1

Piedra a piedra




z
¤
Piedra a piedra


Hernán Vargascarreño


Sexto Premio Nacional de Poesía
José Manuel Arango


BogoLu - SunLu MurLu
zo1o
q


PIedru u pIedru
¡SBN
( Hernun Vurguscurreño
poeLusuIexIIIoOgmuII.com
PrImeru edIcIón: NovIembre de zo1o
EdIcIones ExIIIo, BogoLu - SunLu MurLu, CoIombIu
DIseño curuLuIu: CurIos Eduurdo Peruzu
¡oLogruIiu: SvIvIu SunIó
TIruje: 1ooo ejempIures
¡os poemus de Iu presenLe edIcIón
pueden ser dIIundIdos por cuuIquIer medIo
sIempre v cuundo seu sIn unImo de Iucro v señuIundo
LunLo eI nombre deI uuLor como eI LiLuIo deI IIbro.
=
Piedra a piedra recIbIó en eI uño zo1o eI
PremIo NucIonuI de Poesiu José MunueI Arungo,
oLorgudo por eI ¡nsLILuLo de CuILuru de EI Curmen
de VIboruI, pobIucIón nuLuI deI poeLu J. M. Arungo.
EI jurudo esLuvo conIormudo por Ios escrILores
Armundo ¡burru RucInes, MurceI VuIencIu VuIencIu
v ¡uIs Germun SIerru JurumIIIo.
6
;
Visiones marinas

Al puerto de Santa Marta



“El mar no está en la orilla, está en el hombre”
Héctor Rojas Herazo

8










¤
1
¡A MANANA derrocIu su espIendor
de bundudus de murIposus umurIIIus.
Todo uqueI que Ius observe en Iu memorIu
suIvu Iu suuve ungusLIu deI crepILur de sus uIus
grubundo su vueIo en eI uIre deI InsLunLe.
Pusurun Lodu unu semunu bordeundo eI mur
v ununcIundo eI sueño de su vueIo.
¡uego soIo pusurun Lrus eI recuerdo…
o Lrus Iu IueIIu de un poemu
cuundo Iu beIIezu recIume eI umurIIIo
puru su propIo sueño.













1o
2
TODA ¡A ¡UZ deI mundo sobre Iu buIiu
dIvIdIendo con su especLro esLe reIno
que se buIunceu en Iu cunicuIu:
eI Lun deseudo coIor deI mur
v Iu cuLusLroIe de Iu cIudud que buIIe.
Y nosoLros, miserus señuIes deI puIsuje,
exLruvIudos en eI IImbo de su Iuz
mordIendo eI uIre seco
u subIendus de su rIesgo.















11
3

M¡RA CÓMO eI sIIencIoso vueIo
de Ios peIicunos nos buIunceu.
Cómo esu Iineu
que no exIsLe en eI IorIzonLe deI mur
nos recIumu v nos IImILu.
Aves presus de nIngunu Iugu somos
cuundo no uIcunzumos LunLo uzuI,
cuundo no subemos cómo despIegur Ius uIus
que IusLrudus IIevumos u nuesLrus espuIdus.
Puru qué esLos uIudos deseos
que no suben IoIIur dIsLuncIus.













1z
4
CONTEMP¡EMOS
Iu serenIdud de Ios urboIes
IrenLe u Iu buIiu, sus uIus secreLus
v sus cunLos gruvIdos de enIgmus
que no podemos descIIrur.
En Ius Lurdes
sueIen empInurse puru ver eI mur.
Pero nudu reveIun de sus uvIsLumIenLos.
HerméLIcos, como son,
enredun uI rumor de sus IoIIujes
Io que no debemos enLender.
Mudos nucemos
–murmurun cuIIudumenLe–
con su grILo enLerrudo
que no recIumu ecos.










5
¡¡UEVE en eI LrópIco.
EI mur sucude sus LormenLus secreLus
v en muderos urroju sus vesLIgIos de IurIu
u Io Iurgo de Ius pIuvus,
su ubecedurIo de conIusIones dIvInus
InLruducIbIe u nuesLros ojos.
SerenumenLe, durunLe vurIus jornudus,
vemos u Ios pescudores recogIendo unu u unu
Ius precIosIdudes de ese Ienguuje verLo.
Y unLe eI usombro de cuuIquIer muñunu
sobre Ius pIuvus vueIve u reInur
Iu murmurunLe brIIIunLez
deI eLerno poemu:
ese puusudo dIuIogo de oIeujes
InIcIudo en Iu Iurgu nocIe
de Lodos Ios LIempos.








1q
6
AQU¡ ESTÁN Lodus Ius ruLus.
NudIe Io sube.
Vun v vIenen sobre Ios rIzos deI mur
onduIundo Ios Lremores deI mundo v
IucIendo de Ios vIenLos Ios ecos deI deseo.
Puru uIguIen esLun demurcudus.
AIgún ojo uvIzor Ius Iuru suvus.
AImus encerrudus
que precIsen eI desLIerro
Iun de enconLrur uqui su bujeI.
SoIo LIenes que seguIr Iu ruLu
demurcudu denLro de Lu pecIo.
¡u IndeIebIe ruLu
que no sube u dónde Ir.










1=
7
NAVEGUEMOS uIoru que eI diu
esLuIIu Lodu su soberbIu sobre eI mur.
Subumos u Iu nuve uIgunos recuerdos
puru Lener de dónde usIrnos
cuundo Ius LInIebIus seun
Lodu Iu Iuz que nos unIme.
Unu pIuvu puede servIr como quImeru.
O Iu venLunu por Iu que mIrumos eI mundo
por vez prImeru, o eI roce de unus mejIIIus
que udorumos v subemos de memorIu.
Huvumos
uIoru que nudu cube en esLe diu.












16
8
ES ¡A HORA en que Iu Lurde
sueILu sus pujuros oscuros
y los esplende al flo del recuerdo.
MurIuIucius, Ies dIcen,
pero ese nombre no vu con eIIos.
DIIuLudos por Iu Iuz vu suuve,
regresun u sus nIdos
recordundonos eI diu vu gusLudo
v ubundonundo uI LedIo u Iu reLInu
Iu sombru de sus veIoces IIrIos negros.
Sus LórrIdos v gruvIdos gruznIdos
Lusujeun Iu Lurde quemundo Ios sIIencIos
que soIo eI mur se uLreve u LruducIr.
Y nudu podemos Iucer
unu vez Ios escucIumos.
Sus grILos nos socuvun
v nos convIerLen
en sórdIdos recIumos u Iu vIdu.






1;
9
PARTEN YA Ios burcos.
Se vun con Iu cerLezu
de que nuncu voIverun
porque esLe diu vuce muerLo.
¡os que nos quedumos,
Ios que nuncu nos uLrevemos u purLIr,
nos vumos Lrus su esLeIu
presInLIendo en su Iurgu nocIe
Ios débIIes reIumpugos deI oIvIdo.
Es Iu Ioru mus IuLuI de Iu desdIcIu
uI creernos pusujeros de quImerus
sIn sIquIeru vIsIumbrur Iu IuIdu.












18
10
O¡V¡DEMOS Iu buIiu dormILundo
bujo Iu nocIe deI unIverso
sIn cIudud,
sIn purroquIunos,
sIn nosoLros.

TuIIemos u Iu dIsLuncIu
Ius dIcIus repeLIdus
de su mur verde-uzuIudo.
AbundonémosIu bujo su propIo especLro
soñundose en un punLo deI orbe v
sucudIendo unLe sus uguus
Ios pujuros, rumujes v deIIrIos
bujo eI desIgnIo de Ios dIoses IncIemenLes.
AIgunu crueIdud Iu de ocuILur LunLu dIcIu
sI IIevumos Iu buIiu en nuesLro vIuje.
Y uunque Iejos
–como un espejo deI oIvIdo–
se vIsIumbre uIoru eI mur de mIs pupIIus,
su ungusLIu sIgue rugIendo proIundu
en eI ubIsmo de mIs nocIes.










Trenes Nacionales

Puru El viaje, de ÁIvuro MuLIs



zo

















z1
1
Ni se atrevan usomurse u Ius venLunus. CIerren
cuuIquIer InLersLIcIo u Iu curIosIdud. EsLu es unu
de esas noches perturbadas e indefnidas en que
sueIen pusur Ios Lrenes perseguIdos por eI deIIrIo.
Mus que presenLIrse, vu se escucIun sus brumIdos
devenIdos en cunLos de dIoses oscuros. Sombrus
que uIuIun su desLIerro, especLros que no Iuv
que perLurbur cuundo uLruvIesun sus unLIguos
pobIudos. DejémosIos pusur con sus IueIIus deI
usombro como esLe LIempo que Iorudu cuuIquIer
IIusIón.
zz
2

Se sabe también de Ios Lrenes que regresun
enLre nebIInus, en reIIgIoso muLIsmo, unLes deI
umunecer. ¡eves, Invuden con su Iurgu sombru
Iu esLucIón, v uIIi se InsLuIun en ubsoIuLo sIIencIo,
como respIrundo uIIvIo u su memorIu de LunLus
ruLus vu vejudus. Apenus cIureundo, Iuven con
su esperpenLo sIn rumbo conocIdo, pero unLes
borrun su jornudu de Lodu memorIu Iumunu puru
no uLreverse sIquIeru u IumIIIur Iu vIdu.
















3

También se ha conocido de uqueIIos Lrenes
desLInudos u Iu ceIebrucIón ImpúdIcu. AIIi Ios
verdugos eLernumenLe InLenLun sucIur enLre si
su sed Impuru, pero nuncu uIcunzun Iu dIcIu.
Jumus son IeIIces nI en Ios sueños porque vIven
de Ios resLos de su pusudo IgnomInIoso. AIguIen
oscuro que bIen sube cosecIur eI odIo se cebu en
uIImenLurIos con sus propIus pesudIIIus. NudIe Ios
ve deI Lodo, pero su InIeIIz IujurIu IIugu su puso
udvIrLIéndoIe u Lodo purroquIuno eI peso de Iu
desdIcIu.













zq
4
Y está el tren sin pasajeros obligado a vil ofcio:
preservur Iu memorIu deI Lerror que Iu desungrudo
esLos puIsujes deI oprobIo. Pusu veIoz v nuncu se
deLIene. NudIe puede mIrurIo de IrenLe nI mucIo
menos guurdur en su memorIu su desuIorudo
puso. QuIen se uLrevu, deju puru sIempre en sus
pupIIus eI reLruLo de Iu desnudez deI desIerLo. Su
morLecInu Iuz es unu soIu quemuduru.
















z=
5

Existe, se sabe, eI uIucInudo Lren que upurece
de cuuIquIer dIreccIón en Iu Ioru mus Inesperudu.
Como un muI recuerdo, cruzu con su esLruendo
puebIos desoIudos muILIpIIcundo sus ecos en Lodu
ruInu v buscundo en vuno sus unLIguos pusujeros. Y
uunque Lodu IuIsu esLucIón es un unIeIo devenIdo
en buIsumo v sosIego, sIempre sucumbe Iuvendo
u sus mIsmus soIedudes.
















z6
6
Cada tanto pasa LumbIén por uqui eI Lren de
Iu dIcIu espIendIendo sus IeIIcIdudes. Todos Io
Iemos vIsLo. Vu con sus uIgurubius repIeLo de
nIños, pequeños ucLores de un sueño ceIesLe que
Iun oIvIdudo puru sIempre Iu nocIe ucIugu de
sus breves vIdus. ¡o precede un uIre uzuI v deju
sIempre como esLeIu un meLuIIco vueIo de InsecLos
dorudos que se vu dIIumInundo IenLumenLe IusLu
conIundIrse con eI úILImo veIo de Iu Lurde.















z;
7
Algunos se atreven u IubIur de un Lren que
nudIe Iu vIsLo, de un Lren que soIo es rumor de
IrreuIIdud con su vIsuje de Iunus sonrosudus que
upenus se LrunspurenLun en eI uzuI. DescrIben su
puso IucIu eI medIo diu, mudo e InvIsIbIe, pero
IuLenLe en su IrreuIIdud. Y usegurun que soIo Io
deIuLu su deseo de ser, Iu Lerquedud de su memorIu
de Iu dIcIu. Cuundo pusu, deju uI diu beIIumenLe
herido y un color indefnido ondea temblando en
eI LIempo.














z8
8
Y gracias a los buenos dioses LumbIén sueIe
pusur eI Lren de Iu dIcIu, eI mus deseudo por sus
sombrus IIumInudus. Cuundo IIegu, se InsLuIu
en Ios sueños de Ios mus uncIunos v Ios rupLu
u Iu puLrIu de su nIñez. JusLo unLes deI uIbu Ios
regresu con su curgu de uvenLurus e IIusIones, v
cuundo despIerLun, nI quIeren morIr nI Ie Lemen
u Iu muerLe.

















9
Entre todos los trenes, Iuv uno que nudIe
esperu. Todos Io odIun v Iun uprendIdo u conocer
sus Lrumpus puru procururse purroquIunos. ¡o
IIumun EI Lren de Ios espejos ImpecubIes. IAv de
quIen cedu u sus cunLos de sIrenus! EncundIIudo
es enguIIIdo por eI reIno de Iu Nudu, v quIen se
convIerLu en su presu v uIImenLo, pusu u ser nudu
mus que sombru deI pusudo.
















¤o
10
Para todos puede Iuber un Lren desLInudo en
su jusLo momenLo. Yu se ucercu uno conocIdo
puru LI. AsómuLe u Iu venLunu v uprésLuLe puru su
puso. Observu su esLeIu Lenebrosu v no Ie Lemus u
su esLruendoso sIIencIo nI u su géIIdu vuIurudu.
Buscu en sus venLunIIIus Lus rosLros IumIIIures
–eIIos Le reconocerun– v IunzuIes Lu desoIudo v
breve suIudo. Muñunu serus eI pusujero deI eLerno
ILInerurIo unIeIundo eI mus Ieve descunso en
cuuIquIer esLucIón deI oIvIdo.













¤1
11
¿Crees escuchar eI remoLo brumIdo de un
unsIoso Lren? No Le enguñun Lus Lemores, vu
vIenen por Lus soIedudes. DesurmuLe v ubre Ios
ojos puru eI suILo. Aqui no vuIe nIngún orguIIo v
mucIo menos unu zuIumeriu. MIru de IrenLe Iu
Iuz desLInudu puru LI v vedudu puru Ios demus en
ese precIso InsLunLe. Yu nuncu mus puIpurus esLus
ocIosus reuIIdudes.
















¤z
12
Y el paso del último tren LumbIén Iu de IIegur.
Su ruLu vu Iu sIdo demurcudu unLes de Lodo
nucImIenLo, pues Lodu jornudu se conLrupesu con
eI premIo de Iu nocIe cuundo se Iun reIujudo sus
vusLus uLudurus. SIn emburgo, eI úILImo Lren es Iu
quImeru mus IncIerLu. Vugu perdIdo v umorIo en
sus feles pavesas sin rieles ni almas ni estaciones.
Y en éI vu no Iubru Iugur puru nosoLros. EI úILImo
Lren es eI Lren vucio buscundose u si mIsmo en Iu
vuIurudu deI TIempo.













¤¤

Piedra a piedra,
palabra a palabra


“Sola, insegura, apremiante palabra,
casa sin atavíos”.
Rafael Cadenas


¤q













¤=
1
DE PRONTO UNA PA¡ABRA
rompe su sIIencIo v
despeIIeju sobre Ios Iombres
su gruve desnudez.
Se ubuIunzu sobre Io suvo v Iuce meIIu.
Horudu uIgunu dIcIu Iu LIempo oIvIdudu
v nos regresu u Iu IuIsedud de Iu esperunzu.
Creemos enLonces ser IeIIces.
Hu IecIo Io suvo Iu InIeIIz puIubru.















¤6
2
C¡ERTAS PA¡ABRAS
suben esconder sus uIus
–Lemerosus de Ios Iombres, cIuro esLu–
SeIIun en su cunLo Inoido
eI vIsuje de secreLus escrILurus.
Guurdun Iumbre
puru oLros LIempos mus ucIugos
unLe Iu oscurIdud que Ius ucosu.
Nuncu dIcen nudu, v su sunLo v señu
es eI uIre mudo e InmóvII.
Por su uspecLo, LremoIunLe e InvIsIbIe,
soIemos conIundIrIus
con unu vuIurudu de Ios dIoses.











¤;
3
CADA PA¡ABRA IIevu Io suvo,
unu especIe de eco proIundo
que Iu vIujudo con Ios sIgIos,
un LesLIgo péLreo
de Iu desoIucIón de Ios Iombres,
uIgo usi como un IunLusmu
murmóreo deI LIempo.
De pronLo,
unu sImpIe pusIón,
unu bunderu, un sueño,
esLuIIun Lodo su pusudo
v exIIben unLe nosoLros
eI vucIudo de sus viscerus
como únIcu deIensu.
Nudu Iemos dejudo de eIIu
sI preLendemos recogerIu.








¤8
4
HAY PA¡ABRAS
que Iucen sombru,
como nube, urboI, cusu…
OLrus Iucen penu
o desLIerro o desumpuro.
TumbIén Iuv
Ius que guerreun, uLucun v desLrozun.
O Ius que muerden, pujun, ucurIcIun…
SoIo Iuv que pronuncIurIus.
Nudu mus.










¤¤
5
¡A ¡E¡¡C¡DAD de Ios dIoses
Iu de esLur dudu
por Iu uusencIu de puIubrus.
¡us nuesLrus,
miserus, soLerrudus, vuIenLonus,
no Iucen mus que uIejurnos de su reIno.
En vuno IevunLumos
esLuncIus, muruIIus, rencores,
cuuIquIer LIpo de encIerro
que usIIe nuesLrus mIserIus
v sIrvun de Lrumpu u Ius puIubrus.













qo
6
CUANDO SE ¡ANZA unu pIedru
LumbIén se Iunzu Iu puIubru pIedru.
Cuundo se besun oLros IubIos
LumbIén besumos Iu puIubru IubIos.
Cuundo Iu ungusLIu LIembIu
en nuesLro pecIo
LumbIén LIembIu Iu puIubru ungusLIu.
Cuundo vIsIumbrumos Iu muerLe
vu somos Iu puIubru muerLe.












q1
7
UNA PA¡ABRA dIce Io suvo.
OLru Ie conLrudIce secumenLe.
Unu mus se soIIdurIzu con Iu prImeru.
OLru dudu de Ius dos.
Apurece unu que soIo Ius observu u Lodus.
¡uego IIegun oLrus u curIoseur
v oLrus mus se pIunLun unLe Iu escenu
esgrImIendo sus cinIcus sonrIsus.
Pusudos soIo unos momenLos
vu Lodus opInun IIbremenLe deI bIen v deI muI,
v cudu unu ucepLu eI cInIsmo de Iu oLru
soIo por Iu cerLezu de su propIu orIundud.











qz
8
¡A PA¡ABRA guIjurro
purece un poco oIvIdudu
v Iu Iemos ubundonudo
u Ius uguus de sus rios v rIberus.
¡u puIubru poemu
cada día está más confnada
uI LIempo de Ios IIbros.
Podemos unIrIus
puru unIr sus Iuerzus:
Un poemu es un guIjurro,
pequeño cunLo rodudo
uIIsudo v redondeudo
u Iuerzu de rodur ImpuIsudo
por Ius uguus deI LIempo.








9
NADA,
es unu puIubru IIenu de si mIsmu.
TumbIén es unu umbIguu LenLucIón
que u menudo nos encunLu
con sus InuudIbIes cunLos de sIrenus.
EscrIbImos puru enguñurIu,
puru no cuer en eIIu.
Eso creemos.
















qq
10
SE PUEDE COSECHAR unu puIubru
como un buen rencor.
Es posIbIe que Iu puIubru reIoj se muevu,
pero su LIempo es InmóvII.
Huv uIgo IndescIIrubIe en Iu puIubru enIgmu,
pero unu vez resueILo,
eI enIgmu es mus proIundo.
Todos grILun unu soIu puIubru uI unisono,
pero cudu uno, miserumenLe,
recIumu Io suvo.
Un mIsLerIo no deveIudo
vuce en Iu puIubru mIsLerIo.
Cuundo descubrImos
Iu desoIucIón deI Iombre,
comprobumos Io unImuIes que somos
de mudus v esLérIIes puIubrus.
PIedru u pIedru,
puIubru u puIubru
q=
Iemos IevunLudo
Ius mus oprobIosus IgnomInIus.
PIedru u pIedru,
puIubru u puIubru,
LumbIén Ius Iemos subIdo
derrumbur.












q6
q;
Partidas


“Mas volver debe el alma…
Volver a la morada suya antigua”.


Luis Cernuda
q8















I
VueIvo uI InIcIo de mI vIuje.
Regreso al fnal de todo hombre
subIéndome soñudo.
Me despojo de esLu muscuru que LunLo LuIIu
v me ujusLo uI rosLro upucIbIe de Iu Nudu.



















=o
II

Me vov despIdIendo de Lodos
uIoru que nudIe me ve;
poco u poco Ie uIIgerudo Ius vuIIjus:
IIbros, LrusLes, ropus v usunLos
que vu no puedo soporLur
porque mIs Iuerzus son IIvIunus,
v no conozco dónde sueñe eI puerLo
que urde un Lrumo de mI LIempo
desde sIgIos unLes de nucer.















=1
III
MII veces IIce Ius vuIIjus,
prevIne ruLus v esLucIones,
me uLuIugué de ropus puru InvIernos,
de burbILúrIcos puru nocIes desoIudus;
ugurré de uIIi u un umor
v de mus uIIu me despedi de Ios puIsujes
que sIempre presInLIeron mIs IuIdus;
pero nuncu purLi porque Iui unLes de Iu Ioru
v me quedé mIrundo cómo se uIejubu
eI burco que nuncu se uIejó,
eI burco que se IIevó Io que reLuve
u Iuerzu de IucIur v pucLur con Ios recuerdos.












=z
IV

Muñunu usomuru Iu Ioru precIsudu.
He dIcIo udIós u Ios vecInos
que soIiun suIudurme cuundo esLubun vIvos;
ubri Iu puerLu de Iu juuIu u Ios pujuros
que nuncu upresé: soILuron vueIo;
me desIIce de mIs dueIos, de mIs Iuesos,
de un LunLo de mi puru poder ser espunLujo,
v suIudé como sIempre u Ius nubes v monLuñus
enguñundoIus puru que no sepun que me vov.
















V
Qué Iucer con esLe diu que uIoru pesu.
Cómo borrur eI regusLo de esLe uLurdecer
v no ver Ios pujuros que vu vueIven u sus nIdos
nI escucIur sus grILos de dius vu gusLudos.
Puru muñunu me uIIsLo sIn uIunes,
me pongo Lodo Io que no Lengo,
desecIo Lodo Io que me IuILu.
Pero muñunu Iue un diu,
Iuce uños…
Yu no recuerdo cuundo.














=q
VI
Concebi eI IIbro que no soñé
mIenLrus eI uImu se evudiu
en eI Ienguuje de Ios cuerpos;
desIIce Ios versos que no escrIbi
–v que uIoru Ieo–
cuundo soñubu subIéndome despIerLo;
buscundo su sIIencIo Iei eI mundo IucIu uLrus
borrundo Lonudus que uprendi, pusos que oIvIdé,
puIubrus que no sov v no puedo cunLur.
Todo es vuno.
EI pusudo es mus presenLe que eI uIoru.













==
VII
Perdi mI ruLu
sIn moverme de mI puerLo,
uposLé uI Iujo de umur
v guné Lres veces en mI vIdu,
mIs Lres umores vun conmIgo
v no sé cómo ocuILurIos,
Lodos IIevun su mIrudu deIuLoru:
oLru vIdu mus dIcIosu.
EsLus munos conocen Lu úILImu morudu,
cuerpo cusI mio que u veces conIundi
con eI uIuIur de Iu nocIe;
nuvegué en Lu sungre u bruzo IuerLe
v Luve mIedos,
urrIé veIus, erIgi cusu v dormi bujo sus urboIes;
de sus rumujes ImILé uIgunus LrInudus
puru uIejur Iu Iurgu sombru
deI uIorcudo muLuLIno;
senLi crecer Ios IIjos
que de LunLo no ser vu son uncIunos
y hasta el fnal acaricié felmente
eI Iomo de mIs perros;
pero nudu eru mio,
suIvo eI Irme permunenLe;
perdi mI ruLu sIn moverme de mI cuerpo.
=6
VIII
Puru uver me prepuré…
porque muñunu.
Puru IuIr de mi me puse un nombre…
porque vo.
Puru esLe diu me uIIsLé…
porque me IuI.
















=;
IX
El itinerario no lo sé, pero hay estaciones pre-
sentidas: en Amherst, una mujer de lino blan-
co me espera en su jardín; bajo sauces de voces
shakesperianas beberemos en vajilla silenciosa
aterradas pócimas de Eternidad.
En Lisboa el anftrión será el caballero, su som-
brero y sus compinches, heterónimos de sauda-
des coreadas a una voz que me aguardan en el
puerto desde este navío del más allá.
Alejandría me avistará en plena tarde de piel
acanelada; velaré con el tahúr griego, y alegres
por la noche mediterránea gozaremos en aque-
lla mancebía babélica de juveniles dioses vivos.
La cita de mi adolescencia es con el golfo más
golfo de París; a escondidas de Verlaine ofrece-
remos placer a los mejores postores. ¡Nada de
poesía esa noche, solo hachís, sodomías y blas-
femias!
Hacia Persia me uniré a una caravana de con-
trabandistas para libar vino en Nishapur y can-
=8
tar con el viejo y sus mujeres el frmamento de
sus mejores rubaiyyat.
En el Oriente puro rozaré la luna llena en aguas
del río Amarillo. Para entonces, habré ganado
las alas de atravesar el tiempo y podré servir de
lazarillo al ciego eterno; con cuánto dolor escu-
charé de sus labios algunos cantos a la muerte de
Patroclo, con cuánto pudor escucharé su diálo-
go con otro ciego de su estirpe, el suramericano
que ahora esplende en un laberinto de Ginebra,
con cuánta dicha entenderé que a través de los
milenios toda la humanidad solo ha cantado un
único poema.








X
VueIvo uI InIcIo de mI vIuje.
Regreso al fnal de todo hombre
subIéndome soñudo.
Me despojo de esLu muscuru que LunLo LuIIu
v me ujusLo uI rosLro upucIbIe de Iu Nudu.
Pero muñunu Iue un diu,
Iuce uños…
Yu no recuerdo cuundo.
6o
61
EsLe IIbro se LermInó de ImprImIr eI diu
z6 de novIembre de zo1o, en Ios LuIIeres
de EdILorIuI ¡euIon (Cru. =q No. =6-q6
TeI.: =;1 ¤q q¤, IeuIonOune.neL.co) de
MedeIIin, CoIombIu. Se usuron LIpos de 11
punLos GeorgIu puru Ios LexLos v 11 punLos
negro puru Ios LiLuIos, pupeI KImberIv
grunILo grIs de ¤o grumos v curLuIInu
PropuIcoLe 1 Iudo de 18o grumos. ¡u
ImpresIón esLuvo dIrIgIdu por ErnesLo
¡ópez ArIsmendI.
6z

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful