Familias de antes – algunas historias

Por: Víctor Mendoza Padilla Trabajador Social Candidato a Magister en Trabajo Social Universidad Nacional de Colombia. 12 de diciembre de 2010

Caso 1 “Con una mirada uno sabia que tenia que irse, porque estaba en conversaciones de adultos…” refiere Doña Ingrid, quien a sus 75 años de edad, rememora con nostalgia la muerte de su progenitora cuando ella contaba con siete años de edad y residía en la ciudad de Manizalez, “cuando era campo y a uno le tocaba trabajar atendiendo a los empleados de la finca o recogiendo café” (…) “…no tuve niñez porque había que producir para poder comer y que de estudios nada porque imagínese usted que hace mas de 65 años le estoy hablando y a las mujeres no nos daban estudio porque decían que eso no servía para nada…” A la edad de 17 años sale de las labores del campo para ir en búsqueda de nuevas metas y conoce a quien fuese “el único hombre que conocí1 y no porque quise, sino porque me violo…”, continua narrando entre sollozos. “Como yo no tenía a nadie que me apoyara y me daba miedo decir lo que me hacía por que le decían a una que era una sucia campesina que quien sabe si no era una la que lo provocaba pues tuvimos los primeros hijos…además a una le enseñan que los niños nacen por una ventana y yo todavía creía eso cuando ese señor me abuso” (…) “… como estaba sola en la ciudad me toco irme a vivir con ese señor… con el tiempo fui cogiéndole cariño a los niños y de paso a él porque nos mantenía dentro de todo bien… ”. Dio a luz un total de ocho hijos, todos con el mismo sujeto que en reiteradas ocasiones le maltrataba. Hacia 1954 aproximadamente, nace el primero de sus hijos según recuerda, pero “no había plata para atenderlos y como yo no sabía ser mama, los niños se me morían, según porque yo tenía una maldición”, hecho que se repitió con los cuatro primeros, quienes fallecieron recién nacidos por problemas de bronconeumonía. Con la creencia de estar bajo los efectos de un hechizo, una maldición o quién sabe qué clase de mala suerte, transcurrían sus días entre trabajar en casas en el “servicio domestico2” y los continuos golpes de su compañero. “eso fue así hasta que nacieron las niñas… hoy día vivo con una de ellas y porque la mayor de todas tiene lupus y artrosis… pero hay nos ayudamos” (…) “cuando me fui con ese señor pensé que la familia era para tratarse bien y con amor, yo era de ir a misa todos los domingos y eso era lo que enseñaban, pero la realidad es diferente” (…) “la relación con el papá de las niñas es mala, él vive en otro lado y ni ellas ni yo queremos saber nada de ese señor… así es mejor… que siga con
1 2

Haciendo referencia a relaciones de tipo genital o coital (RAE). Realizando oficios varios

que se inicia en el municipio de Florida Blanca (Santander). se encierra la historia de una mujer que desde temprana edad quedo al cuidado de su abuela materna. luego de que su progenitora se marchase sin dar explicación alguna. recuerda que cuando tenia 10 años reapareció su madre. con respeto y todos queriéndonos. Contando con cinco años de edad ya era la responsable de atender a su tío materno y los hijos de este. Caso 2 “Antes la familia era más unida… no me crie con mi mamá sino con un tío y mi abuela hasta que cumplí los 14 años…” refiere doña Isabel. “Eso eran gritos de tráigame la comida pinga… esta nació fue para vaga. porque mis hijas…” (…) “… son cuatro pero no tienen nada que ver conmigo. y como ella llego con marido mis tíos se alegraron y se pusieron a tomar con ese señor…” (…) “… entonces las cosas fueron diferentes porque ya entre a estudiar y eran tan diferentes que ya no tenía quien me gritara o quien me pegara… pero si quien me tocara y me manoseara toda…” (…) “… no le dije nada a mi mamá por miedo. porque ese era su marido… el desgraciado ese cada vez que mi mamá salía él se aprovechaba para tocarme…”. lo primero que encontraban. sino sirve que se marche o consiga marido rápido a ver si aprende…” eran las frases que constantemente escuchaba de su primeros educadores. Atenta a los cambios que se podrían presentar en el transcurso de su vida. no tengo a nadie más.su vida que ya bastante sufrimos nosotras a su lado…” (…) “… aun trabajo vendiendo en dulces en un puestecito cerca de una universidad… con eso logre sacar a mis hijas adelante… la que esta enfermita es profesional… las otras estudiaron también y le estamos pagando la carrera en la universidad a la menor entre todas… es que creo que las mujeres nos ayudamos más que los hombres. “… esperaba que todo fuera bonito. sino que a mí me toco de las peorcitas” dice entre risas. so pena de ser golpeada “…con lo que hubiese. “y entonces vi como una esperanza de que todo fuera mejor… porque me mandaron esa misma noche a recoger todas mis cosas para que me fuera con ella… uno piensa que por ser la mamá lo van a tratar bien. quien a sus 58 años de edad vive sola en una pieza hacia el suroriente de la ciudad. yo creo que si existen familias así. y no nos maltratamos tanto porque cuando decidimos irnos a vivir con alguien es porque creemos que es la persona que Dios nos dio…” concluye diciendo con un halito de esperanza. . son altaneras y dicen que por mi es que se desgraciaron la vida… que si yo no me hubiera separado de su papá ellas tendrían mejor vida ahora…”. como forma de afrontar lo adverso de su vida en todo este tiempo. por eso al plantearse construir una familia sus ojos estaban puestos en algo diverso. y se ha convertido en mi fiel amiga y confidente. donde por compañía tiene a “Carola… así le puse a la gata que siempre está conmigo. sin malos tratos. con eso me daban…” cualquiera de ellos sino se llegase a ejecutar la orden impartida. Detrás de esta aparente soledad.

Con la piel quemada por el sol y de una sonrisa amplia. eso sí a los tres días nos hicieron casar por la iglesia para no estar en pecado” (…) “… como si eso garantizará la felicidad de gente” afirma. y de ellas recibió tres nietos de quienes refiere “son unos amores. “… el no tener nunca una muñeca... “… cuando eso yo pensaba que los niños nacían por la boca…y que boca”. con la imperiosa necesidad de abandonar la zona de conflicto en la cual habitaba y buscar nuevos rumbos. Caso 3 Guaré Anshijia3 con cierto tono de timidez musita una mujer de estatura baja y figura menuda que casi se pierde entre el manto de color rojizo que cubre su cuerpo. 3 Que en Wayuunaiki. está acompañada de una adolescente de 17 años en la sala de espera de una de las IPS para indígenas en Riohacha mientras espera ser atendida por el galeno de turno. yo la cuido y ella me espera a que llegue para consentirme y acariciarme…” cuenta mientras toma el último sorbo de su café. Con 16 años cumplidos y cansada del maltrato. porque me respetan y me dicen “abuelita yo la quiero mucho”… es que siempre es necesario oír a alguien que le diga a uno que lo quiere…” (…) “… con lo pongo que tengo les compro juguetes… a mis hijas siempre les compraba muñecas… como no tuve dije que a ellas no les faltarían…”. sino algo que marcará aun hoy su vida. eso no se hace ¿verdad?.Durante seis años resistió no sólo las continuas embestidas de su padrastro. De su marido recuerda que le abandono hace aproximadamente 20 años. luego de que este asumiera sobre ella la violencia intrafamiliar “que jamás pensé encontrar otra vez… porque se mostro al inicio como un hombre bueno. porque “…él era el que me vendía las cosas en la tienda del pueblo y siempre me decía que yo era bonita y que algún día soñaba con ser mi marido…y como no tenía para donde irme acepte vivir con él. refiere riendo. su ropita almidonada como le gustaba… pero eso no fue sino que pasara el tiempo y se iba para donde las putas… como le hacia el reclamo entonces a pegarme con lo primero que veía…” (…) “…si como cuando vivía donde mi tio… y me canse de eso…” (…) “mis hijas no lo entendieron y por eso me hechan la culpa de que yo les quite al papá… pero eso no es vida para ningún ser humano…” (…) “… por eso me quedo con carola… ni me pega ni le pego y es como la muñeca que nunca tuve… porque jugamos las dos. decide irse a vivir con Idelfonso. lengua de la cultura Wayuu quiere decir “Amigo Bienvenido”. a quien conocía desde hacía varios años. porque según si había para los cuadernos no había para juguetes… pero cuales cuadernos si estudie sólo dos años y el resto fue en la casa y de vez en cuando que me mandaban donde una señora que me enseñaba… llegue a tercero de primaria. yo le tenia siempre su comida lista. De esta unión fue que nacieron sus cuatro hijas con las cuales mantiene poca comunicación. .”. pero eso no importa…” (…) “… lo que yo digo es como pueden dejar a un niño sin juguete. a sus 70 años de edad aproximadamente.

A la edad de doce años ya tenía E´ichi5. entre nietos y abuelos. En su explicación sobre la posición que ocupa cada uno de los miembros de la familia. Dando cuenta con esto del tipo de relaciones que se pueden entretejer en la comunidad (familia) wayuu. lo que deja entrever la importancia que tiene el hermano de la progenitora dentro del grupo familiar. porque todavía cuido a mi marido y lo respeto. como para su abuela Tranquilina Epinayú. para que sepan todas que él tiene mujer…” cuenta sonriendo. porque como toda familia wayuu el respeto por el hombre de la casa es lo más importante.porque sino me va mal en la vida. con él compartía momentos felices. dedo medio o corazón para el tío (materno). kaa´ula (chivo) y arroz o maíz… se vivía bien. al cual se la habían ofrecido por una dote de 150 chivos y cinco mulas. Recuerda como “…Ashavalüinapa waya maalia6 para ir a cuidar las kalinas y la alimentación era con Jime (pez).. dedo índice para progenitora. ella espera aprender más de su Oushuu (abuela)“. jisot (camaron). pero que dieron alegría a su familia. también porque no habla nada de castellano y yo le sirvo de interprete si se puede decir así… ”. “…ya no se atiende al marido como antes… eso se transmitía de madre a hijas. esta mujer nos enseña que la misma se representa con los dedos de la mano de la siguiente forma: dedo pulgar para la abuela. al ocupar el lugar central. porque uno tenía en la ranchería a su médico que le quitaba los males del espíritu y las dolencias del cuerpo…” cuenta en voz de la nieta la anciana señora. uno tiene que respetar a los viejos del pueblo para que ellos le den a uno la bendición y el vaya bien en todo… además de que es mi abuela la quiero y por eso siempre la acompaño a todos lados para que no esté solita y bueno. 4 5 Riohacha o "Tierra del Río" en lengua wayuu Marido 6 Nos levantábamos temprano 7 Mochila para hombre . sabe que aun cuando en la ranchería que habita las tradiciones se van perdiendo. mas algunas perlas que no recuerda su total. si se tiene en cuenta que “…hasta hace 20 años atrás cuando venia uno a visitar aquí era para comerciar algo. Por su parte Maritza espera encontrar algún día un hombre como su abuelo. quien no habla el idioma español porque a las mujeres de su pueblo no se les permitía aprender la lengua de los “blancos”. pero como salen de su casa y no gustan dormir en chinchorros y wayuunaiki matujainsai ashajaua (no sabe hablar wayuunaiki) todo eso es va perdiendo…” (…) “Wayuu anashi taya (soy buen wayuu). y no por llegar al hospital como es ahora. e hice para él su Kapotera-Chakara7. tranquilos en comunidad como debe ser una familia”. dedo anular para significar al hijo y el dedo meñique para indicar al nieto. el ver transitar personas diferentes de piel y forma de hablar se ha vuelto costumbre en Süchiimma4.Tanto para Maritza (la joven).. Como todo en este mundo va modificando refiere Tranquilina. el paso de los años en sus costumbres también ha cambiado a las mujeres.

Madre de nueve hijos vivos y dos fallecidos. mientras se despide con una sonrisa y un ajaa (adiós). y si hay un problema que resolver todos participamos en la solución… la decisión la toman los hombres. pues sus sobrinos. y por tanto deben respeto a la cabeza de la familia. también son como hermanos de sus hijos. para ingresar a su cita médica. que es como si nos dijéramos hermanos. asegura que nunca le ha faltado nada y que todos ellos permanecen unidos por un vinculo que va mas allá de la sangre. porque desde pequeños así nos enseñaron. Yaya kepiasa supushwa tapushiwa8. pero nosotras mujeres también ayudamos a aconsejar a los maridos que se puede hacer…” concluye diciendo. 8 aquí vive toda mi familia . “…en la comunidad. todos nos llamamos primos.