores que los hijos del mayo francés (que
mo social contemporáneo según el cual los que van a ahora sobrepasan los cincuenta años) y que los hijos de
sobrevivir son los que consigan un medio ambiente sano Blade Runner (un poco por encima de los cuarenta).

142
1999
“Reactivar la arquitectura” fue un artículo escrito con ánimo de anunciar signos de
reactivación de la arquitectura catalana. Entre otros fenómenos, en este artículo se
saluda abiertamente la creación del grupo barcelonés Metápolis, aunque se reclama
que no debería ser una alternativa exclusivista y que debería haber muchos más grupos
vanguardistas como éste. Dos años más tarde, sin embargo, en vista del carácter
superficial y engañoso de sus propuestas, puras imágenes y eslóganes sin contenido,
escribí con Zaida Muxí un artículo muy crítico titulado “Metápolis deconstruida”,
publicado en la revista de Madrid Arquitectura Viva núm. 74. Tal como se reseña en
el artículo sobre Seattle, 1999 fue el año en que los movimientos antiglobalización se
convirtieron en protagonistas de la reivindicación de otro mundo posible, más ecológico
y solidario, y el concepto de globalización se convirtió en una referencia que centraría
gran parte de los debates políticos. Por último, en “Arquitectura y naturaleza” se
destacan dos obras totalmente inspiradas en el entorno natural, el Jardí Botànic de
Barcelona y la Pista d’Atletisme en Olot, que posteriormente han sido sumamente
reconocidas y premiadas.
REACTIVAR LA ARQUITECTURA 8 de enero de 1999

Desde el mes de octubre recorre el mundo de la arqui- po de intervención de los arquitectos en España, que
tectura el síndrome de una nueva Ley de ordenación tiene ya un desarrollo muy importante en países como
de la edificación que, por su redacción, disminuiría las Estados Unidos, Brasil y el Reino Unido. Se trata de
competencias de los arquitectos, disueltas entre las res- formar a técnicos capaces de intervenir en el territorio
ponsabilidades de otros técnicos como los ingenieros de y en el espacio abierto a partir de los nuevos conceptos
caminos. Este hecho ha provocado un movimiento entre e instrumentos del cambio de siglo: leyes formales del
estudiantes y arquitectos para territorio y de los ecosis-
forzar la revisión del texto Sin embargo, más allá de las crisis temas, ecología artificial,
del anteproyecto de la futura endémicas de una profesión y de las sostenibilidad, gran escala,
ley, lo que se ha conseguido relación entre los objetos
de momento. Durante unas
mutaciones en los marcos legislativos, y reciclaje de los preexis-
semanas parecía que, de gol- lo más importante es detectar elementos tentes. El 4 de diciembre
pe, se iba a dilapidar todo lo positivos, actitudes que muestren una se inauguraba oficialmente
que se había conseguido en apertura de miras y conceptos por parte la titulación con una con-
el campo de la arquitectura de los arquitectos. ferencia de la prestigiosa
española, tan cualificada y paisajista norteamericana
desarrollada en las dos últimas décadas. Parecía que Martha Schwartz. La mejor forma de responder a las re-
íbamos a asistir a una especie de potlatch, consumiendo glamentaciones ambiguas y a las crisis de competencias
instantáneamente toda la calidad arquitectónica acumu- es dar un salto hacia adelante formando a profesionales
lada. Más preocupante que las especulaciones sobre las en nuevos campos en los cuales el utillaje mental de la
futuras coordenadas legislativas es que se produzca o no arquitectura pueda hacer aportaciones.
una pérdida real de la calidad arquitectónica y un debi- Por su parte, el grupo de arquitectos Metápolis
litamiento del debate cultural. En el caso de Barcelona, ha planteado para su primera aparición en público una
este fantasma de la crisis y la falta de ideas campea ya colección de propuestas y acciones, con un alto grado de
hace un par de años. En los últimos meses, algunos experimentalismo y prospección, pensadas para el Área
síntomas han puesto más en evidencia esta situación de Metropolitana de Barcelona. Agrupados en cinco aparta-
desánimo: por ejemplo, la supresión del Departamento dos distintos –strips, nudos, cuñas, fingers y hot points–
de Arquitectura del MACBA; la disminución del interés se encadenan y relacionan una treintena de proyectos,
por la arquitectura y la ciudad por parte del Centre de manifiestos, fotografías, imágenes y textos realizados
Cultura Contemporània de Barcelona, un centro cultural por una veintena de equipos de arquitectos distintos.
que había tomado la ciudad como emblema; o la escasa Aunque los autores son muy heterogéneos, la mayoría
convocatoria que han registrado algunos concursos mu- de proyectos se relacionan y anudan unos con otros, con
nicipales recientes. elementos, referencias, ideas y sistemas visuales comu-
Sin embargo, más allá de las crisis endémicas de nes. Se podrá objetar que bastantes proyectos parten de
una profesión y de las mutaciones en los marcos legisla- unas premisas excesivamente optimistas y poco críticas
tivos, lo más importante es detectar elementos positivos, con las leyes capitalistas de consumo de territorio, adop-
actitudes que muestren una apertura de miras y concep- tando un aire neoliberal y tecnocrático. Es cierto; pero,
tos por parte de los arquitectos. En este sentido, se han al mismo tiempo, la capacidad para abrir el debate, la
producido en las últimas semanas dos hechos altamente audacia de sugerencias y reinvenciones, y la evidencia
positivos: el inicio de la nueva titulación de paisajismo de que la crítica arquitectónica puede también concre-
en la Escola Tècnica Superior d’Arquitectura de Bar- tarse en proyectos y manifiestos, convierten Barcelona
celona y la presentación de la exposición y el catálogo Metápolis en un hito importante, no sólo para la ciudad,
Metápolis en la galería Ras, de la calle dels Àngels . sino para el panorama internacional. A la cultura arqui-
Esta nueva titulación de graduado superior en tectónica barcelonesa, tan realista y pragmática, siempre
paisajismo creada por la Universitat Politècnica de le ha faltado esta vertiente experimental y vanguardista,
Catalunya afronta una nueva escala y un nuevo cam- capaz de jugar con los conceptos y de imaginar solucio-
< nes liberadas del constreñimiento de la estricta realidad.
Jardí Botànic. Carlos Ferrater, Josep Lluís Canosa, Bet Figueres. En países como Holanda, cuya arquitectura tanto des-
Foto: Josep Maria Montaner/Zaida Muxí, 1999. lumbra actualmente, o como Francia, que ha recuperado

145
cierto liderazgo en el contexto contemporáneo, se ha ro que la manera como se gestiona el nuevo Plan general
alcanzado un período de auge a fuerza de años de in- metropolitano, que nunca se acaba de presentar comple-
versión, becas, premios, concursos, exposiciones para tamente a la luz pública, o la manera como se llevan
promover a los jóvenes e institutos de arquitectura para adelante los proyectos de gran escala gestionados por
incentivar la creatividad, la calidad y la cultura. Barcelona Regional, siempre blindados por el mayor se-
Que aumenten la preparación académica y el cretismo y desconfianza? ¿Se corresponde con la cultura
debate cultural, y que tomen mayor relevancia los téc- contemporánea del cambio de siglo que las decisiones
nicos que intervienen en la mediana y la gran escala, en sobre el futuro metropolitano y territorial sigan siendo
el paisaje y en el territorio, los que piensan más en los llevadas en secreto, sin atender a opiniones y asesora-
sistemas, las relaciones y redes entre los objetos que en mientos, exposiciones públicas y debates abiertos?.
proyectar los objetos autónomos; todo ello es una buena Ante esta realidad de un planeamiento territorial
noticia, la mejor respuesta a la crisis conceptual y legal gestionado de manera anacrónica, cerrada y persona-
de la arquitectura española. En este sentido, la provo- lista, las propuestas de Metápolis, por muy teóricas y
cación al debate por parte del grupo Metápolis es vital marginales que puedan ser, se convierten en una ventana
en el ambiente aletargado y conformista de Barcelona. que plantea la posibilidad de que existen otros caminos
Mientras el discurso oficial es el de la participación, la para pensar, proyectar y gestionar las estructuras metro-
transparencia y la democracia, la realidad de la discu- politanas. La normalidad democrática consistiría en que
sión en el terreno del urbanismo y el planeamiento es hubiera muchas plataformas llenas de ideas y propuestas
totalmente otra. ¿Hay algo más antidemocrático y oscu- como Metápolis en Barcelona.

BARCELONA 2040 18 de junio de 1999

Al final de su libro El viaje imposible. El turismo y sus cas en los geriátricos, primas para funcionarios...
imágenes, el antropólogo francés Marc Augé se plantea Gran parte de la ciudad ha quedado totalmen-
cómo será el París del futuro y lo sitúa precisamente en te tematizada. Ciutat Vella es un núcleo cultural con
el 2040: Una ciudad dominada por la productora Disney, bibliotecas, museos y tiendas de arte y diseño; sus
en la que sólo vivirían com- residentes subvencionados
parsas de la ciudad tematiza- La facilidad demostrada en Barcelona constituyen una muestra de
da. La inteligente sugerencia ciudad multicultural, con
de Augé podría trasladarse
para realizar réplicas ha llevado a cupos de representantes de
a Barcelona: ¿cómo será disponer en el frente marítimo de otra cada etnia. El Eixample
Barcelona, no en el cercano Pedrera y de otro Palau de la Música alterna su carácter de barrio
espectáculo del 2004, sino para visitas del turismo masivo. La de oficinas con importantes
en el 2040? Imaginemos un Sagrada Familia, ya terminada, es el más núcleos de residencias para
futuro, a veces utópico, casi importante parque de ocio de la ciudad, ancianos, incluyendo, a la
siempre distópico; hagamos manera norteamericana,
prospectiva.
gestionado por un consorcio formado por algunas superislas tranqui-
En el 2040 la población Disney, la CNN, el Episcopado las que están vedadas a los
que viva en Barcelona habrá y el Ayuntamiento. menores de setenta años.
disminuido notablemente: Gràcia mantiene su espíritu
por debajo del millón de habitantes, cifra a la que cada alternativo, totalmente subvencionado por la Adminis-
día se suman otro millón que viene a trabajar en el sector tración. Poblenou, la Villa Olímpica y el Front Marítim
de los servicios y otro millón de visitantes que se acerca se han especializado en industrias limpias, adecuadas
a la ciudad de las compras y de la gran concentración de para visitas diarias de público, y en zonas residenciales
espectáculos –auditorios, teatros, cines, centros de ocio. con alto porcentaje de niños y jóvenes. La montaña de
Y eso que una cuarta parte de los barceloneses reciben Montjuïc es una gran área de cultura y parques. El Poble
algún tipo de subvención para poder sobrevivir en una Sec y Sants concentran la mayor parte de los hoteles.
ciudad modélica y carísima: descuentos en los altísimos Les Corts y Sarrià están dedicados a equipamientos uni-
alquileres en las áreas monumentales, ayudas económi- versitarios y de investigación. Sólo Nou Barris mantiene

146
la diversidad sin tematización que era típica a finales del información para acceder a las calles en los momentos
siglo XX, ya que en el resto de la ciudad histórica y turís- menos congestionados; zeppelines luminosos anuncian
tica la funcionalidad está totalmente planificada y todo las múltiples actividades nocturnas. La Plaça de Ca-
ha sido monumentalizado. talunya es el centro neurálgico, el no lugar donde los
La facilidad demostrada en Barcelona para realizar autocares desembarcan a los turistas, todos los negocios
réplicas ha llevado a disponer en el frente marítimo de que dan a la plaza son franquicias de multinacionales y
otra Pedrera y de otro Palau de la Música para visitas del un enorme centro de información ofrece visitas virtuales
turismo masivo. La Sagrada Familia, ya terminada, es el en inglés.
más importante parque de ocio de la ciudad, gestionado El número de profesionales dedicados a la
por un consorcio formado por Disney, la CNN, el Epis- protección y al control –policías, guardias urbanos,
copado y el Ayuntamiento. monitores, guías, guardias jurados– se va multipli-
Siguiendo esta lógica, el acceso a la ciudad está cando. La mendicidad y el dormir en la calle han sido
controlado con peajes obligatorios que se pagan a tra- prohibidos en la ciudad modélica y en las periferias se
vés de todos los medios de transporte. Para favorecer han construido albergues que ofrecen una cama, una
el comercio y un medio ambiente descontaminado, la dirección en Internet, ducha, lavandería y armario a
ciudad está casi toda peatonalizada. De esta manera, los miles de marginados, que esperan alguna oportunidad
problemas sociales, económicos y medio ambientales se para entrar en la sociedad temática y cuyas listas se van
han trasladado a las periferias, en las cuales siguen do- engrosando con la afluencia de los que la ciudad del
minando las autopistas, con coches y camiones, y en las éxito escupe.
cuales los embotellamientos son colosales. En este horizonte del 2040, Cataluña estaría ya
Barcelona es una ciudad en la que todo aconteci- totalmente urbanizada, con un crecimiento de segundas
miento está previsto y controlado. Los atascos y la den- residencias que, tras el agotamiento de la franja coste-
sidad del tráfico han aumentado –aunque ahora sea en ra, habría copado todas las áreas de montaña gracias
microbuses eléctricos, taxis robotizados, bicicletas, cin- a la proliferación de autopistas y túneles. Dentro de
tas transportadoras y escaleras mecánicas– por los tres esta inmensa masa construida destacarían las reservas
millones de personas que la recorren cada día: altavoces zoológicas, forestales y simbólicas, entre ellas dos
en las playas advierten de cualquier incidencia; en las grandes parques agrarios en los deltas del Llobregat y
avenidas más transitadas –el Passeig de Gràcia y la calle del Ebro, donde se mostraría en qué había consistido
de Montcada, siempre llenas de turistas, se parecen a las la agricultura. Y en el centro de todas las redes y de la
calles de Venecia– se alerta de las aglomeraciones pea- inmensa masa urbanizada, una Barcelona tematizada,
tonales y se proponen rutas alternativas desde pantallas peatonalizada y turística, una especie de isla platónica,
gigantes; avisos a través de las redes de teletrabajo dan modélica y mitificada.

POR UNA CULTURA RELACIONAL 30 de septiembre de 1999

El mundo se transforma de manera cada vez más acele- más tiempo la cultura cerrada y redundante de las élites
rada y vivimos una condición permanente de cambio. En intelectuales, basada en alardear de la posesión de co-
esta situación, si reconocemos que los modelos cultura- nocimientos y dirigida de manera endogámica al mismo
les dominantes son obsoletos, sería necesaria la eclosión público minoritario. Un pensamiento cansino y viciado,
de nuevos conceptos de cultura. cautivo de las rencillas universitarias y de la estéril de-
Por una parte, es inaceptable la cultura totalizadora fensa de parcelas del saber por parte de aquellos espe-
de la globalización, del pensamiento único, de los homo- cialistas incapaces de aceptar la complejidad del mundo
geneizadores medios de comunicación de masas; como real y la disolución de las fronteras disciplinarias.
tampoco podemos aceptar a sus profetas, los apologistas Deberían recrearse culturas más democráticas y
de los nuevos medios técnicos y los pensadores neoli- abiertas, basadas en los intercambios multidisciplinarios
berales. Se trata de propuestas que en la mayoría de los y en la posibilidad de establecer relaciones comparati-
casos tienen sus raíces en los modelos culturales y en los vas e interpretativas entre las artes, el pensamiento y la
intereses económicos norteamericanos. ciencia. Se trataría de ensayar sin miedo, de crear redes
Pero, por otra parte, tampoco tiene sentido por de interpretación y acción que impliquen al máximo nú-

147
mero de personas. Lejos del hermetismo y la erudición ellas, interpretándolas, comparándolas y haciéndolas su-
injustificada, la cultura debe aportar instrumentos para yas mentalmente, revisitándolas cuando quiera.
que seamos cada vez más conscientes, cultos y libres, En su libro Las tres ecologías (1989) Félix Guatta-
colaborando a la mejora de las sociedades. Como ha di- ri definió los tres registros hacia los que dirigirse para
cho Edgar Morin, “saber, sin relacionar lo que sabemos, superar la condición actual: la subjetividad humana,
apenas vale para nada”. generando una nueva cultura que comporte un reforza-
Se trataría de elaborar nuevas culturas que supe- miento de un sujeto contemporáneo, singular y liberado
rasen los dos polos del pensamiento único y masivo y de las presiones mediáticas; las relaciones comunitarias,
del pensamiento para élites –que en el fondo llevan a reconstruyendo las relaciones sociales de solidaridad y
lo mismo, a marginar los emancipación y relanzando
sujetos de la posibilidad de Unas nuevas culturas relacionales la noción de interés colec-
pensar y elaborar sus propias que adiestrasen en el conocimiento tivo; y el medio ambiente,
interpretaciones del arte y afrontando con imaginación
del mundo. Unas nuevas cul-
de las diversidades culturales y de las la crisis que comporta la
turas relacionales que adies- características de los diversos contextos, desmesurada transfor-
trasen en el conocimiento de que integrasen las diferentes propuestas mación del territorio, el
las diversidades culturales emergentes frente a la tendencia a la deterioro del planeta y el
y de las características de homogeneización y al dominio. aumento de los desequili-
los diversos contextos, que brios sociales. El estado del
integrasen las diferentes pro- medio cultural en Cataluña
puestas emergentes frente a la tendencia a la homogenei- y el pobre reflejo que tiene en el panorama internacional
zación y al dominio. En este sentido, el mayor fracaso es otra muestra de una situación insuficiente.
del humanismo contemporáneo ha sido que el sistema El gobierno de Jordi Pujol ha sido incapaz de fo-
de valoración capitalista, con su carácter de equivalente mentar ninguna política cultural que no sea la infantili-
general y hegemónico, haya aplastado todos los demás zación por medio de la televisión, la institucionalización
modos de valoración. El arte, la poesía, la música, la de cuatro autores orgánicos o la conversión de la cultura
creatividad, el paisaje, la investigación filantrópica, la popular en tópicos. En este sentido, no existe realmente
vida social y cultural, tal como señalaron T. W. Adorno y un espacio propio de la cultura en Cataluña.
G. E. Debord, todo ha quedado subsumido dentro del va- No parece que este reto sea una cosa menor, y si
lor de cambio y dentro de los procesos de consumo; todo Pasqual Maragall ganase las elecciones autonómicas,
es mercancía. Que el magnate propietario de una obra de uno de sus objetivos debería ser el de fomentar nuevos
arte pueda hacer con ella lo que quiera, incluso destruirla, tipos de cultura: abierta, democrática y relacional, basa-
tal como se temió el pasado mes de julio con el “Retrato dos en la participación, en las diferencias, en la máxima
del doctor Gachet” de Vincent van Gogh, es la muestra libertad de expresión, en la continua evolución, en la
del mayor fracaso de la cultura: no haber sabido salvar pluridisciplinariedad, la complejidad y la investigación.
nada de los patrones de la globalización del capital, no No en vano la Barcelona actual, con la calidad de sus
haber sabido instaurar otros criterios que no sean los del espacios públicos y con su masa crítica, si se propusiera
rendimiento y el beneficio. La naturaleza, el arte, la be- salir de su feliz letargo de premios y fiestas, podría ser
lleza, la arquitectura y la ciudad son patrimonio de todos; pionera en la búsqueda de estos nuevos tipos de culturas
cualquiera ha de tener derecho a disfrutar libremente de alternativas y relacionales.

LOS SIGNIFICADOS DE SEATTLE 9 de diciembre de 1999

Afortunadamente, una de las últimas noticias destacables tres ópticas: el carácter propio de Seattle, los aconteci-
del final de siglo posee una gran riqueza de significados. mientos de Seattle como puesta en escena de las contra-
Los conflictos que estallaron durante la cumbre de la Or- dicciones del imperialismo globalizador y, por último,
ganización Mundial de Comercio (OMC) en Seattle han dicho fenómeno en relación con nuestra sociedad.
puesto en evidencia hechos bastantes trascendentales Seattle, emblema de ciudad rica, culta y creativa,
cuyos significados podemos intentar interpretar desde se ha convertido en los años noventa en ejemplo de

148
ciudad que trabaja en la dirección de la sostenibilidad, incompatible con la sostenibilidad, con el respeto por
intentando conciliar los compromisos de la Administra- el medio ambiente y por las diferencias culturales, y en
ción con la iniciativa de los ciudadanos. qué medida agrava los desequilibrios regionales y las
Con sus indicadores de sostenibilidad iniciados desigualdades sociales.
en 1993 y su Seattle’s Comprehensive Plan. Towards En este sentido, los efectos de la presión de la
a Sustainable Seattle (1994-2014) está intentando economía global ya se están notando en los territo-
demostrar que un cuidado por el medio ambiente y la rios y en las ciudades al imponer su ley universal:
sociabilidad acaba siendo rentable económicamente todos los derechos son para la libre expansión de los
para la comunidad y beneficioso para todo el planeta, intereses comerciales de las empresas transnaciona-
sobre todo si se conside- les, mientras que todas las
ra que el indicador de la Los hechos de Seattle han puesto en obligaciones y los gastos
calidad de vida vecinal evidencia hasta qué punto esta nueva son para los gobiernos,
amistosa e interconectada que deben tener a punto las
es tan importante como el
ronda de liberalización comercial infraestructuras de trans-
PIB. Por ello no es casual mundial, implacablemente depredadora porte, comunicaciones y
que Seattle, una ciudad de toda normativa o regularización energía. Por estas razones,
prestigiosa por su capaci- local, es totalmente incompatible con la las tendencias conducen a
dad para organizar eventos sostenibilidad, con el respeto por el medio territorios de monocultivo,
deportivos, musicales, ambiente y por las diferencias culturales, ciudades especializadas
culturales o económicos, con sus tejidos urbanos
fuera elegida como sede de
y en qué medida agrava los desequilibrios segregados, modos de vida
la magna reunión de empre- regionales y las desigualdades sociales. organizados en barrios ce-
sarios y políticos, y que, al rrados, imposición de un
mismo tiempo, Seattle, con sus calles y parques, con consumo totalizador, celebrado en grandes almace-
sus facilidades para establecer contactos sociales y cul- nes, shoppings y galerías comerciales, fuera del que
turales, potenciara un despliegue inusitado de grupos no puede existir nada ni nadie.
alternativos –ecologistas, sindicalistas, anarquistas, Paradójicamente, estas transformaciones estructu-
movimientos vecinales y organizaciones no guberna- rales que se están gestando desde principios de los años
mentales–, representantes de aquellos sectores que se noventa se producen ante la pasividad de la sociedad
oponen a una concepción imperialista y exclusiva de catalana.
la globalización. Y es entonces cuando vienen a cuento aquellas
Una estructura urbana bien cohesionada ha ser- ideas del culto arquitecto italiano Ernesto Nathan Ro-
vido de escenario para poner en evidencia las graves gers cuando escribía sobre la necesaria dialéctica entre
contradicciones del neoliberalismo y para permitir continuidad y crisis.
identificar, aunque fuera muy fugazmente, a los repre- Mientras las crisis y transformaciones recorren el
sentantes de los distintos bandos, incluyendo a las fuer- planeta y cada sociedad se define frente a unas nuevas
zas policiales, defensoras como siempre de los intereses pautas de globalización que están influyendo desde el
de los poderosos. exterior al interior de cada sociedad, aquí una socie-
Todo un privilegio de visión en una época en la dad autosatisfecha por unos logros reales se mantiene
que está resultando tan difícil otorgar rostro a los prota- estática, con los mismos criterios para el gobierno
gonistas de la historia, con empresarios camuflados tras autónomo y con los mismos técnicos para la gestión
las siglas de las compañías transnacionales y proletaria- municipal que hace veinte años (pujolismo, bohiguis-
dos explotados en los países productores. mo, acebillismo...).
Toda una esperanza en un período en el que se Un exceso de cambios no deja que nada se
había proclamado el fin de las ideologías y de la historia consolide, pero un exceso de continuidad puede ser
y en el que para los intelectuales neoliberales no existía paralizante. Por lo tanto, la dialéctica entre continui-
otra alternativa moderna que la lógica inapelable del dad y cambio es ahora más necesaria que nunca para
mercado. afrontar con consistencia una realidad internacional
Los hechos de Seattle han puesto en evidencia en continua transformación y unos mecanismos glo-
hasta qué punto esta nueva ronda de liberalización balizadores de los que nadie puede escapar y respecto
comercial mundial, implacablemente depredadora con a los cuales cada persona y cada sociedad deberían
toda normativa o regularización local, es totalmente definirse.

149
ARQUITECTURA Y NATURALEZA 23 de diciembre de 1999

1999 ha sido un año de inauguraciones, especialmente reconciliación entre naturaleza y metrópolis; un lugar
felices para los melómanos: se inició el año con la desde el cual disfrutar de esta naturaleza recreada y de
inauguración del Auditori y se ha culminado con la las vistas hacia el sudoeste de la ciudad.
apertura del Gran Teatre del Liceu renovado. Y en Olot hace unos días se terminaban las obras,
Entre otras obras, también se inauguró la nueva fase sin inauguración oficial, de la primera fase del Estadi
del Museu Picasso y la primera fase de la reconver- Tussols-Basil para el atletismo, proyectado en 1991 por
sión de la antigua fábrica los arquitectos Rafael Aran-
Casarramona en centro de Podríamos decir que éstas son obras da, Carme Pigem y Ramón
exposiciones de la Funda- proyectadas ya con el utillaje mental del Vilalta, y que de momento
ció “la Caixa”. queda a la espera del inicio
Sin embargo, más
siglo XXI, entendiendo que la arquitectura de los entrenamientos el
allá de estas obras tan re- no es un objeto sino un juego de próximo marzo. Inscrito
presentativas, aún es más relaciones, que su identidad formal se va delicadamente en el paisaje
gratificante que se hayan elaborando en relación con el entorno, y en la topografía, se ha
inaugurado las primeras fa- recreando y respetando la naturaleza en conservado en el interior
ses de dos obras que pueden su sentido más amplio –ya sea la ciudad del área que configura el
parecer menores pero que recorrido de las pistas una
son muy importantes por
dada o el contexto no urbanizado. parte de los centenarios
su concepción innovadora e robles albar, un árbol autóc-
inédita. Curiosamente ambas obras tienen en común que tono escaso y de lento crecimiento. El estadio se hunde
han sido proyectadas y realizadas en estrecha relación y encaja en el terreno, con las gradas realizadas como
con la naturaleza. pequeños taludes. Al respetar el lugar, se consigue re-
El 18 de abril se inauguraba en Barcelona el nuevo crear la atmósfera primigenia de los juegos en la planicie
Jardí Botànic, justo diez años después de que los auto- griega de Olímpia.
res –el equipo formado por Carlos Ferrater, Josep Lluís Se ha demostrado ante estrictos controles fede-
Canosa, Beth Figueras, Joan Pedrola y Artur Bossy– ga- rativos que en un estadio contemporáneo es posible
naran el concurso convocado al efecto. conservar la naturaleza en su propio interior y se ha
Dicho proyecto ha sido uno de los primeros en el conseguido el objetivo de acercar las carreras atléticas
panorama internacional que ha puesto en práctica las a la naturaleza, interpretando el espacio deportivo como
nuevas posibilidades que las geometrías fractales han un claro en el bosque.
planteado desde la nueva ciencia para la creación de for- Podríamos decir que éstas son obras proyectadas
mas inspiradas en el caos y el azar de la naturaleza. ya con el utillage mental del siglo XXI, entendiendo
En este caso, dicha recurrencia no es nada forzada que la arquitectura no es un objeto sino un juego de
ni violenta, sino que se ajusta de la manera más lógica y relaciones, que su identidad formal se va elaborando en
adecuada, bella y sugerente, humana y natural, al lugar relación con el entorno, recreando y respetando la natu-
en Montjuïc y al programa de arquitectura al aire libre. raleza en su sentido más amplio –ya sea la ciudad dada o
Una estricta geometrización basada en una malla el contexto no urbanizado.
triangular tridimensional que se adapta a la topografía El edificio ya no ofrece fachadas representativas
permite organizar el espacio, estructurar los recorridos, sino que la arquitectura se basa en la experiencia de los
racionalizar las infraestructuras, sistematizar los traba- recorridos y en la interpretación por parte del espectador
jos de investigación y facilitar el mantenimiento. de la dispersión contemporánea.
Además de su atractivo arquitectónico, el nuevo Son obras pensadas para un espectador activo y
jardín ofrece cada día una nueva imagen, según la luz y sagaz que sabe superar las convenciones y al que le
la atmósfera, las estaciones del año y el paulatino creci- satisface dejarse sorprender, asumiendo el esfuerzo
miento de la vegetación. planteado por una parte del arte contemporáneo que
De esta manera, recreando la flora mediterránea, –como el surrealismo, el cubismo, el arte conceptual,
un antiguo vertedero de basuras se ha convertido en un el minimalismo o todas las manifestaciones del arte de
jardín en forma de acrópolis; un lugar para la catarsis acción–, ha inaugurado un nuevo estatuto interpretativo
que, como Delfos o el Cristo de Botafogo, permite una para la obra de creación.

150
Que en un año se hayan inaugurado estas dos obras y aumentado las plantaciones. De la misma manera que
es un signo del buen nivel de la arquitectura catalana, es necesario que pronto se inicie la segunda fase del
de que no ha perdido tanto su ambición, clarividencia estadio con la construcción del minimalista edificio de
y capacidad expresiva. Quizás la crisis no sea tan pre- los vestuarios. Se trata de obras que, por su contacto con
ocupante, pero en cualquier caso ambas obras conllevan la naturaleza, van a tener una vida orgánica distinta a la
un aviso de atención. Se trata de conjuntos de lenta de los edificios convencionales y requieren un manteni-
construcción que aún esperan una segunda fase de con- miento adecuado de los elementos vegetales.
clusión definitiva y que, por lo tanto, no pueden abando- Es de esperar que tanto administradores como
narse o retrasarse. Es necesario construir cuanto antes el usuarios sepan valorar las especiales cualidades de am-
Instituto Botánico del CSIC en Barcelona e ir cuidando bos proyectos.

151
2000
Los artículos seleccionados intentan tener mucho peso crítico. El dedicado a las
catedrales de consumo y al centro comercial de La Maquinista enfatiza el factor
negativo para la ciudad cuando dominan los espacios del consumo y, por lo tanto,
la amnesia, el olvido que implica toda imposición constante de nuevos productos. La
guerra del automóvil afronta un problema contemporáneo intemporal: el alto nivel de
siniestralidad en las carreteras europeas en general y en las catalanas en concreto, con
unos puntos negros en los que la Administración no actúa. Una guerra, una plaga o un
porcentaje de asesinatos que la sociedad acepta como mal menor pero frente al cual no
actúa. Los norteamericanos se autoinmolan con armas y los europeos con accidentes
de automóvil; un verdadero absurdo. Por otra parte, había intentado en dos ocasiones
anteriores escribir un artículo valorativo de la intervención en la reconstrucción del
Liceu, pero me había autocensurado por afecto y admiración hacia su autor, Ignasi de
Solà-Morales. Tras un año de funcionamiento pensé que era el momento de afrontar el
desafío de opinar. Por último, “Repensar el urbanismo” podría interpretarse como una
de las justificaciones de estos mismos artículos en un intento de repensar el presente
de las ciudades, partiendo del caso de Barcelona; precisamente dicho artículo fue
seleccionado por la revista Recull, en su número 6, editada por el Col·legi Oficial
d’Arquitectes de les Balears.
CATEDRALES DEL CONSUMO 26 de enero de 2000

Lo que está coronando las ciudades contemporáneas no Sin embargo, aún hay resquicios y alternativas.
son los grandes edificios comunitarios, tal como propo- Tras unos años de funcionamiento, una operación como
nía en 1919 la utopía de Bruno Taut, sino las catedrales el Maremágnum se puede interpretar ahora de una
del consumo: los centros de ocio y entretenimiento y manera diferente a como se criticó en el momento del
los estadios. Ya lo había escrito Guy Debord con tanta proyecto. Había el peligro de que el complejo lúdico y
clarividencia en 1967: “El espectáculo es el momento comercial se convirtiera en un lugar exclusivamente de
en que la mercancía ha lo- consumo y en un espacio
grado la colonización total Fusionar el comercio con el deporte es público privatizado, pero
de la vida social”. Y estamos el mecanismo para retroalimentar el gracias a su localización y a
totalmente sumergidos en la su forma se ha transformado
sociedad del espectáculo y
reencantamiento que continuamente en un polo de atracción, un
del simulacro. Es por esta necesitan tanto el fútbol como el consumo espacio urbano que enrique-
razón que han aparecido en […] Con un cuidado planeamiento urbano ce la ciudad. El Maremág-
Barcelona proyectos como y con una arquitectura de calidad, sensible num –junto al Aquari pero
Barça 2000, que aunque al lugar, es posible integrar los centros también junto a unos cines
parezca muy local responde lúdicos y comerciales a la ciudad, y así y un Imax de ubicación muy
a la “norteamericanización” discutible–, se ha consti-
a la que están sometidos la
aportar nuevos espacios urbanos. tuido en un nuevo nudo de
mayoría de países: que todo centralidad que aprovecha el
pase por el dominio que el empresariado norteamericano lugar privilegiado al final de la Rambla. Otorga sentido
tiene del conductismo aplicado a los hábitos de consumo al último tramo para que el itinerario a rebosar de gente
y que unos pocos decidan qué, cuánto y cómo consu- encuentre ahora la prolongación que le permite gozar del
mimos. Felizmente aparcado, Barça 2000 no estaba tan mar y, si se quiere, redondear el recorrido yendo hacia
lejos en sus planteamientos del proyecto “yanqui” para el final de Via Laietana, la Barceloneta o el Moll de la
Diagonal Mar. En este caso, el espectáculo de masas Fusta. La existencia de la pasarela de la Rambla del
máximo de la ciudad, el Barça, ha pretendido erigir su Mar –que podría haber tenido otra forma, sin la com-
propia catedral del consumo aprovechando el tirón de plicación del puente giratorio– es imprescindible para
los miles de aficionados: ofrecer todo lo que se quiera completar el itinerario urbano y acceder directamente
consumir mientras se sigue el recorrido temático que, al Maremágnum. Por su forma dispersa, organizada en
bajo un simulacro de gigantesco techo verde, conduce torno a espacios abiertos, el conjunto rechaza la mor-
al campo de fútbol. Fusionar el comercio con el deporte fología típica de ratonera de los centros comerciales y
es el mecanismo para retroalimentar el reencantamiento se convierte en un gran pórtico que es posible atravesar
que continuamente necesitan tanto el fútbol como el fácilmente, comportándose como las decimonónicas ga-
consumo. No en vano el mundo del deporte es el más lerías comerciales. Y lo que se ofrece es real: el muelle,
importante creador de medios y significados de consu- las vistas hacia la ciudad y un poco de mar. Obras como
mo ya que genera insistentemente modelos y noticias. ésta, o como la “Illa Diagonal”, nos demuestran que la
Hemos pasado de la sociedad productiva a la so- lógica del mercado no es unívoca, sino que hay muchas
ciedad consumista. El sujeto ha pasado de trabajador a posibilidades y matices. Con un cuidado planeamiento
consumidor. La teorización neomarxista de George Ri- urbano y con una arquitectura de calidad, sensible al lu-
tzer en 1999 es clave para interpretar este fenómeno: el gar, es posible integrar los centros lúdicos y comerciales
dominio y la explotación se centran ahora en la presión y a la ciudad, aportando nuevos espacios urbanos. Pero si
el control del consumidor. Y Barcelona no es una excep- en estas partidas parece que la ciudad ha salido ganando,
ción: la sociabilidad se va reduciendo a la celebración el polémico proyecto Barça 2000 hacía dudar del acierto
del consumo, ir de compras se va convirtiendo en la pre- de la Administración si lo aprobaba y de que realmente
dominante forma de entretenimiento y cada vez quedan aportase alguna mejora al barrio y a la ciudad.
menos alternativas de ocio que no consistan en gastar. Y es que los movimientos vecinales, el medio
< técnico ilustrado y el Ayuntamiento progresista juegan
Vista de Barcelona amb el Liceu, ampliació d’Ignasi de Solà-Morales continuamente la partida con operadores que argumen-
(1990-1998). Foto: Zaida Muxí, 2001. tan el inalterable orden de las cosas y que pretenden pa-

155
gar el menor peaje posible en cada ciudad donde invier- nuevas maneras de consumo puede no comportar conse-
ten, despreciando las consecuencias que ocasionen en el cuencias perjudiciales para la esfera pública. Es posible
entorno. Barcelona no se puede cerrar a nuevas interven- sumar sinergias: que la ciudad gane espacios urbanos y
ciones, pero al mismo tiempo ha de demostrar su masa que las inversiones económicas sean rentables. Pero en
crítica y sus exigencias. Siempre que la ciudad sepa ne- la resolución adecuada de cada operación la ciudad se
gociar a su favor y sepa contrarrestarlo, la aceptación de está jugando su futuro y su carácter colectivo.

LA GUERRA DEL AUTOMÓVIL 2 de mayo de 2000

El siglo XX se ha caracterizado por una batalla larvada Precisamente, los dos factores de síntesis, estrechamen-
que ha causado tantos muertos, heridos y destrozos te relacionados, que permiten dirigirse hacia una mayor
como una temible guerra. Recordemos las estadísticas sostenibilidad son la calidad del espacio público y la su-
de los miles de muertos y heridos que cada año se suman peración del dominio del coche. La relación que en cada
en las carreteras y ciudades españolas. En Barcelona, ciudad se da entre el poder del peatón y el del automóvil
sólo en 24 horas, en el último fin de semana de febrero es uno de los indicadores de sociabilidad más claves: el
murieron tres personas en accidentes distintos. Si hubie- espacio para peatones en relación con el espacio para
ra una epidemia con una décima parte de las víctimas coches, el tiempo que los peatones disponen en los se-
que ocasionan los accidentes de circulación cundiría el máforos para atravesar la calle, las relaciones de domi-
pánico; pero las muertes y lesiones por accidentes auto- nio entre las vías rápidas y los itinerarios peatonales, las
movilísticos son algo que, aunque algunas veces nos prioridades en el espacio público o las posibilidades de
toque muy de cerca, aceptamos como mal menor. itinerarios para los ciclistas.
Tan destructivo como estos daños es el absoluto En este sentido, las diferencias en la gestión de dos
dominio del automóvil en nuestras sociedades “coche- ciudades como Madrid y Barcelona es aleccionadora.
céntricas”, en las que el transporte privado se ha conver- Madrid, por encima de la extensa línea de metros, es una
tido en la medida de todas las cosas. Jürgen Habermas, ciudad acomodada para la circulación de los automóvi-
en su historia de la evolución de la esfera pública y les, que no tiene en cuenta los itinerarios del peatón. Un
privada en la sociedad burguesa, La transformación es- paseo como la Castellana, convertido en autopista, con
tructural de la esfera pública (1993), ya señalaba como aceras laterales estrechas y un paseo central abandona-
los nuevos inventos entran inicialmente en la esfera de do, es todo un mal síntoma. Barcelona, aunque dependa
lo público y, paulatinamen- también del tráfico privado,
te, van siendo privatizados intenta otorgar primacía a
y explotados por la sociedad
Si hubiera una epidemia con una décima las aceras y al espacio públi-
capitalista. Ello comporta parte de las víctimas que ocasionan los co, introduciendo paulatina-
que continuamente deban accidentes de circulación cundiría el mente los carriles bici.
aparecer nuevas propuestas pánico; pero las muertes y lesiones por Por otra parte, las
de sociabilización para con- accidentes automovilísticos es algo que, formas que ha adoptado el
trarrestar la tendencia auto- aunque algunas veces nos toque muy de territorio urbanizado en las
destructiva y depredadora últimas décadas han sido
del sistema. Es evidente que
cerca, aceptamos como mal menor. conformadas exclusiva-
las ciudades y los territorios mente a la medida de los
se han reestructurado en función del automóvil. Y si medios de transporte individual y, por lo tanto, se han
puede seguir teniendo cierta lógica recurrir al automóvil convertido en demasiado dispersas para ser atendidas
para desplazarse a contextos no urbanos, es cada vez por el transporte público. El límite de la aberración es
más aberrante que en las ciudades siga dominando el la invasión de las ciudades por los 4x4, máquinas infer-
coche cuando desde hace tiempo está demostrado que la nales todoterreno pensadas para destruir el medio am-
calidad de vida urbana es incompatible con el automó- biente a costa de su desgaste y del derroche de energía.
vil. Convertidas en pistas para un invento tan concreto Posiblemente sean los caracteres más fascistas y prepo-
como los autos, las ciudades se nos presentan como un tentes los que adoptan el todoterreno en la ciudad, fuera
absurdo, como la oportunidad perdida de ser humanas. de toda lógica y por encima de la escala y la densidad

156
de las ciudades mediterráneas. del individualismo; es el símbolo del capitalismo más
Todo ello no es más que una muestra de cómo una salvaje e irresponsable. Si en el siglo XX se medía el
industria, tan protegida, tiene sometida a la sociedad progreso con indicadores como el aumento de la venta
bajo sus intereses. Con las ciudades y las carreteras de automóviles, esperemos que en el siglo XXI se inter-
saturadas, sigue dominando una publicidad basada prete que una sociedad progresa si se producen menos
en el mito moderno del automóvil. Y la necesidad de coches y más bicicletas o más de cualquier otro invento
un continuo aumento del parque automovilístico es la no contaminante y que favorezca la sociabilidad. Es ya
justificación de que haya cada vez más conductores, ya el momento de pasar a la acción, tal como ya sucede
sean jóvenes conduciendo motos veloces o ancianos sin en otras ciudades: en Londres el último viernes de cada
reflejos para manejar automóviles potentes. mes los ciclistas colapsan el tráfico del centro y en París
Posiblemente llegará el día en que las empresas el pasado 19 de marzo peatones, ciclistas y patinadores
automovilísticas sean objeto de denuncias y juicios por convirtieron la ciudad en una fiesta contra el dominio del
accidentes, por publicidad engañosa o por el deterioro coche. La razón está a favor de la mayoría de los ciuda-
del medio ambiente, tal como ya ocurre con las com- danos que utilizan los transportes públicos y que desean
pañías tabacaleras. Es ya el momento de reconocer que un tráfico pacífico y tranquilo, y en contra de la minoría
el coche es la objetualización del absurdo, de la prisa y que sigue devorando las ciudades con sus automóviles.

LA MAQUINISTA: AMNESIA Y CONSUMO 10 de julio de 2000

Como todo gran producto urbano, acabado y autónomo, promotores de la remodelación de los antiguos solares,
el centro comercial de La Maquinista en Sant Andreu, aprovechando las demoras de la burocracia municipal,
recientemente inaugurado, se nos presenta con el impac- consiguieron una primera aprobación de su magno pro-
to de la novedad y el delirante olvido de toda memoria. yecto a través de la Generalitat de Catalunya. A partir de
Olvido de que en el lugar donde se levanta existieron entonces se produjo uno de los pulsos más complicados
las naves de La Maquinista, la gran fábrica metalúrgica y tensos de la Barcelona contemporánea, hasta que en
catalana y uno de los focos de las luchas sindicales, jun- 1997 se aprobó la licencia del conjunto, lo que creó cier-
to a la Seat y a la Pegaso. Y olvido también de un largo ta inquietud entre los pequeños comerciantes.
y tortuoso proceso urbanístico en que la promotora, la Pero cada vez que se inaugura una nueva catedral
multinacional franco-britá- del consumo todo se olvida.
nica GEC-Alsthom, ha ju- De la antigua fábrica no ha quedado nada Estamos en una sociedad en
gado de la manera más dura la que hemos dejado de ser
presionando a la Generalitat
y conviene recordar que en los países productores con memoria
de Catalunya y al Ayunta- de origen de los promotores, Francia e para convertirnos en con-
miento de Barcelona. Inglaterra, el patrimonio industrial es sumidores compulsivos y
La Maquinista Terres- más valorado. Pero esto es España y ya amnésicos. Al mismo tiem-
tre y Marítima, en el eje de sabemos que la modernización española po, se silencia que existe
la industrialización catalana, ha sido especialmente rápida, de nuevos un magnífico anteproyecto
fue creada en 1855, con una de museo histórico-social
primera sede en la Barcelo-
ricos, sin gusto, autocrítica ni memoria. de La Maquinista Terrestre
neta, que posteriormente se y Marítima, iniciado preci-
trasladó a las instalaciones edificadas en Sant Andreu samente en 1993 por el comité de empresa. Con el ob-
entre 1918 y 1925: inmensas naves con fachadas his- jetivo de preservar las señas de identidad de la fábrica,
toricistas de ladrillo y gigantescas estructuras metálicas recogiendo la memoria de las aportaciones técnicas y
en el interior. En 1989, GEC-Alsthom inició el proceso de los logros sindicales de todos los que allí trabaja-
de adquisición de La Maquinista, en grave crisis, pro- ron, se consiguió el acuerdo de que se construyera, tal
ceso que culminó en 1991. 1993 fue el año clave del como se ha hecho, un pequeño museo en el pequeño
desmantelamiento de la fábrica en Sant Andreu y del parque público que da paso al gran centro comercial.
traslado de la empresa a Santa Perpètua de la Mogoda, Se trata de unos escasos 250 metros cuadrados que re-
ya con un nuevo nombre. También fue el año en que los ciben quienes conservan la memoria de La Maquinista

157
como compensación por los 223.000 m2 de superficie entendiendo el museo como un centro participativo e in-
de consumo. Sin embargo, los impulsores del museo, teractivo, relacionado con la cultura de los trabajadores,
representantes del comité de empresa, aún no han con- implicando a la ciudadanía y a los escolares del barrio.
seguido los medios para financiar este modesto pero Porque cualquier alternativa para preservar la memoria
imprescindible museo. e imaginar una nueva sociedad sólo puede realizarse
De la antigua fábrica no ha quedado nada y con- recurriendo a los nuevos criterios museológicos y a las
viene recordar que en los países de origen de los pro- nuevas tecnologías de la información, utilizando los me-
motores, Francia e Inglaterra, el patrimonio industrial es dios electrónicos de una manera totalmente distinta a la
más valorado. Pero esto es España y ya sabemos que la convencional.
modernización española ha sido especialmente rápida, Este proyecto de museo nos hace pensar que una
de nuevos ricos, sin gusto, autocrítica ni memoria. de las alternativas a la dominante globalización podría
Y si, ciertamente, hace diez años las administra- consistir en la alianza entre la herencia de los historia-
ciones, impulsadas por la energía olímpica, tampoco dores que guardan la memoria –como el anciano que
habrían conservado nada de la fábrica antigua, en cam- aparece en Cielo sobre Berlín de Wim Wenders–, los
bio, habrían tenido mucho más poder y convicción para intelectuales republicanos que conservan el sentido de
forzar una contrapartida digna: la construcción y finan- la historia y los veteranos sindicalistas aliados con los
ciación de un museo que recordase la historia de lo que jóvenes diestros en informática, los vídeo-artistas, los
había donde se levanta el gran centro de consumo. Con- estudiantes comprometidos y los miembros de movi-
seguir dicha compensación hace diez años habría sido mientos alternativos y vecinales, capaces de recoger
un juego de niños, pero ahora, con las exigencias feroces la memoria colectiva traspasada a través de los nuevos
de rentabilidad y con el vergonzante doblegamiento del medios de investigación y expresión.
Ayuntamiento a las exigencias de los potentes operado- Tal como dice la publicidad del centro comercial
res inmobiliarios, cualquier compensación para la colec- y de ocio La Maquinista, “los tiempos han cambiado”.
tividad se convierte en un duro proceso. De nuestra capacidad de crítica y de interpretación de la
Y ya sabemos que en esta sociedad neoliberal memoria depende que este cambio no sólo consista en
interesa mucho más el espectáculo del consumo que la que la que podría ser la Barcelona culta y cívica de los
historia del movimiento obrero y de la técnica. parques, edificios y espacios públicos se vaya convir-
Sin ninguna nostalgia, el proyecto de museo de tiendo en la ciudad amnésica de los centros comercia-
La Maquinista es modélico: ha sido pensado con el les, del ocio hollywoodiense y de los barrios privados,
uso intensivo de las nuevas tecnologías, traspasando la en la ciudad exclusiva para el consumo que imita a la
mayor parte de información a soportes electrónicos y ciudad pública real.

EL LICEU AÑOS DESPUÉS 25 de octubre de 2000

Casi siete años después del incendio y con más de un Había una decisión de partida, tomada con la
año de funcionamiento ha de ser posible escribir sobre máxima urgencia: reconstruir el Liceu tal cual para
la realidad del Liceu actual, sin precipitaciones y tam- calmar las ansias de los nostálgicos y para tapar las
bién sin presiones ni pactos de silencio, abandonando responsabilidades de las administraciones que du-
la larga epojé o espera en emitir un juicio antes de tener rante años retrasaron la reforma imprescindible del
todos los argumentos necesarios. teatro y desoyeron los avisos de catástrofe; una de-
Un primer dato revelador es que como obra arqui- cisión que ha condicionado e hipotecado totalmente
tectónica sólo haya recibido un premio: el Nacional de el resultado.
la Generalitat de Catalunya. Hoy se comprueba que la opción no fue acerta-
Aunque se trate de una obra útil, especialmente da: no es admisible en el siglo XXI un teatro de ópera
para la parte melómana y acomodada de la sociedad, en en el cual la visión, que se ha convertido en lo más
la medida que no ha habido una apuesta decidida por importante, siga arrastrando el lastre decimonónico y
contraponer lo nuevo a la viejo, por partir de una crítica anacrónico de la incomodidad y la falta de visibilidad
profunda y una superación decidida de la obra existente, hacia el escenario desde una buena parte de las buta-
el resultado final tiene poco interés arquitectónico. cas; ello sucede al mantener un teatro con planta en

158
forma de herradura, con demasiadas plazas en poco Y lo más importante es que el Liceu vuelve a fun-
espacio y con los abusivos voladizos de los palcos. cionar, que haya pasado a ser de gestión pública, que
La evidencia de estos inconvenientes ya ha provocado ofrezca una buena programación y que el público siga
incluso la previsión de un nuevo proyecto de reforma emocionándose con la música y la escena.
urgente. Sin embargo, después de ir celebrando la ceremo-
El error radica en haber otorgado tanto protagonis- nia de la nostalgia de comprobar que el Liceu es el de
mo a un edificio original mediocre, y el resultado final siempre, más limpio y brillante, pero también al volver a
no puede sorprender a nadie; habría sido ingenuo espe- sufrir todos sus defectos, se va colando la insatisfacción
rar algo mejor. Criticado duramente en su época por su de pensar que, curada ya la herida por lo que se creía
poca calidad estética, el Li- perdido, al rehacerlo casi tal
ceu original, tal como que- El resultado final es fiel a la decisión cual se ha perdido mucho
dó en 1861 tras la primera política inicial: reconstrucción de la sala más: no poder disfrutar del
reconstrucción por parte Liceu que habría podido
de Josep Oriol Mestres i
tal cual era y drástica modernización de la hacerse, en el mismo lugar
Esplugues, un maestro de maquinaria escénica. Por lo tanto, y con el mismo presupuesto,
obras de relevancia local, es es más una operación política, respetando la parte histórica
una obra floja y, por mucho administrativa y técnica que una obra en la esquina de la Rambla
que pasen los años, seguirá creativa y arquitectónica. Quedan y la calle de Sant Pau, y
careciendo de interés arqui- las aportaciones tipológicas, la realizando un teatro exul-
tectónico. En el resultado tantemente nuevo, atento a
final, lo nuevo no ha con-
actualización tecnológica, los pequeños las condiciones de visión
seguido superar la medio- detalles de modernidad y el guiño a y sensibilidad contempo-
cridad y provincianismo de la contemporaneidad en las pinturas ráneas, y no un simulacro
lo que había antes del incen- digitales de Perejaume en los rosetones. con todos sus ornamentos
dio. Y aquí radica lo grave y dorados.
en una ciudad como Barcelona, que ha llegado a final El resultado final es fiel a la decisión política
del siglo XX con evidentes logros, muchísimo más allá inicial: reconstrucción de la sala tal cual era y drástica
de lo que era a mediados del siglo XIX. Tras dos grandes modernización de la maquinaria escénica.
exposiciones (1888 y 1929), la misma Barcelona que en Por lo tanto, es más una operación política, ad-
1992 ha sido capaz de organizar y realizar unos Juegos ministrativa y técnica que una obra creativa y arqui-
Olímpicos modélicos y bastante audaces, con obras tectónica.
grandes arquitectónicas, urbanas e infraestructurales, Quedan las aportaciones tipológicas, la actualiza-
no ha tenido el acierto de mejorar cualitativamente la ción tecnológica, los pequeños detalles de modernidad y
arquitectura, el diseño, la comodidad y las condiciones el guiño a la contemporaneidad en las pinturas digitales
de visibilidad de su teatro de ópera, cuando lo tenía en de Perejaume en los rosetones.
bandeja tras el incendio. En definitiva, una regresión que ha intentado
Ello aún es más discutible si tenemos en cuenta contentar a todos, que en este caso significa respetar
que muy cerca hay un ejemplo modélico, la remodela- los gustos de una burguesía retrógrada y en franco
ción y ampliación del Palau de la Música, en el que se retroceso, unos políticos inmovilistas y una minoría
establece un diálogo creativo y sin cortapisas entre lo selecta de intelectuales aliados con el poder y deseo-
viejo y lo nuevo. sos de que nada cambie.
Es cierto que es más estimulante medirse con la Una regresión que es todo un síntoma de una
obra de Lluís Domenech i Montaner que con la de un sociedad estancada en sus objetivos culturales, ni am-
maestro de obras más bien mediocre. Y también es cier- biciosa ni autocrítica.
to que no son desdeñables las aportaciones del nuevo Y ahí se explica que el único premio obtenido, el
Liceu por lo que se refiere a las nuevas instalaciones, de Patrimoni Nacional, provenga del gobierno conser-
equipos tecnológicos y medios escenográficos, y a la vador en la Generalitat.
culta aportación que significa haber creado un nuevo El remodelado Liceu es ya una de las metáforas
foyer y cafetería debajo de la estructura de la antigua y síntomas de nuestra sociedad: aparenta ser moder-
sala; ahí se demuestra la inteligencia de los arquitectos na pero, en el fondo, es retrógrada y nostálgica, está
al saber sacar partido de su conocimiento sobre las ti- asustada ante cualquier cambio y ante el riesgo de lo
pologías teatrales. verdaderamente contemporáneo.

159
REPENSAR EL URBANISMO 12 de diciembre de 2000

Cada vez es más evidente que en realidad no hay ni han Las propuestas urbanas de Wright, marginadas por su
habido modelos únicos y dominantes de ciudad. Mien- ambigüedad, vuelven a ser repensadas desde Broadacre
tras se creía en la hegemonía de la ciudad occidental, City hasta The Living City revisando críticamente qué
todas las demás culturas –orientales, árabes, america- hay en sus visiones urbanas de rescatable y qué hay
nas– habían desarrollado sus propias estructuras urba- de anuncio de las ciudades americanas actuales a base
nas. El urbanismo racionalista de los CIAM constituyó de autopistas y casas individuales; en qué medida las
el momento más intenso de propuestas utópicas fueron
esta voluntad eurocentrista La teoría urbana es ya necesariamente manipuladas para promover
de implantar un modelo úni- fragmentaria y debe abandonar toda los suburbios-jardín y los
co, cartesiano y productivis- barrios cerrados. En Catalu-
ta. Incluso Aldo Rossi en La
premisa reductiva y unificadora; ña se consolida una visión
arquitectura de la ciudad debe partir de la certeza de que los crítica del urbanismo con-
(1966) construyó su teoría problemas de las grandes ciudades vencional, iniciada por Joan
a partir del reduccionismo son sólo aparentemente comunes: las Martínez Alier en libros
de entender la ciudad histó- preexistencias de las estructuras urbanas y como La ecología y la eco-
rica europea como el único las alternativas son múltiples y diversas. nomía (1991) y De la econo-
modelo. En la realidad, cada mía ecológica al ecologismo
ciudad se ha ido constru- popular (1992), y continua-
yendo a partir de choques y superposiciones de distintos da por Eduard Masjoan en La ecología humana en el
modelos; incluso, muchas veces, lo que se realiza es una anarquismo ibérico. Urbanismo orgánico ecológico,
versión degradada y especulativa de las propuestas teó- neomalthusianismo y naturalismo social (2000), en el
ricas. En las últimas décadas, las denominaciones que la que se reivindica la tradición del urbanismo anarquista
disciplina urbana ha lanzado para identificar los fenó- y naturalista que fue anulado por el desarrollismo y ma-
menos metropolitanos han aumentado, aunque éstas no quinismo de Le Corbusier y el GATEPAC. La escuela de
hayan sido muy capaces para caracterizarlos y transfor- Los Angeles (liderada por Mike Davis) ha generado una
marlos. La ciudad-collage de Colin Rowe, el manhatta- nueva sociología urbana, desmitificadora e hipercrítica.
nismo y la ciudad genérica de Rem Koolhaas, las edge La teoría urbana actual, tan desorientada, debe
cities de Joel Garreau o la metápolis de François Ascher, transformarse para ser capaz de integrar las nuevas vi-
han sido calificativos atractivos y clarividentes que han siones críticas y tangenciales de la antropología urbana
sido capaces de detectar síntomas dominantes, pero que de Marc Augé, de la estética de la velocidad de Paul
sólo consiguen caracterizar una parte o una de las direc- Virilio, de la radical crítica sociológica de Mike Davis,
ciones de la creciente complejidad metropolitana. Norman M. Klein y Leonie Sandercock, de la reivindi-
La teoría urbana es ya necesariamente fragmenta- cación desde la ciudadanía hecha por Richard Sennet y
ria y debe abandonar toda premisa reductiva y unificado- Jordi Borja, o de la experimentación del urbanismo de
ra; debe partir de la certeza de que los problemas de las las densidades de Manuel de Solà-Morales. De la misma
grandes ciudades son sólo aparentemente comunes: las manera, se ha de poner a prueba en propuestas concretas
preexistencias de las estructuras urbanas y las alternati- que contrarresten el pragmatismo y mercantilismo de la
vas son múltiples y diversas. construcción real de las grandes ciudades.
La necesidad de interpretaciones nuevas es puesta Al mismo tiempo, harían falta varios Benoît Man-
en evidencia no sólo por la acelerada transformación de delbrot que, tal como hizo él en la física definiendo las
la realidad urbana y territorial sino también por la crisis nuevas geometrías fractales, fuesen capaces de rescatar
de las teorías urbanas convencionales y unitarias que en el urbanismo todos aquellos fragmentos dispersos,
parten de la arquitectura, cada vez más arrastradas por la propuestas marginadas por el urbanismo depredador,
dinámica desarrollista de los operadores urbanos y por el pequeñas utopías sepultadas bajo el asfalto, experien-
crecimiento especulativo de las ciudades. Ello concuer- cias alternativas ahogadas en las manchas expansivas
da con la reaparición de propuestas urbanas que fueron del aceite urbano, que ahora deberían ser reinterpretadas
silenciadas. Todas las interpretaciones críticas de Lewis en una dinámica de revisiones y sinergias. Tal como hizo
Mumford renacen ahora con más fuerza; desde Técnica la cultura del Renacimiento y tal como es genuino de la
y civilización (1934) hasta El mito de la máquina (1967). condición posmoderna, se trata de reinterpretar crítica-

160
mente el pasado, analizando fragmentos olvidados, para de todo tipo que generan las nuevas tecnologías de la
poder formular un radical renacimiento del futuro. información y de la comunicación; la visión de la ciudad
A la teoría urbana le faltan nuevas herramientas y el territorio como un dinámico sistema de redes, rela-
y un nuevo espíritu crítico que, sin banalizar y olvidar ciones y flujos; la búsqueda de un urbanismo orgánico,
su propia tradición, sea capaz de proponer alternativas vivo y sostenible. Si el urbanismo clásico, esta discipli-
desde nuevas posiciones: la aportación de las visiones e na que se generó con la cultura urbana del siglo XIX, no
interpretaciones de las mujeres, superando una teoría ur- es capaz a principios del siglo XXI de transformarse de
bana hecha exclusivamente desde la mentalidad mascu- manera radical y crítica, con teorías abiertas y flexibles,
lina; el reconocimiento del peso de la intervención de los complejas y multidisciplinarias, acordes con los nuevos
inmigrantes y de las minorías étnicas en la transforma- paradigmas culturales, no sólo va a quedar arrinconado
ción real de las metrópolis; la atención a los movimientos por otras disciplinas emergentes sino que quedará más
alternativos, que van siendo paulatinamente integrados o marginado por la fuerza arrolladora de la construcción
silenciados; la interpretación de las alteraciones urbanas real de las ciudades.

161
2001
El período se cierra con una fecha que había sido anunciada por Arthur C. Clarke en
la novela llevada al cine por Kubrick y que los acontecimientos del 11 de septiembre
en Nueva York convirtieron en una luctuosa referencia de cambio, poniendo énfasis en
que el cambio de siglo se había producido entonces y señalando un giro del cual aún no
podemos entrever todas sus implicaciones. Una de ellas sí que es clara: la vulnerabilidad
de nuestro mundo y de su funcionamiento económico; la conciencia de la fragilidad de
nuestro planeta, tanto por la limitación de sus recursos como por la imprevisibilidad
de las grandes crisis; la dependencia de millones de personas de los altibajos de las
inversiones y las bolsas. Precisamente, el mismo 12 de septiembre, con motivo del 45.º
Congreso Internacional de Federation for Housing and Planning (IFHD) en Barcelona,
publiqué en El País un breve artículo sobre el urbanismo contemporáneo, escrito bajo
el impacto de los atentados. Este libro recopilatorio se cierra con una reflexión sobre
Barcelona, en un momento especialmente delicado, de profunda transformación social,
en el que la acción urbanística de la ciudad se centra en la operación del Fòrum 2004,
tan discutible y que ha generado tan poco debate, y en un contexto de gestión municipal
en el que el nivel de transparencia democrática es el más bajo de los últimos tiempos.
BARCELONA MULTIÉTNICA 22 de marzo de 2001

En pocos años, la composición social de Barcelona, Debemos saber aprovecharlo, sumando nuestra
especialmente en Ciutat Vella, se ha transformado cultura y memoria a la de tantos pueblos. Sin desconfiar
completamente. Una gran variedad de etnias, lenguas, ni pensando que nos vienen a quitar algo nuestro, sino
costumbres, comidas e indumentarias están enriquecien- reconociendo precisamente que la verdad es todo lo
do nuestra ciudad. Nuestra cultura, si no es enfermiza contrario: los países que han ido perdiendo sus recursos
y débil, ha de demostrar que es capaz de aceptarlos y expoliados por el poder económico del primer mundo
enriquecerse con estas apor- ahora están perdiendo sus
taciones. Barcelona dispone Barcelona va a tener su máxima riqueza miembros más activos,
ahora de una gran oportuni- en haber sabido integrar la diversidad los más jóvenes, con más
dad: la de sumar a su propia iniciativa y formación,
vitalidad la de sus inmi-
y en ir afrontando los conflictos; va a con más valor y deseos
grantes: los restaurantes y ser la ciudad mediterránea cosmopolita de mejorar, aquellos que
tiendas de diversas culturas, por excelencia, la ciudad que sabe dramáticamente para sus
las acciones artísticas y pu- enriquecer su cultura, patrimonio, calles, países abandonan la miseria
blicaciones promovidas por museos y playas al acoger una gran en busca de un lugar mejor,
los que proceden de fuera de mezcla de culturas. un país rico que les acoja
la ciudad, el influjo de nue- y al que van a colaborar a
vas iniciativas reivindicativas, asociativas y sindicales, progresar. Sin miedo, sino confiando en que los recursos
toda una energía adicional. Es cierto que los procesos humanos y técnicos, los instrumentos legales democrá-
de adaptación y evolución son necesariamente difíciles ticos, la calidad de nuestros tejidos urbanos, la creación
y lentos para ambas partes. Por un lado, y en la mayoría de nuevos diseños industriales solidarios, proyectos
de los casos, el que llega ha de ir entrando en una cultura arquitectónicos sensibles a las nuevas diversidades, o
sobre la que nada sabía. Las mafias que han traficado con la invención de mecanismos que favorezcan una cultura
una parte de los inmigrantes, trasladándolos con los ojos ecologista, todo ello puede ir ayudando a construir una
vendados desde Asia o el norte de África, generalmente sociedad más compleja, abierta y creativa.
no tienen la delicadeza de informarles de dónde los van Si Barcelona sigue por este camino de enrique-
a desembarcar, sin papeles ni comida (¿Italia, España y, cimiento de las culturas que emigran a nuestra ciudad,
dentro de España, Andalucía o luego irán subiendo por integrándolas en el tejido urbano de espacios públicos,
el mapa hasta Cataluña o hasta Francia?). viviendas, escuelas y servicios, en pocos años va a tener
Por otro lado, el barcelonés va acostumbrándose a una energía similar a la de Nueva York o París. Barcelo-
convivir con lenguas, religiones, costumbres y concep- na va a tener su máxima riqueza en haber sabido integrar
ciones del tiempo que no conoce. Y en este proceso no la diversidad y en ir afrontando los conflictos; va a ser la
bastan la buena voluntad y las buenas intenciones de las ciudad mediterránea cosmopolita por excelencia, la ciu-
teorías progresistas. Es preciso ir viviendo la experien- dad que sabe enriquecer su cultura, patrimonio, calles,
cia de conocer realmente al otro, aprendiendo de todo museos y playas al acoger una gran mezcla de culturas.
un caudal de aportaciones, pero también reconociendo Va a tener una riqueza humana admirable, continuando,
aquello criticable, para no caer en el polo opuesto de la de hecho, la propia tradición de la ciudad mediterránea:
mitificación paternalista del otro porque es pobre y des- puerto de paso e intercambio, lugar denso de la acogida
valido y, por lo tanto, siempre tiene razón. y la convivencia, la mezcla y la transformación.
Ahora, las historias a veces laboriosas y a veces Ciertamente, esta condición cosmopolita y comple-
dramáticas, a veces heroicas y a veces destrozadas por ja sería extensible al territorio catalán. Y a los nostálgi-
políticos corruptos, todos los muy diversos saberes pro- cos de la identidad de una Cataluña perdida en un pasado
cedentes de Pakistán, Bangladesh, Filipinas, Marruecos, inexistente, les recomendaría una Cataluña en miniatura,
Argelia, Santo Domingo, República Dominicana, Méxi- en blanco y negro, una caverna ancestral y primitiva, sin
co, Ecuador, Colombia, Argentina o Brasil, palpitan en la gracia andaluza y el chador árabe, sin el colorido y los
nuestra ciudad, buscan un lugar donde resarcirse de sabores tropicales, sin la poesía de Antonio Machado y
ancestrales injusticias y desigualdades. los cuentos de Borges, condenados al baile de una eterna
< sardana, contada en catalán, bien cerrada a incorporar
Les dues torres de la Vila Olímpica. Foto: Zaida Muxí, 2002. cualquier innovación o nueva amistad.

165
LA FIESTA DEL 2004 10 de abril de 2001

Ya hay proyectos arquitectónicos para el Fòrum 2004, Además, el proyecto del 2004 apenas tiene en
está aprobado un presupuesto cerrado y está a punto cuenta renovaciones y mejoras de las infraestructuras
de firmarse el pacto definitivo entre instituciones. Sin de transporte público en la zona, pues deja todo el peso
embargo, no se han despejado ni las dudas ni el es- de la movilidad al transporte privado y prevé grandes
cepticismo. aparcamientos.
El elemento esencial de confusión consiste en Tampoco los programas funcionales de los gran-
hacer coincidir dos hechos des edificios y conjuntos
totalmente distintos: la El elemento esencial de confusión consiste están nada definidos: que-
remodelación del extremo en hacer coincidir dos hechos totalmente dan pendientes los concur-
más oriental de la ciudad sos con los operadores que
y la invención de un nuevo
distintos: la remodelación del extremo los van a promover. Por
tipo de foro multitudinario más oriental de la ciudad y la invención ejemplo, los contenidos
y mediático. de un nuevo tipo de foro multitudinario del campus interuniversi-
Respecto a los pro- y mediático. […] Desde el punto de vista tario se desconocen y están
yectos arquitectónicos, será urbanístico y de integración a la ciudad, pendientes negociaciones
un privilegio tener obras de todo el conjunto del 2004 está entendido económicas y concursos de
arquitectos vanguardistas programa funcional cuando
internacionales y locales. Y
desde la autonomía de cada edificio: ya está decidida la forma
el mayor acierto es haber piezas aisladas sin ninguna relación entre del contenedor.
encargado a autores relati- ellas y mucho menos con el entorno. Por lo que respecta a
vamente jóvenes viviendas los contenidos del evento,
experimentales en la franja que delimitan las calles de la situación aún es peor, ya que continúan siendo inexis-
Taulat y Llull, siempre que se garantice que los promo- tentes; los contenidos son tan ambiguos que todo tiene
tores inmobiliarios van a respetar las innovaciones de cabida y no predomina ninguna intención clara. Se ha
cada proyecto. impuesto la idea de cultura como espectáculo efímero;
Desde el punto de vista urbanístico y de inte- nada que ver con una concepción crítica, profunda,
gración a la ciudad, todo el conjunto del 2004 está pluridisciplinaria y multicultural. Inventar el precedente
entendido respetando la autonomía de cada edificio: internacional de un Fòrum de les Cultures, tal como lo
piezas aisladas sin ninguna relación entre ellas y intuyó Pasqual Maragall, habría requerido de un esfuer-
mucho menos con el entorno. La propuesta carece de zo intelectual colectivo que no se ha hecho y que no pue-
cualquier estructura urbana que no sean sus límites y de sustituirse por los criterios puramente empresariales
la gigantesca plataforma que se ha proyectado, de for- y economicistas, productivos y de gestión que se están
mas arbitrarias, que en realidad deja, debajo de ella, aplicando. Ya en 1944 Max Horkheimer y Theodor W.
toda una ciudad de infraestructuras, como las rondas Adorno señalaron en su Dialéctica del iluminismo cómo
y la depuradora, creando la dualidad de una ciudad la industria cultural lo que hace es colaborar al aumento
representativa y una especie de submundo. La relación de la estupidez en la sociedad.
con el entorno es mínima y mal intencionada: se en- Ante esta situación crítica, la cuestión clave con-
fatiza la separación con el barrio popular de La Mina, siste en reconocer cuál va a ser, en realidad, la identidad
sobre el que se está iniciando un proyecto totalmente del Fòrum 2004, aceptando que se trata de una especie
autónomo de remodelación urbana, mientras que toda de gran fiesta –festival, feria, congreso y conjunto de
la operación del 2004 revertirá a medio plazo en po- espectáculos–, una gran celebración para justificar y
tenciar Diagonal Mar, una promoción inmobiliaria de legitimar unas inversiones públicas en la construcción
barrio cerrado que rompe con el carácter público y de infraestructuras y edificios en un lugar clave de la
mediterráneo de Barcelona y que quedará estratégi- ciudad, allí donde se tensan hasta el extremo las líneas
camente situado en el centro del nuevo frente litoral. de las rondas, la Diagonal, el frente marítimo y el río
Todo parece indicar que se trata de una gran operación Besòs. En definitiva, ha derivado en una de estas fies-
pública que acabará dejando un centro internacional tas que se organizan cuando se inaugura un túnel o un
de convenciones de gestión privada, que quedará inte- parque y que, en vez de durar un fin de semana, va a
grado a Diagonal Mar. durar cinco meses.

166
En este sentido, es necesario reconocer lo que con las inercias estatales. Pero lo que no puede hacer
es realmente el Fòrum, rechazando las explicaciones esta ciudad es que los actuales responsables del proyec-
oficiales, triunfalistas y prepotentes, que escriben con to, en vez de detenerse a resolver a fondo las contradic-
petulancia que “el Fòrum 2004 se constituye en un ciones políticas, urbanas, conceptuales, funcionales y
modelo de desarrollo ejemplar para la planificación de participativas, lo único que hagan sea huir hacia delante,
las ciudades del futuro” y admitiendo que hasta ahora invirtiendo todos los esfuerzos para que sean las campa-
ha fallado por la falta de debate urbanístico y por la ñas publicitarias y los mecanismos de la industria cul-
marginación absoluta de todo el tejido asociativo y tural los que intenten convencernos de que lo que sólo
cultural de la ciudad. es una entelequia, una gran fiesta que parece montada
Para acabarlo de complicar, tenemos el complejo para rodar un anuncio internacional de refrescos, tiene
contexto político en el que el proyecto se produce, con algún contenido más, confundiendo, malévolamente, la
un Gobierno español y una Generalitat cuya falta de industria cultural y publicitaria con la auténtica cultura y
concertación y colaboración necesaria y exigible están complejidad de los fenómenos sociales.
siendo lamentables. Ante esta situación, es cierto que Porque el problema es sobre todo el 2005: si no hay
cualquier crítica o tropiezo tienen el peligro de ser utili- un cambio cualitativo en los planteamientos nos arries-
zados por el gobierno conservador, que tiene la voluntad gamos a que el espacio urbano preparado para el 2004
explícita de frenar todos estos proyectos de Barcelona, pase a ser un lugar inhóspito y a que, al haber quemado
para que, llegado el momento, ya no sean viables por el en fuegos de artificio tres temas tan delicados como la
agotamiento de plazos y por la falta de financiación. Se cultura, la paz y la sostenibilidad, el 2004 se convierta en
trata de un ejemplo de la fuerza de una ciudad que topa una operación de desprestigio para Barcelona.

EL CONCURSO DE LA SAGRADA FAMILIA 18 de julio de 2001

Llegará un día, tarde o temprano, que se convocará un de la historia y tal como nuestra época de la reproducti-
concurso para terminar adecuadamente las obras de la bilidad técnica de la obra de arte potencia ampliamente.
Sagrada Familia. Ello sucederá cuando la minoría se- Respecto al significado, a su carácter simbólico como
lecta que sigue planteando frívolamente la paralización emblema del integrismo y conservadurismo religioso,
o demolición de lo construido acabe reconociendo que templo expiatorio de los pecados metropolitanos con-
se trata de una obra tan emblemática que lo mejor es temporáneos, toda sociedad es capaz de transformarlo;
terminarla bien. Pero, sobre todo, esto sucederá cuando ahora mismo, además de un templo es un parque temáti-
los miembros de la junta constructora del templo expia- co y turístico. Y respecto al argumento de la falta de cali-
torio se den cuenta de que ya están en el siglo XXI y no dad de las obras, no hay mejor solución que un concurso
en el siglo XIX, cuando Gaudí concibió su obra. Ya no se para garantizar la calidad del tramo definitivo.
puede seguir gestionando el monumento más visitado de Pero tampoco se aguantan los argumentos provi-
Barcelona con los criterios parroquiales tradicionales. dencialistas de los que dirigen la continuación de las
Ha habido una evolución de más de cien años y el con- obras. Viejos y nuevos problemas son suficientes para
junto de la Sagrada Familia representa fenómenos muy exigir un cambio radical de planteamientos. Incluso des-
distintos de lo que fue en sus orígenes. de la óptica anacrónica de la terminación de un templo
Es cierto que a lo largo de las obras ha habido expiatorio es clave recurrir a un buen arquitecto contem-
desaguisados: desde las intervenciones de los años cin- poráneo. Las naves de la Sagrada Familia poseen una
cuenta hasta las esculturas de Josep Maria Subirachs. estructura espacial de delirante desarrollo vertical para
Pero la potencia de la idea general de Gaudí absorbe la que es vital el desarrollo espacial longitudinal. Gaudí
estos defectos. Y ninguno de los tres argumentos básicos era consciente de ello y proyectó una fachada principal
de los detractores de la obra es ya válido. El argumento que literalmente se situaba sobre la acera de la calle de
de la autoría es el que cayó antes. Es insostenible atacar Mallorca y que, saltando sobre ella con un puente y gran
la obra porque la mayor parte no haya sido realizada en escalinata, se prolongaba por un espacio público que
vida de Gaudí. La empezó Francesc de Paula Villar, la hoy está ocupado por edificaciones, especialmente una
definió en sus directrices generales Gaudí y ha sido con- de una conocida promotora inmobiliaria barcelonesa
tinuada por otros autores, tal como ha sucedido a lo largo situada justo en el lugar previsto para la escalinata.

167
Pero hay además las nuevas cuestiones. ¿Cómo demostrado una fuerte voluntad de simbiosis con otro
integrar todos los adelantos técnicos y de instalaciones modernista, Lluís Domenech i Montaner, en la reforma
de los últimos 100 años que Gaudí no pudo prever en y ampliación del Palau de la Música Catalana; Rafael
su proyecto? ¿Cómo hacer el templo accesible, seguro, Moneo, el arquitecto español más prestigioso y sabio
bien señalizado, iluminado con los medios contemporá- que está terminando otra obra de similares dificultades:
neos, visualizable desde la sensibilidad contemporánea, la catedral de Los Ángeles, en un down town al que
con los nuevos medios de comunicación e información? cuesta tanto revitalizar; Elias Torres Tur y José Antonio
¿Cómo adecuarlo a lo que es, un atractor para la visi- Martínez Lapeña, con la suficiente imaginación y capa-
ta de los turistas? Para todo ello es necesario plantear cidad creativa para pensar este tramo final de las obras;
un concurso en el que, sin Santiago Calatrava, de obra
eliminar a ninguno de los Viejos y nuevos problemas son suficientes polémica y dispar pero,
técnicos que dignamente para exigir un cambio radical de sin duda, inspirada entre
calculan, proyectan y diri- otras fuentes en la obra de
gen las obras, se añada la
planteamientos. Incluso desde la óptica Gaudí; Juli Capella, joven
figura clave que falta: un ar- anacrónica de la terminación de un arquitecto y diseñador que
quitecto que a principios del templo expiatorio es clave recurrir a un ya ha afrontado obras tan
siglo XXI reúna cualidades buen arquitecto contemporáneo. […] complejas como el Centro
asimilables a las de Gaudí Tarde o temprano llegará el día que se vea de Ocio en Can Dragó, y
a principios del siglo XX. Al- claro que la Sagrada Familia requiere una Enric Ruiz-Geli, joven ar-
guien que dé coherencia al quitecto y escenógrafo. Por
final de la obra, resolviendo
mente creadora, un arquitecto actual de lo tanto, es posible convo-
la complejidad de la resolu- la talla que tuvo Gaudí en su época, que car un concurso, ya sea por
ción de la fachada, pensando piense este tramo final. invitación o ya sea abierto,
su terminación y acabados, con un jurado imparcial y
adecuación e interiores, y, sobre todo, pensando todas competente, en el que se permita la participación de
las relaciones del edificio con la ciudad: accesibilidad, arquitectos jóvenes.
señalización, visualización, espacios públicos, aparca- Tarde o temprano llegará el día en que se vea claro
mientos, comercios; en definitiva, remodelando toda la que la Sagrada Familia requiere de una mente creadora,
huella urbana de una obra de acceso masivo que revierte un arquitecto actual de la talla que tuvo Gaudí en su épo-
en muchas manzanas a la redonda. Alguien, además, que ca, que piense este tramo final.
aporte nuevos criterios para los acabados finales, para Entonces, la ciudad demostrará que es más de-
evitar el kitch que se anuncia si se sigue el gusto de los mocrática y que ya casi no quedan islas medievales,
promotores actuales. como el actual recinto de la Sagrada Familia. Pero
Está claro que existen arquitectos capaces de cuanto más tarde se haga el concurso, peores serán
plantearse esta complicada misión. Para evidenciarlo los desaciertos que irán desvalorizando la belleza de la
citaré a seis equipos que podrían participar en un futu- estructura de las naves laterales y de la nave central tal
ro concurso por invitación: Óscar Tusquets, que ya ha como ya se han realizado.

LA CIUDAD, SEGUNDA NATURALEZA 6 de septiembre de 2001

El sociólogo estadounidense Lewis Mumford escribió La ciudad puede interpretarse como un gran bos-
en su libro Técnica y civilización de 1934 que “si el que tecnológico que acoge a las personas, a las que ya
hombre se encuentra raramente en estado natural sólo es han nacido allí y a las que se desplazan de sus contextos
porque la naturaleza es modificada constantemente por depauperados intentando abandonar la miseria y buscan-
la técnica”. Y las ciudades, precisamente, constituyen do los frutos de un entorno urbano; esta segunda natura-
esta segunda naturaleza para el ser humano, lugar de leza que les ofrezca las posibilidades que en su bosque
acogida que ofrece a las personas los medios y las con- original ya no pueden encontrar, generalmente por ago-
diciones que en la naturaleza no puede encontrar: cobijo, tamiento o mala gestión de los recursos, por injusticias
sanidad, enseñanza, trabajo, cultura, sociabilidad. endémicas o por falta de trabajo.

168
El pasado mes de abril, al pasar por Barcelona del país y compensando las deficiencias de una región
para recoger el II Premio Mies van der Rohe de Arqui- metropolitana con muchos déficits, Buenos Aires es
tectura Latinoamérica, el arquitecto brasileño Paulo una ciudad rica en equipamientos públicos y en cul-
Mendes da Rocha hablaba de la ciudad como gran tura, con abundantes presupuestos municipales que
soporte técnico que debe aportar unas infraestructuras continuamente se aplican a mejorar el espacio públi-
urbanas, de saneamiento, salud y cultura lo más poten- co, a crear nuevos parques o a fomentar un arte y una
tes y ricas posible, desde la certeza de que la ciudad cultura que en Barcelona se han visto reflejados en el
es ya nuestra naturaleza artificial, configurada con las Grec 2001, con la presencia de la música y el teatro
herramientas que el ser humano ha ido desarrollan- porteños. Mientras la crisis aprieta, los hospitales,
do. Desde esta óptica, la escuelas y centro culturales
ciudad ha de ser abierta, En el futuro los espacios públicos de las de la ciudad acogen cada
solidaria y acogedora: una grandes ciudades no sólo van a ofrecer día a los habitantes que se
gran plataforma hecha de acercan en ferrocarril, au-
infraestructuras y servicios
aire libre, bancos y quioscos, sino también tobús o coche para obtener
que atiende a los hombres y conexiones, pantallas de información de esta segunda naturaleza
mujeres que acceden a ella. y sistemas de comunicación; por lo tanto, las facilidades que en las
Precisamente una de las serán en parte entornos protegidos provincias no tienen. Y ésta
obras más emblemáticas y cubiertos. es la esencia de la máxima
de la arquitectura actual, creación del ser humano:
inaugurada en febrero del 2001, es la Mediateca en una ciudad moderna como plataforma abierta que se
Sendai, Japón, del arquitecto Toyo Ito. Realizada con opone a la ciudad medieval como fortaleza cerrada; un
el máximo cuidado y presupuesto, con esmero intelec- legado de calles, plazas y edificios que acogen a otros
tual, técnico y formal, este gran prisma liviano y lleno seres humanos; un lugar en el que la tecnología ofrece
de energía es una especie de plaza pública, cubierta y abiertamente todos sus logros.
dispuesta en pisos superpuestos. Pero cuando, en vez de seguir su sentido, la ciudad
Cada día centenares de usuarios, desde adoles- no acoge a sus inmigrantes, expulsa a los que no tienen
centes hasta ancianos, acceden con total libertad y se recursos para pagar alquileres o plazos, desaloja a los
pasan horas escuchando música, leyendo libros y revis- okupas que critican un sistema injusto de propiedad in-
tas, viendo vídeos, usando ordenadores, conectándose mobiliaria, se cierra con miles de policías para imponer
a Internet, asistiendo a conferencias y debates. el orden, entonces, cuando la ciudad no es acogedora se
En el futuro, los espacios públicos de las gran- convierte en un monstruo que escupe, en un engendro
des ciudades no sólo van a ofrecer aire libre, bancos y especulativo e insolidario, en una creación humana que
quioscos sino también conexiones, pantallas de infor- deja de cumplir la misión para la cual fue creada y para
mación y sistemas de comunicación; por lo tanto serán la cual ha ido evolucionando.
en parte entornos protegidos y cubiertos. En este sentido, en los dos últimos meses dos
De la misma manera que en los siglos XIX y XX ciudades europeas como Génova y Barcelona han
se iba a pasear para ver escaparates o para sentarse dado ejemplos nefastos. Génova, en julio, por la brutal
junto a una fuente, en el futuro el espacio público será, represión del movimiento antiglobalización, en un des-
además, un lugar donde situarse cómodamente en un pliegue policial de claras raíces en el fascismo italiano.
soporte ergonómico frente a un ordenador o una red Barcelona, en agosto, al desalojar primero y detener a
interactiva. traición después a una parte de los inmigrantes que dor-
El derecho a la ciudad no sólo exige espacios mían en la plaza de André Malraux.
públicos tradicionales sino también potentes focos En este caso, los sindicatos, organizaciones
infraestructurales de información, comunicación, crea- sociales y partidos políticos que han ayudado a los
tividad y alfabetización electrónica. inmigrantes han sabido continuar la responsabilidad
El julio pasado estuve viviendo en Buenos Ai- de hacer ciudad; en cambio, las instituciones (Dele-
res, precisamente durante los días más álgidos de la gación del Gobierno, Generalitat y Ayuntamiento)
última crisis, al mismo tiempo que la gente estaba han caído en la vergüenza de ser antisolidarias y en
atenta a los discursos por televisión de De la Rua o el ridículo de su ineptitud, incapaces de entender la
de Cavallo y en las sedes bancarias había largas colas, esencia de la ciudad: una segunda naturaleza que los
y pude comprobar cómo la ciudad seguía siendo un mismos ciudadanos hacen solidaria a pesar de los que
lugar para vivir, trabajar y pasear. Paliando la crisis gobiernan.

169
LA CIUDAD ANESTESIADA 16 de noviembre de 2001

Finales del 2001: Barcelona pasa por uno de sus peores La reciente presentación del proyecto de hotel de
momentos. En los últimos tiempos, la ciudad nunca ha- lujo en Miramar demuestra, tan evidentemente y ante los
bía estado en una situación aparentemente tan apática y ojos impávidos de los ciudadanos, cómo el Ayuntamien-
conformista. Una ciudad pensada para ser visitada por to reserva el mejor suelo público para los más podero-
los turistas. Una ciudad, también, hipócrita. Una ciudad sos operadores privados. Unos impávidos ciudadanos
que se desentiende de las implicaciones conceptuales y que se han de tragar los argumentos centralistas y los
urbanas de su monumento métodos represivos de una
más visitado, la Sagrada Fa- Estamos en los mejores tiempos para delegada del Gobierno que
milia de Antoni Gaudí, cada las inversiones, los negocios y las nos recuerda los períodos
día objeto de la mirada de más negros de la historia: la
miles de turistas que colman
promociones inmobiliarias; pero en malos primera mitad del siglo XVIII,
los alrededores. Un Ayunta- tiempos para la poesía, la cultura y la con el dominio borbónico a
miento que hace la repre- crítica. […] De todas formas, el estado de través de la preponderan-
sentación de eliminar tres las cosas no se va a mantener así durante cia del capitán general de
plantas de su sede para pare- mucho tiempo. Tarde o temprano la nueva Cataluña, y la dictadura
cer ecologista y mantiene la sociedad va a emerger completamente. franquista. Estamos en los
Plaça de Sant Miquel como mejores tiempos para las
aparcamiento de coches y
Para bien o para mal, el mundo se va inversiones, los negocios y
motos. Una ciudad que ex- transformando bajo la dura cáscara de las promociones inmobilia-
pulsa en agosto a los inmi- unas instituciones incapaces de reflejarlo. rias; pero en malos tiempos
grantes sin techo de la Plaça para la poesía, la cultura y
de Catalunya para presentar en el mismo sitio durante la crítica.
la Mercè un multitudinario recital del magnífico Manu Una ciudad en la que algunas de sus instituciones
Chao, el que canta aquello de “me dicen clandestino por académicas pasan por un mal momento. La escuela
no llevar papel”; un recital, por cierto, pésimamente or- de diseño Elisava, que estaba alcanzando uno de sus
ganizado, sin visibilidad y con un sonido horrible. puntos culminantes, con prestigio internacional, un
En esta ciudad tan apática, el proyecto del Fòrum profesorado excelente y unos proyectos vanguardistas
2004 es el manifiesto del naufragio más estrepitoso. y comprometidos socialmente, ha dado un giro drásti-
Cuando parece que ya ha tocado fondo, que peor no co hacia una escuela en la que prevalecen los intereses
podría ir, resulta que sigue empeorando y se sigue privados del puro negocio, cortando de golpe un futuro
perdiendo el tiempo y el dinero público. Resultando que parecía espléndido. En la Escola Tècnica Superior
ya bien claro lo insostenible de las prisas con las que d’Arquitectura de Barcelona (ETSAB), su director ha
se ha de hacer todo, terminar construcciones y pensar dimitido inesperadamente, desvelando los conflictos
contenidos, no se entiende por qué el Fòrum no se con- internos y evidenciando que se vive de una renta y un
vierte en un 2004+2, con un primer ensayo en el 2004 prestigio que se van a perder si no se transforma el mo-
de encuentro de movimientos alternativos, pacifistas, delo de escuela, se actualiza el plan de estudios, se activa
ecologistas y antiglobalización, y se da tiempo para su vida cultural y se plantean unos objetivos adecuados
pensarlo y construirlo mejor, de manera más razonable, para el siglo XXI. Y si la escuela que forma a los arqui-
participativa y sostenible para un Fòrum del 2006 o del tectos va mal, ello podría anunciar malos tiempos para la
2008. De momento es un Fòrum sobre la cultura, la paz arquitectura y el urbanismo de los próximos años.
y la sostenibilidad totalmente deslegitimado, en una Sin embargo, hay otra ciudad real que está viva y
ciudad que ha asistido pasiva al inicio de una guerra, que no se corresponde con este panorama de aletarga-
injusta y absurda como todas, llegando sólo a generar miento: es la ciudad creativa que se aglutina en torno al
la protesta de unos centenares de ciudadanos cons- CCCB –en encuentros como el eme3Density– o al MA-
cientes en la Plaça de Sant Jaume. Mientras en todos CBA –con sus exposiciones, actividades y grupos artís-
los países se alzan voces y se publican contundentes ticos reivindicativos como las Agencias; es la ciudad
artículos contra la intervención militar norteamericana comprometida que está detrás de la nueva plataforma
e inglesa, en nuestro país nadie formula nada, más allá Motivados, una organización no gubernamental que pro-
de contar chistes. pone la revolución divertida, una especie de derridiana

170
deconstrucción de la política, coordinada en el ciberes- cada vez mayor separación entre los sectores activos,
pacio y que demuestra que, ante la paulatina pérdida de conscientes, comprometidos y creativos de la ciudad,
confianza en los planteamientos de los políticos conven- y las instituciones que los deberían representar y tener
cionales, es posible cultivar una nueva crítica radical; en cuenta. Unos políticos que siguen con los mismos
es la ciudad que se convierte en festiva y reivindicativa argumentos de hace más de veinte años –porque son los
con la primera edición del B-parade; es la ciudad con mismos que hace veinte años–, cuando en este tiempo la
iniciativa que podemos seguir por las rutas de la guía sociedad, los medios y los hábitos se han transformado
B-guided, que nos muestra la capacidad de los ciudada- completamente. De todas formas, el estado de las cosas
nos para crear locales alternativos –bares, restaurantes, no se va a mantener así durante mucho tiempo. Tarde o
tiendas de moda, diseño y artesanía, peluquerías, etc.– y temprano la nueva sociedad va a emerger completamen-
para consumir calidad fuera de las grandes cadenas y te. Para bien o para mal, el mundo se va transformando
franquicias; son muchas las capas de la ciudad que si- bajo la dura cáscara de unas instituciones incapaces de
guen vivas y que están comprometidas con movimientos reflejarlo. Y mientras tanto, la ciudad, anestesiada por
sociales. Todo ello sirve para evidenciar aún más la sus gestores, duerme tranquila.

171