P. 1
GONZALEZ # 163

GONZALEZ # 163

|Views: 191|Likes:

More info:

Published by: Premio Nacional de Crítica on Jan 21, 2011
Copyright:Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

01/21/2011

pdf

text

original

juego de reglas editorial González es una publicación del Departamento de Arte / González solo publicará textos y colaboraciones que

tengan como remitente a correos de "uniandes.edu.co" y bajo el crédito de la persona que los envía. En caso de que sean enviados por miembros de la universidad ya

circula en el departamento de arte facultad de artes y humanidades, universidad de los andes
Si desea estar con Gónzalez, envíe su colaboración al correo electrónico: hojagonzalez@gmail.com archivo: http://areadeproyectos.org/gonzalez/

graduados o profesores retirados que no tengan este tipo de cuentas de correo se verificará su vinculación / En los textos donde se haga mención explícita a una persona del Departamento de Arte, o a miembros o dependencias de la universidad, se enviará copia de ese correo a los sujetos en cuestión con el fin de ofrecer la posibilidad de una contracrítica en el próximo número de González / González publica lo que se quiera hacer público, todo lo que quepa en esta hoja de papel. Esta hoja circula por impreso y por correo al comienzo de cada semana del periodo académico.

lunes 18 de octubre, 2010
enviado a hojagonzalez@gmail.com por Juan Mejía

Documento recuperado
Hoy no fue un día normal, ni que yo fuera Juanes. Despertamos con la policía en la casa del frente, porque en la madrugada habían roto una ventana, se habían entrado y se habían llevado el computador, algo que uno siempre se imagina que le puede pasar a uno. Esperaba haberme levantado mejor de una especie de sinusitis viral adquirida instantáneamente hace algunos días en la piscina, pero no fue así del todo, todavía estaba gangoso y congestionado. Sin embargo, tenía pico y placa y había programado irme en bicicleta hasta el norte, a una cita en calidad de jurado de una convocatoria para un concurso de arte en Uniandinos, entonces así procedí. Un encuentro con tres mujeres del arte, las otras dos jurados y la coordinadora, cada una me evocaba una época o un contexto distinto del arte y sus instituciones locales. Muy fluida y agradable la deliberación, mirando las imágenes de los proyectos, leyendo las breves reseñas, reconociendo a muchos de mis alumnos, o exalumnos, o viejos compañeros. Recientemente había sido jurado de selección también para las exposiciones en la Sala de Proyectos del departamento, y en otros eventos, y me acuerdo que en mi época a Miguel Ángel Rojas le decían Rocío Jurado, y pensaba si a mí me estarían diciendo algo así, pero pensaba también que Rocío Jurado ya se murió y ahora ya casi ni saben quién era ella, entonces ya no tiene chiste. Y bueno, más de un proyecto aparecía aquí de nuevo, y más de uno aquí se rechazaba de nuevo, y me acordaba de las muchas veces que fui rechazado en las convocatorias y de cómo me ponía de triste, y ya he relatado en otra parte cómo es la experiencia de la deliberación, como un negocio, y uno va comentando y se va dejando llevar, y trata de convencer a los otros con las cosas que le gustan, y se deja tentar de los gustos de los otros, pero esta vez fue muy poco polémico, y poco controvertido, en general estuvimos muy de acuerdo en la selección, aunque yo conocía a mucha gente, y a veces me gustaría que estuvieran, pero se entiende que hay un conjunto de exposición y demás, y también que la convocatoria tenía una única limitación que tenía que ver con las dimensiones y que la obra no podía exceder los 2000 centímetros cúbicos en total, sin que importara su distribución entre altura, longitud y profundidad, pero entonces la gente no pensaba que el espesor importara en los cuadros y resulta que sí iba a importar, de modo que cualquier cuadro de formato de un pliego podría valer si fuera sobre la sola tela, o sobre el papel, pero si tuviera un bastidor dígase de uno o dos centímetros entonces ya excedía el límite volumétrico, lo cual era un poco engorroso y absurdo y complicado pero yo ya no iba a discutir más ese problema porque ya en un salón bidimensional, del cual ya había sido jurado de selección y premiación, nos habíamos enfrascado en un problema largo y tendido sobre la bidimensionalidad y los videos, y ya no quería enfrascarme de ese modo en ese mismo, o parecido, problema. Las reglas eran así, y sobre ellas habíamos de escoger, y por ejemplo, aquí también había muchos videos y las dimensiones no habrían de incluir los proyectores y los equipos, a menos que fueran objetos participantes de la instalación, o pantallas o monitores o cosas así. Y bueno, en todo caso fue muy agradable la reunión, pero se fue prolongando y prolongando, aunque trabajamos a un ritmo

constante todo el tiempo y una vez vistas todas las propuestas, repasamos muy rápidamente para confirmar qué seleccionábamos para la exposición, y qué salía definitivamente. El proceso debía durar dos horas a lo sumo, pero siempre hubo como cuarenta propuestas, las cuales ocuparon tiempo de consideración, entonces luego nos ofrecieron almuerzo, y pues, de todos modos había que almorzar entonces nos alistamos y yo que tenía una reunión del área de plásticas en la universidad con la directora para terminar de organizar los lineamientos del programa y la continuidad de los cursos y demás, pero igual yo me había excusado porque tenía este evento de ser jurado de selección en uniandinos, aunque había dicho que de pronto si salía temprano trataría de llegar, y además tenía clase en la universidad a las 2pm, pero igual había que almorzar, allá o acá, y además había que esperar a que pasaran el acta en computador para que la firmáramos entonces mientras tanto fuimos pidiendo y le decía al mesero cada vez, y a mis compañeras y a todas que tenía mucho afán, que me tenía que ir ya casi, y que estaba en bicicleta y que tenía que ir hasta el centro, y el mesero decía que sí, que sí, que ya salía todo, y seguíamos hablando mientras tanto de cosas, de chismes del arte y de la teoría del arte. Y luego nos comíamos la entrada rápidamente, yo más rápido que las otras, y el lomo al vino, y todas las cositas, y empujaba con una generosa copa de vino tinto que me dieron, y yo decía que ya me tenía que ir, firmamos el acta, y yo pedí el postre que lo más rápido posible, y me trajeron una torta que era como de chocolate pero estaba dura y fea con un helado de vainilla regular, pero fue lo único que estaba más o menos porque la comida sí había estado muy rica, y me despedí de todas y dije que muchas gracias y que nos veíamos y faltaba un cuarto para las 2 y yo tenía clase a las 2 y estaba en el norte y tenía clase en el centro y estaba en bicicleta, entonces me fui corriendo y corriendo, y lleno de comida, y con gripa, y con mucho afán, y andaba y andaba, y yo decía bueno no alcancé a llegar a la reunión del área, y voy a llegar tarde a clase, y me había enterado que la polla esa de la carrera entre el bus el transmilenio y la bicicleta la había ganado el de la bicicleta, pero igual eso no hacía que el tiempo no pasara y yo andaba y andaba en bicicleta, y llegué a la universidad como a las 2:30 pm pero allá abajo al parqueadero y faltaba subir hasta el Tx que era por allá arriba pero llegué como en siete minutos y llegué rojo, agitado, lleno, con gripa, con afán y tarde, pero ahí estaban casi todos los estudiantes de taller básico esperando, lo cual les agradecí y realmente me sentí conmovido porque eso no pasa casi, ni en otros talleres, entonces les dije que íbamos a hacer frottages, y composiciones con frottages y fueron por varias partes recogiendo y combinando texturas, formas y elementos en sus pliegos con lápices y luego los trajeron y los miramos y era muy agradable mirarlos y leer texturas y paisajes, y hablamos de la huella, del índice, de la magia, del dibujo, de las texturas, de la pintura, de la representación, de la composición, de la autoría, y era muy agradable mirarlos, y daban ganas también de hacer frottages. Luego a la hora de partir resultó que en el edificio de abajo iba a haber un par de conferencias más sobre cartografías, entonces nos quedamos a verlas y una era de Juan Fernando Herrán contando intimidades del proceso de su trabajo de la bola de huesos que echó al mar desde Inglaterra para la Bienal de La Habana y un video muy bonito que no habíamos visto de cuando la echó, y toda la historia de la producción de ese trabajo que resultaba muy íntima, muy familiar, y era

conmovedor oírlo, no necesariamente por él, sino por ver y oír cómo la gente hace cosas, y crea, y piensa, y siente, y hace cosas que para mucha gente no tendrá sentido, pero para uno sí tiene todo el sentido, y uno se contagia, y se emociona, y quiere también pensar, y sentir y hacer cosas para relacionarse con el mundo, y luego pasó Erick Beltrán, que es un artista mexicano que hace diagramas y mapas para relacionar las cosas del mundo y que habíamos conocido en Cali y luego en San Juan y empezó a hablar y a mostrar imágenes de cómo hacía diagramas y mapas para relacionar el mundo, y de cómo esos mapas le interesan porque expanden el universo, y de cómo se puede hacer un mapa de todo lo que piensa un hombre a través de la construcción de una estructura espacial porque en el fondo se trata de la posibilidad de descripción, y de que el problema no es tanto de cómo se organice el archivo, aunque esto es fundamental, sino de cómo se recorre el archivo, como se recorre el mundo, y que todo el mundo recorre el mundo a su manera y va organizando su propio archivo, y de la necesidad del monstruo, y esto lo obsesiona y dice que poco a poco las imágenes llegan a donde tienen que estar, una vez abiertos los espacios, y luego iba hablando cada vez más rápido e iba mostrando imágenes de archivos y de diagramas y de mapas y de diagramas de mapas, y de proyectos que iba haciendo y todo era como un delirio esquizofrénico pero absolutamente coherente y bien fundamentado, porque lo importante, decía, era que estuviera bien fundamentado, pero no por eso dejaba de ser un delirio, y era más hilarante cuanto más serio y coherente se ponía, y luego nos vimos al final y nos lo iban a presentar pero él se acordaba que ya nos conocíamos y ya nos habíamos conocido en Cali y luego en San Juan ya lo habíamos visto dando una conferencia igual de genial, y yo le decía que ya casi podíamos hacer un diagrama de los sitios donde nos habíamos visto, y ya nos teníamos que ir porque se iba haciendo tarde y estábamos en bicicleta y resultó que había una exposición en La Candelaria en el sitio que se llama Lía y donde exponía mucha gente de una generación un poquito mayor y había que ir a ver el sitio y la exposición entonces dijimos que iríamos un momentico a ver el sitio y la exposición y que luego nos devolveríamos, y nos fuimos caminando hasta la Candelaria al sitio que se llama Lía, y había mucha gente y era una exposición muy elegante y generosa en ese espacio que es muy generoso y había muchas pinturas y dibujos y pensé que teníamos que venir con los estudiantes de taller básico a ver y hablar de la exposición, y toda la gente estaba contenta y encantada con el espacio y la exposición, y estaban los colegas y gente que me recordaba otras épocas de la universidad y del arte, y estaba la que había sido la directora cuando yo estudiaba arte en la universidad y estaba con una colega que me preguntó delante de ella que si yo no iba a saludar a la directora y yo le dije que sí pero que ella estaba ocupada hablando por celular y entonces cuando terminó sí la saludé y luego la colega dijo delante de ella que ella era la madre superiora, y recordó que en nuestra época ella (la directora) había mandado a poner letreros por todo el departamento que decían que era prohibido besarse en los salones, y nos reíamos aunque yo no me acordaba de esos letreros y la directora me preguntó que cómo era todo ahora y yo dije que bien, que ahí estábamos y que había otras restricciones pero esa no. Y luego nos teníamos que ir ahora sí porque iban a cerrar el parqueadero además de que era peligroso porque nos teníamos que ir en bicicleta y estaban robando mucho. Y nos fuimos en bicicleta y estaba un poco frío y yo tenía gripa y un dolor de cabeza que se me reventaba y pensaba que había visto muchas cosas estimulantes en el día, que había sido un buen día, pero que en realidad no había hecho nada sino que había recibido muchos estímulos visuales y mucha información pero que no había producido nada, aunque muchas cosas sí me habían conmovido de algún modo especial, y había tenido momentos buenos e iluminadores y había sentido que a veces era bueno estar tan relacionado con la universidad, aunque obvio que también hay momentos muy malos, pero entonces como sentía que no había hecho nada que por lo menos lo vomitara todo en un relato para que quedara consignado en González, así no estuviera todo digerido ni elaborado del todo.

Estado de Prueba Ocho proyectos Sala de Proyectos Inauguración Martes 19 de octubre, 12 m *** EL MAPA ES EL TERRITORIO modus operandi 2010 | séptimo ciclo de conferencias + curaduría Jueves 21 de octubre, de 4:30 pm a 6:30 pm El Parqueadero Museo de Arte del Banco de la República Calle 11 #4-21, primer piso Esa loca geografía: Pinochet y la producción del espacio en Chile Carla Macchiavello Tomando prestado el título del libro de Benjamín Subercaseaux Chile, o una loca geografía (1940) y su tesis de que la chilenidad está marcada por el paisaje de su territorio, esta charla trazará un mapa de las medidas implementados por el régimen militar chileno para transformar la geografía del país y su identidad. Si bien las alteraciones producidas en la esfera económica, política y social chilena son las más conocidas de esta época, éstas tuvieron como base a la reconfiguración del espacio implementada desde 1973 en adelante por medio de carreteras, mapas, desplazamientos, turismo, arte y cultura popular. El Gran Tour Verónica Uribe El recorrido y el viaje como cartografía de las manifestaciones artísticas. La costumbre de realizar un Grand Tour tiene sus orígenes en el siglo XVI. Su planteamiento como viaje formativo se remonta al Renacimiento, cuando los intelectuales humanistas y los artistas realizaban viajes a Italia a fin de familiarizarse con la cultura clásica. El mundo es un pañuelo Daniel Salamanca El artista se acerca al mundo del arte de manera transversal, considerando posibles mapas de relaciones entre los diferentes actores sociales que se mueven en su interior, su exterior o sus márgenes. Su proyecto “El mundo es un pañuelo”, comenzó hace poco mas de tres años, cuando le surgió un interés por realizar fotografías instantáneas de todas las personas que conocía; un grupo heterogéneo, que incluía a sus compañeros de estudios, sus familiares y sus amigos.

miscelánea gonzález

Una historia: Cuando el Baal Shem [el Maestro del Nombre] tenía ante sí una tarea difícil, solía ir a cierto lugar del bosque, encendía un fuego, meditaba y rezaba, y lo que él había decidido hacer se llevaba a buen fin. Cuando, una generación más tarde, el Maggid de Meseritz se enfrentaba a la misma tarea, iba al mismo lugar del bosque y decía: Ya no podemos encender el fuego, pero aún podemos decir las plegarias, y aquello que quería se volvía realidad. Nuevamente una generación más tarde, rabí Moshé Leib de Sassov tuvo que realizar esta tarea. También fue al bosque y dijo: Ya no podemos encender el fuego, ni conocemos las meditaciones secretas que corresponden a la plegaria, pero sí conocemos el lugar en el bosque donde todo esto tiene lugar, y ha de ser suficiente [...] Pero pasada otra generación, cuando se pidió a rabí Israel de Rishin que realizara la tarea, se sentó [...] y dijo: No podemos encender el fuego, no podemos decir las plegarias, no conocemos el lugar, pero podemos contar la historia. —Cuento jasídico, narrado por Sh. I. Agnón*
* La traducción es de Beatriz Oberländer, en Gershom Scholem, Las grandes tendencias de la mística judía, Argentina, Fondo de Cultura Económica, 1993.

—Juan Mejía

You're Reading a Free Preview

Download
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->