P. 1
Pater Walter - El Renacimiento

Pater Walter - El Renacimiento

|Views: 1,505|Likes:
Published by Kotaro Ken

More info:

Published by: Kotaro Ken on Dec 20, 2010
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

06/09/2015

pdf

text

original

Sections

  • CAPÍTULO I
  • CAPÍTULO II
  • CAPÍTULO III
  • CAPÍTULO IV
  • CAPÍTULO V
  • CAPÍTULO VI
  • CAPÍTULO VII
  • CAPÍTULO VIII
  • CAPÍTULO IX

EL RENACIMIENTO

WALTER PATER

PRÓLOGO POR GHERARDO MARONE

Título del original inglés:
THE RENAISSANCE

Ediciones elaleph.com

Editado por
elaleph.com

© 1999 – Copyrigth www.elaleph.com
Todos los Derechos Reservados

EL RENACIMIENTO

3

Walter Horacio Pater nació en Shadwell (Londres), el
4 de agosto de 1839 y murió en Oxford, a los cincuenta y
cinco años, el 30 de julio de 1894.
Su familia, de origen holandés, se jactaba de contar entre
sus antepasados al pintor Juan Bautista Pater y continuaba
con una singular tradición: educaba a sus descendientes mas-
culinos en la religión católica y a los femeninos en la anglica-
na.

Luego de efectuar sus primeros estudios en el King's
School de Canterbury, Walter ingresó en el año 1858 en el
Queen's College de Oxford, donde, al cabo de cuatro años, se
doctoró en literatura clásica.
La lectura de
Modern Painters de Ruskin, tuvo una
excepcional influencia en la orientación de sus estudios y le
hizo concebir la idea de efectuar un viaje a Italia que pudo
realizar recién en el año 1866, deteniéndose particularmente
en Pisa, Florencia y Roma. Mucho después, en 1882, em-

WALTER PATER

4

prendería un segundo viaje destinado casi exclusivamente al
estudio de Roma.

Entretanto, visitó repetidas veces Francia, donde contrajo
grandes amistades.
Había conocido a Swinburne en el seno de una sociedad
de jóvenes de Oxford denominada "Old Mortality" y en la
Universidad, también de Oxford, tuvo como discípulo, entre
otros, a Oscar Wilde.
El principio fundamental de su estética, "todas las artes
aspiran a la música", marcó el rumbo de una orientación
crítica en la historia del arte contemporáneo que no ha sido
aún enteramente superado.
En Italia se hicieron sus intérpretes Angelo Conti y Ga-
brielle D'Annunzio; este último expone gran parte de los
cánones de esta doctrina, en las páginas de su novela "El
Fuego", valiéndose de las palabras de un presunto discípulo
suyo, Daniel Glauro, que muy probablemente representa al
propio Angelo Conti.
La tesis fundamental del presente libro es que el Renaci-
miento, gloria y producto íntimamente italianos, que influyó
a toda la civilización y cultura occidentales, había ya dado
señales de vida en Francia, en el lejano período medieval, a
través del amor por la belleza física, el culto del cuerpo, la
destrucción de aquellos límites que los sistemas religiosos de
la Edad Media imponían al corazón y a la imaginación.

EL RENACIMIENTO

5

A pesar de que dicha tesis es un tanto arriesgada (y el
presentador lo pone en evidencia en su Prólogo), está ex-
puesta con una riqueza de cultura, una fe tan ardiente y una
sutileza de observación y, sensibilidad tales; en un estilo tan
movido, vivaz y brillante, que confiere a todo el libro un
acento inconfundible, haciendo de él una de las más conspi-
cuas contribuciones a la verdadera comprensión de la com-
pleja revolución del pensamiento y de las almas que fue el
Renacimiento.

He ahí el motivo por el cual esta obra ha entrado a for-
mar parte de los clásicos de la crítica de arte contemporánea y
es menester que toda persona culta la haya leído y meditado.
Gherardo Marone, que nos ha sugerido su traducción, le
antepone un ensayo que constituye un agudo y vasto panora-
ma de las corrientes estéticas del Ochocientos y al mismo
tiempo una clara definición de la personalidad de Walter
Horacio Pater.

WALTER PATER

6

PRÓLOGO

No creo que resulte inoportuno un recuerdo personal. Nos
ayudará a entender mejor todo el particular encanto de la
obra que hoy presentamos a la sensibilidad y a la fantasía de
los jóvenes argentinos de las nuevas generaciones.
Leí por primera vez este libro de Walter Pater en el año
1912, en la traducción italiana de Aldo De Rinaldis, y sus
páginas no sólo me encantaron por el esplendor de su estilo,
sino que me convencieron por la originalidad de las ideas que
contenían.

Los jóvenes que en la Italia de aquella época no habían
todavía doblado el cabo de los veinte años, procuraban des-
vincularse fatigosamente de la sugestión y del atractivo da-
nunzianos.

El estetismo del gran poeta había desviado sus gustos y en
cierto sentido debilitado sus caracteres.

EL RENACIMIENTO

7

Una revista de estetas, publicada por Aldo de Bosis, Il
Convito, había contribuido a profundizar y difundir la
sugestión de las nuevas corrientes. Un cierto sentido místico
de la belleza encontraba, por aquel entonces, fácil acogida.
El culto desinteresado del arte, el fervor mesiánico de la poe-
sía, cual el de un verdadero apostolado, el ardor de llama
que parecía debiera purificar las costumbres mismas en una
epifanía del espíritu, necesariamente tenían que hacer presa
de los sentimientos y de la inteligencia de una generación que
iba desprendiéndose del positivismo y que anhelaba encami-
narse hacia una visión idealista de la vida.
Diríase que se trataba de un milagro; un espejismo que
alucinaba y arrastraba como un sortilegio.
D'Annunzio podía proclamar sin temor a escándalo en el
primer fascículo del
Convito, que la crítica de Francisco De
Sanctis estaba destinada a perecer porque carecía de la virtud
vital del estilo, trocando por "estilo" las bellas y armoniosas
frases o aquellas que, él mismo, llamaba las "sílabas lumi-
nosas" de Angelo Conti.
Este era un coetáneo y discípulo de D'Annunzio que ha-
bía contribuído a la creación del cenáculo del
Convito de
De Bosis y que representaba el papel de teórico del movimien-
to. En la novela "El Fuego", D'Annunzio le dedica nume-
rosas páginas afectuosas y sonoras. Había compuesto dos
libros:
La beata riva y Sul fiume del tempo, en los cua-

WALTER PATER

8

les, a través de un estilo encantador destilábanse principios de
la nueva estética.

La belleza no se captaba por nuestra sensibilidad o por
nuestra inteligencia, sino por una misteriosa facultad del
alma que, prescindiendo de ellas, la barruntaba y contenía en
sí misma una facultad que, sin ser intelectual, era
teorética.
El arte era inferior a la Naturaleza, era tan sólo un eco,
un símbolo de ella. Y la crítica, en presencia de la obra de
arte, más que comprender aquella obra, debía preocuparse de
interpretar los estados de ánimo del crítico, sus sentimientos y
sus fantasías. La crítica, de consiguiente, era una recreación
poética de la obra de arte, una variación sobre los motivos
que la obra misma suscitaba en nuestro corazón.
A esta forma de crítica llamábasele "pura"
y seguía, co-
mo vemos, el camino inverso al que debe seguir una verda-
dera crítica que, en lugar de poner en evidencia el alma del
crítico, debe hacernos penetrar en el alma del artista.
El hecho es que D'Annunzio y sus exquisitos discípulos
eran poetas y no teóricos, y por lo tanto, en cada situación en
que se encontraban, actuaban como poetas más que como
críticos.

Angelo Conti era, entre éstos, el más profundo y el más
fino. Un espíritu encantador y supersensible que ha dejado
páginas de incomparable hermosura dignas de ser leídas como
venidas de un poeta, creador él mismo de mitos y fantasías.

EL RENACIMIENTO

9

Tuve la fortuna de conocer personalmente algunos años
más tarde a Angelo Conti y de frecuentar su casa. En nu-
merosas oportunidades, en su compañía, visitamos las an-
tiguas iglesias napolitanas. Así fue como le escuché hablar
ante los documentos de la antigua grandeza con el tono inspi-
rado y al mismo tiempo sumiso que le era peculiar.
Fue en este período que cayó en mis manos la traducción
del
Renacimiento de Walter Pater. Sus páginas hallaron
en mí, al instante, un terreno labrado para la excepcional
simiente. Lo que faltaba a los estetas italianos formados en
torno a D'Annunzio, se hallaba en cambio sobreabundante
en Pater. En efecto, fuera de ser un estilista con postura de
sacerdote de la belleza, era un espíritu íntimamente filosófico
cuyos propios arranques y anhelos de corazón, se cribaban y
templaban sobre un fondo de rara vocación teorética.
Su platonismo y epicureísmo, no eran tan sólo un estado
de alma, sino una necesidad de organización interior, de sis-
tematización mental, de esclarecimiento intelectual. Su críti-
ca, pues, no se evidenciaba únicamente como una efusión de
los sentimientos personales del crítico, sino como el fruto de
un pensamiento ordenado y coherente que se podía también
discutir, pero que tenía su lógica interior infalible.
Sucedió así que mientras Angelo Conti me había con-
movido y entusiasmado, Walter Pater me convenció. Puedo
sinceramente expresar que su pequeño libro constituyó, en ese

WALTER PATER

10

entonces, mi primera experiencia filosófica. Me indujo, no
sólo a procurarme los demás libros de Pater y los de Ruskin,
sino también a emprender la lectura de la gran
Estética de
Croce.

Por ésta su labor de guía y de consejero le he quedado sen-
timentalmente agradecido, y todavía hoy me sorprende releer
sus páginas, no sólo con encanto, sino asimismo con utilidad.
* * *
El nombre de Walter Pater apareció en las revistas en el
año 1866 con un ensayo sobre Coleridge y otro sobre Win-
ckelmann. Fue este último quien lo entusiasmó para profun-
dizar en el estudio de la gran civilización itálica y lo indujo a
emprender su primer viaje a la península.
Después de dicho viaje, desde 1869 al 1873, aparecieron
separadamente en diversas revistas inglesas, los capítulos va-
rios sobre el
Renacimiento italiano que, poco tiempo más
tarde, precedidos del ensayo sobre dos antiguos cuentos fran-
ceses,
Amis et Amile y Aucassin et Nicolette, enrique-
cidos con el estudio sobre Joaquín Du Bellay y con el de
Winckelmann y el todo completado con una intensa
Con-
clusión, constituyeron la primera edición del libro que hoy
presentamos traducido por vez primera al castellano.
La génesis de la formación espiritual de Pater, merece ser
evocada para que luego pueda comprenderse mejor el carácter
y el acento de su crítica y el singular valor de este libro.

EL RENACIMIENTO

11

Su método crítico, en efecto, además que por el estudio de
Winckelmann y por su primer viaje a Italia, fue determinado
por el advenimiento de John Ruskin a la cátedra de estética
de la Universidad de Oxford. Ocurría esto en el año 1869,
fecha que debe ser tomada como piedra miliar en la historia
de la formación interior de Pater. Puede decirse, sin exagera-
ción, que ella ha encauzado la orientación estética de toda
una época de la cultura inglesa.
Ruskin es un escritor que consiguió transformar su con-
templación en acción y vida. Creía haber descubierto el poder
de elevación moral que tiene el arte y toda su existencia se
dedicó a trabajar para sus contemporáneos como el sacerdote
de esta nueva religión en el santuario intelectual de su país.
Fundó galerías de cuadros en los centros operarios industria-
les de Gran Bretaña. Se opuso a la construcción de caminos
de hierro que desfiguraban los panoramas ideales de su tie-
rra. Creó lentamente toda la mano de obra para la edición
de sus libros, y el empaste del papel sobre el cual debían ser
estampados. Patrocinó la restauración de los antiguos telares
a mano en substitución de los mecánicos. Por primera vez en
el ambiente nebuloso de Londres, proclamó la necesidad de
defender los cuadros antiguos de los museos, mediante un
vidrio protector. Fue desde entonces, que en cada comarca de
Europa, las telas, en un principio expuestas desnudas a la
acción del tiempo y del ambiente, fueron custodiadas como

WALTER PATER

12

reliquias bajo campanas de cristal. Y por último, cuando la
vivisección fue introducida en la Facultad de Medicina de
Oxford, en señal de protesta contra esa superflua barbarie,
presentó solemnemente la dimisión a su cátedra de estética de
la misma Universidad. En un país prevalentemente indus-
trial como era Inglaterra, esta infatigable acción de Ruskin
alcanzó efectos prodigiosos. Despertó las conciencias sofocadas
por la cotidiana lucha comercial, reclamó también la atención
de las clases humildes sobre problemas insospechados, propu-
so por primera vez el problema del arte como problema na-
cional. Se puede, pues, expresar que una buena mitad del
arte y de la literatura ingleses del siglo pasado se deben a él,
o, cuando menos, llevan las huellas de su saludable influen-
cia.

Sus ideas estéticas, su modo de pensar, pueden fácilmente
criticarse hoy, pero es necesario tener en cuenta que ha trans-
currido casi un siglo desde que él las proclamara, y en estos
últimos cincuenta años la filosofía del arte ha hecho progresos
de gigante. Sus mismas exageraciones, aquellas que hoy se
nos revelan como errores teóricos, tuvieron, cuando fueron
proclamadas, su eficaz y saludable influencia en la dialéctica
de los contrarios que rige la historia del espíritu humano.
Ruskin, en efecto, jamás hizo uso del vocablo "estética" y
ha hablado siempre de una "capacidad contemplativa" o de
una "facultad teórica". Para él, la Naturaleza desempeña

EL RENACIMIENTO

13

un papel formidable en la formación de las conciencias. Y de
la Naturaleza, lo que más le encanta son las montañas in-
mensas que contribuyen a hacer sentir la presencia de la divi-
nidad. Se pregunta con frecuencia si no debe atribuirse a la
contemplación de las grandes montañas que tenían siempre
delante de sus ojos, una buena parte de aquella potencia vital
que confirió a los griegos y a los italianos la misión de ser
guías intelectuales de Europa y del Occidente. El paisaje, en
efecto, no es sólo el aspecto querido de la patria, sino más
bien el espíritu secreto de los pueblos que en él se desenvuel-
ven.

Alcanza así, a través del tránsito de estados de ánimo,
intuiciones de orden moral y religioso que todavía hoy nos
preocupan y conmueven:
"El conocimiento de la belleza es el verdadero camino y el
primer peldaño hacia la comprensión de las cosas que son
buenas; y las leyes, la vida y la alegría o placer de la Belleza
en el mundo material de Dios, son elementos tan eternos y
tan sagrados en su creación, cuanto lo es en el mundo del
espíritu la Virtud y, en el de los Angeles, la adoración."
Y aun más:
"Todo arte saludable, es la expresión de un verdadero
placer obtenido en presencia de una cosa real que es mejor
que el arte."
Y por fin:

WALTER PATER

14

"Sería mejor para nosotros que todos los cuadros del
mundo perecieran, antes que las aves dejaran de construir sus
nidos."

De donde, como se ve, se instituyó una jerarquía entre la
Naturaleza
y el Arte, en la que a la Naturaleza se le asig-
nó, no sólo un grado y un nivel superior al arte, sino también
una misión más elevada en la formación del espíritu y de la
civilización.

La Naturaleza es superior al arte porque este último es
fragmentario, mientras que la primera es unitaria. Se trata
de un error fundamental en el que ha caído Ruskin debido a
su temperamento dogmático y sacerdotal. Decir que la Natu-
raleza es superior al arte, es como expresar que la Natura-
leza es superior al espíritu humano y superior, por
consiguiente, al espíritu que la contempla y que, en el acto de
contemplarla, la reconoce bella y digna, santa y viva.
Este, su error, determina inmediatamente otro que resque-
braja toda la crítica de Ruskin. Si la Naturaleza es supe-
rior al arte, significa que el arte no tiene una personalidad
autóctona en presencia de la Naturaleza; es el símbolo, la
evocación de ella, el servidor de las cosas, el pálido espejo de
la realidad. Pero entonces no es posible concebir la crítica de
arte, que no tiene sentido alguno, si no se inclina a descubrir
la personalidad original de los distintos artistas, el acento

EL RENACIMIENTO

15

nuevo que han impreso al mundo, el mundo superior que sólo
ellos han creado y que no existió antes de ellos.
Ahora bien, Ruskin no se detiene aquí y profundizando
sus investigaciones específicas de historia del arte, proclama
su famosa doctrina de predominio de los prerrafaelistas sobre
todo el arte del Renacimiento Italiano. No sólo proclama
esta preponderancia, sino que alienta a los pintores de su
época para que sigan la senda de aquellos primitivos italia-
nos. Los primitivos deficientes delineadores y, por lo tanto,
menos maleados por la técnica del arte, le parecían estar más
próximos a la Naturaleza y, en consecuencia, resultábanle
más dignos de ser imitados.
Gracias a ellos, entre el arte y la Naturaleza no se había
descorrido el velo de la técnica y de la habilidad. A fuer de
ser más ingenuos eran hasta más puros y más nobles. La
decadencia del arte italiano según Ruskin, empieza con Ra-
fael, a quien conceptúa el más grande virtuoso de la pintura.
De Rafael en adelante, la pintura perdió su contacto con la
Naturaleza y fue precipitándose siempre más abajo. Y fue
también debido a esto, que los pintores y la estética inglesa de
dicha época se llamó orgullosamente "prerrafaelista", y dese-
chó como indigno todo cuanto después de Rafael fue produci-
do en el arte.

Rossetti, Morris, Swinburne entre los más célebres, aco-
gieron este verbo y se constituyeron en sus depositarios. Una

WALTER PATER

16

oleada de entusiasmo religioso por los primitivos italianos
recorrió toda Inglaterra, en donde se prefería ahora un Ci-
mabue a un Rafael, un Cavallino a un Tiziano, y se olvidó,
sin reparo, que contemporáneamente y en seguida después de
Rafael, había aparecido en Italia el genio incomparable de
Miguel Angel.

Las comparaciones en arte son siempre desagradables.
En arte no se pueden establecer épocas de progreso, ni épo-
cas de decadencia. La historia del arte no se puede represen-
tar por un diagrama ascensional. Está compuesta como por
grados del espíritu, cada uno de ellos, por sí mismos, grandes
y clásicos.

Pero lo que sí puede afirmarse, en cambio, es que cada
imitación es una degeneración.
Si con todo, la ingenuidad de los primitivos fuese el más
alto grado alcanzado por el espíritu humano, imitándolos no
se logrará sino profanarlos. Si los primitivos eran ingenuos y
dibujaban mal y esa su impericia conmovía, era porque en
realidad, con fatiga buscaban la forma, inventaban vez por
vez su dibujo y en cada invención, en cada búsqueda, derro-
chaban toda su alma, en una tensión y un vuelo, que consti-
tuyen su verdadera grandeza. Imitarlos hoy, después de siete
siglos de experiencia pictórica, significa desaprender a dibu-
jar, forzar la propia naturaleza, sofocar la propia inspira-

EL RENACIMIENTO

17

ción. Si los primitivos son ingenuos, sus imitadores del ocho-
cientos no logran otra cosa que ser infantiles y grotescos.
El error de Ruskin, por lo tanto, aparece al punto de
manifiesto. A pesar del intenso fervor puesto en su pre-
dicación y el esplendor de la forma con la que exponía sus
doctrinas, el incomparable escritor de
Sesamo and lilies, de
Mornings in Florence, de los Modern Painters y de las
The seven lamps of architecture, ha concluído por dejar
en Europa y en su país mismo, una efímera huella, esfuma-
da y borrada rápidamente después de su muerte corporal.
Pater es el heredero espiritual de Ruskin, no tan sólo por
que le sucede en la cátedra, sino también porque transmite
sus enseñanzas con profunda comprensión y humanidad. A
través de batallas literarias, polémicas y escisiones universita-
rias, provocadas más por la intemperancia de sus discípulos
que por el extremismo de sus doctrinas, a través de una ca-
rrera de estudioso y de creador, Pater logró substituir al
maestro en el papel de guía de las conciencias de su genera-
ción y en cierto sentido, incluso, a superarlo en los saludables
efectos.

Sus meditaciones sobre arte y en lo que a la vida se refie-
re, lo habían conducido a una suerte de epicureísmo intelec-
tual:

WALTER PATER

18

"Si todo huye bajo nuestros pasos, no podemos sino ape-
garnos a alguna pasión exquisita, a algún estremecimiento de
los sentidos."

La vida se desliza y escapa de las manos como en la cono-
cida imagen de Heráclito. No nos queda por atrapar otra
cosa permanente, que no sea nuestra sensibilidad, esta nues-
tra ilusión de lo eterno:
"Arder siempre con esta viva llama, pura como una ge-
ma, mantener este éxtasis, es el éxito de la vida."
Sin embargo, este misticismo estético no es la nota domi-
nante de su temperamento; este hedonismo romántico, no es el
único aspecto de sus lecciones. Si se hubiese circunscripto a
esto, no sólo no habría agregado una nota a las enseñanzas
de Ruskin, sino que resultaría muy inferior a él como espe-
culación y como ejemplo; sería un divino alejandrino de quien
no nos ocuparíamos actualmente.
Para comprenderlo en su plenitud no podemos limitarnos
a sus libros de arte; debemos recurrir también a sus libros
narrativos, en los que la mayor parte de las veces no hace
sino confesiones espirituales a través de los personajes de sus
fábulas.

En Marius the Epicurean, Pater nos da la sensación
de su fuerza y de su vocación. Es el romance de un joven
pagano, satisfecho de los ritos de su religión, que alcanza el
más alto puesto al que un romano puede aspirar: amanuense

EL RENACIMIENTO

19

del sabio emperador Marco Aurelio; pero a consecuencia del
amargo dolor experimentado por la muerte de su madre,
luego por la del amigo predilecto y muy luego, por el espectá-
culo de tragedia de su Señor, que ha perdido a su hijo, solo,
en la senda de este áspero aprendizaje, siente florecer en su
interior las dudas saludables que lo conducirán hacia la ver-
dadera luz. La madre creyente, el amigo incrédulo y la deses-
peración del sabio emperador lo iluminaron. ¿Quién estará
en lo cierto? La religión pagana queda en suspenso en pre-
sencia de la muerte y no nos ayuda a penetrar en el misterio
del más allá. Por lo tanto, no nos podrá consolar del profun-
do dolor que la pérdida de nuestros más queridos seres nos
causa. Recuerda entonces que ha conocido a un joven caba-
llero cristiano y lo busca para que lo ayude a compenetrarse
de los secretos de la nueva religión. En su compañía asiste en
las catacumbas a las primitivas ceremonias del cristianismo.
El culto de los muertos, la caridad, el amor y la piedad, son
los nuevos motivos que lo hechizan y le hablan al corazón
con acentos profundos. La muerte que los paganos consideran
como la conclusión de su jornada, para los cristianos, en
cambio, es el anuncio del renacer a una verdadera vida eter-
na.

Detenido junto con el caballero cristiano, Marius, que to-
davía no es un convertido, lo substituye y permanece entre sus
carceleros voluntariamente. Podría con facilidad probar su

WALTER PATER

20

propia inocencia, pero prefiere morir como mártir por una
religión que no es la suya, si bien, en recompensa, le confiere
la hermosa esperanza de reunirse en espíritu con los seres
queridos que perdió.
Marius, evidentemente, es la confesión espiritual de Wal-
ter Pater; la secreta historia de su corazón y de su angustia.
Desilusionado y herido por el duro vivir de cada día y aun
por la intemperancia misma de sus discípulos, Pater parece
querer expresar que al fin ha encontrado el rumbo y la paz
en el seno de la religión que le ha sido revelada. Aun más, el
libro traspasa el campo de la confesión de un alma, para
asumir un significado más amplio: el de intérprete de la in-
quietud y del malestar de una entera generación anhelante
por alcanzar un puesto estable en el derrumbarse de todos los
ideales. Era como un superarse de la desilusión y del hedo-
nismo que, más allá del estático concepto de belleza hasta
entonces perseguido, buscaba un ideal más elevado y solemne
de perfección moral y religiosa.
Ha tratado de expresar en esta singular novela todo el
espíritu y la esencia de la Roma pagana, así como también el
valor de elevación y de impulso que contiene el inmortal men-
saje cristiano.

Análogos motivos, si bien desarrollados sobre un plano
diverso, encontramos en los demás escritos de
Denys the

EL RENACIMIENTO

21

Auxerrois, en Gaston Latour y en Prince of Court
Painters.

Se trata de "retratos imaginarios", que bajo la trama de
una forma esplendente contienen la raíz de una profunda
lección moral.

En Denys nos encontramos con el anticipo de su concep-
ción sobre el Renacimiento, como consecuencia de un movi-
miento de ideas más que como principio de una revolución
espiritual. El viejo dios Dionisio, en esta fábula pagana,
renace bajo forma humana, hacia fines del siglo XIII, para
renovar con su presencia las experiencias de una cultura y de
una civilización que llega al ocaso.
En
Gaston Latour, un gentilhombre francés del Rena-
cimiento, pasa por las guerras de religión de su país, para
obtener al fin, en la fe revelada, la paz inútilmente buscada
en toda clase de profundas experiencias: el encuentro con el
rey Carlos IX, con el poeta áulico Ronsard, con el tremendo
escéptico Montaigne y el heroico furor de Giordano Bruno.
En
Prince of Court Painters campea la figura de
Watteau sobre un fondo sentimental y romántico. Una joven
enamorada del gran paisajista, no atreviéndose a declararle
su cariño al célebre pintor, confía las ansias de su corazón a
su diario íntimo y por su intermedio revive y evoca la dramá-
tica vida interior del amado, su disconformidad con el mundo
circundante, sus angustias y desilusiones.

WALTER PATER

22

Toda esta es, como puede apreciarse, una especie de crítica
novelada con la que Pater ha intentado extraer de sus visio-
nes de belleza y de su estética, tanto una doctrina moral co-
mo un sistema de vida para su generación.
Su obra, pues, asume el carácter de un apostolado y tras-
pasa los confines de la teoría estética, para invadir los cam-
pos de la vida moral y de la religión. Es un fondo éste que, si
bien a veces confunde la claridad de los principios sobre al
arte, no impide, sin embargo, acrecentar el encanto esotérico y
misterioso de sus páginas.
El nudo verdadero de su doctrina estética debe buscarse,
en cambio, en su ensayo famoso sobre los
Estilos y en los
capítulos de este pequeño libro
El Renacimiento.
Esta doctrina puede resumirse en pocas proposiciones fun-
damentales: la independencia de la forma con respecto a cada
tipo de pensamiento, y la prevalencia de la idea en la valori-
zación de una obra de arte. La crítica debe procurar inter-
pretar la idea contenida, aunque sea en una forma
imperfecta. Cada cuadro, más que una obra de belleza, es
antes que nada, el síntoma de un sentimiento religioso. Y es
este sentimiento el que realmente pesa en la jerarquía de va-
lores.

El Renacimiento no es un movimiento de los espíritus y de
las ideas, una revolución que a través del retorno a los clási-
cos se inicia en Italia en el siglo XIV o en el XV, sino que

EL RENACIMIENTO

23

preexiste ya en el período medioeval. Un prerenacimiento, por
eso él cree descubrir en antiguas leyendas francesas: en los
viejos
fabliaux de los que Boccaccio habria sacado el mate-
rial de sus cuentos; en los cantares caballerescos de los que
San Francisco tomaba los temas de sus alegorías y de sus
predicaciones.

Principios discutibilísimos y superados hoy por la mayor
parte de la crítica contemporánea, pero que puestos al servicio
de un espíritu selecto y de excepcional sensibilidad, como lo es
el de Pater, han dado lugar a páginas incomparables de be-
lleza y de penetración
1.

1 Disiento, como se ve, con la tesis inicial de este libro,
que afirma que el Renacimiento tuvo sus remotos orígenes
en Francia bajo el clima de los ciclos caballerescos, en los
antiguos fabliaux y en la pintura miniaturista.
La historia del espíritu humano es tan compleja y elástica,
que puede prestarse a las más audaces interpretaciones. Pero
el Humanismo, como el Renacimiento, antes que movi-
mientos filosóficos, literarios y artísticos, fueron estados de
ánimo y de ellos se encuentran huellas inextinguibles en la
Italia medioeval, en la reelaboración misma del pensamiento
cristiano en la reacción contra el arte bizantino y en la resis-
tencia a las leyendas caballerescas y a los cantares provenza-
les. Movimientos estos que precedieron en varios siglos a
San Francisco, Dante y Boccaccio y que tanto el Humanis-
mo como el Renacimiento estaban destinados a potenciar
en una escala universal en forma tan solemne y majestuosa.

WALTER PATER

24

Sucede así que, aun a pesar de manifiestos errores históri-
cos y de orientación, logra, hasta en contraposición de su
misma doctrina, apoderarse de la verdadera esencia de las co-
sas, del verdadero sabor de la obra estudiada y del verdadero
sentido de los movimientos predilectos.
Una cultura vastísima pasada por el tamiz de un inte-
lecto ansioso de organización y largamente meditada, con-
tribuyó a acrecentar y profundizar el valor de sus intuiciones.
Cada cosa conocida, cada cuadro notorio, cada personalidad
definida adquiere, como por obra de encantamiento y gracias
a la crítica de Pater, un sabor, se diría, nuevo, un esplendor
inesperado, una luz insospechada.
Es el crítico del detalle, que de un pormenor, de un acen-
to, de un fragmento, gusta sacar conclusiones sintéticas de
toda la obra, de todo un entero movimiento, de una orienta-
ción y una cultura.
Podría ser definido como impresionista, pero en realidad y
más allá de la impresión natural, se desprende de la forma
sensible misma, para perseguir la idea secreta y misteriosa
que debe ayudarlo a comprender y juzgar.
Y todo ello expresado en un estilo incomparable, fundado
más sobre una trama de alusiones y de reticencias que no so-
bre explícitas declaraciones. Un estilo que presume casi una
complicidad entre el escritor y el lector y en el cual una mira-

EL RENACIMIENTO

25

da, una indicación, un susurro, son suficientes para crear el
clima favorable a la comprensión.
Naturalmente que éste no es un libro escolástico, pero tie-
ne una eficacia muy superior a un metódico tratado de estéti-
ca, por cuanto, sin quererlo, continúa actuando sobre
nosotros aun después de que hayamos vuelto su última pági-
na. Y las alusiones, los susurros, los pormenores, el vistazo
de complicidad, se nos ordenan en la mente y adquieren un
sentido concorde, un valor propio que, por fuerza, en un pri-
mer momento, podrían pasar inadvertidos. Libro que es nece-
sario leer con recogimiento y al que recurriremos cada vez que
deseemos penetrar en lo íntimo de estas cuestiones.
"Definir la belleza, si no en los más abstractos, en los
más concretos términos posibles para encontrar no su regla
universal, pero si la fórmula que exprese más adecuadamente
esta o aquella de sus manifestaciones, es la más alta aspira-
ción de los verdaderos estudiosos de estética."
Son palabras de Walter Pater y se desprende de ellas, que
en razón de verdad no aspira a la gloria de ser un teórico de
una doctrina artística, sino, y sobre todo, a la gloria del críti-
co que vislumbra y sugiere una interpretación original y pro-
funda:

"Y la función del crítico esteta, es la de distinguir, anali-
zar y separar de sus accesorios, la virtud por la cual un cua-
dro, un paisaje, una interesante o bella personalidad, sea en

WALTER PATER

26

la vida o en un libro, producen esta especial sensación de
belleza o placer, e indicar dónde está la fuente de esta sensa-
ción y bajo qué condiciones especiales se ha experimentado."
Y un poco más lejos:
"Lo importante, entonces, para el entendimiento, no es
que el crítico llegue a poseer una correcta definición abstracta
de la belleza, pero sí cierta cualidad del temperamento que
estriba en la facultad de ser profundamente sacudido por la
presencia de objetos hermosos."
Una concepción romántica de la función de la crítica, que
está en contraposición con cuanto se ha producido en Europa
en estos últimos cincuenta años y que, por lo tanto, debe ser
evidentemente descartada. Pero Pater posee un temperamento
excepcional que corrige estos errores de planteamiento, inclu-
so, a veces, hasta errores históricos, con una asombrosa intui-
ción, logrando entrar en interpretaciones originales y felices:
"A cada rato aparece una forma perfecta en una mano o
en un rostro; cierta tonalidad sobre las montañas o en el mar
es más preferida que el resto; cierto carácter de pasión o de
visión o de excitación intelectual, es irresistiblemente real y
atrayente para nosotros tan sólo por aquel momento. No el
fruto de la experiencia, sino la experiencia misma es la fina-
lidad."

"Y solamente un limitado número de pulsaciones de una
vida variada y dramática nos es concedido. ¿Cómo podemos

EL RENACIMIENTO

27

ver todo lo que puede ser vislumbrado en el curso de su dura-
ción por intermedio de los más refinados sentidos?"
Y poco antes ha dicho:
"Y he aquí que el análisis se detiene: sobre este movimien-
to, sobre este pasaje, sobre este disolverse de impresiones, de
imágenes, de sensaciones; sobre aquel continuo desvanecerse,
aquel extraño, perpetuo fluir y refluir de nosotros mismos."
Un crítico de esta naturaleza se transmuta como en un
sacerdote que contempla las vísceras de los animales, el vuelo
de los pájaros para recoger en ellos la voluntad del dios. To-
do huye y se transforma, pero en la mutabilidad de las cosas,
allende las formas fugaces, existe una realidad secreta y mis-
teriosa, una verdad arcana y eterna, de la que las formas, las
mutaciones y la fuga de las cosas son sólo los símbolos su-
bitáneos. Es necesario estar pronto a seguirla con todos los
nervios en tensión, con todo el alma alerta, para que junto a
las formas volubles no se esfume también la idea y la lección
divina. Una crítica que es al mismo tiempo una función reli-
giosa, un misterio y un arcano.
En el mismo plano se encontraron en Inglaterra pintores,
críticos y poetas como Dante Gabriel Rossetti, Burne Jones,
William Morris, A. Charles Swinburne, pero por sobre
todos ellos, el más genial, el más sensible y al mismo tiempo,
el más enfermizo discípulo de Walter Pater, Oscar Wilde,

WALTER PATER

28

quien, en una cierta época, con sus propios excesos, amenazó
hasta comprometer la fama del maestro.
En Francia el estetismo de los prerrafaelistas encontró un
clima favorable en el ejemplo de Charles Baudelaire, Teo-
phile Gautier, Gustave Flaubert y fue acogido y propagado
por la generación de los parnasianos.
En Italia tuvo escaso eco a través del mismo Rossetti, y
más tarde en algunas actitudes exóticas de Gabriele D'An-
nunzio. Pero Italia era un país hecho ya a una sólida con-
ciencia crítica e histórica, llegada al máximo esplendor con
Francisco De Sanctis, de manera que los verdaderos herede-
ros de las lecciones de Ruskin, los nobilísimos Angelo Conti
y Giacomo Boni, permanecieron casi en el aislamiento.
Ellos, sobre todo, sentían su propia función con el recogi-
miento de una misión religiosa. En forma que ante las obras
de arte y los monumentos de la antigüedad romana, habla-
ban quedamente, como iniciados, sin apartar de ellos los ojos,
atentos y amorosos, casi como queriendo apoderarse del mis-
mo rostro de la divinidad celosamente refulgente bajo las te-
rrenales apariencias.
Cualidad de crítica que por sí misma constituye una obra
de arte y que ayuda, no sólo a comprender, sino también a
amar.

Realmente, de ella, y hasta tal vez más que el propio
Ruskin, Walter Pater es el representante selecto. Todo hom-

EL RENACIMIENTO

29

bre culto tiene el deber de conocerlo. Y este deber, por ventu-
ra, coincide también con la superior alegría que prodigan sus
páginas musicales y resplandecientes.
Hemos creído así, patrocinando la traducción al castella-
no de este breviario de belleza, ofrecer a la joven cultura ar-
gentina un don de excepcional valor y un testimonio de
verdadero afecto.

GHERARDO MARONE

Agosto de 1943.

WALTER PATER

30

PREFACIO

Muchas tentativas han realizado escritores sobre arte y
poesía, a fin de definir abstractamente la belleza, expresarla
en los términos más generales o encontrarle una regla univer-
sal. El mérito de estas tentativas ha residido muy a menudo
en lo sugestivo y penetrante de lo dicho sobre el particular.
Tales discusiones nos ayudan muy poco a percibir con clari-
dad lo que en arte o poesía ha sido bien hecho, a escoger entre
lo que es más o menos selecto en ellos, o bien a usar palabras
como belleza, pureza, arte, poesía, con un significado más
preciso que el que tendrían de otra manera. La belleza, como
tantas otras cualidades que pueden presentarse al conocimien-
to humano, es relativa; y su definición resulta sin sentido e
inútil en proporción a su abstracción. Definir la belleza, si
no en los más abstractos, en los más concretos términos posi-
bles para encontrar no su regla universal, pero sí la fórmula
que exprese más adecuadamente cualquiera de sus manifesta-

EL RENACIMIENTO

31

ciones, es la más alta aspiración de los verdaderos estudiosos
de estética.

"Ver el objeto como lo es realmente en sí mismo", ha sido
dicho con exactitud, como destacado designio de toda verda-
dera crítica, cualquiera que ella sea; y en la crítica estética el
primer paso hacia la visión de un objeto, como realmente es,
consiste en conocer nuestra impresión de cómo es en sí, real-
mente, para discriminarlo, para realizarlo claramente, sin
confusión. Los objetos con los que la crítica estética trata:
música, poesía -artísticas y consumadas formas de la vida
humana-, son, en realidad, receptáculos de tantas potencias
como fuerzas, y poseen, como los productos de la naturaleza,
tantas virtudes como cualidades. ¿Qué significa este cántico o
pintura, esta insinuante personalidad que se me ha presenta-
do en la vida o en un libro? ¿Qué efectos producen ellos en
mí, realmente? ¿Me producen placer? Y si así es, ¿qué clase
o grado de placer? ¿Qué modificación sufrió mi naturaleza
en su presencia y bajo su influencia? Las respuestas a estas
preguntas son los hechos reales con los que tiene que ver el
crítico de arte y como en el estudio de la luz, de la moral, de
los números, debe resolver este primordial antecedente para sí
mismo o no hacerlo. Y aquél cuyas experiencias fortalezcan
estas impresiones y lo conduzcan directamente a su discrimi-
nación y análisis, no tiene necesidad de atormentarse con la
pregunta abstracta que en sí misma es la belleza o con su

WALTER PATER

32

exacta relación entre verdad o experiencia, cuestiones meta-
físicas tan inútiles, como lo son por otra parte las cuestiones
metafísicas. Debe pasar por sobre todas ellas como resueltas,
refutables o no, pero de ningún interés para él.
El crítico de arte, entonces, considera todos los objetos con
los que tiene que ver, todos los trabajos artísticos y las más
selectas formas de la naturaleza y vida humana, como pode-
res o fuerzas que producen sensaciones agradables, cada una
de cualidad más o menos peculiar o única. Esta influencia la
percibe y desea explicarla, analizándola y reduciéndola a sus
elementos. Para él, un cuadro, un paisaje, una personalidad
atrayente, ya sea en la vida o en un libro, La Gioconda, las
Montañas de Carrara, Pico della Mirandola, son valoradas
por sus virtudes, como decimos hablando de una yerba, de un
vino o de una gema. En consecuencia, cada una tiene que
interesarle con una especial y única sensación de placer.
Nuestra educación se completa en proporción a nuestra sus-
ceptibilidad para el incremento de esta sensación en profundi-
dad y variación. Y la función del crítico esteta consiste en
distinguir, analizar y separar de sus accesorios la virtud por
la cual un cuadro, un paisaje, una interesante o bella perso-
nalidad, ya en la vida o en un libro, producen esta especial
sensación de belleza o placer, e indicar dónde está la fuente
de esta sensación y bajo qué condiciones especiales se ha expe-
rimentado. Su fin se habrá logrado cuando haya seleccionado

EL RENACIMIENTO

33

dicha virtud, la haya puesto en evidencia como el químico
pone en evidencia algún elemento natural para sí y para los
demás; y la norma a seguir para los que hayan de alcanzar
esta meta, ha sido establecida con gran exactitud en las pa-
labras de una reciente crítica de Sainte Beuve:
de se borner
a connaître de près les belles choses, et à s'en nourrir
en exquis amateurs, en humanistes accomplis.

Lo importante, entonces, para el entendimiento, no es que
el crítico llegue a poseer una correcta definición abstracta de
la belleza, pero sí cierta cualidad del temperamento que es-
triba en la facultad de ser profundamente sacudido por la
presencia de objetos hermosos. Debe recordar eternamente que
la belleza existe bajo muchas formas. Para él, todas las épo-
cas, tipos, escuelas, son en sí mismas iguales. En todas las
edades han existido algunos excelentes artistas y se han lle-
vado a cabo algunas obras maestras. La pregunta que se
hace es siempre: ¿En dónde coinciden el genio, la inspiración
y el sentimiento de la época? ¿Cuál fue el receptáculo de su
refinamiento, de su elevación, de su gusto? "Las épocas son
todas iguales", dice William Blake, "pero el genio está siem-
pre por sobre su época".
A menudo requerirá gran delicadeza para desbrozar esta
virtud de entre los más comunes elementos con los que la
pudo encontrar confundida. Pocos artistas, ni siquiera
Goethe o Byron, trabajan con entera limpieza, desprendién-

WALTER PATER

34

dose de todo débris y dejándonos solamente lo que el ardor
de su imaginación ha fundido y transformado completamente.
Tomad, por ejemplo, los escritos de Wordsworth. La vehe-
mencia de su genio, penetrando en la substancia de su obra,
la ha cristalizado en parte, pero solamente en parte; y en
aquella gran masa de versos hay muchos que bien debieran
ser olvidados; pero esparcidos éstos, arriba y abajo, algunas
veces fusionando y transformando composiciones enteras, co-
mo las
Estrofas en Resolution and Independence o la
Oda en The Recollections of Childhood, otras veces,
depositando como al azar, aquí o allí, una primorosa joya en
forma que no se puede enteramente descubrir ni transmutar,
seguimos las huellas de su única, incomunicable facultad;
aquel extraño, místico sentido de una vida en cosas naturales
y de una vida del hombre como parte de la naturaleza, pin-
tando con potencia, con color, el carácter de las influencias
locales, de las montañas y arroyuelos, de las vistas y sonidos
naturales, Pues bien, he ahí la
virtud del principio activo en
la poesía de Wordsworth; y entonces la facultad de ejercer la
crítica del mismo consiste en indagar este principio activo,
libertarlo, marcar el grado en que penetra en su verso.
Los capítulos estudiados a continuación fueron tomados
de la historia del Renacimiento, y tratan los que yo creo prin-
cipales puntos en este complejo y múltiple movimiento. He
explicado en el primero de ellos lo que entiendo por esa pala-

EL RENACIMIENTO

35

bra, dándole mayor alcance que el que intentaron darle los
que originariamente la usaron para describir aquel revivir de
la antigüedad clásica en el siglo XV, que fue tan sólo una de
las muchas consecuencias de una general conmoción e ilustra-
ción de la mente humana, pero del cual su mayor designio y
obra, como el Arte Cristiano, a menudo falsamente opuesto
al Renacimiento, es de otro resultado. Este estallido del espí-
ritu humano debe remontarse lejos, hasta la Edad Media
misma, con sus causas ya claramente insinuadas; la inquie-
tud por la belleza física, el culto corporal, la rotura con los
límites que los sistemas religiosos de esa misma Edad Media
impusieron en el corazón y en la imaginación. He tomado
como un ejemplo de este movimiento, de este prematuro Rena-
cimiento, dentro mismo de la Edad Media y como una ex-
presión de sus cualidades, dos pequeñas composiciones en
francés antiguo; no porque constituyan la mejor expresión
posible de ellas, pero sí porque ayudan a la mejor unidad de
mi trabajo, puesto que el Renacimiento termina también en
Francia, en Poesía Francesa, en una etapa en que los escri-
tos de Joaquín Du Bellay son en muchos sentidos su ilustra-
ción más perfecta. El Renacimiento, en verdad, puso en evi-
dencia en Francia un tardío florecimiento, un maravilloso
broche posterior, cuyas producciones tienen cabalmente aque-
lla sutil y delicada dulzura que pertenece a una refinada y
garbosa decadencia, así como sus más primitivas fases tienen

WALTER PATER

36

la frescura propia de todo período crucial del arte, el encanto
de los
ascesis, de la austera y seria investidura de la consti-
tución física en la juventud.
Pero es en Italia, en el siglo XV, en donde reposa prin-
cipalmente el interés del Renacimiento, en aquel solemne siglo
XV, que difícilmente puede abarcarse en su totalidad, no
solamente por sus positivos resultados en las cuestiones del
intelecto y la imaginación, sus concretos trabajos de arte y
prominentes personalidades, con su ascético y profundo encan-
to, sino también por su espíritu general y su carácter, por las
cualidades éticas de las que es un tipo consumado.
Las formas varias de la actividad intelectual que unidas
constituyen la cultura de una época, muévense en su mayor
parte desde diferentes puntos de origen y por inconexos cami-
nos.

Como productos de la misma generación participan en
realidad de un carácter común y sin tener conciencia de ello,
se dan brillo mutuamente, pero en cuanto a los productores
en sí mismos, cada grupo permanece solitario, aprovechando
de las ventajas o desventajas que trae aparejado el aislamien-
to intelectual. Arte y poesía, filosofía y vida religiosa y aque-
lla otra vida de refinado placer y acción de los eminentes del
mundo, cada uno de ellos confinado en su propio círculo de
ideas, y los que los siguen, cualesquiera, son por lo general
curiosos sin importancia de los pensamientos de otros. Lle-

EL RENACIMIENTO

37

gan, sin embargo, de tiempo en tiempo, épocas de más favo-
rables condiciones, en las que el pensamiento de los hombres
los acerca algo más de lo que en realidad desearían y se com-
binan los intereses múltiples del mundo intelectual en un
acabado tipo de cultura general. El siglo XV constituye en
Italia una de esas épocas felices, y lo que algunas veces se dijo
del siglo de Pericles, puede también afirmarse del siglo de
Lorenzo; es una edad rica en personalidades, múltiple, cen-
tralizada, completa; en él, artistas y filósofos y aquellos a
quienes la lucha por la vida ha elevado y hecho vehementes,
no viven en aislamiento, pero sí respiran un aire común y
toman la luz y el ardor del pensamiento de los demás. Hay
un espíritu general de elevación e ilustración que se transmite
a todos los semejantes. La unidad de espíritu da armonía a
todas las diversas producciones del Renacimiento, y es a esta
íntima alianza del pensamiento, a esta participación en las
mejores obras que esta época produjo a la que debe el arte de
Italia en el siglo XV toda su grave dignidad e influencia.
He agregado un ensayo sobre Winckelmann por no pare-
cerme incongruente con los estudios que le preceden, porque
Winckelmann, si bien llegado en el siglo XVIII, pertenece
realmente en espíritu a una época anterior. Por su entusias-
mo, por la propia consideración de las cuestiones del intelecto
y la imaginación, por su Helenismo, por la lucha de toda su
vida para llegar a dominar el espíritu griego, está en armonía

WALTER PATER

38

con los humanistas de un siglo precedente. Es el último fruto
del Renacimiento y aclara en forma notable sus motivos y
tendencias.

(1873)

EL RENACIMIENTO

39

Yet Shall Ye Be As The Wings Of a Dove.

WALTER PATER

40

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->