Añal-No . .

Abril, 1991
1- Revista de
i Estudios Budistas
o-
o' ,
en •
t:J:i '
e
o. ' , _. '
Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas
Criterios para las
colaboraciones
,
De un modo general, las colaboraciones, en el caso de artículos,
no deben exceder las 30 páginas, incluyendo las notas -las
cuales se colocarán al final del manuscrito. Las reseñas de
libros no excederán las 6 páginas. Las notas breves tendrán una
extensión máxima de 3 páginas. Los manuscritos deberán estar
mecanografiados, a doble espacio, en hojas tamaño carta y por
una sola cara. Las palabras extranjeras y las citas se subrayarán,
no así los nombres propios. Las palabras extranjeras (en
pali, sánscrito, chino, japonés, tibetano, etc.) serán dadas en
transcripción románica, evitándose en lo posible el uso de
signos diacríticos.
Los artículos enviados como colaboración, que no sean en
español, serán traducidos por la Revista de Estudios Budistas.
Los artículos se publicarán con un resumen en inglés
(Abstraet) cuya extensión no debe superar la media página. Se
recomienda a los colaboradores agregar dicho resumen a sus
trabajos.
Los colaboradores enviarán un breve currieulum vitae y su
dirección, para ser incluida en la revista.
Los colaboradores recibirán una remuneración y, sin cargo,
un ejemplar de la revista y 20 separatas de sus artículos.
El m1mero 1 de la Revista de Estudios
Budistas se termin6 de imprimir en el
mes de abril de 1991 en los talleres de
Grupo Editorial EÓN, Avenida México·
Coyoacán 421, México, D.R, Thls. 604·
12·04 Y 688-91-12. El tiro es de 1000
ejemplares.
Revista de Estudios Budistas
México . Buenos Aires
Año I-No. 1 Abril, 1991
Revista de Estudios Budistas
Añal -No. 1 Abril,1991
Directorio
Directores:
Carmen Dragonetti
Fernando Tola
(Consejo Nacional de Investigacio-
nes Científicas y Técnicas, y Fun-
dación Instituto de Estudios Budis-
tas, Argentina)
Consejo consultivo:
Andre Bareau (El Colegio de Francia)
Luis Osear Gómez (Universidad de Michigan)
Bimal K. Matilal (Universidad de Oxford)
Katsumi Mimaki (Universidad de Kyoto)
Lambert Schmithausen (Universidad de Hamburgo)
Ernst Steinkellner (Universidad de Viena)
Akira Yuyama (Instituto Internacional de Estudios Budis-
tas, Tokyo)
Editor: Sergio Mondragón
Consejo editorial: Benjamín Preciado, Marco Antonio Ka-
ram, Guillermo Quartucci, Luis Cortés Bargalló
Asistente editorial: Adriana Segovia
Oficinas: Dr. Barragán 482, Colonia A.S. Narvarte, C.P. 03010, México, D.R '!el.
530-01-36. FAX: 538-13-86.
'lbda correspondencia internacional, a los directores y/o al editor, dirigirla a: Revista de
Estudios Budistas, 2741 Sunset Boulevaro, Los Angeles, California, 90026, USA.
La Revista de Estudios Budistas se publica dos veces por año, en abril y octubre. El
precio de cada ejemplar es de $20,000 m.n.; suscripción anual en la Repllblica Mexicana
(dos nllmeres) $35,000 m.n.; Estados Unidos, Centroamérica y Antillas, 20 US dls.;
Sudamérica y Europa, 23 US dls.; Asia, Africa y Oceanfa, 25 US dls.
Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores. Esta revista es publicada
por la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas, A.c., con sede en México.
Apartado Postal # 19332, c.p. 03901 México, D.E Registros en trámite.
Sumario
Presentación 7
Artículos
1tes aspectos del Budismo: I1mayana, MaMyana, Ekayana: Carmen
Dragonetti 13
Movimientos budistas laicos contemporáneos en el Japón, con
referencia especial al Siitra del Loto: Tsugunari Kubo 45
Budismo y Naturaleza: Lambert Schmithausen 63
Fines y criterios de los Estudios Budistas: Fernando Tola 87
El árbol de la bodhi en el MaMvastu-avadana:Akira Yuyama 'YI
Historia
1tes etapas en la aceptación del Budismo por el Principe Shótoku:
Isamu Kanaji 107
Términos y conceptos bndistas
Buda, Dharma, Sangha: La 1tiple Joya del Budismo según Nagar-
juna: Étienne Lamotte 135
Abstracts 159
Textos
PrajMparamitahridayasiitra. Siitra de la Esencia de la Perfección
del Conocimiento: 1i'aducción y comentarios de F.T. y C.D. 163
Notas breves
Étienne Lamotte: Fernando Thla y Carmen Dragonetti 171
Exposición Internacional de Flora y Verdor. Osaka, Japón, 1990:
Sergio Mondragón 174
3
El propósito del simposio "Budismo y Naturaleza" 177
El Budismo y el mundo del futuro: Sakyo Komatsu 178
Reseñas
Idealismo budista. La doctrina de "sólo-la-mente", de Fernando Thla
y Carmen Dragonetti: Josu Landa 181
Hokekyo Bosatsu shiso no kiso (Fundamentos de la idea de Bodhi-
sattva en el SaddharmapuJ.lgarikasütra / La Filosofía Fundamental
del Sütra del Loto en relación con las prácticas del Bodhisattva), de
llmgunari Kubo: Emst Steinkellner 187
Shingon. Japanese Esoteric Buddhism, de Thiko Yamasaki: Benjamín
Preciado 189
Noticias
Inauguración de la Fundación Instituto de Estudios Budistas en
Buenos Aires 197
Creación de la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas
con sede en México: Adriana Segovia 199
Seminarios sobre Budismo Esotérico 200
Revista "Studies in Central and East Asian Religions" 201
Nueva directiva de la Internacional Association ofBuddhist Studies
y Décima asamblea 202
Colaboradores 205
Ilustraciones: Reproducidas de "Tibetan Buddhist Images", Ediciones Dharma, Novelda,
Alicante, España, con permiso del editor y del dibujante, Andy Weber. Las fotografías
de las páginas 106,133, 157, 196 Y 204 son del Bodhisattva Maitreya (Miroku Bosatsu, en
japonés).
Diseño: Eko. Foto de la portada: Walter Renter, de una imagen de Miroku Bosatsu,
escultura en madera del S. VIII que se encuentra en Koriuji, Kyoto, Japón.
Agradecemos la colaboración de las siguientes personas para este nllmero de la REB:
Profesor Mario Federico Real de Azúa, Josu Landa, Luci2.no Pérez, Keiko y Tomokazu
Obara, Felida Gamett, María Urquidi, María Julia Busto y Bernarda Gudiño.
4
-r Jt- ;rt
?JJt-t1-
..Jt)-
&ll ;Lt JI}

Venos del caprtulo XXV del SaddharmapuQQanl<asütra, Sütra de la Flor de Loto
del Maravillaso Dharma. versión china de Kumiírojiva.
5
o
Gwu Shakyamuni Ruda
6
Presentación
C
on un gran sentimiento de satisfacción cumplimos con
el honroso encargo de hacer la presentación de la Re-
vista de Estudios Budistas, cuyo primer número sale hoya la
luz.
El Budismo es una de las manifestaciones más importan-
tes de la humanidad. Desde la India en que surge, según los
datos cronológicos más aceptados, alrededor del año 500
a.C., el Budismo se difunde rápidamente por todo el ámbito
del Asia, llegando a pueblos de las más diversas historias y
culturas, que contrastaban en la mayor parte de los casos
con la historia y la cultura de su patria de origen. Y esta di-
fusión del Budismo se realizó en forma pacífica, sin guerras
de conquista, sin conversiones forzadas, sin violencias, por
la sola fuerza de sus ideas y de los sentimientos que ellas
suscitaban, por la firmeza de la fe de sus monjes y por el
modelo de vida que ellos ofrecían -haciéndose realidad en
. esta forma el ideal de no-violencia que el Budismo introdu-
jera por primera vez en la historia de la humanidad. Bajo su
forma Hinayana el Budismo se extiende primero a Ceilán y
luego hacia el Sudeste Asiático: Birmania, Cambodia, Laos, .
Tailandia, Vietnam del Sur; bajo su forma Mahayana, se ex-
tiende hacia el norte: Asia Central, Tibet, China, Mongolia,
Corea, Japón. Se inserta en esos pueblos y, desde ese mo-
mento, se convierte en un factor esencial de su evolución
cultural, en un elemento de identidad común entre todos
ellos. Y todos esos pueblos, enriquecidos por el aporte de
nuevas ideas y de nuevos sentimientos que el Budismo les
hace, le retribuyen con excelsas cr¡;:aciones en los campos de
la religión, de la filosofía, de la literatura, del arte. Una in-
7
mensa y poderosa cultura budista se extiende así sobre todo
el Asia.
El éxito logrado por el Budismo en su propagación por
todo el Asia en el curso de su extensa historia -propagación
que en nuestros días se ve ampliada a nuevos continentes,
como Europa y América- no ha sido un hecho casual y
gratuito, sino que se basa fundamentalmente en los valores
intrínsecos que él posee, desde cualquier punto de vista que
se le considere.
En lo que a la ética concierne, el Budismo adoptó una
posición novedosa. Fue clara su voluntad de exaltar la mo-
ralidad, convirtiéndola en el criterio ineludible de la eva-
luación de todo acto o persona. Es así que el Budismo re-
chazó, aunque estuviesen dirigidos a los dioses, los sacrifi-
cios de seres vivos que se practicaban en la India, porque,
al entrañar violencia y sufrimiento, eran considerados por
él actos reprobables, contrarios a la moral. Asimismo, para
el Budismo no es brahmán (o sea la persona que ocupa el
más alto rango en la jerarquía hindú tradicional) aquel que
nace en familia de brahmanes, sino aquel que, sea cual sea
su casta, se distingue por sus supremas cualidades morales.
El ideal de hombre ético que elaboró el Budismo reúne
rasgos que revelan, por parte de éste, nobles aspiraciones y
un sutil conocimiento de las complejidades del comporta-
miento humano. AlIado de las cualidades comunes a toda
ética, se da primacía en él a cualidades que el Occidente
por lo general no ha considerado propias del dominio de la
ética. Mencionemos entre éstas: la autoconciencia, o sea el
hacer conscientes zonas inconscientes de uno mismo, el au-
tocontrol, el estado de alerta y vigilancia, la concentración
. de la mente, la energía y el esfuerzo, la serenidad, la mode-
ración, la paciencia, la satisfacción con lo que uno posee o
hace, el desapego.
En lo que a la filosofía concierne, no es necesario que
nos refiramos a las grandes escuelas filosóficas que surgie-
8
ron en el seno del Budismo, como las del Hinayana que ela-
boraron la teoría de los dhannas o las del Mahayiina que
desarrollaron las teoóas de la vaciedad y de sólo-la-mente.
Nos referiremos más bien a algunas de las concepciones
fundamentales del Budismo, en que se manifiesta su riqueza
y su profundidad.
El Budismo partió de la vivencia del sufrimiento. El
sufrimiento es congénito a la naturaleza humana. El hom-
bre es un ser que nace para morir. Todo lo que le
atañe está bajo el signo de una impennanencia fatal y
dolorosa. Pero existe una salida, una vía de escape a
ese destino, una fonna de poner fin al sufrimiento. Esta
salida nos la ofrece el Budismo con sus doctrinas salvíficas,
fundadas en la disciplina moral y en el conocimiento de
la verdadera naturaleza de las cosas. El valor concedido al
conocimiento es característico del Budismo desde sus más
lejanos orígenes. Buda, cuando llega a la Iluminación, en
aquella noche memorable, en Bodh Gaya, al pie del árbol
de la Bodhi, adquiere plena conciencia de la causalidad
universal: "todo tiene una causa". Y, por eso mismo, todo
es relativo y contingente. La conciencia de la relatividad
universal crea en el Budismo una actitud de tolerancia,
ajena 'a todo excluyente y arrogante dogmatismo: "nunca
podrás. ver al mismo tiempo todas las facetas de una
cosa". La conciencia de la causalidad universal inculca en
el budista el vívido sentimiento de la interdependencia
de todos los seres y cosas, la interdependencia de todos
los fenómenos. Nada existe aislado en sÍ, como una isla
solitaria en medio del océano de la existencia. Todo ser
está relacionado, vinculado, ligado a otros seres, a otras
cosas, a otros actos del pasado, del presente, del futuro.
Surge así la necesidad de cultivar en uno un sentimiento
de solidaridad para con todos y para con todo, sobre el cual
se puede construir un sistema de relaciones individuales y
sociales, liberadas de la incomprensión y de la agresividad.
9
El grado supremo de esta solidaridad universal lo constituye
la doctrina de que la condición de Buda, la Budidad,
está al alcance de todos los seres: "todos seréis Budas".
Shiikyamuni, el Buda fundador del Budismo histórico,
encontró el camino que lleva a la Budidad, y, por compasión
hacia todos los seres, por un sentimiento de solidaridad
para con todos ellos, les enseñó ese camino, para no guardar
para sí solo el logro supremo que alcanzara con largo y
doloroso esfuerzo, y para que todos pudiesen llegar a la
meta a que él mismo llegara. Y todos los seres podrán
alcanzar la Budidad, podrán llegar a ser Budas, porque
en todos ellos existe, aunque transitoriamente oculta, la
gloriosa esencia de Buda. La Budidad, la forma más alta
de ser, afincada en la Iluminación, la forma más alta de
la conciencia, del conocimiento, de la inteligencia, no es
patrimonio exclusivo de nadie, es patrimonio de todos los
seres, igualados así en su auténtico ser y en su definitivo
destino.
Es natural que el Budismo, factor relevante en la historia
del Asia y herencia que hace honor a la humanidad, de
admirables logros intelectuales y artísticos, haya suscitado,
desde que empezó a ser conocido en Europa y América, un
interés siempre mayor y cada vez más intenso. Hoy existen
en el mundo numerosas instituciones, numerosas revistas
y numerosos investigadores, dedicados a su estudio y a la
difusión de su conocimiento, así como de los valores que él
propugna. Por otro lado, el conocimiento del Budismo se va
integrando en la cultura universal de la humanidad, dejando
de ser una exclusividad de especialistas e investigadores y
convirtiéndose en objeto de interés y admiración para la
gente en general.
La Revista de Estudios Budistas pretende contribuir a
la difusión del conocimiento del Budismo en el mundo
de habla hispana. Difundir conocimiento y colaborar en
la erradicación de la ignorancia -la raíz del mal según
10
el Budismo- es siempre una noble tarea que merece ser
llevada a cabo y promovida por personas que desean el
bien. Además, la difusión de los nobles valores que cultiva el
Budismo, como la no-violencia, la tolerancia, la armonía y la
paz, los sentimientos de interdependencia y de solidaridad,
puede ayudar en algo a aliviar las tensiones que hoy agobian
a la humanidad y a reducir los males que originan los
sentimientos y actitudes negativas, de los que aún no ha
podido liberarse y que se interponen en su camino hacia
una pacífica convivencia universal.
La Revista de Estudios Budistas está dirigida a estudian-
tes, profesores, investigadores, escritores, artistas, intelec-
tuales y al gran público en general, que quieran enterarse
de 10 que es el Budismo, de su historia, de sus grandes figu-
ras representativas, de los aportes que hizo a la humanidad,
de los valores que propicia. La Revista de Estudios Budistas
pretende que los artículos y otros materiales que publique
sean de "alta divulgación" y aporten a sus lectores nuevos
conocimientos caracterizados por la seriedad, sólida funda-
mentación, fácil lectura, y que no exijan conocimientos es-
pecializados previos para su comprensión.
La Revista de Estudios Budistas acepta colaboraciones
académicas relativas al Budismo en todas las variadas dis-
ciplinas como filosofía, historia, literatura, religión, socio-
logía, arte, estética, antropología, arqueología, psicología,
etc., así como traducciones de obras budistas a partir de los
textos originales. La Revista de Estudios Budistas podrá pu-
blicar en traducción española artículos valiosos publicados
anteriormente en otros idiomas y que posean las carac-
terísticas antes indicadas.
8 de abril de 1991
Fernando Tola y Carmen Dragonetti
Directores de REB
11
o
Nagiirjuna
j/
12
Tres aspectos del Budismo:
Hinayana, Mahayana,
Ekayana*
Carmen Dragonetti
El Brahmanismo
E
n el siglo VI antes de Cristo el Brahmanismo reinaba
supremo en el pensamiento religioso y filosófico de
la India. Heredero de las viejas tradiciones védicas, enri-
quecido por la sutil y sistemática especulación litúrgica de
los brahmanes y vivificado por la tendencia mística carac-
terística de la India, el Brahmanismo se centra alrededor
de una idea de grandiosas proyecciones: Brahman, lo Abso-
luto, la Verdad de la Verdad, el Ser único y sin segundo, la
Sustancia de privilegiado status que existe en siy por si, como
el ens realissimum, como el fundamento más profundo de la
realidad, al cual sólo se llega en el curso de una experien-
cia trascendente. Como la expresión más rotunda del huma-
nismo filosófico que nos brinda la historia del pensamiento
humano, el Brahmanismo postula la existencia del tUman,
el "uno mismo" auténtico, el verdadero hombre, idéntico a
Brahman en esencia y excelsos atributos. Una formulación
upanishádica famosa expresa esta identidad: tat tvam asi:
"Tú eres Aquello".
*' Conferencia Inaugural de la Fundación Instituto de Estudios Budistas, Buenos Aires,
Argentina (14 de Marzo de 1990).
13
El Brahmanismo se presenta así como un sistema sustan-
cialista en que el análisis de la realidad se detiene forzosa-
mente, en última instancia, en la Sustancia expresada en su
binomio unitario de Brahman-iitman.
La oposición al Brahmanismo
Pero también el siglo VI a.C. ve el inicio de la crítica
despiadada del sistema brahmánico, el inicio de los ataques
a que es sometido desde diversos frentes, ataques que
toman como mira los diferentes elementos que hacen a los
fundamentos del sistema.
Estas críticas y ataques y la denodada defensa que de
sí mismo hace el Brahmanismo, revelándose un digno
adversario, van a enriquecer en los siglos que siguen la
historia del pensamiento de la India, una de las máximas
creaciones del intelecto humano.
Estas críticas y ataques son llevados a cabo por Maestros
expertos en todas las sutilezas de la dialéctica, que con
ilimitada audacia llevan hasta sus últimas consecuencias las
tesis que sostienen, por mucho que contradigan las más
caras tradiciones del pensamiento de la India, por mucho
que nieguen los más sólidos dogmas de su Cultura.
Los Maestros del Error
Entre los opositores del Brahmanismo están los que Buda
llamaba "Los Maestros del Error". A pesar de que los tex-
tos palis mencionan sus enseñanzas sólo para rechazarlas,
con todo esos mismos textos dejan traslucir sin lugar a du-
das una marcada deferencia por esos Maestros. Los des-
criben como jefes de grandes comunidades, maestros de
numerosos discípulos, conocidos y renombrados, fundado-
res de sectas, bien considerados por mucha gente, recono-
cidos desde largo tiempo atrás, ascetas errantes y mendi-
14
cantes, que han recorrido un largo camino y que son hom-
bres de avanzada edad (Dfgha Niklíya 1,2,5). Esos maes-
tros son Pürana Kassapa, el negador de la moral, Makkhali
Gosiila, el determinista, Ajita Kesakambala, el materialista,
Pakudha Kachchiiyana, el atomista, Sañjaya Belatthiputta,
el escéptico, y Niitaputta, el precursor del Jainismo, otra de
las pujantes religiones que se constituyen por esa época en
oposición al Brahmanismo.
Buda
Gautama Buddha, Shiikyamuni, Buda y su Leyenda
Pero el más duro adversario del sistema brahmánico sería
un apacible asceta, un personaje extraordinario en términos
universales y el que más influencia habría de tener en la his-
toria del Asia: Gautama Buddha, es decir, Gautama "el que
Despertó a la Verdad" o (como comúnmente se traduce)
Gautama "el Iluminado", llamado también Shiikyamuni,
"el Sabio de entre los Shiikyas", o simplemente Buda. Pocos
son los datos históricos que se tienen acerca de su vida. Pero
(lo que es más valioso para nosotros) la tradición india nos
ha trasmitido la leyenda de Buda, constituida por los mon-
jes y monjas, por los devotos laicos y devotas laicas del Bu-
dismo, enriquecida con episodios maravillosos, embellecida
por todos los tesoros de la poesía, tal como se nos revela en
todo su esplendor en antiguos textos como el Lalita Vistara
o el Buddhacarita o en la versión moderna del gran poeta
inglés Edwin Arnold, The Light 01 Asia ("La Luz de Asia").
En esta leyenda no tenemos solamente el tributo de vene-
ración y admiración rendido al Maestro por sus seguidores;
esa leyenda constituye la expresión poética de experiencias
reales que en vida tuvo Buda.
15
Buda es presentado corno el noble hijo, nacido en forma
sobrenatural, de un rey y una reina poderosos. Su nombre
era Siddhiírtha. Su alta alcurnia le dio acceso a todos los
bienes de la vida, pero pronto descubrió la miseria y la feal-
dad que anidan en todo placer y belleza humanos. A pesar
de la protección de que fue rodeado para que eso no su-
cediera, pronto también descubre que el hombre es un ser
sometido a la enfermedad, a la vejez, a la muerte, un ser na-
cido para experimentar sin cesar el sufrimiento producido
por la separación de los seres que más ha querido -caros
compañeros de un corto viaje. Abandona entonces su vida
principesca, decidido a encontrar un camino que lleve más
allá del sufrimiento. Después de larga y afanosa búsqueda
la verdad se le descubre al pie del Árbol de la Iluminación.
No es un mundo de paradisíacos placeres 10 que se pre-
senta ante su visión; no tiene la vivencia de la presencia de
una Persona Divina; no experimenta quintaesenciados go-
ces espirituales. Su experiencia se condensa en una frase de
filosófica inspiración y de ilimitadas posibilidades metafísi-
cas: "Todo tiene una causa". Esta verdad le permitirá des-
truir al sufrimiento, descubriendo y destruyendo su causa,
el deseo y el apego; y esa verdad expresará también la doc-
trina básica del Budismo que en el plano metafísico 10 con-
trapone al Brahmanismo: la doctrina de la Insustancialidad,
de la Contingencia Universal, de la inexistencia de un ser
propio en todo. Después de la Iluminación vienen los años
de una larga vida serena y apacible, rodeada del respeto de
sus discípulos, en que Buda, recorriendo los caminos de la
India, comunica a otros la via salvífica que ha encontrado,
hasta que, a los 80 años, en Kushinagara, cierra el círculo
de su vida fecunda, ingresando en el Nirvana Supremo y Sin
Retorno, 10 Absoluto budista, allende la palabra y el pensa-
miento, tal corno es descrito por textos famosos del Udlina
que expresan la idea del Maestro:
16
"Existe, oh monjes, aquel dominio en que no se dan ni la tierra ni las aguas
ni el fuego ni el aire ni el dominio de la infinitud del espacio, ni el dominio
de la infinitud de la conciencia, ni el dominio de la nada, ni el dominio del
conocimiento y del no-conocimiento, ni este mundo ni el otro ni el sol ni la
luna. Yo os digo, oh monjes, que ahí no se entra, que de ahf no se sale, que
ahf no se permanece, que de ahf no se decae y que de ahí no se renace. Carece
de fundamento, carece de actividad, no puede ser objeto del pensamiento.
Es el fin del sufrimiento." (VIII, 1).
"Existe, oh monjes, lo no-nacido, no-devenido, no hecho, no-compuesto.
Si no existiese, oh monjes, lo no-nacido, no-devenido, no-hecho, no-
compuesto, no se percibiría en este mundo una salida para lo nacido,
devenido, hecho, compuesto. Pero, puesto que existe, oh monjes, lo no-
nacido, no-devenido, no-hecho, no-compuesto, ?Or tal razón se percibe una
salida para lo nacido, devenido, hecho, compuesto." (VIII, 3). '
N os referiremos brevemente a algunas enseñanzas budis-
tas propias del Budismo denominado Hinayana y del Bu-
dismo denominado Mahayana y a algunas otras que se ma-
nifiestan en un texto mahayanista de excepcional importan-
cia, el SaddharmapulJljañkasütra, el Sütra del Loto de la Ver-
dadera Doctrina.
Budismo Hinayana (Pequeño Vehículo)
Inexistencia del alma
Hemos dicho que la inexistencia de una sustancia en sí y por
sí es uno de los presupuestos doctrinarios más importantes
del Budismo, proclamado por Buda en el mismo instante
en que llegó a la Iluminación. Una de las consecuencias
que deriva de este principio es la inexistencia también de
un principio espiritual individual, tal como en Occidente
se concibe al alma o como en el Brahmanismo y en el
Hinduismo se concibe al iitman. El término sánscrito iitman
designa tanto al alma individual como a la sustancia última
de todo, siendo en este sentido una palabra sinónima
de Brahman. El término nairiitmya designa a su vez no
17
sólo la inexistencia de un tUrnan o alma, sino también la
inexistencia de una esencia última de todo, es decir la in-
existencia de Brahrnan.
Los grandes estudiosos de la filosofía de la India, corno
van Glasenapp, T.R.Y. Murti, Oltramare, Takakusu, etc.,
han señalado unánimemente que la inexistencia del alma
es una de las tesis fundamentales del Budismo, que lo
contrapone al Brahmanismo, centrado, corno dijimos, en la
noción sustancialista de Brahrnan/atrnan.
Varios textos célebres del Mahiiyiina exaltan la grandeza
de Buda precisamente por haber sido el primer maestro que
enseñó el nairatrnya, la inexistencia del alma, la inexistencia
de una sustancia. Yashomitra, en su comentario de la última
sección del Abhidharrnakosha de Vasubandhu dedicada al
pudgala, cita una estrofa que proclama que en el mundo
no existe ningún otro maestro fuera de Buda, que haya
predicado el nairatrnya y que, por consiguiente, no existe
salvación fuera de la enseñanza budista (edición de la
Bauddha Bharati Series IV; p. 1189). Y Shiintarakshita, en
la estrofa 3339 del Tattvasarrzgraha (edición de la Bauddha
Bharati Series II, p. 1061) declara que Buda está a la cabeza
de todos los tfrthakaras o creadores de vías salvíficas por
haber sido el primero que proclamó el nairatrnya.
Se comprende que a una persona educada en las creen-
cias hinduistas, judea-cristianas o musulmanas, le resulte
difícil aceptar un sistema doctrinario corno el Budismo, que
durante siglos ha iluminado con su poderosa luz espiritual
la vasta extensión del Asia, que proclame la inexistencia
del alma, principio fundamental de esas creencias, soporte
imprescindible de ellas, sin el cual ellas perderían su fir-
meza y se derrumbarían. Pero el estudioso del Budismo, sea
cual sea la creencia a que él personalmente adhiere, debe
mantenerse dentro de los límites de un análisis objetivo y
científico, no atribuyendo al Budismo doctrinas que le son
18
ajenas y que por ser tales no son aceptadas por los propios
budistas.
Inexistencia de Dios
Otra consecuencia que deriva del principio de la insustan-
cialidad sostenido por el Budismo es la negación de la exis-
tencia de Dios, el ser omnipotente, creador de todo, legisla-
dor supremo, gobernante del universo, dispensador del pre-
mio y del castigo, tal como lo conciben las escuelas Nyiiya y
Vaisheshika del Hinduismo. El Budismo es pues un sistema
ateo, en cuanto no admite la existencia de un ser con las in-
dicadas características. En los textos budistas no se encuen-
tra una enseñanza teísta y por el contrario ya en la literatura
budista más antigua, en el Canon Paji, encontramos textos
de inspiración atea como en el Brahmajtilasutta del Digha
Niklíya. En el Mahayana se escribieron tratados cuya única
finalidad era demostrar la inexistencia de un Dios así con-
cebido, como el célebre Ishvarakartritva-nirtikritih-vishnoh
ekakartritva-nirtikarana atribuido al propio Nagarjuna. Con
toda razón Junjiro Takakusu, el gran erudito japonés, en sus
lecciones sobre Budismo destinadas al Príncipe heredero
del Japón (Main Buddhist Tenets; 1926) terminantemente
expresa: "El atefsmo es el primero de los principios fundamen-
tales del Budismo ... rechazamos con toda firmeza la creencia
en un dios creador, señor de los seres" -palabras decisivas so-
bre este tema teniendo en cuenta de quién provienen y a
quién están dirigidas.
El ateísmo del Budismo no debe sorprendernos, ya que
el ateísmo tiene una notoria presencia en la historia del
pensamiento indio. Varios de los Maestros del Error, de
inspiración materialista, negaban la existencia de Dios.
La escuela Mimtimsti, la más ortodoxa de las escuelas
filosóficas del Hinduismo, tenía también una posición
atea, construyendo un imponente sistema metafísico que
19
prescindía de la idea de Dios. El Stimkhya y el Thga pueden
también ser considerados sistemas ateos, ya que el concepto
de Ishvara, el Señor, que se hace presente en algunas etapas
o formas de estas escuelas, está muy alejado de la noción
de Dios tal como era presentada por el Nyaya-Wlisheshika.
Shankara y su escuela aceptan la existencia de un Ishvara,
dotado de la mayor parte de las características atribuidas
a Dios, pero al mismo tiempo consideran que el Ishvara
es sólo una manifestación ilusoria del único ser realmente
existente que es Brahman, lo Absoluto, al margen de la
palabra y del pensamiento, despojado de toda cualidad
y atributo, liberado de toda actividad. El Ishvara queda
así relegado al mismo status ontológico que el mundo y el
yo individual, productos todos ellos de la mente sumida en
el error. Con excepción de los Maestros del Error, todos
estos sistemas no caen dentro de la órbita del materialismo,
tienen una poderosa inspiración espiritualista y elaboraron
nobles sistemas éticos, que sirvieron de guía y norma de
conducta para numerosas sucesivas generaciones de la
India.
La atribución al Budismo de una posición netamente
atea no significa que se niegue la existencia de seres
sobrenaturales en el Budismo, como los dioses heredados
del Vedismo, o tomados de las tradiciones religiosas de
los pueblos de Asia por donde el Budismo se extendió, o
como los Budas que predican sus enseñanzas en los infinitos
universos que pueblan el ilimitado espacio.
Tampoco pueden ser asimiladas a la noción de Dios las
diversas concepciones de lo Absoluto, como elDharmakaya
o elAmalavijñtina o el Tathtigatagarbha. Pero la noción que
se tiene de estos seres o entidades no puede ser equiparada
de ningún modo a la noción de Dios: a ninguno de ellos se le
puede atribuir una actividad creadora, una función regente
del Universo, elementos esenciales del concepto de Dios.
20
La doctrina de los dhannas
Eliminadas las creencias en un alma y en Dios ¿cómo
explica el Budismo la transmigración de los seres y la
creación del mundo? Lo hace mediante la teoría de los
dharmas, teoría central en el Budismo cuya presencia se
deja sentir en toda su historia.
El término dharma designa a los elementos constitutivos,
a los factores de existencia de las entidades que componen
nuestra realidad. Daremos dos ejemplos de la aplicación de
la doctrina de los dharmas.
El Budismo analiza al hombre y encuentra que es sola-
mente un conjunto de dharmas. Estos dharmas pueden ser
reunidos en cinco grupos (skandha): rnpa, los elementos
materiales que combinados constituyen el cuerpo; vedanli,
las sensaciones; samjñli, las percepciones; samsklira, las vo-
liciones; vijñlina, los estados de conciencia, las conciencias.
Estos dharmas vienen a ser los elementos constitutivos de
la realidad psico-física que es el hombre, los factores que le
dan origen. Fuera de ellos no existe nada más en el hombre.
Asimismo el Budismo sostiene que para que se produzca
un nuevo ser y su destino de sufrimiento y muerte, deben
darse en encadenamiento causal todos los dharmas enume-
rados en la célebre fórmula del pratítyasamutpiida ("Surgi-
miento Condicionado"). En esta serie de dharmas cada uno
de ellos es efecto del que le precede y a su vez causa del que
le sigue. Esos dharmas son: avidyli, ignorancia; samsklira,
impresiones subliminales; vijñlina, conciencia; nlimarnpa,
individualidad; shadayatana, los sentidos; sparsha, el con-
tacto de los sentidos con sus objetos respectivos; vedanli, la
sensación; upiidlina, el apego; bhava, la existencia; jliti, el
nacimiento; jarlimarana, la vejez y la muerte.
Los dharmas, elementos últimos de nuestra realidad, son
concebidos como irreductibles a otra u otras realidades de
21
cualquier naturaleza. Detrás de los dhannas no existe algo
que se manifieste en ellos, que les sirva de fundamento y
los explique. Los dhannas son insustanciales y no están ad-
heridos a nada sustancial. Son transitorios, como tuvieron
un origen así tienen un fin. Los dhannas, con excepción de
algunos de ellos, como el nirvana, son condicionados, no
existen en sí y por sÍ, sino solamente como efecto de otros
dhannas que vienen a ser su causa. Los dhannas no son pro-
ducto del azar, ni han sido creados por un Ser Supremo. Sur-
gen a la existencia como efecto de otros dhannas que son
su causa, siendo ellos a su vez causa de otros dhannas que
son su efecto. Y la serie de dhannas en función recíproca de
causa y efecto no ha tenido inicio en el tiempo, viene progre-
sando desde una eternidad sin comienzo -principio éste del
no-comienzo fundamental en el pensamiento de la India.
Finalmente los dhannas son reales; existen objetivamente,
independientemente, autónomamente; no dependen para
existir del hombre que los capta, piensa o experimenta. Un
realismo ingenuo es la característica de este período del Bu-
dismo.
La transmigración
Muchas personas que se acercan al Budismo se sienten des-
concertadas cuando se enteran de que el Budismo, por un
lado, proclama la inexistencia de un alma individual, inal-
terable y eterna, y que, por otro lado, afirma rotundamente
la transmigración como medio de la imprescindible reali-
zación de la retribución de los actos -exigencia fundamen-
tal esta última del sentido moral característico del pensa-
miento indio. Estas mismas personas consideran así que el
Budismo incurre en contradicción al sostener una transmi-
gración sin transmigrador, un viaje sin viajero.
Varios textos del Budismo, como el Bhavasankrantisútra
y el Shálistambasútra, explican en forma clara el mecanismo
22
de la transmigración, eliminando la posibilidad de acusar al
Budismo de incoherencia.
Para el Budismo no existe ninguna entidad (alma,
espíritu, conciencia, tUrnan) que pase de una existencia
a otra. Para el Budismo tampoco existe una conciencia
(vijñtina, citta, manas) que se mantenga en el curso de la
vida de un hombre; lo que existe es una serie-de-conciencias
que se siguen las unas a las otras ligadas entre sí por la ley de
la causalidad. El hombre no es otra cosa que una corriente-
de-conciencias (vijñtinasrotas).
Esta serie-de-conciencias no se detiene con la muerte si
el individuo que muere ha realizado actos que tienen como
consecuencia una nueva reencarnación. En este caso, una
de esas conciencias viene a ser la altima conciencia, no de
toda la serie-de-conciencias, sino de un segmento de esa
serie, que es concebido como una vida o una existencia; la
conciencia que le sigue, ligada a la anterior, como dijimos,
por la ley de la causalidad y perteneciente a la misma serie-
de-conciencias, viene a ser la primera conciencia de un
nuevo segmento de esa serie, que es concebida como una
nueva vida o una nueva existencia. La cesación de la última
conciencia y el surgimiento de la primera conciencia son
simultáneos, como la subida y la bajada de los brazos de una
balanza. La última conciencia es concebida como la muerte,
la primera como el nacimiento.
La relación de la última conciencia de un segmento
(existencia) de la serie-de-conciencias con la primera con-
ciencia del segmento (existencia) siguiente de la serie-de-
conciencias es la misma que existe en el curso de la vida,
entre cualquier conciencia y la que le sigue, con las siguien-
tes salvedades: para el caso del pasaje de un segmento (exis-
tencia) dela serie a otro, juntamente con la última concien-
cia se produce el comienzo del aniquilamiento del compo-
nente material (cuerpo) propio del segmento (existencia)
que concluye y, conjuntamente con la primera conciencia
23
se produce el comienzo del surgimiento de un nuevo com-
ponente material ( cuerpo) propio del segmento (existencia)
que se inicia. La primera conciencia y las que le siguen, li-
gadas a ellas por la ley de la causalidad y pertenecientes
a la misma serie-de-conciencias, no van acompañadas del
recuerdo de las experiencias vividas en los segmentos (exis-
tencias) anteriores de esa misma serie-de-conciencias. Sólo
hay una serie-de-conciencias que viene desde la eternidad
y fluirá hasta que sea cortada gracias al acatamiento de los
principios budistas, pero el aniquilamiento de los compo-
nentes materiales propios de un segmento y otro de la se-
rie y la desaparición del recuerdo de las experiencias vivi-
das en los segmentos anteriores de esa serie-de-conciencias
oculta la continuidad ah aeterno de la serie y hace creer
en la existencia de individuos que surgen sin ninguna co-
nexión con nadie en el pasado, sin ninguna conexión con
nadie en el futuro. Este no fue el caso de Buda y de otros
como él que, gracias a un poder de rememoración extraor-
dinario, obtenido con su gran desarrollo espiritual, sabían
con qué individuos del pasado estaban ligados, por perte-
necer todos a una misma serie-de-conciencias, por ser todos
ellos productos surgidos en el mismo terreno de una serie-
de-conciencias -como en el curso de una misma existencia
el anciano sabe con qué niño setenta u ochenta años antes
él estaba ligado por pertenecer él y ese niño a una misma
serie-de-conciencias.
En esta forma el Budismo explica el mecanismo de la
transmigración sin recurrir a un principio que transmigre.
La creación del mundo
El Budismo explica también el mundo, no como la creación
de un Ser Supremo, sino como el mero efecto del dina-
mismo de los dharmas. Desde una eternidad sin princi-
pio los dharmas vienen fluyendo sin cesar, vinculados en-
24
tre sí por relaciones de causalidad, influyendo unos sobre
otros. La realidad en que vivimos, compuesta por los se-
res y objetos que percibimos ya sea sensorialmente ya sea
mentalmente, surge de la combinación de los dharmas. So-
bre la forma como la realidad se conforma, tienen especial
influencia las acciones que los seres llevan a cabo y los efec-
tos diferidos de esas acciones -en una palabra, el karman
de la totalidad de los seres. Los dharmas proporcionan, por
decirlo así, la materia prima con que la realidad se cons-
truye; la forma que la realidad construida por esos dharmas
adopta está condicionada por el karman de cada uno y de to-
dos los seres. Cada individuo que surge a la existencia tiene
una determinada forma física, una determinada personali-
dad emocional e intelectual, y un determinado destino, con-
dicionado todo ello por las acciones que llevó a cabo en sus
vidas anteriores, es decir, por su karman. Lo mismo ocurre
con la realidad empírica: su especial conformación, su ma-
nera de ser, sus atributos, sus cualidades, todo, depende del
karman de los seres que en esa realidad surgen a la vida. Los
dharmas y el karman comparten así la función creadora que
otros sistemas atribuyen a Dios.
Budismo Mahayana (Gran Vehículo)
El Budismo Mahayana, que se constituye en los alrededo-
res del inicio de nuestra era, está dominado por dos gran-
des escuelas filosóficas, la escuela Madhyamika, creada en
el siglo II d.C. por el gran pensador Nagarjuna, y la es-
cuela YOgachiira, creada en el siglo III d.C. por otro gran
pensador, Maitreya. El pensamiento de estas dos escuelas
se convertirá en el pensamiento característico del Budismo
Mahayana y al mismo tiempo constituirá dos cumbres de la
historia de la filosofía de la India. Ambas escuelas suscitan
25
cada vez mayor interés entre los estudiosos de la India,
Japón, Europa y Estados Unidos de Norteamérica.
La escuela Miidhyamika
La especulación filosófica de la escuela Madhyamika está
centrada en el concepto de Vaciedad, Shünyata en sánscrito,
que pasamos a exponer sucintamente y con la mayor
claridad que nos sea posible.
La experiencia cotidiana y el estudio filosófico de la
realidad empírica
La experiencia cotidiana nos revela una realidad formada
por seres y cosas que se presentan ante nosotros como
existentes en sí y por sí, como compactos, continuos y
unitarios.
La escuela Madhyamika del Budismo estudia la realidad
que percibimos y con su estudio llega a una conclusión, res-
pecto de esa realidad, muy diferente de la de la experiencia
normal. La realidad perceptible está constituida sólo por
seres y cosas absolutamente contingentes. En la realidad
empírica en la que nos encontramos, nada existe in se et per
se, nada tiene un ser que le sea propio (svabhava); en ella
todo es condicionado, relativo, dependiente, contingente.
Además todo está constituido por partes. No existen unida-
des totalitarias; sólo existen conjuntos, conglomerados de
elementos, de partes, de factores constitutivos.
La cuerda que percibimos no existe en sí y por sí como
cuerda, es sólo un conjunto de hilos, y éstos a su vez
no existen en sí, son sólo un conjunto de filamentos, y
así sucesivamente, y este proceso anaIítico-abolitivo no
se detiene en algo sustancial, provisto de un ser, de una
existencia que le sea propia.
La condicionalidad, la relatividad, la dependencia, el ser
26
algo compuesto, la contingencia en una palabra, constituye
la verdadera naturaleza, el verdadero modo de ser de la
realidad empírica, y la forma bajo la cual aparece ante
nosotros es sólo una irrealidad, una ilusión.
Dos realidades: realidad de ocultamiento y verdadera
realidad
De acuerdo con lo expuesto, para la escuela Madhyamika
existen dos realidades: por un lado una realidad apariencial,
fenoménica: la realidad empírica tal como aparece ante no-
sotros (sustancial, compacta, etc.); y, por otro lado, la ver-
dadera manera de ser de esa realidad apariencial (insustan-
cial, constituida por partes, etc.), a la cual podemos llamar la
realidad verdadera, de la misma manera como la serpiente,
bajo cuya imagen percibimos a la cuerda en la oscuridad, es
la realidad apariencial, siendo la cuerda la realidad verda-
dera.
La cuerda es una realidad "ocultante", los hilos que la
componen constituyen la verdadera realidad en relación
con la cuerda; pero, a su vez, cada hilo es una realidad
"ocultante" en relación con los filamentos que lo componen
y los filamentos que lo componen son la verdadera realidad
en relación con los hilos y así sucesivamente, sin que se
encuentre una última realidad sustancial.
Hablando en términos modernos generales, se podría de-
cir que el mundo tal como aparece ante nosotros es la rea-
lidad "ocultante" de los Madhyamikas y que los átomos y
energía que constituyen el mundo son, en relación con él,
la verdadera realidad, la verdadera naturaleza del mundo.
El Madhyamika agregaría que los átomos y la energía son a
su vez una realidad "ocultante" en relación con los elemen-
tos que componen a los átomos y a la energía, y que son la
verdadera naturaleza de los átomos y de la energía, y así su-
cesivamente, sin encontrar una última realidad sustancial.
27
Negación de la realidad empírica
La escuela Madhyamika no se detiene dentro de los
límites de las dos tesis que hemos mencionado: es decir,
la tesis de la oposición entre la realidad fenoménica
y la verdadera realidad (que no es sino la verdadera
naturaleza de la realidad fenoménica) y la tesis de la
contingencia universal; lleva adelante su análisis de la
realidad y alcanza una posición radical, una posición
"nihilista". La escuela niega la existencial real, la existencia
tal como aparece, de la realidad empírica, de todas sus
manifestaciones, de todos los elementos que la conforman,
de todas las categorías que en ella se dan, de todas las
características que le son propias. La mayor parte de los
versos memoriales (karikas) del Madhyamakashtistra, la
obra fundamental de Nagarjuna, está destinada a negar
la existencia real, tal como se presentan ante nosotros, de
las principales manifestaciones y categorías de la realidad
empírica: el surgimiento y la desaparición de los seres
y cosas, la causalidad, el tiempo, la actividad sensorial,
los elementos (dharmas) que conforman al hombre, la
pasión y su sujeto, la acción y el agente, el sufrimiento, las
consecuencias de las acciones (karman), el encadenamiento
al ciclo de las reencarnaciones (samsara), el yo, Buda, las
verdades salvíficas del Budismo, la liberación del ciclo de las
reencarnaciones (nirvana), el ser y la nada, etc. Y asimismo
gran parte de la actividad intelectual de la escuela tuvo esa
misma finalidad.
La verdadera naturaleza surge como resultado de la
abolición de la realidad empírica
Como resultado de ese proceso abolitivo llevado a cabo
por la escuela, tenemos la impresión de que donde antes
existía la realidad empírica, se va haciendo, va surgiendo,
28
va quedando un enorme "vacío" (shünyata). Ese "vacío"
que el análisis abolitivo parece que va dejando tras de sí,
ante nosotros, es absolutamente distinto de la realidad
empírica, ya que en él no se da ninguno de los elementos,
manifestaciones, categorías, características, etc., propios de
aquella realidad empírica, los cuales, uno por uno, han sido
eliminados por la dialéctica abolitiva Madhyamika. Y ese
vacío es también la realidad verdadera surgida a raíz de la
eliminación de la falsa apariencia que constituye la realidad
empírica.
La Vaciedad preexiste al análisis abolitivo
Decimos que tenemos la impresión de que, a raíz del análi-
sis abolitivo, la "Vaciedad", o sea la realidad verdadera, va
surgiendo ante nosotros. Esta impresión está provocada por
el hecho de que el análisis abolitivo es llevado a cabo por
la razón discursiva, la cual, al analizar y abolir los diver-
sos elementos, factores, manifestaciones, categorías, etc.,
de la realidad empírica, va procediendo gradualmente, pau-
latinamente, con lo cual se crea en nuestra mente la idea
de que el "vacío", la realidad verdadera, va siendo "cons-
truido" paso a paso. Esta impresión no corresponde a la
verdad de las cosas, porque la verdadera realidad, la "Va-
ciedad", siempre ha estado, está y siempre estará ahf, inde-
pendientemente de nuestro análisis abolitivo, previamente
a él, aunque no la percibimos.
Usando la comparación de la concepción moderna del
mundo antes referida, podríamos decir que los átomos y
energía existen previamente al experimento que los revela.
La verdadera realidad, la "Vaciedad", fin extremo al
cual teóricamente no puede llegar el análisis abolitivo, sólo
puede ser captada, tata et simul, en su total y absoluta
integridad, en un acto puntual de conocimiento intuitivo
yóguico, reservado a los grandes iluminados del Budismo.
29
La contingencia realizada en su punto extremo nos revela
la Vaciedad en su forma extrema.
La doctrina de la igualdad universal (samatii)
Una karika famosa de Nagarjuna (Madhyamakakariktis
Xxv, 19y 20) Y su comentario igualmente famoso de Chan-
draklrti expresan que no existe diferencia entre el samsara,
la realidad empírica, y el nirvana. Ambos efectivamente sólo
son vaciedad, shünyata.
Hemos visto que para encontrar la verdadera naturaleza
de la realidad empírica es necesario eliminar, mediante un
rigoroso análisis abolitivo, todo lo que se nos manifiesta
como formando parte de la misma.
De manera similar tenemos que proceder para descubrir
la verdadera naturaleza del nirvana. El nirvana es lo
totalmente diferente de la realidad empírica considerada
no en su verdadera naturaleza, la Vaciedad, sino en la
apariencia bajo la cual se presenta ante nosotros. Para llegar
a descubrir lo que es el nirvana debemos abolir todo lo que
conforma la realidad empírica, especialmente el ser y el no-
ser. Esa abolición, llevada a sus últimas consecuencias, total
y absoluta, nos presentará a la misma Vaciedad que hemos
encontnido al aplicar a la realidad empírica el método
abolitivo.
Usando nuevamente la comparación de la moderna
concepción del mundo, podríamos decir que todos los seres
y cosas que forman el mundo son idénticos entre sí en
cuanto todos ellos son, en su última esencia, átomos y
energía: la uniformidad es así un atributo universal.
La realidad empírica, una mera creación mental
Hemos dicho que para la escuela de Nagiirjuna se contra-
ponen dos realidades: una, la verdadera, y otra, la falsa, que
30
desaparece con el análisis abolitivo y que envuelve u oculta
a la primera. Esta segunda realidad es una mera ilusi6n en el
sentido común de la palabra, una mera creación mental, que
se superimpone sobre la realidad verdadera ocultándola, al
igual que la idea o imagen ilusoria de una serpiente que se
sobreimponesobre la cuerda vista en la oscuridad, al igual
que la idea o imagen ilusoria de una cuerda se sobreimpone
sobre el conglomerado de hilos que la componen y la idea
o imagen ilusoria de un hilo es sobreimpuesta sobre los fi-
lamentos que lo componen, etc. La existencia de la reali-
dad empírica no es otra cosa, pues, que la existencia de una
ilusión, carente de existencia verdadera.
Usando la misma comparación que antes, es posible
decir que, ya que el mundo es sólo átomos y energía sin
los atributos empíricos de color, sabor, etc., la múltiple
variedad del mundo en términos de color, sabor, etc., es sólo
una construcción de nuestra mente y de nuestros sentidos,
de nuestra subjetividad y sensibilidad.
Nos encontramos así con la gran función que le cabe
a la mente en la escuela de Nagarjuna, como por lo
demás en todo el Budismo Mahayana: la realidad empírica,
que percibimos, no es sino una sucesión de ilusiones, de
imaginaciones, de ideas, que nuestra mente crea sin cesar,
por encima del ilimitado e infinito abismo de la Vaciedad
universal.
La gran función que le cabe a la mente no debe engañar-
nos respecto de su verdadera naturaleza: la mente, que me-
diante su actividad crea la realidad empírica ilusoria que
nos oculta a la realidad verdadera, y que mediante el análi-
sis abolitivo que lleva a cabo dentro de sus propios límites,
nos hace vislumbrar en forma imperfecta la Vaciedad uni-
versal -la mente pertenece también a la realidad empírica
y como tal es también vacía.
En los términos de la comparación antes referida, la
misma mente y los sentidos, constituidos por átomos y
31
energía, no son algo aparte del mundo que ellos crean; sólo
son átomos y energía.
Thdo está nirvanizado ah aetenw
En el Budismo Primitivo el nirvána era lo totalmente dife-
rente de la realidad empírica, su eliminación, su negación.
La escuela Mádhyamika no se aparta de esta concepción al
sostener que el nirvána es shünyatá, Vaciedad, y por consi-
guiente, abolición de todos los elementos, manifestaciones,
categorías de la realidad empírica. '
. Por otro lado, a la Vaciedad, como realidad verdadera y
última, se le contrapone la realidad empírica que es una
mera ilusión, una creación engañosa de la mente. Como
consecuencia de esta naturaleza de la realidad empírica
no hay ni ha habido ni habrá nunca surgimiento real,
verdadero, de nada y por consiguiente tampoco destrucción
real de nada. La cuerda es una creación ilusoria de nuestra
mente, un nombre que aplicamos a un conglomerado de
hilos agrupados de cierta manera. Los hilos a su vez
son una ilusión, un nombre aplicado a una determinada
agrupación de filamentos. Y algo ilusorio no puede surgir
realmente a la existencia, no puede ser realmente destruido.
Todo queda así abolido: la cuerda como algo realmente
existente, su creación real, su destrucción real. Y este
estado de cosas, al comportar la abolición de todo, de la
existencia, de la creación, de la destrucción, es precisamente
la Vaciedad universal, o lo que es lo mismo, el nirvána.
Consecuentemente, nada abandonó nunca realmente el
estado de shünyatá o nirvána.
Finalmente, en los términos de la concepción moderna
general que estamos usando, ya que los átomos y energía
nunca se transforman en los seres y cosas del mundo
que percibimos, asumiendo los atributos empíricos con los
cuales aparecen ante nosotros; y ya que el mundo es sólo
32
una creaClOn de nuestra mente y de nuestros sentidos,
podemos decir que nada realmente se ha alejado nunca
de su estado de átomos y energía, que todo siempre ha
permanecido en ese estado -es decir, que todo ha estado
"nirvanizado" ab aeterno, usando la terminología budista.
La escuela Yogachara
La otra gran escuela filosófica budista del Budismo Ma-
hayana es, como hemos dicho, la escuela YOgachara. Dos
términos sánscritos que sirven también para designar a esta
escuela expresan su tesis central: Vijñanavada, "Teoría de la
conciencia", y Cittamatra, "Sólo-la-mente".
Sólo existe la mente
Si la escuela Miidhyamika del gran Nagiirjuna pone espe-
cial énfasis en afirmar la Vaciedad, la Contingencia Univer-
sal, la absoluta Relatividad de todo, la escuela Yogachara
afirma con igual fuerza la sola existencia de la mente, de la
conciencia; para esta escuela lo único que existe son ideas,
representaciones, creaciones mentales, a las cuales nada
real les corresponde externamente. Recordemos que para
el Budismo, desde sus inicios, la mente o la conciencia es
sólo una serie de estados de conciencia, de actos de conoci-
miento. Estos actos cognoscitivos constituyen la mente; no
existe una entidad fuera y distinta de ellos, permanente y
autónoma que "tenga" esos actos de conciencia, que sea la
que los "experimenta" como su inalterable testigo o veedor.
La escuela idealista mantiene esa tesis, pero agrega (contra-
riamente a lo que pensaba el Budismo en sus inicios) que a
esa sucesión de representaciones, que constituye la mente,
no le corresponde ningún correlato real.
La realidad empírica en que existimos tiene así el mismo
status ontológico que el sueño o las ilusiones creadas por
33
la magia. Nada distingue a la visión de la realidad en que
nos movemos de las visiones oníricas o de la fantasmagoría
creada por el mago o de las alucinaciones a que da lugar
la sugestión.-EI realismo ingenuo con que se manejaba
el Budismo en sus primeras épocas (el llamado Budismo
Primitivo) o en la época del Hinayiina, ha cedido el lugar
a un idealismo llevado a sus últimas consecuencias, en
que los seres y los objetos se esfuman como entidades
reales, subsistiendo exclusivamente entidades de naturaleza
mental. Si para la escuela de Niigfujuna la realidad empírica
se convierte en el gran Vacío, para la escuela Yogiichiira
la realidad es sólo una gran Ilusión, creada por la mente
sumida en el error.
Naturaleza de la mente
La escuela budista idealista afirma rotundamente la sola
existencia de la mente o de la conciencia. Pero esta mente,
que es lo único que posee existencia real, no es la mente
empírica escindida en la dualidad sujeto-objeto; es la mente
considerada en su aspecto de entidad absoluta, despojada
de todo atisbo de dualidad, en especie despojada de la
dualidad sujeto-objeto. La mente, la conciencia, en su
verdadero y auténtico ser, es la eterna no-existencia con
dualidad de la conciencia. La no-dualidad sujeto-objeto es
la esencia verdadera de la mente. Y esta esencia tiene como
atributo propio la inalterabilidad. Siempre ha sido, es y
será inexistencia de dualidad. No ha empezado a ser, en
algún determinado momento, inexistencia de dualidad, y
nunca cesará de ser inexistencia de dualidad. Y su relación
con las creaciones ilusorias a que da lugar no implica ningún
cambio, ninguna alteración, ninguna transformación en su
auténtica y propia manera de ser.
34
Surgimiento del mundo
Si no existen objetos externos, si no se dan estímulos ex-
teriores a la mente que provoquen en ella el surgimiento
de las ideas, imágenes, representaciones de objetos ¿cómo
se explica que en la mente surjan esas ideas, esas imáge-
nes, esas representaciones? Si ante mí no existe un mundo
variado y múltiple ¿cómo puede originarse en mi mente la
idea, la imagen o representación de un mundo signado por
la variedad y la multiplicidad? Esta era una de las obje-
ciones que los defensores del realismo, que postulaban la
existencia real de un mundo externo, oponían a los idea-
listas budistas. Estos, para responder a la objeción realista
recurrían a la teoría de las vlisanlis, samskiiras, bijas, shaktis
o impresiones subliminales, que constituye una brillante an-
ticipación de la moderna teoría del subconsciente.
De acuerdo con esta teoría, toda idea, imagen, represen-
tación que cruza por nuestra mente, toda vivencia que ten-
gamos, toda experiencia que nos afecte, dejan ineludible-
mente tras de sí en nuestra mente, más específicamente, en
nuestro subconsciente (el llamado iilayavijñiina) una hue-
lla, una marca, una virtualidad o potencialidad --en otros
términos, una impresión subliminal. Esta impresión subli-
minal en la mente, cuando se dan las condiciones apropia-
das, se reactualiza dando lugar a nuevas ideas, imágenes,
representaciones, vivencias, experiencias, similares a aque-
llas que fueron las que dejaron la impresión subliminal que
ahora se reactualiza.
De acuerdo con el Idealismo budista, la representación
que tenemos ahora de un mundo exterior a nosotros es sólo
el producto de la reactualización de impresiones sublimina-
les, depositadas en nuestro subconsciente por la represen-
tación de un mundo exterior, representación que surgió en
nuestra mente en nuestra vida anterior. De la misma ma-
nera en el sueño nace en nuestra mente la imagen de algo
35
que durante la vigilia nos afectó por su belleza o por el te-
rror que nos produjo y dejó tras de sí una impresión en
nuestro subconsciente. Y a su vez la representación de un
mundo exterior que tuvimos en nuestra vida anterior fue
sólo el producto de la reactualización de impresiones men-
tales subliminales dejadas en nuestra mente por la repre-
sentación de un mundo exterior, representación habida en
una existencia anterior a la anterior. Y así sucesivamente,
las impresiones subliminales y las representaciones, que no
tienen un correlato real y que son meros productos ideales
de la reactualización de impresiones mentales subliminales,
se han venido sucediendo unas a otras en un proceso regre-
sivo alternante que no ha tenido inicio en el tiempo.
Es como si nuestras existencias sucesivas en el ciclo
de las reencarnaciones fuesen un eterno soñar sin inicio,
en el cual las imágenes oníricas, a las cuales nada real
les corresponde, dejasen impresiones subliminales que se
actualizarían dando lugar a nuevas imágenes oníricas, con
ausencia total de un mundo externo, concreto y tangible.
Coincidencia de nuestras representaciones
Si el mundo que percibimos es sólo una creación irreal
de nuestras mentes -insistían los adversarios del Idealismo
budista- ¿cómo se explica que todos imaginemos el mismo
mundo? ¿Cómo explicar la coincidencia de las alucinacio-
nes (por decir así) que crean nuestras diversas mentes? Va-
subandhu en su obra Vimshatika, "Las Veinte Estrofas", tra-
tado fundamental de la escuela, se ocupó de esta atingen-
cia realista y da en forma brillante la solución de la misma,
recurriendo a la teoria del karman, término éste de fun-
damental incidencia en el Budismo, como por 10 demás
también en el Hinduismo. Designa la acción en sí, el cúmulo
de acciones que uno ha realizado en esta vida y en vidas an-
teriores, los efectos diferidos que esas acciones han de pro-
36
ducir en vidas ulteriores. Mediante el karrnan se realiza la
retribución moral de los actos, exigencia fundamental del
sentido de justicia propio de la India. Todo hombre carga
sobre sí en cada vida el karrnan que acumuló en sus existen-
cias pasadas y ese karrnan condiciona su destino presente y
actual: su nacimiento en una u otra de las formas de exis-
tencia, su ubicación en la escala de la jerarquía social, el
sufrimiento o la felicidad que lo han de acompañar. El pre-
sente de cada hombre está así determinado por su propio
pasado.
La coincidencia en las creaciones mentales de los diversos
seres se debe a que los karrnans de esos seres son coinciden-
tes, a que en ellos existen similitudes, debido a las cuales
obviamente se tienen que producir efectos coincidentes o
similares. Historias kárrnikas similares producen resultados
similares, como es el caso de las creaciones mentales coin-
cidentes que presentan ante nosotros un mundo de iguales
características.
Ekayana (Único Vehículo)
El Sütra del Loto
La última parte de esta exposición la dedicaremos breve-
mente al Saddharrnapu'!4añkasütra, "El Sütra del Loto de
la Verdadera Doctrina". Este Sütra, como se expresa Lo-
kesh Chandra (SaddharrnapulJ4añkasütra, Kashgar Manus-
cript, Tokyo, The Reiyukai, 1977, Preface), "es un texto fun-
damental del Mahayana, de hecho es uno de sus Nueve
Dharmas. Es la principal escritura del Lejano Este, el Loto
de la Ley Maravillosa, cuyos símbolos, leyendas y divinida-
des prestan un aura de resplandor a las grutas santuarias de
China. Devotos fervientes lo han copiado en caracteres de
oro a través de las edades. La Sección en verso del Capítulo
37
de este gran Sütra dedicado a Avalokiteshvara enciende to-
davía una esperanza universal y suprema y es fuente pe-
renne de inspiración creadora para las artes. Él ha sido y
es el Loto, la Joya del Mahayana."
El texto sánscrito
Se ha conservado el texto sánscrito del Sutra del Loto
en múltiples manuscritos. Estos manuscritos pueden ser
divididos en tres grandes grupos: Manuscritos provenientes
del Nepal, manuscritos provenientes del Asia Central y
manuscritos provenientes de Gilgit, una localidad del actual
Pakistán. Este hecho de por sí da a entender la gran difusión
que tuvo el Sutra del Loto en el mundo budista, difusión
que se incrementaría después mediante las traducciones al
chino, al tibetano, al mogol, al coreano, al japonés.
Las traducciones chinas
Las traducciones chinas del Sutra del Loto se hicieron en
los años 255, 286, 290, 335, 406, Y 601 después de Cristo. De
estas traducciones se conservan sólo aquellas de los años
290, 406 Y 601. La del año 601 es sólo una revisión de la
del año 406. La del año 290 se debe a Dharmaraksha (223-
300 d.C.), un descendiente de iraníes establecidos en China
Occidental. La del año 406 se debe a Kumiirajiva (350-410
d.C.), un misionero indio-iranio, considerado como uno de
los más notables traductores de textos canónicos budistas
del Sánscrito al Chino. Kumarajiva trabajó con un grupo de
colaboradores chinos bajo el patrocinio del Estado chino.
Su traducción, elegante y clara, eclipsó a las anteriores; ella
es la que ha sido y sigue siendo utilizada en China y Japón;
y es ella la que hizo conocido y popular el Sutra del Loto
en estos dos países. El Sutra del Loto ha tenido, a través de
la traducción de Kumarajiva, una enorme influencia en el
38
Japón, la cual se ha manifestado en la vida religiosa, siendo
el texto básico de numerosas e importantes sectas budistas,
en la literatura y en la investigación científica, estando
dedicados al estudio de este Sütra numerosos eruditos e
instituciones.
Fecha del Sütra del Loto
Teniendo en cuenta que la primera traducción china fue
realizada en el año 255 después de Cristo, tenemos que
concluir que el Sütra del Loto es por lo menos anterior a
esa fecha. Se acepta por lo general que el Sütra del Loto
adquirió su forma actual entre los años 150 y 200 d.C.
Nos referiremos ahora a algunas de las doctrinas más
importantes de este Sütra.
La Duminación y la "Carrera del Bodhisattva"
El Sütra del Loto señala una meta para el esfuerzo humano
y un camino para alcanzar esa meta.
La meta es la Iluminación, la condición de Buda, la Bu-
didad, ser, devenir un Buda. Los Budas son seres que al-
canzaron el grado máximo del desarrollo espiritual, practi-
caron en su plenitud las nobles virtudes que constituyen la
ética budista, y llegaron al grado máximo del Conocimiento,
el cual les revela la verdadera naturaleza de la realidad en
que vivimos, les permite tener la experiencia de lo Abso-
luto y convertirse finalmente en ese Absoluto. Renacen en
algunos de los mundos de esplendorosa belleza que pue-
blan el ilimitado universo y durante millones de millones
de períodos cósmicos predican el Dharma (o "Doctrina de
Buda") a innumerables seres, guiándolos a ellos también
hacia la Iluminación, antes de penetrar al final de su carrera
en el Nirvana Supremo y Sin Retomo.
El camino para alcanzar esa meta es la llamada "Carrera
39
del Bodhisattva". Todo hombre que aspira a ser un Buda,
que aspira a la Iluminación (Bodhi) y que convierte
esa aspiración en la norma permanente que dirige sus
esfuerzos, sus actos, su vida entera, es un Bodhisattva. La
"Carrera del Bodhisattva" es larga y esforzada, se extiende
sobre millones de millones de años que el Bodhisattva
recorre transmigrando sin cesar de una existencia a otra,
acumulando méritos que enriquecen y purifican su karman,
progresando hacia un ideal de perfección espiritual que
nunca pierde de vista.
En los sutras del Mahayana se mencionan por sus nom-
bres a muchos Bodhisattvas que personificaron algún ideal,
alguna virtud, alguna práctica espiritual o religiosa del Bu"
dismo. Entre ellos tenemos a Maitreya, Mañjushri, Sa-
mantabhadra, Avalokiteshvara, Mahasthiimapriipta, Kshi-
tigarbha, que son objeto de especial veneración por parte
de muchos devotos que a ellos recurren en busca de ayuda
y que de ellos hacen el modelo que guía su conducta. Son
los llamados "Grandes Bodhisattvas".
Diversos textos mahiiyiinistas describen sistemáticamente
y con detalle las diversas etapas que en su búsqueda espi-
ritual debe atravesar el Bodhisattva. No nos referiremos a
ellas, sólo mencionaremos algunas prácticas de la Carrera
del Bodhisattva a que se refiere en forma especial el Sutra
del Loto. El Bodhisattva, durante millones y millones de
períodos cósmicos rinde respetuosos servicios a los Budas
que tiene la suerte de encontrar en sus repetidas encarna-
ciones, escucha de ellos la prédica del Dharma, los toma
como modelo y los imita. Practica las virtudes budistas, en
especial la virtud de la compasión (karuna), que puede lle-
varlo hasta el sacrificio de la propia vida por el bien de los
otros o a demorar su ingreso en la beatitud del Nirvana en su
afán de ayudar a otros a alcanzar la Iluminación. Se esfuerza
por compenetrarse de la idea de la Vaciedad Universal.
La "Carrera del Bodhisattva" y la Iluminación a la cual
40
ella conduce no están reservadas sólo a determinados
miembros de la Comunidad Budista; todo hombre, adhi-
riendo a la fe budista, puede convertirse en un Bodhi-
sattva y llegar a la Iluminación. El Sütra del Loto contiene
así una enseñanza de inspiración universalista que abre a
todo ser, sin limitación alguna, el camino salvífica enseñado
por Buda.
La habilidad en los medios. El Unico Vehículo (Ekayina)
En el curso de la presente exposición nos hemos referido
al Budismo Hinayiina o del Pequeño Vehículo y al Budismo
Mahiiyiina o del Gran Vehículo, y hemos indicado some-
ramente algunas diferencias en las concepciones filosóficas
que caracterizan cada una de esas etapas. Podrían indicarse
muchas otras relativas a otros aspectos del Budismo.
El Sütra del Loto pone especial énfasis en señalar que no
debe pensarse que existen diversas enseñanzas de Buda. Las
diferencias que encontramos en las doctrinas de los diversos
textos, de los diversos períodos, no son contradicciones en
que se incurrió, ni siquiera normales evoluciones de un
pensamiento filosófico dinámico y audaz. Esas diferencias
se deben a la voluntad de Buda de adecuar sus enseñanzas
a la diversa capacidad receptiva, a las diversas tendencias
y proclividades, al diverso grado de preparación moral,
intelectual, espiritual, de los seres a los cuales estaba
dirigida la enseñanza. Característica esencial de Buda como
Maestro, como Guía espiritual, era así su habilidad en
elegir en cada caso, frente a cada ser a quien deseaba
trasmitir su enseñanza, el medio o método más conveniente
y apto para inducirlo a ingresar en el camino que habría de
llevarlo a la meta final. Una vez ingresado en el camino,
una enseñanza gradual y lenta podría cambiar sus actitu-
des innatas y capacitarlo para aceptar finalmente las
verdaderas y definitivas doctrinas.
41
Es por eso que existe una sola enseñanza budista, una sola
vía salvífica, un solo, un Unico Vehículo (Ekayana). Buda
no impartió enseñanzas diferentes a los diversos grupos de
sus seguidores. N o hubo un Budismo para los Shravakas y
Pratyekabuddhas delllinayiina y otro para los Bodhisattvas
del Mahiiyiina. A todos les impartió la misma doctrina,
dosificándola, presentándola en la forma más adecuada
~ p a r a el desarrollo de cada uno. Y cada uno tomó de esa
enseñanza lo que de acuerdo con su naturaleza podía recibir
y lo que cada uno tomó maduró en él, induciéndolo a un
mayor y más avanzado progreso espiritual, cuyo destino
final era la Iluminación.
Terminaremos con los versos de un poeta anónimo
budista que expresó en ellos su veneración y admiración por
el Maestro:
Debido a la Gran Compasión, oh Señor;
que tú sentfas por todos los seres
atormentados por el sufrimiento y el dolor;
tú no podfas tolerar
que, habiendo llegado Tú a la Ruminación
Inmaculada y Excelsa,
algún otro ser a ella no llegara.
Por eso, transmitiste tu Doctrina,
benéfica y salvadora,
siempre igual a sf misma y Una,
a todos los seres,
malos y buenos,
inteligentes y mediocres.
Cada uno toma de ella,
para su bien y para su felicidad,
lo que la maduración de su karman,
sus proclividades y tendencias,
su propia receptividad le permiten.
42
Eres como la gran nube negra
que se extiende sobre la sedienta tierra:
sobre los grandes árboles, soberanos de los bosques,
sobre los arbustos,
-sobre las humildes hierbas
para que cada cual
germine, crezca, prospere o florezca,
según su innata capacidad-
cae, igual para todos, la lluvia imparcial.
43
<D
o
Manjushri
44
. Movimientos budistas laicos
contemporáneos en el Japón,
con referencia especial
al Sütra del Loto*
Tsugunari Kubo
E
l presente artículo se propone centrarse en la base de
uno de los aspectos característicos de los movimientos
budistas laicos contemporáneos en el Japón, con referencia
especia! a! Sútra del Loto. A pesar de las delicadas diferen-
cias doctrinarias entre los grupos de los "nuevos movimien-
tos budistas" en el Japón, ellos están organizados sobre los
principios de una práctica orientada y dirigida por laicos.
Esto significa que su existencia y funcionamiento, en la ma-
yoría de los casos, son completamente independientes del
Budismo tradicional o, por lo menos, de sus organizaciones
monásticamente controladas .
• &ta es una versión revisada de la ponencia leída el 20 de agosto de 1982 en la Fifth
Conference ofthe IntemationalAssociation ofBuddhist Studies, realizada en la Universidad
de Oxford, yrelacionada con otra ponencia presentada en la Third Conference de la misma
Associadon, que se realizó conjuntamente con la Intemational Association for the History
of Religions en la Universidad de Manitoba, Winnipeg, en agosto de 1980.
la presente traducción española es del artículo "Contemporaty Lay Buddhist
Movements in Japan, with Special Reference to the Lotus Satro", aparecida en The
Joumal ol!he Imemational Association o[ Buddhist Studies" Vol. 6 No. 1, 1983, pp. 76·
90. Agradecemos a dicha Association y al Doctor L Kubo por habemos autorizado a
publicarla en este nlÍmero de la RevMto de Estudios Budistas,
45
l. La historia y el estado actual de los movimientos laicos
Esta situación de independencia está fundamentada, como
espero mostrarlo, en textos tales como el Saddharma-
pu'!4añka o Sütra del Loto. Antes de ocuparme directa-
mente de ese texto, me gustaría describir brevemente los
acontecimientos históricos que condujeron al surgimiento
de movimientos laicos en el Japón moderno. Parece en-
teramente evidente que fue Nichiren (1222-1282), en el
Período Kamakura, el que por primera vez logró lo que
él había considerado esencial: poner el Sütra del Loto
al alcance de los laicos, incluyendo la masa de hombres
y mujeres analfabetos. De acuerdo con Nichiren, cual-
quiera podía esperar recibir el mérito que resulta de can-
tar "Narnu-Myoho-Renge-Kyo" que significa: "Yo creo en,
o yo me consagro a, la enseñanza del Sütra del Loto". O
bien, puede simplemente ser traducido al Sánscrito como
iNarnafJ SaddharmapulJ4añkasütraya! Nunca antes se había
cantado esta fórmula como una práctica religiosa.
Debe enfatizarse aquí que Nichiren enseñó a las masas
no sólo la importancia del contenido del Sütra del Loto, y
así el mérito que resulta de cantar esta fórmula simplificada
al extremo, sino, en forma más importante; él logró efecti-
vamente introducir a las masas en la práctica laica basada en
el Sütra del Loto, la cual podía ser hecha espontáneamente
y no requería ni los implementos rituales ni los monjes de
las sectas tradicionales.
Poco antes mencioné "delicadas" diferencias doctrina-
rias. Thmando en cuenta la palabra "delicadas", me gus-
taría repetir acá una diferencia característica entre los "nue-
vos movimientos budistas" en el Japón moderno. Antes del
Período Meiji, la mayor parte de los grupos laicos budistas,
llamados "Ka" (originalmente: "un grupo organizado para
realizar una peregrinación a lugares sagrados tales como
templos o capillas"), había estado dirigida o controlada por
46
las organizaciones budistas sacerdotales o monásticas. Esta
tendencia continúa todavía en el Japón de hoy.1
Después del Período Meiji, cuando una modernización
acelerada tuvo lugar en el Japón, la gran mayoría de
la población japonesa podía leer y escribir. Este éxito
debió mucho a la promoción de la educación realizada
bajo la dirección del gobierno Meiji en el Japón.
2
El
porcentaje de analfabetismo en el Japón es prácticamente
nulo hoy. La rapidez con que se logró para todos la
capacidad de leer y escribir fue el factor más importante
que permitió a los dirigentes budistas laicos estudiar
las escrituras budistas ellos mismos, independientemente
de la tradición sacerdotal.
3
Es también interesante que
muchos de estos budistas laicos continuaron usando el Sütra
del Loto como un punto central de partida. Ellos están
totalmente apoyados y dirigidos por laicos. Cómo tales
budistas laicos pudieron mantenerse independientes de la
organización budista "ordenada", es otra cuestión.
Ahora me gustaría describir brevemente el actual es-
tado de los "nuevos movimientos laicos" japoneses. Na-
die negará hoy que los movimientos budistas laicos con-
temporáneos tienen gran influencia en el pueblo japonés,
a pesar del hecho de que la mayor parte de esos movi-
mientos pertenecen a organizaciones budistas "sacerdota-
les" monásticamente controladas. Al respecto, uno no de-
bería, desde luego, descuidar el aspecto "sincrético" de la
religión japonesa.
De acuerdo con las estadísticas del Almanac of Religions
for the léar 1981,
4
el número de personas que pertenecen a
organizaciones budistas es el siguiente:
La Secta Tendai y sus divisiones: 33.300.344 adherentes
en 20 organizaciones (incluyendo el K6d6 Ky6dan que es
uno de los "nuevos movimientos budistas" que original-
mente surgió de Reiyükai con 417.587 adherentes);
47
La Secta Shingon(Tántrica) y sus divisiones: 12.227.267
en 47 organizaciones;
La Secta J6d6 (Tierra Pura), las sectas Shin y sus
divisiones: 20.274.557 en 24 organizaciones;
Las sectas Zen y sus divisiones: 8.818.802 en 22 organiza-
ciones;
La Secta Nichiren y sus divisiones: 32.302.819 en 38
organizaciones (incluyendo a la S6kagakkai como un K6
de la Nichiren Sh6-shü: 16.518.697 y Reiyükai: 2.971.600
y sus ramales, tales como la Rissh6k6seikai: 5.308.241,
Busshogonenkai: 1.573.824 y My6chikai: 705.426);
Las Más Antiguas Sectas Nara: 4.750.374 en 6 organiza-
ciones;
Las otras, en 3 organizaciones: 13.257.
Como se puede ver, fácilmente la población budista
cuenta con más de 111 millones de miembros, lo que es
más que la población del Japón entera. Con todo, no
son números realmente exagerados, excepto tal vez en
unos pocos casos. De todos modos el sincretismo religioso
debería ser tomado en cuenta siempre; por ejemplo, los
miembros de Reiyükai y de sus ramas totalizan casi 11
millones; además, la mayor parte de esos miembros son
también seguidores o, por decir así, dana-pati de sectas
tradicionales. Sin embargo, no hay duda acerca de que
el total de las personas que pertenecen a los "nuevos
movimientos budistas" basados en el Sütra del Loto deben
superar el 15 por ciento de la población japonesa, incluso si
uno toma esas estadísticas con reservas.
¿Por qué ha sido el Sütra del Loto adoptado en forma
exclusiva por tan gran número de personas en el Japón,
particularmente en la época moderna? Y, por otro lado,
¿por qué han surgido de la misma escritura organizaciones
de caracteres totalmente diferentes entre sí? Por ejemplo,
entre las organizaciones llamadas "nuevos movimientos
budistas" basados en el Sütra del Loto, Reiyükai y sus ramas
48
y la Sokagakkai son completamente diferentes, en lo que
se refiere a orígenes y carácter básico de actividades y
prácticas.
Hablando históricamente, no hay duda acerca de que la
influencia de predecesores tales como T'ien-tai y Nichiren
no debería ser subestimada. La base de la práctica del
Bodhisattva "laico", y la idea de la infinita expansión de la
enseñanza, mediante la conducta de cada ser humano, se
encuentran en el Sütra del Loto.
11. Bodhisattvas laicos
Pasajes del Capítulo 10 del Sütra del Loto, que comienza con
una exposición acerca de la conducta del Bodhisattva des-
pués del parinirválJa del Buda Shakyamuni, indican clara-
mente que la práctica del Bodhisattva era igualmente acce-
sible a ambos, monjes y laicos.
5
Hay referencia, por ejem-
plo, a "aquellos jefes de familia y monjes mendicantes que
recitan el SaddharmapUl}(Jarika"6 y a "los jefes de familia
y a los monjes mendicantes que practican el camino del
Bodhisattva".
7
La misma clase de referencia se encuentra en
el Capítulo 14 (o 13; Sánscrito 13), en donde el texto se re-
fiere a "Bodhisattvas que serán 'jefes de familia' (gahastha)
y monjes mendicantes (pravrajita) en su 'última época'''.8
Una distinción similar, aunque menos directamente es-
tablecida, se encuentra en el Capítulo 17 (o 16; Sánscrito
16),9 que incluye una lista de las cualidades y características
ideales de aquellos que preservan el Sütra del Loto. Estas
personas pueden ser descritas como "pacientes, disciplina-
das, concentradas, dotadas de moralidad y consagradas a la
meditación, que viven solitarias." Ellas son también descri-
tas en el verso siguiente como personas que están "libres
de cólera, no son desleales, son respetuosas de los caityas',
,
Monumento funerario budista (N. de 1:).
49
humildes para con los monjes, ni orgullosos ni perezosos."
A pesar de que los términos grhastha y pravrajita no se en-
cuentran en realidad en estos dos versos, es sin embargo
claro que aquí se tienen en cuenta a por lo menos dos ti-
pos diversos de seguidores. El primer tipo es el monje men-
dicante que practica una meditación solitaria y el segundo
tipo es una persona que se abstiene de la cólera y del in-
sulto y que honra a los monjes y a los caityas. Ambos tipos,
es importante anotarlo, son preservadores y mantenedores
en potencia del texto y de la enseñanza del Sütra del Loto.
Estas referencias específicas a dos tipos iguales de
practicantes, el jefe de familia y el monje mendicante, son
quizá de menos importancia que aquellos muchos pasajes
que claramente afirman y reafirman la idea de que la
enseñanza básica del Sütra del Loto es accesible a todos
los seres, a todos los tipos de ellos por igual. Quizá la más
completa expresión de esta idea se encuentra en el Capítulo
5.
10
Aquí el texto desarrolla la idea de la accesibilidad
universal de la enseñanza y de la igualdad fundamental de
aquéllos que la reciben, usando la metáfora de la gran lluvia:
así como una gran lluvia cae indiscriminadamente sobre
todo -árboles, arbustos, flores y frutos- de la misma manera
la enseñanza del sütra está puesta indiscriminadamente
al alcance de todos los seres -monjes, laicos y laicas,
mendicantes y jefes de familia-o Además, cuando la gran
lluvia cae, parte de ella se transforma en rocío, parte en
el agua de un río y parte en las olas del océano y, a pesar
de estas diversas transformaciones, ella sigue siendo una
sola sustancia, agua. De la misma manera, a pesar de que
la enseñanza de Buda es recibida por diferentes grupos y
aparece en diferentes formas, ella sigue siendo una sola
enseñanza.
La misma idea expresada en el Capítulo 5 es de hecho
expresada en otros lugares de otra manera. Encontramos
así una serie de pasajes que se refieren al voto fundamental
50
de un Buda. Existe al respecto este ejemplo tomado del
texto de Kumarajiva que no necesariamente corresponde
verbatim a la versión sánscrita conservada:
Iniciabnente yo hice el voto de hacer que todos los seres vivos lleguen a ser
iguales a mi 11
El voto inicial de /os Budas es hacer que todos los seres vivos alcancen el
mismo camino del Buda que yo también a/cancé.
12
En estos y otros pasajes la idea de la igualdad fundamen-
tal es directamente expresada. Obsérvese que aquí yen pa-
sajes como éstos, el término clave es "todos los seres vivos".
En el Capítulo décimo, la igualdad es vívidamente descrita
en la siguiente forma (resumen mío):
Después de haber explicado lo que deberfa ser la conducta del BodhisaJtva
después de su parinirvaQa, el Buda Shákyamuni predice en primer lugar a los
hijos e hijas de buena famUIa su futura üuminación.
Enseguida explica la razón por la cual él ha hecho esta predicción. Aquellos
jefes de famüia y mendicantes que se regocijan en la enseiianza se aferrarán
firmemente a elJa y practicarán los caminos del BodhisaJtva. Todos e/1as se
convertirán en dharrnabhaQakas y alcanzarán la completa üuminación.
Buda entonces enseña hacia el final que todos aquélJas que se acercan a
e/1as se convertirán también en BodhisaJtvas.
13
Debería enfatizarse aquí que las enseñanzas de Buda
pueden ser trasmitidas y difundidas ad infinitum entre
"todos los seres vivos", sólo a través de la conducta de
cada ser humano. Esta característica del sütra es la base
fundamental de las sectas de los "nuevos movimientos
budistas" en el así llamado linaje de Nichiren.
m. La puerta y el camino muy especiales
Ahora me gustaría centrarme en algunos otros aspectos del
51
Sütra del Loto, En conexión con esto quiero referirme a un
esclarecedor artículo del Doctor Akira Hirakawa, Profesor
Emérito de la Universidad de Tokyo, titulado "El Sentido
de eka-yana en el Siitra del Loto".14 Más recientemente el
Profesor Hirakawa ha desarrollado y aclarado sus puntos de
vista desde un nuevo ángulo en su artículo "El fundamento
y la formación de la Doctrina que revela el eka-yana"Y
A continuación resumo los argumentos del Doctor
Hirakawa y ofrezco algunos de mis propios comentarios. A
diferencia de anteriores siitras del Mahiiyiina, una puerta y
un camino muy especiales han sido preparados en el Sütra
del Loto. Al respecto Hirakawa presta especial atención
a los versos que se encuentran en el segundo capítulo,
"Upiiya-kausalya" o "Hábiles medios". En varios versos uno
puede encontrar a aquéllos que alcanzan el camino que
conduce a la iluminación: te sarvi bodhaya abhari labhinaJ:,
"todos ellos alcanzaron la iluminación" o te sarvi prapta
imam agra-bodhim, "todos ellos alcanzaron esta suprema
iluminación".16 ¿Qué clase de personas son ellos? Ellas son
personas, por ejemplo, como las siguientes:
Aquellos niños que hacen montfculos de arena aqul y allá. jugando, y los
ofrecen como stapas a /os Rudas (verso 82).
Aquéllos que en dirección de la stapa juntan por completo /os palmas de
sus manos, o levantan siquiera una mano, o inclinan sus cabezas por un solo
instante, o inclinan apenas sus cuerpos ligeramente (verso 95).17
Según indica Hirakawa, tal conducta es muy simple
y, evidentemente, seguida por los laicos. En los siitras
del Mahiiyiina compuestos en una etapa anterior no es
común encontrar tales acciones simples descritas como el
camino hacia la iluminación. En ellos, por ejemplo, las seis
piiramitiis' deben ser practicadas durante tres incalculables

Perfecciones (N. de 1:).
52
kalpas.· El mismo Sütra del Loto menciona que estas
prácticas son contrarias a aquellas descritas en otros sutras
del Mahiiyiina. 18 Así los seguidores del Sütra del Loto fueron
perseguidos por seguidores del restante Mahiiyiina y del
Shriivakayiina.
Es también digno de notar, como lo menciona Hirakawa,
que en la historia del Budismo Chino y Japonés simples
prácticas como éstas no han sido nunca aceptadas como
la principal forma de acercarse a la iluminación enseñada
por el Sütra del Loto, porque la puerta y el camino hacia
la Budidad mostradas en el segundo capítulo parecieron
demasiado fáciles de entrar y seguir. Antes de estos versos
del Capítulo Dos, uno encuentra sólo una única enseñanza
principal de Shiikyarnuni, a saber: "Buda aparece en el
mundo siempre para beneficio de la gente para que ésta
alcance la sabiduría de Buda".19 En conclusión, dos temas
importantes revelados en la porción en verso:
Numerosos Budas en el futuro predicarán la misma enseñanza mediante
hábiles medios (upaya·kauáalya) y conducirlÍn a incontables seres hacia la
sabidurfa de Buda (v""os 98·99).
No habrá nadie que no se convierta en un Blf'Úl después de escuchar esta
ensefíanm. Este es en verdad el voto (pra9idhiína) de /os Budas que reaÜ2:an
prácticas con miras a la iluminación y hacen que otros las realicen (verso 100). 20
Buda también afirma que los Budas del futuro expondrán
el "Unico Vehículo" (ekaytina).21 Así, no habrá ningún ser
vivo en el futuro que no llegue a ser un iluminado. Esta
exposición del ekaytina no es sino el pensamiento o doctrina
de la Budidad, que ulteriormente en su desarrollo llegará a
ser la teoría del Ththiigatagarbha, que sostiene que cada ser
vivo posee el "embrión" del Tathiigata.
Ahora me gustaría referirme al mismo tema que el
Profesor Hirakawa ha tratado. La afirmación del Sütra del

Periodos cósmicos (N. de T.).
53
Loto, "Nadie dejará de alcanzar el camino que lleva a
ser un Buda", es una frase muy simple, pero sumamente
significativa. Cualquiera que recita o lee el Sütra del Loto
ha de sentir que él o ella podrá realizar las prácticas sin
dificultad. La realización de las prácticas, como hemos
dicho antes, puede ser hecha por cualquier persona laica.
No es necesario ingresar en la vida monástica. Esta es
la atracción del Sütra del Loto para la gente laica. No
es necesario decir que la realización de prácticas que
conducen a la iluminación es también enseñada en otros
capítulos.
Allí, aquéllos que realizan las prácticas de Bodhisattvas
son llamados "Herederos de los Budas" (sugatasya putrafJ,
etc.), "Predicador del Dharma" (dharma-bhiilJaka),'12 y por
supuesto "Bodhisattva". En el segundo capítulo son en
cambio llamados "sattva".
rv. Herederos de Buda
Aquí deseo centrarme en la expresión Sugatasya putrafJ,
"Heredero de un Buda". En el Capítulo Tres del Sütra
del Loto, Shiiriputra, alegrándose por haber escuchado la
enseñanza en el segundo capítulo, se levanta y habla a Buda
con respeto:
Hoy (por fin) he llegado a saber que yo soy el heredero de Buda, nacido de
la boca de Ruda Y tr'!!f!onnado por el Dhanna, y he alcanzado la iluminación
mediante el Dhanna.
Esto recuerda el término tradicional Sakyaputtiyii.
21
Buda
entonces predice a Shiiriputra -que se ha declarado a
sí mismo un heredero de Buda- que se convertirá en un
Buda en el futuro.
25
La predicción de Shakyamuni se hace
extensiva en el Capítulo 10 a todo ser vivo que oye la
enseñanza del Sütra del Loto.
26
54
Veamos cómo la idea de "heredero de Buda" es enseñada
en el Sütra del Loto. Yo creo que las bien conocidas palabras
de los Capítulos Tres y Cuatro son la clave para esta
cuestión. Hacia el final de la famosa parábola de la "Casa
incendiada" está la siguiente descripción:
Todos los seres vivos son mis hijos. Th les regalaré el Mahiiylina a todos el/os
por igual Haré que no sólo una única persona alcance la completa ihl.lninación
mediante la completa iluminación del Tathagata. V
La expresión es ligeramente diferente en la versión
sánscrita. Dice como sigue:
Sabiendo que todos los seres vivos son mis hijos yo llevo a todos los seres
vivos hacia la completa iluminación con el mismo W!hfcu/o del Buda. El
Ta/hagata no enseña la completa iluminación sólo a un determinado ser vivo,
sino que lleva a todos los seres vivos hacia la completa iluminación mediante
la completa iluminación, la gran completa iluminación del Tathtigata. 28
Para parafrasear esto, no sólo Shiiriputra y otros discípu-
los, sino todos los seres vivos, son herederos de Buda. Debe
llamarse la atención sobre el hecho de que esto es muy dife-
rente de la idea "Dios Padre" del Cristianismo. En los sütras
del Mahiiyiina, se promete la Budidad a todos los herederos
de Buda -icompleta igualdad con los Budas y no sólo con
sus semejantes!
La impresionante imagen, contenida en el Sütra del Loto,
de Buda como padre, y de todos los seres vivos como niños,
empieza con la descripción de una casa en llamas. Los niños
en la casa están absorbidos por su juego como para darse
cuenta del fuego. El estado de la casa es descrito de una
manera realista y detallada. Cito parte de esa descripción
de acuerdo con la versión china:
y la casa era muy vieja
casi a punto de derrumbarse.
ss
Los cuartos eran extremadomente peligrosos,
las bases de las columnas podridas y desintegrándose,
las vigas y estructuras peligrosamente inclinadas
y las escaleras estaban desprendiéndose.
Los muros que sostenfan estaban rajados,
el yeso se descascaraba,
el techo de paja se estaba cayendo,
las moderas que sostentan el techo y /os aleros
se estaban soltando,
los tabiques se ladeaban por todas partes,
y todo el lugar estaba cubierto de suciedad.
y, deambulando por ella atropelladamente,
hablan milanos, lechuzas, halcones,
águilas, cuervos, urracas,
palomas, pichones, lagartijas, culebras, vfboras,
escorpiones, ciempiés, milpiés,
salamandras, miriápodos, hurones, tejones, raJones,
raJas y otros animales dañinos.
Llenos de pestilencia,
los hlgares estaban inundados con sus excrementos,
y toda clase de bichos
se hablan reunido ahL
Habran rorros, /obos y sabandijas,
devorando, pisoteando, royendo cadáveres,
desparramando por todas parles huesos y Cante.
29
La descripción de estas inmundas condiciones continúa.
El lector no puede evitar sentir asco. La parábola inculca
en el lector -emocionalmente más que intelectualmente-
la idea de que los seres vivos son como niños, todavia
neciamente apegados al juego, y que los Budas son como
adultos.
Otra parábola muy conocida, "El hijo del hombre rico"
en el cuarto capítulo, proporciona otra perspectiva sobre los
herederos de Buda. Debe observarse que esta parábola es
narrada por los discípulos que han llegado a ser capaces de
oír la enseñanza en el segundo capítulo y están encantados
con ella. La historia, sintetizada, es como sigue: Los
principales protagonistas de la parábola son un anciano
rico y su hijo. El hijo se separa de su padre durante su
56
infancia. Se convierte en un huérfano y crece en la pobreza
y en la vagancia. No tiene hogar. Un día se encuentra
enfrente de la puerta de la residencia de su padre sin
saber que la casa en realidad es de su padre. El padre,
que había buscado a su hijo durante largo, largo tiempo,
reconoce que el pobre hombre es su hijo por su aspecto y
su comportamiento. Como el hijo no recuerda ya la casa,
se atemoriza ante la vista de la casa. Se escapa corriendo,
temiendo a los sirvientes. Inmediatamente el anciano rico
envía a sus hombres para que traigan a su hijo de regreso
a su casa. Pensando que su presentimiento se ha hecho
realidad, el hijo se desmaya. El hombre rico decide usar una
hábil estratagema. Emplea al pobre hombre para limpiar
los baños. Después de veinte años el hijo se convierte en el
servidor principal, administrando la entera propiedad del
hombre rico. El anciano le dice que no debería preocuparse
y que debería considerarlo como su padre. Le promete todo
lo que él desea, ya que ha trabajado tan duramente. El hijo
sólo se considera a sí mismo como un empleado. Cuando el
anciano rico siente que se acerca el momento de su muerte,
llama al hombre pobre conjuntamente con el rey, ministros,
amigos, etcétera, y revela que el empleado es su propio
hijo, separado de él desde hace cincuenta años. En ese
momento toma conciencia de su verdadera identidad como
el heredero de este hombre rico.
30
Los discípulos dicen que aquel anciano rico no es sino el
Tathiigata, y que ellos son los herederos de los Budas. Ellos
no se habían dado cuenta de ello debido a su ignorancia.
Ahora están encantados de saberlo.
3
!
Shiikyamuni indica en el Sütra del Loto que la relación
entre Budas y seres vivos es exactamente la misma que
la relación real entre el padre y el hijo. Incidentalmente,
es digno de señalarse que Riihula, que era el hijo real
de Shiikyamuni, es mencionado en otro lugar en este
sütra.
32
Sin embargo, estas parábolas conciernen a todos
57
los seres vivos como los herederos de los Budas y Rahula
nunca aparece conectado con esta imagen. Shiikyamuni, en
realidad, nos dice que seamos sus hijos (e hijas), pero no
como lo es Riihula. Es decir "Todos los seres vivos han de
llegar a ser Budas", de la misma manera como los niños
11 egarán a ser adultos.
V. Interpretación positiva e interpretación negativa
A lo largo de todo el Sütra del Loto diversas ideas
quedan impresas en las emociones de los lectores. En
otras palabras, la ens(!ñanza sigue un curso entre nuestras
emociones y la realidad -{) entre la gente común y los
Budas-. El Sütra del Loto enseña siempre que estos
factores contrastantes son en realidad inseparables. Las
dos parábolas antes mencionadas son buenos ejemplos.
Creo que estos aspectos característicos del sütra pueden ser
aceptados por la gente, especialmente en el Japón moderno
en donde la gente tiende a pensar cada vez más acerca
del valor de la existencia individual. En el capítulo décimo
Shiikyamuni afirma que todos los seres vivos han de llegar
a ser Budas en el futuro. Al mismo tiempo Shiikyamuni
explica la conducta de los Bodhisattvas y explica por qué él
ha hecho su predicción a hijos e hijas de buena familia (Iatla-
putra y kula-duhit[). Los mendicantes así como los jefes de
familia que se regocijan en las enseñanzas del Sütra del
Loto realizarán su predicción acerca de su futura completa
iluminación y seguirán el camino del Bodhisattva. Todos
ellos se convertirán en dharma-bhiil}aka, y así alcanzarán
la completa iluminación. Todos aquéllos que se acerquen
a ellos son también Bodhisattvas.
33
De esta manera las
enseñanzas de Buda pueden ser trasmitidas a todos los seres
vivos a tráves de la conducta de cada ser humano .
. El Sütra del Loto es la base para la promoción de los mo-
vimientos budistas laicos. Desafortunadamente no puedo
58
dejar de referirme a otra faceta de estos movimientos: su
autocomplacencia y su exclusividad. N o sería correcto en-
tender estas tendencias excluyentes y agresivas sólo desde el
punto de vista budista. Ellas deberían quizá ser analizadas a
la luz de otros factores --digamos, por ejemplo, desde ángu-
los socio-religiosos-o Sin embargo, en el mismo Sütra del
Loto encontramos advertencias contra las personas auto-
complacientes, excluyentes y agresivas. El sütra no asigna
"omnisciencia" ni "omnipotencia" a sus "evangelistas". Él
se refiere al dharma-bhiinaka como "un Bodhisattva real-
mente grande",34 "aquél que es llevado por Buda sobre sus
espaldas",35 "aquél que hace el trabajo que es propio de
Buda",36 etc. Tales expresiones pueden deslumbrar al lector:
puede sentir que él es virtualmente un Buda, una autoridad
absoluta y que aquéllos que no tienen oídos para oírlo son
simples heréticos.
Existe en el sütra otra crítica a la arrogancia, en la escena
dramática en que cinco mil monjes orgullosos se van antes
de que Shakyamuni el Buda inicie la verdadera enseñanza, '5/
pero una detallada discusión sobre este punto debe esperar
otra ocasión.
Conclusión
He tratado de mostrar cómo el Sütra del Loto ."tUvo
éxito en su enseñanza dirigida a las masas, y por. eso
resultó atrayente como una base para los movimientos
laicos. El enfoque emocional que he descrito anteriormente
es único en los sutras del Mahayana. En este sentido el Sütra
del Loto ha demostrado ser existo so. Debo agregar aquí,
al mismo tiempo, que el sütra tiene también un aspecto
riesgoso, negativo, como acabo de mostrarlo.
Ttaducci6n: ET. Y C.D.
59
Notas
1 En este sentido se puede decir que la Sokagakkai pertenece a esta categoria, ya que
se desarrolló y creció como una de las organizaciones Ko afiliadas al Thmplo Daiseki-
ji de la Secta Nichiren Shoshü. Con todo, la Sokagakkai tiene otro aspecto, el de una
organización orientada por laicos.
2 No es necesario decir que constituye otra cuestión en qué medida este sistema de
educación dirigido por el Gobierno es apreciado en el Japón moderno. Sin embargo, no
se puede pasar por alto el hecho de que esa educación en el Japón moderno, cuyo mlcleo,
yo creo, ya existía en el período pre-Meiji, ha tenido hasta ahora un gran papel en varios
aspectos de la modernización del Japón, incluyendo el rápido logro de la alfabetización.
3 Al respecto, el primer movimiento estable sobre este modelo fue Reiyükai,
fundada por Kakutaro Kubo., un carpintero-arquitecto de 1bkyo, en 1919. Con el
transcurso del tiempo este movimiento ha dado origen a una serie de ramales tales como
Risshok6seikai,
4 Editado por la Japanese _Agency for Cultural Mairs, una agencia afiliada al
Ministerio de Educaci6n (1bkyo, Gyosei, 1982).
5 Kakutaro Kubo ya había señalado en las primeras etapas del movimiento que el
Saddharmapw;.tJoñka enseña una práctica propia de los Bodhisattvas, bodhisattva-caryii,
la cual está enteramente al alcance de la gente laica. Ver Ten-no Ongaku 11 (1bkyo: The
Reiyükai, 1983), pp. 148, 216, 218.
6 Thisho 262, IX p. 31A A continuaci6n las referencias al SaddhannapU1JtJoñka son
en primer lugar a la versión china de Kumarajiva, ya que (es innecesario decirto) es
la 6nica que ha tenido un papel en la historia del Budismo Japonés. El Sánscrito dice:
tath.ii-fÜpal}arp. dhanna-bba.l}akanam asya sütrantasya dharakal}am grha-sthanarp.
va pravrajitánaq¡ va ... (KN 227,5).
7 Thisho IX p. 31 C. Aquí también el Sánscrito corresponde estrechamente al texto
chino, por ejemplo: grhasthlllJ. pravrajitaJ ca bodhisattvacaryiiltl caranti (KN 232, 6).
8 Thishó IX p. 39A; KN 291, 11 (verro 46).
9 Thishó IXp. 46A-B; KN343, 14 (versos 53-54).
10 Thishó IX p. 19A; KN 121.
.. ¡1 Thishó IX p. 8B; KN 47, 9-10.
'12 Thisho IX p. 9B; KN 53, 3-4.
13 Thishó IX p. 3OB-32B; KN 224-238.
14 En Ihe Formatwn and Development of the Lotus Sutra, editado por Yensho
Kanakura (1970).
15 En 1ñe 1ñought and Fundament ofthe Lotus Sutra, editado por Zuiryn Nakamura
(1980).
16 KN 49,14 (verro 76; para bodJr,;ya ver WT p. 46 nota 6) etc. KN 52, 10 (verno 96)
el. Thishó IX p. 8C-9A.
17 Thish5 IX p. 8C; 9A KN 50,12; 52, 8. Cito en traducci6n más o menos libre.
18 KN 285, 7 (lltishó IX p. 38B).
19KN 40,3-8 (Thishó IXp. 7A).
20 KN 52, 13-53, 4 (lltishó IX p. 9A-B).
21 KN 53, 6 (lltishó IX p. 9B).
60
22 Por ejemplo, Thisho IX p. 32A, B. KN 227, 5. Thisho IX p. 46; KN 343, 9 (verse
57). Cf. 'ISugunari Kubo, "Those who make Caitya in the Field", Ihe Formation and
Development o/the Lotus Sutra, editado por Yenshó Kanakura (1970).
23 Thishó IX p. lOe; cf. KN 61, 2-3: adyahaqz bhagavan bhagavatalJ putro j y ~ ! h a
auroso mukhato játo dhanna-jo dharma-ninnito dharmlNJiiyádo dhanna-nirvrtalJ (para
mukhato ver wr p. 60 nota 1).
24 a. Jikido Th.kasaki, The Fonnauon of /he Tathiigata-garbha Concept (fokyo:
Shunjúsha, 1974), p. 438.
25 Thishó IX p. 11B; KN 65, 5.
26 ThishóIX p. 3OC; KN224, 8-10.
2J Thisho IX p. 13e.
28 KN 81, 13-82, 1 ... sarve eaite mamaiva putra iti jñiitva buddha-yanenaiva tan sattvim
parinirvápayati I na ca kasya-cit sattvasya prolyiil11tiktnr parinilvii1)Q1[l vadati I sarvií1?ZS ca
tan sattviiI?Js tathiigataparinirviif}ena mahii-parinirvof}ena parinirvapayati
29 Thishó IX p. 13C-14B; cf. KN 82, 12-86 2.
30 Thisho IX p.16B·I7B (17C·18B); KN 101,11-108,15(111, 1-115, 12; versos 3-35).
31 Thishó IX p. 17B·C (18B·19A); KN 108, 16·110, 10(116, 1; versos 36-).
32 Thishó IX p. 3OA; KN 220, 10.
33 Thishó IX p. 3OB-32B; KN 224-238.
34 Thishó IX p. 3OC; cf. KN 226,6-7 parink¡pannal¡.
35 'Thisho IX p. 31A; pero KN 227, 8/othaga/tll[l so o •• pariharati ..
36 Thisho IX p. 3OC; KN 227, 1 tathiigata-Iqtya-karas.
37 Thish6 IX p. 7A; 7C; KN38,12·14; 44, 7·10 (verso 38, 39).
Lista de abreviaturas
Thisho: Thisho Shinshü daizokyo.
KN: Bibliotheco Buddhico X: SoddhormopUJ}cjCJñko, editado por H. Kem y Bunyiu
Nanjio (St. Petersburg 1908.1912).
Wf: SoddhonnopUJ}cjCJñka·Siltram, texto de la Bibliotheco Buddhica publicado por U.
Wogihara y C. Tsuchida (Thkyo 1934-1935).
61
o
o
1/lra f/érde (aspecto activo y energético de la Compasión)
62
Budismo y Naturaleza*
Lambert Schmithausen
1
D
esearía comenzar con algunas observaciones prelimi-
nares.
1.1. Al emplear la palabra "naturaleza" estoy consideran-
do un significado especial: el que tiene la palabra cuando
hablamos de destrucción o explotación o subyugación de la
naturaleza. Más precisamente, me centro sobre dos aspec-
tos:
a) Uno es naturaleza en el sentido de ecosistemas que
incluyen conjuntos característicos de especies de plantas
y animales; en especial, aquellos ecosistemas en que
no ha habido una intrusión esencial por parte de las
actividades humanas, esto es, la naturaleza salvaje. En cierto
sentido, sin embargo, aquellos ecosistemas en los cuales la
actividad del hombre es cuidadosa y está en armonía con
la naturaleza, y que por lo tanto están más cerca de ella,
también podrían ser llamados "naturaleza".
b) El otro aspecto es naturaleza en el sentido de entida-
des naturales como individuos. En este caso, lo que nos con-
cierne principalmente son los animales y las plantas indivi-
duales como seres vivos e incluso conscientes. Desde este
~ Ponencia leída en el Simposio Internacionalsobre BudismoyNaturaleza, en ocasión
de la Exposición Internacional de Flora y Verdor. Osaka, Japón, septiembre de 1990.
Agradecemos el permiso del autor para traducirla y publicarla. 'fraducción del inglés:
Marieta Alvarez.
63
punto de vista, no hay mucha razón para distinguir entre
los salvajes y los domésticos. En su manera de aferrarse a la
vida y en su rechazo del dolor, ambos son similares.
1.2. La distinción entre estos dos aspectos de la natura-
leza es importante, porque hoy nos enfrentamos a dos gru-
pos diferentes de conductas erróneas.
a) Una es la destrucción y la degradación o contami-
nación de ecosistemas específicos, así como del ecosistema
global como un todo.
b) Otro es la destrucción de o el daño a individuos.
Estrictamente hablando, esto comprende toda cacería,
pesca, matanza, tala de árboles o corte de plantas. Pero
lo que resulta esencialmente problemático son aquellas
formas de estas actividades que son innecesarias o emplean
métodos particularmente crueles; y quizá, mucho más aún
que ésas, las formas crueles de cría masiva de animales,
pruebas en animales, etc.
1.3. Con toda seguridad, en muchos casos estos dos
aspectos son interdependientes. La cacería desmedida de
individuos de una especie determinada puede conducir a
la extinción de ésta -como, por ejemplo, en el caso de
las ballenas- y de ahí tener efectos ecológicos negativos.
O bien, la destrucción de un ecosistema, como el de los
bosques tropicales que favorecen las lluvias, implica no
sólo la eliminación de 10 a 50 millones de especies, sino
también el daño y la matanza de incontables animales y
plantas individuales. Hay casos, sin embargo, en los cuales
lo que va en detrimento o en beneficio, por un lado, de
la naturaleza como ecosistema y, por el otro, de los seres
individuales naturales, no coincide. Por ejemplo, aplastar
un mosquito o la pesca o la cacería moderadas mediante
métodos tradicionales constituyen algo fatal para la víctima,
pero no afectan al ecosistema. A veces, la conservación
o el restablecimiento de los ecosistemas pueden incluso
requerir la destrucción de animales intrusos (como en el
64
caso del conejo o de los zorros y gatos vagabundos en
Australia) o la eliminación de plantas inconvenientes (como
en nuestros bosques artificiales de monocultivos).
2. Por ser yo persona dedicada al estudio, se espera de
mí que trate mi tema de manera objetiva. Si esto quisiera
decir: sin compromiso emocional y sin un punto de vista
personal, tengo que admitir de antemano mi fracaso. A
decir verdad, yo me deprimo y a veces incluso me enfurezco
ante las atrocidades que los hombres perpetran contra
. la naturaleza y por la tremenda pérdida de belleza y de
diversidad naturales. No dudo en admitir que al dar esta
charla mi meta sea la de contribuir, aunque sea en una
medida muy modesta, a cambiar las actitudes y conductas
hacia la naturaleza.
3.1. Supongo, sin embargo, que ustedes esperan de
mí que haga esta contribución como un estudioso, más
precisamente como un budólogo, como un historiador de
las ideas budistas, es decir, que la haga con referencia a la
tradición budista. Por supuesto que también estoy dispuesto
a hacerlo. En consecuencia, lo que intento con esta charla
es describir y analizar, lo más objetivamente que sea posible,
la actitud de la tradición budista hacia la naturaleza,
pero también relacionar esa actitud con nuestros actuales
problemas, especialmente los relativos a la destrucción y
contaminación del medio ambiente.
3.2. De más está decir que he sido muy selectivo. Como
mi campo principal de estudio es el Budismo indio, he limi-
tado en gran medida mis referencias al Budismo del Lejano
Oriente a un complejo de ideas particularmente interesan-
te y paradigmático, dejando que sean mis colegas más com-
petentes en la materia quienes hagan el tratamiento más
adecuado y completo. Además, como el cambio de actitud
hacia la naturaleza que se requiere hoy debe ser de la mayo-
na de la gente y no de una élite reducida, no me centraré en
ideas sublimes pero abstractas o difíciles, sino más.bien en
65
evaluaciones, actitudes y formas de conducta inteligibles y
al alcance de todo el mundo.
4. Antes de comenzar, deseo plantear algunos problemas
teóricos implícitos en el tema.
4.1. Si el motivo principal de esta charla son los proble-
mas contemporáneos de la destrucción y contaminación del
medio ambiente, ¿cómo podemos esperar ayuda de una tra-
dición antigua para la cual ese problema aún no existía y
que, pür lo tanto, no lo abordaba expresamente? Esto no es,
sin embargo, del todo cierto, pues la destrucción del medio
ambiente y la extinción de las especies por obra del hom-
bre no están de ninguna manera limitadas al presente. Ya
se produjeron, aunque en mucho menor escala, en el pasa-
do: en China, por ejemplo, o en el mundo mediterráneo, la
deforestación en gran escala tuvo lugar hace ya más de dos
mil años. Es posible, además, que' ya a finales del período
glacial el hombre contribuyera en forma decisiva en la ex-
tinción de los grandes mamíferos como el mamut. Por otra
parte, los indios de los bosques de América del Norte pa-
recen haberse comportado con mucha prudencia hacia su
medio ambiente. Por lo tanto, el asunto de si las tradicio-
nes religiosas antiguas pueden contribuir con lo que ahora
llamamos reflexivamente la ética del medio ambiente, no
es ilegítimo, mucho menos cuando la tradición aquí consi-
derada sigue viva como una fuerza fundamental en un país
como Japón.
4.2. a) Ha habido, sin embargo, una discusión que
se originó a principios de los setenta, acerca de si el
pensamiento o la creencia religiosa realmente condiciona
el comportamiento de la gente hacia la naturaleza o si, por
el contrario, son más bien ineficaces dentro de ese contexto.
En verdad, aunque se considere que las creencias orientales
subrayan la armonía del hombre con la naturaleza, en
contraste con el concepto occidental del dominio y de la
explotación, es un hecho en la actualidad que el daño al
66
medio ambiente es apenas menos serio en Oriente que en
Occidente.
b) Sin embargo, no parece posible una respuesta simple.
Es obVio que los problemas modernos de la destrucción del
medio ambiente en los países orientales se deben, en gran
medida, a la influencia de la civilización occidental y de sus
actitudes y valores.
c) Aun así, persiste la pregunta de por qué los aspectos
negativos de esta influencia, especialmente en el contexto
de la destrucción del medio ambiente, han encontrado tan
poca resistencia en los países orientales. Una de las razo-
nes es seguramente el éxito militar y económico de la civili-
zación occidental, así como también el atractivo que ejercen
su nivel de vida material y los bienes de consumo -aspectos
que apelan a impulsos humanos de profundo arraigo como
la búsqueda de seguridad material y la codicia de riquezas y
confort, impulsos que siempre han tendido a sobreponerse
a las inhibiciones religiosas. Al mismo tiempo, las tradicio-
nes orientales no son de ninguna manera homogéneas, y
no todas están a favor de la armonía con la naturaleza. En
la China antigua, por ejemplo, el influyente maestro con-
fuciano Hsün-tzu se pronunciaba expresamente a favor de
que el hombre subyugara a la naturaleza. Así, la tradición
china comprendió varias corrientes, de las cuales el Taoismo
afirmador de la naturaleza fue sólo una y de ninguna ma-
nera la más influyente.
5.1. Podría preguntarse, entonces, si también la actitud de
la tradición budista hacia la naturaleza es ambigua, al estar
constituida por ramales heterogéneos, algunos de los cuales
pueden favorecer la protección de la naturaleza mientras
que otros podrían haber tenido alguna responsabilidad
en la patente falta de resistencia frente al impacto de la
civilización occidental.
5.2. Tal como vaya poner en evidencia, éste es realmente
el caso. Sin embargo, quiero subrayar que cuando señalo los
67
aspectos problemáticos, mi propósito no es el de la crítica
por sí misma. Considero más bien que si queremos atraer o
movilizar la tradición budista para que apoye la protección
de la naturaleza, debemos tener una total conciencia de los
problemas que están implicados en el asunto, si deseamos
encontrar soluciones viables.
u
6. Al discutir la actitud budista hacia la naturaleza po-
dríamos distinguir dos aspectos: por un lado, el compor-
tamiento práctico hacia la naturaleza; por el otro, la eva-
luación de la naturaleza.
U.A.
7. En lo que respecta a la conducta práctica, ésta podría
verse en gran medida como determinada por una tensión
entre tolerar (o incluso permitir) e inhibir la explotación y la
inhibición, siendo el punto crucial en la India Antigua que
la explotación suele implicar el daño o la matanza de seres
vivos, con más precisión, de seres vivos individuales.
8.1. En las llamadas religiones "ascéticas" de la India An-
tigua (Jainismo y Budismo) matar o dañar a los seres vi-
vos se consideraba a la vez como malsano y fundamental-
mente inmoral pues, por una parte, matarlos o dañarlos
constituía un mal karma, que provocaba consecuencias ne-
gativas después de su muerte para el que había perpetrado
esas acciones, y por la otra, todos los seres vivos y conscien-
tes tienen el mismo miedo a la muerte y el mismo rechazo
al dolor que tenemos nosotros.
8.2. Pero en la India Antigua se pensaba que no sólo
los hombres y los animales, sino también las plantas y las
semillas, e incluso el agua y la tierra, eran seres vivos y
68
conscientes. Bajo estas circunstancias, sólo los mendicantes
ascetas o religiosos podían evitar matar y hacer daño al
vivir, por ejemplo, de limosnas. Pero los laicos no tenían
esta posibilidad. Al menos en una sociedad agrícola, éstos
casi no podían evitar la tala de árboles y la cosecha
o preparación (y esto significa matar y hacer daño) de
vegetales, granos y frutas, así como cavar la tierra.
9. Sin embargo el Budismo mitiga esta situación desfavo-
rable, reduciendo el ámbito de los seres vivos y conscientes
cuya matanza o daño constituye un mal karma. En el caso
de los animales, no hay un cambio significativo. Matarlos
intencionalmente constituye en el Budismo un mal karma,
para un monje como para un laico, tanto en el Budismo Pri-
mitivo como en el Mahi'iyiina. Pero en el caso de las plantas
(y más aún del agua y la tierra) el Budismo ha debilitado en
forma considerable la inhibición.
10.1. No existe, en la medida de lo que he podido
ver, ningún pasaje donde se afirme que dañar o matar
a las plantas o cavar la tierra constituyan mal karma
y no hay -en contraste con las fuentes jainas-ninguna
afirmación explfcita que declare a las plantas, o incluso
a la tierra y al agua, como seres vivos y conscientes.
Sin embargo, esto no significa necesariamente que en el
Budismo las plantas fueran consideradas desde el principio
como inconscientes, tal como son vistas en la tradición
budista posterior. Así como no parece existir tampoco
ningún enunciado canónico explícito que les niegue el status
de seres conscientes. Además, los monjes y las monjas
(en oposición a los laicos) tienen expresamente prohibido
dañar las plantas y las semillas.
10.2. Lo que es más, hay algunos antiguos versos canóni-
cos que, en conexión con la actitud espiritual de la no-
agresión o la benevolencia, hablan de seres vivos móviles e
inmóviles. Estos seres vivos inmóviles son principalmente, y
sin lugar a dudas, las plantas.
69
10.3. En mi opinión, las plantas fueron una especie de
caso lfmue en el Budismo Primitivo. Dentro del contexto de
cultivar la actitud espiritual de la no-agresión y de la bene-
volencia, no había razones para excluir ese caso límite. Los
monjes (y las monjas) podían incluso permitirse vivir en con-
cordancia con ello, pero en lo que respecta a los discfpulos
laicos la inclusión de este caso límite dentro. del precepto de
no matar habría creado dificultades desproporcionadas. De
allí que, con el fin de mantener a los laicos libres de lo que
se consideraba como escrúpulos innecesarios, la condición
consciente de las plantas simplemente se ignoró dentro de
ese contexto.
IDA. En Sri Lanka y Birmania es posible encontrar una
posición semejante a nivel popular; pero a nivel doctrinario
el punto de vista de que las plantas son seres vivos y
conscientes se rechazó en forma expresa, al menos en el
Budismo indio y tibetano, así como también entre algunos
maestros y escuelas del Lejano Oriente.
11. Sin embargo, las inhibiciones respecto de hacer daño
a plantas no se abolieron por completo.
11.1. En primer lugar, el Budismo ha aceptado la creencia
popular de que las plantas, especialmente los árboles gran-
des, están habitados por divinidades o espfritus. Pero éstos
son considerados, en general, como seres independientes
que se pueden mudar a otro árbol y a los que, de hecho, se
les pide que lo hagan cuando se necesita aprovechar el árbol
donde residen. La inhibición no es, pues, muy fuerte, aun-
que un texto señala que la divinidad podría protestar con
éxito.
11.2. En segundo lugar, en unas pocas fuentes se justifica
la prohibición de que los monjes destruyan las plantas por
el hecho de que éstas son la morada de animales.
12. Estas consideraciones ecológicas parecen ser, sin em-
bargo, excepcionales. El énfasis de la preocupación práctica
de los budistás tradicionales respecto de la naturaleza
70
está puesto en las criaturas individuales, en particular los
animales, y en el daño directo o más bien en el dar muerte.
Esta es, al menos, una de las razones de por qué en los países
budistas actuales existe poca o ninguna inhibición respecto
del uso de pesticidas en la agricultura.
13. Otro problema reside en que en los países budistas la
matanza de animales se suele dejar simplemente en manos
de gente situada más o menos fuera de la sociedad budista
(por ejemplo, en Sri Lanka se le deja a los musulmanes). O
bien, se evita la matanza sangrienta en favor de alguna vía
indirecta de dar muerte al animal, como cuando no se corta
a los peces para que mueran sino se les deja morir fuera del
agua. Tales métodos suelen ocasionarle mayor sufrimiento
a la víctima que el que le habría producido la matanza
directa. Pero tales procedimientos no están evidentemente
en armonía con el verdadero espíritu de la ética budista, que
también prescribe sentir compasión y simpatfa hacia todos
los seres vivos.
14.1. Por otra parte, no siempre a los campesinos les
resulta fácil guardar el precepto de no matar, incluso si éste
está restringido a los animales. Aún peor es la situación si la
gente tiene que subsistir en gran medida de la pesca, como
en Japón. Para esa gente, incluso las exigencias mitigadas
de la étiCa laica budista no eliminaban, o al menos no
lo suficiente, la tensión entre lo que era necesario para
sobrevivir y lo que se consideraba moralmente inobjetable.
14.2. En los primeros tiempos, la única via legítima
de superar esta dificultad parece haber sido controlar
el mal karma "haciendo mérito", por ejemplo, mediante
donaciones a la Orden. Pero esto no parece haber sido
posible, en una escala lo bastante grande, entre la gente
pobre. De allí los intentos problemáticos de evitar el mal
karma dejándoles la matanza a otros, o recurriendo a
veces a crueles métodos indirectos considerados menos
peligrosos para el que perpetra el hecho.
71
14.3. En el Budismo Mahiiyana, la vida se hacía más fácil
mediante todo un conjunto de prácticas orientadas a liberar
del mal karma. Una de ellas es cultivar la intuición o incluso
la simple creencia, de que todo, y en consecuencia también
el acto malo o la distinción entre bueno y malo, es en
última instancia vado. Otras son rendir culto o simplemente
evocar a un Buda o Bodhisattva celestial o a su nombre y
murmurar dhiiralJIs o realizar ceremonias de expiación.
14.4. Sin duda esas prácticas salvan, por ejemplo, a los
pescadores profesionales de la situación casi sin esperanza
de estar predestinados a acumular una gigantesca cantidad
de karma malo; pero el problema es que al mismo tiempo
vuelven la matanza demasiado fácil, pues reducen las
inhibiciones al punto de dejar prácticamente sin efecto el
precepto de no matar.
Hace algunos años vi en televisión cómo unos pescadores
japoneses, luego de realizar una carnicería de delfines,
llevaron a cabo una ceremonia expiatoria. Me temo que
esta simple reminiscencia de una inhibición no está muy
lejos de la pesca cruel y ecológicamente desastrosa de la
pesca en alta mar mediante redes de arrastre, práctica que,
si mi información es correcta, Japón afortunadamente ya
abandonó.
15. Bajo estas circunstancias, o sea frente al hecho de que
se ha perdido el equilibrio por una preponderancia del fac-
tor explotación, lo que se requiere hoyes más bien resta-
blecer las inhibiciones. Con este fin, sería ciertamente be-
neficioso tomar nueva conciencia de la antigua enseñanza
budista de que los animales, como seres conscientes, no de-
berían ser matados o dañados; aunque en la actualidad el
énfasis no debería estar puesto tanto en el hecho de ma-
tar como más bien en la matanza cruel e innecesaria y en la
destrucción de los ecosistemas. También deberíamos' tener
conciencia de que no sólo el pescador, el carnicero, el cam-
pesino o el industrial, sino también, y quizás fundamental-
72
mente, el consumidor, es responsable de lo que realmente
sucede.
16. Al respecto hay que mencionar otro elemento de la
tradición espiritual budista, a saber, el papel central que se
le atribuye a la codicia como causa principal de la avaricia y
el mal. No hay duda de que gran parte de nuestro desastre
ambiental se debe a la codicia insaciable de los hombres de
negocios e industriales, así como de los consumidores; o sea,
más o menos todos nosotros. El Budismo en general no se
opone a la riqueza y a la prosperidad, pero éstas tampoco
son los ideales del Budismo, y tanto la adquisición como
el uso de la riqueza deben estar en total concordancia con
las normas éticas, entre las cuales la primera es no matar
o dañar a los seres vivos y -podría añadirse- no destruir su
hábitat.
ll.B
17. Hemos llegado ahora a la segunda parte, la evaluación
de la naturaleza, que concierne no tanto a los individuos
como a la naturaleza como un todo y a los seres naturales
como tales.
ll.B.1
18;1. Se ha puesto de moda rechazar el punto de vista
de que el Budismo es escapista. Esto podría justificarse
por completo en el caso del Mabayiina, o del Budismo de
las aldeas, o de las corrientes con implicaciones sociales
del Budismo moderno. Pero es altamente problemático
negar la existencia e incluso el predominio del desapego del
mundo en el Budismo monástiCo temprano. Casi no puede
ponerse en duda que en los textos canónicos del Budismo
Primitivo toda existencia mundana se consideraba como
insatisfactoria, ya sea por la prevalecencia del sufrimiento
73
o porque, incluso cuando éste no es el caso, la existencia
es inevitablemente impermanente. Por lo tanto, la única
meta por la que vale la pena luchar es el Nirviil).a que, como
quiera que se le entienda, era concebido de todos modos
como más allá de la existencia mundana y, por lo tanto, más
allá de la muerte y de la impermanencia.
18.2. Sin duda, esto no es todo. Ya desde el principio
existe una actitud de volverse hacia el mundo. El ideal
del Mahiiyiina tardío de permanecer en el mundo para
beneficio de los otros tiene sus raíces en la pauta que
estableció Buda mismo, quien después de haber alcanzado
la meta más elevada se volvió hacia los otros como su
maestro, movido por la compasión.
18.3. Pero este rasgo adicional de una preocupación com-
pasiva por los otros no invalida la evaluación antes men-
cionada según la cual la existencia mundana es invariable-
mente insatisfactoria. Y, desde el punto de vista de esta eva-
luación, la naturaleza no puede ser en última instancia más
que insatisfactoria, porque también ella está marcada por
el dolor y la muerte o, al menos, por la impermanencia.
18.4. De acuerdo con esto, existe poca motivación para
la conservación de la naturaleza. Tarde o temprano las
cosas naturales de todas maneras habrán de perecer.
Para ponerlo en conceptos modernos: después de algunos
millones de años, el sol de todas maneras enfriará o
explotará y la vida en la tierra llegará a su fin. Lo único
que puede hacerse es aceptar ecuánimemente esta verdad
inmodificable y quizás esto sea lo único que nos quedará si
fracasamos en el manejo de la crisis del medio ambiente.
18.5. Así pues, el último análisis de la existencia hecho
por el Budismo Primitivo monástico no motiva fuertemente
. la conservación de la naturaleza, pero tampoco auspicia la
destrucción o remodelación de la misma en nombre del
así llamado progreso. Desde este punto de vista no hay
progreso. A largo plazo, el progreso técnico o científico
74
podría incluso no ser capaz de reducir el sufrimiento (o
podría hacerlo sólo para el hombre, pero a expensas de
los otros seres vivos). Aun así, no será capaz de abolir la
razón fundamental de por qué la existencia mundana es
• totalmente insatisfactoria, es decir: su impermanencia. Por
lo tanto, el análisis último de la existencia que ofrece el
Budismo Primitivo tampoco motiva la destrucción de la
naturaleza en aras del "progreso".
18.6. Ya a este nivel, la única actitud razonable es dejar a
las cosas y a los seres en paz, y considerar a todos los seres
con compasión y simpatía, y ayudarlos con cautela, en caso
de emergencia, sin hacer daño a otros. De hecho, esta es una
actitud fundamental en la cultura budista, y en la mepida
en que el medio ambiente esté intacto, probablemente lo
mejor que se puede hacer es dejar sola a la naturaleza.
18.7. Sin embargo, hay que hacer énfasis en que dentro
del contexto del análisis último de la existencia esto no signi-
fica que se le asigne a la naturaleza o a los seres naturales un
valor último. Éste se encuentra definitivamente excluido de-
bido a su impermanencia. Por esta razón, en el N i r v ¡ ¡ ~ a del
Budismo Primitivo no hay lugar para la naturaleza. Por su-
puesto que tampoco lo hay para el hombre y su civilización;
aquél que entra en el N i r v ¡ ¡ ~ a ya no puede ser incluido bajo
ninguna categoría que implique ser algo.
I1.B.2
19. Sin embargo, esta condición insatisfactoria última de
toda existencia mundana no tiene, y probablemente nunca
la tuvo, mucha significación para los seguidores laicos del
Budismo (y puede que tampoco la haya tenido para los
monjes). Para los laicos, las diferencias internas entre las
varias formas y circunstancias posibles de la existencia
mundana son mucho más importantes. Ellos no luchan por
el N i r v ¡ ¡ ~ a sino por una vida placentera y una reencarnación
75
feliz, ya sea en la tierra o en el cielo. E incluso para los
monjes que se entrenan para la perfección espiritual o que
ya la han alcanzado, las diferentes circunstancias de la vida
pueden tener distintos valores relativos. Es interesante ver
cuál es el valor que se le asigna a la naturaleza dentro del
marco de tal evaluación relativa. A decir verdad, hay (por
lo menos) dos evaluaciones contrarias.
TI.B.2.a.
20. Una está claramente a favor de la civilización. Parecería
que ,esta actitud (no restringida al Budismo) la comparten
muchos laicos -tanto campesinos como gente de la ciudad,
quizás con algunos matices- y también muchos monjes. Se-
gún esta actitud, la naturaleza salvaje, por ejemplo, la selva
virgen, la jungla o las montañas altas, es algo atemorizante
y lleno de peligros contra lo que se requieren ritos de pro-
tección que, de hecho, son proporcionados por el Budismo
popular. El ideal es más bien un país densamente poblado,
con una aldea cerca de la otra y 80 mil ciudades grandes y
ricas saturadas de gente. Incluso el N i r v i i ~ a es a veces de-
nominado metafóricamente una ciudad.
21. A. esta actitud negativa hacia la naturaleza (salvaje)
parecería adecuarse muy bien la concepción de la superiori-
dad del hombre sobre los animales:
21.1. En primer lugar, no hay duda de que los animales
no están excluidos por entero de la salvación, pero existe
el punto de vista muy extendido de que para ese propósito
deben renacer como hombres, porque ellos carecen de la
inteligencia discriminativa (prajña) y, por lo tanto, no pue-
den alcanzar la intuición salvífica mientras sean-animales.
21.2. Sin embargo, lo que resulta más significativo dentro
de nuestro contexto es otra idea, a saber: el punto de vista
según el cual la existencia como animal es muy infeliz,
mucho más dolorosa que la existencia humana. Una de las
76
razones es que los animales son esclavizados por el hombre:
son usados como vehículos, son golpeados y explotados.
Esto parecería referirse a los animales domésticos, pero hay
otra razón que se refiere a los animales salvajes, a saber,
que un animal mata o devora a los otros, en especial al más
débil. Este argumento también se utiliza para probar que
los animales son particularmente malévolos y que, por lo
tanto, son incluso moralmente inferiores al hombre.
22. Puesto que se considera que los animales son extre-
madamente infelices e incluso malévolos, la consecuencia
lógica es que su existencia es, en última instancia, indesea-
ble. Aunque uno no debería matarlos e incluso debería tra-
tarlos con compasión, puesto que, después de todo, están
ahí, sería mucho mejor si no existiera ninguno. Y si llegara
a suceder que desaparecieran de este mundo por alguna
razón (como de hecho muchos están a punto de hacerlo),
¿por qué no?
23.1. En consecuencia, en los mundos budistas ideales, en
paraísos como Sukhiivati:, al menos en su concepción india,
no hay animales, sólo hay pájaros (cuyos cantos uno no
desearía perderse); pero éstos son simplemente productos
artificiales, no seres vivos.
23.2. Estos paraísos también son extremadamente artifi-
ciales en muchos otros aspectos: carecen de montañas, tie-
nen estanques cuadrangulares, están llenos de gente (todos
iguales) y poseen árboles y flores que no son plantas vivas,
sino que, al igual que el suelo, están hechas de joyas (o sea
que no se marchitan, no mueren y no se descomponen). Por
lo tanto, estos paraísos están claramente en concordancia
con la actitud de glorificar la civilización.
23.3. Puede ser que la concepción del Lejano Oriente
sea algo distinta, pero debo dejarle eso a mis colegas. Sin
embargo, parecería concordar con la devaluación de la
naturaleza-tal-como-se-presenta cuando un budista euro-
peo profundamente influido por el Budismo del Lejano
77
Oriente, pone énfasis, por supuesto, en la necesidad de la
"armonía con la naturaleza", pero lo hace dentro del con-
texto de una "ecología de la mente" que tiende a un mundo
"purificado ", con el hombre como su administrador; y al
mismo tiempo critica lo que él llama la "ecología secular"
y el movimiento verde por no tener confianza en el hom-
bre, la tecnología y el mundo artificial que se nos enfrenta.
(Debo admitir que comparto esa desconfianza. Hasta ahora
el hombre parece más bien ser el cáncer del mundo que su
salvador). .
ll.B.2.b.
25.1. Esta actitud antinatural y en pro de la civilización
podría ser muy bien una de las razones por las que
muchos países budistas han opuesto tan poca resistencia a
la civilización occidental moderna, la cual les prometía una
suerte de SukhavatI sobre la tierra, o una Edad Dorada,
a un costo que hasta ahora quien lo ha pagado ha sido
la naturaleza salvaje. Sin embargo, también ha existido
siempre, desde los tiempos del Budismo Primitivo, una
actitud contraria que aprecia la vida en la soledad de la
naturaleza salvaje. Tal es la actitud del monje que habita en
el bosque, del ermitaño que ya no les teme a los animales
salvajes, porque él, por su parte, no los amenaza sino que les
ofrece seguridad y amistad; se trata de aquel que es feliz en
la soledad porque ha abandonado el mundo de los deseos.
25.2. Claro está que los lugares remotos también pueden
ofrecer protección contra las perturbaciones sociales y
políticas. Pero para el monje budista el motivo principal
es el de los beneficios espirituales del mundo salvaje. Claro
está que la naturaleza en la forma de insectos que muerden
o pican puede resultar una molestia, pero el ermitaño puede
aprender a soportalos; además, la soledad de la naturaleza
salvaje es, en general, más favorable a la meditación. El
78
ermitaño disfruta sin apego la belleza de la naturaleza. La
contemplación de ésta se le recomienda especialmente a
las personas que necesitan estímulo. Las cosas naturales, en
especial las plantas, podrían incluso provocar una intuición
discriminativa al mostrar la impermanencia, por ejemplo, en
la caída de las hojas, el marchitarse de las flores o el cambio
de las estaciones. El ermitaño podría incluso tomar a las
plantas como un modelo de perfección espiritual, pues éstas
no tienen temor de nada y están libres del deseo de poseer.
25.3. En cierto pasaje, incluso el Nirvfu)a es comparado
con un bosque umbroso.
25.4. Así, la actitud del ermitaño budista hacia la natura-
leza, especialmente hacia la naturaleza salvaje, es bastante
distinta de la de los campesinos y de la gente de la ciudad.
Dentro de esta actitud, a la naturaleza salvaje como un todo,
como ambiente o como ecosistema, se le otorga un valor po-
sitivo y es en este sentido que merece transformarse hoy en
la actitud de todos los budistas. A decir verdad, parece que
esta actitud constituye, de hecho, un elemento importante
en el surgimiento de los grupos ecológicos en algunos países
budistas.
26. En cuanto a los animales, éstos resultan de alguna
manera ambivalentes para el ermitaño. Por una parte, él
puede disfrutar de su belleza y tratarlos con compasión
y amistad. Por otra parte, a diferencia de lo que ocurre
con las plantas, no se puede considerar tan fácilmente que
los animales ofrecen un modelo de perfección espiritual,
puesto que al darse al sexo y a la agresión son, como lo dice
un texto, "indomables e indisciplinados".
27.1. En los textos más populares, sin embargo, con
frecuencia se encuentra una evaluación más favorable de
los animales y de la existencia animal. En los Jatakas, los
animales -generalmente Buda en una vida anterior- suelen
ser felices y buenos. En textos como el Bya-chos tibetano
("La ley de Buda entre los pájaros"), los pájaros escuchan
79
la Doctrina budista que predica para ellos Avalokitesvara,
quien ha asumido la forma de un cuclillo.
27.2. La interdependencia ecológica entre los animales y
su hábitat se percibe claramente en el Jiitaka del Tigre. En
éste, la emigración de los tigres de un bosque permite que
los leñadores talen el bosque, pero también priva a los tigres
de su hábitat original.
27.3. Sin duda, en muchas de estas historias los anima-
les, como suele suceder en los cuentos de hadas, son ente-
ramente antropomorfizados. Pero incluso aSÍ, se les otorga
valor por derecho propio y no se les desprecia en masa
como criaturas miserables y de malas costumbres o malig-
nas; dada la popularidad de textos como los Jiitakas, esto
probablemente ejerció una influencia considerable sobre la
actitud de la gente hacia los animales, al menos en algunos
países budistas.
28. N o se puede negar que en el mundo animal hay mu-
cho sufrimiento y agresividad. Pero también hay una mara-
villosa belleza, y difícilmente podemos dar por garantizado
que la existencia animal sea, en general, menos feliz y más
dolorosa que la existencia humana. Sea como sea, la visión
parcializada y despreciativa frente a los animales y la natu-
raleza salvaje propia de la "actitud en pro de la civilización"
es en verdad contraproducente en nuestra situación actual,
cuando el mundo salvaje y los animales salvajes han per-
dido la partida contra la civilización y cuando empezamos
a descubrir que a causa de su destrucción y erradicación, el
mundo, incluyéndonos a nosotros mismos, va a sufrir una
terrible pérdida.
I1.B.3.
29. Tal como nos recordó el profesor Kamata en un
reciente artículo periodístico muy bello, en el Budismo
de China y Japón hay una fuerte tradición de evaluar
80
positivamente la naturaleza y de estar en armonía con
ella -tradición estimulada, indudablemente, por el Taoismo
y por el antiguo amor del Japón por la naturaleza. Sin
duda, tendríamos que distinguir, siguiendo en ello a Ienaga
Sabur6, un tipo de naturaleza artificial, como en el arte
japonés de la jardinería, de la naturaleza real. Pero incluso
la primera es aún mucho más natural que paraísos como
SukhavatI, al menos como los conciben los indios.
30.1. La evaluación positiva de la naturaleza en el Bu-
dismo del Lejano Oriente ha recibido cierto tipo de fun-
damentación metafísica mediante la teoría de la interpene-
tración universal de todas las cosas y mediante la teoría de
la Naturaleza de Buda que compenetra a todos los seres.
Esta última teoría se originó en India, pero allí se consi-
deró como poseedores de la Naturaleza de Buda tan sólo a
los seres vivos y conscientes, que incluyen a los animales y
no a las plantas. En China, la Naturaleza de Buda se suele
igualar con"!a verdadera esencia de todas las entidades, y de
esta idea se derivó la de que incluso los seres inconscientes
como las plantas y hasta las montañas, los ríos, los muros y
las tejas deben contener la naturaleza de Buda. Más tarde,
los maestros japoneses, especialmente de las escuelas Shin-
gon y Tendai, adoptaron y desarrollaron este punto de vista.
30.2. La teoría de que los seres inconscientes, como las
plantas, tienen Naturaleza de Buda, no significa necesaria-
mente que éstos pueden realmente volverse Budas. Sin em-
bargo, algunos maestros también aceptan esto, e incluso
afirman que esos seres son en realidad conscientes. Algu-
nos llegan hasta a afirmar que las plantas ya son Budas. Tal
es, por ejemplo, la posición de Chüjin, un maestro Tendai,
según el cual las plantas despiertan a la Budidad en la forma
en que se encuentran. N o es necesario para ellas exhibir las
32 marcas en su misma forma actual --esto es, por el hecho
de tener raíces, tallo, ramas y hojas- cada una a su manera
tiene la Budidad.
81
30.3. De acuerdo con el japonólogo norteamericano
William LaFleur, la idea de considerar que las plantas
tal y como son tienen una real Budidad significa atribuir
significado y valor religiosos a la naturaleza real. LaFleur
continúa mostrando cómo en los poemas de Saigyo la
naturaleza juzgada así es vivida como sotérica, como capaz
de conducir a la liberación: las plantas y otras formas de la
naturaleza en su espontaneidad de vida y en su aceptación
de la verdad de la impermanencia, "son para el hombre
como un maestro o como el que muestra el camino".
30.4. Para LaFleur, la vuelta de Saigyo a la naturaleza
real como un valor japonés tradicional estuvo (al menos,
también estuvo) motivada por la decadencia de la capital,
Heian-kyo, el centro cultural y civilizador de aquel tiempo.
De ser esto correcto, no sería vano esperar que Japón
regresara en nuestro tiempo a este valor tradicional, tan
pronto como su apasionamiento por la civilización occiden-
tal dé paso a una conciencia crítica de sus consecuencias
desastrosas.
31. Sin embargo, desde la perspectiva de la teoría de la
Naturaleza de Buda se plantean al menos dos problemas
que parecerían exigir solución.
31.1. Uno es el problema de las consecuencias que
acarrea para el comportamiento práctico el punto de
vista de que la Naturaleza de Buda está presente incluso
en las plantas, las montañas y los ríos. En verdad, la
idea inicial de la presencia de la Naturaleza de Buda
también en los animales parece haber desempeñado un
papel en la difusión del vegetarianismo entre los budistas
del Mahayana. Pero, si la Naturaleza de Buda también
está presente en las plantas, ¿qué nos queda para comer?
Chüjin en realidad planteó este problema: si las plantas
son seres conscientes (lo que para él está implícito en el
hecho de que tengan la Naturaleza de Buda), ¡cortarlas
sería un asesinato! Pero Chüjin descarta esta idea. Tal
82
como él señala, considerar que las plantas están dotadas
de mente, o sea que los seres conscientes e inconscientes
no son distintos, pertenece a la posición última de la
Tendai, y desde esta perspectiva también lo bueno y lo
malo, observar los preceptos y transgredirlos, tampoco son
diferentes. Esto parece significar que la teoría es irrelevante
para la práctica cotidiana de la gente ordinaria y que,
por lo tanto, tiene poca significación para nuestra crisis
actual del medio ambiente. Demos por sentado que en una
persona verdaderamente perfecta toda acción estaría en
armonía con la naturaleza de manera espontánea (si esto es
lo que quiere decir Chüjin). Pero en las personas ordinarias,
imperfectas (o en las que simplemente fingen ser perfectas)
es más probable que la espontaneidad esté desorientada o
incluso carezca de control.
31.2. Existe aún otra dificultad: si la Naturaleza de
Buda, al ser idéntica con la verdadera esencia de todas las
entidades, todo lo compenetra, se deriva que no sólo los
seres naturales, sino también los productos de la civilización
poseen la Naturaleza de Buda, y no sólo los muros y las
tejas, como algunos antiguos textos afirman, sino incluso
los automóviles, las autopistas, las sentinas, los desperdicios
tóxicos, etc.
31.3. Si la Naturaleza de Buda no es más que una mera
impermanencia, esto no plantea problemas, pero una vez
más la teoría se volvería inútil para establecer una ética
del medio ambiente. Derivar una ética del medio ambiente
de la idea de que la Naturaleza de Buda está presente
en los llamados seres inconscientes parecería presuponer
que la presencia de la Naturaleza de Buda, o al menos
su presencia total o esencialmente no corrompida, está de
alguna manera limitada a las cosas y seres naturales, o que
en todo caso no se admite para los elementos destructivos
o contaminantes propios de la civilización; éstos más
bien podrían considerarse como un tipo de "corrupciones
83
adventicias" (agantuka klesa) que hay que eliminar (y que
además son más bien perniciosas). Saigyo parece haber
tenido en mente algunas limitaciones de este tipo, y Ryogen
parece haber limitado la Naturaleza de Buda a las plantas
cuando las incluye (pero no a las piedras, etc.) en la
categoría de los seres conscientes.
31.4. Aun así, el respeto y la protección de las plantas
tendría que reconciliarse con la necesidad de vivir de ellas y
quizás incluso de los animales, si uno no tiene la opción de
vivir como vegetariano.
111
32. Mi sentimiento personal es que tal reconciliación es
muy difícil, si no imposible. De hecho, las plantas no son
conscientes de la misma manera que los hombres o los
llamados animales superiores. Pero puede que tampoco
sean completamente inconscientes y, además, están vivas.
Simplemente, no sabemos lo que significa para una planta
el hecho de vivir o de ser perjudicada y matada.
33. Comer frutas podría resultar seguro, pues éstas son
producidas por la planta precisamente con ese propósito
(lo que eventualmente conduce a la proliferación de las
semillas). Y las plantas al menos sobreviven cuando se
cortan cierto número de veces sus hojas o ramas e incluso
sus tallos. Además, producen semillas en abundancia, como
si "calcularan" que muchas de ellas serán comidas. Pero lo
mismo se aplica a las crías de muchos animales, y aquí ya
estamos en plena matanza.
En la mayoría de los países sería posible abstenerse de
carne y de pescado, evitando así ser partícipes de la matanza
de animales. Pero pocos podrían evitar estar implicados en
la destrucción de plantas, el "caso límite".
34. Probablemente el camino más honesto sea aceptar la
84
incómoda verdad de que nuestra sobrevivencia es posible
sólo a expensas de otros seres vivos, pero hacer lo mejor
que podamos para reducir al mínimo el daño. Podríamos
vivir como vegetarianos. Sin embargo, lo que considero
más importante es oponernos y hacer el boicot, en especial
como consumidores, a todas las formas de crueldad hacia los
animales ya la destrucción o el deterioro de los ecosistemas.
Por ejemplo, no comprar carne o huevos si los animales
han sido criados en condiciones no-naturales e incluso
crueles. No comprar pescado, si la pesca se hace de manera
innecesariamente cruel, demencial e inmoderada, vaciando
los mares, como sucede con la pesca de arrastre. Comprar,
si es que es posible, frutas y vegetales crecidos mediante
métodos naturales de cultivo, sin productos químicos
perjudiciales ecológicamente. No comprar productos que
implican despilfarro (como los palillos chinos que se usan
una sola vez). No comprar o usar cosméticos, etc., a
menos que hayan sido producidos sin pruebas en animales.
No arruinar la belleza de la naturaleza arrojando basura
descuidadamente. Usar motores contaminantes como los
automóviles, motocicletas o aviones lo menos posible y
tomar más bien trenes, el tranvia o la bicicleta. N o votar por
partidos que no estén realmente determinados a detener
la destrucción del medio ambiente. Y por último, aunque
no menos importante, mantener nuestro propio jardín (si
es que tenemos uno) en estado natural, sin el empleo
de pesticidas, prefiriendo las plantas locales a un estéril
césped cortado a ras, tolerar las flores salvajes e incluso
las llamadas malas hierbas, de modo que ofrezca refugio y
alimento a insectos, mariposas, pájaros, murciélagos, ranas
y otras de las bellas criaturas con las que deberíamos
compartir gustosamente este mundo.
85
le TSong Khapa
86
Fines y criterios de
los Estudios Budistas*
Fernando Tola
La expansión del Budismo fuera de hi India
E
l Budismo surge en la India alrededor del año 500
a.C. Según la tradición, sólo 50 años después de Ill;
muerte de Buda el Budismo fue llevado por un discípulo de
Ánanda, el fiel discípulo de Buda, a Gandhiira, en el actual
Pakistán. Desgraciadamente no hay testimonios de ninguna
especie que convaliden esta tradición. Pero, a partir de la
época del Imperio Maurya (300-150 a.C.) existen testimo-
nios de diversa clase que prueban la expansión del Budismo
fuera de la India propiamente dicha.
El Budismo, bajo la forma del llamado Budismo Hina-
yiina, fue llevado a Sri Lanka o Ceylán, según la tradición,
por Mahinda, hijo del Emperador Ashoka (268-232 a.C.).
También se extendió hacia la mayor parte de las regiones
que conforman el Sudeste asiático. Fue llevado a Birmania,
según la tradición cingalesa, bajo su forma Hinayiina
por dos misioneros enviados por el mismo Ashoka. Las
primeras señales de la presencia budista hinayanista en
Tailandia, Laos, Cambodia y Vietnam del Sur, se remontan
a los siglos XI-XIII d.C., aunque con toda probabilidad el
• Conferencia Inaugural de la Fundación Instituto de Estudios Budistl1S (EI.E.B.) de
Buenos Aires, Argentina (14 de marzo de 1990).
87
Budismo fue conocido en esas regiones desde mucho antes,
teniendo en cuenta la gran influencia que la cultura de la
India tuvo en el Sudeste asiático desde mucho tiempo antes
de los siglos mencionados.
El Budismo se propagó hacia los territorios al Norte y
al Noroeste de la India bajo su forma Mahayana, aunque
el Budismo Hlnayana no fue desconocido en ellos, pero
sin tener nunca la pujanza del Mahayana. El Budismo se
extendió hacia los actuales Pakistán y Afganistán ya desde
la época de los reinos grecobactrianos que dominaron gran
parte de esas regiones cuando se produjo el colapso del
Imperio Maurya, o sea a partir del año 150 a.c.. Pero luego
sufrió retrocesos debidos a las invasiones de los Shakas (o
Escitas) y de los Pahlavas (o Parthos). Después de la crisis
de estas invasiones, especialmente en época del Imperio
Kushana, fundado en el primer siglo de nuestra era, el
Budismo floreció y se expandió rápidamente en todas las
regiones a! Norte y al Noroeste de la India, como son los ya
mencionados Pakistán y Afganistán y además gran parte del
Asia Centra! (incluÍda hoy día en la Rusia soviética) hasta
el Mar Ara! y el Turkestán Chino.
En Nepal, el reino hindú del Hima!aya, el Budismo fue
introducido probablemente durante el reino del Empera-
dor Ashoka o poco después, bajo su forma Hinayana, a la
cua! se agregó luego el Budismo Mahayana, propiamente
bajo su forma Vajrayana, que desplazó a! Budismo Hina-
yana.
Las más tempranas señales de Budismo en la China se
remontan a! comienzo de la segunda dinastía Han (25-220
d.C.) y los testimonios arqueológicos y literarios prueban
que llegó a China a través del Asia Centra!. De China fue
llevado a Vietnam del Norte, que había sido incorporado
al Imperio Chino de los primeros Han en el año 111 a.C.
También fue llevado, en el siglo IV d.C., al territorio de
Corea, dividido entonces en tres reinos. La introducción del
88
Budismo en Corea fue un acontecimiento muy importante,
ya que ulteriormente el Budismo sería llevado al Japón
desde Corea en el año 538 d.C., según la información de
antiguas crónicas japonesas.
El Budismo fue introducido en el Tíbet en el siglo VII
d.C .. Durante los dos primeros siglos entró en conflicto
con las creencias religiosas existentes, pero a partir de
entonces su predominio ha sido casi absoluto en el Tíbet.
Los tibetanos, al igual que los chinos, se encargaron de
propagar la doctrina de Buda entre varios pueblos no
tibetanos. En el siglo XVI d.C. tuvo lugar la conversión de
los mogoles al Budismo. Otra conversión a la fe budista
llevada a cabo por los tibetanos fue la de los buryats, que
habitan la región del lago Baikal, realizada bien entrado ya
el siglo XVIII. En conexión con el Budismo Tibetano, es
necesario mencionar ciertas regiones, algunas de las cuales
formaron parte del Tíbet, pero que hoy constituyen parte
de la India o de Nepal o son estados independientes, en
los cuales predomina dicho Budismo. Mencionemos entre
estas regiones a Ladakh, Sikkim, Bhután.
El Budismo se difundió así sobre inmensos territorios del
Asia, encontrando en su avance pacífico pueblos de diversas
razas, lenguas, religiones y culturas.
El estudio de los diversos budismos
El Budismo tiene que ser estudiado no sólo en la India, si-
no en las diversas regiones del Asia a las cuales se propa-
gó. Es necesario estudiar el nacimiento del Budismo en la
India y su evolución en ese país, su difusión fuera de la In-
dia, las fechas en que fue difundido, la forma como lo fue,
quiénes realizaron esa propagación, qué motivaciones los
llevaron a emprender esa obra, la acogida que el Budismo
tuvo, los conflictos que se suscitaron, las influencias mutuas
89
que se produjeron entre el Budismo y las religiones ya exis-
tentes en las regiones a las cuales él llegaba, la evolución del
Budismo en las nuevas regiones que conquistaba, evolución
gracias a la cual el Budismo tomó características propias en
cada lugar.
El estudio filológico de los diversos Cánones Budistas
De un modo general cada Budismo, el Indio, el Chino, el
Tibetano, el Japonés, el Coreano, etc., estableció su propio
Canon o sea la colección de textos, que se consideraba con-
tenían la palabra de Buda transmitida por sus discípulos, o
la colección de las traducciones de esos textos al idioma pro-
pio de cada Budismo. Tenemos así un Canon en idioma Pali,
que viene a ser el Canon establecido por la secta Theraviida
perteneciente al Budismo Hinayana, difundida en Ceylán
(la actual Sri Lanka) y en el Sudeste-asiático. El Canon de
esta secta, el llamado Canon Pali, ha sido editado parcial
o totalmente en diversos alfabetos: el latino por la Pali Text
Society de Londres, el devanagari en la India por la NaJanda
Pali Series, el cingalés, el tailandés, el khmer de Cambodia,
el alfabeto de Laos, el alfabeto birmano. Mencionemos al
pasar que en la actualidad el Canon PaJi está siendo compu-
tarizado, lo cual permitirá hacer asequible en la forma redu-
cida de un disquette una obra tan voluminosa y de no fácil
acceso. Existe también un Canon Sánscrito que contiene los
numerosos textos budistas conservados en la India así como
aquéllos encontrados en diversas regiones de Asia, fuera
de la India, como Gilgit y Thrfán. Sumamente importantes
son asimismo el Canon Chino, del cual existen diversas edi-
ciones desde los años 972-983 en que apareció la primera
edición bajo la dinastía Sung, siendo la más conocida de es-
tas ediciones la TaishO Shinshü Daizo/glo editada en Japón
durante los años 1924-1932; el Canon Japonés, del cual exis-
90
ten igualmente diversas ediciones, siendo la más importante
la Kokuyaku Issai-kyo; el Canon Coreano, constituido por
el Canon Chino editado por primera vez en Corea alrede-
dor del año 1010; y el Canon Tibetano, que existe en di-
versas ediciones realizadas en varios monasterios, como los
de Derge, Narthang, Chane, Lhasa. De este último Canon
existen también ediciones llevadas a cabo en Pekín desde
comienzos del siglo XV (una de estas ediciones, aumentada
y corregida, fue reeditada en Japón (Tokyo-Kyoto) entre
los años 1955-1958); una edición reciente realizada en In-
dia (Delhi), bajo la dirección de D.T. Suzuki, entre los años
1976-1979 (asequible también en 1730 microfichas con-
feccionadas por el Institute for Advanced Studies of World
Religions de Estados Unidos de N orteamérica); finalmente,
la edición publicada por la Editorial Dharma de Estados
Unidos, iniciada en 1980 y recientemente finalizada. Te-
nemos también los Cánones en lenguas Mogol, Tangut y
Manchú.
Estos Cánones constituyen obras muy extensas confor-
madas por numerosos volúmenes. A título de ejemplo in-
diquemos que el Canon Piili en su edición Niilandii con-
tiene 41 volúmenes; el Canon Chino en su edición Taish6, 85
volúmenes; el Canon Tibetano editado por Suzuki en Japón
(1955-1958), 151 volúmenes; la primera edición del Canon
Chino, la edición Shu-pen, 480 volúmenes.
Labor de los Estudios Budistas es constituir ediciones
críticas de los textos contenidos en esos Cánones, c o m p a ~
randa las diversas recensiones en las que nos han llegado,
con miIas a constituir ediciones confiables, liberadas de los
errores tipográficos originarios y que permitan captar mejor
el sentido del mensaje de Buda. Deben componerse índices
de las palabras contenidas en esos textos, que señalen los lu-
gares en que aparecen y las formas en que son usadas, para
que pueda fijarse de manera más segura el sentido con que
son empleadas en cada caso.
91
Esta labor filológica, que puede parecer muchas veces
árida y sin vuelo, es necesaria, en cuanto que es gracias a
ella que se puede luego efectuar el estudio de las doctrinas
e ideas de los textos sobre bases seguras. Muchos errores
de interpretación han tenido su origen en las deficiencias
de las ediciones usadas.
Esta labor filológica es también imprescindible para
llevar a cabo una traducción de los textos originales. Si
toda traducción (como reza el dicho) es una traición, mayor
será la traición si se utilizan, para llevar a cabo la traducción,
textos plagados de errores o de deficiencias.
Esta exigencia de un trabajo filológico previo como requi-
sito imprescindible de todo estudio y análisis doctrinarios
que pretendan ser científicos y de toda traducción que pre-
tenda ser confiable, es algo que no se cuestiona en el mundo
académico internacional.
El conocimiento de los idiomas
Se acepta hoy sin discusión que para llevar a cabo una la-
bor de investigación sobre Filosofía Oriental es necesario
poseer un conocimiento profundo y amplio de los idiomas
en que esa filosofía se expresó. N o es posible una investi-
gación sobre Filosofía Budista basada en traducciones aje-
nas y no en el estudio llevado a cabo por uno mismo de los
textos originales. Nadie aceptaría hoy que una persona que
no conoce el griego y el latín pretenda realizar un estudio
científico de la Filosofía Antigua Griega o de la Filosofía
Medieval. En el caso del Budismo esta exigencia es más ri-
gurosa, por cuanto el Budismo utilizó diversas lenguas para
expresarse. Al conocimiento del Piili (en el cual se conserva
en forma completa el único Canon Budista escrito en una
lengua de la India) y del Sánscrito (en el cual se conservan
importantes textos budistas) es necesario agregar el conoci-
92
miento del Tibetano y del Chino, por cuanto muchas obras
originarias sánscritas se han perdido y sólo las conocemos
por traducciones tibetanas y/o chinas.
La investigación extranjera
Numerosos e importantes trabajos sobre Filosofía Budista
han sido realizados en Europa (en inglés, francés, alemán
e italiano), en Estados Unidos, en el Japón, en la India. En
español es muy poco lo que se ha hecho sobre Budismo y
por lo general se trata de trabajos sin valor científico e irre-
levantes. Si uno pretende realizar una investigación seria,
de acuerdo con los criterios internacionalmente aceptados
y acordes con la importancia del tema, es imprescindible
también utilizar la bibliografía extranjera existente. De esa
manera la investigación utilizará los resultados a que llega-
ron los especialistas de otros países que trabajan en con-
diciones óptimas y tienen a su disposición la última pro-
ducción bibliográfica y de fuentes.
La especialización
Es conveniente que el estudioso del Budismo adopte una
actitud de especialización, que es lo único que puede per-
mitirle penetrar profundamente en el tema estudiado, com-
penetrarse con él, descubrir sus múltiples facetas, tomar en
cuenta lo que los especialistas del tema han pensando al res-
pecto. Se debe evitar la versatilidad que dispersa y habitúa a
la superficialidad. Es la especialización la que ha permitido
a los estudiosos alemanes o japoneses (por ejemplo) produ-
cir obras maestras de filología (como ciertas ediciones críti-
cas e Índices), intentos magistrales de interpretación doctri-
naria, traducciones precisas y rigurosas.
93
El contexto
Desde luego, enfrentar como especialista un tema del Bu-
dismo no significa que uno debe aislar ese tema del contexto
cultural al cual pertenece. No podemos, por ejemplo, estu-
diar una obra de Vasubandhu o Digniiga (dos grandes del
Budismo) aislándolos de la escuela filosófica idealista a la
que están adheridos, descuidando las relaciones que los vin-
culan con los pensadores que los han precedido o seguido,
poniéndolos al margen de los grandes principios que subya-
cen al pensamiento indio y budista.
Actitud objetiva
Finalmente, máxima exigencia de los Estudios Budistas
debe ser la objetividad, el esfuerzo constante por presentar
el fenómeno cultural que estudiamos, yathabhütam, es
decir, como es en realidad, no permitiendo que nuestras
creencias, nuestras adhesiones a determinadas doctrinas,
nuestras preferencias religiosas, políticas o filosóficas nos
induzcan a deformar y distorsionar el hecho de la cultura
ajena que hemos elegido como objeto de nuestro estudio.
N o es fácil adoptar esta actitud (aferrados como estamos
a las tenazas de nuestra propia cultura), pero es necesario
esforzarse por adquirirla y hacerla un atributo permanente;
estar siempre alerta para no abandonar esa actitud. Este
requisito de objetividad es tanto más necesario cuanto
mayor sabemos que es nuestra adhesión a determinados
postulados doctrinarios, cuanto mayor sabemos que es
nuestra solidaridad con alguna forma determinada de
pensamiento o creencia.
Por esto nuestro estudio del Budismo ha tenido siempre
, como lema un verso budista famoso:
94
napaneyam atag kiñcit
na kiñ cana
bhiitato bhiita1p ...
"Nada debe ser quitado,
nada debe ser agregado,
la realidad debe ser vista como realmente es".
95
Vajrapani
96
El árbol de la bodhi
en el Mahavastu-avadana
1
*
Akira Yuyama
E
l árbol de la bodhi, una higuera india, ha sido un árbol
sagrado, especialmente para los budistas, ya que Buda
alcanzó la iluminación al pie de la higuera (Pali assattha-,
Skt. asvattha- 'Ficus Religiosa') cerca de Gaya. Después
de la iluminación de Buda, esa higuera fue llamada "el
árbol de la bodhi". Se cree que muchos Budas alcanzaron
la iluminación al pie del árbol de la bodhi.
El árbol de la bodhi tuvo una gran función en el arte y
la literatura budistas. En la primera etapa de la iconografía
budista, el árbol de la bodhi representaba simbólicamente a
Buda. '
En el Mahiivastu-avadiina las siguientes palabras son
usadas para designar al árbol de la bodhi:
1. sa'?lbodhi- (cf. bodhi-)
De acuerdo con la definición del Mahiisii'?lghika-vinaya
la 'auto-ordenación' (sviima-upasa'?lpadii) es aquella obte-
nida por el Bhagavat cuando alcanzó la iluminación a los
• Este artfculo apareció en Pratidiinam: /ndian, IraniLm and Indo-Ewopean Studies,
presented la Franciscus Bemardus Jacobus Kuiper on his sixtieth birthday, editado por J. C.
Heesterman, G. H. Schokk:eryV.1. Subramoniam (=Janua Linguarum: Studia Memoriae
Nzkolai van Wijk dedicata, Series Maior, XXXIV) (The Hague-Paris: Meutcn, 1968), pp.
488492,
97
pies del árbol de la bodhi (ver Taisho Issaikyo xx, 412b, 24
Y sgtes.).2
En el Nidiina-vastu del Mahiivastu-avadiina, que se dice
que ha sido extraído del Vinaya-pitaka de la escuela
Lokottaraviidin de los MahiisiiJ?1ghikas,
3
la auto-ordenación
es explicada como sigue:
Senart 1.2.16-3.1: upasampannii bhagavanto bhyiise bo-
dhfya müle: '(la ordenación) del Bhagavat realizada cerca
de la raíz del árbol de la bodhi'.4 .
Cf. Leumann-Shiraishi: upapannii bhagavanto abhyiise
bodhiyii müle (1. p. 71). Wogihara-Kuno: sampannii bhaga-
vanto abhyiisaJ?1 bodhiyii müle (1. p. 86).
5
Esta línea ha sido restaurada con una ligera corrección en
verso iipiitalikii, con la siguiente estructura: 6 + bha-ga-ga
(---- -) y 8 + bha-ga-ga = 30miitriis:
N o debe extrañar que encontremos saJ?1bodhi- como
nombre del árbol de la bodhi, porque fue llamado así des-
pués de la iluminación (saJ?1bodhi-) de Buda. El metro
aparentemente exige la lectura saJ?1bodhfya (=MS. Bb).9
(Ningún MS. apoya las lecturas bodhfya o bodhiyii). Con
todo, éste parece ser el único ejemplo de la palabra
sambodhi- denotando el árbol de la bodhi en el Mahiivastu-
avádiina.
lO
En las inscripciones de Ashoka (Edicto en Roca No.
VIII) la palabra saJ?1bodhi- parece ser usada con el mismo
sentido.
11
2. bodhi- (cf. saJ?1bodhi-)
La palabra bodhi- sola, es usada para designar el árbol de
la bodhi en los lugares siguientes: 1.249.2 (prosa); 252.10;
98
II.351.16, 18,20; 352.3, 5, 9, 11, 13; 353.11
1
°,13; III.275.16,
20; 276.1, 5, 7, 9, 11, 13, 15; 277.14, 16 (versos); 323.9, 10,
14; 324.3, 9 (prosa).
En la expresión siguiente, bodhi- es usada claramente en
el género femenino: yena bodhi niri'!lgita: 'hacia el inmóvil
árbol de la iluminación', 11.352.9, 11, 13; II1.276.5, 7, 9, 11,
13, 15 (versos).J2
2a. bodhi-múla (cf. bodhi-Vl:lqa-o, v[lqa-O)
bodhi-múla- significa la raíz del árbol de la bodhi en el
cual Buda alcanzó la iluminación: 1.125.14 (verso); 158.1
(prosa); II.302.18; 315.15; 329.15; 336.3; 339.15; 346.22
(versos); 418.16; 419.16; 420.3; 496.17 (prosa); III.245.5
(verso); 272.18 (prosa).
2b. bodhi-samfpa-
bodhi-samfpa- es usado para significar la proximidad del
árbol de la bodhi bajo el cual Buda alcanzó la iluminación:
II.413.3 (verso).
2c. bodhi-ma'!4a-
El contexto claramente indica el lugar de la iluminación
que Buda alcanzó bajo el árbol de la bodhi.
13
(cf. Edgerton,
BHSD, p. 402 b.): 11.294.1, 2; 309.6 (prosa); 318.23; 337.8;
339.16 (versos); 349.2 (prosa); 350.19, 20; 352.19; 353.1, 18
(versos); 400.20; 408.8, 12; 410.4 (prosa); 414.11; 415.5, 7;
III.274.21; 275.1; 277.2, 4; 278.1 (versos).
En los dos ejemplos que siguen, bodhi-ma'!4a- está utili-
zado claramente en el género masculino:
99
sarvavanto bodhi-ma1J4o .osakta-parra-dama-kalapo
abhl1.'fi 'todo el lugar de la iluminación se cubrió con una
guirnalda de seda', II.309.6 (prosa).
naira'!ljana yaya ca bodhi-ma1J4o 'hacia el N airarpjana y
el lugarde la iluminación', II.414.11 (verso); cf. naira'!ljana
yaya ca bodhi-maIJ4a'!l, II.415.5, 7 (versos).
3. bodhi-/asvattha-/vara-padapa-
La palabra asvattha- 'higuera (india)' parece haber sido
empleada sólo una vez:
bodhi b h a v ~ a t i tuhya'!l aSvattho vara-padapal} 'tu árbol
de labodhi será el ASvattha, el mejor de los árboles', II.252.1
(verso).
4. padapendra-
padapendra- 'señor de los árboles' significa el árbol de la
bodhi: II.338.21 (verso).
5. vara-padapendra-
vara-padapendra- 'el mejor señor de los árboles' es también
utilizado: II.339.3; 343.10 (versos).
6. si'!lha-piidapendra-
Es claro que la palabra si'!lha- 'León' se refiere a Buda,
y si'!lha-padapendra- en el ejemplo siguiente puede ser
tomado como un compuesto tatpuTU:fa 'señor de los árboles
del León': cf. si'!lhiisana-, si'!lha-nada-, etc.:
14
100
(MSS. cf. Edgerton, 32.102-
104) si1!lha-plidapendra1!l '(ellos) se acercaron al árbol de la
bodhi', I1.339.7 (verso).
7.druma-
La palabra druma- 'árbol' significa implícitamente el árbol
de la bodhi, bajo el cual Buda alcanzó la iluminación:
I1.343.4 (verso).
8. druma-vara-
druma-vara- 'el mejor de los árboles' está usado para indicar
el árbol de la bodhi: I1A04.12; 407.19 (versos).
9. druma-rlija-
druma-rlija- 'rey de los árboles' es también utilizado:
r1.403.8 (verso).
10. druma-vara-ptidapendra-
druma-vara-plidapendra- 'el mejor de los árboles, señor de
los árboles' es encontrado en II.336.21 (verso).
11. bodhi-druma (cf. o-vrk.ra-)
bodhi-druma- 'árbol de la bodhi' es usado en III.272.19;
273.3; 281.4, 6 (dos veces), 9 (prosa).
101
12. bodhi-drumottama-
bodhi-drumottama- 'el mejor árbol de la bodhi' es también
encontrado: II.286.11 (prosa).
13. (cf. o-druma-, °V/:Tqa-)
'tronco del árbol de la bodhi' es usado para
designar al árbol de la bodhi bajo el cual Buda llegó a la
iluminación: 1I.131.13 (dos veces), 14; 264.4,5; 268.2 (dos
veces), 3; 282.1; 404.20; 406.12 (prosa).
14. bodhi-vr1qa- (cf. o-druma-,
En el Mahiivastu-avadana la palabra bodhi-vr1qa- 'árbol de
la bodhi' parece ser usado sólo cuando está decorado con
algo:
15
bodhi tasya niiga-vr1qo bodhi-vr1qa'!l (nt.!) sU-PWipita'!l:
'su árbol niiga (llegó a ser) el árbol de la bodhi, un árbol
de la bodhi con hermosas flores', 1.252.10 (verso) .
... bodhi-vrkso alamkrtah 'el árbol de la bodhi adornado
con .. .', II.350:16; IIúi4.i8 (°lqto) (versos).
Cuando el Bodhisattva se acerca al árbol de la bodhi, los
Devas vienen al cielo y algunos lo ven como si estuviera
hecho de oro, algunos lo ven como si estuviera hecho de
plata, y así sucesivamente. La palabra bodhi-vr1qa- es usada
passim, II.309.5-311.l6 (prosa).
En la porción en gathiis (11.317.3-319.8), sin embargo,
los Devas decoran el árbol de la bodhi con muchas cosas
preciosas: II.317.6, 8-10, 14, 18; 318.2, 6, 10, 14, 18, 22;
319.8 (versos), de modo que el árbol de la bodhi resulta
completamente cubierto, II.319.9 (verso).
Los Devas ven el árbol de la bodhi como si tuviera
102
un yojana de altura, cinco, diez... o tan alto como la
cúspide del Universo (bhavligra-), II.311.16-312.7 (prosa).
Ellos ven el trono (siJ?lhlisana) al pie del árbol de la bodhi
como si tuviera un yojana de altura ... o un krosa o fuera
tan alto como una palmera (tlila- ) ... o como un hombre
(paunqeya-) ... , II.312.7-313.9 (prosa). La altura depende
del conocimiento de cada uno, 11.312.3-4 (prosa).
14a. bodhi-Vl:Jqa-müla- ( cf. bodhi-müla-, vrk:ja-o)
bodhi-vrk:ja-müla- 'raíz del árbol' indica el lugar en la raíz
del árbol de la bodhi en que Buda llegó a la iluminación:
11.312.7; 313.12,15; 315.4-5 (prosa).
15. vrk:ja-müla- (cf. bodhi-müla-, bodhi-vrk:ja-o)
vrk:ja-müla- 'raíz del árbol' implica la raíz del árbol de la
bodhi en que Buda llegó a la iluminación: II.309.5 (prosa);
321.2; 322.15; 335.20; 336.5, 11, 14, 18; 340.14; 408.16
(versos).
Notas
Canberra (Australia)
(1I"aducción: RT. y C.D.)
1 Para las abreviaturas ver A. Yuyama, "A Bibliography oC the Mahavastu-avadana",
Indo-IrankmJoumalXI, 1 (1968), pp. 11·23.
2 Los pasajes del MahasDftighika-vinaya y Mahavostu-avadana son examinados en
detalle por A. Hirakawa en su Ritsuzo no Kenkyü (Thkyo, 1960), 524-535.
3 ii1ya-mahiisiil!JghikanDJrllokottaravadiniit{J madhyadeJikiiniÍlfl piifhena vinayapi!o-
kasya mahavastune (Senart mahilvastuye; c:f. Edgerton, 1239) Mi 1.213-14 (prosa).
103
Ver también A Hirakawa "Yoroppa no Chúo-Ajiya- Bukkyo Shahon", Indogaku
Bukkyogaku Kenkyü, X, 1 (lbkya, Enero 1962), 317ysu GenshiBukkyonoKenkyü (Tokyo,
Shunjiisha, 1964), 37. .
4 É. Seriart editó esta- párté (1.215-4.11) en prosa y posteriormente E. Leumann-
S. Shiraishi y U. Wogihara-H. Kuno enmendaron el texto presentándolo como veintiún
versos y medio en metro arya. Pero yo creo que esta parte consiste no s610 de metros
iitya, sino también de otros esquemas métrioos del grupo jiiti y que después de este pasaje
faltan unas pocas líneas, probablemente tres (1) para dar la definición de las otras tres
ordenaciones, es decir ehi-bhiJqukaya upos01tJpada, da§a-vtugerJa gtI1)ena upos01tJpadii,
y pañca-o. Ver A Yuyama, "Mabavastu-avadana 1.2, 16-4.10" Indogaku Bukkyogaku
Kenkyü, XI, 2, Marzo (1963), 838 (39)-834 (43).
5 Variantes de los MSS.: upasampannil, ABaCLM'Th, °pand, Bb; bhagavanto,
ABaBbCLM, °vato, Th; bhyiisam, sin variantes; sambodhfya, ABaCLMTh, o dhiya, Bb;
mute, sin variantes.
6 Ni upapanna- nisampanna- son aceptables. Ningún MS. apoya estas variantes. CE
Mahavyulpold,8715.
7 bhagavanto, gen. sg. de bhagavat- (ver Günther, 130 [p. 127 sgtes.], Edgerton 18.69).
8 Senart (1.369) explica bhyiise bodhiya mate como sigue: " 'dans le voisinage du
pied de l'arbre de Bodhi', je prends ahhyiise adjectivement comme ill'est quelquefois
en sanscrit: cet emploi est expressément attesté pour le pali (Childers, s. v.)". Sin
embargo, abhylisam es empleado como un indeclinable, significando "cerca, a la mano"
(ver Monier-WilIiams, Skt.-Eng. Dict., 76c, abhy-asa-). La a- inicial debe haber caído
naturalmente en el curso de la tradición. El metro aparentemente exige la variante
abhyiisam.
9 stlf!Jbodhfya, gen. sg. de stlf!Jbodhi-, fem., m. c. (el. Edgerton, 10.112). Con todo,
Edgerton (BHSD, p. 402a). adopta la lectura bodhi-/bodhfya de Senart y lo explica como
un único ejemplo usado claramente en el género femenino. Esto no es aceptable.
,10 La lectura stlf!Jbodhim de Senart en su edición, 11.353.11 (verso) debería ser
corregida enyebodhim (=MSS.), como se lee correctamente en 111.277.14 (verso):
na iakyOl?' gOlJaniut' kartum ettiyii sattva-kotyo/
pa.fyitva sir&¡¡ buádhasya ye bodhim abhiprarthitOl;/1 11.353.10-11; 111.277.13-14 (ver-
sos). "No es posible contar todos estos kops de seres, que han negado al árbol de la ilu-
minación, después de haber visto la gloria de Buda."
11 Cf. A C. Woolner, Asolea Text and G/ossary (=Punjab University Oriental
Publications), Part 11: G/ossary (London-Calcutta, 1924), p. 142 con bibliografía;
G. Buddruss, "tenata/tenada im 8, Felsedikt des ASoka", Münchener Studien zur
Sprachwissenschaft, HeCt 16 (1964), p.10 n. 5 con bibliografía. (No es mi intención discutir
las variantes s01f1hodhÜV/sOT(lbodhl).
12 er. nota 9 que antecede. Para la construcción sintácticayena ... (tena ... ) con caso
nominativo, cf. Edgerton, 7.32, BHSD, p. 448a¡ S. Sen, outline Syntax of Buddhistic
Sanskrit",loW71a/ ofthe Dept. of Lelters, Univ. ofCa/culla, XVII (1928), Artiele 11, p. 23;
también v. Raghavan, "Buddhist Hybrid Sanskrit", Indian Linguistics, XVI (=Chattetji
Valuroe) (1955), 315 sgtes.
13 Para el lugar de la iluminación se usan las siguientes expresiones: asana-, por ej.
11.340.5 (verso);süvhiJsana-, por ej. 11312-313,pa&Sim (prosa); bodhisattviisana-, 11.411.10
(verso)¡ mahi-mOlJ41l-, 1.161.12; 11.401.12 (versos)¡ y con dudas sirphasana-puha-,
11.431.17-18; 11.458.10; °pi<fa-, I1I.7.2, 13; 13.9 (versos). Ver Senart, 11.568;
I11.466¡ Jones, n, p. 384n. 2; 111, p. 6, n. 3¡ Edgerton, BHSD, p. 595 b).
104
14 Jones (11, p. 311) sin embargo, traduce: "ellos avanzaron contra el León (y) contra
.el señor de los,árboles". , "..; _,.' .
, " ' .Eti IQ8 cOntexto ap.arentemente ptes1!pon'e'que el árbol de
la' bodhi está dep:?,rado 'cOn -COS<lS preciOSjls:' "'1ilJUe 'sirtlhiisánam qddaSensul}
".cellos) eJ trono al pie del la, 9,
pradaksinr-kitva "i1abi¿ndo conseÍV'ado a su él árbol de la bodhi",
·n.3¡3.i3 (pros.l,;bOdJii-"v¡¡qá, 11.311;16-17; 312.2, 3(dos ,,00;.),<1;-5; 64(prosa).
, -,. - ,:' . "
105
106
Tres etapas en la
aceptación del Budismo
por el Príncipe Sh6toku*
Isamu Kanaji
Prefacio de Jikido Takasaki a la traducción inglesa
Este arf(culo trata sobre el Prtncipe ShOtoku, primer erudito
de doctrina en la historia del Budismo Japonés. En el
Japón es respetuosamente llamado "el fundador de la fe en
J a p ó n ' ~ en reconocimiento a la deuda de gratitud debida a su
benevolencia. Este sentimiento se convirtió eventualmente en
una forma de culto religioso única en la historia del Budismo
japonés, y por ello la evaluación y la biografta del Prlncipe
Shótoku han, desafortunadamente, trascendido los hechos
históricqs, al grado de que se le ha llegado a describir como un
santo. Por este motivo los historiadores modernos han tendido
a tomar la posición contraria, minimizando la importancia
histórica de este personaje. El autor del presente trabajo,
Isamu Kanaji, ha sido reconocido desde hace mucho tiempo
como la autoridad en el tema del Prlncipe ShOtoku y, aunque
como budista está lleno de alabanzas hacia el prfncipe, como
historiador, sin embargo, guarda la objetividad requerida. Este
* La traducción al español que aquí presentamos fue realizada por el Dr. Armando
Franco U rquidi a partir de la traducción al inglés. Agradecemos a los profesores Dr.
Masao Mori, Presidente de la Comisión Directiva de The Toho Gakkai, Dr. Jilddo
'Thkasaki, editor deActaAsiadca, 47 (1985) en donde se publicó este artículo en inglés, y
al Dr. Isamu Kanaji, autor del artículo, por el permiso que nos ooncedieron para publicar
esta traducción al español.
107
artfculo fue traducido al inglés del trabajo original publicado
en Shotoku Taishi ronshü (Estudios sobre el prfncipe Shotoku)
(Heirakuji shoten, 1969), y se refiere al cambio gradual que
ocurrió en el pensamiento del prfncipe, relativo a la toma
de conciencia y a la apreciación del Budismo, desde su
aceptación como una fe supersticiosq y mágica (muy poco
distante del Shinto, la religión propia del Japón), hasta el
reconocimiento de su función como religión de Estado, para
finalmente concebirlo como una religión con la cual se puede
alcanzar un mayor grado de auto-conciencia.
E
l periodo Asuka (desde fines del siglo 6 d.C. hasta
mediados del siglo 7), visto en el contexto de la
historia del Budismo japonés, es el periodo en que se
introdujo el Budismo coreano y chino en Japón. El Budismo
siguió penetrando en Japón durante todo el periodo Nara
subsecuente, echó raíces en suelo japonés en el periodo
Heian, y llegó a su pleno florecimiento como un Budismo
verdaderamente japonés durante el periodo Kamakura,
pero debe señalarse que este florecimiento durante el
periodo Kamakura fue posible solamente gracias a la
fuerte influencia del Budismo chino. De esto se desprende
claramente que ciertamente es apta, cuando se aplica al
Budismo japonés, la expresión "penetración oriental del
Budismo" que se le atribuye al rey Siíng-myiíng (?-554) de
Paekche, en su carta de donación en 538.
Ahora bien, si se pregunta cómo se introdujo el Budismo
en Japón en la primera etapa de la "penetración oriental"
en el periodo Asuka, la respuesta se encuentra estrecha-
mente ligada a la manera en que el Budismo fue aceptado
por Sh6toku Taishi (574-622). Es imposible discutir el Bu-
dismo del periodo Asuka, y consecuentemente el propio
Budismo japonés, sin tomar en cuenta el papel que jugó en
ello el príncipe. Por lo tanto, el presente ensayo tratará so-
108
bre la "penetración oriental" del Budismo. en Japón, estu-
diando la forma en que el Príncipe Sh6toku adoptó esa fe.
Comúnmente se cree que Sh6toku Taishi fue sabio desde
su nacimiento y un budista perfecto desde el comienzo de
su vida; ¿pero realmente fue así? El periodo Asuka debe
haber sido un periodo de mucho desorden, debido a la
penetración en Japón de la recién descubierta cultura del
continente y al flujo de extranjeros provenientes de Corea
y China. Por tanto, lo más probable es que el príncipe haya
madurado en respuesta al impacto de las agitadas olas de
esta época turbulenta.
De haber sido así, es natural suponer que la aceptación
del Budismo por parte del Príncipe ShOtoku también su-
frió cambios, y que por consiguiente su fe y su pensamiento
pasaron por distintas etapas de desarrollo y profundización.
El hombre es un ser que siempre está en movimiento y en
proceso de cambio. Su naturaleza es crecer día tras día. Es
lógico, por tanto, pensar que las ideas y las creencias del
Príncipe Sh6toku evolucionaron de acuerdo con los cam-
bios en las circunstancias que experimentó en su infancia
como hijo del Emperador Yomei, así como en su juventud,
que se vio envuelta en la vorágine de las luchas entre cla-
nes, y luego como príncipe heredero que dirigió los destinos
de la nación al convertirse en regente a la edad de veinte
años. Debemos señalar que durante los veintinueve años
que duró su regencia, la situación tanto en el interior como
en el exterior de su país no fue de ninguna manera pacífica
y tranquila. Las dificultades que debió afrontar en dichos
años están más allá de toda imaginación.
Cuando observamos de esta manera la vida del Príncipe
Sh6toku, no.es difícil pensar que su aceptación del Budismo
también sufrió cambios y que se fue profundizando más y
más con el transcurso del tiempo. Como el mismo príncipe
lo, manifiesta en el artículo siete de la Constitución de los
Diecisiete Artículos (Jüshichij6 no Kenp6), "Son pocos los
109
que nacen Sabios. Es solamente después de un aprendizaje
profundo que el hombre se convierte en sabio." Con
seguridad llegó a ser venerado como santo y sabio sólo
después de años de angustia y aprendizaje en ese periodo
de agitación.
Siguiendo esta línea de pensamiento, el que esto escribe
piensa que la vida del Príncipe Sh6toku, vista desde la
perspectiva de su proceso de aceptación del Budismo,
puede dividirse, en términos generales, en las tres siguientes
etapas: primero, aquélla en la que el príncipe aceptó el
Budismo como una religión mágica; segundo, como una
religión de Estado; y tercero, como una religión para el
despertar personal. Estudiemos con detenimiento cada una
de estas tres etapas:
l. Aceptación del Budismo como una religión mágica
El Shótoku Taishi denryaku, una biografía en dos fascículos
del Príncipe Sh6toku escrita a mediados del periodo Heüm,
relata que el príncipe, en el décimoquinto día del segundo
mes del año en que tenía dos años de vida, pronunció el
nombre de Buda por primera vez, mirando hacia el Este.
Aunque ésta es una leyenda sin fundamento, lo que narra
no es del todo imposible. Teniendo en cuenta que su
padre, el Emperador Y6mei, habia aceptado la fe budista,
es fácilmente concebible que el príncipe, criado en un
ambiente familiar devoto, hubiese pronunciado el nombre
de Buda.
Sin embargo, se puede suponer que el Budismo profe-
sado por su padre no era otra cosa que la religión popular, a
juzgar por el hecho de que en esa época, no mucho después
de que el Rey S6ng-my6ng de Paekche envió imágenes y su-
tras budistas, el Budismo en Japón consistía apenas en una
creencia mágica y supersticiosa. El nacimiento del príncipe
(574) fue solamente treinta y seis años después de la in-
110
troducción del Budismo, cuando nadie en realidad sabía lo
que era el Budismo. El culto a las imágenes de Buda se dio
particularmente bajo el amparo de la familia Soga, pero las
imágenes eran veneradas simplemente como "deidades de
países vecinos" (tonari no kuni no kami) o "deidades éxtran-
jeras" (adashigami) a las que se recurría para conseguir fa-
vores materiales, dejando prácticamente a un lado la propia
doctrina budista.
Fue precisamente por esta razón que durante mucho
tiempo después de su introducción, se mantuvo en un nivel
político la cuestión de si el Budismo debía ser aceptado
o rechazado, y la controversia aún persistía en la época
de la coronación del Emperador Y6mei en 585. El Nihon
shoki nos cuenta que el emperador pidió a sus nobles que
estudiaran la conveniencia de aceptar la fe budista, diciendo
"Estamos pensando en tomar refugio en los 1l:es Tesoros
(sanbo) o sea: Buda; el dharma, es decir, las enseñanzas
de Buda; y el sangha, es decir, la comunidad de los
discípulos de Buda. Deseamos que todos ustedes discutan
el problema". Juzgando por esta actitud del emperador, es
difícil pensar que se hubiese establecido ya una fe positiva
en el Budismo.
Habiéndose criado en esas circunstancias, es de suponer
que el Príncipe Sh6toku no conociese en su juventud lo que
era verdaderamente el Budismo, por más que se hubiese
acostumbrado a rendir culto a Buda desde su infancia.
Es muy probable que su fe en esa etapa se limitara a un
culto de imágenes a la manera mágica popular. Se dice que
cuando a los catorce años de édad se incorporó al ejército
de los Soga para pelear en contra de los Mononobes, el
príncipe les rezó por la victoria a los Cuatro Devas o
Shitenn6, y prometió construir un templo y dedicárselo a
esas deidades si le daban la victoria. Este episodio refleja
la naturaleza mágica de la fe budista de esos tiempos,
cuando era particularmente promovida por la familia Soga.
111
La fe budista del príncipe no era una excepción en esos
momentos. Si la construcción del templo Shitenn6ji fue
producto de sus oraciones por la victoria, como lo señala
el Nihon shoki, se le puede entonces considerar como un
monumento que simboliza la primera etapa mágica de la fe
budista del principe.
Puesto que se dice que el templo. Shitenn6ji fue cons-
truido originalmente en Tamazukuri y transportado luego
a su sitio actual cuando el príncipe tenía veinte años,
1
el
templo reconstruido podría tener un carácter distinto al del
templo original, pero debido a que se conservó el nombre
"shitenn6ji", podría retener aún trazas de la primera etapa
mágica de la fe del príncipe.
En el Nihon shoki se relata que Kuratsukuri no Tasuna se
cortó el cabello rezando para que el Emperador Y6mei se
recuperara de su enfermedad, y que colocó en una capilla
una imagen budista de un jo y seis shaku (= 4.848 m.) de
altura en el templo Sakatadera. Esto también sugiere que
en esa época estaban en boga diversas prácticas mágicas
y ascéticas. Aún más, las inscripciones en la aureola de la
imagen de Yakushi Nyorai (Bhaishajyaguru) en el recinto
principal (kondo) del templo H6ryüji, muestran que el
propio Emperador Y6mei decidió erigir esa estatua para
pedir la recuperación de su salud, pero, debido a su muerte,
ocurrida poco después, la Emperatriz Suiko y ShOtoku
Taishi hicieron construir la estatua para cumplir con su
voluntad.
2
N o sorprende que las enfermedades, que atacaban a cual-
quiera sin distinción de rango o riqueza, fueran tan inten-
samente temidas por los pueblos antiguos. Debido a que
había escasos conocimientos de medicina, las enfermeda-
des se relacionaban directamente con la muerte. Era muy
natural que antes que nada, la gente rezara por lograr su
curación, y que de allí surgieran estas formas primitivas de
fe. Por este motivo quizá no sea justo juzgarlas críticamente
112
como creencias vulgares e inferiores; sin embargo, no hay
duda que dichas formas de culto nada tenían que ver con
la doctrina budista. El objeto de ese tipo de fe podía ser
cualquier Buda. La estatua erigida por Kuratsukuri no Ta-
suna probablemente era la imagen de Siikyamuni, a juzgar
por su tamaño, pues se decía que debía medir "joroku ", es
decir, un jo y seis shaku. Incluso se puede pensar que la
razón por la que el Emperador Y6mei le rezó a Yakushi
Nyorai, no era porque tenía fe en el Yakushi nyorai hon-
gangyio (Bhaishajyaguru-PürvaprafJidhána-sütra), sino sim-
plemente porque le atraía de alguna manera el nombre de
Yakushi, que significa "el Buda de la Curación".
Ahora bien, si es cierto que el Emperador Y6mei le rezó a
Yakushi Nyorai, seguramente el Príncipe Sh6toku, que en
ese momento contaba con catorce años, también le rezó al
mismo Buda. Probablemente de allí salió la idea de erigir la
estatua de Yakushi en el templo H6ryüji antes mencionado.
Además, en el mismo año el príncipe les rezó por la
victoria a los Cuatro Devas o Shitenn6, deidades que no
están esencialmente relacionadas con el Budismo. Es un
mero reflejo de los inestables deseos que el objeto del
culto cambie de tiempo en tiempo. En esto encontramos la
afirmación de la realidad y de la propia existencia, que no es
otra cosa que las formas primordiales de la fe. La manera
en que el Príncipe Sh6toku aceptaba el Budismo en esta
primera etapa probablemente no iba más allá de los límites
primordiales de este tipo de fe.
11. Aceptación del Budismo como una religión de Estado
La fe budista de Sh6toku Taishi evolucionó de la etapa de
fe mágica popular, a aquella de la aceptación del Budismo
como una religión de Estado, después de que se convirtió en
el regente de la Emperatriz Suiko. Se puede suponer que
lo que impulsó este cambio fue la promulgación de un
113
edicto imperial conmiras a la promoción de los Tres Tesoros
(SanbO): Buda; el dharma; y el sangha; en 594 (el segundo
año del reinado .de Suiko), probablemente a instancias
del propio príncipe. Este edicto, que no sólo autorizaba
el Budismo como religión de Estado, sino que también
se comprometía a defender aquella fe, marcó el final de
la controversia acerca de la conveniencia de aceptar el
Budismo en Japón, y a partir de entonces el Budismo
sentó raíces en suelo japonés como una religión de Estado.
Como regente, el principe Shótoku se vio en la necesidad de
estudiar de nuevo el Budismo. Ahora tenía que enfrentar el
problema de cómo aceptar el Budismo, ya no como objeto
de fe mágica, que rendía culto a imágenes como deidades
extranjeras, sino en relación con el problema de gobernar
al país.
Sin embargo, se dice que todavia en esta etapa los
nobles, es decir los ami y los mura ji, compitieron entre
sí para construir templos para el bienestar de sus señores y
familiares. Esto demuestra que la construcción de templos
no significaba, para aquellos nobles, otra cosa que la
construcción de templos familiares para el culto a los
ancestros. O sea, que construían templos budistas familiares
junto con sus santuarios shintoístas de clan como protección
para sus familias, en los que rezaban por la prosperidad
de los miembros de la familia y por el descanso de sus
ancestros.
3
El más fino ejemplo de esos templos· es el Hók6ji,
construido en Asuka por Soga no Umako (?-626). La
construcción se inició en 588 (el primer año del reinado
de Sushun) y fue oportunamente terminado en 596 (en el
cuarto año del reinado de Suiko), dos años después de que
se promulgó el edicto para la promoción de los Tres Tesoros.
La magnificencia y el esplendor de sus edificios y pagoda
debió haber opacado a todas las demás construcciones de
Asuka. Aunque este templo fue erigido como un templo
114
familiar de los Sogas, llegó a tomar también el caráCter
de un templo de Estado después de que "el emperador y
el príncipe heredero les ordenaron a los grandes nobles
(6omi) y a todos los demás magnates, que juntos hicieran un
juramento" para erigir en ese templo una imagen de Buda
de aproximadamente cinco metros de altura.
El templo H6ryüji, también conocido como Ikaruga-
dera, se construyó en el año décimo quinto del reinado
de Suiko, como un templo familiar de la familia del
príncipe heredero (J6gü Óke),4 pero juzgando por las
inscripciones en la aureola de la imagen de Yakushi Nyorai,
que señalan que el templo fue dedicado conjuntamente por
la Emperatriz Suiko y el Príncipe Sh6toku, se supone que
este templo también tuvo el carácter de templo de Estado,
a la vez que servía como templo particular del Príncipe
Sh6toku. Se piensa que el Estado también brindó ayuda
para la construcción de otros templos, de acuerdo con el
edicto imperial para la promoción del Budismo.
Antes de construir el templo H6ryüji, el Príncipe Sh6toku
construyó el Shitenn6ji en Arahaka, en Naniwa. Mientras
que las ShOtoku taishiden hoketsuld (Notas suplementarias
sobre la vida de Sh6toku Taishi), escritas a principios del
periodo Heian (inicio del siglo 9), relatan que el templo fue
construido originalmente en Tamazukuri y después llevado
a Arahaka, el Nihon shold, en la sección que describe el
primer año del reinado de la Emperatriz Suiko, señala que
"El Shitenn6ji fue construido por primera vez este año en
Arahaka, en Naniwa". Sin embargo, probablemente fue
construido después del templo H6koJi, a juzgar por el hecho
de que en la maqueta del templo los edificios se asemejan
más a los de Ikaruga-dera, (=H6ryüji=Wakakusa Garan),
que a los del templo H6k6jU
Por otro lado, si, como comenta el Hoketsuld, fuera cierto
que el templo Shitenn6ji fue trasladado de Tamatsukuri a
su sitio actual en Arahaka, entonces hubiera habido una
115
razón para efectuar ese cambio. Probablemente al templo
reconstruido se le atribuyó la nueva función de proteger
a la nación de los ataques de países al otro lado del
océano, a juzgar por la historia del templo, en la cual se
relata que las imágenes de los Cuatros Devas del recinto
principal (kondó) han estado siempre colocadas viendo
hacia el Oeste, desde tiempos remotos. Además, el templo
está situado en un lugar alto que lo hace visible desde
la bahía de Naniwa. Las estatuas, originalmente erigidas
por el Príncipe Shiitoku en Tamazukuri corno una muestra
de gratitud por haberle concedido la victoria, deben en
principio haber estado colocadas viendo hacia el frente,
pero el haberlas recolocado viendo hacia el continente
sugiere que se le atribuyó al templo, a partir del momento
de su traslado, la función de proteger al país contra el
continente. Por lo tanto, podría decirse que el Shitenniiji,
a diferencia de otros templos corno serían el Hiikiiji y el
Hiiryüji, fue un templo de Estado en el sentido más estricto
de la palabra.
El Jógü Shótolru hóó teisetsu, escrito en los inicios del pe-
riodo N ara (principios del siglo 8), menciona otros templos
erigidos por el Príncipe Shiitoku. Se señalan Chügüji, Ta-
chibana-dera, Hachioka-dera, Ikejiri-dera, y Katsuragi-de-
ra, pero es de dudarse que realmente hayan sido erigidos
por el Príncipe Shiitoku. La construcción de dichos templos
probablemente se le atribuyó al príncipe en el sentido de
que fueron erigidos con ayuda del Estado, siguiendo hasta
cierto punto el edicto para la promoción del Budismo.
La construcción de templos budistas bajo los auspicios
del Estado aparentemente produjo un auge del Budismo
y fue probablemente útil para "la conducción natural del
Estado hacia la austeridad y la pureza" (Hokke gisho),
aunque esta manera de aceptar el Budismo es meramente
superficial y formal, y posiblemente el Príncipe Shiitoku
no estuvo conforme con este nivel de actividad religiosa, a
116
pesar de que él mismo erigió varios templos.
Independientemente de la construcción de templos,
el príncipe seguramente quiso estudiar la quintaesencia
del Budismo para utilizar la religión corno fundamento
espiritual de un nuevo Estado. El príncipe inició el estudio
del Budismo con Eji, un monje budista que llegó de
Koguryo en 595 (en el tercer año del reinado de Suiko), y
esto produjo sus frutos bajo la forma de las conferencias
que hizo en el palacio sobre el ShOmangyo (Shñmalti-
devi-sif[lhantida-sütra), y el Hokekyó (Saddharmapu'!4añka-
sütra), aunque, en tanto que el Hóóteisetsu señala que las
conferencias sobre el Shómangyó tuvieron lugar en el cuarto
mes del sexto año del reinado de la Emperatriz Suiko,
el Nihon shoki establece la fecha en el séptimo mes del
décimocuarto año. Se dice, asimismo, que la conferencia
sobre el Hokekyó tuvo lugar en ese mismo año.
Estas conferencias pudieron haber sido una copia de
las de los emperadores y reyes chinos del periodo de las
dinastías Norte-Sur,6 pero no se puede negar que marcan
época ilustrando la profundización de la aceptación del
Budismo por parte del Príncipe Sh6toku, quien pasó de la
etapa de mero culto a las imágenes, a una de aceptación de
los sutras. La aceptación del Budismo corno una enseñanza
abrió el camino para que la fe saliera del marco de una
religión familiar para convertirse en una religión de Estado.
La dirección se manifiesta claramente en el estableci-
miento de la llamada Constitución de los Diecisiete Artícu-
los o Jüshichijo no Kenpó, escrita en 604 (doceavo año
de! reinado de Suiko). En el primer artículo,1 el Príncipe
Sh6toku proclama que la armonía debe verse corno la
norma del Estado, y en el segundo artículo,
8
que el Budismo
debe ser venerado corno la norma para alcanzar dicha ar-
monía nacional. El segundo artículo estipula claramente
que el Budismo es el principio rector para el gobierno del
país, lo que corresponde con el edicto imperial para la di-
117
fusión del Budismo anteriormente promulgado. Como dice
el doctor Nakamura Hajime,el príncipe deseaba,crear un
Estado universal sobre la base de una religión universaJ.9
Lo anterior se trasluce en las palabras del propio Príncipe
Shiitoku cuando dice que los Tres Tesoros son el "refugio
final para las cuatro clases de seres (es decir, todos los
seres)" (shishO no shüki), y "la suprema religión de todas las
naciones" (bankoku no gokushü). Puede decirse que es una
idea comúnmente aceptada en el Budismo Mahayana que
el Budismo es "el refugio final de todos los seres", pero que
sea "la suprema religión de todas las naciones" es más bien
una expresión específica de la Constitución de los Diecisiete
Artículos. En tanto que el Budismo sea la religión máxima
de todas las naciones, tiene que ser el principio rector para
gobernar a Japón. Probablemente por estar convencido de
esto el príncipe incluyó este artículo tan especial en el que se
pide una veneración profunda por el Budismo. Es probable
que el príncipe haya tenido hondamente arraigada la idea
de que adoptar el Budismo como una religión nacional le
permitiría a Japón elevarse al rango de las otras naciones
del mundo.
Es una regla general que las cosas se diferencian a
medida que la cultura avanza. La política, la religión
y la moralidad son tres campos separados para nuestra
mentalidad moderna, pero en los tiempos del Príncipe
Shiitoku eran inseparables. Algunos estudiosos señalan que
la Constitución, sin importar su nombre, es meramente una
colección de preceptos morales, o bien que es inadecuado
para una constitución incluir un artículo que requiere que
se venere una religión en particular, es decir, el Budismo.
Dichas críticas, sin embargo, sólo revelan el prejuicio de un
punto de vista moderno.
Hay también quienes critican al Príncipe Shiitoku por
haber sido parcial, al mencionar únicamente al Budismo
sin referirse en la Constitución a la veneración de las
118
deidades del Shint6. Es verdad que el shintoÍsmo era una
religión con un cuerpo de ritüales transmitidos desde' la
-antigüedad y que, por tanto, representaba el sentimiento
religioso auténtico de la gente. Sin embargo, puesto que
carecía tanto de doctrina como de escrituras, pertenecía a
un nivel distinto al de la religión budista universal, la cual
tenía una doctrina definida y podía considerarse como el
"refugio final de todos los seres" y la "suprema religión de
todas las naciones".
Esto no significa que el príncipe Sh6toku tratara con
ligereza a las' deidades del Shint6 -se hace patente lo
contrario en la proclamación imperial del edicto ordenando
la veneración de las deidades Shint6 en el quinceavo año
del reinado de la emperatriz Suiko. Sin embargo, si se
lo analiza en el contexto del propósito del príncipe de
establecer un "Estado universal", es significativo el hecho
de que en la Constitución de los Diecisiete Artículos el
artículo acerca de la veneración del Budismo haya sido
colocado inmediatamente después del artículo primero que
se refiere a la importancia de la armonía. En este caso, el
segundo artículo sirve como el principio sobre el cual se
basa el primero, y al mismo tiempo se puede decir que es
el núcleo de toda la Constitución, ya que el tercero y todos
los demás artículos se refieren a los medios para alcanzar
dicha armonía, y puesto que el Budismo es considerado en
la Constitución co_mo la base para materializar ese ideal.
El príncipe Sh6toku envió representantes a los Sui
(Kenzuishi) cuatro veces, antes y después de formular la
Constitución. (La primera embajada, enviada en el año 600,
está registrada en el Sui-shu, "Wo-kuo chuan", pero no en
el Nihon shoki). Al enviar a sus representantes, el Príncipe
Sh6toku tenía el objetivo de establecer relaciones amistosas
con la China de los Sui y de absorber, de esa manera, la
cultura continental. El príncipe debió haberle dado mucha
importancia al hecho de aceptar el Budismo, como lo
119
atestigua el hecho de que se incluyó a varias decenas de
estudiantes y novicios en las comitivas de cada embajada.
Todos ellos seguramente realizaron un gran esfuerw por
aprender la doctrina budista, "el refugio final de todos los
seres" y "la suprema religión de todas las naciones". Es
posible percibir aquí un cambio radical en la actitud del
príncipe en cuanto a aceptar el Budismo en Japón: pasa de
un culto de imágenes de carácter simplemente mágico, a un
deseo de aceptar el verdadero Budismo a nivel nacional.
ill. Aceptación del Budismo como religión para el
despertar personal
En el año 614 (vigésimo segundo año del reinado de
Suiko) se envió a la China de los Sui la cuarta embajada
de representantes. Para entonces, el Príncipe Sh6toku ya
había llevado a efecto importantes políticas nacionales
y externas, como la promulgación del edicto imperial
para la promoción del Budismo, el envío de tropas para
apoyar a Mimana (Imna) en Corea, el establecimiento del
sistema de los Doce Rangos de la Corte (Kan'i Jünikai), la
promulgación de la Constitución de los Diecisiete Artículos
(Jüshichijó no Kenpó), las conferencias sobre los sutras, el
envío de representantes a la China de los Sui, etc., políticas
que había iniciado desde que fue nombrado regente; fue
restaurada la paz en todo el país y la cultura Asuka estaba
acercándose a su máximo esplendor.
Sin embargo, todavíá pasó algún tiempo antes de que
estas políticas dieran fruto. Sin duda el príncipe puso sus
esperanzas en los estudiantes enviados a la China de los
Sui, pero pasaron otros dos o tres decenios antes de que
éstos retomaran de sus estudios en el exterior. De hecho,
veinticuatro años habían de transcurrir, luego de que la
. tercera embajada fuera enviada a los Sui en 608, para que
regresaran a Japón Takamuko no Kuromaro (?-654) y Sobin
120
(?-653), dos de los estudiantes que la integraban, sólo para
enterarse de que el príncipe ya había muerto.
Después de haber enviado estudiantes al continente, el
príncipe Shótoku probablemente sintió que él, también,
debía estudiar con mayor profundidad el Budismo en
Japón. Habiendo promulgado el edicto imperial de difusión
del Budismo y exhortado a su pueblo a adoptar esa fe,
sólo le quedaba estudiar él mismo el Budismo. Siempre
creyó el príncipe que "uno debe corregirse a sí mismo si
desea educar a otros" (ShOmangyo gisho) y que "Si uno
desea hablar de justicia, sólo podrá persuadir a otros si
abandona el mal y adopta el bien ante los demás; si uno
no se corrige primero, ¿cómo podrá persuadir a los otros?"
(lliimagyo gishO).1O
Afortunadamente el príncipe residía en Ikaruga, una
aldea tranquila a cierta distancia de Asuka, y cercana a su
residencia se encontraba el H6ryüji (Ikaruga-dera). Ahí el
príncipe se dedicaba de lleno a sus estudios con la esperanza
de llegar a dominar la doctrina budista. Se supone que en
esa época dieron comienzo sus estudios sobre Hokekyo,
ShOmangyo, y Yúimagyo (Vimalaklrtinirdesha-sútra).
Desde luego, el príncipe ya había comenzado sus estudios
del Budismo bajo la dirección del monje Eji, y había
dado conferencias sobre el ShOmangyo y el Hokekyo en
el palacio a la edad de treinta y tres años. Aún más, su
profundo conocimiento del Budismo había quedado de
manifiesto en la Constitución de los Diecisiete Artículos.
Sin embargo, poca oportunidad habrá podido tener de
estudiar el Budismo de acuerdo con sus deseos, impedido
como estaba por los asuntos de Estado que debía atender.
Una vez que pudo encarrilar los asuntos de Estado, por
fin pudo llevar a cabo su anhelado deseo. El Nihon shoki
prácticamente no registra ninguna realización importante
por parte del príncipe después del envío de la embajada a la
China de los Sui en el vigésimosegundo año del reinado de
121
la Emperatriz Suiko, excepto por las ediciones del Tennoki
y el Kokki en 620. Esto probablemente demuestra que, a
partir de entonces, se dedicó exclusivamente a compilar los
comentarios (gisho) sobre los tres sutras arriba citados.
Hay estudiosos que tienen dudas acerca de la autentici-
dad de los comentarios sobre los tres s u t r a s ~ Muchos tienen
dudas particularmente sobre el Yuimagyo gisho, y la tenden-
cia general entre los historiadores contemporáneos, cuando
tratan de la vida del Príncipe Sh6toku, es evitar el pro-
blema de los tres comentarios. En cuanto a mí, yo considero
que los tres comentarios son obra auténtica del Príncipe
Sh6toku, como lo expliqué en detalle en mi ensayo titulado
"Sangy6 gisho no seiritsu ni tsuite" (Sobre la Formación de
los Tres Comentarios), Shotoku Taishi Kenkyü, tomo 4, 1968.
Una de las dudas ingenuas respecto de los tres comenta-
rios, es la que formula el doctor Tsuda S6kichi, quien pre-
gunta: "¿Qué sentido tenía que el príncipe, que no era un
sacerdote budista especializado en dar sermones sobre los
sutras, sino que tenía el cargo de regente dedicado a cues-
tiones prácticas y a asuntos de Estado, y que además mos-
traba gran preocupación por el gobierno del Estado, escri-
biera tales comentarios, que incluyen minuciosas di:lcusio-
nes eruditas que no parecen tener mucha relación n; con los
asuntos prácticos de la vida ni con el Budismo, por lo menos
con la fe vigente en aquellos días, la cual se ocupaba única-
mente de rezar por la paz y la felicidad de las personas de
este mundo?" (Tsuda, Nihon koten no kenkyü, Obras Com-
pletas de Tsuda Sokichi, tomo 2, Iwanami Shoten, 1963).
Contra esta opinión de Tsuda, yo sostengo que precisa-
mente porque se trataba de una época que aceptaba el Bu-
dismo simplemente como una fe mágica y supersticiosa, el
Príncipe Sh6toku buscaba la verdadera fe budista, yendo
más allá de la superstición, y que es precisamente en este
punto donde se centra la importancia de la compilación
de los comentarios. Si uno afirma que los comentarios no
122
se adecuaban ala forma secular de aceptar el Budismo en
esos· días, la .cual buscaba simplemente la paz y la felicidad
en· este mundo,. ¿cómo se puede explicar el 'hecho de que
también eltexto del segundo.artículo de la Constituci,ón de
los Diecisiete Artículos estaba muy adelante de su tiempo?
Como vimos anteriormente, el Príncipe Sh6toku también
estuvo inicialmente inmerso en la fe mágica secular,que
consistía simplemente en rezar por la paz y la felicidad
en este mundo; pero, no queriendo permanecer en ese
nivel, decidió adoptar el verdadero Budismo como una
religión de Estado, y se esforzó por convertir a Japón en una
nación budista,promoviendo dicha fe. Sin embargo, para
crear un verdadero Estado budista era necesario primero
que todos los japoneses, y en particular los gobernantes,
se inspiraran en la Verdadera Ley. La construcción de
templos y la promulgación de la constitución eran para
el príncipe simplemente actividades externas. A primera
vista, la cultura parecía haber florecido con la construcción
de numerosos templos budistas, con el establecimiento de
los sistemas legales y de rangos, y con los logros en las
relaciones con el continente; pero, por otra parte, el sistema
de clanes seguía vigente con el poder de los Soga y otras
familias, y la religión budista que ellos aceptaban no iba más
allá de los límites de la fe mágica popular.
En esas condiciones, para el Príncipe Sh6toku resultaba
inútil exhortar a la gente simplemente a venerar el Bu-
dismo como el "refugio final de todos los seres" y la "su-
prema religión de todas las naCiones". Lo que se requería,
según el príncipe, era educación. Sin educación no hay
política. "Hay pocos que son realmente malos", y "la gente
seguirá si es bien guiada". Sin embargo, para enseñar bien
uno debe estudiar intensamente. Sin dominar el verdadero
Budismo, éste no se le puede enseñar a otros. Seguramente
el príncipe, sabiendo esto, trató de profundizar sus conoci-
mientos del Budismo. De ahí los comentarios. Por lo tanto,
123
no deben ser considerados obras escritas para otros, sino
como un registro de sus propios estudios. Al leer los comen-
tarios, se encuentran fácilmente los rastros de los esfuerzos
del príncipe por estudiar el Budismo como un problema de
su propio despertar.
Es sabido que la mayor parte del Hokke gisho y del
Shómangyó gisho, fueron escritos con base en modelos ge-
neralmente conocidos como hongi, pero probablemente el
Yuimagyó gisho no fue compilado con base en un determi-
nado modelo, sino seleccionando materiales tomados de
diversas fuentes. Todos los pasajes que comienzan con las
palabras "personalmente yo creo que ... ", representan evi-
dentemente la opinión del compilador, es decir, la opinión
del Príncipe Sh6toku, y existen, a la par de esos pasajes,
muchas partes que parecen haber sido escritas por el pro-
pio príncipe, aunque está claro que el príncipe ha tenido
que depender en gran medida de comentarios escritos con
anterioridad por estudiosos del continente. En este sen-
tido los tres comentarios no hubiesen existido, a no ser
por el deseo del príncipe de adoptar el Budismo verda-
dero del continente. Aun aquellos pasajes que son conside-
rados como "opiniones personales" del principe, podrían,
después de todo, reflejar los puntos de vista de sus predece-
sores chinos. Esto se explica al comparar los Hokke gisho del
Príncipe Sh6toku con sus modelos, Fa-hua i-chi de Fa-yün y
el Shómangyó gishó con los SMng-manching shu atribuidos
a S6bin (rollo Nai 93, descubierto en Tun-huang y en poder
de la Biblioteca de Pekín).11
Es un grave error pensar que los tres comentarios refle-
jan exclusivamente las interpretaciones e ideas originales
del príncipe Sh6toku. Es precisamente debido a esa sobres-
timación que tuvieron en el pasado, que han surgido du-
das como las del Doctor Tsuda. El profesor pensaba que
era poco probable que el Príncipe Sh6toku hubiese podido
compilar obras de tal erudición como los tres comentarios,
124
y a la vez estar dediCado a asuntos de Estado. Fueron, es
verdad, compilados por el príncipe mientras atendía asun-
tos de Estado, pero hay que señalar que el príncipe, como
ya se dijo, contó con tiempo de sobra en sus últimos años.
Es más, no se puede decir que los comentarios mismos
carezcan de defectos. Esto lo demuestra la única copia ori-
ginal existente del Hokke gisho, que es un borrador que
contiene trazas de correcciones y revisiones y que deja mu-
chos puntos que necesitan una ulterior corrección. Aunque
no existen copias originales de los otros dos comentarios,
también se puede suponer que esas copias sólo eran borra-
dores que necesitarían una posterior corrección.
Probablemente los sutras budistas y tratados, que el
Príncipe Sh6toku consultó para realizar su compilación
de los comentarios, eran muy pocos, a juzgar por el
hecho de que no hay muchas citas de otros sutras y
comentarios, e incluso las escasas citas que hay son citas
secundarias tomadas de los comentarios utilizados como
modelos (hongi). De seguro el lector de los Yuimagyo
gisho se sentirá sorprendido por la erudición del príncipe,
al encontrar numerosas citas tomadas de los clásicos no
budistas como Lun-yü, Lao-tzu, Shu-ehing, eh' un-eh' iu, y
Po-hsings,12 pero ello no quiere decir que el príncipe hubiese
leído todas aquellas obras. Más bien hay que pensar que
esas citas provienen de los comentarios de los estudiosos
chinos que le sirvieron de modelo al príncipe para sus
propios comentarios. Este ha sido el punto de vista del autor
de este artículo desde que tuvo la oportunidad de examinar
el Shéng-man-ehing shu (rollo de Tun-huang Nai 93). En
resumen, el campo de lecturas del Príncipe Sh6toku no fue
tan amplio como generalmente se cree.
Decir lo anterior no significa menospreciar la gran
estimación de la que goza el príncipe. Era natural que
al príncipe, que no era un estudioso especializado en el
Budismo y que además estuvo dedicado por muchos años a
125
la política, no le fuera posible leer un gran número de libros.
Por el contrario, encuentro sumamente sorprendente que el
príncipe, no obstante sus quehaceres en el mundo secular,
hubiese podido compilar los tres comentarios mencionados,
hubiese aceptado el Budismo como una religión para el
despertar personal, y se hubiese consagrado a la búsqueda
de la verdad, yendo en contra de la corriente de su época.
En breve, la compilación de los tres comentarios la hizo
el príncipe básicamente para sí mismo. No los escribió para
publicarlos o para competir con los estudiosos chinos o
coreanos. Según el doctor Hanayama Shinshii, la leyenda
que aparece en el título, "Estos son trabajos personales
del príncipe heredero de Dai-wakoku (Japón) y no traba-
jos del extranjero", fue escrita posteriormente, en el pe-
riodo NaraY Se supone que los títulos "Hokke gisho",
"Shiimangyii gisho", y "Yuimagyii gisho", fueron dados, asi-
mismo, en esa época. Habiendo sido manuscritos privados
y tentativos, no debe asombrarnos entonces que el Nihon
shoki no los mencione.
En todo caso, los conocimientos del Príncipe Sh6toku
distaban mucho de ser completos, aunque él indudable-
mente deseaba profundizar su estudio de los sutras. N o cabe
duda de que estaba consciente de que el Budismo continen-
tal era muy superior al Budismo de Japón, tanto en pro-
fundidad como en amplitud, por 10 que debe haber puesto
muchas esperanzas en los estudiantes enviados ahí. Por ello
es de lamentarse que haya muerto cuando sólo tenía cua-
renta y nueve años. Sin embargo, hay un dicho que dice que
las cosas frecuentemente están completas porque están in-
completas. Las últimas palabras del príncipe, "Este mundo
no es más que vacío y transitorio. Sólo Buda es la verdad",
muestran que alcanzó la cima de la fe budista.
Incluso, se dice que el príncipe dejó sus últimas instruc-
ciones a Tamura no Oji, diciéndole: "Mientras que la ri-
queza es efímera y difícil de guardar, sólo las leyes de Buda
126
nunca mueren. y . pueden· ser· transmitidas para siempre"
(Daianji shizaicho). La primera parte de esta afirmación co-
rresponde a "Este mundo no es más que vacío y transito-
rio", en las últimas palabras del príncipe citadas arriba, y
la segunda parte corresponde a las palabras "Sólo Buda es
la verdad". Aunque difieren las expresiones, el espíritu es
el mismo en estas dos últimas frases del príncipe. Debie-
ron representar su estado mental en sus últimos años. En
ellas se puede percibir un sentimiento religioso profundo y
puro. Seguramente no representaban sólo las conclusiones
alcanzadas a través de una investigación erudita, sino que
también eran palabras surgidas de su experiencia y de su fe,
puesto que no se les encuentra en ninguno de los sutras.
Es curioso que las últimas palabras del Príncipe Sh6toku,
"Este mundo no es más que vacío y transitorio", se
asemejen a las palabras dichas por Shinran 600 años
después, en el período Kamakura: "Mientras que las cosas
son todas vacías, sin sentido, y faltas de verdad, sólo las
oraciones a Buda son la verdad"; y las últimas instrucciones
que el príncipe le dio a Tamura no Oji se parecen a las
palabras de Jesús en el Sermón de la Montaña 600 años
antes, que dicen: ' ~ c u m u l a tesoros no en la tierra sino en el
cielo". Siempre tienen algo en común las palabras basadas
en verdades religiosas, no importa en qué espacio o tiempo.
Las últimas palabras del principe Sh6toku muestran su
modo de aceptar la fe budista en sus años finales, pero,
como mencionamos anteriormente, experimentó muchos
cambios antes de llegar a esta etapa. Después de haberse
sustraído de la fe mágica popular, aceptó el Budismo como
una enseñanza universal y elevó la posición del Budismo
en Japón al nivel de una religión de Estado. Empero,
en sus últimos años volvió a concebir el Budismo como
problema personal, y encontró su camino hacia el espíritu
intrínseco del Budismo al asumirlo como una religión para
el despertar personal.
127
Es de alguna manera esquemática la división en tres
etapas de la historia de la aceptación del Budismo por el
Príncipe Sh6toku, ya que, en efecto, es difícil demarcar con
toda claridad las etapas. Incluso, pudo empezar mucho an-
tes, por parte del príncipe, la apreciación del Budismo como
una religión para el despertar personal, como lo manifiesta
el hecho de que el artículo diez de la Constitución de los
Diecisiete Artículos
14
trate del problema del despertar de
los individuos. A pesar de ello, debido a que el problema
del despertar individual es tratado en dicho artículo en re-
lación con el problema de la creación del Estado sobre la
base de la armonía, quizá sea mejor tomarlo como parte,
cuando menos, de la segunda etapa.
Después de haber estudiado el proceso de desarrollo del
pensamiento y de la fe del Príncipe Sh6toku, uno se siente
obligado a reconsiderar los puntos de vista convencionales,
que han tendido a idealizar a Sh6toku Taishi, a considerarlo
como un sabio nato, como un budista perfecto, y como un
conocedor del Confucianismo, del Budismo, del Taoísmo,
y de las Cien Escuelas, además, a considerar que sus co-
mentarios contenían sólo pensamientos y estudios origina-
les desarrollados por él.
La imagen que se obtiene del Príncipe Sh6toku a través
de esta reconsideración, es la de un hombre que se crió en
una época caótica, cuando la aislada nación isleña de los
mares del Oriente, Japón, todavía vacilaba respecto a tratar
la cultura y la religión recientemente traídas del continente;
y que, además de llevar a cuestas el destino de su nación, fue
avanzando paso a paso haciéndoles frente a los retos de la
vida, logrando finalmente alcanzar un despertar espiritual
profundo a través del Budismo. Es ahí donde yo descubro
al Príncipe Sh6toku como un incansable buscador de la
verdad.
El ShOmangyo o el Sñmalii-devi-sutra invita a abandonar
nuestro cuerpo, nuestra vida y nuestra riqueza, para abrazar
128
las Leyes Verdaderas (shobó=saddharma), mientras que el
Yuimagyo gisho exhorta: ':..\quéllos que buscan'La Ley, de-
berán buscarla abandonándose a sí mismos y agotando su
propia vida". El Budismo no es una religión para conseguir
favores mundanos, ni para la protección del Estado, pero si
se acepta la Verdadera Ley, uno obtendrá eternamente las
santas bendiciones (Shomangyo gisho), y "la nación será de
por sí bien gobernada" (artículo cuarto de la Constitución
de los Diecisiete Artículos). En dicho caso, los favores mun-
danos probablemente también serán concedidos. Mientras
el príncipe comentaba los tres sutras, debió haber sentido
con toda claridad que el Budismo era una religión para el
despertar personal, y que no podría existir ninguna religión
sin el despertar espiritual de uno mismo.
Para nosotros el príncipe es digno de respeto, especial-
mente cuando pensamos que descubrió que el Budismo
es "el refugio final de todos los seres" y "la suprema re-
ligión de todas las naciones"; que buscó el verdadero Bu-
dismo en todo el transcurso de su vida mientras tenía que
atender, como laico, sus obligaciones seculares; y que siem-
pre siguió avanzando, profundizando en sí mismo, man-
teniéndose por encima de la corriente del tiempo. Las tres
etapas de la actitud del príncipe respecto del Budismo
señaladas en este artículo pueden asimismo considerarse
como las etapas de aceptación del Budismo en Japón. Para
decirlo de otra manera, podemos ver el resumen del Bu-
dismo japonés en los cuarenta y nueve años de vida del
Príncipe Sh6toku.
129
Notas
1 El Nihon shoki, en la sección relativa al período previo a la coronación del Emperador
Sushun (587), nos dice que el Shitenn5ji fue construido en Settsu-no-kuni después de la
subyugación de MonoDobe no Mariya, y posteriormente en la sección acerca del primer
año del reinado de la Emperatriz Suiko, señala qJ.le fue construido "por primera vez"
en Arahaka, en Naniwa, aunque en el Sh610ku Taishiden hoket.suki (Nota suplementaria
sobre la biografía de Sh6toku Thishi) y en el Shuennoji goshuin engi (El origen del
Shitennóji). se dice que el templo fue construido originalmente en la orilla Este del
Thmazukuri y después transportado a Arahaka. Supuestamente el templo inicialmente
contruido en Thmazukuri era de estructura simple, probablemente construido mediante
la remodelaci6n de una casa existente, propiedad de algl1n miembro de la familia
Mononobe. Por el contrario, el templo reconstruido en Arahaka era un edificio de escala
completa, y quizá por tal razón se dice en el Nihon shoki que el Shitennoji fue construido
"por primera vez'! en Arahaka en el primer año del reinado de la Emperatriz Suiko.
El doctor Ienaga Saburo sostiene en su libro Nihon BukkyOshi (Historia del Budismo
Japonés) (Hozókan, 1967), que la tradición que señala que el príncipe Shotoku
construyó el Shitenn6ji, fue inventada en una época posterior como resultado de la
veneración por Shotoku 'Dlishi, basándose en que la fe en el Shitenn6 o los Cuatro Devas,
llegó a prevalecer en Japón solamente después de la introducción del Konkó myókyó
(CJún-kuang-ming-ching = SuvaT1}aprabhása-sütra) durante el reinado del Emperador
Thnmu (631 (o 622)-686). Sin embargo, a juzgar por el hecho de que el templo dedicado a
los Cuatro Devas (Ssu-t'ien-wang-su) fue erigido en Chang-an ya en 560 porTh -na-ch üeh-
to como consecuencia del decreto imperial del Emperador Ming de la dinastía Chou
(véase tambiénHsükao-seng-chuan 2), es concebible el que la fe en Shitennó o los Cuatro
Devas fue introducida al Japón antes de la Introducción de las escrituras relacionadas
con dicha fe.
2 Existe también la opinión de que la imagen de Yakushi Nyorai en el templo
Hóryiiji no corresponde al reinado de la Emperatriz Suiko, con base en el contenido y
estilo de escritura de las inscripciones de la aureola y el estilo de la imagen. El Doctor
lenaga SaburO afirma, basándose en las inscripciones, que "La fe budista del príncipe, a
diferencia de la fe mágica de los Soga, que tenía que ver primariamente con la curación
de enfermedades y rezos para pedir la lluvia, se centraba en la aceptación de las Leyes
Verdaderas (shóbó = sad-dhanna); es, por tanto, poco factible que el príncipe mismo
se hubiese preocupado por quehaceres de inspiración mágica tales como la erección de
imágenes y templos para la curación, como lo señala la inscripción" (Nihon Bukky6shi
1, p. 86). Se puede decir que el punto de vista del Doctor Ienaga tiene en cuenta la fe y
pensamiento budista del príncipe de sus últimos años, sin considerar la evolución gradual
de su fe.
Hay algunos otros que argumentan que es pura ficción la historia de la decisión del
Emperador Y6mei de erigir una imagen de Yakushi Nyorai, y que la estatua de Yakushi
Nyorai en el H6I)'Üji fue colocada después de la época del Príncipe Sh6toku, basándose
para ello en la idea de que la fe en Yakushi no se daba aún ni en el continente ni en
Japón, y que sólo vino a prevalecer en la era Hakuho. Sin embargo, de acuerdo con
el doctor 1Sukamoto Zenryü, Shina Bukkyóshi kenkyü Hokugi-hen (p. 469), existen en
las grutas de Lung-men estatuas de Miroku (Maitreya), Kannon (Avalokitesvara), y de
Yakushi erigidas por una monja llamada Seng-ta y dedicadas al emperador, al sacerdote
130
de la monja, y a sus parientes. A juzgar por el año Hsiao-chang 1 (525) grabado en las
inscripciones de estas estatuas, se concluye que la fe en Yakushi existía desde tiempos
muy remotos y ya había sido introducida en Japón en la época del príncipe Shotoku.
3 Se construyeron templos privados (ujidera) principalmente para que las familias
pudieran orar por el reposo de sus antepasados y por el bienestar y prosperidad de
los miembros de la familia, pero probablemente también se pretendió demostrar con
ellos poderío y posición. En todo caso, la difusión de esta práctica puso fin a la antigua
costumbre de los montículos funerarios (kofun).
4 No hay, ni en el Nihon shold ni en el HólJ teisetsu, descripción alguna de la
construcci6n del tiempo Hóryüji. Sin embargo, en el Shoki se relata que la Emperatriz
Suiko, en el décimocuarto año de su reinado, le obsequió al Príncipe Sh5toku cien cM
(una hectárea) de campos arroceros en Harima, en señal de aprecio por las pláticas que
éste le había dado sobre las escrituras budistas, y que dichos campos fueron donados al
Ikaruga-dera (H5ryüji). Este relato, así como la inscripción en la aureola de la imagen de
Yakushi Nyorai en el HOl)'Üji, que señala que el templo se erigió en el año de hinoto·u
(el décimoquinto año del reinado de Suiko), sugiere que el templo fue construido por esa
época. Se hace notar, sin embargo, que lo que aquf se llama H6ryüji se refiere en realidad
al \V3kakusa Garan, el edificio original, al que probablemente en la epoca del príncipe ya
lo llamaban Ikaruga-dera de acuerdo con el nombre del lugar.
5 El templo Hok5ji fue construido segt'in un plano en el que el recinto kondó rodea
el stupa por el Este, el Oeste, y el Sur, pero en el caso del Shitennoji y el Ikaruga-dera,
la puerta central, el stupa, y el recinto kondO se encuentran en una misma línea recta.
El profesor Uehara Kazu sostiene que estos dos t'iltimos templos fueron construidos casi
al mismo tiempo, porque las tejas redondas de los aleros excavados en el Shitenn6ji y
en la ubicación anterior del \V3kakusa Garan tienen la misma forma de fiar de loto de
ocho pétalos y por lo tanto fueron hechas con el mismo molde (Uehara, Shótoku Taishi,
Sansaisha 1969, p. 28).
6 El Liang-shu, chüan 3 y el Kuang Hwrg-ming chi, chüan 19, relatan que el
Emperador Wu de la dinastía Uang, daba pláticas sobre las escrituras budistas.
7 El texto del primer artículo: "Se debe valorar la armonía, y se debe evitar la
oposici6n insensata. Influye en todos los hombres el sentimiento de c1asej pocos son
inteligentes. Por lo tanto, hay quienes desobedecen a sus señores y a sus padres, o se
involucran en pleitos con las aldeas vecinas. Pero cuando los de arriba y los de abajo
viven en armonía y amistad, y existe concordia en la discusión de los negocios, todo se
desarrolla espontáneamente hacia su verdad. Entonces ¿qué cosas nose pueden lograr?"
(La Constituci6n de Diecisiete Artículos del Príncipe Shotoku, traducida por Hajime
Nakamura en Prince Shótoku and Shitermóji Temple, Osaka, El H6sankai del Thmplo
Shilennoji, 1970, pp. 30-33).
8 El texto del segundo artículo: ''Venera sinceramente los Tres Thsoros -Buda, la Ley
y el Sacerdocio-, el 11ltimo refugio de toda clase de seres generados, los objetos supremos
de la fe en todos los países. ¿Qué hombre, en qué época, puede dejar de venerar esta Ley?
Hay pocos hombres totalmente malos. Se les puede enseñar a obedecerla. Pero si no se
acogen a los 'Ifes Thsoros, ¿cómo puede su maldad ser corregida?" (Nakamura, ihid.).
9 Hajime Nakamura, "Sh6toku Th.ishi no goseishin to kongo no sekai" (El espíritu de
Shotoku Th.ishi y el otro mundo), en Mochizuk.i Kazunori (ed.), Rekishi no nagare (Sogo
Rekishi Kenkyükai, 1964).
10 Th.mbién se encuentran algunas Uneas parecidas a éstas en el Hokke gisho, cuando
el Príncipe Sh6toku predica que el método del bosatsu (bodhisattva) es "corregirse uno
primero si se desea corregir a otros" (AnrakugyO han), y "Si uno se gobierna a sí mismo,
131
y domina lo que es correcto, podrá naturalmente corregir a otros" (Fugen kanpatsu hon).
Estas palabras del Príncipe ShOtoku, que no se encuentran en el Fa-hua-i-chi de Fa-yüan,
modelo (hongi) delHokke gisho, son muestra de los verdaderos sentimientos del príncipe.
11 El doctor Akira Fujieda dijo en su artículo, "Hokuch6 ni okeru ShOmanClo
no roden" (La difusión del SMng-man-ching en la Dinastía del Norte) (TiJhi> GakuhO
Kyoto, 40), que el SMng-man-ching shu descubierto en Thn-huang (rollo Nai 93) fue el
modelo (hongi) para el Shomangyo gisho del Príncipe Sh6toku, y que tanto el original
como el manuscrito son del periodo de la Dinastfa del Norte. Sin embargo, yo pienso
que el ShbJg-man-ching shu fue escrito en el periodo de la Dinastía del Sur, y que fue
compilado por Séng Min (467-527), uno de los tres principales sacerdotes de la dinastía
Liang. Hago un análisis detallado de esta cuestión en mis trabajos anteriores, "lbnk6
hakken noShomangyo sho (Nai 93) to ShOmanClo gisho to no hilcaku kenkyú" (Un estudio
comparativo del Sh2ng-man-ching shu descubierto en Thn-huang y el ShomanClo gisho)
(1) (2) (Indogaku Bukkyiigaku Kenkyü 36 Y 37), Y ShOmang¡ii gisho no hongi no gakkei
ni tsuite" (Acerca de la escuela a la que pertenece el modelo del ShomanClo gisho)
(Shitenniiji Joshi Daigaku Kiyii 2).
12 En su estudio Toyo shisoshi kenkyu (Estudio sobre la historia del pensamiento
oriental), Shoseki Bunbutsu Ryütsükai,lbkyo,l961, el doctor Fukui Kojun pone en duda
la autenticidad del lúimaClo gisho, pues supone que la obra "Po-hsing", mencionada en
la línea del comentario que reza: "Se dice en el que aun un tonto, si tiene una
virtud, puede ser maestro de los sabios", se refiere al Po-hsing-chang de Th Chéng-lun de
la Dinastía T ang, obra que fue escrita mucho después de la época del Príncipe Sh6toku.
Sin embargo, yo pienso que sería más adecuado decir que el "Po-hsing" se refiere al Po-
hsing chbJ de Tho Héng, de acuerdo con la opini6n del profesor Nait6 13,tsuo. Y aun en
ese caso no se debe considerar que la Unea de referencia es una cita tomada directamente
por el Príncipe Sh6toku del Po-hsingchbJ, sino que ha sido sacada por él del material que
utilizó para su comentarlo. Si se comparan el Shomangyo gisho y el Shhzg-man-ching shu
(Nai 93), se observa que las palabras citadas provenientes delKonko.myokyo (Chin-Kuang
ming-ching = Suvaf1)aprabhasa-sutra). JüjiClo (Shih-ti-ching = DashahÜ1nika-sütra), Lun-
yü, ete., son todas citas secundarias tomadas del Sbeng-man-ching shu. La opinión del
doctor se basa en la suposición de que las citas en los tres comentarios del príncipe
fueron saCadas por él directamente de la fuente original, pero como ya hemos visto, ése
no fue el.'Caso, aunque anteriormente se creyó que lo había sido.
13 En su obra "Gyobutsu Hokke gisho no sengo", (La designación del Hokke
gisho como propiedad imperial) (incluida en Indotetsu-gaku no shomando;, Vi Hakuju
Hakase Kanreki Kinen Ronbunshü, Iwanami Shoten,1951), el doctor Hanayama Shinsh6
considera que la fecha de la interpolación es aproximadamente el año 761 (Thnpy6-Hoji
S) y 772 (H6ki 3).
14 El texto del artfculo diez: "Dejemos de encolerizamos, y abstengámonos de
las miradas coléricas. No tengamos resentimiento sólo porque otros se oponen a
nosotros. Cada persona tiene su propio modo de pensar, cada coraz6n su propio
saber. Pueden considerar equivocado lo que nosotros consideramos correcto. Ni somos
incuestionablemente sabios, ni ellos son sin lugar a dudas tontos. Ambos somos
simplemente hombres comunes. ¿Quién es tan sabio que pueda juzgar cuál de nosotros
es bueno o malo? Pues todos somos sabios y tontos alternativamente, como un anillo que
no tiene principio ni fin. Por lo tanto, aunque otros puedan darnos ocasión de enojo,
temamos nosotros a nuestras propias fallas, y aunque estemos seguros de estar en lo
cierto, comportémonos en armonía con todos los demás. (Nakamura, ibid.).
132
133
Étienne Lamalle Foto: Vandennolle
134
Buda, Dharma, Sangha:
La Triple Joya del Budismo
según Nagarjuna*
Étienne Lamotte**
E
n el curso de una historia más de dos veces y media
milenaria, las posiciones filosóficas del Budismo han
a menudo variado. El Pequeño Vehículo! se escindió en
dieciocho sectas; el Gran Vehículo
2
ha visto oponerse la
escuela de la Vaciedad a la Escuela de Sólo-la-mente y,
por sus tendencias monistas y ritualistas, el Vehículo del
Diamante
3
se separó netamente de los dos precedentes .
.. Esta ponencia fue presentada en la Primera Conferencia Sino16gica Internacional
que tuvo-'lugar en Hwa Kang, Yang Ming Shan, 'Thipei, en Agosto 26
M
30, 1968.
(Incluimos en este número de la REB la traducción española de dicha ponencia,
realizada por Fernando Tola y Carmen Dragonetti a partir del original francés "Le 'lliple
Joyao du Bouddhisme seloo Nagiirjuna", contenida en una separata de la revista Chinese
Culture, Vol. X. No 2, Junio 1969, pp. 6-19. Señalemos que con excepción de las dos notas
precedidas por asteriscos y de las notas nlimero 5 y nt1mero 6, todas las restantes son notas
agregadas por los traductores.
Con posterioridad a la redacción de esta ponencia Lamotte llegó a la conclusión de
que el Gran Tratado de la Vutud de Sabiduria (Mahiiprajñapáramitopadesha), sobre el cual
basa su exposición, no es obra auténtica de NagaIjuna. O. Le Traité de la Grande Vertu
de Sagesse, lbmo II, pp. XXXIX-XL Y pp. 1370 Y 1375 en nota, y lbmo IV, pp. XII-XIV,
publicados respectivamente en 1949 y 1976 en Lovaina. No obstante este hecho, para el
propósito de esta sección de laREB, que es esclarecer conceptos budistas fundamentales,
la ponencia de Lamotte conselVa todo su valor, por la información que proporciona y por
la belleza, altura y claridad de su expresión.)
•• Profesor de la Universidad de Lovaina, Miembro de la Academia Real de Bélgica.
(Ver en la sección Notas breves una información más amplia sobre Monseñor Étienne
Lamotte, el eminente budólogo belga.)
135
Ya sean de orden doctrinario, disciplinario o filosófico,
estas divergencias no revelan, a los ojos de los budistas, una
importancia muy grande. Buda mismo ha dado ejemplo de
tolerancia al recomendar a sus discípulos no admitir sino
"aquello que ellos habían reconocido y comprendido por
sí mismos".
Pero, por muy opuestos que sean sus puntos de vista, los
budistas están animados de una fe lúcida en lo que respecta
a su Triple Joya: Buda" el Dharma, el Sangha. Buda es el
Gran Sabio que ha visto las verdades; el Dharma es la Ley
o la Doctrina predicada por él; el Sangha es la Comunidad
de religiosos fundada por obra de él.
Desde sus orígenes hasta nuestros días, las ceremonias
de iniciación y de ordenación comienzan obligatoriamente
con esta declaración solemne, repetida tres veces: "Tomo
refugio en el Buda; tomo refugio en el Dharma; tomo
refugio en el Sangha". Y Buda recomendó a sus discípulos
rememorar cada día, con espíritu de fe, esta Triple Joya.
Simbolizados por el tridente en los monumentos figura-
tivos, Buda, Dharma y Sangha son las tres nociones básicas
del Budismo. Es importante, pues, para todo historiador de
las religiones, hacerse una idea exacta de ellas.
Para definir a estas tres Joyas, los textos canónicos más
antiguos se han servido de fórmulas estereotipadas que
no han sufrido a lo largo de los siglos ningún cambio.
Su concisión es tal que ellas no pueden ser comprendidas
sin explicaciones. Éstas han sido proporcionadas por una
cantidad de doctores y de exégetas y especialmente por
Buddhaghosa, el representante más calificado del Budismo
cingalés, que les consagra todo un capítulo de su célebre
obra: "La marcha hacia la pureza" (V/Suddhi-rnaggays.
Buddhaghosa se sitúa en el siglo V de nuestra era. Pero
un comentario más antiguo y más detallado concerniente a
la ltiple Joya figura ya en el "Gran Tratado de la Virtud
de Sabiduría" (Maháprajñá-párarnitopadesha)6 compuesto
136
en el Noroeste de la India en el siglo IV de nuestra
era. La tradición de Cachemira lo atribuye a Nagarjuna,
fundador de la escuela mahayanista Madhyamaka, pero
algunos historiadores quieren ver en ella una obra colectiva
compuesta por alumnos de Nagarjuna convencidos como
este último de la Vaciedad universal y aún nutridos por la
tradición del Pequeño Vehículo.
Por desgracia, el original indio del "Gran Tratado de la
Virtud de Sabiduría" se ha perdido y la obra es conocida
solamente por una única versión china, el Ta-tche-tou-louen,
realizada en Tch'ang-ngan, del 402 al 404, por el célebre
traductor sinoindio Kumarajiva.
Es en esta versión que yo me inspiro aquí para definir el
estado de espíritu de los budistas en lo que respecta a su
Triple Joya.
l. Buda
1. Sus diez apelaciones sinónimas
En los viejos textos canónicos, Buda es designado con
diez apelaciones que tienden a poner de relieve su ca-
lidad trascendente: 1. Tathagata; 2. Que tiene derecho
(Arhat)1; 3. Correctamente y completamente IluminadoS
(sa'!lyaksal!lbuddha); 4. Dotado de las ciencias y las prácti-
cas (vidyacaraIJasampanna); 5. Bien Encaminad0
9
(Sugata);
6. Conocedor del mundo (lokavid); 7. Supremo conduc-
tor de aquellos seres que deben ser controlados que son
los hombres (anuttarapulWfadamyasarathi); 8. Instructor de
dioses y de hombres (slista 9. Buddha;
10. Bhagavant.
1. El primer epíteto, el de Tathagata, el más frecuente-
mente empleado, permanece aún rodeado de oscuridad al
punto que algunos historiadores se preguntan si él es de
137
origen indio. Es sin embargo por medio del Sánscrito y del
Piili que los exégetas budistas han intentado explicarlo. En
Tatha-gata, tatha significa "así, de la misma manera", y gata
(de la raíz GAM) quiere decir "ido", "encaminado".
Siendo así, el Buda Shiikyamuni que apareció en la India
en el siglo VI antes de Cristo habría llegado al despertar
espirituaPO y al NirvalJa de la misma manera que los Budas
que lo precedieron en el tiempo.
Pero, junto a Tatha-gata, se ha propuesto la variante
Tatha-gada, de la raíz GAD "hablar". En este caso sería ne-
cesario comprender que Shiikyamuni, el Buda del presente,
habló o enseñó de la misma manera que sus antecesores.
De todas maneras, el epíteto en cuestión intenta situar a
Shiikyamuni dentro del linaje de los Budas anteriores que
alcanzaron todos ellos el despertar espiritual y, después de
haber predicado la Doctrina, entraron en el Nirviil)a.
En las versiones chinas y tibetanas Tathagata es traducido
respectivamente por Jou-lai y De-bzhin-gcegs-pa, "así ido".
2. Buda es también uno Que tiene derecho, pues sus
inmensas cualidades le dan derecho al respeto universal.
3. Es también Correctamente y completamente fluminado,
pues él conoce todas las cosas en su verdadero carácter. Lo
que importa es saber en qué consiste el verdadero carácter
y esto es lo que discuten los doctores.
4. Esta omnisciencia resulta de dos factores: la triple cien-
cia adquirida por Buda durante la noche de la Iluminación
y las buenas prácticas acumuladas durante innumerables
existencias. La triple ciencia consiste en el recuerdo de sus
existencias anteriores, el conocimiento de la muerte y el na-
cimiento de los seres, y la certeza de haber destruido para
siempre las impurezas, es decir, los apegos por el mundo.
Las buenas prácticas no son otra cosa que la perfección
de los actos corporales y vocales. De esta manera Buda
está Dotado de las ciencias y de las pr{¡cticas.
5. Ciencias y prácticas son como las dos ruedas de un
138
carro y Buda que dispone de ellas va derecho por su camino.
Es por eso que es Bien Encaminado.
6. Él es también el Conocedor del mundo, del mundo del
dolor, pues al despertarse a las Cuatro Verdades Santas, él
descubrió el dolor, su origen, su destrucción y los medios de
su destrucción.
7-8. Es por eso que le es fácil conducir a los hombres
por los caminos de la salvación más apropiados a sus
disposiciones naturales y él enseña a todos los seres, dioses y
hombres, a liberarse de las pasiones inherentes a sus esferas
de existencia. Él es entonces el Supremo conductor de
aquellos seres que deben ser controlados que son los hombres
y el Instructor de dioses y de hombres.
9-10. Los dos últimos epítetos, el de Buddha y el de
Bhagavant, "Bienaventurado", "Señor", son claros por
sí mismos. El Buddha se ha despertado por sí mismo a la
verdad y participa de la felicidad de la liberación.
2. Los milagros del nacimiento
Como sus predecesores, Shakyamuni, el Buda del presente,
proviene de un alto linaje y nació en una sabia y poderosa
familia india. Al nacer fue acogido por las divinidades de
las esferas superiores e inferiores, la tierra tembló de seis
maneras y un gran resplandor llenó el universo. Apenas
nacido, Buda se levantó e hizo siete pasos en las cuatro
direcciones, proclamando: "Yo soy el primero del mundo,
yo soy el mejor del mundo, yo soy el hijo mayor del mundo.
Éste es mi último renacer; no habrá más desde ahora para
mí una nueva existencia".
Su cuerpo estaba adornado con las treinta y dos marcas
físicas del "Gran Hombre": plantas del pie bien apoyadas
y marcadas con el signo de la rueda, etc. Recompensas
de méritos acumulados durante cien períodos cósmicos,
139
tales marcas sólo aparecen en niños destinados a reinar
sobre el universo entero o a convertirse un día en un
Buda perfectamente iluminado. Son tan completas que los
hombres no se cansan de contemplarlas.
3. Los cinco elementos de la santidad
Con todo, cuando el budista toma refugio en el Buda, no es
en su persona física, por muy perfecta que sea. Producido
en razón de la retribución de los actos, nacido de padre y
madre, todo cuerpo material está prometido a la muerte y
destinado a la corrupción. Descuidando pues este "cuerpo
de podredumbre", el asceta se adhiere de preferencia a
los elementos puros que constituyen la santidad de Buda.
Son cinco: 1. moralidad; 2. concentración del espíritu; 3.
sabiduría; 4. liberación; 5. saber y visión de la liberación.
1. En Buda, como en los santos, la moralidad no es
un atributo innato que le pertenezca por naturaleza y por
derecho; es una cualidad adquirida con grandes esfuerzos
en el curso de innumerables existencias desde el momento
en que hace el voto de convertirse en un Buda. Para
purificarse a sí mismo y por compasión por los seres, se
ha abstenido de todo acto capaz de dañar a otro: pecados
del cuerpo, como dar muerte a seres vivos, el robo, y la
lujuria; pecados de la palabra, como la mentira, la calumnia,
la expresión injuriosa y la expresión vana; pecados del
pensamiento, como la codicia, la maldad y la aberración
mental. No por ser adquirida y no innata es esta moralidad
menos perfecta.
2. Absteniéndose del pecado, el Buda ha purificado y
agilizado su pensamiento con una larga práctica de concen-
tración del espíritu. En la etapa final actúa como maes-
tro con los éxtasis (dhyiina) y con las concentraciones
(samiipatti) en el curso de los cuales el pensamiento, redu-
ciendo gradualmente su funcionamiento, accede a voluntad
140
a las esferas del mundo material sutil y del mundo inmate-
rial, liberándose al mismo tiempo de las pasiones inherentes
a estas esferas y que podrían retenerlo prisionero.
Es imposible conocer el pensamiento de un hombre en el
momento de la concentración y, con mayor motivo, aquél
de un Buda que se encuentra siempre en concentración.
Pero es posible comprobar los efectos maravillosos de esta
concentración y los poderes sobrehumanos que de ella
derivan.
Entre los prodigios más espectaculares es necesario
mencionar aquél de la multiplicación de los Budas ficticios
realizada por Shiikyamuni en Shravasti y en muchos otros
lugares.
Del cuerpo de Buda y de los poros de su piel, emergie-
ron rayos de luz que, en las diez regiones del espacio, ilu-
minaron universos tan numerosos como las arenas del Gan-
ges. De cada uno de estos rayos surgieron flores de loto con
siete piedras preciosas y mil hojas. Sobre cada una de es-
tas flores había un Buda sentado. Cada uno de estos Budas
lanzó innumerables rayos. De cada uno de estos rayos sur-
gieron otras flores de loto con siete piedras preciosas y mil
hojas. Sobre cada una de estas hojas había un Buda sentado.
Todos estos Budas llenaban, en las diez regiones del espa-
cio, universos tan numerosos como las arenas del Ganges y
convertían a los seres: unos predicaban la Ley, otros guarda-
ban silencio, otros se paseaban, otros en fin, realizando pro-
digios de magia, lanzaban alternativamente agua y fuego.
Con estos múltiples medios salvíficos, ellos convertían a los
condenados, a los lémures, a los animales, a los hombres y
a los dioses repartidos en las diez regiones.
Tales son los prodigios que derivan normalmente de la
disciplina mental.
3. Basada sobre la moralidad y estimulada por la me-
ditación, la sabiduría de Buda es perfecta. Durante innu-
merables períodos, incalculables, no existe ninguna ciencia,
141
ningún saber que él no haya cultivado. Una larga y paciente
búsqueda le ha permitido descartar los juicios de los hom-
bres vulgares y encerrarse en un perfecto relativismo.
Thnto desde el punto de vista moral como filosófico, él
ha encontrado el justo medio entre los puntos de vista
extremos que son el laxismo y el rigorismo, la creencia en
la existencia y la creencia en la inexistencia. Sólo él ha
penetrado a fondo en la total ausencia de características de
los seres y de las cosas: nada es eterno o transitorio, finito
o infinito, móvil o imnóvil, existente o inexistente, impuro o
puro, sometido a la causalidad o al margen de la causalidad,
sometido al nacimiento o a la destrucción, vacío o no vacío.
La ausencia total de características alcanza las dimensiones
del espacio y, como el espacio es ilimitado, el saber de un
Buda no tropieza con ningún obstáculo. Su sabiduría es más
que un simple saber, es una fuerza de infinitas aplicaciones.
4. Durante la noche de la Iluminación, Buda realizó la
Liberación perfecta. Mediante la visión de las verdades,
eliminó todo error concerniente al mundo del devenir
y triunfó sobre los errores que consisten en considerar
como eterno lo que es transitorio, como placentero lo
que es doloroso, como puro lo que es impuro y como un
Yo lo que no es un Yo. Siendo estas nociones opuestas
correlativas, basta que una de ellas no exista para que su
contraria desaparezca por ese solo hecho. La supresión de
la afirmación y de la negación es la visión correcta de las
cosas, que pertenece como algo propio al Buda y que fue
comunicada por él a sus discípulos.
Mediante la meditación de esta verdad, Buda ha des-
truido las pasiones que, en la tarde de su meditación, lo
ligaban aún a la esfera superior de la existencia. Destru-
yendo el doble obstáculo que mantiene a los seres en la
transmigración dolorosa, a saber, el obstáculo al saber y el
obstáculo que consiste en las pasiones, Buda ha accedido a
la Liberación sin obstáculo, al NirvaI)a.
142
5. Hay santos que, habiendo llegado ellos también a la
liberación, no se dan cuenta de ello. Ése no es el caso
de Buda que, apenas liberado, posee el Saber y la visión
de la liberación. Sabe que sus impurezas están destruidas
y que ya no se reproducirán, pues definitivamente él ha
reconocido al dolor, ha abandonado su origen, ha realizado
su destrucción y ha cultivado el camino de su destrucción.
En una palabra, ha pasado del mundo condicionado del
dolor, al incondicionado del Nirviil)a, que no es otra cosa
que la ausencia de dolor. Darse cuenta de ello es gozar de
la felicidad del Nirviil)a.
Dueño de esta experiencia, Buda sabe cómo hacer
participar de ella a aquellos que sufren todavía en los
caminos de la transmigración. Conoce a aquellos que
pueden ser salvados y los medios que hay que utilizar para
salvarlos: consejos, exhortaciones, reprimendas, milagros,
etc. La gama de los medios salvíficos desplegada por Buda
es tan variada como sensata.
La omnisciencia de los Budas tiene esto de particular:
que está asociada a la Gran benevolencia. Los santos, ellos
también practican, para con los seres felices o desdichados,
meditaciones de benevolencia y de compasión, pero sólo
son ejercicios platónicos que tienen como único resultado
purificar su propio pensamiento sin traer consigo ningún
otro efecto tangible. La gran benevolencia de los Budas es
eminentemente útil a los seres.
Por una suprema paradoja, el Buda, que en su omniscien-
cia ya no ve ni seres ni cosas, es llevado por su benevolencia
y su compasión a salvar a todos los seres. Tres veces durante
el día y tres veces durante la noche, considera al mundo pre-
guntándose a quién podría él sacar de la ruina para estable-
cerlo en la liberación. Una estrofa dice: "El océano, morada
de los monstruos marinos, podría pasar por encima de sus
bordes, pero, para sus hijos que él ha de convertir, jamás el
Buda dejaría pasar el momento".
143
11. El Dharma o la Doctrina
La segunda Joya, tenida por los budistas en particular
veneración, es el Dharma, la Doctrina o, como se traduce
generalmente, la Ley enunciada por Buda y aprobada por
su sello.
Poco tiempo antes de su Nirviil)a, Buda había dicho a su
discípulo Ananda que después de su completa desaparición,
no podría ya contar con él: ' ~ partir de ahora, después de
mi muerte, le dijo, sed para vosotros mismos vuestra propia
isla y vuestro propio refugio; no busquéis otro refugio; que
el Dharma sea vuestra isla y vuestro refugio; no busquéis
otro refugio".
Por otro lado, Buda no designó un sucesor; fundó una
orden religiosa, pero no la organizó como sociedad jerar-
quizada, depositaria de su enseñanza y continuadora de su
obra. Una vez desaparecido Buda, sus discípulos constata-
ron: "No hay un monje especial designado por Buda o ele-
gido por la Comunidad y designado por los Ancianos y los
religiosos para ser nuestro refugio después de la muerte de
Buda, al cual podríamos recurrir a partir de entonces. Sin
embargo, no estamos sin refugio, tenemos un refugio, tene-
mos al Dharma como refugio".
, En los orígenes por lo menos, Buda no encarna todavía
la Ley que ha descubierto y que ha dejado como herencia:
"Yo no he creado el Dharma, dice, y tampoco lo ha creado
otro. Aparezcan o no Budas en el mundo, la naturaleza de
las cosas, la subsistencia de las cosas permanece estable".
Desde cierto punto de vista, el Dharma es superior a Buda:
inmediatamente después de su Iluminación, Shakyamuni,
que se había retirado bajo la higuera del Pastor de Cabras,
tuvo la siguiente reflexión: "Está mal quedarse sin tener a
nadie a quién estimar y respetar. ¿Cuál es pues el religioso
o el brahmán que yo podría honrar, respetar y servir?".
No encontrando en el mundo a nadie que fuese superior
144
a él, decidió dedicarse al Dharma que él mismo había
descubierto, para honrarlo, respetarlo y servirlo.
El Dharma se confunde con la palabra de Buda "buena
en el comienzo, en el medio y en el fin; su sentido es bueno,
su letra es buena; ella es homogénea, completa y pura;
la conducta santa se revela en ella". En sus declaraciones
solemnes los budistas proclaman que "entre las doctrinas
inventadas o no, la ley del renunciamiento predicada por
Buda es la mejor de todas".
Su veracidad no puede ser puesta en duda, pues, se
nos dice, durante el intervalo que va desde la noche en
que el Tathagata alcanzó la Iluminación Suprema hasta
la noche en que entró en el NirvaI)a, todo lo que él ha
dicho, declarado y enseñado, es verdadero y no falso. Su
palabra permanece eternamente: "El cielo caerá con la luna
y las estrellas, la tierra se levantará hacia los cielos con las
montañas y los bosques, los océanos se secarán, pero los
Grandes Sabios no dicen nada falsamente". La palabra de
Buda se distingue por cuatro caracteres: está bien dicha y
no mal dicha; es útil para la salvación y no contraria a la
salvación; es agradable y no desagradable; es verdadera y
no falsa.
El gran emperador Ashoka que fue el primero en realizar
la unidad de la India en el siglo In antes de nuestra era,
grabó en sus edictos la fórmula lapidaria: "Todo lo que
dijo el Buda bienaventurado está bien dicho". Más tarde
los exégetas del Gran Vehículo darán vuelta a la fórmula
y proclamarán: "Todo lo que está bien dicho ha sido dicho
por Buda": era abrir nuevos campos a la exégesis.
Para conmemorar al Dharma, los budistas utilizan la
vieja fórmula canónica según los términos de la cual la
Ley está bien dicha, obtiene su retribución en la existencia
presente, no depende del tiempo, invita a que se la examine,
conduce a la meta y puede ser personalmente conocida
por los sabios. El Gran 'Iratado de la Vu1Ud de Sabidurfa,
145
en el cual nos inspiramos ahora, permite comprender estas
fórmulas.
1. El Dharma está bien dicho en cuanto se conforma a la
doble verdad en la cual se debe inspirar toda sana doctrina:
la verdad convencional (sar¡'IVI:tisatya) y la verdad absoluta
(paramarthasatya). Algunas frases de Buda adoptan las
formas humanas de razonar y de expresarse y sólo tienen
valor provisorio; otras, por el contrario, van directamente
a lo absoluto y deben ser tomadas al pie de la letra.
Hablar siempre a la manera de los hombres sería vano;
hablar sólo de lo absoluto sería condenarse a no decir
nada. Conformándose a la vez a la verdad convencional
y a la verdad absoluta, la doctrina budista escapa a la
incomprensión de los necios y a la condena de los sabios.
Es, así, irrefutable.
Más aún, siguiendo siempre el "camino del medio" entre
las posiciones filosóficas extremas, descartando por igual
el laxismo y el rigorismo, el realismo y el nihilismo, la
enseñanza de Buda no ofrece el flanco a ninguna crítica.
De ahí esta estrofa de Nagarjuna:
Todo es verdadero, todo es falso,
verdadero y falso a la vez;
ni falso ni verdadero a la vez:
tal es la enseñanza de Buda.
2. El Dharma les asegura a sus adeptos una recompensa
en la existencia presente. Quienquiera que observe la mo-
ralidad pura está libre de remordimientos, disfruta de las
delicias de la Ley, experimenta a la vez un bienestar corpo-
ral y una alegría espiritual; muy pronto su pensamiento se
concentra y llega al conocimiento de acuerdo con la verdad.
Conocer el mundo es desapegarse de él. El desapego ase-
gura la liberación, la calma, el Nirviil).a. Es por eso que el
Dharma da sus frutos en la existencia presente.
146
3. El Dharma es independiente del tiempo en el sentido
de que cualquiera que lo pone en práctica llega necesaria-
mente a la meta, al Nirviil)a. Normalmente es sólo después
de una larga serie de esfuerzos realizados durante nume-
rosas existencias, que se llega finalmente al Nirviil)a. Pero
no es de eso de lo que se trata aquí: desde el momento en
que las condiciones de la salvación han sido cumplidas, la
salvación es obtenida. En este sentido el Dharma es inde-
pendiente del tiempo y de las circunstancias.
4. El Dharma que ha definido el camino de la salvación
conduce al buen lugar, es decir al Nirviil)a. Por el contrario,
los sistemas heréticos, llenos de opiniones falsas, no reali-
zan jamás el fin supremo: en la hipótesis más favorable, lle-
van a sus adeptos a los paraísos, pero éstos sólo son por un
período de tiempo determinado, y, cuando la fuerza crea-
dora de los méritos acumulados se agota, los seres que pue-
blan los paraísos son arrastrados de nuevo en la ronda de
las existencias dolorosas y renacen bajo la forma de conde-
nados, de demonios famélicos o de animales. Pero el cre-
yente que se deja guiar por el Dharma llega al Nirviil)a con
la misma seguridad que una barca entregada a la corriente
del Ganges termina en el gran océano.
Según Niigiirjuna, existen dos clases de Dharma: 1. la pa-
labra de Buda tal como aparece en los textos memorizados
o escritos; 2. el sentido profundo de esta misma palabra.
1. Los textos budistas recogidos en el Tripitaka, la triple
Canasta de los textos doctrinarios, disciplinarios y exégeti-
cos, se distinguen por numerosas cualidades: profundidad,
claridad, seriedad, habilidad y utilidad. Profundidad, pues
ellos calan en el Carácter Verdadero de las cosas, que no
es sino una total inexistencia; serios, en cuanto se abstienen
devanas habladurías sobre problemas filosóficos insolubles;
claridad, por la manera de enfrentar y resolver las cuestio-
nes planteadas; habilidad, por la preocupación constante
de quedarse dentro del alcance de la inteligencia humana
147
y de las formas corrientes de hablar; utilidad, por fin, por-
que ellos conducen a la liberación y a la salvación.
2. En cuanto al sentido profundo de la Doctrina de Buda,
debe·ser buscado en las cuatro verdades santas predicadas
por el Maestro en Benares y a lo largo de todo su ministerio
público, verdades santas marcadas por el triple sello de la
Ley.
De acuerdo con los términos de las cuatro verdades
santas, todos los fenómenos psicofísicos de la existencia
-cuerpo, sensaciones, nociones, voliciones y conocimientos-
así como los mundos en que ellos se desarrollan, son tran-
sitorios y por consiguiente dolorosos, pues todo lo que pasa
o está destinado a pasar es doloroso. El origen del dolor
es el deseo o la pasión que vicia los actos y por un proceso
mecánico provoca una retribución, desencadenando así la
ronda de las reencarnaciones (transmigración). Existe sin
embargo un fin para el dolor, el cual escapa a las leyes de
la causalidad y trasciende toda forma de existencia e inexis-
tencia: es el Nirvar;Ia indefinible. Finalmente, Buda indicó el
camino que lleva al Nirval)a, o, más exactamente, los me-
dios de realizarlo. Son tres: la moralidad, la concentración
del espíritu y la sabiduría.
Estas cuatro verdades están marcadas por el triple sello
de la Ley: 1. Todas las cosas causadas son transitorias; 2.
todas las cosas causadas y no causadas son impersonales
(no son un Yo y no pertenecen a un Yo); 3. la calma es el
Nirvana.
El s'abio sabe que el mundo en su integridad se presenta
como una sucesión de producciones y de destrucciones
regidas por causas. Las formaciones que existían ayer no
existen ya hoy y aquellas que existen hoy no existirán
mañana. Las cosas que perecen instante a instante se
reproducen, bajo la acción de las causas, siempre iguales a
sí mismas, al igual que el fluir de un río o los momentos
sucesivos de la llama de una lámpara. Es por eso que
148
los profanos las consideran como entidades vivientes y
permanentes. El sabio, evitando tomar por permanente lo
que es transitorio, proclama la instantaneidad de todas las
cosas causadas: éste es el primer sello de la Ley.
El segundo sello plantea la tesis de la impersonalidad
de todas las cosas sin excepción. Sean ellas causadas o no
causadas, ellas no constituyen un yo, no pertenecen a un
yo. Por definición, las cosas causadas dependen de causas
y de condiciones. Ahora bien, todo lo que depende de
causas y condiciones no existe en sÍ, no existe por sÍ. Por
consiguiente, no hay en el interior de las cosas ningún yo
sustancial, ninguna entidad autónoma capaz de conocer y
de actuar.
En cuanto a las cosas no causadas, como el espacio y el
Nirval).a, ellas son, por definición, sin causas ni condiciones.
Por consiguiente, ellas no nacen y no perecen. No se puede
concebir en relación a ellas ni apego de pensamiento ni
error, y nadie piensa en tomarlas como un yo sustancial.
Finalmente, de acuerdo con los términos del tercer sello,
el Nirviil).a es calmo, pues el fuego de la triple pasión
-amor, odio y error- está extinguido en él. Considerando
que todas las cosas causadas son transitorias, el asceta no
siente sino desagrado por el dolor del mundo; si busca,
en las cosas causadas o no causadas, un Señor, entidad
soberana a la cual él se podría apegar como a su yo, el
asceta no la encuentra. Concluye así que todo es transitorio,
doloroso, vacío de naturaleza propia y de característica
esencial. Habiendo llegado a esa conclusión y no teniendo
ningún otro refugio, él toma refugio en la destrucción,
sinónimo de Nirval).a. La destrucción no es objeto de pasión,
pues ¿cómo amar u odiar o divagar sobre lo que no existe?
La ausencia total de pasión es la calma, el Nirviil).a.
Llevando el razonamiento más lejos, uno se puede
preguntar con Nagarjuna y su escuela si las cosas han
existido alguna vez. Naciendo de causas y condiciones,
149
ellas no existen por sí y no existen en sí: están vacías
de naturaleza propia y de caracteres específicos. Ahora
bien, cosas vacías que nacen de cosas vacías, en realidad
no nacen. Su aparente producción no es sino una no-
producción. El veredicto de la Sabiduría es decidir que "las
cosas no nacen, no son destruidas y sólo tienen una única
característica esencial,· a saber, la Ausencia de característica
esencial". El mundo del devenir es sólo un engaño; el
Nirval)a, la destrucción, ha sido alcanzado, por derecho
propio, desde siempre. La transmigración a través del
mundo de la existencia se confunde con un Nirvana total.
Frente a las vanas habladurías de los necios, la actitud de
los sabios es el silencio. Pero es demasiado poco no decir
nada, lo mejor es no pensar más. La supresión de la palabra,
el detenimiento del pensamiento, es la serenidad.
III. El Sangha o la Comunidad
Inventor de una doctrina de salvación, Buda fue además
el fundador de una orden religiosa y de una cofradía de
laicos, constituyendo las dos en sentido amplio el Sangha,
la Comunidad.
El Sangha comprende cuatro asambleas: los religiosos
mendicantes (bhikshu), las monjas (bhikshulJl), los herma-
nos laicos (upasaka) y las hermanas laicas (upasika).
Llamados a una vida de renunciamiento y de santificación
personal, los monjes y las monjas recorren, bajo el hábito
amarillo del religioso, el camino que conduce al Nirval)a.
Están sometidos a diez reglas que prohiben: 1. el dar muerte
a seres vivos; 2. el robo; 3. la impureza; 4. la mentira; 5.
las bebidas fermentadas; 6. la comida después de la hora
del mediodía; 7. la danza, la música, los espectáculos; 8. las
guirnaldas, los perfumes, los ungüentos; 9. lechos de lujo;
10. poseer oro y plata.
150
Todos los incumplimientos posibles e imaginables a estas
diez reglas están detallados y condenados en el reglamento
del Priitimoksha, que comprende alrededor de 250 artículos
para los monjes y 500 para las monjas. El ingreso a la orden
se hace en dos ceremonias distintas: la salida del mundo,
seguida generalmente por un noviciado, y la ordenación que
inaugura el estado religioso propiamente dicho.
Aunque permaneciendo en el mundo, los miembros de
la confradía laica se someten a la observación de la ley
natural, rodeando de veneración a los monjes y a las monjas
y aportándoles todo el sostén material deseable.
Si está bien practicada, la vida religiosa desemboca
directamente en el Nirvfu)a. Para los laicos, el Nirviil)a
es sólo una perspectiva lejana: de inmediato accederán a
buenos destinos en el mundo transitorio de los hombres y
de los dioses.
La tercera Joya en la cual los budistas toman refugio y
en la cual ellos están invitados a meditar frecuentemente es
el Sangha en sentido restringido: aquel de los hijos e hijas
de familia que abandonan el mundo para llevar la "vida sin
casa" y se esfuerzan con miras al Nirvfu)a. En una palabra,
la tercera Joya es el Sangha, constituido por la asamblea de
los religiosos.
Sus eminentes cualidades están condensadas en la vieja
fórmula canónica: "El Sangha fundado por el Buda biena-
venturado vive según la buena conducta, según la correcta
conducta, según la verdadera conducta, según la justa con-
ducta. Se compone de cuatro pares o de ocho grupos de
personalidades. Es digno de sacrificios, digno de ofrendas,
digno de limosnas, digno de ser saludado con las manos jun-
tas. Es el mejor campo de méritos del mundo".
Esto significa que el Sangha es santo, comporta diversos
grados de santidad, es digno de todos los homenajes y que
éstos son grandemente meritorios.
151
1. La Santidad del Sangha
Como lo hemos visto anteriormente, la santidad de Buda
deriva de cinco elementos puros: la moralidad, la concen-
tración del espíritu, la sabiduría, la liberación, el saber y la
visión de la liberación.
En Buda estos cinco elementos existen en estado per-
fecto; en los monjes miembros del Sangha son a veces im-
perfectos y a veces perfectos.
Todos los religiosos no son santos: la mayoría se esfuerza
por santificarse a sí mismos. Se les llama Shaiksha, aquellos
que "se ejercitan" todavía con miras a su perfeccionamiento
y tienden siempre hacia la meta.
Una minoría de religiosos ha realizado la santidad: son
los Arhats, "aquellos que tienen derecho a los homenajes"
o los Ashaiksha, "aquellos que ya no tienen que ejercitarse".
Asqueados del mundo, liberados de los errores y de las
pasiones, tienen plena conciencia de esta liberación y, al
igual que Buda, proclaman solemnemente: "Estoy liberado; .
todo nuevo nacimiento para mi ha sido aniquilado; la
santidad ha sido realizada; el deber ha sido llenado; ya no
habrá más retorno a este mundo".
La santidad de los Arhats es idéntica a la de Buda,
con esta diferencia: que Buda la alcanzó con sus propias
fuerzas, mientras que los Arhats llegan a ella siguiendo las
enseñanzas del Maestro.
Perfectos o no, todos los miembros del Sangha participan
por derecho o de hecho de la santidad. Es muy exacto decir
que el Samgha sigue la conducta buena, derecha, verdadera
o justa.
2. Grados de la Santidad en el Sangha
El Sangha se compone de cuatro pares o de ocho grupos
de personalidades. La vida religiosa comporta cuatro frutos
152
que el monje debe recoger uno tras otro en su largo camino
hacia el Nirviil)a: a medida que rompe los lazos que lo ligan
al mundo, el monje reviste la cualidad de aquel que entra
en la corriente del Nirviil)a (srotápanna), de aquel que sólo
retornará una vez a este mundo (saTa:dágllmin), de aquel
que no regresará más a este mundo, sino que aparecerá en
el mundo de los dioses y de ahí alcanzará el Nirviil)a
(anagamin) y finalmente de aquel que, habiendo alcanzado
la santidad, ya no renacerá en ningún lugar (arhat).
Srotiipanna, Salqdiigiimin, Aniigiimin y Arhat forman
así los cuatro pares de personajes. Y, como los cuatro frutos
de la vida religiosa son conquistados en dos etapas, etapa de
preparación y etapa de toma de posesión, los cuatro pares
de personalidades forman ocho grupos de personalidades:
los monjes candidatos para los cuatro frutos y los monj es en
posesión de los frutos.
3. El Sangha digno de veneración y de ofrendas
El monje es por definición un mendicante (bhikshu): no
puede poseer nada y el ejercicio de una actividad lucrativa le
está prohibido. Depende para subsistir de la caridad de los
fieles y su santidad le da derecho al respeto de los pobres
y a la generosidad de los ricos. Como retribución, debe
comunicar a sus benefactores la luz del Dharma.
Dirigiéndose un día a las asambleas de religiosos y laicos,
Buda les dijo con satisfacción: "Os rinden grandes servicios,
oh monjes, los brahmanes y los jefes de familia que os dan
vestidos, limosnas, asientos, lechos y remedios. Y vosotros
también les rendís grandes servicios cuando les enseñáis la
Doctrina y la vida pura. Es así que, gracias a vuestra ayuda
mutua, puede ser practicada la vida religiosa que hace
atravesar la transmigración y pone fin al dolor. Apoyándose
unos sobre otros, los jefes de familia y los hombres sin hogar
hacen prosperar la Buena Ley. Éstos están al abrigo de
153
la necesidad, pues reciben vestidos y lo demás; aquéllos,
habiendo practicado en este mundo la Ley, el camino que
lleva a los destinos buenos, gozan en el mundo de los dioses
en posesión de la felicidad".
4. El Sangha, campo supremo de méritos
En otros términos, la donación hecha al Sangha es extre-
madamente útil y beneficiosa. Según la perspectiva budista,
el mérito de la donación no proviene únicamente de la in-
tención del donante y del valor de la cosa dada, sino que
deriva, antes que nada, de la excelencia del beneficiario. El
beneficiario es el "campo de méritos" que hace fructificar
la limosna depositada en él.
En la escala de valores hay que distinguir cuatro clases
de campos de méritos según sea que el beneficiario de
la donación sobresalga por su estado, por su sufrimiento,
por su beneficencia o por sus cualidades. Así, es preferible
darle a un hombre más bien que a un animal, a los pobres
más bien que a los ricos, a los benefactores (familiares
y maestros) más bien que a desconocidos, a los santos
más bien que a los pecadores. Por la excelencia de sus
cualidades, el Sangha, comunidad de los santos, es el campo
supremo de méritos en este mundo.
La más pequeña ofrenda hecha a la orden de los reli-
giosos produce inmensos frutos de retribución. Por haber
ofrecido una hierba a la Comunidad, Bakkula disfrutó du-
rante 91 períodos cósmicos de todas las felicidades divi-
nas y humanas y no conoció jamás la enfermedad. Por ha-
ber ofrecido un tapiz a unos monjes, Kotivimsha disfrutó él
también, durante 91 períodos cósmicos, de los placeres divi-
nos y humanos y en cada una de sus reencarnaciones él tenía
bajo la planta de los pies pelos largos de dos pulgadas que
le servian de tapiz. En el curso de su última existencia, los
dos hombres encontraron al Buda Shiikyamuni, entraron en
154
su orden y se convirtieron en grandes santos. Sus limosnas
habían sido bien modestas, pero al aceptarlas, el Sangha las
había hecho fructificar al infinito.
Si Euda es el médico del dolor, que ofrece a la humanidad
sufriente la medicina del Dharma, la Comunidad es el
enfermero que administra la medicina a todos aquellos que
ella encuentra. Euda no permanece siempre en el mundo
y frecuentemente,queda en él poco tiempo; la Comunidad
que se renueva sin cesar prolonga a través de los siglos la
acción benefactora de los Eudas. Ella es el compañero ideal
en la marcha hacia el Nirvav.a.
Los fieles deben abstenerse de emitir un juicio sobre el
Sangha. Tomados individualmente, sus miembros no son
. '
todos santos; considerados como un todo, ellos forman la
santa Comunidad, y esto es lo único que cuenta. Ocurre
que personas insensatas prefieren tal religioso a tal otro,
otorgan más confianza a los monjes viejos que a los
novicios jóvenes. Las apariencias engañan: el vicio puede
esconderse bajo cabellos blancos y la santidad bajo la
gracia juvenil. Euda dijo: "Aquel que se llama presbítero
no es necesariamente una persona de edad. Hay ancianos
decrépitos y con cabellos blancos que han envejecido en
vano y carecen todavía de virtud".
Nadie pensaría en negar que algunas ovejas con sarna
pueden introducirse en las filas del Sangha. Con el contacto
con los santos, los religiosos indignos pueden corregirse
o eliminarse a sí mismos retornando al mundo. La santa
Comunidad es parecida al mar que no soporta los cadáveres
y los arroja a la playa.
Tales son, rápidamente esbozadas, las ideas que los bu-
distas se hacían y se hacen todavía de su Triple Joya. Atesti-
guan un alto ideal espiritual y una veneración profunda por
esta forma de santidad que es el desapego frente al mundo.
155
1 ffinayana.
2 Mahiiyana.
3Vajrayana.
Notas
4 En el original, siguiendo el uso francés, la palabra Buddha (= Buda) está gene-
ralmente precedida por el artículo, por ser considerada un epíteto (el epíteto por anto-
nomasia) de Shakyamuni, el fundador del Budismo. En muchos casos hemos preferido
suprimir el artículo en español.
5 VlSUddhimagga, editado por H.e Warren, Cambridge Massachusetts. 1950, pp.
162-182¡ traducido por el bhikkhu Nanamoli, The Path o[ Purification, Colombo, 1956,
pp. 204-240.
6 El comentario relativo a la 'llipIe Joya se encuentra en el Ta-tche-tou-louen, 'Thisho.
Vol. xxv. pp. 218 e - 22S c.
7 Hemos agregado entre paréntesis las palabras sánscritas correspondientes a las
apelaciones o epítetos enumerados.
8 En el original "tveiUé" que literalmente significa "despertado" y que corresponde
al sánscrito buddha, que deriva de la raíz BUDH: "despertar", "despertarse"j Jo hemos
traducido las más de las veces por "iluminado".
9 En el original: ¡'bien alié", literalmente: "bien ido".
10 Es decir: a la numinación.
156
157
A valokitesvara
158
A bstracts
Carmen Dragonetti, Tres aspectos del Budismo: HÜltiyana,
Mahtiyana, Ekayana: The article gives a panoramic survey
of the evolution of Buddhism in the first centuries of its his-
tory. It begins with a brief description of the cultural situa-
tion of India in the 6th century B.C., and then it refers to the
Buddha Shiikyamuni's life and to his experience of Enligh-
tenment under the Bodhi Tree. In the following sections,
the article deals with Hlniiyana and Mahiiyiina Buddhism
and their principal religious-philosophic doctrines. The last
part of the article is dedicated to the Lotus Sutra and its
mote fundamental teachings which constitute a message of
generous universalismo
Tsugunari Kubo, Movimientos budistas laicos contem-
poránéos en elJap6n, con referencia especial al Sütra del Loto:
After a brief reference to the history and present state of
Buddhist movements in Japan, the article points out that
the Bodhisattva practice, according to the Lotus Sutra, is
equally accessible to monks and nuns and to lay people; in
other words, the basic teaching of the sutra is available to all
beings. As a result, anyone, by following the teaching of the
sutra, can attain enlightenment and become a Buddha. The
article then comments on the two well-known parables of
Chapters Three and Four which clearly indicate that the re-
lationship between Buddhas and living beings is exactly the
same as the relationship between a father and his children.
The article ends with a reference to the risks of a negative
understanding of the sutra: the perils of complacency, ex-
clusiveness, aggressiveness and arrogance to which the lay
Buddhist movements may be exposed and which have al-
ready been criticized in the Lotus Sutra itself.
159
Lambert Schmithausen, Budismo y Naturaleza: After
sorne prelirninary rernarks on the rneaning of the word
"nature" and on the different kinds of rnisbehavior that
can occur against nature, the artic1e discusses the Bud-
dhist attitude towards nature both frorn the point of view
of practical conduct and frorn the point of view of an
evaluation of nature. On studying the second point of
view, the artic1e analyzes the position of Buddhisrn to-
ward existence and finds two contrary evaluations of nature
-one is an anti-natural, pro civilization attitude, and the
other is a contrasting, favourable attitude toward nature.
This last attitude has received a rnetaphysical foundation
through the theory of Buddha-Nature inherent in aU sen-
tient beings-. The artic1e ends expressing sorne ecological
recornrnendations in arder to elirninate, or at least to re-
duce, destruction or harrn produced to nature (animal s and
plants) by human actions and needs.
Fernando Thla, Fines y criterios de los Estudios Budistas:
After sorne brief annotations on the regions through which
Buddhisrn spread, the artic1e indicates the principal tasks
that are to be carried on by Buddhist Studies. It points
out the requirernents to which these Studies rnust subrnit
thernselves if they are to fulfil their tasks on an acadernic and
scientific level, which is the only way to give us an objective
knowledge of Buddhisrn.
Akira Yuyama, El árbol de la bodhi en el Mahavastu-
avadana: The artic1e examines the different ways the bodhi-
tree is rnentioned in the Mahavastu-avadana.
Isamu Kanaji, Ires etapas en la aceptación del Budismo
por el Prfncipe ShOtoku: The artic1e studies the evolution
of Buddhisrn in Japan and the attitude of Prince Sh6toku,
one of the great rulers of that country, in relation to
160
Buddhism. The article points out that Buddhism went
through three stages in Japan: in the first, Buddhism,
just come from the Asian mainland, presents itself as an
incantatory, magical religion which provided the necessary
practices to get material benefits; in the second stage
Buddhism was adopted by the imperial rulers as a state
religion, the foremost function of which was to protect
the J apanese Empire and promote its interests; in the
last stage Buddhism transforms itself into a religion which
contributes to the moral perfection of individuals and to
the creation of harmonious relations among the various
members of society. The evolution of Prince Sh6toku's
attitude in relation to Buddhism follows a similar and
parallel course.
Étienne Lamotte, Buda, Dharma, Sangha. La 1Iiple Joya
del Budismo según Ntigtirjuna: The aim of the article is to
analyze the Three Jewels of Buddhism: Buddha, Dharma
(the Doctrine) and Sangha (the Community). It studies
their essential characteristics and attributes. In his exposi-
tion the author follows the important treatise Mahtiprajñti-
ptiramitopadesha, which is attributed to Nagarjuna and
which has been preserved only in its Chinese translation.
161
<D
A va/okitesvara
162
Pra jñaparamitahridayasutra:
Sutra de la Esencia de la
Perfección del Conocimiento
Introducción
Los Sfttras de la Perfección del Conocimiento
E
l Prajñiípiíramitiíhridayasütra, Sütra de la Esencial de
la Perfección del Conocimiento, pertenece al grupo de
los Sütras de la Prajñiípiíramitií, Sütras de la Perfección del
Conocimiento, del Budismo Mahiiyiina.
Los Sütras de la Perfección del Conocimiento alcanzan el
número de 38. Sólo unos pocos se conservan en sánscrito;
los otros nos han llegado en traducciones chinas y/o tibe-
tanas. Probablemente el Sütra de la Perfección del Conoci-
miento en 8000 estrofas fue el texto básico originario de estos
sütras, compuesto en el curso del primer siglo a.C. y primer
siglo d.C. Posteriormente se habrían compuesto otrossütras I
más extensos, que dieron mayor amplitud a la exposición de
la Doctrina del texto básico originario, sin que sea posible
establecer entre ellos un estricto orden cronológico: son los
Sütras de la Perfección del Conocimiento en 100.000 estrofas,
, en 25.000, en 18.000, en 10.000. A éstos les habrían seguido
otros que hicieron la exposición de la misma Doctrina en
forma más sintética: son los Sütras de la Perfección del Cono-
cimiento en 2.500, en 700, en 300 estrofas, en 25 y en 14 ( co-
rrespondiendo estas dos últimas a las dos recensiones, la
larga y la breve, del Sütra de la Esencia).2 Las fechas de com-
posición de lossütras que siguieron al texto básico originario
se ubican en el curso de los siglos primero a sexto d.C.
163
r
r Doctrinas de los Sütras de la Perfección del Conocimiento
Los Sütras de la Peifección del Conocimiento contienen una
serie de doctrinas de carácter filosófico. La escuelaMadhya-
maka (fundada por NiigiiIjuna en el siglo II d.C. y una de las
escuelas filosóficas budistas más importantes) tomará estas
doctrinas, las sistematizará, las elaborará, las desarrollará y
las fundamentará; y ellas constituirán el núcleo teórico fun-
damental de dicha escuela.
3
La mayor parte de las enseñan-
zas de la escuela Madhyamaka está ya expuesta en los Sütras
de la Peifección del Conocimiento. La importancia de es-
tos sütras deriva así no sólo del valor intrínseco, que su
originalidad y su profundidad conceden a esas doctrinas,
sino también del hecho de que ellos constituyen las fuentes
canónicas de la escuela Madhyamaka, que tan gran influen-
cia tendría en el pensamiento filosófico de la India, que go-
zaría de tanta vigencia en la comunidad budista en el curso
de su historia y que suscitaría en Occidente tan marcado
interés.
La doctrina central de los Sütras de la Peifección del
Conocimiento es aquella de la Vaciedad (shünyatti): todo
lo que forma parte de la realidad empírica es "vacío"
(shünya), es decir, carente de ser propio, insustancial y
por consiguiente irreal, mera apariencia, mera ilusión, de
la misma naturaleza que un sueño, una creación mágica,
un espejismo. La realidad empírica (sal!lvritisatya) envuelve
u oculta a la verdadera realidad (paramtirthasatya). La
verdadera realidad está al margen de la razón y de la
palabra humana; no puede ser ni pensada ni expresada.
Es completamente diferente de la realidad empírica:; no se
le puede atribuir ninguna característica, ningún atributo o
cualidad propios de esta última. La existencia de estas dos
realidades tiene como contraparte la existencia de las dos
verdades, una relativa y otra absoluta. La Prajñtiptiramitti
o Perfección del Conocimiento consiste en la captación
164
de la verdadera naturaleza de la realidad empírica y en
la intuición de la realidad verdadera, en el curso de la
experiencia del trance yóguico o místico. Toda la disciplina
moral e intelectual budista tiene como meta capacitar al
hombre para llegar a posesionarse de ese conocimiento,
logro sumo del esfuerzo humano y garantía de la definitiva
liberación de la cadena de las reencarnaciones y de la l'
obtención del Nirva'!a. ---1
El Sütra de la Esencia de la Perfección del Conocimiento
4
Este Sütra es uno de los más breves entre los Sütras
de la Prajñaparamitli. Es una sucinta exposición de la
doctrina central de esos Sütras, la doctrina de la Vaciedad e
insustancialidad de todo (shünyatli).
Este Sütra ha gozado siempre de un gran prestigio
en aquellas regiones por donde se propagó el Budismo
Mahayana. Es frecuentemente recitado en la actualidad en
monasterios budistas del Tibet, China, Japón, etc.
Se ha conservado el texto original sánscrito de este Sütra.
De él nos han llegado dos recensiones, una de 25 estrofas,
y otra más breve de 14. Esta última es sólo una abreviación
de la primera.
Existen antiguas traducciones de este Sütra, del sánscrito
al chino, al tibetano, al sogdiano, y del tibetano al mongol.
Ha sido traducido numerosísimas veces en época moderna
al japonés, y a idiomas occidentales como el inglés, el
francés, el español, etc.
Existen varios comentarios antiguos del Sütra de la
Esencia, escritos por autores indios, en sánscrito, y por
autores tibetanos, en tibetano. Los originales sánscritos de
los comentarios escritos por autores indios se han perdido
y sólo subsisten en sus traducciones tibetanas, mientras que
los comentarios tibetanos originales se han conservado.
s
165
Traducción
6
Sütra de la Esencia de la Perfección
del Conocimiento
Homenaje al Onmisciente
El noble Bodhisattva
7
Avalokiteshvara,8 dedicado a la pro-
funda Perfección del Conocimiento,9 reflexionaba: "Exis-
ten cinco skandhas",lO y los veía vacíos (shünya) de ser pro-
pio (svabhiiva).n "Oh Shiiriputra,12 en este mundo la forma
(rüpa)13 es Vaciedad (shünyata), la Vaciedad es forma. La
Vaciedad no existe separadamente de la forma, la forma no
existe separadamente de la Vaciedad. 14 Lo que es forma, eso
es Vaciedad; lo que es Vaciedad, eso es formaY Lo mismo
(ha de decirse) con referencia a la sensación (vedana), la
percepción (salfljña), la volición (sa1flSkara), la conciencia
(vijñana).16
En este mundo, oh Shiiriputra, todos los dharmas
17
tienen como característica esencial la Vaciedad; no surgen,
no desaparecen;18 son sin impureza, no sin impureza, no
deficientes, no completos.
19
Por esta razón, oh Shiiriputra,
en la Vaciedad
2J
no existe la forma ni la sensación ni la
percepción ni las voliciones ni las conciencias; ni ojo, oído,
nariz, lengua, cuerpo, mente (manas); ni forma, sonido,
olor, sabor, lo tangible, dharmas;21 ni dhatu-ojo22 hasta
23
ni dhiitu-mentej ni conocimiento (vidya)24 ni ignorancia
(avidya) ni destrucción del conocimiento ni destrucción de
la ignorancia hasta ni la vejez y la muerte ni destrucción
de la vejez y la muertej25 ni el sufrimiento ni su origen
ni su cesación ni el camino;26 ni el conocimiento ni la
obtención."27
Acogiéndose a la Perfección del Conocimiento, el
Bodhisattva
28
vive con la mente libre de obstáculos.
29
En
166
razón de no existir obstáculos en su mente, él no siente
temor, ha superado el error, tiene al Nirvana como meta
final.
30
Todos los Budas del pasado, del presente y del futuro,31
acogiéndose a la Perfección del Conocimiento, alcanzan la
Perfecta Suprema Iluminación.
32
Por esta razón debe conocerse el gran mantra
33
de la Per-
fección del Conocimiento, el mantra de la Gran Sabiduría,
el mantra supremo, el mantra igual a lo incomparable,34 que
aquieta todo sufrimiento, la verdad por no ser falso, el man-
tra proclamado en la Perfección del Conocimiento. Dice así:
OM GATE GATE GATE PÁRAGATE P ÁRASAMGATE
BODHI SV ÁHÁ.35 .
Notas
1 El título de este Süira es en sánscrito ProjñaparamitaJuidayasütra. Hridoya /
literalmente significa "corazón" y por extensión "la parte central", "esencia", "lo más
valioso, querido o secreto de algo". Generalmente se denomina a este SÜlTa "El Sütra del
Corazón", pero preferimos traducirlo por "El Sütra de la Esencia", por cuanto este título
da una mejor idea de lo que es este Sütra: un texto en que en forma sucinta se expone
lo esencial de la doctrina enseñada por los Sütras de la PrajñapiiTomita o Perfección del
Conocimiento.
2 Las obras de 'I Matsumoto, Die Prajñaparamitá-Literatur, Stuttgart, H. K.ohIham-
mer, 1932 y de E. Conze, The Prajñaparamila liJerature, Thkyo, The Reiyukai,l978; y Se-
lected Sayings from lhe Perfection 01 WlSdom, Introducti6n, Boulder (USA), Prajóá Press,
1978, proporcionan una amplia información sobre los SiUras de la Prajñápáramitá .
. 3 Sobre las doctrinas de la escuela Madhyamaka ver estudios y textos en F. 1bla y C.
,Dragonetti, Nihilismo Budista, México, Premiá, 1990. Sobre el concepto de Vaciedad en
especial se puede ver en este mismo n6mero de la REB el artículo de C. Dragonetti, unes
Aspectos del Budismo: Hinayana, Mahayana, Ekayana".
4 Sobre el Sütra de la Esencia d. D.S. López Jr., The Heart Sütra explained, Albany,
State UniversityofNew York Press, 1988j E. Conze, "The Prajñtsparamitahridaya Sütra",
en E. Conze, Thb1:y ~ a r s 01 Buddhisl Studies, Selected Essays, l..ondon, Bruno Cassirer,
1967; F. 1bla y C. Dragonetti, Budismo Mahayána, Buenos Aires, Kier, 1980; R Max
Müller, Buddhist Texts from Jopan, New York, AMS Press, 1976.
167
S Cf. López, ob.cit. en nota 4, pp. 8-15.
6 Para esta traducción hemos utilizado la edición cótica del texto presentada por E.
Conze, art. cit en la nota 4.
7 Ser que aspira a la Iluminación, que aspira a ser un Buda.
8 Bodhisattva importante.
9 El Conocimiento supremo, aquel de la Vaciedad, realidad tíltima de todo.
10 Los skandhas son las cinco c1ases de dhannas (o factores de existencia) cuya
reunión da origen a un hombre. Ellos son: la sensación, la percepción, la volición,
la conciencia y la forma (equivalente en este caso al componente corporal). El texto
enumera más adelante losskandhas para declararlos "vacíos".
11 Sustancialidad, existencia en sí y por sí.
12 Discípulo importante de Buda. Avalokiteshvara se dirige a él en este párrafo y en
el siguiente.
13 Rupa es propiamente la apariencia externa (forma, color) bajo la cual las cosas
se presentan ante la vista. 'TIlmbién por extensión designa a la materia y, tratándose del
hombre, su cuerpo.
14 La Vaciedad es la naturaleza auténtica de las cosasy como tal no existe como algo
separado y diferente de ellas.
15 La forma (materia) es sólo la Vaciedad erróneamente captada. Cuando el hombre
alcanza la Iluminaci6n y llega a la verdad absoluta, deja de percibir la forma ysólo percibe
la Vaciedad, verdadera naturaleza de todo.
16 Lo expresado en la frase anterior con relación a la forma debe ser también
aplicado a los otros skándhos.
17 Elementos constitutivos de la realidad empfrica. La palabra dharma tiene
m6ltiples sentidos: Doctrina (especialmente la Budista), elemento de lo existente, objeto
del conocimiento mental, etc.
18 Siendo los dhannas insustanciales y por consiguiente irreales, no pueden tener ni
surgimiento ni desaparaciónreales.
19 Se utiliza la yuxtaposici6n de contrarios para describir a los dhannas, cuya
verdadera naturaleza escapa al conocimiento humano. '
20 En la realidad verdadera, que está al margen de todo lo que constituye la realidad
empfrica en que existimos.
21 El término dharma designa en este caso a los objetos del sentido mente, como las
ideas, etc. Recordemos que para la psicología india existen seis sentidos, ya que se incluye
a la mente como sexto sentido.
22 Los dhiitus, como losskandhas, son dhonnos en su sentido de elementos o factores
constitutivos de la existencia, agrupados con miras a explicar la constituci6n del individuo.
El término dhiitu, como skandha, es un término técnico budista de valor colectivo, que
designa a determinados dhannas: además de los seis sentidos (vista, oído, olfato, gusto,
tacto y mente) y sus seis objetos (forma, sonido, olor, sabor, lo tangible y los dharmas)
designa también Jasseis clases de oonciencia (o conocimiento ) oorrespondientes, de modo
que resultan seis categorías de triadas: el dhatu-ojo, el dhatu-forma, el dhatu-ronciencia
del ojo, etc. De todos los dhiitus el texto sólo menciona el primero (ojo) y el último
(mente), sobreentendiéndose a los demás.
23 El término "hasta" indica que debe completarse la frase con todos los elementos
enumerados en las fórmulas canónicas tradicionales.
24 De las verdades del Budismo, de la realidad verdadera.
168
2S Thnemos aquí la negación del Prafityasamutpada o Surgimiento Condicionado.
Los dhannas que lo conforman son: 1. la ignorancia, 2 los residuos kármicos, 3.
la conciencia, 4. la individualidad, 5. los seis dominios (es decir los seis sentidos
y sus respectivos objetos), 6. el contacto (de los sentidos con sus correspondientes
objetos), 7. la sensación, 8. el deseo, 9. el apego, 10. la existencia, 11. el nacimiento
y 12. la vejez y la muerte, con todos los dolores y sufrimientos que comportan. El
PrajñaparamitllhridayasutTa sólo menciona el primero de esosdhannas (la ignorancia) y el
último (vejezMmuerte). El texto en esta enumeración está negando el PralftyasamutplJda
no sólo en su orden natural (anuloma), que expresa que oon la existencia de uno de
los factores de la fórmula se produce la existencia del siguiente y así sucesivamente,
sino también en su orden contrario (pratÜDma), que expresa que con la destrucción o
cesación de uno de los factores, se produce la destrucción o cesación del siguiente y
así sucesivamente.
26 El sufrimiento, su origen, su cesación y el camino que lleva a su cesación
constiyuyen las Q¡atro Nobles Verdades enseñadas por Buda. Ver C. Drngonetti,
Dhammapada. El Camino delDharma, Buenos Aires, Sudamericana, 1967, pp. 4748.
'l:l Del Nirvtb)a, la meta suprema, el swnmum bonwn, consistente en poner término
a las reencarnaciones, es decir a la existencia. Por no participar en nada de las categorías
y características propias de este mundo, por ser lo completamente heterogéneo y distinto,
puede ser calificado de Aoooluto, pero debiéndose excluir de la noción de NirvOlJa todo
elemento deificante o sacralizante.
28 Algunos manuscritos sánscritos, en lugar de bodhisattvo (que hemos traducido:
el Bodhisattva) tienen bodhisattvasya (del Bodhisattva). Con esta última variante la
traducción sería: a la Perfección del Conocimiento del Bodhisattva, uno
vive con la mente libre de obstáculos. En razón de no existir obstáculos en su mente, uno
no sien le temor, ha superado el error, tiene al Nirva1Ja como meta final."
29 Pasiones, odios y confusión mental con respecto a la verdadera naturaleza del
mundo.
30 Ver nota Z7.
31 Aquí el término "Buda" (en sánscrito buddha) designa no al fundador histórico
. del Budismo, sino en general a todo aquel que ha llegado a la Iluminación (Bodhi).
32 En el texto bodhi, literalmente "despertamiento", "despertar" (francés "eveil",
inglés "awakening"). El ser, dormido en el error, se despierta al conocimiento de la
verdadera realidad de todo: la Vaciedad. El Despertar, la Iluminación convierte al ser
que la ha alcanzado en un Buda, en un ThtMgata. Como tal obtiene un Mundo de Buda
donde pasa a existir por millones y millones de años, predicando la Doctrina a otros seres
y guiándolos hacia la Iluminación. Después de 'esa existencia quasi--eterna en su Mundo,
el Buda ingresa en el Nirvfn]a, la dichosa extinción total.
33 Fórmula a la cual se atribuyen efectos sobrenaturales. Este párrafo de inspiración
más bien mágica, no condice con Jos párrafos anteriores de inspiración doctrinaria;
pensamos que es un aditamento posterior, cuando la magia fue adquiriendo una
devastadora presencia en el Budismo.
34 El Nirvilf}a. 'Thmbién podríamos decir: igual al incomparable, es decir a Buda.
35 Posible traducción de este mantra: "10M! ¡Oh Iluminación, ida, ida, ida a la atTa
oriDa, llegada a la otra orilla, homenaje a tiro La expresión "la otra orilla" designaría al
NirvlJ1)a.
Traducción y comentarios de ET. y G.n.
169
CD
o
Vajrasattva
170
"
Etienne Lamotte*
M
onseñor Étienne Lamotte (1903-1983) ha sido uno de
los más grandes especialistas en toda la historia de los
Estudios Budistas. Nació el 21 de noviembre de 1903 en Di-
nant (Bélgica). Realizó estudios en Humanidades Grecola-
tinas en esa misma ciudad. Se inscribió en la Universidad de
Lovaina, obteniendo en 1922 el grado de Candidat en Philo-
sophie et Lettres, Philologie Classique, y en 1923 el diploma
de Bachelier en Philosophie selon Saint Thomas. Después
de dos años de ThologÍa en Malines (Bélgica) y un año de
servicio militar (1923-1926), viajó a Roma. Ahí estudia en
la Universitá delIa Sapienza y se inicia en Estudios Orien-
tales bajo la dirección del conocido indólogo italiano CarIo
Formichi. De regreso a Bélgica sigue nuevamente cursos en
la Universidad de Lovaina, obteniendo los grados de Doc-
tor Linguarum Orientalium (1929), Docteur en Philosophie
et Lettres, Philologie Classique (1930) y Lauréat en Philo-
logie Orientale (1930). Luego estudia en París durante los
años 1931-1932 con los ilustres maestros franceses de orien-
talismo Sylvain Lévi, AIfred Foucher, Paul DemiévilIe, Mar-
celIe Lalou y Jean Przyluski. Vuelve a Bélgica y prosigue sus
estudios bajo la dirección del gran budólogo belga Louis de
La ValIée Poussin, durante el periodo 1932-1938. A par-
tir de 1932 Larnotte tiene una intensa actividad docente
en la Universidad de Lovaina, enseñando Sánscrito, Chino
y Tibetano, Filosofía de la India, Introducción a la Indo-
logÍa, Gramática Comparada de las Lenguas Indo-europeas
y Griego. Junto con sus cursos dicta conferencias y cursi-
• Esta Nota ha sido redactada sobre la base de Notice sur Mgr. E. Lamotte, Professeur
a l'Université de Louvain, l..ouvain, 1972, y Hubert Durt, "Étienne Lamotte", en TIre
Eastem Buddhist, Vol. XVII, 2, 1984, pp. 148-152.
171
lIos en importantes centros de estudios orientales de París,
Roma, Venecia, Londres, G6ttingen. Ejerció cargos impor-
tantes, como por ejemplo Presidente del Instituto Orien-
talista de la Universidad de Lovaina (1950-1951), Decano
de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma Univer-
sidad (1952), Director de la Sección de Letras y Ciencias
Morales y Políticas de la Academia Real de Bélgica (1966),
etc. Lamotte recibió una serie de nominaciones honoríficas
así como premios científicos y condecoraciones de parte de
varios países e instituciones académicas. Como sacerdote
católico Lamotte fue honrado con varios títulos eclesiásti-
cos, como Canónigo Honorario de la Iglesia Metropolitana
de Malines, Consultor del Secretariatus pro Non Christia-
nis, Praelatus Domesticus de la casa de Su Santidad, etc.
La obra orientalista de Monseñor Lamotte es impresio-
nante por su cantidad y calidad. Publicó un gran número
de valiosos artÍCulos sobre Budismo en diversas revistas es-
pecializadas. Entre sus libros merecen especial mención las
eruditas ediciones y traducciones al francés de importantes
textos budistas: L 'Explication des Mysteres (Salfldhinirmoca-
nasütra) (1935), Le 1/"aité de l'Acte de Vasubandhu (Karma-
siddhiprakaralJa) (1936), La Somme du Grand Véhicule
(Mahayanasalflgraha) d'AsalJga (1838-1939), L'Enseigne-
ment de Vimalakfrti (Vimalakfrtinirdesha) (1962), La Con-
centration de la MarcheHérolque ( Süralflgamasamadhisütra)
(1965), Le 1/"aité de la Grande Vertu de Sagesse
(MahaprajñaparamittiSastra) (1944-1980) en 5 volúmenes.
Todas estas obras de Lamotte fueron recibidas con comen-
tarios sumamente elogiosos de la crítica internacional es-
pecializada. Entre sus estudios mencionemos: Notes sur la
Bhagavad-Gita (hermoso análisis de la obra maestra del
Hinduismo) (1929) y Histoire du Bouddhisme Indien, des
Origines a l'ere Saka (1958), obra esta que marcó época en
la historia de los Estudios Budistas, etc.
172
Toda la obra de Monseñor Lamotte se distingue por la
amplitud y solidez de su información, por la profundidad de
sus ideas, por su poder de concentración y síntesis, por su
precisión y rigor filológicos, por la claridad de la exposición.
El valor de Monseñor Lamotte como ser humano no iba
en zaga a su valor como orientalista, erudito y filólogo. Hu-
bert Durt, que fuera su discípulo, y que actualmente dirige
el prestigioso Institut du Hobogirin en Kyoto, nos dice res-
pecto a su querido maestro: "Su aspiración constantemente
expresada y no muy respetada era de permanecer al mar-
gen y libre para poder continuar sus estudios. Admiraba lo
que él llamaba la 'distinción' de aquellos grandes espíritus
como Nagarjuna, Asal)ga y Vasubandhu que no dejaron ras-
tros de sí en sus escritos ... le gustaba decir que no se cansaba
nunca cuando exploraba textos budistas ... su vfrya (energía),
!qanti (paciencia) y prajña (sabiduría) eran las cualidades
del Bodhisattva que él había estudiado tan intensamente.
Como en el caso del Bodhisattva estas cualidades estaban
acompañadas en él por una simplicidad de maneras y una
cálida y reconfortante benevolencia para con todos. Como
era un sacerdote católico, su laboriosa erudición, su incan-
sable energía y afable cordialidad nos recuerdan también
a muchos santos modelos de la tradición cristiana". Agre-
guemos a las palabras de Durt que Monseñor Lamotte ma-
nifestó siempre por el Budismo, a cuyo estudio dedicó una
vida de devoción, un profundo respeto así como un gran
aprecio por los nobles valores que propugna, lo cual no sólo
revela la objetividad científica de Monseñor Lamotte, sino
su calidad humana hecha de generosidad, amplitud y no-
violencia.
Aprovechamos esta ocasión para rendir nuestro modesto
y sincero homenaje a la memoria de Étienne Lamotte que
nos honró con su amistad y nos alentó con su generosa
estima.
Fernando Tola y Carmen Dragonetti
173
Exposición Internacional de Flora y Verdor,
y Simposio "Budismo y Naturaleza".
Osaka, Japón, Abril-Septiembre de 1990
L
a Exposición Internacional de Flora y Verdor, reali-
zada a lo largo de seis meses el año pasado, en los
alrededores de la ciudad de Osaka, Japón, fue una reflexión
en tomo a la urgencia de proteger el ambiente natural
a nivel mundial, y una lección viviente, ilustrativa de la
compleja relación ecológica interdependiente que une a
todas las formas vivientes de este planeta, al tiempo que
mostró a los 20 millones de personas que la visitaron, miles
de especies de plantas y flores cultivadas, llevadas allí desde
todos los puntos de la tierra, a respirar y fascinar con sus
aromas y colores.
Para ser cabalmente comprendida, esta interdependen-
cia de las criaturas del cosmos natural fue mostrada y ex-
plicada con el apoyo de sistemas extremadamente sofistica-
dos e imaginativos que incluyeron al cine y la televisión ho-
lográficos, imágenes generadas por computadoras capaces
de describir en escenarios diminutos o colosales, realidades
tales como el intrincado proceso de la fotosíntesis o la ges-
tación desde su estado de oruga de la mariposa Monarca, y
luego el seguimiento cinematográfico de su portentosa tra-
vesía anual desde Canadá hasta su refugio invernal en Mi-
choacán, México, a través de desiertos, ciudades y macizos
de montañas -trescientos kilómetros diarios si el viento es
favorable, o sólo treinta si deben atenerse a la pura fuerza
de sus alas.
En la exposición participaron 78 países y casi un centenar
de organizaciones internacionales relacionadas con la agri-
cultura y la fauna. Como punto culminante, la organización
174
Inner 1Iip, en colaboración con el Instituto Internacional de
Estudios Budistas (Kokusai Bukkyogaku Kenkyüsho) -con
sede en Tokyo y que está dirigido por el Profesor Dr. Akira
Yuyama, organizaron en el mes de Septiembre un simpo-
sio con el tema "Budismo y Naturaleza". Tres de los escri-
tos presentados en el simposio aparecen publicados en este
número de la REB. *
En la Exposición, que fue preparada con años de antici-
pación, en instalaciones montadas sobre 140 hectáreas de
teri:eno a un costo de dos mil ochocientos millones de dóla-
res, se pudo desplegar el concepto básico de que la indus-
trialización y la vida, la civilización y la naturaleza no son
términos contrarios ni adversarios, sino que están obligadas
y destinadas a encontrar una armonía entre ellas, en alianza
con un desarrollo científico que armonice la producción
mecánica y el ambiente y que permita el sano desarrollo y
la reproducción de atmósferas ecológicas aun en espacios
cerrados, como naves espaciales, ciudades subterráneas o
marinas. Se mostró el esbozo, así, de los posibles modos en
que la humanidad y la naturaleza pueden interactuar en ar-
monía a partir del año 2.001, expresando esta novedosa fi-
losofía industrial, generada por una sociedad -la japonesa
en particular- que vive plenamente en el centro de una re-
volución de la información cibernética.
Somos, al finalizar el siglo, testigos y protagonistas del
fenómeno de la urbanización, sin precedentes en la historia,
que se da en todos los países del mundo, en que mucha
gente pasa la mayor parte de su vida en zonas densamente
pobladas, lo que hace impostergable la creación de una
atmósfera más natural y repleta de flores y plantas en el
corazón de las ciudades, en instalaciones en las que se
pueda estudiar a la naturaleza y admirar su belleza sin
• Agradecemos el permiso de los organizadores para traducirlos y publicarlos.
175
exclusión de un ambiente natural limpio en continentes y
océanos.
La "Expo 90" mostró escenarios e invernaderos con
cactáceas y palmeras de los desiertos del mundo, de 40 me-
tros de altura; en recodos sombreados había plantaciones
de café en plena producción; a temperaturas polares, cre-
cieron entre las rocas líquenes y plantas que viven en los
confines de la tierra bajo las más severas condiciones imagi-
nables, como la Saxifraga amarilla del Ártico, y florecieron
con toda su fuerza macizos multicolores que, fuera de aquí,
sólo pueden vivir en las alturas de los montes Himalayas.
Los asombrados visitantes pudieron observar en la cadena
ecológica a los extravagantes tipos de plantas insectívoras
alimentándose en ambientes que reproducen su habitat de
origen de las alturas de Venezuela y de Madagascar; y la
carne guinda de flores monstruosas de un metro de diáme-
tro, en densos bosques tropicales, con plantas acuáticas y
aéreas, mostrando todas su avasalladora y misteriosa vo-
luntad de vivir. Y la instalación más espectacular, quizá, en
la que centenares de bellas mariposas artificialmente cul-
tivadas vivieron y danzaron libremente entre los visitantes,
entre prados y cascadas, permitiendo la observación de sus
crisálidas y sus hábitos alimenticios y sexuales, todo ello ne-
cesario para la vida del ser humano ... y posible aun en el sub-
suelo de unidades habitacionales a cuarenta pisos de pro-
fundidad.
¿Del cultivo del sentimiento de amor y admiración
por las flores y el verdor, y de una conciencia ecológica,
podremos hacer realidad la aspiración a un mundo justo y
pacífico? Esta Exposición dejó planteada, por lo menos, la
pregunta.
Sergio Mondragón
176
El propósito del simposio
"Budismo y Naturaleza"
L
a Intemational Garden and Greenery Exposition (Ex-
posición Internacional de Flora y Verdor), cuya idea
básica es promover "la creación de una sociedad verdadera-
mente agradable y espiritualmente rica para el siglo XXI",
se está realizando, por un periodo de seis meses, hasta el
30 de septiembre de este año, en Tsurumi, Osaka. Creemos
que la importancia de esta exposición radica en el hecho
de que su tema es "la armonía entre los seres humanos y
la naturaleza" y su meta es capacitarnos para reexaminar el
medio ambiente natural en escala mundial. Esto contrasta
notablemente con el propósito de muchas exposiciones, que
parecen ser una competencia entre los productos del pro-
greso tecnológico que en ellas se exhiben. No podemos,
por consiguiente, evitar ser conscientes de la importancia
de este simposio, y en vista de que tiene lugar en nuestro
país, sentir una responsabilidad especial para asegurar su
éxito.
Desde épocas antiguas el pueblo japonés tuvo un senti-
miento de temor reverencial ante las fuerzas de la natura-
leza que sostienen su vida y por las cuales se siente profun-
damente agradecido; ha mostrado, tradicionalmente, res-
peto y afecto por la incesante corriente de vida que pasa a
través de las generaciones de padres a hijos y a nietos. La
idea de que todos los fenómenos en el universo están inte-
rrelacionados, es decir, la idea de la producción en depen-
dencia (la teoría de causa y efecto), fue introducida en el
Japón con la llegada del Budismo. A la idea de que existi-
mos en una ininterrumpida corriente de vida se agregó, por
consiguiente, la convicción de que no vivimos solos en este
177
mundo, sino más bien existimos en relación con todos los
fenómenos, incluyendo animales y plantas.
Creemos que la cultura espiritual del Japón debe ser pre-
servada y trasmitida como una herencia preciosa para la hu-
manidad. Es por eso que hemos planeado realizar un sim-
posio internacional con el tema "Budismo y Naturaleza" en
ocasión de la Intemational Garden and Greenery Exposition.
Es ya tiempo de que dirijamos nuestra atención a todas las
formas de vida que existen en la tierra y que reconozca-
mos que nosotros vivimos y recibimos la vida en relación
con ellas. Sería nuestra mayor satisfacción si este simposio
marcase el punto inicial de la difusión de tales ideas, tras-
cendiendo el marco del Budismo o incluso de todas las reli-
giones, de modo que el siglo veintiuno que llega pueda ser
una era que vea el desarrollo de una sociedad verdadera-
mente agradable y espiritualmente rica.
The '7nner 1Hp Pavi/ion JI
Commitee for Ihe Imemational Garden and Greenery Exposition.
Imemational Institute for Buddhist Studies.
(Trad. R T. Y c.n.)
El Budismo yel Mundo del Futuro
L
a civilización se enfrenta ahora a una crisis, producida
por el progreso científico y la afluencia material, para
la cual se puede encontrar una solución sólo mediante una
profunda reconsideración de las fuentes de nuestra heren-
cia espiritual. Son muchas las expresiones que ha tenido la
178
humanidad acerca de su propia naturaleza espiritual, pero
yo creo que la tradición budista, dentro de estas expresio-
nes, es la que posee el mayor potencial para conducir a la
civilización humana a través .de las dificultades que yacen
ante nosotros.
Uno de los elementos del Budismo más capaz de poseer
un significado profundo para el futuro, es su enseñanza
contra la destrucción de la vida. La vida no debe ser quitada;
pero sin matar uno no puede vivir. Esta amarga intuición
del inevitable karma, asumido por todos los que viven, da
origen a un hondo sentimiento de culpa, un sentimiento
mucho más severo e inexorable -pienso- que el concepto
cristiano de la caída del hombre del paraíso y el consecuente
pecado original.
Todo lo que existe, desde el insecto más pequeño hasta
las hierbas y árboles, posee un espíritu capaz de realizar la
Budidad. De ahí que nada que esté dotado de vida debe
ser matado sin causa. Este concepto no forma parte del
pensamiento cristiano; el Occidente ha tendido a seguir la
perturbadora creencia de que aquellos que tienen la mayor
fuerza deben reinar sobre todos. El sacrificio de la vida
animal y vegetal es inevitable para que el hombre pueda
vivir, pero llevar a cabo este sacrificio con el sentimiento
de que los fuertes tienen el derecho de actuar con los
débiles como se les antoje, conduce a consecuencias en
mucho diferentes a aquellas que se dan si se realiza con la
compasiva conciencia de su inevitabilidad.
Yo creo firmemente que la visión budista posee un hondo
significado para el futuro, y que contribuirá más allá de toda
medida a la solución de las crisis culturales y espirituales
que con toda certeza han de enfrentarnos.
179
Sakyo Komatsu
(1tod. RT.y C.D.)
Tara Blnnca (aspecto maternal de la Compasión)
180
Reseñas
El idealismo budista. La doctrina de "sólo-la-mente",
de Fernando Tola y Carmen Dragonetti. Editorial I1remiá,
México, 1989, 207 pp.
Es conocida, en los círcu-
los filosóficos mejor infor-
mados, la influencia que ha
ejercido el Budismo sobre
importantes corrientes de
pensamiento occidentales.
, En nuestro medio, no faltan
filósofos con una plena con-
ciencia de la determinante
huella budista que se en-
cuentra en El mundo como
voluntad y representación, la
principal obra de Schopen-
hauer, y de la repercusión
que ésta tuvo en las crea-
ciones de Wagner y en al-
gunos escritos de Nietzsche.
No es una exageración decir
que un Budismo implícito,
soterrado, se halla en la raíz
de algunas de las más decisi-
vas opciones filosóficas sur-
gidas en Occidente después
de Kant.
Esto es algo reconocido y
documentado. Sin embargo,
a este hecho y a su recono-
cimiento más o menos ex-
plícito como dato histórico, .
no ha correspondido un in-
terés por el estudio y la di-
fusión. de las concepciones
budistas, en los lugares don-
de se aborda a los filósofos
occidentales que han recibi-
do su influjo. Al menos en
el mundo de habla hispana,
aparte de muy escasos pro-
gramas en que se trata al
Budismo como fenómeno
religioso, es difícil encontrar
facultades y departamentos
de filosofía donde el inte-
resado pueda asomarse, con
rigor, a las teorías budistas
acerca de la realidad, el co-
nocimiento, el hombre, la
moral, etc.
En lo que toca a los libros
y documentación necesaria
para acceder con seriedad a
las complejas ideas ontológi-
181
cas, éticas, antropológicas,
epistemológicas y demás,
que nos prodiga una "visión
del mundo" milenaria, como
el Budismo, la situación pre-
senta . rasgos semejantes,
aunque las causas sean se-
guramente distintas. AquÍ el
problema parecen ser los ex-
tremos. En efecto, tenemos
un mercado surtido de tex-
tos que, bajo el rótulo de
"Budismo" propagan, con
intéres proselitista y mer-
cantil, una suerte de cómoda
panacea pseudorreligiosa,
que lo mismo quiere servir
para superar los rigores de
la soledad que para curar la
neurosis o el stress. Ahora
bien, no hay que confundir
los afanes de la mercado-
tecnia del libro con el tra-
bajo crítico e interpretativo
de la mejor ley; esto es, con
el empeño de dar a cono-
cer, con la precisión y hon-
dura del caso, toda la ri-
queza de lo que puede lla-
marse "pensamiento budis-
ta". Lejos del best-sellery sus
engañosos resplandores, en
Occidente se viene trabajan-
do, desde tiempos ya secula-
res, en la traducción, análi-
sis, interpretación y edición
de las más relevantes obras
inscritas en la vastísima tra-
dición budista.
Este trabajo, que sobre
todo ha rendido copiosos
frutos en inglés, italiano,
francés y alemán, contrarres-
ta con su dignidad los efec-
tos de la literatura budista
fácil y "práctica" ya mencio-
nada; pero tiene el incon-
veniente de haber permane-
cido vinculado casi exclusi-
vamente a cotos muy restrin-
gidos de especialistas y re-
ducido a un ámbito editorial
(revistas, folletos y libros es-
pecializados) de alcances re-
lativamente cortos.
El libro que aquÍ se reseña
trasciende con eficacia los
límites de la referida situa-
ción; pues, al mismo tiempo
que no hace concesión al-
guna al mero facilismo di-
vulgativo, tiene el acierto de
poner al alcance del lector
honestamente interesado en
el tema, un conjunto de tex-
tos cuyo tratamiento rebasa
con creces los requisitos im-
puestos por el más exigente
medio académico. Definiti-
vamente, es falsa la idea de
182
un antagonismo necesario
entre el rigor y la divul-
gación; y precisamente es la
negación de tal idea equivo-
cada uno de los principios
que animan a este libro, que
la editorial Premiá pone en
nuestras manos.
Con el título de El idea-
lismo budista ... , Tola y Dra-
gonetti nos presentan -por
primera vez en lengua caste-
llana- un compendio de tex-
tos (tres en total), represen-
tativos de la escuela Yoga-
chara, adscrita a su vez a
la importante vertiente idea-
lista del Budismo. Aun a
riesgo de caer en esquema-
tismos, puede decirse que en
el Budismo conviven escue-
las tipificables como idealis-
tas, como realistas y como
"nihilistas". En lo funda-
mental, lo que distingue a ta-
les escuelas son las divergen-
cias en cuanto a sus teorías
acerca de la realidad y sus
consecuencias en cuanto al
conocer y otros aspectos de
interés filosófico. La corrien-
te Hinayiína -la más anti-
gua- reconoce la existencia
real, material, de objetos y
la posibilidad de su cono-
cimiento, sobre la base de
una adecuación de la men-
te a los mismos; por eso,
esta corriente recibe el cali-
ficativo de "realista". Por su
parte, la escuela denomina-
da "Madhyamika" concluye
en la inexistencia de obje-
tos, en la irrealidad y vacui-
dad de todo lo que parece
existente, incluyendo en esto
a los fenómenos mentales y
psíquicos, los cuales tienen
-sin excepción- carácter ilu-
sorio; así, nada existe para
los budistas adscritos a esta
escuela, de ahí que se le si-
túe en el campo del "nihilis-
mo". Por último, el Budismo
idealista, que identifica a la
escuela Yogachara, compar-
te con los "nihilistas" la idea
de la inexistencia de objetos,
pero se distancia de aquéllos
al aceptar la existencia real
de la mente, la conciencia.
Como señalan los budólogos
Tola y Dragonetti, para esta
variante del Budismo, "só-
lo la conciencia es real, no
así el objeto" (p. 13), siendo
éste último una creación va-
cía de aquélla.
Los autores escogidos por
Tola y Dragonetti son Va-
183
subandhu y Digniiga, ambos
destacados exponentes de la
escuela Yogiichiira, fundada
por Maitreya alrededor del
año 300 de nuestra era. De
Digniiga toman el texto In-
vestigación sobre el punto
de apoyo del Conocimiento;
mientras que de Vasubandhu
presentan los escritos titu-
lados Las veinte estrofas y
Las tres naturalezas. En to-
dos los casos, las traduccio-
nes se han hecho directa-
mente, a partir de los textos
fundamentales disponibles.
Así, Tola y Dragonetti tras-
ladan al castellano la versión
tibetana de la obra de Dig-
niiga, habida cuenta de que
el original sánscrito no ha
sido encontrado. Por su par-
te, la traducción de Las vein-
te estrofas de Vasubandhu
se basa en el original sáns-
crito, lo mismo que la deLas
tres naturalezas. Este dato
habla por sí solo del rigor
y seriedad del libro de que
aquí se trata. Pero, al es-
fuerzo de por sí apreciable
de tales traducciones, Tola
y Dragonetti suman el tra-
bajo de los comentarios al
contenido de los textos men-
cionados y abundantes notas
destinadas a favorecer su
comprensión. De ese modo,
estos dos estudiosos del Bu-
dismo logran una excelente
edición crítica de obras clave
del idealismo budista; fruto,
por lo demás, de una pro-
lija y fructífera trayectoria
de esfuerzos dedicados al es-
tudio sistemático del tema
en cuestión.
La estructura del libro po-
ne de relieve todo un proce-
so investigativo, así como el
sentido genuinamente aca-
démico del conjunto del li-
bro. De ese modo, el lec-
tor interesado en conocer
las tesis propugandas por la
escuela Yogiichiira encontra-
rá algo más que documenta-
ción fundamental e impres-
cindible de primera mano.
Ciertamente, lo que encon-
trará será todo un erario teó-
rico, congruentemente pen-
sado y articulado, a la par
que dotado de sentido, en
razón de los comentarios y
el trabajo contextualizador
protagonizado por Tola y
Dragonetti. Este resultado
ha sido posible, además, por-
que los tres textos traduci-
184
dos, interpretados y anota-
dos por Tola y Dragonetti,
son en gran medida mutua-
mente complementarios: ha-
blan todos de lo mismo, a
partir de aspectos, proble-
mas y referencias de detalle
distintos, pero que se refuer-
zan recíprocamente. En ese
sentido, hay que celebrar en
los editores el acierto de ha-
ber colocado en primer lu-
gar la obra de Dignága, pe-
se a que cronológicamente
haya sido posterior a las es-
critas por Vasubandhu. En
virtud de iniciativas forma-
les como ésta y del trabajo
histórico y exegético que da
cuerpo al libro, se le hace
posible állector enterarse de
las tesis idealistas budistas
acerca del "punto de apoyo:'
del conocimiento, del cono-
cimiento "normal" y sus di-
ferencias con respecto al co-
nocimiento de la verdadera
realidad, de los átomos, del
conglomerado, de la causa,
de la percepción, de la con-
ciencia y sus operaciones, de
las relaciones sujeto-objeto
(por decirlo de modo con-
vencional), de la irrealidad
de las cosas, de la inexisten-
cia del alma, de la posibili-
dad o no del conocimiento
de otras mentes, de las na-
turalezas o "formas de ser"
("la imaginada", "la depen-
diente" y "la absoluta"; p.
152 Y ss.), etc.
En resumen, el libro lo-
gra exitosamente el propósi-
to de ofrecer una visión in-
tegral acerca de la escuela
budista que reconoce la rea-
lidad de "sólo la mente".
Habría que consignar como
mérito adicional del libro las
reiteradas e interesantes re-
ferencias colaterales a otras
escuelas (lo cual posibilita
las comparaciones y ayuda
a entender a los idealistas
en el contexto de sus deba-
tes con tendencias rivales),
así como una deslumbrante
erudición, que contribuye a
la familiarización con el Bu-
dismo en general, por parte
de todo lector "abierto" al
examen de tales temas. Simi-
lar consideración cabe hacer
con respecto a las amplísi-
mas referencias bibliográfi-
cas; pues, además de dar
fundamento a lo que hacen
y dicen los editores, cons-
tituyen un "faro" orienta-
185
dar para el lector que desee
ahondar en el tema, en el fu-
turo.
Hay que destacar final-
mente una especie de "so-
bre-contenido" implícito en
este libro. En efecto, por en-
cima de la valiosa y enjun-
diosa documentación que al-
berga El idealismo budista ... ,
se evidencia vivamente la
existencia de un rico pensa-
miento budista, en condicio-
nes de entablar una positiva
relación con la filosofía oc-
cidental. Sin duda, la auda-
cia de un alemán kantiano
de corazón (al menos en
un principio), como Scho-
penhauer, tuvo pleno sen-
tido en su momento y exige
pensar en una continuación
crítica en los tiempos por ve-
nir. Con todo y que es una
partícula de la inmensa la-
bor histórica y exegética pro-
tagonizada por Tola y Dra-
gonetti, este libro basta para
llamar la atención acerca de
hechos como el de que los
temas abordados por los
pensadores budistas y bue-
na parte de los procedimien-
tos (entre los que no faltan
el encuentro dialógico y la
argumentación sutil y lógica-
mente impecable) son, en el
fondo, equiparables a los te-
mas y métodos que han in-
quietado y distinguido siem-
pre al mejor pensamiento
occidental.
Por ello, es de esperarse (y
también deseable) que con
libros como éste y otros de
similar tenor, los budólogos
latinoamericanos Tola y Dra-
gonetti contribuyan a un
venturoso diálogo entre des-
tacadas corrientes filosóficas
occidentales (no sólo las
idealistas) y ese mundo, aún
demasiado desconocido en
nuestro ambiente académico
e intelectual, pero evidente-
mente prometedor, que es el
pensamiento budista.
JosuLanda G.
186

Hokekyo Bosatsu shiso no kiso [Fundamentos de
la idea de Bodhisattva en el Saddarinapu,!qañka-
sütra} (La filosofía Fundamental del Sütra del
Loto en relación con las prácticas del Bodhi-
sattva), de Tsugunari Kubo. Shunzyii-sha, Tokyo, 1987,
XVI +325+45+ 7 pp. 7000 yenes. *
Los movimientos laicos han
tenido con frecuencia en la
historia del Budismo un gran
papel, y no es necesario ser
un profeta para atribuir al
Budismo laico en todo el
mundo una función impor-
tante también en la época
contemporánea y en el fu-
turo inmediato. Especial-
mente han surgido en el Ja-
pón en la época moderna
grandes movimientos laicos.
Entre ellos es Reiyukai el
más antiguo; y no será algo
sin importancia para la his-
toria de este movimiento el
hecho de que el hijo de su
fundador, Kakutaro Kubo,
fallecido en 1944, sea, por
• Reseña publicada en alemán en Wzc-
ner Zeitschrift jür die Kunde Südasiens 32,
1988, pp. 206-207, y traducida e incluida en
este número de la Revista de Estudios Bu-
distas con la autorizaci6n de su autoc.
un lado, desde 1971 su Presi-
dente y que haya tenido, asi-
mismo, una formación
científica y siempre haya rea-
lizado trabajos científicos. Ya
H. Dumoulin pensó (Saecu-
lum 20 [1969] 322) que Tsu-
gunari Kubo podría darle al
movimiento un nuevo im-
pulso en el sentido de una
profundización de la com-
prensión de las creencias bu-
distas; y en el presente tra-
bajo queda establecido en
todo caso que se han dado
especiales condiciones para
tal actuación del autor.
La mayoría de los movi-
mientos budistas laicos se
apoyan en el Saddharma-
pU1J4añkasütra, cuya impor-
tancia en lo que atañe a su
difusión y significado, espe-
cialmente en el Asia Cen-
tral y Oriental, es tan grande
187
que todo cuanto se diga de
él no resulta exagerado. El
estudio de Kubo está dedi-
. cado a este Sütra y al ideal
budista que representa. Lo
que tenemos ante nosotros
es la versión reelaborada de
su tesis de doctorado en la
Universidad Rissh6 de To-
kyo. Está acompañada de un
sumario en inglés de 40 pági-
nas, el cual, mediante me-
dios de técnica tipográfica,
pone de relieve lo impor-
tante y da también el con-
tenido de las notas más re-
levantes; además, no sólo
posibilita, a través de perma-
nentes referencias, un rápido
acceso al estudio en sí, sino
que también ofrece por sí so-
lo suficiente información
sobre los resultados del tra-
bajo, como para ser digno de
ser leído.
Después de una Introduc-
ción que examina la forma
de enseñanza y el propósito
del Sütra, como un todo,
en función de los conceptos
saJ?ldhyabhti.rJa, adhimukti y
sraddhii, Tathagatalqtya-ka-
ra, el Capítulo Introducto-
rio del Sütra (nidana-pari-
varta) constituye el primer
objeto importante del traba-
jo. El autor estudia las diver-
sas circunstancias y aspectos
de la descripción contenida
en ese Capítulo, la manera
como Buda expuso el Sütra,
así como los principales Bo-
dhisattvas y agrupamientos
de Bodhisattvas.
La segunda parte del tra-
bajo está dedicada a la prác-
tica del Bodhisattva y con
ello a aquellas partes del
Sütra que hacen las decla-
raciones decisivas acerca de
la naturaleza del creyente
que actúa de acuerdo con
el Sütra. Son especialmen-
te examinados el universa-
lismo del Sütra (ekayana) y
los factores que conducen
al laicismo (dharmabhiilJaka
y culto del Sütra). Intere-
santes exposiciones del en-
frentamiento inclusivista del
Sütra con otras tendencias
mahiiyiinistas, y sobre la
equiparación de los nexos en
el Sütra, completan el análi-
sis de este ideal budista.
Justamente es en relación
con el último tema que se
manifiesta en forma clara
cuán naturalmente las cues-
tiones suscitadas por el au-
188
tor están marcadas por su in- cuentra la decisión de con-
terés vital por el Sütra. y siderar al Sütra como un
suscita algún recelo el he- todo en la forma bajo la
cho de que las respuestas del cual actuó en la tradición.
Sütra, a menudo, sean de El estudio de Kubo consti-
una desconcertante oportu- tuye en todo caso un impor-
nidad. No obstante, en to- tante avance para la valo-
das las partes del trabajo se ración del contenido de este
toman en cuenta cuidadosa- texto, fundamental desde el
mente los problemas lingüís- punto de vista de la Histo-
ticos, de contenido e históri- ria de las Religiones; y a pe-
cas, así como las posicio- sar del amplio sumario, sería
nes científicas frente a los importante traducirlo ínte-
múltiples aspectos particu- gro al inglés.
lares del material utilizado.
y desde el comienzo se en- Emst Steinkellner

Shingon. Japanese Esoteric Buddhism, de Taiko Ya-
masaki. Shambala, Bastan, 1988, 224+ XVIII pp.
Shingon es la forma esoté-
rica del Budismo llevada al
Japón desde China por el
monje Kukai (conocido por
su título póstumo Kobo Dai-
shi) a principios del siglo IX.
Esta forma de Budismo es
conocida en japonés como
mikkyo, que significa "ense-
ñanza secreta" o Budismo
secreto o esotérico.
Las enseñanzas de esta
escuela se basan en los su-
tras Dainichi-kyo (Mahavai-
rochana Sutra) y Kongocho-
gyo (Vajracchedika-Prajñapa-
ramita Sutra). Escritos en
India en el siglo VII, estos
sutras contienen la prime-
ra presentación sistemática
de la doctrina y práctica del
Mikkyo tal como se encuen-
189
tran en el Shingon. El nom-
bre de Shingon es una trans-
literación al japonés del
término chino Chen-yen que
significa "palabra verdade-
ra", refiriéndose a los man-
tra ·0 conjuros que son de
importancia central en el Mi-
kkyo. Por este motivo algu-
nos han llegado a referirse al
Shingon como Mantrayana.
El sistema del Budismo eso-
térico Shingon ofrece técni-
cas válidas para realizar la
voluntad creativa universal.
Este libro presenta. a! sis-
tema de Budismo Shingon
como doctrina y práctica in-
separables. Todas las prácti-
cas llevan a la realización
de eso a lo que apuntan las
enseñanzas esotéricas: cono-
cer la mente tal como verda-
deramente es.
El autor del libro que re-
señamos es un especialista
en la doctrina Shingon tradi-
cional y en sus prácticas ri-
tuales.
Sacerdote principal del
templo de Joko-in en Kobe,
ostenta el título Shingon de
dento dai ajari, "gran maes-
tro de la tradición de la luz".
Las enseñanzas del Mikkyo
permanecieron secretas por
más de once siglos, pasa-
das en cadena iniciática de
maestro a discípulo. Este li-
bro es uno de los prime-
ros en que se exponen es-
tas doctrinas para un público
amplio. Está basado en dos
obras previas del Prof. Taiko
Yamasaki, Mikkyo meisoho
(1974) y Mikkyo meiso no
shinso shinri (1981). Estas
dos obras son guías prácti-
cas para los métodos de me-
ditación Shingon. En la pre-
sente edición se ha adap-
tado el materia! anterior y
se ha ordenado y añadido
nuevo material para formar
una verdadera introducción
a! Shingon o budismo eso-
térico japonés. El presente
trabajo incluye una breve re-
seña histórica del desarro-
llo de la escuela desde sus
oscuros orígenes en la In-
dia, hasta su establecimiento
en Japón. Se da también un
panorama de las doctrinas
metafísicas de la escuela así
como de sus prácticas, sus
meditaciones y ej ercicios.
El autor proporciona una
verdadera guía para la com-
prensión de los dos man-
190
dala del Shingon y su uso da. Se describen cIaramen-
en el ritual y la meditación. te los tres modos secretos
Los mandala o diseños gráfi- de "mímesis simbólica" por
cos que representan las ma- medio de los cuales el prac-
nifestáciones de la realidad ticante puede identificar sus
última ocupan un lugar cen- acciones corporales, sus pa-
tral en el sistema Shingon. labras y las operaciones de
El libro proporciona una su mente con aquéllas del
descripción completa del Buda Vairochana. Estos
Taizokai o Garbhadhatu ejercIcIos se denominan
Mandala (mandala del em- sammitsu y comprenden un
brión) con su Buda cen-Tal, periodo de cien días, du-
sus doce "salas" rectangula- rante los cuales el discípulo
res, sus 409 divinidades, su debe realizar un drama sim-
orientación al Este, sus ocho bólico por medio de mudras
pétalos rojos y sus cinco o gestos de las manos, man-
puertas. La construcción de tras o conjuros, y visualiza-
este mandala sigue las pres- ciones. En la mente del prac-
cripciones del Mahavairo- ticante, el lugar del rito se
chana Sufra y sus comenta- cierra con paredes doradas y
rios. Se describe también el velos, el Buda y su séquito
diseño del Kongokai o Man- arriban al lugar en un ca-
dala del Diamante, con sus rruaje enjoyado, son recibi-
nueve cuadrados, su orienta- dos e invitados a pasar, se
ción al Oeste, sus 1.461 divi- les ofrecen alimentos y per-
nidades y su movimiento es- fumes, danzas y cantos y se
piral interior hacia el centro. les rinde adoración. En el
También explica detalla- clímax del rito la naturaleza
damente los aspectos prác- búdica del discípulo es libe-
ticos de los ejercicios es- rada y éste se funde en una
pirituales realizados en el unidad mística con el Buda.
Shingon. Mediante estas Después se "desatan" las pa-
prácticas se espera que el redes doradas y los velos, y
discípulo pueda recuperar su los divinos huéspedes retor-
perdida naturaleza de Bu- nan hacia su mundo con una
191
alfombra de pétalos de flo-
res a sus pies.
El profesor Yamasaki pre-
senta además en detalle
otras prácticas de medita-
ción Shingon, tales como la
concentración en la letra '',N',
sonido que se dice concen-
tra toda la sabiduría del Ma-
havairochana SUfra; o la Me-
ditación de la Estrella de la
Mañana, practicada durante
cincuenta días hasta comple-
tar la recitación de un man-
tra un millón de veces. Estos
duros ejercicios de concen-
tración y meditación sirven
al discípulo para obtener es-
tados de conciencia cada vez
más profundos, hasta que al-
canza la verdadera identi-
dad.
El Shingon enumera una
serie de preceptos que más
que un código de conducta
describen las condiciones ne-
cesarias para la realización
de la iluminación. Estos son
llamados las "cuatro prohi-
biciones" (shiju kinkai) que
según el Mahavairochana
Sufra son:
Uno nunca debe abando-
nar el Dharma. Uno nunca
debe abandonar el deseo de
la iluminación. Uno nunca
debe ser mezquino con las
enseñanzas. Uno nunca debe
realizar una acción que no
beneficie a los seres vivien-
tes.
Estos preceptos son lla-
mados samaya que significa
igualdad, voto, eliminación
. de obstáculos, y despertar,
refiriéndose a la igualdad
absoluta del cuerpo, la pa-
labra y la mente en Buda
y en todos los seres vivien-
tes. Estos votos de la es-
cuela esotérica representan,
por tanto, la experiencia se-
creta fundamental: la reali-
zación del propio Yo como
Buda.
La iluminación se llama
"convertirse en Buda" (jo-
butsu). Según Kukai, con-
vertirse en Buda significa
comprender la naturaleza de
las tres mentes (sanshin), la
propia, la otra (incluyendo a
todos los seres y cosas), y la
del Buda (el ser iluminado
macrocósmico). Como todo
en el universo está dotado
de naturaleza búdica, estas
tres mentes son aspectos de
una unidad inseparable, y la
"bu di dad" consiste en la rea-
192
Iización de la igualdad de las
tres mentes.
Dainichi Nyorai (Maha
Vairochana) es la deidad
principal en el sistema Shin-
gon. Se le considera la per-
sonificación del Dharma Ka-
ya o Cuerpo del Dharma
y, por tanto, representa la
energía vital innata del uni-
verso. Incorpora las sabidu-
rías y cualidades represen-
tadas separadamente en las
múltiples deidades del bu-
dismo esotérico. El personi-
ficar al universo entero y a
todas las manifestaciones de
la Naturaleza de Buda en
un único ser omniabarcante
es característica del Mikkyo,
además de un importante
paso en su sistematización.
Entre los nombres sánscri-
tos que se le dan al sol, están
Surya (Jap. Soriya), Aditya
(Jap. Nitten), y Vairochana
(Jap. Birushana). Maha Vai-
rochana significa "Gran
Sol", que en japonés se tra-
duce como Dainichi, algu-
nas veces transliterado como
Mahabirushana.
Kukai, el introductor del
Shingon en Japón, señaló
cuatro puntos característicos
del Mikkyo o enseñanza eso-
térica: 1. El Mikkyo es la
enseñanza directa del más
alto Buda, el Cuerpo del
Dharma (Dharma kaya), el
cuerpo omnipenetrante de
la iluminación universal. 2.
La iluminación puede ma-
nifestarse en este mundo y
puede ser comunicada. 3.
Las enseñanzas del Mikkyo
enfatizan el logro inmediato
de la iluminación, la adqui-
sición del estado de Buda,
en esta misma vida.
La tradición esotérica con-
tiene una gran riqueza de
enseñanzas para muchos fi-
nes, e incluye métodos de
práctica apropiados para to-
das las preferencias y capa-
cidades.
La escuela esotérica bu-
dista hace una afirmación
del yo y del deseo humano
como medios utilizables pa-
ra alcanzar la iluminación.
El Budismo tiene muchos
términos para designar el
deseo, pero todos tienen
el sentido de que el deseo es
un apego impuro, un impe-
dimento para la realización.
El deseo sería algo negativo
que debe ser desarraigado y
193
destruido para siempre para
que el yo pueda extinguirse.
El budismo en general men-
ciona, como obstáculos en
el camino de la iluminación,
los cinco deseos (goyoku):
deseo de posesiones, de fa-
ma, de sexo, de alimento,
y de sueño. Pero negar es-
tos deseos podría frustar la
energía vital. En la tradición
esotérica el deseo es recono-
cido como energía esencial-
mente pura, un aspecto vital
del yo.
El autor, Prof. Yamasaki,
hace referencia al Gohimitsu
Giki (Manual Ritual de los
Cinco Secretos) que enseña
en detalle el proceso por el
cual las energías de los se-
res engañados se revelan a
sí mismas como bodhichitta
puro (bodaishin, mente de
la iluminación suprema), ex-
plicando que la semilla de la
sabiduría está en la ilusión.
Este texto describe a Kongo-
satta (Vajrasattva), el Bodhi-
sattva que representa la ilu-
minación, en compañía de
cuatro Bodhisattvas que se
refieren al deseo, la sensa-
ción, el amor y la satisfac-
ción. Estos no son diferen-
tes de las energías ilusorias
presentes en todos los seres,
pero al mismo tiempo repre-
sentan aspectos de la ilumi-
nación de Kongosatta.
La enseñanza del Shin-
gon ha sido transmitida por
estos seres celestiales a los
maestros de India, China y
Japón, para llegar a la hu-
manidad que busca la ilu-
minación. Los ocho gran-
des patriarcas de la doctrina
Shingon son: Mahavairocha-
na (Dainichi Nyorai), Vaj-
rasattva (Kongosatta), Na-
garjuna, Nagabodhi, Vajra-
bodhi, Amoghavajra, Hui
Kuo, y Kukai. La antigua le-
yenda de la "Torre de Hie-
rro" del Sur de la India (nan-
ten tetto) describe la primera
transmisión de las enseñan-
zas secretas a Nagarjuna por
Vajrasattva. No existe cer-
teza de cuándo comunicó
Nagarjuna estas enseñanzas
a Nagabodhi, pero Vajrabo-
dhi (jap. Kongochi), quien
introdujo la doctrina a Chi-
na, vivió durante el último
tercio del siglo VII y la pri-
mera mitad del siglo VIII
de la era cristiana (671-741
e.c.). Este instruyó a su disCÍ-
194
pulo Amoghavajra Gap. Fu- tradición, haya decidido es-
ku, 705-774 e.c.) a quien en- cribir estas enseñanzas se-
contró en China y que a su cretas para el público en ge-
vez tradujo al chino el Sufra neral. Ojalá que en un fu-
del Diamante con comenta- turo no muy lejano, se pueda
rios en el año 753 e.c. Amog- publicar esta obra en espa-
havajra viajó a Ceilán en 742 ñol.
e.c. y regresó en 746 con más
de quinientos volúmenes de Benjamfn Preciado Solfs
textos budistas, además de
enseñanzas secretas que
transmitiría a su discípulo
chino Hui Kuo. El año de
804, el monje budista ja-
ponés Kukai, llegó a China
en donde estudió sánscrito
y Budismo esotérico antes
de encontrar al maestro Hui
Kuo, quien le transmitió las
enseñanzas secretas justo an-
tes de su muerte en 805
e.c. En 806, Kukai regresó a
Japón para establecer el Bu-
dismo esotérico y desde en-
tonces la escuela Shingon ha
florecido en aquel país.
El libro del Prof. Yama-
saki es un trabajo excelente
que permitirá al público oc-
cidental conocer los aspec-
tos clave del Budismo Shin-
gon, de sus doctrinas, ritua-
les y prácticas. Es una suerte
que un sacerdote Shingon,
profundo conocedor de la
195
196
Noticias
Inauguración de la Fundación Instituto
de Estudios Budistas en Buenos Aires
El cjía 14 de marzo de 1990
fue inaugurada en Buenos
Aires, Argentina, con una
conferencia pública realiza-
da en el Centro Cultural
San Martín, la Fundación
Instituto· de Estudios Budis-
tas, creada el 17 de noviem-
bre de 1989. El hecho tiene
particular importancia por
tratarse de la primera ins-
titución que emprende de
manera científica la investi-
gación del Budismo en nues-
tros países, y, quizá, en el
ámbito de la lengua españo-
la.
Al acto asistieron más de
300 personas, lo que mues-
tra el interés cada vez mayor
que hay por el Budismo. En
el evento hablaron la profe-
sora Regina Steiner, quien
explicó los objetivos y activi- .
dades del Instituto; el doctor
Fernando Tola, quien dio a
conocer los fines y criterios
de los estudios budistas; y la
doctora Carmen Dragonetti,
quien disertó sobre "Tres as-
pectos del Budismo: Hina-
yana, Mahayana, Ekayana.
La Fundación no tiene fi- 1
nes de lucro y desarrolla sus
actividades en un plano es-
trictamente académico. Sus
objetivos son "promover,
abordar y llevar a cabo estu-
dios e investigaciones sobre
el Budismo, sobre las cultu-
ras en las cuales éste ha flo-
recido (India, China, Japón,
Corea, Tibet, Sudeste Asiá-
tico, etc.) y sobre los idio-
mas por él utilizados (Sáns-
crito, Pali, Chino, Tibetano,
Japonés, etc.)". Considera ...J
que, de este modo, contri-
buye a "dar a conocer los va-
lores budistas como un me-
dio para alcanzar la paz y la
armonía en el mundo". En-
tre sus actividades se cuen-
tan cursos, seminarios de in-
vestigación, grupos de tra-
bajo, conferencias budistas
masivas y, por supuesto, qui-
zá lo más importante, la con-
197
tinuación de una investiga-
ción en el campo del Bu-
dismo que lleva ya muchos
años, encabezada por los
doctores Tola y Dragonétti.
El resumen de las acti-
vidades realizadas durante
1990 fue muy positivo: se
dieron cursos de Sánscrito,
Chino, Tibetano y Japonés;
en ellos se abordó el estudio
de la gramática de estas len-
guas y se leyeron, tradujeron
y comentaron textos princi-
palmente budistas. También
se dieron cursos sobre el
Budismo, su desarrollo, sus
principales enseñanzas, y se
leyeron y comentaron tex-
tos en español, traducidos
del Pali y el Sánscrito por
profesores del Instituto; asi-
mismo, se impartió un curso
sobre relaciones entre la In-
dia y Grecia, con lecturas
y comentarios de textos de
autores griegos relacionados
con la India, en traducción
española. El año académico
se clausuró en noviembre,
con la importante conferen-
cia El Sütra del Loto. Su di-
fusión, su influencia, su men-
saje, impartida por Fernando
Tola y Carmen Dragonetti,
que son Vicepresidente y
Presidente de la Fundación,
respectivamente.
Para 1991 sus actividades
incluyen cursos anuales de
Sánscrito, Japonés clásico y
Budismo, así como un curso
cuatrimestral sobre Brahma-
nismo y Budismo y su di-
fusión en el mundo Greco-
latino. Y se continúan los
seminarios de investigación
sobre textos budistas Sáns-
critos, Pillis, Chinos y Tibe-
tanos, que son prolongación
de seminarios anteriores.
Los estudios budistas en
lengua española quedan de
este modo inscritos en la
vasta labor académica inter-
nacional que, en todos los
frentes de la investigación
científica correspondiente,
aborda el estudio de la filo-
sofía budista.
. El Consejo de Adminis-
tración de la Fundación
está constituido por las si-
guientes personas: Dra. Car-
men Dragonetti, Presidente;
Dr. Fernando Tola, 1er.
Vice-presidente; Prof. Ro-
berto Oest, 20. Vice-presi-
dente; Sra. María Julia Bus-
to, Secretaria; Sra. AIejan-
198
dra Ferrara, Pro-secretaria; chuk, Sra. Regina Steiner,
Sra. Mabel Grassi, Tesorera; Sr. Ornar Bañay, Arq. Luis
Prof. Alfredo Grassi, Pro- Gigli, Vocales.
tesorero; Dra. Rosalía Vof- (S.M)

Creación de la Asociación Latinoamericana
de Estudios Budistas con sede en México
Con el objeto de estudiar y
difundir la cultura budista,
el pasado 8 de diciembre
-considerado tradicional-
mente como el día en que
Shakyamuni Buda alcanzó la
Iluminación- se inauguró en
la ciudad de México la Aso-
ciación Latinoamericana de
Estudios Budistas (ALEB).
Esta asociación está sien-
do apoyada por el Instituto
Internacional de Estudios
Budistas (Kokusai Bukkyo-
gaku Kenkyüsho) con sede
en Tokyo, Japón, y entre
sus planes se encuentra la
traducción y publicación de
textos y escrituras budistas
y sobre Budismo; el crear
una biblioteca sobre el tema,
hasta hoy inexistente en
América Latina, con la única
excepción de la biblioteca de
la Fundación del Instituto de
Estudios Budistas de Bue-
nos Aires; erigir una estatua
de Shakyamuni Buda en un
lugar público de esta ciudad;
realizar exhibiciones de arte
budista; y la publicación de
esta Revista de Estudios Bu-
distas, como órgano de di-
fusión de la asociación. La
revista está dirigida por los
especialistas en Budismo,
Carmen Dragonetti y Fer-
nando Tola, residentes en
Argentina; tiene consultores
en América, Asia y Europa;
su oficina editorial -al igual
que la sede de la asociación-
está en México, y servirá de
enlace entre directores, con-
sultores, colaboradores y lec-
tores.
199
La ALEB está presidida
por el profesor e investiga-
dor de El Colegio de México,
Benjamín Preciado, y quedó
integrada por: Guillermo
Quartucci (Secretario Aca-
démico); Angélica Aragón
(Secretaria de Relaciones
Públicas); Sergio Mondra-
gón (Tesorero); y, como vo-
cales, Josu Landa, Manuel
Gollás y Marco Antonio Ka-
ram, este último, Director
de la Casa Tibet de Mé-
xico.
Al brindis de inauguración
asistió, entre otras personas,
el Profesor Jorge Silva, Di-
rector del Centro de Estu-
dios de Asia y África, de El
Colegio de México.
En México, como en Amé-
rica Latina, existe un gran
desconocimiento, tanto a ni-
vel académico como del pú-

blico en general, acerca del
Budismo. Se tiende a mi-
nimizar su importancia. Sin
embargo, el Budismo ha da-
do origen -para mencionar
sólo un ejemplo- a una fi-
losofía que posee un sta-
tus equivalente a la filosofía
clásica occidental y ha sido
objeto de numerosos y rigu-
rosos estudios académicos.
Más aún, la filosofía budista
es el fundamento de la ética
y práctica cotidianas en gran
parte del mundo oriental.
De ahí que nos encon-
tremos, entonces, ante un
importante acontecimiento:
la posibilidad de conocer,
desde su aspecto académico,
la cultura budista y, con ello,
acercarnos a la comprensión
de esa visión del mundo.
Adriana Segovia Urbano
Seminarios sobre Budismo Esotérico
El 15 Y el 16 de septiem- marca) un seminario sobre
bre de 1988 tuvo lugar en Esoteric Buddhism in Japan;
la Aarhus University (Dina- asimismo, del 21 al 24 de
200
agosto de 1989 tuvo lugar mana, Dinamarca, etc. En
en el Samso College (Dina- la revista Studies in Cen-
marca) otro seminario sobre tral and East Asían Religions
The Esoteric Buddhist 1/"adi- Vol. 2, pp. 179-187 se en-
tion. El primero fue orga- cuentra amplia información
nizado por The Seminar for sobre ambos seminarios y
Buddhist Studies, con sede las ponencias que en ellos
en Copenhagen y Aarhus, se presentaron. The Semi-
y por la Danish Association narfor Buddhist Studies tiene
for the History of Religions; planeada la edición de las
el segundo, por el mismo principales ponencias leídas
Seminar, contando con la en los mencionados semi-
colaboración del Samso Co- narios. Para mayor informa-
lIege. A ambos seminarios ción dirigirse a: Aarhus Uni-
concurrieron estudiosos de versity Press, Universitets-
Bélgica, Francia, URSS, Ja- parken, 8000 Aarhus C, Di-
pón, República Federal Ale- namarca .

Revista Studies in Central and East Asian
Religions
N os es grato informar a gida por tres estudiosos da-
nuestros lectores acerca de neses, Per K. Sorensen, Ian
la aparición de una nueva Astley Kristensen y Henrik
revista académica Studies in H. Sorensen. La revista se
Central and East Asian Reli- ocupa del fenómeno religio-
gions publicada por The Se- so en el área que comprende
minar for Buddhist Studies Tibet y Asia Central, Man-
can sede en Copenhage y golia, China, Corea y Japón .
. Aarhus (Dinamarca) y diri- Ya han aparecido los volú-
201
menes 1 (1988) Y 2 (1989).
Ambos contienen interesan-
tes y valiosos artículos so-
bre Budismo. Los pedidos
de suscripción deben ser
dirigidos a Aarhus Univer-

sity Press, Universitetspar-
ken, 8000 Aarhus C, Dina-
marca.
El precio de la suscripción
anual (un volumen) es de
US $ 17 más $ 3 para correo.
Nueva Directiva de la International Association
ofBuddhist Studies
Como resultado de las elec-
ciones realizadas en la Aso-
ciación, la nueva directiva de
la misma, que entró en fun-
ciones el primero de enero
de 1991, está constituida co-
mo sigue:
Presidente: David Seyfort
Ruegg.
Secretario General: Alexan-
der Macdonald.
Tesorero: Lewis Lancaster.
Editor de la Revista: Roger
Jackson.
Secretario para las Américas:
Leslie S. Kawamura.
Secretario para Asia: Akira
Yuyama.
Secretario para Europa: Ale-
xander Macdonald.
Miembros del Consejo Con-
sultivo: Heinz Bechert, Co-
llet Cox, Richard Gard, Yui-
chi Kajiyama, Per Kvaerne,
Lokesh Chandra, Donald S.
Lopez, A. K. Narain, Jikido
Takasaki, Paul Williams,
Hsiang-chou Yo.
Dirección de la Asocia-
ción: The International As-
sociation of Buddhist Stu-
dies, c/o Dept. of South
Asian Studies, University of
Wisconsin, 1242 Van Hise
Hall, Madison, Wisconsin
53706 USA.
202

Décima Asamblea de la IABS
Del 18 a! 21 de julio de que o transferencia a Su Ex-
1991 tendrá lugar en París celencia el Doctor Ananda
la Décima Asamblea de la W. P. Guruge, Embajador
Intemational Association 01 de Sri Lanka en París, a
Buddhist Studies. Se realiza- la siguiente dirección: Pa-
rá en la sede de la UNESCO ris Secretariat of the Tenth
bajo el patrocinio de la Re- Meeting of the Intematio-
pública Democrática Socia- na! Association of Buddhist
lista de Sri Lanka. Las Studies, c/o Sri Lanka De-
ponencias deberán estar es- legation to Unesco, M 2.08
critas en inglés o francés. UNESCO, 1 rue Miollis,
El derecho de inscripción es 75015 Paris, Francia, donde
de USA $ 50.00, que de- se podrán solicitar mayores
ben ser enviados por che- informes sobre el evento.
203
204
Colaboradores
Carmen Dragonetti (28 de abril, 1937). Doctora en Filosofía; Investi-
gadora Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas
y Técnicas (CONICET), Argentina; Presidenta del Instituto de Es-
tudios Budistas, Argentina; especialista en Filosofía Budista. Libros:
Dhammapada. El Camino del Dharma, Lima 1964, Buenos Aires 1967;
Udána, La Palabra de Buda, Barcelona 1971, 1972, Monte Ávila, Ca-
racas 1972; Dígha Nikiiya, Diálogos Mayores de Buda, Caracas!Buenos
Aires 1977; Siete Sütras del Dígha Nikiiya, El Colegio de México, México
1984.
Isamu Kanaji, Profesor Emérito de la Shitennóji International Budd-
hist University. Especialidad: Budismo. Ha publicado los siguientes li-
bros: ShOtoku Taishi kyogaku no kenkyü (Estudios sobre las enseñan-
zas de Shótoku Thishi), Kyoto, Hyakkaen, 1962; Dai Muryojukyo no ha-
nashi (Discursos sobre el Sukhavatívyuha-sütra extenso, 1, lI), Kyoto,
Hyakkaen, 1976; ShOmangyo-gisho no shisóteki kenkyü (Estudios so-
bre el pensamiento del Shómangyó-gisho) Kyoto, Sankibó Busshorin,
1971. Principales artículos: "Sh6mangyó-gisho no hongi no gakukei to
sono senjutsusha" (El linaje erudito de los modelos que forman la
base del ShOmangyó-gisho) en Shitennóji Joshi Daigaku Kiyó, No. 3,
1970; "Shinran no yume-rokkaku musó ni tsuite" (La visión de Shin-
ran en el haIl hexagonal (Rokkakudó)), en Bukkyo Kenkyü Ronshü,
Seibundó, 1976; "Hokke-gisho narabini Shónangyó-gisho senjutsu no
mondai o megutte" (Sobre el problema de la compilación del Hokke-
gisho y ShOmangyó-gisho), en ShOtoku Taishi Kenkyü, No. 13,14,1979,
1980.
Sakyo Komatsu (28 de enero, 1931). Escritor. Estudió en la Universidad
de Kyoto; miembro de la Asociación Japonesa de Escritores de Cien-
cia Ficción desde 1%1; en 1974 recibió el 270. Premio de la Asociación
de Escritores de Misterio de Japón, por su obra Nihon Chinbotsu (El
Hundimiento de Japón); en 1984 dirigió, produjo y escribi6la película
Sayonara Jupiter (Adiós, Júpiter); fue premiado con el 60. Premio Japón
por Shuto ShOshitsu (Desaparición de la Capital); en 1990 fungió como
Productor General de la Exposición Internacional de Flora y Verdor,
de Osaka. Principales trabajos: Fukkatsu no Hi (Día de Resurrección)
1bkyo, 1974; Nihon Chinbotsu, (El Hundimiento de Japón) 1bkyo, 1983;
205
Shizen no Tamashí no Hakken (El descubrimiento del espíritu de la
Naturaleza) Thkyo, 1990.
Tsugunari Kubo (24 de julio, 1936). En 1967 obtuvo el Doctorado
en Literatura y Filosofía de la India en la Universidad de Thkyo con
especialidad en Estudios Budistas; es profesor universitario; desde 1971
asumió la Presidencia de Reiyukai; es Presidente e Investigador de
"The International Institute for Buddhist Studies" con sede en Thkyo;
entre sus principales publicaciones se cuentan: Dokutoru ¡ibago wa
Kaku Kntatta (Un diálogo sobre los principios básicos de la filosofía
de Shakyamuni y su aplicación a la sociedad moderna) Kadokawa
Publishing Co., 1973; Waga Mikansei Sengen (Ensayos sobre la sociedad
moderna) Kodansha, 1973; Konnichiwa Oshakasama (Un diálogo sobre
la relevancia de las enseñanzas de Shakyamuni en los problemas de la
sociedad moderna) Sangaku Publishing Co., 1978; Zaike Shugi Bukkyo
no Susume (Investigación sobre el significado de una práctica laica de
las enseñanzas de Shakyamuni) Inner 1tip Publishing Co., 1978; Kore
Kara no Nihonjin to Bukkyo (Una nueva aproximación a la filosofía de
Shakyamuni para los japoneses de hoy) Kadokawa Publishing Ca., 1984;
Hokekyo Bosatsu Shiso no Kiso (La filosofía fundamental del Sutra de
la Flor de Loto respecto a las prácticas del Bodhisattva) versión para
publicación de su tesis doctoral, Shunjusha, 1987; Ten no Ongaku 1, II
(Una edición de dos volúmenes de discursos y ensayos seleccionados
de la señora Kimi Kotani, primera presidenta de Reiyukai) Hotoke no
Sekai Publishing Co., Vol. 1 1972, Vol. II 1983.
Lambert Schmithausen (17 de noviembre, 1939). Doctor en Filo-
'"sofía, estudió Indología, Filosofía y Arabismo en las universidades
de Colonia, Bonn y Viena; de 1967 a 1970 fue catedrático de Indo-
logía en la Umversitlit Münster y de 1970 a 1973 fue Profesor Aso-
ciado de Indología en la misma universidad; desde 1973 ha sido pro-
fesor de Indología (Estudios Budistas) en la Universidad de Ham-
burgo; en 1979 fue Investigador Visitante en el International Insti-
tute for Buddhist Studies. Sus principales trabajos son: MilIJI!anamiSra's
mit einer Studie zur EntwickJung der indischen Irr·
tumslehre, (Mandanamisra's Vibhramavivekah, con un estudio so·
bre la enseñanza india sobre las equivocaciones) Viena, 1965; Der
Nirvlil}a'Abschnitt in der VmiScayasarrzgrahGl}f der YogliclirabhümÜ} , (El
capítulo del Nírvalla en el ViniScayasaI¡lgrahalli de la Yogaciirabhümi\!)
Viena, 1969; Álavavijñlina, on the Origin and the Early Development 01 a
Central Concept olYoglicarii Philosophy, 2 vals., Thkyo, 1987.
206
Fernando Tola (20 de octubre, 1915). Doctor en Literatura; Profesor
Emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima,
Perú); Investigador Superior del Consejo Nacional de Investigaciones
Científicas y Técnicas (CONICET), Argentina; Vice-Presidente del
Instituto de Estudios Budistas, Argentina; especialista en Indología y
Filosofía Budista. Libros: Himnos del Rig Véda, Buenos Aires 1968;
Himnos del Atharva Véda, Buenos Aires 1968; GUa Govinda, Buenos
Aires 1971; Amaru, Cien Poemas de Amor, Barcelona 1971; Doctrinas
Secretas de la India, Upanishads, Barcelona 1973; Damodara Gupta, Los
Consejos de la Celestina, Barcelona 1973. En colaboración con Carmen
Dragonetti: Los YogasCitras de Patañjali, Barcelona 1973, traducción
inglesa, Delhi 1987, 1991; Yoga y Mística de la India, Buenos Aires 1978;
El Budismo Mahliyana, Estudios y Textos, Buenos Aires 1980; Filosofía
y Literatura de la India, Buenos Aires 1983; El Idealismo Budista, la
Doctrina de sólo-la-mente, México 1989; Nihilismo Budista, La Doctrina
de la Vaciedad, México, 1990.
Akira Yuyama (11 de agosto, 1933). Doctor en Filosofía de Asia del
Sur y Estudios Budistas. Ha sido catedrático e investigador en las uni-
versidades: Nacional de Australia, Auckland y Gotinga; las universida-
des de Hamburgo, Calgary, California (Berkeley), Thkyo, Kyoto, Ho-
kkaido, Thhokn, e Hiroshima, en las que ha impartido, entre otros, cur-
sos de Filología Budista Sánscrita y Tibetana y de Indología. Es Director
de "The International Institute for Buddhist Studies", anteriormente
"The Reiyukai Library", de la que también fue Director. Sus traba-
jos monográficos son: Indic Manuscripts and Chinese Blockprints (Non-
Chinese Texts) 01 the Oriental Collection 01 the Australian ,National Uni-
versity Library, Canberra 1967; A Bibliography 01 the Sansmt Texts 01 the
SaddharmapU/Jtfarikasútra, Canberra 1970; A Grammar 01 the Priijña-
paramita-ratna-gulJa-sa,?,cayagiithii, Canberra 1973; Prajña·piiramita-
ratna-gulJa-sa,?,cayagatha, Cambridge 1976; Vmaya- Texte, Wiesbaden
1979; Sansmt Fragments 01 the Mahliyiina MahiiparinirviilJasütra, L Ko-
yasan Manuscript, Thkyo 1981; Kacchapa-Jataka: Eine Erzllhlungvon der
SchildkrOie und dem Kranzwinder, Thkyo 1983; The WorksolVasubandhu
in SansmtManuscript: The 1Hsvabhiivanirdeia, the Vurzstika with its V:rtti,
and the TIi,?,sika with Sthiramati's Commentary, Thkyo 1989. Ha publi-
cado, además, tres folletos monográficos, 44 artículos bibliográficos y
de investigación, y 11 artículos sobre actividades científicas, además de
artículos en diccionarios y reseñas, entre otros textos.
207
Asociación Latinoamericana
de Estudios Budistas
Directorio
Benjamín Preciado, Presidente
Guillermo Quartucci, Secretario Académico
Angélica Aragón, Secretaria de Relaciones Públicas
Sergio Mondragón, Tesorero
Manuel GoIlás, Marco Antonio Karam y Josu Landa,
Vocales
Apartado Postal # 19-332, c.P. 03901, México, D.E
Teléfono 530· 01 . 36
208

,

Criterios para las colaboraciones
De un modo general, las colaboraciones, en el caso de artículos, no deben exceder las 30 páginas, incluyendo las notas -las cuales se colocarán al final del manuscrito. Las reseñas de libros no excederán las 6 páginas. Las notas breves tendrán una extensión máxima de 3 páginas. Los manuscritos deberán estar mecanografiados, a doble espacio, en hojas tamaño carta y por una sola cara. Las palabras extranjeras y las citas se subrayarán, no así los nombres propios. Las palabras extranjeras (en pali, sánscrito, chino, japonés, tibetano, etc.) serán dadas en transcripción románica, evitándose en lo posible el uso de signos diacríticos. Los artículos enviados como colaboración, que no sean en español, serán traducidos por la Revista de Estudios Budistas. Los artículos se publicarán con un resumen en inglés (Abstraet) cuya extensión no debe superar la media página. Se recomienda a los colaboradores agregar dicho resumen a sus trabajos. Los colaboradores enviarán un breve currieulum vitae y su dirección, para ser incluida en la revista. Los colaboradores recibirán una remuneración y, sin cargo, un ejemplar de la revista y 20 separatas de sus artículos.

El m1mero 1 de la Revista de Estudios
Budistas se termin6 de imprimir en el

mes de abril de 1991 en los talleres de
Grupo Editorial EÓN, Avenida México· Coyoacán 421, México, D.R, Thls. 604· 12·04 Y 688-91-12. El tiro es de 1000

ejemplares.

Revista de Estudios Budistas
México . Buenos Aires

Año I-No. 1

Abril, 1991

Revista de Estudios Budistas
Añal -No. 1

Abril,1991

Directorio
Directores: Carmen Dragonetti (Consejo Nacional de InvestigacioFernando Tola nes Científicas y Técnicas, y Fundación Instituto de Estudios Budistas, Argentina) Consejo consultivo: Andre Bareau (El Colegio de Francia) Luis Osear Gómez (Universidad de Michigan) Bimal K. Matilal (Universidad de Oxford) Katsumi Mimaki (Universidad de Kyoto) Lambert Schmithausen (Universidad de Hamburgo) Ernst Steinkellner (Universidad de Viena) Akira Yuyama (Instituto Internacional de Estudios Budistas, Tokyo) Editor: Sergio Mondragón Consejo editorial: Benjamín Preciado, Marco Antonio Karam, Guillermo Quartucci, Luis Cortés Bargalló Asistente editorial: Adriana Segovia
Oficinas: Dr. Barragán 482, Colonia A.S. Narvarte, C.P. 03010, México, D.R '!el.

530-01-36. FAX: 538-13-86. 'lbda correspondencia internacional, a los directores y/o al editor, dirigirla a: Revista de Estudios Budistas, 2741 Sunset Boulevaro, Los Angeles, California, 90026, USA. La Revista de Estudios Budistas se publica dos veces por año, en abril y octubre. El precio de cada ejemplar es de $20,000 m.n.; suscripción anual en la Repllblica Mexicana (dos nllmeres) $35,000 m.n.; Estados Unidos, Centroamérica y Antillas, 20 US dls.; Sudamérica y Europa, 23 US dls.; Asia, Africa y Oceanfa, 25 US dls. Las opiniones expresadas son responsabilidad de sus autores. Esta revista es publicada
por la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas, A.c., con sede en México. Apartado Postal # 19332, c.p. 03901 México, D.E Registros en trámite.

Dharma. con referencia especial al Siitra del Loto: Tsugunari Kubo 45 Budismo y Naturaleza: Lambert Schmithausen 63 87 'YI 7 Fines y criterios de los Estudios Budistas: Fernando Tola El árbol de la bodhi en el MaMvastu-avadana:Akira Yuyama Historia 1tes etapas en la aceptación del Budismo por el Principe Shótoku: Isamu Kanaji 107 Términos y conceptos bndistas Buda. 163 Notas breves Étienne Lamotte: Fernando Thla y Carmen Dragonetti 171 159 Exposición Internacional de Flora y Verdor. Japón. Sangha: La 1tiple Joya del Budismo según Nagarjuna: Étienne Lamotte 135 Abstracts Textos PrajMparamitahridayasiitra.T. Osaka. y C. 1990: Sergio Mondragón 174 3 .D. MaMyana. Ekayana: Carmen Dragonetti 13 Movimientos budistas laicos contemporáneos en el Japón.Sumario Presentación Artículos 1tes aspectos del Budismo: I1mayana. Siitra de la Esencia de la Perfección del Conocimiento: 1i'aducción y comentarios de F.

Ediciones Dharma.133. de llmgunari Kubo: Emst Steinkellner 187 Shingon. de una imagen de Miroku Bosatsu.El propósito del simposio "Budismo y Naturaleza" El Budismo y el mundo del futuro: Sakyo Komatsu Reseñas 177 178 Idealismo budista. de Fernando Thla y Carmen Dragonetti: Josu Landa 181 Hokekyo Bosatsu shiso no kiso (Fundamentos de la idea de Bodhisattva en el SaddharmapuJ. Felida Gamett.no Pérez. Andy Weber. con permiso del editor y del dibujante. España. en japonés). Agradecemos la colaboración de las siguientes personas para este nllmero de la REB: Profesor Mario Federico Real de Azúa. Las fotografías de las páginas 106. Alicante. Foto de la portada: Walter Renter. María Julia Busto y Bernarda Gudiño. Japanese Esoteric Buddhism. Diseño: Eko. 4 . Josu Landa. VIII que se encuentra en Koriuji.lgarikasütra / La Filosofía Fundamental del Sütra del Loto en relación con las prácticas del Bodhisattva). María Urquidi. Keiko y Tomokazu Obara. La doctrina de "sólo-la-mente". 157. escultura en madera del S. 196 Y204 son del Bodhisattva Maitreya (Miroku Bosatsu. Novelda. Kyoto. Japón. Luci2. de Thiko Yamasaki: Benjamín Preciado 189 Noticias Inauguración de la Fundación Instituto de Estudios Budistas en Buenos Aires 197 Creación de la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas con sede en México: Adriana Segovia 199 Seminarios sobre Budismo Esotérico 200 201 Revista "Studies in Central and East Asian Religions" Nueva directiva de la Internacional Association ofBuddhist Studies y Décima asamblea 202 Colaboradores 205 Ilustraciones: Reproducidas de "Tibetan Buddhist Images".

5 . versión china de Kumiírojiva.rt ~Jt ?JJt-t1.Lt JI} J:-jJjJ~ Venos del caprtulo XXV del SaddharmapuQQanl<asütra. Sütra de la Flor de Loto del Maravillaso Dharma.¡ff ~~ ..-r Jt~.Jt)~( &ll .

o Gwu Shakyamuni Ruda 6 .

China. en un elemento de identidad común entre todos ellos.Presentación on un gran de satisfacción cumplimos con C de honroso sentimientohacer la presentación dehoya la el encargo de la vista Estudios Budistas. del arte. alrededor del año 500 a. sin conversiones forzadas. de la filosofía. según los datos cronológicos más aceptados. Desde la India en que surge. El Budismo es una de las manifestaciones más importantes de la humanidad. Se inserta en esos pueblos y. Mongolia. Y todos esos pueblos. se convierte en un factor esencial de su evolución cultural. Japón. sin violencias.C. por la firmeza de la fe de sus monjes y por el modelo de vida que ellos ofrecían -haciéndose realidad en . por la sola fuerza de sus ideas y de los sentimientos que ellas suscitaban.. Tibet. bajo su forma Mahayana. llegando a pueblos de las más diversas historias y culturas. esta forma el ideal de no-violencia que el Budismo introdujera por primera vez en la historia de la humanidad. Y esta difusión del Budismo se realizó en forma pacífica. el Budismo se difunde rápidamente por todo el ámbito del Asia. cuyo primer número sale Re- luz. Corea. Vietnam del Sur. Bajo su forma Hinayana el Budismo se extiende primero a Ceilán y luego hacia el Sudeste Asiático: Birmania. Laos. desde ese momento. le retribuyen con excelsas cr¡. se extiende hacia el norte: Asia Central. Tailandia. Cambodia. . de la literatura.:aciones en los campos de la religión. sin guerras de conquista. Una in- 7 . enriquecidos por el aporte de nuevas ideas y de nuevos sentimientos que el Budismo les hace. que contrastaban en la mayor parte de los casos con la historia y la cultura de su patria de origen.

nobles aspiraciones y un sutil conocimiento de las complejidades del comportamiento humano.no ha sido un hecho casual y gratuito. El éxito logrado por el Budismo en su propagación por todo el Asia en el curso de su extensa historia -propagación que en nuestros días se ve ampliada a nuevos continentes. se da primacía en él a cualidades que el Occidente por lo general no ha considerado propias del dominio de la ética. sea cual sea su casta. eran considerados por él actos reprobables. la concentración . Mencionemos entre éstas: la autoconciencia. como Europa y América. la moderación. no es necesario que nos refiramos a las grandes escuelas filosóficas que surgie- 8 . Asimismo. se distingue por sus supremas cualidades morales. Fue clara su voluntad de exaltar la moralidad. la paciencia. En lo que a la filosofía concierne. convirtiéndola en el criterio ineludible de la evaluación de todo acto o persona.mensa y poderosa cultura budista se extiende así sobre todo el Asia. contrarios a la moral. la serenidad. para el Budismo no es brahmán (o sea la persona que ocupa el más alto rango en la jerarquía hindú tradicional) aquel que nace en familia de brahmanes. sino aquel que. AlIado de las cualidades comunes a toda ética. aunque estuviesen dirigidos a los dioses. la energía y el esfuerzo. o sea el hacer conscientes zonas inconscientes de uno mismo. el Budismo adoptó una posición novedosa. porque. Es así que el Budismo rechazó. desde cualquier punto de vista que se le considere. el desapego. por parte de éste. los sacrificios de seres vivos que se practicaban en la India. de la mente. El ideal de hombre ético que elaboró el Budismo reúne rasgos que revelan. En lo que a la ética concierne. al entrañar violencia y sufrimiento. el autocontrol. la satisfacción con lo que uno posee o hace. el estado de alerta y vigilancia. sino que se basa fundamentalmente en los valores intrínsecos que él posee.

Y. ligado a otros seres. fundadas en la disciplina moral y en el conocimiento de la verdadera naturaleza de las cosas. todo es relativo y contingente. sobre el cual se puede construir un sistema de relaciones individuales y sociales. Pero existe una salida. como las del Hinayana que elaboraron la teoría de los dhannas o las del Mahayiina que desarrollaron las teoóas de la vaciedad y de sólo-la-mente. como una isla solitaria en medio del océano de la existencia. al pie del árbol de la Bodhi. ver al mismo tiempo todas las facetas de una cosa". en aquella noche memorable. El sufrimiento es congénito a la naturaleza humana. El valor concedido al conocimiento es característico del Budismo desde sus más lejanos orígenes. Nos referiremos más bien a algunas de las concepciones fundamentales del Budismo. por eso mismo. a otros actos del pasado. Esta salida nos la ofrece el Budismo con sus doctrinas salvíficas. a otras cosas. El Budismo partió de la vivencia del sufrimiento. del futuro. Todo lo que le atañe está bajo el signo de una impennanencia fatal y dolorosa. adquiere plena conciencia de la causalidad universal: "todo tiene una causa". Todo ser está relacionado. en Bodh Gaya. Surge así la necesidad de cultivar en uno un sentimiento de solidaridad para con todos y para con todo. cuando llega a la Iluminación. 9 . Nada existe aislado en sÍ. Buda. una vía de escape a ese destino. del presente. La conciencia de la causalidad universal inculca en el budista el vívido sentimiento de la interdependencia de todos los seres y cosas. en que se manifiesta su riqueza y su profundidad. La conciencia de la relatividad universal crea en el Budismo una actitud de tolerancia. la interdependencia de todos los fenómenos.ron en el seno del Budismo. liberadas de la incomprensión y de la agresividad. El hombre es un ser que nace para morir. ajena 'a todo excluyente y arrogante dogmatismo: "nunca podrás. una fonna de poner fin al sufrimiento. vinculado.

de la inteligencia. Es natural que el Budismo. Shiikyamuni. de admirables logros intelectuales y artísticos.El grado supremo de esta solidaridad universal lo constituye la doctrina de que la condición de Buda. factor relevante en la historia del Asia y herencia que hace honor a la humanidad. el conocimiento del Budismo se va integrando en la cultura universal de la humanidad. afincada en la Iluminación. para no guardar para sí solo el logro supremo que alcanzara con largo y doloroso esfuerzo. el Buda fundador del Budismo histórico. un interés siempre mayor y cada vez más intenso. Difundir conocimiento y colaborar en la erradicación de la ignorancia -la raíz del mal según 10 . dejando de ser una exclusividad de especialistas e investigadores y convirtiéndose en objeto de interés y admiración para la gente en general. igualados así en su auténtico ser y en su definitivo destino. por compasión hacia todos los seres. del conocimiento. está al alcance de todos los seres: "todos seréis Budas". numerosas revistas y numerosos investigadores. la gloriosa esencia de Buda. no es patrimonio exclusivo de nadie. les enseñó ese camino. y para que todos pudiesen llegar a la meta a que él mismo llegara. haya suscitado. porque en todos ellos existe. la forma más alta de la conciencia. es patrimonio de todos los seres. desde que empezó a ser conocido en Europa y América. la forma más alta de ser. la Budidad. dedicados a su estudio y a la difusión de su conocimiento. La Revista de Estudios Budistas pretende contribuir a la difusión del conocimiento del Budismo en el mundo de habla hispana. podrán llegar a ser Budas. Por otro lado. Hoy existen en el mundo numerosas instituciones. por un sentimiento de solidaridad para con todos ellos. y. encontró el camino que lleva a la Budidad. así como de los valores que él propugna. Y todos los seres podrán alcanzar la Budidad. aunque transitoriamente oculta. La Budidad.

que quieran enterarse de 10 que es el Budismo. la armonía y la paz. así como traducciones de obras budistas a partir de los textos originales. intelectuales y al gran público en general. historia. fácil lectura. la tolerancia. La Revista de Estudios Budistas podrá publicar en traducción española artículos valiosos publicados anteriormente en otros idiomas y que posean las características antes indicadas. artistas. de los aportes que hizo a la humanidad. los sentimientos de interdependencia y de solidaridad. y que no exijan conocimientos especializados previos para su comprensión. arqueología. La Revista de Estudios Budistas pretende que los artículos y otros materiales que publique sean de "alta divulgación" y aporten a sus lectores nuevos conocimientos caracterizados por la seriedad.es siempre una noble tarea que merece ser llevada a cabo y promovida por personas que desean el bien. arte. etc. sólida fundamentación.. psicología. estética. sociología. de los valores que propicia. religión. de los que aún no ha podido liberarse y que se interponen en su camino hacia una pacífica convivencia universal. de sus grandes figuras representativas. antropología. puede ayudar en algo a aliviar las tensiones que hoy agobian a la humanidad y a reducir los males que originan los sentimientos y actitudes negativas.el Budismo. profesores. de su historia. la difusión de los nobles valores que cultiva el Budismo. Fernando Tola y Carmen Dragonetti Directores de REB 8 de abril de 1991 11 . investigadores. como la no-violencia. La Revista de Estudios Budistas está dirigida a estudiantes. La Revista de Estudios Budistas acepta colaboraciones académicas relativas al Budismo en todas las variadas disciplinas como filosofía. escritores. literatura. Además.

o Nagiirjuna j/ 12 .

Tres aspectos del Budismo:

Hinayana, Mahayana, Ekayana*
Carmen Dragonetti

El Brahmanismo

n el siglo VI antes de Cristo el Brahmanismo reinaba supremo en el pensamiento religioso y filosófico de la India. Heredero de las viejas tradiciones védicas, enriquecido por la sutil y sistemática especulación litúrgica de los brahmanes y vivificado por la tendencia mística característica de la India, el Brahmanismo se centra alrededor de una idea de grandiosas proyecciones: Brahman, lo Absoluto, la Verdad de la Verdad, el Ser único y sin segundo, la Sustancia de privilegiado status que existe en siy por si, como el ens realissimum, como el fundamento más profundo de la realidad, al cual sólo se llega en el curso de una experiencia trascendente. Como la expresión más rotunda del humanismo filosófico que nos brinda la historia del pensamiento humano, el Brahmanismo postula la existencia del tUman, el "uno mismo" auténtico, el verdadero hombre, idéntico a Brahman en esencia y excelsos atributos. Una formulación upanishádica famosa expresa esta identidad: tat tvam asi: "Tú eres Aquello".

E

*' Conferencia Inaugural de la Fundación Instituto de Estudios Budistas, Buenos Aires,
Argentina (14 de Marzo de 1990).

13

El Brahmanismo se presenta así como un sistema sustancialista en que el análisis de la realidad se detiene forzosamente, en última instancia, en la Sustancia expresada en su binomio unitario de Brahman-iitman. La oposición al Brahmanismo Pero también el siglo VI a.C. ve el inicio de la crítica despiadada del sistema brahmánico, el inicio de los ataques a que es sometido desde diversos frentes, ataques que toman como mira los diferentes elementos que hacen a los fundamentos del sistema. Estas críticas y ataques y la denodada defensa que de sí mismo hace el Brahmanismo, revelándose un digno adversario, van a enriquecer en los siglos que siguen la historia del pensamiento de la India, una de las máximas creaciones del intelecto humano. Estas críticas y ataques son llevados a cabo por Maestros expertos en todas las sutilezas de la dialéctica, que con ilimitada audacia llevan hasta sus últimas consecuencias las tesis que sostienen, por mucho que contradigan las más caras tradiciones del pensamiento de la India, por mucho que nieguen los más sólidos dogmas de su Cultura. Los Maestros del Error Entre los opositores del Brahmanismo están los que Buda llamaba "Los Maestros del Error". A pesar de que los textos palis mencionan sus enseñanzas sólo para rechazarlas, con todo esos mismos textos dejan traslucir sin lugar a dudas una marcada deferencia por esos Maestros. Los describen como jefes de grandes comunidades, maestros de numerosos discípulos, conocidos y renombrados, fundadores de sectas, bien considerados por mucha gente, reconocidos desde largo tiempo atrás, ascetas errantes y mendi-

14

cantes, que han recorrido un largo camino y que son hombres de avanzada edad (Dfgha Niklíya 1,2,5). Esos maestros son Pürana Kassapa, el negador de la moral, Makkhali Gosiila, el determinista, Ajita Kesakambala, el materialista, Pakudha Kachchiiyana, el atomista, Sañjaya Belatthiputta, el escéptico, y Niitaputta, el precursor del Jainismo, otra de las pujantes religiones que se constituyen por esa época en oposición al Brahmanismo.

Buda
Gautama Buddha, Shiikyamuni, Buda y su Leyenda

Pero el más duro adversario del sistema brahmánico sería un apacible asceta, un personaje extraordinario en términos universales y el que más influencia habría de tener en la historia del Asia: Gautama Buddha, es decir, Gautama "el que Despertó a la Verdad" o (como comúnmente se traduce) Gautama "el Iluminado", llamado también Shiikyamuni, "el Sabio de entre los Shiikyas", o simplemente Buda. Pocos son los datos históricos que se tienen acerca de su vida. Pero (lo que es más valioso para nosotros) la tradición india nos ha trasmitido la leyenda de Buda, constituida por los monjes y monjas, por los devotos laicos y devotas laicas del Budismo, enriquecida con episodios maravillosos, embellecida por todos los tesoros de la poesía, tal como se nos revela en todo su esplendor en antiguos textos como el Lalita Vistara o el Buddhacarita o en la versión moderna del gran poeta inglés Edwin Arnold, The Light 01Asia ("La Luz de Asia"). En esta leyenda no tenemos solamente el tributo de veneración y admiración rendido al Maestro por sus seguidores; esa leyenda constituye la expresión poética de experiencias reales que en vida tuvo Buda.

15

Buda es presentado corno el noble hijo, nacido en forma sobrenatural, de un rey y una reina poderosos. Su nombre era Siddhiírtha. Su alta alcurnia le dio acceso a todos los bienes de la vida, pero pronto descubrió la miseria y la fealdad que anidan en todo placer y belleza humanos. A pesar de la protección de que fue rodeado para que eso no sucediera, pronto también descubre que el hombre es un ser sometido a la enfermedad, a la vejez, a la muerte, un ser nacido para experimentar sin cesar el sufrimiento producido por la separación de los seres que más ha querido -caros compañeros de un corto viaje. Abandona entonces su vida principesca, decidido a encontrar un camino que lleve más allá del sufrimiento. Después de larga y afanosa búsqueda la verdad se le descubre al pie del Árbol de la Iluminación. No es un mundo de paradisíacos placeres 10 que se presenta ante su visión; no tiene la vivencia de la presencia de una Persona Divina; no experimenta quintaesenciados goces espirituales. Su experiencia se condensa en una frase de filosófica inspiración y de ilimitadas posibilidades metafísicas: "Todo tiene una causa". Esta verdad le permitirá destruir al sufrimiento, descubriendo y destruyendo su causa, el deseo y el apego; y esa verdad expresará también la doctrina básica del Budismo que en el plano metafísico 10 contrapone al Brahmanismo: la doctrina de la Insustancialidad, de la Contingencia Universal, de la inexistencia de un ser propio en todo. Después de la Iluminación vienen los años de una larga vida serena y apacible, rodeada del respeto de sus discípulos, en que Buda, recorriendo los caminos de la India, comunica a otros la via salvífica que ha encontrado, hasta que, a los 80 años, en Kushinagara, cierra el círculo de su vida fecunda, ingresando en el Nirvana Supremo y Sin Retorno, 10 Absoluto budista, allende la palabra y el pensamiento, tal corno es descrito por textos famosos del Udlina que expresan la idea del Maestro:

16

Si no existiese. "Existe. que de ahf no se sale. tal como en Occidente se concibe al alma o como en el Brahmanismo y en el Hinduismo se concibe al iitman. que ahf no se permanece. no-devenido. ni el dominio de la nada. ?Or tal razón se percibe una salida para lo nacido." (VIII. carece de actividad. devenido. aquel dominio en que no se dan ni la tierra ni las aguas ni el fuego ni el aire ni el dominio de la infinitud del espacio. no-devenido. lo no-nacido. El término nairiitmya designa a su vez no 17 . no hecho. lo nonacido. no-hecho. Una de las consecuencias que deriva de este principio es la inexistencia también de un principio espiritual individual. ' Nos referiremos brevemente a algunas enseñanzas budistas propias del Budismo denominado Hinayana y del Budismo denominado Mahayana y a algunas otras que se manifiestan en un texto mahayanista de excepcional importancia. no-hecho. el Sütra del Loto de la Verdadera Doctrina. Budismo Hinayana (Pequeño Vehículo) Inexistencia del alma Hemos dicho que la inexistencia de una sustancia en sí y por sí es uno de los presupuestos doctrinarios más importantes del Budismo. puesto que existe. oh monjes. el SaddharmapulJljañkasütra. no-devenido. Pero. El término sánscrito iitman designa tanto al alma individual como a la sustancia última de todo. no-compuesto. Carece de fundamento. compuesto. Yo os digo. nocompuesto. ni el dominio de la infinitud de la conciencia. no puede ser objeto del pensamiento. Es el fin del sufrimiento. hecho. siendo en este sentido una palabra sinónima de Brahman. no se percibiría en este mundo una salida para lo nacido. compuesto. no-compuesto. hecho. proclamado por Buda en el mismo instante en que llegó a la Iluminación. que ahí no se entra." (VIII. 1). que de ahf no se decae y que de ahí no se renace."Existe. oh monjes. devenido. oh monjes. oh monjes. ni el dominio del conocimiento y del no-conocimiento. 3). ni este mundo ni el otro ni el sol ni la luna. lo no-nacido. oh monjes.

etc. Takakusu. centrado. en su comentario de la última sección del Abhidharrnakosha de Vasubandhu dedicada al pudgala. la inexistencia del alma. es decir la inexistencia de Brahrnan. p. en la estrofa 3339 del Tattvasarrzgraha (edición de la Bauddha Bharati Series II. por consiguiente. T. debe mantenerse dentro de los límites de un análisis objetivo y científico. Y Shiintarakshita. que lo contrapone al Brahmanismo. corno dijimos. judea-cristianas o musulmanas. 1189). que proclame la inexistencia del alma. le resulte difícil aceptar un sistema doctrinario corno el Budismo. que haya predicado el nairatrnya y que. no atribuyendo al Budismo doctrinas que le son 18 . soporte imprescindible de ellas. han señalado unánimemente que la inexistencia del alma es una de las tesis fundamentales del Budismo.Y. Los grandes estudiosos de la filosofía de la India.sólo la inexistencia de un tUrnan o alma. Yashomitra. en la noción sustancialista de Brahrnan/atrnan. Se comprende que a una persona educada en las creencias hinduistas. la inexistencia de una sustancia.. p. principio fundamental de esas creencias. Oltramare. Varios textos célebres del Mahiiyiina exaltan la grandeza de Buda precisamente por haber sido el primer maestro que enseñó el nairatrnya. no existe salvación fuera de la enseñanza budista (edición de la Bauddha Bharati Series IV. Pero el estudioso del Budismo. sea cual sea la creencia a que él personalmente adhiere.R. corno van Glasenapp. sin el cual ellas perderían su firmeza y se derrumbarían. que durante siglos ha iluminado con su poderosa luz espiritual la vasta extensión del Asia. 1061) declara que Buda está a la cabeza de todos los tfrthakaras o creadores de vías salvíficas por haber sido el primero que proclamó el nairatrnya. Murti. cita una estrofa que proclama que en el mundo no existe ningún otro maestro fuera de Buda. sino también la inexistencia de una esencia última de todo.

En el Mahayana se escribieron tratados cuya única finalidad era demostrar la inexistencia de un Dios así concebido. en el Canon Paji. la más ortodoxa de las escuelas filosóficas del Hinduismo. legislador supremo. Con toda razón Junjiro Takakusu. el ser omnipotente.ajenas y que por ser tales no son aceptadas por los propios budistas. dispensador del premio y del castigo. encontramos textos de inspiración atea como en el Brahmajtilasutta del Digha Niklíya. como el célebre Ishvarakartritva-nirtikritih-vishnoh ekakartritva-nirtikarana atribuido al propio Nagarjuna. negaban la existencia de Dios. construyendo un imponente sistema metafísico que 19 . Inexistencia de Dios Otra consecuencia que deriva del principio de la insustancialidad sostenido por el Budismo es la negación de la existencia de Dios. 1926) terminantemente expresa: "El atefsmo es elprimero de los principios fundamen- tales del Budismo . El ateísmo del Budismo no debe sorprendernos. La escuela Mimtimsti. Varios de los Maestros del Error. de inspiración materialista. El Budismo es pues un sistema ateo. en sus lecciones sobre Budismo destinadas al Príncipe heredero del Japón (Main Buddhist Tenets. En los textos budistas no se encuentra una enseñanza teísta y por el contrario ya en la literatura budista más antigua.. rechazamos con toda firmeza la creencia en un dios creador. tal como lo conciben las escuelas Nyiiya y Vaisheshika del Hinduismo. en cuanto no admite la existencia de un ser con las indicadas características.. ya que el ateísmo tiene una notoria presencia en la historia del pensamiento indio. el gran erudito japonés. creador de todo. gobernante del universo. señor de los seres" -palabras decisivas sobre este tema teniendo en cuenta de quién provienen y a quién están dirigidas. tenía también una posición atea.

Tampoco pueden ser asimiladas a la noción de Dios las diversas concepciones de lo Absoluto. Shankara y su escuela aceptan la existencia de un Ishvara. como los dioses heredados del Vedismo. que se hace presente en algunas etapas o formas de estas escuelas. La atribución al Budismo de una posición netamente atea no significa que se niegue la existencia de seres sobrenaturales en el Budismo. Con excepción de los Maestros del Error. liberado de toda actividad. el Señor. El Stimkhya y el Thga pueden también ser considerados sistemas ateos. al margen de la palabra y del pensamiento. como elDharmakaya o elAmalavijñtina o el Tathtigatagarbha. o tomados de las tradiciones religiosas de los pueblos de Asia por donde el Budismo se extendió. 20 . tienen una poderosa inspiración espiritualista y elaboraron nobles sistemas éticos. El Ishvara queda así relegado al mismo status ontológico que el mundo y el yo individual. pero al mismo tiempo consideran que el Ishvara es sólo una manifestación ilusoria del único ser realmente existente que es Brahman. ya que el concepto de Ishvara. o como los Budas que predican sus enseñanzas en los infinitos universos que pueblan el ilimitado espacio. lo Absoluto. que sirvieron de guía y norma de conducta para numerosas sucesivas generaciones de la India. despojado de toda cualidad y atributo. todos estos sistemas no caen dentro de la órbita del materialismo. productos todos ellos de la mente sumida en el error. dotado de la mayor parte de las características atribuidas a Dios.prescindía de la idea de Dios. elementos esenciales del concepto de Dios. Pero la noción que se tiene de estos seres o entidades no puede ser equiparada de ningún modo a la noción de Dios: a ninguno de ellos se le puede atribuir una actividad creadora. está muy alejado de la noción de Dios tal como era presentada por el Nyaya-Wlisheshika. una función regente del Universo.

las sensaciones. sparsha. las conciencias. El Budismo analiza al hombre y encuentra que es solamente un conjunto de dharmas. deben darse en encadenamiento causal todos los dharmas enumerados en la célebre fórmula del pratítyasamutpiida ("Surgimiento Condicionado"). teoría central en el Budismo cuya presencia se deja sentir en toda su historia. samsklira. En esta serie de dharmas cada uno de ellos es efecto del que le precede y a su vez causa del que le sigue. impresiones subliminales. la existencia. el contacto de los sentidos con sus objetos respectivos. el nacimiento. Los dharmas. Esos dharmas son: avidyli. los estados de conciencia. vedanli. la sensación. shadayatana. upiidlina. Estos dharmas vienen a ser los elementos constitutivos de la realidad psico-física que es el hombre. El término dharma designa a los elementos constitutivos. individualidad. las percepciones. nlimarnpa. son concebidos como irreductibles a otra u otras realidades de 21 . conciencia. jliti. Daremos dos ejemplos de la aplicación de la doctrina de los dharmas. jarlimarana. Fuera de ellos no existe nada más en el hombre. a los factores de existencia de las entidades que componen nuestra realidad. el apego. Asimismo el Budismo sostiene que para que se produzca un nuevo ser y su destino de sufrimiento y muerte. bhava. los sentidos. la vejez y la muerte. los factores que le dan origen. elementos últimos de nuestra realidad. Estos dharmas pueden ser reunidos en cinco grupos (skandha): rnpa. vijñlina. samsklira. samjñli. vedanli.La doctrina de los dhannas Eliminadas las creencias en un alma y en Dios ¿cómo explica el Budismo la transmigración de los seres y la creación del mundo? Lo hace mediante la teoría de los dharmas. ignorancia. vijñlina. las voliciones. los elementos materiales que combinados constituyen el cuerpo.

siendo ellos a su vez causa de otros dhannas que son su efecto. explican en forma clara el mecanismo 22 . no dependen para existir del hombre que los capta. Los dhannas son insustanciales y no están adheridos a nada sustancial. Los dhannas no son producto del azar. Estas mismas personas consideran así que el Budismo incurre en contradicción al sostener una transmigración sin transmigrador. proclama la inexistencia de un alma individual. sino solamente como efecto de otros dhannas que vienen a ser su causa. con excepción de algunos de ellos. por un lado. autónomamente. afirma rotundamente la transmigración como medio de la imprescindible realización de la retribución de los actos -exigencia fundamental esta última del sentido moral característico del pensamiento indio. y que. como el Bhavasankrantisútra y el Shálistambasútra. Los dhannas. Detrás de los dhannas no existe algo que se manifieste en ellos.cualquier naturaleza. no existen en sí y por sÍ. son condicionados. inalterable y eterna. ni han sido creados por un Ser Supremo. como el nirvana. como tuvieron un origen así tienen un fin. Y la serie de dhannas en función recíproca de causa y efecto no ha tenido inicio en el tiempo. La transmigración Muchas personas que se acercan al Budismo se sienten desconcertadas cuando se enteran de que el Budismo. Varios textos del Budismo. Son transitorios. viene progresando desde una eternidad sin comienzo -principio éste del no-comienzo fundamental en el pensamiento de la India. piensa o experimenta. Finalmente los dhannas son reales. que les sirva de fundamento y los explique. por otro lado. Surgen a la existencia como efecto de otros dhannas que son su causa. un viaje sin viajero. independientemente. existen objetivamente. Un realismo ingenuo es la característica de este período del Budismo.

juntamente con la última conciencia se produce el comienzo del aniquilamiento del componente material (cuerpo) propio del segmento (existencia) que concluye y. como dijimos. Para el Budismo tampoco existe una conciencia (vijñtina. Esta serie-de-conciencias no se detiene con la muerte si el individuo que muere ha realizado actos que tienen como consecuencia una nueva reencarnación. lo que existe es una serie-de-conciencias que se siguen las unas a las otras ligadas entre sí por la ley de la causalidad. con las siguientes salvedades: para el caso del pasaje de un segmento (existencia) dela serie a otro. La última conciencia es concebida como la muerte.de la transmigración. entre cualquier conciencia y la que le sigue. una de esas conciencias viene a ser la altima conciencia. espíritu. La cesación de la última conciencia y el surgimiento de la primera conciencia son simultáneos. conciencia. citta. tUrnan) que pase de una existencia a otra. la primera como el nacimiento. manas) que se mantenga en el curso de la vida de un hombre. El hombre no es otra cosa que una corrientede-conciencias (vijñtinasrotas). la conciencia que le sigue. viene a ser la primera conciencia de un nuevo segmento de esa serie. por la ley de la causalidad y perteneciente a la misma seriede-conciencias. eliminando la posibilidad de acusar al Budismo de incoherencia. ligada a la anterior. que es concebido como una vida o una existencia. sino de un segmento de esa serie. En este caso. que es concebida como una nueva vida o una nueva existencia. conjuntamente con la primera conciencia 23 . no de toda la serie-de-conciencias. como la subida y la bajada de los brazos de una balanza. La relación de la última conciencia de un segmento (existencia) de la serie-de-conciencias con la primera conciencia del segmento (existencia) siguiente de la serie-deconciencias es la misma que existe en el curso de la vida. Para el Budismo no existe ninguna entidad (alma.

por pertenecer todos a una misma serie-de-conciencias. ligadas a ellas por la ley de la causalidad y pertenecientes a la misma serie-de-conciencias. obtenido con su gran desarrollo espiritual.se produce el comienzo del surgimiento de un nuevo componente material ( cuerpo) propio del segmento (existencia) que se inicia. En esta forma el Budismo explica el mecanismo de la transmigración sin recurrir a un principio que transmigre. gracias a un poder de rememoración extraordinario. sin ninguna conexión con nadie en el futuro. Desde una eternidad sin principio los dharmas vienen fluyendo sin cesar. no como la creación de un Ser Supremo. sino como el mero efecto del dinamismo de los dharmas. Este no fue el caso de Buda y de otros como él que. pero el aniquilamiento de los componentes materiales propios de un segmento y otro de la serie y la desaparición del recuerdo de las experiencias vividas en los segmentos anteriores de esa serie-de-conciencias oculta la continuidad ah aeterno de la serie y hace creer en la existencia de individuos que surgen sin ninguna conexión con nadie en el pasado. vinculados en- 24 . sabían con qué individuos del pasado estaban ligados. La creación del mundo El Budismo explica también el mundo. Sólo hay una serie-de-conciencias que viene desde la eternidad y fluirá hasta que sea cortada gracias al acatamiento de los principios budistas. La primera conciencia y las que le siguen. no van acompañadas del recuerdo de las experiencias vividas en los segmentos (existencias) anteriores de esa misma serie-de-conciencias. por ser todos ellos productos surgidos en el mismo terreno de una seriede-conciencias -como en el curso de una misma existencia el anciano sabe con qué niño setenta u ochenta años antes él estaba ligado por pertenecer él y ese niño a una misma serie-de-conciencias.

que se constituye en los alrededores del inicio de nuestra era. todo.tre sí por relaciones de causalidad. por otro gran pensador. compuesta por los seres y objetos que percibimos ya sea sensorialmente ya sea mentalmente. Maitreya. y un determinado destino. su manera de ser. surge de la combinación de los dharmas. sus atributos. La realidad en que vivimos. Ambas escuelas suscitan 25 . está dominado por dos grandes escuelas filosóficas.C. por decirlo así. y la escuela YOgachiira. Los dharmas proporcionan. la forma que la realidad construida por esos dharmas adopta está condicionada por el karman de cada uno y de todos los seres. la materia prima con que la realidad se construye. creada en el siglo III d. Sobre la forma como la realidad se conforma.C. por su karman. por el gran pensador Nagarjuna. la escuela Madhyamika. creada en el siglo II d. tienen especial influencia las acciones que los seres llevan a cabo y los efectos diferidos de esas acciones -en una palabra. una determinada personalidad emocional e intelectual. Cada individuo que surge a la existencia tiene una determinada forma física. El pensamiento de estas dos escuelas se convertirá en el pensamiento característico del Budismo Mahayana y al mismo tiempo constituirá dos cumbres de la historia de la filosofía de la India. influyendo unos sobre otros. Budismo Mahayana (Gran Vehículo) El Budismo Mahayana. sus cualidades. depende del karman de los seres que en esa realidad surgen a la vida. el karman de la totalidad de los seres. Lo mismo ocurre con la realidad empírica: su especial conformación. es decir. condicionado todo ello por las acciones que llevó a cabo en sus vidas anteriores. Los dharmas y el karman comparten así la función creadora que otros sistemas atribuyen a Dios.

Shünyata en sánscrito. muy diferente de la de la experiencia normal. la dependencia. continuos y unitarios. conglomerados de elementos. y este proceso anaIítico-abolitivo no se detiene en algo sustancial. que pasamos a exponer sucintamente y con la mayor claridad que nos sea posible. la relatividad. La cuerda que percibimos no existe en sí y por sí como cuerda. y éstos a su vez no existen en sí. Japón. Europa y Estados Unidos de Norteamérica. La escuela Miidhyamika La especulación filosófica de la escuela Madhyamika está centrada en el concepto de Vaciedad. No existen unidades totalitarias. y así sucesivamente. el ser 26 . La experiencia cotidiana y el estudio filosófico de la realidad empírica La experiencia cotidiana nos revela una realidad formada por seres y cosas que se presentan ante nosotros como existentes en sí y por sí. La condicionalidad. de factores constitutivos. de una existencia que le sea propia.cada vez mayor interés entre los estudiosos de la India. relativo. nada existe in se et per se. dependiente. son sólo un conjunto de filamentos. En la realidad empírica en la que nos encontramos. La realidad perceptible está constituida sólo por seres y cosas absolutamente contingentes. en ella todo es condicionado. Además todo está constituido por partes. sólo existen conjuntos. como compactos. es sólo un conjunto de hilos. provisto de un ser. de partes. La escuela Madhyamika del Budismo estudia la realidad que percibimos y con su estudio llega a una conclusión. contingente. respecto de esa realidad. nada tiene un ser que le sea propio (svabhava).

Hablando en términos modernos generales. bajo cuya imagen percibimos a la cuerda en la oscuridad. etc. Dos realidades: realidad de ocultamiento y verdadera realidad De acuerdo con lo expuesto. la verdadera realidad. constituida por partes. sin encontrar una última realidad sustancial. es la realidad apariencial. y la forma bajo la cual aparece ante nosotros es sólo una irrealidad. el verdadero modo de ser de la realidad empírica. por otro lado. la verdadera manera de ser de esa realidad apariencial (insustancial. 27 . pero. siendo la cuerda la realidad verdadera. y. El Madhyamika agregaría que los átomos y la energía son a su vez una realidad "ocultante" en relación con los elementos que componen a los átomos y a la energía. la contingencia en una palabra. de la misma manera como la serpiente. etc. cada hilo es una realidad "ocultante" en relación con los filamentos que lo componen y los filamentos que lo componen son la verdadera realidad en relación con los hilos y así sucesivamente. se podría decir que el mundo tal como aparece ante nosotros es la realidad "ocultante" de los Madhyamikas y que los átomos y energía que constituyen el mundo son. en relación con él. constituye la verdadera naturaleza. sin que se encuentre una última realidad sustancial. y así sucesivamente. La cuerda es una realidad "ocultante". para la escuela Madhyamika existen dos realidades: por un lado una realidad apariencial. compacta. fenoménica: la realidad empírica tal como aparece ante nosotros (sustancial. a la cual podemos llamar la realidad verdadera. los hilos que la componen constituyen la verdadera realidad en relación con la cuerda. y que son la verdadera naturaleza de los átomos y de la energía. a su vez.).algo compuesto. la verdadera naturaleza del mundo.). una ilusión.

una posición "nihilista". tenemos la impresión de que donde antes existía la realidad empírica. el sufrimiento.Negación de la realidad empírica La escuela Madhyamika no se detiene dentro de los límites de las dos tesis que hemos mencionado: es decir. la actividad sensorial. la acción y el agente. la pasión y su sujeto. La escuela niega la existencial real. el tiempo. la obra fundamental de Nagarjuna. Buda. de las principales manifestaciones y categorías de la realidad empírica: el surgimiento y la desaparición de los seres y cosas. la existencia tal como aparece. la tesis de la oposición entre la realidad fenoménica y la verdadera realidad (que no es sino la verdadera naturaleza de la realidad fenoménica) y la tesis de la contingencia universal. de todas las características que le son propias. La verdadera naturaleza surge como resultado de la abolición de la realidad empírica Como resultado de ese proceso abolitivo llevado a cabo por la escuela. la causalidad. está destinada a negar la existencia real. las consecuencias de las acciones (karman). el yo. va surgiendo. Y asimismo gran parte de la actividad intelectual de la escuela tuvo esa misma finalidad. de todas las categorías que en ella se dan. lleva adelante su análisis de la realidad y alcanza una posición radical. el encadenamiento al ciclo de las reencarnaciones (samsara). 28 . de la realidad empírica. de todas sus manifestaciones. de todos los elementos que la conforman. tal como se presentan ante nosotros. etc. La mayor parte de los versos memoriales (karikas) del Madhyamakashtistra. la liberación del ciclo de las reencarnaciones (nirvana). los elementos (dharmas) que conforman al hombre. se va haciendo. el ser y la nada. las verdades salvíficas del Budismo.

Esta impresión no corresponde a la verdad de las cosas.va quedando un enorme "vacío" (shünyata). podríamos decir que los átomos y energía existen previamente al experimento que los revela. porque la verdadera realidad. la "Vaciedad". manifestaciones. en su total y absoluta integridad. previamente a él. categorías. ante nosotros. Y ese vacío es también la realidad verdadera surgida a raíz de la eliminación de la falsa apariencia que constituye la realidad empírica. fin extremo al cual teóricamente no puede llegar el análisis abolitivo. propios de aquella realidad empírica. 29 . Esta impresión está provocada por el hecho de que el análisis abolitivo es llevado a cabo por la razón discursiva. los cuales. la cual. características. categorías. a raíz del análisis abolitivo. la realidad verdadera. uno por uno. aunque no la percibimos. o sea la realidad verdadera. tata et simul. La verdadera realidad. La Vaciedad preexiste al análisis abolitivo Decimos que tenemos la impresión de que. de la realidad empírica. ya que en él no se da ninguno de los elementos. está y siempre estará ahf. en un acto puntual de conocimiento intuitivo yóguico. la "Vaciedad". etc. reservado a los grandes iluminados del Budismo. sólo puede ser captada. va siendo "construido" paso a paso. han sido eliminados por la dialéctica abolitiva Madhyamika. Usando la comparación de la concepción moderna del mundo antes referida. va procediendo gradualmente. siempre ha estado. factores. paulatinamente. es absolutamente distinto de la realidad empírica. al analizar y abolir los diversos elementos. manifestaciones.. independientemente de nuestro análisis abolitivo. etc. con lo cual se crea en nuestra mente la idea de que el "vacío". va surgiendo ante nosotros.. Ese "vacío" que el análisis abolitivo parece que va dejando tras de sí. la "Vaciedad".

Para llegar a descubrir lo que es el nirvana debemos abolir todo lo que conforma la realidad empírica. podríamos decir que todos los seres y cosas que forman el mundo son idénticos entre sí en cuanto todos ellos son. sino en la apariencia bajo la cual se presenta ante nosotros. la Vaciedad. Hemos visto que para encontrar la verdadera naturaleza de la realidad empírica es necesario eliminar. que 30 . átomos y energía: la uniformidad es así un atributo universal. La doctrina de la igualdad universal (samatii) Una karika famosa de Nagarjuna (Madhyamakakariktis Xxv. 19y 20) Ysu comentario igualmente famoso de Chandraklrti expresan que no existe diferencia entre el samsara.La contingencia realizada en su punto extremo nos revela la Vaciedad en su forma extrema. llevada a sus últimas consecuencias. Ambos efectivamente sólo son vaciedad. la realidad empírica. shünyata. De manera similar tenemos que proceder para descubrir la verdadera naturaleza del nirvana. mediante un rigoroso análisis abolitivo. La realidad empírica. la verdadera. y el nirvana. total y absoluta. nos presentará a la misma Vaciedad que hemos encontnido al aplicar a la realidad empírica el método abolitivo. en su última esencia. y otra. especialmente el ser y el noser. una mera creación mental Hemos dicho que para la escuela de Nagiirjuna se contraponen dos realidades: una. todo lo que se nos manifiesta como formando parte de la misma. Esa abolición. El nirvana es lo totalmente diferente de la realidad empírica considerada no en su verdadera naturaleza. la falsa. Usando nuevamente la comparación de la moderna concepción del mundo.

la múltiple variedad del mundo en términos de color. de ideas. Nos encontramos así con la gran función que le cabe a la mente en la escuela de Nagarjuna. la misma mente y los sentidos. no es sino una sucesión de ilusiones. que se superimpone sobre la realidad verdadera ocultándola. etc. que nuestra mente crea sin cesar. Esta segunda realidad es una mera ilusi6n en el sentido común de la palabra. de nuestra subjetividad y sensibilidad. etc. es sólo una construcción de nuestra mente y de nuestros sentidos. como por lo demás en todo el Budismo Mahayana: la realidad empírica. que percibimos. La gran función que le cabe a la mente no debe engañarnos respecto de su verdadera naturaleza: la mente. nos hace vislumbrar en forma imperfecta la Vaciedad universal -la mente pertenece también a la realidad empírica y como tal es también vacía.. que la existencia de una ilusión. sabor. de imaginaciones. al igual que la idea o imagen ilusoria de una cuerda se sobreimpone sobre el conglomerado de hilos que la componen y la idea o imagen ilusoria de un hilo es sobreimpuesta sobre los filamentos que lo componen. una mera creación mental. sabor. y que mediante el análisis abolitivo que lleva a cabo dentro de sus propios límites. pues. es posible decir que. ya que el mundo es sólo átomos y energía sin los atributos empíricos de color. etc. al igual que la idea o imagen ilusoria de una serpiente que se sobreimponesobre la cuerda vista en la oscuridad. carente de existencia verdadera. por encima del ilimitado e infinito abismo de la Vaciedad universal.desaparece con el análisis abolitivo y que envuelve u oculta a la primera. que mediante su actividad crea la realidad empírica ilusoria que nos oculta a la realidad verdadera. En los términos de la comparación antes referida. Usando la misma comparación que antes. constituidos por átomos y 31 .. La existencia de la realidad empírica no es otra cosa.

no puede ser realmente destruido. Vaciedad. de nada y por consiguiente tampoco destrucción real de nada. de la creación. y ya que el mundo es sólo 32 . a la Vaciedad. una creación engañosa de la mente. verdadero. en los términos de la concepción moderna general que estamos usando. . o lo que es lo mismo. Thdo está nirvanizado ah aetenw En el Budismo Primitivo el nirvána era lo totalmente diferente de la realidad empírica. al comportar la abolición de todo.energía. La escuela Mádhyamika no se aparta de esta concepción al sostener que el nirvána es shünyatá. no son algo aparte del mundo que ellos crean. La cuerda es una creación ilusoria de nuestra mente. Y algo ilusorio no puede surgir realmente a la existencia. su destrucción real. asumiendo los atributos empíricos con los cuales aparecen ante nosotros. como realidad verdadera y última. nada abandonó nunca realmente el estado de shünyatá o nirvána. Los hilos a su vez son una ilusión. Consecuentemente. un nombre que aplicamos a un conglomerado de hilos agrupados de cierta manera. es precisamente la Vaciedad universal. y por consiguiente. Por otro lado. ' categorías de la realidad empírica. un nombre aplicado a una determinada agrupación de filamentos. su negación. de la existencia. Como consecuencia de esta naturaleza de la realidad empírica no hay ni ha habido ni habrá nunca surgimiento real. el nirvána. Finalmente. su eliminación. de la destrucción. se le contrapone la realidad empírica que es una mera ilusión. abolición de todos los elementos. su creación real. Todo queda así abolido: la cuerda como algo realmente existente. sólo son átomos y energía. ya que los átomos y energía nunca se transforman en los seres y cosas del mundo que percibimos. Y este estado de cosas. manifestaciones.

"Sólo-la-mente". desde sus inicios. usando la terminología budista. la absoluta Relatividad de todo. la Contingencia Universal. para esta escuela lo único que existe son ideas. creaciones mentales. de actos de conocimiento. que sea la que los "experimenta" como su inalterable testigo o veedor. permanente y autónoma que "tenga" esos actos de conciencia. Sólo existe la mente Si la escuela Miidhyamika del gran Nagiirjuna pone especial énfasis en afirmar la Vaciedad. que constituye la mente. como hemos dicho. no existe una entidad fuera y distinta de ellos. a las cuales nada real les corresponde externamente. la mente o la conciencia es sólo una serie de estados de conciencia. y Cittamatra.una creaClOn de nuestra mente y de nuestros sentidos. La realidad empírica en que existimos tiene así el mismo status ontológico que el sueño o las ilusiones creadas por 33 . la escuela YOgachara. que todo siempre ha permanecido en ese estado -es decir. la escuela Yogachara afirma con igual fuerza la sola existencia de la mente. de la conciencia. podemos decir que nada realmente se ha alejado nunca de su estado de átomos y energía. Estos actos cognoscitivos constituyen la mente. Dos términos sánscritos que sirven también para designar a esta escuela expresan su tesis central: Vijñanavada. representaciones. pero agrega (contrariamente a lo que pensaba el Budismo en sus inicios) que a esa sucesión de representaciones. que todo ha estado "nirvanizado" ab aeterno. no le corresponde ningún correlato real. "Teoría de la conciencia". La escuela Yogachara La otra gran escuela filosófica budista del Budismo Ma- hayana es. La escuela idealista mantiene esa tesis. Recordemos que para el Budismo.

en su verdadero y auténtico ser.la magia. no es la mente empírica escindida en la dualidad sujeto-objeto. inexistencia de dualidad. y nunca cesará de ser inexistencia de dualidad. la conciencia. es y será inexistencia de dualidad. Y su relación con las creaciones ilusorias a que da lugar no implica ningún cambio. en algún determinado momento. La no-dualidad sujeto-objeto es la esencia verdadera de la mente. ninguna alteración. La mente. No ha empezado a ser. es la eterna no-existencia con dualidad de la conciencia. creada por la mente sumida en el error. Siempre ha sido. subsistiendo exclusivamente entidades de naturaleza mental. Nada distingue a la visión de la realidad en que nos movemos de las visiones oníricas o de la fantasmagoría creada por el mago o de las alucinaciones a que da lugar la sugestión. que es lo único que posee existencia real. ninguna transformación en su auténtica y propia manera de ser. 34 . despojada de todo atisbo de dualidad. en especie despojada de la dualidad sujeto-objeto. para la escuela Yogiichiira la realidad es sólo una gran Ilusión. Y esta esencia tiene como atributo propio la inalterabilidad.-EI realismo ingenuo con que se manejaba el Budismo en sus primeras épocas (el llamado Budismo Primitivo) o en la época del Hinayiina. es la mente considerada en su aspecto de entidad absoluta. Si para la escuela de Niigfujuna la realidad empírica se convierte en el gran Vacío. ha cedido el lugar a un idealismo llevado a sus últimas consecuencias. en que los seres y los objetos se esfuman como entidades reales. Naturaleza de la mente La escuela budista idealista afirma rotundamente la sola existencia de la mente o de la conciencia. Pero esta mente.

bijas. si no se dan estímulos exteriores a la mente que provoquen en ella el surgimiento de las ideas. una virtualidad o potencialidad --en otros términos. toda idea. toda experiencia que nos afecte. similares a aquellas que fueron las que dejaron la impresión subliminal que ahora se reactualiza. cuando se dan las condiciones apropiadas. De la misma manera en el sueño nace en nuestra mente la imagen de algo 35 . samskiiras. representaciones. De acuerdo con el Idealismo budista. toda vivencia que tengamos. la representación que tenemos ahora de un mundo exterior a nosotros es sólo el producto de la reactualización de impresiones subliminales. experiencias. De acuerdo con esta teoría. shaktis o impresiones subliminales. que constituye una brillante anticipación de la moderna teoría del subconsciente. que postulaban la existencia real de un mundo externo. esas representaciones? Si ante mí no existe un mundo variado y múltiple ¿cómo puede originarse en mi mente la idea. más específicamente. se reactualiza dando lugar a nuevas ideas. esas imágenes. para responder a la objeción realista recurrían a la teoría de las vlisanlis. representación que surgió en nuestra mente en nuestra vida anterior. una marca.Surgimiento del mundo Si no existen objetos externos. representaciones de objetos ¿cómo se explica que en la mente surjan esas ideas. vivencias. en nuestro subconsciente (el llamado iilayavijñiina) una huella. Estos. imágenes. Esta impresión subliminal en la mente. dejan ineludiblemente tras de sí en nuestra mente. imagen. oponían a los idealistas budistas. la imagen o representación de un mundo signado por la variedad y la multiplicidad? Esta era una de las objeciones que los defensores del realismo. representación que cruza por nuestra mente. depositadas en nuestro subconsciente por la representación de un mundo exterior. imágenes. una impresión subliminal.

con ausencia total de un mundo externo. que no tienen un correlato real y que son meros productos ideales de la reactualización de impresiones mentales subliminales. Designa la acción en sí. recurriendo a la teoria del karman. "Las Veinte Estrofas". término éste de fundamental incidencia en el Budismo. representación habida en una existencia anterior a la anterior.que durante la vigilia nos afectó por su belleza o por el terror que nos produjo y dejó tras de sí una impresión en nuestro subconsciente. tratado fundamental de la escuela.¿cómo se explica que todos imaginemos el mismo mundo? ¿Cómo explicar la coincidencia de las alucinaciones (por decir así) que crean nuestras diversas mentes? Vasubandhu en su obra Vimshatika. Y a su vez la representación de un mundo exterior que tuvimos en nuestra vida anterior fue sólo el producto de la reactualización de impresiones mentales subliminales dejadas en nuestra mente por la representación de un mundo exterior. se ocupó de esta atingencia realista y da en forma brillante la solución de la misma. las impresiones subliminales y las representaciones. en el cual las imágenes oníricas. se han venido sucediendo unas a otras en un proceso regresivo alternante que no ha tenido inicio en el tiempo. Es como si nuestras existencias sucesivas en el ciclo de las reencarnaciones fuesen un eterno soñar sin inicio. concreto y tangible. Coincidencia de nuestras representaciones Si el mundo que percibimos es sólo una creación irreal de nuestras mentes -insistían los adversarios del Idealismo budista. Y así sucesivamente. dejasen impresiones subliminales que se actualizarían dando lugar a nuevas imágenes oníricas. el cúmulo de acciones que uno ha realizado en esta vida y en vidas anteriores. los efectos diferidos que esas acciones han de pro- 36 . como por 10 demás también en el Hinduismo. a las cuales nada real les corresponde.

1977. cuyos símbolos. El presente de cada hombre está así determinado por su propio pasado. su ubicación en la escala de la jerarquía social. "es un texto fundamental del Mahayana. el Loto de la Ley Maravillosa. Este Sütra. Kashgar Manuscript. Tokyo. Ekayana (Único Vehículo) El Sütra del Loto La última parte de esta exposición la dedicaremos brevemente al Saddharrnapu'!4añkasütra. Historias kárrnikas similares producen resultados similares. leyendas y divinidades prestan un aura de resplandor a las grutas santuarias de China. Devotos fervientes lo han copiado en caracteres de oro a través de las edades. exigencia fundamental del sentido de justicia propio de la India. Todo hombre carga sobre sí en cada vida el karrnan que acumuló en sus existencias pasadas y ese karrnan condiciona su destino presente y actual: su nacimiento en una u otra de las formas de existencia. como es el caso de las creaciones mentales coincidentes que presentan ante nosotros un mundo de iguales características. Preface). Mediante el karrnan se realiza la retribución moral de los actos. The Reiyukai. Es la principal escritura del Lejano Este. "El Sütra del Loto de la Verdadera Doctrina". como se expresa Lokesh Chandra (SaddharrnapulJ4añkasütra. La Sección en verso del Capítulo 37 . a que en ellos existen similitudes.ducir en vidas ulteriores. La coincidencia en las creaciones mentales de los diversos seres se debe a que los karrnans de esos seres son coincidentes. el sufrimiento o la felicidad que lo han de acompañar. de hecho es uno de sus Nueve Dharmas. debido a las cuales obviamente se tienen que producir efectos coincidentes o similares.

). La del año 290 se debe a Dharmaraksha (223300 d. El Sutra del Loto ha tenido. la Joya del Mahayana. Las traducciones chinas Las traducciones chinas del Sutra del Loto se hicieron en los años 255. un descendiente de iraníes establecidos en China Occidental. Su traducción. considerado como uno de los más notables traductores de textos canónicos budistas del Sánscrito al Chino. La del año 601 es sólo una revisión de la del año 406. La del año 406 se debe a Kumiirajiva (350-410 d. Él ha sido y es el Loto. al japonés.de este gran Sütra dedicado a Avalokiteshvara enciende todavía una esperanza universal y suprema y es fuente perenne de inspiración creadora para las artes. 406 Y 601. Kumarajiva trabajó con un grupo de colaboradores chinos bajo el patrocinio del Estado chino. un misionero indio-iranio. al coreano. 406. y es ella la que hizo conocido y popular el Sutra del Loto en estos dos países. una localidad del actual Pakistán. De estas traducciones se conservan sólo aquellas de los años 290. difusión que se incrementaría después mediante las traducciones al chino. 335. Y601 después de Cristo. 290. 286. Estos manuscritos pueden ser divididos en tres grandes grupos: Manuscritos provenientes del Nepal.). eclipsó a las anteriores. una enorme influencia en el 38 . al tibetano. ella es la que ha sido y sigue siendo utilizada en China y Japón.C. al mogol. manuscritos provenientes del Asia Central y manuscritos provenientes de Gilgit. Este hecho de por sí da a entender la gran difusión que tuvo el Sutra del Loto en el mundo budista." El texto sánscrito Se ha conservado el texto sánscrito del Sutra del Loto en múltiples manuscritos.C. elegante y clara. a través de la traducción de Kumarajiva.

devenir un Buda. ser. Se acepta por lo general que el Sütra del Loto adquirió su forma actual entre los años 150 y 200 d. Renacen en algunos de los mundos de esplendorosa belleza que pueblan el ilimitado universo y durante millones de millones de períodos cósmicos predican el Dharma (o "Doctrina de Buda") a innumerables seres. Fecha del Sütra del Loto Teniendo en cuenta que la primera traducción china fue realizada en el año 255 después de Cristo. la Budidad. la cual se ha manifestado en la vida religiosa. antes de penetrar al final de su carrera en el Nirvana Supremo y Sin Retomo. y llegaron al grado máximo del Conocimiento. La meta es la Iluminación. siendo el texto básico de numerosas e importantes sectas budistas. les permite tener la experiencia de lo Absoluto y convertirse finalmente en ese Absoluto.Japón. Los Budas son seres que alcanzaron el grado máximo del desarrollo espiritual. la condición de Buda. el cual les revela la verdadera naturaleza de la realidad en que vivimos.C. Nos referiremos ahora a algunas de las doctrinas más importantes de este Sütra. estando dedicados al estudio de este Sütra numerosos eruditos e instituciones. El camino para alcanzar esa meta es la llamada "Carrera 39 . en la literatura y en la investigación científica. tenemos que concluir que el Sütra del Loto es por lo menos anterior a esa fecha. practicaron en su plenitud las nobles virtudes que constituyen la ética budista. guiándolos a ellos también hacia la Iluminación. La Duminación y la "Carrera del Bodhisattva" El Sütra del Loto señala una meta para el esfuerzo humano y un camino para alcanzar esa meta.

sólo mencionaremos algunas prácticas de la Carrera del Bodhisattva a que se refiere en forma especial el Sutra del Loto. se extiende sobre millones de millones de años que el Bodhisattva recorre transmigrando sin cesar de una existencia a otra. progresando hacia un ideal de perfección espiritual que nunca pierde de vista. sus actos. en especial la virtud de la compasión (karuna). Practica las virtudes budistas. Entre ellos tenemos a Maitreya. La "Carrera del Bodhisattva" y la Iluminación a la cual 40 . escucha de ellos la prédica del Dharma. En los sutras del Mahayana se mencionan por sus nombres a muchos Bodhisattvas que personificaron algún ideal. Son los llamados "Grandes Bodhisattvas". acumulando méritos que enriquecen y purifican su karman. su vida entera. alguna virtud. que puede llevarlo hasta el sacrificio de la propia vida por el bien de los otros o a demorar su ingreso en la beatitud del Nirvana en su afán de ayudar a otros a alcanzar la Iluminación. Mahasthiimapriipta. No nos referiremos a ellas. Se esfuerza por compenetrarse de la idea de la Vaciedad Universal. La "Carrera del Bodhisattva" es larga y esforzada. alguna práctica espiritual o religiosa del Bu" dismo. Kshitigarbha. Avalokiteshvara. Diversos textos mahiiyiinistas describen sistemáticamente y con detalle las diversas etapas que en su búsqueda espiritual debe atravesar el Bodhisattva. Todo hombre que aspira a ser un Buda. los toma como modelo y los imita. Samantabhadra. Mañjushri.del Bodhisattva". es un Bodhisattva. que aspira a la Iluminación (Bodhi) y que convierte esa aspiración en la norma permanente que dirige sus esfuerzos. El Bodhisattva. que son objeto de especial veneración por parte de muchos devotos que a ellos recurren en busca de ayuda y que de ellos hacen el modelo que guía su conducta. durante millones y millones de períodos cósmicos rinde respetuosos servicios a los Budas que tiene la suerte de encontrar en sus repetidas encarnaciones.

El Unico Vehículo (Ekayina) En el curso de la presente exposición nos hemos referido al Budismo Hinayiina o del Pequeño Vehículo y al Budismo Mahiiyiina o del Gran Vehículo. La habilidad en los medios. el camino salvífica enseñado por Buda.ella conduce no están reservadas sólo a determinados miembros de la Comunidad Budista. de los seres a los cuales estaba dirigida la enseñanza. Característica esencial de Buda como Maestro. puede convertirse en un Bodhisattva y llegar a la Iluminación. no son contradicciones en que se incurrió. frente a cada ser a quien deseaba trasmitir su enseñanza. Una vez ingresado en el camino. a las diversas tendencias y proclividades. El Sütra del Loto pone especial énfasis en señalar que no debe pensarse que existen diversas enseñanzas de Buda. como Guía espiritual. 41 . el medio o método más conveniente y apto para inducirlo a ingresar en el camino que habría de llevarlo a la meta final. Esas diferencias se deben a la voluntad de Buda de adecuar sus enseñanzas a la diversa capacidad receptiva. una enseñanza gradual y lenta podría cambiar sus actitudes innatas y capacitarlo para aceptar finalmente las verdaderas y definitivas doctrinas. era así su habilidad en elegir en cada caso. de los diversos períodos. Las diferencias que encontramos en las doctrinas de los diversos textos. todo hombre. sin limitación alguna. y hemos indicado someramente algunas diferencias en las concepciones filosóficas que caracterizan cada una de esas etapas. espiritual. intelectual. adhiriendo a la fe budista. ni siquiera normales evoluciones de un pensamiento filosófico dinámico y audaz. al diverso grado de preparación moral. El Sütra del Loto contiene así una enseñanza de inspiración universalista que abre a todo ser. Podrían indicarse muchas otras relativas a otros aspectos del Budismo.

Es por eso que existe una sola enseñanza budista. habiendo llegado Tú a la Ruminación Inmaculada y Excelsa. N o hubo un Budismo para los Shravakas y Pratyekabuddhas delllinayiina y otro para los Bodhisattvas del Mahiiyiina. A todos les impartió la misma doctrina. inteligentes y mediocres. malos y buenos. lo que la maduración de su karman. induciéndolo a un mayor y más avanzado progreso espiritual. un solo. Terminaremos con los versos de un poeta anónimo budista que expresó en ellos su veneración y admiración por el Maestro: Debido a la Gran Compasión. siempre igual a sf misma y Una. cuyo destino final era la Iluminación. que tú sentfas por todos los seres atormentados por el sufrimiento y el dolor. su propia receptividad le permiten. transmitiste tu Doctrina. Cada uno toma de ella. 42 . sus proclividades y tendencias. una sola vía salvífica. dosificándola. un Unico Vehículo (Ekayana). a todos los seres. presentándola en la forma más adecuada ~para el desarrollo de cada uno. tú no podfas tolerar que. para su bien y para su felicidad. Por eso. oh Señor. Y cada uno tomó de esa enseñanza lo que de acuerdo con su naturaleza podía recibir y lo que cada uno tomó maduró en él. algún otro ser a ella no llegara. Buda no impartió enseñanzas diferentes a los diversos grupos de sus seguidores. benéfica y salvadora.

según su innata capacidadcae. -sobre las humildes hierbas para que cada cual germine. crezca. soberanos de los bosques. 43 . igual para todos. prospere o florezca. la lluvia imparcial. sobre los arbustos.Eres como la gran nube negra que se extiende sobre la sedienta tierra: sobre los grandes árboles.

<D o Manjushri 44 .

76· 90. Winnipeg. 1983. en la mayoría de los casos. ellos están organizados sobre los principios de una práctica orientada y dirigida por laicos. pp. with Special Reference to the Lotus Satro". 1. con referencia especia! a! Sútra del Loto. Esto significa que su existencia y funcionamiento.. realizada en la Universidad de Oxford. que se realizó conjuntamente con la Intemational Association for the History of Religions en la Universidad de Manitoba. por lo menos. 45 . con referencia especial al Sütra del Loto* Tsugunari Kubo l presente artículo se propone centrarse en la base de uno de los aspectos característicos de los movimientos budistas laicos contemporáneos en el Japón. de sus organizaciones monásticamente controladas. aparecida en The Joumal ol!he Imemational Association o[ Buddhist Studies" Vol. la presente traducción española es del artículo "Contemporaty Lay Buddhist Movements in Japan. 6 No.Movimientos budistas laicos contemporáneos en el Japón. Agradecemos a dicha Association y al Doctor L Kubo por habemos autorizado a publicarla en este nlÍmero de la RevMto de Estudios Budistas. E • &ta es una versión revisada de la ponencia leída el 20 de agosto de 1982 en la Fifth Conference ofthe IntemationalAssociation ofBuddhist Studies. en agosto de 1980. A pesar de las delicadas diferencias doctrinarias entre los grupos de los "nuevos movimientos budistas" en el Japón. son completamente independientes del Budismo tradicional o. yrelacionada con otra ponencia presentada en la Third Conference de la misma Associadon.

la enseñanza del Sütra del Loto". cualquiera podía esperar recibir el mérito que resulta de cantar "Narnu-Myoho-Renge-Kyo" que significa: "Yo creo en. sino. De acuerdo con Nichiren. la mayor parte de los grupos laicos budistas. en el Período Kamakura. y así el mérito que resulta de cantar esta fórmula simplificada al extremo. me gustaría repetir acá una diferencia característica entre los "nuevos movimientos budistas" en el Japón moderno.l. me gustaría describir brevemente los acontecimientos históricos que condujeron al surgimiento de movimientos laicos en el Japón moderno. Thmando en cuenta la palabra "delicadas". incluyendo la masa de hombres y mujeres analfabetos. en forma más importante. la cual podía ser hecha espontáneamente y no requería ni los implementos rituales ni los monjes de las sectas tradicionales. en textos tales como el Saddharmapu'!4añka o Sütra del Loto. Antes del Período Meiji. Parece enteramente evidente que fue Nichiren (1222-1282). había estado dirigida o controlada por 46 . La historia y el estado actual de los movimientos laicos Esta situación de independencia está fundamentada. puede simplemente ser traducido al Sánscrito como iNarnafJ SaddharmapulJ4añkasütraya! Nunca antes se había cantado esta fórmula como una práctica religiosa. el que por primera vez logró lo que él había considerado esencial: poner el Sütra del Loto al alcance de los laicos. O bien. como espero mostrarlo. Debe enfatizarse aquí que Nichiren enseñó a las masas no sólo la importancia del contenido del Sütra del Loto. él logró efectivamente introducir a las masas en la práctica laica basada en el Sütra del Loto. Poco antes mencioné "delicadas" diferencias doctrinarias. llamados "Ka" (originalmente: "un grupo organizado para realizar una peregrinación a lugares sagrados tales como templos o capillas"). Antes de ocuparme directamente de ese texto. o yo me consagro a.

independientemente de la tradición sacerdotal. Nadie negará hoy que los movimientos budistas laicos contemporáneos tienen gran influencia en el pueblo japonés. Al respecto. es otra cuestión.587 adherentes). Ahora me gustaría describir brevemente el actual estado de los "nuevos movimientos laicos" japoneses.las organizaciones budistas sacerdotales o monásticas. Ellos están totalmente apoyados y dirigidos por laicos.2 El porcentaje de analfabetismo en el Japón es prácticamente nulo hoy. uno no debería.1 Después del Período Meiji. La rapidez con que se logró para todos la capacidad de leer y escribir fue el factor más importante que permitió a los dirigentes budistas laicos estudiar las escrituras budistas ellos mismos. la gran mayoría de la población japonesa podía leer y escribir.300. desde luego. Este éxito debió mucho a la promoción de la educación realizada bajo la dirección del gobierno Meiji en el Japón. 3 Es también interesante que muchos de estos budistas laicos continuaron usando el Sütra del Loto como un punto central de partida. Cómo tales budistas laicos pudieron mantenerse independientes de la organización budista "ordenada". a pesar del hecho de que la mayor parte de esos movimientos pertenecen a organizaciones budistas "sacerdotales" monásticamente controladas. cuando una modernización acelerada tuvo lugar en el Japón. descuidar el aspecto "sincrético" de la religión japonesa. De acuerdo con las estadísticas del Almanac of Religions for the léar 1981. 47 . Esta tendencia continúa todavía en el Japón de hoy.344 adherentes en 20 organizaciones (incluyendo el K6d6 Ky6dan que es uno de los "nuevos movimientos budistas" que originalmente surgió de Reiyükai con 417. 4 el número de personas que pertenecen a organizaciones budistas es el siguiente: La Secta Tendai y sus divisiones: 33.

fácilmente la población budista cuenta con más de 111 millones de miembros. Con todo.557 en 24 organizaciones. La Secta Nichiren y sus divisiones: 32. Reiyükai y sus ramas 48 . las sectas Shin y sus divisiones: 20. por ejemplo.257.750. por otro lado.697 y Reiyükai: 2. incluso si uno toma esas estadísticas con reservas. Busshogonenkai: 1.573.802 en 22 organizaciones. tales como la Rissh6k6seikai: 5.600 y sus ramales. ¿por qué han surgido de la misma escritura organizaciones de caracteres totalmente diferentes entre sí? Por ejemplo. particularmente en la época moderna? Y. además.824 y My6chikai: 705.La Secta Shingon(Tántrica) y sus divisiones: 12. De todos modos el sincretismo religioso debería ser tomado en cuenta siempre. dana-pati de sectas tradicionales. entre las organizaciones llamadas "nuevos movimientos budistas" basados en el Sütra del Loto.819 en 38 organizaciones (incluyendo a la S6kagakkai como un K6 de la Nichiren Sh6-shü: 16.274. Sin embargo. La Secta J6d6 (Tierra Pura). no son números realmente exagerados.374 en 6 organizaciones.518.302.241.227.818. Las otras. excepto tal vez en unos pocos casos. no hay duda acerca de que el total de las personas que pertenecen a los "nuevos movimientos budistas" basados en el Sütra del Loto deben superar el 15 por ciento de la población japonesa. por decir así.971.426).267 en 47 organizaciones. Las Más Antiguas Sectas Nara: 4. Las sectas Zen y sus divisiones: 8.308. ¿Por qué ha sido el Sütra del Loto adoptado en forma exclusiva por tan gran número de personas en el Japón. los miembros de Reiyükai y de sus ramas totalizan casi 11 millones. la mayor parte de esos miembros son también seguidores o. Como se puede ver. en 3 organizaciones: 13. lo que es más que la población del Japón entera.

y la Sokagakkai son completamente diferentes. en lo que se refiere a orígenes y carácter básico de actividades y prácticas. que viven solitarias.7 La misma clase de referencia se encuentra en el Capítulo 14 (o 13. Monumento funerario budista (N. . a "aquellos jefes de familia y monjes mendicantes que recitan el SaddharmapUl}(Jarika"6 y a "los jefes de familia y a los monjes mendicantes que practican el camino del Bodhisattva". que comienza con una exposición acerca de la conducta del Bodhisattva después del parinirválJa del Buda Shakyamuni. dotadas de moralidad y consagradas a la meditación. Sánscrito 13). y la idea de la infinita expansión de la enseñanza. Estas personas pueden ser descritas como "pacientes. indican claramente que la práctica del Bodhisattva era igualmente accesible a ambos.9 que incluye una lista de las cualidades y características ideales de aquellos que preservan el Sütra del Loto. de 1:).5 Hay referencia." Ellas son también descritas en el verso siguiente como personas que están "libres de cólera. La base de la práctica del Bodhisattva "laico".8 Una distinción similar. Sánscrito 16). 11. en donde el texto se refiere a "Bodhisattvas que serán 'jefes de familia' (gahastha) y monjes mendicantes (pravrajita) en su 'última época'''. 49 . no hay duda acerca de que la influencia de predecesores tales como T'ien-tai y Nichiren no debería ser subestimada. mediante la conducta de cada ser humano. monjes y laicos. se encuentra en el Capítulo 17 (o 16. no son desleales. Bodhisattvas laicos Pasajes del Capítulo 10 del Sütra del Loto. Hablando históricamente. por ejemplo. se encuentran en el Sütra del Loto. son respetuosas de los caityas'. aunque menos directamente establecida. disciplinadas. concentradas.

humildes para con los monjes. Quizá la más completa expresión de esta idea se encuentra en el Capítulo 5. a todos los tipos de ellos por igual. el jefe de familia y el monje mendicante. flores y frutos. mendicantes y jefes de familia-o Además. arbustos.de la misma manera la enseñanza del sütra está puesta indiscriminadamente al alcance de todos los seres -monjes. La misma idea expresada en el Capítulo 5 es de hecho expresada en otros lugares de otra manera. a pesar de que la enseñanza de Buda es recibida por diferentes grupos y aparece en diferentes formas." A pesar de que los términos grhastha y pravrajita no se encuentran en realidad en estos dos versos. ni orgullosos ni perezosos. ella sigue siendo una sola sustancia. es importante anotarlo. 10 Aquí el texto desarrolla la idea de la accesibilidad universal de la enseñanza y de la igualdad fundamental de aquéllos que la reciben. es sin embargo claro que aquí se tienen en cuenta a por lo menos dos tipos diversos de seguidores. Encontramos así una serie de pasajes que se refieren al voto fundamental 50 . son quizá de menos importancia que aquellos muchos pasajes que claramente afirman y reafirman la idea de que la enseñanza básica del Sütra del Loto es accesible a todos los seres. parte en el agua de un río y parte en las olas del océano y. De la misma manera. son preservadores y mantenedores en potencia del texto y de la enseñanza del Sütra del Loto. a pesar de estas diversas transformaciones. agua. laicos y laicas. ella sigue siendo una sola enseñanza. cuando la gran lluvia cae. Estas referencias específicas a dos tipos iguales de practicantes. usando la metáfora de la gran lluvia: así como una gran lluvia cae indiscriminadamente sobre todo -árboles. parte de ella se transforma en rocío. El primer tipo es el monje mendicante que practica una meditación solitaria y el segundo tipo es una persona que se abstiene de la cólera y del insulto y que honra a los monjes y a los caityas. Ambos tipos.

Esta característica del sütra es la base fundamental de las sectas de los "nuevos movimientos budistas" en el así llamado linaje de Nichiren. En el Capítulo décimo. Todos e/1as se convertirán en dharrnabhaQakas y alcanzarán la completa üuminación. la igualdad es vívidamente descrita en la siguiente forma (resumen mío): Después de haber explicado lo que deberfa ser la conducta del BodhisaJtva después de su parinirvaQa. Aquellos jefes de famüia y mendicantes que se regocijan en la enseiianza se aferrarán firmemente a elJa y practicarán los caminos del BodhisaJtva. La puerta y el camino muy especiales Ahora me gustaría centrarme en algunos otros aspectos del 51 . sólo a través de la conducta de cada ser humano. Obsérvese que aquí yen pasajes como éstos. m. 13 Debería enfatizarse aquí que las enseñanzas de Buda pueden ser trasmitidas y difundidas ad infinitum entre "todos los seres vivos". el Buda Shákyamuni predice en primer lugar a los hijos e hijas de buena famUIa su futura üuminación. Enseguida explica la razón por la cual él ha hecho esta predicción. el término clave es "todos los seres vivos".de un Buda. 12 En estos y otros pasajes la idea de la igualdad fundamental es directamente expresada. Buda entonces enseña hacia el final que todos aquélJas que se acercan a e/1as se convertirán también en BodhisaJtvas. Existe al respecto este ejemplo tomado del texto de Kumarajiva que no necesariamente corresponde verbatim a la versión sánscrita conservada: Iniciabnente yo hice el voto de hacer que todos los seres vivos lleguen a ser iguales a mi 11 El voto inicial de /os Budas es hacer que todos los seres vivos alcancen el mismo camino del Buda que yo también a/cancé.

una puerta y un camino muy especiales han sido preparados en el Sütra del Loto. jugando. titulado "El Sentido de eka-yana en el Siitra del Loto".17 Según indica Hirakawa.16 ¿Qué clase de personas son ellos? Ellas son personas. como las siguientes: Aquellos niños que hacen montfculos de arena aqul y allá. 52 . Al respecto Hirakawa presta especial atención a los versos que se encuentran en el segundo capítulo. tal conducta es muy simple y. por ejemplo. "todos ellos alcanzaron la iluminación" o te sarvi prapta imam agra-bodhim. y los ofrecen como stapas a /os Rudas (verso 82). "todos ellos alcanzaron esta suprema iluminación". A diferencia de anteriores siitras del Mahiiyiina. o inclinan sus cabezas por un solo instante. Aquéllos que en dirección de la stapa juntan por completo /os palmas de sus manos. o levantan siquiera una mano.14 Más recientemente el Profesor Hirakawa ha desarrollado y aclarado sus puntos de vista desde un nuevo ángulo en su artículo "El fundamento y la formación de la Doctrina que revela el eka-yana"Y A continuación resumo los argumentos del Doctor Hirakawa y ofrezco algunos de mis propios comentarios. por ejemplo.Sütra del Loto. En conexión con esto quiero referirme a un esclarecedor artículo del Doctor Akira Hirakawa. seguida por los laicos. En varios versos uno puede encontrar a aquéllos que alcanzan el camino que conduce a la iluminación: te sarvi bodhaya abhari labhinaJ:. evidentemente. o inclinan apenas sus cuerpos ligeramente (verso 95). "Upiiya-kausalya" o "Hábiles medios". de 1:). En ellos. Profesor Emérito de la Universidad de Tokyo. las seis piiramitiis' deben ser practicadas durante tres incalculables • Perfecciones (N. En los siitras del Mahiiyiina compuestos en una etapa anterior no es común encontrar tales acciones simples descritas como el camino hacia la iluminación.

como lo menciona Hirakawa. que sostiene que cada ser vivo posee el "embrión" del Tathiigata.· El mismo Sütra del Loto menciona que estas prácticas son contrarias a aquellas descritas en otros sutras del Mahiiyiina.). porque la puerta y el camino hacia la Budidad mostradas en el segundo capítulo parecieron demasiado fáciles de entrar y seguir.kalpas.21 Así. dos temas importantes revelados en la porción en verso: Numerosos Budas en el futuro predicarán la misma enseñanza mediante hábiles medios (upaya·kauáalya) y conducirlÍn a incontables seres hacia la sabidurfa de Buda (v""os 98·99). La afirmación del Sütra del • Periodos cósmicos (N. uno encuentra sólo una única enseñanza principal de Shiikyarnuni. Antes de estos versos del Capítulo Dos. 18 Así los seguidores del Sütra del Loto fueron perseguidos por seguidores del restante Mahiiyiina y del Shriivakayiina. Es también digno de notar. 20 Buda también afirma que los Budas del futuro expondrán el "Unico Vehículo" (ekaytina).19 En conclusión. no habrá ningún ser vivo en el futuro que no llegue a ser un iluminado. a saber: "Buda aparece en el mundo siempre para beneficio de la gente para que ésta alcance la sabiduría de Buda". 53 . Ahora me gustaría referirme al mismo tema que el Profesor Hirakawa ha tratado. Este es en verdad el voto (pra9idhiína) de /os Budas que reaÜ2:an prácticas con miras a la iluminación y hacen que otros las realicen (verso 100). que en la historia del Budismo Chino y Japonés simples prácticas como éstas no han sido nunca aceptadas como la principal forma de acercarse a la iluminación enseñada por el Sütra del Loto. de T. No habrá nadie que no se convierta en un Blf'Úl después de escuchar esta ensefíanm. que ulteriormente en su desarrollo llegará a ser la teoría del Ththiigatagarbha. Esta exposición del ekaytina no es sino el pensamiento o doctrina de la Budidad.

como hemos dicho antes. 25 La predicción de Shakyamuni se hace extensiva en el Capítulo 10 a todo ser vivo que oye la enseñanza del Sütra del Loto. alegrándose por haber escuchado la enseñanza en el segundo capítulo.26 54 . pero sumamente significativa. se levanta y habla a Buda con respeto: Hoy (por fin) he llegado a saber que yo soy el heredero de Buda. En el Capítulo Tres del Sütra del Loto. rv. Allí.que se convertirá en un Buda en el futuro. etc. Herederos de Buda Aquí deseo centrarme en la expresión Sugatasya putrafJ. es una frase muy simple.Loto. No es necesario decir que la realización de prácticas que conducen a la iluminación es también enseñada en otros capítulos. puede ser hecha por cualquier persona laica. Esto recuerda el término tradicional Sakyaputtiyii. y he alcanzado la iluminación mediante el Dhanna.'12 y por supuesto "Bodhisattva". Shiiriputra. Esta es la atracción del Sütra del Loto para la gente laica. "Predicador del Dharma" (dharma-bhiilJaka). "Nadie dejará de alcanzar el camino que lleva a ser un Buda". Cualquiera que recita o lee el Sütra del Loto ha de sentir que él o ella podrá realizar las prácticas sin dificultad. aquéllos que realizan las prácticas de Bodhisattvas son llamados "Herederos de los Budas" (sugatasya putrafJ. 21 Buda entonces predice a Shiiriputra -que se ha declarado a sí mismo un heredero de Buda. nacido de la boca de Ruda Y tr'!!f!onnado por el Dhanna.). No es necesario ingresar en la vida monástica. En el segundo capítulo son en cambio llamados "sattva". "Heredero de un Buda". La realización de las prácticas.

sino que lleva a todos los seres vivos hacia la completa iluminación mediante la completa iluminación. Hacia el final de la famosa parábola de la "Casa incendiada" está la siguiente descripción: Todos los seres vivos son mis hijos. Los niños en la casa están absorbidos por su juego como para darse cuenta del fuego. 28 Para parafrasear esto. se promete la Budidad a todos los herederos de Buda -icompleta igualdad con los Budas y no sólo con sus semejantes! La impresionante imagen. Yo creo que las bien conocidas palabras de los Capítulos Tres y Cuatro son la clave para esta cuestión. En los sütras del Mahiiyiina. de Buda como padre. Dice como sigue: Sabiendo que todos los seres vivos son mis hijos yo llevo a todos los seres vivos hacia la completa iluminación con el mismo W!hfcu/o del Buda. Cito parte de esa descripción de acuerdo con la versión china: y la casa era muy vieja casi a punto de derrumbarse. ss .lninación mediante la completa iluminación del Tathagata. son herederos de Buda. Th les regalaré el Mahiiylina a todos el/os por igual Haré que no sólo una única persona alcance la completa ihl. sino todos los seres vivos. Debe llamarse la atención sobre el hecho de que esto es muy diferente de la idea "Dios Padre" del Cristianismo. El Ta/hagata no enseña la completa iluminación sólo a un determinado ser vivo. contenida en el Sütra del Loto. y de todos los seres vivos como niños. empieza con la descripción de una casa en llamas. El estado de la casa es descrito de una manera realista y detallada. no sólo Shiiriputra y otros discípulos.Veamos cómo la idea de "heredero de Buda" es enseñada en el Sütra del Loto. V La expresión es ligeramente diferente en la versión sánscrita. la gran completa iluminación del Tathtigata.

royendo cadáveres. es como sigue: Los principales protagonistas de la parábola son un anciano rico y su hijo. los tabiques se ladeaban por todas partes. tejones.Los cuartos eran extremadomente peligrosos. vfboras. todavia neciamente apegados al juego. desparramando por todas parles huesos y Cante. palomas. Otra parábola muy conocida. 29 La descripción de estas inmundas condiciones continúa. culebras. /obos y sabandijas. El hijo se separa de su padre durante su 56 . halcones. miriápodos. y todo el lugar estaba cubierto de suciedad. las moderas que sostentan el techo y /os aleros se estaban soltando. y. lagartijas. "El hijo del hombre rico" en el cuarto capítulo. ciempiés. y que los Budas son como adultos. las bases de las columnas podridas y desintegrándose. Llenos de pestilencia. y toda clase de bichos se hablan reunido ahL Habran rorros. las vigas y estructuras peligrosamente inclinadas y las escaleras estaban desprendiéndose. La parábola inculca en el lector -emocionalmente más que intelectualmentela idea de que los seres vivos son como niños. Los muros que sostenfan estaban rajados. deambulando por ella atropelladamente. escorpiones. sintetizada. La historia. los hlgares estaban inundados con sus excrementos. cuervos. raJas y otros animales dañinos. hurones. milpiés. lechuzas. águilas. salamandras. hablan milanos. el techo de paja se estaba cayendo. pisoteando. pichones. proporciona otra perspectiva sobre los herederos de Buda. Debe observarse que esta parábola es narrada por los discípulos que han llegado a ser capaces de oír la enseñanza en el segundo capítulo y están encantados con ella. El lector no puede evitar sentir asco. devorando. el yeso se descascaraba. urracas. raJones.

32 Sin embargo. y revela que el empleado es su propio hijo. ya que ha trabajado tan duramente. separado de él desde hace cincuenta años. etcétera. ministros. es mencionado en otro lugar en este sütra. reconoce que el pobre hombre es su hijo por su aspecto y su comportamiento. llama al hombre pobre conjuntamente con el rey. amigos. Pensando que su presentimiento se ha hecho realidad. Se convierte en un huérfano y crece en la pobreza y en la vagancia. El anciano le dice que no debería preocuparse y que debería considerarlo como su padre. Emplea al pobre hombre para limpiar los baños. El padre.30 Los discípulos dicen que aquel anciano rico no es sino el Tathiigata. temiendo a los sirvientes. el hijo se desmaya. 3! Shiikyamuni indica en el Sütra del Loto que la relación entre Budas y seres vivos es exactamente la misma que la relación real entre el padre y el hijo. Se escapa corriendo. administrando la entera propiedad del hombre rico. Después de veinte años el hijo se convierte en el servidor principal. No tiene hogar. En ese momento toma conciencia de su verdadera identidad como el heredero de este hombre rico. que era el hijo real de Shiikyamuni. Inmediatamente el anciano rico envía a sus hombres para que traigan a su hijo de regreso a su casa. Ellos no se habían dado cuenta de ello debido a su ignorancia. Como el hijo no recuerda ya la casa. largo tiempo. se atemoriza ante la vista de la casa. Le promete todo lo que él desea. Un día se encuentra enfrente de la puerta de la residencia de su padre sin saber que la casa en realidad es de su padre.infancia. Incidentalmente. estas parábolas conciernen a todos 57 . Ahora están encantados de saberlo. que había buscado a su hijo durante largo. y que ellos son los herederos de los Budas. El hombre rico decide usar una hábil estratagema. El hijo sólo se considera a sí mismo como un empleado. Cuando el anciano rico siente que se acerca el momento de su muerte. es digno de señalarse que Riihula.

En el capítulo décimo Shiikyamuni afirma que todos los seres vivos han de llegar a ser Budas en el futuro.33 De esta manera las enseñanzas de Buda pueden ser trasmitidas a todos los seres vivos a tráves de la conducta de cada ser humano . nos dice que seamos sus hijos (e hijas). especialmente en el Japón moderno en donde la gente tiende a pensar cada vez más acerca del valor de la existencia individual. Desafortunadamente no puedo 58 . Todos aquéllos que se acerquen a ellos son también Bodhisattvas. El Sütra del Loto es la base para la promoción de los movimientos budistas laicos. Los mendicantes así como los jefes de familia que se regocijan en las enseñanzas del Sütra del Loto realizarán su predicción acerca de su futura completa iluminación y seguirán el camino del Bodhisattva. Shiikyamuni. V.los seres vivos como los herederos de los Budas y Rahula nunca aparece conectado con esta imagen. pero no como lo es Riihula. la ens(!ñanza sigue un curso entre nuestras emociones y la realidad -{) entre la gente común y los Budas-. El Sütra del Loto enseña siempre que estos factores contrastantes son en realidad inseparables. y así alcanzarán la completa iluminación. Todos ellos se convertirán en dharma-bhiil}aka. . Al mismo tiempo Shiikyamuni explica la conducta de los Bodhisattvas y explica por qué él ha hecho su predicción a hijos e hijas de buena familia (Iatlaputra y kula-duhit[). Las dos parábolas antes mencionadas son buenos ejemplos. En otras palabras. en realidad. Interpretación positiva e interpretación negativa A lo largo de todo el Sütra del Loto diversas ideas quedan impresas en las emociones de los lectores. Es decir "Todos los seres vivos han de llegar a ser Budas". Creo que estos aspectos característicos del sütra pueden ser aceptados por la gente. de la misma manera como los niños 11 egarán a ser adultos.

N o sería correcto entender estas tendencias excluyentes y agresivas sólo desde el punto de vista budista.35 "aquél que hace el trabajo que es propio de Buda".D. Ttaducci6n: ET. Él se refiere al dharma-bhiinaka como "un Bodhisattva realmente grande". desde ángulos socio-religiosos-o Sin embargo. negativo. Existe en el sütra otra crítica a la arrogancia. YC.36 etc. y por. que el sütra tiene también un aspecto riesgoso. 59 . una autoridad absoluta y que aquéllos que no tienen oídos para oírlo son simples heréticos. El enfoque emocional que he descrito anteriormente es único en los sutras del Mahayana. por ejemplo.34 "aquél que es llevado por Buda sobre sus espaldas". como acabo de mostrarlo. En este sentido el Sütra del Loto ha demostrado ser existo so. El sütra no asigna "omnisciencia" ni "omnipotencia" a sus "evangelistas".dejar de referirme a otra faceta de estos movimientos: su autocomplacencia y su exclusividad. Conclusión He tratado de mostrar cómo el Sütra del Loto . al mismo tiempo. Debo agregar aquí. Tales expresiones pueden deslumbrar al lector: puede sentir que él es virtualmente un Buda."tUvo éxito en su enseñanza dirigida a las masas. Ellas deberían quizá ser analizadas a la luz de otros factores --digamos. en el mismo Sütra del Loto encontramos advertencias contra las personas autocomplacientes. excluyentes y agresivas. en la escena dramática en que cinco mil monjes orgullosos se van antes de que Shakyamuni el Buda inicie la verdadera enseñanza. '5/ pero una detallada discusión sobre este punto debe esperar otra ocasión. eso resultó atrayente como una base para los movimientos laicos.

17 Thish5 IX p. Busshogonenkai. pp. por ejemplo: grhasthlllJ. 8. 52. editado por Zuiryn Nakamura (1980).tJoñka enseña una práctica propia de los Bodhisattvas. 20 KN 52. 15 En 1ñe 1ñought and Fundament ofthe Lotus Sutra.5). bodhisattva-caryii. ya que se desarrolló y creció como una de las organizaciones Ko afiliadas al Thmplo Daisekiji de la Secta Nichiren Shoshü. 218. fundada por Kakutaro Kubo. yo creo. 6). 14 En Ihe Formatwn and Development of the Lotus Sutra. va pravrajitánaq¡ va . KN 121. 3-4. IX p. 7 (lltishó IX p. 10 Thishó IX p.ii-fÜpal}arp. ya existía en el período pre-Meiji. 11 (verro 46). 13-53. 8C-9A. 8B. Aquí también el Sánscrito corresponde estrechamente al texto chino. 8C. 10 (verno 96) el.. El Sánscrito dice: te~1!l tath.. 21 KN 53. 19KN 40.. Thishó IX p. 6 (lltishó IX p. editado por Yensho Kanakura (1970). 14 (versos 53-54). 216. Ver Ten-no Ongaku 11 (1bkyo: The Reiyükai. KN 291. para bodJr.14 (verro 76. una agencia afiliada al Ministerio de Educaci6n (1bkyo. 16 KN 49. KN 47. KN 52. incluyendo el rápido logro de la alfabetización. 9 Thishó IXp. pravrajitaJ ca bodhisattvacaryiiltl caranti (KN 232. (KN 227. KN 53.l}akanam asya sütrantasya dharakal}am grha-sthanarp. la Sokagakkai tiene otro aspecto. 18 KN 285. el primer movimiento estable sobre este modelo fue Reiyükai. 13 Thishó IX p.. 5 Kakutaro Kubo ya había señalado en las primeras etapas del movimiento que el Saddharmapw. 3OB-32B. 31 C. el de una organización orientada por laicos. 60 . 9A-B). 9B). 1983).. 46A-B. KN 224-238. 4 Editado por la Japanese _Agency for Cultural Mairs. 9A KN 50.Notas 1 En este sentido se puede decir que la Sokagakkai pertenece a esta categoria.~tc. Gyosei. 7A). 3 Al respecto. 6 Thisho 262. ya que (es innecesario decirto) es la 6nica que ha tenido un papel en la historia del Budismo Japonés. no se puede pasar por alto el hecho de que esa educación en el Japón moderno. un carpintero-arquitecto de 1bkyo. 9B. 9-10.. KN343. Cito en traducci6n más o menos libre. 148. ha tenido hasta ahora un gran papel en varios aspectos de la modernización del Japón.3-8 (Thishó IXp. 8 Thishó IX p. ¡1 Thishó IX p. 7 Thisho IX p. 39A. Con todo. 38B). Con el transcurso del tiempo este movimiento ha dado origen a una serie de ramales tales como Risshok6seikai. 31A A continuaci6n las referencias al SaddhannapU1JtJoñka son en primer lugar a la versión china de Kumarajiva. 46 nota 6) etc. cuyo mlcleo. 19A. 4 (lltishó IX p. 2 No es necesario decir que constituye otra cuestión en qué medida este sistema de educación dirigido por el Gobierno es apreciado en el Japón moderno. 1982). Sin embargo.12. . dhanna-bba. '12 Thisho IX p.ya ver WT p. en 1919. la cual está enteramente al alcance de la gente laica.

Wf: SoddhonnopUJ}cjCJñka·Siltram. 3OC. 35 'Thisho IX p. 1 . p. KN: Bibliotheco Buddhico X: SoddhormopUJ}cjCJñko. Tsuchida (Thkyo 1934-1935). Kem y Bunyiu Nanjio (St. KN 101. 7C. 17B·C (18B·19A). KN 343. Cf. 10. 33 Thishó IX p.16B·I7B (17C·18B). KN 108. 12. 60 nota 1). 7·10 (verso 38. B. 16·110. Thisho IX p. 1 tathiigata-Iqtya-karas. 3OA. cf. Petersburg 1908.kasaki. "Those who make Caitya in the Field". KN 227. 10(116. 12-86 2. 36 Thisho IX p. 5. 28 KN 81. 25 Thishó IX p. KN 65. texto de la Bibliotheco Buddhica publicado por U. Ihe Formation and Development o/the Lotus Sutra. 23 Thishó IX p. 39). editado por H. 11B. o •• 37 Thish6 IX p. KN 82. lOe. 9 (verse 57). 46. 3OC. Wogihara y C. Thisho IX p. Lista de abreviaturas Thisho: Thisho Shinshü daizokyo. Jikido Th.6-7 parink¡pannal¡.12·14. KN 226. 8/othaga/tll[l so pariharati . 2J Thisho IX p. 13C-14B. editado por Yenshó Kanakura (1970). 3OC. 24 a. KN38. sarve eaite mamaiva putra iti jñiitva buddha-yanenaiva tan sattvim parinirvápayati I na ca kasya-cit sattvasya prolyiil11tiktnr parinilvii1)Q1[l vadati I sarvií1?ZS ca tan sattviiI?Js tathiigataparinirviif}ena mahii-parinirvof}ena parinirvapayati 29 Thishó IX p. 31 Thishó IX p. 5.. 1-115.. 26 ThishóIX p. 30 Thisho IX p.. 32 Thishó IX p.11-108. The Fonnauon of /he Tathiigata-garbha Concept (fokyo: Shunjúsha. 32A. 8-10. 2-3: adyahaqz bhagavan bhagavatalJ putro jy~!ha auroso mukhato játo dhanna-jo dharma-ninnito dharmlNJiiyádo dhanna-nirvrtalJ (para mukhato ver wr p. 34 Thishó IX p. KN 227. 31A. cf. versos 36-). KN 220. 7A. 13-82. KN224. pero KN 227. versos 3-35).1912). 44.15(111. 61 . cf. 'ISugunari Kubo. 1974). 3OB-32B. KN 61.22 Por ejemplo. KN 224-238. 13e. 438. 1.

o o 1/lra f/érde (aspecto activo y energético de la Compasión) 62 .

Al emplear la palabra "naturaleza" estoy considerando un significado especial: el que tiene la palabra cuando hablamos de destrucción o explotación o subyugación de la naturaleza. lo que nos concierne principalmente son los animales y las plantas individuales como seres vivos e incluso conscientes. En cierto sentido. b) El otro aspecto es naturaleza en el sentido de entidades naturales como individuos. me centro sobre dos aspectos: a) Uno es naturaleza en el sentido de ecosistemas que incluyen conjuntos característicos de especies de plantas y animales. también podrían ser llamados "naturaleza". sin embargo. esto es. 63 . comenzar con algunas observaciones prelimi1.Budismo y Naturaleza* Lambert Schmithausen 1 esearía D nares. septiembre de 1990. Osaka. en especial. la naturaleza salvaje. en ocasión de la Exposición Internacional de Flora y Verdor. y que por lo tanto están más cerca de ella. Agradecemos el permiso del autor para traducirla y publicarla. Desde este ~ Ponencia leída en el Simposio Internacionalsobre BudismoyNaturaleza. Japón. aquellos ecosistemas en los cuales la actividad del hombre es cuidadosa y está en armonía con la naturaleza. 'fraducción del inglés: Marieta Alvarez. aquellos ecosistemas en que no ha habido una intrusión esencial por parte de las actividades humanas. En este caso.1. Más precisamente.

La distinción entre estos dos aspectos de la naturaleza es importante.3. de los seres individuales naturales. sin embargo. Pero lo que resulta esencialmente problemático son aquellas formas de estas actividades que son innecesarias o emplean métodos particularmente crueles. Estrictamente hablando. como el de los bosques tropicales que favorecen las lluvias. en los cuales lo que va en detrimento o en beneficio. pero no afectan al ecosistema.y de ahí tener efectos ecológicos negativos. pesca. por el otro. por ejemplo. porque hoy nos enfrentamos a dos grupos diferentes de conductas erróneas. en el caso de las ballenas. a) Una es la destrucción y la degradación o contaminación de ecosistemas específicos. no hay mucha razón para distinguir entre los salvajes y los domésticos. implica no sólo la eliminación de 10 a 50 millones de especies. sino también el daño y la matanza de incontables animales y plantas individuales. en muchos casos estos dos aspectos son interdependientes. aplastar un mosquito o la pesca o la cacería moderadas mediante métodos tradicionales constituyen algo fatal para la víctima.punto de vista. 1. Por ejemplo.2. y quizá. Con toda seguridad. esto comprende toda cacería. Hay casos. O bien. ambos son similares. b) Otro es la destrucción de o el daño a individuos. así como del ecosistema global como un todo. matanza. En su manera de aferrarse a la vida y en su rechazo del dolor. pruebas en animales. de la naturaleza como ecosistema y. 1. tala de árboles o corte de plantas. las formas crueles de cría masiva de animales. no coincide. etc. mucho más aún que ésas. La cacería desmedida de individuos de una especie determinada puede conducir a la extinción de ésta -como. la conservación o el restablecimiento de los ecosistemas pueden incluso requerir la destrucción de animales intrusos (como en el 64 . la destrucción de un ecosistema. A veces. por un lado.

Por supuesto que también estoy dispuesto a hacerlo. más precisamente como un budólogo. aunque sea en una medida muy modesta. 2. No dudo en admitir que al dar esta charla mi meta sea la de contribuir. yo me deprimo y a veces incluso me enfurezco ante las atrocidades que los hombres perpetran contra . como el cambio de actitud hacia la naturaleza que se requiere hoy debe ser de la mayona de la gente y no de una élite reducida. que ustedes esperan de mí que haga esta contribución como un estudioso. sino más. la actitud de la tradición budista hacia la naturaleza. dejando que sean mis colegas más competentes en la materia quienes hagan el tratamiento más adecuado y completo. lo que intento con esta charla es describir y analizar. lo más objetivamente que sea posible. Como mi campo principal de estudio es el Budismo indio. la naturaleza y por la tremenda pérdida de belleza y de diversidad naturales. En consecuencia. a cambiar las actitudes y conductas hacia la naturaleza. sin embargo. pero también relacionar esa actitud con nuestros actuales problemas. he limitado en gran medida mis referencias al Budismo del Lejano Oriente a un complejo de ideas particularmente interesante y paradigmático. Por ser yo persona dedicada al estudio. Supongo. que la haga con referencia a la tradición budista. A decir verdad. Además.caso del conejo o de los zorros y gatos vagabundos en Australia) o la eliminación de plantas inconvenientes (como en nuestros bosques artificiales de monocultivos). se espera de mí que trate mi tema de manera objetiva.bien en 65 .1. especialmente los relativos a la destrucción y contaminación del medio ambiente. Si esto quisiera decir: sin compromiso emocional y sin un punto de vista personal. es decir. como un historiador de las ideas budistas. 3. tengo que admitir de antemano mi fracaso. no me centraré en ideas sublimes pero abstractas o difíciles.2. 3. De más está decir que he sido muy selectivo.

Antes de comenzar. además. que' ya a finales del período glacial el hombre contribuyera en forma decisiva en la extinción de los grandes mamíferos como el mamut. sin embargo.1. Por otra parte. del todo cierto. en contraste con el concepto occidental del dominio y de la explotación. 4. el asunto de si las tradiciones religiosas antiguas pueden contribuir con lo que ahora llamamos reflexivamente la ética del medio ambiente. los indios de los bosques de América del Norte parecen haberse comportado con mucha prudencia hacia su medio ambiente. mucho menos cuando la tradición aquí considerada sigue viva como una fuerza fundamental en un país como Japón. Por lo tanto. la deforestación en gran escala tuvo lugar hace ya más de dos mil años. no es ilegítimo. deseo plantear algunos problemas teóricos implícitos en el tema. Ya se produjeron. pues la destrucción del medio ambiente y la extinción de las especies por obra del hombre no están de ninguna manera limitadas al presente. es un hecho en la actualidad que el daño al 66 . actitudes y formas de conducta inteligibles y al alcance de todo el mundo. pür lo tanto. no lo abordaba expresamente? Esto no es. ¿cómo podemos esperar ayuda de una tradición antigua para la cual ese problema aún no existía y que. Es posible. acerca de si el pensamiento o la creencia religiosa realmente condiciona el comportamiento de la gente hacia la naturaleza o si.2. por el contrario. o en el mundo mediterráneo. por ejemplo. sin embargo. aunque en mucho menor escala. Si el motivo principal de esta charla son los problemas contemporáneos de la destrucción y contaminación del medio ambiente. a) Ha habido.evaluaciones. una discusión que se originó a principios de los setenta. 4. son más bien ineficaces dentro de ese contexto. 4. aunque se considere que las creencias orientales subrayan la armonía del hombre con la naturaleza. En verdad. en el pasado: en China.

Así. el influyente maestro confuciano Hsün-tzu se pronunciaba expresamente a favor de que el hombre subyugara a la naturaleza. Una de las razones es seguramente el éxito militar y económico de la civilización occidental. de las cuales el Taoismo afirmador de la naturaleza fue sólo una y de ninguna manera la más influyente. éste es realmente el caso. c) Aun así. 5. persiste la pregunta de por qué los aspectos negativos de esta influencia. algunos de los cuales pueden favorecer la protección de la naturaleza mientras que otros podrían haber tenido alguna responsabilidad en la patente falta de resistencia frente al impacto de la civilización occidental. quiero subrayar que cuando señalo los 67 . y no todas están a favor de la armonía con la naturaleza. a la influencia de la civilización occidental y de sus actitudes y valores. si también la actitud de la tradición budista hacia la naturaleza es ambigua. al estar constituida por ramales heterogéneos. la tradición china comprendió varias corrientes. Es obVio que los problemas modernos de la destrucción del medio ambiente en los países orientales se deben.medio ambiente es apenas menos serio en Oriente que en Occidente. en gran medida. no parece posible una respuesta simple. entonces. han encontrado tan poca resistencia en los países orientales. por ejemplo. Al mismo tiempo. b) Sin embargo. así como también el atractivo que ejercen su nivel de vida material y los bienes de consumo -aspectos que apelan a impulsos humanos de profundo arraigo como la búsqueda de seguridad material y la codicia de riquezas y confort. En la China antigua. especialmente en el contexto de la destrucción del medio ambiente. las tradiciones orientales no son de ninguna manera homogéneas. Tal como vaya poner en evidencia. Sin embargo. 5. Podría preguntarse. impulsos que siempre han tendido a sobreponerse a las inhibiciones religiosas.2.1.

si deseamos encontrar soluciones viables.2. la evaluación de la naturaleza.A. 8. U. todos los seres vivos y conscientes tienen el mismo miedo a la muerte y el mismo rechazo al dolor que tenemos nosotros. sino también las plantas y las semillas. 8. u 6.aspectos problemáticos. En las llamadas religiones "ascéticas" de la India Antigua (Jainismo y Budismo) matar o dañar a los seres vivos se consideraba a la vez como malsano y fundamentalmente inmoral pues. con más precisión. siendo el punto crucial en la India Antigua que la explotación suele implicar el daño o la matanza de seres vivos. mi propósito no es el de la crítica por sí misma. eran seres vivos y 68 . Pero en la India Antigua se pensaba que no sólo los hombres y los animales. de seres vivos individuales. 7. que provocaba consecuencias negativas después de su muerte para el que había perpetrado esas acciones. y por la otra. por el otro. e incluso el agua y la tierra. Considero más bien que si queremos atraer o movilizar la tradición budista para que apoye la protección de la naturaleza. matarlos o dañarlos constituía un mal karma. el comportamiento práctico hacia la naturaleza. ésta podría verse en gran medida como determinada por una tensión entre tolerar (o incluso permitir) e inhibir la explotación y la inhibición. Al discutir la actitud budista hacia la naturaleza podríamos distinguir dos aspectos: por un lado. por una parte. En lo que respecta a la conducta práctica. debemos tener una total conciencia de los problemas que están implicados en el asunto.1.

10. ningún pasaje donde se afirme que dañar o matar a las plantas o cavar la tierra constituyan mal karma y no hay -en contraste con las fuentes jainas-ninguna afirmación explfcita que declare a las plantas. 69 . No existe. Así como no parece existir tampoco ningún enunciado canónico explícito que les niegue el status de seres conscientes. en la medida de lo que he podido ver. tal como son vistas en la tradición budista posterior. las plantas. y sin lugar a dudas. hablan de seres vivos móviles e inmóviles. éstos casi no podían evitar la tala de árboles y la cosecha o preparación (y esto significa matar y hacer daño) de vegetales. Bajo estas circunstancias. por ejemplo. 9. así como cavar la tierra. Al menos en una sociedad agrícola. Lo que es más. hay algunos antiguos versos canónicos que. En el caso de los animales. como seres vivos y conscientes. Pero en el caso de las plantas (y más aún del agua y la tierra) el Budismo ha debilitado en forma considerable la inhibición. Pero los laicos no tenían esta posibilidad. Además. los monjes y las monjas (en oposición a los laicos) tienen expresamente prohibido dañar las plantas y las semillas. o incluso a la tierra y al agua.2. tanto en el Budismo Primitivo como en el Mahi'iyiina. sólo los mendicantes ascetas o religiosos podían evitar matar y hacer daño al vivir.conscientes. de limosnas. granos y frutas. no hay un cambio significativo.1. reduciendo el ámbito de los seres vivos y conscientes cuya matanza o daño constituye un mal karma. Sin embargo el Budismo mitiga esta situación desfavorable. 10. esto no significa necesariamente que en el Budismo las plantas fueran consideradas desde el principio como inconscientes. en conexión con la actitud espiritual de la noagresión o la benevolencia. Matarlos intencionalmente constituye en el Budismo un mal karma. Sin embargo. Estos seres vivos inmóviles son principalmente. para un monje como para un laico.

Los monjes (y las monjas) podían incluso permitirse vivir en concordancia con ello. las inhibiciones respecto de hacer daño a plantas no se abolieron por completo. de hecho.2. están habitados por divinidades o espfritus. 11.3. El énfasis de la preocupación práctica de los budistás tradicionales respecto de la naturaleza 70 . pues. excepcionales. Pero éstos son considerados. 11. el Budismo ha aceptado la creencia popular de que las plantas. La inhibición no es. En mi opinión. En primer lugar. se les pide que lo hagan cuando se necesita aprovechar el árbol donde residen. no había razones para excluir ese caso límite. con el fin de mantener a los laicos libres de lo que se consideraba como escrúpulos innecesarios. 11. Estas consideraciones ecológicas parecen ser. como seres independientes que se pueden mudar a otro árbol y a los que. IDA. En segundo lugar.1. pero a nivel doctrinario el punto de vista de que las plantas son seres vivos y conscientes se rechazó en forma expresa. en general. De allí que. Sin embargo. pero en lo que respecta a los discfpulos laicos la inclusión de este caso límite dentro. especialmente los árboles grandes. la condición consciente de las plantas simplemente se ignoró dentro de ese contexto. así como también entre algunos maestros y escuelas del Lejano Oriente.10. muy fuerte. en unas pocas fuentes se justifica la prohibición de que los monjes destruyan las plantas por el hecho de que éstas son la morada de animales. En Sri Lanka y Birmania es posible encontrar una posición semejante a nivel popular. 12. las plantas fueron una especie de caso lfmue en el Budismo Primitivo. del precepto de no matar habría creado dificultades desproporcionadas. Dentro del contexto de cultivar la actitud espiritual de la no-agresión y de la benevolencia. aunque un texto señala que la divinidad podría protestar con éxito. sin embargo. al menos en el Budismo indio y tibetano.

mediante donaciones a la Orden. o al menos no lo suficiente. En los primeros tiempos. 71 . Esta es.está puesto en las criaturas individuales. en particular los animales. O bien. en una escala lo bastante grande. Tales métodos suelen ocasionarle mayor sufrimiento a la víctima que el que le habría producido la matanza directa. al menos.2. una de las razones de por qué en los países budistas actuales existe poca o ninguna inhibición respecto del uso de pesticidas en la agricultura. Pero esto no parece haber sido posible. 14. entre la gente pobre. como en Japón. 14. no siempre a los campesinos les resulta fácil guardar el precepto de no matar.1. se evita la matanza sangrienta en favor de alguna vía indirecta de dar muerte al animal. o recurriendo a veces a crueles métodos indirectos considerados menos peligrosos para el que perpetra el hecho. De allí los intentos problemáticos de evitar el mal karma dejándoles la matanza a otros. Para esa gente. que también prescribe sentir compasión y simpatfa hacia todos los seres vivos. Por otra parte. la tensión entre lo que era necesario para sobrevivir y lo que se consideraba moralmente inobjetable. Pero tales procedimientos no están evidentemente en armonía con el verdadero espíritu de la ética budista. 13. por ejemplo. en Sri Lanka se le deja a los musulmanes). como cuando no se corta a los peces para que mueran sino se les deja morir fuera del agua. y en el daño directo o más bien en el dar muerte. incluso las exigencias mitigadas de la étiCa laica budista no eliminaban. la única via legítima de superar esta dificultad parece haber sido controlar el mal karma "haciendo mérito". Aún peor es la situación si la gente tiene que subsistir en gran medida de la pesca. incluso si éste está restringido a los animales. Otro problema reside en que en los países budistas la matanza de animales se suele dejar simplemente en manos de gente situada más o menos fuera de la sociedad budista (por ejemplo.

la vida se hacía más fácil mediante todo un conjunto de prácticas orientadas a liberar del mal karma. aunque en la actualidad el énfasis no debería estar puesto tanto en el hecho de matar como más bien en la matanza cruel e innecesaria y en la destrucción de los ecosistemas. pero el problema es que al mismo tiempo vuelven la matanza demasiado fácil. En el Budismo Mahiiyana. por ejemplo. pues reducen las inhibiciones al punto de dejar prácticamente sin efecto el precepto de no matar. Sin duda esas prácticas salvan. Japón afortunadamente ya abandonó. Con este fin. no deberían ser matados o dañados. sería ciertamente beneficioso tomar nueva conciencia de la antigua enseñanza budista de que los animales. el carnicero.4.3. a los pescadores profesionales de la situación casi sin esperanza de estar predestinados a acumular una gigantesca cantidad de karma malo.14. de que todo. práctica que. y quizás fundamental- 72 . Otras son rendir culto o simplemente evocar a un Buda o Bodhisattva celestial o a su nombre y murmurar dhiiralJIs o realizar ceremonias de expiación. luego de realizar una carnicería de delfines. Hace algunos años vi en televisión cómo unos pescadores japoneses. Una de ellas es cultivar la intuición o incluso la simple creencia. También deberíamos' tener conciencia de que no sólo el pescador. sino también. como seres conscientes. 14. llevaron a cabo una ceremonia expiatoria. y en consecuencia también el acto malo o la distinción entre bueno y malo. lo que se requiere hoyes más bien restablecer las inhibiciones. o sea frente al hecho de que se ha perdido el equilibrio por una preponderancia del factor explotación. el campesino o el industrial. Bajo estas circunstancias. Me temo que esta simple reminiscencia de una inhibición no está muy lejos de la pesca cruel y ecológicamente desastrosa de la pesca en alta mar mediante redes de arrastre. si mi información es correcta. es en última instancia vado. 15.

es responsable de lo que realmente sucede.B 17. ya sea por la prevalecencia del sufrimiento 73 .1. No hay duda de que gran parte de nuestro desastre ambiental se debe a la codicia insaciable de los hombres de negocios e industriales. ll. o de las corrientes con implicaciones sociales del Budismo moderno. o sea. pero éstas tampoco son los ideales del Budismo. Esto podría justificarse por completo en el caso del Mabayiina.mente. ll. Casi no puede ponerse en duda que en los textos canónicos del Budismo Primitivo toda existencia mundana se consideraba como insatisfactoria. entre las cuales la primera es no matar o dañar a los seres vivos y -podría añadirse. más o menos todos nosotros. Hemos llegado ahora a la segunda parte. el papel central que se le atribuye a la codicia como causa principal de la avaricia y el mal. Se ha puesto de moda rechazar el punto de vista de que el Budismo es escapista. Al respecto hay que mencionar otro elemento de la tradición espiritual budista.1 18. a saber. así como de los consumidores. el consumidor.B. que concierne no tanto a los individuos como a la naturaleza como un todo y a los seres naturales como tales. o del Budismo de las aldeas. Pero es altamente problemático negar la existencia e incluso el predominio del desapego del mundo en el Budismo monástiCo temprano.no destruir su hábitat. y tanto la adquisición como el uso de la riqueza deben estar en total concordancia con las normas éticas. El Budismo en general no se opone a la riqueza y a la prosperidad. 16. la evaluación de la naturaleza.

Sin duda. quien después de haber alcanzado la meta más elevada se volvió hacia los otros como su maestro. existe poca motivación para la conservación de la naturaleza. pero tampoco auspicia la destrucción o remodelación de la misma en nombre del así llamado progreso.2. era concebido de todos modos como más allá de la existencia mundana y.o porque. Lo único que puede hacerse es aceptar ecuánimemente esta verdad inmodificable y quizás esto sea lo único que nos quedará si fracasamos en el manejo de la crisis del medio ambiente.3. por lo tanto. movido por la compasión. Desde este punto de vista no hay progreso. Tarde o temprano las cosas naturales de todas maneras habrán de perecer. A largo plazo. 18. Y. 18. la conservación de la naturaleza. por la impermanencia. el progreso técnico o científico 74 . al menos. 18.5. desde el punto de vista de esta evaluación. Para ponerlo en conceptos modernos: después de algunos millones de años. porque también ella está marcada por el dolor y la muerte o. Así pues. el último análisis de la existencia hecho por el Budismo Primitivo monástico no motiva fuertemente . la existencia es inevitablemente impermanente. como quiera que se le entienda. 18. esto no es todo.4.a que. el sol de todas maneras enfriará o explotará y la vida en la tierra llegará a su fin. Ya desde el principio existe una actitud de volverse hacia el mundo. Por lo tanto. El ideal del Mahiiyiina tardío de permanecer en el mundo para beneficio de los otros tiene sus raíces en la pauta que estableció Buda mismo. incluso cuando éste no es el caso. la única meta por la que vale la pena luchar es el Nirviil). más allá de la muerte y de la impermanencia. De acuerdo con esto. Pero este rasgo adicional de una preocupación compasiva por los otros no invalida la evaluación antes mencionada según la cual la existencia mundana es invariablemente insatisfactoria. la naturaleza no puede ser en última instancia más que insatisfactoria.

Aun así.2 19. Sin embargo. aquél que entra en el Nirv¡¡~a ya no puede ser incluido bajo ninguna categoría que implique ser algo. y probablemente nunca la tuvo. las diferencias internas entre las varias formas y circunstancias posibles de la existencia mundana son mucho más importantes. la única actitud razonable es dejar a las cosas y a los seres en paz. mucha significación para los seguidores laicos del Budismo (y puede que tampoco la haya tenido para los monjes). esta condición insatisfactoria última de toda existencia mundana no tiene. Ya a este nivel. hay que hacer énfasis en que dentro del contexto del análisis último de la existencia esto no significa que se le asigne a la naturaleza o a los seres naturales un valor último. probablemente lo mejor que se puede hacer es dejar sola a la naturaleza. sin hacer daño a otros. Por lo tanto. Por esta razón. De hecho.7. 18.6. Sin embargo.B. y ayudarlos con cautela. y en la mepida en que el medio ambiente esté intacto. no será capaz de abolir la razón fundamental de por qué la existencia mundana es • totalmente insatisfactoria. pero a expensas de los otros seres vivos). Éste se encuentra definitivamente excluido debido a su impermanencia. Ellos no luchan por el Nirv¡¡~a sino por una vida placentera y una reencarnación 75 . en el Nirv¡¡~a del Budismo Primitivo no hay lugar para la naturaleza. es decir: su impermanencia. Por supuesto que tampoco lo hay para el hombre y su civilización. el análisis último de la existencia que ofrece el Budismo Primitivo tampoco motiva la destrucción de la naturaleza en aras del "progreso". en caso de emergencia. Para los laicos. esta es una actitud fundamental en la cultura budista.podría incluso no ser capaz de reducir el sufrimiento (o podría hacerlo sólo para el hombre. I1. y considerar a todos los seres con compasión y simpatía. 18.

porque ellos carecen de la inteligencia discriminativa (prajña) y. no hay duda de que los animales no están excluidos por entero de la salvación. las diferentes circunstancias de la vida pueden tener distintos valores relativos. lo que resulta más significativo dentro de nuestro contexto es otra idea.1. por ejemplo. Es interesante ver cuál es el valor que se le asigna a la naturaleza dentro del marco de tal evaluación relativa. El ideal es más bien un país densamente poblado. mucho más dolorosa que la existencia humana. hay (por lo menos) dos evaluaciones contrarias. no pueden alcanzar la intuición salvífica mientras sean-animales. 21. TI. Una está claramente a favor de la civilización. ya sea en la tierra o en el cielo. Sin embargo. Incluso el Nirvii~a es a veces denominado metafóricamente una ciudad. En primer lugar. pero existe el punto de vista muy extendido de que para ese propósito deben renacer como hombres. E incluso para los monjes que se entrenan para la perfección espiritual o que ya la han alcanzado. por lo tanto. quizás con algunos matices. A. 21. Parecería que . Una de las 76 . a saber: el punto de vista según el cual la existencia como animal es muy infeliz. la selva virgen.2.feliz.a. es algo atemorizante y lleno de peligros contra lo que se requieren ritos de protección que. la jungla o las montañas altas. con una aldea cerca de la otra y 80 mil ciudades grandes y ricas saturadas de gente. Según esta actitud.y también muchos monjes.B.esta actitud (no restringida al Budismo) la comparten muchos laicos -tanto campesinos como gente de la ciudad. A decir verdad. son proporcionados por el Budismo popular. la naturaleza salvaje.2. de hecho. 20. esta actitud negativa hacia la naturaleza (salvaje) parecería adecuarse muy bien la concepción de la superioridad del hombre sobre los animales: 21.

¿por qué no? 23.3. En consecuencia. Estos paraísos también son extremadamente artificiales en muchos otros aspectos: carecen de montañas. 23. son golpeados y explotados. en los mundos budistas ideales. están hechas de joyas (o sea que no se marchitan. están ahí. 22. Sin embargo. que un animal mata o devora a los otros. 23. al igual que el suelo. Este argumento también se utiliza para probar que los animales son particularmente malévolos y que. sino que. por lo tanto. no mueren y no se descomponen). están llenos de gente (todos iguales) y poseen árboles y flores que no son plantas vivas. en especial al más débil. parecería concordar con la devaluación de la naturaleza-tal-como-se-presenta cuando un budista europeo profundamente influido por el Budismo del Lejano 77 .1.2.razones es que los animales son esclavizados por el hombre: son usados como vehículos. al menos en su concepción india. pero hay otra razón que se refiere a los animales salvajes. en paraísos como Sukhiivati:. la consecuencia lógica es que su existencia es. Esto parecería referirse a los animales domésticos. indeseable. estos paraísos están claramente en concordancia con la actitud de glorificar la civilización. pero éstos son simplemente productos artificiales. no hay animales. son incluso moralmente inferiores al hombre. a saber. en última instancia. después de todo. no seres vivos. puesto que. Puede ser que la concepción del Lejano Oriente sea algo distinta. Puesto que se considera que los animales son extremadamente infelices e incluso malévolos. sería mucho mejor si no existiera ninguno. Por lo tanto. Aunque uno no debería matarlos e incluso debería tratarlos con compasión. Y si llegara a suceder que desaparecieran de este mundo por alguna razón (como de hecho muchos están a punto de hacerlo). pero debo dejarle eso a mis colegas. sólo hay pájaros (cuyos cantos uno no desearía perderse). tienen estanques cuadrangulares.

la soledad de la naturaleza salvaje es. con el hombre como su administrador. Sin embargo. Claro está que los lugares remotos también pueden ofrecer protección contra las perturbaciones sociales y políticas. Claro está que la naturaleza en la forma de insectos que muerden o pican puede resultar una molestia.1. desde los tiempos del Budismo Primitivo.B. (Debo admitir que comparto esa desconfianza. pero lo hace dentro del contexto de una "ecología de la mente" que tiende a un mundo "purificado ". una actitud contraria que aprecia la vida en la soledad de la naturaleza salvaje. Tal es la actitud del monje que habita en el bosque.Oriente. 25. Hasta ahora el hombre parece más bien ser el cáncer del mundo que su salvador). ll. . 25.2. Esta actitud antinatural y en pro de la civilización podría ser muy bien una de las razones por las que muchos países budistas han opuesto tan poca resistencia a la civilización occidental moderna. por supuesto. también ha existido siempre. la tecnología y el mundo artificial que se nos enfrenta. y al mismo tiempo critica lo que él llama la "ecología secular" y el movimiento verde por no tener confianza en el hombre. además. Pero para el monje budista el motivo principal es el de los beneficios espirituales del mundo salvaje. la cual les prometía una suerte de SukhavatI sobre la tierra. a un costo que hasta ahora quien lo ha pagado ha sido la naturaleza salvaje. del ermitaño que ya no les teme a los animales salvajes. o una Edad Dorada.b. más favorable a la meditación. se trata de aquel que es feliz en la soledad porque ha abandonado el mundo de los deseos. por su parte. porque él. en general.2. en la necesidad de la "armonía con la naturaleza". pone énfasis. pero el ermitaño puede aprender a soportalos. no los amenaza sino que les ofrece seguridad y amistad. El 78 .

los pájaros escuchan 79 . con frecuencia se encuentra una evaluación más favorable de los animales y de la existencia animal. en especial las plantas.ermitaño disfruta sin apego la belleza de la naturaleza. En cierto pasaje. sin embargo. incluso el Nirvfu)a es comparado con un bosque umbroso. Dentro de esta actitud. no se puede considerar tan fácilmente que los animales ofrecen un modelo de perfección espiritual. por ejemplo. En los textos más populares. 26.suelen ser felices y buenos. A decir verdad. La contemplación de ésta se le recomienda especialmente a las personas que necesitan estímulo. el marchitarse de las flores o el cambio de las estaciones.1. a la naturaleza salvaje como un todo. En los Jatakas. Las cosas naturales. Así. En cuanto a los animales. él puede disfrutar de su belleza y tratarlos con compasión y amistad. como ambiente o como ecosistema. a diferencia de lo que ocurre con las plantas. El ermitaño podría incluso tomar a las plantas como un modelo de perfección espiritual. éstos resultan de alguna manera ambivalentes para el ermitaño. 25. la actitud del ermitaño budista hacia la naturaleza. parece que esta actitud constituye. Por una parte. En textos como el Bya-chos tibetano ("La ley de Buda entre los pájaros"). en la caída de las hojas. de hecho. como lo dice un texto. un elemento importante en el surgimiento de los grupos ecológicos en algunos países budistas. es bastante distinta de la de los campesinos y de la gente de la ciudad.3. especialmente hacia la naturaleza salvaje. los animales -generalmente Buda en una vida anterior. Por otra parte. se le otorga un valor positivo y es en este sentido que merece transformarse hoy en la actitud de todos los budistas. podrían incluso provocar una intuición discriminativa al mostrar la impermanencia. 27.4. "indomables e indisciplinados". puesto que al darse al sexo y a la agresión son. 25. pues éstas no tienen temor de nada y están libres del deseo de poseer.

quien ha asumido la forma de un cuclillo. y difícilmente podemos dar por garantizado que la existencia animal sea.3.la Doctrina budista que predica para ellos Avalokitesvara. N o se puede negar que en el mundo animal hay mucho sufrimiento y agresividad. en el Budismo de China y Japón hay una fuerte tradición de evaluar 80 . Pero también hay una maravillosa belleza. va a sufrir una terrible pérdida. La interdependencia ecológica entre los animales y su hábitat se percibe claramente en el Jiitaka del Tigre. se les otorga valor por derecho propio y no se les desprecia en masa como criaturas miserables y de malas costumbres o malignas. al menos en algunos países budistas. la visión parcializada y despreciativa frente a los animales y la naturaleza salvaje propia de la "actitud en pro de la civilización" es en verdad contraproducente en nuestra situación actual. el mundo. Sea como sea. en muchas de estas historias los animales.3. 27. 27. 28. en general. Pero incluso aSÍ.B. pero también priva a los tigres de su hábitat original. esto probablemente ejerció una influencia considerable sobre la actitud de la gente hacia los animales. la emigración de los tigres de un bosque permite que los leñadores talen el bosque. Sin duda. como suele suceder en los cuentos de hadas. son enteramente antropomorfizados. I1. menos feliz y más dolorosa que la existencia humana.2. 29. incluyéndonos a nosotros mismos. cuando el mundo salvaje y los animales salvajes han perdido la partida contra la civilización y cuando empezamos a descubrir que a causa de su destrucción y erradicación. En éste. Tal como nos recordó el profesor Kamata en un reciente artículo periodístico muy bello. dada la popularidad de textos como los Jiitakas.

2. Sin embargo. un tipo de naturaleza artificial. indudablemente. 81 . no significa necesariamente que éstos pueden realmente volverse Budas. tallo. la posición de Chüjin. los muros y las tejas deben contener la naturaleza de Buda. un maestro Tendai. La evaluación positiva de la naturaleza en el Budismo del Lejano Oriente ha recibido cierto tipo de fundamentación metafísica mediante la teoría de la interpenetración universal de todas las cosas y mediante la teoría de la Naturaleza de Buda que compenetra a todos los seres. por el hecho de tener raíces. tienen Naturaleza de Buda. 30. adoptaron y desarrollaron este punto de vista.1. La teoría de que los seres inconscientes. Esta última teoría se originó en India. Tal es. tendríamos que distinguir. por el Taoismo y por el antiguo amor del Japón por la naturaleza. como en el arte japonés de la jardinería. según el cual las plantas despiertan a la Budidad en la forma en que se encuentran. Más tarde. al menos como los conciben los indios. algunos maestros también aceptan esto. Pero incluso la primera es aún mucho más natural que paraísos como SukhavatI. que incluyen a los animales y no a las plantas.positivamente la naturaleza y de estar en armonía con ella -tradición estimulada. los maestros japoneses. y de esta idea se derivó la de que incluso los seres inconscientes como las plantas y hasta las montañas. ramas y hojas. de la naturaleza real. siguiendo en ello a Ienaga Sabur6. por ejemplo. como las plantas. En China. los ríos.cada una a su manera tiene la Budidad. 30. especialmente de las escuelas Shingon y Tendai. Sin duda. e incluso afirman que esos seres son en realidad conscientes. Algunos llegan hasta a afirmar que las plantas ya son Budas. pero allí se consideró como poseedores de la Naturaleza de Buda tan sólo a los seres vivos y conscientes. la Naturaleza de Buda se suele igualar con"!a verdadera esencia de todas las entidades. No es necesario para ellas exhibir las 32 marcas en su misma forma actual --esto es.

LaFleur continúa mostrando cómo en los poemas de Saigyo la naturaleza juzgada así es vivida como sotérica. En verdad. Tal 82 . la idea inicial de la presencia de la Naturaleza de Buda también en los animales parece haber desempeñado un papel en la difusión del vegetarianismo entre los budistas del Mahayana. "son para el hombre como un maestro o como el que muestra el camino". la idea de considerar que las plantas tal y como son tienen una real Budidad significa atribuir significado y valor religiosos a la naturaleza real. Sin embargo.3. Uno es el problema de las consecuencias que acarrea para el comportamiento práctico el punto de vista de que la Naturaleza de Buda está presente incluso en las plantas. De acuerdo con el japonólogo norteamericano William LaFleur.1. las montañas y los ríos. si la Naturaleza de Buda también está presente en las plantas.4. ¿qué nos queda para comer? Chüjin en realidad planteó este problema: si las plantas son seres conscientes (lo que para él está implícito en el hecho de que tengan la Naturaleza de Buda). la vuelta de Saigyo a la naturaleza real como un valor japonés tradicional estuvo (al menos. tan pronto como su apasionamiento por la civilización occidental dé paso a una conciencia crítica de sus consecuencias desastrosas. 30. 31. Heian-kyo. Pero. el centro cultural y civilizador de aquel tiempo. De ser esto correcto. como capaz de conducir a la liberación: las plantas y otras formas de la naturaleza en su espontaneidad de vida y en su aceptación de la verdad de la impermanencia. Para LaFleur. 31. no sería vano esperar que Japón regresara en nuestro tiempo a este valor tradicional. también estuvo) motivada por la decadencia de la capital.30. ¡cortarlas sería un asesinato! Pero Chüjin descarta esta idea. desde la perspectiva de la teoría de la Naturaleza de Buda se plantean al menos dos problemas que parecerían exigir solución.

por lo tanto. pero una vez más la teoría se volvería inútil para establecer una ética del medio ambiente.2. Pero en las personas ordinarias. sino también los productos de la civilización poseen la Naturaleza de Buda. como algunos antiguos textos afirman. Existe aún otra dificultad: si la Naturaleza de Buda. los desperdicios tóxicos. 31. esto no plantea problemas. considerar que las plantas están dotadas de mente. 31. Esto parece significar que la teoría es irrelevante para la práctica cotidiana de la gente ordinaria y que. o sea que los seres conscientes e inconscientes no son distintos. al ser idéntica con la verdadera esencia de todas las entidades. Derivar una ética del medio ambiente de la idea de que la Naturaleza de Buda está presente en los llamados seres inconscientes parecería presuponer que la presencia de la Naturaleza de Buda. las sentinas. y no sólo los muros y las tejas. o que en todo caso no se admite para los elementos destructivos o contaminantes propios de la civilización. está de alguna manera limitada a las cosas y seres naturales. pertenece a la posición última de la Tendai. las autopistas. Si la Naturaleza de Buda no es más que una mera impermanencia. éstos más bien podrían considerarse como un tipo de "corrupciones 83 . imperfectas (o en las que simplemente fingen ser perfectas) es más probable que la espontaneidad esté desorientada o incluso carezca de control. etc. sino incluso los automóviles. y desde esta perspectiva también lo bueno y lo malo. se deriva que no sólo los seres naturales. Demos por sentado que en una persona verdaderamente perfecta toda acción estaría en armonía con la naturaleza de manera espontánea (si esto es lo que quiere decir Chüjin).como él señala. observar los preceptos y transgredirlos. o al menos su presencia total o esencialmente no corrompida. todo lo compenetra. tampoco son diferentes.3. tiene poca significación para nuestra crisis actual del medio ambiente.

si uno no tiene la opción de vivir como vegetariano. no sabemos lo que significa para una planta el hecho de vivir o de ser perjudicada y matada.4. y Ryogen parece haber limitado la Naturaleza de Buda a las plantas cuando las incluye (pero no a las piedras. etc. De hecho. 34. En la mayoría de los países sería posible abstenerse de carne y de pescado. Simplemente. además. el "caso límite". 31. y aquí ya estamos en plena matanza. las plantas no son conscientes de la misma manera que los hombres o los llamados animales superiores. 33. Comer frutas podría resultar seguro.adventicias" (agantuka klesa) que hay que eliminar (y que además son más bien perniciosas). evitando así ser partícipes de la matanza de animales. si no imposible. Pero puede que tampoco sean completamente inconscientes y. pues éstas son producidas por la planta precisamente con ese propósito (lo que eventualmente conduce a la proliferación de las semillas). Y las plantas al menos sobreviven cuando se cortan cierto número de veces sus hojas o ramas e incluso sus tallos. como si "calcularan" que muchas de ellas serán comidas. Aun así. Mi sentimiento personal es que tal reconciliación es muy difícil. 111 32. Probablemente el camino más honesto sea aceptar la 84 . el respeto y la protección de las plantas tendría que reconciliarse con la necesidad de vivir de ellas y quizás incluso de los animales. Pero lo mismo se aplica a las crías de muchos animales. Saigyo parece haber tenido en mente algunas limitaciones de este tipo. están vivas. Pero pocos podrían evitar estar implicados en la destrucción de plantas.) en la categoría de los seres conscientes. Además. producen semillas en abundancia.

como sucede con la pesca de arrastre. si es que es posible. sin productos químicos perjudiciales ecológicamente. pájaros. etc. aunque no menos importante. a todas las formas de crueldad hacia los animales ya la destrucción o el deterioro de los ecosistemas. No comprar o usar cosméticos. lo que considero más importante es oponernos y hacer el boicot. No arruinar la belleza de la naturaleza arrojando basura descuidadamente. vaciando los mares. N o votar por partidos que no estén realmente determinados a detener la destrucción del medio ambiente. prefiriendo las plantas locales a un estéril césped cortado a ras. a menos que hayan sido producidos sin pruebas en animales. tolerar las flores salvajes e incluso las llamadas malas hierbas. Y por último. Usar motores contaminantes como los automóviles. No comprar pescado.. 85 . mantener nuestro propio jardín (si es que tenemos uno) en estado natural. ranas y otras de las bellas criaturas con las que deberíamos compartir gustosamente este mundo. Comprar. motocicletas o aviones lo menos posible y tomar más bien trenes. sin el empleo de pesticidas. no comprar carne o huevos si los animales han sido criados en condiciones no-naturales e incluso crueles. en especial como consumidores. el tranvia o la bicicleta. No comprar productos que implican despilfarro (como los palillos chinos que se usan una sola vez). pero hacer lo mejor que podamos para reducir al mínimo el daño. si la pesca se hace de manera innecesariamente cruel. frutas y vegetales crecidos mediante métodos naturales de cultivo. murciélagos.incómoda verdad de que nuestra sobrevivencia es posible sólo a expensas de otros seres vivos. mariposas. de modo que ofrezca refugio y alimento a insectos. demencial e inmoderada. Por ejemplo. Podríamos vivir como vegetarianos. Sin embargo.

le TSong Khapa 86 .

El Budismo.C. bajo la forma del llamado Budismo Hinayiina. Pero.) existen testimonios de diversa clase que prueban la expansión del Budismo fuera de la India propiamente dicha. el fiel discípulo de Buda. Desgraciadamente no hay testimonios de ninguna especie que convaliden esta tradición. a partir de la época del Imperio Maurya (300-150 a.C. bajo su forma Hinayiina por dos misioneros enviados por el mismo Ashoka. Fue llevado a Birmania.. según la tradición. por Mahinda. 87 . hijo del Emperador Ashoka (268-232 a.) de Buenos Aires.C.Fines y criterios de los Estudios Budistas* Fernando Tola La expansión del Budismo fuera de hi India l Budismo surge en la India alrededor del año 500 a. según la tradición cingalesa. fue llevado a Sri Lanka o Ceylán. Las primeras señales de la presencia budista hinayanista en Tailandia. También se extendió hacia la mayor parte de las regiones que conforman el Sudeste asiático. sólo 50 años después de Ill. Laos.E.).C. a Gandhiira. aunque con toda probabilidad el E • Conferencia Inaugural de la Fundación Instituto de Estudios Budistl1S (EI.B. se remontan a los siglos XI-XIII d. en el actual Pakistán. Cambodia y Vietnam del Sur. Argentina (14 de marzo de 1990). muerte de Buda el Budismo fue llevado por un discípulo de Ánanda. Según la tradición.

como son los ya mencionados Pakistán y Afganistán y además gran parte del Asia Centra! (incluÍda hoy día en la Rusia soviética) hasta el Mar Ara! y el Turkestán Chino. En Nepal. en el siglo IV d. propiamente bajo su forma Vajrayana. El Budismo se extendió hacia los actuales Pakistán y Afganistán ya desde la época de los reinos grecobactrianos que dominaron gran parte de esas regiones cuando se produjo el colapso del Imperio Maurya. Después de la crisis de estas invasiones. el Budismo fue introducido probablemente durante el reino del Emperador Ashoka o poco después.. El Budismo se propagó hacia los territorios al Norte y al Noroeste de la India bajo su forma Mahayana. De China fue llevado a Vietnam del Norte.c. a la cua! se agregó luego el Budismo Mahayana.C.C.) y los testimonios arqueológicos y literarios prueban que llegó a China a través del Asia Centra!. que había sido incorporado al Imperio Chino de los primeros Han en el año 111 a. el Budismo floreció y se expandió rápidamente en todas las regiones a! Norte y al Noroeste de la India. aunque el Budismo Hlnayana no fue desconocido en ellos. Pero luego sufrió retrocesos debidos a las invasiones de los Shakas (o Escitas) y de los Pahlavas (o Parthos). o sea a partir del año 150 a.Budismo fue conocido en esas regiones desde mucho antes. También fue llevado. dividido entonces en tres reinos. bajo su forma Hinayana. Las más tempranas señales de Budismo en la China se remontan a! comienzo de la segunda dinastía Han (25-220 d. especialmente en época del Imperio Kushana. pero sin tener nunca la pujanza del Mahayana. el reino hindú del Hima!aya. fundado en el primer siglo de nuestra era. teniendo en cuenta la gran influencia que la cultura de la India tuvo en el Sudeste asiático desde mucho tiempo antes de los siglos mencionados..C. que desplazó a! Budismo Hinayana. La introducción del 88 . al territorio de Corea.

Los tibetanos. Es necesario estudiar el nacimiento del Budismo en la India y su evolución en ese país. según la información de antiguas crónicas japonesas. quiénes realizaron esa propagación. encontrando en su avance pacífico pueblos de diversas razas. Otra conversión a la fe budista llevada a cabo por los tibetanos fue la de los buryats. los conflictos que se suscitaron. Sikkim.C. Bhután. su difusión fuera de la India. Mencionemos entre estas regiones a Ladakh. El estudio de los diversos budismos El Budismo tiene que ser estudiado no sólo en la India. pero a partir de entonces su predominio ha sido casi absoluto en el Tíbet. En conexión con el Budismo Tibetano.. la forma como lo fue. es necesario mencionar ciertas regiones. en los cuales predomina dicho Budismo. al igual que los chinos. la acogida que el Budismo tuvo. qué motivaciones los llevaron a emprender esa obra. realizada bien entrado ya el siglo XVIII. lenguas. religiones y culturas.Budismo en Corea fue un acontecimiento muy importante. El Budismo fue introducido en el Tíbet en el siglo VII d.C . tuvo lugar la conversión de los mogoles al Budismo. algunas de las cuales formaron parte del Tíbet. las fechas en que fue difundido. ya que ulteriormente el Budismo sería llevado al Japón desde Corea en el año 538 d. Durante los dos primeros siglos entró en conflicto con las creencias religiosas existentes. En el siglo XVI d. se encargaron de propagar la doctrina de Buda entre varios pueblos no tibetanos.C. las influencias mutuas 89 . pero que hoy constituyen parte de la India o de Nepal o son estados independientes. El Budismo se difundió así sobre inmensos territorios del Asia. sino en las diversas regiones del Asia a las cuales se propagó.. que habitan la región del lago Baikal.

del cual exis- 90 . etc. que viene a ser el Canon establecido por la secta Theraviida perteneciente al Budismo Hinayana. el tailandés. la evolución del Budismo en las nuevas regiones que conquistaba. el devanagari en la India por la NaJanda Pali Series. Existe también un Canon Sánscrito que contiene los numerosos textos budistas conservados en la India así como aquéllos encontrados en diversas regiones de Asia. que se consideraba contenían la palabra de Buda transmitida por sus discípulos. el Coreano. El estudio filológico de los diversos Cánones Budistas De un modo general cada Budismo. lo cual permitirá hacer asequible en la forma reducida de un disquette una obra tan voluminosa y de no fácil acceso. evolución gracias a la cual el Budismo tomó características propias en cada lugar. Mencionemos al pasar que en la actualidad el Canon PaJi está siendo computarizado. difundida en Ceylán (la actual Sri Lanka) y en el Sudeste-asiático. el Canon Japonés. del cual existen diversas ediciones desde los años 972-983 en que apareció la primera edición bajo la dinastía Sung.. el alfabeto de Laos. ha sido editado parcial o totalmente en diversos alfabetos: el latino por la Pali Text Society de Londres. el cingalés. el khmer de Cambodia. el Chino. el alfabeto birmano. Sumamente importantes son asimismo el Canon Chino.que se produjeron entre el Budismo y las religiones ya existentes en las regiones a las cuales él llegaba. estableció su propio Canon o sea la colección de textos. Tenemos así un Canon en idioma Pali. El Canon de esta secta. el Indio. el Japonés. como Gilgit y Thrfán. el Tibetano. o la colección de las traducciones de esos textos al idioma propio de cada Budismo. fuera de la India. siendo la más conocida de estas ediciones la TaishO Shinshü Daizo/glo editada en Japón durante los años 1924-1932. el llamado Canon Pali.

Chane. Estos Cánones constituyen obras muy extensas conformadas por numerosos volúmenes. la edición Shu-pen. entre los años 1976-1979 (asequible también en 1730 microfichas confeccionadas por el Institute for Advanced Studies of World Religions de Estados Unidos de N orteamérica). 91 . el Canon Coreano. 480 volúmenes. Suzuki. De este último Canon existen también ediciones llevadas a cabo en Pekín desde comienzos del siglo XV (una de estas ediciones. aumentada y corregida. compa~ randa las diversas recensiones en las que nos han llegado. bajo la dirección de D. Lhasa. liberadas de los errores tipográficos originarios y que permitan captar mejor el sentido del mensaje de Buda. Labor de los Estudios Budistas es constituir ediciones críticas de los textos contenidos en esos Cánones. el Canon Tibetano editado por Suzuki en Japón (1955-1958). con miIas a constituir ediciones confiables. 151 volúmenes. la edición publicada por la Editorial Dharma de Estados Unidos. fue reeditada en Japón (Tokyo-Kyoto) entre los años 1955-1958). iniciada en 1980 y recientemente finalizada.T. Deben componerse índices de las palabras contenidas en esos textos. finalmente. Narthang. el Canon Chino en su edición Taish6. la primera edición del Canon Chino. constituido por el Canon Chino editado por primera vez en Corea alrededor del año 1010. para que pueda fijarse de manera más segura el sentido con que son empleadas en cada caso. siendo la más importante la Kokuyaku Issai-kyo. y el Canon Tibetano. A título de ejemplo indiquemos que el Canon Piili en su edición Niilandii contiene 41 volúmenes. una edición reciente realizada en India (Delhi). que señalen los lugares en que aparecen y las formas en que son usadas. que existe en diversas ediciones realizadas en varios monasterios. 85 volúmenes.ten igualmente diversas ediciones. Tangut y Manchú. como los de Derge. Tenemos también los Cánones en lenguas Mogol.

que puede parecer muchas veces árida y sin vuelo. N o es posible una investigación sobre Filosofía Budista basada en traducciones ajenas y no en el estudio llevado a cabo por uno mismo de los textos originales. por cuanto el Budismo utilizó diversas lenguas para expresarse.Esta labor filológica. Nadie aceptaría hoy que una persona que no conoce el griego y el latín pretenda realizar un estudio científico de la Filosofía Antigua Griega o de la Filosofía Medieval. para llevar a cabo la traducción. textos plagados de errores o de deficiencias. en cuanto que es gracias a ella que se puede luego efectuar el estudio de las doctrinas e ideas de los textos sobre bases seguras. Esta labor filológica es también imprescindible para llevar a cabo una traducción de los textos originales. Si toda traducción (como reza el dicho) es una traición. es algo que no se cuestiona en el mundo académico internacional. Muchos errores de interpretación han tenido su origen en las deficiencias de las ediciones usadas. mayor será la traición si se utilizan. El conocimiento de los idiomas Se acepta hoy sin discusión que para llevar a cabo una labor de investigación sobre Filosofía Oriental es necesario poseer un conocimiento profundo y amplio de los idiomas en que esa filosofía se expresó. En el caso del Budismo esta exigencia es más rigurosa. Al conocimiento del Piili (en el cual se conserva en forma completa el único Canon Budista escrito en una lengua de la India) y del Sánscrito (en el cual se conservan importantes textos budistas) es necesario agregar el conoci- 92 . es necesaria. Esta exigencia de un trabajo filológico previo como requisito imprescindible de todo estudio y análisis doctrinarios que pretendan ser científicos y de toda traducción que pretenda ser confiable.

francés. en Estados Unidos. Se debe evitar la versatilidad que dispersa y habitúa a la superficialidad. en la India. es imprescindible también utilizar la bibliografía extranjera existente. de acuerdo con los criterios internacionalmente aceptados y acordes con la importancia del tema. En español es muy poco lo que se ha hecho sobre Budismo y por lo general se trata de trabajos sin valor científico e irrelevantes. intentos magistrales de interpretación doctrinaria. en el Japón. 93 . traducciones precisas y rigurosas. De esa manera la investigación utilizará los resultados a que llegaron los especialistas de otros países que trabajan en condiciones óptimas y tienen a su disposición la última producción bibliográfica y de fuentes. tomar en cuenta lo que los especialistas del tema han pensando al respecto. compenetrarse con él. que es lo único que puede permitirle penetrar profundamente en el tema estudiado. por cuanto muchas obras originarias sánscritas se han perdido y sólo las conocemos por traducciones tibetanas y/o chinas. descubrir sus múltiples facetas. Es la especialización la que ha permitido a los estudiosos alemanes o japoneses (por ejemplo) producir obras maestras de filología (como ciertas ediciones críticas e Índices). La investigación extranjera Numerosos e importantes trabajos sobre Filosofía Budista han sido realizados en Europa (en inglés. alemán e italiano). Si uno pretende realizar una investigación seria. La especialización Es conveniente que el estudioso del Budismo adopte una actitud de especialización.miento del Tibetano y del Chino.

no permitiendo que nuestras creencias. como es en realidad. No podemos. N o es fácil adoptar esta actitud (aferrados como estamos a las tenazas de nuestra propia cultura). yathabhütam. poniéndolos al margen de los grandes principios que subyacen al pensamiento indio y budista. Por esto nuestro estudio del Budismo ha tenido siempre . por ejemplo. pero es necesario esforzarse por adquirirla y hacerla un atributo permanente. máxima exigencia de los Estudios Budistas debe ser la objetividad. es decir. Este requisito de objetividad es tanto más necesario cuanto mayor sabemos que es nuestra adhesión a determinados postulados doctrinarios. como lema un verso budista famoso: 94 . estar siempre alerta para no abandonar esa actitud. cuanto mayor sabemos que es nuestra solidaridad con alguna forma determinada de pensamiento o creencia. enfrentar como especialista un tema del Budismo no significa que uno debe aislar ese tema del contexto cultural al cual pertenece. nuestras adhesiones a determinadas doctrinas. Actitud objetiva Finalmente. estudiar una obra de Vasubandhu o Digniiga (dos grandes del Budismo) aislándolos de la escuela filosófica idealista a la que están adheridos. políticas o filosóficas nos induzcan a deformar y distorsionar el hecho de la cultura ajena que hemos elegido como objeto de nuestro estudio. el esfuerzo constante por presentar el fenómeno cultural que estudiamos.El contexto Desde luego. descuidando las relaciones que los vinculan con los pensadores que los han precedido o seguido. nuestras preferencias religiosas.

. "Nada debe ser quitado. nada debe ser agregado.napaneyam atag kiñcit prak~eptavya1p na kiñ cana dra~!avya1p bhiitato bhiita1p . la realidad debe ser vista como realmente es". 95 ..

Vajrapani 96 .

editado por J. assattha-. bodhi-) De acuerdo con la definición del Mahiisii'?lghika-vinaya la 'auto-ordenación' (sviima-upasa'?lpadii) es aquella obtenida por el Bhagavat cuando alcanzó la iluminación a los • Este artfculo apareció en Pratidiinam: /ndian. sido un árbol E sagrado. presented la Franciscus Bemardus Jacobus Kuiper on his sixtieth birthday. Schokk:eryV. Subramoniam (=Janua Linguarum: Studia Memoriae Nzkolai van Wijk dedicata. especialmente higuerahigueraha(Pali que Buda para los budistas. Heesterman. el árbol de la bodhi representaba simbólicamente a Buda.'Ficus Religiosa') cerca de Gaya. C. G. ' En el Mahiivastu-avadiina las siguientes palabras son usadas para designar al árbol de la bodhi: 1. IraniLm and Indo-Ewopean Studies. sa'?lbodhi. Se cree que muchos Budas alcanzaron la iluminación al pie del árbol de la bodhi. En la primera etapa de la iconografía budista. 488492.El árbol de la bodhi en el Mahavastu-avadana * 1 Akira Yuyama l árbol de la una india. Skt. ya alcanzó la iluminación al pie de la bodhi.(cf. pp. H. 1968). El árbol de la bodhi tuvo una gran función en el arte y la literatura budistas. esa higuera fue llamada "el árbol de la bodhi". 97 . Después de la iluminación de Buda.1. asvattha. Series Maior. XXXIV) (The Hague-Paris: Meutcn.

86). lO En las inscripciones de Ashoka (Edicto en Roca No. 5 Esta línea ha sido restaurada con una ligera corrección en verso iipiitalikii. Cf.parece ser usada con el mismo sentido.2. es usada para designar el árbol de la bodhi en los lugares siguientes: 1.denotando el árbol de la bodhi en el Mahiivastuavádiina. VIII) la palabra saJ?1bodhi. con la siguiente estructura: 6 + bha-ga-ga (---.sola.10. p. Wogihara-Kuno: sampannii bhagavanto abhyiisaJ?1 bodhiyii müle (1. apoya las lecturas bodhfya o bodhiyii).(cf. saJ?1bodhi-) La palabra bodhi. 11 2. éste parece ser el único ejemplo de la palabra sambodhi. 3 la auto-ordenación es explicada como sigue: Senart 1.2 En el Nidiina-vastu del Mahiivastu-avadiina. El metro aparentemente exige la lectura saJ?1bodhfya (=MS. 98 . p.9 (Ningún MS.).1: upasampannii bhagavanto bhyiise bodhfya müle: '(la ordenación) del Bhagavat realizada cerca de la raíz del árbol de la bodhi'. 412b.2 (prosa). Leumann-Shiraishi: upapannii bhagavanto abhyiise bodhiyii müle (1.como nombre del árbol de la bodhi.249.pies del árbol de la bodhi (ver Taisho Issaikyo xx. que se dice que ha sido extraído del Vinaya-pitaka de la escuela Lokottaraviidin de los MahiisiiJ?1ghikas.-) y 8 + bha-ga-ga = 30miitriis: N o debe extrañar que encontremos saJ?1bodhi.16-3. bodhi. 252. 24 Ysgtes. Bb).4 . 71). porque fue llamado así después de la iluminación (saJ?1bodhi-) de Buda. Con todo.

7. 13.21.es usado para significar la proximidad del árbol de la bodhi bajo el cual Buda alcanzó la iluminación: II. 339. 278.8.111°.13. v[lqa-O) bodhi-múla.18. 337.3.19. 414. bodhi-múla (cf. 352.17 (prosa).1.4 (prosa). bodhi-Vl:lqa-o.3 (verso). 400. 158. 12. 329. BHSD. 408. 20. bodhi-ma'!4aEl contexto claramente indica el lugar de la iluminación que Buda alcanzó bajo el árbol de la bodhi.9. 496. En los dos ejemplos que siguen. 7. 5. 13.J2 2a. 16 (versos).16.1.274. 20.6 (prosa). 350. bodhi-samfpa- bodhi-samfpa. 275.16. 418.es usada claramente en el género femenino: yena bodhi niri'!lgita: 'hacia el inmóvil árbol de la iluminación'.2. 13 (cf. 7. 15 (versos).3.276.19. 419. II.1. 420.20.1 (versos). 5. 11.3. p. 309. II1.15.294. 9 (prosa).23.1 (prosa). 9.16. 11.5 (verso). 11.9.352.II. 13.413. 4.302.16. Edgerton.15. 18 (versos). III. 9. 9. 11.1.20. 410. 13. 318. 353.245.275. 11.16 (versos). 415. En la expresión siguiente.14 (verso).8.5. 324. 339.): 11. 14.14. 349.11. 277.significa la raíz del árbol de la bodhi en el cual Buda alcanzó la iluminación: 1. 272.22 (versos).125. 276. III. 346. 323.está utilizado claramente en el género masculino: 99 . 2.2 (prosa). III. 277.3.351. 10. 315.5.18 (prosa). bodhi. 18. bodhi-ma'!4a. 402 b. 15.15. 353. 336. 2c. 352. 2b.

naira'!ljana yaya ca bodhi-maIJ4a'!l. vara-padapendra- vara-padapendra.'León' se refiere a Buda.414.'higuera (india)' parece haber sido empleada sólo una vez: bodhi bhav~ati tuhya'!l aSvattho vara-padapal} 'tu árbol de labodhi será el ASvattha. II.21 (verso).'el mejor señor de los árboles' es también utilizado: II. 343.1 (verso).309.sarvavanto bodhi-ma1J4o . 4. 7 (versos). 5. el mejor de los árboles'.5.'señor de los árboles' significa el árbol de la bodhi: II.415. etc. padapendra- padapendra.10 (versos). 6.11 (verso).6 (prosa). si'!lha-nada-. cf. II. bodhi-/asvattha-/vara-padapaLa palabra asvattha.338.'fi 'todo el lugar de la iluminación se cubrió con una guirnalda de seda'.3.339.osakta-parra-dama-kalapo abhl1. naira'!ljana yaya ca bodhi-ma1J4o 'hacia el Nairarpjana y el lugarde la iluminación'.en el ejemplo siguiente puede ser tomado como un compuesto tatpuTU:fa 'señor de los árboles del León': cf. si'!lha-piidapendra- Es claro que la palabra si'!lha. II. 3. y si'!lha-padapendra. si'!lhiisana-.252.: 14 100 . II.

'el mejor de los árboles. 8. o-vrk.'árbol de la bodhi' es usado en III.7 (verso). 32.(MSS. cf.21 (verso).drumaLa palabra druma.12.343.'árbol' significa implícitamente el árbol de la bodhi.339. o_y~!i-. druma-rlijadruma-rlija.4. bajo el cual Buda alcanzó la iluminación: I1.336.'rey de los árboles' es también utilizado: r1.19.3. 9. Edgerton. °metsu~. 9 (prosa).102104) si1!lha-plidapendra1!l '(ellos) se acercaron al árbol de la bodhi'.19 (versos). I1. 281. 6 (dos veces). upasa1!lkramensu~ 7. 10.403. 101 . 407. 273.272. señor de los árboles' es encontrado en II.4 (verso).ra-) bodhi-druma. druma-vara-ptidapendradruma-vara-plidapendra. bodhi-druma (cf. 11.'el mejor de los árboles' está usado para indicar el árbol de la bodhi: I1A04. druma-varadruma-vara.8 (verso).

13.(cf.6. bodhi-vr1qa. 406.5-311. . de modo que el árbol de la bodhi resulta completamente cubierto. o-ya~{i-) bodhi-ya~{i- En el Mahiivastu-avadana la palabra bodhi-vr1qa.'. II. un árbol de la bodhi con hermosas flores'.3-319. 3. 268. 8-10. y así sucesivamente. II.. °V/:Tqa-) 'tronco del árbol de la bodhi' es usado para designar al árbol de la bodhi bajo el cual Buda llegó a la iluminación: 1I.(cf. los Devas decoran el árbol de la bodhi con muchas cosas preciosas: II. bodhi-y~{i.i8 (°lqto) (versos). 318. IIúi4.350:16. Los Devas ven el árbol de la bodhi como si tuviera 102 . 264.13 (dos veces). .es usada passim. 282.20. 14. sin embargo. Cuando el Bodhisattva se acerca al árbol de la bodhi. 1.2.11 (prosa). bodhi-drumottamabodhi-drumottama.286. En la porción en gathiis (11.8 (versos). II.317. 404.!) sU-PWipita'!l: 'su árbol niiga (llegó a ser) el árbol de la bodhi. los Devas vienen al cielo y algunos lo ven como si estuviera hecho de oro. 14.10 (verso) .5..12.309.319.12 (prosa). algunos lo ven como si estuviera hecho de plata. 10.2 (dos veces). 18. 14. 14.bodhi-vrkso alamkrtah 'el árbol de la bodhi adornado con. 22. o-druma-.8).'árbol de la bodhi' parece ser usado sólo cuando está decorado con algo: 15 bodhi tasya niiga-vr1qo bodhi-vr1qa'!l (nt. o-druma-. La palabra bodhi-vr1qa.317. 319.l6 (prosa).9 (verso).'el mejor árbol de la bodhi' es también encontrado: II.4. 6.1.131. 18..252.

7. o como un hombre (paunqeya-) .2. Canberra (Australia) (1I"aducción: RT.12. 18.312.16 (versos).4-5 (prosa). 1 (1968). cinco. II.16-312. 336.. 321. pp. 315.un yojana de altura. 408..'raíz del árbol' indica el lugar en la raíz del árbol de la bodhi en que Buda llegó a la iluminación: 11..213-14 (prosa). bodhi-müla-. vrk:ja-o) bodhi-vrk:ja-müla. 322. 335.14.. Hirakawa en su Ritsuzo no Kenkyü (Thkyo. La altura depende del conocimiento de cada uno. o tan alto como la cúspide del Universo (bhavligra-).309... 11·23. Ellos ven el trono (siJ?lhlisana) al pie del árbol de la bodhi como si tuviera un yojana de altura.7-313. 14a. Indo-IrankmJoumalXI. 2 Los pasajes del MahasDftighika-vinaya y Mahavostu-avadana son examinados en detalle por A. 340.20..'raíz del árbol' implica la raíz del árbol de la bodhi en que Buda llegó a la iluminación: II. 15. y C. 14.3-4 (prosa). 103 .5. 1239) Mi 1.15. 313. o un krosa o fuera tan alto como una palmera (tlila. Edgerton. c:f.5 (prosa). . vrk:ja-müla.). II.(cf. "A Bibliography oC the Mahavastu-avadana". bodhi-vrk:ja-o) vrk:ja-müla. 524-535.7 (prosa). bodhi-Vl:Jqa-müla.312.) Notas 1 Para las abreviaturas ver A.D.(cf. 3 ii1ya-mahiisiil!JghikanDJrllokottaravadiniit{J madhyadeJikiiniÍlfl piifhena vinayapi!okasya mahavastune (Senart mahilvastuye. 1960).15. 11.. diez. 11.311. Yuyama.9 (prosa).312. bodhi-müla-.

32. '~ outline Syntax of Buddhistic Sanskrit". Ver A Yuyama. gen. Artiele 11.son aceptables. es decir ehi-bhiJqukaya upos01tJpada. 11. Buddruss. Edgerton. bhagavanto. n. °pi<fa-. da§a-vtugerJa gtI1)ena upos01tJpadii. ABaCLMTh. 13 Para el lugar de la iluminación se usan las siguientes expresiones: asana-. o dhiya.2. 13. LeumannS. XVII (1928). Para la construcción sintácticayena.10 (verso)¡ mahi-mOlJ41l-. Shiraishi y U. °vato.. I1I.fyitva sir&¡¡ buádhasya ye bodhim abhiprarthitOl.: upasampannil. 6.-Eng. 104 . (No es mi intención discutir las variantes sabodh~ stlf!Jbodh~ s01f1hodhÜV/sOT(lbodhl). sg. 11.. p.17-18. 4 É. 11. "No es posible contar todos estos kops de seres. 10. p.nisampanna. 11. 9 stlf!Jbodhfya. por ej. ABaBbCLM.277. sin variantes. Indogaku Bukkyogaku Kenkyü. de bhagavat. Raghavan. Univ. después de haber visto la gloria de Buda. Kuno enmendaron el texto presentándolo como veintiún versos y medio en metro arya.9 (versos). sin variantes.o. Woolner. Ningún MS. 127 sgtes. abhy-asa-). significando "cerca. apoya estas variantes. Edgerton. 23. 5 Variantes de los MSS. A C. sg. Sin embargo. 11.8715. 11. BHSD.11 (verso) debería ser corregida enyebodhim (=MSS. Con todo. 11. y pañca. gen. v.)". I11. 317ysu GenshiBukkyonoKenkyü (Tokyo. por ej.112). abhylisam es empleado como un indeclinable. XVI (=Chattetji Valuroe) (1955). 1..).Bukkyo Shahon".2.." 11 Cf.5 (verso). p. s.].loW71a/ ofthe Dept. 5 con bibliografía. "Buddhist Hybrid Sanskrit".340. 2. Bb. nota 9 que antecede. 1964). ABaCLM'Th. Marzo (1963). 12 er. 37.161. La a. 111. 142 con bibliografía. como se lee correctamente en 111. Edgerton (BHSD. 838 (39)-834 (43). Esto no es aceptable. Th. Part 11: G/ossary (London-Calcutta. 448a¡ S. BHSD. a la mano" (ver Monier-WilIiams. 76c. p.10 La lectura stlf!Jbodhim de Senart en su edición. probablemente tres (1) para dar la definición de las otras tres ordenaciones.215-4. si1¡Jhihup~tho. . 1 (lbkya. Seriart editó esta.431. bhyiisam. El metro aparentemente exige la variante abhyiisam. je prends ahhyiise adjectivement comme ill'est quelquefois en sanscrit: cet emploi est expressément attesté pour le pali (Childers. X. "tenata/tenada im 8.13-14 (versos).10 n.12 (versos)¡ y con dudas sirphasana-puha-. Sen.inicial debe haber caído naturalmente en el curso de la tradición. 3¡ Edgerton.10" Indogaku Bukkyogaku Kenkyü.353. Münchener Studien zur Sprachwissenschaft.(ver Günther. 130 [p. (el. 13. también v. Asolea Text and G/ossary (=Punjab University Oriental Publications). Ver Senart.11) en prosa y posteriormente E. ) con caso nominativo. c. "Mabavastu-avadana 1. Pero yo creo que esta parte consiste no s610 de metros iitya.Ver también A Hirakawa "Yoroppa no Chúo-Ajiya. sambodhfya. Wogihara-H. 7. 402a). que han negado al árbol de la iluminación.401. Skt. 11312-313. HeCt 16 (1964). G.353.69). °pand. . Indian Linguistics. bodhisattviisana-.10. sino también de otros esquemas métrioos del grupo jiiti y que después de este pasaje faltan unas pocas líneas. 315 sgtes. 7 bhagavanto.458.411. n.369) explica bhyiise bodhiya mate como sigue: " 'dans le voisinage du pied de l'arbre de Bodhi'. Shunjiisha. de stlf!Jbodhi-./1 11.277. 595 b). Edgerton 18. mute. fem. 6 Ni upapanna.. m. p. (tena .pa&Sim (prosa). 8 Senart (1.14 (verso): na iakyOl?' gOlJaniut' kartum ettiyii sattva-kotyo/ pa.. 1924). 16-4.süvhiJsana-. p.10-11. 111.568. Felsedikt des ASoka".12. Bb. p.párté (1. of Lelters. 2. adopta la lectura bodhi-/bodhfya de Senart y lo explica como un único ejemplo usado claramente en el género femenino. p. 384n. CE Mahavyulpold. Enero 1962).466¡ Jones.7. ofCa/culla. Dict. XI. cf.

. ·n. .~.Eti IQ8 eJempío5"Sigl!ic~nt~'el cOntexto ap. " .el señor de los. 312.3¡3. .00. 3(dos . -. 9.arentemente ptes1!pon'e'que el árbol de la' bodhi está dep:?.i3 (pros. pradaksinr-kitva "i1abi¿ndo conseÍV'ado a su dere~ha él árbol de la bodhi".. la.. 11.. - .16-17.l. _..d~. " 105 .árboles".bOdJii-"v¡¡qá.).2.14 Jones (11.<1. . p.rado 'cOn -COS<lS preciOSjls:' bodhi-vr~asya "'1ilJUe 'sirtlhiisánam qddaSensul} .-Oi~tsulJ) ". (pros~): :bodhi-vrkSain.·I131~. traduce: "ellos avanzaron contra el León (y) contra . . bodhi".311. 64(prosa). . 311) sin embargo.6.' .-5.:' .cellos) ~eto!1: eJ trono al pie del árbO~.(MS~. " ' -1~ .

106

Tres etapas en la aceptación del Budismo por el Príncipe Sh6toku*
Isamu Kanaji

Prefacio de Jikido Takasaki a la traducción inglesa

Este arf(culo trata sobre el Prtncipe ShOtoku, primer erudito de doctrina en la historia del Budismo Japonés. En el Japón es respetuosamente llamado "el fundador de la fe en Japón'~ en reconocimiento a la deuda de gratitud debida a su benevolencia. Este sentimiento se convirtió eventualmente en una forma de culto religioso única en la historia del Budismo japonés, y por ello la evaluación y la biografta del Prlncipe Shótoku han, desafortunadamente, trascendido los hechos históricqs, al grado de que se le ha llegado a describir como un santo. Por este motivo los historiadores modernos han tendido a tomar la posición contraria, minimizando la importancia histórica de este personaje. El autor del presente trabajo, Isamu Kanaji, ha sido reconocido desde hace mucho tiempo como la autoridad en el tema del Prlncipe ShOtoku y, aunque como budista está lleno de alabanzas hacia el prfncipe, como historiador, sin embargo, guarda la objetividad requerida. Este
* La traducción al español que aquí presentamos fue realizada por el Dr. Armando Franco U rquidi a partir de la traducción al inglés. Agradecemos a los profesores Dr.
Masao Mori, Presidente de la Comisión Directiva de The

Toho

Gakkai, Dr. Jilddo

'Thkasaki, editor deActaAsiadca, 47 (1985) en donde se publicó este artículo en inglés, y al Dr. Isamu Kanaji, autor del artículo, por el permiso que nos ooncedieron para publicar esta traducción al español.

107

artfculo fue traducido al inglés del trabajo original publicado en Shotoku Taishi ronshü (Estudios sobre elprfncipe Shotoku) (Heirakuji shoten, 1969), y se refiere al cambio gradual que ocurrió en el pensamiento del prfncipe, relativo a la toma de conciencia y a la apreciación del Budismo, desde su aceptación como una fe supersticiosq y mágica (muy poco distante del Shinto, la religión propia del Japón), hasta el reconocimiento de su función como religión de Estado, para finalmente concebirlo como una religión con la cual se puede alcanzar un mayor grado de auto-conciencia.
l periodo fines del siglo d.C. hasta E mediados Asuka (desde visto en periodo6 en que se el contexto de la del siglo 7), historia del Budismo japonés, es
el

introdujo el Budismo coreano y chino en Japón. El Budismo siguió penetrando en Japón durante todo el periodo Nara subsecuente, echó raíces en suelo japonés en el periodo Heian, y llegó a su pleno florecimiento como un Budismo verdaderamente japonés durante el periodo Kamakura, pero debe señalarse que este florecimiento durante el periodo Kamakura fue posible solamente gracias a la fuerte influencia del Budismo chino. De esto se desprende claramente que ciertamente es apta, cuando se aplica al Budismo japonés, la expresión "penetración oriental del Budismo" que se le atribuye al rey Siíng-myiíng (?-554) de Paekche, en su carta de donación en 538. Ahora bien, si se pregunta cómo se introdujo el Budismo en Japón en la primera etapa de la "penetración oriental" en el periodo Asuka, la respuesta se encuentra estrechamente ligada a la manera en que el Budismo fue aceptado por Sh6toku Taishi (574-622). Es imposible discutir el Budismo del periodo Asuka, y consecuentemente el propio Budismo japonés, sin tomar en cuenta el papel que jugó en ello el príncipe. Por lo tanto, el presente ensayo tratará so-

108

bre la "penetración oriental" del Budismo. en Japón, estudiando la forma en que el Príncipe Sh6toku adoptó esa fe. Comúnmente se cree que Sh6toku Taishi fue sabio desde su nacimiento y un budista perfecto desde el comienzo de su vida; ¿pero realmente fue así? El periodo Asuka debe haber sido un periodo de mucho desorden, debido a la penetración en Japón de la recién descubierta cultura del continente y al flujo de extranjeros provenientes de Corea y China. Por tanto, lo más probable es que el príncipe haya madurado en respuesta al impacto de las agitadas olas de esta época turbulenta. De haber sido así, es natural suponer que la aceptación del Budismo por parte del Príncipe ShOtoku también sufrió cambios, y que por consiguiente su fe y su pensamiento pasaron por distintas etapas de desarrollo y profundización. El hombre es un ser que siempre está en movimiento y en proceso de cambio. Su naturaleza es crecer día tras día. Es lógico, por tanto, pensar que las ideas y las creencias del Príncipe Sh6toku evolucionaron de acuerdo con los cambios en las circunstancias que experimentó en su infancia como hijo del Emperador Yomei, así como en su juventud, que se vio envuelta en la vorágine de las luchas entre clanes, y luego como príncipe heredero que dirigió los destinos de la nación al convertirse en regente a la edad de veinte años. Debemos señalar que durante los veintinueve años que duró su regencia, la situación tanto en el interior como en el exterior de su país no fue de ninguna manera pacífica y tranquila. Las dificultades que debió afrontar en dichos años están más allá de toda imaginación. Cuando observamos de esta manera la vida del Príncipe Sh6toku, no.es difícil pensar que su aceptación del Budismo también sufrió cambios y que se fue profundizando más y más con el transcurso del tiempo. Como el mismo príncipe lo, manifiesta en el artículo siete de la Constitución de los Diecisiete Artículos (Jüshichij6 no Kenp6), "Son pocos los

109

Estudiemos con detenimiento cada una de estas tres etapas: l. relata que el príncipe. como una religión para el despertar personal. el Budismo en Japón consistía apenas en una creencia mágica y supersticiosa.que nacen Sabios. y tercero. como una religión de Estado. en las tres siguientes etapas: primero. es fácilmente concebible que el príncipe. no mucho después de que el Rey S6ng-my6ng de Paekche envió imágenes y sutras budistas. criado en un ambiente familiar devoto. se puede suponer que el Budismo profesado por su padre no era otra cosa que la religión popular. segundo. Aunque ésta es una leyenda sin fundamento. pronunció el nombre de Buda por primera vez. el que esto escribe piensa que la vida del Príncipe Sh6toku. en el décimoquinto día del segundo mes del año en que tenía dos años de vida. Es solamente después de un aprendizaje profundo que el hombre se convierte en sabio. Sin embargo. lo que narra no es del todo imposible. mirando hacia el Este. El nacimiento del príncipe (574) fue solamente treinta y seis años después de la in- 110 . Aceptación del Budismo como una religión mágica El Shótoku Taishi denryaku. Siguiendo esta línea de pensamiento." Con seguridad llegó a ser venerado como santo y sabio sólo después de años de angustia y aprendizaje en ese periodo de agitación. puede dividirse. Teniendo en cuenta que su padre. el Emperador Y6mei. aquélla en la que el príncipe aceptó el Budismo como una religión mágica. a juzgar por el hecho de que en esa época. habia aceptado la fe budista. vista desde la perspectiva de su proceso de aceptación del Budismo. hubiese pronunciado el nombre de Buda. en términos generales. una biografía en dos fascículos del Príncipe Sh6toku escrita a mediados del periodo Heüm.

la comunidad de los discípulos de Buda. por más que se hubiese acostumbrado a rendir culto a Buda desde su infancia. es difícil pensar que se hubiese establecido ya una fe positiva en el Budismo. Juzgando por esta actitud del emperador. es decir. Se dice que cuando a los catorce años de édad se incorporó al ejército de los Soga para pelear en contra de los Mononobes. el príncipe les rezó por la victoria a los Cuatro Devas o Shitenn6. dejando prácticamente a un lado la propia doctrina budista. Deseamos que todos ustedes discutan el problema". es decir. pero las imágenes eran veneradas simplemente como "deidades de países vecinos" (tonari no kuni no kami) o "deidades éxtranjeras" (adashigami) a las que se recurría para conseguir favores materiales. Este episodio refleja la naturaleza mágica de la fe budista de esos tiempos. cuando era particularmente promovida por la familia Soga. Fue precisamente por esta razón que durante mucho tiempo después de su introducción. El culto a las imágenes de Buda se dio particularmente bajo el amparo de la familia Soga.troducción del Budismo. y la controversia aún persistía en la época de la coronación del Emperador Y6mei en 585. diciendo "Estamos pensando en tomar refugio en los 1l:es Tesoros (sanbo) o sea: Buda. y prometió construir un templo y dedicárselo a esas deidades si le daban la victoria. se mantuvo en un nivel político la cuestión de si el Budismo debía ser aceptado o rechazado. cuando nadie en realidad sabía lo que era el Budismo. es de suponer que el Príncipe Sh6toku no conociese en su juventud lo que era verdaderamente el Budismo. el dharma. y el sangha. 111 . Es muy probable que su fe en esa etapa se limitara a un culto de imágenes a la manera mágica popular. las enseñanzas de Buda. Habiéndose criado en esas circunstancias. El Nihon shoki nos cuenta que el emperador pidió a sus nobles que estudiaran la conveniencia de aceptar la fe budista.

la Emperatriz Suiko y ShOtoku Taishi hicieron construir la estatua para cumplir con su voluntad. y que colocó en una capilla una imagen budista de un jo y seis shaku (= 4. Debido a que había escasos conocimientos de medicina. fueran tan intensamente temidas por los pueblos antiguos. las enfermedades se relacionaban directamente con la muerte. 1 el templo reconstruido podría tener un carácter distinto al del templo original. En el Nihon shoki se relata que Kuratsukuri no Tasuna se cortó el cabello rezando para que el Emperador Y6mei se recuperara de su enfermedad. 2 N o sorprende que las enfermedades. Por este motivo quizá no sea justo juzgarlas críticamente 112 . ocurrida poco después. la gente rezara por lograr su curación. se le puede entonces considerar como un monumento que simboliza la primera etapa mágica de la fe budista del principe. las inscripciones en la aureola de la imagen de Yakushi Nyorai (Bhaishajyaguru) en el recinto principal (kondo) del templo H6ryüji. Esto también sugiere que en esa época estaban en boga diversas prácticas mágicas y ascéticas.La fe budista del príncipe no era una excepción en esos momentos. Era muy natural que antes que nada. podría retener aún trazas de la primera etapa mágica de la fe del príncipe. y que de allí surgieran estas formas primitivas de fe. pero. debido a su muerte. Aún más.) de altura en el templo Sakatadera. como lo señala el Nihon shoki. Si la construcción del templo Shitenn6ji fue producto de sus oraciones por la victoria. muestran que el propio Emperador Y6mei decidió erigir esa estatua para pedir la recuperación de su salud. pero debido a que se conservó el nombre "shitenn6ji".848 m. que atacaban a cualquiera sin distinción de rango o riqueza. Puesto que se dice que el templo. Shitenn6ji fue construido originalmente en Tamazukuri y transportado luego a su sitio actual cuando el príncipe tenía veinte años.

si es cierto que el Emperador Y6mei le rezó a Yakushi Nyorai. a aquella de la aceptación del Budismo como una religión de Estado. a juzgar por su tamaño. Probablemente de allí salió la idea de erigir la estatua de Yakushi en el templo H6ryüji antes mencionado. después de que se convirtió en el regente de la Emperatriz Suiko. que significa "el Buda de la Curación". La manera en que el Príncipe Sh6toku aceptaba el Budismo en esta primera etapa probablemente no iba más allá de los límites primordiales de este tipo de fe. no era porque tenía fe en el Yakushi nyorai hongangyio (Bhaishajyaguru-PürvaprafJidhána-sütra). también le rezó al mismo Buda. que en ese momento contaba con catorce años. que no es otra cosa que las formas primordiales de la fe. en el mismo año el príncipe les rezó por la victoria a los Cuatro Devas o Shitenn6. Es un mero reflejo de los inestables deseos que el objeto del culto cambie de tiempo en tiempo. Además. no hay duda que dichas formas de culto nada tenían que ver con la doctrina budista. En esto encontramos la afirmación de la realidad y de la propia existencia.como creencias vulgares e inferiores. seguramente el Príncipe Sh6toku. deidades que no están esencialmente relacionadas con el Budismo. Incluso se puede pensar que la razón por la que el Emperador Y6mei le rezó a Yakushi Nyorai. sino simplemente porque le atraía de alguna manera el nombre de Yakushi. 11. Se puede suponer que lo que impulsó este cambio fue la promulgación de un 113 . pues se decía que debía medir "joroku ". un jo y seis shaku. El objeto de ese tipo de fe podía ser cualquier Buda. es decir. sin embargo. La estatua erigida por Kuratsukuri no Tasuna probablemente era la imagen de Siikyamuni. Aceptación del Budismo como una religión de Estado La fe budista de Sh6toku Taishi evolucionó de la etapa de fe mágica popular. Ahora bien.

otra cosa que la construcción de templos familiares para el culto a los ancestros. se dice que todavia en esta etapa los nobles. La magnificencia y el esplendor de sus edificios y pagoda debió haber opacado a todas las demás construcciones de Asuka. Como regente. Aunque este templo fue erigido como un templo 114 . para aquellos nobles. Este edicto. Sin embargo. La construcción se inició en 588 (el primer año del reinado de Sushun) y fue oportunamente terminado en 596 (en el cuarto año del reinado de Suiko). que no sólo autorizaba el Budismo como religión de Estado. construido en Asuka por Soga no Umako (?-626).edicto imperial conmiras a la promoción de los Tres Tesoros (SanbO): Buda. O sea. el principe Shótoku se vio en la necesidad de estudiar de nuevo el Budismo. compitieron entre sí para construir templos para el bienestar de sus señores y familiares. y el sangha. sino que también se comprometía a defender aquella fe.de Suiko). marcó el final de la controversia acerca de la conveniencia de aceptar el Budismo en Japón. Esto demuestra que la construcción de templos no significaba. ya no como objeto de fe mágica. el dharma. en 594 (el segundo año del reinado . que rendía culto a imágenes como deidades extranjeras. en los que rezaban por la prosperidad de los miembros de la familia y por el descanso de sus ancestros. y a partir de entonces el Budismo sentó raíces en suelo japonés como una religión de Estado. probablemente a instancias del propio príncipe. que construían templos budistas familiares junto con sus santuarios shintoístas de clan como protección para sus familias. Ahora tenía que enfrentar el problema de cómo aceptar el Budismo. es decir los ami y los muraji. dos años después de que se promulgó el edicto para la promoción de los Tres Tesoros. 3 El más fino ejemplo de esos templos· es el Hók6ji. sino en relación con el problema de gobernar al país.

que juntos hicieran un juramento" para erigir en ese templo una imagen de Buda de aproximadamente cinco metros de altura. de acuerdo con el edicto imperial para la promoción del Budismo. en Naniwa. Se piensa que el Estado también brindó ayuda para la construcción de otros templos. fuera cierto que el templo Shitenn6ji fue trasladado de Tamatsukuri a su sitio actual en Arahaka. probablemente fue construido después del templo H6koJi. en Naniwa". como comenta el Hoketsuld. escritas a principios del periodo Heian (inicio del siglo 9). que señalan que el templo fue dedicado conjuntamente por la Emperatriz Suiko y el Príncipe Sh6toku. si. también conocido como Ikarugadera. entonces hubiera habido una 115 . llegó a tomar también el caráCter de un templo de Estado después de que "el emperador y el príncipe heredero les ordenaron a los grandes nobles (6omi) y a todos los demás magnates. Sin embargo.4 pero juzgando por las inscripciones en la aureola de la imagen de Yakushi Nyorai. Antes de construir el templo H6ryüji. señala que "El Shitenn6ji fue construido por primera vez este año en Arahaka. Mientras que las ShOtoku taishiden hoketsuld (Notas suplementarias sobre la vida de Sh6toku Taishi). como un templo familiar de la familia del príncipe heredero (J6gü Óke). el Nihon shold. se construyó en el año décimo quinto del reinado de Suiko. relatan que el templo fue construido originalmente en Tamazukuri y después llevado a Arahaka. (=H6ryüji=Wakakusa Garan).familiar de los Sogas. que a los del templo H6k6jU Por otro lado. el Príncipe Sh6toku construyó el Shitenn6ji en Arahaka. en la sección que describe el primer año del reinado de la Emperatriz Suiko. se supone que este templo también tuvo el carácter de templo de Estado. a la vez que servía como templo particular del Príncipe Sh6toku. El templo H6ryüji. a juzgar por el hecho de que en la maqueta del templo los edificios se asemejan más a los de Ikaruga-dera.

deben en principio haber estado colocadas viendo hacia el frente. y Katsuragi-dera. desde tiempos remotos. fue un templo de Estado en el sentido más estricto de la palabra. menciona otros templos erigidos por el Príncipe Shiitoku. El Jógü Shótolru hóó teisetsu. La construcción de dichos templos probablemente se le atribuyó al príncipe en el sentido de que fueron erigidos con ayuda del Estado. el templo está situado en un lugar alto que lo hace visible desde la bahía de Naniwa. podría decirse que el Shitenniiji. Ikejiri-dera. a partir del momento de su traslado. la función de proteger al país contra el continente. escrito en los inicios del periodo N ara (principios del siglo 8). Probablemente al templo reconstruido se le atribuyó la nueva función de proteger a la nación de los ataques de países al otro lado del océano. pero es de dudarse que realmente hayan sido erigidos por el Príncipe Shiitoku. siguiendo hasta cierto punto el edicto para la promoción del Budismo. Las estatuas. aunque esta manera de aceptar el Budismo es meramente superficial y formal.razón para efectuar ese cambio. a juzgar por la historia del templo. pero el haberlas recolocado viendo hacia el continente sugiere que se le atribuyó al templo. Se señalan Chügüji. Por lo tanto. originalmente erigidas por el Príncipe Shiitoku en Tamazukuri corno una muestra de gratitud por haberle concedido la victoria. Hachioka-dera. a diferencia de otros templos corno serían el Hiikiiji y el Hiiryüji. Tachibana-dera. Además. La construcción de templos budistas bajo los auspicios del Estado aparentemente produjo un auge del Budismo y fue probablemente útil para "la conducción natural del Estado hacia la austeridad y la pureza" (Hokke gisho). y posiblemente el Príncipe Shiitoku no estuvo conforme con este nivel de actividad religiosa. en la cual se relata que las imágenes de los Cuatros Devas del recinto principal (kondó) han estado siempre colocadas viendo hacia el Oeste. a 116 .

el príncipe seguramente quiso estudiar la quintaesencia del Budismo para utilizar la religión corno fundamento espiritual de un nuevo Estado. un monje budista que llegó de Koguryo en 595 (en el tercer año del reinado de Suiko). La aceptación del Budismo corno una enseñanza abrió el camino para que la fe saliera del marco de una religión familiar para convertirse en una religión de Estado. y el Hokekyó (Saddharmapu'!4añkasütra). quien pasó de la etapa de mero culto a las imágenes. y esto produjo sus frutos bajo la forma de las conferencias que hizo en el palacio sobre el ShOmangyo (Shñmaltidevi-sif[lhantida-sütra). Se dice. y en el segundo artículo. En el primer artículo. escrita en 604 (doceavo año de! reinado de Suiko). asimismo. 8 que el Budismo debe ser venerado corno la norma para alcanzar dicha armonía nacional. El príncipe inició el estudio del Budismo con Eji. La dirección se manifiesta claramente en el establecimiento de la llamada Constitución de los Diecisiete Artículos o Jüshichijo no Kenpó. aunque. lo que corresponde con el edicto imperial para la di- 117 . el Nihon shoki establece la fecha en el séptimo mes del décimocuarto año. El segundo artículo estipula claramente que el Budismo es el principio rector para el gobierno del país. Independientemente de la construcción de templos.1 el Príncipe Sh6toku proclama que la armonía debe verse corno la norma del Estado. a una de aceptación de los sutras. que la conferencia sobre el Hokekyó tuvo lugar en ese mismo año.pesar de que él mismo erigió varios templos. Estas conferencias pudieron haber sido una copia de las de los emperadores y reyes chinos del periodo de las dinastías Norte-Sur. en tanto que el Hóóteisetsu señala que las conferencias sobre el Shómangyó tuvieron lugar en el cuarto mes del sexto año del reinado de la Emperatriz Suiko.6 pero no se puede negar que marcan época ilustrando la profundización de la aceptación del Budismo por parte del Príncipe Sh6toku.

es decir. La política.crear un Estado universal sobre la base de una religión universaJ. Es probable que el príncipe haya tenido hondamente arraigada la idea de que adoptar el Budismo como una religión nacional le permitiría a Japón elevarse al rango de las otras naciones del mundo.9 Lo anterior se trasluce en las palabras del propio Príncipe Shiitoku cuando dice que los Tres Tesoros son el "refugio final para las cuatro clases de seres (es decir. Probablemente por estar convencido de esto el príncipe incluyó este artículo tan especial en el que se pide una veneración profunda por el Budismo. Es una regla general que las cosas se diferencian a medida que la cultura avanza.el príncipe deseaba. al mencionar únicamente al Budismo sin referirse en la Constitución a la veneración de las 118 . el Budismo.fusión del Budismo anteriormente promulgado. pero en los tiempos del Príncipe Shiitoku eran inseparables. pero que sea "la suprema religión de todas las naciones" es más bien una expresión específica de la Constitución de los Diecisiete Artículos. tiene que ser el principio rector para gobernar a Japón. Hay también quienes critican al Príncipe Shiitoku por haber sido parcial. Puede decirse que es una idea comúnmente aceptada en el Budismo Mahayana que el Budismo es "el refugio final de todos los seres". Dichas críticas. o bien que es inadecuado para una constitución incluir un artículo que requiere que se venere una religión en particular. Algunos estudiosos señalan que la Constitución. En tanto que el Budismo sea la religión máxima de todas las naciones. sin importar su nombre. Como dice el doctor Nakamura Hajime. sin embargo. la religión y la moralidad son tres campos separados para nuestra mentalidad moderna. y "la suprema religión de todas las naciones" (bankoku no gokushü). sólo revelan el prejuicio de un punto de vista moderno. todos los seres)" (shishO no shüki). es meramente una colección de preceptos morales.

(La primera embajada.deidades del Shint6. Sin embargo. como lo 119 . el Príncipe Sh6toku tenía el objetivo de establecer relaciones amistosas con la China de los Sui y de absorber. la cultura continental. El príncipe Sh6toku envió representantes a los Sui (Kenzuishi) cuatro veces. "Wo-kuo chuan". Es verdad que el shintoÍsmo era una religión con un cuerpo de ritüales transmitidos desde' la -antigüedad y que. y puesto que el Budismo es considerado en la Constitución co_mo la base para materializar ese ideal. de esa manera. antes y después de formular la Constitución. puesto que carecía tanto de doctrina como de escrituras. el segundo artículo sirve como el principio sobre el cual se basa el primero. está registrada en el Sui-shu. Sin embargo. pertenecía a un nivel distinto al de la religión budista universal. El príncipe debió haberle dado mucha importancia al hecho de aceptar el Budismo. y al mismo tiempo se puede decir que es el núcleo de toda la Constitución. enviada en el año 600. representaba el sentimiento religioso auténtico de la gente. es significativo el hecho de que en la Constitución de los Diecisiete Artículos el artículo acerca de la veneración del Budismo haya sido colocado inmediatamente después del artículo primero que se refiere a la importancia de la armonía. pero no en el Nihon shoki). ya que el tercero y todos los demás artículos se refieren a los medios para alcanzar dicha armonía. En este caso. Al enviar a sus representantes. Esto no significa que el príncipe Sh6toku tratara con ligereza a las' deidades del Shint6 -se hace patente lo contrario en la proclamación imperial del edicto ordenando la veneración de las deidades Shint6 en el quinceavo año del reinado de la emperatriz Suiko. la cual tenía una doctrina definida y podía considerarse como el "refugio final de todos los seres" y la "suprema religión de todas las naciones". si se lo analiza en el contexto del propósito del príncipe de establecer un "Estado universal". por tanto.

el Príncipe Sh6toku ya había llevado a efecto importantes políticas nacionales y externas. Aceptación del Budismo como religión para el despertar personal En el año 614 (vigésimo segundo año del reinado de Suiko) se envió a la China de los Sui la cuarta embajada de representantes. Es posible percibir aquí un cambio radical en la actitud del príncipe en cuanto a aceptar el Budismo en Japón: pasa de un culto de imágenes de carácter simplemente mágico. la promulgación de la Constitución de los Diecisiete Artículos (Jüshichijó no Kenpó). Para entonces. luego de que la .. Todos ellos seguramente realizaron un gran esfuerw por aprender la doctrina budista. el envío de representantes a la China de los Sui. las conferencias sobre los sutras. el envío de tropas para apoyar a Mimana (Imna) en Corea. todavíá pasó algún tiempo antes de que estas políticas dieran fruto. "el refugio final de todos los seres" y "la suprema religión de todas las naciones". políticas que había iniciado desde que fue nombrado regente. como la promulgación del edicto imperial para la promoción del Budismo. a un deseo de aceptar el verdadero Budismo a nivel nacional. pero pasaron otros dos o tres decenios antes de que éstos retomaran de sus estudios en el exterior. Sin embargo. tercera embajada fuera enviada a los Sui en 608. el establecimiento del sistema de los Doce Rangos de la Corte (Kan'i Jünikai). Sin duda el príncipe puso sus esperanzas en los estudiantes enviados a la China de los Sui. fue restaurada la paz en todo el país y la cultura Asuka estaba acercándose a su máximo esplendor. De hecho. veinticuatro años habían de transcurrir. etc. ill. para que regresaran a Japón Takamuko no Kuromaro (?-654) y Sobin 120 .atestigua el hecho de que se incluyó a varias decenas de estudiantes y novicios en las comitivas de cada embajada.

Ahí el príncipe se dedicaba de lleno a sus estudios con la esperanza de llegar a dominar la doctrina budista. Sin embargo. sólo podrá persuadir a otros si abandona el mal y adopta el bien ante los demás. sólo le quedaba estudiar él mismo el Budismo. sólo para enterarse de que el príncipe ya había muerto. su profundo conocimiento del Budismo había quedado de manifiesto en la Constitución de los Diecisiete Artículos. una aldea tranquila a cierta distancia de Asuka. el príncipe Shótoku probablemente sintió que él. Después de haber enviado estudiantes al continente.(?-653). si uno no se corrige primero. poca oportunidad habrá podido tener de estudiar el Budismo de acuerdo con sus deseos. Se supone que en esa época dieron comienzo sus estudios sobre Hokekyo. y había dado conferencias sobre el ShOmangyo y el Hokekyo en el palacio a la edad de treinta y tres años. Una vez que pudo encarrilar los asuntos de Estado. debía estudiar con mayor profundidad el Budismo en Japón. Desde luego. Habiendo promulgado el edicto imperial de difusión del Budismo y exhortado a su pueblo a adoptar esa fe. por fin pudo llevar a cabo su anhelado deseo. ShOmangyo. El Nihon shoki prácticamente no registra ninguna realización importante por parte del príncipe después del envío de la embajada a la China de los Sui en el vigésimosegundo año del reinado de 121 . y Yúimagyo (Vimalaklrtinirdesha-sútra). Siempre creyó el príncipe que "uno debe corregirse a sí mismo si desea educar a otros" (ShOmangyo gisho) y que "Si uno desea hablar de justicia.1O Afortunadamente el príncipe residía en Ikaruga. y cercana a su residencia se encontraba el H6ryüji (Ikaruga-dera). el príncipe ya había comenzado sus estudios del Budismo bajo la dirección del monje Eji. también. dos de los estudiantes que la integraban. impedido como estaba por los asuntos de Estado que debía atender. ¿cómo podrá persuadir a los otros?" (lliimagyo gishO). Aún más.

y que es precisamente en este punto donde se centra la importancia de la compilación de los comentarios. Shotoku Taishi Kenkyü. Iwanami Shoten. por lo menos con la fe vigente en aquellos días. Una de las dudas ingenuas respecto de los tres comentarios. y la tendencia general entre los historiadores contemporáneos.la Emperatriz Suiko. Nihon koten no kenkyü. Obras Completas de Tsuda Sokichi. como lo expliqué en detalle en mi ensayo titulado "Sangy6 gisho no seiritsu ni tsuite" (Sobre la Formación de los Tres Comentarios). quien pregunta: "¿Qué sentido tenía que el príncipe. escribiera tales comentarios. a partir de entonces. se dedicó exclusivamente a compilar los comentarios (gisho) sobre los tres sutras arriba citados. 1963). es la que formula el doctor Tsuda S6kichi. En cuanto a mí. Esto probablemente demuestra que. con los asuntos prácticos de la vida ni con el Budismo. tomo 2. cuando tratan de la vida del Príncipe Sh6toku. y que además mostraba gran preocupación por el gobierno del Estado. yendo más allá de la superstición. Hay estudiosos que tienen dudas acerca de la autenticidad de los comentarios sobre los tres sutras~ Muchos tienen dudas particularmente sobre el Yuimagyo gisho. el Príncipe Sh6toku buscaba la verdadera fe budista. que incluyen minuciosas di:lcusiones eruditas que no parecen tener mucha relación n. Contra esta opinión de Tsuda. tomo 4. 1968. es evitar el problema de los tres comentarios. Si uno afirma que los comentarios no 122 . sino que tenía el cargo de regente dedicado a cuestiones prácticas y a asuntos de Estado. yo sostengo que precisamente porque se trataba de una época que aceptaba el Budismo simplemente como una fe mágica y supersticiosa. yo considero que los tres comentarios son obra auténtica del Príncipe Sh6toku. la cual se ocupaba únicamente de rezar por la paz y la felicidad de las personas de este mundo?" (Tsuda. excepto por las ediciones del Tennoki y el Kokki en 620. que no era un sacerdote budista especializado en dar sermones sobre los sutras.

se inspiraran en la Verdadera Ley. la cultura parecía haber florecido con la construcción de numerosos templos budistas. para el Príncipe Sh6toku resultaba inútil exhortar a la gente simplemente a venerar el Budismo como el "refugio final de todos los seres" y la "suprema religión de todas las naCiones".cual buscaba simplemente la paz y la felicidad en· este mundo. según el príncipe. y "la gente seguirá si es bien guiada". Sin dominar el verdadero Budismo.. Sin embargo.que consistía simplemente en rezar por la paz y la felicidad en este mundo. la . por otra parte. para enseñar bien uno debe estudiar intensamente. y con los logros en las relaciones con el continente.ón de los Diecisiete Artículos estaba muy adelante de su tiempo? Como vimos anteriormente. Seguramente el príncipe. En esas condiciones. trató de profundizar sus conocimientos del Budismo. y se esforzó por convertir a Japón en una nación budista.se adecuaban ala forma secular de aceptar el Budismo en esos· días. Por lo tanto. éste no se le puede enseñar a otros.promoviendo dicha fe. La construcción de templos y la promulgación de la constitución eran para el príncipe simplemente actividades externas. Lo que se requería. Sin educación no hay política. sabiendo esto. y la religión budista que ellos aceptaban no iba más allá de los límites de la fe mágica popular. con el establecimiento de los sistemas legales y de rangos. De ahí los comentarios. y en particular los gobernantes. el sistema de clanes seguía vigente con el poder de los Soga y otras familias. ¿cómo se puede explicar el 'hecho de que también eltexto del segundo. Sin embargo. "Hay pocos que son realmente malos". A primera vista. 123 . no queriendo permanecer en ese nivel.artículo de la Constituci. pero. para crear un verdadero Estado budista era necesario primero que todos los japoneses. el Príncipe Sh6toku también estuvo inicialmente inmerso en la fe mágica secular. decidió adoptar el verdadero Budismo como una religión de Estado. pero. era educación.

que han surgido dudas como las del Doctor Tsuda. sino como un registro de sus propios estudios. descubierto en Tun-huang y en poder de la Biblioteca de Pekín). Fa-hua i-chi de Fa-yün y el Shómangyó gishó con los SMng-manching shu atribuidos a S6bin (rollo Nai 93. En este sentido los tres comentarios no hubiesen existido. podrían. fueron escritos con base en modelos generalmente conocidos como hongi. y existen.. Es precisamente debido a esa sobrestimación que tuvieron en el pasado. Esto se explica al comparar los Hokke gisho del Príncipe Sh6toku con sus modelos. ". 124 . sino seleccionando materiales tomados de diversas fuentes. Es sabido que la mayor parte del Hokke gisho y del Shómangyó gisho. a la par de esos pasajes.no deben ser considerados obras escritas para otros.11 Es un grave error pensar que los tres comentarios reflejan exclusivamente las interpretaciones e ideas originales del príncipe Sh6toku. la opinión del Príncipe Sh6toku. pero probablemente el Yuimagyó gisho no fue compilado con base en un determinado modelo. muchas partes que parecen haber sido escritas por el propio príncipe. El profesor pensaba que era poco probable que el Príncipe Sh6toku hubiese podido compilar obras de tal erudición como los tres comentarios. reflejar los puntos de vista de sus predecesores chinos.. representan evidentemente la opinión del compilador. Todos los pasajes que comienzan con las palabras "personalmente yo creo que . Aun aquellos pasajes que son considerados como "opiniones personales" del principe. Al leer los comentarios. aunque está claro que el príncipe ha tenido que depender en gran medida de comentarios escritos con anterioridad por estudiosos del continente. a no ser por el deseo del príncipe de adoptar el Budismo verdadero del continente. se encuentran fácilmente los rastros de los esfuerzos del príncipe por estudiar el Budismo como un problema de su propio despertar. después de todo. es decir.

compilados por el príncipe mientras atendía asuntos de Estado. Más bien hay que pensar que esas citas provienen de los comentarios de los estudiosos chinos que le sirvieron de modelo al príncipe para sus propios comentarios. contó con tiempo de sobra en sus últimos años. el campo de lecturas del Príncipe Sh6toku no fue tan amplio como generalmente se cree. Aunque no existen copias originales de los otros dos comentarios. que es un borrador que contiene trazas de correcciones y revisiones y que deja muchos puntos que necesitan una ulterior corrección.y a la vez estar dediCado a asuntos de Estado. pero hay que señalar que el príncipe. Este ha sido el punto de vista del autor de este artículo desde que tuvo la oportunidad de examinar el Shéng-man-ehing shu (rollo de Tun-huang Nai 93). Decir lo anterior no significa menospreciar la gran estimación de la que goza el príncipe. eh' un-eh' iu. e incluso las escasas citas que hay son citas secundarias tomadas de los comentarios utilizados como modelos (hongi). es verdad. eran muy pocos. y Po-hsings. como ya se dijo. Era natural que al príncipe. Lao-tzu. al encontrar numerosas citas tomadas de los clásicos no budistas como Lun-yü. Esto lo demuestra la única copia original existente del Hokke gisho. también se puede suponer que esas copias sólo eran borradores que necesitarían una posterior corrección. Fueron. que el Príncipe Sh6toku consultó para realizar su compilación de los comentarios. Shu-ehing. que no era un estudioso especializado en el Budismo y que además estuvo dedicado por muchos años a 125 . De seguro el lector de los Yuimagyo gisho se sentirá sorprendido por la erudición del príncipe. Probablemente los sutras budistas y tratados. a juzgar por el hecho de que no hay muchas citas de otros sutras y comentarios.12 pero ello no quiere decir que el príncipe hubiese leído todas aquellas obras. no se puede decir que los comentarios mismos carezcan de defectos. Es más. En resumen.

Sólo Buda es la verdad". se dice que el príncipe dejó sus últimas instrucciones a Tamura no Oji. en esa época. hubiese podido compilar los tres comentarios mencionados. En breve. Habiendo sido manuscritos privados y tentativos. muestran que alcanzó la cima de la fe budista. fueron dados. "Estos son trabajos personales del príncipe heredero de Dai-wakoku (Japón) y no trabajos del extranjero". fue escrita posteriormente. asimismo. la leyenda que aparece en el título. y se hubiese consagrado a la búsqueda de la verdad. "Este mundo no es más que vacío y transitorio. tanto en profundidad como en amplitud. en el periodo NaraY Se supone que los títulos "Hokke gisho". aunque él indudablemente deseaba profundizar su estudio de los sutras. no obstante sus quehaceres en el mundo secular. Por ello es de lamentarse que haya muerto cuando sólo tenía cuarenta y nueve años. No cabe duda de que estaba consciente de que el Budismo continental era muy superior al Budismo de Japón. los conocimientos del Príncipe Sh6toku distaban mucho de ser completos.la política. la compilación de los tres comentarios la hizo el príncipe básicamente para sí mismo. y "Yuimagyii gisho". diciéndole: "Mientras que la riqueza es efímera y difícil de guardar. hubiese aceptado el Budismo como una religión para el despertar personal. no le fuera posible leer un gran número de libros. sólo las leyes de Buda 126 . "Shiimangyii gisho". Incluso. Por el contrario. no debe asombrarnos entonces que el Nihon shoki no los mencione. yendo en contra de la corriente de su época. Según el doctor Hanayama Shinshii. por 10 que debe haber puesto muchas esperanzas en los estudiantes enviados ahí. encuentro sumamente sorprendente que el príncipe. hay un dicho que dice que las cosas frecuentemente están completas porque están incompletas. Las últimas palabras del príncipe. En todo caso. Sin embargo. No los escribió para publicarlos o para competir con los estudiosos chinos o coreanos.

"Este mundo no es más que vacío y transitorio".pueden· ser· transmitidas para siempre" (Daianji shizaicho). se asemejen a las palabras dichas por Shinran 600 años después. no importa en qué espacio o tiempo. Después de haberse sustraído de la fe mágica popular.nunca mueren. Es curioso que las últimas palabras del Príncipe Sh6toku. Las últimas palabras del principe Sh6toku muestran su modo de aceptar la fe budista en sus años finales. en las últimas palabras del príncipe citadas arriba. aceptó el Budismo como una enseñanza universal y elevó la posición del Budismo en Japón al nivel de una religión de Estado. Empero. sin sentido. La primera parte de esta afirmación corresponde a "Este mundo no es más que vacío y transitorio". Debieron representar su estado mental en sus últimos años. y encontró su camino hacia el espíritu intrínseco del Budismo al asumirlo como una religión para el despertar personal. Seguramente no representaban sólo las conclusiones alcanzadas a través de una investigación erudita. Aunque difieren las expresiones. Siempre tienen algo en común las palabras basadas en verdades religiosas. 127 . el espíritu es el mismo en estas dos últimas frases del príncipe. y la segunda parte corresponde a las palabras "Sólo Buda es la verdad". sólo las oraciones a Buda son la verdad". y faltas de verdad. y . sino que también eran palabras surgidas de su experiencia y de su fe. y las últimas instrucciones que el príncipe le dio a Tamura no Oji se parecen a las palabras de Jesús en el Sermón de la Montaña 600 años antes. en el período Kamakura: "Mientras que las cosas son todas vacías. en sus últimos años volvió a concebir el Budismo como problema personal. pero. que dicen: '~cumula tesoros no en la tierra sino en el cielo". como mencionamos anteriormente. experimentó muchos cambios antes de llegar a esta etapa. En ellas se puede percibir un sentimiento religioso profundo y puro. puesto que no se les encuentra en ninguno de los sutras.

logrando finalmente alcanzar un despertar espiritual profundo a través del Budismo. y que. fue avanzando paso a paso haciéndoles frente a los retos de la vida. es la de un hombre que se crió en una época caótica. A pesar de ello. debido a que el problema del despertar individual es tratado en dicho artículo en relación con el problema de la creación del Estado sobre la base de la armonía. de la segunda etapa. y como un conocedor del Confucianismo. como un budista perfecto. nuestra vida y nuestra riqueza. quizá sea mejor tomarlo como parte. La imagen que se obtiene del Príncipe Sh6toku a través de esta reconsideración. a considerarlo como un sabio nato. para abrazar 128 . El ShOmangyo o el Sñmalii-devi-sutra invita a abandonar nuestro cuerpo. y de las Cien Escuelas. Japón. ya que. Después de haber estudiado el proceso de desarrollo del pensamiento y de la fe del Príncipe Sh6toku. además de llevar a cuestas el destino de su nación. es difícil demarcar con toda claridad las etapas. del Taoísmo. además. todavía vacilaba respecto a tratar la cultura y la religión recientemente traídas del continente. a considerar que sus comentarios contenían sólo pensamientos y estudios originales desarrollados por él. cuando menos. en efecto. Es ahí donde yo descubro al Príncipe Sh6toku como un incansable buscador de la verdad. como lo manifiesta el hecho de que el artículo diez de la Constitución de los Diecisiete Artículos 14 trate del problema del despertar de los individuos. Incluso. que han tendido a idealizar a Sh6toku Taishi. por parte del príncipe. la apreciación del Budismo como una religión para el despertar personal.Es de alguna manera esquemática la división en tres etapas de la historia de la aceptación del Budismo por el Príncipe Sh6toku. pudo empezar mucho antes. del Budismo. uno se siente obligado a reconsiderar los puntos de vista convencionales. cuando la aislada nación isleña de los mares del Oriente.

debió haber sentido con toda claridad que el Budismo era una religión para el despertar personal. mientras que el Yuimagyo gisho exhorta: ':. pero si se acepta la Verdadera Ley. que buscó el verdadero Budismo en todo el transcurso de su vida mientras tenía que atender. podemos ver el resumen del Budismo japonés en los cuarenta y nueve años de vida del Príncipe Sh6toku. sus obligaciones seculares.las Leyes Verdaderas (shobó=saddharma). En dicho caso. Mientras el príncipe comentaba los tres sutras.\quéllos que buscan'La Ley. y "la nación será de por sí bien gobernada" (artículo cuarto de la Constitución de los Diecisiete Artículos).. y que no podría existir ninguna religión sin el despertar espiritual de uno mismo. manteniéndose por encima de la corriente del tiempo. 129 . Para decirlo de otra manera. y que siempre siguió avanzando. Las tres etapas de la actitud del príncipe respecto del Budismo señaladas en este artículo pueden asimismo considerarse como las etapas de aceptación del Budismo en Japón. ni para la protección del Estado. como laico. Para nosotros el príncipe es digno de respeto. los favores mundanos probablemente también serán concedidos. profundizando en sí mismo. especialmente cuando pensamos que descubrió que el Budismo es "el refugio final de todos los seres" y "la suprema religión de todas las naciones". deberán buscarla abandonándose a sí mismos y agotando su propia vida". uno obtendrá eternamente las santas bendiciones (Shomangyo gisho). El Budismo no es una religión para conseguir favores mundanos.

en la sección relativa al período previo a la coronación del Emperador Sushun (587). que la tradición que señala que el príncipe Shotoku construyó el Shitenn6ji. nos dice que el Shitenn5ji fue construido en Settsu-no-kuni después de la subyugación de MonoDobe no Mariya. señala qJ. El Doctor lenaga SaburO afirma. Supuestamente el templo inicialmente contruido en Thmazukuri era de estructura simple. aunque en el Sh610ku Taishiden hoket. probablemente construido mediante la remodelaci6n de una casa existente. el templo reconstruido en Arahaka era un edificio de escala completa. se dice que el templo fue construido originalmente en la orilla Este del Thmazukuri y después transportado a Arahaka. basándose en las inscripciones. fue inventada en una época posterior como resultado de la veneración por Shotoku 'Dlishi. sin considerar la evolución gradual de su fe. existen en las grutas de Lung-men estatuas de Miroku (Maitreya). de acuerdo con el doctor 1Sukamoto Zenryü. es concebible el que la fe en Shitennó o los Cuatro Devas fue introducida al Japón antes de la Introducción de las escrituras relacionadas con dicha fe. se centraba en la aceptación de las Leyes Verdaderas (shóbó = sad-dhanna). que tenía que ver primariamente con la curación de enfermedades y rezos para pedir la lluvia. 1967). basándose en que la fe en el Shitenn6 o los Cuatro Devas.le fue construido "por primera vez" en Arahaka. y que sólo vino a prevalecer en la era Hakuho. y que la estatua de Yakushi Nyorai en el H6I)'Üji fue colocada después de la época del Príncipe Sh6toku. que "La fe budista del príncipe. al sacerdote 130 .Notas 1 El Nihon shoki. es. en Naniwa. Kannon (Avalokitesvara). Sin embargo. propiedad de algl1n miembro de la familia Mononobe. Shina Bukkyóshi kenkyü Hokugi-hen (p. 2 Existe también la opinión de que la imagen de Yakushi Nyorai en el templo Hóryiiji no corresponde al reinado de la Emperatriz Suiko. a juzgar por el hecho de que el templo dedicado a los Cuatro Devas (Ssu-t'ien-wang-su) fue erigido en Chang-an ya en 560 porTh -na-ch üehto como consecuencia del decreto imperial del Emperador Ming de la dinastía Chou (véase tambiénHsükao-seng-chuan 2). Sin embargo. como lo señala la inscripción" (Nihon Bukky6shi 1. y quizá por tal razón se dice en el Nihon shoki que el Shitennoji fue construido "por primera vez'! en Arahaka en el primer año del reinado de la Emperatriz Suiko. poco factible que el príncipe mismo se hubiese preocupado por quehaceres de inspiración mágica tales como la erección de imágenes y templos para la curación. 86). con base en el contenido y estilo de escritura de las inscripciones de la aureola y el estilo de la imagen. y de Yakushi erigidas por una monja llamada Seng-ta y dedicadas al emperador.suki (Nota suplementaria sobre la biografía de Sh6toku Thishi) y en el Shuennoji goshuin engi (El origen del Shitennóji). 469). llegó a prevalecer en Japón solamente después de la introducción del Konkó myókyó (CJún-kuang-ming-ching = SuvaT1}aprabhása-sütra) durante el reinado del Emperador Thnmu (631 (o 622)-686). Hay algunos otros que argumentan que es pura ficción la historia de la decisión del Emperador Y6mei de erigir una imagen de Yakushi Nyorai. y posteriormente en la sección acerca del primer año del reinado de la Emperatriz Suiko. p. basándose para ello en la idea de que la fe en Yakushi no se daba aún ni en el continente ni en Japón. a diferencia de la fe mágica de los Soga. Se puede decir que el punto de vista del Doctor Ienaga tiene en cuenta la fe y pensamiento budista del príncipe de sus últimos años. por tanto. Por el contrario. El doctor Ienaga Saburo sostiene en su libro Nihon BukkyOshi (Historia del Budismo Japonés) (Hozókan.

i Kazunori (ed. que señala que el templo se erigió en el año de hinoto·u (el décimoquinto año del reinado de Suiko). 1964). 10 Th. y existe concordia en la discusión de los negocios. en el décimocuarto año de su reinado. hay quienes desobedecen a sus señores y a sus padres. 28). Pero si no se acogen a los 'Ifes Thsoros. en el Shoki se relata que la Emperatriz Suiko. la Ley y el Sacerdocio-. porque las tejas redondas de los aleros excavados en el Shitenn6ji y en la ubicación anterior del \V3kakusa Garan tienen la misma forma de fiar de loto de ocho pétalos y por lo tanto fueron hechas con el mismo molde (Uehara. y el Sur. Por lo tanto. Influye en todos los hombres el sentimiento de c1asej pocos son inteligentes. el Oeste. El profesor Uehara Kazu sostiene que estos dos t'iltimos templos fueron construidos casi al mismo tiempo. 8 El texto del segundo artículo: ''Venera sinceramente los Tres Thsoros -Buda. 4 No hay. cuando el Príncipe Sh6toku predica que el método del bosatsu (bodhisattva) es "corregirse uno primero si se desea corregir a otros" (AnrakugyO han).). Entonces ¿qué cosas nose pueden lograr?" (La Constituci6n de Diecisiete Artículos del Príncipe Shotoku. el stupa.ishi no goseishin to kongo no sekai" (El espíritu de Shotoku Th. en Mochizuk. y a sus parientes. o se involucran en pleitos con las aldeas vecinas.de la monja. el edificio original. 30-33). sin embargo. Se hace notar. pero en el caso del Shitennoji y el Ikaruga-dera. 6 El Liang-shu. Sansaisha 1969. ni en el Nihon shold ni en el HólJ teisetsu. y "Si uno se gobierna a sí mismo.). le obsequió al Príncipe Sh5toku cien cM (una hectárea) de campos arroceros en Harima. pp. 5 El templo Hok5ji fue construido segt'in un plano en el que el recinto kondó rodea el stupa por el Este. "Sh6toku Th. pero probablemente también se pretendió demostrar con ellos poderío y posición. se concluye que la fe en Yakushi existía desde tiempos muy remotos y ya había sido introducida en Japón en la época del príncipe Shotoku. los objetos supremos de la fe en todos los países. Shótoku Taishi. al que probablemente en la epoca del príncipe ya lo llamaban Ikaruga-dera de acuerdo con el nombre del lugar. ¿Qué hombre. 3 Se construyeron templos privados (ujidera) principalmente para que las familias pudieran orar por el reposo de sus antepasados y por el bienestar y prosperidad de los miembros de la familia. en qué época. Pero cuando los de arriba y los de abajo viven en armonía y amistad. p. El H6sankai del Thmplo Shilennoji. daba pláticas sobre las escrituras budistas. Osaka. y se debe evitar la oposici6n insensata. la puerta central. así como la inscripción en la aureola de la imagen de Yakushi Nyorai en el HOl)'Üji. chüan 19. 131 . la difusión de esta práctica puso fin a la antigua costumbre de los montículos funerarios (kofun). relatan que el Emperador Wu de la dinastía Uang. y que dichos campos fueron donados al Ikaruga-dera (H5ryüji). Sin embargo. el 11ltimo refugio de toda clase de seres generados. todo se desarrolla espontáneamente hacia su verdad. en señal de aprecio por las pláticas que éste le había dado sobre las escrituras budistas. puede dejar de venerar esta Ley? Hay pocos hombres totalmente malos. que lo que aquf se llama H6ryüji se refiere en realidad al \V3kakusa Garan. Rekishi no nagare (Sogo Rekishi Kenkyükai. 7 El texto del primer artículo: "Se debe valorar la armonía. ¿cómo puede su maldad ser corregida?" (Nakamura. A juzgar por el año Hsiao-chang 1 (525) grabado en las inscripciones de estas estatuas. Se les puede enseñar a obedecerla. y el recinto kondO se encuentran en una misma línea recta. descripción alguna de la construcci6n del tiempo Hóryüji.ishi y el otro mundo). ihid. sugiere que el templo fue construido por esa época. chüan 3 y el Kuang Hwrg-ming chi. 1970. Este relato. En todo caso. traducida por Hajime Nakamura en Prince Shótoku and Shitermóji Temple.mbién se encuentran algunas Uneas parecidas a éstas en el Hokke gisho. 9 Hajime Nakamura.

Si se comparan el Shomangyo gisho y el Shhzg-man-ching shu (Nai 93). Ni somos incuestionablemente sabios. Estas palabras del Príncipe ShOtoku. yo pienso que el ShbJg-man-ching shu fue escrito en el periodo de la Dinastía del Sur.. pues supone que la obra "Po-hsing". son muestra de los verdaderos sentimientos del príncipe. como un anillo que no tiene principio ni fin. comportémonos en armonía con todos los demás.'Caso.1951). cada coraz6n su propio saber. "Hokuch6 ni okeru ShOmanClo no roden" (La difusión del SMng-man-ching en la Dinastía del Norte) (TiJhi> GakuhO Kyoto. JüjiClo (Shih-ti-ching = DashahÜ1nika-sütra).myokyo (Chin-Kuang ming-ching = Suvaf1)aprabhasa-sutra). (Nakamura. Cada persona tiene su propio modo de pensar. Y ShOmang¡ii gisho no hongi no gakkei ni tsuite" (Acerca de la escuela a la que pertenece el modelo del ShomanClo gisho) (Shitenniiji Joshi Daigaku Kiyii 2). Shoseki Bunbutsu Ryütsükai. No tengamos resentimiento sólo porque otros se oponen a nosotros. La opinión del doctor F~kui se basa en la suposición de que las citas en los tres comentarios del príncipe fueron saCadas por él directamente de la fuente original. sino que ha sido sacada por él del material que utilizó para su comentarlo. ése no fue el. yo pienso que sería más adecuado decir que el "Po-hsing" se refiere al Pohsing chbJ de Tho Héng. 11 El doctor Akira Fujieda dijo en su artículo. 40). Hago un análisis detallado de esta cuestión en mis trabajos anteriores. el doctor Fukui Kojun pone en duda la autenticidad del lúimaClo gisho. Por lo tanto. se refiere al Po-hsing-chang de Th Chéng-lun de la Dinastía T ang. aunque otros puedan darnos ocasión de enojo. mencionada en la línea del comentario que reza: "Se dice en el ~hsing que aun un tonto.).l961. de acuerdo con la opini6n del profesor Nait6 13. y aunque estemos seguros de estar en lo cierto. pero como ya hemos visto.. Sin embargo. que el SMng-man-ching shu descubierto en Thn-huang (rollo Nai 93) fue el modelo (hongi) para el Shomangyo gisho del Príncipe Sh6toku. uno de los tres principales sacerdotes de la dinastía Liang. que no se encuentran en el Fa-hua-i-chi de Fa-yüan. Ambos somos simplemente hombres comunes. aunque anteriormente se creyó que lo había sido. puede ser maestro de los sabios". Pueden considerar equivocado lo que nosotros consideramos correcto.tsuo. podrá naturalmente corregir a otros" (Fugen kanpatsu hon). y que fue compilado por Séng Min (467-527). Vi Hakuju Hakase Kanreki Kinen Ronbunshü.y domina lo que es correcto. (La designación del Hokke gisho como propiedad imperial) (incluida en Indotetsu-gaku no shomando. modelo (hongi) delHokke gisho. ibid. Lunyü. Y aun en ese caso no se debe considerar que la Unea de referencia es una cita tomada directamente por el Príncipe Sh6toku del Po-hsingchbJ. Sin embargo. y que tanto el original como el manuscrito son del periodo de la Dinastfa del Norte. y abstengámonos de las miradas coléricas. ¿Quién es tan sabio que pueda juzgar cuál de nosotros es bueno o malo? Pues todos somos sabios y tontos alternativamente. 132 . 12 En su estudio Toyo shisoshi kenkyu (Estudio sobre la historia del pensamiento oriental). se observa que las palabras citadas provenientes delKonko. Iwanami Shoten. obra que fue escrita mucho después de la época del Príncipe Sh6toku. "lbnk6 hakken noShomangyo sho (Nai 93) to ShOmanClo gisho to no hilcaku kenkyú" (Un estudio comparativo del Sh2ng-man-ching shu descubierto en Thn-huang y el ShomanClo gisho) (1) (2) (Indogaku Bukkyiigaku Kenkyü 36 Y 37). 13 En su obra "Gyobutsu Hokke gisho no sengo". temamos nosotros a nuestras propias fallas. son todas citas secundarias tomadas del Sbeng-man-ching shu.lbkyo. ni ellos son sin lugar a dudas tontos. 14 El texto del artfculo diez: "Dejemos de encolerizamos. ete. si tiene una virtud. el doctor Hanayama Shinsh6 considera que la fecha de la interpolación es aproximadamente el año 761 (Thnpy6-Hoji S) y 772 (H6ki 3).

133 .

Étienne Lamalle Foto: Vandennolle 134 .

el eminente budólogo belga. por sus tendencias monistas y ritualistas. M realizada por Fernando Tola y Carmen Dragonetti a partir del original francés "Le 'lliple Joyao du Bouddhisme seloo Nagiirjuna". altura y claridad de su expresión. en Agosto 26 30. 1968. el Gran Vehículo2 ha visto oponerse la escuela de la Vaciedad a la Escuela de Sólo-la-mente y. Junio 1969. y lbmo IV. 1370 Y1375 en nota. Vol. (Ver en la sección Notas breves una información más amplia sobre Monseñor Étienne Lamotte. las una Pequeñomás de dos seBudismo han a menudo variado. (Incluimos en este número de la REB la traducción española de dicha ponencia. Miembro de la Academia Real de Bélgica. el Vehículo del Diamante3 se separó netamente de los dos precedentes. todas las restantes son notas agregadas por los traductores. pp. X. XXXIX-XL Ypp. publicados respectivamente en 1949 y 1976 en Lovaina. lbmo II. sobre el cual basa su exposición. pp. El Vehículo! escindió en dieciocho sectas. Dharma. que es esclarecer conceptos budistas fundamentales. . para el propósito de esta sección de laREB. Yang Ming Shan.. Esta ponencia fue presentada en la Primera Conferencia Sino16gica Internacional que tuvo-'lugar en Hwa Kang. O. no es obra auténtica de NagaIjuna.) 135 . la ponencia de Lamotte conselVa todo su valor.Buda. pp. 6-19. XII-XIV. contenida en una separata de la revista Chinese Culture. por la información que proporciona y por la belleza. Señalemos que con excepción de las dos notas precedidas por asteriscos y de las notas nlimero 5 y nt1mero 6. 'Thipei. No obstante este hecho. Le Traité de la Grande Vertu de Sagesse. No 2. Sangha: La Triple Joya del Budismo según Nagarjuna* Étienne Lamotte** n el curso de historia veces y media posiciones filosóficas del E milenaria.) •• Profesor de la Universidad de Lovaina. Con posterioridad a la redacción de esta ponencia Lamotte llegó a la conclusión de que el Gran Tratado de la Vutud de Sabiduria (Mahiiprajñapáramitopadesha).

Ya sean de orden doctrinario, disciplinario o filosófico, estas divergencias no revelan, a los ojos de los budistas, una importancia muy grande. Buda mismo ha dado ejemplo de tolerancia al recomendar a sus discípulos no admitir sino "aquello que ellos habían reconocido y comprendido por sí mismos". Pero, por muy opuestos que sean sus puntos de vista, los budistas están animados de una fe lúcida en lo que respecta a su Triple Joya: Buda" el Dharma, el Sangha. Buda es el Gran Sabio que ha visto las verdades; el Dharma es la Ley o la Doctrina predicada por él; el Sangha es la Comunidad de religiosos fundada por obra de él. Desde sus orígenes hasta nuestros días, las ceremonias de iniciación y de ordenación comienzan obligatoriamente con esta declaración solemne, repetida tres veces: "Tomo refugio en el Buda; tomo refugio en el Dharma; tomo refugio en el Sangha". Y Buda recomendó a sus discípulos rememorar cada día, con espíritu de fe, esta Triple Joya. Simbolizados por el tridente en los monumentos figurativos, Buda, Dharma y Sangha son las tres nociones básicas del Budismo. Es importante, pues, para todo historiador de las religiones, hacerse una idea exacta de ellas. Para definir a estas tres Joyas, los textos canónicos más antiguos se han servido de fórmulas estereotipadas que no han sufrido a lo largo de los siglos ningún cambio. Su concisión es tal que ellas no pueden ser comprendidas sin explicaciones. Éstas han sido proporcionadas por una cantidad de doctores y de exégetas y especialmente por Buddhaghosa, el representante más calificado del Budismo cingalés, que les consagra todo un capítulo de su célebre obra: "La marcha hacia la pureza" (V/Suddhi-rnaggays. Buddhaghosa se sitúa en el siglo V de nuestra era. Pero un comentario más antiguo y más detallado concerniente a la ltiple Joya figura ya en el "Gran Tratado de la Virtud de Sabiduría" (Maháprajñá-párarnitopadesha)6 compuesto

136

en el Noroeste de la India en el siglo IV de nuestra era. La tradición de Cachemira lo atribuye a Nagarjuna, fundador de la escuela mahayanista Madhyamaka, pero algunos historiadores quieren ver en ella una obra colectiva compuesta por alumnos de Nagarjuna convencidos como este último de la Vaciedad universal y aún nutridos por la tradición del Pequeño Vehículo. Por desgracia, el original indio del "Gran Tratado de la Virtud de Sabiduría" se ha perdido y la obra es conocida solamente por una única versión china, el Ta-tche-tou-louen, realizada en Tch'ang-ngan, del 402 al 404, por el célebre traductor sinoindio Kumarajiva. Es en esta versión que yo me inspiro aquí para definir el estado de espíritu de los budistas en lo que respecta a su Triple Joya.

l. Buda
1. Sus diez apelaciones sinónimas

En los viejos textos canónicos, Buda es designado con diez apelaciones que tienden a poner de relieve su calidad trascendente: 1. Tathagata; 2. Que tiene derecho (Arhat)1; 3. Correctamente y completamente IluminadoS (sa'!lyaksal!lbuddha); 4. Dotado de las ciencias y las prácticas (vidyacaraIJasampanna); 5. Bien Encaminad09 (Sugata); 6. Conocedor del mundo (lokavid); 7. Supremo conductor de aquellos seres que deben ser controlados que son los hombres (anuttarapulWfadamyasarathi); 8. Instructor de dioses y de hombres (slista devaman~aIJam); 9. Buddha; 10. Bhagavant. 1. El primer epíteto, el de Tathagata, el más frecuentemente empleado, permanece aún rodeado de oscuridad al punto que algunos historiadores se preguntan si él es de

137

origen indio. Es sin embargo por medio del Sánscrito y del Piili que los exégetas budistas han intentado explicarlo. En Tatha-gata, tatha significa "así, de la misma manera", y gata (de la raíz GAM) quiere decir "ido", "encaminado". Siendo así, el Buda Shiikyamuni que apareció en la India en el siglo VI antes de Cristo habría llegado al despertar espirituaPO y al NirvalJa de la misma manera que los Budas que lo precedieron en el tiempo. Pero, junto a Tatha-gata, se ha propuesto la variante Tatha-gada, de la raíz GAD "hablar". En este caso sería necesario comprender que Shiikyamuni, el Buda del presente, habló o enseñó de la misma manera que sus antecesores. De todas maneras, el epíteto en cuestión intenta situar a Shiikyamuni dentro del linaje de los Budas anteriores que alcanzaron todos ellos el despertar espiritual y, después de haber predicado la Doctrina, entraron en el Nirviil)a. En las versiones chinas y tibetanas Tathagata es traducido respectivamente por Jou-lai y De-bzhin-gcegs-pa, "así ido". 2. Buda es también uno Que tiene derecho, pues sus inmensas cualidades le dan derecho al respeto universal. 3. Es también Correctamente y completamente fluminado, pues él conoce todas las cosas en su verdadero carácter. Lo que importa es saber en qué consiste el verdadero carácter y esto es lo que discuten los doctores. 4. Esta omnisciencia resulta de dos factores: la triple ciencia adquirida por Buda durante la noche de la Iluminación y las buenas prácticas acumuladas durante innumerables existencias. La triple ciencia consiste en el recuerdo de sus existencias anteriores, el conocimiento de la muerte y el nacimiento de los seres, y la certeza de haber destruido para siempre las impurezas, es decir, los apegos por el mundo. Las buenas prácticas no son otra cosa que la perfección de los actos corporales y vocales. De esta manera Buda está Dotado de las ciencias y de las pr{¡cticas. 5. Ciencias y prácticas son como las dos ruedas de un

138

carro y Buda que dispone de ellas va derecho por su camino. Es por eso que es Bien Encaminado. 6. Él es también el Conocedor del mundo, del mundo del dolor, pues al despertarse a las Cuatro Verdades Santas, él descubrió el dolor, su origen, su destrucción y los medios de su destrucción. 7-8. Es por eso que le es fácil conducir a los hombres por los caminos de la salvación más apropiados a sus disposiciones naturales y él enseña a todos los seres, dioses y hombres, a liberarse de las pasiones inherentes a sus esferas de existencia. Él es entonces el Supremo conductor de

aquellos seres que deben ser controlados que son los hombres
y el Instructor de dioses y de hombres. 9-10. Los dos últimos epítetos, el de Buddha y el de Bhagavant, "Bienaventurado", "Señor", son claros por sí mismos. El Buddha se ha despertado por sí mismo a la verdad y participa de la felicidad de la liberación.

2. Los milagros del nacimiento Como sus predecesores, Shakyamuni, el Buda del presente, proviene de un alto linaje y nació en una sabia y poderosa familia india. Al nacer fue acogido por las divinidades de las esferas superiores e inferiores, la tierra tembló de seis maneras y un gran resplandor llenó el universo. Apenas nacido, Buda se levantó e hizo siete pasos en las cuatro direcciones, proclamando: "Yo soy el primero del mundo, yo soy el mejor del mundo, yo soy el hijo mayor del mundo. Éste es mi último renacer; no habrá más desde ahora para mí una nueva existencia". Su cuerpo estaba adornado con las treinta y dos marcas físicas del "Gran Hombre": plantas del pie bien apoyadas y marcadas con el signo de la rueda, etc. Recompensas de méritos acumulados durante cien períodos cósmicos,

139

tales marcas sólo aparecen en niños destinados a reinar sobre el universo entero o a convertirse un día en un Buda perfectamente iluminado. Son tan completas que los hombres no se cansan de contemplarlas. 3. Los cinco elementos de la santidad Con todo, cuando el budista toma refugio en el Buda, no es en su persona física, por muy perfecta que sea. Producido en razón de la retribución de los actos, nacido de padre y madre, todo cuerpo material está prometido a la muerte y destinado a la corrupción. Descuidando pues este "cuerpo de podredumbre", el asceta se adhiere de preferencia a los elementos puros que constituyen la santidad de Buda. Son cinco: 1. moralidad; 2. concentración del espíritu; 3. sabiduría; 4. liberación; 5. saber y visión de la liberación. 1. En Buda, como en los santos, la moralidad no es un atributo innato que le pertenezca por naturaleza y por derecho; es una cualidad adquirida con grandes esfuerzos en el curso de innumerables existencias desde el momento en que hace el voto de convertirse en un Buda. Para purificarse a sí mismo y por compasión por los seres, se ha abstenido de todo acto capaz de dañar a otro: pecados del cuerpo, como dar muerte a seres vivos, el robo, y la lujuria; pecados de la palabra, como la mentira, la calumnia, la expresión injuriosa y la expresión vana; pecados del pensamiento, como la codicia, la maldad y la aberración mental. No por ser adquirida y no innata es esta moralidad menos perfecta. 2. Absteniéndose del pecado, el Buda ha purificado y agilizado su pensamiento con una larga práctica de concentración del espíritu. En la etapa final actúa como maestro con los éxtasis (dhyiina) y con las concentraciones (samiipatti) en el curso de los cuales el pensamiento, reduciendo gradualmente su funcionamiento, accede a voluntad

140

lanzaban alternativamente agua y fuego. Pero es posible comprobar los efectos maravillosos de esta concentración y los poderes sobrehumanos que de ella derivan. De cada uno de estos rayos surgieron otras flores de loto con siete piedras preciosas y mil hojas. aquél de un Buda que se encuentra siempre en concentración. otros se paseaban. universos tan numerosos como las arenas del Ganges y convertían a los seres: unos predicaban la Ley. otros guardaban silencio. Sobre cada una de estas flores había un Buda sentado. Todos estos Budas llenaban. en las diez regiones del espacio. a los hombres y a los dioses repartidos en las diez regiones. emergieron rayos de luz que.a las esferas del mundo material sutil y del mundo inmaterial. liberándose al mismo tiempo de las pasiones inherentes a estas esferas y que podrían retenerlo prisionero. Cada uno de estos Budas lanzó innumerables rayos. en las diez regiones del espacio. incalculables. a los lémures. con mayor motivo. otros en fin. Tales son los prodigios que derivan normalmente de la disciplina mental. Del cuerpo de Buda y de los poros de su piel. ellos convertían a los condenados. 3. Basada sobre la moralidad y estimulada por la meditación. 141 . Con estos múltiples medios salvíficos. Durante innumerables períodos. Entre los prodigios más espectaculares es necesario mencionar aquél de la multiplicación de los Budas ficticios realizada por Shiikyamuni en Shravasti y en muchos otros lugares. no existe ninguna ciencia. a los animales. Es imposible conocer el pensamiento de un hombre en el momento de la concentración y. Sobre cada una de estas hojas había un Buda sentado. iluminaron universos tan numerosos como las arenas del Ganges. realizando prodigios de magia. la sabiduría de Buda es perfecta. De cada uno de estos rayos surgieron flores de loto con siete piedras preciosas y mil hojas.

Sólo él ha penetrado a fondo en la total ausencia de características de los seres y de las cosas: nada es eterno o transitorio. eliminó todo error concerniente al mundo del devenir y triunfó sobre los errores que consisten en considerar como eterno lo que es transitorio. Siendo estas nociones opuestas correlativas. La supresión de la afirmación y de la negación es la visión correcta de las cosas. Mediante la visión de las verdades. Mediante la meditación de esta verdad. al NirvaI)a. Durante la noche de la Iluminación. Buda ha accedido a la Liberación sin obstáculo. el obstáculo al saber y el obstáculo que consiste en las pasiones. como puro lo que es impuro y como un Yo lo que no es un Yo. 4. existente o inexistente. Buda realizó la Liberación perfecta. Destruyendo el doble obstáculo que mantiene a los seres en la transmigración dolorosa. impuro o puro. en la tarde de su meditación. Thnto desde el punto de vista moral como filosófico. la creencia en la existencia y la creencia en la inexistencia. a saber.ningún saber que él no haya cultivado. es una fuerza de infinitas aplicaciones. sometido al nacimiento o a la destrucción. 142 . él ha encontrado el justo medio entre los puntos de vista extremos que son el laxismo y el rigorismo. La ausencia total de características alcanza las dimensiones del espacio y. como placentero lo que es doloroso. móvil o imnóvil. que pertenece como algo propio al Buda y que fue comunicada por él a sus discípulos. Buda ha destruido las pasiones que. vacío o no vacío. como el espacio es ilimitado. basta que una de ellas no exista para que su contraria desaparezca por ese solo hecho. Una larga y paciente búsqueda le ha permitido descartar los juicios de los hombres vulgares y encerrarse en un perfecto relativismo. sometido a la causalidad o al margen de la causalidad. finito o infinito. lo ligaban aún a la esfera superior de la existencia. Su sabiduría es más que un simple saber. el saber de un Buda no tropieza con ningún obstáculo.

ha abandonado su origen. el Buda. Conoce a aquellos que pueden ser salvados y los medios que hay que utilizar para salvarlos: consejos. etc. La gama de los medios salvíficos desplegada por Buda es tan variada como sensata. Buda sabe cómo hacer participar de ella a aquellos que sufren todavía en los caminos de la transmigración. 143 . es llevado por su benevolencia y su compasión a salvar a todos los seres. Los santos. En una palabra. no se dan cuenta de ello. jamás el Buda dejaría pasar el momento". pues definitivamente él ha reconocido al dolor. para sus hijos que él ha de convertir. La omnisciencia de los Budas tiene esto de particular: que está asociada a la Gran benevolencia. ellos también practican. ha realizado su destrucción y ha cultivado el camino de su destrucción. pero. que en su omnisciencia ya no ve ni seres ni cosas. posee el Saber y la visión de la liberación. La gran benevolencia de los Budas es eminentemente útil a los seres. para con los seres felices o desdichados. que no es otra cosa que la ausencia de dolor. Hay santos que. al incondicionado del Nirviil)a. Ése no es el caso de Buda que. habiendo llegado ellos también a la liberación. podría pasar por encima de sus bordes. morada de los monstruos marinos. Una estrofa dice: "El océano.5. Por una suprema paradoja. milagros. reprimendas. considera al mundo preguntándose a quién podría él sacar de la ruina para establecerlo en la liberación. ha pasado del mundo condicionado del dolor. pero sólo son ejercicios platónicos que tienen como único resultado purificar su propio pensamiento sin traer consigo ningún otro efecto tangible. Sabe que sus impurezas están destruidas y que ya no se reproducirán. Darse cuenta de ello es gozar de la felicidad del Nirviil)a. exhortaciones. Dueño de esta experiencia. apenas liberado. Tres veces durante el día y tres veces durante la noche. meditaciones de benevolencia y de compasión.

Buda no encarna todavía la Ley que ha descubierto y que ha dejado como herencia: "Yo no he creado el Dharma. no podría ya contar con él: '~ partir de ahora. tenida por los budistas en particular veneración. dice. El Dharma o la Doctrina La segunda Joya. Aparezcan o no Budas en el mundo. la Ley enunciada por Buda y aprobada por su sello. que se había retirado bajo la higuera del Pastor de Cabras. Buda no designó un sucesor. sus discípulos constataron: "No hay un monje especial designado por Buda o elegido por la Comunidad y designado por los Ancianos y los religiosos para ser nuestro refugio después de la muerte de Buda. al cual podríamos recurrir a partir de entonces. Poco tiempo antes de su Nirviil)a.11. Por otro lado. tenemos al Dharma como refugio". el Dharma es superior a Buda: inmediatamente después de su Iluminación. tuvo la siguiente reflexión: "Está mal quedarse sin tener a nadie a quién estimar y respetar. no estamos sin refugio. después de mi muerte. depositaria de su enseñanza y continuadora de su obra. ¿Cuál es pues el religioso o el brahmán que yo podría honrar. Sin embargo. fundó una orden religiosa. sed para vosotros mismos vuestra propia isla y vuestro propio refugio. no busquéis otro refugio". Buda había dicho a su discípulo Ananda que después de su completa desaparición. le dijo. tenemos un refugio. Shakyamuni. Una vez desaparecido Buda. pero no la organizó como sociedad jerarquizada. como se traduce generalmente. No encontrando en el mundo a nadie que fuese superior 144 . y tampoco lo ha creado otro. . respetar y servir?". es el Dharma. En los orígenes por lo menos. la Doctrina o. la naturaleza de las cosas. que el Dharma sea vuestra isla y vuestro refugio. no busquéis otro refugio. Desde cierto punto de vista. la subsistencia de las cosas permanece estable".

El Gran 'Iratado de la Vu1Ud de Sabidurfa. su sentido es bueno. ella es homogénea. conduce a la meta y puede ser personalmente conocida por los sabios. todo lo que él ha dicho. En sus declaraciones solemnes los budistas proclaman que "entre las doctrinas inventadas o no. El gran emperador Ashoka que fue el primero en realizar la unidad de la India en el siglo In antes de nuestra era. 145 . se nos dice. los budistas utilizan la vieja fórmula canónica según los términos de la cual la Ley está bien dicha. la tierra se levantará hacia los cielos con las montañas y los bosques. La palabra de Buda se distingue por cuatro caracteres: está bien dicha y no mal dicha. grabó en sus edictos la fórmula lapidaria: "Todo lo que dijo el Buda bienaventurado está bien dicho". Más tarde los exégetas del Gran Vehículo darán vuelta a la fórmula y proclamarán: "Todo lo que está bien dicho ha sido dicho por Buda": era abrir nuevos campos a la exégesis. decidió dedicarse al Dharma que él mismo había descubierto. respetarlo y servirlo. durante el intervalo que va desde la noche en que el Tathagata alcanzó la Iluminación Suprema hasta la noche en que entró en el NirvaI)a.a él. es útil para la salvación y no contraria a la salvación. pero los Grandes Sabios no dicen nada falsamente". la ley del renunciamiento predicada por Buda es la mejor de todas". los océanos se secarán. es verdadero y no falso. la conducta santa se revela en ella". es verdadera y no falsa. en el medio y en el fin. obtiene su retribución en la existencia presente. Para conmemorar al Dharma. para honrarlo. Su veracidad no puede ser puesta en duda. declarado y enseñado. invita a que se la examine. El Dharma se confunde con la palabra de Buda "buena en el comienzo. su letra es buena. pues. Su palabra permanece eternamente: "El cielo caerá con la luna y las estrellas. no depende del tiempo. es agradable y no desagradable. completa y pura.

146 . ni falso ni verdadero a la vez: tal es la enseñanza de Buda. Es por eso que el Dharma da sus frutos en la existencia presente.en el cual nos inspiramos ahora. El Dharma está bien dicho en cuanto se conforma a la doble verdad en la cual se debe inspirar toda sana doctrina: la verdad convencional (sar¡'IVI:tisatya) y la verdad absoluta (paramarthasatya). la doctrina budista escapa a la incomprensión de los necios y a la condena de los sabios. otras. experimenta a la vez un bienestar corporal y una alegría espiritual. la calma. Conocer el mundo es desapegarse de él. hablar sólo de lo absoluto sería condenarse a no decir nada.a. Conformándose a la vez a la verdad convencional y a la verdad absoluta. El Dharma les asegura a sus adeptos una recompensa en la existencia presente. 1. Algunas frases de Buda adoptan las formas humanas de razonar y de expresarse y sólo tienen valor provisorio. Es. El desapego asegura la liberación. Más aún. siguiendo siempre el "camino del medio" entre las posiciones filosóficas extremas. verdadero y falso a la vez. todo es falso. Quienquiera que observe la moralidad pura está libre de remordimientos. muy pronto su pensamiento se concentra y llega al conocimiento de acuerdo con la verdad. permite comprender estas fórmulas. el realismo y el nihilismo. por el contrario. disfruta de las delicias de la Ley. así. 2. De ahí esta estrofa de Nagarjuna: Todo es verdadero. irrefutable. van directamente a lo absoluto y deben ser tomadas al pie de la letra. descartando por igual el laxismo y el rigorismo. la enseñanza de Buda no ofrece el flanco a ninguna crítica. el Nirviil). Hablar siempre a la manera de los hombres sería vano.

no realizan jamás el fin supremo: en la hipótesis más favorable. seriedad. en cuanto se abstienen devanas habladurías sobre problemas filosóficos insolubles. pues ellos calan en el Carácter Verdadero de las cosas. Profundidad. y. habilidad. El Dharma es independiente del tiempo en el sentido de que cualquiera que lo pone en práctica llega necesariamente a la meta. por la manera de enfrentar y resolver las cuestiones planteadas. 4. se distinguen por numerosas cualidades: profundidad. 2. Pero el creyente que se deja guiar por el Dharma llega al Nirviil)a con la misma seguridad que una barca entregada a la corriente del Ganges termina en el gran océano. es decir al Nirviil)a. Según Niigiirjuna. al Nirviil)a. llevan a sus adeptos a los paraísos. Pero no es de eso de lo que se trata aquí: desde el momento en que las condiciones de la salvación han sido cumplidas. claridad. de demonios famélicos o de animales. serios.3. claridad. habilidad y utilidad. por la preocupación constante de quedarse dentro del alcance de la inteligencia humana 147 . disciplinarios y exégeticos. Por el contrario. cuando la fuerza creadora de los méritos acumulados se agota. llenos de opiniones falsas. 1. En este sentido el Dharma es independiente del tiempo y de las circunstancias. el sentido profundo de esta misma palabra. que no es sino una total inexistencia. Normalmente es sólo después de una larga serie de esfuerzos realizados durante numerosas existencias. los seres que pueblan los paraísos son arrastrados de nuevo en la ronda de las existencias dolorosas y renacen bajo la forma de condenados. pero éstos sólo son por un período de tiempo determinado. El Dharma que ha definido el camino de la salvación conduce al buen lugar. los sistemas heréticos. la palabra de Buda tal como aparece en los textos memorizados o escritos. la triple Canasta de los textos doctrinarios. la salvación es obtenida. existen dos clases de Dharma: 1. que se llega finalmente al Nirviil)a. Los textos budistas recogidos en el Tripitaka.

Son tres: la moralidad. De acuerdo con los términos de las cuatro verdades santas. todos los fenómenos psicofísicos de la existencia -cuerpo. El s'abio sabe que el mundo en su integridad se presenta como una sucesión de producciones y de destrucciones regidas por causas. sensaciones. siempre iguales a sí mismas. El origen del dolor es el deseo o la pasión que vicia los actos y por un proceso mecánico provoca una retribución. voliciones y conocimientosasí como los mundos en que ellos se desarrollan. todas las cosas causadas y no causadas son impersonales (no son un Yo y no pertenecen a un Yo). bajo la acción de las causas. Buda indicó el camino que lleva al Nirval)a. desencadenando así la ronda de las reencarnaciones (transmigración). el cual escapa a las leyes de la causalidad y trasciende toda forma de existencia e inexistencia: es el Nirvar. más exactamente. 3. la concentración del espíritu y la sabiduría. verdades santas marcadas por el triple sello de la Ley. Las cosas que perecen instante a instante se reproducen. Estas cuatro verdades están marcadas por el triple sello de la Ley: 1. por fin. Finalmente. porque ellos conducen a la liberación y a la salvación.Ia indefinible. son transitorios y por consiguiente dolorosos. al igual que el fluir de un río o los momentos sucesivos de la llama de una lámpara. pues todo lo que pasa o está destinado a pasar es doloroso. o. 2. Es por eso que 148 . los medios de realizarlo. Existe sin embargo un fin para el dolor. utilidad. Las formaciones que existían ayer no existen ya hoy y aquellas que existen hoy no existirán mañana. Todas las cosas causadas son transitorias. 2.y de las formas corrientes de hablar. En cuanto al sentido profundo de la Doctrina de Buda. nociones. debe·ser buscado en las cuatro verdades santas predicadas por el Maestro en Benares y a lo largo de todo su ministerio público. la calma es el Nirvana.

el asceta no siente sino desagrado por el dolor del mundo. doloroso. todo lo que depende de causas y condiciones no existe en sÍ. no pertenecen a un yo. un Señor. por definición. él toma refugio en la destrucción. El segundo sello plantea la tesis de la impersonalidad de todas las cosas sin excepción. No se puede concebir en relación a ellas ni apego de pensamiento ni error.está extinguido en él. Por consiguiente. el asceta no la encuentra. pues el fuego de la triple pasión -amor. Sean ellas causadas o no causadas. el Nirviil). y nadie piensa en tomarlas como un yo sustancial. ellas no nacen y no perecen. Habiendo llegado a esa conclusión y no teniendo ningún otro refugio. pues ¿cómo amar u odiar o divagar sobre lo que no existe? La ausencia total de pasión es la calma. Llevando el razonamiento más lejos. si busca. Finalmente.los profanos las consideran como entidades vivientes y permanentes. El sabio. La destrucción no es objeto de pasión. 149 . no existe por sÍ. ellas son. Concluye así que todo es transitorio. Ahora bien. Por definición. Naciendo de causas y condiciones.a. uno se puede preguntar con Nagarjuna y su escuela si las cosas han existido alguna vez. evitando tomar por permanente lo que es transitorio.a es calmo. odio y error. ninguna entidad autónoma capaz de conocer y de actuar. ellas no constituyen un yo. vacío de naturaleza propia y de característica esencial. En cuanto a las cosas no causadas. entidad soberana a la cual él se podría apegar como a su yo. sin causas ni condiciones. Por consiguiente. no hay en el interior de las cosas ningún yo sustancial.a. el Nirviil). en las cosas causadas o no causadas. como el espacio y el Nirval). sinónimo de Nirval). de acuerdo con los términos del tercer sello. proclama la instantaneidad de todas las cosas causadas: éste es el primer sello de la Ley. las cosas causadas dependen de causas y de condiciones. Considerando que todas las cosas causadas son transitorias.a.

Buda fue además el fundador de una orden religiosa y de una cofradía de laicos. El veredicto de la Sabiduría es decidir que "las cosas no nacen. las monjas (bhikshulJl). constituyendo las dos en sentido amplio el Sangha. en realidad no nacen. Pero es demasiado poco no decir nada. III. la música. los perfumes. 9. desde siempre. la comida después de la hora del mediodía. Frente a las vanas habladurías de los necios. el robo. La supresión de la palabra. Su aparente producción no es sino una noproducción. 4. El Sangha o la Comunidad Inventor de una doctrina de salvación. bajo el hábito amarillo del religioso. la destrucción. la danza. la actitud de los sabios es el silencio. el detenimiento del pensamiento. 3. las guirnaldas. los hermanos laicos (upasaka) y las hermanas laicas (upasika). 8. el camino que conduce al Nirval)a. Ahora bien. los espectáculos. cosas vacías que nacen de cosas vacías.ellas no existen por sí y no existen en sí: están vacías de naturaleza propia y de caracteres específicos. El mundo del devenir es sólo un engaño. 2. Llamados a una vida de renunciamiento y de santificación personal. 5. las bebidas fermentadas. ha sido alcanzado. la mentira.· a saber. es la serenidad. El Sangha comprende cuatro asambleas: los religiosos mendicantes (bhikshu). por derecho propio. la impureza. 10. el Nirval)a. la Ausencia de característica esencial". los monjes y las monjas recorren. poseer oro y plata. el dar muerte a seres vivos. Están sometidos a diez reglas que prohiben: 1. La transmigración a través del mundo de la existencia se confunde con un Nirvana total. no son destruidas y sólo tienen una única característica esencial. 7. los ungüentos. lo mejor es no pensar más. 6. lechos de lujo. 150 . la Comunidad.

rodeando de veneración a los monjes y a las monjas y aportándoles todo el sostén material deseable. Para los laicos. según la justa conducta. los miembros de la confradía laica se someten a la observación de la ley natural. Es el mejor campo de méritos del mundo". seguida generalmente por un noviciado. según la verdadera conducta. Esto significa que el Sangha es santo. 151 . digno de ofrendas. En una palabra. digno de ser saludado con las manos juntas. El ingreso a la orden se hace en dos ceremonias distintas: la salida del mundo. según la correcta conducta. Es digno de sacrificios. el Nirviil)a es sólo una perspectiva lejana: de inmediato accederán a buenos destinos en el mundo transitorio de los hombres y de los dioses. la tercera Joya es el Sangha. Se compone de cuatro pares o de ocho grupos de personalidades. Sus eminentes cualidades están condensadas en la vieja fórmula canónica: "El Sangha fundado por el Buda bienaventurado vive según la buena conducta. digno de limosnas.Todos los incumplimientos posibles e imaginables a estas diez reglas están detallados y condenados en el reglamento del Priitimoksha. que comprende alrededor de 250 artículos para los monjes y 500 para las monjas. constituido por la asamblea de los religiosos. Si está bien practicada. La tercera Joya en la cual los budistas toman refugio y en la cual ellos están invitados a meditar frecuentemente es el Sangha en sentido restringido: aquel de los hijos e hijas de familia que abandonan el mundo para llevar la "vida sin casa" y se esfuerzan con miras al Nirvfu)a. la vida religiosa desemboca directamente en el Nirvfu)a. comporta diversos grados de santidad. Aunque permaneciendo en el mundo. y la ordenación que inaugura el estado religioso propiamente dicho. es digno de todos los homenajes y que éstos son grandemente meritorios.

ya no habrá más retorno a este mundo". Asqueados del mundo.1. proclaman solemnemente: "Estoy liberado. 2. Todos los religiosos no son santos: la mayoría se esfuerza por santificarse a sí mismos. La Santidad del Sangha Como lo hemos visto anteriormente. Perfectos o no. con esta diferencia: que Buda la alcanzó con sus propias fuerzas. la santidad de Buda deriva de cinco elementos puros: la moralidad. la concentración del espíritu. todo nuevo nacimiento para mi ha sido aniquilado. al igual que Buda. La santidad de los Arhats es idéntica a la de Buda. "aquellos que tienen derecho a los homenajes" o los Ashaiksha. mientras que los Arhats llegan a ella siguiendo las enseñanzas del Maestro. todos los miembros del Sangha participan por derecho o de hecho de la santidad. . el deber ha sido llenado. Es muy exacto decir que el Samgha sigue la conducta buena. la liberación. "aquellos que ya no tienen que ejercitarse". verdadera o justa. la sabiduría. En Buda estos cinco elementos existen en estado perfecto. en los monjes miembros del Sangha son a veces imperfectos y a veces perfectos. Grados de la Santidad en el Sangha El Sangha se compone de cuatro pares o de ocho grupos de personalidades. Se les llama Shaiksha. derecha. La vida religiosa comporta cuatro frutos 152 . Una minoría de religiosos ha realizado la santidad: son los Arhats. la santidad ha sido realizada. el saber y la visión de la liberación. tienen plena conciencia de esta liberación y. aquellos que "se ejercitan" todavía con miras a su perfeccionamiento y tienden siempre hacia la meta. liberados de los errores y de las pasiones.

Buda les dijo con satisfacción: "Os rinden grandes servicios. lechos y remedios. Aniigiimin y Arhat forman así los cuatro pares de personajes. 3. como los cuatro frutos de la vida religiosa son conquistados en dos etapas. debe comunicar a sus benefactores la luz del Dharma. puede ser practicada la vida religiosa que hace atravesar la transmigración y pone fin al dolor. gracias a vuestra ayuda mutua. El Sangha digno de veneración y de ofrendas El monje es por definición un mendicante (bhikshu): no puede poseer nada y el ejercicio de una actividad lucrativa le está prohibido. asientos. Salqdiigiimin. ya no renacerá en ningún lugar (arhat). Srotiipanna. etapa de preparación y etapa de toma de posesión. el monje reviste la cualidad de aquel que entra en la corriente del Nirviil)a (srotápanna). Apoyándose unos sobre otros. los jefes de familia y los hombres sin hogar hacen prosperar la Buena Ley. Y vosotros también les rendís grandes servicios cuando les enseñáis la Doctrina y la vida pura. habiendo alcanzado la santidad. limosnas. Es así que. los brahmanes y los jefes de familia que os dan vestidos. de aquel que sólo retornará una vez a este mundo (saTa:dágllmin). Depende para subsistir de la caridad de los fieles y su santidad le da derecho al respeto de los pobres y a la generosidad de los ricos. Dirigiéndose un día a las asambleas de religiosos y laicos. Éstos están al abrigo de 153 . de aquel que no regresará más a este mundo. oh monjes. los cuatro pares de personalidades forman ocho grupos de personalidades: los monjes candidatos para los cuatro frutos y los monj es en posesión de los frutos. sino que aparecerá en el mundo de los dioses y de ahí alcanzará el Nirviil)a (anagamin) y finalmente de aquel que. Y.que el monje debe recoger uno tras otro en su largo camino hacia el Nirviil)a: a medida que rompe los lazos que lo ligan al mundo. Como retribución.

campo supremo de méritos En otros términos. los dos hombres encontraron al Buda Shiikyamuni. Kotivimsha disfrutó él también. En la escala de valores hay que distinguir cuatro clases de campos de méritos según sea que el beneficiario de la donación sobresalga por su estado. entraron en 154 . Así. de la excelencia del beneficiario. Por la excelencia de sus cualidades. El beneficiario es el "campo de méritos" que hace fructificar la limosna depositada en él. durante 91 períodos cósmicos. el Sangha. a los benefactores (familiares y maestros) más bien que a desconocidos. Por haber ofrecido un tapiz a unos monjes. es el campo supremo de méritos en este mundo. pues reciben vestidos y lo demás. Por haber ofrecido una hierba a la Comunidad. Según la perspectiva budista. a los pobres más bien que a los ricos. 4. La más pequeña ofrenda hecha a la orden de los religiosos produce inmensos frutos de retribución. comunidad de los santos. gozan en el mundo de los dioses en posesión de la felicidad". el camino que lleva a los destinos buenos. sino que deriva. por su beneficencia o por sus cualidades. habiendo practicado en este mundo la Ley. el mérito de la donación no proviene únicamente de la intención del donante y del valor de la cosa dada.la necesidad. de los placeres divinos y humanos y en cada una de sus reencarnaciones él tenía bajo la planta de los pies pelos largos de dos pulgadas que le servian de tapiz. aquéllos. antes que nada. El Sangha. a los santos más bien que a los pecadores. la donación hecha al Sangha es extremadamente útil y beneficiosa. En el curso de su última existencia. es preferible darle a un hombre más bien que a un animal. por su sufrimiento. Bakkula disfrutó durante 91 períodos cósmicos de todas las felicidades divinas y humanas y no conoció jamás la enfermedad.

ellos forman la santa Comunidad. sus miembros no son . Las apariencias engañan: el vicio puede esconderse bajo cabellos blancos y la santidad bajo la gracia juvenil. Los fieles deben abstenerse de emitir un juicio sobre el Sangha. Sus limosnas habían sido bien modestas. Nadie pensaría en negar que algunas ovejas con sarna pueden introducirse en las filas del Sangha. los religiosos indignos pueden corregirse o eliminarse a sí mismos retornando al mundo. Ocurre que personas insensatas prefieren tal religioso a tal otro. las ideas que los budistas se hacían y se hacen todavía de su Triple Joya. la Comunidad que se renueva sin cesar prolonga a través de los siglos la acción benefactora de los Eudas. y esto es lo único que cuenta. que ofrece a la humanidad sufriente la medicina del Dharma. Atestiguan un alto ideal espiritual y una veneración profunda por esta forma de santidad que es el desapego frente al mundo. Ella es el compañero ideal en la marcha hacia el Nirvav.su orden y se convirtieron en grandes santos. Tales son.queda en él poco tiempo. considerados como un' todo. Si Euda es el médico del dolor. La santa Comunidad es parecida al mar que no soporta los cadáveres y los arroja a la playa. el Sangha las había hecho fructificar al infinito. Tomados individualmente. Euda dijo: "Aquel que se llama presbítero no es necesariamente una persona de edad. 155 . rápidamente esbozadas. todos santos.a. pero al aceptarlas. Hay ancianos decrépitos y con cabellos blancos que han envejecido en vano y carecen todavía de virtud". otorgan más confianza a los monjes viejos que a los novicios jóvenes. Euda no permanece siempre en el mundo y frecuentemente. la Comunidad es el enfermero que administra la medicina a todos aquellos que ella encuentra. Con el contacto con los santos.

Cambridge Massachusetts. pp. 3Vajrayana. por ser considerada un epíteto (el epíteto por antonomasia) de Shakyamuni. pp. 9 En el original: ¡'bien alié". el fundador del Budismo. 1956. The Path o[ Purification. 8 En el original "tveiUé" que literalmente significa "despertado" y que corresponde al sánscrito buddha. la palabra Buddha (= Buda) está generalmente precedida por el artículo. 4 En el original. 5 VlSUddhimagga. pp. 'Thisho. En muchos casos hemos preferido suprimir el artículo en español. 162-182¡ traducido por el bhikkhu Nanamoli. editado por H. 2 Mahiiyana. 204-240. siguiendo el uso francés.e Warren. xxv. que deriva de la raíz BUDH: "despertar". 10 Es decir: a la numinación. literalmente: "bien ido". 6 El comentario relativo a la 'llipIe Joya se encuentra en el Ta-tche-tou-louen. 156 . 1950. Vol. Colombo.Notas 1 ffinayana.22S c. 218 e . "despertarse"j Jo hemos traducido las más de las veces por "iluminado". 7 Hemos agregado entre paréntesis las palabras sánscritas correspondientes a las apelaciones o epítetos enumerados.

157 .

A valokitesvara 158 .

C. Tres aspectos del Budismo: HÜltiyana. the basic teaching of the sutra is available to all beings. the article deals with Hlniiyana and Mahiiyiina Buddhism and their principal religious-philosophic doctrines. according to the Lotus Sutra. The article then comments on the two well-known parables of Chapters Three and Four which clearly indicate that the relationship between Buddhas and living beings is exactly the same as the relationship between a father and his children. and then it refers to the Buddha Shiikyamuni's life and to his experience of Enlightenment under the Bodhi Tree. anyone. aggressiveness and arrogance to which the lay Buddhist movements may be exposed and which have already been criticized in the Lotus Sutra itself.A bstracts Carmen Dragonetti. The last part of the article is dedicated to the Lotus Sutra and its mote fundamental teachings which constitute a message of generous universalismo Tsugunari Kubo. It begins with a brief description of the cultural situation of India in the 6th century B. 159 . by following the teaching of the sutra. exclusiveness. the article points out that the Bodhisattva practice. Mahtiyana.. Ekayana: The article gives a panoramic survey of the evolution of Buddhism in the first centuries of its history. is equally accessible to monks and nuns and to lay people. in other words. As a result. In the following sections. Movimientos budistas laicos contemporánéos en elJap6n. The article ends with a reference to the risks of a negative understanding of the sutra: the perils of complacency. con referencia especial al Sütra del Loto: After a brief reference to the history and present state of Buddhist movements in Japan. can attain enlightenment and become a Buddha.

This last attitude has received a rnetaphysical foundation through the theory of Buddha-Nature inherent in aU sentient beings-. Akira Yuyama. and the other is a contrasting. which is the only way to give us an objective knowledge of Buddhisrn. Budismo y Naturaleza: After sorne prelirninary rernarks on the rneaning of the word "nature" and on the different kinds of rnisbehavior that can occur against nature. destruction or harrn produced to nature (animal s and plants) by human actions and needs. favourable attitude toward nature. pro civilization attitude. or at least to reduce. The artic1e ends expressing sorne ecological recornrnendations in arder to elirninate. El árbol de la bodhi en el Mahavastuavadana: The artic1e examines the different ways the bodhitree is rnentioned in the Mahavastu-avadana. Fernando Thla. Ires etapas en la aceptación del Budismo por el Prfncipe ShOtoku: The artic1e studies the evolution of Buddhisrn in Japan and the attitude of Prince Sh6toku. in relation to 160 . Fines y criterios de los Estudios Budistas: After sorne brief annotations on the regions through which Buddhisrn spread. It points out the requirernents to which these Studies rnust subrnit thernselves if they are to fulfil their tasks on an acadernic and scientific level. the artic1e discusses the Buddhist attitude towards nature both frorn the point of view of practical conduct and frorn the point of view of an evaluation of nature. the artic1e analyzes the position of Buddhisrn toward existence and finds two contrary evaluations of nature -one is an anti-natural. Isamu Kanaji. On studying the second point of view. one of the great rulers of that country.Lambert Schmithausen. the artic1e indicates the principal tasks that are to be carried on by Buddhist Studies.

Sangha. presents itself as an incantatory. It studies their essential characteristics and attributes. In his exposition the author follows the important treatise Mahtiprajñtiptiramitopadesha. The evolution of Prince Sh6toku's attitude in relation to Buddhism follows a similar and parallel course. Buda. in the last stage Buddhism transforms itself into a religion which contributes to the moral perfection of individuals and to the creation of harmonious relations among the various members of society.Buddhism. magical religion which provided the necessary practices to get material benefits. just come from the Asian mainland. The article points out that Buddhism went through three stages in Japan: in the first. the foremost function of which was to protect the J apanese Empire and promote its interests. Dharma. which is attributed to Nagarjuna and which has been preserved only in its Chinese translation. La 1Iiple Joya del Budismo según Ntigtirjuna: The aim of the article is to analyze the Three Jewels of Buddhism: Buddha. 161 . Buddhism. Dharma (the Doctrine) and Sangha (the Community). Étienne Lamotte. in the second stage Buddhism was adopted by the imperial rulers as a state religion.

<D A va/okitesvara 162 .

000. pertenece al grupo de los Sütras de la Prajñiípiíramitií. en 18. E 163 . en 25 y en 14 (correspondiendo estas dos últimas a las dos recensiones. sin que sea posible establecer entre ellos un estricto orden cronológico: son los Sütras de la Perfección del Conocimiento en 100.000 estrofas.000. Sólo unos pocos se conservan en sánscrito. Los Sütras de la Perfección del Conocimiento alcanzan el número de 38. compuesto en el curso del primer siglo a. en 300 estrofas. Probablemente el Sütra de la Perfección del Conocimiento en 8000 estrofas fue el texto básico originario de estos sütras. en 700.C.C. del Sütra de la Esencia). en 25.000. Sütras de la Perfección del Conocimiento. y primer siglo d.2 Las fechas de composición de lossütras que siguieron al texto básico originario se ubican en el curso de los siglos primero a sexto d.500.C. Posteriormente se habrían compuesto otrossütras I más extensos. en 10. . que dieron mayor amplitud a la exposición de la Doctrina del texto básico originario. los otros nos han llegado en traducciones chinas y/o tibetanas. A éstos les habrían seguido otros que hicieron la exposición de la misma Doctrina en forma más sintética: son los Sütras de la Perfección del Conocimiento en 2. la larga y la breve.Prajñaparamitahridayasutra: Sutra de la Esencia de la Perfección del Conocimiento Introducción Los Sfttras de la Perfección del Conocimiento l Prajñiípiíramitiíhridayasütra. Sütra de la Esencial de la Perfección del Conocimiento. del Budismo Mahiiyiina.

no puede ser ni pensada ni expresada. La importancia de estos sütras deriva así no sólo del valor intrínseco. La realidad empírica (sal!lvritisatya) envuelve u oculta a la verdadera realidad (paramtirthasatya). es decir. las sistematizará. ningún atributo o cualidad propios de esta última. La doctrina central de los Sütras de la Peifección del Conocimiento es aquella de la Vaciedad (shünyatti): todo lo que forma parte de la realidad empírica es "vacío" (shünya). insustancial y por consiguiente irreal. un espejismo. mera ilusión. las elaborará. de la misma naturaleza que un sueño. que tan gran influencia tendría en el pensamiento filosófico de la India. que su originalidad y su profundidad conceden a esas doctrinas. Es completamente diferente de la realidad empírica:. una creación mágica. que gozaría de tanta vigencia en la comunidad budista en el curso de su historia y que suscitaría en Occidente tan marcado interés. sino también del hecho de que ellos constituyen las fuentes canónicas de la escuela Madhyamaka. una relativa y otra absoluta. y ellas constituirán el núcleo teórico fundamental de dicha escuela. no se le puede atribuir ninguna característica. las desarrollará y las fundamentará. La escuelaMadhyamaka (fundada por NiigiiIjuna en el siglo II d. y una de las escuelas filosóficas budistas más importantes) tomará estas doctrinas. La verdadera realidad está al margen de la razón y de la palabra humana. La Prajñtiptiramitti o Perfección del Conocimiento consiste en la captación 164 . La existencia de estas dos realidades tiene como contraparte la existencia de las dos verdades. carente de ser propio.3 La mayor parte de las enseñanzas de la escuela Madhyamaka está ya expuesta en los Sütras de la Peifección del Conocimiento.C.r Doctrinas de los Sütras de la Perfección del Conocimiento r Los Sütras de la Peifección del Conocimiento contienen una serie de doctrinas de carácter filosófico. mera apariencia.

mientras que los comentarios tibetanos originales se han conservado. y del tibetano al mongol. al tibetano. y otra más breve de 14. Es frecuentemente recitado en la actualidad en monasterios budistas del Tibet. del sánscrito al chino. China. la doctrina de la Vaciedad e insustancialidad de todo (shünyatli). Los originales sánscritos de los comentarios escritos por autores indios se han perdido y sólo subsisten en sus traducciones tibetanas. Ha sido traducido numerosísimas veces en época moderna al japonés. en tibetano.s 165 . Existen varios comentarios antiguos del Sütra de la Esencia.de la verdadera naturaleza de la realidad empírica y en la intuición de la realidad verdadera. en sánscrito. escritos por autores indios. Este Sütra ha gozado siempre de un gran prestigio en aquellas regiones por donde se propagó el Budismo Mahayana. una de 25 estrofas. el francés. Se ha conservado el texto original sánscrito de este Sütra. logro sumo del esfuerzo humano y garantía de la definitiva liberación de la cadena de las reencarnaciones y de la l' obtención del Nirva'!a. De él nos han llegado dos recensiones. en el curso de la experiencia del trance yóguico o místico. Toda la disciplina moral e intelectual budista tiene como meta capacitar al hombre para llegar a posesionarse de ese conocimiento. Es una sucinta exposición de la doctrina central de esos Sütras. ---1 El Sütra de la Esencia de la Perfección del Conocimiento4 Este Sütra es uno de los más breves entre los Sütras de la Prajñaparamitli. y por autores tibetanos. el español. Esta última es sólo una abreviación de la primera. Existen antiguas traducciones de este Sütra. al sogdiano. Japón. etc. etc. y a idiomas occidentales como el inglés.

14 Lo que es forma. oído. olor.18 son sin impureza. en la Vaciedad2J no existe la forma ni la sensación ni la percepción ni las voliciones ni las conciencias. La Vaciedad no existe separadamente de la forma. la volición (sa1flSkara). oh Shiiriputra. oh Shiiriputra. el Bodhisattva28 vive con la mente libre de obstáculos. no completos. ni forma. cuerpo. no surgen. eso es Vaciedad. 19 Por esta razón. no desaparecen.16 166 .Traducción 6 Sütra de la Esencia de la Perfección del Conocimiento Homenaje al Onmisciente El noble Bodhisattva7 Avalokiteshvara.8 dedicado a la profunda Perfección del Conocimiento. ni ojo. sonido. todos los dharmas 17 tienen como característica esencial la Vaciedad. la Vaciedad es forma. la forma no existe separadamente de la Vaciedad."27 Acogiéndose a la Perfección del Conocimiento.n "Oh Shiiriputra. no sin impureza.12 en este mundo la forma (rüpa)13 es Vaciedad (shünyata). la percepción (salfljña). lo tangible. mente (manas). 29 En (vijñana). lengua. eso es formaY Lo mismo (ha de decirse) con referencia a la sensación (vedana). sabor. lo que es Vaciedad. dharmas.26 ni el conocimiento ni la obtención.lO y los veía vacíos (shünya) de ser propio (svabhiiva). no deficientes. la conciencia En este mundo.9 reflexionaba: "Existen cinco skandhas". nariz.21 ni dhatu-ojo22 hasta23 ni dhiitu-mentej ni conocimiento (vidya)24 ni ignorancia (avidya) ni destrucción del conocimiento ni destrucción de la ignorancia hasta ni la vejez y la muerte ni destrucción de la vejez y la muertej25 ni el sufrimiento ni su origen ni su cesación ni el camino.

unes Aspectos del Budismo: Hinayana. 4 Sobre el Sütra de la Esencia d. Mahayana. Conze. F. 30 Todos los Budas del pasado. Stuttgart.S. 1932 y de E. Boulder (USA). del presente y del futuro. el mantra supremo. la verdad por no ser falso. Nihilismo Budista.. Conze.35 . 32 Por esta razón debe conocerse el gran mantra 33 de la Perfección del Conocimiento. 1976. Ekayana". Buddhist Texts from Jopan. pero preferimos traducirlo por "El Sütra de la Esencia". . AMS Press.ondon. 1bla y C. por cuanto este título da una mejor idea de lo que es este Sütra: un texto en que en forma sucinta se expone lo esencial de la doctrina enseñada por los Sütras de la PrajñapiiTomita o Perfección del Conocimiento. Thb1:y ~ars 01 Buddhisl Studies. 1bla y C.31 acogiéndose a la Perfección del Conocimiento. Notas 1 El título de este Süira es en sánscrito ProjñaparamitaJuidayasütra. proporcionan una amplia información sobre los SiUras de la Prajñápáramitá .l978. 167 . 1967. 2 Las obras de 'I Matsumoto. el mantra de la Gran Sabiduría. New York.ohIhammer. Prajóá Press. Albany. alcanzan la Perfecta Suprema Iluminación. y Selected Sayings from lhe Perfection 01 WlSdom. H. ha superado el error. el mantra igual a lo incomparable. l. tiene al Nirvana como meta final. Bruno Cassirer. Sobre el concepto de Vaciedad en especial se puede ver en este mismo n6mero de la REB el artículo de C.Dragonetti. él no siente temor. Premiá.34 que aquieta todo sufrimiento. The Reiyukai. 1978. Hridoya / literalmente significa "corazón" y por extensión "la parte central".razón de no existir obstáculos en su mente. D. querido o secreto de algo". "esencia". State UniversityofNew York Press. The Prajñaparamila liJerature. el mantra proclamado en la Perfección del Conocimiento. Die Prajñaparamitá-Literatur. Buenos Aires. Dice así: OM GATE GATE GATE PÁRAGATE P ÁRASAMGATE BODHI SVÁHÁ. "The Prajñtsparamitahridaya Sütra". Conze. "lo más valioso. 1990. Introducti6n. en E. México. Thkyo. Kier. López Jr. Generalmente se denomina a este SÜlTa "El Sütra del Corazón". 1980.. The Heart Sütra explained. R Max Müller. Selected Essays. Dragonetti. K. Budismo Mahayána. . Dragonetti. 3 Sobre las doctrinas de la escuela Madhyamaka ver estudios y textos en F. 1988j E.

sonido. 168 . 6 Para esta traducción hemos utilizado la edición cótica del texto presentada por E. 16 Lo expresado en la frase anterior con relación a la forma debe ser también aplicado a los otros skándhos. 18 Siendo los dhannas insustanciales y por consiguiente irreales. la conciencia y la forma (equivalente en este caso al componente corporal). olor. 24 De las verdades del Budismo. cuya ' verdadera naturaleza escapa al conocimiento humano. ya que se incluye a la mente como sexto sentido. Conze. de modo que resultan seis categorías de triadas: el dhatu-ojo. la percepción. 13 Rupa es propiamente la apariencia externa (forma. objeto del conocimiento mental. El texto enumera más adelante losskandhas para declararlos "vacíos". 21 El término dharma designa en este caso a los objetos del sentido mente. 22 Los dhiitus. como skandha. oído. 12 Discípulo importante de Buda. 'TIlmbién por extensión designa a la materia y. Avalokiteshvara se dirige a él en este párrafo y en el siguiente. De todos los dhiitus el texto sólo menciona el primero (ojo) y el último (mente). sobreentendiéndose a los demás. Cuando el hombre alcanza la Iluminaci6n y llega a la verdad absoluta. el dhatu-forma. la volición. existencia en sí y por sí. sabor. Ellos son: la sensación. 20 En la realidad verdadera. La palabra dharma tiene m6ltiples sentidos: Doctrina (especialmente la Budista). su cuerpo. deja de percibir la forma ysólo percibe la Vaciedad. cit en la nota 4. que está al margen de todo lo que constituye la realidad empfrica en que existimos. 14 La Vaciedad es la naturaleza auténtica de las cosasy como tal no existe como algo separado y diferente de ellas. 23 El término "hasta" indica que debe completarse la frase con todos los elementos enumerados en las fórmulas canónicas tradicionales. 19 Se utiliza la yuxtaposici6n de contrarios para describir a los dhannas. etc. 11 Sustancialidad.cit. etc. son dhonnos en su sentido de elementos o factores constitutivos de la existencia. El término dhiitu. agrupados con miras a explicar la constituci6n del individuo. aquel de la Vaciedad. realidad tíltima de todo. como losskandhas. López.S Cf. 7 Ser que aspira a la Iluminación. Recordemos que para la psicología india existen seis sentidos. el dhatu-ronciencia del ojo. 8-15. verdadera naturaleza de todo. 8 Bodhisattva importante. como las ideas. olfato. ob. que designa a determinados dhannas: además de los seis sentidos (vista. es un término técnico budista de valor colectivo. gusto. que aspira a ser un Buda. no pueden tener ni surgimiento ni desaparaciónreales. color) bajo la cual las cosas se presentan ante la vista. 10 Los skandhas son las cinco c1ases de dhannas (o factores de existencia) cuya reunión da origen a un hombre. art. tratándose del hombre. tacto y mente) y sus seis objetos (forma. 17 Elementos constitutivos de la realidad empfrica. lo tangible y los dharmas) designa también Jasseis clases de oonciencia (o conocimiento) oorrespondientes. en nota 4. etc. elemento de lo existente. pp. 15 La forma (materia) es sólo la Vaciedad erróneamente captada. de la realidad verdadera. 9 El Conocimiento supremo.

es decir a Buda. 4. 3. "despertar" (francés "eveil".n. El Camino delDharma. el swnmum bonwn. Por no participar en nada de las categorías y características propias de este mundo. El texto en esta enumeración está negando el PralftyasamutplJda no sólo en su orden natural (anuloma). la dichosa extinción total. 30 Ver nota Z7. uno vive con la mente libre de obstáculos. 35 Posible traducción de este mantra: "10M! ¡Oh Iluminación. Buenos Aires. Ver C." 29 Pasiones. que expresa que con la destrucción o cesación de uno de los factores. Drngonetti. Como tal obtiene un Mundo de Buda donde pasa a existir por millones y millones de años. 'Thmbién podríamos decir: igual al incomparable. Los dhannas que lo conforman son: 1. pp. su origen. El ser. homenaje a tiro La expresión "la otra orilla" designaría al NirvlJ1)a. pero debiéndose excluir de la noción de NirvOlJa todo elemento deificante o sacralizante. se produce la destrucción o cesación del siguiente y así sucesivamente. el apego. 32 En el texto bodhi. odios y confusión mental con respecto a la verdadera naturaleza del mundo. en un ThtMgata. los seis dominios (es decir los seis sentidos y sus respectivos objetos). 5. la Iluminación convierte al ser que la ha alcanzado en un Buda. 26 El sufrimiento. del Budismo. por ser lo completamente heterogéneo y distinto. predicando la Doctrina a otros seres y guiándolos hacia la Iluminación. El PrajñaparamitllhridayasutTa sólo menciona el primero de esosdhannas (la ignorancia) y el último (vejezMmuerte). la sensación. 31 Aquí el término "Buda" (en sánscrito buddha) designa no al fundador histórico . la meta suprema. 7. 33 Fórmula a la cual se atribuyen efectos sobrenaturales. se despierta al conocimiento de la verdadera realidad de todo: la Vaciedad.2S Thnemos aquí la negación del Prafityasamutpada o Surgimiento Condicionado. Dhammapada. que expresa que oon la existencia de uno de los factores de la fórmula se produce la existencia del siguiente y así sucesivamente. el nacimiento y 12. 8. 28 Algunos manuscritos sánscritos. 1967. su cesación y el camino que lleva a su cesación constiyuyen las Q¡atro Nobles Verdades enseñadas por Buda. 9. Sudamericana. ha superado el error. 169 . en lugar de bodhisattvo (que hemos traducido: el Bodhisattva) tienen bodhisattvasya (del Bodhisattva). 34 El Nirvilf}a. dormido en el error. la existencia. ida a la atTa oriDa. la vejez y la muerte. la conciencia. no condice con Jos párrafos anteriores de inspiración doctrinaria. ida. la individualidad. Después de 'esa existencia quasi--eterna en su Mundo. 11. con todos los dolores y sufrimientos que comportan. es decir a la existencia. cuando la magia fue adquiriendo una devastadora presencia en el Budismo. sino en general a todo aquel que ha llegado a la Iluminación (Bodhi). 10. consistente en poner término a las reencarnaciones. el deseo. la ignorancia. el Buda ingresa en el Nirvfn]a. el contacto (de los sentidos con sus correspondientes objetos). tiene al Nirva1Ja como meta final. sino también en su orden contrario (pratÜDma). ida. inglés "awakening"). 6. 'l:l Del Nirvtb)a. Con esta última variante la traducción sería: '~cogiéndose a la Perfección del Conocimiento del Bodhisattva. 2 los residuos kármicos. y G. pensamos que es un aditamento posterior. Traducción y comentarios de ET. Este párrafo de inspiración más bien mágica. literalmente "despertamiento". llegada a la otra orilla. El Despertar. 4748. uno no sien le temor. puede ser calificado de Aoooluto. En razón de no existir obstáculos en su mente.

CD o Vajrasattva 170 .

XVII. en TIre Eastem Buddhist." Etienne Lamotte* onseñor Étienne Lamotte ha sido de más grandes especialistas en toda la historia de los M losBudistas. Chino y Tibetano. A partir de 1932 Larnotte tiene una intensa actividad docente en la Universidad de Lovaina. Gramática Comparada de las Lenguas Indo-europeas y Griego. Vuelve a Bélgica y prosigue sus estudios bajo la dirección del gran budólogo belga Louis de La ValIée Poussin. 1972. 2. De regreso a Bélgica sigue nuevamente cursos en la Universidad de Lovaina. Junto con sus cursos dicta conferencias y cursi• Esta Nota ha sido redactada sobre la base de Notice sur Mgr. Philologie Classique (1930) y Lauréat en Philologie Orientale (1930). y Hubert Durt. Paul DemiévilIe. obteniendo en 1922 el grado de Candidat en Philosophie et Lettres. Luego estudia en París durante los años 1931-1932 con los ilustres maestros franceses de orientalismo Sylvain Lévi. 148-152.ouvain. a l'Université de Louvain.. 1984. Philologie Classique. Se inscribió en la Universidad de Lovaina. viajó a Roma. Vol. Lamotte. pp. durante el periodo 1932-1938. Después de dos años de ThologÍa en Malines (Bélgica) y un año de servicio militar (1923-1926). y en 1923 el diploma de Bachelier en Philosophie selon Saint Thomas. l. enseñando Sánscrito. obteniendo los grados de Doctor Linguarum Orientalium (1929). 171 . Docteur en Philosophie et Lettres. Nació el 21 de(1903-1983) de 1903unoDinoviembre en Estudios nant (Bélgica). Professeur "Étienne Lamotte". Ahí estudia en la Universitá delIa Sapienza y se inicia en Estudios Orientales bajo la dirección del conocido indólogo italiano CarIo Formichi. E. Introducción a la IndologÍa. Filosofía de la India. MarcelIe Lalou y Jean Przyluski. AIfred Foucher. Realizó estudios en Humanidades Grecolatinas en esa misma ciudad.

Entre sus libros merecen especial mención las eruditas ediciones y traducciones al francés de importantes textos budistas: L 'Explication des Mysteres (Salfldhinirmocanasütra) (1935). como por ejemplo Presidente del Instituto Orientalista de la Universidad de Lovaina (1950-1951). Le 1/"aité de la Grande Vertu de Sagesse (MahaprajñaparamittiSastra) (1944-1980) en 5 volúmenes. 172 . Director de la Sección de Letras y Ciencias Morales y Políticas de la Academia Real de Bélgica (1966).lIos en importantes centros de estudios orientales de París. Londres. Venecia. obra esta que marcó época en la historia de los Estudios Budistas. des Origines a l'ere Saka (1958). Lamotte recibió una serie de nominaciones honoríficas así como premios científicos y condecoraciones de parte de varios países e instituciones académicas. G6ttingen. L'Enseignement de Vimalakfrti (Vimalakfrtinirdesha) (1962). Praelatus Domesticus de la casa de Su Santidad. Roma. La obra orientalista de Monseñor Lamotte es impresionante por su cantidad y calidad. como Canónigo Honorario de la Iglesia Metropolitana de Malines. Consultor del Secretariatus pro Non Christianis. La Somme du Grand Véhicule (Mahayanasalflgraha) d'AsalJga (1838-1939). Publicó un gran número de valiosos artÍCulos sobre Budismo en diversas revistas especializadas. Le 1/"aité de l'Acte de Vasubandhu (KarmasiddhiprakaralJa) (1936). Todas estas obras de Lamotte fueron recibidas con comentarios sumamente elogiosos de la crítica internacional especializada. Entre sus estudios mencionemos: Notes sur la Bhagavad-Gita (hermoso análisis de la obra maestra del Hinduismo) (1929) y Histoire du Bouddhisme Indien. etc. Como sacerdote católico Lamotte fue honrado con varios títulos eclesiásticos. etc. La Con- centration de la MarcheHérolque ( Süralflgamasamadhisütra) (1965). Decano de la Facultad de Filosofía y Letras de la misma Universidad (1952). etc. Ejerció cargos importantes.

por su precisión y rigor filológicos. nos dice respecto a su querido maestro: "Su aspiración constantemente expresada y no muy respetada era de permanecer al margen y libre para poder continuar sus estudios.. y que actualmente dirige el prestigioso Institut du Hobogirin en Kyoto. lo cual no sólo revela la objetividad científica de Monseñor Lamotte. un profundo respeto así como un gran aprecio por los nobles valores que propugna. Agreguemos a las palabras de Durt que Monseñor Lamotte manifestó siempre por el Budismo.Toda la obra de Monseñor Lamotte se distingue por la amplitud y solidez de su información. Admiraba lo que él llamaba la 'distinción' de aquellos grandes espíritus como Nagarjuna. sino su calidad humana hecha de generosidad. Aprovechamos esta ocasión para rendir nuestro modesto y sincero homenaje a la memoria de Étienne Lamotte que nos honró con su amistad y nos alentó con su generosa estima.. a cuyo estudio dedicó una vida de devoción. le gustaba decir que no se cansaba nunca cuando exploraba textos budistas . por la profundidad de sus ideas. Fernando Tola y Carmen Dragonetti 173 . El valor de Monseñor Lamotte como ser humano no iba en zaga a su valor como orientalista. Como en el caso del Bodhisattva estas cualidades estaban acompañadas en él por una simplicidad de maneras y una cálida y reconfortante benevolencia para con todos. su laboriosa erudición... Hubert Durt. !qanti (paciencia) y prajña (sabiduría) eran las cualidades del Bodhisattva que él había estudiado tan intensamente. que fuera su discípulo. Como era un sacerdote católico. amplitud y noviolencia. por su poder de concentración y síntesis. Asal)ga y Vasubandhu que no dejaron rastros de sí en sus escritos. erudito y filólogo.su vfrya (energía). por la claridad de la exposición. su incansable energía y afable cordialidad nos recuerdan también a muchos santos modelos de la tradición cristiana".

y luego el seguimiento cinematográfico de su portentosa travesía anual desde Canadá hasta su refugio invernal en Michoacán. o sólo treinta si deben atenerse a la pura fuerza de sus alas. Como punto culminante. ilustrativa de la compleja relación ecológica interdependiente que une a todas las formas vivientes de este planeta. Abril-Septiembre de 1990 a Exposición Internacional de Flora y realilo largo de seis meses el año pasado. imágenes generadas por computadoras capaces de describir en escenarios diminutos o colosales. a respirar y fascinar con sus aromas y colores. L zada a de la ciudad de Osaka. ciudades y macizos de montañas -trescientos kilómetros diarios si el viento es favorable. y una lección viviente. en los alrededores una reflexión en tomo a la urgencia de proteger el ambiente natural a nivel mundial. al tiempo que mostró a los 20 millones de personas que la visitaron. En la exposición participaron 78 países y casi un centenar de organizaciones internacionales relacionadas con la agricultura y la fauna. fueVerdor. a través de desiertos. Japón. miles de especies de plantas y flores cultivadas. esta interdependencia de las criaturas del cosmos natural fue mostrada y explicada con el apoyo de sistemas extremadamente sofisticados e imaginativos que incluyeron al cine y la televisión holográficos. México. Japón.Exposición Internacional de Flora y Verdor. llevadas allí desde todos los puntos de la tierra. realidades tales como el intrincado proceso de la fotosíntesis o la gestación desde su estado de oruga de la mariposa Monarca. la organización 174 . Para ser cabalmente comprendida. y Simposio "Budismo y Naturaleza". Osaka.

lo que hace impostergable la creación de una atmósfera más natural y repleta de flores y plantas en el corazón de las ciudades.que vive plenamente en el centro de una revolución de la información cibernética. 175 . en colaboración con el Instituto Internacional de Estudios Budistas (Kokusai Bukkyogaku Kenkyüsho) -con sede en Tokyo y que está dirigido por el Profesor Dr. que fue preparada con años de anticipación. Akira Yuyama. que se da en todos los países del mundo. sin precedentes en la historia.001. organizaron en el mes de Septiembre un simposio con el tema "Budismo y Naturaleza". en instalaciones montadas sobre 140 hectáreas de teri:eno a un costo de dos mil ochocientos millones de dólares. Somos.Inner 1Iip. se pudo desplegar el concepto básico de que la industrialización y la vida. en alianza con un desarrollo científico que armonice la producción mecánica y el ambiente y que permita el sano desarrollo y la reproducción de atmósferas ecológicas aun en espacios cerrados. en instalaciones en las que se pueda estudiar a la naturaleza y admirar su belleza sin • Agradecemos el permiso de los organizadores para traducirlos y publicarlos. al finalizar el siglo. de los posibles modos en que la humanidad y la naturaleza pueden interactuar en armonía a partir del año 2. sino que están obligadas y destinadas a encontrar una armonía entre ellas. generada por una sociedad -la japonesa en particular. así. * En la Exposición. expresando esta novedosa filosofía industrial. ciudades subterráneas o marinas. testigos y protagonistas del fenómeno de la urbanización. en que mucha gente pasa la mayor parte de su vida en zonas densamente pobladas. como naves espaciales. Tres de los escritos presentados en el simposio aparecen publicados en este número de la REB. la civilización y la naturaleza no son términos contrarios ni adversarios. Se mostró el esbozo.

Sergio Mondragón 176 . mostrando todas su avasalladora y misteriosa voluntad de vivir. en recodos sombreados había plantaciones de café en plena producción. entre prados y cascadas.. crecieron entre las rocas líquenes y plantas que viven en los confines de la tierra bajo las más severas condiciones imaginables. y de una conciencia ecológica. La "Expo 90" mostró escenarios e invernaderos con cactáceas y palmeras de los desiertos del mundo. en la que centenares de bellas mariposas artificialmente cultivadas vivieron y danzaron libremente entre los visitantes. quizá. ¿Del cultivo del sentimiento de amor y admiración por las flores y el verdor. en densos bosques tropicales. como la Saxifraga amarilla del Ártico. sólo pueden vivir en las alturas de los montes Himalayas.exclusión de un ambiente natural limpio en continentes y océanos. todo ello necesario para la vida del ser humano . Los asombrados visitantes pudieron observar en la cadena ecológica a los extravagantes tipos de plantas insectívoras alimentándose en ambientes que reproducen su habitat de origen de las alturas de Venezuela y de Madagascar. y florecieron con toda su fuerza macizos multicolores que. Y la instalación más espectacular. de 40 metros de altura. a temperaturas polares. y posible aun en el subsuelo de unidades habitacionales a cuarenta pisos de profundidad. por lo menos. y la carne guinda de flores monstruosas de un metro de diámetro. permitiendo la observación de sus crisálidas y sus hábitos alimenticios y sexuales. con plantas acuáticas y aéreas. fuera de aquí. la pregunta.. podremos hacer realidad la aspiración a un mundo justo y pacífico? Esta Exposición dejó planteada.

ha mostrado. en Tsurumi. La idea de que todos los fenómenos en el universo están interrelacionados. A la idea de que existimos en una ininterrumpida corriente de vida se agregó. cuya idea básica es promover "la creación de una Intemational Garden and Greenery Exposition mente agradable y espiritualmente rica para el siglo XXI". Esto contrasta notablemente con el propósito de muchas exposiciones. fue introducida en el Japón con la llegada del Budismo.El propósito del simposio "Budismo y Naturaleza" a (ExL posición Internacional de Flora ysociedad verdaderaVerdor). por consiguiente. No podemos. evitar ser conscientes de la importancia de este simposio. hasta el 30 de septiembre de este año. por un periodo de seis meses. por consiguiente. que parecen ser una competencia entre los productos del progreso tecnológico que en ellas se exhiben. es decir. Desde épocas antiguas el pueblo japonés tuvo un sentimiento de temor reverencial ante las fuerzas de la naturaleza que sostienen su vida y por las cuales se siente profundamente agradecido. Creemos que la importancia de esta exposición radica en el hecho de que su tema es "la armonía entre los seres humanos y la naturaleza" y su meta es capacitarnos para reexaminar el medio ambiente natural en escala mundial. respeto y afecto por la incesante corriente de vida que pasa a través de las generaciones de padres a hijos y a nietos. la idea de la producción en dependencia (la teoría de causa y efecto). sentir una responsabilidad especial para asegurar su éxito. tradicionalmente. la convicción de que no vivimos solos en este 177 . y en vista de que tiene lugar en nuestro país. se está realizando. Osaka.

n. de modo que el siglo veintiuno que llega pueda ser una era que vea el desarrollo de una sociedad verdaderamente agradable y espiritualmente rica. producida por el progreso científico y la afluencia material.mundo.) El Budismo yel Mundo del Futuro a civilización se enfrenta ahora a una crisis. Y c. para la cual se puede encontrar una solución sólo mediante una profunda reconsideración de las fuentes de nuestra herencia espiritual. R T. trascendiendo el marco del Budismo o incluso de todas las religiones. Es por eso que hemos planeado realizar un simposio internacional con el tema "Budismo y Naturaleza" en ocasión de la Intemational Garden and Greenery Exposition. Son muchas las expresiones que ha tenido la L 178 . JI Imemational Institute for Buddhist Studies. Es ya tiempo de que dirijamos nuestra atención a todas las formas de vida que existen en la tierra y que reconozcamos que nosotros vivimos y recibimos la vida en relación con ellas. Sería nuestra mayor satisfacción si este simposio marcase el punto inicial de la difusión de tales ideas. sino más bien existimos en relación con todos los fenómenos. Creemos que la cultura espiritual del Japón debe ser preservada y trasmitida como una herencia preciosa para la humanidad. (Trad. The '7nner 1Hp Pavi/ion Commitee for Ihe Imemational Garden and Greenery Exposition. incluyendo animales y plantas.

posee un espíritu capaz de realizar la Budidad. el Occidente ha tendido a seguir la perturbadora creencia de que aquellos que tienen la mayor fuerza deben reinar sobre todos.de las dificultades que yacen ante nosotros. De ahí que nada que esté dotado de vida debe ser matado sin causa.que el concepto cristiano de la caída del hombre del paraíso y el consecuente pecado original. pero yo creo que la tradición budista. pero sin matar uno no puede vivir. Todo lo que existe. asumido por todos los que viven. Esta amarga intuición del inevitable karma. Yo creo firmemente que la visión budista posee un hondo significado para el futuro. La vida no debe ser quitada. pero llevar a cabo este sacrificio con el sentimiento de que los fuertes tienen el derecho de actuar con los débiles como se les antoje. es la que posee el mayor potencial para conducir a la civilización humana a través . da origen a un hondo sentimiento de culpa. El sacrificio de la vida animal y vegetal es inevitable para que el hombre pueda vivir. RT. Este concepto no forma parte del pensamiento cristiano. desde el insecto más pequeño hasta las hierbas y árboles. un sentimiento mucho más severo e inexorable -pienso. es su enseñanza contra la destrucción de la vida. dentro de estas expresiones. Uno de los elementos del Budismo más capaz de poseer un significado profundo para el futuro.D. conduce a consecuencias en mucho diferentes a aquellas que se dan si se realiza con la compasiva conciencia de su inevitabilidad.) 179 .y C. Sakyo Komatsu (1tod. y que contribuirá más allá de toda medida a la solución de las crisis culturales y espirituales que con toda certeza han de enfrentarnos.humanidad acerca de su propia naturaleza espiritual.

Tara Blnnca (aspecto maternal de la Compasión) 180 .

la principal obra de Schopenhauer. y de la repercusión que ésta tuvo en las creaciones de Wagner y en algunos escritos de Nietzsche. La doctrina de "sólo-la-mente". . no ha correspondido un interés por el estudio y la difusión. En lo que toca a los libros y documentación necesaria para acceder con seriedad a las complejas ideas ontológi- 181 . No es una exageración decir que un Budismo implícito. es difícil encontrar facultades y departamentos de filosofía donde el interesado pueda asomarse. se halla en la raíz de algunas de las más decisivas opciones filosóficas surgidas en Occidente después de Kant. Esto es algo reconocido y documentado. Editorial I1remiá. el conocimiento. a este hecho y a su reconocimiento más o menos explícito como dato histórico. con rigor. en los círculos filosóficos mejor informados. no faltan filósofos con una plena conciencia de la determinante huella budista que se encuentra en El mundo como voluntad y representación. Al menos en el mundo de habla hispana. En nuestro medio. el hombre. de Fernando Tola y Carmen Dragonetti. Sin embargo. aparte de muy escasos programas en que se trata al Budismo como fenómeno religioso. etc. .Reseñas El idealismo budista. de las concepciones budistas. Es conocida. 1989. 207 pp. a las teorías budistas acerca de la realidad. soterrado. México. la moral. la influencia que ha ejercido el Budismo sobre importantes corrientes de pensamiento occidentales. en los lugares donde se aborda a los filósofos occidentales que han recibido su influjo.

Este trabajo. folletos y libros especializados) de alcances relativamente cortos. análi- sis. contrarresta con su dignidad los efectos de la literatura budista fácil y "práctica" ya mencionada. interpretación y edición de las más relevantes obras inscritas en la vastísima tradición budista. francés y alemán. pero tiene el inconveniente de haber permanecido vinculado casi exclusivamente a cotos muy restringidos de especialistas y reducido a un ámbito editorial (revistas. es falsa la idea de 182 . antropológicas. Definitivamente. un conjunto de textos cuyo tratamiento rebasa con creces los requisitos impuestos por el más exigente medio académico. en Occidente se viene trabajando. al mismo tiempo que no hace concesión alguna al mero facilismo divulgativo. con el empeño de dar a conocer. que sobre todo ha rendido copiosos frutos en inglés. En efecto. desde tiempos ya seculares. como el Budismo. con intéres proselitista y mercantil. con la precisión y hondura del caso. tenemos un mercado surtido de textos que. rasgos semejantes. que nos prodiga una "visión del mundo" milenaria. El libro que aquÍ se reseña trasciende con eficacia los límites de la referida situación. Ahora bien. AquÍ el problema parecen ser los extremos. no hay que confundir los afanes de la mercadotecnia del libro con el trabajo crítico e interpretativo de la mejor ley. esto es. éticas. en la traducción.cas. pues. italiano. Lejos del best-sellery sus engañosos resplandores. aunque las causas sean seguramente distintas. toda la riqueza de lo que puede llamarse "pensamiento budista". epistemológicas y demás. una suerte de cómoda panacea pseudorreligiosa. bajo el rótulo de "Budismo" propagan. que lo mismo quiere servir para superar los rigores de la soledad que para curar la neurosis o el stress. la situación presenta . tiene el acierto de poner al alcance del lector honestamente interesado en el tema.

comparte con los "nihilistas" la idea de la inexistencia de objetos. adscrita a su vez a la importante vertiente idealista del Budismo. de ahí que se le sitúe en el campo del "nihilismo". "sólo la conciencia es real. Tola y Dragonetti nos presentan -por primera vez en lengua castellana. Por su parte. representativos de la escuela Yogachara.un antagonismo necesario entre el rigor y la divulgación.carácter ilusorio. Como señalan los budólogos Tola y Dragonetti. sobre la base de una adecuación de la mente a los mismos. 13). la conciencia. que identifica a la escuela Yogachara. para esta variante del Budismo.reconoce la existencia real. y precisamente es la negación de tal idea equivocada uno de los principios que animan a este libro. La corriente Hinayiína -la más antigua. no así el objeto" (p. así. de objetos y la posibilidad de su cono- cimiento. incluyendo en esto a los fenómenos mentales y psíquicos. como realistas y como "nihilistas". por eso.un compendio de textos (tres en total). material. esta corriente recibe el calificativo de "realista". lo que distingue a tales escuelas son las divergencias en cuanto a sus teorías acerca de la realidad y sus consecuencias en cuanto al conocer y otros aspectos de interés filosófico. la escuela denominada "Madhyamika" concluye en la inexistencia de objetos. en la irrealidad y vacuidad de todo lo que parece existente. . nada existe para los budistas adscritos a esta escuela. En lo fundamental.. los cuales tienen -sin excepción.. Aun a riesgo de caer en esquematismos. puede decirse que en el Budismo conviven escuelas tipificables como idealistas. siendo éste último una creación vacía de aquélla. pero se distancia de aquéllos al aceptar la existencia real de la mente. el Budismo idealista. Con el título de El idealismo budista. Por último. Los autores escogidos por Tola y Dragonetti son Va- 183 . que la editorial Premiá pone en nuestras manos.

De ese modo. De ese modo. mientras que de Vasubandhu presentan los escritos titulados Las veinte estrofas y Las tres naturalezas. habida cuenta de que el original sánscrito no ha sido encontrado. Tola y Dragonetti trasladan al castellano la versión tibetana de la obra de Digniiga. las traducciones se han hecho directamente. Este resultado ha sido posible. al esfuerzo de por sí apreciable de tales traducciones. ambos destacados exponentes de la escuela Yogiichiira.subandhu y Digniiga. fruto. en razón de los comentarios y el trabajo contextualizador protagonizado por Tola y Dragonetti. Así. la traducción de Las veinte estrofas de Vasubandhu se basa en el original sánscrito. Por su parte. lo mismo que la deLas tres naturalezas. así como el sentido genuinamente académico del conjunto del libro. estos dos estudiosos del Budismo logran una excelente edición crítica de obras clave del idealismo budista. Tola y Dragonetti suman el trabajo de los comentarios al contenido de los textos men- cionados y abundantes notas destinadas a favorecer su comprensión. congruentemente pensado y articulado. Ciertamente. por lo demás. a partir de los textos fundamentales disponibles. En todos los casos. porque los tres textos traduci- 184 . además. el lector interesado en conocer las tesis propugandas por la escuela Yogiichiira encontrará algo más que documentación fundamental e imprescindible de primera mano. Pero. La estructura del libro pone de relieve todo un proceso investigativo. Este dato habla por sí solo del rigor y seriedad del libro de que aquí se trata. De Digniiga toman el texto Investigación sobre el punto de apoyo del Conocimiento. a la par que dotado de sentido. lo que encontrará será todo un erario teórico. fundada por Maitreya alrededor del año 300 de nuestra era. de una prolija y fructífera trayectoria de esfuerzos dedicados al estudio sistemático del tema en cuestión.

de la posibilidad o no del conocimiento de otras mentes.dos. Similar consideración cabe hacer con respecto a las amplísimas referencias bibliográficas. de las relaciones sujeto-objeto (por decirlo de modo convencional). interpretados y anotados por Tola y Dragonetti. además de dar fundamento a lo que hacen y dicen los editores. se le hace posible állector enterarse de las tesis idealistas budistas acerca del "punto de apoyo:' del conocimiento. del conglomerado. de los átomos. de la irrealidad de las cosas. de la conciencia y sus operaciones. de la percepción. p. "la dependiente" y "la absoluta". el libro logra exitosamente el propósito de ofrecer una visión integral acerca de la escuela budista que reconoce la realidad de "sólo la mente". constituyen un "faro" orienta- 185 . etc. así como una deslumbrante erudición. por parte de todo lector "abierto" al examen de tales temas. a partir de aspectos. de las naturalezas o "formas de ser" ("la imaginada". En ese sentido. pero que se refuerzan recíprocamente. de la inexisten- cia del alma. Habría que consignar como mérito adicional del libro las reiteradas e interesantes referencias colaterales a otras escuelas (lo cual posibilita las comparaciones y ayuda a entender a los idealistas en el contexto de sus debates con tendencias rivales). problemas y referencias de detalle distintos. En virtud de iniciativas formales como ésta y del trabajo histórico y exegético que da cuerpo al libro. que contribuye a la familiarización con el Budismo en general. de la causa. pese a que cronológicamente haya sido posterior a las escritas por Vasubandhu.). pues. En resumen. del conocimiento "normal" y sus diferencias con respecto al conocimiento de la verdadera realidad. 152 Yss. son en gran medida mutuamente complementarios: hablan todos de lo mismo. hay que celebrar en los editores el acierto de haber colocado en primer lugar la obra de Dignága.

. en condiciones de entablar una positiva relación con la filosofía occidental. aún demasiado desconocido en nuestro ambiente académico e intelectual. Sin duda. por encima de la valiosa y enjundiosa documentación que alberga El idealismo budista. este libro basta para llamar la atención acerca de hechos como el de que los temas abordados por los pensadores budistas y buena parte de los procedimientos (entre los que no faltan el encuentro dialógico y la argumentación sutil y lógicamente impecable) son. se evidencia vivamente la existencia de un rico pensamiento budista. los budólogos latinoamericanos Tola y Dragonetti contribuyan a un venturoso diálogo entre destacadas corrientes filosóficas occidentales (no sólo las idealistas) y ese mundo. en el futuro. es de esperarse (y también deseable) que con libros como éste y otros de similar tenor. En efecto. Hay que destacar finalmente una especie de "sobre-contenido" implícito en este libro. tuvo pleno sentido en su momento y exige pensar en una continuación crítica en los tiempos por venir. en el fondo. que es el pensamiento budista.dar para el lector que desee ahondar en el tema. JosuLanda G. . 186 . como Schopenhauer. Por ello. pero evidentemente prometedor. Con todo y que es una partícula de la inmensa labor histórica y exegética protagonizada por Tola y Dragonetti. equiparables a los temas y métodos que han inquietado y distinguido siempre al mejor pensamiento occidental. la audacia de un alemán kantiano de corazón (al menos en un principio)..

sea. La mayoría de los movimientos budistas laicos se apoyan en el SaddharmapU1J4añkasütra. * Los movimientos laicos han tenido con frecuencia en la historia del Budismo un gran papel. Kakutaro Kubo. fallecido en 1944. 206-207. cuya importancia en lo que atañe a su difusión y significado. y traducida e incluida en este número de la Revista de Estudios Budistas con la autorizaci6n de su autoc. es tan grande 187 . Ya H. por • Reseña publicada en alemán en Wzcner Zeitschrift jür die Kunde Südasiens 32. Entre ellos es Reiyukai el más antiguo.!qañkasütra} (La filosofía Fundamental del Sütra del Loto en relación con las prácticas del Bodhisattva). asimismo. una formación científica y siempre haya realizado trabajos científicos. y no es necesario ser un profeta para atribuir al Budismo laico en todo el mundo una función importante también en la época contemporánea y en el futuro inmediato. especialmente en el Asia Central y Oriental. 1987. Shunzyii-sha. Dumoulin pensó (Saeculum 20 [1969] 322) que Tsugunari Kubo podría darle al movimiento un nuevo impulso en el sentido de una profundización de la comprensión de las creencias budistas. Especialmente han surgido en el Japón en la época moderna grandes movimientos laicos. pp. de Tsugunari Kubo. 1988. un lado. y no será algo sin importancia para la historia de este movimiento el hecho de que el hijo de su fundador. XVI +325+45+ 7 pp.• Hokekyo Bosatsu shiso no kiso [Fundamentos de la idea de Bodhisattva en el Saddarinapu. Tokyo. 7000 yenes. y en el presente trabajo queda establecido en todo caso que se han dado especiales condiciones para tal actuación del autor. desde 1971 su Presidente y que haya tenido.

adhimukti y sraddhii. el Capítulo Introductorio del Sütra (nidana-parivarta) constituye el primer objeto importante del trabajo. cado a este Sütra y al ideal budista que representa.que todo cuanto se diga de él no resulta exagerado. además. mediante medios de técnica tipográfica. Tathagatalqtya-kara. como un todo. el cual. Son especialmente examinados el universalismo del Sütra (ekayana) y los factores que conducen al laicismo (dharmabhiilJaka y culto del Sütra). y sobre la equiparación de los nexos en el Sütra. así como los principales Bodhisattvas y agrupamientos de Bodhisattvas. El estudio de Kubo está dedi. Después de una Introducción que examina la forma de enseñanza y el propósito del Sütra. la manera como Buda expuso el Sütra. a través de permanentes referencias. como para ser digno de ser leído. Lo que tenemos ante nosotros es la versión reelaborada de su tesis de doctorado en la Universidad Rissh6 de Tokyo. pone de relieve lo importante y da también el contenido de las notas más relevantes. completan el análisis de este ideal budista.rJa. un rápido acceso al estudio en sí. no sólo posibilita. Justamente es en relación con el último tema que se manifiesta en forma clara cuán naturalmente las cuestiones suscitadas por el au- 188 . Interesantes exposiciones del enfrentamiento inclusivista del Sütra con otras tendencias mahiiyiinistas. La segunda parte del trabajo está dedicada a la práctica del Bodhisattva y con ello a aquellas partes del Sütra que hacen las declaraciones decisivas acerca de la naturaleza del creyente que actúa de acuerdo con el Sütra. en función de los conceptos saJ?ldhyabhti. El autor estudia las diversas circunstancias y aspectos de la descripción contenida en ese Capítulo. Está acompañada de un sumario en inglés de 40 páginas. sino que también ofrece por sí solo suficiente información sobre los resultados del trabajo.

sean de una desconcertante oportunidad. de contenido e históricas. Bastan. Escritos en India en el siglo VII. Japanese Esoteric Buddhism. estos sutras contienen la primera presentación sistemática de la doctrina y práctica del Mikkyo tal como se encuen- 189 . No obstante. de Taiko Yamasaki. así como las posiciones científicas frente a los múltiples aspectos particulares del material utilizado. sería importante traducirlo íntegro al inglés. fundamental desde el punto de vista de la Historia de las Religiones. Shingon es la forma esotérica del Budismo llevada al Japón desde China por el monje Kukai (conocido por su título póstumo Kobo Daishi) a principios del siglo IX. 1988. y suscita algún recelo el hecho de que las respuestas del Sütra. a menudo. Esta forma de Budismo es conocida en japonés como mikkyo. y a pesar del amplio sumario. que significa "enseñanza secreta" o Budismo secreto o esotérico. El estudio de Kubo constituye en todo caso un importante avance para la valoración del contenido de este texto.tor están marcadas por su interés vital por el Sütra. en todas las partes del trabajo se toman en cuenta cuidadosamente los problemas lingüísticos. Emst Steinkellner • Shingon. y desde el comienzo se en- cuentra la decisión de considerar al Sütra como un todo en la forma bajo la cual actuó en la tradición. 224+ XVIII pp. Las enseñanzas de esta escuela se basan en los sutras Dainichi-kyo (Mahavairochana Sutra) y Kongochogyo (Vajracchedika-Prajñaparamita Sutra). Shambala.

El autor proporciona una verdadera guía para la comprensión de los dos man- 190 . a! sistema de Budismo Shingon como doctrina y práctica inseparables. Mikkyo meisoho (1974) y Mikkyo meiso no shinso shinri (1981). pasadas en cadena iniciática de maestro a discípulo. Este libro es uno de los primeros en que se exponen estas doctrinas para un público amplio. El autor del libro que reseñamos es un especialista en la doctrina Shingon tradicional y en sus prácticas rituales. Todas las prácticas llevan a la realización de eso a lo que apuntan las enseñanzas esotéricas: conocer la mente tal como verdaderamente es. Taiko Yamasaki. Estas dos obras son guías prácticas para los métodos de meditación Shingon. sus meditaciones y ej ercicios. Este libro presenta. El sistema del Budismo esotérico Shingon ofrece técnicas válidas para realizar la voluntad creativa universal. El presente trabajo incluye una breve reseña histórica del desarrollo de la escuela desde sus oscuros orígenes en la India. ostenta el título Shingon de dento dai ajari. Se da también un panorama de las doctrinas metafísicas de la escuela así como de sus prácticas. hasta su establecimiento en Japón. Las enseñanzas del Mikkyo permanecieron secretas por más de once siglos. Sacerdote principal del templo de Joko-in en Kobe. refiriéndose a los mantra ·0 conjuros que son de importancia central en el Mikkyo. El nombre de Shingon es una transliteración al japonés del término chino Chen-yen que significa "palabra verdadera". Está basado en dos obras previas del Prof.tran en el Shingon. Por este motivo algunos han llegado a referirse al Shingon como Mantrayana. En la presente edición se ha adaptado el materia! anterior y se ha ordenado y añadido nuevo material para formar una verdadera introducción a! Shingon o budismo esotérico japonés. "gran maestro de la tradición de la luz".

La construcción de este mandala sigue las prescripciones del Mahavairochana Sufra y sus comentarios.dala del Shingon y su uso en el ritual y la meditación. se les ofrecen alimentos y perfumes. Después se "desatan" las paredes doradas y los velos. mantras o conjuros. danzas y cantos y se les rinde adoración. sus palabras y las operaciones de su mente con aquéllas del Buda Vairochana. su orientación al Este. sus doce "salas" rectangulares. También explica detalladamente los aspectos prácticos de los ejercicios espirituales realizados en el Shingon. el lugar del rito se cierra con paredes doradas y velos. y visualizaciones. El libro proporciona una descripción completa del Taizokai o Garbhadhatu Mandala (mandala del embrión) con su Buda cen-Tal. con sus nueve cuadrados. Mediante estas prácticas se espera que el discípulo pueda recuperar su perdida naturaleza de Bu- da. y los divinos huéspedes retornan hacia su mundo con una 191 . durante los cuales el discípulo debe realizar un drama simbólico por medio de mudras o gestos de las manos. Estos ejercIcIos se denominan sammitsu y comprenden un periodo de cien días. el Buda y su séquito arriban al lugar en un carruaje enjoyado. sus 1. su orientación al Oeste.461 divinidades y su movimiento espiral interior hacia el centro. sus ocho pétalos rojos y sus cinco puertas. Se describen cIaramente los tres modos secretos de "mímesis simbólica" por medio de los cuales el practicante puede identificar sus acciones corporales. Se describe también el diseño del Kongokai o Mandala del Diamante. En el clímax del rito la naturaleza búdica del discípulo es liberada y éste se funde en una unidad mística con el Buda. En la mente del practicante. son recibidos e invitados a pasar. sus 409 divinidades. Los mandala o diseños gráficos que representan las manifestáciones de la realidad última ocupan un lugar central en el sistema Shingon.

Estos son llamados las "cuatro prohibiciones" (shiju kinkai) que según el Mahavairochana Sufra son: Uno nunca debe abandonar el Dharma. la palabra y la mente en Buda y en todos los seres vivientes. El profesor Yamasaki presenta además en detalle otras prácticas de meditación Shingon. estas tres mentes son aspectos de una unidad inseparable. sonido que se dice concentra toda la sabiduría del Mahavairochana SUfra. la propia. y la del Buda (el ser iluminado macrocósmico). y la "budi dad" consiste en la rea- 192 . Estos preceptos son llamados samaya que significa igualdad. hasta que alcanza la verdadera identidad. la otra (incluyendo a todos los seres y cosas). El Shingon enumera una serie de preceptos que más que un código de conducta describen las condiciones necesarias para la realización de la iluminación. tales como la concentración en la letra ''. Como todo en el universo está dotado de naturaleza búdica. por tanto. Según Kukai. Uno nunca debe abandonar el deseo de la iluminación. voto. Uno nunca debe realizar una acción que no beneficie a los seres vivientes. refiriéndose a la igualdad absoluta del cuerpo. Uno nunca debe ser mezquino con las enseñanzas. practicada durante cincuenta días hasta completar la recitación de un mantra un millón de veces. y despertar. Estos duros ejercicios de concentración y meditación sirven al discípulo para obtener estados de conciencia cada vez más profundos. convertirse en Buda significa comprender la naturaleza de las tres mentes (sanshin).alfombra de pétalos de flores a sus pies. la experiencia secreta fundamental: la realización del propio Yo como Buda.de obstáculos. o la Meditación de la Estrella de la Mañana. Estos votos de la escuela esotérica representan. eliminación . La iluminación se llama "convertirse en Buda" (jobutsu).N'.

Kukai. la adquisición del estado de Buda. El personificar al universo entero y a todas las manifestaciones de la Naturaleza de Buda en un único ser omniabarcante es característica del Mikkyo. algunas veces transliterado como Mahabirushana. el Cuerpo del Dharma (Dharma kaya). La escuela esotérica budista hace una afirmación del yo y del deseo humano como medios utilizables para alcanzar la iluminación. El Mikkyo es la enseñanza directa del más alto Buda. Incorpora las sabidurías y cualidades representadas separadamente en las múltiples deidades del budismo esotérico. Maha Vairochana significa "Gran Sol". están Surya (Jap. El Budismo tiene muchos términos para designar el deseo. señaló cuatro puntos característicos del Mikkyo o enseñanza esotérica: 1. 3. Aditya (Jap. Se le considera la personificación del Dharma Kaya o Cuerpo del Dharma y. Entre los nombres sánscritos que se le dan al sol. La tradición esotérica contiene una gran riqueza de enseñanzas para muchos fines.Iización de la igualdad de las tres mentes. Soriya). además de un importante paso en su sistematización. Las enseñanzas del Mikkyo enfatizan el logro inmediato de la iluminación. Nitten). que en japonés se traduce como Dainichi. pero todos tienen el sentido de que el deseo es un apego impuro. representa la energía vital innata del universo. un impedimento para la realización. el cuerpo omnipenetrante de la iluminación universal. Birushana). por tanto. el introductor del Shingon en Japón. Dainichi Nyorai (Maha Vairochana) es la deidad principal en el sistema Shingon. La iluminación puede manifestarse en este mundo y puede ser comunicada. 2. y Vairochana (Jap. El deseo sería algo negativo que debe ser desarraigado y 193 . e incluye métodos de práctica apropiados para todas las preferencias y capacidades. en esta misma vida.

No existe certeza de cuándo comunicó Nagarjuna estas enseñanzas a Nagabodhi. de alimento. quien introdujo la doctrina a China.). el Bodhisattva que representa la iluminación. Este texto describe a Kongosatta (Vajrasattva). y de sueño. La antigua leyenda de la "Torre de Hierro" del Sur de la India (nanten tetto) describe la primera transmisión de las enseñanzas secretas a Nagarjuna por Vajrasattva. explicando que la semilla de la sabiduría está en la ilusión. pero Vajrabodhi (jap. para llegar a la humanidad que busca la iluminación. en compañía de cuatro Bodhisattvas que se refieren al deseo. hace referencia al Gohimitsu Giki (Manual Ritual de los Cinco Secretos) que enseña en detalle el proceso por el cual las energías de los seres engañados se revelan a sí mismas como bodhichitta puro (bodaishin. Los ocho grandes patriarcas de la doctrina Shingon son: Mahavairochana (Dainichi Nyorai). El autor. y Kukai. Pero negar estos deseos podría frustar la energía vital. un aspecto vital del yo. Nagabodhi. vivió durante el último tercio del siglo VII y la primera mitad del siglo VIII de la era cristiana (671-741 e. Hui Kuo. la sensación.destruido para siempre para que el yo pueda extinguirse. como obstáculos en el camino de la iluminación. Estos no son diferen- tes de las energías ilusorias presentes en todos los seres. Amoghavajra. el amor y la satisfacción. pero al mismo tiempo representan aspectos de la iluminación de Kongosatta. China y Japón. Prof. de sexo. mente de la iluminación suprema). Kongochi). los cinco deseos (goyoku): deseo de posesiones. En la tradición esotérica el deseo es reconocido como energía esencialmente pura. de fama. La enseñanza del Shingon ha sido transmitida por estos seres celestiales a los maestros de India. Este instruyó a su disCÍ- 194 . El budismo en general menciona.c. Yamasaki. Vajrabodhi. Nagarjuna. Vajrasattva (Kongosatta).

Yamasaki es un trabajo excelente que permitirá al público occidental conocer los aspectos clave del Budismo Shingon. Amoghavajra viajó a Ceilán en 742 e.) a quien encontró en China y que a su vez tradujo al chino el Sufra del Diamante con comentarios en el año 753 e. El año de 804.c. además de enseñanzas secretas que transmitiría a su discípulo chino Hui Kuo. profundo conocedor de la tradición. Ojalá que en un futuro no muy lejano. En 806. el monje budista japonés Kukai. 705-774 e.pulo Amoghavajra Gap. de sus doctrinas. llegó a China en donde estudió sánscrito y Budismo esotérico antes de encontrar al maestro Hui Kuo.c. rituales y prácticas. Es una suerte que un sacerdote Shingon. El libro del Prof. Benjamfn Preciado Solfs 195 . quien le transmitió las enseñanzas secretas justo antes de su muerte en 805 e.c. y regresó en 746 con más de quinientos volúmenes de textos budistas. Kukai regresó a Japón para establecer el Budismo esotérico y desde entonces la escuela Shingon ha florecido en aquel país. haya decidido escribir estas enseñanzas secretas para el público en general. Fuku. se pueda publicar esta obra en español.c.

196 .

1 nes de lucro y desarrolla sus actividades en un plano estrictamente académico. quizá lo más importante. Mahayana. Japón. sobre las culturas en las cuales éste ha florecido (India. grupos de trabajo. contribuye a "dar a conocer los valores budistas como un medio para alcanzar la paz y la armonía en el mundo". Sudeste Asiático. quien disertó sobre "Tres aspectos del Budismo: Hinayana. abordar y llevar a cabo estudios e investigaciones sobre el Budismo. Chino. con una conferencia pública realizada en el Centro Cultural San Martín. por supuesto. Pali. La Fundación no tiene fi. conferencias budistas masivas y.. Sus objetivos son "promover. En el evento hablaron la profesora Regina Steiner. la Fundación Instituto· de Estudios Budistas. la con- 197 . seminarios de investigación. el doctor Fernando Tola. etc. y. quien dio a conocer los fines y criterios de los estudios budistas. dades del Instituto. etc.) y sobre los idiomas por él utilizados (Sánscrito. Considera . Corea. quizá. quien explicó los objetivos y activi. Tibet. Japonés. Al acto asistieron más de 300 personas.J que.Noticias Inauguración de la Fundación Instituto de Estudios Budistas en Buenos Aires El cjía 14 de marzo de 1990 fue inaugurada en Buenos Aires. Argentina. Ekayana. Entre sus actividades se cuentan cursos. de este modo. El hecho tiene particular importancia por tratarse de la primera institución que emprende de manera científica la investigación del Budismo en nuestros países. lo que muestra el interés cada vez mayor que hay por el Budismo. China. y la doctora Carmen Dragonetti.)".. creada el 17 de noviembre de 1989. en el ámbito de la lengua española. Tibetano..

su influencia. aborda el estudio de la filosofía budista. Tibetano y Japonés. sus principales enseñanzas. así como un curso cuatrimestral sobre Brahmanismo y Budismo y su difusión en el mundo Grecolatino.tinuación de una investigación en el campo del Budismo que lleva ya muchos años. que son Vicepresidente y Presidente de la Fundación. AIejan- 198 . en ellos se abordó el estudio de la gramática de estas lenguas y se leyeron. impartida por Fernando Tola y Carmen Dragonetti. en traducción española. Y se continúan los seminarios de investigación sobre textos budistas Sánscritos. y se leyeron y comentaron textos en español. respectivamente. También se dieron cursos sobre el Budismo. Pillis. Prof. Para 1991 sus actividades incluyen cursos anuales de Sánscrito. Dr. Chino. que son prolongación de seminarios anteriores. su mensaje. Sra. . El año académico se clausuró en noviembre. Los estudios budistas en lengua española quedan de este modo inscritos en la vasta labor académica internacional que. asimismo. traducidos del Pali y el Sánscrito por profesores del Instituto. 1er. en todos los frentes de la investigación científica correspondiente. Chinos y Tibetanos. Carmen Dragonetti. Secretaria. El resumen de las actividades realizadas durante 1990 fue muy positivo: se dieron cursos de Sánscrito. Fernando Tola. 20. su desarrollo. con la importante conferencia El Sütra del Loto. El Consejo de Administración de la Fundación está constituido por las siguientes personas: Dra. Sra. Presidente. tradujeron y comentaron textos principalmente budistas. se impartió un curso sobre relaciones entre la India y Grecia. Vice-presidente. María Julia Busto. Japonés clásico y Budismo. Vice-presidente. encabezada por los doctores Tola y Dragonétti. Su difusión. con lecturas y comentarios de textos de autores griegos relacionados con la India. Roberto Oest.

y la publicación de esta Revista de Estudios Budistas. realizar exhibiciones de arte budista. Dra. consultores. Esta asociación está siendo apoyada por el Instituto Internacional de Estudios Budistas (Kokusai Bukkyogaku Kenkyüsho) con sede en Tokyo. La revista está dirigida por los especialistas en Budismo.dra Ferrara.M) tesorero. el crear una biblioteca sobre el tema. como órgano de difusión de la asociación. Sr. erigir una estatua de Shakyamuni Buda en un lugar público de esta ciudad. con la única excepción de la biblioteca de la Fundación del Instituto de Estudios Budistas de Buenos Aires. Pro.se inauguró en la ciudad de México la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas (ALEB). tiene consultores en América.Gigli. Ornar Bañay. Japón. Luis Prof. Alfredo Grassi. y servirá de enlace entre directores. Pro-secretaria. Sra. colaboradores y lectores. (S. 199 . y entre sus planes se encuentra la traducción y publicación de textos y escrituras budistas y sobre Budismo. Carmen Dragonetti y Fernando Tola. su oficina editorial -al igual que la sede de la asociaciónestá en México. Mabel Grassi. chuk. Rosalía Vof- • Creación de la Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas con sede en México Con el objeto de estudiar y difundir la cultura budista. Asia y Europa. Sra. residentes en Argentina. Regina Steiner. hasta hoy inexistente en América Latina. Arq. Vocales. Tesorera. el pasado 8 de diciembre -considerado tradicionalmente como el día en que Shakyamuni Buda alcanzó la Iluminación.

la filosofía budista es el fundamento de la ética y práctica cotidianas en gran parte del mundo oriental. la cultura budista y.marca) un seminario sobre bre de 1988 tuvo lugar en Esoteric Buddhism in Japan.asimismo. el Budismo ha dado origen -para mencionar sólo un ejemplo. existe un gran desconocimiento. De ahí que nos encontremos. entonces. Al brindis de inauguración asistió. tanto a nivel académico como del pú- blico en general. Sin embargo. Director del Centro de Estudios de Asia y África. Angélica Aragón (Secretaria de Relaciones Públicas). Sergio Mondragón (Tesorero). Josu Landa. la Aarhus University (Dina. desde su aspecto académico. En México. y quedó integrada por: Guillermo Quartucci (Secretario Académico). del 21 al 24 de 200 . y. Manuel Gollás y Marco Antonio Karam. Director de la Casa Tibet de México. acercarnos a la comprensión de esa visión del mundo. entre otras personas. acerca del Budismo. Se tiende a minimizar su importancia. como en América Latina. este último. el Profesor Jorge Silva. ante un importante acontecimiento: la posibilidad de conocer.La ALEB está presidida por el profesor e investigador de El Colegio de México. como vocales. Adriana Segovia Urbano • Seminarios sobre Budismo Esotérico El 15 Y el 16 de septiem. Más aún. Benjamín Preciado.a una filosofía que posee un status equivalente a la filosofía clásica occidental y ha sido objeto de numerosos y rigurosos estudios académicos. con ello. de El Colegio de México.

con sede en Copenhagen y Aarhus. Aarhus (Dinamarca) y dirigida por tres estudiosos daneses. Per K. China. Universitetsparken. Sorensen. El primero fue organizado por The Seminar for Buddhist Studies. contando con la colaboración del Samso ColIege. 8000 Aarhus C. República Federal Ale- mana. por el mismo Seminar. Corea y Japón . 179-187 se encuentra amplia información sobre ambos seminarios y las ponencias que en ellos se presentaron. Dinamarca. Japón. La revista se ocupa del fenómeno religioso en el área que comprende Tibet y Asia Central. Francia. URSS. • Revista Studies in Central and East Asian Religions N os es grato informar a nuestros lectores acerca de la aparición de una nueva revista académica Studies in Central and East Asian Religions publicada por The Seminar for Buddhist Studies can sede en Copenhage y . pp.agosto de 1989 tuvo lugar en el Samso College (Dinamarca) otro seminario sobre The Esoteric Buddhist 1/"adition. 2. Ya han aparecido los volú- 201 . y por la Danish Association for the History of Religions. Sorensen. Ian Astley Kristensen y Henrik H. Para mayor información dirigirse a: Aarhus University Press. A ambos seminarios concurrieron estudiosos de Bélgica. The Seminarfor Buddhist Studies tiene planeada la edición de las principales ponencias leídas en los mencionados seminarios. Dinamarca. etc. En la revista Studies in Central and East Asían Religions Vol. Mangolia. el segundo.

Secretario para Asia: Akira Yuyama. El precio de la suscripción anual (un volumen) es de US $ 17 más $ 3 para correo. Los pedidos de suscripción deben ser dirigidos a Aarhus Univer- sity Press. K. Presidente: David Seyfort Ruegg. Donald S. Narain. 8000 Aarhus C. Editor de la Revista: Roger Jackson. Universitetsparken. que entró en funciones el primero de enero de 1991. Lopez. Miembros del Consejo Consultivo: Heinz Bechert.menes 1 (1988) Y 2 (1989). Paul Williams. Tesorero: Lewis Lancaster. Secretario General: Alexander Macdonald. Collet Cox. Yuichi Kajiyama. Richard Gard. Jikido Takasaki. Dinamarca. la nueva directiva de la misma. of South Asian Studies. 202 . Lokesh Chandra. Kawamura. Madison. Hsiang-chou Yo. Wisconsin 53706 USA. 1242 Van Hise Hall. • Nueva Directiva de la International Association ofBuddhist Studies Como resultado de las elecciones realizadas en la Asociación. University of Wisconsin. A. Dirección de la Asociación: The International Association of Buddhist Studies. Secretario para las Américas: Leslie S. Per Kvaerne. está constituida como sigue: Secretario para Europa: Alexander Macdonald. c/o Dept. Ambos contienen interesantes y valiosos artículos sobre Budismo.

1 rue Miollis. Francia. 203 .00. Se realizará en la sede de la UNESCO bajo el patrocinio de la República Democrática Socialista de Sri Lanka. Las ponencias deberán estar escritas en inglés o francés. P.• Décima Asamblea de la IABS Del 18 a! 21 de julio de 1991 tendrá lugar en París la Décima Asamblea de la Intemational Association 01 Buddhist Studies. que deben ser enviados por cheque o transferencia a Su Excelencia el Doctor Ananda W. c/o Sri Lanka Delegation to Unesco. El derecho de inscripción es de USA $ 50.08 UNESCO. M 2. a la siguiente dirección: Paris Secretariat of the Tenth Meeting of the Intemationa! Association of Buddhist Studies. 75015 Paris. Guruge. donde se podrán solicitar mayores informes sobre el evento. Embajador de Sri Lanka en París.

204 .

Doctora en Filosofía. Seibundó. Siete Sütras del Dígha Nikiiya. en 1984 dirigió. especialista en Filosofía Budista. Sankibó Busshorin. Kyoto. Principales trabajos: Fukkatsu no Hi (Día de Resurrección) 1bkyo. Principales artículos: "Sh6mangyó-gisho no hongi no gakukei to sono senjutsusha" (El linaje erudito de los modelos que forman la base del ShOmangyó-gisho) en Shitennóji Joshi Daigaku Kiyó. Hyakkaen. de Osaka. Nihon Chinbotsu. "Hokke-gisho narabini Shónangyó-gisho senjutsu no mondai o megutte" (Sobre el problema de la compilación del Hokkegisho y ShOmangyó-gisho). 1974. El Colegio de México. Udána. Argentina. 1937).14. produjo y escribi6la película Sayonara Jupiter (Adiós. en ShOtoku Taishi Kenkyü. Hyakkaen. ShOmangyo-gisho no shisóteki kenkyü (Estudios sobre el pensamiento del Shómangyó-gisho) Kyoto. Escritor.Colaboradores Carmen Dragonetti (28 de abril. Júpiter). México 1984. "Shinran no yume-rokkaku musó ni tsuite" (La visión de Shinran en el haIl hexagonal (Rokkakudó)). Caracas 1972. Profesor Emérito de la Shitennóji International Buddhist University. 1971.1979. Sakyo Komatsu (28 de enero. 1970. miembro de la Asociación Japonesa de Escritores de Ciencia Ficción desde 1%1. fue premiado con el 60. Buenos Aires 1967. Especialidad: Budismo. 205 . Dai Muryojukyo no hanashi (Discursos sobre el Sukhavatívyuha-sütra extenso. en Bukkyo Kenkyü Ronshü. 1972. 1. No. 1931). Caracas!Buenos Aires 1977. Premio de la Asociación de Escritores de Misterio de Japón. Dígha Nikiiya. en 1990 fungió como Productor General de la Exposición Internacional de Flora y Verdor. Monte Ávila. Lima 1964. Premio Japón por Shuto ShOshitsu (Desaparición de la Capital). Kyoto. La Palabra de Buda. No. 1976. 3. Presidenta del Instituto de Estudios Budistas. 1962. en 1974 recibió el 270. Estudió en la Universidad de Kyoto. Investigadora Principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Isamu Kanaji. por su obra Nihon Chinbotsu (El Hundimiento de Japón). Diálogos Mayores de Buda. Barcelona 1971. 1983. El Camino del Dharma. lI). Argentina. 13. 1980. Ha publicado los siguientes libros: ShOtoku Taishi kyogaku no kenkyü (Estudios sobre las enseñanzas de Shótoku Thishi). 1976. (El Hundimiento de Japón) 1bkyo. Libros: Dhammapada.

estudió Indología. II 1983. 1990. 1987. Waga Mikansei Sengen (Ensayos sobre la sociedad moderna) Kodansha. en 1979 fue Investigador Visitante en el International Institute for Buddhist Studies. Hokekyo Bosatsu Shiso no Kiso (La filosofía fundamental del Sutra de la Flor de Loto respecto a las prácticas del Bodhisattva) versión para publicación de su tesis doctoral. 1 1972. 1969. Sus principales trabajos son: MilIJI!anamiSra's Vibhramaviveka~. 1984. Álavavijñlina. Der Nirvlil}a'Abschnitt in der VmiScayasarrzgrahGl}f der YogliclirabhümÜ} . En 1967 obtuvo el Doctorado en Literatura y Filosofía de la India en la Universidad de Thkyo con especialidad en Estudios Budistas. II (Una edición de dos volúmenes de discursos y ensayos seleccionados de la señora Kimi Kotani.. desde 1973 ha sido profesor de Indología (Estudios Budistas) en la Universidad de Hamburgo. Doctor en Filo'"sofía.. 1973. (Mandanamisra's Vibhramavivekah. Zaike Shugi Bukkyo no Susume (Investigación sobre el significado de una práctica laica de las enseñanzas de Shakyamuni) Inner 1tip Publishing Co. 2 vals. Tsugunari Kubo (24 de julio. Filosofía y Arabismo en las universidades de Colonia... primera presidenta de Reiyukai) Hotoke no Sekai Publishing Co. 1978. Vol. 206 . 1936). desde 1971 asumió la Presidencia de Reiyukai. mit einer Studie zur EntwickJung der indischen Irr· tumslehre. es profesor universitario. entre sus principales publicaciones se cuentan: Dokutoru ¡ibago wa Kaku Kntatta (Un diálogo sobre los principios básicos de la filosofía de Shakyamuni y su aplicación a la sociedad moderna) Kadokawa Publishing Co.. de 1967 a 1970 fue catedrático de Indología en la Umversitlit Münster y de 1970 a 1973 fue Profesor Asociado de Indología en la misma universidad. Ten no Ongaku 1. 1965.Shizen no Tamashí no Hakken (El descubrimiento del espíritu de la Naturaleza) Thkyo. 1987. es Presidente e Investigador de "The International Institute for Buddhist Studies" con sede en Thkyo. 1973. Vol. Bonn y Viena. Shunjusha. Konnichiwa Oshakasama (Un diálogo sobre la relevancia de las enseñanzas de Shakyamuni en los problemas de la sociedad moderna) Sangaku Publishing Co. on the Origin and the Early Development 01 a Central Concept olYoglicarii Philosophy. 1978.. 1939). con un estudio so· bre la enseñanza india sobre las equivocaciones) Viena. Kore Kara no Nihonjin to Bukkyo (Una nueva aproximación a la filosofía de Shakyamuni para los japoneses de hoy) Kadokawa Publishing Ca. (El capítulo del Nírvalla en el ViniScayasaI¡lgrahalli de la Yogaciirabhümi\!) Viena. Thkyo. Lambert Schmithausen (17 de noviembre.

cursos de Filología Budista Sánscrita y Tibetana y de Indología. México. Doctor en Literatura. L Koyasan Manuscript.?. Hokkaido. además. Cien Poemas de Amor. 207 . Buenos Aires 1968. the Vurzstika with its V:rtti. Upanishads. Profesor Emérito de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos (Lima. entre otros. de la que también fue Director. Vmaya. California (Berkeley). Investigador Superior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET). Buenos Aires 1980. entre otros textos. Filosofía y Literatura de la India. Himnos del Atharva Véda. A Grammar 01 the Priijñaparamita-ratna-gulJa-sa. Wiesbaden 1979. la Doctrina de sólo-la-mente. Canberra 1970. Ha sido catedrático e investigador en las universidades: Nacional de Australia. Barcelona 1973. Buenos Aires 1983. Estudios y Textos. Doctor en Filosofía de Asia del Sur y Estudios Budistas. Delhi 1987. 1990.Fernando Tola (20 de octubre. Thhokn. Amaru. y 11 artículos sobre actividades científicas.cayagiithii. La Doctrina de la Vaciedad. Buenos Aires 1978. and the TIi. anteriormente "The Reiyukai Library". e Hiroshima. Es Director de "The International Institute for Buddhist Studies". Calgary.National University Library.Texte. las universidades de Hamburgo. Sansmt Fragments 01 the Mahliyiina MahiiparinirviilJasütra. En colaboración con Carmen Dragonetti: Los YogasCitras de Patañjali. Barcelona 1973. Kacchapa-Jataka: Eine Erzllhlungvon der SchildkrOie und dem Kranzwinder. Damodara Gupta. Argentina. Ha publi- cado. 1991. El Budismo Mahliyana. traducción inglesa. Nihilismo Budista. Vice-Presidente del Instituto de Estudios Budistas.?. 1933). Libros: Himnos del Rig Véda. Auckland y Gotinga. Buenos Aires 1971. Yoga y Mística de la India. A Bibliography 01 the Sansmt Texts 01 the SaddharmapU/Jtfarikasútra. Kyoto. especialista en Indología y Filosofía Budista. Prajña·piiramitaratna-gulJa-sa. Thkyo 1981. Thkyo 1989. 1915). tres folletos monográficos. Akira Yuyama (11 de agosto. Doctrinas Secretas de la India. Barcelona 1971. Buenos Aires 1968. El Idealismo Budista. Canberra 1973. Thkyo. Cambridge 1976. 44 artículos bibliográficos y de investigación. The WorksolVasubandhu in SansmtManuscript: The 1Hsvabhiivanirdeia. Sus trabajos monográficos son: Indic Manuscripts and Chinese Blockprints (Non- Chinese Texts) 01 the Oriental Collection 01 the Australian . GUa Govinda. Perú). Canberra 1967.?. Barcelona 1973.sika with Sthiramati's Commentary. Argentina. además de artículos en diccionarios y reseñas.cayagatha. Los Consejos de la Celestina. Thkyo 1983. en las que ha impartido. México 1989.

México. Secretario Académico Angélica Aragón. Presidente Guillermo Quartucci. Vocales Apartado Postal # 19-332.Asociación Latinoamericana de Estudios Budistas Directorio Benjamín Preciado.E Teléfono 530· 01 . Marco Antonio Karam y Josu Landa. 03901. c. D. Tesorero Manuel GoIlás. Secretaria de Relaciones Públicas Sergio Mondragón.P. 36 208 .