Kant

Crítica del Juicio (1790)
Fragmentos de la primera parte
Material de clase elaborado por Fernando Rampérez framperez@filos.ucm.es

Fuentes: Kant, M., Crítica del Juicio, edición de Manuel García Morente, Madrid, Espasa, 1989 (4a. ed.) Kant, M., Primera introducción a la "Crítica del Juicio", traducción de José Luis Zalabardo, Madrid, Visor, 1987. Versión en alemán consultada: Kant, M., Kritik der Urteilskraft, Werkausgabe Band X, editada por Wilhelm Weischedel, Frankfurt a.M., Suhrkamp, 1974.
Nota: la cursiva en los textos pertenece al original; la negrita es añadida.

----------------------------------------------------------------------------------------Prólogo Se averiguó que ninguna otra facultad más que el entendimiento puede proporcionar principios del conocimiento constitutivos a priori. (...) La crítica coloca todos los demás conceptos puros entre las ideas, las cuales son transcendentales para nuestra facultad de conocimiento teórico, aunque no por eso son inútiles o superfluas, sino que sirven de principios regulativos, ya sea para contener las inquietantes pretensiones del entendimiento, que (...) cree haber encerrado en sus límites la posibilidad de todas las cosas en general, ya se para conducirlo él mismo en la contemplación de la naturaleza, según un principio de integridad, aunque nunca lo pueda conseguir, y fomentar de ese modo el fin último de todo conocimiento. (65-66) Introducción I. De la división de la filosofía No hay más que dos clases de conceptos, los cuales, a su vez, contienen muchos principios diferentes de la posibilidad de sus objetos; son, a saber: los conceptos de la naturaleza y el concepto de libertad. (69) II. De la esfera de la filosofía en general El concepto de libertad debe realizar en el mundo sensible el fin propuesto por sus leyes, y la naturaleza, por tanto, debe poder pensarse de tal modo que al menos la conformidad a leyes que posee forma, concuerde con la posibilidad de los fines, según leyes de libertad, que se han de realizar en ella. Tiene, pues, que haber un fundamento para la unidad de lo suprasensible, que yace a la base de la naturaleza, con lo que el concepto de libertad encierra de práctico; el concepto de ese fundamento, aunque no pueda conseguir de él un conocimiento ni teórico ni práctico, y por tanto, no tenga esfera característica alguna, sin embargo, hace posible el tránsito del modo de pensar según los principios de uno al modo de pensar según los principios del otro. (74) III. De la crítica del Juicio como un medio de enlace de las dos partes de la filosofía en un todo Hay, sin embargo, un término medio entre el entendimiento y la razón. Éste es el Juicio, del cual hay motivo para suponer, por analogía, que encierra en sí igualmente, si no una legislación propia, al

1

con el uso de nuestro entendimiento. uno subjetivo. primera introducción p. (75) IV... (83) Esa concordancia de la naturaleza con nuestra facultad de conocimiento es presupuesta a priori por el Juicio para su reflexión sobre aquélla. (79) V. pues ellos no dicen lo que ocurre. que es encontrar lo universal para lo particular que la percepción le ofrece y encontrar un enlace de lo diferente (. (86) Si en la coincidencia de las percepciones con las leyes. pues no es un principio del Juicio determinante. según sus leyes universales. y no surge aquella necesidad lógica objetiva. por otra parte. ni dicen cómo se juzga. Del enlace del sentimiento de placer (Gefühl) con el concepto de la finalidad de la naturaleza La consecución de todo propósito va enlazada con el sentimiento del placer. tal como si [als ob] un entendimiento (aunque no sea el nuestro) la hubiese igualmente dado para nuestras facultades de conocimiento. a menudo hasta de una admiración. (81) Ese concepto transcendental de una finalidad de la naturaleza no es. en consideración de lo que en ellas ha quedado sin determinar por las primeras. Así. es la facultad de pensar lo particular como contenido en lo universal. Del Juicio como una facultad legisladora a priori El Juicio. sobre el cual él debe encontrar lo universal.). si los principios son meramente empíricos. según qué regla nuestras facultades de conocer realizan su juego realmente. con la intención puesta en una experiencia general y conexa. sea necesario buscar sus leyes empíricas. incluso de una tal admiración que no cesa. sin embargo. Si lo universal (la regla. El principio de la finalidad formal de la naturaleza (formalen Zweckmässigkeit der Natur) es un principio transcendental del Juicio Pero si se piensa indicar el origen de esos principios y se ensaya el camino psicológico. procede sin intención alguna. sino cómo se debe [soll] juzgar. el principio.) es determinante [bestimmend]. entonces el Juicio es solamente reflexionante [reflektierend]. para acomodarse al entendimiento humano. tener algún territorio y una cierta propiedad del mismo. ni se prescribe por ello una ley a la naturaleza. sino que representa tan sólo la única manera como nosotros hemos de proceder en la reflexión sobre los objetos de la naturaleza. Pero si sólo lo particular es dado. es un principio transcendental de los juicios. sino solamente del reflexionante: se quiere tan sólo que cualquiera que sea la organización que la naturaleza tenga. porque no añade nada al objeto (la naturaleza). no encontramos ni podemos encontrar el menor efecto sobre el sentimiento de placer en nosotros. siguiendo completamente aquel principio y las máximas que en él se fundan. si se dice: la naturaleza especifica sus leyes universales según el principio de la finalidad para nuestras facultades de conocer. es decir.. éste es totalmente contrario al sentido de aquéllos. es decir. empero. (78) Ese principio no puede ser otro más que el siguiente: que como las leyes generales de la naturaleza tienen su base en nuestro entendimiento. necesariamente. el cual. para hacer posible un sistema de la experiencia según leyes particulares de la naturaleza. en su uso necesario. desde luego. pues. según conceptos generales de la naturaleza (las categorías). que subsume en él lo particular. ni se aprende una de ella por la observación (aunque aquél principio puede ser confirmado por ésta). (. 44) Así. y adquirir conocimiento. en general. el cual las prescribe a la naturaleza (. que evidentemente surge de ellas luminoso.. según su naturaleza. (87) VII. la ley) es dado. a priori. pues. (84)(cfr. (85) VI. en cambio. el Juicio. deben ser consideradas según una unidad semejante. De la representación estética (ästhetischen Vorstellung) de la finalidad de la naturaleza 2 . en esto. ni un concepto de la naturaleza ni un concepto de la libertad.menos su propio principios.. para buscar leyes. la finalidad de la naturaleza para nuestras facultades de conocer y para su uso.) en la unidad del principio: si se dice esto. las leyes particulares empíricas. porque solamente en la medida en que él encuentra aplicación podemos progresar en la experiencia. aunque no posea campo alguno de los objetos como esfera suya.. puede. porque el entendimiento. la posibilidad descubierta de unir dos o más leyes empíricas heterogéneas de la naturaleza bajo un principio que las comprende a ambas es el fundamento de un placer muy notable.

en una representación. sin propósito. no es lógico. Del enlace de la legislación del entendimiento (Verstand) con la de la razón (Vernunft) por medio del Juicio Primera parte: Crítica del Juicio estético Primera sección: Analítica del Juicio estético Primer libro: Analítica de lo bello Primer momento del juicio de gusto (Geschmacksurteil) según la cualidad § 1. entonces debe el objeto ser considerado como final para el Juicio reflexionante. un juicio de conocimiento. con cuya representación este placer es juzgado como necesariamente unido. aunque este juicio es juicio empírico e individual. empero. y de aquí nace un sentimiento de placer. pues. mediante la imaginación (unida quizá con el entendimiento). es el placer o el dolor que con ella va unido. a saber: la concordancia final de un objeto (sea producto de la naturaleza o del arte) con la relación de las facultades de conocer entre sí.Lo que en la representación de un objeto es meramente subjetivo. por medio del sentimiento de placer). como la base de un placer en la representación de semejante objeto. mas no la relación con el sentimiento de placer y dolor. El objeto llámase entonces bello. puede.. de los juicios reflexionantes. sino para todo el que juzga en general.) la imaginación (como facultad de las intuiciones a priori) se pone. juzgando nosotros la primera mediante el gusto (estéticamente. incluso la de las sensaciones. (91) VIII. ser objetiva (y ella significa entonces lo real de una representación empírica). pues por medio de él no conozco nada del objeto de la representación... en concordancia con el entendimiento (como facultad de los conceptos) por medio de una representación dada. también con valor universal) llámase el gusto. referimos la representación. no mediante el entendimiento al objeto para el conocimiento. (93) IX. (102) § 2. pretende con razón. Semejante juicio es un juicio estético sobre la finalidad del objeto. que no se funda sobre concepto alguno actual del objeto. obtener la aprobación de cada uno. y los fines de la naturaleza [Naturzwecke] como exposición del concepto de una finalidad real (objetiva). sino. (90) Aquél que en la mera reflexión sobre la forma de un objeto. Toda relación de las representaciones. pero lo que en ella sirve o puede ser utilizado para la determinación del objeto (para el conocimiento) es su validez lógica. sino estético. que es. no sólo para el sujeto que aprehende aquella forma. y consiguientemente. sin relación alguna con un concepto. por lo tanto. exigidas para todo conocimiento empírico (la imaginación y el entendimiento). y la facultad de emitir juicios según un placer semejante (consiguientemente. entendiendo por esto aquél cuya base determinante no puede ser más que subjetiva. aunque subjetiva. ni crea tampoco uno del mismo. en la mera reflexión sobre la misma (sin pensar en un concepto que se debe adquirir de él). El juicio de gusto no es. según conceptos). porque la base de este placer se encuentra en la condición universal. es decir. lo que no puede de ningún modo llegar a ser un elemento de conocimiento. mediante la cual nada es designado en el objeto. El juicio de gusto estético Para decidir si algo es bello o no. La forma de tal objeto (no lo material de su representación como sensación) es juzgada. sino que en ella el sujeto siente de qué modo es afectado por la representación. De la representación lógica de la finalidad de la naturaleza Podemos considerar la belleza natural [Naturschönheit] como exposición [Darstellung] del concepto de la finalidad formal (meramente subjetiva). 3 . experimenta placer.. (88) Lo subjetivo. lo que constituye su relación con el sujeto y no con el objeto. al sujeto y al sentimiento de placer o de dolor del mismo. y la segunda mediante entendimiento y razón (lógicamente. es la cualidad estética de la misma. La satisfacción (Wohlgefallen) que determina el juicio de gusto es totalmente desinteresada Llámase interés a la satisfacción que unimos con la representación de la existencia de un objeto.(89) Cuando (.

(nota p.Semejante interés está. a saber. no fundarse en interés alguno. la relación de la razón con el querer (al menos posible) y consiguientemente una satisfacción en la existencia de un objeto o de una acción. Pero los juicios de gusto no establecen. cuyo valor objetivo es asentado. (108) Agradable llámase a lo que deleita. Un objeto de la inclinación y uno que se imponga a nuestro deseo mediante una ley de la razón no nos dejan en libertad alguna para hacer de algo un objeto de placer para nosotros mismos. por medio de la razón y por el simple concepto. un cierto interés. es decir. bueno para algo (lo útil [das Nütliche]). (110) § 7.. condiciones privadas algunas de las cuales sólo su sujeto dependa. (105) § 4. Comparación de los tres modos específicamente diferentes de satisfacción Lo agradable y lo bueno tienen ambos una relación con la facultad de desear y.) En cambio. es representado como objeto de una satisfacción universal Sintiéndose el que juzga completamente libre. según su cantidad § 6. (111) § 8. no puede encontrar. una satisfacción pura práctica. En ambos está encerrado siempre el concepto de un fin. en cambio. en cuanto éste es afectado por semejante objeto. aprobado. con relación a la satisfacción que dedica al objeto. pero producir un interés. sin interés alguno. sin embargo. me refiero a lo que de esa representación haga yo en mí mismo y no a aquello en que dependo de la existencia del objeto. Lo bello es lo que. sino que por él se despierta una inclinación [Neigung]. (. y éste. Sólo en la sociedad viene a ser interesante tener gusto. muy interesante. llevan consigo: aquél. cuando place en sí mismo. una satisfacción patológico-condicionada (mediante estímulos). sin concepto (Begriff).. considerarla como fundada en aquello que puede presuponer también en cualquier otro. (103) Un juicio sobre un objeto de la satisfacción puede ser totalmente desinteresado. sino que deleita [vergnügt]. siempre en relación con la facultad de desear. Llamamos a una especie de bueno. (108) Complacencia [Gunst] es la única satisfacción libre. No es un mero aplauso lo que le dedico. El objeto de semejante satisfacción llámase bello. Segundo momento del juicio de gusto. bello. La satisfacción en lo bueno (Gute) está unida con interés Bueno es lo que. no sólo que place [gäfallt]. place. es decir. debiendo. a lo que es apreciado. a lo que sólo place. por lo tanto. a otra clase. en cuanto la tienen. Así son todos los juicios morales puros. por tanto. cuando place sólo como medio. (104) La satisfacción. La universalidad de la satisfacción es representada en un juicio de gusto sólo como subjetiva 4 . bueno en sí.. (102) Cuando digo que un objeto es bello y muestro tener gusto. De ahí que se diga de lo agradable. tampoco interés alguno. es decir. no el mero juicio sobre aquél. por lo tanto. (109) Definición de lo bello (Schön) deducida del primer momento Gusto es la facultad de juzgar un objeto o una representación mediante una satisfacción o un descontento. y. en sí. La satisfacción en lo agradable (Angenehmen) está unida con interés Agradable es aquello que place a los sentidos en la sensación. Comparación de lo bello con lo agradable y con lo bueno por medio del carácter citado Pues no debe llamarlo bello si sólo a él le place. 103) § 3. el juicio de gusto es meramente contemplativo. bueno. por tanto. sino la relación de su existencia con mi estado. presupone. (105) § 5. como base de la satisfacción..

y exige de éste no poco trabajo para descubrir su origen. a la representación del objeto. a la posibilidad de un juicio estético que pueda al mismo tiempo ser considerado como valedero [gültig] para cada cual. pues. como lo es todo conocimiento determinado. en cambio. porque el predicado de la belleza no se enlaza con el concepto del objeto. sin fin alguno (ni objetivo ni subjetivo) y por consiguiente. (118) Tercer momento de los juicios de gusto. del objeto o de la representación que lo da. en el juicio de gusto. también una propiedad de nuestra facultad de conocer. el sentimiento del placer (Gefühl der Lust) precede al juicio del objeto o éste precede a aquél Si el placer en el objeto dado fuese lo primero y sólo la universal comunicabilidad del mismo debiera ser atribuida. a saber. no puede ser otra cosa más que el estado de espíritu en el libre juego de la imaginación y del entendimiento (en cuanto éstos concuerdan recíprocamente. De la finalidad en general § 11. mediante la cual un 5 . Investigación de la cuestión de si.. en el juicio de gusto. El juicio de gusto no tiene a su base nada más que la "forma de la finalidad" de un objeto (Gegenstand) (o del modo de representación del mismo) Todo fin. El juicio de gusto mismo no postula [postuliert] la aprobación de cada cual (pues esto sólo lo puede hacer uno lógico universal. no puede ningún fin subjetivo estar a la base del juicio de gusto. según su naturaleza. propia de todo conocimiento. (114) Es de notar aquí que en el juicio del gusto no se postula nada más que un voto universal [eine solche allgemeine Stimme] de esa clase. y. cuando se le considera como base de la satisfacción. porque puede presentar fundamentos).) Si la base de determinación del juicio sobre esa comunicabilidad general de la representación hay que pensarla sólo subjetivamente. pues ese placer no sería otra cosa que el mero agrado de la sensación. (112) La universalidad estética que se añade a un juicio ha de ser de una especie particular. debiendo realizarse sin presuponer un concepto. teniendo nosotros consciencia de que esa relación subjetiva. ser universalmente comunicable. lleva consigo siempre un interés. debe tener igual valor para cada hombre. semejante proceder estaría en contradicción consigo mismo. que es. concerniente a la satisfacción sin ayuda de conceptos. pues. (120) Nada más que la finalidad subjetiva en la representación de un objeto. meramente subjetivo (estético). sólo exige a cada cual esa aprobación [Einstimmung] como un caso de la regla. (117) Definición de lo bello deducida del segundo momento Bello es lo que. como ello es necesario para un conocimiento en general). por tanto. como motivo de determinación del juicio sobre el objeto de placer. sino por adhesión de los demás. no podría tener más que una validez privada. porque depende inmediatamente de la representación por la cual el objeto es dado. por tanto. (. según la relación de los fines que es en ellos considerada § 10. El voto universal es. la mera forma de la finalidad en la representación. pues. sin un concepto del objeto. (116) La universal comunicabilidad subjetiva [die subjektive allgemeine Mitteilbarkeit] del modo de representación en un juicio de gusto. no por conceptos. cuya confirmación espera.Esa determinación particular de la universalidad de un juicio estético que se encuentra en un juicio de gusto es una cosa notable. que hubiera permanecido desconocida sin ese análisis. Así. en cuanto éstas refieren una representación dada al conocimiento general. place universalmente. manifestando. consiguientemente. sino que se extiende ese mismo predicado sobre la esfera total de los que juzgan [über die ganze Sphäre der Urteilenden]. considerado en su total esfera lógica. y. precede. pero sí para el filósofo-transcendental. sólo una idea. al placer en el mismo y es la base de este placer en la armonía de las facultades de conocer. que se da en la relación de las facultades de representar unas con otras. Este juicio. (115) § 9. no por cierto para el lógico. entonces no puede ser otra cosa más que el estado del espíritu [Gemütszustand].. que descansa siempre en aquella relación como condición subjetiva. sin concepto.

la utilidad. la relación del objeto con un fin determinado. El juicio de gusto descansa en fundamento a priori La conciencia de la mera formal finalidad en el juego de las facultades de conocimiento del sujeto. sin embargo. (126) § 16. mediante el cual un objeto es declarado bello. El puro juicio de gusto es independiente de encanto y de emoción (Das reine Geschmacksurteil ist von Reiz und Rührung unabhängig) § 14. pues. porque encierra un fundamento de determinación de la actividad del sujeto. La primera no presupone concepto alguno de lo que el concepto deba ser. Un juicio de gusto es. una interior causalidad. la perfección del objeto. es decir. la segunda presupone un objeto y la perfección del objeto según éste. cuyo juicio está fundado en una finalidad meramente formal. Del ideal de la belleza ¿Qué especie de bello es susceptible de ideal? Primeramente hay que notar bien que la belleza para la cual se debe buscar un ideal no es una belleza vaga. es decir. sino en parte intelectualizado. Los primeros son aquéllos que declaran el agrado o el desagrado. puro sólo en cuanto ninguna satisfacción empírica se mezcla en su fundamento de determinación. es. como inteligencia. el hombre. aquéllos son juicios sensibles (juicios estéticos materiales). entre todos los objetos del mundo. Pero esto ocurre siempre que el encanto o la emoción tienen una parte en el juicio que ha de declarar algo bello. es el placer mismo. consiguientemente. en una representación mediante la cual un objeto es dado.objeto nos es dado. (123) § 15. es decir. como universalmente comunicable. de igual modo que los teóricos (lógicos). o. con respecto a la animación de las facultades del mismo. en consideración del conocimiento en general. los segundos. pues (que es final). no es puro Hay dos clases de belleza: belleza libre (pulchritudo vaga) y belleza sólo adherente (pulchritudo adherens). pero sin limitarse a un conocimiento determinado y. que puede determinarse a sí mismo sus fines por medio de la razón. aquéllos que declaran la belleza de un objeto o del modo de representación del mismo. (122) § 13. El juicio de gusto es completamente independiente del concepto de perfección (Vollkommenheit) Lo bello. en cuanto somos conscientes de ella. así como la humanidad en su persona. por tanto. puede constituir la satisfacción que juzgamos. tiene que pertenecer al objeto de un juicio de gusto que no sea totalmente puro. Explicación por medio de ejemplos Los juicios estéticos pueden. bajo la condición de un concepto determinado. consiguientemente. (136) 6 . única capaz de un ideal de la perfección. ajustarlos a fines esenciales y universales y juzgar después estéticamente también la concordancia con ellos. es decir. sin concepto. es completamente independiente de la representación del bien. sino una belleza fijada por medio de un concepto de finalidad objetiva. éstos (como formales) son los únicos propios juicios de gusto. o interna. y. (129) § 17. El juicio de gusto. y. (133) Sólo aquél que tiene en sí mismo el fin de su existencia. dividirse en empíricos y puros. pues éste último presupone una finalidad objetiva. (133) Definición de la belleza. puede. ese hombre es el único capaz de un ideal de belleza. cuando tiene que tomarlos de la percepción exterior. una mera forma de la finalidad subjetiva de una representación en un juicio estético. en una finalidad sin fin [eine Zweckmässigkeit ohne Zweck]. La finalidad objetiva es: o externa. (121) § 12. el fundamento de determinación del juicio de gusto. sacada de este tercer momento Belleza es forma de la finalidad de un objeto en cuanto es percibida en él sin la representación de un fin.

(139) § 22. donde se puede conocer a priori que cada cual sentirá esa satisfacción en el objeto llamado por mí bello. una necesidad de la aprobación por todos de un juicio. (146) 7 . donde. mediante conceptos de una pura voluntad razonable que sirve de regla a los seres libremente activos. puede el juicio de gusto ser enunciado. pues de otro modo no tendrían concordancia alguna con el objeto. La necesidad de la aprobación universal (Die Notwendigkeit der allgemeinen Beistimmung). es representada ilimitación [Unbegrenztheit] y pensada. sólo suponiendo. (137) § 19. es esa satisfacción la consecuencia necesaria de una ley objetiva. un sentido común semejante. una totalidad de la misma. con la de la cantidad. sin embargo. juntamente con la convicción que les acompaña. deducida del cuarto momento Bello es lo que. digo. Qué sea la modalidad de un juicio de gusto De lo que llamo agradable digo que produce en mí realmente placer. según la modalidad de la satisfacción en los objetos § 18. puede llamarse solamente ejemplar [exemplarisch]. sino sucesivamente siempre también rechazado por él. en cuanto en él. exactamente como lo quiere el escepticismo. y no significa nada más que la obligación que se tiene de obrar absolutamente (sin posterior intención) de una cierta manera. Si se puede suponer con fundamento un sentido común Conocimientos y juicios. empero. mejor. no un sentido externo. lo sublime. no tanto placer positivo. La necesidad subjetiva (subjektive Notwendigkeit) que atribuimos al juicio de gusto es condicionada § 20. Sino que. sin concepto. placer negativo. sino el efecto que nace del juego libre de nuestras facultades de conocer [freie Spiel unserer Erkenntniskräfte]). puede encontrarse en un objeto sin forma. aquí.Cuarto momento del juicio de gusto. La condición de la necesidad a que un juicio de gusto pretende es la idea de un sentido común (Gemeinsinn) Sólo suponiendo que haya un sentido común (por lo cual entendemos. es decir. considerado como un ejemplo de una regla universal que no se puede dar. es una necesidad subjetiva que es representada como objetiva bajo la suposición de un sentido común Definición de lo bello. la satisfacción en lo sublime merece llamarse. Tránsito de la facultad de juzgar lo bello a la de lo sublime Lo bello de la naturaleza se refiere a la forma del objeto. (141) Nota general a la primera sección de la analítica Libro segundo: Analítica de lo sublime (Erhaben) § 23. como. pensada en un juicio de gusto. Ahora bien. de tal modo que parece tomarse lo bello como la exposición de un concepto indeterminado del entendimiento. se piensa que tiene una relación necesaria con la satisfacción. es decir. Así es la satisfacción unida allí con la representación de la cualidad. no sólo atraído por el objeto. esta necesidad es de una clase especial: no una necesidad teórica y objetiva. empero. serían todos ellos un simple juego subjetivo de las facultades de representación. tienen que poderse comunicar universalmente. tampoco una práctica. de lo bello. y lo sublime como la de un concepto semejante de la razón. como necesidad pensada en un juicio estético. (139) § 21. (145-146) Siendo el espíritu. admiración [Bewunderung] o respeto [Achtung]. u ocasionada por él. que consiste en su limitación. es conocido como objeto de una necesaria satisfacción. al contrario.

es decir. (147) § 24. una independencia en la cual la humanidad en nuestra persona permanece sin rebajarse. hemos encontrado nuestra propia limitación [Einschränkung]. (157-158) § 27. De la cualidad de la satisfacción en el juicio de lo sublime El sentimiento de la inadecuación [Unangemessenheit] de nuestra facultad para la consecución de una idea. es respeto [Achtung]. que es para nosotros ley [Gesetz]. estamos sometidos). también. considerados nosotros como seres naturales. una satisfacción en el ensanchamiento de la imaginación en sí misma. así como en el juicio de lo bello refiere la imaginación. Definición verbal de lo sublime . no es juzgada como sublime porque provoque temor. (164) § 29. y así. (147) No representa absolutamente nada de finalidad de la naturaleza misma. en la que se funda una independencia de muy otra clase que aquélla que pueda ser atacada y puesta en peligro por la naturaleza. (151) Sublime es lo que.Lo propiamente sublime no puede estar encerrado en forma sensible alguna. De ese modo. en nuestro espíritu. salud. la naturaleza. (152) § 26. y frente a la cual todo en la naturaleza es pequeño. que ciertamente nos da a conocer nuestra impotencia física. descubre. como un poder ante el cual tendríamos que inclinarnos si se tratase de nuestros más elevados principios y de su afirmación o abandono. aunque el hombre tenga que someterse a aquel poder. de igual modo en el aprecio de una cosa como sublime refiere la misma facultad a la razón para concordar con las ideas de ésta (sin determinar cuáles). para nosotros y nuestra personalidad. otra medida no sensible que tiene bajo sí aquella infinidad [Unendlichkeit] misma como unidad. y en la incapacidad de nuestra facultad para tomar una medida proporcionada a la apreciación estética de las magnitudes de su esfera. al entendimiento para concordar con los conceptos de éste en general (sin determinación de ellos). lo que nosotros. sino sólo en el uso posible de sus intuiciones para hacer sensible en nosotros una finalidad totalmente independiente de la naturaleza. una superioridad sobre la naturaleza misma en su inconmensurabilidad. del mismo modo la irresistibilidad de su fuerza. sólo porque se puede pensar. en su libre juego. y. sin embargo. en nuestra facultad de la razón. en lo que toca a esas cosas. aparecerá al hombre rudo sólo como atemorizante. una facultad de juzgarnos independientes de ella y una superioridad sobre la naturaleza. (168) 8 . De la división de una investigación del sentimiento de lo sublime A) De lo sublime matemático § 25. sino porque excita en nosotros nuestra fuerza (que no es naturaleza) para que consideremos como pequeño aquello que nos preocupa (bienes. al mismo tiempo. sin embargo. por tanto. sino que se refiere tan sólo a ideas de la razón. llamamos sublime.. para producir una disposición del espíritu congruente y compatible con la que el influjo de determinadas ideas (prácticas) produciría en el espíritu. (159) Es un placer encontrar que toda medida [Masstab] de la sensibilidad [Sinnlichkeit] es inadecuada [unangemessen] a las ideas de la razón.. en nuestro juicio estético. no consideramos la fuerza de aquélla (a la cual. De la naturaleza como una fuerza (Macht) Así como en la inconmensurabilidad [Unermesslichkeit] de la naturaleza. De la apreciación de las magnitudes de las cosas naturales exigidas para la idea de lo sublime El Juicio estético. vida). De la modalidad del juicio sobre lo sublime de la naturaleza Sin desarrollo de ideas morales. y. preparados por la cultura. (160) B) De lo sublime dinámico de la naturaleza § 28. demuestra una facultad del espíritu que supera toda medida de los sentidos.

sino sólo a lo bello § 31. No es posible principio alguno objetivo del gusto § 35. sin interés. debe el juicio de gusto descansar en una mera sensación de la mutua animación de la imaginación en su libertad [Freheit]. no de las intuiciones bajo conceptos. se funda éste solamente en la condición formal subjetiva de un juicio en general. como juicio subjetivo. como la libertad de la imaginación consiste precisamente en que esquematiza sin concepto. Ésta. Segunda característica del juicio de gusto § 34. en su libertad. a favor del entendimiento contemplativo. (…) El sentimiento de la inaccesibilidad de la idea por medio de la imaginación. sin embargo. sin poder realizar objetivamente esa exposición. La condición subjetiva de todos los juicios es la facultad misma de juzgar o Juicio. Del problema de una deducción de los juicios de gusto 9 . La deducción de los juicios estéticos sobre objetos de la naturaleza no puede ser aplicada a lo que en ésta llamamos sublime. la naturaleza misma. el entendimiento). usada en consideración de una representación mediante la cual un objeto es dado. y por otra en cuanto la tienen en contra de la sensibilidad y en cambio a favor de los fines de la razón práctica. llega de la intuición [Anschauung] a conceptos [Begriffen]. a estimarlo altamente [hochzuschätzen]. como exposición de algo suprasensible. exige la concordancia [Zusammenstimmung] de dos facultades de representación. lo sublime. y del entendimiento. y como. en la representación de la naturaleza es juzgado como propio para un uso posible suprasensible del mismo. el juicio de gusto no es determinable por objetos. éste no puede consistir más que en la subsunción de la imaginación misma (en una representación mediante la cual el objeto es dado) bajo las condiciones mediante las cuales el entendimiento.Nota general a la exposición de los juicios estéticos reflexionantes (ästheticsche reflektierende Urteile) Lo bello exige la representación de cierta cualidad del objeto que también se hace comprensible y se deja traer a conceptos (aunque en el juicio estético no sea traída a ellos). descansar. la imaginación) bajo la facultad de los conceptos (es decir. Del método de la deducción de los juicios de gusto § 32. (169-171) Deducción de los juicios estéticos puros § 30. en general. con su conformidad a leyes [Gesetzmässigkeit]. ambos modos. Es decir. incluso contra nuestro interés (sensible). pues. Primera característica del juicio de gusto § 33. en un sentimiento que permita juzgar el objeto según la finalidad de la representación (mediante la cual un objeto es dado) para la impulsión de las facultades de conocer en su juego libre. Pero como aquí no hay concepto alguno del objeto a la base del juicio. concuerda con la segunda en su conformidad a leyes. (191-192) § 36. por una parte en cuanto éstos tienen una finalidad con relación al sentimiento moral. y el gusto. y nos obliga a pensar subjetivamente la naturaleza misma en su totalidad. a saber: la imaginación (para la intuición y comprensión de lo diverso de la misma) y el entendimiento (para el concepto como representación de la unidad de esa comprensión). sino de la facultad de las intuiciones o exposiciones (es decir. El principio del gusto es el principio subjetivo del Juicio en general Como los conceptos constituyen en un juicio el contenido del mismo (lo que pertenece al conocimiento del objeto). sin embargo. es una exposición de la finalidad subjetiva de nuestro espíritu en el uso de la imaginación para la determinación suprasensible del mismo. en cuanto la primera. (…) Ambas se refieren a fundamentos subjetivos de la sensibilidad. encierra un principio de subsunción. unidos en el mismo sujeto. y cultiva enseñando a poner atención a la finalidad en el sentimiento de placer. Lo bello nos prepara a amar [lieben] algo. Lo sublime consiste solo en la relación en la cual lo sensible.

y. ¿Qué se afirma propiamente a priori de un objeto en un juicio de gusto? (Was wird eigentlich in einem Geschmacksurteile von einem Gegenstande a priori behauptet?) § 38. (220) Cuando bajo un concepto se pone una representación de la imaginación que pertenece a la exposición de aquel concepto. entonces se comunica la representación. la cultura de las facultades del espíritu para la comunicación social. (198) Sólo cuando la imaginación. Del arte bello (schöne Kunst) Arte bello es un modo de representación que por sí mismo es conforme a fin. Del interés empírico (empirischen Interesse) de lo bello § 42. Del interés intelectual (intellektuellen Interesse) de lo bello § 43. entendiendo por idea estética la representación de la imaginación que provoca a pensar mucho [viel zu denken]. pero que por sí misma ocasiona tanto pensamiento que no se deja 10 . Del gusto como una especie de sensus communis Por sensus communis ha de entenderse la idea de un sentido que es común a todos [eines gemeinschaftlichen Sinnes]. El arte bello es arte en cuanto. (213) § 47. Arte bello es arte del genio (Genie) Genio es la capacidad espiritual innata (ingenium) mediante la cual la naturaleza da la regla al arte. y poniéndose en el lugar de cualquier otro. en su libertad.§ 37. y. De la comunicabilidad (Mitteilbarkeit) de una sensación (Empfindung) § 40. es lo que pone las facultades del espíritu con finalidad en movimiento. pueda serle adecuado [adäquat] pensamiento alguno. ningún lenguaje expresa del todo ni puede hacer comprensible [keine Sprache völlig erreicht und verständlich machen kann]. sin embargo. juego] tal que se conserva a sí mismo y fortalece las facultades para él. así. evitar la ilusión que. sino como sentimiento interior de un estado del espíritu conforme a fin. es la facultad de juzgar a priori la comunicabilidad de los sentimientos [Mitteilbarkeit der Gefühle] que están unidos con una representación dada (sin intervención de un concepto). en su reflexión. Ahora bien: afirmo que ese principio no es otra cosa que la facultad de la exposición de ideas estéticas. por decirlo así. despierta el entendimiento. como más bien meramente posibles. el arte bello debe ser considerado como naturaleza. El gusto. Aclaración y confirmación de la anterior definición del genio § 48. tiene en cuenta por el pensamiento (a priori) el modo de representación de los demás para atener su juicio. aunque sin fin. y que. Ahora bien: esto se realiza comparando su juicio con otros juicios no tanto reales. sin concepto. (211) § 45. pero aquello por medio de lo cual ese principio vivifica el alma. no debe parecer intencionada. en un fuego [sic. De las facultades del espíritu que constituyen el genio Espíritu [Geist]. concepto alguno. por lo tanto. fomenta. es decir. es decir. fácilmente tomadas por objeivas. en significación estética. (201) § 41. sin que. se dice del principio vivificante del alma. pone la imaginación en un juego regular. es decir. nacida de condiciones privadas subjetivas. Del arte (Kunst) en general § 44. al mismo tiempo. a la razón total humana. por más que se tenga conciencia de que es arte. parece ser naturaleza La finalidad en el producto del arte bello. la materia que aplica a ello. Deducción de los juicios de gusto § 39. De la relación del genio con el gusto § 49. sin embargo. aunque es intencionada. tendría una influencia perjudicial en el juicio. no como pensamiento. de un Juicio que. y éste. pues. (212) § 46. es decir.

Más (…) no podemos hacer. en una idea de la razón. pero el juicio de gusto recibe por medio de éste. als sich niemals in einem bestimmten Begriff zusammenfassen lässt. mantiene la poesía [Dichtkunst] (. por el cual.. entre la ilimitada diversidad de posibles formas que con él concuerdan. (249) Creo que se puede llamar la idea estética una representación inexponible (eine inexponible Vorstellung) de la imaginación. no se puede conocer ni demostrar nada en consideración del objeto. Comparación del valor estético (ästhetische Wert) de las bellas artes entre sí Entre todas. espontánea. y no sirve para el conocimiento. la imaginación. El principio subjetivo. 251 (B195. poniendo la imaginación en libertad. elevándose así.) el primer puesto. Frankfurt. el del sustrato suprasensible de los fenómenos) . Pág. independiente de la determinación de la naturaleza. extiende estéticamente el concepto mismo de un modo ilimitado. mithin den Begriff selbst auf unbegrenzte Art ästhetisch erweitert: so ist die Einbildungskraft hiebei schöpferisch. la indeterminada idea de lo suprasensible en nosotros. De la unión del gusto con el genio en productos del arte bello § 51. (a saber. entonces la imaginación. con sus intuiciones. que se enlaza con una 11 . A193). porque ese concepto es. en ocasión de una representación (cosa que pertenece ciertamente al concepto del objeto). y pone en movimiento la facultad de ideas intelectuales para pensar. empero. como. oculta para nosotros mismos..nunca recoger en un determinado concepto. a saber. und bringt das Vermögen intellektueller Ideen (die Vernunft) in Bewegung. en esto. die zu seiner Darstellung gehört. validez para cada cual (desde luego. en general. es en absoluto imposible. en sí. aunque indeterminado. es creadora. en sus fuentes.. als in ihr aufgefasst und deutlich gemacht werden kann. 1974 (Band X de la Werkausgabe). De la unión de las bellas artes en uno y el mismo producto § 53. (. Extiende el espíritu. y.. hasta ideas. y. el entendimiento. puede tan solo ser indicado como la única clave para descifrar esa facultad. Solución de la antinomia del gusto Toda contradicción desaparece si digo: el juicio de gusto se funda en un concepto (el de un fundamento. Suhrkamp. más de lo que puede en ella ser aprehendido y aclarado. como juicio particular que acompaña inmediatamente la intuición). no alcanza nunca la intuición toda interior de la imaginación. al mismo tiempo. (233-234) § 54. dentro de los límites de un concepto dado. § 56. Dar un determinado principio objetivo del gusto. en cada cual. estéticamente. aber für sich allein so viel zu denken veranlasst. haciéndole sentir su facultad libre.) Así. Kant. Nota Segunda sección: La dialéctica del Juicio estético § 55. por tanto. De la división de las bellas artes § 52. de la finalidad subjetiva de la naturaleza para el Juicio). Fortalece el espíritu. Kritik der Urteilskraft. (221) Wenn nun einem Begriffe eine Vorstellung der Einbildungskraft unterlegt wird. según el cual los juicios del mismo pudieran ser dirigidos. sin embargo. (248) El juicio de gusto se funda en un concepto. pero nada puede hacérnosla más comprensible. porque el fundamento de determinación está quizá en el concepto de lo que puede ser considerado como el sustrato suprasensible de la humanidad. no alcanza el concepto dado. ofrece la que enlaza la exposición del mismo con una abundancia de pensamientos [Gedankenfülle] a la cual ninguna expresión verbal es enteramente adecuada [kein Sprachausdruck völlig adäquat]. pues entonces no serían juicios de gusto. así. Representación de la antinomia del gusto § 57. mehr nämlich bei Veranlassung einer Vorstellung zu denken (was zwar zu dem Begriffe des Gegenstandes gehört). comprobados y demostrados. en una idea estética. § 50. mediante sus conceptos. indeterminable.

en el cual la facultad teórica está unida con la práctica de un modo común y desconocido [auf gemeinschaftliche und unbekannte Art].. (262) Referido a algo. pueden ser llamadas técnicas. (. Esta técnica. pues.. de una ordenación conforme a un fin de la naturaleza en un sistema. tampoco constituye una parte de la filosofía doctrinal. sino de cómo nosotros la cogemos. es él mismo legislador. que es el fundamento de la filosofía 3. Porque pertenecen al arte de realizar lo que el hombre quiere que sea (. De la experiencia como sistema para el juicio 5. sino técnicamente. porque entonces debiéramos aprender de la naturaleza qué es lo que hemos de encontrar bello.). lo cual no puede ocurrir si admitimos el realismo de la finalidad de la naturaleza. en el sujeto mismo y fuera de él. y de acuerdo con ella también a la naturaleza. todas las demás proposiciones de la práctica. En estos casos los juicios no son ni teóricos ni prácticos. sino la facultad de juzgar en cuyas leyes éstos se fundan. No llamaremos "técnicos" a los propios juicios. puede. sin embargo. sin cuya presuposición no podemos esperar orientarnos 12 .) Es lo inteligible hacia donde mira el gusto. por la adecuación de sus leyes particulares (de las que el entendimiento nada dice) a la posibilidad de la experiencia como sistema. (26-27) 2. al operar con fenómenos dados para colocarlos bajo conceptos empíricos de cosas determinadas de la naturaleza. la idea estética ser llamada una representación inexponible de la misma (en su libre juego). pero a la vez indeterminado.. que no es naturaleza ni tampoco libertad. (259) § 59. Pero a partir de ahora nos serviremos del término "técnica" también donde los objetos de la naturaleza son a veces juzgados solamente como si su posibilidad se fundara en el arte. Ahora bien: como traer una representación de la imaginación a conceptos vale tanto como exponerla. tampoco de un modo meramente mecánico. para nosotros. Apéndice de la metodología del gusto ---------------------------------------------------------------------------------- PRIMERA INTRODUCCIÓN 1. Pero en un juicio semejante no se trata de lo que la naturaleza sea o de lo que sea. De la filosofía como sistema Si queremos evitar la ambigüedad. a saber. pero. y el juicio de gusto estaría sometido a principios empíricos. Del sistema de las facultades superiores del conocimiento. sino artísticamente [künstlich] según el principio general. en vez de prácticas. está enlazado con la base de la última. ya que no determinan nada de la condición de Objeto ni del modo de producirlo. como fin. en cierto modo favorable a nuestro Juicio. (263) § 60. al no contener proposiciones objetivamente determinantes. no lo hace esquemáticamente. De la belleza (Schönheit) como símbolo (Symbol) de la moralidad Lo bello es el símbolo del bien moral. pero meramente según la analogía con un arte. sea cual sea la ciencia con la que estén relacionadas. Del idealismo de la finalidad de la naturaleza y del arte como principio único del Juicio estético El Juicio estético. Del sistema de todas las facultades del espíritu humano 4. con lo suprasensible. como un instrumento manejado por el entendimiento y los sentidos. sino sólo de nuestra crítica de la facultad de conocer. no en relación objetiva con los objetos. en consideración del juicio de si algo es o no bello. y en relación subjetiva con nuestra capacidad de conocer. Del Juicio reflexionante El Juicio reflexionante. sino que por medio de ellos la propia naturaleza es juzgada.. (251-252) § 58.representación dada.

y el objeto es percibido como conforme a fines simplemente para el Juicio. si se encuentra esta forma en el objeto. del sustrato sensible [sinnlichen] de la primera filosofía al inteligible [intelligibilen] de la segunda. sin ser capaz de explicarla o determinarla. y. a la vez como arte. entonces en la mera reflexión el entendimiento y la imaginación concuerdan mutuamente para la realización de su labor. mecánicamente. lo cual es decir tanto como que tienen un principio a priori para ellos mismos.. a través del Juicio. (89) 10. esto es.) Por ello esta técnica de la naturaleza podría denominarse plástica [plastisch] (.) sino sólo para poder reflexionar. no al determinante. Esta transición se realiza mediante la crítica de una facultad (el Juicio).. la propia finalidad es considerada como meramente subjetiva.). Si. (. 7. (77) 9. pero con respecto a ellos mismos en cuanto sistemas. ya que antes las cosas sólo se han juzgado como formas de la naturaleza indeterminadamente conforme a fines. técnica orgánica [organische Technik] de la naturaleza. (99) 11. (51-52) El principio peculiar del Juicio es.. (. Sin embargo.en un laberinto de la diversidad de las leyes particulares posibles. son de un tipo tan especial que refieren 13 . todo tipo de formas de flores o la constitución interna de plantas o animales. que la naturaleza especifica sus leyes generales en leyes empíricas. De la estética de la capacidad de juzgar La representación sensible de la perfección es una contradicción expresa. Por tanto. y al mismo tiempo una transición. por tanto. sus juicios. porque ni requiere un concepto determinado del Objeto ni lo produce. el Juicio mismo se establece a priori la técnica de la naturaleza. por tanto.sino que se debe juzgar así. (67) 8. configuraciones cristalinas. y por lo tanto constituyen las dos partes de la filosofía (la teórica y la práctica) en cuanto sistema doctrinal. y el Juicio compara un concepto del entendimiento semejante con la razón y su principio de posibilidad de un sistema. a saber.. Un juicio tal se llama juicio estético de reflexión. El juicio sobre la finalidad objetiva de la naturaleza se llama teleológico. como mera naturaleza. cada una de las cuales tiene sus propios principios determinantes a priori. aunque perteneciente sólo al Juicio reflexionante. siendo distintos de todos aquellos cuyos principios básicos tienen que ser objetivos (ya sean teóricos o prácticos) denominados lógicos. para el fin del Juicio. por el contrario. De la técnica (Technik) del Juicio como fundamento de una idea de la técnica de la naturaleza Si la forma de un Objeto dado en la intuición empírica está cualificada de tal manera que la aprehensión [Auffassung] de la diversidad de éste en la imaginación concuerda con la presentación [Darstellung] de un concepto del entendimiento (sea cual sea el concepto). son dados previamente conceptos empíricos y leyes concordantes con el mecanismo de la naturaleza..) aspiran a la necesidad y no dicen que todo el mundo juzga de ese modo --de manera que serían un problema a explicar por la psicología empírica-.. Del juzgar teleológico Esta finalidad de las formas puede ser llamada figurativa [figürliche] y la técnica de la naturaleza en relación con ellas también puede ser llamada así. De la finalidad de las formas de la naturaleza como otros tantos sistemas particulares La naturaleza procede. (54) 6. por ejemplo. Es un juicio de conocimiento. y el propio juicio no es un juicio de conocimiento.. procede técnicamente. que por medio de un principio propio conecta ambas partes. entonces. con respecto a sus productos en cuanto agregados. denominados estéticos (cuyos principios son meramente subjetivos). Si se quiere. que sólo sirve para la conexión. de acuerdo con la forma de un sistema lógico. la finalidad es juzgada objetivamente y la cosa se llama un fin de la naturaleza.. por lo cual por sí misma no puede obtener ningún conocimiento ni contribuir de ningún modo a la doctrina. en relación con la naturaleza y con la libertad. Introducción enciclopédica de la crítica del Juicio en el sistema de la crítica de la razón pura Así se descubre un sistema de las facultades del espíritu. De la investigación de un principio del Juicio técnico Los juicios estéticos de reflexión (.

que no se da a ninguna percepción y cuya invisibilidad marca sin embargo una totalidad plena a la cual no pertenece y con la cual no tiene nada que hacer en tanto que totalidad.. Lyotard. nunca abandonado. op. Trías . de que la presentación está intrínsecamente ausente de él. pero está siempre “presente” como llamada a pensar más allá del “ahí”. Y. Da lo bello. perceptible. puede provocar.) La experiencia del arte expone. . por esta misma razón. Sólo ella puede ser llamada bella a partir de ese trazo. 185. la belleza jamás es vista. ni en la totalidad ni fuera de ella: el sin no es visible. no existe. Desde este punto de vista. 193. El respeto es la “presentación negativa” absoluta. la huella del sin es el origen de la belleza.intuiciones sensibles a una idea de la naturaleza.. Adorno. en el sentido. Pero es. p. cuya legalidad no puede ser entendida sin una relación de ella misma con un sustrato suprasensible.. si es que el desinterés no quiere convertirse en indiferencia. y que escapa a los valores del placer y del displacer.. dado que el sentimiento abrigado hacia los demás no es un elemento esencial dentro de este conocimiento. sin embargo.. En el ámbito del discurso teorético. nunca dado en una presentación.. un grifo-sacado de su contexto habitual y colocado en una especie de zoo de objetos desfuncionalizados. puede desprenderse de su finalidad práctica adquiriendo un carácter “artístico”: de “objeto sin finalidad” (Kant) o de “símbolo inmanente” (Cassirer). Hemos visto al arte empeñado no ya en imitar sino en sustituir al objeto. incluso desmesurado e informe. División de la crítica del Juicio -------------------------------------------------------------------------------------------------------------- FRAGMENTOS DE ALGUNOS AUTORES ACTUALES SOBRE LA KU El absoluto no está nunca ahí. 99. pág. en forma de negación. esta vez. Inagotable. Madrid. el hecho de que los seres humanos sean mutuamente miembros de una íntima Gemeinschaft. Nunca restituido. Teoría estética. sensible. El arte ensimismado. en el cual obviamente se aloja la experiencia ética que llega al fronterizo como experiencia del cerco hermético (y por supuesto en el modo de la experiencia de la culpa y el deber). como ha dicho Argan.cit. Al desinterés propio del arte tiene que acompañarle la sombra del interés más salvaje. el modelo absoluto del sentimiento simple que el arte sublime puede (vanamente) intentar suscitar. aquello contra lo cual choca. sin embargo. 133. ¿Es este sin traducible? Derrida No hay arte que no contenga en sí. p. p. lo hay y es bello. Leçons sur l´analitique du sublime. podemos experimentar nuestra humanidad compartida con la inmediatez propia de nuestra respuesta ante una bella pintura o una magnífica sinfonía. pero no somos capaces de tener idea alguna de qué significa esto. (. nos conocemos unos a otros sólo como objetos. nos conocemos y respetamos recíprocamente como sujetos autónomos. Lyotard. “un ogetto prodotto senza progetto”. que ningún objeto. en crear. La estética como ideología. 14 . la huella del sin. pág. Por eso es un sentimiento tan extraño. Rubert de Ventós. una experiencia radical con la culpa y con la falta. En la esfera de la cultura estética. en el ámbito moral. pero inolvidable. en producir y no en reproducir. Con los ready-mades de Marcel Duchamp aprendieron los nuevos artistas que un objeto cualquiera --un paraguas. pues. Lo que determina el obrar del genio son ideas estéticas que constituyen determinaciones de un ámbito determinable al que Kant llama sustrato suprasensible. con el mal. (111) 12.. dándole exposición simbólica. Eagleton. 23.

resulta de aquí una representación de la finalidad de aquél. y que por tanto. y solo en tanto que den por resultado como consecuencia una finalidad formal y subjetiva de dicho objeto. y al mismo tiempo de un modo aceptable para todos. y como esta conformidad del objeto con las facultades del sujeto es contingente. pero especialmente el elemento material (lo real. se llama gusto. o sea la armonía de la imaginación y el entendimiento.VII De la representación estética de la finalidad de la naturaleza Lo que en la representación de un objeto es puramente subjetivo. sin tener por fin el obtener un concepto del objeto mismo. constituye su valor lógico. la cual tiene su principio en la razón pura. es también un elemento del conocimiento de las cosas como fenómenos. aunque sea sin un fin determinado. se halla completamente ligada a esta representación. en 1876. lo que conviene con la representación de dicho objeto en la reflexión. en tanto que es representada en la percepción. Pero el juicio del gusto tiene también. es por esto un elemento subjetivo que no puede constituir uno de los del conocimiento. y es una representación estética de la finalidad. es lo que únicamente constituye el carácter de legalidad del uso empírico que el sujeto hace del juicio en general. y el objeto se llama entonces bello. y sirva a un conocimiento determinado. es el placer o la pena mezclada con esta representación. . y no nos suministra ninguno otro. Mas el elemento subjetivo que en una representación no puede ser un elemento de conocimiento. esta pretensión es legítima. Por donde la finalidad del objeto. la reflexión solamente es la que debe mostrarlo unido a esta representación. es el elemento puramente subjetivo de la representación que tenemos de estas cosas (no se determina lo que ellas pueden ser como objetos en sí). y el placer no puede producir otra cosa que la conformidad del mismo objeto con las facultades de conocer que se ponen en juego en el juicio reflexivo. debe atribuirse a cada uno para el juicio del gusto y hallarse unido a aquella representación. y a pesar de la contingencia interna de este juicio.ANEXO Partes de la KU. Cuando el placer se halla ligado a la simple aprensión (aprehensio) de la forma de un objeto de intuición. sino un sentimiento de placer. sino para todos los que puedan juzgar. aunque bien pudieran ser ellos el efecto o resultado de cualquier conocimiento. la finalidad del objeto. es decir. En efecto. es llevar un juicio estético sobre. la cualidad de espacio donde ellas se nos representan. no puede nunca considerarse en relación a los conceptos como necesariamente ligado a la representación de un objeto. cuyas condiciones tienen un valor universal a priori. Del mismo modo que el espacio es simplemente la forma a priori de la posibilidad de nuestras representaciones de las cosas exteriores. la sensación (aquí la sensación exterior) espresa el elemento puramente subjetivo de estas representaciones. 15 . lo que constituye la relación de esta representación al sujeto y no al objeto. con la facultad que tiene de referirlas a las intuiciones de los conceptos. Nosotros no hablamos en este caso de la finalidad del objeto sino porque su representación se halla inmediatamente ligada al sentimiento de placer. por lo que si en esta comparación la imaginación (en tanto que facultad de las intuiciones a priori). como el principio del placer se halla colocado simplemente en la forma del objeto tal como se presenta a la reflexión en general. procedentes de la traducción a partir de una versión francesa por parte de Alejo García Moreno y Juan Rovira. Resta únicamente saber si hay en general tal representación de la finalidad. En la representación sensible de las cosas exteriores. a pesar de su cualidad puramente subjetiva. no es una cualidad del objeto mismo (porque tal cualidad no puede percibirse) aunque pueda deducirse de un conocimiento de los objetos. y además no existe relación para con un concepto que contenga un fin determinado. es necesario. como si se tratara de un predicado ligado a la representación del objeto. un juicio que no está fundado sobre un concepto actual del objeto. juzgamos también que este placer está necesariamente unido a la representación de dicho objeto. esto es. la finalidad que precede al conocimiento de un objeto. es una cualidad estética. sino al sujeto. como todos los juicios empíricos. como todo placer o toda pena que no son producidas por el concepto de la libertad. El conocimiento de un objeto de los sentidos puede considerarse bajo estos dos puntos de vista. y sirve también para el conocimiento de los objetos exteriores. no solamente para el sujeto a quien satisface esta forma. y de esto resulta un sentimiento de placer. como cualquier juicio empírico. sin que esta aprensión se refiera a un concepto. Por consecuencia. y no en una sensación del mismo. también el objeto es concebido simplemente como un fenómeno. Por donde el placer de que aquí se trata. En efecto. Y cuando juzgamos de manera que el placer unido a la representación de un objeto tiene su origen en la forma de este (y no en el elemento material de su representación considerada como sensación) tal como la hallamos en la reflexión que de esto hacemos. la pretensión de tener un valor universal. pues el espacio. para las facultades de conocer de este. esta aprensión de formas que opera la imaginación. y la facultad de juzgar en medio de un placer de esta especie. debe estimarse el objeto como apropiado al Juicio reflexivo. no puede atribuirse una necesidad objetiva. porque estos sentimientos no nos hacen conocer nada del objeto de la representación. la representación no es referida al objeto. este. aquello por que es dada alguna cosa como existente). por consecuencia. pero lo que en ella sirve o puede servir a la determinación del objeto (al conocimiento). se halla por efecto natural de una representación dada de acuerdo con el entendimiento o la facultad de los conceptos. Juzgar de este modo. la que aun cuando no queramos servirnos de la representación de aquel respecto de un conocimiento. que. por la determinación previa de esta facultad. pues lo que hay aquí de singular y de extraño proviene únicamente de que aquélla no es un concepto empírico. ni aspirar a obtener un valor a priori. no puede tener lugar sin que el Juicio reflexivo las compare.

Un juicio individual de experiencia. tiene derecho a pretender el asentimiento de cada uno. Del mismo modo sucede que aquel que en la pura reflexión que hace de la forma de un objeto sin tener en cuenta ningún concepto. cae bajo las leyes que reducen la experiencia posible a experiencia general. porque el principio de este placer se halla en la condición universal. a las que se apropia la forma del objeto. en efecto. puede con justicia reclamar el asentimiento de cada uno. hay la diferencia de que en el último caso se espera llegar a este fin. El juicio del gusto no se funda sobre conceptos. es imposible también disputar. cualquiera que no tenga gusto cree ponerse al abrigo de todo reproche: cada uno tiene su gusto. 2. en tanto que se deriva de un sentimiento del espíritu. invocando por motivos conceptos determinados. Mas cuando esto es imposible. en este juicio no se puede decidir nada por medio de pruebas. y que por tanto. que no se podría atribuir a este juicio ningún derecho al asentimiento universal). que determinan el acuerdo de aquella con el conocimiento de las cosas en general. sino que también la tiene con lo sublime. se puede esperar el venir a un acuerdo. entre contestar y disputar la semejanza de que en uno y otro caso se intenta ponerse recíprocamente de acuerdo. un placer particular. cualquiera que fuese la diversidad de esta especie de juicios (es decir. El principio del gusto da. y que aquí el juicio no tiene el derecho de exigir el asentimiento de otro. fundado sobre las condiciones generales del Juicio determinante. Porque allí donde es permitido contestar. ni un principio práctico para la voluntad. es necesario hacerlo por medio de la experiencia). expuestas anteriormente en la analítica). y no puede hallarse unido a priori a ningún concepto (no se puede determinar de este modo. por consiguiente. aunque este principio no sea ni un principio de conocimiento para el entendimiento. Así el placer en el juicio del gusto depende ciertamente de una representación empírica. y esto es precisamente lo que niega esta proposición: cada uno tiene su gusto. Por esto es por lo que los juicios del gusto suponen un principio a priori. Mas esta proposición es la contraria de la primera. y aun en la privación de toda forma. puesto que. con la relación de las facultades de conocer entre sí (la imaginación y el entendimiento). sino también bajo el punto de vista de la libertad del sujeto en su relación con los objetos considerados en su forma. Fácilmente se ve que entre estos dos lugares comunes falta una proposición. esto es. de donde se sigue que el juicio estético no tiene solo relación con lo bello como juicio del gusto. El juicio del gusto se funda sobre conceptos. el que invocan los mismos que atribuyen al gusto el derecho de formar juicios universales. que supone todo juicio del gusto (y que no son otra cosa que las dos propiedades del juicio del gusto. como del arte). obteniendo como resultado un juicio empírico e individual. y es mostrar que el concepto a 16 . Sí hay. por la sola razón de que existe el convencimiento de que descansa únicamente sobre la reflexión y sobre condiciones generales. Pero la capacidad que nosotros tenemos de hallar en nuestra reflexión sobre las formas de las cosas (de la naturaleza.º Tesis. ni por tanto sea determinante a priori. pero es el principio de este juicio. y se hallan también sometidos a la crítica. pero que no se puede referir a conceptos determinados. aunque se pueda contestar con razones. § LV Exposición de la antinomia del gusto El primer lugar común del gusto se halla contenido en esta proposición. y por consiguiente. § LVI Solución de la antinomia del gusto No hay más que un medio de quitar la contradicción de estos principios.º Antítesis. de los juicios reflexivos. no sean solamente subjetivos. y admitiendo de este modo. El segundo lugar común del gusto. se puede contar con principios del juicio que no tendrán sólo un valor particular. lugar a la antinomia siguiente: 1. como principios del juicio. porque de otro modo no se podría en él contestar nada. el juicio del que percibe una gota de agua móvil en un cristal de roca. pues. aunque subjetiva. qué objeto es o no conforme al gusto. que no es ciertamente tomada como proverbio. y que de este modo esta crítica de juicio estético debe dividirse en dos grandes partes correspondientes a estas dos divisiones. Lo que significa que el motivo de esta especie de juicios es puramente subjetivo (que es un placer o un dolor). porque si no se podría disputar sobre este juicio (decidir por medio de pruebas). no produce solamente una finalidad de los objetos para el Juicio reflexivo bajo el punto de vista del concepto de la naturaleza. y es: que se puede contestar en materia de gusto (no disputar). aunque subjetivas. en la conformidad exigida por todo conocimiento empírico de un objeto (de una producción de la naturaleza o del arte). experimenta placer. Lo que significa que el motivo de un juicio del gusto puede muy bien ser objetivo. después de la cual. es este: no se puede disputar sobre gusto. por ejemplo. sino que cada uno admite implícitamente. y que. conceptos objetivos.

y entonces no habría entre ellos contradicción. pero no para determinar en ellos un concepto por medio del entendimiento. y por esto hemos visto que los dos principios. la aspiración del juicio del gusto a un valor universal. Pero toda la contradicción se desvanece. cuando yo digo que el juicio del gusto se funda sobre un concepto (de cierto principio en general de la finalidad subjetiva de la naturaleza para el juicio) que. Para resolver una antinomia. a la segunda. En efecto. lo que es contrario a la tesis. aunque no engaña más. es absolutamente imposible. En efecto. siendo indeterminable en sí e impropio para el conocimiento. llevarnos a ver más allá de lo sensible. es natural e inevitable. Se debería entender en la tesis que el juicio del gusto no se funda sobre conceptos determinados y en la antítesis. no fuera más que un concepto confuso del entendimiento. sea imposible sacar ninguna prueba para el juicio del gusto. como el de la perfección.que se refiere el objeto en esta especie de juicios no tiene el mismo sentido en las dos máximas del juicio estético trascendental. que sirve de fundamento al objeto (y también al sujeto que juzga) considerado como objeto de los sentidos. pueden ser conciliados. sería al menos posible en sí fundar el juicio sobre pruebas. relativa al sentimiento de placer. puesto que no queda otro medio de poner la razón de acuerdo consigo misma. Se puede también comprender con esto. en tanto que representación particular intuitiva. basta mostrar que es posible que dos proposiciones contrarias apariencia. se restringiría su valor para el individuo que juzgaría el objeto de este modo: un objeto de satisfacción para mí. Se ve pues. 17 . que está fundado sobre un concepto indeterminado (el del substratum supra-sensible de los fenómenos). después que se ha explicado. y buscar en lo supra-sensible el punto de reunión de todas nuestras facultades a priori. porque no podemos saber nada más. que no haga conocer nada. en apariencia contradictorios. al cual se pudiera hacer corresponder la intuición sensible de lo bello. por el que da la razón un fundamento a esta intuición. cómo esta apariencia es natural e inevitable para la razón humana. experimentar y demostrar los juicios del gusto. el concepto trascendental de lo supra-sensible. Pero un concepto semejante no es más que el concepto puro que nos da la razón sobre lo supra-sensible. La antinomia que acabamos de exponer y de resolver. y pueden manchar juntas. más que un juicio particular. En cuanto a dar un principio objetivo y determinado con cuya ayuda nos podemos dirigir. Si. Luego el juicio del gusto se refiere a objetos sensibles. por consiguiente. no podría en manera alguna aspirar a un valor necesario y universal. porque la razón determinante de este juicio descansa quizá en el concepto de lo que puede considerarse como el substratum supra-sensible de la humanidad. cada uno tiene su gusto. pero que no pueda ser determinado por la intuición. un concepto puede o ser determinable. como la única clave de que podemos servirnos respecto de esta facultad. porque este no es juicio de conocimiento. puede no tener el mismo carácter para otros. por el contrario. sería nula. como otros quieren (a causa de la universalidad de este juicio). pero que no puede determinarlo bastante teóricamente. y que las antinomias dan aquí por resultado como en la crítica de la razón práctica. por consiguiente. cuyos orígenes son para nosotros mismos desconocidos. sin duda alguna en el juicio del gusto la representación del objeto (al mismo tiempo que la del sujeto) tiene un carácter que nos autoriza a mirar esta especie de juicios como extendiéndose necesariamente a cada uno. pero que. que será imposible resolver de otro modo que mostrando que las proposiciones opuestas son falsas. y considerándolo sólo bajo este punto de vista. y que necesariamente debe tener por fundamento algún concepto. y esto basta. no obstante. o indeterminado en sí y al mismo tiempo indeterminable. da al juicio un valor universal (aunque este juicio sea en cada uno un juicio particular que acompaña inmediatamente la intuición). y del cual. resultará una antinomia. En efecto. Pero no puede ser probado por un concepto. o en el principio de la perfección. como lo hacen algunos (a causa de la particularidad de la representación que sirve de fundamento al juicio del gusto). nada puede darnos a conocer ni probar relativamente al objeto. y se saca del uno o del otro principio la definición del gusto. y sin embargo. El juicio del gusto se debe referir a algún concepto. No obstante. o si el concepto sobre el cual se funda. aunque la explicación de la posibilidad de su concepto exceda nuestra facultad de conocer. a la verdad. tiene su principio en el verdadero concepto del gusto. Este no es. y por qué subsiste todavía. pues. no se contradicen en realidad. en el de un juicio estético reflexivo. Todo lo que podemos hacer aquí es quitar la contradicción que se manifiesta en las pretensiones opuestas del gusto. o sea la idea indeterminada de lo supra-sensible. como fenómeno. en los dos juicios contrarios damos el mismo sentido al concepto. pero que al mismo tiempo la ilusión que resulta de la confusión del uno con el otro. es decir. si suprimimos toda consideración de este género. sobre el cual debe fundarse el valor universal de un juicio. lo que probaría que el concepto sobre el cual se funda cada una de ellas se contradice por sí mismo. los dos pueden ser verdaderos. porque estos no serían juicios del gusto. sacamos dos predicados opuestos. se coloca la razón determinante del gusto en lo agradable. A la primera especie de conceptos pertenece el concepto del entendimiento determinable por predicados de la intuición sensible que le pueden corresponder. No se puede más que mostrar el principio subjetivo. porque de otro modo. que la crítica aplica a la solución de la antinomia del juicio estético el mismo método que para las antinomias de la razón pura teórica.